You are on page 1of 8

El juego: escena primordial en la infancia

por Alicia Sabó
“La ocupación favorita y más intencional del niño es el juego. Acaso sea
lícito afrmar que todo niño que juega se conduce como un poeta, creándose un
mundo propio, o, más
eactamente, situando a las cosas de su mundo en un orden nuevo, grato para !l.
"#$ %oma muy en serio su juego y dedica en !l grandes afectos. La
an&tesis del juego no es gravedad, sino realidad. 'l niño dis(ngue muy )ien la
realidad del mundo y su juego,
a pesar de la carga de afecto con que lo satura, y gusta de apoyar los o)jetos y
circunstancias que imagina en o)jetos tangi)les y visi)les del mundo real. 'ste
apoyo es lo que a*n diferencia el “jugar+ infan(l del “fantasear+." S. Freud)
Cuando vemos la escena de un bebé con su mamá o su papá compartendo un
momento de juego, suele dibujársenos una sonrisa en el rostro y algo de esa escena nos
conmueve y miles de imágenes y sensaciones rondan nuestro cuerpo y nuestra mente. A su
vez, estas escenas despiertan en nosotros algunos interrogantes:
¿Cuál es la importancia del jugar en el niño peueño!
¿"ué #unci$n cumple el juego de un bebé con sus papás!
% en la escuela, en el jard&n o en la primera e'periencia preescolar: ¿(igue siendo
importante el juego! ¿)or ué! ¿Cumple alguna #unci$n all&, en ese nuevo escenario, con
otros!
¿*endr&a ue involucrarse la maestra en esa escena l+dica!
¿C$mo y porue tendr&a ue ,acerlo!
-s sabida o supuesta la importancia del jugar para un niño peueño. .os primeros
juegos de un bebé son auellos ue suceden en el encuentro con el cuerpo de su madre. -ste
mira, toca y e'plora la cara y el cuerpo de su mamá mientras se alimenta y escuc,a la melod&a
de su voz, sonidos ue representan como ecos, su amor.
Acaricia la mano, el brazo, el pelo de la madre y as&, como en un espejo, se va
reconociendo placenteramente en ese primer re/ejo de s& mismo ue es, el rostro materno.
(in embargo, esta escena puede darse siempre y cuando ella, a su vez, se re/eje en él, en 0su1
bebé.
2ebe encontrarse all&, re/ejada en ese rostro, en ese peueño cuerpo y sus
movimientos, en un detalle, o una mueca, percibiendo y 0leyendo1 a los mismos como gestos
3como movimientos dados a ver a ella4, resultando as& como re/ejos de algo suyo, #amiliar,
espejos de s& misma.
)oco a poco, y siempre ue sea ,abilitado por la madre, va entrando en escena su
padre 3o uien ejerza el #uncionamiento de la #unci$n paterna4. 2e este modo se ampl&a y
multplica el universo de espejos, ue irán armando las representaciones en donde cada uno
de ellos, se encontrarán re/ejados.
-llos, los papás, en sus nuevos roles5#unciones en construcci$n.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
>l, el bebé, a+n con#undido entre variadas y entremezcladas sensaciones, cambios
posturales, m+ltples olores, sonidos e imágenes, pero siempre mirado, ,ablado, tocado y
espejándose en esos ?tros signi@cantes ue lo antcipan en el por5venir de su subjetvidad.
Ambos, en una escena nueva, donde en esa emoci$n, sats#acci$n, preocupaci$n,
asombro se produce un re/ejo doble, encuentro donde se ven re/ejándose 3como en un doble
espejo4.
All&, los padres reconocen algo de s& mismos en el bebé y a su vez su bebé se encuentra
en esa mirada ue lo mira, nombrándolo como ,ijo y a ellos como padres, escena donde la
terceridad desdobla los re/ejos.
-l niño poco a poco va ampliando su campo de e'periencia, juega con el cuerpo de los
otros, e'plora su cuerpo, va descubriendo los objetos y deberá ir abordando e invistendo
libidinalmente las dimensiones del espacio y el tempo, en una escena compartda y sostenida
por auellos ?tros signi@cantes, los cuales le 0donan1 sus e'periencias subjetvas, en escenas
de amor y demanda cotdianas.
-stos primeros juegos corporales en la escena del entre5dos, le permiten ir
consttuyéndose como niño5 ,ijo5 sujeto deseante.
