You are on page 1of 3

ECOS

Y
VOCES

¿ENTONCES DE QUE SIRVE LA EDUCACION, LAS
INSTITUCIONES Y LA SOCIEDAD?
Creo en una educación que despierte los sueños, que cultive la solidaridad, la
esperanza y el deseo de aprender, enseñar y transformar el mundo nuevo… Pero, la
cultura está más cerca de ciertos grupos sociales que de otros, la modificación de este
escenario requiere de la participación de profesores y estudiantes, el primero siendo
capaz de reconocerse a sí mismos en un lenguaje desmitificador, de manera que
puedan descubrir que toda tarea social es también una tarea política. En segundo lugar,
instituciones han de verse como agentes de una especie de futuro distinto, más
orientado a crear que a destruir las posibilidades de justicia social. Los estudiantes
necesitan un discurso crítico y un lenguaje de posibilidades; necesitan ser capaces, de
alguna manera de interrogarse sobre el carácter de lo que hacen, pero también
necesitan ver más allá del horizonte de lo posible. Pues hay que, reconocer que no se
puede ser un intelectual público fuera mejorar los aspectos físicos, los aspectos
académicos en lo que, según la mayoría, deben inmiscuirse, obviamente, la integración
también implica modificar las condiciones y funcionamiento de la educación común. Con
gran frecuencia la integración ha implicado trasladar el enfoque educativo
individualizado y rehabilitador, propio de la educación integral, al contexto de la
universidad regular, de tal forma que en muchos casos no se ha modificado la práctica
educativa de las escuelas, liceos y universidades… Es necesario no perder de vista que
educar en la diversidad, requiere de arraigarse en el mundo de unas relaciones
humanas, humanizadas… La educación tiene el fin de proporcionar conocimientos,
desarrollar habilidades y actitudes que preparen a las personas para asumir
responsablemente las tareas de la participación social, les permitan aprender por cuenta
propia y tener flexibilidad para adaptarse a un mundo en permanente transformación
que garantice la atención a las necesidades de diferentes grupos en diversos espacios y
situaciones, que sea incluyente. Es decir, una educación que propicie la equidad,
independientemente del medio en que vivan…. Nadie duda de la responsabilidad legal
de los medios de comunicación pero poco se habla de su responsabilidad moral y
socializadora, de la importancia que sus mensajes y actuaciones poseen para quebrar la
pasividad, para incitar a la participación ciudadana. Se hace urgente e imprescindible
unir esfuerzos para que los grandes problemas del mundo en el siglo XXI, que
generalmente tienen que ver con la solidaridad y el respeto, tanto hacia las personas
como hacia el medio ambiente, estén presentes con criterios de interés global en toda
la sociedad. Es decir, sensibilizar la sociedad, por medio de la educación, es educar la
sociedad y valga la redundancia. ¡Ah!… entender, que esta tranquilidad debe darse en
diversos escenarios: económico, social, comunicacional, educativo, religioso,
generacional… Se debe crear un lenguaje que logre establecer las conexiones
necesarias para que el la gente vincule el conocimiento de la calle con el conocimiento
científico cambiando su apreciación afectiva y visceral que tiene de este. Creando
nuevos código perfectamente asimilables y practicables totalmente engarzados a las
condiciones y problemas de su comunidad, de tal manera, que lo hagan consiente y
crítico del entorno. Ahora bien, el problema de la participación como aspecto a educar
transciende al conjunto de las instituciones responsables de la política educativa, y se
instala en el campo de la política social en su conjunto…. Claro esta, la complejidad de
las sociedades actuales en constante proceso de cambio, fuertemente tecnologizadas y
globalizadas, requieren nuevos escenarios de actuación, que reclaman de la educación,
y del sistema educativo y sus centros, un cambio profundo en su función social. Uno de
los principales desafíos con los que nos encontramos en plena sociedad de la
información es el deterioro de la participación ciudadana. Con estas perspectivas, a
pesar de las facilidades de comunicación, el ciudadano se enclaustra en su pequeño
entorno familiar y social, dando la espalda a los problemas del mundo y volviéndose
cada día más solitario. Es allí, donde la violencia aparece entonces como un hecho de
capital importancia cuyo objetivo sería el de evitar el sentimiento de culpa que el
conflicto provoca en el hombre, y marca además, en la situación de ruptura entre
tiempos de paz y tiempos de conflicto… Son el conjunto de estas violencias las que por
siglos y miles de años también han gobernado nuestros imaginarios como sociedades
aún primitivas en el campo de los afectos y el respeto al individuo. Somos una sociedad-
global en un estado de aprendizaje constante, en donde la confrontación y el daño están
presentes… De igual forma, esta estructura compleja como sociedad para resolver
problemas, también se confronta con un espíritu individual y grupal de sobrevivencia…
La necesidad por resolver el progresivo mejoramiento de nuestros niveles de vida
(campo afectivo, material, espiritual e intelectual) están a diario recordándonos lo
imprescindible que resultan el diálogo, los abrazos, la aceptación y tolerancia, la
gratuidad, la orientación, la comprensión y sobre todo darle un sentido de vida a ser
humano (La Teoría Existencial… llamada también logoterapia)



ALEXIS ALEGULLAR
C.I. 9.829.221
O258-766-41-62