You are on page 1of 9

Richard, Nelly. Globalización académica, estudios culturales y crítica latinoamericana.

En
libro: Cultura, política y sociedad Perspectivas latinoamericanas. Daniel Mato. CLACSO,
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
!!". ##. $""%$&!.
Acceso al te'to com#leto(
htt#())*i*lioteca+irtual.clacso.org.ar)ar)li*ros)gru#os)mato)Richard.rt,
---.clacso.org
RED DE BIBLIOTEC! "IRT#LE! DE CIE$CI! !OCILE! DE %ERIC LTI$ & EL
CRIBE, DE L RED DE CE$TRO! %IE%BRO! DE CLC!O
htt#())---.clacso.org.ar)*i*lioteca
*i*lioteca.clacso.edu.ar
$elly Ric'ard(
Globalización académica,
estudios culturales y
crítica latinoamericana
/S SAB0DO 1ue la #ala*ra 2cultura3 se4ala di,erentes #rocesos y acti+idades cuya de,inición +ar5a
seg6n los cam#os de resonancia 7el mundo de la +ida cotidiana, las tradiciones art5sticas y literarias, las
#ol5ticas institucionales y de mercado, etc.8 en los 1ue se la inserta #ara designar a1uellas mani,estaciones
sim*ólicas y e'#resi+as 1ue des*ordan el marco de racionalidad #roducti+a de lo económico%social. 9a*r5a
una dimensión :e'tendida: de cultura seg6n la cual este t;rmino a*arca el conjunto de los intercam*ios de
signos y de +alores mediante los cuales los gru#os sociales se re#resentan a s5 mismos y #ara otros,
comunicando as5 sus #articulares modos de identidad y de di,erencia. <rente a la am#litud de esta noción
antro#ológico%social de la cultura, se recorta una dimensión m=s restringida 1ue remite lo cultural al cam#o
#ro,esional 7art5stico, intelectual8 de una #roducción de ,ormas y sentido 1ue se rige #or instituciones y
reglas de discurso es#eciali>adas, y 1ue se mani,iesta a tra+;s de o*ras 7el arte, la literatura8 y de de*ates
de ideas 1ue giran en torno a las *atallas cr5ticas de lo est;tico y de lo ideológico. ?na tercera dimensión de
uso de la #ala*ra 2cultura3 se encuentra hoy ,uncionali>ada #or las redes de transmisión industrial del
mercado de los *ienes sim*ólicos( esta dimensión :,amiliar al +oca*ulario institucional de las 2#ol5ticas
culturales3: se #reocu#a so*re todo de las din=micas de distri*ución y rece#ción de la cultura, entendiendo
esta 6ltima como #roducto a administrar mediante las di+ersas agencias de coordinación de recursos,
medios y agentes 1ue articulan el mercado cultural.
/stas tres dimensiones de la #ala*ra 2cultura3 7la antro#ológico%social, la ideológico%est;tica, la #ol5tico%
institucional8 #ueden me>clarse com#lementariamente o *ien contra#onerse #ol;micamente en los an=lisis
de cómo se e'#resan los imaginarios sim*ólicos, seg6n el modo en 1ue estos an=lisis #re,ieren colocar el
acento, sea en el rol de la cultura como con,ormadora de un ethos 1ue ,ija las identidades sociales y
raciales 7#atrimonio, tradiciones, ,olclore, etc.8, o en la ,uer>a de alteridad%alteración de las ru#turas
deconstructi+as de las o*ras m=s e'#erimentales del arte y de la literatura@ sea en los mecanismos de
re#roducción de las leyes de cam#o de la cultura uni+ersitaria, o en las l5neas de ,uga 1ue des+5an estos
mecanismos hacia la trans+ersalidad de inter+enciones e'tra%acad;micas@ sea en la lógica glo*ali>adora de
la massmediati>ación cultural, o en los #liegues de resistencia o#aca 1ue desuni,orman la gram=tica del
mercado con nue+as #o;ticas de la su*jeti+idad 7Aarc5a Canclini, BCDC8
B
. /stos acentos di+ersos, y a
menudo contrarios, 1ue cru>an la serie 2cultura3, no sólo se des#liegan en la e'terioridad de lo social, sino
1ue tam*i;n atra+iesan el cam#o de las teor5as y de los estudios culturales 1ue se encargan de anali>ar
sus des#la>amientos y trans,ormaciones *ajo el im#acto de las com#lejas mutaciones económicas y
sociocomunicati+as, #ero tam*i;n acad;mico%disci#linarias, de este ,in de siglo.
Eui>=s uno de los as#ectos m=s a*iertamente #roducti+os del #royecto de los estudios culturales
7cultural studies8, tal como se ,ormula en los a4os sesenta en 0nglaterra en el Centre ,or Contem#orary
Cultural Studies at Birmingham de*ido a la constelación de autores como 9oggart, Fohnson y Gilliams
7Aross*erg, Nelson y Hreichler, BCC@ Morley y Chen, BCCI8, se de*a #recisamente a 1ue dicho #royecto
re+isó los cruces entre estas di,erentes +ersiones de lo cultural desde las tensiones :siem#re acti+as: entre
lo sim*ólico y lo institucional, lo histórico y lo ,ormal, lo antro#ológico y lo literario, lo ideológico y lo est;tico,
lo acad;mico%uni+ersitario y lo cotidiano, lo hegemónico y lo #o#ular, la ,ormali>ación de los sistemas de
signos y la conciencia #r=ctica de sus relaciones sociales

.