Esteban Levin e'plica acerca de estas primeras escenas, en su libro 0.a in#ancia en
escena. Consttuci$n sujetva y desarrollo psicomotor1 lo siguiente:
“Los movimientos re,ejos por sí mismos y en sí mismos no generan una
-uella, una memoria, en tanto marca primordial que funda la su)je(vidad, ya que
las caracterís(cas fundamentales de ellos son la rapide. y el automa(smo del
fenómeno, la iden(dad de la reacción motri. "el es&mulo siempre produce la
misma respuesta$ y el carácter involuntario de la reacción.
Antes del sujeto por venir, de esa marca, de esa inscripción, -ay sonidos,
-ay sensaciones propio e interocep(vas, sensaciones cenest!sicas, -ay sinergias
automá(cas, -ay lo que Lacan llamó “Lalengua+ "todo junto$, -aciendo referencia
a ese c*mulo de sensaciones, sonidos y es&mulos que no están todavía ligados,
que no -an sido ar(culados en una red signifcante.+
Al nacer, el bebé es prematuro tanto en su imagen como en su esuema corporal, es
decir ue ambas deben consttuirse. )ara ello, los padres antcipan simb$licamente, ante cada
producci$n de su ,ijo, un verdadero acto, una producci$n con un sentdo subjetvo, +nico y
partcular. )ara ellos cada movimiento se consttuye en gesto 3movimiento dado a ver a un
otro4, cada sonido se trans#orma en mensaje dirigido a ellos, listo para decodi@car, para
comprender desde esa nueva subjetvidad naciente, desde esa nueva relaci$n e'traña por
momentos pero mágica, en cuanto a lo enigmátco, a lo indesci#rable y a lo novedoso de la
e'periencia vivida, esa ue s$lo e'iste en ese espacio +nico entre ellos y su bebé5,ijo.
2e este modo, por ejemplo, cuando un bebé e'perimenta con su cuerpo cambios
posturales, incluso los producidos por un re/ejo neurol$gico, sus padres le antcipan un
sentdo, no pueden dejar de ver algo nuevo creándose, le suponen a ese movimiento una
nueva conuista, un aprendizaje naciente y lo nombran como tal. 0A"ué lindo eso ue ,icisteB
¿.e mostramos a papá!1 .e pregunta la mamá, mirándolo @jamente a los ojos.
? 0¿"ué pas$! ¿*e molest$ algo en esa panza!1. .o interroga su papá ante un sonido
uejoso de su bebé, mientras está en sus brazos.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
-l niño as&, ueda capturado en el deseo parental, en el doble espejo deseante, ue va
generando nuevas demandas ,acia él, artculándolas y encadenándolas una a una con las ue
se ,an ido #ormulando ,asta ese momento.
Primeras imitaciones en la infancia
“/acer es, despu!s de -a)erlo tenido todo, carecer s*)itamente de todo, y en
primer lugar del ser. "# $ 0e sa)e de -ec-o que la suerte del -om)re es la de nacer
prematuramente, y que de)e su fuer.a a su de)ilidad, fuer.a que es fuer.a de la
de)ilidad, es decir, pensamiento.+ (M. Blanchot)
.os niños van armando su imagen y esuema corporal a medida ue van 0,aciendo1,
produciéndose escenas en escenarios donde se encuentran su cuerpo y los ?tros. As& se va
artculando lo real, lo imaginario y lo simb$lico, anudándose en esa relaci$n singular.
-stas escenas van dejando sus marcas, ,uellas ue generan acontecimientos de tal
envergadura ue producen como consecuencia, la posibilidad de ir apropiándose de su cuerpo
en producci$n, en una dialéctca adentro5a#uera, conocimiento5 desconocimiento, propio5
ajeno, donde se juega el deseo de los ?tros, adultos ue lo aman y antcipan lo ue será y
producirá, demandándoselo, suponiéndolo antcipadamente sujeto, motorizado por deseos
inconscientes 3ue van más allá de lo pedido5 sabido y pensado por los padres4.
-n esa escena y escenario se encuentran madre e ,ijo, enredados en una e'periencia
compartda, &ntma, donde los cuerpos, sensibles, se trans#orman en ve,&culos donde /uyen
imágenes, palabras, deseos y nuevas representaciones, #ruto del acontecimiento signi@cante y
marcante, ue genera ese encuentro entre5dos.
