You are on page 1of 14

Exégesis bíblica y la homosexualidad

:
1
(Análisis exegético de dos textos)
2
La buena interpretación bíblica requiere una doble contextualización. Como interpretación de un texto antiguo,
tiene que estudiar a fondo el contexto del lugar y tiempo de la comunicación original. Pero también, por
diversas razones, es necesario que al interpretar se tenga una visión clara del tiempo del intérprete y de su
propia identidad como tal. uien no entiende su propio tiempo !istórico, difícilmente podr" entender un
contesto ale#ado en tiempo, espacio y cultura.
$nterpretar la %iblia es como limpiar una ventana. Para que quede bien el vidrio, !ay que limpiarlo por los dos
lados. &o basta limpiar un solo lado de una ventana. La buena interpretación tiene la doble tarea de aclarar el
mensa#e en su contexto antiguo 'el mensa#e original( y en su significado para !oy 'el mensa#e !oy del mensa#e
de ayer(.
)

Por exégesis entendemos la b*squeda de la me#or interpretación posible de un mensa#e, generalmente escrito y
antiguo. +us métodos son b"sicamente !istóricos, ling,ísticos y socio-culturales. .s una disciplina !istórica que
requiere métodos rigurosos y muc!a empatía !istórica y cultural. Para insertarse fielmente en el contexto
antiguo del texto, la exegesis debe limitarse al mundo del texto y no de#arse influir por lo que no podía influir al
autor antiguo y a los receptores originales del texto. .n la medida de lo posible, la exégesis debe tener la
disciplina !istórica de entrar en ese mundo con sus propias características 'la problem"tica, la tem"tica y la
sem"ntica de esa época( en vez de ubicarlos a ellos en el mundo moderno nuestro.
/
.l término 0!ermenéutica0 tiene muc!os significados, pero para este ensayo propongo entenderlo como la
relectura fiel del texto original en el nuevo contexto de nuestro mundo moderno. .sto a veces puede ser una
simple actualización del texto, pero en otros casos puede ser muy diferente o !asta lo contrario del mensa#e
original debido a las nuevas situaciones !istóricas. .l mandamiento de imitar el e#emplo de 1es*s en lavar los
pies '1n 2)32/-24( a!ora se cumple me#or lustrando los zapatos. Carlos 5esters cuenta de un pueblo campesino
en %rasil que prosperaba con la cría de cerdos. Como experimento, 5esters les asignó para sus grupos de
estudio el tema de la pro!ibición de comer carne de cerdo. 6odos los grupos concluyeron que dadas las nuevas
circunstancias el mismo 7ios que pro!ibió comer c!uletas y costillas a!ora quería que ellos siguieran criando
cerdos.
4
.s popular !oy !ablar de 0Ciencias %íblicas0. La exégesis y la !ermenéutica, como ciencias, exigen un grado
muy alto de autocriticidad. .s m"s, cu"nto m"s comprometidos8as estemos con determinada causa, tanto m"s
autocríticos8as tenemos que ser en nuestra argumentación. 9dem"s, cu"nto m"s controversial un tema, m"s alto
debemos tener el sospec!ómetro y m"s seguros debemos estar de nuestros propios argumentos e
interpretaciones. Las buenas causas no necesitan malos argumentos. :n solo argumento que no convence puede
da;ar seriamente la credibilidad de diez argumentos sólidos y fundamentados. 9 veces 05enos es m"s0.
2
.n este ensayo emplearé el término 0!omosexual0 para referirme a la pr"ctica !omosexual, no a alguna tendencia o preferencia en sí.
.n lengua#e bíblico, de ambos testamentos, se trata de 0!ombres que se acuestan con otros !ombres0< el equivalente griego m"s
próximo es arsenokoitês 'varón-cama. varón-coito< ver n.)2(. Lo ideal !ubiera sido emplear siempre arsenokoitês en lugar de
0!omosexual0 pero eso complica muc!o la comunicación,
=
>éase también 09n"lisis exegético de un artículo de 7ale 5artin sobre la !omosexualidad0 en este blog, =4 de octubre de =?2).
)
>éase 0.xégesis bíblica e !istoria antigua0 '+tam =??), 6omo $ 2?4-2?@( y 0La %iblia, el lector y el contexto !istórico3 pautas para
una !ermenéutica evangélica contextual0 'ibid /A-BA(.
/
.ste rigor !istórico comienza con la disciplina de emplear todos los términos en su sentido antiguo y de no partir de conceptos
modernos. +ólo así podremos evitar la incursión de connotaciones modernas en nuestra exégesis del autor bíblico. 9n"lisis que parte
de lo que nosotros entendemos y pensamos !oy, garantiza un resultado tendencioso y distorsionado.
4
7e manera similar, las valiosas ense;anzas cristológicas del +almo = y el mensa#e de #usticia social en +almo B=32-B no convalidan la
visión nacionalista de $srael como potencia expansionista que aparece en ambos pasa#es.
.n este traba#o me propongo analizar, lo m"s ob#etivamente posible, dos textos. :no es de Cenato Lings, los
pasa#es sobre Levítico en Biblia y homosexualidad: ¿Se equivocaron los traductores? ':%L =?22( y el otro de
$rene DoulEes, Problemas pastorales en Corinto ':%L87.$ 2AAF(, los comentarios sobre 2Cor 4-B.
F
Los dos
autores son sumamente competentes, entre los m"s destacados en sus respectivos campos, y sus libros !an
tenido una amplia aceptación y son muy citados, privadamente y en los medios de comunicación. Gace unos
meses en Costa Cica, por e#emplo, en Cadio Higante un respetado sociólogo declaró que 0ya se !a demostrado
que esos pasa#es son errores de traducción0. .n CL97. > '#ulio de =?2=( se !izo una muy fuerte promoción de
ambos libros. Por eso urge un an"lisis exegético y una evaluación crítica de ambos.
I. Análisis exegético de Le 1!:22 y 2":1#$ seg%n La Biblia y la homosexualidad":
¿Se equivocaron los traductores?
7

7os textos del Código de +antidad de Levítico ocupan nuestra atención para este an"lisis. Como punto de
partida, los citamos en la &ueva >ersión $nternacional, #unto con el !ebreo original de la pro!ibición3
Levítico 2@3==3 0&o te acostar"s con un !ombre como quien se acuesta con una mu#er. .so es
una abominación0 I-.6G-J9KG9C LL 6$+GK9% 5$+GK.%. $+G+G9, 0con varón no te
yacer"s yaceres de mu#er0, cf. Lings p.@/,@@(
().
@

Levítico =?32)3 0+i alguien Mun !ombreN se acuesta con otro !ombre como quien se acuesta con
una mu#er M0yaceres de mu#er0, 5$+GK.%.O $+G+G9, Lings AFN, comete un acto abominable y
los dos ser"n condenados a muerte, de la cual ellos mismos ser"n responsables0
I-$+G .+G.C O$+GK.C .6-J9KG9C 5$+GK.%. $+G+G9
()
9l final de su exposición el !ermano Cenato propone una traducción muy diferente, que limita la
pro!ibición al incesto3
Lev 2@3==3 0Con un familiar varón no te acostar"s como tampoco lo !ar"s ilícitamente con una
familiar !embra0 'p.AF(.
O para =?32) Cenato propone3 0Las relaciones sexuales con varones del n*cleo familiar ser"n
para ti tan abominables como las relaciones ilícitas con mu#eres0 'p.A4, AA-2??(.
9nte una relectura tan radical de estos textos, es nuestro deber exegético examinar críticamente los argumentos
en los que se fundamenta esta interpretación.
A
$ntentaremos encontrar las razones, bien claras y específicas, por
las que Cenato propone entender estos textos como pro!ibiciones de sexo entre varones que son parientes y no
todo coito !omosexual.
F
Oa que ambos autores son amigos personales, muy apreciados ambos, para mayor fluidez del texto me referiré a ellos a veces por su
nombre sin apellido o solo por el apellido.
