You are on page 1of 20

Nacimiento y organización de la radio en el siglo XX

Glenn Postolski
Nace una estrella
El nacimiento de la radio, como toda innovación técnica es el resultado del
devenir de la circulación del conocimiento en la sociedad. Su historia es
también la historia de las sociedades donde se enmarcó su expansión y
desarrollo. El siglo XX fue el marco donde los medios de comunicación masivos
adquirieron un lugar central en la dinámica social, y la radio podemos afirmar
fue su inicial dinamiador.
En los !ltimos quinientos a"os, por la presión del incremento demográfico y
otras comple#as circunstancias, la sociedad europea se convirtió de
predominantemente rural a predominantemente urbana. Esa gran
transformación tuvo un carácter expansivo y creador en todos los órdenes, y
tra#o consigo no sólo el crecimiento de las ciudades sino el contacto de los
europeos con pueblos diferentes, cambios en el mapa pol$tico mundial, y la
b!squeda de nuevas formas de subsistencia. %on ello evolucionaron&
particularmente en los dos siglos y medio !ltimos& los modos de producir, los
transportes, las comunicaciones, etc. 'ales mudanas implicaron, además,
avances en la sanidad y la prolongación de la vida, y una formidable
ampliación del saber y de los saberes, factores que impusieron modificaciones
en la educación, las relaciones sociales, las formas de participación pol$tica.
En una sociedad en perpetua agitación, el diario (surgido algo más de un siglo
después de la invención de la imprenta& fue hasta fines del siglo X)X, el !nico
modo de mensa#e cotidiano y masivo, y en buena parte contribuyó a convertir a
los antiguos s!bditos monárquicos en su#etos activos de derecho y a organiar
la vida pol$tica. *ue la prensa, una de las herramientas, que ayudó a hacer del
ciudadano de las democracias una persona opinante, porque confrontó ideas e
intereses, alentó las formas de su convivencia brindó información y proveyó al
individuo de un lengua#e pol$tico compartido
+
.
,l mismo tiempo, la difusión de la escuela p!blica, acompa"ada por la profusa
edición de libros, revistas y periódicos, propagaron conocimientos que
estimulan la creación de tecnolog$as- tanto los cient$ficos como los artesanos
intercambian sus informaciones generando con ello infinidad de artefactos
!tiles.
.or lo que se advierte, la radio surge de las m!ltiples condiciones
socioculturales que le dieron el ser. /a invención de la radio fue un
encadenamiento de diversos avances cient$ficos, entreverados con maniobras
artesanales cumplidas sobre el gran telón de fondo de los descubrimientos del
siglo X)X, y en toda esa tarea colaboraron infinidad de hombres-
investigadores, inventores individuales, técnicos, artesanos, aficionados
1
Thomas C. Leonard (The power of the press, New York: Oxford University ress, 1!""#.
entusiastas, peque"os empresarios deseosos de ganar dinero y, sobre todo, un
enorme p!blico que era mercado, vora de novedades y preparado para
creaciones audaces. *inalmente, al comenar a definirse su uso social, las
grandes empresas organiaron el negocio en escala mundial, y cosecharon
fabulosas ganancias.
0uy brevemente desarrollaremos como (desde principios del siglo XX& se
formó la radio en tanto artefacto técnico, veh$culo de expresión y negocio
industrial y comercial. 1 las pol$ticas de comunicación que se impulsaron
producto de los proyectos nacionacionales y los intereses industriales. 1, como
ello también implicó cercos a la potencialidad del nuevo medio y la participación
pol$tica de los su#etos.
2


%entraremos el relato en los dos paradigmas de organiación de la
radiodifusión que sirvieron de referencia para la instalación de la radio y la
televisión a nivel mundial. El modelo llamado de )nterés .!blico- privado,
comercial y basado en redes que se dio en los Estados 3nidos y el modelo de
Servicio .!blico, que durante casi cuarenta a"os fue hegemónico en Europa y
del cual la 44% de 5ran 4reta"a fue uno de los exponentes más puros 6y
vigentes7.
1. Descubrimiento e invención: Conocimiento compartido
El recorrido que va desde el descubrimiento, pasa por la invención, hasta la
innovación que dio como resultado al primer medio de comunicación de masas,
la radio, da cuenta un saber compartido. /a hibridación de un con#unto de
conocimientos que circularon a través de diferentes pa$ses e industrias.
En el !ltimo cuarto del siglo X)X, con los progresos en transportes y
telecomunicaciones, el mundo se modificó. Samuel 0orse hab$a inventado (en
+89:& su telégrafo por cable basado en un código de puntos y rayas. ,le#andro
5raham 4ell logró transmitir la vo humana, igualmente por cable, mediante el
teléfono de su invención en +8:;.
El camino de la radio vino, en cambio, por el aire- <ames 0ax=ell, cient$fico
escoses, hab$a teoriado sobre la existencia de ondas electromagnéticas,
similares a las ondas luminosas en +8:9. , fines de siglo, >einrich >ert
mostró su indudable existencia, explicó su naturalea, y además desarrolló
experimentalmente el modo de ponerlas en movimiento y de recibirlas- las
llamadas en su honor ?ondas hertianas@. 3nos a"os después, Eduard 4ranly,
preocupado por los conductores eléctricos y no por la transmisión, construyó un
detector de tales ondas al que denominó ?cohesor@, luego perfeccionado en
)nglaterra por Aliver /odge, que logró emitirlas. ,le#andro .opov con la
intención de detectar perturbaciones eléctricas de la atmósfera, agregó al
receptor una antena vertical. 'odos los elementos necesarios a la transmisión
de ondas estaban listos.

3n #oven de veinte a"os (hi#o de una rica familia italiana& 5uillermo 0arconi,
aficionado talentoso y lector apasionado, buscó el camino de la práctica- #untó
$
%nsens&'er()er *++.
los dispositivos empleados por el alemán >ert, por el francés 4ranley, el inglés
/odge, y el ruso .opov- les sumó un mecanismo que permit$a el empleo del
código 0orse 6norteamericano7, y una antena para la recepción. ,demás
instaló una toma a tierra en cada extremo de la l$nea. /o que 0arconi
transmit$a eran mensa#es de rayas y puntos entre dos sitios, pero en lugar de
usar un cable, como lo requer$a hasta entonces el telégrafo, sus mensa#es
navegaban por las ondas aéreas de >ert. Era ya el principio de la
radiotelegraf$a. *altaba a!n para llegar a la radiodifusión. ,s$, por la
nacionalidad de sus inventores la radio llegó al mundo, sin duda, en cuna
universal.
El gobierno italiano no se interesó en el invento, eso llevó a 0arconi a
trasladarse a 5ran 4reta"a en +8B;. El pa$s con la flota más grande del
mundo, y a la ve due"o de la mayor red de cableados telegráficos. Este
invento les iba a permitir mantener la interconexión entre los barcos entre s$ y
con un punto fi#o en tierraC generando un avance cualitativo en sus
comunicaciones. En 5ran 4reta"a, las compa"$as telegráficas por cable
estaban en manos privadas, pero el Estado, a través del %orreo, e#erc$a sobre
ellas un control directo mediante estrictas reglamentaciones.
/uego de un primer momento de indiferencia, donde sólo el correo y los diarios
6deseosos de obtener antes los resultados de las carreras7, examinaron el
invento, el #oven 0arconi, por entonces de veintitrés a"os, lo patentó y formó
una compa"$a para explotarlo.
0arconi, a través de la publicidad de algunas acciones espectaculares de su
radiotelégrafo en la esfera de la información general y deportiva, y gracias a las
conexiones desarrolladas con empresas inglesas, logra vender sus servicios a
la 0arina Deal y a la compa"$a /loyd, la más importante empresa de
navegación del mundo. El ob#etivo de 0arconi era modesto- aplicar la telegraf$a
sin hilos para las comunicaciones punto a punto, ya que competir con el
telégrafo de cables resultaba dif$cil para la incipiente tecnolog$a del telégrafo
aéreo. ,demás, se transmit$a en una sola frecuencia, y las interferencias
afectaban seriamente las comunicaciones. Sin embargo, el f$sico <ohn
,mbrose *lemming, conse#ero de 0arconi, logró solucionar el problema de la
sinton$a.

