You are on page 1of 13

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LA FUERZA
ARMADA
6° SEMESTRE DE ADMINISTRACIÓN DE DESASTRE SECCIÓN II-N
CATEDRA: LA INDUSTRIA Y SU IMPACTO AMBIENTAL
SAN FELIX ESTADO BOLIVAR


PROFESORA: INTEGRANTES:
FLOR HERNANDEZ CARLOS GARCIA
ANGEL HERRERA
DANIELA GALLEGOS
MARIA JIMENEZ
MARIBEL HERRERA

IMPACTO AMBIENTAL DE LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA
Impactos ambientales potenciales
La industria de procesamiento de alimentos proporciona productos alimenticios
aptos para el consumo humano inmediato o futuro y subproductos para la industria
ganadera. La actividad genera grandes cantidades de aguas servidas y desperdicios
sólidos y puede ser una fuente de contaminación atmosférica. Las aguas servidas
provienen principalmente de las fugas, derrames y el lavado de los equipos. Además, se
generan grandes volúmenes de efluentes durante las operaciones de lavado, cuyo
propósito es eliminar la tierra, pesticidas y cáscaras de las frutas y vegetales.
Se emplea, ampliamente, el tamizado para remover los sólidos que tienen un
valor comercial; normalmente, su procesamiento sirve de alimentos para animales. Si
bien las emisiones atmosféricas no son un problema, los olores pueden ser importantes.
Productos lácteos
La industria láctea fabrica 20 tipos de productos, entre estos tenemos: leche
pasteurizada, helados, mantequilla, leche condensada, leche en polvo, suero, y cultivos.
Las plantas lecheras pueden emplear una combinación de operaciones para producir
varios productos, pero algunas fábricas sólo producen uno o dos. Los procesos típicos
de fabricación de la industria láctea son los siguientes:
Recepción y almacenamiento de las materias primas, que incluye las áreas de
recepción, equipos de transferencia, y grandes tanques refrigerados para
almacenamiento;
Clarificación para eliminar los sólidos suspendidos, y separación para remover la crema
estos procesos se efectúan usualmente con grandes centrífugas de un diseño especial;
Batido, homogeneización, cultivo, condensación y secado para producir mantequilla,
helados, queso, leche de manteca, etc;
Empacado y almacenamiento para envío posterior.
Las fuentes principales de desechos y aguas servidas de la industria láctea son
las aguas de lavado y enjuague de limpieza, subproductos no recuperados, o dañados o
averiados, y el líquido arrastrado de los evaporadores.
Si las operaciones son normales y se practica buena limpieza, la recepción y
almacenamiento de las materias primas no constituyen fuentes importantes de
desperdicios. Los desechos sólidos son menores y pueden ser eliminados en un relleno
sanitario.
Las características significativas de las corrientes de desechos de toda planta
láctea son: las variaciones marcadas del caudal, Demanda de Oxigeno Bioquímico,
temperatura, y pH. En una planta de leche líquida, aproximadamente el 94 por ciento de
la Demanda de Oxígeno Bioquímico proviene de la leche, derivados y otros productos
comestibles. De todos los desechos, la eliminación del suero constituye el problema más
difícil. Los métodos más comunes que se emplean para eliminarlo son:
Alimentos para el ganado, riego por rocío, descarga a los sistemas municipales,
concentración y secado.
Los principales riesgos para la seguridad en la industria láctea son el resultado
de roturas de botellas, vidrio volante, y caídas en los pisos resbalosos. Como riesgos
comunes para la salud tenemos las enfermedades de los animales, como brucelosis,
tuberculosis bovina, ántrax, etc. Además, los empleados pueden contraer el “comezón
del queso.”
Procesamiento de frutas y vegetales
El envasado y preservación extiende la vida útil de los productos crudos. En los
métodos de preservación también se halla el envasado, congelación, deshidratación, y
tratamiento con salmuera. Generalmente, la conservación de las frutas y vegetales
incluye la limpieza, clasificación, peladura, clasificación por tamaño, estabilización y
procesamiento.
Antes de su procesamiento, se deben lavar y enjuagar las frutas y vegetales con
grandes cantidades de agua, y, ocasionalmente, con detergentes. Se deben clasificar y
graduar los productos lavados empleando medios mecánicos, ópticos, manuales e
hidráulicos. Los productos maduros se separan utilizando una solución de salmuera de
densidad controlada. Luego de su clasificación, los productos se desapolillan, se
recortan y se cercenan, mecánicamente.
