You are on page 1of 15

PREÁMBULO

- ¡Eh, chicos!
- ¡A ver, chicoos! ¡Se acabó el recreo, vamos…! ¡Venid aquí!
- ¡Venga, vamos! ¡Que se nos va la mañana!
- Bueno. Ya estáis todos ¿No? ¡Seguidme! Hoy vamos a dar la clase aquí…
- ¿Aquí mismo?
- ¡Hala!
- ¡Qué guay!
- ¡Vale!
- Sií… Sentaos todos, que vamos a hacer un corro ¿De acuerdo?
- Bien; tengo que deciros que hoy la clase va a ser muy especial…
- Sí, sí, sí. Pero que muy, muy especial. ¿Y sabéis por qué? Veo que no
tenéis ni idea… Veréis: He pensado que como es Navidad…. y vienen pronto las
vacaciones…. ¡Voy a haceros un examen oral…!
- ¿Examen?
- ¡Oh, no!

- ¡No es justo!
- Ya estamos con lo de que “no es justo”…. ¡Que no hombre, que no! Era
broma, en realidad, vamos a pasarlo fenomenal…
- ¿Y por qué?
- ¡Eso! ¿Por qué?

- Pues porque…

- Hoy vamos a sumergirnos en las Sagradas Escrituras: Vamos a soñar
despiertos…

- ¡Las Sagradas Escrituras!

- Pero, ¿Cómo vamos a sumergirnos si aquí no hay agua ninguna?

- ¡Escuchadme lo que os digo! Hoy vamos a navegar por dentro del Evangelio…

- ¿Con internet o con qué?

- ¿Pero tú qué dices, memo?

- ¡Silencio! Decía, que vamos a adentrarnos y a imaginar muchas cosas que no
están escritas pero…que podemos adivinar…

1
- ¿No es así?

- ¡Vaya! Veo que no me entendéis. A ver: ¿Qué celebramos en Navidad?

- ¡Eso está chupao! El nacimiento de Jesús ¡Hombre!

- Muy bien. ¿Y qué más? ¿Qué más cosas nos cuenta el Evangelio?

- Que Jesús nació en un pesebre…

- Que era pobre ¿No?

- Que María y José son sus padres…

- Que recibieron visitas de muchos pastores…

- Tampoco tantos, digo yo…

- ¡Más; decidme más! A ver, pensad…

- Pues que también fueron los tres reyes magos a verles…

- Que eran de Oriente, que estaba lejísimos

- ¿Y cómo lo sabes?

- Me lo supongo…

- Que Herodes se quería cargar al niño…

- ¡Hala!

- Que sí, que yo lo he leído y es verdad ¡Lista!

- Que había una estrella enorme que se movía mucho, ó sea que era super- fugaz
pero no del todo porque… estaba todo el rato y entonces, fugaz, lo que se dice,
fugaz eh… Bueno, eso…

- Vale, vale; ya veo que os lo sabéis todo muy bien pero… ¿Y antes de que
naciera Jesús? ¿Qué me decís que pasó?

- Que un ángel visitó a María y le dijo que iba a tener un niño…

- ¡Se llamaba Gabriel, como yo!

- Gabriel, no. ¡Jesús!

2
- Me refiero al ángel, bobo

- Toma y a José también le visitó ¡No te digo!

- Pero fue a verle el ángel en sueños ¡Y no es igual, mira tú!

- ¡No os peleéis! ¿ Y tú qué quieres decir, hijo?

- Que había una mula y un buey…

- ¡En casa de José!

- ¡Anda éste!

- Bueno, a lo mejor tenía mulas, aunque fuera carpintero ¿No? ¡Para llevar las
maderas a otro sitio! ¿Por qué no puede ser, a ver?

- Bueno, bueeeno. Puede que José tuviera mulas y bueyes y qué se yo qué más.
No pasa nada. Tú te referías al portal ¿Verdad?

- Claro…

- Bien; llegados a este punto… ¿Os habéis dado cuenta de que vuestra
imaginación ha volado… aunque solo sea… un poquito…?

- Pues ahora…. ¡Vamos a volar todos juntos! Quiero que mantengáis vuestros
ojos, y vuestros oídos bien despiertos, para escuchar y ver…lo que ahora os voy
a contar…. ¿De acuerdo?

- ¡Silencio todo el mundo! Que empieza…

- ¡Hombre! ¿Ahora tú qué quieres?

- Que me digas como se va a llamar tu historia…

- ¡Ah! ¿Quieres que le pongamos un título?

- Pues de acuerdo. Es facilísimo. Se va a llamar…

- “¡Jesús, María y José!” ¿Te gusta?

3
ACTO I: MARÍA Y JOSÉ

…María y José estaban desposados y”…

- ¿Qué es desposados?

- ¡Prometidos, tonto!

- ¡Ah, vale!

4
…De cualquier modo, el caso es que se les veía muy felices juntos,
vamos”…

- Pero profe, digo yo que, si estaban tan ocupados con la boda, no podrían
pasear tanto ¿No?

