You are on page 1of 10

Universidad de Chile

Instituto de la Comunicación e Imagen
Enfoques Latinoamericanos
Prof. Claudio Salinas
Ayud.: aviera !rti" Pulgar
SE#U$%! SE&ES'(E )*+,


FICHAS BIBLIOGRÁFICAS

El formato de las fichas es sim-le y -reciso. Se trata de una ficha que com.ina el
reconocimiento de tesis y argumentos /en dos o tres -0ginas como m01imo2 de-endiendo
del te1to3 -ro.atorios con citas te1tuales demostrativas. La confección de fichas es una
t4cnica /en el sentido de instrumento3 reconocido en el marco de la Investigación en
Ciencias Sociales2 -or lo que es de gran ayuda -ara la -re-aración de escritos acad4micos
como el ensayo2 los tra.a5os de investigación. Al mismo tiem-o2 como se trata de un
e5ercicio nemot4cnico2 resulta ser un im-ortante a-oyo en el estudio2 -revio a una -rue.a o
un e1amen.
Cada una de las fichas de.e contener y distinguir los siguientes movimientos:

+. Identificar el art6culo o ca-6tulo de li.ro. A continuación indicar el te1to donde a-arece e
li.ro o art6culo aludido.

). (econocer y E1-oner .revemente la tesis y7o las -reguntas centrales de cada li.ro o
art6culo.

8. %istinguir los argumentos y a-oyaturas en las que se sustentan las -reguntas centrales
y7o la o las tesis -ro-uestas -or los distintos te1tos.

,. 9acer dialogar los te1tos entre ellos cuando sea -ertinente. La idea es -oder mane5ar la
.i.liograf6a de modo de estar en ca-acidad de distinguir relaciones2 recurrencias2
diferencias2 o-osiciones2 etc.2 entre los distintos art6culos dis-uestos en la .i.liograf6a del
curso.

:. E1traer un .uen n;mero de citas te1tuales2 indicando la -0gina e1acta en la que se
encuentra.

A continuación se -resentan distintas variaciones de las fichas solicitadas:


FOUCAULT, Michel (1976): Vigil! " c#$ig!% &l 'ci(ie'$) *e l +!i#i,'% B-e')# Ai!e#:
Sigl) ..I &*i$)!e#%



Esta -roducción de la delincuencia y su investidura -or el a-arato -enal2 hay que tomarlas -or lo
que son: no -or unos resultados adquiridos de una ve" -ara siem-re sino como t0cticas que se
des-la"an en la medida en que no alcan"an 5am0s del todo su o.5eto. La se-aración entre su
delincuencia y los dem0s ilegalismos2 el volverse contra ellos2 su coloni"ación -or los ilegalismos
dominantes2 son otros tantos efectos que a-arecen claramente en la manera en que funciona el
sistema -olic6a3-risión <-. )=+>.

Se han utili"ado los -rocedimientos generales de la ?morali"ación@ de las clases -o.res2 que ha
tenido2 -or otra -arte2 una im-ortancia ca-ital tanto desde el -unto de vista económico como
-ol6tico <adquisición de lo que se -odr6a llamar un ?legalismo de .ase@2 indis-ensa.le desde el
momento en que el sistema del código ha.6a rem-la"ado las costum.resA a-rendi"a5e de las reglas
elementales de la -ro-iedad y del ahorroA enseBan"a de la docilidad en el tra.a5o2 de la esta.ilidad
del alo5amiento y de la familia2 etc.>. Se han em-leado -rocedimientos m0s -articulares -ara
mantener la hostilidad de los medios -o-ulares contra los delincuentes <utili"ando a los antiguos
detenidos como confidentes2 so-lones2 rom-ehuelgas u hom.res de mano>. CDE A esto se agrega.a
una larga manio.ra -ara im-oner al conce-to que se ten6a de los delincuentes un enfoque .ien
determinado: -resentarlos como muy cercanos2 -resentes -or doquier y -or doquier temi.les. Es la
función de la gacetilla que invade una -arte de la -rensa y que comien"a -or entonces a tener sus
-eriódicos -ro-ios. La crónica de sucesos criminales2 -or su redundancia cotidiana2 vuelve
ace-ta.le el con5unto de los controles 5udiciales y -olic6acos que reticulan la sociedadA refiere cada
d6a una es-ecie de .atalla interior contra el enemigo sin rostro2 y en esta guerra2 constituye el .olet6n
cotidiano de alarma o de victoria. La novela criminal que comien"a a desarrollarse en los folletones
y en la literatura .arata2 asume un -a-el a-arentemente inverso. 'iene so.re todo -or función
demostrar que el delincuente -ertenece a un mundo totalmente distinto2 sin relación con la
e1istencia cotidiana y familiar. Esta 6ndole e1traBa2 comen"ó -or ser la de los .a5os fondos CDE2
des-u4s de la locura <so.re todo en la segunda mitad del siglo>2 y finalmente la del crimen dorado2
de la delincuencia de ?altos vuelos@. La nota ro5a unida a la literatura -olic6aca ha -roducido desde
hace m0s de un siglo una masa desmesurada de ?relatos de cr6menes@ en los cuales a-arece so.re
todo la delincuencia a la vez como muy cercana y completamente ajena, perpetuamente amenazadora para la vida
cotidiana, pero extremadamente alejada por su origen, sus móviles y el medio en que se despliega, cotidiana y exótica.
Por la im-ortancia que se le da y el fausto discursivo de que se acom-aBa2 se tra"a en torno suyo
una l6nea que2 al exaltarla, la coloca aparte. En esta delincuencia tan temi.le2 y venida de un cielo tan
a5eno2 Fqu4 ilegalismo -odr6a reconocerseG... <-. )=)3=8A cursivas nuestras>.

