You are on page 1of 18

CASA DE DIOS

MANUAL DE CONSOLIDACION Página 1

































MANUAL DE
CONSOLIDACIÓN







“Así, no es la voluntad de vuestro Padre
que está en los cielos, que se pierda uno
de estos pequeños”
Mateo 18.14

CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 2

LA CONSOLIDACIÓN



¿QUÉ ES CONSOLIDAR?

Consolidar es afirmar la desición de los nuevos creyentes de recibir
a Jesús, y velar por sus necesidades. El propósito de la
consolidación es que aquellos que se convierten permanezcan en el
Señor. La consolidación no es un proceso, un curso ni una simple
bienvenida. Consolidar es una forma de vida del creyente que
depende del amor hacia los nuevos convertidos.

Podemos comparar la consolidación con el cuidado y amor que la
madre brinda a su recién nacido. De igual forma, consolidar consiste
en recibir a aquellos que han nacido de nuevo, atendiendo a sus
necesidades hasta que desarrollen su nueva vida, brindándoles una
atmósfera cálida de amor, aceptación y cuidado.


EL DESEO DE DIOS

 Dios desea que todos sean salvos y conozcan la verdad (1 Tm
2.3-4)
 Su deseo es que todos los ganados permanezcan y ninguno se
pierda (Mt 18.14). Debemos ganar a los perdidos pero no
podemnos perder a los ganados.
 Dios tiene cuidado de cada uno que se convierte. El nota en qué
lugar nacen de nuevo y lo inscribe (Sal 87.4-6)
 El Modelo de Jesús utilizando a doce discípulos nación en el
corazón compoasivo del Señor que deseaba cuidar y agrupar a
las multitudes que lop seguían, que eran como “ovejas sin
pastor” (Mt 9.35-10.1)

Cada persona que se convierte es un hijo que Dios confía en
nuestras manos para que le cuidemos. Jesús dijo que todo aquel
que el Padre le daba El no le echaba fuera, pues era la voluntad del
Padre que ninguno se perdiera, sino que todos alcanzaran la
resurrección de los muertos (Jn 6.35-40). Si nuestro anhelo es
cumplir la voluntad de Dios, entonces consolidaremos a cada nuevo
creyente ue el Señor nos envíe.


JESÚS CONSOLIDÓ

Jesús fuen un gran consolidador. A todos aquellos a quienes ganó
personalmente los cuidó y veló porque su fe se afirmara.

 A Pedro y Andrés. Jesús los llamó a seguirlo y luego lo vemos
en casa de ellos sanando a la suegra de Pedro
 A Felipe. aún logró que éste invitara a un amigo suyo: Natanael.
 Mateo. Cenó con el esa misma noche en su casa y hasta
compartió con sus amigos
 Zaqueo. Posó en casa se él y lo llevó al arrepentimiento y
cambio genuino.
 La Samaritana, a quien evangelizó pidiéndole un vaso de agua
para luego quedarse en aquel poblado compartiendo con
muchos más.
 El ciego sanado, quien fue expulsado de la sinagoga. Jesús lo
buscó y lo halló luego que se enteró que lo persiguieron por
causa de la sanidad y se le reveló como el Hijo de Dios.
 Después de hacer ciertos milagros, pidió un cuidado especial
para aquel que había recibido el milagro, como la hija de Jairo a
quien pidió que le dierand e comer, y el endemoniado gadareno,
que lo vistieron y le dio instrucciones de ir a su casa.
 Jesús contó dos historias que reflejan el amor del consolidador:
la del Buen Samaritano y la del Hijo Pródigo.


LOS DISCÍPULOS CONSOLIDARON

 Los nuevos convertidos de Pentecostés fueron bautizados y
enseñados, y tenían todas las cosas en común.
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 3
 Pablo, después de la aparción del Señor en el camino a
Damasco, fue concolidado por un cristiano llamado Ananás,
quien oró por él para que fuera sano y lleno del Espíritu Santo, y
luego fue bautizado.
 Pablo confirmó los animos de las iglesias de las ciudades en
donde anunció el evangelio
 Pablo y Silas consolidaron al carcelero de Filipos, y él y su casa
fueron salvos.


LO QUE JESÚS DIJO SOBRE PERMANECER EN ÉL

Jesús dijo en Juan 15: “Permaneced en mi, y yo en vosotros... El que
permanece en mi, y yo en él, éste lleva mucho fruto”. El dijo que
separado de Él nada podemos hacer y que aquel que no permanece
en Él será echado en el fuego y se secará.

Mientras que para aquellos que permanecemos en el Señor se nos
prometen grandes bendiciones (como que Cristo estará con
nosotros, que llevaremos fruto, que nuestras oraciones serán
respondidas por el Padre, y que permaneceremos en una constante
relación de amor con Dios) a los que no permanecen en Cristo les
espera un futuro horrendo: no darán fruto, no podrán hacer nada,
serán cortados, echados, secados, quemados y arderán.

Esto debe ser motivo suficiente para hacer lo posible de nuestra
parte para lograr que los nuevos creyentes permanezcan en el
Señor. Debemos cuidar a aquellos que Dios nos confió. Debemos
ser hallados fieles cuidando a las ovejas de nuestro Señor, dandoles
el alimento a su tiempo.

















CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 4
PREPARÁNDONOS PARA
CONSOLIDAR



LOS OBJETIVOS DE LA CONSOLIDACIÓN

La consolidación tiene dos objetivos específicos:

1. El cuidado del nuevo creyente
2. El involucramiento de éste en la Iglesia y en un grupo en casa.

Mateo 9:35-38 nos relata que una gran multitud de todas partes
seguía a Jesús. Estos seguidores habían escuchado la predicación
y habían visto las señales. Habían creído en él, por eso le seguían.
Cuando Jesús los vio sintió compasión por ellos, pues eran como
ovejas sin pastor: estaban desamparados y dispersos. Ellos ya eran
seguidores, eran creyentes, pero Jesús vio que a ellos aún les
faltaban dos cosas: Primero, estaban desamparados, es decir,
descuidados, olvidados, débiles y cansados. Jesús no podía atender
sólo aquella gran multitud. Él sabía que al igual que en los tiempos
de Moisés, él no podría hacer el trabajo sólo, pues tanto El cómo el
pueblo desfallecerían. También sabía que aquellas ovejas debían
ser cuidadas, y que tenían necesidades que debían suplirse. Por eso
delegó autoridad sobre los doce discípulos y los envió diciéndoles:
“Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no
entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel” (Mt
10.5-6). Este es nuestro primer objetivo: cuidar al creyente y velar
por sus necesidades.

El segundo es consecuencia lógica del primero. Jesús vio a
aquella multitud “dispersa”; esto quiere decir que no estaban
agrupados o reunidos, sino mas bien da la idea de ser echados o
desarraigados. Para poder cuidar mejor a las ovejas, éstas debían
estar agrupadas en rediles o “células”; más que una multitud debían
ser un rebaño. A esto le llamamos hoy involucrar a los creyentes en
un grupo en casa y llevarlo a que asista al templo con toda la
congregación. Este es nuestro segundo objetivo, involucrar al
convertido en grupos, asignándole uno, al cual se le facilite asistir
por identificación con las personas o por la cercanía del lugar.

Aquí es donde vemos los dos objetivos básicos de la consolidación:

1. Cuidar al nuevo creyente, a través de orar e interceder
constantemente por él y sus necesidades, llamándolos y
visitándolos, ocupándose de sus vidas y velando para que
permanezcan y sean bendecidos.
2. Buscarle y asignarle un grupo, para que conviva con hermanos
en comunión y amistad, reciba discipulado, palabra, oración y
cuidado.




LA ACTITUD PARA CONSOLIDAR

En Filipenses 1:3-11 Pablo revela su corazón y su
sentimiento hacia los nuevos convertidos. Él dijo que sentía esto
desde “el primer día” hasta ahora, es decir, desde la conversión de
los Filipenses hasta ese día. Esto es lo que Pablo dice:

1. Gozo en por su salvación:

Pablo sentía un profundo gozo por ellos, lo que expresa en sus
palabras “Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de
vosotros” y “rogando con gozo por todos vosotros”. Pablo
comprendió que no sólo los ángeles del cielo hacen fiesta cuando un
pecador se arrepiente, sino que esa fiesta y gozo debe ser de todos
aquellos que pertenecemos al Reino de Dios. “Mas era necesario
hacer fiesta y regocijarnos, porque éste tu hermano era muerto, y ha
revivido; se había perdido, y es hallado” (Lucas 15:32).

Cuando comprendemos la bendición del nacimiento de un nuevo
creyente, entonces sentiremos este profundo gozo que Pablo tenía,
el que nos llevará a agradecer y rogar constantemente por ellos.
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 5



2. Convicción en la obra de Dios:

El reflejaba una plena convicción de la obra de Dios en ellos, y
estaba persuadido de que si Dios había iniciado la obra, sería fiel en
completarla y perfeccionarla. Debemos ver al nuevo creyente con
los ojos de Cristo. Debemos conocer que la voluntad de Dios es
bendecirlos, hacerlos crecer y edificarlos hasta verlos sirviendo a
Dios, como líderes, usados por el Espíritu. Debemos creer que Dios
desea usarlos y confiar que hará su parte para confirmarlos,
establecerlos, afirmarlos y perfeccionarlos (1 Pedro 5:10). Debemos
verlos como líderes; creerlo, confesarlo y vivirlo; debemos cuidarlos.

3. Identificación con las personas y sus necesidades:

Pablo revela en esta epístola que llevaba a los filipensees en el
corazón, en las prisiones, en la defensa y confirmación del
evangelio, todos eran participantes con Él de la gracia. Pablo llegó
a identificarse con ellos y sus vidas, tanto que los consideraba
“Participantes con Él”. Debemos identificarnos con sus necesidades
y hacerlas nuestras. Debemos vivir para ellos. Pablo dijo: “...en
trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos
ayunos, en frío y en desnudez, y además de otras cosas, lo que
sobre mi se agolpa cada día, la preocupación por todas las Iglesias.
¿Quién enferma y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo
no me indigno? (2 Corintios 11:27-29).

Esto llevó a Pablo a darse a ellos. Dijo: “Y yo con el mayor
placer gastaré lo mío y aún yo mismo me gastaré del todo por amor
de nuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos” (2
Corintios 12:15). Por eso decía que los llevaba en sus prisiones,
pues por servirles cayó preso. Esto debemos imitarlo. Para
consolidar, para llamar, para visitar, e interceder debemos
identificarnos con los hijos de Dios y sus necesidades, vivir para
ellos, ponernos en la brecha ante Dios a su favor. Es necesario
esforzarnos hasta ver la bendición de Dios en ellos.

4. Amor entrañable:

Esto es profundo amor. Aquel que se tiene desde lo
profundo, desde las entrañas, aquel que lo conmueve y lo impulsa
por sobre todas las cosas.