- ¡Y menos con el trabajo en la carpintería!

- ¿Y María es que no hacía nada, o qué? ¡Me refiero a trabajar!

- A ver chicos, comprendo vuestras preguntas pero, es de imaginar, que
salían de paseo cuando tenían un rato libre, cuando no tenían obligaciones que
cumplir. Es igual que nos pasa a nosotros ¿Verdad?

- Pero ¿Y María?

- Pues La Virgen María trabajaba en las cosas de su casa: limpiar, barrer,
cocinar… ¿Qué te piensas tú, que era una informática? ¡Já, Já, já!

- No, claro, si ya me parecía a mí que…

- A lo mejor en el pueblo, esa boda era lo más comentado. ¡El
acontecimiento del año!

- ¡Si hombre, y salía en la prensa del corazón, no te digo!

- ¡Pues por qué no, rico!

- ¡Pues porque ellos eran corrientes y molientes! ¡Una pareja más de
novios, lista!

- Bueno, bueno. No empecemos de nuevo. Supongo que habría más parejas
que tendrían planes de boda o no… ¿Quién lo puede saber? Eso no importa,
chicos.

- ¿Lo ves?

- ¡Si seguís por ese camino, lo dejamos aquí y se acabó!

- No, no, por favor, sigue…

- ¡Está bien!...

5
ACTO 2: LA ANUNCIACIÓN.

…Es de entender”....

- Pero profe: ¿Cómo se dio cuenta de que era un ángel?

- ¡Hombre, porque no era como los demás! ¡Eso se nota!

- ¡Será porque has visto tú muchos, vamos!

- ¡Un momento, un momento! Yo supongo que sabéis lo que es un enigma,
un misterio ¿Verdad? Es algo que aún queda por resolver. En las Sagradas
Escrituras, hay muchos misterios.

- En este caso, pues María sabía, de un modo que no conocemos, que
Gabriel era un ángel enviado del Señor, eso está claro.

- ¿Y qué es la fe?

- ¿No lo sabéis? ¡Pero si es muy fácil!

- La fe es simplemente “creer”; creer en lo que no vemos, incluso en lo que
no comprendemos. Tengo que deciros chicos que yo, me lo creo.

- ¡Toma y yo!

- ¡Yo también!

- ¡Y nosotros!

- ¡Bieen; eso está bien! Algún día lo entenderemos todo…

- ¿En el cielo?

- ¡Pues claro!

6
ACTO 3: EL SUEÑO DE JOSÉ

…Hombre, aún olía un poco a pintura pero, por lo demás”…

- Pues yo creo que el aspecto del ángel tenía que ser impresionante y por
eso le creyó José…

- ¡No señor, creyó primero a la virgen!

- Y luego el ángel se lo corroboró ¿No?

- A ver: ¿Te puedes hacer una idea de la cara de inmensa felicidad que
tendría María? ¿Te imaginas su mirada? ¡Está clarísimo, ó sea!

- ¡Ay, ay, ay! Veo que me vais a interrumpir a cada segundo: No tiene
remedio… ¡Que le vamos a hacer! Escuchadme:

- María y José se casaron y se fueron a vivir a la casa de José. Los dos
estaban ilusionadísimos ante el nacimiento del niño.

7
Pero sucedió que, cuando ya faltaba muy poco para que naciera el niño, el
emperador promulgó un edicto que les obligaba a empadronarse en el lugar de
origen, que en el caso de José, tenía que ser Belén. Así es que, no había tiempo
que perder...

María tuvo que coger lo imprescindible: unos cuantos pañales y poco más.
¡En fin! Además, José le había asegurado que allí iban a estar muy bien; que
tenía muchos parientes a los que acudir.

Y así, se pusieron en camino”…

- Profe, me parece a mí que María y José se fueron a la virulé ¿No?

- Puede decirse que sí, hijo. Pero ellos confiaban mucho en Dios.

- ¡Ah, claro!

- Pues yo creo que debió ser muy duro para María caminar tanto ¡Por favor!

- Sí, pero recuerda que cuando tú crees que ya no puedes más, Dios te da
fuerzas para seguir. Eso ni lo dudes.

- ¡Ah…!

ACTO 4: SIN ALOJAMIENTO

…¿Cómo le decía a María que no, que no y que no tenía nada para
ella?”…

8
- Profe…

- ¡Profe!

- ¡Qué pasa ahora!

- ¡Que me dan muchas ganas de llorar!

- ¡Oooh!

- No te preocupes que esto termina bien. ¿Vale? ¡Escucha y verás!

…¡En fin! Y así, al poco tiempo de instalarse, nació Jesús”…

- ¡Bieen!

- ¡Cómo mola!

- ¿A que os está gustando?

- Sí. ¿Muchísimo!

- Y tú… ¿Ya estás contento?

- Claro que sí. Pero… ¿Por qué había una mula y un buey ahí solos? ¿No
tenían dueño? ¿Estaban abandonados?

