You are on page 1of 10

UNIVERSIDAD DE

GUADALAJARA
Bachillerato General por Competencias
Escuela Preparatoria de Jalisco

Habilidad Verbal
Texto narrativo

“Bestiario de Julio Cortázar”



Vargas Gómez, Ana Leticia
Núñez Collazo Sergio Enrique
6°A t/v
28/V/14

Biografía
Julio Florencio Cortázar

















En algún lugar debe haber un
basural donde están amontonadas
las explicaciones. Una sola cosa
inquieta en este justo panorama: lo
que pueda ocurrir el día en que
alguien consiga explicar también el
basural.
El deseo cada tantas
horas, nunca
demasiado diferente
y cada vez otra cosa:
trampa del tiempo
para crear las
ilusiones. «Un amor
como el fuego, arder
eternamente en la
contemplación del
Todo. Pero en
seguida se cae en un
lenguaje
desaforado.»
“Estoy
tan
solo
como
este
gato,
y
much
o más
solo
porqu
e lo sé
y él
no.”
1.- Sabemos que Julio Cortázar escribió su primera novela a los nueve
años en Banfield, Argentina, pero pocos saben que a esa edad sus
compañeros de clase le llamaban “Belgicano”; esto claro, por su
nacimiento en Bruselas, Bélgica. Otro apodo que el escritor tuvo fue el
de “Largázar”, este mientras era maestro de literatura en La
Universidad Nacional de Cuyo, ahí sus amigos más íntimos le llamarán
por su altura. Otro sobrenombre con que se reconoció al escritor -y se
le reconoce hasta ahora- fue el de “Cronopio”, tomado de su
libro Historia de cronopios y de famas.

2.- En su etapa de maestro rural, y con veintitrés años, un Cortázar
lampiño, de cara pecosa y peinado con gomina impartió la clase de
geografía, materia de la que se quejaba de la siguiente manera: ¡Yo,
mapitas!

3.- Desde su corta edad tuvo afecto por el cine, tanto en Argentina
como en Francia una de sus principales actividades era ir a ver
películas, tanto así que a sus veintitantos años escribió que la manera
de divertirse constaba sólo de dos partes: “a) ir al cine b) no ir al cine”.
Su afición al cine es algo que marcó su vida y todo mundo lo sabe, lo que
en este punto cabe añadir, es que el autor de Rayuela decía sentirse
hechizado por la película Fantasía de Walt Disney protagonizada por
Mickey Mouse.
4.- Su primer viaje a Europa lo realizó a en 1949. El Cortázar de treinta
y cinco años dirá que París es una mujer y “un poco la mujer de mi vida”.

5.- Ya viviendo en París, en los años de 1951 y 1952, Cortázar trabajó
como empaquetador en una distribuidora de libros y como locutor en
Radio Francia Internacional, una emisora que transmitía desde las
afueras de la ciudad luz y a la que el argentino llegaba en bicicleta,
según cuenta su esposa Aurora Bernárdez.

“Siempre me busqué un empleo que supusiera dos o tres horas de trabajo, aunque te pagaran muy
poco, porque luego salías a la calle y eras tú”.

6.- Era un escritor que no tenía horarios para escribir, podía escribir
en el metro, en un tren, en un café o en un avión. Llegó a decir que a
diferencia de Gabriel García Márquez o Vargas Llosa, nunca fue
partidario de establecer una cuota de escritura al día.

“Todo el final de Rayuela está escrito en condiciones físicas tremendas porque yo me olvidé del
tiempo. No sabía si era de día o de noche. Aurora venía con un tazón de sopa y me decía -bueno,
hay que dormir un poco-”.

7.- La primera versión de Rayuela tenía setecientas páginas y fue
concluida en Viena en mayo de 1961. El punto final de la versión
definitiva lo puso en París el 21 de mayo de 1963, la novela fue
publicada el 28 de junio de ese mismo año.

8.- El primer capítulo que escribió de Rayuela fue el 41, capítulo en el
que se narra la travesía de Talita sobre un tablón que cruza el vacío
entre dos edificios.

9.- Cuando Rayuela se publicó en Francia tardó diez años en agotar una
edición de dos mil quinientos ejemplares. Tardó veinte años en ser
traducida al alemán y tuvo una versión pirata en Japón a finales de los
años setenta, traducida de su versión en inglés y sin autorización
del Cronopio.

