You are on page 1of 11

PENSAR LA FAMILIA

Por Liliana Barg

Para hablar de familia es necesario partir de algunas categorías básicas. En
primer lugar, tomamos de Raymond Williams “la definición ‘social de la cultura,
!ue es la descripción de un modo determinado de "ida, !ue e#presa ciertos
significados y "alores no solo en el arte y el aprendi$a%e sino tambi&n en
instituciones y el comportamiento ordinario'.
(
)e acuerdo con esta definición, el análisis de la cultura incluye las obras
intelectuales e imaginati"as !ue se anali$an en relación con las tradiciones
específicas pero tambi&n el análisis de elementos del modo de "ida* la
organi$ación de la producción, la estructura de la familia y la estructura de las
instituciones !ue e#presan o gobiernan las relaciones sociales, y las formas por
medio de las cuales se comunican los miembros de la sociedad. + tra"&s del
estudio de significados y "alores particulares se puede entonces descubrir y
comprender el desarrollo social y cultural en su con%unto.
,os significados y "alores !ue descubrimos en grupos específicos se
mantienen con "ida gracias a la herencia social y a la encarnación en
determinadas obras !ue demuestran ser uni"ersales en el sentido de !ue
cuando se aprenden pueden hacer un aporte al crecimiento de las facultades
del hombre para enri!uecer su "ida y regular su sociedad. Esto se logra
mediante la transmisión cultural.
En ese sentido el autor mencionado habla de tradición selecti"a, !ue es cuando
de toda la masa de acti"idades se seleccionan ciertas cosas, se las "alora, y
se hace hincapi& en ellas. ,a selección será regida por muchos intereses
especiales, incluidos los de clase y la tradición cultural no solo es una selección
sino tambi&n una interpretación e incluye al menos tres generaciones. En este
mo"imiento ocupa un lugar esencial la familia.
En segundo lugar, "amos a anali$ar dos conceptos fundamentales de -ourdieu
!ue se relacionan* lo familiar como .campo. en especial como campo
dom&stico, y el de la familia como .cuerpo.. / -ourdieu, (0012
En su perspecti"a este autor considera a la sociedad como un todo
estructurado en clases sociales !ue se encuentran en lucha. ,a idea de
(
Williams, R. ,a larga re"olución. p.3(
(
(
espacio social es la !ue da cuenta del carácter estructural de este todo. Este
espacio 4ocial se e#tiende como una red constituida por las relaciones entre
las diferentes posiciones !ue los agentes ocupan en la distribución o posesión
diferencial de ciertos bienes !ue dan poder en el mundo social de los agentes.
+lrededor de estos bienes se generan espacios de %uego .históricamente
constituidos con sus instituciones específicas y sus leyes de funcionamiento
propias.. El espacio social se nos presenta como un con%unto abierto de
.campos. relati"amente autónomos y más o menos subordinados en su
funcionamiento y en sus transformaciones, al campo de la producción
económica.
Esta es la lógica de la lucha por el poder !ue define y delimita un campo. El
capital, como poder "igente en cada campo, act5a como principio de
construcción de la diferenciación social entre posiciones !ue delimitan el
espacio social.
+hora bien, el mundo social está estructurado ob%eti"amente, pero la posición
!ue se ocupa en este espacio somete a los agentes a un condicionamiento
seme%ante y por ello es probable !ue se ad!uieran disposiciones /formas de
pensar, de percibir, de "er, de di"idir y de e"aluar, necesidades, capacidades,
etc.2 seme%antes /habitus2 !ue a su "e$ determinan una fuerte probabilidad de
producir prácticas seme%antes. ,as estructuras ob%eti"as son incorporadas por
un traba%o de inculcación /instituyente2 como estructuras sub%eti"as, &sto es,
como criterios clasificatorios, modos de "er, percibir y decir !ue lo de%an
dispuesto a las personas para producir prácticas de ese tipo. Por ello el
“habitus' es principio generador de prácticas !ue permite construir el .mundo
social representado., dando las bases para la comprensión del .sentido
com5n..
)esde nuestra perspecti"a, las posibilidades de ubicación de los su%etos, no
depende de su "oluntad indi"idual ni solo de sus representaciones simbólicas.