- Tú tienes fijación con las mulas y los bueyes, chaval…

- Lo que pasa es que Dios los puso allí para que Jesús no tuviera frío

- Puede ser, pero a lo mejor el establo era de alguien que había salido un
rato y…

- ¿Quieres decir que María y José fueron unos okupas?

- ¡Ála! ¡Qué burro!

- Mirad, eso es un enigma. No lo sabemos. Misterio, misterio…

9
- Yo también me habría metido ahí, aunque fuera de alguien.

- ¡Pero eso no es importante! Lo que importa es que, por fin, Jesús nació….

- ¡Muy bien dicho, hija! ¿Queréis que continuemos?

- ¡Síí!

- ¿Qué viene ahora? ¿Quién me lo dice?

- ¡Los pastores, los pastores!

- ¡Muy bien! Pues vamos con ello…

ACTO 5: LOS PASTORES

…<¡En fin, misión cumplida!- Pensó”…

- ¿Qué os parece? Pudo ser así ¿No?

- Hombre, es que encontrarte a un ángel en medio del campo y con esa
pinta. No me digas, vamos.

- Pareces lelo: si se disfraza de pastor, entonces es cuando no le creen.

- A lo mejor a Gabriel le acompañaba la estrella de Oriente porque, había
una luminosidad increíble ¿No? Y por eso…

- ¿Por qué metes aquí a la estrella de Oriente? ¡No tiene nada que ver!

- Pues no sé ¿Y por qué no?

- ¡Porque lo estás mezclando todo, hijo!

- ¡No empecéis, porfa! Es verdad que hubo un gran resplandor y no
sabemos más.

- Profe, ¿Y por qué a unos pastores de las montañas y no a alguien del
pueblo?

- Es una muy buena pregunta…

10
- ¡Yo, yo tengo la respuesta!

- A ver: Dinos.

- Pues porque eran los que estaban más cerca y Jesús estaba solito
esperando y claro, ir los ángeles de casa en casa, pues hubieran tardado mucho
más… ¿No es eso?

- No es que no sea eso; tiene mucha lógica todo lo que dices pero piénsalo
bien: Jesús nació en la máxima pobreza, en un establo que seguramente olía
mal y…

- ¿Olía mal? ¿A qué huele un establo?

- ¡Pues a establo, já, já, já! ¡

- No os riáis de él. Mira, los establos suelen oler fatal. Veréis, Jesús siempre
quiso estar muy cerca de los pobres, por eso nació en un sitio muy humilde y
por eso también, Dios escogió a gente sencilla, como de hecho lo son, unos
pastores que duermen a la intemperie. ¿Imagináis la sorpresa de esos
pastorcillos y lo importantes que se sintieron, teniendo encomendada la misión
de anunciarlo a todos?

- ¡Es verdad!

- ¡Claro!

- Entonces…fueron como apóstoles antes que los primeros apóstoles ¿No?

- Pues realmente sí que lo fueron.

- Pero yo pienso que sí, que se sintieron muy importantes pero eso no es lo
más de lo más…

- ¿Ah, no?

- Pues no. Lo que verdaderamente moló, lo que más molo, es que vieron a
Jesús. ¡Qué suerte que tuvieron!

- Pues tienes toda la razón. ¿Acaso no fue eso lo más bonito de la noche?

- Bien. ¿Hablamos ahora de los Reyes Magos?

- ¡Pues venga!

11
12
ACTO 6: LOS REYES MAGOS

…y le preguntaron al Rey Herodes, por el nacimiento del
Mesías”…

- Profe, no lo comprendo.

- ¿El qué no entiendes?

- ¡Que por qué la siguieron!

- Pues porque eran unos sabios de todo lo que tenía que ver con el cielo,
porque se enamoraron de ella, porque sintieron algo muy grande que les
empujaba a seguirla… ¡No lo sé, hijo! Esto forma parte del Misterio…

- Pues yo también la hubiera seguido ¿Sabéis?

- ¡Y yo!

- Pues yo no, porque me dolería el cuello tanto que…

- Pues yo creo que la estrella habló con ellos y les dijo lo de Jesús…

- ¡Anda ésta!

- ¡Pues puede que sí!

- ¡Yo, yo! ¡Yo sé por qué! ¡Yo sé por qué!

- ¿Por qué, a ver?

- Pues porque como eran unos sabios, conocían las Escrituras divinamente
y “sabían” que eso era una señal del nacimiento del Mesías. ¡Toma ya!

13
- Pues yo creo que sintieron como un amor muy fuerte y al saber que venía
del cielo, pensaron que venía de Dios…

- Eso que has dicho es muy bonito.

- ¡Gracias!

- Todo lo que habéis dicho puede ser, pudo ser. Chicos: ¡No lo sabemos!

- Bueno. ¿Y qué más pasó?

- Pues ocurrió que Herodes se informó bien por sus sacerdotes y escribas y
les indicó a los Magos que el Mesías iba a nacer en Belén de Judá. Entonces les
pidió que le contaran después el lugar exacto, para poder ir él también a
adorarle”…

- Pero eso no era verdad ¿No?

- ¡Calla, hombre! Sigue…

14
15