En ,lemania ,dolfo Slaby (que hab$a presenciado las primeras experiencias
de 0arconi en /ondres& introdu#o ligeras me#oras en el sistema, y se asoció con
el %onde Eon ,rco y con el grupo eléctrico ,E5 para fundar, en +BF9, la
empresa 'elefunGen. /os rusos y los franceses a su ve, meclando tecnolog$a,
agregan sus propios dispositivos y patentan el sistema para uso de sus propias
marinas nacionales. En *rancia, Eugenio Hucretet, fabricante de material
eléctrico y paradigma del inventor finisecular, vincula mediante el nuevo
?telégrafo sin hilos@ la 'orre Eiffel con el .anteón 6a unos cuatro mil metros de
distancia7 y luego llega a cubrir cuarenta Gilómetros en el mar. El gobierno
francés no respalda sus ensayos y con ello *rancia se retrasa en el campo de
las ondas aéreas. <apón, incorpora a sus fueras armadas la telegraf$a
inalámbrica, y obtiene as$ las venta#as que lo ayudan a triunfar en la guerra
ruso&#aponesa.
)talia reacciona y llama a 0arconi. .ero este va rumbo a los Estados 3nidos
donde instala la primera filial de su compa"$a. En momentos en que los
Estados 3nidos produce la anexión de las *ilipinas y se convierte también en
un imperio colonial. %omiena a necesitar el telégrafo inalámbrico por este y
otros muchos motivos. 'odos vinculados con su poder expansivo.
0arconi funda la ,merican 0arconi, compa"$a inglesa que se dedica a vender
sus servicios, e instala dos estaciones costeras aptas para mantener la
comunicación con los barcos mercantes. El gobierno norteamericano, no
obstante, rechaa un arreglo con 0arconi y establece sus propias estaciones
mientras alienta la investigación- es el comieno de una larga disputa por la
tecnolog$a y las patentes.
3n investigador canadiense, Deginald ,utrey *essenden, no está pensando en
una onda intermitente como la del código 0orse, sino en una onda continua,
capa de transportar la m!sica y la vo humana, lo que logra gracias a un
potente transmisor de su invención, al empleo de un micrófono telefónico, y de
un generador de corriente alterna creado por la 5eneral Electric por un
disc$pulo de Slaby.
%on estos recursos, *essenden produce la primera transmisión radial de la
historia
9
. *ue en v$speras de la navidad de +BF;- operadores navales de
estaciones de radio captan (muy imperfectamente& canciones, un viol$n, y la
vo del mismo *essenden. /a radiodifusión (el broadcasting& hab$a nacido.
El transmisor de *essenden es, sin duda, el primero de alcanar cierta
potencia, pero es el danés .oulsen a quién se debe el primer transmisor de
arco eléctrico, que alcana a vincular los continentes. .aralelamente, haciendo
pie en la lámpara al vac$o de Edison, *lemming hab$a patentado 6+BFI7 una
lámpara de dos electrodos que detecta las ondas electromagnéticas 6diodo7, a
la que luego el inventor americano /ee He *orest (hombre educado en 1ale y
empleado en la Jestern Electric&, agrega un tercer electrodo, que me#ora su
sensibilidad. Es el tr$odo de grilla, o audión, capa de amplificar las se"ales
débiles, y antepasado de las ?lámparas@ de la radio. El tr$odo favorece el
desarrollo de la onda corta a gran distancia y a ba#o costo.
.odemos marcar aqu$ un primer corte, que implica el paso de la esfera
cient$fico técnica, a la técnica económica. /a primera etapa que va de 0ax=el a
0arconi, donde el saber era compartido, exist$a cierto nivel de cooperación y su
circulación permitió avances y usos novedosos. /a segunda, enmarcada en la
intervención del capital organiador, el pasa#e del cient$fico K emprendedor
individual a un traba#o asalariado v$a la cada ve mayor inversión empresaria
en investigación y desarrollo que desató a inicios del siglo XX una guerra de
patentes, especialmente entre las empresas estadounidenses.
En +B+9, los laboratorios de dos empresas gigantes logran producir (
independientemente uno del otro& lámparas al vac$o perfecto, baratas y de
larga vida, que reemplaan al audión de He *orest.
,
%- t.rmino */adia-0 s)r(e de -a transmisi1n desde )n 2entro en todos -os sentidos, 2omo -os rayos
(radios# de )na 'i2i2-eta, 2omo -as ondas 3)e se forman en e- a()a tran3)i-a 2)ando se tira )na piedra.
/a tecnolog$a de la radio era simple y relativamente barata- bastaba con
hacerse de las partes y ensamblarlas, y miles de aficionados se convirtieron en
transmisores&receptores.
0!ltiples ondas cruaban el aire, y la marina de los Estados 3nidos empeó a
temer que las interferencias pusieran en riesgo la seguridad de sus barcos. Es
la raón por la cual la marina insiste en dictar una ley que lo regule, hecho que
finalmente ocurre en +B+2 con el nombre de /ey de /icencias de Dadio. Su
vigencia llegará hasta +B2:. ,!n indefinida, comiena a delinearse un fomento
al desarrollo de la industria radial desde el Estado.
El hundimiento del 'itanic se convierte en un punto de inflexión. Equipado con
un equipo de radio de la 0arconi, el intercambio de mensa#es sobre la
advertencia sobre el iceberg y luego las de salvamento, revelan la necesidad
de la radiotelegraf$a. 'ambién da cuenta de los obstáculos provocados por la
superposición de transmisiones en una misma onda- surge de all$ la necesidad
nacional e internacional de ad#udicar frecuencias espec$ficas para los diferentes
servicios.
En los momentos previos a la .rimer 5uerra 0undial de +B+I, el aire está
sobrecargado. .or un lado, los barcos y las transmisiones militares, por otro,
una multitud de aficionados operan desde miles de puntos del territorio, sobre
todo en los Estados 3nidos. 0u"idos de cristales de poco precio, los primeros
transmisores&receptores a galena emiten y reciben en código 0orse mensa#es
tan dispares como noticias, resultados deportivos, period$sticos, meteorológicos
o cursos de esperantoL
'al ve por esa sobrecarga del aire a!n se confiaba más en los cables. .ero
iniciada la guerra, los británicos cortan los cables submarinos que un$an a
,lemania con otras partes del mundo. , partir de ese momento, hay urgencia
en hacer avanar las comunicaciones aéreas, por raones (ahora& de tipo
estratégico. /as ondas se convierten en una herramienta militar más.
El gobierno de los Estados 3nidos toma el control de las estaciones costeras,
con mayor raón al saber que la ruta del buque /usitania, torpedeado en +B+M,
era conocida por el enemigo gracias a informaciones de una estación de la
compa"$a alemana 'elefunGen, ubicada en la costa de los Estados 3nidos.
He su lado, los franceses usan su estación de la 'orre Eiffel para captar
mensa#es enemigos, confundir su orientación y emitir sus propios mensa#es. ,l
mismo tiempo, avanan rápidamente en la producción de partes. En suma,
desde +B+I, la tecnolog$a y la industria de la radio pegan un salto, y la vo
humana atraviesa el océano ya en +B+M.
1.1. De la invención a la innovación: l dominio empresario. !ncluidos y
e"cluidos de la emisión
El pasa#e de la radio inicial al medio de comunicación posterior da cuenta de
muy diferentes usos y actores intervinientes- sus usuarios eran los barcos, el
gobierno y los aficionados. %ualquiera pod$a e#ercer el derecho de emitir. 1 el
operador era a la ve emisor y receptor. No se conceb$a el puro emisor o el
puro receptor. En suma, la radio era un teléfono sin cables, pero cuya
comunicación, al andar por el aire, pod$a ser captada por otros emisores&
receptores.