Los -eriódicos -o-ulares suelen -ro-oner un an0lisis -ol6tico de la criminalidad que se o-one
t4rmino -or t4rmino a la descri-ción familiar a los fil0ntro-os <-o.re"a3disi-ación3-ere"a3
em.riague"3vicio3ro.o3crimen>. El -unto de origen de la delincuencia no lo asignan al individuo
criminal <que no es otra cosa que la ocasión o la -rimera v6ctima>2 sino a la sociedad: HEl hom.re
que nos da la muerte no es li.re de no d0rnosla. La cul-a.le es la sociedad2 o -ara estar m0s en lo
cierto es la mala organi"ación socialI. J esto2 o .ien -orque no es a-ta -ara su.venir a sus
necesidades fundamentales2 o .ien -orque destruye o .orra en 4l unas -osi.ilidades2 unas
as-iraciones o unas e1igencias que se manifestar0n des-u4s en el crimen: HLa falsa instrucción2 las
a-titudes y las fuer"as no consultadas2 la inteligencia y el cora"ón com-rimidos -or un tra.a5o
for"ado en una edad demasiado tiernaI. Pero esta criminalidad de necesidad o de re-resión
enmascara2 -or la resonancia que se le da y la desconsideración de que se la rodea2 otra criminalidad
que a veces es su causa2 y siem-re su am-lificación. CDE Ahora .ien2 esta delincuencia -ro-ia de la
rique"a se halla tolerada -or las leyes y cuando cae .a5o sus gol-es est0 segura de la indulgencia de
los tri.unales y de la discreción de la -rensa <--. )=83=,>.

En este re-lanteamiento del -ro.lema de la 5usticia -enal y de la frontera que 4sta tra"a
cuidadosamente en torno de la delincuencia2 es caracter6stica la t0ctica de lo que se -odr6a llamar la
?contra3nota ro5a@. Se trata2 -ara los -eriódicos -o-ulares2 de invertir el uso que se hac6a de los
cr6menes o de los -rocesos en los -eriódicos que2 a la manera de la Gazette des tribunaux2 se Ha.revan
de sangreI2 se Halimentan de -risiónI y hacen re-resentar cotidianamente Hun re-ertorio de
melodramaI. La contra3nota ro5a su.raya sistem0ticamente los hechos de la delincuencia en la
.urgues6a2 demostrando que 4sta es la clase sometida a la ?degeneración f6sica@2 a la ?-odredum.re
moral@A sustituye los relatos de cr6menes cometidos -or la gente del -ue.lo -or la descri-ción de la
miseria en que la sumen quienes la e1-lotan y que en sentido estricto la hacen -adecer ham.re y la
asesinanA demuestra en los -rocesos criminales contra los o.reros qu4 -arte de res-onsa.ilidad
de.e atri.uirse a los em-resarios y a la sociedad entera. En suma2 se des-liega un verdadero
esfuer"o -ara invertir ese discurso monótono so.re el crimen que trata a la ve" de aislarlo como
una monstruosidad y de hacer que recaiga su esc0ndalo so.re la clase m0s -o.re <-. )=:>.

$o hay2 -ues2 una naturale"a criminal sino unos 5uegos de fuer"a que2 seg;n la clase a que
-ertenecen los individuos2 los conducir0n al -oder o a la -risión: -o.res2 los magistrados de hoy
-o.lar6an sin duda los -residiosA y los for"ados2 de ser .ien nacidos2 Hformar6an -arte de los
tri.unales y administrar6an la 5usticiaI. En el fondo2 la e1istencia del delito manifiesta
afortunadamente una Hincom-resi.ilidad de la naturale"a humanaIA hay que ver en 4l2 m0s que una
flaque"a o una enfermedad2 una energ6a que se yergue2 una H-rotesta resonante de la individualidad
humanaI que sin duda le da a los o5os de todos su e1traBo -oder de fascinación. HSin el delito que
des-ierta en nosotros multitud de sentimientos adormecidos y de -asiones medio e1tinguidas2
-ermanecer6amos mucho m0s tiem-o en el desorden2 es decir2 en la aton6aI. <-. )=K>.