-n esa complicidad los niños con@guran su e'periencia in#antl y los padres transmiten
más allá de un conocimiento, un saber ue, artculado al deseo y amor parental, se consttuye
en auello ue se dona, don ue consttuye as& la ,erencia más simb$lica.
“'stas primeras imitaciones tónico1 posturales comien.an a anudar el
movimiento corporal del infante a la mirada, al toque y a la postura del 2tro. 3ero
tam)i!n son un punto de anclaje de la propia mirada del niño, ya que es por ella y
en ella que estas imitaciones se reali.an. 'n ese puro movimiento mim!(cos e
instaura un plus, un “más allá+ de lo motor, delineado por ese ida y vuelta del
funcionamiento imita(vo donde el movimiento corporal se inviste, se li)idini.a, se
inscri)e en la dimensión del placer del funcionamiento posturo1motor. "#$
Llega un momento "alrededor de los tres meses$ en que las imitaciones se
silencian, para retornar, luego de este período, como imitaciones más complejas,
imitaciones diferidas, o directamente sin la presencia de ning*n (po de modelo o
referente eterno+. (Esteban Levin)
Escena 1: Mam ! su beb"# de un mes de vida.
.a mamá baña a su ,ijo, en una peueña bañera, donde /ota un delCn de juguete ue
es un term$metro, ue 0cuida1 la temperatura del agua. -lla lo sostene con su brazo a lo largo
de su espalda, cuidando el sostén ce#álico y dejando libres los miembros superiores e
in#eriores. Con la otra mano, va arrojando agua sobre todo su cuerpo, r&tmicamente,
mojándolo.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
-l bebe /ota, mueve con libertad sus brazos y piernas, ,ay un silencio amoroso ue
por momentos se rompe ante alguna pregunta ue ella le #ormula: 0¿*e gusta! ¿-stás
calentto! "ué bien se te ve a,& /otando, ¿e,!1. -l bebé la mira @jamente, no deja de mover
suavemente sus brazos y piernas, y su boca realiza peueños movimientos, acordes a los ue
ella, como espejo, le o#rece.
(e los nota plácidos a los dos, embelezados en una escena en la ue e'isten ambos,
cada uno desde otra posici$n subjetva, asimétrica, donde ella arma la escena y el escenario
ue sostene, antcipando all& un sujeto ue la comprende, ue la ama.
-l bebé está en calidad de sujeto para la madre, aunue ella sea imprescindible para
ue el e'ista como tal, todav&a. -l ,a comenzado el camino de las imitaciones, peueñas5
grandes e'periencias compartdas. -scena de consttuci$n subjetva para el niño, y escena
donde el ?tro 0dona1 su e'istencia en pos de la subjetvidad naciente de su bebé.
-scena de imitaci$n precoz, imprescindible para sostener la ilusi$n y antcipadora de
muc,as otras ue vendrán.
$ascinaciones precoces en la infancia.
Escena %: Pap ! beb" de un mes ! medio de vida.
.a mamá está en la escena, pero detrás de una cámara de @lmar. -n la escena se
encuentran padre e ,ijo. .a madre los @lmaD en silencio.
Con tan s$lo un mes y medio de vida, el bebé es convocado a conversar.
0¿C$mo estás!1, pregunta el padre a su bebé, mientras lo mira intensamente y lo
sostene con su brazo por debajo de su espalda y su cabeza, apoyándose los dos, en un sill$n
del living. Eientras, están rodeados de otros #amiliares, ue realizan distntas actvidades en el
mismo ambiente, ue conversan entre ellos, ue se mueven de acá para allá.
-l bebé5 ,ijo mira sostenidamente a los ojos a su papá, uieto y en silencio. -l padre
vuelve a decir5le: 0¿"ué tal c,é! ¿-stás bien acá!1. -n ese momento el padre recibe una
pregunta de un adulto ue se encuentra a su lado. -l, sin dejar de mirar a su ,ijo, contesta la
pregunta del adulto. (e sonr&e, ,abla y gestcula dirigiendo su rostro y su gestualidad #acial
,acia el bebé, con la misma intensidad ue sus palabras responden al otro, ue esta #uera de
esa escena intma, de a dos.
