You are on page 1of 13

2/13

www.mcyp.es 
 
DICTÁMENES DE LA COMISIÓN LOCAL DE PATRIMONIO 
 
  La  Comisión  Local  de  Patrimonio  ‐dependiente  de  la  Dirección  General  de  Patrimonio‐  nos 
sorprende  una  vez  más  con  su  criterio  posibilista  y  relajado,  haciendo  dejación  de  su  función  como 
máximo  defensor  de  los  valores  patrimoniales  de  la  ciudad.  No  olvidemos  que  el  edificio  se  encuentra 
en el Conjunto Histórico de Madrid ‐declarado como tal por Decreto 41/1995‐; estando además incluido 
en  el  entorno  de  la  iglesia  de  San  Marcos  ‐declarada  Bien  de  Interés  Cultural  como  Monumento  desde 
1944‐,  sin  que  esta  circunstancia  parezca  afectar  a  la  decisión  sobre  la  conservación  de  un  edificio  con 
esta doble protección. 
 
  El primer dictamen, de 14 de marzo de 2014, se emite en respuesta a la consulta presentada por 
la  propiedad  el  día  18  de  febrero  de  2014  sobre  la  viabilidad  de  rebajar  el  nivel  de  catalogación  del 
edificio, y carece de motivación adecuada, pues la Comisión no da razón alguna para la descatalogación, 
puesto  que  la  única  justificación  que  se  arguye  es  “la  puesta  en  valor  de  un  edificio  muy  degradado” 
(aunque  admite  seguidamente  que  desconoce  como  está  el  interior  del  inmueble,  ya  que  se  aplaza  la 
visita para “comprobar in situ el estado actual del edificio” al momento de la modificación del Plan), sin 
que  se  explique  la  imposibilidad  de  su  rehabilitación  ni  como  va  a  ponerse  en  valor  un  edificio  que  se 
pretende  demoler,  ya  que  se  confunde  edificabilidad  con  edificación,  puesto  que  no  es  el  edificio  o  su 
superficie  construida  lo  que  va  a  mantenerse,  sino  su  edificabilidad,  que  se  reconstruirá  una  vez 
demolida, hecho muy distinto a la rehabilitación de un inmueble. 
 
  Y  con  tales  lagunas  e  incongruencias,  sin  justificar  como  se  aplican  los  criterios  de  catalogación 
contenidos  en  la  Memoria  del  Plan  General  ni  cuál  fue  el  error  cometido  al  catalogarse  (única  causa 
valida para modificar el catálogo, según el Art.4.10.2 de las Normas Urbanísticas), y sin dar razón alguna 
para tan radical decisión, se decide el destino de uno de los edificios más emblemáticos del Madrid de la 
Posguerra.  Porque  si  bien  la  resolución  del  asunto  se  remite  a  una  posterior  modificación  de  Plan 
General, esto no pasa de ser un mero trámite, ya que la respuesta a una consulta de estas características 
es vinculante, lo que significa que si, finalmente, la modificación no se aprobara o se hiciera en términos 
distintos a lo aquí favorablemente informado, podría ser objeto de reclamaciones e indemnizaciones de 
todo tipo, quedando así condicionado  el asunto de  tal manera que hace  muy difícil  cualquier otro final 
que  no  sea  el  que  estamos  contemplando.  Sorprende  aún  más  esta  decisión  por  preceder  a  la 
elaboración  de  cualquier  informe  al  respecto,  ya  que  todos  son  posteriores  a  la  misma,  pues  el 
municipal está fechado el  22 de julio de 2014, mientras que el de Pedro Navascués es de  mayo y el de 
Francisco Pol y Álvaro Ardura de junio. 
 
  Este sorprendente dictamen, dócilmente se deja guiar la mano sugiriendo el camino urbanístico 
–ajeno  a  su  competencia‐  para  conseguir  la  descatalogación  del  edificio  exigida  por  la  propiedad 
mediante  la  Modificación  de  Planeamiento  necesaria,  que  fue  pedida  ya  el  16  de  junio  siguiente.  Esta 
nueva solicitud se caracteriza por el contradictorio y engañoso lenguaje empleado: así, “para garantizar 
la  protección  de  sus  valores  histórico  patrimoniales”  se  desprotege  lo  que  ahora  está  protegido; 
“extender  la  protección  no  a  la  totalidad  del  edificio”  significa  en  realidad  reducir  la  actual  protección 
total  a  sólo  la  fachada‐pantalla  delantera,  para  lo  que  se  acuña  el  oxímoron  “volumen  laminar”  y  se 
aduce  sin  motivo  que  actualmente  no  se  puede  “intervenir  sobre  la  trasera”;  cuando  expone  que 
“permitir  intervenciones  en  la  estructura  del  Edificio  España  (…)  posibilitará  la  adaptación  funcional, 
3/13
www.mcyp.es 
seguridad y habitabilidad a los requerimientos” establecidos “en la vigente Ley 38/1999 de Ordenación 
de la Edificación” y el Código Técnico se refiere en realidad a los requerimientos del programa funcional 
previsto  por  la  propiedad,  pues  la  adaptación  a  las  exigencias  de  la  Ley  de  Ordenación  y  el  Código 
Técnico  es  absolutamente  viable  sin  tocar  dicha  estructura;  se  llama  “Plan  Especial  de  Protección  del 
Patrimonio Histórico” a un Plan destinado a autorizar el derribo de ese Patrimonio… 
 