La rece)ción latinoamericana de los estudios culturales
La glo*ali>ación económica y comunicati+a ha #ro+ocado m6lti#les rede,iniciones so*re cómo Am;rica
Latina se +i+e y se mira a s5 misma, al ,ragmentar y diseminar los tra>ados identitarios de lo nacional y de lo
continental 1ue le ser+5an de ,ronteras de integridad al discurso sustancialista de un 2nosotros3 #uro y
originario. Jero no sólo las #ertenencias de identidad tradicionales y sus re#resentaciones socioculturales
se han +isto, en Latinoam;rica, modi,icadas #or los ,lujos disol+entes del r;gimen de circulación ca#italista
1ue cotidianamente transnacionali>a mercanc5as e in,ormaciones. M=s all= de a1uellos #rocesos de
desterritoriali>ación del ca#ital económico y de inter#lanetari>ación comunicati+a, el dis#ositi+o de la
glo*ali>ación ata4e tam*i;n a la #roducción de sa*eres y teor5as, ya 1ue entre sus agentes ,igura una red
transnacional de uni+ersidades y de instituciones del conocimiento 1ue administra recursos #ara la
circulación de las ideas a la +e> 1ue #rograma las agendas de de*ate intelectual. Los territorios de lo
uni+ersitario y de lo acad;mico son uno de los sitios marcados #or las di+isiones entre lo glo*al 7las
din=micas e'#ansi+as del neoca#italismo 1ue a,ectan tam*i;n a las instituciones del sa*er8 y lo local( la
es#eci,icidad de los cam#os de ,ormación intelectual y las articulaciones conte'tuales de sus din=micas de
#ensamiento.
/stas di+isiones entre lo glo*al y lo local, 1ue redise4an el #aisaje económico y comunicati+o de la
sociedad y de la cultura latinoamericanas, animan tam*i;n la discusión en torno a los nue+os modelos de
reorgani>ación del conocimiento susce#ti*les de anali>ar los cam*ios de lo social y lo cultural en Am;rica
Latina. K dentro de estos modelos, ,iguran los estudios culturales.
Los estudios culturales 7cultural studies8 son hoy la no+edad e'#ortada #or la red metro#olitana centrada
en /stados ?nidos, y e'isten muchas discusiones en Am;rica Latina so*re los riesgos de trans,erencia y
re#roducción #eri,;ricas de su modelo. Los estudios culturales no sólo remiten en su designación al
antecedente de un #royecto cuya circunstancia internacional es ajena a la tradición latinoamericana, sino
1ue adem=s re+isten la imagen de un #a1uete hegemónico de*ido al e'itoso grado de institucionali>ación
acad;mica 1ue hoy e'hi*en desde /stados ?nidos.
Son muchas las sos#echas y reticencias 1ue rodean la mención a los estudios culturales en Am;rica
Latina, donde se los tiende a #erci*ir como demasiado cauti+os del hori>onte de re,erencias metro#olitanas
1ue glo*ali>a el uso y la +igencia de los t;rminos #uestos en circulación #or un mercado lingL5stico de
seminarios y de congresos internacionales. Jara muchos, *asta con 1ue los estudios culturales hayan sido
institucionali>ados #or la ,=*rica de no+edades de la academia norteamericana #ara hacerlos cargar
autom=ticamente con el estigma coloni>ador de la dominación metro#olitana y #ara declararlos cul#a*les
de sólo ,a+orecer las tecnolog5as de la re#roducción 1ue e'#anden el mercado acad;mico internacional. La
moda de los estudios culturales ha*r5a ido *orrando la densidad histórica de lo local y de sus 2regionalismos
cr5ticos3. ?na #osición *astante com6n es, #or ejem#lo, la 1ue argumenta 1ue el re,erente hegemónico de
los estudios culturales est= silenciando la tradición del ensayismo latinoamericano 1ue, sin em*argo,
antici#ó +arios de los actuales des#la>amientos de ,ronteras disci#linarias 1ue tanto se cele*ran
internacionalmente 7Ach6gar, BCCD8
M
.
La o*literación de esa tradición y la negación de sus memorias en es#a4ol se +er5an re,or>adas #or
cómo el cor#us de los te'tos culturales de la 2descoloni>ación3 ha sido des#la>ado #or la su#remac5a
teórico%metro#olitana del nue+o tema del 2#oscolonialismo3 7Mignolo, BCCD8
$
( un 2e'tra4o arte,acto
totalmente hecho en ingl;s :#recisamente: en el idioma de la hegemon5a 1ue ha*la #ara s5 de lo marginal,
su*alterno, #oscolonial3 7Cornejo Jolar, BCC&( M$$8.
A esto de*er5amos agregar el reclamo 1ue le dirigen +arios cr5ticos latinoamericanos a la 20nternacional
acad;mica3 #or cómo se a#ro#ia indiscriminadamente de citas de autores 1ue, en Am;rica Latina, dieron
lugar :tem#ranamente: a construcciones heterodo'as 1ue sir+en #ara #ensar de manera com#leja ciertos
con,lictos ideológico%culturales y 1ue hoy nos son de+ueltas com#letamente *anali>adas #or el reciclaje de
sa*eres disci#linarios 1ue #romue+e, en ,orma serial, la industria de los estudios culturales 7Sarlo, BCC"@
Casullo, BCCD8
"
.
/'isten ra>ones de m=s #ara res#aldar las sos#echas de los cr5ticos latinoamericanos 1ue se muestran
reticentes ,rente al tema de los estudios culturales. Jese a la multi#licidad di+ersa de #liegues 1ue la
recorren internamente, la red acad;mico%metro#olitana ejerce el #oder re#resentacional de su dominante
norteamericana. La 2,unción%centro3 de esta dominante acad;mica norteamericana controla los nom*res y
las categor5as de discurso 1ue entran en circulación internacional, y dota de legitimidad institucional a los
t;rminos de de*ate 1ue ella misma clasi,ica y organi>a #re#otentemente de acuerdo a sus #ro#ias
jerar1u5as conce#tuales y #ol5tico%institucionales. /l latinoamericanismo o,rece el modelo glo*ali>ante de un
discurso 2so*re3 Am;rica Latina 1ue generalmente omite la singularidad constituti+a de los #rocesos de
enunciación ,ormulados 2desde3 Am;rica Latina. /s cierto 1ue las asimetr5as de #oder desencadenadas #or
el e,ecto glo*ali>ador de la m=1uina acad;mica norteamericana de conocimientos tienden a su*ordinar lo
local 7las es#eci,icidades, singularidades y di,erencialidades de las #r=cticas latinoamericanas8 al #oder
multicoordinado de lo glo*al, 1ue *usca su#rimir las irregularidades de conte'tos susce#ti*les de accidentar
la lisura o#eracional de sus tecnolog5as de la re#roducción. /,ecti+amente, la heterogeneidad de lo local
latinoamericano tiende a ser homogenei>ada #or el a#arato de traducción acad;mica del
latinoamericanismo y de los estudios latinoamericanos, 1ue no toman en cuenta ni la densidad signi,icante
ni la materialidad o#erati+a de sus res#ecti+os conte'tos de enunciación 7Moreiras, BCCD8
I
. Hodo esto es
cierto, #ero no creo 1ue el de*ate so*re los estudios culturales de*a 1uedar entram#ado en este *inarismo
Norte)Sur. Desde ya, la resistencia cr5tica a la tendencia glo*ali>ante y a*stracti+a de la academia
norteamericana y a sus sa*eres de e'#ortación se encuentra #resente en el interior mismo de los estudios
culturales, al menos en las #ostulaciones de Stuart 9all, 1ue siem#re ha insistido en de,ender su car=cter
de 2#r=ctica coyuntural3. /l manejo necesariamente locali>ado de las o#eraciones 1ue demanda el
conocimiento%en%situación de los estudios culturales, tal como 9all los conci*e, su#ondr5a la
microdi,erenciación de las es#eci,icidades de conte'tos de lo latinoamericano a tra+;s del detalle #r=ctico
de cómo se trama la relación :material y contingente: entre discursos, sujetos, #r=cticas e instituciones, en
cada sitio de inter+ención.