,as posibilidades de autonomía son limitadas y la familia está condicionada por
las posiciones diferenciadas !ue un tipo de organi$ación social establece. 6o
podemos de%ar de lado las condiciones en las !ue se construye y reproduce
una familia en el marco del sistema capitalista, en el sentido de perpetuar dicho
7
7
orden, facilitado por decisiones políticas hegemónicas !ue son las !ue marcan
la dirección y las reglas de %uego social.
En el planteo de -ourdieu, el campo posee autonomía y es considerado como
estructura pre"iamente determinada y !ue son ocupadas por los agentes.
8onsideramos !ue se presenta así una mirada estática de los procesos
sociales, cuestión !ue no compartimos por la comple%idad de las prácticas
sociales !ue aparecen, a menudo contradictoriamente, hacia el interior de las
configuraciones familiares.
Entendemos !ue el “campo dom&stico', es un lugar donde se entrecru$an
representaciones sociales te9idas de mandatos, pre%uicios, actitudes de "alor o
dis"alor, creencias y mitos. Por otra parte, las condiciones concretas de
e#istencia* e#clusión, pobre$a, inseguridad, acceso a ser"icios de salud, de
educación, de recreación y ser"icios de respaldo a la crian$a, e#presan la pu%a
entre estos campos seg5n sea el capital en %uego /capital económico, cultural
simbólico y social2. El espacio social se con"ierte así en un espacio de lucha, de
intereses contradictorios, donde aparecen relaciones de poder* sumisión,
dominación, %erar!uía aun!ue tambi&n de autonomía y libertad. +parecen nue"as
formas de "i"ir en familia con diferentes estilos los de "ida !ue con"i"en con
formas más tradicionales.
El resultado de esta "ariedad es la dificultad de armar alian$as estrat&gicas a
fa"or de las familias, en la !ue cada actor social conser"e su función pero !ue
sea capa$ de articular con otros para potenciar las redes de sost&n necesarias.
,as diferencias sociales se ob%eti"an en tipos de bienes, casas, "estidos, modos
de hablar, de relacionarse, y se sub%eti"i$an , en modos de "er, de pensar propios
de la posición social de la familia.
Por otro lado, la di"ersidad de ser"icios orientados a la familia y al “cuidado y
protección de la ni9e$' /planes sociales, comedores, hogares, centros de
atención, estatales o de la sociedad ci"il2, tratan de paliar los efectos
fragmentados de las políticas p5blicas pero no garanti$an la restitución de
derechos sociales básicos a un importante segmento poblacional y se reproduce
la misma lógica fragmentada entre los di"ersos grupos. ,as familias enfrentan
trayectorias de pobre$a y e#clusión como producto de la fractura social del
sistema capitalista !ue debilita los la$os sociales y dificulta la posibilidad de
construcción de nue"as relaciones. El tiempo sub%eti"o de las familias
:
:
traba%adoras se agota en la resolución de las necesidades inmediatas y no !ueda
resto para la organi$ación de prácticas sociales transformadoras.
8onsideramos !ue para transformar las categorías de percepción del mundo
social, es necesario cambiar su representación a tra"&s del conocimiento, de
hacer e#istir, de ob%eti"ar y hacer "isible y decible a!uello !ue estaba en estado
de e#periencia indi"idual /como malestar o in!uietud2 y !ue de esta manera se
hace p5blico. En este lugar, el;la traba%ador;a social tiene su campo de
inter"ención
<tra categoría traba%ada por -ourdieu !ue "amos a considerar es la de .cuerpo..
Para el autor, son otras in"enciones históricas !ue dotan de una integración
duradera a los grupos, afirmándolos como grupos, con una .identidad social., !ue
es refor$ada por las instituciones sociales encargadas de reproducirlos. +sí los
grupos se naturali$an para %ustificar plenamente su e#istencia, !ue oculta lo !ue
tiene de creación, de in"ención social e histórica.
)esde esta perspecti"a, -ourdieu aborda el tema familia en tanto !ue ficción
social, no totalmente artificial, como producto histórico de una larga elaboración
colecti"a.