B
.n el sentido m"s estricto, este libro no cumple lo que promete su título, ya que sólo analiza algunos pasa#es de las escrituras
!ebreas, sin cubrir a fondo lo pertinente del &uevo 6estamento. Por otra parte, el subtitulo me parece tendencioso, insinuando un
#uicio que debería venir m"s bien al final del libro, después de dar las pruebas correspondientes. &o cabe duda de que !a !abido y !ay
errores en las traducciones, por muc!as razones. Los y las traductores son !umanos, y por ende falibles, y por otra parte una
traducción perfecta es una imposibilidad por la naturaleza misma del lengua#e !umano.
@
Para que aparezca el texto !ebreo, es necesario emplear el font correspondiente.
A
.s interesante que $rene DoulEes, en su comentario de 2 Cor F3A 'p.2FF(, da por sentada la interpretación tradicional de ambos textos
de Levítico, como elemento de su propio argumento.
%"sico a la exégesis de Cenato para estos dos textos es su an"lisis de ambos como compuestos de dos partes sin
una correlación clara3 Parte 9, la pro!ibición, 0&o te acostar"s con un !ombre0 y Parte %, la misteriosa
0cl"usula a;adida0 o 0fragmento0 'p.@/( que reza 0yaceres de mu#er0 'Lev 2@3==< =?32)(. Para don Cenato, la
relación entre esas dos partes es un problema insoluble que de#a imposible interpretar a estos dos textos con una
mínima certidumbre. 09 la vista de tal opacidad0, concluye, 0es in#ustificada la tendencia generalizada a afirmar
que Lv 2@.== condena las relaciones !omosexuales0 'p.)=2(. &o poder explicar 0el enigma de fondo0 de esa
frase agregada y su relación con Parte 9 del versículo, !a !ec!o imposible un 0consenso inequívoco0 sobre esta
problem"tica expresión 'pp.BF,2??(.
+in embargo, mirando bien el texto !ebreo, uno comienza a sospec!ar que es un error fragmentar estos
versículos en dos partes inconexas. La oración I-.6G-J9KG9C LL 6$+GK9% 5$+GK.%. $+G+G9, tiene
un verbo transitivo 6$+GK9% '0acostar a0(, un primer complemento directo, J9KG9C '0varón0, antecedido
por .6G como marcador del caso acusativo( y un segundo complemento, 5$+GK.%., como acusativo
cognado con el verbo 6$+GK9%.
2?
.sto, que parece tan evidente con solo analizar el texto, se confirma por el
prestigioso léxico de %roPn-7river-%riggs '%7%(, que clasifica estos dos casos como 0acusativo cognado0
'p.2?2=(. Le#os de ser enigma, es una normal construcción gramatical en el !ebreo y en muc!os otros idiomas.
.ntendida así, la oración !ebrea de 2@3== y =?32) est" bien unificada y podría traducirse como 0a 'un( varón no
'lo( acostar"s acostamientos de mu#er0.
22

+urge inevitablemente la pregunta, Q.n qué evidencias exegéticas basa Lings su conclusión tan novedosaR
2=
'2( .l primer argumento del !ermano Cenato contra la interpretación tradicional '0como quien se acuesta con
una mu#er0( es que el !ebreo original de la segunda parte de los textos !ebreos no tiene ni la palabra 0como0 ni
la palabra 0con0 'Lings, @B,@@(, Pero si entendemos esta frase como acusativo cognado, entonces en el !ebreo
ninguna de esas dos palabras !ace falta, ni en la primera parte ni en la segunda parte. '7e !ec!o, las
traducciones que Lings mismo termina sugiriendo incluyen también esas dos palabras, adem"s de introducir un
nuevo concepto, el incesto, que no es evidente en las palabras del texto(.
'=( .l argumento m"s fuerte en que Lings basa la referencia a incesto en 2@3== y =?32) es el muy marcado
énfasis sobre ese tema en sendos capítulos 'Lings A/-AB< Lev 2@3F-2@< =?322-2=,2/,2B,2A-=2(. &o cabe duda
que la interpretación siempre debe tomar muy en cuenta el contexto, tanto textual como !istórico. 0.l texto sin
el contexto es un pretexto0 dice el refr"n popular.
Pero entra en consideración aquí otro principio !ermenéutico, que es el género literario. .n un texto teológico o
!istórico-narrativo, el contexto funciona de una manera muy lógica y explícita, pero no así en el libro de
proverbios, que es b"sicamente una lista de refranes sueltos. .stos capítulos de Levítico se parecen muc!o a
proverbios. +on b"sicamente una lista de instrucciones y pro!ibiciones, no siempre relacionadas
consecutivamente. Por eso en capítulos 2@ y =? !ay cambios de tema muy abruptos, sin transiciones lógicas
2?
0Cognado, ad#. Gram .mparentado morfológicamente0 'Ceal 9cademia .spa;ola(. .sto resuelve el problema sint"ctico de la
oración pero de#a por aclarar en que sentido estos 0acostares0 se comparan con 0acostamientos de mu#er0. Cognar los 0acostamientos
de mu#er0 con los acostamientos !omosexuales, !ace m"s difícil introducir en el texto la idea a#ena de incesto.
22
.sta traducción quedaría aun m"s clara con el verbo 0copular0 y el sustantivo 0copulaciones0, o con el giro vulgar del verbo 0coger0
y sus correspondientes sustantivos cognados.
2=
:na famosa cadena de comida r"pida ridiculizó a una empresa rival con el dibu#o de una !amburguesa sin carne y la pregunta,
0Q7onde est" la carneR0. 9 cada autor !ay que preguntarle siempre, 0Q7ónde est" la ScarneS de razones exegéticas convincentes para tu
interpretaciónR0
para relacionar uno con otro.
2)
.ntonces, con igual lógica cualquiera de estas categorías podría tomarse por
clave contextual de otra o de todas, pero estaría muy equivoco.
')( Los supuestos problemas de la 0segunda parte0 de Lev 2@3== y =?32), con la frase 0yaceres de mu#er0,
llevan, seg*n Lings, a otro posible nexo con el incesto, con base en la forma plural del 5$+GK.%.,
0yaceres0.
2/
.n primer lugar, sugiere que el plural del sustantivo 0yaceres0 podría referirse a 0todas las
constelaciones incestuosas entre !ombre y mu#er0 con el supuesto fin de 0asegurar la pro!ibición expresa del
incesto a todos los niveles0 'p.A4(.
24
+egundo, Lings se;ala que el *nico otro pasa#e donde aparece 5$+GK.%.
en plural '0yaceres0( es Hn /A3/, que narra el incesto de Cubén con %il!", la concubina de su padre 'p.A?(. &o
queda claro, en exégesis estricta, por qué eso limitaría el significado en Levítico a actos incestuosos y no a todo
acto sexual entre dos varones.
2F
.l que el sustantivo 5$+GK.%. ocurre en plural en estos diversos pasa#es es
una curiosidad estilística que no significa que su contenido sea idéntico en los tres pasa#es.
2B
Pero si el texto representa un acusativo cognado, como !emos propuesto, no !ace falta tal referencia externa, al
incesto, para explicarlo. .n ese caso, el verbo activo 0acostar0 reaparece en el complemento cognado,
0acostamientos0 o 0yaceres0. 9 pesar de los detalles distintos en los dos casos '!omosexual y !eterosexual(, lo
que tienen en com*n 'cognado( es el acto sexual. La *nica diferencia, seg*n el texto, son los dos complementos
directos del verbo 'un doble acusativo(. 9mbos son acostares, pero el primero es con 0otro varón0 mientras el
segundo es 0de mu#er0. &ada en el texto sugiere que tenga que ver con relaciones incestuosas.
:n principio general para la buena exégesis es el de priorizar lo que en el texto est" claro e interpretar
normalmente lo oscuro por lo claro, lo dudoso por lo que est" m"s evidente. 7e !ec!o, nada en el lengua#e de
Lev 2@3== y =?32) sugiere la idea de incesto como limitante de la pro!ibición. Por lo tanto, tendríamos de
clasificar la interpretación de Cenato Lings como muy poco probable. le#os de ser la interpretación me#or
fundamentada exegéticamente. .n todo el argumento, largo y complicado, al fin no aparecen razones
convincentes para limitar estos textos a una pro!ibición del incesto.