/a ley norteamericana no pon$a l$mite para las licencias- apenas promulgada
en +B+2, hubo un millar de transmisores funcionando, cada cual a su modo.
Entre ellos se encontraban los de escuelas, colegios y universidades. , la par,
aparecieron también otros miles de receptores, que no requer$an permiso legal.
,simismo, cualquier inventor o aficionado pod$a montar su peque"a compa"$a
productora de material para radiotelegraf$a, o armar transmisores y venderlos
libremente. Sólo en teor$a- la compa"$a de *essenden sobrevivió hasta +B+2, y
luego fue absorbida por la 3nited *ruit, porque una cosa es inventar, y otra
producir industrialmente. .ara ello es necesario contar con gran cantidad de
capital para invertir.
/a ,merican 0arconi se convirtió en una amenaa para las grandes compa"$as
de cable y de teléfonos norteamericanas. En efecto, tras el episodio del 'itanic,
los o#os de las grandes compa"$as de comunicaciones (due"as casi absolutas
de las patentes& se fi#aron en la radiotelegraf$a de 0arconi, que hab$a logrado
dominar las comunicaciones mar$timas en los Estados 3nidos- las empresas
locales tem$an que también se expandiera al negocio de los teléfonos.
En +B+:, además de las 8.M;2 emisoras con licencia acordada, hab$a +2M.FFF
receptores- el negocio de la radio, en tanto venta de radio partes, se convert$a
en una importante oportunidad de rentabilidad. .ero nadie imaginaba a!n el
negocio de la radiodifusión. /as empresas piensan más en el campo de la
radiotelegraf$a interoceánica 6y en los grandes negocios de la guerra que se
anuncia7.
/a entrada de los Estados 3nidos en la guerra, ese mismo a"o, aquietó el
desarrollo de la radio. /os #óvenes aficionados se incorporaron al e#ército, y se
instaló un inevitable control estatal emergente de la situación bélica.
'ambién la proximidad de la guerra apresuró la apropiación de las patentes por
los monopolios privados (fortalecidos por los negocios que tra#o el conflicto& y
acreció el interés en el nuevo campo de la producción para la radio. .ero
ninguna de ellas pose$a todas las patentes precisas. 1 todas necesitan usar las
de los otros. 1 aqu$ es cuando las hostilidades en Europa obligaron a los
monopolios americanos a suspender sus propias diferencias por exigencias de
provisión de materiales, e hicieron avanar la radio a pasos gigantes, al
incentivar el desarrollo tecnológico. ,demás, empresas de electricidad como la
5eneral Electric y la Jesthinghouse ingresaron en la nueva esfera de
negocios. 5eneral Electric, fuera de encargarse de producir algunas
especialidades de radio, realió cotidianas emisiones de prueba y patentó
avances surgidos de sus laboratorios, entre ellos el alternador. El audión de He
*orest, motivo de discusiones, fue rápidamente desplaado por un nuevo
modelo que hab$a creado ,mstrong en +B+I. 1 ambos descubren (
separadamente& que pod$a emplearse el audión no sólo para ?recibir@ y
amplificar las ondas, sino también para generarlas.
En este momento, la guerra hab$a logrado derivar, de la telegraf$a inalámbrica,
el broadcasting
I
6radiodifusión7. Esta palabra aparece por primera ve en +B+B
por la emisora 8XO, perteneciente a *ranG %onrad, que será más tarde hombre
de la Jesthinghouse.

4
5road2astin( es )na forma de sem'rar (de a p)6o# en terrenos m)y f.rti-es. 7s8 f)e 2omo s)2edi1 2on e-
a)(e de -a radiodif)si1n.
%on la excepción de 0arconi, la mayor$a de los descubridores no son ya
due"os de sus patentes ni han hecho fortuna. /as patentes se hallan en manos
de grandes empresas, que las concentran ya sea por compra, o por la
contratación de los inventores que ahora traba#an en poderosos laboratorios de
investigación. Estos se dedican a modificar y me#orar un poco lo existente y a
patentar esas me#oras 6que es otro modo de apoderarse de las patentes7, como
también a desarrollar nuevos avances. En este campo, las empresas más
dinámicas fueron las de los Estados 3nidos de ,mérica.
En Europa, en esos a"os de guerra y conmociones sociales se ve$a a la radio
como un agente de propaganda (maligna si se hallaba en manos opositoras u
obreras y benéfica si la administraba el poder& sin embargo los católicos
irlandeses logran propalar por radio su mensa#e de insurrección, los rusos, en
+B+:, su anuncio revolucionario, y en +B+8, la onda N** (de los aliados&
transmite directamente a los pueblos de naciones rivales su programa de pa
con extraordinaria repercusión.

*inaliada la guerra, se produce un momento de quietud de los negocios de la
radio. /os Estados 3nidos son ahora una potencia mundial, y sus magnates y
dirigentes ven en la comunicación inalámbrica el instrumento que puede darles
una vo global. .ara ello, era preciso crear formas de control efectivo. Similar
preocupación inquietaba al gobierno británico, #aqueado como se hallaba luego
del conflicto bélico por problemas sociales de toda $ndole. Se evita convertir a
la radio en un lugar de debate de los asuntos p!blicos, como los diarios. Sin
embargo, la situación legal del nuevo artificio comunicativo no aparec$a aun
claramente- la marina, en casi todos los pa$ses, insist$a en que la radio deb$a
ser monopólica a fin de establecer sobre ella un debido control ya que era
pensada como ?un monopolio natural@.
2.+ El interés estatal por dinamiar la industria
, pesar de estas posturas, la pol$tica implementada para el nuevo sector por
los Estados 3nidos será similar a la que alentó en el sector de las
telecomunicaciones. %omo describen <an van %uilenburg y Henis 0cPuail-
“Existe una clara evidencia de políticas en relación al telégrafo eléctrico y el
teléfono. En los Estados Unidos, el telégrafo se convirtió rápidamente en un
monopolio privado, cuyo propietario fue por mucho tiempo Western Union. El
teléfono, cuando llegó, tamién fue virtualmente monopoli!ado, aparte de las
operadoras locales, por otra corporación enorme, "#$#. %uando Western
Union y "#$# se fusionaron en &'&( llegaron a un acuerdo con el goierno,
aceptando cierta separación de los servicios y la regulación a camio de un
efectivo monopolio sore las comunicaciones telefónicas y telegráficas de larga
distancia )*ussman, &''+,++-. "parte de algunos reves intervalos durante la
guerra, este modelo de regulación guernamental y monopolio privado fue el
n.cleo de la primera política de comunicación en los Estados Unidos. /e todas
formas, el énfasis estaa en los privados y la regulación fue incitada más por
un sentimiento anti trust y de apoyo a la competencia 0ue en una visión de
servicio al interés p.lico. 1o 0ue era ueno para el capitalismo era ueno para
"mérica, esto es, la industria privada operando en un amiente competitivo anti
trust era considerado el mecanismo más importante para servicios de
comunicaciones de alta calidad e preocupados por innovar.2
3

/a radiotelefon$a es entendida como un aparato industrial y comercial, y la
intervención estatal se da a través de un con#unto de medidas ad hoc, sin un
ob#etivo coherente, aunque se promueve su desarrollo y se alienta la
participación del sector privado.
%omiena a pensarse un sistema mundial de comunicaciones, hegemoniado
por los EE33. /a 5eneral Electric adu#o el peligro del ?imperialismo británico@ y
presiona al gobierno para expulsar a la 0arconi. Será la acción com!n entre
grandes empresas y el Estado que dará lugar al nacimiento, en +B+B, ba#o el
amparo oficioso del gobierno norteamericano, a un gran pool privado, la D%,,
que llega en poco tiempo a acumular ?la más formidable concentración de
patentes exclusivas@.
