You are on page 1of 5

¿PODEMOS APRENDER A CURAR CON NUESTRAS MANOS? ERIC PEARL ENSEÑA CÓMO HACERLO.

La periodista Judit Arís (Psicología Práctica) participó en los cursos del sanador más conocido del mundo...

SANAR A TRAVÉS DE LA ENERGÍA
Después de 14 años impartiendo seminarios y realizando sanaciones ante más de 100.000 personas, Eric Pearl ha visitado, por primera vez, un país de lengua hispana. Una cita en Barcelona a la que asistieron 300 expertos de diferentes países (plazas agotadas), y a la que Psicología Práctica no podía faltar. CURAR EL CUERPO Y ALMA Eric Pearl ha despertado el interés de algunos de los investigadores más importantes de todo el mundo. El motivo: la sanación de pacientes que, para los médicos, no tenían esperanza: cáncer, sida, parálisis cerebral, malformaciones, fibromialgia, sordera, falta de visión… a través de la energía. LA SANACIÓN RECONECTIVA Es como se denomina el proceso a través del cual la persona reconectapues estamos desconectados, a diferencia de los animales- con su instinto natural, con la perfección, la armonía y el equilibrio del universo para recuperar la salud.. "No es Reiki, Johrei, ni Jin Shin. No es Qi Gong, o Mah-Jongg. No es ninguna técnica de las que conoces, porque no se trata de ninguna técnica, sino que la trasciende; es un estado de ser, tú eres esa energía de sanación", explica Pearl. ¡FUERA BLOQUEOS! La Reconexión consiste en liberar los meridianos de nuestro cuerpo (líneas axiatonales) de los bloqueos que impiden la entrada o fluidez de

la energía. La Reconexión nos equilibra, desprogramando nuestro antiguo esquema de desarreglos electromagnéticos y enfermedades, nos "reconecta" al universo, a nuestra esencia pura y saludable. SANACIONES EN DIRECTO Después, lo que hace Pearl es posicionarse como intermediario y canalizar las energías entre el paciente y el universo. A veces la sanación se produce en un instante. Otras son necesarias más sesiones, según el tiempo que necesita la persona para aceptar dicha sanación. En Barcelona, Pearl pidió voluntarios con artrosis severa o que no pudieran tocar sus manos estirando los brazos por encima de la cabeza. Dos chicas subieron a la tarima. Una de ellas sanó ese mismo día, ante todo el público. Una vez en su asiento, pudimos ver las lágrimas de emoción. CUALQUIERA PUEDE CURAR Y SER CURADO Otro momento mágico sucedió cuando los asistentes llegamos a sentir las frecuencias energéticas, tanto en el papel de sanador como en el de paciente. Primero los instructores nos activan las manos, utilizando las suyas, para "despertar" nuestra receptividad latente.. Después probamos diferentes posturas y zonas sobre la persona de la camilla, sin tocarla, para afinar nuestra conciencia de las frecuencias. Las sensaciones experimentadas varían de una persona a otra. Las más frecuentes son: hormigueo, vibración, frío, calor, sensación de tirar, empujar o viento pasando a través de las manos. EL PROCESO DE SANACIÓN Si quieres practicar la Sanación Reconectiva con algún amigo o familiar, tu función es localizar un punto en el campo de energía del paciente y trabajar con él. En realidad, no haces más que eso: sentir la energía en un punto y jugar con ella, estudiarla, explorarla, sin expectativas u objetivos. Acerca o aleja las manos sin tocar a la persona, muévelas circularmente y haz en cada momento cualquier cosa que te parezca bien o que intensifique tu conexión. MANIFESTACIONES FÍSICAS DE LA ENERGÍA Para verificar que el proceso energético está teniendo lugar, existe una serie de registros que, según se ha comprobado en laboratorio, no están

relacionados con los procesos físicos habituales de nuestro organismo: movimiento ocular rápido(REM), cambios respiratorios, tragar con más frecuencia, movimientos de cabeza y cuerpo (se ven "saltar" brazos o piernas), ruidos en el estómago, risa, lágrimas(según Pearl, son una reacción al hecho de experimentar, recordar, alcanzar la Verdad y reconocerla como el lugar del que todos procedemos y al lugar al que todos
regresaremos) .