En el artículo de -ourdieu sobre “< espirito de =amília', se dedica a anali$ar
como .la familia., como categoría, de"iene en grupo dotado de una identidad
social, conocida y reconocida, esto es, se constituye en .cuerpo., !ue pone los
límites dentro de los cuales la familia funciona como .campo.. ,a construcción de
un .espíritu de familia., del .sentimiento familiar. como principio afecti"o de
cohesión social es un principio construido socialmente !ue instituye el
funcionamiento como .cuerpo. a un grupo !ue, de otro modo, tiende a funcionar
como .campo.. >racias a este espíritu de familia !ue le permite constituirse en
cuerpo, la familia cumple un rol determinante en el mantenimiento y reproducción
del orden social, constituy&ndose de este modo en una .ficción construida' y
garanti$ada por el Estado. ,a familia nuclear es en la mayor parte de las
sociedades modernas, una e#periencia minoritaria por comparación con el
n5mero de casos !ue "i"en en unión sin casamiento, familias monoparentales,
casados !ue no "i"en en el mismo país etc.
,o importante a tener en cuenta son las representaciones !ue las personas
tienen de a!uello !ue llaman familia. en primer lugar, consiste en atribuir a un
grupo las propiedades de un indi"iduo, transcendiendo a sus miembros con un
?
?
espíritu com5n y dotado de una "ida y de una "isión particular del mundo. Por
otro lado, se trata de un uni"erso sagrado, secreto, de puertas cerradas sobre la
intimidad, de un mundo pri"ado ligado a la casa como lugar estable, donde los
miembros permanecen.
-ourdieu descubre un mandato social* el mandato de "i"ir en familia, el mandato
de construcción del orden social estableciendo un agrupamiento en familias.
)e esta manera para el autor, la familia es un agente acti"o, como su%eto de
prácticas sociales, capa$ de pensar, capa$ de sentimientos y acción, lugar
secreto y sagrado y base de la transmisión patrimonial entre las generaciones.
8omo mandato social, implica una serie de prescripciones normati"as relati"as a
la buena manera de "i"ir las relaciones dom&sticas* la familia debe ser el lugar
donde están suspendidas las leyes del mundo económico ya !ue es el lugar de la
confian$a y de los regalos /por oposición a mercado e intercambio económico2, la
familia debe representar lo contrario al espíritu de cálculo, del inter&s económico @
la familia debe ser el lugar de los afectos y la confian$a.
8omo toda categoría la familia además de ser principio de construcción es
principio de e"aluación de la realidad social. En este sentido la familia se erige en
modelo uni"ersal para e"aluar todas las relaciones sociales, por oposición o
cercanía.
Aasta los comportamientos más pri"ados dependen de acciones p5blicas, como
la política de "i"ienda o la política de familia. Para -ourdieu, entonces, la familia
es una ficción, un artefacto social, una ilusión en el sentido más corriente del
t&rmino, pero una “ilusión bien fundada' por!ue siendo producida y reproducida
con la garantía del Estado, recibe a cada momento del Estado sus medios de
asistencia y de subsistencia
,a familia para e#istir y subsistir debe afirmarse como “cuerpo', tender a
funcionar como un campo, con sus relaciones de fuer$a física, económica y sobre
todo simbólica /"inculadas, por e%emplo al "olumen y la estructura de los capitales
poseídos por los diferentes miembros2 y con sus luchas por la conser"ación y por
la transformación de esas mismas relaciones de fuer$a.
,a familia desempe9a un papel determinante en la permanencia del orden social,
en la reproducción no solo biológica, sino social, en la reproducción de la
3
3
estructura del espacio social y de las relaciones sociales. Es el su%eto principal de
las estrategias de reproducción. + menudo la familia act5a como una especie de
“su%eto colecti"o' de acuerdo a una definición com5n y no como un simple
agregado de indi"iduos sino como partes de un cuerpo unido.
)ebemos de%ar de considerar a la familia como un dato inmediato de la realidad
social /como resultado de una clasificación2 para "erla como un instrumento de
construcción de esa realidad, como un “modo de e#istencia', de "ida en familia.
6o puede ser el resultado de pronósticos o efectos probables !ue se toman de
acuerdo a un cierto n5mero de indicadores de conformidad con la idea “ oficial'
de familia “normal', !ue supuestamente marca la probabilidad de &#ito seg5n se
cumpla con esta o a!uella acción..
Esta or!uestación ob%eti"a es la !ue funda la creencia de !ue la familia es lo más
natural y uni"ersal de la e#periencia humana. Esta .naturali$ación de la familia.
oculta lo !ue tiene de creación arbitraria !ue ha dado lugar a los “modelos' !ue
sostienen el orden social.
