You are on page 1of 30

En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del

absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.
En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del
absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.
En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del
absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.
En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del
absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.
En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del
absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.
En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del
absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.
En las últimas décadas del siglo XIX, el abismo existente entre el zar Alejandro III, defensor del
absolutismo bizantino de sus antepasados, y la clase cultivada se había agravado hasta tal punto que
la lucha contra el zarismo había llegado a ser, entre los rusos cultos, un deber y un honor. La
oposición política y el movimiento revolucionario crecían bajo el empuje de una "intelligentsia" que
hacía acólitos en las escuelas, en las fábricas, los periódicos y las oficinas. Seis años después de la
muerte de su antecesor, Alejandro II, precisamente el 1 de marzo de 1887, un grupo de jóvenes
nihilistas intentó acabar con la vida del zar. El atentado fracasó y los terroristas fueron apresados.
Entre los condenados a muerte figuraba Alexander Uliánov, el hermano mayor del futuro Lenin. Al
enterarse por la prensa de que el grupo había sido ahorcado en San Petersburgo, el muchacho recibió
una impresión indeleble, que con el tiempo se transformaría en la más firme y decidida oposición al
zarismo. Pero ya entonces, con la lucidez de un visionario, resumía la situación en esta frase de
condena a los métodos del terrorismo individual: «Nosotros no iremos por esta vía. No es la buena».
En el camino de la revolución
Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, nació el 22 de abril de 1870, en el seno de una familia
típica de la intelectualidad rusa de fines del siglo XIX. Era el cuarto de los seis hijos habidos por llia
Uliánov y María Alexandrovna Blank, quienes se habían establecido el año anterior a su nacimiento en
Simbirsk, una ciudad de provincias pobre y atrasada, a orillas del Volga. El padre, un inspector de
primera enseñanza, compartía las ideas de los demócratas revolucionarios de 1860 y se había
consagrado a la educación popular, participando de la vida de los campesinos rusos confinados en la
miseria y la ignorancia. La madre, de ascendencia alemana, amaba la música y seguía de cerca las
actividades escolares de sus hijos. Por su carácter apacible y tierno -jamás imponía castigos ni
levantaba la voz-, despertó en los suyos un amor rayano en la adoración.
El ambiente estudioso de la casa, donde no faltaba una buena biblioteca, propiciaba el desarrollo del
sentido del deber y la disciplina. Vladímir seguía el ejemplo de su hermano mayor, era un muchacho
perseverante y tenaz, un alumno asiduo y metódico que obtenía las mejores notas y destacaba en el
ajedrez. A los catorce años comenzó a leer libros «prohibidos» -Rusia vivía entonces bajo la más
negra represión y la lectura de los grandes demócratas era considerada un delito-.
Cuando Alexander fue ahorcado, al año siguiente de que muriera el padre, la familia debió trasladarse
a la fuerza a la aldea de Kokuchkino, cerca de Kazán. En esa época Vladímir abandonó la religión,
pues, como diría más adelante, la suerte de su hermano le «había marcado el destino a seguir». En
Kazán inició sus estudios de derecho en la universidad imperial, uno de los focos de mayor oposición
al régimen autocrático. El mismo año de su ingreso, 1887, Vladímir fue detenido por participar en una
manifestación de protesta contra el zar. Cuando uno de los policías que lo custodiaban le preguntó por
qué se mezclaba en esas revueltas, por qué se daba cabezazos contra un muro, su respuesta fue: «Sí,
es un muro, cierto, pero con un puntapié se vendrá abajo».

Lenin (Óleo de Brodsky)
Expulsado de la universidad, se dedicó por entero a las teorías revolucionarias, comenzó a estudiar las
obras de Marx y Engels directamente del alemán, y leyó por primera vez El capital, lectura decisiva
para su adhesión al marxismo ortodoxo. Ya en sus primeros escritos defendió el marxismo frente a las
teorías de los "naródniki", los populistas rusos. En mayo de 1889 la familia se trasladó a la provincia
de Samara, donde, después de muchas peticiones, Lenin obtuvo la autorización para examinarse en
leyes como alumno libre. Tres años después se graduó con las más altas calificaciones y comenzó a
ejercer la abogacía entre artesanos y campesinos pobres.