  Además, dicha solicitud anticipa “la conformación de una fachada posterior con rasgos formales 
del siglo XXI, articulada a la fachada principal, manteniéndose en la Plaza de España sus rasgos formales 
del siglo XX”, una propuesta que tampoco se adecúa a la catalogación Nivel 3 grado Parcial a la que se 
quiere  rebajar  el  inmueble,  pues  ‐según  el  apartado  de  las  Normas  Urbanísticas.  Condiciones  para  las 
obras,  Art.  4.3.13‐  “las  obras  de  ampliación  en  los  edificios  de  Nivel  3  quedan  condicionadas  a  la 
adecuación de la propuesta a los valores intrínsecos y ambientales del elemento catalogado, no siendo 
autorizables  las  soluciones  inarmónicas  que  supongan  un  impacto  negativo  para  el  edificio  o  el  paisaje 
urbano”  (el  subrayado  es  nuestro).  Y  difícilmente  podrá  evitarse  la  falta  de  armonía  y  el  impacto 
negativo cuando inmediatamente se describe la nueva fachada posterior prevista como “nueva «escena 
principal», con los rasgos formales del XXI, articulada a la fachada principal de imagen consolidada, con 
rasgos  más  anquilosados  de  la  década  de  los  40  del  siglo  XX,  pero  que  debe  mantenerse  por  su  valor 
histórico‐paisajístico como telón de fondo de la plaza de España y como parte del perfil urbano (Skyline) 
característico  de  Madrid”;  mostrando  un  desprecio  considerable  incluso  hacia  el  único  elemento  cuya 
obligada  conservación  nunca  se  ha  puesto  en  duda.  ¿Con  qué  criterio  se  concibe  que  la  unidad 
monolítica  del  edificio  España  sea  desgajada  para  permitir  su  ruptura  en  aras  de  una  ampliación,  un 
alíen que se adueñe del inmueble y surja de sus entrañas, desfigurando y anulando su personalidad en 
aras  de  una  renovación  de  resultados  demoledores?.  Una  vez  más  tenemos  que  ver  cómo  el 
Ayuntamiento  se  pliega  con  esta  modificación  a  los  intereses  de  particulares,  restando  una  y  otra  vez 
valor patrimonial a nuestra ciudad al servicio de objetivos mercantiles que solo aprovechan realmente a 
sus promotores. 
 
  En  cuanto  al  posterior  dictamen  del  11  de  julio,  poca  novedad  aporta,  si  bien  hay  que  señalar 
que  no  se  cumplen  las  condiciones  impuestas  en  el  anterior,  como  la  visita  de  inspección  o  el  juicio 
sobre la adecuación de la nueva propuesta a los criterios de protección del Conjunto Histórico; debiendo 
reseñarse  que  el  vocal  del  Colegio  Oficial  de  Arquitectos  de  Madrid  solicitó  la  creación  de  una 
“supercomisión”  compuesta  por  catedráticos  y  profesionales  de  reconocido  prestigio  –insinuando 
implícitamente  que  la  Comisión  reunida  no  estaba  capacitada  para  juzgar  sobre  este  asunto‐,  y  como 
esta solicitud no fue atendida puede presuponerse que el COAM se opone a la actuación. 
 
 
INFORME TÉCNICO MUNICIPAL 
 
  Se  ha  centrado  la  alegación  en  la  revisión  de  las  valoraciones  que  se  hacen  para  justificar  la 
rebaja de los niveles de protección aludidos, por lo que se han seguido los apartados enumerados en el 
informe que acompaña a la Modificación del Plan: 
 
 
 
 
4/13
www.mcyp.es 
a. ¿Valor histórico? y b. ¿Valor singular?. 
  Se reconoce la existencia indiscutible de los valores HISTÓRICO y SINGULAR, si bien este último 
solo  referido  a  los  usos,  olvidando  la  absoluta  excepción  que  en  su  día  constituyó  la  construcción  del 
edificio,  excepción  que  se  ha  mantenido  hasta  nuestros  días  y  que  aún  hoy  supone  un  ejemplo 
imprescindible  para  el  conocimiento  del  desarrollo  arquitectónico  de  la  ciudad.  El  edificio  es  sin 
discusión  una  muestra  de  arquitectura  colosal  y  grandilocuente  que  tiene  como  uno  de  sus  méritos 
relevantes  ‐si  no  el  principal‐  su  singular  impronta  en  la  ciudad.  Desde  el  final  de  su  ejecución  en  1953 
supuso  un  hito  arquitectónico  vinculado  a  la  época  de  su  construcción  y  una  imagen  consustancial  a 
nuestra capital. Esta imagen está vinculada a la memoria popular y a la de los visitantes de esta ciudad 
además  de  haber  trascendido  como  visión  característica  en  numerosas  referencias  gráficas,  literarias, 
periodísticas, cinematográficas etc.  
 
  La conciencia de que el Edificio España tiene un origen especulativo y propagandístico impuesto 
por  un  régimen  autoritario,  así  como  sus  deficiencias  en  cuanto  a  estilo  y  lenguaje  arquitectónico,  son 
cuestiones  que  se  vieron  claras  desde  su  construcción.  Este  “pecado  original”  del  edificio  y  sus 
limitaciones  en  cuanto  a  excelencia  arquitectónica,  no  obstan  para  que  en  una  revisión  crítica  después 
de  sesenta  años,  las  cualidades  del  mismo  hayan  adquirido  especial  relevancia  y  hoy  puedan  ser 
ampliamente  apreciadas  tanto  por  el  público  como  por  la  crítica  especializada;  especialmente  a  partir 
del giro posmoderno producido en los años ochenta del pasado siglo, desde los códigos asumidos de la 
modernidad arquitectónica hacia una visión recuperadora de la ciudad histórica y de sus arquitecturas, 
incluidos los historicismos del siglo XIX y comienzos del siglo XX; dándose la circunstancia de que a partir 
de  ese  momento  hubo  arquitectos  y  diversos  profesionales  que  instalaron  allí  sus  estudios,  así  como 
agentes de todo tipo, artistas y escritores, que le dieron una nueva vida; que se habría mantenido de no 
ser  porque  en  los  años  del  boom  inmobiliario  se  crearon  otras  expectativas  por  parte  de  la  propiedad, 
que llevaron a la venta, desalojo, vaciado y cierre del edificio, propiciando una degradación inducida que 
ahora se quiere presentar como ruina funcional. 
 