Jesús dijo “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga
su vida por sus amigos” (Juan 15:13) y Juan escribió: “En esto
hemos conocido el amor, en que Él puso su vida por nosotros;
también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos”
(1 Juan 3:16). “Entrañable” quiere decir un profundo deseo, uno que
lo lleva a perseguir o bramar por algo o alguien. Y este amor era
sincero, pues Dios mismo era su testigo de esto. Él revela la fuente
de su entrañable amor: el amor de Jesús; pues él nos amó primero.

5. Intercesión efectiva:

Pablo pedía por cosas específicas: que su amor abunde más, y
mas en ciencia y todo conocimiento, para aprobar lo mejor, ser
irreprensibles, llenos de frutos para gloria de Dios. Pablo oró por
cosas específicas pues él los conocía a ellos y a sus necesidades.
Conocía también la ley de la siembra y la cosecha, por eso pidió por
cosas que produjeran un resultado en ellos. Él rogó constantemente
por ellos.

La intercesión es clave para conservar el fruto y lograr bendición
para el creyente. Intercesión constante (1 Tesalonicenses 5:17)
Intercesión insistente (Lucas 18:1). Intercesión llena de amor y
gozo. Intercesión efectiva que produce resultados.


LA COMPASIÓN

Tener compasión es ser movido en amor por las
necesidades de otro. Es ese sentimiento interno que nos conmueve
y nos hace actuar por el bien de otros, nos impulsa a cubrir sus
2
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 6
necesidades, a amarlos, a tomar sus cargas y llevarlas. La
compasión nos mueve a darnos, a esforzarnos por bendecir, por
entregar, por expresar. Tener compasión es hacernos del mismo
sentir de Cristo para morir y resucitar por nosotros. Es llevar la cruz
por otros.

Jesús tuvo compasión de la gente. Cuando vio la multitud
sintió compasión por ellos pues andaban como ovejas sin pastor:
desamparadas y dispersas (Mateo 9:36); el resultado: envió
obreros. Cuando se le acercaban los enfermos buscando un milagro
de él, los sanaba, pues sentía compasión de ellos (Mateo 14:13-14).
Fue movido a alimentar a los 4,000 multiplicando los panes y los
peces (Mateo 15:32), resucitó al hijo único de una viuda (Lucas 7:11)
y le enseñó al pueblo por la compasión que sentía por ellos (Marcos
6:34). La compasión es capaz de movernos a bendecir personas, de
llevarnos a buscar el bien de ellos por encima del nuestro. Es
realmente, el motor que nos conduce a dar la vida por otros; y no
hay amor más grande que éste (Juan 15.13)

Para consolidar es necesario tener compasión del nuevo
creyente, pues este proceso requiere de esfuerzo y abnegación a la
comodidad y las otras cosas que nos pueden distraer. Requiere
atención y amor a otra persona; pide de nuestra parte disponibilidad
y fácil acceso para otro. Sin compasión no se puede consolidar.

Un ejemplo grande de la compasión nos dejó Jesús después
de la muerte de su primo Juan el Bautista. Cuando los discípulos de
Juan se enteraron de la muerte de su maestro llegaron con Jesús
para contarle, y al oírlo él se apartó de allí a un lugar desierto. De
seguro que en ese momento muchos, de ser Jesús, se hubieran
sentido mal, tristes o hubieran querido que otros se acercaran para
apoyarlo o acompañarlo. Juan era alguien muy estimado de Jesús y
su muerte había sido trágica; lo habían decapitado por el capricho de
una dama. De seguro que muchos hubieran necesitado que otro
tuviese de él compasión. Pero no Jesús. El relato nos cuenta que
cuando la gente oyó que Jesús se había apartado los siguieron. “Y
saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y
sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mateo 14:12-14). En
esos momentos Jesús rehusó la auto compasión, y al ver la
necesidad de la gente El mismo sintió compasión por ellos. Jesús
nos enseñó con esto a darnos a otros, sin importar las
circunstancias. Jesús nos dio el ejemplo a no poner excusas para
ayudar a otros. Jesús rehusó a la auto compasión por amor a
quienes le seguían. (ver también Mateo 16:22-23)




























Preguntas para repaso

CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 7
1. ¿Cuáles son las cinco actitudes que Pablo tenía hacia los
nuevos convertidos de filipos?

2. ¿Por qué crees que son necesarias cada una de ellas?

3. ¿Qué es la compasión?


Para investigar

Lee detenidamente el pasaje de Hechos 2.37-47 en donde se
menciona la conversión de los primeros cristianos en el día de
Pentecostés y luego menciona los puntos que los discípulos hicieron
con aquellos nuevos convertidos, explicando qué hacían y cómo
podemos aplicarlo en nuestros días.

Por ejemplo, en el versículo 38 podemos ver al menos tres
cosas que se mencionan: La primera es “Arrepentíos...” de donde
podemos concluir que lo primero que hicieron fue explicarles la
importancia de arrepentirse y el cambio de vida; esto podríamos
aplicarlo hoy explicándoles a los nuevos convertidos las cuatro leyes
espirituales e indicándoles que deben arrepentirse de sus pecados.

La segunda es cuando habla del bautismo en el nombre de
Jesucristo y la tercera acerca de recibir la llenura del Espíritu Santo,
¿Lo puedes ver? Intenta ahora hacerlo tú mismo y escríbelo. Puede
haber entre diez o veinte puntos, según tú mismo lo veas; lo
importante es que te enteres que hizo la Iglesia primitiva para
consolidar la cosecha de tres mil almas!



CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 8


CÓMO CONSOLIDAR



LA CONSOLIDACIÓN EN LOS
PRIMEROS CRISTIANOS

Como vimos, la esencia de la consolidación es afirmar la
decisión del nuevo creyente, y cuidarlo hasta que desarrolle la
plenitud de la vida que Cristo le ofrece. Nuestros objetivos
específicos son velar por su vida y por sus necesidades y colocarlo
en un grupo donde se le ame y se le discipule. Con base en esto,
debemos hacer todo aquello que nos lleve a conseguir nuestros
objetivos de acuerdo a la Palabra de Dios.

Para eso, seguiremos un método que nos facilitará la tarea de
consolidar por medio de aprenderlo y aplicarlo efectivamente,
recordando que el Señor es quien hace la obra siempre.

Este método lo tomaremos del ejemplo de la Iglesia primitiva.
Nuestro texto ejemplo será Hechos 2:37-47. Si bien este texto no es
sistemático ni fue escrito como un instructivo de métodos, si
manifiesta y exterioriza los puntos en los que los primeros cristianos
hicieron énfasis al consolidar ellos a los 3,000 nuevos creyentes que
se convirtieron en Pentecostés. Este pasaje nos muestra el estilo de
vida de esos primeros cristianos, como un ejemplo que debemos
imitar hoy en día. Si bien ellos no dejaron por escrito sistemas o
métodos éstos si se reflejaron en el estilo de vida que llevaban.
Para ellos consolidar era más que un modelo; era una forma común
de vida; era una reacción natural a la cosecha de almas.

Podemos notar una gran diferencia entre los acontecimientos
que sucedían en la Iglesia descritos en Hechos Capítulos 1 y 2. En
el primer capítulo vemos a los doce morando juntos y perseverando
en la oración; también vemos como eligieron al sucesor de Judas.
Lo más que se nos llega a relatar es que estaban todos juntos
orando. Pero desde el día de Pentecostés hubo un cambio en
aquella pequeña comunidad: Vino el Espíritu Santo, y con El una
gran cosecha: 3,000 almas para Cristo. Esto revolucionó aquella
Iglesia. A partir de ese momento los vemos predicando, testificando,
haciendo milagros y maravillas, bautizando, reuniéndose en templo,
compartiendo los bienes, dando doctrina a los creyentes, y mucho
más.

Esta reacción se debió primeramente a la presencia del poder
del Espíritu Santo. Pero también a que muchos nuevos creyentes se
habían sumado a aquella Iglesia. Ahora era necesario un nuevo
trabajo: Consolidar. De esa descripción que nos da el libro de
Hechos podemos aprender mucho sobre aquellos puntos en los que
esa Iglesia ejemplar hizo énfasis, y ponerlos por obra hoy en nuestra
Iglesia de tiempos modernos; debemos aprender los principios y
darles una correcta aplicación práctica en nuestros días,
acomodándolos a nuestra realidad. Por lo tanto, desglosaremos
este pasaje y veremos “qué” hacían y “cómo” podemos aplicarlo hoy.

Al momento de la conversión:

1. Se les comunicó la importancia del arrepentimiento: Pedro
les indicó que debían arrepentirse y cambiar su estilo de vida.
Es como si les hubiera explicado con claridad las cuatro
verdades, haciendo énfasis en el arrepentimiento como requisito
esencial para el perdón de pecados

2. Recibieron a Jesús: Se les dijo que debían recibir a Jesús y
dar un testimonio público de esto, a través del bautismo en su
nombre para perdón de pecados. Oraron con y por ellos y los
condujeron al bautismo.
1
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 9
3. Recibieron la llenura del Espíritu Santo: La promesa del
Padre. Oraron para que fueran bautizados en el Espíritu y
recibieran las manifestaciones y los dones. Les explicaron las
promesas del Padre y los motivaron a recibirlas.

4. Les testificaron con muchas palabras: Mantenían una
constante y abierta comunicación con ellos, compartiendo su
testimonio y sus vivencias, logrando con ello una identificación
entre el consolidador y el nuevo cristiano.

5. Les exhortaban a que fueran salvos de esta perversa
generación: se les indicó claramente que debían cambiar,
alejarse del viejo hombre y de su pasada manera de vivir, del
mundo y las cosas ocultas. ¿Por qué? Porque la Biblia indica:
“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad
de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17). El que
permanece en el mundo se aleja de Dios, pero el que
permanece en Cristo, se aleja del mundo (Santiago 4:4-5). Ellos
enseñaron que el cambio de vida es una consecuencia lógica del
arrepentimiento.

Después de la conversión:

6. Recibieron el Bautismo en agua: Esto no es un ritual, sino una
orden que Jesús les dejó a los discípulos (Mateo 28.19); ellos así
lo enseñaron y los creyentes fueron bautizados.

7. Reportaron lo sucedido: Se añadieron 3,000 personas. Las
contaron y lo escribieron.

En que perseveraban:

8. En la doctrina: Fueron instruidos y capacitados en las
enseñanzas de Jesús. Les enseñaron a leer y creer en las
escrituras.
9. En la comunión unos con otros: Se crearon nuevas
relaciones de amistad y amor derivadas de la nueva hermandad;
había unidad.

10. Partían el pan: Según versículos más abajo, esto lo hacían en
las casas. Dice la Biblia que todo lo tenían en común, y que
comían con humildad y sencillez de corazón. Estaban agrupados
en casas.

11. En las oraciones: Oraron con y por ellos, intercedían y tenían
comunión con el Espíritu; les enseñaban a pedir y a creer que
recibirían de Dios.

El cambio de vida:

12. Había señales y maravillas entre ellos: De seguro que los
apóstoles celebraban reuniones para esto y aún más, pues en
sus vidas se manifestaba este poder continuamente.