La familia como "cuerpo" y como "campo"
,a familia seg5n el autor mencionado, es producto de un "erdadero traba%o de
instituyente, al mismo tiempo ritual y t&cnico, procurando instituir
permanentemente en cada uno de los miembros de la unidad instituida,
sentimientos y pautas !ue aseguren la integración !ue le da condición de
e#istencia y persistencia a esa unidad. ,os ritos de institución "an a constituir a la
familia en una entidad unida, integrada, unitaria y por lo tanto estable, constante,
indiferente a las fluctuaciones de los sentimientos indi"iduales.
Estas t&cnicas y rituales están presentes desde el momento mismo de la creación
del grupo como cuerpo* casamiento, imposición de un nombre de familia, y se
prolonga durante toda su e#istencia en celebraciones !ue consolidan la unidad
familiar /!ue solemos eterni$ar en fotografías !ue conmemoran las
celebraciones2
Este traba%o instituyente produce los .afectos obligados y las obligaciones
afecti"as. !ue nos sacan de nuestra disposición a actuar como indi"iduos
separados, incorporando en nosotros una disposición a actuar para el grupo, a
tra"&s del mantenimiento del sentimiento familiar* el mandato de amor conyugal,
amor filial, amor maternal, amor fraternal, obligación de amar !ue se transforma
B
B
por este traba%o simbólico y práctico en .disposición amante., y dota a cada uno
de los miembros del .espíritu de familia. generador de afectos, sacrificios,
generosidad y solidaridad.
Este traba%o incumbre particularmente a las mu%eres, encargadas de alimentar las
relaciones con su propia familia y tambi&n frecuentemente con la de su pare%a por
medio de "isitas, correspondencia, y comunicaciones telefónicas. ,as estructuras
de parentesco y de la familia como cuerpo, solo pueden perpetuarse si se
mantiene en forma continua el sentimiento familiar, principio cong&nito de unión o
di"isión !ue es al mismo tiempo principio afecti"o de cohesión, es decir,
adhesión "ital a la e#istencia de un grupo familiar y de sus intereses.
Para -ourdieu, este traba%o de integración, /aun por el hecho de !ue la familia
debe para e#istir y afirmarse como cuerpo2, debe tender a funcionar como un
campo, con sus relaciones de fuer$a física, económica y sobre todo simbólica
/ligados por e%emplo al "olumen y la estructura de los capitales poseídos por los
diferentes miembros2 y con sus luchas por la conser"ación o por la
transformación de esas mismas relaciones de fuer$a.
,a creencia en su e#istencia es así creada y reno"ada mediante ritos y t&cnicas
instituyentes.
Este traba%o instituyente pone los límites de funcionamiento como .campo. al
grupo familiar. En tanto campo la familia es un comple%o interrelacionado de
posiciones sociales !ue luchan, y donde la estructura del campo es un estado de
esas relaciones de fuer$a en el tiempo. En esta mirada, aparece tambi&n una
"isión estática de las relaciones familiares, !ue se ale%a de la idea de proceso en
construcción de carácter histórico.
6o todos los miembros internali$an del mismo modo la disposición a actuar como
unidad, a conformarse con la "isión dominante, por ello debe contarse siempre
con el potencial de ruptura !ue tiene la familia funcionando como campo.
,a dominación masculina orienta hacia la lógica de cuerpo, considerando
-ourdieu !ue la integración sea probablemente un efecto de la dominación.)e
este modo, si bien la madre es en general la responsable de los rituales de
integración pro"ocando en sus miembros una afinidad de hábitus, la dominación
masculina impone los límites a las luchas del campo dom&stico. Este
refor$amiento de la dominación masculina contribuye al funcionamiento como
cuerpo de la familia.
1
1
>aranti$ada su e#istencia como cuerpo, la familia se constituye así en su%eto de
prácticas sociales, y de este modo se transforma en un elemento indispensable
en la reproducción del orden social, no sólo en relación a la reproducción
biológica de la sociedad, sino fundamentalmente en la reproducción social en
general y en particular, en la reproducción del espacio social y de las relaciones
sociales.