EL EXPERTO El doctor Eric Pearl dejó su consulta quiropráctica, una de las más importantes de Los Ángeles, en 1993, cuando sus pacientes empezaron a ser testigos de las sanaciones que realizaba y que los médicos no podían explicar. Desde entonces investiga y difunde sus técnicas por todo el mundo. Su libro La Reconexión, publicado por la editorial Obelisco, se ha convertido en un best seller traducido a 21 idiomas. CÓMO CONECTAR CON LA ENERGÍA Ponte de pie delante de un espejo y deja que tus manos adopten su posición anatómica normal, agradablemente relajadas. Mira al espejo mientras levantas suavemente tus antebrazos desde los codos, con las palmas enfrentadas, una hacia arriba y otra hacia abajo, con una separación aproximada de 30 centímetros. Asegúrate de que tus manos no se tocan. En este punto deberían girar naturalmente para que los dedos de tu mano derecha apunten hacia la posición de las diez en punto del reloj, mientras que los dedos de tu mano izquierda apuntan hacia las dos. Siente las palmas de tus manos y espera a que llegue una sensación. Puede ser una especie de presión, un hormigueo o un cambio en la densidad del aire, una especie de brisa. También puede haber componentes de cambio de temperatura, pesadez, ligereza, expansión, electricidad, y/o atracción o rechazo magnético. No te obsesiones con visualizarla fluyendo en ninguna dirección concreta o siendo de un color específico. Simplemente pon la atención en tus manos y espera a que llegue, sin expectativas. Recuerda que no es una técnica, tan sólo una posición de bienestar (posición anatómica normal) para permitir que tus manos sientan las energías. Una vez que hayas sentido la energía, podrás encontrarla de nuevo simplemente poniendo tu atención en ella.

LA CLAVE: MIRAR CON LOS OJOS DE UN NIÑO Si parece que no sucede nada durante la sesión, es porque estás poniendo demasiado empeño, tú o el paciente. Aferrarse a que suceda una sanación es un límite. La persona en la camilla debe procurar relajarse. Mantente en la admiración mirando todo con los ojos sobrecogidos de un niño. Sobre todo, despréndete de tu necesidad de diagnosticar, explicar, intentar, hacer, forzar, esforzarte e, incluso, ser reconocido. El secreto para lograr este estado es recordar las tres palabras mágicas que tanto gustan a Pearl:"No lo sé". Esta frase te permitirá recuperar tu genuina admiración y disfrutar de cada experiencia. AUTOSANACIÓN Muchas personas preguntan al doctor Pearl si es posible utilizar estas energías para sanarse a uno mismo. Él siempre responde:"Por supuesto que sí". Busca un lugar cómodo, como una cama o butaca reclinable. Sé consciente de tu intención, que es entrar en contacto con la energía con un propósito de auto sanación. Deja que la sensación de energía aparezca en tus manos. Observa cómo se va haciendo más fuerte. Aparecerá cuando pongas tu atención en ella. Cuanto más fuerte se haga, más lo notarás. Cuanto más la notes, más fuerte se hará. Es un ciclo. Pon atención a otras áreas de tu cuerpo, como tus brazos o tus manos, y espera a que la sanación llegue allí; llegará. Después pon tu atención en tus pies, en tus piernas, en tus caderas... A medida que la energía recorra tu cuerpo, empezarás a vibrar a un nivel más alto. Siente la energía, que se hará mayor y empezará a disipar otros sonidos y pensamientos que te puedan distraer. Abre los ojos cuando lo desees. Si te sumerges en este proceso por la noche, puedes elegir no salir hasta la mañana siguiente. Después déjalo ir. "No vuelvas atrás", insiste Pearl. Ten por seguro que la sanación adecuada ha tenido lugar y sigue adelante. De esta manera,

tu esencia reconoce que la sanación está completa. No mirar atrás es tu agradecimiento y aceptación. Judit Arís.

CORTESIA DE CIRIOANGELDELUZ

neomkb1@hotmail.com

y

neomkb1@yahoo.com.mx