;
,l quedar sin respaldo técnico para competir y sin apoyo gubernamental para
sus negocios, la ,merican 0arconi se ve forada a transferir a la D%, sus
acciones. , ella aportan sus patentes, además, la 5eneral Electric, más tarde la
,'Q' 6,merican 'elegraph and 'elephone7 y su socia, la Jestern 3nion, y
también se sumará la 3nited *ruit, D%, se lana a la conquista del mundo.
Jestinghause queda momentáneamente fuera de la D%,. .ero con su ingreso
al cartel, en +B2+, toma forma definitiva ?el imperio de las patentes cruadas@.
:
'ambién forma parte del directorio de la nueva empresa un representante del
gobierno de los Estados 3nidos.
Su inmediato dominio era el de la telegraf$a sin hilos, y en ese campo,
compet$a con las compa"$as inglesas de cables, y con la telefon$a de cables.
'elegraf$a sin hilos y empresas de cables (telefónicas o telegráficas& se
recelaban. He inmediato, D%, se lanó a la conquista de nuevos mercados, en
competencia con las empresas europeas que ya ten$an concesiones en
,mérica /atina.
.ero en los planes de los gigantes que forman la D%,, y en los de las que
luego ingresan, no figura la radiodifusión como proyecto central. Sin embargo,
la existencia y el poder de esas enormes corporaciones es lo que otorga a la
futura radio norteamericana el carácter de negocio privado centrado en el
entretenimiento y financiado por publicidad.
Rste es el sentido de la frase de EriG 4arno=, en su historia de la radio
norteamericana, cuando dice que fueron los monopolios los que hicieron la
historia de la radio-
8
ella hab$a nacido del traba#o de los cient$ficos, de los
artesanos, y hasta en una tecnolog$a de gara#e. .ero las patentes de los
inventores independientes, y las iniciativas de las emisoras pioneras, pasaron
paulatinamente a manos de los colosos industriales.
#.# Pasa$e de la industria de los componentes a la centralidad de la
emisión
9
:an van C)i-en')r( y ;enis <2=)ai-, *Cambios En El Paradigma De Política De Medios.”miemo,
2007.
>
;o(-io, ;anie-e y /i2heri, ?i)seppe, La radio. Origini, Storia, Modelli, <i-@n, <ondadori, 1!"A.
B
Cd.m.
"
%rik 5arnow, A o!er in babel, New York: Oxford University, ress, %%UU. 1!>".
,ntes que las emisiones regulares (y reguladas por /ey& empearan a cobrar
importancia comercial, exist$an en el aire ondas que repart$an las más diversas
informaciones, entretenimientos y adoctrinamientos. .or lo general
comenando a las cinco de la tarde a transmitir m!sica para que los
operadores pudieran a#ustar los aparatos En Hetroit, E. Scripos, del diario
4e5s, lanó a principios de +B2F la estación 80O, ayudado por un equipo
compuesto por un técnico y un locutor&cantor.
/a tecnolog$a y las transferencias de patentes, en tanto, avanaban
velomente- el transmisor se renovó mediante el nuevo circuito feed ac6
perfeccionado por Ed=in ,rmstrong (el !ltimo de los inventores solitarios&,
quien hab$a desarrollado, además, un nuevo circuito superheterodino. /as
patentes de una y otra novedad fueron a parar a la Jestinghause.
En la misma compa"$a estaba traba#ando el ruso Eladimir S=oryGin, que se
empe"aba en lograr transmitir imágenes (televisión& y *ranG %onrad, que en
a"os anteriores (como radioaficionado&, hab$a iniciado, casualmente, la
financiación de su emisora con publicidad 6su radio transmit$a regularmente
para unos pocos aficionados7.
He ese modo, el +; de octubre de +B2F, a instancias del diario 7ittsurgh 7ost,
%onrad y otros instalaron una emisora capa de cubrir la elección presidencial
del 2 de noviembre siguiente- cuando todo estuvo listo, la Jestinghause solicitó
al Hepartamento de %omercio su licencia de emisora, que obtuvo once d$as
más tarde, con las letras OHO,. Se le asignó una banda ale#ada de los
aficionados, a fin de que no tuviera interferencias. El 7ittsurgh 7ost prove$a
las noticias.
Sin embargo, las emisoras de Hetroit y de .ittsburgh miraban la radio de
modos distintos. .ara los de Hetroit, que no ten$an interés en vender equipos,
sus radioescuchas eran ?radio operadores@, y la radio era una actividad de
iniciados. .ara Jestinghause 6.ittsburgh7, en cambio la radio era un deleite
social para el hogar o el club- no exig$a ritos iniciáticos, sino que bastaba con
proveerse de un receptor. 'odo se pintaba como simple y claro. /os de Hetroit
sólo quer$an publicitar al 4e5sC los de .ittsburgh se ve$an como avisadores de
los diarios, pero no como sus rivales.
/a OHO, transmit$a eventos pol$ticos, religiosos, culturales, desde distintos
lugares, y reemplaó su transmisor de cien vatios por uno de quinientos. /a
radio ?avisaba@ la dirección de los comercios donde se vend$an partes de radio,
los diarios publicaban comentarios sobre las radios. %recieron los pedidos de
licencias, y los aparatos empearon a invadir masivamente los hogares.
En +B2+, Jestinghouse entró en la D%,- fortaleciendo la aliana de empresas
que pod$an controlar el boom mundial de la radio. Ser$a en efecto, el comieno
de un nuevo per$odo, ba#o la conducción de Havid Sarnoff. ,nte el éxito de la
OHO,, y sobre todo, siguiendo sus propias ideas expresadas en el famoso
memorando de +B+;, trató de llevar a la D%, también al negocio de la emisión.
D%, lana a la venta receptores de precio accesible, y para estimular al
p!blico, Sarnoff idea promociones espectaculares. Su golpe de efecto fue la
transmisión de la pelea Hempsey&%arpentier, que constituyó la salida al aire de
una nueva estación J<1. 0iles de partes de radio y de receptores se hab$an
vendido en toda la costa este. Se explotó en el marGeting el patriotismo, la
excitación deportiva y el interés por la radio (dice 4arnou=&, y pronto no sólo la
D%,, sino también Jeatinghause y 5eneral Electric, estaban produciendo
millares de receptores, de repuestos y de partes. ,'Q' ten$a la exclusividad en
la producción de transmisores. %ientos de armadores se iniciaron al mismo
tiempo en el negocio de la radio, comprando partes y armando y vendiendo
receptores y transmisores. En un a"o, el n!mero de receptores en
funcionamiento pasó de cincuenta mil a seiscientos mil en los EE33.. Pueda
claro como la creación de emisoras se acompa"a del interés privado por
moviliar la industria de los componentes.
Dápidamente se adecuaron nuevas técnicas de emisión y recepción- los
primitivos ?estudios@ fueron aislados de ruidos externos y de resonancias
mediante procedimientos cada ve más racionales. El micrófono evolucionó y
los contenidos se diversificaron y sofisticaron. /a radio creció velomente. No
sólo era una vo libre en el aire, sino que hab$a magia y un gran negocio en su
esencia.
En enero de +B2+, ante el éxito de la OHO,, el Hepartamento de %omercio
establece que la radiodifusión 6ahora decididamente broadcasting7 es una
estación de tipo diferente de la simple estación de radiotelegraf$a, y comiena a
otorgar licencias de radiodifusión 6para noticias, conferencias y entretenimiento7
en 9;F mh, mientras que se reserva la banda de I8M mh para pronóstico del
tiempo y cosechas, y noticias oficiales. Se realia una primer reunión en
Jashington, con la presencia de las empresas ,'Q', 5.E., Jestinghause y
otras menores. Equivocándose en sus apreciaciones, el secretario de comercio
>erbert >oover llama a la radio ?'eléfono sin hilos@, y a los receptores,
?estaciones receptoras@- esta primera conferencia insta al %ongreso a legislar
sobre la radio. >oover se manifiesta contra la publicidad y se considera a la
radio un artefacto más de los que se incorporaban al hogar.