La relación entre localidades geoculturales 7/stados ?nidos, Am;rica Latina8, locali>aciones
institucionales 7la academia norteamericana, el cam#o intelectual de la semi%#eri,eria8 y situaciones de
discursos 7ha*lar 2desde3, 2so*re3, 2como3, etc.8 no es una relación dada, natural y ,ija, sino una relación
construida y mediada, es decir, #ermanentemente deconstrui*le y rearticula*le. 9ay una mo+ilidad de
intersecciones entre los estudios culturales norteamericanos y la cr5tica latinoamericana 1ue
deshomogenei>a la relación #oder)conocimiento de cada *lo1ue territorial y 1ue #uede ser recorrida
multidireccionalmente, siem#re y cuando no se #ierda de +ista la necesidad de una ,le'ión metacr5tica 1ue
someta a +igilancia cada una de estas intersecciones de discurso. Adem=s, tal como ocurre con cual1uier
otro so#orte institucional, la di+ersidad de #r=cticas de los estudios culturales no cal>a uni,ormemente con
el *lo1ue acad;mico 1ue retrata su dominante de e'#ortación. /'isten l5neas de am*igLedad y de
contradicción en el interior del #rograma acad;mico de los estudios culturales 1ue, incluso en /stados
?nidos, a*ren #untos de ,uga dentro de su ,ormato a#arentemente tan seriado. /n contra de los #ro#ios
l5mites de *urocrati>ación acad;mico%uni+ersitaria de los estudios culturales, es siem#re #osi*le #restar
atención a las ,ormas alternati+as mediante las cuales :#ara retomar una ,órmula de Fameson: 2Nel deseoO
llamado Nestudios culturalesO3 *atalla contra su #ro#ia ortodo'ia institucional 7BCCM( CM8. La li*ertad 1ue
ganemos #ara des#la>arnos en medio de las codi,icaciones institucionales del sa*er academi>ado nos
#ermitir= recom*inar estrat;gicamente determinadas articulaciones de de*ate seg6n las #rioridades de
cada uno de nuestros conte'tos y los juegos de ,uer>a 1ue los atra+iesan.
Me #arece, en todo caso, 1ue la discusión en torno a los estudios culturales ha reno+ado los t;rminos de
la re,le'ión latinoamericana so*re teor5a y cr5tica de la cultura, y 1uisiera resumir a1u5 algunos #untos de
discusión 1ue tienen #ara m5 el m;rito de a*rirse a #reguntas m=s am#lias so*re las relaciones entre
sa*eres acad;micos, tramas ciudadanas, mercado cultural, ra>ón cr5tica y #r=ctica intelectual en tiem#os
de saturación ca#italista y de glo*ali>ación massmedi=tica.
El discurso de la otredad y la codi*icación metro)olitana de las di*erencias
Lo #rimero 1ue caracteri>ó a los estudios culturales ,ue su +oluntad de democrati>ar el conocimiento y
de #lurali>ar las ,ronteras de la autoridad acad;mica, d=ndoles entrada a sa*eres 1ue la jerar1u5a
uni+ersitaria suele discriminar #or im#uros en cuanto se ro>an, con,licti+amente, con el ,uera%de%cor#us de
ciertos *ordes llamados 2cultura #o#ular3, 2mo+imientos sociales3, 2cr5tica ,eminista3, 2gru#os su*alternos3,
etc;tera. Los estudios culturales han ,a+orecido el li*re ingreso uni+ersitario de sa*eres 1ue cru>an las
construcciones de o*jetos con las ,ormaciones de sujetos( el 2adentro3 de la m=1uina de ense4an>a con
2a,ueras3 m6lti#les 1ue des%*ordan el te'to acad;mico 7sus archi+os y *i*liotecas8 con los ,lujos conecti+os
de un #ensar 1ue no se *asta a s5 mismo y 1ue desea #oner en acción ciertas energ5as de trans,ormación
social. La con,lictualidad #ol5tica e ideológica del sa*er de los estudios culturales merece ser rea,irmada
contra el modelo de trascendencia ,ilosó,ica de la uni+ersidad moderna 1ue siem#re ha *uscado le+antar,
entre ella y la actualidad de su conte'to, la *arrera de la autonom5a como distancia categorial y
es#eculati+a 1ue se#ara lo acad;mico de la contingencia social y #ol5tica. /l nudo #oder cultural%
hegemon5as de conocimiento 1ue anali>an los estudios culturales #ermite re#oliti>ar la cuestión del sa*er
de una manera 1ue hace ,alta en muchos de#artamentos uni+ersitarios donde la trascendencia de la
categor5a y la so*eran5a del m;todo a*straen la relación entre sujetos y o*jetos de su materialidad social.