  Debemos, pues, considerar la existencia de estos dos valores en su grado máximo o muy alto, lo 
que ya de por si sería suficiente para justificar su inclusión en el catálogo. 
 
 
c. ¿Valor ejemplar? 
  En  este  apartado  se  reconoce  su  volumetría  como  característica  más  EJEMPLAR,  sin  que  se 
entienda por qué se habla de volumetría limitándola a la visión frontal y por tanto superficial. Conviene 
aclarar que la volumetría es por propia definición una visión espacial completa que no puede reducirse a 
uno de los planos. Se reseña porque es una de las claves de este asunto, ya que un objeto de 110 m de 
altura  en  ese  contexto  de  caserío  mucho  más  bajo  es  inevitablemente  muy  visible,  y  por  más  que  se 
empeñen tanto el informe municipal como su principal inspirador, el informe de Francisco Pol y Álvaro 
Ardura,  no  se  puede  disociar  una  parte  de  ese  volumen  para  darle  unas  características  volumétricas  y 
formales diferentes sin caer en soluciones aberrantes o incoherentes, y menos aún cuando supondrá la 
desaparición  de  la  parte  más  elocuente,  sincera  y  consecuente,  la  que  mejor  expresa  la  verdadera 
naturaleza  del  edificio,  y  la  que  más  se  acerca  a  la  integración  de  ornamento  y  estructura,  pues, 
despojada  de  retórica  historicista,  muestra  en  su  parte  superior  la  planta  real  habitable,  la  modulación 
estructural y las comunicaciones verticales. 
 
5/13
www.mcyp.es 
  La presencia escenográfica a la Plaza de España no se entendería sin el soporte que suponen las 
torres  traseras  a  modo  de  grandes  contrafuertes,  que  de  suprimirse,  dejarán  la  vista  hacia  la  Plaza 
España  huera  de  sentido,  como  una  cáscara  incomprensible.  Aunque  se  hiciera  en  su  momento  como 
una  solución  especulativa  de  aprovechamiento  máximo  del  solar,  se  resolvió  con  bastante  inteligencia, 
evitando los patios cerrados, y mediante una conformación que resulta funcionalmente correcta y muy 
potente en vistas lejanas, creando un icono que ha caracterizado a nuestra ciudad desde que se inició su
construcción; mientras que en las próximas se atenúa tras el sotabanco de la calle Maestro Guerrero, de 
escala más contextualizada con los edificios cercanos. 
 
  Absurdamente,  se  expone  “que  la  tendencia  que  marcaron  los  rascacielos  norteamericanos 
perseguía la integración de ornamento y estructura, lo que no se ha conseguido en el Edificio España”; 
obviando que dicha tendencia comenzó a finales de los años cincuenta, tras la construcción de la Torre 
Seagram  de  Mies  van  der  Rohe,  y  por  lo  tanto,  después  de  concluido  el  inmueble  que  nos  ocupa.  En 
efecto,  ninguno  de  los  rascacielos  previos  al  Edificio  España:  ni  el  modelo  neogótico  del  Woolworth,  ni 
los  ejemplos  decó  como  el  Chrysler  Building  o  el  Empire  State,  ni  el  conjunto  del  Rockefeller  Center, 
muestran  en  sus  fachadas  –revestidas  de  piedra  o  ladrillo‐  sus  elementos  estructurales,  ni  indicios  de 
dónde puedan situarse. 
 
  Tampoco resulta convincente la minusvaloración que se hace de la estructura aunque se apoye 
en  las  opiniones  de  D.  Pedro  Navascués,  pues  su  especialidad  no  es  la  Ingeniería  sino  la  Historia,  de 
modo  que  no  da  importancia  a  una  cuestión  fundamental  como  es  el  tamaño.  El  récord  en  altura  de 
estructuras  de  hormigón  armado  ya  fue  en  su  momento  una  cualidad  evidente,  y  en  ello  radicaba  el 
mérito, pues la dificultad en este caso no era el construir con ese material sino el acumular importantes 
cargas  sin  hipertrofiar  los  pilares  y  controlando  cuestiones  tan  importantes  como  los  asientos 
diferenciales  o  las  dilataciones,  lo  que  está  escrupulosamente  resuelto  y  comprobado  después  de  60 
años de existencia: los Otamendi serían unos arquitectos cuestionables, pero no se puede dudar de sus 
cualidades como ingenieros. Por otro lado conviene comentar que el entender la protección estructural 
como la protección a la estructura portante es un recorte inadmisible del concepto mismo, que no sólo 
recoge  la  materialidad  de  vigas,  pilares  y  muros  sino  la  propia  estructuración  y  ordenación  espacial  y 
volumétrica. 
 
d. ¿Valor precursor? 
  El  enunciado  que  define  el  valor  del  apartado  PRECURSOR  según  el  informe  de  la  Modificación 
Puntual  del  PGOUM,  dice:  “Por  suponer  un  ejemplo  para  la  comprensión  de  los  procesos  evolutivos 
experimentados por la arquitectura de nuestra  ciudad”. Tomada  esta frase al pie de la letra habría que 
reconocer que sí es un ejemplo de los procesos evolutivos de la arquitectura madrileña, pues plasma de 
modo muy visible los rasgos que caracterizan a la arquitectura de la autarquía, y que permiten definir un 
momento,  una  situación  histórica  determinada,  e  incluso  detectar  los  movimientos  expansivos  de  la 
ciudad,  pues  hay  barrios  enteros  y  numerosos  edificios  que  configuran  un  Madrid  de  posguerra 
perfectamente legible y reconocible. Que marca el punto final de un lenguaje arquitectónico también es 
cierto,  aunque  esta  opinión  no  tenga  nada  de  peyorativa  ni  sirva  para  descalificarlo  (también  las  obras 
de Pedro de Ribera marcan el final del barroco castizo, y las del tan citado Ventura Rodríguez las de su 
versión clasicista de inspiración romana); y hay que reconocer que si no es precursor en su totalidad sí lo 
es  de  la  mutación  del  ropaje  clasicista  hacia  otros  caminos,  como  se  puede  advertir  en  la  galería 
comercial, claramente asignada a los estilos fifties internacionales, y en paralelo y coetáneo a lo que un 
6/13
www.mcyp.es 
arquitecto  tan  reconocido  como  Luis  Moya,  hace  en  la  Universidad  Laboral  de  Gijón,  cuando  rompe  el 
lenguaje clásico inicial para introducir las formas orgánicas del auditorio. 
 
