You are on page 1of 2

INTRODUCCIÓN

Se conoce como tratamiento térmico al conjunto de operaciones de calentamiento
y enfriamiento, bajo condiciones controladas de temperatura, tiempo de
permanencia, velocidad, presión, etc., de los metales o las aleaciones en estado
sólido, con el fin de mejorar sus propiedades mecánicas, especialmente la dureza,
la resistencia y la elasticidad. Los materiales a los que se aplica el tratamiento
térmico son, básicamente, el acero y la fundición, formados por hierro y carbono.
También se aplican tratamientos térmicos diversos a los cerámicos.
Las características mecánicas de un material dependen tanto de su composición
química como de la estructura cristalina que tenga. Los tratamientos térmicos
modifican esa estructura cristalina sin alterar la composición química, dando a los
materiales unas características mecánicas concretas, mediante un proceso de
calentamientos y enfriamientos sucesivos hasta conseguir la estructura cristalina
deseada.
Entre estas características están:
 Resistencia al desgaste: Es la resistencia que ofrece un material a dejarse
erosionar cuando está en contacto de fricción con otro material.
 Tenacidad: Es la capacidad que tiene un material de absorber energía sin
producir fisuras (resistencia al impacto).
 Maquinabilidad: Es la facilidad que posee un material de permitir el proceso de
mecanizado por arranque de viruta.
 Dureza: Es la resistencia que ofrece un material para dejarse penetrar. Se
mide en unidades BRINELL (HB), unidades ROCKWEL C (HRC), VICKERS
(HV), etc. Dureza Vickersmediante la prueba del mismo nombre. También
puede ser definido como la capacidad de un material de no ser rayado.

OBJETIVO:
 Verificar la dureza de los materiales antes y después de un
tratamiento térmico.


MATERIALES.
 Piezas de acero D2.
 Durómetro.
 Horno eléctrico.
PROCEDIMIENTO Y DESARROLLO.
1. Primero se mide la dureza de las piezas de acero.
2. Una vez medida la dureza se procede a cortar el material de acero para
comprobar su dureza y si es posible cortar.
3. Se somete al tratamiento térmico. Para esto se usa el horno eléctrico. La
temperatura debe ser mayor a 900
º
C.
4. Una vez que se alcance la temperatura se retiran las piezas del horno con
unas pinzas y se procede a templar y enfriar.
5. Después se comprueba la dureza nuevamente y se procede a cortar el
material.
Se puede observar que antes de hacer el tratamiento térmico al material se puede
cortar más fácilmente; y ya una vez que se le realiza el tratamiento térmico se
vuelve más duro el material y ya no es posible cortar.
Al realizar el tratamiento la dureza del material cambia de una manera
significativa. Con esto se comprueba una de las propiedades de los metales.

CONCLUSIÓN
La dureza de los materiales no solo depende de su composición por ejemplo los
aceros tienden a ser más duró cuando tienen un alto contenido de cromo, sino que
también dependen del tratamiento térmico al cual sean sometidos. Estos reciben
el nombre acero al alto cromo. Al tener alto composición de cromo repercute
directamente en su dureza.