13. Dieron testimonio de una vida íntegra: Dice la Biblia que
sobrevino temor o respeto a toda persona. Indudablemente esto
proviene de una vida íntegra y un genuino cambio de vida.

14. Estaban juntos: Se reunían constantemente. Sus vidas
pasaban muy arriba de ser “cristianos de domingo”. Ellos
comprendieron el significado de ser familia y se alegraban de
poder estar juntos constantemente.

15. Tenían las cosas en común: Ofrendaban, se daban regalos y
proveían para las necesidades de todos. Comprendieron lo que
era compartir lo propio.

16. Velaban por las necesidades de los otros: Se mantenían
pendientes de las necesidades de los demás y se ocupaban en
cubrirlas, ya sean materiales, emocionales o espirituales.
Proveían para ellos, así que no había entre ellos ningún
necesitado.
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 10

En el templo y en las casas:

17. Perseveraban todos los días en el templo: Hacían énfasis en
asistir a la Iglesia y congregarse con los demás hermanos.

18. Tenían reuniones en casas: Tenían “células” o grupos
pequeños en donde compartían unos con otros.

19. Alababan a Dios: Como resultado normal del gozo de la
salvación.

20. Tenían favor con todo el pueblo: Hacían el bien y por eso
hallaron gracia y buena opinión ante los ojos de los del pueblo.

21. Había gran afluencia de salvos: La evangelización era común
entre ellos; era parte de su cultura y de estilo de vida.


¿CÓMO LO HAREMOS?

El proceso que utilizamos tiene 5 pasos:

1. La bienvenida
2. La reunión de consolidación
3. La fonovisita y la visita
4. La fiesta o cena de bienvenida
5. La asignación a un grupo

1. La bienvenida

Esto se da desde el momento en que se convierten al Señor, ya
sea en el templo o en el grupo. Se debe hacer lo siguiente:
 Acércate al nuevo convertido, preséntate y dale la bienvenida a
la Iglesia y al Reino de Dios. Tómalo aparte a un lugar indicado
para consolidarlo

 Explícale las cuatro verdades para que entienda lo que está
haciendo, dando énfasis en el arrepentimiento y en la necesidad
de recibir a Jesús. Las 4 verdades son:

- Dios te ama y desea bendecirte; Juan 3:16, Juan 10:10
- Todos los hombres han pecado y la paga del pecado es
muerte; Romanos 3:23 y Romanos 6:23
- Jesús murió por tus pecados y resucitó para que tengas
vida eterna; 1 Timoteo 1:15, Hechos 4.12
- Debes arrepentirte, recibir a Jesús y confesarlo como tu
Señor; Hechos 2:38, Juan 1:12, Romanos 10:9-10

 Haz con él la oración de entrega, pidiéndole que la repita
después de ti. Esta oración debe ser sencilla y directa, y debe
enfatizar:

- Su necesidad: “te necesito”
- Su condición: “soy pecador”
- Su arrepentimiento: “perdóname, límpiame”
- Su confesión: “creo en ti, que tu moriste y resucitaste por
mí”
- Su entrega: “te recibo”
- Su reconocimiento: “tú eres mi Señor”

 Ora para que sea lleno del Espíritu Santo, imponiendo manos
sobre él y pidiéndole a Dios que manifieste su presencia en él,
con dones, maravillas y prodigios.

 Ora por sus necesidades; pregúntale qué necesidades tiene, y
enséñale una promesa de la Palabra que se relacione con éstas,
procurando inspirar fe. Ora por él y enséñale a pedir, creyendo
que Dios lo escuchará.
 Toma los datos de la persona, llena tu personalmente la ficha
de nuevos convertidos (de esta forma nos aseguraremos que
tendremos los datos completos y correctos). Recuerda que Dios
se interesa por los datos específicos de cada uno (un ejemplo es
Hechos 9:10-11). Conserva la ficha y entrégasela al encargado.
2
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 11

 Felicítalo por la decisión que ha tomado de creer en Jesús.
Testifícale sobre el cambio de vida que Dios operó en ti,
asegurándole que Dios puede hacer lo mismo por él. Exhórtale
a que inicie una nueva vida, dejando el viejo hombre atrás, al
pecado y al mundo, confiando plenamente en la obra que Dios
quiere hacer con él. Entrégale la Biblia o el Nuevo Testamento
que se le regala, así como las demás cosas que hayan
preparado para darle (cartas, invitaciones, separadores, etc.).
Despídete de él alegremente.


2. La reunión de consolidación

El equipo de consolidación debe reunirse una vez a la semana
para revisar el trabajo realizado y distribuir nuevo. A esta reunión
deben asistir todos los consolidadores. El responsable de estas
reuniones es el encargado del ministerio de consolidación, quien
debe reportar los resultados de la misma. En esta reunión se debe
hacer:

 Entrégale la reunión al Señor.
 Escucha los testimonios de las conversiones y las visitas.
 Comparte la Palabra de Dios por un espacio de 10 a 15
minutos, enseñando sobre temas de consolidación.
 Revisa los resultados de las visitas realizadas.
 Supervisa la asignación de grupos.
 Distribuye las fichas de los nuevos convertidos del fin de
semana entre el equipo de consolidación para las visitas.
 Intercede por cada uno, pidiendo por lo siguiente:
a) por los convertidos y por las visitas que se les hará
b) por aquellos que ya se visitaron, para que permanezcan
c) por aquellos que, por cualquier razón, no han podido tener
contacto
 Llena el reporte respectivo y entrégalo


3. La fonovisita y la visita

La fonovisita es una visita telefónica propia del ganador de
almas; debe hacerse con eficacia y enfocada siempre en el interés
por la vida del nuevo convertido. El propósito de esta llamada es
mostrar interés genuino en la persona y concertar cita para la visita.