CASULLO, /ic)l0# " )$!)# (1999): L M)*e!'i** c)() A-$)!!e1le2i,'% &' 3I$i'e!!i)# *e
l M)*e!'i**: C)!!ie'$e# *el +#*) " $!*ici)'e# i'$elec$-le# *e#*e l il-#$!ci,' h#$
l +)#()*e!'i**4% &U5&BA, B-e')# Ai!e#, ++% 9677%


$icol0s Casullo inicia este te1to 3-lanteado como 'eórico -ara su c0tedra de Principales Corrientes del
Pensamiento Contemporáneo en la Universidad de Luenos Aires3 definiendo los distintos 0m.itos y
modos desde los cuales -ueden a.ordarse los doscientos cincuenta aBos de Hhistoria ca-italista
.urguesa modernaI32 las m0s diversas aristas <la historia -ol6tica2 la filosof6a2 como un recorrido
est4tico2 etc.>.

Intentando encau"ar todas esas -osi.ilidades de mirada2 Casullo -ro-one un modo universal -ara
com-render el -roceso de formación de nuestras -ro-ias sociedades res-ecto que tendr6a la
condición de ser autoconciencia o autorreflexión2 dado que2 seg;n el autor2 estudiar la &odernidad es2 a
fin de cuentas2 estudiarnos a nosotros mismos y el recorrido hecho -or el individuo resultante de
los -rocesos iniciados en el siglo MNIII:

HUn conce-to que hoy marca un tiem-o refle1ivo2 el nuestro2 -ara algunos -ensadores2 es
el de la modernidad como autoconciencia. Un conce-to que nosotros sa.emos utili"ar2 que no
nos es e1traBo ni a5eno. Ser moderno2 como aquello que de alguna manera tratar6a de
significar que estamos a la moda2 que estamos con lo ;ltimo2 que no somos ni
conservadores ni tradicionalistas2 que e1-erimentamos cosas del mundo a -artir de las
novedades que el mundo nos ofreceI <-. +*>.

HLa &odernidad ser6a una condición de la historia2 que comien"a a darse de manera
consciente ente los -ensadores2 ente los actores de esa historia2 en Euro-a2 .0sicamente
entre los siglos MNII y MNIII. Entonces -odemos decir que su significado m0s am-lio2 y
tam.i4n el m0s a.stracto2 es el de la &odernidad como una -articular condición de la
historia. Como un di.u5o2 una figura que adquiere su -ro-ia renovación de la historia2
.0sicamente en la Euro-a de los siglos MNII y MNIIII <-. +*>.

Si convenimos en que todos los -rocesos que2 en su con5unto2 dan forma y contenido a la
&odernidad tiene el efecto de un estallido que aca.a con la ra"ón integradoraA la unidad y la
sustancia /que en nuestro caso y tam.i4n en el del catedr0tico argentino -odemos identificar con la
idea de %ios y el 0m.ito de lo teológico en general3 2 -ara de5ar al hom.re2 -er-le5o2 sumido en un
mundo desintegrado e incluso sin sentido2 gradualmente se constituir0 en el -resente de la
modernidad como una nueva concepción de mundo2 ca-a" de ah6 en delante de moldear el -ro-io
devenir de los individuos y actuar a modo de gu6a:

HSi al mundo le quitan las ideas ordenadoras con las que nosotros podemos hablar del mundo es
un caos de circunstancias2 son miles de cosas que se -roducen a la ve" y ser6a im-osi.le
relacionar esas miles de cosas en un ;nico significadoI <-. ++>.

HLo im-ortante2 y lo que va a ir ela.orado el nuevo -ensamiento moderno que hace
consciente la moderni"ación del mundo2 es que el mundo es2 so.re todo la re-resentación
que nos hacemos de 4l. El mundo es2 .0sicamente2 lo real en su con5unto2 el esfuer"o de
re-resentación con que lo ordenamos2 lo entrela"amos a1iológicamente2 lo -ronunciamos y
lo llevamos adelanteI <-. ++>.

HLo que -roduce .0sicamente esta moderni"ación cultural acelerada de la historia es la
ca6da2 el quie.re2 la certificación del agotamiento de una vie5a re-resentación del mundo
regida .0sicamente -or lo teológico2 -or lo religiosoI <-. ++>.

En otras -ala.ras2 el caos inicial que viene a re-resentar el desencantamiento res-ecto de lo religioso2
caracter6stico del escenario moderno en sus al.ores2 logra volverse cosmos2 es decir2 nueva ra"ón
integradora. $o o.stante2 mantiene en su n;cleo ciertas interrogantes fundamentales cuya res-uesta
si se encontra.a en la religiónA que actuar0n asimismo como motor del -ro-io desarrollo a ultran"a
de la &odernidad2 que -uede ser entendida2 ante todo2 como una incesante .;squeda de res-uestas
en todos los sentidos:

HLa &odernidad que toma -rontamente conciencia de que su avan"ar2 genera en t4rminos
de -ensamiento2 los tiem-os modernos2 va e1tinguiendo ese mundo de %iosA luego
$iet"sche2 filósofo del siglo MIM2 va a refle1ionar2 hacia los finales de siglo2 Hla muerte de
%iosI y va a fundar2 a -artir de esa idea so.re %ios2 una lectura no sólo de la modernidad
sino de !ccidente en su con5unto2 una lectura filosófica2 esa muerte de %ios que se gestó
en un -rinci-io como cr6tica a la hi-ocres6a de las morales dominante2 como cr6tica de lo
religioso autoritario2 como cr6tica a la su-erstición2 como cr6tica al mitoI <-. +)>.