10.- Jorge Luis Borges, con quién Cortázar sólo tuvo encuentros
producto de la casualidad, dijo que “desgraciadamente” no podría tener
una relación amistosa con el autor de 62. Modelo para armar, porque era
“comunista”; esto debido al apoyo incondicional que Cortázar
manifestaba al gobierno de Cuba encabezado por Fidel Castro. Hay que
recordar que Borges apoyó abiertamente a la dictadura argentina
encabezada por Jorge Rafael Videla.

11.- La enfermedad fue el fantasma que persiguió toda su vida al
escritor argentino. De niño sufrió de problemas respiratorios y fiebres
que lo mantuvieron en cama. Hay que recordar que incluso un médico le
aconsejó a su madre que le prohibiera por un tiempo la lectura. A los
veinte años le diagnosticaron una afectación cardiaca que nunca tuvo
mayores complicaciones. Padeció toda su vida dolores de cabeza
recurrentes, a los cuarenta y dos años tuvo mononucleosis y una
apendicitis de la cual fue operado. A los cincuenta y cuatro años en
Turquía contrajo “una extraña enfermedad” que no pudo
diagnosticársele. Esta enfermedad lo mantuvo hospitalizado una semana
y le hizo perder siete kilos.



12.- En el año de 1981 sufrió una hemorragia gástrica –su segunda
esposa Carol Dunlop lo encontró desmayado en medio de un charco de
sangre-. Estuvo hospitalizado cerca de un mes y es en este periodo
donde en recibe una transfusión de sangre de más de treinta litros (de
treinta personas distintas a lo largo de cinco días) según dichos del
mismo escritor. En este periodo de hospitalización se le diagnosticó
leucemia mieloide crónica.

13.- Es debido a esta transfusión sanguínea que algunos amigos y
biógrafos de Cortázar han dicho que el escritor pudo contraer el VIH.

14.- Julio Cortázar murió el domingo 12 de febrero de 1984. Según le
contó Aurora Bernárdez a Miguel Herráez, en ese año las leyes francesas
exigían que toda persona que falleciera en un hospital – el escritor
fallece en el hospital St. Lazare- debía ser velado en la morgue
municipal; sin embargo, con la complicidad de su médico, llevaron el
cadáver en una ambulancia hasta su domicilio, donde fue firmada el acta
de defunción. El entierro fue el 14 de febrero poco antes del mediodía
en el cementerio de Montparnasse, en París.







Reseña
hora el escritor Julio Cortázar, nos
sugiere con su escritura, una manera
extraña de lo cotidiano, de una
perspectiva alejada de lo que es una base
de sociedad, es algo diferente, puesto que
su estilo es único y diferente.
En este su primer libro, titulado “Bestiario”,
nos enjaula, quizás no retiene en un sinfín de
significados que pueden adquirir lo que cada cuento o narración breve
nos cuenta. Es un libro característico de un estilo que sobrepasa la
imaginación, escritos con suspensos terroríficos, más terroríficos que
los monstruos debajo de la cama. Algo de lo que uno se puede confundir,
no encontrarle sentido, mas sin embargo el sentido está ahí, en no darle
sentido, sino en ponerlo en práctica.
Esta antología corta cuenta con 8 cuentos breves, cada uno con una
diferente temática, pero sin duda con la misma finalidad, atrapar al
lector en diversos mundos con diversas problemáticas. Tenemos en
primer lugar el cuento llamado “Casa Tomada”, que trata de dos
hermanos que viven en una casa colonial, de las que se pasan por
generaciones, el suspenso comienza cuando el narrador, es decir, el
hermano, escucha un ruido en una parte de la casa a todo esto la cierran
hasta que vuelven a escucharlo, y deciden salirse de ésta, tirando la
llaves a la alcantarilla por si a alguien se le ocurría entrar.
El segundo texto breve es “Carta a una señorita en París”, bueno, es uno
de esos cuentos que los relees y te das una breve idea, tiene este cuento
algo en particular que puede ser el de la soledad, quizás el amor que no
está ahí, esas ganas frustradas de sacar ese algo, aunque sea de colores
sombríos. Tenemos el tercer cuento que es “Lejana”, sin duda me pude
identificar con la situación de quien llevaba el diario, una sintonía del
estar en un lado sin estarlo. Son cosas del que uno puede decir, si, tiene
razón hay ocasiones en mi vida que me siento así, y hay sin duda, una
coincidencia.
A
El cuarto cuento, que me gustó un poco más, se llama “Ómnibus”, esta
fue una de las que me sorprendió más, por su trama, por su desarrollo, y
sin faltar, por sus personajes, es en efecto, una trama de suspenso, de
tensión, de se te pone la sangre de gallina, de se te hierve la piel.
Tenemos en el autobús público una mujer que sube sin una flor, de esto
surge el desarrollo, puesto que todos los pasajeros traían una flor y no
le apartaban la vista, hasta que se subió un joven igual sin flor, sentía
pena la mujer porque las miradas aun eran más fuertes para el hombre
aquel. Ante esta situación al bajarse deciden, y sin pensarlo, a comprar
una flor para cada uno.
El quinto texto breve es “Cefalea” otro de los cuentos que no sabrías
descifrar, se me dificultó el saber el propósito de cuidar a unas
extraños animales, la rutina de cuidarlos y de volverse locos por estos
mismos animales. El sexto tiene por nombre “Circe”, si bien no entiendo
si hace referencia del todo a la mujer mitológica que convertía a los
hombres en animales, en este caso Delia se le morían, tuvo dos novios y
los dos murieron, mas sin embargo por solo uno guardó luto. Llegó a
ella un tercer novio que sabía de lo ocurrido, pero así continuó, el
final, no estoy seguro de por qué ese final, ese otro final suspensivo.
El séptimo se titula “Las puertas del cielo”, y nos cuenta de la muerte
de una mujer llamada Celina, nos cuenta la situación de dos amigos, el
viudo y el amigo que es doctor, los dos se frecuentan por la dicha
muerta y terminan imaginándose a Celina en un salón de baile, me
pareció confuso al principio pero se fue esclareciendo la trama, y como
último cuento breve tenemos del mismo nombre que el libro “Bestiario”,
un relato de una muchacha que se va de vacaciones de verano porque la
invita una familia, la trama es buena, me pareció una situación de
problemas individuales que se fusionaban.
Finalmente, este conjunto de narraciones conforman este libro que te
dejaría según como lo entiendas, hay que saber que la interpretación de
algo, no está en lo que el autor dice, sino lo que uno se atreve a decir
tomando lo que el autor ha dicho.