La visita tiene como objetivo velar por el creyente, explicarle el
“HOLA” y orar por Él. Además se debe buscar que asista a un
grupo, a la Iglesia e invitarlo a la cena.


4. La fiesta o cena de consolidación

Es la cena de bienvenida o cena de consolidación que se
organiza con el objeto de darle la bienvenida al nuevo convertido al
reino de Dios y festejar porque estaban muertos y revivieron,
estaban perdidos y fueron hallados. Tiene su base bíblica en Lucas
15.32 donde se nos dice que era necesario hacer fiesta por la
conversión de nuestros hermanos. En ella podemos regocijarnos y
agradecer a Dios por su entrega, y es una oportunidad para tener
comunión entre hermanos, y compartir con los nuevos creyentes,
creando así nuevos lazos de amistad. Este es un tiempo para
juntarnos en las casas a partir el pan “con alegría y sencillez de
corazón”. Además esta cena es una buena oportunidad para
involucrarlos a algún grupo e invitarlos a un Encuentro.

Es importante que los lugares y las fechas donde se habrán de
realizar las cenas estén determinados de antemano y que esta
información sea del conocimiento de todos.


5. La asignación a un grupo

El consolidador es el responsable de ubicar al nuevo creyente en
una célula, entregando la ficha al líder de célula. Debe asegurarse
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 12
que el líder del grupo llame y visite a la oveja debe orar por él hasta
verlo firme y constante en el grupo. Es importante que el líder del
grupo a donde se asignó el convertido lo llame y lo visite para lograr
así una identificación entre ambos.

Si el nuevo creyente se convirtió directamente en una célula,
entonces se debe procurar que éste asista a la Iglesia y haga allí de
nuevo una confesión pública de su fe en Cristo, así como motivarle a
que se bautice. En este caso el responsable de hacer la
consolidación es el líder del grupo, o el designado por éste.














Para memorizar

Memoriza los pasos de la consolidación y practícalos detalladamente
con un hermano. Haz una representación del momento de la
bienvenida y repasa las cuatro verdades y una oración de entrega
modelo. Todo esto te servirá para que en el momento de consolidar
puedas fluir fácilmente y el Señor te use para bendecir otra vida.


Preguntas de repaso

1. Según Hechos 2.37-47, menciona por lo menos diez cosas que
la Iglesia primitiva hizo para consolidar a los primeros 3,000 que
se convirtieron en el día de Pentecostés

2. ¿Cuáles son los cinco pasos de la consolidación?

3. ¿Qué debemos hacer en el momento de la bienvenida?
Menciona las siete cosas

4. ¿Cuáles son las cuatro verdades? Piensa en una cita bíblica en
que se apoye cada una de ellas

5. Menciona con precisión qué se debes hacer respecto a los datos
de la persona y cómo se hace

6. ¿Qué es y qué se hace en una reunión de consolidación?

7. ¿Qué es la fiesta o cena de consolidación?






Los cinco pasos de
la Consolidación
La bienvenida
La reunión de
consolidación
La Fonovisita y
3
2
1
Qué se hace en
la bienvenida
Acércate y
presentate
Explícale las 4
verdades
Haz con él la
oración de entrega
Ora por la llenura
1
2
3
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 13


LA FONOVISITA
Y LA VISITA




LA FONOVISITA

Es una llamada telefónica que el consolidador hace al nuevo
creyente con el objeto de velar por su vida espiritual. Esta debe
hacerse 48 horas después de la conversión, evitando así que el
diablo intente robar la semilla que se sembró.

El propósito u objetivos específicos de la fonovisita son:

1. Mostrar un interés genuino por la persona y sus necesidades.
Se le debe preguntar cuáles son y orar por ellas.
2. Ganarse la confianza del nuevo creyente
3. Dejar abierta la puerta para realizar una visita

Como preparar una llamada

 En oración, pidiendo de antemano a Dios por las personas y sus
necesidades
 Buscando el sitio apropiado para hacer la llamada
 Planificando el tiempo



Como realizar la llamada

 Salúdalo amablemente y llámalo por su nombre.
 Comienza la conversación amenamente, cuéntale que han
estado orando por sus necesidades y quieres saber como ha
estado. Intenta romper el hielo.
 Evalúa su condición espiritual haciendo preguntas de
diagnóstico. Ejemplo: ¿Qué hizo Cristo por ti? ¿Cómo te has
sentido últimamente?
 Refuerza la enseñanza pertinente por medio de citas bíblicas.
 Concreta una visita personal con él. Fija el día, hora y lugar de
la reunión y recuérdale antes de colgar. Es importante que
hagas énfasis que esta cita es clave y por lo tanto no debe faltar.
 Ora por él, por sus necesidades
 Despídete cordialmente deseándole bendiciones

Puedes hacer cuantas fonovisitas consideres necesarias, pero
busca siempre una cita con el convertido para poder ministrarle
personalmente. Si el nuevo creyente no tiene teléfono o acceso a
este, debes entonces concertar la cita desde el momento en que se
convierte.

LA VISITA

Es una visitación que se hace al nuevo creyente durante la
semana después a la que se haya convertido. El objetivo de la visita
es velar por su vida y sus necesidades, y ver o evaluar su estado
espiritual, reforzando las áreas en que se necesite.