HEsa e1-licación religiosa del mundo2 sin em.argo conten6a algunos elementos esenciales
que la &odernidad luego2 en doscientos aBos2 nunca -udo resolver2 que son las res-uestas
a -reguntas fundamentales que hacen a qu4 somos2 -or qu4 estamos ac02 -ara qu4 estamos
ac0 y hacia dónde vamosI <-. +)>.

HLa &odernidad es ese -roceso de racionali"ación que esencialmente se va a dar en Euro-a
y en sus hi5as dilectas que son las Am4ricas. Proceso de racionali"ación como forma de
com-render -ero al mismo tiem-o de estructurar el mundo2 la historia y el lugar del
hom.re en esa historiaI <-. +O>.

Es de.ido a este -anorama que cada una de las Hvaria.lesI de la historia capitalista burguesa moderna <el
arte2 la filosof6a2 la -ol6tica> tratar0 de articularse y encontrar su lugar como Hnueva identidad de los
tiem-os modernosI <-. ++>.

HLa Ilustración trata de reconstituir la forma de inter-retación2 com-rensión y de generar
historia2 no sólo en el cam-o de lo cient6fico y lo filosófico2 sino tam.i4n en el cam-o de la
econom6a2 la -ol6tica2 en los distintos cam-os que constituyen el hacer del hom.reI <-. +K>.

H'res grandes esferas organi"an estos sa.eres racionali"adores que caracteri"an a la
&odernidad y su com-rensión el mundo: la esfera cognitiva2 donde reina la cienciaA la
esfera normativa2 o sitio de las -ro.lem0ticas morales2 y de sus -ol6ticas de a-licaciónA y la
esfera e1-resiva2 arte y est4tica. La &odernidad2 entonces2 desde esta -ers-ectiva
sociofilosófica2 con much6simo an0lisis e la cultura2 -lantea 9a.ermas2 es ese entramado de
racionali"aciónI <-. +O>.

Como antes di5imos2 ese descentramiento o -er-le5idad inicial se vuelve finalmente un discurso
ordenado y totali"ante2 ca-a" de estructurar todos los 0m.itos de la vida y guardando en ella la
-osi.ilidad cierta de tornarse en racionalidad instrumental2 es decir2 en ra"ón no mirando ya al
-rogreso de los individuos2 sino m0s .ien a un desarrollo autónomo y -olari"ado:

HLo im-ortante2 y lo que va a ir ela.orado el nuevo -ensamiento moderno que hace
consciente la moderni"ación del mundo2 es que el mundo es2 so.re todo la re-resentación
que nos hacemos de 4l. El mundo es2 .0sicamente2 lo real en su con5unto2 el esfuer"o de
re-resentación con que lo ordenamos2 lo entrela"amos a1iológicamente2 lo -ronunciamos y
lo llevamos adelanteI <-. ++>.

H(acionali"ación del mundo a -artir de sa.eres2 de sa.eres autónomos que ya no van a
res-onder a dogmas2 que ya no va a res-onder a la autoridad del rey o de Iglesia2 que van a
dar cuenta de su -ro-ia esfera en lo que vayan logrando en t4rminos de conocimiento y
refle1iónI <P. +O>.

HSi no e1istiese este entramado de racionali"ación ser6a muy dif6cil -ara nosotros2
occidentales2 ver el mundo. 9asta nuestros m0s elementales acontecimientos est0n situados
en el cam-o de una racionali"ación del mundo a la que nosotros nos adecuamos2 a la cual
nosotros criticamos2 a la cual de5amos de lado algunas veces -ero que forma -arte de esta
racionali"ación moderna que asume !cciedente como su historia en los ;ltimos doscientos
cincuenta aBos <--. +P3+=>.

Este -roceso2 llevado hasta las ;ltimas consecuencias2 diluir0 ese mundo de re-resentaciones
m6ticas2 el H-lan de %iosI 3cuyo final conoc6amos3 -ara dar -aso a una ra"ón que funcionar0
-rimordialmente desde lo cient6fico3t4cnicoA y que Hes el mundo que nosotros conocemos2 el
mundo .0sicamente hegemoni"ado -or esta ra"ón en los ;ltimos doscientos aBosI <-. +8>.

La contra-arte a lo anterior -uede encontrarse2 seg;n el catedr0tico argentino2 en el -ensamiento
rom0ntico que surge en Inglaterra y Alemania en el mismo Siglo de las Luces2 al ensal"ar siem-re el
lado sensible del -roceso de moderni"ación:

HEl -ensamiento rom0ntico2 que tiene como centro2 casi -aralelo a la Ilustración del siglo
MNIII2 a Inglaterra y Alemania2 es aquel -ensamiento que si .ien cele.ra la li.ertad2 esta
nueva autonom6a del hom.re2 de -ensar -or s6 mismo2 e5ercer0 -or un lado una cr6tica
-rofunda a los sueBos totalitarios de la ra"ón cient6fica2 y tra.a5ar0 en ideas de sentimiento2
de -atria2 de amor2 de nacionalidad2 que com.inado con la Ilustración conformar0n los dos
grandes almas de lo moderno hasta el -resenteI <-. +K>.

