You are on page 1of 3

LA FALTA DE SAPIENCIA

Ivette Loredana Segarra Morlás
Profesora: Zenaida Alcívar
Paralelo: N
o
26
Fecha: 18/Agosto/2014

La falta de sapiencia
Como bien sabemos, la cultura Ecuatoriana ha estado decayendo, en el
libro “Memorias de Andrés Chiliquinga” del autor Carlos Arcos Cabrera, nos
señala en varias ocasiones que el personaje principal a pesar de que él era el
responsable de dirigir una organización indígena, tenía poca cultura, tanto al
hablar, como al expresarse de temas interesantes de nuestro Ecuador. La
sapiencia de nuestra cultura es muy escasa, hasta hacer el intento de aprender
de nuestra cultura tiene un arduo trabajo, a pesar de que muchos habitantes
saben de lo que ha pasado en el Ecuador, se quedan con lo que saben sin
instruirse mejor. La sorprendente Falta de cultura hace que futuras generaciones,
se opaquen con la ignorancia.


El autor del libra ya antes mencionado, nos señala en varias escenas como
a este protagonista le formulan preguntas acerca de nuestras culturas el solo
sabe responder una información incompleta. Este al hablar de Otavalo o de
cualquier cosa preguntada concluía diciendo “o algo así”, sin estar seguro de lo
que le estaba respondiendo de la pregunta formulada.


Sabiendo que esto no es solo la ilustración de un autor, también sucede
con todos los habitantes del Ecuador, incluyéndome, la cultura no es algo que
sobre sale en mí, pero en las circunstancias en la que nos encontramos con la
poca cultura que tenemos todos los ciudadanos, he tenido que reforzar mis
conocimientos para poder tener el valor de escribir este ensayo.


El saber de nuestra cultura influye bastante en el diario vivir, conociendo
que la cultura no solo es la falta de sabiduría en lo ocurrido en el pasado del
Ecuador, también abarca la educación moral y ética, pero a mi parecer y al de
muchos la más importante es sobre la ignorancia presente de nuestra historia,
porque a muchos se les olvida de donde provenimos, y al viajar a otros países, no
se muestran lo que en realidad son, como también nos expone el libro antes
mencionado, Maldonado le dice a Andres: “Las alpargatas no representan de
dónde vienes”; en realidad es un poco desacertado el comentario, cuando lo que
más nos representa a nosotros los Ecuatorianos es eso; por este motivo es que
los niños de hoy se acomplejan y hasta se avergüenzan de vestir estos trajes, que
incluso son fabricados de nuestra materia prima y mano de obra, utilizándolos
solo como un disfraz, al momento de representar en algún programa o evento,
caracterizando así a las culturas Ecuatorianas.


La vestimenta no nos hace ni nos deshace, pero destruye nuestro amor al
nacionalismo, también provocando discriminación y rechazo a nuestra misma
raza, todo esto por el uso de la vestimenta que hoy llamamos “la vestimenta
indígena” o “traje típico”; ¿Por qué por un momento no nos olvidamos de la moda
internacional?, ¿Por qué no nos dedicamos a instruirnos mejor sobre nuestra
historia?, pero la respuesta es simple, es porque no nos damos cuenta de que
tenemos un pasado llamado Atahualpa e Inca, piensan que la mezcla con los
españoles, ya tienen sangre de la realeza.


Esto en realidad es sorprendente la falta de desinterés que le tienen al
Ecuador, teniendo mucho que relatar a nuestras próximas generaciones, ¿De qué
llenaran su conocimiento?, tan solo esperan a que aprendan lo que enseñan en la
escuela y colegio, ¿Por qué mejor no concientizarnos y comenzar a aportar
conocimiento a los demás?, comencemos a auto educarnos, y, tomar interés y
amor sobre nuestra patria, nuestra historia, que cuando estemos fuera de nuestro
país, tengamos la cara en alto y sentir orgullo de nuestro país, de nuestro origen,
y conforme a lo que sabemos, responder lo que nos peguntan acerca de nuestra
historia; recordemos siempre que la mejor sabiduría que puede tener el ser
humano es la cultura que lleva consigo.