(e produce un momento intenso y disociado a la vez. .as palabras están en relaci$n a
otro5 adulto, sin embargo la escena y la intmidad, uedan remitdas al papá y su bebé. -ntre
ellos circulan miradas, sonrisas y gestos ue se entrelazan ininterrumpidamente, en un doble
espejo. -ste, a su vez, es sostenido5 acompañado por la mirada de la madre, a través de la
cámara de @lmar y en un respetuoso y #ascinado silencio.
)or momentos, se escuc,a una risa de ella, ante la escena disociada pero #ascinante
ue está viendo y @lmando. )ero, ¿ué es lo ue ve!
A un padre atrapado por su bebé, por una sensibilidad ue lo convoca y a su vez
convocando apasionadamente a su ,ijo, ue ueda anclado en la mirada y el cuerpo de su
padre y ue logra, all&, responder a su demanda, y ue comienza a imitar sus movimientos
#aciales, m&micas primeras ue impactan en él, #ascinándolo.
*odo el movimiento circundante no logra romper este ,ec,izo.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
-l bebé mira @jamente los ojos de su papá, mueve la boca al ritmo de las palabras ue le son
dic,as a otro, pero ue no dejan de serles o#recidas a él, como o#renda de amor.
Ante la risa del papá 3por auello ue le pregunta otro4, el bebé esboza una sonrisa, y
en espejo, re/eja ese gesto consttuyéndose as& una imitaci$n precoz en esa in#ancia naciente.
-l padre sigue su despliegue de sonidos y movimientos, siempre sosteniendo la escena y el
cuerpo del bebé. (e sorprende de esa mueca, dándole un sentdo amoroso y comentando:
0A,, ¿te re&s!1.
-l padre llama a la madre a verlos, a pesar de ue ella ya lo está ,aciendo, la invita a
detenerse en esa sonrisa, convocándola a la con@rmaci$n de esa escena ue esta vivenciando
con su bebé, con el ,ijo de ambos, pareja ue a,ora, se ,a convertdo en #amilia. -lla los mira y
r&e sonora y ampliamente al ver esa escena de amor, desplegándose #rente a ella y de la ue es
parte imprescindible.
-se ,ijo es creaci$n de ambos y trans#orm$ su relaci$n de pareja. A,ora a cada
encuentro de a dos se suma un v&nculo nuevo, triangular, y all&, en esa escena de a tres, todos
se ven re/ejados en un juego de espejos ue no cesa de circular. .a madre se incorpora as& a
esa escena y de esa manera, rea@rma lo ue ven&a sucediendo.
-sas imitaciones precoces del niño #rente a la mirada y a la gestualidad deseante de su
padre, van anunciando y antcipando a un sujeto porvenir, sujeto ,ijo5 niño en consttuci$n
3aunue para ellos, ya lo es.4
As&, en este vasto campo e'periencial ligado a ?tro signi@catvo, es como el niño va
ampliando su campo relacional y representacional donde se va produciendo su construcci$n y
consttuci$n como sujeto de deseo, partendo de esos primeros v&nculos primarios F #amilia F
para ir e'tendiéndose, ,acia otras nuevas escenas y escenarios de relaci$n, intercambio y
reconocimiento con otros.
0La mirada de un )e)! )usca prenderse a los ojos de otro ser -umano que
lo mire. 'sta conducta, que como la succión, pareciera corresponder a un re,ejo
innato, se pierde a los pocos meses, de no producirse un encuentro con el mirar
deseante de otro adulto. La sonrisa social no aparece y la mirada sin (món, está
perdida.
4on el paso de los meses se eclipsa en el cuerpo del infante lo que no fue
oportunamente desplegado. 'l otro escri)e so)re el cuerpo del niño y, seg*n sea
su (nta producirá un sujeto que lo -a)ite, o, a la inversa, una caverna
clausurada.1 3&lemencia Baraldi4

Primera e'periencia con los otros: de la familia a la ins(tuci)n escolar
% de pronto, toma un lugar protag$nico la primera e'periencia escolar, 0el jard&n5 el
maternal5 el grupito5 la salita1, donde se produce un encuentro con otros5 pares y con otro5
maestro5 susttuto materno, en el sentdo trans#erencial del término.