Lo antes reseBado sirve como e5em-lo -ara volver a atender a la din0mica de la autorrefle1ión o del
-ensamiento dial4ctico inaugurada -or la Ilustración. Precisamente al res-ecto Casullo advierte que
es 4se el valor m0s significativo heredado de la &odernidad2 y que de hecho la constituye.

Por lo anterior -uede afirmarse que la &odernidad es2 esencialmente el discurso de la crticaA Hde la
cr6tica que funda la &odernidad en su cr6tica a las vie5as re-resentaciones2 -ero que la Ilustración
-lantear0 como -er-etua cr6tica a la cr6tica2 como -ermanente cr6tica al conocimiento dadoI <-. +P>:

HLa &odernidad ser0 entonces2 .0sicamente2 un -ensamiento que avan"a e infinidad de
varia.les refle1ivas que est0n de acuerdo no con ese avance y lo que im-lica este avanceI
<-. +P>.

HEsta2 adem0s2 es la -ortentosa fuer"a de la &odernidad. Su im-osi.ilidad de ser -ensada
como finali"ada2 -orque toda aquella cr6tica que la cuestione de la manera m0s -rofunda2 en
realidad est0 siendo &odernidad -or e1celencia2 -orque la cr6tica es fundadora de los
tiem-os modernos. Esto -asa en muchas discusiones con aqu4llos que -lantean las
varia.les se-ultureras -ostmodernas: que en su cr6tica a la &odernidad2 tra.a5an con el
arma secreta y clave de lo moderno que es la ca-acidad cr6tica2 con que nacióI <-. +O>.

Es en este -unto donde el -lanteamiento de $icol0s Casullo -uede reconocerse como heredero de
lo -ro-uesto antes -or Qrgen 9a.ermas2 en relación a que la &odernidad no -uede darse -or
finali"ada.

El autor argentino reali"a2 en efecto2 un guiBo hacia los autores reivindicadores de la modernidad
cultural en el siglo MM como el filósofo alem0n2 al identificar en sus -ro-uestas teóricas una
-rofundi"ación de la conce-ción de la &odernidad como cr6tica o como dial4ctica2 que se
e1-resar6a en el conte1to contem-or0neo como una razón insatisfecha:

H9a.ermas2 filósofo alem0n de nuestro tiem-o2 entra en el de.ate actual entre modernidad
y -ostmodernidad. Se sit;a en el cam-o de defensa del discurso ilustrado modernoA
-recisamente su art6culo m0s conocido de este de.ate va a ser HLa Ilustración: un -royecto
incom-letoI2 que la vuelve a reivindicar como camino de la ra"ón. Como camino de la
razón insatisfecha2 que es el legado m0s -rofundo de la cr6tica ilustrada: el criticarse y vigilarse
a s6 mismaI <-. +O>.

HFRu4 hace esta racionali"ación2 este entramado de racionali"ación que es la &odernidadG
Primero2 objetiviza la historia. Srente a distintas varia.les inter-retativas2 m0s all0 de su
variación y multi-licidad2 hay una conciencia de que e1iste un -unto necesario de
encontrar2 la o.5etividad de la historiaI <-. +=>.

HSinalmente -odr6amos decir que este -roceso genera -ermanentemente2 y 4-oca tras
4-oca2 un hori"onte2 una cosmovisión global, un mundo de grandes relatos que lleva adelante
la historia de las sociedadesI <-. )*>.

Si es -or su espritu crtico y -or su naturale"a refle1iva que la &odernidad no -uede darse -or
finali"ada2 este -lanteamiento tam.i4n se 5ustifica -or los desaf6os -endientes de5ados -or los
avatares de la hegemon6a de la ra"ón t4cnico3cient6fica y que se e1-resan2 seg;n Casullo2 en las
tensiones que en lo cotidiano e1-erimentar0 lo que 4l denomina2 m0s all0 de cualquier diferencia
tem-oral2 la subjetividad moderna.

Una de las -rinci-ales tensiones que se -resentan res-ecto a dicho 0m.ito es el de los conflictos
vivos que se desarrollan a diario y cotidianamente en la metró-olis
3entendi4ndola m0s que nada como un modo de vida32 al igual que las nuevas condiciones de relación
de las su.5etividades individuales con una realidad que las o.liga a convivir o incluso a -ensar en
masa:

HLa su.5etividad moderna ha vivido infinidad de -ro.lem0ticas que a-arecen ahora desde
esta otra -ers-ectiva de an0lisis <D> Es una su.5etividad moderna que ya en el siglo MNIII
y MIM2 so.re todo a comien"os del MM2 comien"a a vivir la metrópolis de una manera
definitoria <D> La metró-olis re;ne toda la historia. La metró-olis tiene -asados2 -resentes
y futuros inscri-tos en sus lugares. 'iene museos2 monumentos2 tiene &c%onald y tiene la
f0.rica2 tiene las com-utadoras. La metró-olis es un lugar donde se est0 tra.a5ando
-ermanentemente con todos los tiem-os de la historia.I <--. )*3)+>.

