You are on page 1of 8

Tema 2.

Economía Doméstica. Teoría de la Sociedades de la Abundancia, Tránsito hacia
una Economía inserta en el Estado (Campesinos) y Bases Técnicas y Sociales
de las Economías de Subsistencia.

Para cerrar el conocimiento del modelo económico doméstico, abordamos las
siguientes cuestiones
a) Descripción de las bases técnicas y sociales de las economías domésticas de
subsistencia
b) La teoría de las sociedades de la abundancia (M. Sahlins).
c) Tránsito hacia una Economía inserta en el Estado (Campesinos) (E. Wolf).

a) Bases técnicas y sociales de economías domésticas de subsistencia

Las economías de subsistencia pertenecen al modelo de organización
doméstica (producción y consumo equilibrados, satisfacción de necesidades
como límite de la actividad económica), y en ellas funcionan principios de
reciprocidad y/o redistribución igualitaria, como norma. Pueden presentarse
modelos socio-políticos de bandas y en el modelo de organización tribal, con
jefaturas incipientes. Es decir, con la aparición de la organización estatal y la
diferenciación en estamentos y estratos jerarquizados –que implican otro modo
de organización del trabajo- la economía de subsistencia se convierte en otra
cosa (economía tributaria de estado, economía de mercado).

Según sea la base del sistema de aprovechamiento, los modos de división del
trabajo y las pautas de organización política y territorial, identificaríamos las
siguientes posibilidades, dentro de las economías de subsistencia:

A/ CAZADORES-RECOLECTORES

I. APROVISIONAMIENTO Y APROVECHAMIENTO DE RECURSOS
NATURALES

El trabajo de R. Lee sobre los bosquimanos ¡kung ofrece una perspectiva de
análisis, la de input-output, que ofrece la siguiente definición:
“Un sistema económico presenta una forma elemental cuando la relación
entre la producción y el consumo de elementos es inmediata en el espacio y en
el tiempo. Tal sistema económico tendría las siguientes propiedades: mínima
acumulación de excedentes; mínima producción de bienes de capital; ausencia
de agricultura y animales domésticos; incesantes actividades para procurarse
comida por parte de todas las personas físicamente capaces y a lo largo de
todo el año; autosuficiencia en alimentos y reciprocidad generalizada dentro de
los grupos locales” (Lee [1966], 1981: 37)
1


Este tipo de sistema de producción está asociado a la ocupación de grandes
zonas, porque es una estrategia productiva que se basa en la búsqueda de un
recurso, animales y plantas, no en su producción.

Este sistema está asociado a un entorno hostil para la producción de
alimentos, es por eso que se han mantenido muchos, porque la marginalidad
de su medio, ha despertado poco interés para su dominio por otros pueblos.

1
LEE, R.B. 1981. “La subsistencia de los bosquimanos ¡kung!: un análisis de input-output”. En Llobera,
J.R. (ed.): Antropología y Economía: Estudios Etnográficos. Barcelona. Anagrama, pp. 35-64.


Distribución geográfica. Las zonas actuales de estos pueblos están en:
África:
- Desierto del Kalahari (Africa medirional), en el Estado de Bostwana, al norte
de Sudáfrica. Zona de los san (bosquimanos), que incluyen a los ¡kung,
estudiados por Richard Lee.
- Selva ecuatorial del centro y este, donde habitan los pigmeos mbuti
- De menor importancia, en cuanto a su presencia:
Madagascar: selvas remotas

Oriente:
Malasia
Filipinas
Ciertas islas de la India

América Septentrional: Prácticamente han desaparecido, aunque hasta muy
recientemente habría que señalar:
Esquimales (inuit) de Alaska y Canadá.
Los indios de Norteamérica. Unos y otros están ya muy aculturados, y aunque
se dedican a estas actividades, lo hacen ya con una tecnología avanzada.

II. DIVISIÓN SOCIAL DEL TRABAJO

- Criterios básicos
Sexo-género. En general el hombre a la caza y la mujer a la recolección,
aunque hay referentes muy diversos. Es resultado de una organización de
diferencias sexuales en relación a funciones sociales establecidas: a las
mujeres se les asigna funciones de recolección y residualmente caza de
pequeños animales. Los hombres se especializan en cacería y guerra.

Edad. Distinción de jóvenes, adultos, ancianos. Todos participan en las
actividades productivas, todos son trabajadores, porque todos tienen que
buscar las condiciones de subsistencia. Los niños y jóvenes ayudan en las
tareas de caza y recolección, al igual que los ancianos, que en estas
sociedades tiene un importante papel de socialización con respecto a niños y
jóvenes.