Ya en esa época, en el grupo marxista del que formaba parte le decían el Viejo por su vasta erudición
y su frente socrática, precozmente calva. El rostro de corte algo mongólico, con los pómulos anchos y
los ojos de tártaro, entrecerrados e irónicos, el porte robusto y el poderoso cuello le daban el aspecto
de un campesino. Abogado sin pleitos, Lenin se inscribió en las listas de instructores de círculos
obreros, llamados «universidades democráticas». Organizó bibliotecas, programas de estudio y cajas
de ayuda con el objetivo de enseñar los métodos de la lucha revolucionaria, para formar así cuadros
obreros, propagandistas y organizadores de círculos socialdemócratas, con miras a la formación de un
futuro partido. Para ello necesitaba contar con el apoyo de los grupos marxistas emigrados, dirigidos
por Grigori Plejánov, y en abril de 1895 viajó al extranjero, decidido a estudiar el movimiento obrero
de Occidente. Pasó unas semanas en Suiza, luego visitó Berlín y París, donde tuvo como interlocutores
a Karl Liebknecht y Paul Lafargue.
Al regresar, fue detenido con su futuro rival Julij Martov por la Ochrana, la policía secreta del zar. En
la cárcel, Lenin rápidamente se puso a trabajar. Se comunicaba con el exterior a través de su
hermana Ana y de Nadezda Krupskáia, una estudiante adherida al círculo marxista, que, para poder
visitarlo en la prisión, había declarado ser su novia. Más tarde, en 1898, un año después de que fuera
deportado a la Siberia meridional, cerca de la frontera con China, contrajo matrimonio con Nadezda en
una ceremonia religiosa.
En el destierro, la pareja llevó una vida ordenada, sin sobresaltos, que le permitió a Lenin terminar de
redactar su primera obra fundamental, El desarrollo del capitalismo en Rusia, en la que sostiene que el
país semifeudal avanza decididamente hacia el capitalismo industrial.
En el exilio
Después de casi mil días en Siberia, a poco de comenzar el siglo y con treinta años de edad, Lenin
comenzaba su primer exilio en Suiza. Allí, reunido con Martov, puso en marcha un proyecto
largamente acariciado: la publicación de un periódico socialdemócrata de alcance nacional. El primer
número de Iskra (La Chispa) vio la luz el 21 de diciembre de 1900, con un editorial de Lenin
encabezando la primera página. En sus andanzas, entre Munich y Ginebra, fue en esta época cuando
se convirtió en el líder de los marxistas rusos, sobre todo después de la publicación del libro ¿Qué
hacer?, una de sus obras más importantes, en la que reclamaba la necesidad de una organización de
revolucionarios profesionales y sintetizaba la idea del partido como vanguardia de la clase obrera.
Fue justamente la polémica desatada en torno a cómo estructurar el partido lo que provocó profundas
divergencias en el 11 Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso inaugurado por Plejánov en
julio de 1903. En él se consumó la ruptura entre Martov y Lenin. Desde entonces los partidarios de
este último se llamaron «bolcheviques», por mayoría frente al grupo de los «mencheviques»,
minoritarios. Y desde entonces el partido de cuadros profesionales, centralizado y disciplinado, fue el
pilar básico del bolchevismo.
