You are on page 1of 7

JOAQUÍN AGUIRRE LAVAYÉN. Guano Maldito.

Los orígenes de la Guerra del Pacífico Chile-Bolivia-Perú 1879- Editorial La
Hoguera; Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 2008. 429 pp-
Joaquín Aguirre Lavayén, escritor boliviano, licenciado en Filosofía y Literatura
comparada, con estudios de posgrado en literatura, dirección teatral y
cinematografía en la Universidad de Stanford, California, se ha destacado en
diversos ámbitos del quehacer boliviano.
Fue miembro de la delegación boliviana que participó en la creación de las Naciones
Unidas (1945)» ejerció la Presidencia de la Corporación Boliviana de Fomento
(1976), fue Senador de la República (1994) y un exitoso autor de obras teatrales y
novelas históricas, siendo la de mayor importancia "Guano Maldito".
Este libro editado originalmente el año 1976, constituye uno de sus más importantes
trabajos en el campo de la literatura. La edición reseñada correspondiente al año
2008, posee 429 páginas, las que estructuran treinta capítulos que son antecedidos
por una breve guía para el profesor y el alumno (cuestión que nos da luces sobre el
empleo pedagógico que se le da al texto en Bolivia), un comentario a la nueva
edición y dos extensas entrevistas al autor realizadas el año 1976.
Guano Maldito es una novela histórica que recrea de forma muy peculiar uno de los
sucesos más dramáticos de la historia boliviana; la pérdida del litoral y las
consecuencias de la Guerra del Pacífico.
El capítulo uno presenta a los personajes ficticios creados para animar el relato de
los hechos históricos y reales vinculados al episodio bélico. Cabe señalar que en
este ejercicio, el autor cubre un vacío, puesto que la literatura de ficción sobre los
orígenes de la Guerra del Pacífico hasta ese momento era exigua.
El argumento central del capítulo, y que a la larga da sentido al texto, radica en la
acusación levantada contra el guano como el principal culpable de los primeros
"grandes despelotes guerreros entre Chile y Bolivia" (63). Quienes dan vida a este
relato son el Gran Maestro, el arcángel Gabriel, la Gaviota, el Pelícano Mejillones y
el Cóndor Potosino. Estos personajes situados en la bahía de Mejillones asumen el
rol de narradores de la historia y relatores de diversos entretelones del conflicto entre
Chile y Bolivia.
En ese contexto, se relatan los principales hitos históricos que anteceden al conflicto.
A saber, la ocupación chilena de las covaderas de Morro Mejillones (1863), la
fundación del puerto de Antofagasta (1868), la fraudulenta entrega de concesiones
guaneras concedidas por Melgarejo (1869) entre otros hechos.
En esta revisión histórica observamos los pasajes más críticos del texto sobre la
conducta chilena. El autor hace alusión en forma irónica a "esos poderosos angelitos
chilenos" al referirse a autoridades chilenas que vivían en permanente conflicto de
intereses. El panorama retratado nos habla de ministros que eran socios y
accionistas de grandes empresas salitreras, cuya ambición los hizo dirigir la mirada a
las guaneras del norte.
Aguirre escribe "... el descubrimiento del guano en Mejillones convirtió al
abandonado, hasta entonces, Desierto de Atacama, en codiciada tierra prometida y
que a ello se sumó el negocio fabuloso del salitre".
Producto de este interés chileno por el guano, se desarrolla la invasión militar chilena
del litoral boliviano. Hecho que a la postre daría inicio, según el autor, al
"enclaustramiento de Bolivia, ligado a la pérdida de sus riquezas de guano, de
salitre, de minerales de plata y de minerales de cobre" (69). Este arrinconamiento de
Bolivia sería en palabras de Aguirre Lavayén, un cuento amargo que aun no ha
terminado. Expresando con ello un sentir boliviano que hasta el día de hoy se
observa.
En el capítulo dos aparece el personaje del pelicano Mejillones, quien relatará
numerosas historias, aventuras y desventuras protagonizadas por militares y
autoridades bolivianas durante el desarrollo del conflicto. Este capítulo es más
narrativo que el anterior. Aparecen más alusiones metafóricas. Pero siempre
guardando un margen amplio para el relato histórico. En ese sentido, se describen
historias sobre el origen del interés en el "excremento", las pugnas por lograr
concesiones, las traiciones, los actos de corrupción y las deslealtades cometidas en
aquella época.
El capítulo tres revisa las primeras expediciones europeas a Chile, las que tienen
como denominador común el interés en establecer comercios. El autor describe
cómo dicho interés europeo va posicionando a Chile como un territorio apetecible y
muy atractivo para el comercio y la generación de riquezas.