Mientras la de,ensa de la 2integridad disci#linaria3 o de la 2autonom5a literaria del +alor est;tico3 sir+a
#ara des+incular el sa*er de sus heterog;neas y con,licti+as redes de #roducción y distri*ución sociales, el
#royecto de los estudios culturales 7o de algo 1ue se le #are>ca8 merece ser de,endido, #ara acoger los
conocimientos urdidos ,uera del re,ugio #ro,esional de la tradición de las disci#linas, y #ol;micamente
ligados a >onas de e'#eriencias sociales y de luchas e'tra%acad;micas 1ue arrastran tam*i;n una memoria
de la calle 7tal como ocurre en el tr=nsito del 2,eminismo3 a los 2estudios de g;nero38. /sta e'terioridad
#ol5tica del conocimiento%en%acción 1ue culti+an los estudios culturales mediante su solidaridad e'tra%
disci#linaria con ,uer>as sociales y mo+imientos ciudadanos #ermite 1ue el tra*ajo de la cr5tica no se
des+incule de 2la resistencia y heterogeneidad de la sociedad ci+il3 7Said, BCD&( $8.
?na de las ,ormas 1ue los estudios culturales tienen, en /stados ?nidos, de mani,estar su com#romiso
con las luchas de la sociedad ci+il consiste en de,ender a di+ersos gru#os de identidad mediante acti+as
2#ol5ticas de re#resentación3 1ue *uscan corregir la injusticia de sus marginaciones y e'clusiones sociales
reinter#retando, uni+ersitariamente, los derechos de estos gru#os a inter+enir en los sistemas acad;micos
de conocimiento #ara trans,ormar sus reglas. No ca*e duda de 1ue las luchas antidiscriminatorias 1ue
#romue+en la inserción de los gru#os minoritarios en di,erentes estructuras #6*licas tales como la
uni+ersitaria han o*ligado a una rede,inición m=s am#lia y ,le'i*le de los criterios de selección y +aloración
de las identidades culturales tradicionalmente ,ijadas #or el a#arato acad;mico. Jero el acti+ismo de las
#ol5ticas de re#resentación de los gru#os de identidad minoritarios 7latinos, chicanos, negros, ,eministas,
homose'uales, etc.8 tam*i;n ha sim#li,icado la cuestión de la identidad y de la re#resentación, al someter
generalmente a am*as a una tiran5a de la ilustrati+idad 1ue o*liga a sus #roducciones de te'tos a la
,ormulación monocorde de una condición de sujeto #redeterminada. /l discurso de las identidades
minoritarias y de sus #ol5ticas de re#resentación ha terminado #or someter cuer#os y te'tualidades a la
consigna #edagógica de una 2di,erencia3 1ue casi siem#re de*e ha*larse en tono rei+indicati+o y militante.
/sta consigna ha dejado ,uera de an=lisis las di,usas sim*oli>aciones est;ticas de ciertos trances de la
identidad cuyos juegos inter#retati+os est=n hechos #ara *urlar esta demanda #ol5ticamente ortodo'a de
los estudios culturales :una demanda 1ue reclasi,ica m=rgenes y marginalidades #ara su eti1uetaje
metro#olitano en el gran su#ermercado de las su*alternidades.
Algo #arecido ocurre con la 2di,erencia latinoamericana3, muchas +eces em*lemati>ada como
re#resentación de una otredad 1ue el dis#ositi+o metro#olitano de codi,icación acad;mica con+ierte en
,etiche rom=ntico%#o#ular de su discurso so*re marginalidades y #eri,erias culturales. Se organi>a un
com#lejo juego de reconocimientos y desconocimientos 1ue lle+a la 2,unción%centro3 de la teor5a
metro#olitana, #or un lado, a e'altar lo latinoamericano como una es#ecie de alteridad radical 1ue la
des*orda y la re%energeti>a #ol5ticamente 7tal como ocurrió con el *oom del testimonio8 y, #or otro lado, a
domesticar esa ,uer>a de alteridad someti;ndola a su control su#erior de lectura.
Lo latinoamericano es llamado a re#resentarse o a dejarse re#resentar seg6n las coordenadas
#re,ijadas de una econom5a del sentido 1ue es dictada #or el a#arato codi,icador del latinoamericanismo de
/stados ?nidos, el cual, entre otros e,ectos, suele tra>ar una cierta l5nea de di+isión y jerar1u5a entre teor5a
y #r=ctica( ra>ón y materia, conocimiento y realidad, discurso y e'#eriencia, mediaciones e inmediate>. La
#rimera serie de esta cadena de o#osiciones 7ra>ón, conocimiento, teor5a, discurso8 designa el #oder
intelectual de a*stracción y conce#tuali>ación 1ue de,ine la su#erioridad del Centro, mientras 1ue la
segunda serie 7materia, realidad, #r=ctica, e'#eriencia8 remite en Am;rica Latina a la es#ontaneidad de la
+i+encia, al naturalismo del ser, a la em#iria del dato.
La cr5tica latinoamericana de los estudios culturales *usca, entre otros e,ectos, re+ertir esa econom5a del
sentido o#erando ,ormas de descentramiento e#ist;mico 1ue #ermitan a la singularidad y di,erencialidad
latinoamericanas mani,estarse teóricamente, con toda la ,uer>a heterogenei>ante y desorgani>adora de un
contra%sistema 1ue im#ida la clausura de su di,erencia en una re#resentación ,ija y controlada 7Moreiras,
BCCD8.
/jercer el #ensamiento cr5tico en la *recha :siem#re mó+il: 1ue se#ara las #r=cticas #eri,;ricas del
control metro#olitano es uno de los desa,5os m=s arduos 1ue es#era a los estudios culturales
latinoamericanos en estos tiem#os de glo*ali>ación acad;mica, es decir, de descentramientos y
recentramientos m6lti#les de las articulaciones entre lo local y lo translocal. De tal ejercicio de#ende 1ue lo
latinoamericano sea no una di,erencia di,erenciada 7re#resentada o 2ha*lada #or38, sino una di,erencia
di,erenciadora 1ue tenga en s5 misma la ca#acidad de modi,icar el sistema de codi,icación de las relaciones
identidad%alteridad 1ue *usca seguir administrando el #oder acad;mico metro#olitano.
Las tensiones entre lo estético, lo literario y lo cultural
Los estudios culturales se de,inen #or la e'tensi+idad de su nue+o modelo acad;mico 1ue se #ro#one
a*arcarlo todo en t;rminos de o*jetos 7del te'to +anguardista al +ideogame, de la ciudad *enjaminiana al
mall, de las marchas de derechos humanos a la #er,ormance art5stica, etc.8 y de m;todos 7todo ser5a
com*ina*le con todo( #sicoan=lisis, mar'ismo, deconstrucción, ,eminismo, etc;tera8.
