You are on page 1of 2

Información tomada del ensayo “reflexiones sobre la eutanasia” realizado por Eduardo morales

:
decano de la facultad de derecho de la universidad de la Sabana.

Universidad de Cartagena
Facultad de medicina
Marcelo de Jesús Carpio Bossio
Bioética

EUTANASIA
En la actualidad se ha venido presentando una controversia a nivel universal sobre la aplicación de
la eutanasia en el manejo de pacientes terminales, dicha controversia ha perturbado los valores
humanos, cultuales y sociales, pero de manera especial ha alterado los principios médicos que han
regido por un largo tiempo: el valor ilimitado de la vida humana y la lucha incansable contra la
enfermedad, ya que no hay ningún tipo de argumento que pueda justificar el hecho de quitarle la
vida a un ser humano aunque éste sea un enfermo grave con un corto tiempo de vida restante;
además esta controversia se realiza con base a dos conceptos el de los que están a favor de su
aplicación y de los que no, particularmente yo no estoy de acuerdo con esto ya que, es una
homicidio como tal, y los seres humanos no tenemos derecho a privar de la vida a ninguno de
nuestros hermanos, y estoy a favor de que la eutanasia se juzgue moral y jurídicamente bajo el
cargo de homicidio, aquellos que están a favor de la eutanasia son personas que se olvidan que
cada vida es única e irrepetible, que cada vida tiene su valor absoluto y que si una sola vida no
fuera importante ninguna lo seria, es decir por defender el derecho a la muerte digna se han
olvidado de la dignidad humana.
Aquellos que están a favor de la aplicación de la eutanasia han utilizado varias expresiones para
sugestionar a la comunidad y así hacer posible su aplicación como por ejemplo: “la calidad de vida
del enfermo terminal”, “la libertad de morir a voluntad” entre otras. Esto lo hacen solo con fines
utilitaristas de ahorrarse el esfuerzo y reducir los costos de los equipos utilizados para el
sostenimiento del paciente olvidándose cualquier persona sin importad su estado de salud debe
tener la oportunidad de vivir en plenitud y con gran lucidez si así lo desea sus últimos días, se han
visto mucho casos de personas que estando moribundas, y padeciendo todo tipo de dolores han
disfrutado de sus últimos días; la muerte hace parte de la vida de toda las personas, solo necesitas
estar vivo para morirte, pero cuando estas moribundo, nadie puede ponerse en tu lugar, ni
siquiera intentar comprenderte por mucho que lo intenten no lo conseguirán, ya que nadie puede
morirse por ti; la muerte esta relacionada con el tipo de vida que llevábamos y con nuestras
actitudes en todo el transcurso de nuestra vida, estas actitudes son las que determinaron todas
nuestras experiencias ya sea que hayan sido gratas o mortificantes, y estas experiencias
determinan nuestra forma de afrontar a la muerte cuando estemos en la fase terminal, la atención
a los pacientes en fase terminal es la principal función de los médicos pero estos no poseen en su
mayoría la información necesaria para hacerlo ya que dentro de su preparación profesional no se
les enseña a tratar a un paciente en estado terminal, solo le enseñan los procedimientos
necesarios para mantener vivo al paciente, sin tener en cuenta el estado emocional de este.
Información tomada del ensayo “reflexiones sobre la eutanasia” realizado por Eduardo morales:
decano de la facultad de derecho de la universidad de la Sabana.

Aparte de criticarse a la eutanasia por violar el derecho a la vida, también la debatimos con
respecto al concepto de dignidad, como sabemos la palabra dignidad hace referencia a un valor
absoluto, intransferible que poseemos desde que nacemos hasta que perecemos, ya que en la
praxis de la medicina y en el aprendizaje se da en la mayoría de los casos una desconocimiento de
la dignidad como dice el medico Fernando Sánchez torres, miembro del tribunal Nacional de Ética
Medica en su conferencia “reflexiones en torno al derecho de morir dignamente. La eutanasia”: el
hecho de no aspirar a vernos en una situación que inspire lastima y compasión ante los ojos de los
demás, desarrolla una actitud frente a la vida denominada dignidad, y si en verdad nos estimamos
jamás aspiraremos a que sientan lastimas por nosotros debido a nuestro dolor; pero así como
tenemos derecho a una vida digna también tenemos derecho a morir dignamente. Vemos como el
medico citado confunde a la dignidad con la altivez al momento de determinar que la muerte debe
ser digna al igual que la vida: en la cual se presume que se gozan de todas las necesidades
primarias y secundarias; fuera de esto vemos también como en la actualidad se habla de vivir con
dignidad, como uno de los derechos humanos que esta íntimamente ligado a la vida y que hace
referencia también al extremo opuesto de la vida que es la muerte; los médicos pueden llegar a
ser tan arbitrarios y aplicar la eutanasia a un paciente en fase terminal si no conocemos el sentido
que éste tiene de su existencia, afianzando el concepto de muerte digna pero dejando de lado al
concepto de la dignidad humana, aquellos que están promocionando la aplicación de la eutanasia
deberían, en vez de ver al paciente solo como un cuerpo de carne y hueso con funciones orgánicas
que cuando se encuentran muy dañados y no pueden repararse debe ser eliminado o reciclado,
deberían verlo como otro ser humano igual a ellos con los mismos derechos y deberes que merece
una oportunidad de seguir viviendo, vemos como en la actualidad una de las alternativas mas
usadas en casos de este tipo es la de la implementación de la eutanasia y así evitarle el dolor y el
sufrimiento al paciente. La eutanasia puede presentarse de tres formas: eutanasia positiva o activa
(en quitarle la vida al paciente utilizando algún fármaco), eutanasia negativa o pasiva (es la
omisión de los medios que mantienen vivo al paciente) y la eugenésica (consiste en la eliminación
de los miembros de la sociedad que son reconocidos como escoria, etc.), no importa el tipo de
eutanasia que usemos el resultado siempre será el mismo: la muerte del paciente, esta practica
poco ortodoxa, cada vez se esta enfatizando mas y mas, llegando hasta el punto de querer
legalizarla si es que ya no se ha hecho y es por esto que se da la controversia, respeto las posturas
de aquellos que la apoyan, pero yo la rechazo rotundamente y espero respeten mi punto de vista,
y reflexionen sobre lo que estamos haciendo recuerden “ cada persona tiene derecho a pasar sus
últimos días de la manera que le parezca, sin importar la gravedad de su estado y nadie tiene la
autoridad para decirle lo contrario” valoremos la vida de los demás así como queremos que las
nuestras sean valoradas.