El capítulo cuatro presenta detalles más privados de las visitas de los
expedicionarios europeos. Junto a ello contextualiza el escenario histórico del
continente Sur americano. En este capítulo nuevamente se aborda el tema del
interés europeo en nuestro continente. De esa forma, repasa los orígenes de la
conquista y dominio del territorio, la llegada de expediciones europeas y las abusivas
acciones para apoderarse del guano. Una forma poco docta y académica de explicar
el poderío foráneo y las riquezas guaneras regionales, es presentada por el autor de
la siguiente forma: "no somos tan ricos como nuestros parientes del norte, pero eso
si, nadie nos gana en cagar". Precisemos que, toques de humor, ironía y sarcasmo
se leen a lo largo de todo el libro.
El capítulo cinco prosigue con una crítica a la colonización, la intromisión cultural, el
dominio y el saqueo. La bonanza británica, en especial el comercio y tráfico del
guano y el salitre, es cuestionada y es apuntada como una de las causantes de la
Guerra del Pacífico.
Los capítulos seis, siete y ocho del libro presentan antecedentes sobre el origen, el
apogeo de la industria del guano y sobre la histórica apropiación de riquezas como
la plata, el oro, el salitre y el guano, llevada a cabo por los "malandrines" extranjeros.
Aquí el autor endurece su relato y nos habla de una larga historia de extracción,
usurpación, saqueo y empobrecimiento.
Hay implícita una autocrítica al comportamiento de los países suramericanos por
permitir la usurpación.
El capítulo nueve es fundamental ya que postula que la lucha por el guano termina
disolviendo la Hermandad Americana. El autor sentencia: "En el paralelo del guano
ya no existe hermandad americana" (131), toda vez que el negocio del excremento
de aves marina fiie convertida en oro por la familia Gibbs. Y al ocurrir esto, surgió el
interés y las posteriores pugnas por apoderarse de las guaneras. Es así como Chile
envía misiones de reconocimiento, se propone modificar el límite norte de Chile con
Bolivia al paralelo 23 sur, se establecen alianzas chileno-inglesas en cada intento
invasor.
La proposición de redefinir el límite norte con Bolivia marca un hito de radical
importancia en la relación chileno- boliviana. El establecimiento del Paralelo 23 (o
paralelo del guano) genera un quiebre profundo entere ambas naciones. El autor lo
expresa del siguiente modo: "El desprecio chileno es ahora sobre todo duro con
esos indios y cholos del norte que mascan coca y que huelen a chivo rancio".
En el capítulo diez, se inicia el relato de la trágica comedia de guanos. Aquí los
personajes cobran mayor protagonismo en el relato y describen la geografía del
litoral y el altiplano boliviano. Pero junto a tal descripción geográfica aparecen las
primeras notas autrocríticas, al reconocer yerros, equivocaciones y omisiones
bolivianas.
Se puede observar en este capítulo que el autor no sólo elabora un discurso
acusador e incriminatorio contra Chile, sino que expone antecedentes que dejan en
evidencia actos, comportamientos, hechos llevados a cabo por bolivianos que
atentaban contra del bienestar de su propia nación. Aguirre es particularmente
explícito al señalar que "la historia de Bolivia está plagada de anticipos" (147), en
clara y directa alusión a prácticas de adelantos o pagos por parte de empresarios a
autoridades y militares bolivianos.
Los capítulos once al dieciséis relatan sucesos más específicos y personales
vinculados a autoridades y políticos bolivianos. Se repasan historias de conflictos
internos, asesinatos, duelos, desconfianzas, dictaduras militares y revoluciones.
Aspectos fundamentales para comprender la histórica inestabilidad política de
Bolivia, y descomprimir en alguna medida el vendaval de acusaciones contra Chile
que lo sindican como principal responsable del atraso y enclaustramiento del país
vecino.
En los capítulos diecisiete y dieciocho se retoman aspectos antes abordados como
la invasión chilena en el norte, la apropiación de las guaneras y aspectos vinculados
a las negociaciones entre Bolivia y Chile por redefinir los límites fronterizos.
El capítulo diecinueve es particularmente interesante debido a que se abordan las
diferencias existentes entre Bolivia y Chile en un determinado periodo de tiempo.
Así, el autor retrata que cuando Bolivia era presa de constantes y sucesivos
conflictos internos, Chile se poblaba y con ello lograba consolidarse como Nación.
Según el autor, previo al conflicto, Chile ya se encontraba en mejores condiciones
sociales, políticas y económicas que Bolivia. Chile aparecía como centro intelectual
de América del Sur y gozaba de una bonanza económica sin comparación.
Entre los capítulos veinte y treinta se relatan casos, aventuras, hechos y episodios
particulares que son de interés, pero que en momentos tienden a desviar la atención
del lector y se pierde el foco sobre los aspectos centrales del texto.
Cabe destacar el tratamiento crítico otorgado por el autor hacia la figura del General
Melgarejo, a quien no duda en tildar de "el Tirano de Bolivia". Un boliviano que "se
jodio, se jodió Bolivia!!". Entre los capítulos veintiocho y treinta describe sus
aventuras, desventuras, desaciertos, actos de corrupción, fugas, escapes y posterior
muerte.