H'am.i4n la relación de la su.5etividad con las masas2 nosotros somos ya su5etos
acostum.rados a las masas. Somos su5etos masas <D>. La otra gran varia.le de la
su.5etividad es la relación con los medios masivos. Esta su.5etividad2 desde el -ensarse a s6
mismo2 -iensa qu4 significan los medios de masas2 qu4 significa esa comunicación que
atraviesa e iguala al con5unto de la sociedad <D> Ru4 significa la &odernidad desde esta
su.5etividad. Esta su.5etividad acostum.rada a vivir de horarios2 a vivir de cuadr6culas2 vivir
de lugares a los que tiene que ir -untualmente2 vivir de su función en esta sociedad de masas2
hegemoni"adas -or los medios e masas o sociedad medi0tica2 como se la llama ahoraI <-.
)+>.

'odos los anteriores -ueden reconocerse como -ro.lemas y desaf6os esta.lecidos -or lo que
-odr6amos denominar la hegemon6a de la racionalidad instrumental -or so.re los dem0s
com-onentes del inicialmente com-le5o y diverso esquema de lo moderno. J es -or ello que el
de.ate sigue a.ierto.

8OLF, M-!) (1997): L)# e(i#)!e# *e ')$ici# e' l i'9e#$igci,' #):!e c)(-'icci,'% &'
Re9i#$ *e &#$-*i)# *e C)(-'icci,' ;e!, /< =% 8R5%

En este .reve art6culo2 &auro Tolf e1-one los desaf6os a los que se ve enfrentada de la sociolog6a
de la -roducción de noticias ante los nuevos -rocesos de desarrollo tecnológico y otros como los
cam.ios en la estructura de la -ro-iedad de los medios de comunicación <un e5em-lo de ello es el
declive de la televisión -;.lica> o la cada ve" mayor segmentación de los -;.licos.

Tolf -ro-one que2 de hecho2 el aumento de los flu5os informativos y el uso cada ve" mayor y tal
ve" indiscriminado de las tecnolog6as inform0ticas -ueden generar una des3-rofesionali"ación del
-eriodismo2 -uesto que2 -or e5em-lo2 actualmente los valores de noticia.ilidad de un determinado
acontecimiento son determinados de manera cada ve" mayor -or factores e1ternos como los
im-actos del marUeting en la toma de decisiones de los -eriodistas.

Ante el escenario descrito2 el autor -ro-one que los estudios so.re ne!sma"ing de.en centrarse en
estos cam.ios -ara as6 develar el hecho de que el -roceso de -roducción de noticias se est4
haciendo m0s homogenei"ado y estandari"ado2 ante la influencia casi hegemónica que actualmente
tienen las agencias de noticias en las salas de redacción2 as6 como -or el hecho de que la agenda de
los centros institucionales m0s -oderosos se trans-arente de forma casi autom0tica con la agenda de
los medios.

El reenfoque de la sociolog6a de las noticias de.e encaminarse entonces hacia la definición y
delimitación de conce-tos como Hcultura -eriod6sticaI2 Hsus -ar0metros2 su relevancia2 su -a-el2 a
la lu" de las grandes -osi.ilidades ofrecidas -or los sistemas editoriales y de la configuración de las
sociedades com-le5asI <-. ,>.




CITAS:


/-e9# $ec')l)g>#, el (i#() ()*el) +e!i)*>#$ic):
El modelo -eriod6stico contin;a siendo el vie5o2 -ero el uso de las tecnolog6as muestra
claramente la necesidad de discutir tam.i4n el modelo -eriod6stico2 un modelo que ahora se
ha venido anquilosando y que se manifiesta inadecuado a las necesidades de conocimiento
y de información de las sociedades com-le5as. <-. +>.
El aumento de los flu5os de información que entran en las redacciones ha llevado a una
cierta .urocrati"ación del tra.a5o -eriod6stico: hoy2 sectores enteros de la redacción son
verdaderos y aut4nticos seleccionadores de flu5os ingentes de noticias que llegan a las
redacciones .a5o formas que -ermiten la casi inmediata -u.licación <...>. Las redacciones
son cada ve" m0s de-endientes de las agencias2 de las fuentes2 cada ve" est0n m0s
constreBidas a adecuarse a criterios de relevancia esta.lecidos -or la red de las agencias. <-.
)>.
'odo esto nos muestra cómo se han reducido 3aunque am-liado -or otros factores3 los
l6mites de la noticia.ilidad. Am-liados2 -orque los archivos informati"ados y los .ancos de
datos -ermiten el acceso a much6simas informaciones -ara conte1tuali"ar los
acontecimientosA reducidos y2 en sustancia2 em-o.recidos2 -orque en la -r0ctica las
redacciones raramente solicitan a esas 0reas que les suministren un -lus com-lementario de
información. <-. )>.
<...> los actuales modos de utili"ación de las tecnolog6as comunicativas a-licadas a la
información 3a causa del modo en que las tecnolog6as han sido introducidas en el tra.a5o2
-referentemente -or ra"ones de reducción de los costes -roductivos3 hacen que2
efectivamente2 el circuito de la información sea seguramente m0s r0-ido2 m0s fluido2 m0s
fle1i.le2 -ero tam.i4n m0s im-ermea.le res-ecto a todo aquel material cognoscitivo que no
sea ha.itualmente insertado en el -ro-io circuito informativo. Las innovaciones
tecnológicas2 -or tanto2 han sido introducidas -rinci-almente2 cuando no de forma
e1clusiva2 como so-orte de la reali"ación t4cnica de la información cotidiana2 de5ando
inalterado su modelo. <P. 8>.
!tro e5em-lo del -roceso de autorreferencialidad del sistema informativo lo -ro-orciona
una -r0ctica muy visi.le y reciente de la información televisiva italiana2 esto es2 el uso
arraigado en casi todos los informativo de dedicar su -arte final2 en la ediciones de la
noche2 a antici-ar las -rimeras -0ginas de los -eriódicos del d6a siguiente: es un e5em-lo de
valores3noticia que fi5an la mirada en s6 mismos2 llevando a la e1as-eración la
autorreferencialidad del -eriodismo. <-. 8>.
L)# *e#1>)# *e l)# e#$-*i)# *el 'e?#(@i'g '$e l)# +!)ce#)# '$e# *e#c!i$)#:
<...> los actuales estudios de neVsmaUing tienen que hacer frente al de.er de anali"ar las
ra"ones organi"ativas y estructurales -or las cuales el aumento de los flu5os de información
no -roduce una sociedad m0s trans-arente2 sino2 al contrario2 m0s o-aca2 un conocimiento
cada ve" menos adecuado a la com-le5idad social y cada ve" m0s orientado a los criterios de
la crónica2 de la emergencia de issues sin com-render el desarrollo2 la din0mica2 la trama. <-.
8>.
Adem0s del tema del im-acto que las nuevas tecnolog6as tienen so.re el modo de -racticar
y definir la -rofesión -eriod6stica2 hay otro as-ecto relevante que constituye un o.5etivo
im-ortante -ara los estudios de neVsmaUing en este -er6odo: me refiero al -roceso de
actuali"ación de la información2 esto es2 a la tendencia -or la cual un n;mero cada ve" m0s
elevado de su5etos sociales2 en todos los cam-os de la esfera -;.lica2 se convierte en
noticia.le seg;n los criterios tradicionales de la actualidad2 y no seg;n criterios es-ec6ficos
de ese 0m.ito. <-. 8>.
El resultado no es sólo una mayor visi.ilidad de la sociedad civil y del cam.io social2 sino2
desde el -unto de vista -eriod6stico2 el resultado es tam.i4n una asfi1iante -re-onderancia
de la crónica2 o me5or2 de la visi.ilidad en la información seg;n los criterios de la crónica.
<-. ,>.
Como se ha dicho antes2 esta tendencia no sólo aumenta y ensancha el cam-o de la
visi.ilidad de lo social2 sino que tam.i4n2 y es 4ste el inter4s desde el -unto de vista del
neVsmaUing2 hace que la agenda de los centros institucionales m0s fuertes <gru-os2
asociaciones2 centros religiosos2 culturales2 cient6ficos2 etc.> determine la agenda de los
medios. <-. ,>.
Para encaminar tal discusión2 querr6a aclarar este -unto: las tecnolog6as comunicativas
hacen m0s fle1i.le en ciertos -untos del tra.a5o redaccional el oficio -eriod6stico2 -ero en
el con5unto y al mismo tiem-o2 hacen m0s r6gido y vinculante el -roceso -roductivo2 m0s
acentuado el sometimiento a las fuentes2 y m0s grave la inca-acidad de ela.orar las noticias
de modo autónomo e inde-endiente. Se a-recia un -roceso de cam.io de los lugares
institucionales que definen la noticia.ilidad en el e1terior de las redacciones2 mientras 4stas
se limitan frecuentemente a ace-tar y a dar forma a aquello que viene ya ela.orado de fuera.
<-. ,>.
Creo que hoy uno de los o.5etivos que se esta.lecen los estudios de neVsmaUing2 en un
significativo ensanchamiento de su -ers-ectiva2 es el de concretar y definir la cultura
-eriod6stica2 sus -ar0metros2 su relevancia2 su -a-el2 a la lu" de las grandes -osi.ilidades
ofrecidas -or los sistemas editoriales y de la configuración de las sociedades com-le5as. %os
son las referencias esenciales -ara este ti-o de an0lisis: -or un lado2 las transformaciones de
los sistemas sociales com-le5os2 -or otro2 los cam.ios ha.idos en la organi"ación material
del tra.a5o -eriod6stico. <-. ,>.

C)'#ec-e'ci# *e l ()*e!'i**


+%6 I*e'$i1icci,' *el $e2$):

#Consecuencias de la modernidadI Anthony #iddens. Ciencias Sociales. Alian"a Editorial2 S. A. &adrid
)**+. Nersión de Ana Li"ón (amón. +KK -0ginas.

7%6 I'$!)*-cci,':

Cam.ios -roducto del -aso de la modernidad a la su-uesta -osmodernidad <a-oyo .i.liogr0fico
-ara de.atir la -remisa>.