/os que solicitaban licencias para emitir eran las grandes empresas
productoras de radio partes o receptores, a fin de alentar la compra de sus
productosC las universidades, para dar cursosC los diarios, a fin de captar
avisos. He a poco se le suman las iglesias, por raones de evangeliación. /os
sindicatos con fines de organiación.
/os receptores producidos artesanalmente comienan a fabricarse por millares
y se forma una audiencia integrada ahora no de simples aficionados
armadores, sino de compradores de aparatos de radio- la radio se convierte en
un negocio espec$fico, diferente del de la telegraf$a inalámbrica. Su masividad
empiea a originar inquietud en el poder pol$tico.
'odo momento de surgimiento de un nuevo medio de comunicación el principal
nicho de acumulación va a estar anclado en la venta de equipos y aparatos. En
la radio, esto se verifica principalmente en la década del 2F donde se pasa de
miles a millones los aparatos receptores en los hogares. /a norma vigente en
los Estados 3nidos fomenta la expansión del nuevo artefacto estableciendo el
principio de la obligatoriedad del Estado de conceder un permiso de emisión a
quién solicite una frecuencia ante el Hepartamento de %omercio. %uando las
condiciones de acumulación de este modelo de negocios se modifiquen,
diferente será la regulación que se impondrá desde el Estado.
En +B22 la estación de radio JE,* ideó un modo de financiar sus emisiones
alquilando espacios a quien quisiera difundir alg!n mensa#e, cobrando una
especie de pea#e radiotelefónico. Esta estación es la primera en denominar a la
radio ?radiotelefon$a@ y no considera que su sistema comercial sea
estrictamente la publicidad y se opone a la financiación por publicidad. /os
medios gráficos especialiados en el área publicitaria, como la revista 7rinter8s
9n6, estaban en contra de la financiación de la radio por esa v$a. /os fabricantes
de transmisores intentan emplear el nuevo medio para vender sus productos,
pero las emisoras no aceptan- dicen que ellas sólo venden ?tiempo@. .ara
venderlo, buscan especialistas en programar. /os avisadores (tiendas, casas
de radio, cosmética, etc.&, se resignan entonces a comprar ?tiempo@ radial.
%. Dos paradigmas de organización
/os dos modelos básicos de la organiación radiofónica en el mundo se
originan en las dos naciones más avanadas en este campo, los Estados
3nidos de ,mérica y 5ran 4reta"a. /a mayor$a de los pa$ses siguió estos
modelos, adaptándolos a sus posibilidades y necesidades, aunque hubo, sin
duda, variantes y mixturas originales.
/a situación de la radio en los EE33 y 5ran 4reta"a era, en los comienos,
análoga- fuerte presencia industrial 6en ambos pa$ses estaba la 0arconi7,
proliferación de radio armadores, interés del Estado nacional en la industria y
en la emisión. .ero en 5ran 4reta"a exist$a un solo gigante industrial y en los
EE33, varias grandes compa"$as funcionaban en el mercado.
/os británicos eran, sin embargo, más conservadores y resistentes al cambio.
'em$an que la liberación del aire tra#era interferencias, por la limitación del éter
como recurso. /a extensión del territorio norteamericano atenuaba este
problema.
.or otro lado, la experiencia bélica +B+IK+8 fue muy diferente en ambos pa$ses.
)nglaterra sostuvo frente a ,lemania una guerra de mensa#es radiotelegráficos,
y, terminando el conflicto, los disturbios sociales volvieron temeroso al gobierno
respecto de la emisión libre de mensa#es. No pasó lo mismo con los EE33 que
(además& entraron en la confrontación casi al final. ,mbos gobiernos ten$an la
intuición de que la radio era un medio de mucho mayor alcance comunicativo
que los diarios y llegaron as$ al convencimiento de que las ondas aéreas
deb$an hallarse siempre ba#o ciertos recaudos.
He todo ello resultó una fuerte tendencia al control y al orden en 5ran 4reta"a,
y un mayor desorden concierto grado de liberalidad en los Estados 3nidos. ,
esto se agregaba el que /ondres era la cabea de un disperso imperio colonial,
para el que las ondas constitu$an un modo de dominio. En los EE33, de
colonias más escasas, hubo intimidad entre empresas y gobierno, y una
proliferación de presiones que orientaron definidamente a éste a satisfacer los
intereses comerciales de las empresas privadas, que en aquel pa$s, eran las
consultoras del gobierno. El gobierno inglés, finalmente, no ocultaba su
?nobiliario disgusto@ por el uso comercial de la radio.
En ambos casos, de todas maneras, al finaliar la guerra el avance de la radio
era tal que se hacia preciso determinar mediante leyes su configuración
económico&institucional. Entonces, una mecla de estas diferentes influencias
de poder, intereses y tradiciones culturales terminaron dando forma a dos
modelos de radiodifusión netamente diferentes, y cada uno a su manera
aseguró bien su función de control social-
+.& El modelo norteamericano, cuya estructura se consolidó en unas pocas,
influyentes y poderosas redes privadas, su#etas a control p!blico y financiadas
mediante publicidad comercial.
2.& El modelo británico, caracteriado por la hegemon$a centraliada de un
monopolio p!blico de los servicios, financiados por diversos tipos de
contribuciones de la propia audiencia.
El primero, generó una programación para grandes audiencias, propensa a
excluir los temas educativos o formativos.
El segundo, organió una programación destinada a la educación del gusto,
entendido éste seg!n los cánones de las clases cultivadas.
.ero ambos apuntaron fundamentalmente a convertir la radio en un medio de
contención social.
%.1. l modelo norteamericano
.ara +B22 la radio norteamericana crec$a desordenadamente- los monopolio
pose$an las emisoras más importantes, pero hab$a cientos de peque"as
emisoras locales, y el gobierno, a través de su ministerio de comercio, hab$a
convocado ya a una primera conferencia para regular el sistema. .orque +B22
es, en los EE33, el a"o de la explosión radial. En +B29, el secretario >oover,
hallando que el caos radial se ha vuelto intolerable, decide llamar a una
segunda conferencia en Jashington, la que de#a en sus manos la organiación
del caos, y el +M de mayo se read#udican las concesiones.
, fin de estimular la venta de receptores, las empresas poderosas se reparten
la financiación de muchas estaciones peque"as, al tiempo que las grandes
emisoras acaparan el aire desde nuevas sedes, técnicamente me#or equipadas.
,l p!blico le satisface el cambio, aunque sólo alcance a o$r concierta claridad
las estaciones potentes y bien ubicadas. %ompra, entretanto, aparatos
completos, donde el entrevero de ondas es a!n infernal.
El modo de financiación de las estaciones no está definido. .ero el secretario
>ebert >oover se niega a que un discurso del presidente apareca en el aire
entremeclado con anuncios publicitarios. No obstante, a partir de la venta de
?tiempo radial@, la publicidad crece a despecho de las cr$ticas, y pronto será el
!nico modo de sostener las broadcastings.
'odos los d$as aparec$an nuevas emisoras, con o sin licencia. Se escuchaban
discos, instrumentistas profesionales y amateurs que interpretaban m!sica
ligera 6llamada irónicamente potted palm music, es decir, m!sica de palmeras
en macetas, porque se transmit$a a la hora del té en los grandes hoteles, donde
se ve$an estas palmeritas domesticadas7 o m!sica de conservatorios, de
solistas o peque"os con#untos. .or eso mismos a"os se estaba produciendo un
prodigioso desarrollo de la m!sica popular norteamericana vinculada
principalmente al #a.
%omo los artistas de nombre eran remisos de ir a la radio, los editores de
m!sica (entre otros comerciantes& producen programas, armados con los
cantantes y e#ecutantes que realiaban demostraciones de la m!sica impresa-
y as$, con tal respaldo, las radios comenaron a sonar ?comerciales@. /os
sindicatos de m!sicos entonces buscaron exigir el pago de las interpretaciones,
hasta ese momento gratuitas.