III. TERRITORIALIDAD, ASPECTOS POLÍTICOS Y DISTRIBUCIÓN-
CONSUMO

- Formas de asentamiento nómada, pero todos mantienen un territorio, en el
sentido de un nicho ecológico, que impone sus límites a este sistema.

- Su forma de agrupamiento social es la banda, que es una de las estructuras
sociopolítica de mayor flexibilidad. Es una unidad social que no suele
sobrepasar las 100 personas, todas ellas relacionadas por lazos de
parentesco. En algunas sociedades el tamaño se mantiene durante todo el
año, en otras se subdivide para conseguir alimento, en partes del año, para
posteriormente reagruparse.

- No existe la propiedad del territorio, sino el uso permanente del mismo por
parte de las distintas bandas, dentro de unas ciertas reglas que tienen que ver
con prácticas adaptativas.

Ejemplo. Los bosquimanos del Kalahari: los distintos campamentos se
localizan cerca de los pozos de agua, y a partir de ahí, el territorio a explotar
por ese grupo se mide por una caminata de ida y vuelta de un día de duración
en todas direcciones, desde el campamento (36 kms). Así el campamento tiene
a su disposición un área alrededor de 9 kms. aprx. Se ha comprobado que, a
partir de la zona en que ponen su campamento, nunca se mueven más allá de
un área de 160 kms2. Levantan su campamento varias veces al año, pero rara
vez suelen salirse de este territorio.

- La propiedad de las piezas cobradas es colectiva, puesto que todos participan
en la cacería. El dueño del arma que termina por matar a la víctima es el
encargado de repartirla, según reglas que establece un reparto equitativo por
familias.

B/ PASTOREO: Sociedades que se dedican fundamentalmente a la cría de
animales (uni- o multi-especies)

I. APROVISIONAMIENTO Y APROVECHAMIENTO DE RECURSOS
NATURALES

- Es una adaptación especializada en un medio ambiente, que debido al
terreno accidentado, al clima seco o a un suelo desfavorable, no es
suficientemente productivo para sustentar una población mediante la
horticultura.

- Requieren la diversificación de actividades (pesca, caza, recolección e incluso
cultivos), o bien la asociación con grupos de cultivadores (leche, piel, lana, etc,
a cambio de los de productos agrícolas), debido a que la dieta no puede
sostenerse exclusivamente con producción ganadera

Distribución geográfica
- África, Africa Subsahariana
- Oriente Medio, Asia central,
- América
América del Norte (los navajos),
Zona andina. Cultivo de llama
- Subártico (caribú y reno).


II. DIVISIÓN SOCIAL DEL TRABAJO
- Los criterios definitivos siguen siendo los de edad y sexo. En general son
patrilineales, con diferencias apreciables entre sociedades nómadas o
transhumantes.
En el primer caso, el papel de las mujeres es menos relevante, pues son los
hombres los encargados de dirigir las grandes marchas del ganado. Las
mujeres sólo ayudan en los desplazamientos cortos, y suelen encargarse de
las tareas del procesado de los derivados de la carne y lácteo. En las
tranhumantes, la mujer tiene un papel más relevante, en el cuidado del ganado
doméstico y determinados cultivos al que están asociados.

III. TERRITORIALIDAD, ASPECTOS POLÍTICOS Y DISTRIBUCIÓN-
CONSUMO

- Suelen estar asociado a dos patrones: nomadismo y trashumancia. Ambos se
basan en el hecho de que los rebaños deben moverse en busca de nuevos
pastos, según las estaciones.
• En el caso del nomadismo, es el grupo entero el que se moviliza.
• En el caso de la trashumancia sólo una parte del grupo se mueve con
los rebaños, en tanto el resto permanece en sus hogares.

- Como forma de organización sociopolítica aparece ya la tribu, lo cual significa
el establecimiento de un tipo de autoridad ya permanente y más compleja que
en el caso de las bandas de los cazadores. La organización de una tribu
requiere de un sistema de jefes, que va desde la figura del jefe de la tribu a los
distintos jefes de las distintas secciones de la misma.

- La institución de autoridad se despliega para organizar los movimientos
extensivos por el territorio, lo cual hace que exista una competencia en el uso
de estos territorios no sólo entre las distintas secciones de una misma tribu,
sino entre las tribus entre sí, lo que conlleva a la necesidad constante de
pactos, alianzas y negociaciones entre los jefes.