Análisis
“Bestiario”, el título expresivo de todo este conjunto de cuentos, da un
estilo de dureza, es llamativo y prometedor, podría verse como algo
simbólico, un significado total a lo expresado. Un titulo digno de
ilustraciones escritas de ciertos animales.
Respecto a los personajes: Cortázar a los protagonistas los caracteriza
con una propia locura. En casa tomada tenemos al protagonista e Irene,
su hermana, son personajes mayores que viven en una casa colonial
“...Nos gusta la casa porque aparte de espaciosa y antigua guardaba los
recuerdos de nuestros bisabuelos, el abuelo paterno, nuestros padres y
toda la infancia...” es el protagonista quien lleva la trama. En Carta a
una señorita en París, es un único protagonista, un remitente no se si
frustrado o deprimido, quizás un solitario abandonado en un casa que no
era suya. En lejana tenemos la protagonista de un diario, una mujer que
recurre a este medio para anhelar aquello que ha dejado atrás, sólo
recuerdos lejanos, una mujer de fama entrando a lo anónimo. En ómnibus
son dos personajes inquietados por las miradas de los pasajeros, todo
esto por no llevar lo que ellos llevan. En Cefalea los personajes son en
principal, aquellas personas dedicadas a cuidar a unos animales, éstos
traen la locura de estos personajes. En Circe los personajes son Delia y
su novio, son personajes llevados por una fuerza de atracción asesina.
En penúltimo está Las puertas del cielo, personajes que ante una
muerte quedan extrañados y con una imagen que no se quitarían. Y por
último Bestiario que cada personaje tiene su quehacer en la casa, cada
uno tiene su función para estructurar el texto.
En el tema, bien, tiene diversos modos de interpretarse, cuál es la idea
central del texto sería decir cuál es la idea central de no hacer nada,
puesto que no se tiene una idea, pero si se le da ésta, digamos que tiene
por conjunto los ideales del mismo autor debido a las situaciones en
las que estaba viviendo, tiene como idea representar esas ideas y
plasmarlas, para después ser leídas y digeridas, en otros casos sólo
leídas. En estos textos tenemos diferentes tipos de ambiente, por
ejemplo en Casa tomada, Sólo explicita algunas referencias
temporales -” … eran las ocho de la noche”; ” … a las nueve y media … “;
“Desde 1939 … “; ” … eran las once de la noche”- que ubican vagamente
los hechos·. Los personajes viven en el pasado. De ahí que sean tan
significativas estas palabras: “… y eso me sirvió para matar el tiempo”.
El narrador nos dice: ” … es de la casa que me interesa hablar, de la
casa y de Irene, porque yo no tengo importancia”. No se puede definir
bien una época en la que se encuentre cada cuento puesto que las
referencias son muy pocas como vemos en Casa tomada.
Cada acción en cada texto es diferente, son puntos diferenciados por
situación, son acciones un poco rápidas, tiene su fluidez, tiene su ritmo
y cada lector debe comprender que así tiene que ser, puesto que se
desarrollan rápido y al final nos deja un hecho, el conflicto lo tienen
los personajes con la situación. Cada experiencia es distinta, mas sin
embargo el desarrollo es casi el mismo.
La estructura del cuento completo son 8 cuentos cortos y respecto a
cada cuento y su estructura es casi parecido en cada texto, puesto que
la introducción es un poco confusa, entra así de lleno y sin