Muchas frutas y vegetales se deben pelar para eliminar la tierra, pesticidas y las
cáscaras gruesas, vellosas o duras. Este proceso se realiza mecánica, térmica o
químicamente. Se deshuesan, se les quita el corazón, y se cortan en tajadas o cubitos,
mecánicamente, sin utilizar agua. Algunas frutas se exprimen para producir jugos. Los
vegetales, en cambio, se blanquean y se envasan. Finalmente, dependiendo del tipo de
operación, algunos productos se secan o se deshidratan, otros se cocinan y otros se
deshidratan por congelación.
Las plantas de procesamiento de frutas y vegetales son importantes usuarios de
agua y generadores de desechos. Las operaciones de lavado, enjuagado, clasificación,
transporte dentro de la planta, peladura, blanqueado, envasado, combinación, cocinado
y limpieza producen grandes cantidades de aguas servidas y desechos sólidos. Las
emisiones gaseosas son menores, pero los olores pueden ser importantes en algunos
casos.
Los parámetros significativos de las aguas servidas son la Demanda de Oxigeno
Bioquímico, Sólidos Totales Suspendidos y pH. Los colibacilos fecales pueden ser
causa de preocupación, pero se pueden prevenir, si se practica buena limpieza y se
mantienen condiciones sanitarias en todo momento. Debido a la gran variación de
caudal y concentración (Demanda de Oxigeno Bioquímico) de las aguas servidas, se
deberán diseñar las instalaciones de tratamiento a fin de que se puedan manejar
volúmenes grandes e intermitentes. Los desechos cítricos contienen pectina, y ésta
interfiere con el asentamiento de los sólidos suspendidos.
En las envasadoras de frutas y vegetales, los accidentes mayores son causados
por el levantamiento de pesas, quemaduras de vapor, ácidos y álcalis, y heridas a causa
de vidrios rotos y latas cortantes. Los problemas principales de salud son: dermatitis e
infecciones de la piel, a causa de químicos y manejo de las frutas y vegetales. En
algunas fábricas, el exceso de ruido, temperatura y humedad también causa problemas
en la salud.
Procesamiento de carne
Las plantas de procesamiento de carne, compran los cadáveres de animales,
piezas de carne y otros materiales. Además, fabrican salchichas, carnes cocinadas,
curadas, ahumadas, envasadas, y tajadas de carne congelada y fresca, tripas naturales
para salchichas, y otras especialidades. El procesamiento puede realizarse separada o
conjuntamente con los mataderos.
El procesador de carnes recibe los cadáveres congelados que luego se
descongelan en agua o en seco, o se pican. A diferencia del proceso seco, al hacer la
descongelación en agua, se producen grandes volúmenes de efluentes. El picado emplea
máquinas que reducen el tamaño de los pedazos de carne congelada. Una planta típica
puede emplear una o más de las siguientes operaciones:
Corte de carne para preparar productos estandarizados para hoteles, restaurantes,
instituciones, agencias de comida rápida, etc.;
Procesamiento de jamón, curándolo en soluciones de encurtido, para luego
cocinar, ahumar, enfriar, cortarlo en tajadas y envasarlo;
La fabricación de salchichas y fiambres, requiere una reducción substancial de
tamaño, mezcla, moldeo y formación intensiva del producto final;
Productos de jamones envasados, para untar en sándwich, y alimentos para
animales domésticos.
El procesamiento de carne es una operación que se realiza durante todo el año,
pero el trabajo diario es intermitente. Normalmente, las plantas son paralizadas para
realizar una limpieza completa. La industria produce grandes volúmenes de efluentes
con diferentes concentraciones de sólidos suspendidos. Los desechos sólidos, que
provienen principalmente del tamizado y la limpieza, se recuperan, normalmente, y se
envían a la planta de extracción de grasa. Si bien las emisiones gaseosas no son
mayores, los olores presentan un problema. Se originan del proceso de cocción de los
materiales, residuos de animales y de la descomposición de materia orgánica.