.or su gran alcance y su rápido incremento de las audiencias, la radio inicia un
formidable cambio cultural. En los EE33, la radio, que al principió le cerró la
puerta al <a, pronto comenó a recibir su influ#o y a influir a su ve sobre su
evolución. Hos hombres de dinero, sólo por afición, ponen una emisora en
%hicago 6J4407, y ante el horror de algunos se especialia en #a. ,lgunas
estaciones, sin embargo, proh$ben el saxo por su ?influencia inmoral@. .ero el
#a cautiva audiencias.
En cuanto al género dramático, en el primer momento de la radio transmit$a
obras desde los teatros mismos, a pesar de las resistencias de los empresarios
teatrales. .or los a"os 29&2I, comienan a difundirse entre las peque"as
emisoras obras populares y comprometidas, como )bsen. Eran emisiones de
dos horas y media, con interludios musicales. , fin de evitar la ansiedad de los
actores frente al micrófono, éste se disimulaba mediante lámparas, una por
intérprete. .rimero, los propios actores produc$an los sonidos especiales, pero
pronto esta tarea se concentró en un profesional. /os libretos se preparaban
sobre papel silencioso. .ronto comenaron a emitirse radioteatros en cadena y
se realiaban pagos a los actores.
En cuanto a las noticias, hab$a diarios propietarios de estaciones de radio, pero
no las consideraban medios noticiosos. /as otras emisoras se limitaban a leer
art$culos directamente de los diarios. *altaba oficio period$stico en las
emisoras, lo que causó no pocos problemas 6se llegó a leer una noticia sobre
un discurso presidencial que a!n no se hab$a pronunciado7.
3no de los géneros noticiosos radiales, el comentario, no surgió del área
period$stica, sino de la charla de novedades del d$a que interrump$a los desfiles
musicales.
El problema del financiamiento hio crisis en +B2M. Hesde +B22, Havid Sarnoff
ven$a proponiendo un camino cercano al británico, la financiación por un
impuesto sobre la venta de equipos, aun que recolectado por la industria de la
radio y no por el gobierno.
Entre tanto, la JE,* sobreviv$a y a!n ganaba dinero con su sistema de venta
de espacio radial. .ero el enorme mercado que escuchaba radio comiena a
estimular a los publicitarios, que crean formas de cautivar a ese p!blico,
negocio para los avisadores y quince por ciento para las audiencias. .or
e#emplo, 5illette contaba una historia de la barba desde la Edad 0edia, que
terminaba con una agradable afeitada con la nava#a del avisador.
/os mismos publicitarios fi#aron ciertas normas, como la de no mencionar
precios ni tampoco el color de los envases o el lugar de la venta, ni ofrecer
muestras. /a >ora Eveready fue el primer programa exitoso con patrocinio- las
demás grandes emisoras ensayan entonces diversas formas de patrocinio, y
consienten en pagar a sus artistas.
/a indefinición legal pone en crisis a la radio norteamericana en diversos
terrenos- aun persisten las luchas de patentes entre monopolios e inversores, y
monopolios entre siC las compa"$as telefónicas disputan con los fabricantes de
radiosC las emisoras chicas con las poderosasC los due"os de derechos de
autor litigan con los usufructuarios y los intereses educativos con los
comerciales, etc.
/os disturbios surgieron aisladamente en +B2M, y en +B2; se produ#o un
estremecimiento. He esta crisis saldr$a la estructura de la radio norteamericana
y sus formas de control.
/a crisis no paró el boom radial. /ocutores y artistas comenaron a ser
reconocidos, aunque fueran anónimos. /os oyentes quer$an saber los nombres
de las voces ya célebres. >asta cierto punto, el auge del sistema de estrellas
coincide con el auge del estilo comercial en la radio, plantea 4arnou=.
/a idea que se ten$a del p!blico también cambiaba. En +B22, las audiencias se
ve$an como vastos y le#anos p!blicos. En +B2M, la comunicación se torna hacia
la escucha individual. /as cartas ayudaban a ese cambio. /a radio busca llegar
a la intimidad.
En +B2M, se realió la %uarta %onferencia Nacional de Dadio, en Jashington.
/os l$deres industriales imponen que se estableca la restricción al ingreso de
nuevos actores, negando otorgar nuevas licencias. >asta el momento estaba
vigente la /ey de /icencias de Dadio de +B+2 que fi#aba que al sólo pedido
deb$a ser otorgado el permiso. Esta medida alentó las transferencias. 3na sola
ciudad (%hicago& ya ?ten$a unas cuarenta estaciones, y hab$a veinte grupos
esperando@, y dice 4arnou=, que se"ala notorias situaciones de favoritismo en
la asignación de frecuencias, per#udiciales sobre todo para los proyectos no
comerciales o no funcionales al sistema. .ero las restricciones a la emisión no
eran el !nico problema. /a ,sociación de Editores de Hiarios presiona a sus
asociados para no dar espacio (en sus radios& a programas con anunciantes.
.or raones de competencia comercial, los diarios se oponen a que los
presupuestos de los anunciantes se deriven hacia lo que empiea a
vislumbrarse como un poderoso medio publicitario. /a Secretar$a de %omercio
an#a la cuestión finalmente- ?El problema de la publicidad por radio debe ser
resuelto por la propia actividad y n o por la compulsión gubernamental, o por la
ley@
B
. /a radio tiene entonces v$a libre para la financiación por publicidad, y se
consolida el modelo norteamericano (privado, comercial, con incluidos y
excluidos en la emisión&. .ronto la formación de las cadenas agrega el broche
final para que el modelo se cristalice.
%.1.#. l armado de las &edes. Cristalización de modelos y 'ormatos.
3nir dos estaciones de radio fue una dificultad arduamente superada porque
hubo que producir cables especiales En esto estaba la ,'Q', cuando (en el
verano de +B29& un millonario de 0assachussets le pidió permiso para
retransmitir los programas de la JE,* a través de su propia y sofisticada
emisora. El cable atravesaba otras localidades, y la ,'Q' generó un nuevo
negocio con las emisoras de esas localidades. ,'Q' planeaba una cadena de
emisoras propias, pero ante la congestión del aire, decidió aliarse con
estaciones ya existentes. , fines de +B2I hab$a veintiséis estaciones en
cadena de costa a costa. El 2+ de #unio de +B29, el presidente de los EE33
>arding pudo dirigirse por red a un millón de personas, y en diciembre se
propala por primera ve la sesión del %ongreso. En +B2I se transmitieron
también en cadena las convenciones demócrata y republicana, donde la
presencia de la multitud relató me#or los sucesos a los oyentes.
/os contratos de las grandes emisoras con las radios locales afiliadas fueron
evolucionando hasta convertirse en un intercambio de los programas provistos
por las cabeas de cadenas por el p!blico acercado por las emisoras locales.
Hebido a ello, las emisoras chicas van perdiendo terreno en provecho de
!
5arno)w, O". Cit.
estaciones con capacidad económica para producir programas estelares. El
negocio de las chicas es ahora vender p!blico.
.ero ,'Q', con sus cables, molestaba a sus socios en D%,, que no eran
empresas productoras de cables 65.E. y Jestinghause7. 4uscaron las distintas
empresas medios alternativos para generar cadenas que fue centralmente la
telegraf$a. En +B29, %onrad y otros, en Jestinghause, comienan a explotar la
onda corta.
El desencuentro entre la ,'Q' y D%, termina en un pleito legal y negociación
mediante la D%, le compra la emisora JE,*, que dará origen en +B2; a la
Nacional 4roadcasting %o. 6N4%7. Esta red, que utilia por el convenio los
cables del teléfono, esta destinada a llevar a toda la nación los grandes
sucesos, con una programación de gran eficacia. 0ientras la ,'Q' se
concentra en la producción industrial de cables y en el sector de las
telecomunicaciones, la D%, se adue"a del negocio de la radio- con M.FFF.FFF
de hogares con receptores funcionando, que a fines de la década se
convertirán en casi 9F.FFF.FFF millones de aparatos.