?no de los #rimeros mo+imientos cr5ticos 1ue dise4aron los estudios culturales consistió en des*ordar y
re*asar el l5mite esteticista de los estudios literarios, cru>ando lo sim*ólico%cultural con las e'#resiones
masi+as y cotidianas de los medios de comunicación. Los estudios culturales #artieron del recha>o a la
di+isión jer=r1uica entre la cultura su#erior o letrada 7su tradición de #ri+ilegios connotada #or la distinción
de clase de las *ellas artes8 y los su*g;neros de la cultura #o#ular. Adem=s de esta contaminación de
,ronteras entre lo culto y lo #o#ular, lo sim*ólico y lo cotidiano, los estudios culturales sacaron la noción de
2te'to3 del =m*ito reser+ado y e'clusi+o de la literatura #ara e'tenderla a cual1uier #r=ctica social cuya
articulación de mensajes 7+er*ales o no +er*ales8 resultara susce#ti*le de ser anali>ada en t;rminos de una
teor5a del discurso. /sta semioti>ación de lo cotidiano%social 1ue *orra la di,erencia entre 2te'to3 y
2discurso3 terminó deses#eci,icando la categor5a de lo literario en un conte'to donde el #rotagonismo de la
literatura :y el centralismo de su ,unción, en Am;rica Latina, en los #rocesos de constitución imaginaria y
sim*ólica de lo nacional y de lo continental 7Ramos, BCCI( M$%$B8: ha*5a sido ya ,uertemente des#la>ado
#or la hegemon5a de los lenguajes audio+isuales y su imagen massmedi=tica. La #;rdida de centralidad de
la literatura y de las humanidades como articuladoras de una relación entre ideolog5a, #oder y nación en el
imaginario cultural y #ol5tico latinoamericano a,ecta tam*i;n el lugar y la ,unción de los intelectuales hasta
ahora encargados de inter#retar dicha relación. La crisis de lo literario ser5a entonces uno de los s5ntomas
de la glo*ali>ación massmedi=tica 1ue inter#retan los estudios culturales al incluir dentro de su cor#us de
an=lisis a1uellas #roducciones de consumo masi+o 1ue ha*5an sido desechadas #or el #aradigma de la
cultura ilustrada, y al rei+indicar #ara ellas nue+as ,ormas de legitimidad cr5tica 1ue ya no le hacen caso al
+iejo #rejuicio ideológico de su su#uesta com#licidad con el mercado ca#italista 1ue las organi>a y
distri*uye. /l deseo de los estudios culturales de am#liar el 2canon3 de la institución literaria #ara introducir
en ella #roducciones tradicionalmente des+alori>adas #or in,eriores, marginales o su*alternas, contri*uyó a
disol+er los contornos de lo est;tico en la masa de un sociologismo cultural, 1ue se muestra ahora m=s
interesado en el signi,icado anti%hegemónico de las #ol5ticas minoritarias de,endidas #or estas #roducciones
1ue en las manio*ras te'tuales de su +oluntad de ,orma.
Hodas estas am#liaciones y disoluciones de las marcas de e'clusi+idad y distinti+idad de lo literario
#ro+ocadas #or los estudios culturales han ido de,iniendo una es#ecie de relati+ismo +alorati+o cuyos
e,ectos de *anal #romiscuidad yu'ta#onen las di,erencias sin nunca contra#onerlas #ara no tener 1ue
argumentar a ,a+or o en contra de sus demarcaciones de sentido. Ser5a entonces necesario reintroducir la
cuestión del 2+alor3 7del ,undamento, del juicio, de la toma de #artido8 en este #aisaje de relajo e
indi,erenciación de las di,erencias 1ue uni,ormi>a todos los o*jetos entre s5, #ara no seguir com#laciendo
estos #rocesos de relati+i>ación cultural 1ue no hacen sino de*ilitar la ra>ón cr5tica 7Sarlo, BCC&8. La
e'#licación sociologista a la 1ue recurren los estudios culturales #ara a*ordar a la cultura en su dimensión
de consumo sólo se encontrar5a ca#acitada #ara medir los e,ectos de #roducción y circulación social de los
te'tos, #ero no #ara atender lo m=s com#lejo de las a#uestas est;tico%cr5ticas 1ue se li*ran en cada una de
sus *atallas de la ,orma y de sus estrategias de lenguaje. Real>ar el juego y la tensión de estas a#uestas
seguir5a siendo una tarea necesaria 1ue a6n justi,ica la e'istencia de la cr5tica literaria, #ara 1ue no triun,en
los #rinci#ios igualadores del mercado ,rente a los cuales los estudios culturales o,recen muy #oca
resistencia. /n contra de la ni+elación +alorati+a 1ue ,acilitan los estudios culturales al sus#ender o
relati+i>ar la cuestión del 2juicio est;tico3 a ,a+or de consideraciones sociologistas, har5a ,alta hacer la
di,erencia entre, #or ejem#lo, Sil+ina Ocam#o y Laura /s1ui+el, y su*rayar #or 1u; los te'tos de la #rimera
contienen 2una densidad ,ormal y sem=ntica PcuyoQ #lus est;tico3 los hace iniguala*les a los te'tos de la
segunda 7Sarlo, BCC&( MD8.
