You are on page 1of 6

BIOGRAFIA DE SANTA ROSA DE LIMA

Santa Rosa de Lima nació el 30 de abril de 1586 en la vecindad del hospital del
Espíritu Santo de la ciudad de Lima, entonces capital del virreinato del Perú. Era
hija de Gaspar Flores (un arcabucero de la guardia virreinal natural de San Juan de
Puerto Rico) y de la limeña María de Oliva, que en el curso de su matrimonio dio a
su marido otros doce hijos. Recibió bautismo en la parroquia de San Sebastián de
Lima, siendo sus padrinos Hernando de Valdés y María Orozco.
En compañía de sus numerosos hermanos, la niña Rosa se trasladó al pueblo
serrano de Quives (localidad andina de la cuenca del Chillón, cercana a Lima)
cuando su padre asumió el empleo de administrador de un obraje donde se
refinaba mineral de plata. Las biografías de Santa Rosa de Lima han retenido
vivamente el hecho de que en Quives, que era doctrina de frailes mercedarios, la
futura santa recibió en 1597 el sacramento de la confirmación de manos del
arzobispo de Lima, Santo Toribio Alfonso de Mogrovejo, quien efectuaba una visita
pastoral en la jurisdicción.
Aunque había sido bautizada como Isabel Flores de Oliva, en la confirmación
recibió el nombre de Rosa, apelativo que sus familiares empleaban prácticamente
desde su nacimiento por su belleza y por una visión que tuvo su madre, en la que el
rostro de la niña se convirtió en una rosa. Santa Rosa asumiría definitivamente tal
nombre más tarde, cuando entendió que era "rosa del jardín de Cristo" y adoptó la
denominación religiosa de Rosa de Santa María.
Ocupándose de la "etapa oscura" en la biografía de Santa Rosa de Lima, que
corresponde precisamente a sus años de infancia y primera adolescencia en Quives,
Luis Millones ha procurado arrojar nueva luz mediante la interpretación de algunos
sueños que recogen los biógrafos de la santa.













ACROSTICO

Sincera y
Amorosa eres
Nos das a
Todos en el
Alma el

Río de tu bendición
Orgullosa llevas
Siempre la
Adoración de tus

Devotos
En tu

Lugar
Indescriptible de
Mansedumbre y paciencia
Alzas tus plegarias a Dios por nosotros.



SANTA ROSA DE LIMA

Santa rosa de lima
tierna madre mía
llevas en tus ojos
la inocencia de una niña.

Sufriste por tus penas
sin quejas ni reproches
entregaste tus días
al creador de tu vida.

Entre cadenas te envolviste
entre lágrimas te despediste
de la vanidad de la vida
para quedar como santa
en el cielo de la gloria.

Quisiste salvar al mundo
pero perdiste tu alegría
llenado de obscuridad
todos tus días.

Hoy queremos recordarte
como la santa de lima
con el rostro tan dulce
como la flor de los jardines.


Acróstico
Siempre habran
Alma atormentadas
Negandose a recibir
Tu inmenso amor y
Alegria.

Rogadas a Dios
Omnipotente
Salvacion para
Aquellas almas.

Dios escucho tus ruegos
En tus oraciones.

Largo fue el camino
Inmenso tu dolor
Mas al fin pusiste salvar a esas
Almas sin destino.

chistes
- Hola ¿te llamas google?
- No, ¿por qué?
- Porque tienes todo lo que busco, nena.
- ¿Y tú te llamas yahoorespuestas?
- No, ¿por qué?
- Porque haces preguntas estúpidas...

-¿Cómo se llama el campeón de buceo japonés?.
-Tokofondo.
-¿Y el subcampeón?.
-Kasitoko.

- Íbamos yo y Nacho.
- No hijo, íbamos Nacho y yo.
- ¿Cómo? ¿entonces yo no iba?

-Estaba una pizza llorando en el cementerio, llega otra pizza y le dice:
- ¿Era familiar?
- No, era mediana.

- Toc Toc...
- ¿Quién es?
- Abraham.
- No, hasta que me digas quién eres.
- ¡Abraham!
- ¡Sólo dime quién eres!
- ¡ABRAHAM!
- Lo siento, pero no te abro si no me dices tu nombre...



- Oiga, mi gato ha matado a su perro...
- Pero qué dice, si es un doberman...
- Ya, y mi gato hidráulico.

ADIVINANZAS
No soy ave, ni soy pez,
ni soy una cosa rara;
y sin ser ave ni nada,
soy nada y ave al revés.
(Adán y Eva
Yo fui el primer hombre
y, aunque lo que digo te asombre,
es nada, al revés, mi nombre.
(Adán)
Una madrastra la odia,
una manzana la mata,
un príncipe muy hermoso
de la muerte la rescata.
(Blancanieves)
Yo fui el primer hombre
y, aunque lo que digo te asombre,
es nada, al revés, mi nombre.
(Adán)
Una madrastra la odia,
una manzana la mata,
un príncipe muy hermoso
de la muerte la rescata.
(Blancanieves)
Su madrastra y sus hermanas
no la dejaban salir
pero llegó el hada buena
y al príncipe hizo feliz.
(La Cenicienta)
De rojo me cubro
sin ser amapola,
mi abuela y el lobo
completan la historia.
(Caperucita roja)