Cabe observar aquí también que esto no es problema de traducciones. &o se trata de un error de los traductores
sino de un cambio radical del significado del pasa#e.
II. Análisis exegético de &'(o)iedad y 'u(e*a (+:1,-:#")&$
Problemas pastorales en Corinto& )o( I(ene .oul/es (01L23EI 144-)
$rene DoulEes, nuestra amiga y colega de muc!os a;os, no necesita ninguna presentación formal porque es muy
conocida en toda 9mérica Latina. Por casi seis décadas !a sido profesora en el +eminario %íblico
Latinoamericano, a!ora :niversidad %íblica Latinoamericana ':%L(. La doctora DoulEes tiene títulos
avanzados en ling,ística, griego y &uevo 6estamento y estudios importantes de sociología.
2)
7espués de un largo pasa#e sobre incesto '2@3F-2@( el texto pasa de repente a la pro!ibición de sexo durante el período menstrual
'v.2A(, del adulterio 'v.=?(, del culto a 5oloc 'v.=2(, el sexo entre varones 'v.==( y con animales '2@3=)-=/(. .l capítulo =? comienza
con una larga pro!ibición de la nigromancia '=?32-@( y de maldecir a los padres 'v.A(, sigue con el adulterio 'v.2?(, el incesto '22-2=(,
sexo entre varones 'v.2)(, de nuevo incesto 'v.2/( y sexo con animales '24-2F(, otra vez el incesto 'v.2B(, la mu#er menstruosa 'v.2@(,
de nuevo el incesto '2A-=2( y ex!ortación a la santidad '==-=F( para terminar con su tema inicial de la nigromancia '=?3=B(. 9dem"s,
el capítulo 2A, que media entre los dos capítulos 'recordemos que era un texto continuo, sin división de capítulos( cambia de tema
constantemente, generalmente sin relación lógica contextual.
2/
Lings, en su an"lisis de 0yaceres de mu#er0 'p.AB(, primero afirma que la frase 0como quien se acuestaT de la traducción tradicional
no se expresa en !ebreo mediante UyaceresT sino con la palabra compuesta keshokheb 'Prov. =).)/, texto que no tiene que ver con el
sexo(. +in embargo, los idiomas casi siempre tienen m"s de una sola manera para decir las cosas.
24
La validez de este argumento de Lings depende de suponer que la frase 0yaceres de mu#er0 tenga sentido condenatorio para
denunciar actos incestuosos entre parientes de sexo femenino. &ada de eso es evidente en el texto, y menos si la frase es un acusativo
cognado.
2F
.l singular del mismo término se emplea con frecuencia, en una gran variedad de contextos.
2B
.l plural en estos dos textos de Levítico se explica por referirse a relaciones !omosexuales en general. 6eóricamente, el plural de Hn
4?3/ podría referirse a repetidos actos sexuales. .n cualquier caso, el plural de 0yaceres0 no tiene nada que ver con el incesto.
Como se;alamos al inicio de este ensayo, todo traba#o exegético debe buscar rigurosamente la me#or
interpretación posible del texto. .so debe ser el criterio definitivo, y no nuestras preferencias entre las varias
lecturas posibles del pasa#e 'la m"s bonita, m"s inspiradora o m"s de acuerdo con nuestras opiniones personales
etc.(. .so nos exige el m"ximo nivel de autocrítica al interpretar un texto y de criticidad al evaluar las
interpretaciones de otros8as.
.n el caso de esta respuesta a los libros de Cenato e $rene, estamos seguros de que criticar, siempre con respeto
y !onestidad, es tomarlos en serio y contribuir al sano debate que siempre !ace falta. &uestra meta es criticar
responsablemente, 0sin pelos en la lengua pero con amor en el corazón0.
>amos a analizar cuatro temas de este bloque del comentario de $rene3 '2( La estructura concéntrica de 2Cor
432-F3=?< '=( La ética de la propiedad, ')( el Ceino de 7ios como clave !ermenéutica para F3A-22 y '/( la
interpretación de malakoi y arsenokoitai en F<A como referencia a la pederastia.
'2( La est(uctu(e concént(ica del blo5ue textual
$rene titula +ección $$ de su comentario 'capp. 4-F( 0Propiedad y Pureza0 y lo organiza en tres temas
concéntricos, todos en torno a la propiedad3
9 0Propiedad0 sexual3 una relación incestuosa '432-2)(
% Litigios civiles por propiedad robada 'F32-22(
9S 0Propiedad0 sexual3 relaciones con prostitutas 'F32=-=?(
.sta estructura concéntrica permite a $rene escoger la 0ética de la propiedad0 como 0!ilo conductor0 del pasa#e,
ya que el tema de cada inciso tiene que ver con la propiedad, y el inciso central '%, el !urto( reconfirma con
fuerza ese énfasis en la propiedad en los tres pasa#es.
2@

Pero !ay problemas en este an"lisis concéntrico. :na lectura cuidadosa de 432-2) muestra claramente que el
tema central no es el incesto, que solo se menciona en 432, sino el #uicio dentro de la comunidad de fe y temas
relacionados. .l mismo tema de #uicio sigue en F32-22 pero a!ora como litigios ante las autoridades civiles.
2A

Los dos incisos est"n unidos por una transición sobre la relación entre #uicios !acia dentro y #uicios !acia fuera
'43A-2)(. .ntonces F32-22, sobre los litigios, no es una 0Parte %0 de una estructura concéntrica sino una
continuación del inciso anterior. .l tercer componente 'F32=-=?(, sobre visitas a las prostitutas, se parece
demasiado poco a la parte 9 '432-2)( como para ser 9S en una estructura concéntrica.
.l indicador m"s claro de esta continuidad tem"tica es la transición en 43A-2) que resume el tema de 43=-2) e
introduce el tema de F32-@3 Los corintios deben #uzgar a los de adentro pero no meterse con los de afuera
'432=(.
=?
.llos, al contrario, toleran el pecado dentro de la comunidad sin #uzgarlo pero llevan sus acusaciones
ante los tribunales para ser #uzgados por los incrédulos 'F32< Dee ===(.
=2
.n F32=-=?, que como 9S debía ser paralelo con 432-2), Pablo !ace lo que no !izo en el pasa#e anterior sobre el
caso de incesto 'a!ora analiza ética y teológicamente el tema de la prostitución( pero no !ace lo que !izo en 432-
2@
&o cabe duda de que las estructuras concéntricas y los quiasmos eran muy importantes en muc!a literatura antigua y pueden abrir el
sentido de los pasa#es, pero tienen que arraigarse bien en el texto mismo. &o deben ser artificiales o forzadas.
2A
.l verbo krin! '#uzgar( domina ambos pasa#es '43),2=,2)< F32,=,),F< krima F<B< diakrin! F<4(. .ste empleo enf"tico de una palabra
clave une fuertemente los dos textos. .n cambo, ni klept! 'robar( ni kleptês 'ladrón, cf. F32?( aparecen en F32-@.
=?
Cf. =324 'anakrin!(< /3), 0muy poco me preocupa ser #uzgado 'anakrin!( por ustedes o por cualquier tribunal !umano< es m"s, ni
siquiera me #uzgo 'anakrin!( a mí mismo... el que me #uzga 'anakrin!( es el +e;or0 '&>$(. .n pp. 2/@s $rene expone muy bien 4.A-2)
pero no lo relaciona con la supuesta estructura concéntrica.
=2
Pablo no les manda #uzgar a la esposa del caso, casi seguro porque no era creyentes.
F322 con tanta fuerza 'no exige la expulsión de los culpables(. .l segmento 9 '#uicio( se relaciona muc!o m"s
con el % 'litigios( que con el 9S 'visita a prostitutas(.
Ltro problema es que F32-22, sobre los litigios, no menciona el dinero, la propiedad ni el !urto. 7e las tres
palabras claves en este respecto, ninguna se limita al !urto. 0$n#usticia0 'F3B. adike!( es muc!o m"s que solo
robo, y 0cosas insignificantes0 'F3/ &>$< bi!tika( puede significar 0cotidiano, com*n y corriente0 y no solo el
sustento material de la vida física. .l tercer término, 0defraudar0 'F3B-@, apostere!(, que generalmente implica
robo, puede se;alar también otros 0fraudes0 como por e#emplo negar la relación sexual al cónyuge 'B34< cf.