e. ¿Valor tipológico? 
  Esta cuestión del valor TIPOLÓGICO se despacha en el informe transcribiendo prácticamente las 
opiniones erróneas de los informes de P. Navascués y de Fco. Pol y A. Ardura, que confunden la tipología 
de patios interiores típica de algunos edificios de viviendas con la de patios abiertos a fachada, solución 
propugnada  por  los  arquitectos  racionalistas  para  parcelas  de  mucha  profundidad,  que  aquí  se  emplea 
de forma muy acertada para solucionar los problemas de luces y ventilación que propicia la gran altura 
del edificio combinada con la geometría de la planta, y que se hubiera hecho de forma mucho más torpe 
mediante patios interiores; no se pueden considerar como patios de vecindad estas inmensas fachadas 
que  limitan  espacios  de  luz  y  ventilación,  conforman  volúmenes  notables  de  la  propia  construcción  y 
tienen  un  indudable  interés  compositivo.  Admitir  las  razones  –equivocadas‐  de  estos  informes 
conllevaría  la  descalificación  de  casi  todos  los  rascacielos  de  la  Escuela  de  Chicago,  así  como  de 
rascacielos y otros edificios altos organizados “en peine” de arquitectos tan reputados como Frank Lloyd 
Wright o Le Corbusier, o de ejemplos muy reconocidos madrileños como el edificio de la Telefónica, que 
según los autores de los citados informes no sería un rascacielos ni tendría valor tipológico. 
 
  Hay  que  reconocer  que  la  integración  de  forma  coherente  en  su  medio,  sólo  se  cumple 
satisfactoriamente hacia la plaza de España, respecto a la que tiene vocación de presidir, pero hacia su 
trasera  lo  tiene  muy  difícil  por  el  exceso  de  altura  y  volumen,  recurriendo  a  una  disposición 
retranqueada y en peine que quizá es la menos mala que se podía plantear, y de la que hace al menos 
virtud  en  las  visiones  a  distancia  mediante  los  patios  abiertos  y  el  escalonamiento,  con  notable  y 
dramático  efecto  expresivo.  Para  este  punto,  los  comentarios  de  Alberto  Tellería,  en  réplica  al  informe 
de Pedro Navascués, contienen una completa reflexión sobre las tipologías y estructuras de rascacielos, 
y a ellos nos remitimos. 
 
  En cuanto a la asimetría del peine trasero, sí que se hizo “como gesto de respeto compositivo a 
la iglesia de San Marcos”, pues ‐como se encarga de señalar Navascués en su informe‐ la altura de 22 m 
adoptada corresponde a la autorizada para sus edificios medianeros, aunque hoy nos resulte exagerada. 
 
  Y tampoco se justifica negar todo mérito a su estructura de hormigón armado –forzada sin duda 
por la carestía de la época‐, cuando ésta constituyó en su día un récord de altura, con el condicionante 
de ser menos adecuada que la de acero a la tipología de rascacielos por la hipertrofia en planta baja de 
los  pilares,  que  aquí  se  redujeron  hasta  secciones  perfectamente  admisibles;  sin  contar  soluciones 
extraordinarias  como  el  refuerzo  de  los  forjados  que  permitió  eliminar  arriostramientos  añadidos  para 
contrarrestar  los  tremendos  esfuerzos  de  viento,  mayúsculos  en  un  inmueble  de  su  altura  y  magnitud, 
situado además en un espacio despejado y enfrentado a la Sierra madrileña. 
 
  Por otra parte, que el Edificio España sea o no un rascacielos análogo a ejemplos americanos o 
rusos  tampoco  es  un  elemento  determinante  para  su  catalogación,  pues  lo  cierto  es  que  es  nuestro 
rascacielos,  esto  es,  la  respuesta  que  técnicos  y  promotores  dieron  en  su  época  a  una  demanda 
concreta,  que  se  solucionó  de  acuerdo  con  los  criterios  de  ese  momento  y  de  ese  lugar,  y  que  por  ello 
forma parte de nuestra memoria histórica y nuestro patrimonio. 
 
7/13
www.mcyp.es 
f. ¿Valor formal? 
  En  cuanto  a  valor  FORMAL  se  repiten  en  el  informe  las  mismas  descalificaciones  de  apartados 
anteriores,  redundando  en  su  disposición  simétrica,  escalonada  y  ornamental,  que  también 
descalificaría  a  gran  parte  de  la  arquitectura  clásica  o  de  rascacielos,  empezando  por  la  madrileña 
Telefónica, pues son condiciones muy comunes a infinidad de arquitecturas; y se vuelven a denostar las 
fachadas traseras aunque sean menos simétricas, menos escalonadas y menos ornamentadas, ahora por 
razones  funcionales  de  privacidad  y  vistas  entre  ventanas,  sin  fijarse  en  que  eso  está  resuelto  sin  más 
que  asignar  a  cada  doble  crujía  del  peine  la  función  de  espacios  de  paso  y  servicio,  o  espacios  de 
estancia,  y  teniendo  cuidado  de  no  enfrentar  estancias  entre  sí.  En  la  planta  original  se  aprecian  esas 
posibilidades de distribución. 
 
  No  es  aceptable  como  argumento  formal  el  que  una  composición  simétrica,  escalonada  y 
ornamental  no  sea  especialmente  interesante,  pues  en  su  momento  y  desde  una  visión  clásica 
coincidente con el resurgir neoclasicista de los totalitarismos europeos era lo deseable y apropiado. Se 
puede  cuestionar  si  ya  en  ese  momento  tales  intenciones  estuvieran  quedando  desfasadas,  pero  no se 
puede negar la intencionalidad de conseguir un decoro y una presencia adecuada al enorme rectángulo 
de  la  Plaza  España  mediante  precisamente  esos  recursos  mayestáticos.  Y  en  ese  aspecto  es  bastante 
consecuente el que la fachada trasera no persiga la misma finalidad de servir de telón de fondo sino que 
se  pueda  fragmentar  en  cuatro  grandes  torres  que  permiten  la  luz,  ventilación  y  vistas  que  no  habrían 
permitido los patios cerrados de tamaña altura. 
 
