You are on page 1of 2

Supersize Me: Efectos de la comida Rápida

En los últimos años, el peso de los estadounidenses ha aumentado en un 60
%, a comparación de datos de de 1990, el doble de niños y el triple de
adolescentes sufre de obesidad, al año 400.000 personas mueren por esta
causa, la segunda causa más probable de muerte luego del consumo de
cigarrillo.
La combinación de varios factores como el sedentarismo y una mala dieta
causan esta enfermedad que ha sido denominada por especialistas una
epidemia; si bien, el ser humano es responsable de lo que come y el ejercicio
que realiza para mantenerse saludable, es lógico concluir que la sociedad y los
diversos establecimientos de comida y publicidad, tienen suficiente influencia
en cómo nos alimentamos.
En el documental Supersize Me (2004), un donde un hombre apodado
Spurlock, toma como referencia una demanda que hicieron dos niñas de 14 y
19 años a McDonalds, culpando a la compañía de sus problemas de obesidad;
los abogados de la empresa alegaban que a menos que ellas consumieran solo
comida de McDonalds la demanda sería válida ya que muchos otros factores
pudieron haber causado sus problemas. Spurlock, al observar la respuesta de
los abogados, decide hacer justamente lo que ellos indican;
Decide consumir por 30 días una dieta exclusivamente con productos de
McDonalds, y de esta forma, evaluar los efectos que tiene la comida rápida en
la salud del ser humano, y hasta qué punto llega nuestra responsabilidad y
donde empieza la de las empresas de alimentos a la hora de comer.
En un principio, muchos especialistas a los cuales consulto este hombre,
decían que los efectos máximos que podían llegar a presentarse serian un
aumento de colesterol y un poco de peso; pero al final del experimento, lo que
en realmente ocurrió con el cuerpo de Spurlock fue totalmente diferente; a los
30 días de consumir solamente alimentos de este establecimiento, Spurlock
aumentó 11 kilos, tenía dos fallas en el corazón, disfunción sexual, problemas
en el hígado, y además, sufría de fatiga, depresión y cambios de ánimo
repentinos.
Estos resultados son impactantes, ya que no era lo esperado por los médicos y
el común de la gente no llegaría a pensar que una hamburguesa o unas papas
fritas pueden llegar a causar ese efecto.
Además es preocupante ver como esta marca tiene como objetivo atraer a los
niños, gracias a ese ambiente tóxico e infantil, como parques y como su
personaje oficial, un payaso, indudablemente esta clase de cosas es atractiva
para los niños y los padres, al ver que sus hijos quieren estar en un parque o
una piscina de pelotas, los llevan allí, sin darse cuenta que pueden estar
generando problemas de salud en un futuro.
Por otro lado, McDonalds está presente en todas las grandes ciudades del
mundo, tiene más sedes en Manhattan que en cualquier otra parte;
indudablemente, la presencia de este lugar en cada esquina, invita a la gente a
comer allí y muchos no lo pueden evitar.
En conclusión, si bien nuestra alimentación y estilo de vida son decisiones
personales que cada quien toma, muchas veces las compañías de alimentos
nos venden productos más dañinos de lo que pensamos y nos invitan a
consumir cada vez más productos hasta ocasionar graves problemas de salud;
además a pesar de la creación de menús ligeros, la información nutricional
sigue siendo la misma; grasa y colesterol por montones, causando así una
obesidad incontrolable en la población.
Si bien factores como el ejercicio pueden llegar a disminuir esta enfermedad;
cada vez las clases de educación física en los colegios se reducen al mínimo y
los niños prefieren estar en casa frente al computador o a las consolas de
videojuegos que al frente de un balón al aire libre.
Es nuestra responsabilidad cambiar nuestros hábitos de alimentación y de vida,
y es responsabilidad de las compañías mostrar al público el daño que le hacen
y no ponerlo en letra menuda en sus productos.