.a madre, o uien ejerza el #uncionamiento de la #unci$n materna, por primera vez
intentará ser representada por otros #uera de casa y #uera de la #amilia. -lla, Gntentará donar
algunos saberes acerca de si misma, representados en su ,ijo y en los 0gustos, disgustos y
necesidades1 ue ella le supone como sujeto partcular. *rans@ere su con@anza, su ilusi$n, un
#uturo antcipado en la decisi$n misma de incorporar a su ,ijo, a un mundo nuevo para todos.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
Eaestra, escuela y la insttuci$n toda, será a,ora depositaria de esta nueva y angustante
ilusi$n.
2udas, preguntas, temores se #ormulan como interrogantes nuevos:
0¿)odrán cuidarlo como yo!
¿-ntenderán lo ue él necesita!
¿Comprenderán su lenguaje en construcci$n!...1
Comienza entonces una nueva etapa, donde ,abrá ue investr a esta nueva
insttuci$n5ley, depositando en ella la con@anza y la ilusi$n, antcipando as& el #uturo de un ,ijo
0escolarizado1, 0compañero de clase5 par1, 0amigo1, 0alumno1 ue se consttuye como tal,
poco a poco y en un proceso de constantes trans#ormaciones.
-n la escuela, deberá inaugurarse un espacio donde jugar con el cuerpo y la palabra,
pero a,ora con los otros pares y adultos nuevos, en un marco donde la 0@cci$n1 será la escena
de creaci$n compartda.
-scena del 0como si1:Descenas del dale ueD1somos muy grandes1 por eso
estudiamos o aprendemos, somos 0como investgadores5e'ploradores1, somos 0como mamás5
papás1, 0como animales1, ¿jugamos a ueD!...y un mundo se va creando a su paso.
-stas escenas y escenarios de juego, serán el n+cleo #undamental donde se organice y
uni@ue una verdadera e'periencia in#antl, a partr de la cual el niño crea su universo de
representaciones 3imágenes4 ideas y pensamientos, en relaci$n a otro ue lo con@rma como
ser creador, creándose. )ero para ue esto suceda, este juego no deberá ser planteado como
método o 0medio para1 ue el niño atenda, o ,aga caso, se entretenga, no moleste o aprenda
un contenido.
El juego deber ser comprendido ! ubicado como eje central# como modo
privilegiado en *ue el ni+o produce en cada situaci)n# posicionado como sujeto ,nico ! en
construcci)n. Pero es imprescindible *ue el -tro ! los otros# espejos de su *ue.hacer# lo
conciban ! lo nombren como tal# como /er *ue va siendo ! produciendo as0 su e'istencia. El
conforma de este modo# su imagen corporal (presentaci)n de si) ! su es*uema
corporal (re. presentaci)n de s0).
04on insistencia descu)ro que las personas 1en su mayoría adjudican esta
-a)ilidad a los infantes como algo innato y universal a la ve. de improduc(vo y
placentero. 0e supone que los niños juegan 5que juegan porque sí y
espontáneamente1 y que esta ac(vidad se opone al aprender y a cualquier
producción en general. "#$
'l jugar lejos de cons(tuir una acción espontánea, es el efecto de un
tra)ajo que el infante reali.a. %ra)ajo que como tal (ene su especifcidad, su
lógica y su fnalidad. 6ay niños que coleccionan juguetes, otros se confunden con
ellos. 'n ninguno de estos casos se trata de un tra)ajo l*dico.1 3&lemencia Baraldi4
-l marco insttucional permite y propone ue estas e'periencias sean compartdas, lo
cual recrea anteriores ,uellas con las ue el niño llega a ese momento y a partr de las cuales
,a ido organizando su producci$n como in#ante.
.a #unci$n de la escuela en estos primeros momentos, marcará sin duda, el #uturo del
posicionamiento ue cada niño tendrá en relaci$n a sus creaciones y a la relaci$n con los
otros. )oco a poco van tomando importancia los otros niños, sus pares, como nuevos espejos
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
ue lo impulsa a descubrir, inventar, curiosear otros cuerpos y espacios compartdos, en
escenas promotoras de nuevos juegos.
-stas escenas compartdas se generan como #ruto de anteriores escenas, de
imitaciones más complejas, de juegos paralelos, de nuevos sonidos a través de las m+ltples
voces y melod&as ue rodean el d&a a d&a en un jard&n de in#antes, donde maestros, au'iliares y
pro#esores redoblan la apuesta de los padres, apostando a la e'istencia y constante
construcci$n de esos peueños5grandes sujetos ue no cesan de crecer y consttuirse como
tales.