Idea de -ertenencia a un mundo inesta.le <un Hritmo de cam.ioI acelerado>. Con cam.ios es-acio
tem-orales2 destradicionali"ación de las -r0cticas2 desconte1tuali"ación de las relaciones sociales.
%esancla5e en todo 0m.ito desencadenando una inesta.ilidad en la a-ro-iación del conocimiento.
Conocimiento es-eciali"adoA lo adquieren su5etos ca-acitados <-oder diferencial>.

Celeridad del cam.ioA intercone1ión en -os de su-resión de .arreras territorialesA naturale"a
intrinseca de las instituciones modernas <formas sociales que a-arecen en esta 4-oca2 con -rinci-ios
distintos en com-aración a la -remodernidad>

Consecuencias negativasA Hel coste de o-ortunidadI de la modernidad:
Aumento de fuer"as -roductivas como -otencial de destrucción del medio am.iente.
Consolidación del -oder -ol6tico en tanto totalitarismo.
%esarrollo creciente del -oder militar.

=%6 Te#i# *el -$)!:

$o cree en la -ostmodernidad. Plantea la necesidad de o.servar la -ro-ia naturale"a de la
modernidad <que no ha sido muy entendida>. Adem0s de com-render la forma en que 4sta se va
radicali"ando y universali"ando cada ve" m0s.
Esta.lece una inter-retación HdiscontinuistaI del desarrollo social moderno. Pretende ca-tar la
naturale"a de las discontinuidades -ara conocer lo que realmente es modernidad y sus
consecuencias actuales. En el fondo ofrece una nueva caracteri"ación del orden moderno.

A%6 A!g-(e'$)#:

El evolucionismo2 al re-resentar los Hgrandes relatosI2 se ale5a de la com-rensión discontinuista de
la sociedad. Por ende el autor critica est0 condición glo.al atri.ui.le a la conce-ción evolucionista.

%istingue tres fuentes dominantes de la modernidad:
3Se-aración entre tiem-o y es-acio: -ro-orciona los medios -ara una -recisa regionali"ación
tem-oral es-acial.
3%esarrollo del mecanismo de desancla5e: Al remover actividades de sus conte1tos locali"ados se
-ermite la organi"ación de las relaciones sociales en un es-acio y tiem-o distante.
3A-ro-iación refle1iva del conocimiento: se -roduce conocimiento so.re la vida social fuera del
arraigo de la tradición.

B%6 Ci$#:

3&odernidad
HLa modernidad se refiere a los modos de vida u organi"ación social que surgieron en Euro-a
desde alrededor del siglo MNII en adelante y cuya influencia2 -osteriormente los han convertido en
m0s o menos mundialesI <+:>

H<D> no es -osi.le o.tener un conocimiento sistem0tico de la organi"ación social2 resulta en -rimer
lugar de la sensación que muchos de nosotros tenemos de ha.er sido atra-ados en un universo de
acontecimientos que no logramos entender del todo y que en gran medida -arece esca-ar a nuestro
controlI <+K>

HLas formas de vida introducidas -or la modernidad arrasaron de manera sin -recedentes todas las
modalidades tradicionales del orden social <D>han alterado algunas de las m0s 6ntimas y -rivadas
caracter6sticas de nuestra cotidianidadI <+P>

3%iscontinuidades

HUna de las causas -or las que el car0cter discontinuista de la modernidad no ha sido enteramente
com-rendido se de.e a la antigua influencia del evolucionismo social. <D> la reconstrucción del
evolucionismo social significa asumir que la historia no -uede verse como una unidad o como
refle5o de ciertos -rinci-ios unificadores de organi"ación y transformaciónI. <+P y +=>

3 (itmo de cam.io acelerado:

HEl -ro.lema del orden se ve desde aqu6 como un como u distanciamiento entre tiem-o y es-acio2
es decir2 de las condiciones .a5o las que el tiem-o y el es-acio est0n organi"ados de manera que
conecten la -resencia con la ausenciaI <)K>

HEl dinamismo de la modernidad deriva de la se-aración del tiem-o y el es-acio y de su
recom.inación de tal manera que -ermita un -recisa Wregionali"aciónX de vida socialA el desancla5e de
los sistemas sociales2 y del refle1ivo ordenamiento y reordenamiento de las relaciones sociales2 a la
lu" de las continuas incor-oraciones de conocimientos que afectan las acciones sociales de los
individuos y los gru-os.I <)P>

3La se-aración tiem-o3es-acio y su formación dentro de estandari"adas y Wvac6asX dimensiones2
cortan las cone1iones que e1isten entre la actividad social y su Wancla5eX en las -articularidades de los
conte1tos de -resencia. Las instituciones WdesvinculadasX e1tienden enormemente el 0m.ito de
distanciamiento entre tiem-o3es-acio.I <8+>

H-roduce los mecanismos de engrana5e del rasgo distintivo de la vida social moderna: la
organi"ación racionali"ada <D> Las instituciones modernas -ueden aunar lo local con lo glo.al en
formas que hu.ieran resultado im-ensa.les en sociedades m0s tradicionales.I <8+>

Hla historicidad radical que va asociada a la modernidad2 de-ende de modos de WinserciónX dentro
del tiem-o y el es-acio inalcan"a.les -ara las civili"aciones anterioresI <8+>