La revolución de 1905, que había estallado en San Petersburgo tras el «domingo sangriento» en que
las tropas del zar dispararon sobre manifestantes indefensos, causando más de mil muertos y cinco
mil heridos, sorprendió a Lenin en Suiza. La presión de las masas obligó al decadente régimen zarista
a hacer algunas concesiones liberales: ahora los bolcheviques actuaban en la legalidad, y ello permitió
a Lenin regresar a Rusia en octubre de ese año para ponerse al frente de sus partidarios. Pero las
esperanzas de que se produjeran nuevos levantamientos no se concretaron y, ante los intentos de la
policía por detenerle, a fines del verano siguiente, Lenin huyó a Finlandia. El proceso insurreccional
había sido un fracaso y el gobierno de los zares volvía a endurecer sus métodos, hasta liquidar
totalmente las conquistas logradas por la revolución. Sumida en el pesimismo y las rencillas internas,
la fracción bolchevique se resintió con la derrota, hasta tal punto que viejos militantes la
abandonaron.
Huyendo de la policía, Lenin pasó de Finlandia a Ginebra, donde comenzó su segundo exilio, que
habría de prolongarse hasta 1917. En aquella época hicieron su aparición el insomnio y los dolores de
cabeza que habrían de perseguirle por el resto de sus días. La vida errante de los exiliados lo llevó a
París, donde él y Nadezda soportaron duras estrecheces económicas que les obligaban a dar clases o a
escribir reseñas para ganar algo de dinero, en medio de una serie de dificultades. La dureza de
aquellos días en la capital francesa se vio en parte aliviada por la presencia de Inés Armand, una
militante parisiense, inteligente y feminista, a la que se dice le unió un profundo amor. Fruto de su
segundo exilio es la obra publicada en 1909, Materialismo y empiriocriticismo, en la que Lenin expone
sus reflexiones filosóficas fundamentales, en un intento de culminar la teoría del conocimiento
marxista.
Pasada la etapa de la más dura reacción, que se extendió hasta 1911, comenzaron a llegar noticias
alentadoras de San Petersburgo. Una huelga iniciada en los yacimientos del Lena fue bárbaramente
reprimida con centenares de muertos, lo que originó un gran descontento y una huelga general. Lenin
presentía que se acercaba una ola de efervescencia revolucionaria y abandonó París en junio de 1912
para instalarse más cerca de sus partidarios, en Cracovia. Allí le visitaban los diputados bolcheviques
para informarle sobre la situación interna y pedirle instrucciones. En marzo de ese mismo año había
aparecido el primer número de Pravda (La Verdad), diario obrero que Lenin dirigía desde el exterior y
que pronto gozó de una gran difusión. Así, mientras las grandes potencias ultimaban sus preparativos
para la primera conflagración mundial, entre los proletarios rusos crecía la influencia de Lenin.
El estallido de la Primera Guerra Mundial supuso un giro decisivo en la historia del socialismo. Lenin,
que había confiado en la socialdemocracia alemana, cuando se enteró de que los diputados alemanes -
y también franceses- votaban unánimemente a favor de los créditos de guerra para sus respectivos
países, de inmediato denunció la traición. Para Lenin, la guerra no era más que una «conflagración
burguesa, imperialista y dinástica... una lucha por los mercados y una rapiña de los países
extranjeros». El socialismo occidental, acaudillado por los revisionistas alemanes, había pasado a una
evidente colaboración con la democracia burguesa, y por ende, el movimiento internacional estaba
roto. Era necesario preparar una conferencia de los socialistas que se oponían al conflicto bélico, para
impugnar definitivamente al sector revisionista.
El encuentro se celebró en Zimmerwald, en septiembre de 1915, y en él Lenin intentó sin éxito
convencer a los representantes de que adoptaran la consigna: «Transformar la guerra imperialista en
guerra civil». Fue en este período de defección de los líderes políticos y de desconcierto para los
obreros socialistas, cuando el revolucionario ruso, que hasta entonces era poco conocido fuera de los
círculos marxistas de su país, se convirtió en una primera figura internacional. En sus manos, la
doctrina marxista recuperó su sentido transformador y su fuerza revolucionaria, como se ve en la obra
escrita durante el período bélico, El imperialismo, fase superior del capitalismo, donde usa las
herramientas del análisis económico marxista para probar que la revolución, a diferencia de lo que
postulaban Marx y Engels, también es posible en países atrasados como Rusia.