Jero Rcómo hacerlo #ara 1ue esta de,ensa no recaiga en la nostalgia conser+adora de una
,undamentación uni+ersal, de una trascendencia del juicio 1ue a6n cree en la #ure>a e integridad de un
sistema de la literatura 1ue, de ser as5, no #odr5a sino resentir como amena>a los e,ectos #ol5ticamente
emanci#atorios del descentramiento del canon o#erado #or los estudios culturalesS RCómo hacerlo #ara
1ue la cr5tica a lo #romiscuo e indiscriminado de las me>clas en los estudios culturales no se con,unda con
la de,ensa #urista de una uni+ersalidad del canon *asada en el dudoso criterio de una 2autonom5a3 del
juicio literarioS
/ste es otro de los interesantes desa,5os 1ue #lantea la discusión en torno a los estudios culturales en
sus cruces #ol;micos con el tra*ajo de la cr5tica literaria. Creo, en todo caso, 1ue hace ,alta re#lantear ese
desa,5o des#la>ando la cuestión del 2+alor literario3 7demasiado susce#ti*le de inter#retarse en cla+e de
,ormalismo est;tico8 a otra ,ormulación 1ue a*ra los te'tos al an=lisis de las luchas entre los di,erentes
sistemas de +aloración sociales a tra+;s de los cuales las hegemon5as culturales +an modelando los
signi,icados y las re#resentaciones de la literatura y de lo literario. La teor5a y la cr5tica ,eministas nos han
ense4ado mucho so*re las *atallas inter#retati+as 1ue rodean esta hegemoni>ación del +alor, y hace ,alta
tomarlas en cuenta #ara #olemi>ar con la institucionalidad dominante o la mercantili>ación de lo cultural.
!aberes tecnoacadémicos y )ensamiento crítico
Los estudios culturales nacieron con la idea de me>clar la #luridisci#linariedad 7com*inaciones ,le'i*les
de sa*eres m6lti#les8 con la transculturalidad( a#ertura de las ,ronteras del conocimiento a #ro*lem=ticas
hasta ahora silenciadas #or el #aradigma monocultural de la ra>ón occidental dominante. Los estudios
culturales res#onden as5 a los nue+os desli>amientos de categor5as entre lo dominante y lo su*alterno, lo
central y lo #eri,;rico, lo glo*al y lo local, 1ue recorren las territorialidades geo#ol5ticas, las re#resentaciones
se'uales y las clasi,icaciones sociales. Migraciones de o*jetos e hi*ride> del conocimiento se dan cita en
los cruces 1ue o#onen los estudios culturales a las ,ormaciones sedentarias del sa*er autocentrado de las
tradiciones canónicas. Muy luego, sin em*argo, la transdisci#linariedad 1ue los estudios culturales #arec5an
e'altar cr5ticamente como un ,eli> 2malestar de la clasi,icación3 ,ue redisci#linando su gesto de la
antidisci#lina 7Barthes, BCD&8
&
. La trans,ronteri>ación del conocimiento 1ue inicialmente #royecta*an los
estudios culturales se ,ue acomodando en una re#osada suma de sa*eres #ac5,icamente integrados( una
>ona de conciliaciones #r=cticas entre sa*eres di,erentes y com#lementarios 7la literatura, la sociolog5a, la
antro#olog5a, etc.8 1ue *uscan e'tender y di+ersi,icar su com#rensión de lo social y de lo cultural, #ero sin
1ue ninguna ru#tura de tono #onga en cuestión la lengua t;cnica y o#erati+a del intercam*io de mensajes
ca#italista. M=s *ien, los estudios culturales estar5an re#roduciendo el ma#a de la glo*ali>ación con
sa*eres ada#tados a sus >onas de li*re comercio entre disci#linas, a tra+;s de los lenguajes
desa#asionados de la industria del paper. La ,uncionali>ación casi *urocr=tica de un discurso 1ue sólo
descri*e y e'#lica lo ya sancionado #or los diagnósticos de ,in de siglo 7massmediati>ación, glo*ali>ación
económica, multiculturalidad, hi*ride>, etc.8 en el idioma :*ien remunerado: de las #ol5ticas de
in+estigación uni+ersitaria lle+ó a los estudios culturales a re#rimir y su#rimir de su cam#o in+estigati+o, en
nom*re de la #racticidad del dato, todo lo 1ue esta*a antes ligado al tra*ajo de la teor5a cr5tica 1ue
indaga*a en los #liegues de la su*jeti+idad y del #ensamiento 7Aon>=le>, BCCM@ Aalende, BCCI8. /ste
#ro*lema de la *urocrati>ación del sa*er se hace 1ui>=s a6n m=s notorio en el conte'to latinoamericano,
de*ido a 1ue, a di,erencia de lo 1ue ocurre en /stados ?nidos, donde +arios de los es#ecialistas en
estudios culturales #ro+ienen de las humanidades, los analistas de la cultura en Am;rica Latina se +inculan
#rioritariamente a la sociolog5a, la antro#olog5a o las comunicaciones sociales. Las ciencias 2,uertes3 1ue
estudian la cultura en Am;rica Latina #ara organismos y centros de in+estigación internacionales,
acostum*radas a los lenguajes de lo numerario y lo estad5stico, han desarrollado #ro,esionalmente un ti#o
de sa*er tecno%o#erati+o 1ue domina casi todo el cam#o acad;mico. Los estudios culturales se han hecho
tam*i;n cóm#lices de esta instrumentali>ación del conocimiento al desatender las cuestiones de teor5a y de
escritura :+inculadas al ensayismo cr5tico: 1ue le im#rimen a la su*jeti+idad y al #ensamiento sus
+i*raciones m=s intensi+as, #ara ,a+orecer en cam*io la tri+ialidad del dato 1ue sólo conci*e el sa*er
reducido a cone'iones em#5ricas. A la mercantili>ación de los signos y a la *urocrati>ación de las
conciencias de la tecnomediación cultural corres#onde esta tendencia al a#lanamiento de los signos, 1ue
de*er= ser contrastada #or las *6s1uedas de lenguaje de 2una cr5tica human5stica P1ueQ #uede ser
de,endida como necesidad y no como lujo de la ci+ili>ación cient5,ico%t;cnica3 7Sarlo, BCC$( BC&8.
/s #ara sal+ar una di,erencia :cr5tica: con este discurso normali>ador de los estudios culturales y su
sociologismo ada#tati+o 1ue algunos #re,erimos ha*lar, #or ejem#lo, de 2cr5tica cultural3. A mitad de camino
entre los estudios culturales, las ,iloso,5as de la deconstrucción, la teor5a cr5tica y el neoensayismo, la cr5tica
cultural se desli>a entre disci#lina y disci#lina mediante una #r=ctica ,ronteri>a de la escritura 1ue anali>a
las articulaciones de #oder de lo social y de lo cultural, #ero sin dejar de lado las com#lejas re,racciones
sim*ólico%culturales de la est;tica. La cr5tica cultural *usca e'#lorar los *ordes de mayor disgregación
institucional donde se ,ormulan ciertas #r=cticas y est;ticas 2menores3 7en sentido deleu>iano8, cuyo
registro de lectura :#or inesta*le, #or ,lotante, #or des+iado: no se a+iene *ien con las sólidas
catalogaciones del sa*er e,iciente 1ue #romue+e el em#irismo de los estudios culturales en su +ersión de
conocimientos a#licados 7Richard, BCCD( B&%BI!8.