-n esta nueva vivencia en la vida del niño, se ,an multplicado los espejos donde
encontrarse, re/ejarse y re/ejar a otros. Hugando van generando y creando sus primeras
amistades. A través de las propuestas en ese espacio5tempo con objetos novedosos a
descubrir y a abordar se contn+an y se encadenan nuevas 0estmulaciones1 esenciales para la
construcci$n del pensamiento y la imaginaci$n in#antl.
Iuevas e inesperadas escenas y escenarios se suceden, donde cada niño desplegará
sus aduisiciones y posibilidades corporales, di#erenciándose, asemejándose y recreando su
imagen y esuema corporal.
As&, se pondrá en juego en cada acto, la artculaci$n del amor paterno5 @lial,
representado y sostenido en la escuela en el amor y deseo ue cada maestro coloca en escena,
dentro y #uera del aula. 2e este modo, produciendo y sosteniendo situaciones l+dicas, se
motorizan aprendizajes ue, re/ejado en el doble espejo e ident@caci$n ue ese amor, genera
entre el niño y sus maestros, solo as& y en ese conte'to, apre,enderá 3apropiándose del
aprendizaje4 y multplicará sus e#ectos, en los diversos usos ue ,ará de esos aprendizajes.
.a escuela es por lo tanto, #ormadora de subjetvidad.
-l #uncionamiento escolar de este modo, inscribirá nuevas ,uellas signi@cantes ue, de
otro modo, el niño no podrá alcanzar. -stas ,uellas acontecimientos, no solo resigni@carán su
pensamiento, sino ue recrearan un nuevo posicionamiento subjetvo, el cual se e'tenderá
más allá del contenido y de los objetvos a aprender y enseñar.
-ste niño ue crece, cambia, aprende, y va construyendo la comprensi$n de nuevas
dimensiones de ser, se re/ejará en sus nuevas producciones y nuevos pensamientos ue
emergerán en su casa, y en sus v&nculos primarios, donde el niño dará cuenta de su constante
y renovada e'istencia como sujeto, en cada producci$n5 acto en el cual de5muestra uien 0va
siendo1 en su devenir cotdiano, en su ir siendo con otros, proceso ue, al decir de JinnicoK,
se re5crea cada vez ue el niño produce.
-l niño crea entonces, a partr de la e'periencia compartda, creándose as& mismo cada
vez, reencontrando su e'istencia y el sentdo de seguir creando5se.
Lacia all& vamos. >sa es nuestra apuesta.
Prof. Psmta. 1licia /ab)
3sicomotricista. 'specialista en 4línica de la 3rimera 7nfancia y 's(mulación temprana.
'specialista en el tra)ajo clínico1educa(vo con niños y jóvenes con pluridefciencias. 3rofesora
de 'ducación 3re1escolar. 'specialista en la integración escolar de niños con necesidades
especiales y de niños y jóvenes con pluridefciencias en ins(tuciones especiales. 4oordinadora
de la 'scuela de 8ormación en 4línica 3sicomotri. y pro)lemas de la 7nfancia, de 9uenos Aires,
que dirige el Lic. 'ste)an Levin. 0upervisora y capacitadora clínica y educa(va. Autora de
ar&culos dedicados a la pro)lemá(ca de la infancia.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=
Bibliogra2a
• Levin# E. (1334). “La infancia en escena. Consttución del sujeto y desarrollo
psicootor.+ Muenos Aires: -ditorial Iueva Nisi$n.
• Levin# E. (%555). “La función del !ijo. Espejos y Laberintos de la infancia".
Muenos Aires: -ditorial Iueva Nisi$n.
• Blanchot# M. (%556). 7La conversaci)n in8nita.9 Eadrid: -ditorial Arena
libros.
• Baraldi# &l. (1333). 7:ugar es cosa seria. Es(mulaci)n temprana;antes de
*ue sea tarde.9 Oosario: Lomo sapiens ediciones.
• $reud# /. (135<.1356). 7El poeta ! los sue+os diurnos.9 ?bras completas.
===>. Editorial 1morroutu.
666.lain#ancia.net 7 aliciasabo8lain#ancia.net 7 9:.;;.:<<:.<::=