- Aparece ya un objeto que es propiedad del grupo, el rebaño, pero no la tierra,
para esto sólo necesitan el uso de la misma, que bien puede ser de libre
disposición, o se suele acceder a la misma mediante transacciones, de mutuo
acuerdo, con los grupos de cultivadores existentes en las zonas por donde
circulan los ganados, y a sus vez con los otros pueblos pastores que la utilizan
en otras partes del año
(Se puede completar con: Barth: “Pautas de utilización de la tierra por las tribus
migratorias de Persia Meridional;1960 en Llobera, pp. 72-.73)

C/ HORTICULTORES

I. APROVISIONAMIENTO Y APROVECHAMIENTO DE RECURSOS
NATURALES

- Son sociedades ya dedicada al cultivo y a la ganadería, pero sin hacer un uso
intensivo de ambos tipos de producción. Está basado en un tecnología muy
simple: azadas y palos de plantar, y su sistema de adaptación consiste en la
utilización complementaria de distintos terrenos, que son ocupados y
abandonados sucesivamente. De ahí que una de las técnicas a la que está
asociada la horticultura sea la del barbecho.

- Se conoce también como agricultura de roza y quema, basado en el desbroce
del bosque o matorral y la quema de la hierba que sirve como abono nutriente
de la tierra, tras varios años se abandona y se comienza con otra zona de la
misma manera. Varía de una zona a zona, dependiendo del medio, por regla
general los campos se ocupan una media de 5-6 años, se abandonan y se
dejan sin cultivar una media de 20 años. Por lo tanto tienen que tener mucha
tierra disponible, unas 5 o 6 veces más de la que están usando.
Este tipo de adaptación requiere unas estrategias técnicas muy complejas en el
uso del suelo, un importante ejemplo son el diseño de terrazas, construidas
para profundizar el suelo, estabilizar la tierra deslizante y prevenir la erosión

- La caza no desaparece, sino que junto a la cría de ganado, se convierte en
una estrategia económica complementaria.

- Distribución geográfica. Existen sociedades horticultoras en zonas
caracterizadas por el predominio de selvas tropicales:

África; Sudeste Asiático, Indonesia, Filipinas, islas del Pacífico; México,
América central y Sudamérica.
Ejemplo:
Tsembagas de Nueva Guinea (estudiadas por Rappaport): sistema de roza con
terrazas y ordenación de los cultivos:

Hojas de camote en las partes más bajas, encima las hojas de taro, sobre ellos la caña
de azúcar y, encima de todo, las plataneras. Esta disposición hace que unas plantas
den sombra a otras, con lo cual se consigue que cada una tenga la humedad y las
horas de sol que necesita. Se previenen plagas de insectos (por asociación de
plantas), y desde luego se consigue una variedad de alimentos grandes para las dietas.

II. DIVISIÓN SOCIAL DEL TRABAJO.

- Hay una mayor variabilidad que en otras sociedades en cuanto a la división
por sexo.
• Tareas de roza. Se suele asignar a los hombres, porque requiere
desplazamientos a zonas que pueden ser conflictivas en principio, e incluso
expuestas a ataques de animales. Como los hombres dominan los temas de la
guerra y la caza, se asocia a los mismos.

• La preparación para el cultivo, el cultivo, el mantenimiento y la
recolección se suele compartir, y ya depende de cada sociedad quien se ocupa
de cada cual.
En Nueva Guinea, lo que se da es un reparto por tipos de cultivo, así las
mujeres están especializadas en los que forman la base de la dieta, y los
hombres en otros que constituyen productos de prestigio y para el intercambio.

• Ganadería y en los animales domésticos que suelen estar asociados a
la agricultura. La pauta general es que las mujeres cuidan los animales
asociados al hogar (cerdo, gallinas), y los hombres los rebaños. La idea es que
se convierte en una tarea compatible con la asunción de la esfera doméstica,
por tanto compatible con el cuidado de la familia, el procesado de alimento, etc.
El caso bien conocido es el de los cerdos de Nueva Guinea, entre los grupos
de tsembaga maring y los dani.

• La comercialización de los productos suele estar asociada a los
hombres, aunque también depende de pautas por zonas, lo mismo que las
artesanías, y en general la producción de uso del grupo doméstico.

III. TERRITORIALIDAD, ASPECTOS POLÍTICOS Y DISTRIBUCIÓN-
CONSUMO

- Este sistema exige la existencia de jefaturas, en el mismo sentido de los
pastores, por tanto asociado a nivel de tribus, porque la autoridad es necesaria
para coordinar las actividades, repartir, etc.

Lo que existe es el derecho a usar la tierra, y esta pertenece a la comunidad
aunque la explotación se asigna individualmente a cada grupo familiar,
mediante un sistema establecido de reparto en lotes. También es propiedad
individual los frutos obtenidos en cada parcela.


b) La Teoría de las Sociedades de la Abundancia de Sahlins.