Jero ni los estudios culturales 7como #royecto de reorgani>ación acad;mica del sa*er uni+ersitario8 ni la
cr5tica cultural 7como diagonalidad del te'to cr5tico 1ue recorre los intersticios de di+ersas ,ormaciones de
discurso8 cancelan la #regunta de cómo resol+er las tensiones entre tra*ajo acad;mico y #r=ctica
intelectual, es decir, entre la delimitada interioridad de la #ro,esión uni+ersitaria y los *ordes de inter+ención
e'tra%disci#linarios a #artir de los cuales am#liar socialmente la cr5tica a los ordenamientos *urocr=ticos y
mercantiles del neoca#italismo. Jor muy trans+ersales 1ue dise4en sus #royectos, los estudios culturales y
la cr5tica cultural #odr5an 1uedar reducidos a sim#les m=1uinas de conocimiento y lectura cuya hi*ride>
marca nue+os 2cam*ios de relación entre las disci#linas del cam#o intelectual3, #ero sin 1ue estos cam*ios
a,ecten necesariamente la trama +i+a de las interrelaciones cotidianas entre socialidad, #ol5tica y cultura,
1ue des*ordan el mundo de la cultura acad;mica 7Ro-e, BCC$)"( $8. Recorrer esa trama de interioridades
y e'terioridades acad;micas es tam*i;n un desa,5o #ara la cr5tica de la cultura en Am;rica Latina, y 1ui>=s
sea m=s ,=cil hacerlo a1u5 1ue en /stados ?nidos, donde la m=1uina de re#roducción uni+ersitaria
con,orma el #aisaje casi total en el 1ue se mue+en los intelectuales. Jareciera, e,ecti+amente, 1ue la
tensión entre 2intelectuales3 y 2sociedad3 o,rece a1u5 una mayor di+ersidad #r=ctica de articulaciones
#ro,esionales #or1ue 2los in+estigadores de Am;rica Latina com*inamos m=s ,recuentemente nuestra
#ertenencia uni+ersitaria con el #eriodismo, la militancia #ol5tica y social o la #artici#ación en organismos
#6*licos, todo lo cual #osi*ilita relaciones m=s mó+iles entre cam#os del sa*er y de la acción3 7Aarc5a
Canclini, BCCI( B8.
Acti+ar esta di+ersidad de articulaciones heterog;neas mediante una #r=ctica intelectual 1ue des*orde
el re,ugio academicista #ara inter+enir en los con,lictos de +alores, signi,icaciones y #oder 1ue se desatan
en las redes #6*licas del sistema cultural, ,ormar5a 1ui>=s #arte del #royecto de una cr5tica latinoamericana
1ue 2ha*la desde distintos es#acios institucionales y 1ue lo hace inter#elando a di+ersos #6*licos3
7Montaldo, BCCC( I8( una cr5tica 1ue *usca rom#er la clausura uni+ersitaria de los sa*eres cor#orati+os #ara
#oner a circular sus desacuerdos con el #resente #or redes am#lias de inter+ención en el de*ate #6*lico,
#ero tam*i;n una cr5tica +igilante de sus lenguajes 1ue no 1uiere mimeti>arse con la su#er,icialidad
medi=tica de la actualidad@ una cr5tica intelectual cuya +o>, entonces, se o#onga tanto al realismo #r=ctico
del sa*er instrumentali>ado de los e'#ertos como al sentido com6n del mercado cultural y a sus
tri+iali>aciones comunicati+as. 9ay es#acio #ara ensayar esta +o> y diseminar sus signi,icados de
resistencia y o#osición a la glo*ali>ación neoli*eral en las m6lti#les intersecciones dejadas li*res entre el
#royecto acad;mico de los estudios culturales y la cr5tica #ol5tica de la cultura.

Biblio+ra*ía
Ach6gar, 9ugo BCCD 2Leones, ca>adores e historiadores3 en Castro%Aóme>, Santiago y Mendieta, /duardo
7Coords.8 Teorías sin disciplina: latinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate 7M;'ico( ?ni+ersity
o, San <rancisco)Miguel Tngel Jorr6a /ditor8.
Barthes, Roland BCD& El susurro del lenguaje 7Barcelona( Jaidós8.
Casullo, Nicol=s BCCD Modernidad y cultura crítica 7Buenos Aires( Jaidós8.
Cornejo Jolar, Antonio BCC& 2Mesti>aje e hi*ride>( los riesgos de las met=,oras3 en Revista beroamericana
7Jitts*urgh8 NU BD!, julio%se#tiem*re.
Aalende, <ederico BCCI 2?n desmemoriado es#5ritu de ;#oca3 en Revista de Crítica Cultural 7Santiago8 NU BM,
no+iem*re.
Aarc5a Canclini, N;stor BCDC Culturas !íbridas" estrategias para entrar y salir de la modernidad 7M;'ico( Arijal*o8.
Aarc5a Canclini, N;stor BCCI 2Antro#olog5a y estudios culturales( una agenda de ,in de siglo3 Con,erencia en AAA
7San <rancisco8.
Aon>=le>, 9oracio BCCM 2Heor5as con nom*re #ro#io( el #ensamiento de la cr5tica y el lenguaje de los medios3 en El
ojo moc!o 7Buenos Aires8 NU M.
Aross*erg, La-rence@ Nelson, Cary and Hreichler, Jaula 7eds.8 BCC Cultural #tudies 7Ne- KorV)London(
Routledge8.
Fameson, <rederic BCCM 2Con,lictos disci#linarios en la in+estigación so*re cultura3 en $lteridades 7M;'ico8 A4o M,
NU ".
Mignolo, Galter BCCD 2Josoccidentalismo( el argumento desde Am;rica Latina3 en Castro%Aóme>, Santiago y
Mendieta, /duardo 7eds.8 Teorías sin disciplina: %atinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate
7M;'ico( ?ni+ersity o, San <rancisco)Miguel Tngel Jorr6a8.
