You are on page 1of 3

La Plata, 9 de noviembre de 2009

Sra. Decana de la Facultad de Cs. Naturales y Museo Dra. Evelia Oyhenart S / D:

De nuestra mayor consideración:

Nos dirigimos

a Ud. y por su intermedio al HCD a fin de expresar

nuestro apoyo a la solicitud de rechazo a los fondos de la minera Alumbrera (YMAD-Aguas de Dionisio-UTE). Nuestros fundamentos para esto se encolumnan con lo ya señalado por el Premio Nobel de la paz, A. Pérez

Esquivel, en su carta abierta del 25 de junio de 2009 dirigida al Consejo Interuniversitario Nacional, donde estos fondos, en palabras textuales “provienen de una actividad destructiva y contaminante, que genera cada día más violaciones a los derechos humanos de las poblaciones aledañas al megaemprendimiento”. Según la Constitución Nacional art. 41: “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo”. Este artículo esta siendo violado en todos sus puntos por la actividad de explotación de la minería a cielo abierto en general y de La Alumbrera en particular. La evidencia de los hechos es abrumadora para demostrar este último enunciado pudiéndose encontrar gran cantidad de informes de todo tipo que lo demuestran. Sólo por poner un ejemplo citamos el “informe sobre utilidades de YMAD giradas a las universidades nacionales” de la UNSa donde queda expuesto: 1) el flagrante saqueo de los recursos naturales de nuestro país en beneficio total de empresas multinacionales. 2) la utilización de inconmensurables cantidades de energía y

agua potable justo en un momento en que una sequía prolongada en el NOA pone en peligro comunidades enteras. 3) la contaminación altamente peligrosa que pone en riesgo toda forma de vida a lo largo de una basta zona que excede los límites de la provincia de Catamarca inclusive. 4) el engaño de las promesas de fuentes de trabajo y “progreso” para las provincias ya que utiliza una relativamente escasa cantidad de mano de obra, exponiendo a los trabajadores a riesgos de salud peligrosos.

Consideramos que un problema como este no puede analizarse desde una perspectiva meramente técnica, sino que debe considerar los efectos sociales, económicos y biológicos, entre otros. Argumentos tan superficiales y nocivos como “toda actividad humana contamina” se posicionan en un discurso que prioriza la irracional explotación de los recursos naturales y la ganancia económica de empresas extranjeras por sobre la vida humana, animal y vegetal. Evade además la evidencia que demuestra los efectos inmediatos y devastadores de la explotación minera a cielo abierto minimizando u ocultando dichos efectos.

Como unidad académica que forma profesionales de las ciencias naturales consideramos que es nuestro deber y responsabilidad velar porque se garanticen y cumplen las leyes medioambientales.

Este rechazo se sumaría al realizado tanto por otras facultades de esta unidad académica como de otras facultades y universidades nacionales (ej. Facultades de Bellas Artes y de Exactas de la UNLP; Univ. Nac. de Río Cuarto; Facultades de Trabajo Social, Ingeniería, Ciencias de la Educación y Bromatología de la UNER; Psicología, Filosofía y Humanidades, Derecho y Ciencias Sociales; FAMAF Matemática, Astronomía y Física y de la UNC; Psicología, Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la UNR; Humanidades UNSA; Humanidades UNCOMA; Humanas UNRC; Educación UNLu; Ciencias Sociales UBA; Arte UNICEN).

Esperando una respuesta sensata, que no se circunscriba a los intereses particulares de un sector, sino que contemple el bienestar del pueblo entero argentino, saludamos a Ud. cordialmente.

Centro de Graduados “Osvaldo Bottino” Facultad de Ciencias Naturales y Museo