Antropólogo norteamericano, del grupo de la Universidad de Chicago (E.
Service, E. Wolf) analiza en profundidad el nivel de complejidad social correspondiente
a las tribus. Sus argumentaciones se pueden encontrar en Las Sociedades Tribales
(1972) y Economía en la Edad de Piedra (1976).

Sahlins contrapone las sociedades de la abundancia –domésticas, que se
desarrollan plenamente en la organización tribal- con las sociedades de las
necesidades –que se correponden con el sistema de mercado occidental, después de
la industrialización-.

Sociedades de la Abundancia Sociedades de las Necesidades/Escasez
- La producción se organiza en función del
parentesco y la edad.
- La producción equivale al consumo: se
produce hasta el nivel de satisfacción de las
necesidades de las unidades domésticas
(desde las familias, al linaje, al conjunto de la
tribu).
- Los excedentes y los intercambios existen
hasta la satisfacción de las necesidades de
autoconsumo, pero no existen incentivos para
seguir produciendo excedentes cuando se
han cubierto esas necesidades.
- Existen medios y recursos limitados –los
que se obtienen mediante el trabajo social-
para acceder a bienes y servicios igualmente
limitados. La pauta normal es que la relación
trabajo/consumo sea estable, y que todos los
miembros tengan acceso a todos los recursos
sin restricciones.
No hay percepción de escasez, sino de que
las necesidades se cubren holgadamente (se
cesa de producir cuando se percibe que se
han cubierto). Lógica de la abundancia y de
equilibrio trabajo-consumo.
- El trabajo es intermitente, esporádico,
discontinuo. Se concentra en momentos
puntuales, según los ciclos de la naturaleza.
No tiene centralidad social ni simbólica
2
.
Todos realizan actividades de forma
permanente (cuando es necesario), y el
trabajo no los ubica en el sistema social.

- La producción se organiza mediante una
división del trabajo a gran escala (clases
sociales, en unidades estatales o
internacionales).
- La producción incrementa
permanentemente, para cubrir necesidades
que crecen incensantemente.
- Productores y consumidores, a través de la
conversión de mercancías de todos los
recursos, intercambian entre sí las
mercancías (salario/renta-bien-servicio)
según patrones de intercambio (dinero)
- Frente a la cantidad ilimitada de productos y
servicios a consumir, el sujeto se encuentra
con medios limitados (dinero) para adquirirlos.
Estado de escasez relativa permanente: el
actor está condicionado a una situación
permanente de escasez, y es impelido a
mantener la carga de trabajo en constante
incremento (productividad) –tanto
trabajadores como empresarios-.
Lógica de la escasez y de desequilibrio
trabajo-consumo, lo que incentiva el
incremento constante de la producción y
de la productividad.
-El trabajo organiza la vida social y el tiempo
de cada jornada. Exigirá un cálculo preciso
del tiempo, que se convierte en factor de
trabajo. El trabajo es un gran clasificador de
personas en la sociedad, estableciendo
diferencias entre grupos sociales e incluso
entre quienes lo detentan y quienes no.
Así lo expresa Sahlins:
“la cantidad de trabajo per capita aumenta en
proporción del progreso tecnológico, y la
cantidad de ocio disminuye" (Sahlins,
1972:127).


2
Cuando la economía doméstica sigue siendo ideológicamente dominante, aun entre los grupos
superiores en sociedades estratificadas (Estado –pongamos por caso las sociedades mediterráneas
clásicas-), el valor predominante es el OTIVM (evolucionado a ocio), consistente en el cultivo de la mente,
las relaciones sociales y expresivas, la actividad pública: frente al NEC-OTIVM (evolucionado a negocio),
consistente en la „sucia‟ tarea de ganar dinero, de emplearse a fondo en actividades laborales, verbigracia
el comercio, que son actividades privadas y no orientadas a la vida social, expresiva o pública.

Puede consultarse también el apartado: “El mito del incremento del ocio”, en Harris, M.
(1985), Introducción a la Antropología General, Madrid, Alianza, p. 210 y 211, en el
que se ofrecen cálculos sobre el tiempo dedicado a diversas actividades en diversos
tipos de sociedades.
La etnografía de Richard Lee sobre los grupos de cazadores-recolectores
¡kung (en el Kalahari)
3
ha demostrado que la base de la alimentación descansa más
en la recolección que en la caza, y que sus dietas ofrecen los mismos contribuyentes
alimenticios que un grupo medio de familia norteamericana, de forma que si no
producen más es porque no lo necesitan, y de hecho trabajan hasta conseguir sus
niveles proteínicos de 2 a 3 días como promedio semanal. De hecho Lee calculó que
los alimentos obtenidos por los ¡Kung excedían sus requisitos medios diarios en 165
calorías y 33 gramos de proteínas.


c) Tránsito hacia una Economía inserta en el Estado (Campesinos) (E. Wolf).