En con#unto la industria cultural se encuentra en expansión. /a evolución de la
tecnolog$a del cine y los experimentos que anuncian la llegada de la televisión,
dan cuenta de un sector con un gran margen de crecimiento económico.
El caos radiofónico en el pa$s era, empero, inmenso- las emisoras no
respetaban ni frecuencias ni potencias. /as interferencias eran m!ltiples. En el
%ongreso exist$an numerosos proyectos de ley prontos a tratarse. En ese
contexto, cuando la presión parlamentaria llegaba al tope, D%, inauguró su
cadena, con un impresionante sho= desde el salón de baile del hotel Jaldorf
,storia, del que participaron, desde distintas ciudades, artistas de fama.
En +B2:, N4% contaba con dos redes (una cadena llamada ?ro#a@ con
cabecera en la JE,*, y una ?aul@, liderada por la J<S&. El n!mero de
estaciones conectadas a ellas crec$a rápidamente y tamb ién los programas
con avisadores- conciertos presentados por ,mpico o .almoliveC la *iesta .ara
la *amilia de 5eneral 0otors, o la Arquesta de %ities Service. 4runs=cG era el
patrocinante de la Tpera %$vica de %hicago. Atras firmas presentaban
emisiones de tono más ligero, entre ellas la >ora Eveready.
*ue, como se advierte, preciso que existiera una estructura publicitaria nacional
para que la radiodifusión se expandiera en cadenas. 'al estructura hab$a
comenado a formarse antes de la radio, en +B+F en un proceso paralelo a la
concentración económica. /a publicidad era breve, circunspecta y
extremadamente educada. /a haa"a de /indbergh, en #unio de +B2:, al cruar
el ,tlántico en avión, dio lugar a la primera transmisión radial con varios
avisadores.
En cuanto a la producción de los programas, iba profesionaliándose d$a a d$a-
todo se escrib$a y se ensayaba en la N4%. /as producciones teatrales eran
muy cuidadas, y sus actores recib$a ahora retribuciones salariales importantes.
/os estudios eran cada ve más amplios y me#or insonoriados. /os
equipamientos para lograr efectos especiales se perfeccionaron.
3na tercera cadena se gestó desde una empresa proveedora de talentos. El
proyecto, que implicó a varias compa"$as 6de cine, discos, teatros, etc.7 se
consolida y sale al mercado en +B28, y es la %olumbia 4roadcasting System
6%4S7. Esta nueva cadena, ya sea usando el cable o por onda corta, agrega a
su programación local la retransmisión de servicios de la culta 44% inglesa. /a
%4S produce asimismo, desde Ne= 1orG especialmente, grandes programas
culturales- uno de ellos se recuerda como el programa radial del siglo, y es el
que realió en +B98 Arson Jelles
Se ha se"alado que el cine y la radio tienen historias similares. /o que sin duda
es cierto es que radio, cine, teatro, comedias musicales, son actividades que
intercambian constantemente personal, talentos, técnicas, temáticas y estilos.
/a radio recibe sus géneros de los diarios 6aspectos informativos7, de las
revistas, el cine y el teatro 6aspectos dramáticos7, de los conciertos y los bailes
populares, de la industria discográfica, de la literatura y de la vida calle#era,
para adaptarlos a su cualidad de medio en el que todo ha de resolverse por la
sugestión del sonido. .ero la radio también crea y desarrolla especialidades y
modos de ser propios. Decibió influencias e influenció en m!ltiples actividades.
, fines de enero de +B2:, la nueva ley de radiodifusión norteamericana salió
con apuro. Seg!n el Dadio ,ct., se manten$a el control de la nación sobre todas
las ondas, #ustificándose la existencia del medio en el interés, la conveniencia o
la necesidad p!blica. ,seguraba la libertad de emisión 6el respeto por la Ita.
Enmienda de la %onstitución7, y llevaba la marca antimonopólica, al prohibir dar
licencia a cualquiera que, luego de promulgada la /ey, fuera declarado culpable
de prácticas monopólicas en la fabricación o venta de aparatos de radio, o de
usar métodos desleales de competencia. 'ambién conten$a cláusulas
destinadas a evitar que los intereses telefónicos controlasen la radio, o
viceversa. Se crea la autoridad de aplicación con el nombre de *ederal Dadio
%omisión 6*D%7
+F
, que debe garantiar el cumplimiento de la norma y de
entender en el otorgamiento de las licencias. .ero la /ey, si bien necesaria, ya
era obsoleta al promulgarse, porque apenas se mencionan, en un agregado
final, las cadenas, que por ese tiempo se encontraban en pleno desarrollo y
cuyo carácter es (#ustamente& oligopólico y censurante. /a publicidad tiene
también un escaso papel, distinto de su real función, y ni se menciona la
palabra ?educación@.
Sin duda las cadenas permitieron una programación más costosa y atractiva 6si
no buena7, pero hay que aceptar que llevaron a la homogeiniación de las
emisiones y al opacamiento y la desaparición de los talentos locales.
%.# l modelo uropeo: la ((C
/a industria de la radio era en )nglaterra tan sólida como del otro lado del
,tlántico. Sus clientes eran los emprendimientos militares, los armadores y
aficionados. .ero el gobierno británico quer$a no sólo preservar sus ob#etivos
de dominio, sino también evitar el caos en el éter 6se citaba como e#emplo
perverso a la radio norteamericana7. .retend$a también que se preservaran los
1A
72t)a-mente -a DCC (Dedera- Comm)ni2ations Comisi1n#, desde s) modifi2a2i1n en 1!,4 y e- arri'o
de -a te-evisi1n.
intereses económicos del %orreo y que los contenidos no molestaran al pudor
medio.
>ab$a ya en %ournualles 6el extremo suroccidental de )nglaterra7 una emisora
que transmit$a regularmente desde febrero de +B2F. El diario /aily :ail
organió all$ un concierto el 2F de #unio de ese a"o, que hio o$r la vo de una
famosa cantante 60elba7 en muchas partes del mundo sintoniada por
radioaficionados. /os diarios ingleses del mismo modo que los
norteamericanos, ve$an a la radio como un veh$culo de entretenimiento, y de
ninguna manera como portador de noticias o de publicidad, negocios ambos
que los diarios se reservaban para si mismos. /os funcionarios ingleses, de su
lado, se negaban a que la radio propalase el tipo de materiales de éxito fácil
que ya difund$a el cine de ese tiempo y los diarios sensacionalistas. Heseaban
cuidar el nivel de las emisiones.
.resionado por un mercado creciente de radioarmadores y por un p!blico que
quer$a convertirse en audiencia, el gobierno inglés decide encargar al %orreo la
tarea de idear una forma organiativa capa de asegurar a la radio un modo de
financiamiento no basado en la publicidad. El %orreo deseaba mantener su
control y prefer$a el monopolio. E invitó a dialogar (como interesados en el
tema& a los industriales del sector, a las fueras armadas, al ministerio de
comercio, y al de las colonias. El +8 de octubre de +B22 nació la 4ritish
4roadcasting %ompany, compa"$a privada de carácter monopólico, con un
directorio en el que se hallaban representadas seis empresas 6la más
importante la 0arconi7, y el %orreo. Su director fue el ingeniero escocés <ohn
A.J. Deith. /as transmisiones regulares se inician el +I de noviembre. /os
usuarios deb$an pagar un derecho anual de audiencia que el %orreo se
encargaba de cobrar y administrar. 1 sólo pod$an comercialiarse aparatos
receptores ingleses con el sello de la 44%, sobre los que se pagaba impuesto a
la producción y a la venta. /a 0arconi entonces prácticamente monopolió el
mercado inglés de receptores.
<ohn Deith establece para la primitiva 44% tres propósitos- informar, educar,
entretener.
