You are on page 1of 5

Ambiente Sedimentario Marino

Los ambientes sedimentarios simplemente son los medios en donde se acumulan sedimentos, los cuales se
consolidan formando de esta manera un determinado tipo de roca sedimentaria. Según sean los factores que
rigen al medio, y que más adelante veremos, darán una roca con características propias que las diferenciaran
de otras de su mismo tipo.

Para comenzar debemos indagar en lo que es una roca sedimentaria?: estas son rocas compuestas por
partículas o fragmentos de otras rocas preexistentes, las cuales fueron disgregadas por efecto de agentes
(agua, viento, hielo, calor), y posteriormente transportadas y depositadas en una cuenca generalmente. En el
siguiente esquema se muestra el proceso de formación:



Teniendo claro lo que es una roca sedimentaria, entraremos en el tema de la entrada, los ambientes
sedimentarios, estos se clasifican en tres grupos: marinos, transicionales y continentales. Los cuales son
definidos y condicionados por factores como veníamos comentando y que se muestran en el siguiente
esquema:


Cada uno de estos condicionan al tipo de roca sedimentaria a formarse, por lo tanto es comprensible la
diversidad dentro de los ambientes sedimentarios. Partiendo de los antes dicho, comenzaremos con
elambiente sedimentario marino el cual es el objetivo de esta entrada.

Este medio esta comprendido por los océanos del planeta, cuyas cuencas son las receptoras finales de los
materiales transportados por los agentes, en este punto tienen ocurrencia dos tipos de sedimentación, una
clástica dominada por materiales terrígenos provenientes de los continentes, y otra bioquímica dominada por
la precipitación de carbonatos.
Estos se desarrollan en distintos puntos batimétricos en los océanos: plataforma continental, márgenes
continental (talud) y zonas profundas (abisales). Veamos cada una de ellas:

Plataforma continental: Se extiende por toda la plataforma de los continentes, desde en borde de la zona
submareal. Una de sus características es la fuerte dispersión a que están sometidos los sedimentos por la
acción del oleaje, mareas, corrientes marinas y tormentas. La litología es muy variable, predominando las
arenas en las zonas mas agitadas y próximas a las zonas de aporte (costas), y limos y arcillas finas en las
zonas más alejadas y en calma. En las zonas más alejadas de la costa, o de los lugares de aportación de los
sedimentos, son frecuentes largos episodios de interrupción o atenuación de la sedimentación, y acusa en un
endurecimiento de la superficie del sedimento, los suelos endurecidos o hard ground, generalmente
acompañados por procesos de diagénesis, pudiendo estar representados, en pequeños espesores, grandes
periodos de tiempo, llamándose estas delgadas sucesiones series condensadas. Las secuencias están, al
igual que en la sedimentación litoral, con la que enlazan lateralmente, muy influenciadas por procesos de
transgresión y regresión. En su conjunto la sucesión de una serie transgresiva y regresiva definen un ciclo
sedimentario.



Márgenes continentales (talud): En el exterior de la plataforma continental se encuentran estos ambientes de
talud y marino profundo, que por la distribución de facies depositadas y mecanismos de aportación de
sedimentos son mas conocidos como ambientes de abanicos submarinos o de turbiditas. Son sedimentos que
por la acción de corrientes, oleaje, tormentas, etc., llegan al borde de la plataforma donde son empujados, a
veces sencillamente por inestabilidad mecánica, hacia el exterior de la plataforma, abriéndose camino por los
cañones submarinos, y llegan a la base del talud desde donde se extiende en forma de abanicos por el fondo
marino hasta que se atenúa la corriente densa, corriente de turbidez, que los ha introducido con diversos
mecanismos de transporte en masa.

Zonas profundas (abisal): En éste la sedimentación es poco intensa y hacia el interior de los océanos van
desapareciendo paulatinamente los depósitos más antiguos, debido a que puede aparecer corteza oceánica
de edad posterior a los sedimentos considerados. La mayor parte de los sedimentos en los fondos oceánicos
son pelágicos y de composición orgánica silícea o arcillosa terrígena. Sobre los dorsales, la sedimentación en
poco importante, y compuesta casi exclusivamente de restos de productos volcánicos y material muy fino
arcilloso y silíceo (éste de procedencia orgánica ) que llega hasta en interior del océano en suspensión (
material pelágico).