En Los campesinos, E. Wolf establece una distinción conceptual entre
cultivadores/horticultores (siguen una economía autocentrada, basada en la
subsistencia, organizada en función del parentesco, etc.) y entre campesinos. Éstos se
organizan también siguiendo el modelo doméstico, pero su situación es
cualitativamente muy diferente de aquéllos, como resultado de su inserción en unidad
socio-política estatal, en la que un grupo de especialistas políticos y religiosos no se
dedican a la actividad productiva, sino que, mediante mecanismos de redistribución
jerárquica (Polanyi), detraen bienes y servicios de forma permanente y estructural de
las unidades domésticas campesinas.

Tanto cultivadores/horticultores preestatales (subsistencia) como campesinos, según
el patrón doméstico, generan dos tipos de rentas para su reproducción social y
biológica:
1. Fondo de reemplazo, conjunto de bienes y servicios para garantizar el
mantenimiento de la actividad productiva (trabajo, semillas, conocimientos y
saberes, energía, etc.). Es el que garantiza la continuidad interestacional de las
actividades.
2. Fondo ceremonial, conjunto de bienes y servicios para el mantenimiento de
relaciones sociales, festivas y rituales, que son las que otorgan sentido de
identidad y cohesión social.
Tanto 1 como 2 coadyuvan a la subsistencia y reproducción de las unidades
domésticas.
Ahora bien, cuando aparece un Estado (especialistas no productivos, que
tienen el monopolio de la violencia y del saber-poder que instituye el orden
social), es necesario un plus de producción, que se hace circular desde las
unidades sociales básicas (unidades domésticas) hacia el centro político-
religioso, y que desciende luego mediante una redistribución no igualitaria. Es
el:
3. Fondo de renta, conjunto de bienes y servicios que entran, de modo obligatorio,
en el sistema de redistribución: granos, alimentos, trabajos forzosos y gabelas,
recursos forestales, participación militar, etc.

Este fondo es el que termina imponiendo, desde „arriba‟ (el complejo
institucional que organiza la redistribución, el poder, etc.) los bienes y servicios
disponibles para los fondos de reemplazo y ceremonial, pues es el fondo de

3
LEE, R.B. 1981. “La subsistencia de los bosquimanos ¡kung!: un análisis de imput-output”. En Llobera,
J.R. (ed.): Antropología y Economía: Estudios Etnográficos. Barcelona. Anagrama, pp. 35-64.
renta el primero que hay que satisfacer. Es decir, que la subsistencia es
resultado de la coerción política que resulta del fondo de renta, pues la unidad
doméstica debe responder las exigencias en trabajo, leña, animales de corral,
grano, servicio militar, etc. al señor feudal, al administrador del Imperio, a la
organización eclesiástica (pensar en los ejemplos de la economía feudal
europea, los imperios antiguos, etc.). Las unidades domésticas son las que
garantizan, con su producción, la reproducción de la organización estatal, y
ésta usa las prácticas de producción y reciprocidad de las unidades
domésticas, subsumiéndolas dentro de las obligaciones para con el estado,
para su reproducción.
El campesinado sería, por tanto, el conjunto de la población, organizado en
unidades domésticas que, a pesar de tener una lógica de subsistencia, forma
parte de una unidad socio-política superior, el estado, estando especializada en
la producción de bienes y servicios para el conjunto del sistema social
(unidades domésticas y estado).
En las economías de mercado contemporáneas, el campesino sigue estando
subsumido en la organización estatal, pero además lo está en el sistema de
mercado. Aquí el fondo de renta se materializa en el pago por la renta de la
tierra (si no es propietario, o si la adquirido mediante préstamo y debe servir el
préstamo); o a través de precios excesivamente bajos en el mercado –que
luego se incrementan para el consumidor por los márgenes de intermediación
comercial-; o a través de semillas, productos fitosanitarios y tecnologías que
acaban por adquirir de compañías especializadas, etc. Una vez más, su
posición de dependencia se expresa a través de rentas que debe generar para
entidades externas a las unidades domésticas y que impiden su autosuficiencia
–aunque su lógica de producción-consumo siga tendiendo a la autosatisfacción
de necesidades propias.