Los parámetros más importantes para la industria de procesamiento de
carne son:
Demanda de Oxigeno Bioquímico, Sólidos Totales Suspendidos, aceites y grasa,
pH y colibacilos fecales. Dependiendo del tipo de operación, el fósforo y el amoníaco
pueden ser también un problema. De los procesos presentados anteriormente, el
envasado de carne y el procesamiento de jamón, son los mayores contribuidores en la
formación de corrientes de aguas servidas, Demanda de Oxigeno Bioquímico, Sólidos
Totales Suspendidos, aceite y grasa. La que contribuye menos es la operación de cortar
la carne.
Los desechos descargados por la industria de carne pueden ser reducidos a
niveles deseados mediante el manejo efectivo del agua, control de los desperdicios
dentro de la planta modificación del proceso y sistemas de tratamiento de las aguas
servidas.
Los riesgos para la seguridad en la industria de procesamiento de carne son:
pisos resbalosos, quemaduras, y heridas y abrasiones producidas por las latas cortantes,
vidrio roto y máquinas de corte. El problema principal para la salud es la dermatitis
causada por los químicos, y las infecciones de la piel. Además, son peligros potenciales
para la salud las enfermedades de los animales, como ántrax, actinomicosis, erisipela y
tuberculosis. Otros riesgos para la salud son el exceso de ruido, temperatura y humedad.
Procesamiento de pescado y moluscos
La industria de pescado y mariscos envasados y preservados ha progresado
gradualmente en la utilización de las técnicas de secado y curado, preservación,
envasado, congelación y extracción de los productos pesqueros. El tiempo que dura el
procesamiento del pescado varía mucho, dependiendo de la temporada de cosecha y la
cantidad de material que procesa la industria.
Dentro de los procesos que emplea esta industria se incluye: pesca,
almacenamiento, recepción, destripamiento, precocinado, limpieza, preservación y
empaquetado. Una vez realizada la pesca, se descarga del buque el producto, es pesado
y transportado al área de preparación, sea para su procesamiento inmediato o para
almacenamiento en frío. En algunas operaciones, el pre procesamiento para descabezar
el camarón, destripar el pescado o los moluscos, se realiza en el mar. Los desechos se
recogen en seco o se tamizan de las aguas servidas para ser procesados como
subproductos.
Dependiendo del uso final del producto, el pescado o marisco fresco puede ser
empaquetado para consumo inmediato, o cocinado, para luego picarlo, limpiarlo,
eliminando la piel, los huesos, el carapacho, las agallas, etc. El picado puede ser seguido
por congelación, envasado, pasteurización y refrigeración.
Hay mucha variación, entre una planta de procesamiento, y otra, con respecto al
volumen de agua que se utiliza y la cantidad de desechos que se generan. En general, los
desperdicios de esta industria contienen Demanda de Oxigeno Bioquímico y Químico,
Sólidos Totales Suspendidos, aceite y grasa, y pueden tener un pH alto o bajo.
Normalmente, estos efluentes no contienen ningún material peligroso o tóxico.
Ocasionalmente, se pueden producir aguas servidas con una alta concentración de
cloruro de sodio.
En condiciones normales, las emisiones gaseosas no constituyen ningún
problema. Si no se recuperan, los desechos sólidos pueden causar problemas de
tratamiento y eliminación. Afortunadamente, las plantas más nuevas recuperan la
mayoría de los desperdicios sólidos mediante tamizado, o recolección en seco. Estos
desechos se procesan para producir harina de pescado, proteínas solubles concentradas,
aceites, fertilizantes líquidos, pelotillas de alimento para peces alimentos para animales,
novedades de madreperla, etc.
En la industria envasadora de pescado, los accidentes mayores ocurren como
resultado del levantamiento, o manejo de materiales y la caída de los mismos. Como
causas secundarias tenemos las caídas en los pisos resbalosos y quemaduras y heridas
por la maquinaria y objetos cortantes. Los problemas principales en la salud se originan
de las verrugas, causadas por los virus y el órgano del pescado, y las infecciones de la
piel y dermatitis a causa de los químicos.
Temas de los recursos naturales
Agua
Importantes cantidades de agua en la industria de procesamiento de alimentos.
El agua es utilizada, principalmente, para lavar, enjuagar y transportar los productos
dentro de la planta, y para su limpieza.