explicaciones, sólo un comienzo variado. Además de que puede ser lenta
o rápida una introducción breve para un desarrollo un poco más largo.
Hay distintos puntos culminantes obviamente porque cada tema de cada
cuento es diferente, por ejemplo el punto culminante de Casa tomada es
cuando toman ya la primera parte de la casa, es un suspenso infinito. En
Ómnibus por ejemplo el clímax es muy tenso, se siente una tensión
absorbente que te enfrasca en la situación. Aunque el desenlace sea ya
un paso definitivo, se desarrolla un poco lento para llegan a su fin,
aunque ese fin sea de igual manera en suspenso.
El autor es objetivo a su manera, digo, puede que cada tema tenga una
ideología subjetiva, pero para el autor aquello de lo que se pueda
expresar indirectamente de su ideología es objetivo. Hay primera
personas y terceras, en las dos el autor tiene un manejo omnisciente
del relato y puede ser simple o lo más sublime depende de cómo se
quiera tomar. En lejana hay retrospecciones puesto que se recuerda lo
que fue de un pasado, pero sigue un orden.
El autor tiene un estilo del que no soy capaz de describir, puesto que lo
hace de una manera diferente y especial, tiene introducciones
discordantes pero en general el texto está bien relatado, puede que
algunas veces no se entienda, puede que sea así el objetivo, puede que
el autor se dejó llevar por sus instintos y se puso a escribir una
situación en la que vivía una epifanía de vida es su estilo.
Comentarios
Me parece que es uno de los libros más extraño que he leído, pero eso no
quiere decir que no me haya gustado, debo aceptar que algunos cuentos
si eran confusos y uno se quedaba con una idea confusa una niebla en la
cabeza porque no lograbas entender el significado. Pero he logrado
leerlo todo que es un gran avance, no me llamaron mucho la atención
muchos pero de los que puedo rescatar un sentimiento de empatía, con
el que me quedé pegado y me sorprendió mucho es el de Ómnibus, fue uno
de los que dices, a mira este si esta padre, con este me quedé más
enganchado.
¿Qué puedo decir?, puedo decir muchas cosas decir por ejemplo, que se
me hacían eternos algunos cuentos, que el final te dejaba en ascuas,
pero no decir por ejemplo que no lo volvería a leer, porque lo pienso
hacer en algunos años más, cuando mi capacidad cognitiva crezca un
poco más. Estuvo entretenido y confuso.

“...Pero todo estaba bien así; lo único que sobraba era la idea de
bajarse, de apartar esa mano que de nuevo había apretado la suya.
-Tengo miedo-dijo, sencillamente-. Si por lo menos me hubiera puesto
unas violetas en la blusa...”
“...-Si no estuviera usted...-murmuró Clara-. Yo creo que si no
estuviera usted me habría animado a bajarme.
-Pero usted va a Retiro- dijo él, con alguna sorpresa.
-Sí, tengo que hacer una visita. No importa, me hubiera bajado igual...”
“...No se dijeron nada, pero temblaban como de felicidad y sin mirarse.
Clara se dejaba guiar, notando vagamente el césped, los canteros,
oliendo un aire de rio que crecía de frente. El florista esta a un lado de
la plaza, y él fue a pararse ante el canasto montado en caballetes y
eligió dos ramos de pensamientos. Alcanzó uno a Clara, después le hizo
tener los dos mientras sacaba la billetera y pagaba. Pero cuando
siguieron andando (él no volvió a tomarla del brazo) cada uno llevaba
su ramo, cada uno iba con el suyo y estaba contento...”