  Otra  cuestión  es  el  manejo  más  epitelial  de  la  proporción  de  elementos,  fenestración  y 
ornamentación,  que  los  Otamendi  suelen  manejar  con  buena  factura  constructiva  pero  con  tanto 
pragmatismo  como  torpeza  formal,  y  en  este  caso  la  peor  parte  corresponde  a  la  fachada  principal, 
plana  y  con  unos  remates  decorativos  desganados  tanto  en  cornisas  como  en  la  portada  central,  en  la 
que  se  salpica  un  poco  de  hojarasca  neobarroca,  sin  siquiera  molestarse  en  hacer  alguna  distinción  o 
adaptación  de  los  huecos  de  ventana.  Es  curioso  que  sea  la  fachada  que  se  pretende  conservar  a 
ultranza ‐en lo que estamos de acuerdo por su valor icónico y asumido en la memoria de la ciudad‐, pero 
no  es  desde  luego  lo  mejor  de  un  edificio  que  se  muestra  mucho  más  interesante  en  sus  vistas 
posteriores, en su disposición en planta con mínimas circulaciones y generosa dotación de ascensores, y 
en  la gran calidad de las zonas comerciales  de  su  pasaje  interior,  accesos  y  arranques  de  escaleras, 
justamente lo que se pretende descatalogar y demoler. 
 
7.3 ¿Valoración del entorno? 
  Finalmente,  en  el  apartado  7.3  se  incluye  una  valoración  del  ENTORNO,  que  no  es  defecto 
intrínseco  del  edificio  sino  del  descuido  con  que  está  tratado  el  lugar  de  la  calle  trasera,  y  de  los 
problemas  derivados  del  largo  periodo  de  abandono  del  inmueble.  Es  un  problema  que  se  resolvería 
recuperando el uso del edificio, y ‐si se quiere‐ con una pequeña reforma en su planta baja que permita 
mayor permeabilidad desde las galerías comerciales; pero el que se pretenda solucionar con un derribo 
brutal  de  26  pisos  y  nueva  construcción  es  como  matar  pulgas  a  cañonazos,  sin  que  ni  siquiera  se 
resuelva  con ello el  problema principal, que es el de la mutilación del casco histórico. 
 
  Tampoco  parece  adecuada  la  propuesta  de  realineación  del  edificio  hacia  la  calle  del  Maestro 
Guerrero  para  minimizar  su  impacto  sobre  la  aledaña  iglesia  de  San  Marcos,  pues  como  señala  el  Sr. 
Navascués  en  su  informe,  la  apertura  de  dicha  calle  sólo  causó  daños  a  la  apreciación  de  la  misma,  ya 
8/13
www.mcyp.es 
que  el  templo  –que  cuenta  con  su  propio  compás  delantero‐  fue  diseñado  por  Ventura  Rodríguez  para 
verse sólo lateralmente desde la calle de San Leonardo. 
 
¿Todos los valores? 
  Esta  enumeración  de  valores,  con  la  que  se  quiere  dar  carácter  científico  y  objetivo  a  las 
decisiones  de  catalogación  de  un  elemento  edificado,  puede  ser  una  herramienta  adecuada  si  se  hace 
con  el  fundamento  de  una  investigación  realizada  no  sólo  por  profesionales  competenes  sino  en  unas 
condiciones de imparcialidad que deben estar explicitadas y garantizadas. Aun así, de la valoración que 
se  hace  en  el  informe  municipal  para  esta  Modificación  Puntual  del  PGOUM,  no  se  deduce  que  un 
edificio  con  valor  histórico  y  singular  reconocidos,  y  otros  valores  en  grado  de  duda  o  en  parte 
cuestionados,  no  deba  obtener  la  catalogación  Estructural,  porque  si  cumpliese  más  valores  su 
catalogación  procedente  sería  la  de  Integral  o  Singular.  Pues  no  hay  que  olvidar  que  la  catalogación 
actual del edificio es de grado 2, lo que significa que no se considera uno de los mejores y más valiosos 
ejemplos de la ciudad, aunque sí con valor suficiente por el que propiciar su preservación. Para ello no 
es necesario que todos sus valores estén presentes en su máximo grado de excelencia, ni su estructura 
debe ser audaz e innovadora, ya que en estos casos la catalogación debe ser de nivel superior al que el 
catálogo recoge.  
 
  En este aspecto, procede recordar lo que ha dictado recientemente el Tribunal Constitucional al 
rechazar  ocho  artículos  de  la  Ley  de  Patrimonio  Histórico  de  la  C.A.M.  de  2013,  y  es  la  distinción  entre 
excepcionalidad y relevancia, admitiendo que un Bien de Interés Cultural puede basarse en la relevancia 
como valor suficiente, pues la excepcionalidad dejaría fuera de protección a casi todo tipo de bienes. En 
este caso no estamos ante una solicitud de declaración BIC , pero sí se reconoce la existencia de valores 
relevantes  del  Edificio  España,  y  éstos  no  quedarían  salvaguardados  con  una  catalogación  de  nivel  3, 
grado parcial, que además ni siquiera recoge en su formulación elementos tan básicos como la totalidad 
de las fachadas, con su traza reconocible y coherente, ni una estructura portante que fue récord en su 
momento,  ni  una  galería  comercial  y  accesos  de  valor  reconocido  y  geometría  indisociable  de  la 
estructura y su configuración original. 
 
  También  se  está  olvidando  o  minimizando  la  importancia  de  la  opinión  pública,  aunque  en  el 
punto  3  de  las  consideraciones  del  acta  nº  25/2014  del  dictamen  de  la  Comisión  Local  de  Patrimonio 
Histórico del municipio de Madrid, de 11 de julio de 2014, se establezca “que todo este proceso debe ser 
reconocido  por  la  “sociedad  civil”  creando  mecanismos  adecuados  para  la  expresión  del  sentir  de  los 
ciudadanos sobre la propuesta”. En esa fecha, según se ha difundido por los medios de comunicación y 
según  se  puede  comprobar  en  las  direcciones  de  internet  de  Change.org  o  Madrid,  Ciudadanía  y 
Patrimonio 
1
, ya se habían reunido casi 44.000 firmas en contra de este proyecto.  
 