26im F.4 privados de la verdad C>C(.
==
&o !ay evidencias de que todos estos litigios 'plural( fuesen por robo y
no también otras acusaciones como agresión física, violación sexual, calumnia, sedición 'los #uicios de 1es*s y
Pablo(, disturbios p*blicos, etc, seg*n los códigos legales del imperio.
Conclusión3 .l an"lisis exegético de todo este pasa#e no favorece una estructura concéntrica ni un 0!ilo
conductor0 del !urto como clave !ermenéutica para la ética paulina en estos dos capítulos.
=)
.l tema unificador
de 432-F322 es el #uicio, primero dentro de la comunidad de fe y segundo ante los tribunales.
(2) La ética de la )(o)iedad
7esde el primer p"rrafo de su exposición de 0propiedad y pureza '432-F3=?(0 do;a $rene plantea 0la ética de la
propiedad0 como 0el !ilo com*n de esta +ección $$0 'p.2FF(3
+eg*n la óptica de los antiguos, !ay un elemento com*n entre estos tres asuntos Mincesto,
litigios y visitas a prostitutasN3 todos tienen que ver con la cuestión de la propiedad. .n el caso
del incestuoso, el !ombre que convive con la mu#er de su padre '432( !a usurpado los
derec!os de éste, aun cuando !aya fallecido ya. Los !ermanos que litigan lo !acen por robo o
estafa. Los !ombres que frecuentan a prostitutas toman algo que pertenece a Cristo, su propio
cuerpo, y lo desencaminan !acia un destino a#eno 'F324-2A(. 'p.2)B-@< cf. 24?,2F4,2B= et
passim(.
.n esta ética 0la mu#er se consideraba propiedad del marido0, y los !i#os eran propiedad del padre 'p.2)@,2)A(.
Por eso, 0para Pablo y sus contempor"neos la conducta sexual censurada... representa la apropiación ilícita de
==
>er datos sobre estos términos en los léxicos del griego.
=)
.ste an"lisis lineal del texto, basado en la tem"tica de cada inciso, daría el siguiente bosque#o3
.ste an"lisis lineal del texto, basado en la tem"tica de cada inciso, daría el siguiente bosque#o3
2. 6uicio hacia adent(o y a7ue(a
2.2 #uicio dentro de la congregación 4.2-F
2.22caso de incesto, ya de dominio p*blico 4322
2<2= denuncia de la vanagloria de corintios 432=
2.2) Pablo presente para #uzgar 43)-4
2,2/ el pan y la levadura 43F-@
2.= Clarificación de un malentendido 'transición a tema siguiente( 4.A-2)
2.=2 carta anterior no significaba aislarse totalmente de pecadores no creyentes 43A-2?
2.== significaba no #untarse con pecadores que se llaman !ermanos, ni comer con ellos 4322
2.=) Cristianos8as no est"n llamados8as a #uzgar a los de afuera sino a los de adentro 432=-2)a
2,=/ .x!ortación3 #uzguen a ese malvado 432)b
2.) #uicio ante los de afuera F32-@
2./ .pílogo3 los que no !eredar"n el reino F3A-2-2?
2,4 :ds ya de#aron esas cosas
=. El caso de isitas a )(ostitutas F32=-=?
=.2 :na consigna de los corintios F32=-2/
=.= el cuerpo es de Cristo, no puede ser una carne con prostitutas F324-2B
=.) la inmoralidad es pecado contra el propio cuerpo F32@
=./ el cuerpo es templo< glorifiquen a 7ios en su vida sexual F32A-=?
SpropiedadS a#ena0, como esencia definitiva de los abusos denunciados. 7o;a $rene aplica este esquema tanto a
la cultura greco-romana de la época como a la ética de Pablo mismo3
Pablo despliega ante sus lectores un cat"logo de conductas condenables relacionadas con la
propiedad !urtada... Pablo se mantiene dentro del tema de la propiedad aun en cuanto a
ofensas sexuales. Para Pablo y sus contempor"neos, la conducta sexual censurada
'fornicación, adulterio y otros( representaba la apropiación ilícita de 0propiedad0 a#ena. .n las
sociedades patriarcales el adulterio, por e#emplo, se define como un atentado contra el
derec!o de propiedad de otro !ombre 'la mu#er se considera propiedad(. .l ad*ltero cometía
su falta no contra su propia esposa sino contra el !ombre a quien pertenece la mu#er con quien
!a tenido una relación sexual.
/A
... .ste término Mfornicación< porne"aN cubre una amplia gama
de casos que implican una incursión en territorio sexual a#eno.
/A
.l caso de un !ombre casado que tenía relaciones con una mu#er divorciada o viuda, o con
una prostituta, no constituía adulterio 'p.2F4(.
.ste denso p"rrafo tiene que 0desempacarse0 con una serie de preguntas y observaciones3
2( Con este p"rrafo la autora incluye el pensamiento ético de Pablo ba#o la ética pagana de su época.
=/
La frase
0para Pablo y sus contempor"neos0
=4
y el argumento de todo el p"rrafo y de toda la exposición de capp. 4-F
muestran que es así. .l p"rrafo se presenta como una descripción de la ética de Pablo, como parte del mundo
antiguo, no como una ética alternativa ni como una contra-cultura.
=F
=( QCómo se entendía el término 0propiedad0, referido a personas, en la ética grecorromana, la #udía y en la
supuesta 0ética de propiedad0 de +an Pablo, comparado con el significado del término !oyR Q.n qué sentido
eran las esposas 0propiedad0 del esposoR Q.s ésta la me#or clave para interpretar la ética de relaciones
interpersonales en el pensamiento de PabloR
=B

)( Qué evidencias exegéticas !ay, en el mismo texto, de una ética paulina de la propiedadR 7e !ec!o, las
evidencias explícitas en estos dos capítulos son escasas y tenues, a veces por pronombres en genitivo o dativo o
por inferencias del texto en vez de exégesis del mismo. La ética de la propiedad funciona aquí m"s como
presupuesto para interpretar el texto que como conclusión de las evidencias exegéticas del texto.
.l caso genitivo en griego '0vosotros sois de Cristo y Cristo es de 7ios0( tiene muc!os significados y no
implica necesariamente 0propiedad0. +er 0miembros de Cristo0 indica algo muc!o m"s tierno e íntimo que
0propiedad0. ue fuimos comprados por Cristo es una analogía comercial para la obra redentora de Cristo. .n la
edad media +an 9nselmo elaboró la teoría comercial de la expiación conforme a la mentalidad medieval. Goy
pocos exégetas aceptan esa doctrina.
/( 7e la premisa que la esposa es propiedad del esposo, el p"rrafo que analizamos se;ala implicaciones
radicales que aparecen como pensamiento de Pablo3
=/
+ería necesario precisar la frase 0mundo antiguo0 para distinguir entre la ética grecorromana, la #udía y la cristiana, adem"s de las
distintas etapas cronológicas 'p,e#. $srael antes de los profetas y después, GaucE >$34@4(.
=4
.l término 0contempor"neos0, empleado por la autora, incluye lógicamente a los !ermanos y !ermanas en la fe y a los
colaboradores8as de Pablo, que supuestamente pensaban también en las categorías de la ética de la propiedad.
=F
9nteriormente $rene afirmó que 0los cristianos tienen normas éticas distintas0 'p. 2/A(, y expuso 0Cómo la %iblia nos guía en
cuestiones éticas0 'pp. 242-=(< después, con F32@, aparece 07entro del $mperio, una comunidad alternativa0 'p. 2@?s(. Pero en capp. 4-
F todo 'incluso F324-=?( se interpreta seg*n el !ilo conductor de la ética de la propiedad, y la iglesia que el texto describe est" le#os de
ser esa alternativa. 'Los incisos mencionados son tema aparte para su debido an"lisis(.