En la industria de las frutas y vegetales, por ejemplo, es muy común utilizar,
agua para transportar la materia prima dentro de la planta, y se considera que este uso es
muy económico y sanitario. Sin embargo, la lixiviación de los elementos solubles de los
productos ha impulsado el desarrollo de medios alternativos de transporte líquido, tales
como los sistemas de líquidos osmóticamente equivalentes. Sin embargo, es necesario
realizar un lavado eficiente después de la cosecha, debido al uso de pesticidas y la
presencia de otros contaminantes, porque las técnicas mecánicas de cosecha, dejan
residuos de tierra y suciedad en las frutas y vegetales.
Asimismo, el procesamiento de la leche, carne, pescado y moluscos requiere de
grandes volúmenes de agua dulce para el proceso y para limpiar los equipos y las áreas
de trabajo. Además, el agua sirve como solvente para los productos, y como medio para
cocinar y limpiarlos. Por eso, es necesario seleccionar el sitio para las instalaciones de
procesamiento de alimentos de tal modo que está disponible suficiente agua de muy
buena calidad.
Las características de las aguas servidas de la industria de procesamiento de
alimentos varían según el tipo y tamaño de la operación. Típicamente, los efluentes
tienen alta Demanda de Oxigeno Bioquímico y Químico, aceite y grasa, colibacilos, y
sólidos suspendidos y disueltos. En las aguas servidas puede haber otros contaminantes,
como residuos de pesticidas, aceites complejos, compuestos alcalinos o ácidos, y otros
materiales orgánicos. Enviro mental Guidelines y Occupational Health and Safety
Guidelines del Banco Mundial establecen normas para los efluentes y la seguridad de
los trabajadores de las industrias de procesamiento de alimentos.
La Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los EE.UU. también ha
establecido lineamientos para las aguas servidas, en varios sectores de la industria de
procesamiento de alimentos. Los compuestos que se reglamentan bajo estas normas que
controlan las diferentes operaciones de procesamiento de alimentos son: pH, sólidos
Totales Suspendidos, y Demanda de Oxigeno Bioquímico. Asimismo, se han
establecido normas, para el aceite y grasa, colibacilo fecal, y amoniaco, para las
industrias de procesamiento de leche, carne y mariscos. Los reglamentos nacionales
varían según el país y el tipo de industria, y pueden ser muy subjetivos.
Los recursos hídricos del área circundante pueden sufrir deterioro debido a los
derrames casuales de efluentes no tratados, y químicos de procesamiento, o a raíz del
control inadecuado del escurrimiento superficial y otras fuentes no puntuales. Si se
utilizan químicos, se deben diseñar procedimientos para su manejo y almacenamiento, y
medidas para el control de los derrames, a fin de reducir al mínimo el potencial de un
derrame accidental al medio ambiente.

Aire
Las emisiones atmosféricas de las instalaciones de procesamiento de alimentos
son mínimas, pero pueden incluir partículas, óxidos de azufre, de nitrógeno,
hidrocarburos u otros compuestos orgánicos. El problema principal que se asocia con
las industrias de procesamiento de alimentos se relaciona con los olores nocivos o
molestosos. La Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. ha desarrollado normas
de calidad de aire para partículas, óxidos de azufre y algunos compuestos orgánicos. Al
no haber reglamentos locales, estas normas pueden ser apropiadas para las plantas de
procesamiento de alimentos en otras partes del mundo.
Tierra
La ubicación de las plantas de procesamiento y fabricación de alimentos puede
perjudicar los recursos terrestres, debido a la utilización de terrenos que son importantes
para la ecología, agricultura o economía. Asimismo, la eliminación de desechos sólidos
en el terreno puede deteriorar los recursos terrestres. Es esencial adquirir suficiente
tierra, a fin de permitir la colocación lógica y libre de las instalaciones de procesamiento
y almacenamiento,
Si hay reglamentos locales, estos deben ser observados. Asimismo, hay que
estudiar las medidas adecuadas que ayuden a reducir al mínimo la contaminación que la
eliminación de los desechos Puede causar, y luego incorporarlas al plan de desarrollo
(El capítulo: "Recolección de Desechos Sólidos y Sistemas de Eliminación"
proporciona mayor información sobre este tema).