,a familia es el lugar por e#celencia de la acumulación de capital de diferentes
especies y de la transmisión entre generaciones. Esto es posible "erificarlo en la
transmisión del nombre de familia, el apellido, elemento principal del capital
simbólico hereditario@ la transmisión del patrimonio, elemento central del capital
económico y simbólico.
)e este modo el grupo perpet5a o me%ora o pierde su posición de clase, de
acuerdo con el resultado de una gestión colecti"a del capital familiar y la “familia
legítima' es un pri"ilegio instituido en norma uni"ersal. El tener una .familia
normal. da una ganancia simbólica de normalidad. 8omo toda consagración
social, es una consagración de diferencias y así, toda familia normal tiene como
contrapartida la familia !ue no es normal !ue !ueda diferenciada negati"amente.
El estado como instituyente de las categorías oficiales y de la "ida familiar, marca
las reglas sin tener en cuenta las condiciones de acceso a lo !ue se e#ige y este
es un lugar pri"ilegiado para la inter"ención del;la traba%ador;a social.
Para inter"enir con familia
Ceniendo en cuenta el análisis precedente, para inter"enir con familia es
necesario iniciar un proceso cuyo es!uema metodológico se basa en la
in"estigación , con el concurso de diferentes t&cnicas y estrategias !ue ordenan
los fenómenos para su posterior refle#ión crítica. ,a esencia de los fenómenos
solo puede ser captada recurriendo al pensamiento abstracto !ue es
característico de todo proceso in"estigati"o. Por otra parte, este proceso arro%a un
resultado, propio de la inter"ención, !ue se traduce en la reDcreación y la
reinterpretación de los modos como se "incula la familia.
Para enfrentar situaciones de e#trema dificultad se parte del presupuesto !ue la
responsabilidad principal es de la familia, minimi$ando la situación !ue liga a ese
ni9o y a esa familia con la totalidad social y cultural y económica en la !ue se
inserta su e#istencia. + la hora de inter"enir suele hacerse un recorte artificial de
E
E
la situación pretendiendo operar e#clusi"amente sobre la dinámica familiar, solo
sobre el “cuerpo' y los resultados generalmente son un absoluto fracaso.
8onsideramos !ue la pra#is no puede ser traducida tan solo como práctica, pues
es más !ue eso. Pra#is es una concepción del mundo, es una forma de mirar al
mundo, de inter"enir en el mundo. 8on la teoría de la alienación, lo !ue Far# se
propone hacer es re"elar, a tra"&s de la práctica, el significado del mundo
alienado. Gn mundo donde las apariencias encubren las esencias. )onde lo
aparente no es lo real.
“,a forma de atra"esar la apariencia, de penetrar ese mundo alienado, ese
mundo de apariencias !ue encubre las esencias, es a tra"&s de la pra#is, a tra"&s
de una cierta "isión del mundo !ue comprenda, primero, esa idea de !ue el
mundo no se presenta de forma transparente. H, en segundo lugar, !ue el
instrumento capa$ de rendir cuenta de eso tiene !ue ser un instrumento
dial&ctico, !ue se mue"e, !ue sea capa$ de comprender la sinuosidad de lo real.
6o puede ser un instrumento estático, no puede ser una fórmula "acía. Ciene !ue
ser una fórmula dinámica, capa$ de incorporar lo nue"o, capa$ de reno"arse
tambi&n. “
2
,o !ue particulari$a al conocimiento producido por el Craba%o 4ocial es la
inserción de sus profesionales en prácticas concretas. El traba%ador social se
enfrenta a las mismas cuestiones !ue otros cientistas sociales a la hora de
anali$ar las familias, lo !ue lo diferencia es el hecho de tener siempre en su
hori$onte un cierto tipo de inter&s* la inter"ención profesional. 4u preocupación
está en relación con la incidencia del saber generado sobre su práctica* en el
traba%o social, el “saber crítico' apunta hacia el “saber hacer crítico'./8f., Ieras
-aptista, (0012
Aemos obser"ado con preocupación !ue la intromisión en la intimidad familiar, la
b5s!ueda de los aspectos más pri"ados de los "ínculos, suelen aparecer como
herramientas de eficaces inter"enciones. ,a familia ofrece nula resistencia al
hecho de ser censurada en su intimidad y se dedica a %ustificar hasta los más
pe!ue9os detalles de su e#istencia. >eneralmente no se le pregunta a la familia
si desea ser entre"istada, se parte del presupuesto !ue deben responder a un
interrogatorio íntimo, de%ando de lado el profesional, todo principio &tico.