Las visitas fueron un recurso importante de los primeros
cristianos. Después de su primer viaje misionero en el que
predicaron en varias ciudades, Pablo dijo a Bernabé: “Volvamos a
visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos
anunciado la palabras del Señor, PARA VER COMO ESTAN”
(Hechos 15:32). En otra ocación, cuando fue estorbado por el diablo
para no ir a Tesalónica, envió a su compañero Timoteo a visitar a los
tesalonicenses; el escribió: “...y enviamos a Timoteo nuestro
hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de
1
2
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 14
Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe” (1
Tesalonicenses 3:1-2). Pablo conocía la importancia de las visitas,
pues el mismo fue visitado días después de su conversión. El Señor
se le apareció a Ananías, un cristiano de Damasco y le dio
indicaciones precisas de la casa en donde el se encontraba y de lo
que debía hacer. Ananías fue y lo visitó, imponiendo las manos
sobre el para que recobrara la vista y fuera lleno del Espíritu Santo, y
lo guió al bautismo. Desde ese momento Pablo comenzó a predicar
el evangelio que un día persiguió. Una visita de un discípulo hizo
una gran diferencia en un Apóstol (Hechos 9:10-19).

¿Qué debes hacer en una visita?:

 Saluda amablemente, siempre llamándolo por su nombre.
 Conversa amenamente e intenta romper el hielo
 Pregúntale por sus necesidades, recuérdale que has estado
orando por él y enséñale una promesa de Dios que vaya acorde
a las necesidades
 Enséñale el “HOLA”.
 Ora por él y por sus necesidades. Ora para que sea lleno del
Espíritu Santo y para que toda su familia y sus amigos conozcan
a Cristo.
 Invítalo a la cena de bienvenida, explicándole que esta cena se
ha organizado para festejar su conversión y al grupo al que
perteneces.
 Despídete amablemente deseándole bendiciones del Señor.
Recuérdale que estarás orando por el y dale tu numero de
teléfono para que te llame por cualquier necesidad.


El “HOLA”

Es lo que todo nuevo creyente debe hacer constantemente
para mantener su relación con Jesús y crecer espiritualmente. Estas
cuatro cosas se pueden resumir, para recordarse fácilmente, de la
siguiente forma: “HOLA”

H ablar de Jesus
O rar
L eer la palabra de Dios
A sistir a la iglesia y a los grupos

1. Orar a Dios: Es hablar con Dios como con un buen Padre. Se
debe alabarlo, adorarlo, comunicarse con El abiertamente y
presentarle las necesidades. Jesus nos enseño a orar en Mateo
6:5-15, mostrando la necesidad de ser sencillos, la privacidad, la
sinceridad y sobre todo, la confianza de que Dios es bueno y
ama a sus hijos. En Juan 14:23 se nos enseña a orar en el
nombre de Jesús y en 1 Juan 5:14-15 se nos promete
respuestas a nuestras oraciones.

2. Leer y creer en la Biblia: La Biblia es la palabra de Dios y es
una forma muy común como El nos habla. En ella están escritas
las promesas del Señor para nosotros. 2 Timoteo 3:14-17 nos
habla de la importancia de las escrituras para nuestra vida.
Jesús dijo: “El que me ama, mi palabra guardará” (Juan 14:23).
La fe en Dios viene por oír la palabra de Dios (Romanos 10:17).

3. Asistir a la Iglesia: Esto es congregarnos, tener comunión con
otros cristianos, alabando juntos al Señor y aprendiendo su
palabra. Hebreos 10:25 dice que debemos congregarnos. En
Hechos 5:42 se nos dice cómo los primeros cristianos se reunían
todos los días en el templo y en las casas; esto es, en la Iglesia y
en grupos. Esto es necesario para el crecimiento y
fortalecimiento de la fe.

4. Testificar de Jesús a otros: Es contarle a otros el cambio
que Jesús operó en mi vida; también implica mostrar un
nuevo estilo de vida. Jesús dijo que todo aquel que
testificara de él delante de los hombres, El testificaría de él
ante Dios (Mateo 10:32). Esto también implica guiar a otros
a Jesucristo, invitándoles a que hagan la misma decisión de
convertirse y creer en él, haciéndose así un colaborador
suyo (Mateo 28:19) Otra forma de dar testimonio es
bautizándose (Marcos 16:16).
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 15



TEMAS PARA COMPARTIR

A continuación encontrarás algunas citas bíblicas que contienen
promesas para cada situación o necesidad que pueda encontrarse
en las personas, y que te serán de muchas utilidad para consolidar:

 Problemas familiares: Salvación a los de su casa. Hechos
16:31, y reconciliación, Mateo 18:32-35

 Indecisión, noviazgos: Dios te guía. Salmos 32:8-9, Romanos
8:14, Juan 16:13

 Problemas financieros: Dios es tu proveedor y te suplirá para
todas tus necesidades. Filipenses 4:19, 3 Juan: 2

 Enfermedades: Dios es sanador. 1 Pedro 2:24, Jeremías 33:6

 Vicios, cadenas o pecado: Dios te puede dar libertad. Juan
8:32 y 36

 Apartarse del mundo: 1 Juan 5:4, Santiago 4:4-5, 1 Juan 3:1

 No seguir los deseos de la carne: Gálatas 5:16

 Tentación: Dios te dará victoria sobre el pecado; Romanos
8:37, Santiago 1:12-15

 Pruebas: Dios es tu ayudador. Isaías 41:10, 1 Corintios 10:13, 2
Corintios 4:16-18

 Persecución: Confiar en Dios. Mateo 5:11-12, 1 Pedro 4:14-16

 Ataques del Diablo: Dios te dará victoria 1 Pedro 5:8-9,
Romanos 16:20

 Ideas equivocadas: Debes renovar la mente. Romanos 12:2,
Efesios 4:22-24, Colosenses 2:8

 Religiosidad: Solo en Cristo hay salvación. Hechos 4:12, 1
Timoteo 2:5, Juan 14:6

 Temor o miedo: Debe confiar en el Señor. Proverbios 29:25, 1
Juan 4:18

 Depresión. Dios te dará gozo Lucas 6:21, Salmos 126

 Rechazo: Dios te acepta Efesios 1:6, Romanos 8:15-17

 Temor de fallarle a Dios o caer: Dios te sostendrá Judas 24,
Isaías 43:2









Preguntas para repaso

1. ¿Qué es una fonovisita?