=B
Q6ienen el mismo significado el sustantivo 0propiedad0 'palabra que nunca aparece en las epístolas paulinas< cf. Gc! =3/4, ktêma y
huparxis para 0propiedad0( y el verbo 0pertenecer0 'que tampoco aparece(R Q.s igual 0pertenecer a Cristo0 como 0ser propiedad de
Cristo0R Qué significan los pronombres genitivos en 2 Cor /3=), 0:stedes son de Cristo y Cristo es de 7iosR Q7ebemos concluir que
Cristo es 0propiedad0 de 7iosR
/a( .n las sociedades patriarcales el adulterio se definía como ofensa contra el derec!o de propiedad de otro
!ombre. .so significaba que 0el ad*ltero cometía su falta no contra su propia esposa sino contra el !ombre a
quien pertenece la mu#er con quien !a tenido una relación sexual0.
/b( Ltro corolario de esta ética de la propiedad viene en la nota /A del p"rrafo citado3 0.l caso de un !ombre
casado que tenía relaciones con una mu#er divorciada o viuda, o con una prostituta, no constituía adulterio0.
=@

Lo problem"tico de todo esto es que esta ética se atribuye al mismo Pablo, no sólo a la cultura grecorromana o
#udía que le rodeaba.
4( 7espués de esta larga exposición de la ética de la propiedad, sorprende descubrir que en el siguiente capítulo
de su epístola Pablo se distancia de su generación y rec!aza explícitamente esa ética, al afirmar la total
mutualidad de la relación entre esposo y esposa 'B3/-4(3
.l !ombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mu#er con su
esposo. La mu#er ya no tiene derec!o #exousia$ei% sobre su propio cuerpo sino su esposo.
6ampoco el !ombre tiene derec!o #exousia$ei% sobre su propio cuerpo, sino su esposa. &o se
nieguen el uno al otro, a no ser de com*n acuerdo, y sólo por un tiempo '2Cor B3=-/< cf. la
misma reciprocidad, en términos iguales de esposa y esposo, en B32?-2F, ))-)/(.
.n su comentario del capítulo siete do;a $rene reconoce, con toda razón, que este texto afirma una 0estricta
reciprocidad0 e igualdad entre el varón y la mu#er, 0contraria a la norma m"s com*n de la sociedad en todos los
tiempos0, porque 0para los cristianos el cuerpo del !ombre pertenece a su esposa en la misma medida que el
cuerpo de ella le pertenece a él0 'B3/< p.2@@-A(. .sta ética revolucionaria, apunta $rene, reconoce como legítimas
las necesidades y los deseos sexuales de los dos 'B3)(. .n todo eso, 0La propuesta anti#er"rquica del grupo
cristiano pone en cuestionamiento toda aquella estructura social... Con un nuevo poder democratizador e
inclusivista, el cristianismo sembró una semilla revolucionaria que !abr" de trastocar los valores #er"rquicos y
las estructuras apoyadas en ellos0 'p.2A?(.
=A
Lo extra;a es que esta revolucionaria visión paulina del capítulo B no se tomó en cuenta como base para
interpretar los dos capítulos anteriores, en vez de la ética de la propiedad como clave !ermenéutica. +i para
Pablo la esposa no es propiedad del esposo, Qqué queda de la ética de la propiedadR Para ser fiel al pensamiento
de Pablo en estos pasa#es, la exposición debía de !aber sido un contraste radical con esa ética pagana. La
exégesis de los capítulos 4 y F !ubiera sido muy diferente si la autora la !ubiera escrito a la luz de esta
revolución ética cristiana y no orientada por la ética de la propiedad.
)?
7e !ec!o, la revolución contra la ética de la propiedad comenzó con los profetas !ebreos. 5alaquias denuncia
la infidelidad del esposo como traición contra su esposa '5al =32=s< cf. Prv 4<24-=?< +al 4?32@ &nchor $ @=(. .n
los escritos proféticos y sapienciales, la denuncia del adulterio es de fuerte car"cter moral, como pecado contra
7ios '9m =3B< 1er )<=< 43B< &nchor $, @4-@F(. 7espués de esas denuncias proféticas, 0cualquier #ustificación
religiosa de relaciones sexuales extramaritales quedó imposible0 'GaucE8+c!ulz >$ p4@4(.
)2

=@
.sto es una cuestión del campo sem"ntico del término griego moi'eia, de acuerdo con la familia patriarcal. La palabra porneia
'inmoralidad( incluía otros casos de adulterio seg*n el significado moderno del término 'GaucE $>34@/(. Las conductas mencionadas
en la n./A son igualmente pro!ibidas, pero como porneia en lugar de moi'eia 9 continuación, en el mismo pasa#e, Pablo denuncia
como pecado grave la visita a prostitutas.
=A
&éstor 5íguez identifica esta radicalmente nueva ética sexual como 0una línea de quiebre entre el mundo gentil y el naciente fe
cristiana...0 'p.2@?(, 0Pablo y la revolución cristiana del primer siglo0, Cuadernos (eol)*icos >ol V W2 '2A@A( FB-@?< cf. 0La ética
cristiana3 una opción contra!egemónica0, Cuadernos (eol)*icos >ol V W= '2A@A( 2@-=).
)?
+urge al fin una pregunta3 Q+i las condenas y ex!ortaciones de Pablo se basaban en una ética pagana que !oy no tiene sentido ni
vigencia, qué fuerza pueden tener esas ense;anzas !oyR Q+an Pablo condena estas conductas sexuales porque las considera mala in se
o porque violan una ideología cultural que a!ora no priva en nuestra sociedadR
)2
.n este proceso afectó muc!o la descripción de la idolatría de $srael como 0adulterio0 contra 7ios su 0esposo0.
Las escrituras cristianas intensifican el concepto de adulterio y exigen plena fidelidad marital de ambos
cónyuges como mandamiento divino incondicional. 0.l derec!o del varón a la libertad sexual se niega. $gual
que la esposa, el esposo est" ba#o una obligación de fidelidad0 'GaucE $> B))(. 7e esa manera, esposo y esposa
son 0co!erederos de la gracia de la vida0 '2P )3B(.
XCu"n diferente !ubiera sido la exposición de los capítulos cinco y seis, si se !ubieran explicado a la luz del
capítulo siete y la gran revolución evangélica de la ética sexualY
(#) La 8usticia del 9eino como clae he(menéutica )a(a 1 :o( -:4,1":
9 partir de la frase inicial de 2 Cor F3A 0los malvados 'adikoi( no !eredar"n el reino de 7ios0 '&>$(, repetida al
final de F32?, do;a $rene concluye que Pablo estaba condenando aquí a los arsenokoitai que practicaban la
pederastia<
)=
Pablo reclama ac" que su ob#eción a los arsenokoitai se basa en el concepto del reino de
7ios. 1uzgada por el amor y la #usticia del reino, la pr"ctica de la pederastia queda
condenada porque constituye una relación in#usta en que un !ombre satisface su propio
deseo aprovec!"ndose de la inmadurez 'y aun de la necesidad económica( de un
#ovencito 'p.2FF(.
))
La primera pregunta que tenemos que plantear es si Pablo, con la mención del 0reino de 7ios0, pretendía
introducir una nueva clave para reinterpretar la antigua pro!ibición de la pr"ctica !omosexual. .s importante
tomar en consideración la frase entera, 0no !eredar"n el reino de 7ios0.
)/
+e trata del reino como !erencia, sin
énfasis en el reino como conducta y ética.
)4
Los evangelios !ablan también de !eredar el reino '5t. =/3)/(,
!eredar la vida eterna '5r 2?32B< Lc 2?3=4< 2@32@( y !eredar la tierra '56 434(. 1es*s anuncia a &icodemo que
sólo naciendo de arriba podría ver el reino de 7ios y entrar en él '1n )3),4< cf. 5t B3=2<2@3)(. Q&o sería
eiségesis, en lugar de exégesis, sacar conclusiones tan radicales del simple empleo de una frase tradicional que
parece tener otro sentidoR
Podemos enfocar este problema exegético con una segunda pregunta3 Qplantea este pasa#e un contraste entre
arsenokoitai que act*an con #usticia y otros arsenokoitai que act*an con in#usticia 'como los pederastas(, o es
un contraste entre personas que podr"n !eredar el reino de 7ios y otras que no 'cf. 9p =23=B(R
)F
QCómo quedan,
seg*n la exégesis fiel del pasa#e, los arsenokoitai que no son pederastas ni !acen da;o a otras personas con su
pr"ctica !omosexualR
)B
Q>eía Pablo las pr"cticas que condena como mala in se o malas por sus consecuenciasR
9dem"s, si esta frase es clave para interpretar los dos términos ba#o estudio 'malakoi, arsenokoitai(, el mismo
criterio tendría que revolucionar los dem"s términos de forma similar y todos tendrían que condenarse por el
da;o que causan a otros y no por la acción misma. +i la fornicación o el adulterio no !acen da;o a nadie, Qpor
qué no permitirlosR Con introducir esta lista con una referencia a la #usticia del reino, Qquiso Pablo condenar al
idólatra sólo cuando era in#usto8a con los dem"s, igual que en el caso de los pederastasR
)=
>er el *ltimo inciso de este ensayo sobre la pederastia como ob#eto de la condena de Pablo en estos versículos.