La Revolución de Octubre
El cansancio y el derrotismo general en las naciones beligerantes a comienzos de 1917 desembocó en
el imperio de los zares en un amplio movimiento revolucionario que, al grito de «¡Viva la libertad y el
pueblo!», ganó las principales ciudades. Los trabajadores de Petrogrado se organizaron en soviets, o
consejos de obreros, y la guarnición de la ciudad, encabezada por los mismos regimientos de la
guardia imperial, se sumó en masa al movimiento. Sin que nadie se atreviera a defenderlo, en la
semana del 8 al 15 de marzo el régimen zarista sucumbía para ser reemplazado por un gobierno
provisional formado por partidos pertenecientes a la burguesía y apoyado por el soviet de Petrogrado
A través de Pravda, Lenin publicaba sus «Cartas desde el exilio», con instrucciones para avanzar en la
revolución, aniquilando de raíz la vieja maquinaria del Estado. Ejército, policía y burocracia debían ser
sustituidos por «una organización emanada del conjunto del pueblo armado que comprenda sin
excepción todos sus miembros». Un mes después de la abdicación del zar, en abril de 1917, Lenin
llegaba a la estación Finlandia de Petrogrado, tras atravesar Alemania en un vagón blindado
proporcionado por el estado mayor alemán. A pesar de las disputas políticas que originó su
negociación con el gobierno del káiser, Lenin fue recibido en la capital rusa por una multitud
entusiasta que le dio la bienvenida como a un héroe. Pero el jefe de los bolcheviques no se
comprometió con el gobierno provisional y, por el contrario, terminó su discurso de la estación con un
desafiante «¡Viva la revolución socialista internacional!».
Muchos de sus camaradas habían aceptado la autoridad de dicho gobierno, al que Lenin calificaba de
«imperialista y burgués», acercándose así a las corrientes izquierdistas de la clase obrera, cada vez
más radicalizadas, y con el apoyo de un importante aliado, Trotski. A pesar de que los bolcheviques
aún constituían una minoría dentro de los soviets, Lenin lanzó entonces la consigna: «Todo el poder
para los soviets», pese al evidente desinterés de los mencheviques y los socialistas revolucionarios por
tomar tal poder.
Para hacer frente a la presunta amenaza de un golpe de estado por parte de los seguidores de Lenin,
en el mes de julio la presidencia del gobierno provisional pasó a manos de un hombre fuerte,
Kerenski, en sustitución del príncipe Lvov. Al cabo de unos días aquél ordenó que le detuvieran y
Lenin se vio obligado a huir a Finlandia: cruzó la frontera como fogonero de una locomotora, sin barba
y con peluca, y se estableció en Helsingfors. Fue ésta su última etapa de clandestinidad, que habría de
durar tres meses. En ellos escribió la obra que con el tiempo sería calificada de utopía leninista, El
Estado y la revolución, por su concepción del Estado como aparato de dominación burguesa, destinado
a desaparecer tras la etapa transitoria de la dictadura del proletariado y el advenimiento del
comunismo.
A medida que la situación interna se agravaba, Lenin desde el exterior urgía al partido a preparar la
sublevación armada: «El gobierno se tambalea, hay que asestarle el golpe de gracia cueste lo que
cueste». Ya los bolcheviques controlaban el soviet de Moscú y el de Petrogrado estaba bajo la
presidencia de Trotski, cuando, el 2 de octubre, Lenin volvió a entrar clandestinamente en la capital
rusa. Cuatro días más tarde se presentaba disfrazado en el cuartel general del partido para dirigir el
alzamiento. El día 7 estallaba la insurrección y las masas asaltaban el palacio de Invierno. Según
escribe Trotski, Lenin se dio cuenta entonces de que la revolución había vencido, y sonriendo le dijo:
«El paso de la clandestinidad, con su eterno vagabundeo, al poder es demasiado brusco, te marea». Y
ése fue su único comentario personal antes de volver a las tareas cotidianas. Al día siguiente era
nombrado jefe de gobierno y lanzaba su famosa proclama a los ciudadanos de Rusia, a los obreros,
soldados, campesinos, ratificando los grandes objetivos fijados por la revolución: construir el
socialismo en el marco de la revolución mundial y superar el atraso de Rusia.