Hesde el comieno se de#ó sentado que la estación p!blica ten$a que ser
independiente de los partidos y del gobierno, y que su ob#etivo deb$a ce"irse a
?edificar la nación, educar el gusto, evitar los detalles escabrosos 6L7 y no
deb$a buscar la popularidad mediante escándalos@. Deith era la figura para
enunciar y cumplir tales ob#etivos. El propósito de la 44% era,
fundamentalmente ?ayudar a formar el gusto del p!blico@. No se prohib$a hacer
publicidad, pero s$ cobrar por ella.
, los pocos a"os, una comisión reunida en +B2;, en medio de las más grandes
convulsiones sociales del siglo en el pa$s, aconse#ó sustituir la estructura de la
44% y convertirla en una %orporación donde ya no estar$an representadas las
industrias- se creó as$ un ente p!blico autónomo (la 4ritish 4roadcasting
%orporation en lugar de %ompany& dotado de una carta emanada del Estado le
aseguraba al autonom$a, y regido por un presidente elegido por la %orona- en
suma, un monopolio p!blico destinado a conducir adecuadamente los servicios
de radiodifusión en el pa$s. Su presidente designado fue el mismo <ohn Deith,
que sin duda marcó el carácter de la 44% en toda su trayectoria- sus signos
distintivos fueron la afición por la alta cultura musical y teatral, la independencia
respecto de los partidos pol$ticos y a!n del gobierno, y la b!squeda de cierta
neutralidad en las noticias. 0!sica clásica, buenas interpretaciones de buen
teatro, información exenta de opinión.
/a cuestión de la financiación publicitaria directa o indirecta en la radio fue
muchas veces enfrentada por el gobierno y los demás intereses británicos, y
finalmente descartada, no sólo por consideraciones económicas (por lo
restringido del mercado publicitario inicial y por las presiones de los diarios
preocupados por la competencia en la captación de avisos& sino, sobre todo,
por consideraciones ético pol$ticas arraigadas en lo que Hoglio y Dicheri llaman
?democracia cultural@ británica, ?entrete#ida de elementos religiosos y de
socialismo humanitario@, cuyo primer exponente en la radio fue <ohn Deith. En
+BM2, cuando se discut$a en la %ámara de los /ores la propuesta de crear una
red de 'E financiada por publicidad, Deith opinó ?,lguien introdu#o en )nglaterra
el cristianismo, y alguien introdu#o la viruela, la peste bubónica y la 0uerte
Negra. 'ambién alguien tiene la intención de introducir la publicidad en la
televisiónL@
++
. Este también hab$a sido su pensamiento en cuanto a la radio.
/a prensa gráfica inglesa presionó asimismo contra la transmisión de noticias
con el pretexto de que un monopolio p!blico no pod$a garantiar la ob#etividad
de las informaciones. .ero no tuvo éxito. Atra cosa que molestaba a los diarios
era que las radios trasmitieran eventos deportivos, puntual de su propia
mercanc$a informativa.
/os empresarios teatrales se opusieron inicialmente a que la radio emitiera
desde los teatros, pero ocurrió que estas transmisiones moviliaron al p!blico a
asistir a las representaciones teatrales, y entonces los empresarios de#aron de
protestar.
,l no contar con la financiación publicitaria, los recursos de la radio británica
consistieron en los cánones de los abonos, la comercialiación de los
programas y otros ingresos menores. /a 44% estaba administrada por un
directorio ba#o el control del #efe de %orreos. El e#ecutivo quedó en manos del
Hirector 5eneral. Seg!n sus reglamentos, pod$a buscar sus noticias en todo el
mundo, e#ercer la propiedad sobre sus productos literarios, musicales,
teatrales, y discográficos, incluso a través de su impresión, lo que disolv$a los
muros entre la prensa y la radio. /a nueva 44% introduc$a orden porque
separaba ámbitos, y las empresas privadas volv$an a su tarea industrial. El
poder quedaba centraliado en el sector p!blico, as$ como en los EE33 hab$a
quedado en manos de monopolios privados.
Hoglio y Dicheri sostienen que esta forma radial británica arraiga en la tradición
pol$tica e industrial y comercial de la isla, proclive al monopolio- la presencia de
la compa"$a inglesa 0arconi en los EE33, excitó, en cambio, en ese pa$s, el
crecimiento de una pol$tica aparentemente liberal, resistente a los controles,
pero que llevó a la radio a quedar en manos de los grandes consorcios y de su
propio control de la sociedad.
I. Hivergencias y convergencias de los modelos

11
5ri((s, 7sa, #e $istor% o& 'roadcasting in t#e (nited )ingdom, vo-. CE, So*nd and +ision, Oxford
University ress, London F New York F Toronto, 1!>!GB!, 2itado por ;o(-io y /i2heri, o". cit.
.odemos se"alar algunas caracter$sticas comunes en el per$odo inicial de la
conformación de pol$ticas para el sector. Si bien desde las condiciones de
propiedad y control, ambas definieron recorridos divergentes. ,mbos
propiciando el principio de garantiar el acceso universal.
%omo se"alan <an van %uilenburg y Henis 0cPuail, ambos modelos
comparten algunas caracter$sticas-
“; %onsiderar a los medios de comunicación como ramas de la industria con
importancia estratégica.
; *eparar los diversos sectores para aplicar una la regulación específica
dependiendo del medio )regímenes diferentes asados en la tecnología-.
; *uordinar la comunicación al imperativo del interés nacional )económico y
militar-.
Estos rasgos están lógicamente relacionados ya 0ue cada uno de ello trata al
campo de la comunicación como un prolema esencialmente técnico 0ue dee
ser resuelto más por técnicos, aogados y funcionarios 0ue por una elección
política democrática.2
/as comunicaciones se mantienen efectivamente por fuera de la esfera del
debate p!blico y la contienda pol$tica, incluso en aquellos que se hab$an
abocado a la radio en sus primeros a"os. Esto refle#a una pol$tica general de
parte de los empresarios y el gobierno de mantener un control estrecho sobre
estas cuestiones de importancia estratégica, y también da lugar a una carencia
de contenido social&cultural en la pol$tica para los nuevos medios de entonces.
Esto no significa que no hubiera conciencia respecto del crecimiento de la
significación social y pol$tica de los nuevos medios masivos de comunicación,
pero s$ condu#o a que el terreno de la pol$tica fuese efectivamente
despolitiado.
/a Dadio fue percibida inicialmente como un aparato industrial y comercial, y su
regulación inicial se orientó a establecer cierto ordenamiento en torno
centralmente a estándares técnicos y usos oficiales de las ondas
radioeléctricas. .ero, al consolidarse como medio masivo de comunicación, el
ob#etivo de las pol$ticas pronto se modificaron.. %omo marcan <an van
%uilenburg y Henis 0cPuail, “/urante las décadas de&'<= y &'(=, tuvo lugar
mucha legislación y regulación en Estados Unidos )E>. U* ?adio "ct de &'<+ y
%ommunications "cts de &'(@- y en Europa )la mayoría estaleciendo
diferentes formas de propiedad p.lica y control guernamental-. Estas
medidas goernaron los términos de acceso, propósitos y estándares técnicos
de funcionamiento de acuerdo a las primeras nociones del interés p.lico. )A-
El control del contenido era más estricto donde la propiedad p.lica era elegida
por encima de la explotación comercial de los nuevos medios y al comien!o, la
radiodifusión no go!ó completamente de las garantías constitucionales de
liertad de prensa.2
/os modelos de institucionaliación del nuevo medio, tanto el 4rodcasting de
los EE33 como el servicio p!blico de la 44% & con sus divergencias y
convergencias&, dieron cuenta del interés del Estado por el control de los
contenidos y por depreciar su potencial capacidad de herramienta de
organiación de los sectores subalternos. )nstalando un patrón de
funcionamiento vertical y unidireccional, dinámica que se potenciara en el
con#unto de la industria cultural.