))
$rene plantea esto como refutación de la interpretación 0tradicional0 de que el texto condena a los arsenokoitai igual que a los
ladrones y borrac!os< ver aba#o punto cuatro.
)/
7e !ec!o, el tema del Ceino no era un e#e decisivo del pensamiento de Pablo, como lo fue unas décadas después en los evangelios
sinópticos. Las pocas referencias en Pablo se relacionan casi siempre con la salvación y la vida eterna. +olo en un pasa#e Pablo lo
relaciona con 0#usticia MdikaiosunêN, paz y alegría en el .spíritu +anto0, en contraste con el legalismo de los #udeo-cristianos 'Com
2/32B(. Pablo !abla de 0!eredar el reino0 '2Cor F3As< 2434?< Hal 43=2< .f 434( muc!o mas que de la #usticia del reino.
)4
Por supuesto en la vida estos dos aspectos son inseparables, pero en el discurso es posible !ablar de un solo aspecto sin el otro.
)F
Pablo no emplea la frase 0practicar la #usticia0 '21n =3=A< poie! tên dikaiosunên(. .n Pablo el sustantivo dikaiosunê y el verbo
dikaio! se relacionan muc!o m"s con la #ustificación por la fe, sin menoscabar el aspecto de la exigencia ética.
)B
+obref los malakoi y los arsenokoitai ver el inciso siguiente
9un si la referencia a 0los in#ustos0 'adikoi< malvados, impíos( fuese una clave para la interpretación de esta
lista de vicios, sería un error exegético entender ese concepto en términos del sentido moderno de 0#usticia0 y no
el de Pablo.
)@
.ntre Pablo y nosotros !an ocurrido grandes cambios en cuanto al tema3 la transición del
feudalismo medieval a la modernidad, la revolución francesa y el surgimiento de las democracias, el 5arxismo,
el movimiento de derec!os !umanos, la teología de la liberación y muc!o m"s. .xegéticamente, esos
fenómenos post-bíblicos no deben afectar nuestra interpretación de +an Pablo.
.l testimonio de los profetas bíblicos y muc!as otras evidencias demuestran claramente que 7ios exige #usticia
y condena como in#usticia las ofensas y da;os contra otras personas. .stos son elementos fundamentales de la
#usticia en sentido bíblico '1osé Porfirio 5iranda, +arx y la Biblia, 2AB2(, pero el concepto bíblico de #usticia
es m"s que sólo eso.
)A
:na cita b"sica para Pablo, 09bra!am creyó a 7ios y le fue contado por #usticia0 'Hén
243F< Com /3),==< Hal )3F< cf.+tg =3=)< Geb 2?3)@(, no tiene sentido en los términos modernos del concepto de
0#usticia0. La frase significa que por su fe, respondiendo al llamado de 7ios, 9bra!am llegó a ser 0amigo de
7ios0 '+tg =.=)(.
/?
Q.n qué sentido fue &oé 0!eredero de #usticia0 por fe 'Geb 23F(R 9!ora Cristo 1es*s !a sido
!ec!o nuestra dikaiosunê '2Cor 23)?( y nosotros somos !ec!os8as dikaiosunê theou en él '=Cor 43=2(. .n el
lengua#e bíblico, dikaiosunê incluye las acciones #ustas, y adikia incluye la conducta in#usta, pero ambos tenían
otras dimensiones no presentes en esos conceptos !oy.
/2

0.sta amplitud de los conceptos se demuestra por la gran cantidad de términos que aparecen asociados con
dikaiosunê, coordinados positivamente o por contraste0.
/=
Por e#emplo, dikaiosunê aparece a menudo
yuxtapuesta con eusebeia '26im F322, piedad, #unto con fe, amor, paciencia y mansedumbre< cf =6m =3==( y
contrapuesta a la asebeia 'Com 232B-2@, impiedad(. .n Lc 23B4 y .f /3=/ se une con hosiotês 'santidad, Lc
23B4< .f /3=/(, en Gc! =/3=4 con e*krateia 'dominio propio(, en Com 2/3B con eirênê y 'ara 'paz y gozo(, en 2
Cor 23)? con so-ia y ha*iasmos 'sabiduría y santificación(, y en .f 43A.con a*ath!sunê y alêtheia 'bondad y
verdad(. La #usticia se contrasta con, y se opone a, la akatharsia y anomia 'impureza e iniquidad sin-ley, Com
F32A< =Cor F32/(. 0.n la visión de con#unto se confirma la !ipótesis de una doble dimensión del uso
neotestamentario del término dikaiosunê3 como concepto clave en teología y soteriología y como expresión de
la conducta moralmente recta...0 'Kertlege ibid(
/)
.n algunos pasa#es, dikaios y adikos significan 0creyentes0 y 0no-creyentes0. .n el mismo capítulo de 2
Corintios la frase epi t!n adik!n significa obviamente 0los inconversos0 'F32 &>$(, sin referencia explícita a su
conducta in#usta. Para LouP-&ida adikoi en 2Cor F32 significa 0alguien que no es miembro de la comunidad
cristiana y por implicación posiblemente in#usto o que no est" en la relación debida con 7ios -- incrédulo, no un
seguidor de Cristo0 '6omo 2, p.2=/(. .ste sentido parece implícito en algunos otros pasa#es como 5t 432?,
2?3/2 y 2)3/A< 2P )32/(.
Dinalmente, es importante notar que desde sus inicios dikaiosunê se entendía como 0conformidad con las
exigencias de sus congéneres y los mandamientos divinos0 '%alz-+c!neider 23A@=(. .n la %iblia la #usticia se
entiende como obediencia a la voluntad y el mandamiento de 7ios. Jacarias y .lisabet 0eran rectos 'dikaioi% e
intac!ables delante de 7ios< obedecían todos los mandamientos y preceptos del +e;or0 'Lc 23F(. 9 la
)@
7e la misma manera conceptos como amor, paz, verdad y bienestar 'o 0adulterio3, ver n.=@(, bíblicamente entendidos, tienen matices
muy distintos a sus equivalentes modernos.
)A
.n el &.6. la palabra griega para 0#usticia0 es dikaiosunê '5t F3))< 21n =3=A< )3B,2?(. .n cambio, el sustantivo dikê aparece sólo tres
veces, dos como 0#uicio0 '=6es 23A< 1ud B(< en Gc! =@3/ se refiere a un dios griego. .l &.6., y especialmente Pablo, relaciona #usticia,
#uicio y #ustificación muy estrec!amente.
/?
.n ciertos aspectos, la misma ense;anza novotestamentaria sobre la #ustificación tampoco cuadra bien con nuestro concepto
moderno de 0#usticia0 'cf Com )3=2-=F< /3)-22< A3)?< 2?32?< =Cor 43=2(.
/2
$nteresantemente, el 07iccionario conciso Hriego-.spa;ol del &.6.0, editado por do;a $rene y .lsa 6amez, define dikaios como
0acorde con la voluntad o el car"cter de 7ios< #usto, recto...acepto ante 7ios0.