En síntesis, Guano Maldito es un texto de fácil lectura, entretenido que mezcla la
ficción con el análisis histórico. El valor literario radica en que es la novela histórica
más importante que se haya escrito sobre el conflicto entre Bolivia y Chile. El estilo
del autor combina, en su narración, el humor, el sarcasmo, la ironía. En momentos
adquiere ribetes de anecdotario y de relato de historias privadas.
También posee un valor pedagógico. El estilo presentado permite llegar a un público
más masivo. Es un texto atractivo, que denota creatividad e imaginación.
El valor histórico del libro radica en que no sólo presenta una visión crítica sobre los
cuestionables comportamientos chilenos en el conflicto, sino que se plasma en sus
páginas una fuerte autocrítica. Existe un reconocimiento a una larga historia de pago
de anticipos, de corrupción, inestabilidad política interna, caudillaje local, lo que
finalmente ha llevado a situar a Bolivia como un "país turbulento".
Finalmente, el autor como una especie de arenga manifiesta su lamento por las
"muertes de miles de jóvenes peruanos, bolivianos y chilenos enviados para
defender riquezas de guanos y salitres que hoy no tienen mercado". Si bien asume
que todo pasa, pero las heridas quedan, es preciso archivar las iniquidades del
pasado para siempre. Con la finalidad de "que no se repitan esas cosas en este
mundo, mundo en el que debe reinar la hermandad entre todos los seres humanos".
Sin lugar a dudas un libro recomendable por su entretenido, ilustrativo y fresco relato
de un hecho histórico de suma importancia tanto para Bolivia como para Chile. Un
texto muy pertinente en tiempos en los que aun existen diferencias limítrofes y
visiones dispares, y a ratos inconciliables, sobre demandas marítimas bolivianas y
posiciones radicales que alejan la posibilidad de lograr la integración latinoamericana
y establecer una verdadera Patria Grande.
GUANO MALDITO!!
La historia es permeable. La suerte de Bolivia se decidió, muchas veces, fuera del
país. Hay que saber contarla desde un escenario mayor, no como se ha hecho: una
historia desde Achacachi o desde Tarata. Así, como su pelícano Mejillones,
reflexiona el cochabambino Joaquín Aguirre Lavayén (1921) para presentar la
novena edición de Guano maldito, una obra que publicada por vez primera en los 70,
busca explicar las causas de la Guerra del Pacífico. Causas que van más allá de
Chile, Perú y Bolivia, y que llegan hasta Europa, hasta las cajas, por ejemplo, de la
empresa británica Gipps.Aguirre Lavayén es descendiente de Nataniel Aguirre, el
autor de Juan de la Rosa sobre la Guerra de la Independencia y responsable como
Ministro de Guerra, argumenta el nieto, de que Chile desistiese de la idea de ocupar
toda Bolivia luego de la derrota de ésta en la batalla del Alto de la Alianza. El autor
ha tenido, pues, y tiene muchos motivos para insistir en la historia, para que no se
olvide, para que no se cometan los errores que luego adquieren la magnitud de la
Guerra del Pacífico. Y lo hace desde la novela.En su visita a La Paz, para presentar
el libro, impecablemente vestido de terno y celular en el bolsillo, Aguirre Lavayén se
emociona con el tema del pasado y la forma de contarlo. Se impacienta a medida
que habla y llega a los puntos neurálgicos: la corrupción, los intereses pequeños de
bolivianos que hicieron el juego para que potentados chilenos y empresarios
británicos se engolosinen con el guano, “la mierda de los pájaros”, y desaten la
tragedia. “¡Este pueblo de ignorantes...!”, se le sale, pero se da cuenta del exabrupto
y se disculpa. Lo que pasa, ya lo dijo Augusto Céspedes, es que nada le molesta
tanto a Aguirre Lavayén como “ciertos plumíferos solemnes que pasan por alto la
dialéctica del estiércol en la historia”.En “todas las guerras, lo que hay es business”,
viene diciendo el filósofo y literato, heredero de baúles con documentos que se ha
dedicado a estudiar. Y también de un mundo amplio que le permitió acceder a
información en bibliotecas extranjeras, dice. Guano maldito fue escrito en Colombia y
editada originalmente por Tercer Mundo y Los Amigos del Libro. La última edición
estaba agotada, pero la obra salía en ediciones pirata de todas maneras. “Así que
me animé por una nueva, busqué a La Hoguera por recomendación de unos amigos,
y me llevé una sorpresa”.La sorpresa es un libro de 430 páginas, con una guía para
el profesor y el alumno en la que se resume lo central de la guerra que dejó a Bolivia
sin acceso al mar; una relación de las obras que han abordado el tema; una
descripción de la estructura y tema de Guano maldito, y datos del autor. Guano
maldito. Los orígenes de la Guerra del Pacífico. Chile-Bolivia-Perú 1879. Joaquín
Aguirre Lavayén. La Mancha, La Hoguera. Santa Cruz, 2009.Textual¡GUANO
MALDITO! .
Pelícanos, cormoranes y gaviotas: Lo fabrican.