  Cuando  los  representantes  de  esta  Comisión,  que  preside  la  Dirección  General  de  Patrimonio 
Histórico,  hablan  de  sociedad  civil,  no  queda  claro  a  qué  se  refieren  ni  el  modo  ni  en  qué  plazo  van  a 
consultar a esa sociedad. Por si acaso, se acelera al máximo el procedimiento y se saca la Modificación 
Puntual  a  información  pública  durante  el  mes  de  agosto,  de  modo  que  cualquier  opinión  del  público, 

1
http://www.change.org/p/ayto‐y‐comunidad‐de‐madrid‐no‐autoricen‐el‐derribo‐del‐edificio‐espa%C3%B1a  
http://madridciudadaniaypatrimonio.org/node/578  

9/13
www.mcyp.es 
una vez aprobado el expediente será papel mojado, y lo que se quiera hacer con el edificio será a gusto 
de opiniones tan cuestionables, parciales e impositivas como las que se están manejando. 
 
  Es posible que el edificio fuera poco apreciado en su momento, pero lo que es incuestionable es 
que hoy en día sí lo es, como lo demuestra el hecho de que no solo esta incluido en todos los catálogos 
de protección que el Ayuntamiento ha redactado, sino que también consta en todas las guías publicadas 
en  estos  últimos  años  sobre  la  arquitectura  madrileña:  Arquitectura  de  Madrid  del  Colegio  de 
Arquitectos,  Madrid  Arquitectura  de  la  Editorial  Munilla‐Lería,  Guía  de  la  Arquitectura  Contemporánea 
de  Ramón  Guerra  de  la  Vega,  e  incluso  en  la  muy  selectiva  Guía  de  Arquitectura.  España  1920‐2000 
publicada por el Ministerio de Fomento. El que no figure en el listado del DOCOMOMO no tiene nada de 
extraño,  pues  este  listado  solo  recoge  los  edificios  contemporáneos  más  valiosos,  ejemplares  y 
trascendentes  de  la  ciudad;  y  nadie  pretende  que  el  Edificio  España  sea  uno  de  ellos  aunque  tenga 
valores de sobra para su protección en un nivel estructural. 
 
La plaza de España 
  Sorprende  que  tras  rechazar  todo  análisis  de  la  propuesta  de  la  propiedad  para  reformar  el 
edificio,  que  se  remite  siempre  a  fases  ulteriores,  se  considere  ya  en  cambio  la  prevista  intervención 
municipal  para  la  plaza  de  España,  operación  de  carácter  público,  independiente  del  inmueble  ‐de 
propiedad privada‐, que parece concebida al servicio de las necesidades de este último; hasta el punto 
de  plantearse  la  conexión  bajo  rasante  del  aparcamiento  público  reformado  con  el  previsto  para  el 
nuevo inmueble, cuya  cota de sótanos se rebaja hasta ‐23 m.  En  su momento, cuando se  conozca este 
proyecto  ya  se  analizará  debidamente,  pero  caben  aquí  unas  consideraciones  generales:  la  plaza  de 
España  es  uno  de  los  espacios  que  ‐aunque  modificados  por  la  aparición  de  las  entradas  de 
aparcamiento  y  el  puente  de  Bailén‐  posee  una  gran  superficie  arbolada  y  ajardinada  de  uso  intensivo 
por la ciudadanía; el entorno del monumento a Cervantes es uno de los espacios urbanos más visitados 
por  el  turismo,  componiendo  con  el  telón  del  Edificio  España,  una  de  las  vistas  más  características  de 
nuestra ciudad, y entendemos sería un error que perdiera este carácter de espacio estancial y de interés 
turístico, pues ‐salvando las distancias‐ podría equipararse al atractivo que en París tiene la torre Eiffel, 
denostada  y  controvertida  pieza  en  el  momento  de  su  construcción  para  la  exposición  Universal  de 
1889, de dudoso interés artístico, pero que se ha convertido en el icono de la capital francesa. 
 
 
OTROS INFORMES 
 
  Al  informe  emitido  por  los  técnicos  municipales  se  suman  otros  dos,  redactados 
respectivamente  por  los  arquitectos  urbanistas  Francisco  Pol  y  Álvaro  Ardura,  y  el  catedrático  de 
Historia del Arte y académico Pedro Navascués, que nos ilustran profusamente sobre la evolución de la 
trama  urbana,  los  planes  urbanísticos,  la  tramitación  del  expediente  administrativo  de  la  licencia  de 
obras  y  otros  incidentes  igualmente  interesantes,  o  sobre  lo  inadecuado  de  la  delimitación  del  Recinto 
Histórico, pero que en realidad de poco nos sirven a la hora de juzgar los valores del edificio. Parece que 
la  intención  es  dejar  constancia  de  los  movimientos  especulativos  que  hubo  en  los  planes  urbanísticos 
que modificaron la trama urbana y, sobre todo, durante la tramitación de la licencia, que concluyó con 
el monumental error de  la construcción de  un edificio ajeno a su  entorno, que no respeta ni el  caserío 
circundante  ni  los  importantes  monumentos  próximos,  y  que  con  su  gran  masa  ahoga  el barrio  en  que 
se ubica. 
10/13
www.mcyp.es 
Informe de Francisco Pol y Álvaro Ardura 
  El problema de las traseras a nivel urbano y el pretexto del entorno de la iglesia de San Marcos 
se  utiliza  a  discreción  en  el  informe  de  Fco.  Pol  y  A.  Ardura,  que  no  entran  en  el  meollo  de  la  cuestión 
como  es  la  gran  edificabilidad  y  el  desmesurado  tamaño  del  edificio,  que  no  se  van  a  corregir  en 
absoluto  mediante  la  sustitución  que  se  pretende.  Lo  que  fue  una  gran  operación  especulativa  va  a 
continuar siéndolo, y los perniciosos efectos de la “sombra” del edificio sobre las edificaciones traseras 
pervivirán  por  los  siglos  de  los  siglos,  pues  la  sustitución  del  actual  edificio  por  otro  de  análoga  altura, 
volumetría, ocupación y usos tendrá los mismos efectos negativos que ha tenido siempre. Los esfuerzos 
que  dedican  los  autores  a  ponderar  los  posibles  beneficios  de  la  sustitución  de  todo  el  interior  del 
edificio por otro diferente pero con los mismos metros cuadrados (sin olvidar un buen pico añadido de 
sótanos hasta los 23 m, en el que puede residir una de las claves del empeño de los promotores) llegan a 
resultar  patéticos  o  increíbles,  pues  las  posibles  operaciones  de  recortar,  añadir,  quitar  y  poner  el 
volumen actual para hacer un pírrico huequito al frontal de la iglesia de San  Marcos o un  poco más de 
amplitud a la calle Maestro Guerrero tendrán un alcance muy limitado si no se renuncia a buena parte 
de la edificabilidad actual. Por mucho que una persona gorda intente ocultar sus abundancias, lo que se 
faje u oprima por un lado se le va a desbordar por el otro. 
 