/=
K. Kertelge, en el .iccionario exe*/tico del 0( '6omo $ p.A@@(.
/)
. .ntre la gran cantidad de textos que muestran estas yuxtaposiciones se puede mencionar también Lc 23F, citado arriba. .l cat"logo
de virtudes del !ombre de 7ios en 26im F322 consiste en #usticia, piedad, fe, amor, constancia, !umildad. +eg*n los requisitos para
obispos en 6it 23@, debe ser !ospitalario, amigo del bien, sensato, #usto, santo y disciplinado0. .n con#unto, estas correlaciones apuntan
!acia una 0#usticia integral0, ante 7ios y !acia el pró#imo 'Lc 23B4, 0con santidad y #usticia0(.
mentalidad moderna esto puede parecer como autoritarismo y sumisión, pero es b"sico al concepto de #usticia
en el mundo bíblico. Por eso, la #usticia bíblicamente entendida responde a una doble relación, !acia 7ios y
!acia el pró#imo y !acia uno mismo, como expresa también el gran mandamiento '5t ==3)/-)A(.
Podemos concluir que por in#usticia Pablo entendía no sólo 0in#usticia0 'como la entendemos !oy( sino también
0impiedad0 'asebeia(, la ingratitud y el no glorificar a 7ios. .ntonces, las frases 0in#ustos0 y 0Ceino de 7ios0
no funcionan, en buena exégesis, como delimitantes de los términos malakoi y arsenokoitai .n el sentido
bíblico de dikaios y adikos, incluyen con toda seriedad la in#usticia cometida social y personalmente, pero
significan adem"s otra dimensión, la debida relación con 7ios como +e;or de nuestras vidas, que no pertenece
al moderno campo sem"ntico de 0#usticia0.

&o !ay evidencia exegética de que Pablo sintiera un conflicto entre su condena de la pr"ctica !omosexual y el
amor y la #usticia del reino bíblicamente entendidos. .s claro que, exegéticamente, la mención del Ceino, con
todo su significado e importancia, no funciona aquí como clave al sentido de la lista de pro!ibiciones. 7ecir
que este texto muestra que 0Pablo reclama ac" que su ob#eción a los arsenokoitai se basa en el concepto del
reino de 7ios0 va m"s all" de la evidencia exegética.

(;) La inte()(etaci<n de malaoi y arsenooit!s en 1:o( -:4,1": una )(o)uesta alte(natia
.n la lista de personas que no !eredar"n el reino de 7ios '2Cor F3A-2?( aparecen dos términos muy difíciles de
interpretar. +on las palabras griegas malakoi 'sing. malakos< literalmente 0suave0( y arsenokoitai 'sing.
arsenokoitês, 0!ombre-cama0, 0!ombre-coito0( que algunas versiones traducen con 0afeminados0 y
0!omosexuales0 respectivamente '%iblia de 1erusalén, 7ios Gabla Goy, %iblia del Peregrino(. +e discute no sólo
el significado de cada término sino también la relación entre ambos, si son separados o si #untos forman una
pare#a conceptual. +eg*n la interpretación tradicional, refle#ada en las traducciones citadas, el primer vocablo
significa 0afeminados0 y el segundo significa 0!omosexuales0.
//
.ntre exégetas contempor"neos, !ay cierto
consenso de ver en los dos términos la pare#a !omosexual como el participante pasivo 'rol de mu#er< ser
penetrado( y el activo 'rol del varón< penetrar y eyacular( en una relación !omosexual.
/4
$rene rec!aza esta
interpretación observando que 0+eg*n esta visión de las cosas, los !omosexuales, al igual que los ladrones,
ad*lteros y otros, no entran al reino de 7ios al menos que experimentan un cambio 'F.22(0 'p.2FF(.
9 esos conceptos tradicionales $rene propone 0otra interpretación0, una alternativa a esa condena tan ta#ante de
la pr"ctica !omosexual, una visión m"s compatible con nuestro conocimiento moderno de la !omosexualidad
como orientación congénita. Goy día la interpretación tradicional nos puede parecer inaceptable, pero la tarea
exegética es buscar la me#or interpretación posible de lo que entendían Pablo y sus lectores en su propio
contexto.
7o;a $rene se;ala muy bien que el primer término, malakos, significa b"sicamente 0suave, delicado0 '5t 223@(
y tiene una gama amplísima de significados. Pero se equivoca seriamente cuando afirma que malakos 0no es un
término técnico en el vocabulario sexual0, pues desde 9ristófanes o antes era el término com*n para varones
que !abían sido penetrados sexualmente.
/F
.n seguida este error va a confundir el argumento de $rene.
//
9 las dos opciones que menciona do;a $rene, !ay que incluir una tercera opción, 0afeminados0 y 0!omosexuales0, con apoyo
lexicogr"fico relativamente fuerte. .xplica bien la yuxtaposición de los términos pero no suaviza la condena de toda pr"ctica
!omosexual. .l despredio !acia los afeminados, tan exagerado en Dilón, no es típico del &,6,
/4
7o;a $rene describe esta segunda interpretación como 0tradicional0 pero de !ec!o la tradicional era la anterior interpretación como
0afeminados0. .ntre los exégetas !oy que los interpretan como los dos participantes en la pr"ctica !omosexual figuran %arrett, Dee,
Conzelmann, 7anEer y &.6. Irig!t, que no pueden considerarse 0tradicionalistas0.
/F
7ale 5artin !ace la importante distinción de que todo !ombre penetrado era un malakos pero que no todo malakos !abía sido
penetrado.
.l segundo término, arsenokoitês1 se compone de dos raíces, arsen 'varón( y koitê 'cama< relaciones sexuales,
cf 0coito0(.
/B
7o;a $rene plantea cinco críticas de las interpretaciones tradicionales de estos términos y propone
como alternativa que ambos términos se refieren a la pederastia, el primero para los ni;os y adolescentes
afectados y el segundo para los adultos pederastas3 '2( +eg*n $rene, las interpretaciones tradicionales atribuyen
0el concepto moderno de la !omosexualidad 'como orientación congénita de la personalidad( a Pablo en el
primer siglo. '=( La pederastia era muy com*n en la época, tema de debates filosóficos y servicio com*n en los
prostíbulos< ')( .l tercer argumento se basa en la correlación entre las dos palabras ba#o an"lisis3
+e !a sugerido mas bien que Pablo nombra aquí una pr"ctica muy com*n en la sociedad
griega3 la pederastia....l !ec!o de que la palabra malakoi, 0suave0, que no es un término
técnico en el vocabulario sexual, se encuentra #unto al término arsenokoitai, permitiría
ver en malakoi el #ovencito de la relación MpederastaN 'p.2FF(.
&o est" claro como la yuxtaposición de los dos términos sería 0nombrar0 la pederastia, pero de todos modos el
argumento se construye sobre la premisa errada de que malakos no era un término del vocabulario sexual, .s
totalmente gratuito sugerir que Pablo nombra a la pederastia al relacionar estos dos términos.
Con el cuarto '/( argumento, $rene fundamenta su interpretación en el concepto del reino de 7ios3
9parte de que su trasfondo #udío condenaba cualquier pr"ctica sexual entre varones 'Lv.
2@3==< )?32)(, Pablo reclama ac" que su ob#eción a los arsenokoitai se basa en el
concepto del reino de 7ios. 1uzgada por el amor y la #usticia del reino, la pr"ctica de la
pederastia queda condenada porque constituye una relación in#usta...
/@
+i Pablo denuncia aquí específicamente a la pederastia, no es por la pr"ctica !omosexual de ellos sino por su
abuso sexual de #óvenes, contrario al reino de 7ios y su #usticia 'ver inciso anterior(.
/A
Dinalmente '4( $rene apela de nuevo a la supuesta 0ética de la propiedad0 y afirma que ante la amenaza de la
posible extinción de la raza, la capacidad creativa se consideraba propiedad del grupo social y la procreación era
un deber sagrado. 7o;a $rene no da razones para creer que estos pensamientos existían en el contexto de Pablo
ni que tenga que ver con la interpretación de 2Cor F3A.
Análisis c(ítico de los cinco a(gumentos:
2( .s recomendable usar la palabra 0!omosexual0 con cuidado, pero casi todo el p*blico lector puede entender
que los textos bíblicos no se refieren a la orientación sexual sino sólo a la pr"ctica !omosexual '0ec!arse con
otro varón0(.