2. ¿Al cuánto tiempo se debe hacerse una fonovisita y cuál es su
objetivo?

3. ¿Cómo debes preparar la fonovisitas y qué debes hacer en ella?
3
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 16

4. ¿Qué es una visita?

5. ¿Que debes hacer en una visita y cuál es la enseñanza que
debes dar?

6. Explica el “HOLA” apoyándote en citas bíblicas

7. ¿Cuántas veces se debe visitar al nuevo convertido?




































LA ORGANIZACIÓN




1
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 17
EL EQUIPO DE
CONSOLIDACIÓN

El equipo de consolidación es el responsable de realizar la
consolidación de los nuevos creyentes y está conformado por un
grupo de personas, en su mayoría líderes de células, que de forma
permanente se dedican a consolidar. Este equipo está encabezado
por un encargado del ministerio de consolidación, quien es el
responsable de distribuir los turnos de consolidación entre las
distintas redes, impartirles el seminario de consolidación y supervisar
el trabajo de consolidación. Éste es quien elige al equipo de
consolidación, de acuerdo a la disposición de las personas y al
trabajo efectivo que realicen.


LOS CONSOLIDADORES

Los consolidadores son quienes efectivamente realizan la
consolidación, recibiendo al convertido, visitándolo y llevándolo a un
grupo. Los consolidadores pueden ser los miembros del equipo de
consolidación o bien ser los integrantes de la red a la cual le
corresponde consolidar en ese mes. El consolidador es quien
consolida al nuevo creyente.

La consolidación es un trabajo de todos; es una responsabilidad que
debemos asumir como hijos de Dios. Además, consolidar es de gran
provecho; primero porque los frutos que produce el nuevo convertido
glorifican al Padre (Juan 15.8), segundo, porque demuestra un
genuino interés por otras personas, y por último, porque al consolidar
estamos ganando futuros líderes que formarán parte de la red. Por
estas razones es que a todo cristiano le conviene consolidar.

Para lograr mayor eficiencia en el trabajo, se ha formado un
equipo de consolidación que de forma permanente funciona con el
objeto de realizar la tarea. Pero además, se distribuyen entre las
distintas redes que existen turnos de un mes para consolidar, de tal
forma que todos tienen la oportunidad de velar por el recién
convertido. Estos turnos se distribuyen según la eficiencia de cada
red para consolidar, midiendo los resultados en razón del número de
creyentes que ingresaron al Encuentro de todos aquellos que
entregaron a Jesús sus vidas durante el turno respectivo. Durante
los turnos de cada red para consolidar, la función del equipo de
consolidación es supervisar el trabajo, y suplir a los consolidadores
en cualquier área que sea necesarias.


EL GUIA

El guía de la consolidación es el responsable del grupo que
está consolidando. Es designado por el encargado del equipo de
consolidación y es quien vela porque el trabajo se haga de la forma
adecuada. Entre sus funciones están:

- Antes de consolidar debe preparar el salón o el lugar donde se
recibe a los convertidos. Debe ver que todo se encuentre en
orden, que haya fichas para datos, lapiceros, Nuevos
Testamentos, pañuelos y el material que se le entrega.
- Al momento que las personas se convierten y pasan al altar, el
guía debe estar al frente para guiarlos hacia el lugar en que se
les dará la bienvenida.

- El guía es quien da la bienvenida en nombre de la Iglesia,
presentándose a los convertidos. Debe explicar las cuatro
verdades y hacer de nuevo el llamado, indicando que harán de
nuevo la oración de entrega con unos amigos que los ayudarán.
Debe asistir a los consolidadores en cualquier problema que se
les presente con las personas.

- Supervisa el trabajo realizado, animando o corrigiendo de ser
necesario

2
3
CASA DE DIOS
MANUAL DE CONSOLIDACION Página 18
- Debe recoger las fichas de datos y llenar el reporte respectivo,
entregándolo a quien se le indique.

- Lleva a cabo la reunión semanal, dirigiéndola, y distribuyendo
entre los consolidadores las visitas. Debe planificar las cenas de
bienvenida y supervisar que se les haya asignado un grupo a
cada persona.

- Es el responsable de dar cuentas por la labor de consolidación
ante el encargado del equipo de consolidación y ante el Pastor
de la Iglesia.


EL SEMINARIO DE
CONSOLIDACIÓN

El Seminario de Consolidación es el curso en el que se les
enseña a los consolidadores a consolidar. El encargado del equipo
de consolidación es quien imparte el seminario a los integrantes de
la red que le corresponde consolidar según los turnos asignados.
Este seminario debe ser impartido en una sesión semanal por cuatro
semanas consecutivas y anteriores al mes en el que les corresponde
consolidar, y debe ser aprobado para tener la capacidad de ser
consolidador. Consta de cuatro clases y un examen o prueba. Los
temas que se imparten son:

1. Que es la consolidación
2. Preparándonos para consolidar
3. Cómo consolidar
4. La fonovisita y la visita



4