7
de Paula, J. +. “,a producción del conocimiento en Far#' en las 8iencias 4ociales en ,a
in"estigación en traba%o social. +laetsD8elats, (007. p.?0
0
0
+ menudo se ignora la corresponsabilidad en la intrincada trama de ámbitos de
inserción de una familia y del dise9o de políticas p5blicas !ue necesariamente
deben haber fallado por acción u omisión cuando se trata de derechos
amena$ados o "iolados.
Para estudiar con propiedad las relaciones, debemos estudiarlas
dinámicamente, teniendo en cuenta !ue determinada situación familiar o
e#trafamiliar puede modificar de manera radical toda la organi$ación. El cambio
!ue debemos buscar rara "e$ será simple, habrá elementos de persistencia,
a%uste, asimilación, resistencia acti"a y esfuer$o alternati"o, presentes en el
con%unto de la organi$ación familiar y en cada uno de sus miembros en forma
particular.
Es importante considerar en la cultura documental de una familia, sus fotos,
sus adornos, sus recuerdos, a!uellos aspectos re"eladores de la integración
grupal. ,os sentimientos !ue se me$clan en la familia* culpa, agresión, ternura,
"iolencia, amor, complicidad, solidaridad, destrucción, pasión, historia, pasado,
presente, futuro, tiempo, sabores, eno%o, egoísmos, rabia, traición, respeto, son
e#presión de los diferentes capitales !ue se entrecru$an en el campo
dom&stico y !ue solo podrán transformase, / si esto es necesario2, cuando los
hacemos "isibles para sus miembros a tra"&s de un proceso de in"estigación.
Por el contrario, con frecuencia la obsesión de los ser"icios de atención a la
familia por detectar obstáculos y “problemas o disfunciones', condena a la familia
a una situación de parálisis, e#pectante de posibles soluciones o alternati"as !ue
desde afuera se les "a planteando. ,a familia con"encida de su inoperancia por
profesionales y agentes %udiciales, ofrece poca resistencia ante este embate
tutelar descalificador de sus posibilidades y resigna su autonomía, dando lugar a
una posición de pasi"a aceptación de decisiones tomadas a su espalda. 8on
frecuencia los profesionales y los t&cnicos debaten sobre posibles alternati"as de
aborda%e de un caso problemático y paradó%icamente los 5nicos !ue no están
presentes ni saben de !u& se trata son los mismos interesados. 4e trata de una
relación asim&trica de poder, donde el protagonismo lo tienen solo los “e#pertos'
en el tema. ,a información !ue damos los traba%adores sociales al usuario, puede
ser una forma de restitución de derechos "ulnerados o amena$ados o puede
afirmar la condición de e#clusión.
(K
(K
Resta mucho camino por recorrer por!ue no solo tenemos !ue contar con nue"as
herramientas y dispositi"os sino lo más difícil de alcan$ar es la transformación de
nuestras actitudes internas a la hora de inter"enir con familias. Para ello es
necesario disponernos a problemati$ar constantemente en nuestros e!uipos de
traba%o acerca de !u& se hace, !u& no se hace y fundamentalmente cómo se
hace cuando se hace.
)e esta forma sería menos costoso resol"er los dilemas a los !ue nos
enfrentamos cotidianamente si se recorriera este camino, aun!ue para ello
habría !ue transitar procesos cargados de incertidumbre y esto no siempre es
posible en !uienes están acostumbrados a monopoli$ar el saber y la toma de
decisiones.
BIBLIOGRAFÍA
-ourdieu, Pierre. “< Espírito de família' en Ra$Les Práticas sobre a teoría da
accLes. Editorial 8elta, Portugal (001.
8ortina, +. y Fartine$ E. Etica. Editorial +Mal, Fadrid , Espa9a. (00B
6etto, J. P y otros. ,a in"estigación en traba%o social. +laetsD8elats, ,ima, (007.
Ro$as Paga$a, Fargarita. ,a inter"ención profesional en relación con la cuestión
social. Editorial Espacio, -uenos +ires, 7KK(.
Williams, Raymond. ,a larga re"olución. Editorial 6ue"a Iisión. -uenos +ires,
7KK:.
((
((