Montaldo, Araciela BCCC ntelectuales y artistas en la sociedad argentina de &in de siglo 7Maryland College JarV8
GorVing Ja#er NU $.
Moreiras, Al*erto BCCD 2<ragmentos glo*ales( latinoamericanismo de segundo orden3 en Castro%Aóme>, Santiago y
Mendieta, /duardo 7eds.8 Teorías sin disciplina: %atinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate
7M;'ico( ?ni+ersity o, San <rancisco)Miguel Tngel Jorr6a8.
Morley, Da+id and Chen, Wuan%9sing 7eds.8 BCCI #tuart 'all: critical dialogues in cultural studies 7London(
Routledge8.
Ramos, Fulio BCCI 2/l #roceso de Al*erto Mendo>a( #oes5a y su*jeti+ación3 en Revista de Crítica Cultural 7Santiago
de Chile8 N BM, no+iem*re.
Richard, Nelly BCCD Residuos y met(&oras" ensayos de crítica cultural sobre el C!ile de la Transición 7Santiago(
Cuarto Jro#io8.
Ro-e, Gilliam BCC$)" 2La cr5tica cultural( #ro*lemas y #ers#ecti+as3 en )uevo te*to crítico 7Stan,ord ?ni+ersity8 NU
B$)B", julio%junio.
Said, /d-ard G. BCD& 2Cr5tica secular3 en Punto de +ista 7Buenos Aires8 NU C, diciem*re.
Sarlo, Beatri> BCC$ Escenas de la vida posmoderna" intelectuales, arte y videocultura en la $rgentina 7Buenos Aires(
Ariel8.
Sarlo, Beatri> BCC" 2Ol+idar a Benjamin3 en Punto de +ista 7Buenos Aires8 NU "M, octu*re.
Sarlo, Beatri> BCC& 2Los estudios culturales y la cr5tica literaria en la encrucijada +alorati+a3 en Revista de Crítica
Cultural 7Santiago de Chile8 NU B", no+iem*re.
$otas
X Licenciada en Literatura Moderna 7?ni+ersidad Jar5s 0Y%La Sor*onne8. Directora de la Re+ista de Cr5tica Cultural 7Santiago
de Chile8 y del Di#lomado en Cr5tica Cultural 7?ni+ersidad Arcis8. Directora del #rograma 2Jostdictadura y transición democr=tica
en Chile3 de la <undación RocVe,eller 7BCC&%!!!8. Directora de la serie 2Cr5tica y ensayos3 de la /ditorial Cuarto Jro#io en
Santiago de Chile. Aanadora de la *eca Auggenheim en BCCI.
/l #resente art5culo est= incluido en la com#ilación de Daniel Mato /studios latinoamericanos so*re cultura y trans,ormaciones
sociales en tiem#os de glo*ali>ación 7Buenos Aires( CLACSO8 junio de !!B.
B /n el ca#5tulo 2Joderes o*licuos3, N. Aarc5a Canclini se re,iere a ciertos con,lictos en torno a las de,iniciones de lo cultural y
anali>a, #or ejem#lo, las di,icultades :de #arte de la #ol5tica y de una cierta sociolog5a de la cultura: #ara entender el hecho de
1ue 2las #r=cticas culturales son, m=s 1ue acciones, actuaciones. Re#resentan, simulan las acciones sociales. PZQ Eui>=s el
mayor inter;s #ara la #ol5tica de tomar en cuenta la #ro*lem=tica sim*ólica no reside en la e,icacia #untual de ciertos *ienes o
mensajes, sino en 1ue los as#ectos teatrales y rituales de lo social +uel+en e+idente lo 1ue en cual1uier interacción hay de o*licuo,
simulado y di,erido3 7Aarc5a Canclini, BCDC( MI%M&8.
Jara una re+isión de conjunto de las #ro*lem=ticas lan>adas #or el #royecto de los estudios culturales, +er Aross*erg, Nelson y
Hreichler 7BCC8, y Morley y Chen 7BCCI8.
M 9. Ach6gar se4ala, #or ejem#lo, cómo 2el lugar desde donde se lee en Am;rica Latina est= nutrido #or m6lti#les memorias 1ue
se llaman Auam=n Joma, Atahual#a, el 0nca Aarcilaso, Bol5+ar, Artigas, Mart5, 9ostos, Mari=tegui, Horres Aarc5a y muchos otros Py
cómoQ el marco teórico de los estudios #oscoloniales 1ue intenta construir un su#uesto nue+o lugar desde donde leer y dar cuenta
de Am;rica Latina no sólo no toma en consideración toda una memoria 7o un conjunto #ol;mico de memorias8 y una 7o m6lti#les8
tradición7es8 de lectura, sino 1ue adem=s as#ira a #resentarse como algo distinto de lo reali>ado en nuestra Am;rica3 7Ach6gar,
BCCD( &C%D!8.
$ /n +arios de sus tra*ajos, G. Mignolo ensaya rearticulaciones cr5ticas del cruce teórico entre 2descoloni>ación3 y
2#oscolonialismo3, des#la>ando ese cruce hacia la noción de 2#osoccidentalismo3 7+er Mignolo, BCCD( MB%"D8.
" Yer, #or ejem#lo, Sarlo 7BCC"( BI%B&8. /n otro tono, N. Casullo #artici#a tam*i;n de este reclamo( +er Casullo 7BCCD( $M%I"8.
I 2/l latinoamericanismo P,uncionaQ como a#arato e#ist;mico a cargo de re#resentar la di,erencia latinoamericanaP(Q a tra+;s de la
re#resentación latinoamericanista, las di,erencias latinoamericanas 1uedan controladas, catalogadas y #uestas al ser+icio de la
re#resentación glo*al3 7Moreiras, BCCD( I"%I&8.
& R. Barthes critica 2la sim#le con,rontación de sa*eres es#eciales PcomoQ cosa re#osada3 #ara de,ender :#or el contrario: el
momento 2cuando se deshace la solidaridad de las antiguas disci#linas, 1ui>=s hasta +iolentamente PZQ en #ro+echo de un o*jeto
nue+o, de un lenguaje nue+o3 7BCD&( &"8.