  Ni siquiera se va a mejorar la permeabilidad de la calle trasera con la Plaza de España, ni puede 
haber otra continuidad de sistemas verdes que lo que permiten las dos calles actuales: San Leonardo y 
Los Reyes. Cualquier otra posibilidad pasa por abrir un boquete descomunal en la fachada delantera ‐lo 
que  ni  se  pretende  ni  nadie  se  atrevería  a  asumir‐  o  por  algo  tan  sencillo  como  mejorar  un  poco  las 
conexiones  interiores  –lo  que  se  podría  hacer  con  un  retoque  de  las  plantas  bajas  que  no  necesitaría 
cambiar la catalogación ni demoler todo el interior del edificio‐. 
 
  Por repetir la palabra “mejora” decenas de veces y a lo largo de todas y cada una de sus páginas, 
no nos van a convencer los autores del informe urbanístico de las virtudes de una Modificación Puntual 
del Plan General que se traduciría en una radical modificación del Edificio España, ni siquiera total, sino 
encorsetada por una especie de acartonada piel de cocodrilo que conformaría las caras delanteras una 
vez vaciada y disecada, para llenarla por detrás con la paja reluciente del siglo XXI. 
 
 
Informe de Pedro Navascués 
  Llegados  a  este  punto  se  entiende  mejor  la  postura  del  informe  de  Pedro  Navascués,  que  no 
puede  evitar  mostrar  su  desprecio  hacia  el  edificio  en  su  totalidad,  incluida  su  fachada  principal,  las 
secundarias,  la  traza  parcelaria,  la  regulación  de  cotas,  su  posicionamiento,  su  origen  especulativo,  la 
corrupción  franquista  que  otorgó  las  licencias  injustificables,  etc.  Aborrecimiento  total  y  bastante 
coherente en un historiador amante y conocedor como nadie de la arquitectura del siglo XIX, para el que 
el  Edificio  España  se  queda  en  una  burda  caricatura  del  peor  y  más  descreído  historicismo.  Si  se 
atendiese  de  modo  literal  al  informe  de  Pedro  Navascués  habría  que  demoler  completamente  todo  el 
edificio,  para  hacer  una  cuidadosa  sutura  del  tejido  histórico  dañado,  recuperando  la  salida  de  la  calle 
Dos Amigos a la Plaza de España entre construcciones de pequeña altura, que no sobrepasasen las alas 
laterales de la hermosa iglesia de San Marcos. 
11/13
www.mcyp.es 
UN PROYECTO LLENO DE DUDAS 
 
  Es  inevitable  reseñar  las  similitudes  de  este  proyecto  para  el  Edificio  España  y  su  proceso 
administrativo con el del complejo Canalejas‐Sevilla, pues en ambos concurren los mismos propietarios 
y arquitectos, y similares intereses; resultando incomprensible el empeño en obtener unas ventajas más 
que  dudosas  mediante  la  demolición  del  interior  de  los  edificios,  lo  que  supone  un  proceso  brutal  y 
costosísimo  que  conlleva  además  un  hachazo  al  sistema  de  protección  del  Patrimonio,  cuestionado  y 
frágil  después  de  comprobar  con  qué  facilidad  los  propietarios  y  las  distintas  administraciones  llegan  a 
acuerdos  para  rebajar  o  eliminar  las  protecciones  de  valor  Estructural  o  Integral,  e  incluso  Bienes  de 
Interés Cultural, acudiendo a revocaciones en ese último caso, y a la Modificación Puntual en el caso de 
edificios  catalogados  por  el  Plan  General.  Todo  esto  se  hace  a  velocidades  inusitadas  en  el  manejo 
habitual de los expedientes administrativos, con el mismo ocultamiento de un proyecto definitivo cuya 
existencia se niega a los ciudadanos repetidamente, impidiéndoles opinar, y con una concordancia entre 
administración  local,  autonómica  y  propiedad  igualmente  sorprendente.  Los  argumentos  aducidos  son 
igualmente  paralelos:  la  actividad  económica,  el  empleo,  la  recuperación  (en  realidad,  destrucción)  de 
unos  edificios  abandonados  (no  porque  sufran  alguna  patología,  sino  por  los  intereses  económicos  de 
sus propietarios), la mejora de la seguridad pública, la permeabilidad, etc. 
 
  La  realidad  es  que  cualquiera  de  esas  ventajas  se  podrían  haber  conseguido  con  una  actuación 
más  respetuosa  y  de  menor  complejidad  técnica  y  administrativa,  y  con  resultados  más  fiables  y 
controlables. Ambos edificios tuvieron hace siete años sendos proyectos de reputados profesionales: de 
Rafael de la Hoz Castanys en el caso Canalejas, y de Carlos Rubio Carvajal y Antonio Ruiz Barbarín en el 
Edificio  España,  que  resolvían  satisfactoriamente  el  problema  de  la  rehabilitación  y  la  reasignación  de 
usos sin necesidad de desventramientos físicos ni jurídicos. 
 