Impactos ambientales potenciales de actividades agrícolas y forestales
Agricultura y el desarrollo rural
En el desarrollo de este tipo de proyectos de desarrollo agrícola existen tres
clases de impactos potenciales ambientales, el impacto del desmonte o recuperación de
nuevas tierras destinadas para algún proyecto agrícola, el efecto de la intensificación de
la producción de las tierras agrícolas existentes, y por último la sustentabilidad de los
proyectos agrícolas. Todo tipo de ganado (sea éste vacuno, bobino, porcino, o equino)
pasta en los campos libremente y pisotea el suelo provocando su compactación. Dicha
compactación se cataloga como un impacto ambiental negativo ya que la vegetación
existente en los suelos para el pastoreo necesita un mínimo de espacio de aire para
oxigenar sus raíces y poder así acometer los procesos químicos necesarios para su
crecimiento y fertilización (como por ejemplo la nitrificación), espacio que se elimina
por esta compactación que produce el ganado al pastar en esos suelos, lo que conduce a
suelos infértiles con el tiempo.
Colonización de tierras nuevas
La colonización de nuevas tierras puede darse de una forma planificada o bien
de una forma espontánea. La colonización planificada lo hace a partir de la división de
las tierras grandes en pequeños lotes que se reparten entre la población que las explotará
y mantendrá. Por otro lado, la colonización no planificada se basa fundamentalmente en
la expansión hacia áreas cuyo uso era otro distinto y, por lo tanto, lograba la ampliación
de las zonas agrícolas mejorando la degradación destinada a esos suelos. Esta
degradación del suelo es el punto clave a analizar y desarrollar en este tipo de proyectos,
estableciendo las medidas preventivas y/o correctivas que sean posibles.
Control integrado de plagas y uso de agroquímicos
En la actualidad las acciones y/o actividades que se planifican y realizan para
aumentar la productividad de los cultivos (como el monocultivo de las variedades de
alta producción, la utilización de fertilizantes, el cultivo múltiple a partir de la
eliminación de los suelos en barbecho, etc.) conducen a un ambiente más favorable para
el desarrollo de las plagas, los insectos, la maleza, y los patógenos. De ahí que
existiendo siempre alimento disponible, este tipo de impactos ambientales potenciales
se van a producir y por ello es imprescindible para este tipo de proyectos que se analice,
evalúe, planifique y se planteen medidas alternativas para la contención de los mimos.
El empleo de pesticidas para tratar de combatir dichos impactos de una forma
indiscriminada y sin control ha provocado que las especies de plagas se hayan hecho
resistentes a éstos ofreciendo mucha más resistencia y reduciendo la posibilidad de su
control. En base a esta experiencia, actualmente los especialistas en la protección de los
cultivos proponen la utilización de un manejo integrado de plagas como medio más
diversificado, duradero, y eficaz.


Manejo de bosques naturales
El desarrollo de este tipo de proyectos tiene como eje central el planificar un
manejo adecuado de los bosques naturales para apoyar una producción sostenible de la
gran cantidad y variedad de productos que se derivan de la madera, de forma que se
preserve la capacidad de recurso ambiental del bosque, se conserve su biodiversidad, y
se protejan la subsistencia para todas aquellas especies que viven gracias al bosque o
están en peligro de extinción.
Los impactos ambientales negativos fundamentales para este tipo de proyectos
son el desbrozo cuyo objetivo es destinar el suelo del bosque para otros usos como la
agricultura o ganadería, la degradación del bosque apareciendo especies secundarias
como matorrales o tierras baldías, un aumento de la erosión y sedimentación de los
recursos acuáticos, las inundaciones, la escasez de agua, la degradación de los
ecosistemas acuáticos, la reducción de los recursos genéticos y su alteración, y un
aumento de los impactos socioeconómicos.
Manejo de ganado y terreno de pastoreo
La utilización de la tierra de áreas no aptas para su uso agrícola para el pastoreo
del ganado permite una utilización productiva de tierras áridas o semiáridas, en las
cuales hay escasez de agua por falta de lluvias. El pastoreo mejora la fertilidad del suelo
a partir del estiércol y sus características físicas de forma que el impacto potencial es
positivo. Por lo tanto, los proyectos de desarrollo ganadero son una posibilidad muy
eficiente para el manejo de las tierras marginales y poco utilizables, lo que mantiene la
productividad del ecosistema y optimiza la producción de alimentos a partir de un
mínimo de insumos.
