Declaración de Principios

Liberación Digital jamás justificará, bajo ningún punto de vista y por ningún motivo, el acuerdo entre el Gobierno de Chile y Microsoft.

lunes, 30 de julio de 2007

Liberación Digital es un movimiento ciudadano formado por un colectivo abierto y cooperativo de chilenos y chilenas de diversas áreas, interesados en las implicancias legales, civiles, políticas, tecnológicas y éticas en materia de uso de las Tecnologías de la Información. Liberación Digital busca orientar la toma de decisiones en materia tecnológica de Chile, en pos de la defensa de los derechos ciudadanos y del desarrollo saludable de la economía nacional. Liberación Digital es un movimiento pacífico, basado en la lógica de la propuesta y no de la protesta, por lo que rechazamos cualquier tipo de manifestación violenta, ya sea por la vía digital o presencial. Liberación Digital actuará oportunamente como una fuente de asesoría para las autoridades, neutral e independiente, así como un medio de presión para que los cambios se lleven a cabo dentro de plazos razonables. Liberación Digital también estará presente para alertar y denunciar aquellos casos en los que se cometan atropellos a nuestros derechos como ciudadanos, así como usuarios de las Tecnologías de la Información. Liberación Digital aboga por la Neutralidad Tecnológica, es decir, la independencia tecnológica, que a su vez deriva de la libertad de elección, principio constitutivo de toda persona. Por ello, Liberación Digital en ningún caso es un movimiento anti-Microsoft ni tampoco uno pro-Software Libre: creemos que todas las opciones debieran estar disponibles. La clave está en la libertad de elegir. Liberación Digital no nació exclusivamente a partir del acuerdo suscrito entre el Gobierno Chileno y Microsoft Corporation el 9 de Mayo de 2007. Fue la multiplicidad de temas urgentes por revisar lo que llevó a su creación: Neutralidad Tecnológica y de la Red, Estándares Abiertos y los Sistemas de Protección Digital, entre otros. Liberación Digital no posee color ni afiliación política, ni tampoco fines de lucro. Sus miembros están guiados únicamente por un espíritu de colaboración voluntario. Liberación Digital no se opone a acuerdos entre el Gobierno Chileno y empresas del mundo privado, pero sí lo hará en aquellos casos en que ello ponga en jaque nuestros derechos como ciudadanos y/o el desarrollo saludable y próspero de la industria tecnológica nacional. Liberación Digital no pertenece ni está afiliada a ninguna de las comunidades de usuarios ya existentes en Chile, por el contrario, pretende ser un espacio de acción conjunto entre todas ellas. Liberación Digital no hace diferencia alguna de raza, color, orientación religiosa o color político. Todos están invitados a formar parte del movimiento y colaborar por el bien de Chile y sus ciudadanos.