  Ahora  ambos  edificios  están  bajo  las  órdenes  del  mismo  estudio  de  Lamela  arquitectos,  y 
barrenan  igualmente  la  ciudad  de  modo  real  y  metafórico.  Quizá  el  empeño  en  hacer  muchos  sótanos 
para  meter  vehículos  en  un  centro  urbano  que  tarde  o  temprano  tendrá  que  ser  peatonalizado  y 
confiado  al  transporte  público,  sea  una  clave,  o  quizá  la  manera  de  rebajar  y  cuestionar  unas 
legislaciones protectoras, que cada vez molestan más a un modelo económico basado en la construcción 
o  el  turismo  como  recursos  de  inmediatez  depredadora,  sea  otra  clave  que  explique  lo  que  se  ve 
incongruente desde fuera. 
 
  Todo  son  dudas  en  esta  operación  de  la  plaza  de  España  que  además  quiere  extenderse  al 
subsuelo  de  la  misma;  arrasando  con  el  magnífico  arbolado,  la  plataforma  urbana  y  lo  que  haga  falta, 
para meter más actividad turística y comercial en una ciudad al borde de la congestión. Lo que no ofrece 
duda  alguna  es  la  concatenación  de  unos  actos  que  empiezan  por  una  consulta  del  promotor,  y 
continúan  con  el  asentimiento  de  unas  administraciones  que  no  sólo  no  defienden  las  restricciones 
establecidas por las protecciones vigentes en el catálogo del PGOUM o el planeamiento urbanístico, sino 
que  facilitan  desde  el  primer  momento  las  condiciones  para  los  cambios  que  sean  necesarios  a  fin  de 
crear  una  cobertura  legal  a  la  medida  del  fin  solicitado,  que  se  pretende  hacer  pasar  como  beneficio 
público pero que es en realidad de interés privado.  
 
 
 
12/13
www.mcyp.es 
 
 
Por todo lo expuesto, y dentro del plazo preceptivo se presentan las siguientes  
 
 
 
ALEGACIONES:
 
 
− El Edificio España debe conservar la protección Nivel 2 grado Estructural con la que está catalogado 
en  el  actual  PGOUM,  porque  es  la  adecuada  a  sus  características  y  valores  intrínsecos,  de  acuerdo 
con  los  actuales  criterios  de  catalogación;  y  no  ha  sufrido  menoscabo  alguno  que  justifique  una 
rebaja  de  esta  protección  a  Nivel  3  grado  Parcial,  siendo  mínimos  los  desperfectos  aducidos  por  la 
falta  de  uso,  que  en  todo  caso  habrían  sido  producidos  por  sus  sucesivos  propietarios  al  realizar 
obras  de  rehabilitación  que  nunca  llevaron  a  término,  o  al  abandonarlo  incumpliendo  el  obligado 
deber  de  conservación.  Su  desprotección  es  innecesaria  para  los  fines  que  se  dicen,  ya  que  puede 
ser  reparado,  rehabilitado  y  puesto  en  uso  mediante  un  proyecto  que  se  atenga  a  la  normativa 
urbanística  vigente  y  obras  permitidas  para  este  grado  de  protección,  sin  mayores  dificultades  que 
las  habituales  en  este  tipo  de  actuaciones,  imprescindibles  para  el  mantenimiento  de  nuestro 
patrimonio histórico. 
 
 
− La  estructura  del  Edificio  España  es  de  gran  interés,  por  tratarse  de  uno  de  los  escasísimos 
rascacielos  construidos  con  hormigón  armado  en  todo  el  mundo,  que  fue  considerado  en  su  día  el 
edificio  más  alto  de  Europa  levantado  con  este  material;  siendo  por  tanto  necesario  que  esta 
estructura  se  conserve,  mediante  la  oportuna  protección  que  plenamente  justifica  la  actual 
catalogación de grado Estructural. 
 
 
− Asimismo,  es  necesario  mantener,  además  de  todo  el  conjunto  coherente  de  las  fachadas  con  su 
imagen  original  ‐que  ya  forma  parte  de  la  iconografía  histórica  de  la  ciudad  de  Madrid‐,  toda  la 
volumetría del edificio, incluida la interesantísima solución espacial de su parte trasera, ritmada por 
una sucesión de patios abiertos que desde el punto de vista arquitectónico presentan mayor interés 
volumétrico  que  la  fachada  principal.  No  tiene  sentido  mantener  un  telón  como  único  valor  del 
edificio: si tan mala ha resultado ser su arquitectura y su estética es tan decadente, es de temer que 
manteniendo su fachada principal solo se obtenga un pastiche ridículo e incomprensible. 
 
 
− Debe  conservarse  íntegramente  la  galería  comercial  de  la  planta  baja,  por  constituir  un  espacio  de 
gran  interés,  tanto  en  su  disposición  espacial  como  en  su  cualidad  material  y  detalles  decorativos, 
como una muestra temprana de la adopción de la estética moderna al final de la autarquía, reflejo 
del gusto de los años cincuenta. 
 
13/13
www.mcyp.es 
− Con  su  demolición,  total  o  parcial,  no  se  soluciona  ninguna  de  los  problemas  que  causó  su 
construcción, ya que se mantiene su edificabilidad y usos, con lo que al reconstruirlo se repetirán los 
principales errores. 
 
 
 
  Por  tanto,  se  solicita  que  se  revoque  la  aprobación  inicial  de  descatalogación  del  edificio, 
manteniéndolo como de Nivel 2, grado Estructural, por ser el que mejor se adecúa a sus valores y puede 
propiciar el mantenimiento de uno de los ejemplos más significativos de la arquitectura de la posguerra 
madrileña. 
 
 
 
En Madrid, a 9 de Septiembre de 2014 
 
 
 
Fdo.: Vicente Patón Jiménez 
Presidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio 
 
 
 
Nuevos informes que se adjuntan 
 
  Como complemento a lo expuesto anteriormente, se adjuntan junto con esta alegación 
dos informes separados:  
 
1  ‐  El  «Edificio  España»,  que  documenta  en  53  páginas  la  historia  y  bibliografía  del  Edificio  España, 
valorando sus elementos más importantes y característicos. 
 
2  ‐  Comentarios  al  “Informe  sobre  el  Edificio  España  y  su  circunstancia  urbanística”,  de  D.  Pedro 
Navascués Palacio, con 17 páginas donde se calibran –y rebaten parcialmente‐ las consideración del Sr. 
Navascués sobre la valoración del mismo.