Por el contrario, loa impactos ambientales potenciales negativos en los terrenos
de pastoreo se relacionan con el desarrollo de actividades como la agricultura, el
desarrollo de los recursos hídricos, los programas de colonización, proyectos de
minería, etc. Estos provocan la reducción o imposibilidad de que exista pastoreo y
degradan sus recursos.


Corrección del impacto ambiental agrícola y ganadero
Un aumento de la productividad con salvaguardias ambientales es necesario y
posible mediante el uso de combinaciones adecuadas de instrumentos biológicos,
sociales, tecnológicos y económicos para la planificación participativa del uso de la
tierra; la conservación de la tierra y del agua; la gestión de desechos; los sistemas
integrados de producción; la vinculación de investigación, educación y extensión; y la
reforma de la tenencia de la tierra.
Para una agricultura ambientalmente sana, son prioritarios unos sistemas más
integrados de producción unidos a mecanismos de apoyo adecuados y al mejor uso de
los insumos externos. Aunque estos últimos traigan consigo el riesgo de degradación
ambiental, si se usan debidamente permiten mejorar la productividad y la seguridad
alimentaria y aligeran la presión sobre otras tierras. El riego, las variedades mejoradas y
los productos agroquímicos contribuyen notablemente a la producción de alimentos: el
36 por ciento de todas las cosechas y el 50 por ciento de las cosechas de cereales
proceden de tierras de regadío. No obstante, no se ha insistido bastante en los
mecanismos que permiten a los usuarios utilizar sin riesgo los insumos externos. Para
ello es preciso hacer hincapié en la formación y la educación de los agricultores, el
apoyo técnico y la infraestructura correspondiente para reducir al mínimo los efectos
ambientales negativos.
Las innovaciones se adoptan rápidamente si los agricultores las creen
beneficiosas. Se trata pues de concebir innovaciones e incentivos que sean
económicamente rentables para los productores y ambientalmente sanos y benéficos
para el conjunto de la sociedad. Las medidas de control integrado de las plagas y los
sistemas integrados de nutrición de las plantas van claramente en ese sentido pero
requieren la participación activa de agricultores, extensionistas y científicos.
Los gobiernos deben dirigir este proceso complicado recurriendo a todos los
medios disponibles, tales como tecnología y políticas adecuadas, para alentar a los
agricultores, los mercados, las industrias alimentarias, las instituciones de investigación
y los consumidores. A orientar el desarrollo agrícola de manera que no dañe al medio
ambiente.
Puede facilitarse la concientización y el consenso en torno a unos métodos de
producción ambientalmente idóneos, por ejemplo:
 Utilizando terminología indígena para asesorar a los agricultores y los usuarios
de la tierra;
 Organizando talleres para detectar las dificultades y promover la comunicación
entre agricultores y funcionarios;
 Dialogando con los agricultores sobre el uso de sus tierras;
 Estableciendo un presupuesto operacional adecuado para la educación agrícola y
mejorando los métodos de producción de alimentos;
 Capacitando al personal de extensión agrícola para promover sistemas
integrados de producción y el uso ecológico de la tierra.
 Los gobiernos deben colaborar con los agricultores y otros productores de
alimentos, empresas y otros sectores no gubernamentales para elevar la cantidad
y la calidad de alimentos disponibles para los pobres rurales. Para ello es
posible:
 Apoyar prácticas ecológicas mediante incentivos que promuevan el uso eficiente
de los insumos y la concientización ecológica mediante la educación y la
formación;
 no adoptar políticas imprevisoras que inciten a los productores a utilizar
métodos insostenibles de producción, sino políticas que promuevan el mejor uso
de la tierra y la distribución más equitativa de los recursos;
 Hacer que los pequeños agricultores se organicen en empresas competitivas y
productivas, concentrando la producción alimentaria en áreas de elevado
potencial, apoyando zonas de empresas rurales, promoviendo planes de
diversificación de ingresos en sectores como agroindustrias, energía biológica y
acuicultura;
 Evaluar el potencial de producción de alimentos en las ciudades y su entorno
inmediato e iniciar experimentos para producir más alimentos cerca de los
lugares de consumo;
 Mejorar las infraestructuras de apoyo a las empresas agrícolas facilitando
semillas de calidad, fertilizantes y equipo para la producción alimentaria, y
reforzando y dotando de medios al personal de extensión para promover las
prácticas ecológicas.