=( ue la pederastia era una pr"ctica muy com*n es cierto pero eso no significa que Pablo esté !ablando de eso
aquí. 7e !ec!o existían palabras muy claras para se;alar pederastia o paidofilia. +i Pablo !ubiera querido
contradecir siglos de tradición #udía y limitar su condena a la pederastia, !ubiera tenido que emplear términos
m"s específicos.
/B
+obre estas dos palabras, ver +tam, 09n"lisis exegético de un artículo de 7ale 5artin0 en este blog 2?.=4.2). 9dem"s, en el griego
existían otras palabras compuestas con una estructura idéntica o parecida3 mêtêrkoitê 'quien tiene sexo con la madre(, doulokoites 'que
tiene sexo con esclavos(, arsenothêlus '!ombre-mu#er< !ermafrodita(, polukoitês, polukoinia, polukoite! 'dormir con muc!os !ombres
o mu#eres< cf. polukoimêtos, que duerme muc!o(, arsenomanês 'loco por los !ombres(, arsen!ma 'semilla de varón( y arsenomixio,
arsenomiktes '!omosexualidad, !omosexual(.
/@
.l significado de la frase inicial, 0aparte de0. es sumamente ambiguo, pero el sentido del p"rrafo queda claro .n el contexto, el
sentido m"s natural es 0a diferencia de0, ya que al limitar su denuncia a la pederastia, Pablo estaría cambiando el concepto !eredado
de relaciones !omosexuales como pro!ibidas en sí.
/A
.sta interpretación queda confirmada por diversas c!arlas de $rene, comunicaciones escritas y conversaciones. 9unque a!ora parece
!aber cambiado de criterio, es necesario el an"lisis exegético del libro mismo porque sigue circulando y la gente lo sigue citando.
)( 9unque el campo sem"ntico de malakos es muy amplio, su uso con sentido sexual era com*n, a menudo
#unto con arsenokoitês y relacionado con el !aber sido penetrado.
4?
Gay otras maneras me#ores que la pederastia
para relacionar los dos sustantivos. La yuxtaposición de los dos términos no indica que se trata de pederastia.
/( 7ecir que este texto muestra que 0Pablo reclama ac" que su ob#eción a los arsenokoitai se basa en el
concepto del reino de 7ios0 va m"s all" de la evidencia exegética en cuanto a 0!eredar el reino de 7ios0 en
Pablo y en cuanto al significado del término dikaios 'ver el inciso anterior(.
4( 9dem"s de estos argumentos en pro y en contra de esta interpretación, !ay un aspecto que es fatal para esa
tesis. +i arsenokoitai significa todos los pederastas, y malakoi significa todos los #óvenes víctimas, entonces
para Pablo 7ios castiga igual a las víctimas como a los victimarios y excluye a ambos de su reino. QPodríamos
imaginar una mayor contradicción al reino de 7ios y su #usticia, a que do;a $rene apela como clave de
interpretaciónR
42
ue 7ios castiga a las víctimas de sus opresores pederastas y con el mismo castigo sería una
muy mala noticia para los miles de víctimas de pederastia en nuestro tiempo.
6anto Cenato Lings como $rene DoulEes, ambos brillantes biblistas, intentan limitar el significado de lo
pro!ibido en los textos que analizan. La propuesta de Lings es de restringir los términos de Lev 2?3== al *nico
caso de incesto, e $rene DoulEes aplica los términos de 2Cor F3A a la pederastia. .l resultado de ambos proyectos
queda muy dudoso. Como se;alamos en un artículo anterior, la vía exegética ofrece poca esperanza para
ayudarnos a resolver el problema pastoral de la !omosexualidad.
4=
:omenta(io 7inal...
.ste ensayo !a tenido un solo tema3 an"lisis exegético de dos publicaciones de la :niversidad %íblica
Latinoamericana ':%L(.
4)
&os !emos limitado estrictamente a la evaluación crítica de la interpretación bíblica
en estos dos textos. &o se trata del tema mismo de la pr"ctica !omosexual, su legitimidad o no, ni de los
derec!os !omosexuales, ni de como actualizar el tema !oy con una relectura fiel.
4/
Creo que esos desafíos
corresponden a la tarea !ermenéutica, partiendo de una fiel exegesis !istórica del texto. .stamos le#os de tener
respuestas satisfactorias, ni en la academia ni en las mismas iglesias.
Las iglesias est"n muy polarizadas sobre este tema. La mayoría de la población cristiana es !omofóbica, a
menudo con ciega pasión. 9l otro extremo est"n los apologistas de la diversidad sexual, que a veces interpretan
las escrituras a su anto#o, con un pre#uicio igual al de los !omofóbicos pero de signo opuesto. Para ellos, lo que
favorece a la diversidad es buena exégesis, y lo que no, no. Con eso se ale#an de las iglesias y pierden su
posibilidad de ser levadura de amor y #usticia en un proceso m"s lento y pedagógico.
La iglesia necesita urgentemente un debate abierto sobre toda esta problem"tica, comenzando con la exégesis y
la !ermenéutica. 6odos y todas tienen el derec!o de saber cómo piensan los líderes de las iglesias y de las
instituciones cristianas, como ense;an, cómo interpretan las escrituras. cu"les son sus convicciones y como las
viven.
4?
.n el a;o 2?B-@, a pocas décadas del texto de Pablo, +an Policarpo elabora 0las concupiscencias que dominan en el mundo0 'apo
t!n epithum!n t!n en t! kosm!( con una lista de tres términos sexuales3 pornoi, malakoi y arsenokoitai 'Carta a Dilipenses 43)(.
42
.l mismo argumento valdría si los dos términos se aplicaran al abuso sexual de esclavos por sus amos y mutatis mutandis a
prostitutos sagrados.
4=
.>er 0La !omosexualidad3 Consideraciones exegéticas y !ermenéuticas0 en 222'uanstamcom, B de nov =?2=
4)
.n nuestro artículo, 07el +eminario %íblico a la :niversidad %íblica3 2AB?-=?2?0 en este blog 'F.F.2)( mencionamos otros
problemas exegéticos de la :%L, especialmente un artículo de 6om"s GanEs que publicaron.
4/
Para un intento muy provisorio a una relectura !ermenéutica de este tema, ver 0La !omosexualidad3 consideraciones exegéticas y
!ermenéuticas0 en este blog '22.B.2=(.
$nvito cordialmente a Cenato e $rene a responder a este artículo, en la forma que ellos quisieran. L#al" también
que muc!os lectores de este blog compartan sus reacciones. Pid"mosle a 7ios que guíe el fr"gil barquillo
0.EElesia0 en estas aguas turbulentas.
=b(as :itadas:
%alz, Gorst y Her!ard +c!neider, eds, .iccionario exe*/tico del 0( '+alamanca3 +ígueme 2AA@( passim
Coenen, Lot!ar, .ric! %eyereut!er y Gans %ietena!rd eds, .ccionario teol)*ico del 0( '+alamanca +ígueme
2A@?( / tomos, passim
Kittel, Her!ard, (heolo*ical .ictionary o- the 0e2 (estament 6omo $ 'Hrand Capids, .rdmans, 2AF/( adikos
2/A-2F)
Kittel, Her!ard, (heolo*ical .ictionary o- the 0e2 (estament 6omo $$ 'Hrand Capids, .rdmans, 2AF/( dikaios
3456778
Kittel, Her!ard, (heolo*ical .ictionary o- the 0e2 (estament 6omo $> '2AFB( moi'eia
47964:8
Kittel, Her!ard, (heolo*ical .ictionary o- the 0e2 (estament 6omo >$ '2AF@( porneia 'GaucE8+c!ulz(
4BA-4A4
LouP, 1o!annes y &ida,.ugene, $HreeE-.nglis! Lexicon of t!e &.6., =a edición 2A@A passim
5iranda, 1osé Porfirio, +arx y la Biblia, 2AB2 '&O 2A@A(
+picq, Ceslas, (heolo*ical ;exicon o- the 0( 'Peabody, 5ass, Genderson 2AA/( 6omo $ )2@-)/B dikaios
>er 0La !omosexualidad3 Consideraciones exegéticas y !ermenéuticas0 en 222'uanstamcom, B de nov =?2=