La revolución había llegado al poder, pero ahora había que salvarla, y la tarea más urgente para ello,
según Lenin, era firmar la paz inmediata. El Tratado de Brest-Litovsk, signado por Trotski el 3 de
marzo de 1918, concertó la paz unilateral de Rusia con Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía.
El tratado ahondó aún más las divergencias con los socialistas revolucionarios -que en agosto
atentaron contra la vida de Lenin-, y contribuyó a intensificar la decisión de las fuerzas
contrarrevolucionarias para derribar al nuevo gobierno con el apoyo de los países aliados,
especialmente Francia y Estados Unidos. Durante dos años, entre 1918 y 1920, la guerra civil condujo
al gobierno soviético al borde del desastre; por último, el ejército de los contrarrevolucionarios, los
«blancos», conducido por antiguos generales zaristas, fue derrotado por el Ejército Rojo, formado por
campesinos y obreros y dirigido por Trotski. Pero el país quedó devastado, la economía maltrecha y el
hambre se enseñoreó de grandes regiones. El reto más grande de la revolución pasó a ser entonces la
reconstrucción económica de Rusia, tarea que Lenin se propuso encarar a través de la NEP (nueva
política económica), que detuvo las expropiaciones campesinas y supuso una apertura hacia una
economía de mercado bajo control.
Pese a las dificultades de la guerra civil, Lenin concretó en 1919 su viejo sueño de fundar una nueva
Internacional. En su opinión, el destino de Rusia dependía de la revolución mundial, y en especial del
futuro del movimiento llevado adelante en Alemania por los espartaquistas. El 2 de marzo de 1919, en
Moscú, inauguró el Primer Congreso de la III Internacional, invocando a los líderes del comunismo
alemán asesinados: Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. La Comintern elevó el comunismo ruso a la
categoría de modelo a imitar por todos los países comunistas del mundo y, al defender los
movimientos de liberación nacional de los pueblos coloniales y semicoloniales de Asia, logró ampliar
enormemente el número de aliados de la Revolución soviética.
A finales de 1921, la salud de Lenin se vio gravemente afectada: sufría de insomnios progresivamente
acusados y sus dolores de cabeza eran cada vez más frecuentes. En marzo del año siguiente asistió
por última vez a un congreso del partido, en el que fue elegido Stalin secretario general de la
organización. Al mes siguiente se le intervenía quirúrgicamente para extraerle las balas que
continuaban alojadas en su cuerpo desde el atentado sufrido en 1918. Si bien se recuperó
rápidamente de la operación, pocas semanas después sufrió un serio ataque que, por un tiempo, le
impidió el habla y el movimiento de las extremidades derechas. En junio su salud mejoró parcialmente
y dirigió la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Pero en diciembre sufrió un
segundo ataque de apoplejía que le impidió cualquier posibilidad de influir en la política práctica. Aun
así, tuvo la fuerza de dictar varias cartas, entre ellas su llamado «testamento» en la que expresa su
gran temor ante la lucha por el poder entablada entre Trotski y Stalin en el seno del partido. El 21 de
enero de 1924 una hemorragia cerebral acabó con su vida. El hombre que detestaba el culto a la
personalidad y abominaba de la religión fue embalsamado y depositado en un rico mausoleo de la
plaza Roja. La lucha contra el Lenin de carne y hueso no había hecho más que comenzar.