Para finalizar este resumen, se presentan cuadros sobre los dos tipos de sedimentación presente en los
ambientes sedimentarios marinos, en cada uno se caracteriza el ambiente, el agente actuante, el tipo de
sedimento y los procesos orgánicos que tienen lugar:



Ambiente Lacustre
Los lagos se pueden formar en cualquier región de la tierra, y en áreas con características
climáticas netamente diferentes. Por esta razón, más que de un solo ambiente lacustre sería
correcto hablar de varios ambientes, cada uno con características sedimentarias propias. Muchos
son los factores que determinan el ambiente deposicional de un lago; entre ellos, las condiciones
climáticas, las condiciones hidrológicas e hidroquimicas y el tipo de aportación.
Resulta de gran interés el régimen térmico, en cada lago es posible distinguir tres zonas térmicas
superpuestas. La superior o epilimnion es caliente y con abundante vida orgánica, y la inferior o
hipolimnion es más fría, con temperatura constante o decreciente hacia el fondo y con vida escasa
o nula; el epilimnion puede llegar hasta un máximo de 20 m.
Estas dos zonas están separadas por una zona más estrecha, llamada termoclina, a lo largo de la
cual el cambio de temperatura es rápido e imprevisto.
Dicha zonación térmica es constante solo en los climas donde la temperatura del aire es siempre
mayor o siempre mayor o siempre menor de 4°C (es la temperatura que corresponde a la máxima
densidad del agua). En caso contrario, la consecución de esta temperatura límite provoca una
mayor densidad del agua superficial, que se desplaza hasta el fondo, mezclando toda la masa.
Este proceso es fundamental para la vida orgánica del lago, que, por su causa, puede verse
afectada por una mortalidad masiva. En lagos pobres en oxigeno, la masa acuosa mezclada puede
llevar la vida al fondo, impidiendo la restauración de condiciones reductoras.
Por lo que respecta los ambientes sedimentarios, las cuencas lacustres se pueden subdividir,
fundamentalmente, en lagos permanentes y lagos efímeros.
En lagos permanentes se generan sedimentos diferentes según las características climáticas de
las áreas donde se encuentran; en clima húmedo o templado, con abundante aportación terrígena,
se encuentran lagos con sedimentación terrígena. Con el aumento de la aridez y la disminución de
la aportación terrígena, se encuentran lagos con sedimentación carbonatico-terrígena y
carbonatico-organogena.
En los lagos terrígenos la sedimentación se diferencia de acuerdo con la distancia de la línea de
costa y la posición de los afluentes. Los depósitos de costa, muy frecuentes, están formados por
arenas de selección de buena a muy buena y laminación inclinada hacia el lago. En
correspondencia con los afluentes se forman deltas lacustres, que, en caso de una larga
permanencia del nivel del agua, forman una estructura morfológica y sedimentaria bien definida; se
pueden reconocer depósitos de techo (top set), paralelos a la superficie del lago; de pendiente
(fore sets), muy inclinados hacia el centro de lago; y de fondo (bottom sets), paralelos al fondo de
la cuenca. Estos últimos están entremezclados con los depósitos típicos del fondo del lago, es
decir, arcillas bien estratificadas, tal vez ricas en sustancias orgánicas; en especiales condiciones
climáticas también pueden presentarse sedimentos varvados.
En los lagos con depósito carbonatico-terrígeno se pueden encontrar incrustaciones y pináculos
de algas, travertinos y calizas organogénicas (el material orgánico es proporcionado por moluscos
de agua dulce) en la parte con agua más baja, y calizas porosas y margas poco coherentes, en
transición a arcillas, en la parte mas profunda. Finalmente, es el ultimo tipo, con sedimentación
carbonatico-organogénica, en las partes más profundas tiene lugar la disposición de sustancia
orgánica en condiciones reductoras; son típicos de estos lagos los depósitos sapropeliticos
derivados de la reducción bacteriana de restos de plantas.
Los lagos efímeros se hallan preferentemente en las zonas desérticas. En ellos el proceso
sedimentario esencial es el químico; por lo tanto, se generan depósitos evaporiticos donde las
sales más comunes son sulfatos, carbonatos, cloruros y nitratos. La precipitación evaporitica
también puede producirse cuando estos lagos están secos: es el caso de las sabkha de los
desiertos cerrados, donde las sales contenidas en soluciones capilares transpirantes del terreno se
depositan en los intersticios del sedimento.
Los ambientes lacustres son de breve duración en la escala geológica. En climas templados, en la
fase terminal de su llenado se puede instaurar un ambiente especial, el del pantano, caracterizado
por un intenso desarrollo de vegetación acuática en aguas poco profundas. Los depósitos que se
generan son muy ricos en material orgánico derivado de la descomposición de la sustancia vegetal
y pueden dar lugar a acumulaciones de turba y, en los casos más afortunados, donde los pantanos
tienen una larga duración en el tiempo, de carbón.