You are on page 1of 8

Adicción crónica generada por el tabaco, que produce dependencia física y

psicológica como así también un gran número de enfermedades respiratorias y
cardíacas. (Entre ellas cáncer)

A mediados del siglo XVI se introdujo en Europa la costumbre de consumir hoja
seca de tabaco, que en poco tiempo se transformo en un importante producto
del comercio colonial.
El consumo de tabaco continuó aumentando en todo el mundo hasta el año
1973, momento en que empezó a observarse una disminución, aunque sigue
siendo uno de los hábitos mas comunes de la sociedad actual, a pesar de los
efectos nerviosos que produce su consumo.

El consumo de tabaco y sus sustancias tóxicas en los individuos comienza con
sensaciones desagradables, entre las que se encuentran tos, nauseas, e
incluso vómitos. Luego de un tiempo, los fumadores manifiestan sentir placer
por su sabor y aroma. Algunos fumadores sostienen que el consumo calma los
nervios y que en otras ocasiones funciona como un estimulante; siendo esos
los efectos principales que produce la nicotina, dependiendo de la dosis que se
consume, de la actividad del consumidor y de su constitución física y
psicológica.

La nicotina genera adicción física y psíquica por lo cual el abandono del hábito
generan síntomas de abstinencia física y psicológica muy desagradables.

Los cigarrillos están hechos de manera de crear dependencia entre sus
consumidores, el cigarrillo es la droga que con mas asiduidad se consume.
Nadie se droga cada 25 minutos, el fumador si. Lic. Daino (Lalcec)

El tabaco obtenido de la planta del mismo nombre Nicotiana originaria de
América en la actualidad formado por hojas de varias plantas del género , en
concreto Nicotiana tabacum. Se consume de varias formas, siendo la principal
por combustión produciendo humo. Su particular contenido en nicotina la hace
muy adictiva. Se comercializa legalmente en todo el mundo, aunque en muchos
países tiene numerosas restricciones para que su consumo, por sus efectos
adversos para la salud pública.

Los expertos en vegetal han determinado que el centro del origen del tabaco,
se sitúa en la zona andina entre Perú y Ecuador. Los primeros cultivos
debieron de tener lugar entre cinco mil y tres mil años a.C. Cuando se coloniza
América, el consumo estaba extendido por todo el continente. Fumar (inhalar y
exhalar el humo del tabaco) era una de las muchas variedades de consumo en
América del Sur Además de fumarse, el tabaco se aspiraba por la nariz, se
masticaba, se comía, se bebía, se untaba sobre el cuerpo, se usaba en gotas
en los ojos y se usaba en enemas Se usaba en ritos como soplarlo sobre el
rostro de guerreros antes de la lucha, se esparcía en campos antes de
sembrar, se ofrecía a los dioses, se derramaba sobre las mujeres antes de una
relación sexual, y tanto hombres como mujeres lo utilizaba como narcótico

Usada por los mayas para celebraciones rituales y religiosas, fue conocida por
los occidentales en 1492 con ocasión de llegar Colón y sus expedicionarios.
Otras versiones tomadas de cronistas españoles proponen que "tabaco"
proviene de la castellanización del lugar donde la planta fue descubierta, ya
sea Tobago, una isla antillana, o la localidad mexicana de Tabasco. Sin
embargo, lo más verosímil es que proceda del árabe "tabbaq", nombre que se
aplicaba en Europa desde al menos el siglo XV a diversas plantas medicinales.
La variedad maya conocida como Cikar (fumar), se extendió por todo el
continente gracias al comercio. Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre,
compañeros de Cristóbal Colón, fueron los primeros occidentales en conocer
su existencia. Rodrigo, a su vuelta a España, fue encarcelado por la Inquisición
acusado de brujería, ya que sólo el diablo podía dar a un hombre el poder de
sacar humo por la boca.

Por orden de Felipe II, Hernández de Boncalo, cronista e historiador de las
Indias, fue quien trajo las primeras semillas de tabaco que llegaron a Europa en
1559. Estas semillas fueron plantadas en tierras situadas alrededor de Toledo,
en una zona llamada los Cigarrales porque solían ser invadidas por plagas de
cigarras. Allí se inició el cultivo de tabaco en Europa y, por este motivo, algunos
historiadores sostienen que el nombre de cigarro proviene de esta
circunstancia.

La primera obra escrita en la que se relata la forma nativa de aspirar el humo
proveniente de rollos de hojas encendidas es Apologética historia de las Indias
de Bartolomé de las Casas (1527). Posteriormente Gonzalo de Oviedo y
Velázquez, en la Historia General de las Indias, describe la planta y sus usos
(1535).

Su extensión por el continente europeo fue gracias al embajador francés en
Portugal Jean Nicot de Villemain 1530 - 1600, en su honor Linneo introduce la
denominación de nicotina en su clasificación de Botánica. Este lo introdujo en
su forma aspirada (rapé) y la popularizó al, supuestamente, «curar» a Catalin
de Médicis(esposa de Enrique II) de unas migrañas, por lo que se le denominó
hierba de la reina, Catalinaria Nuduca y hierba del embajador.

Durante el siglo XX, numerosos estudios médicos fueron demostrando los
perjuicios del tabaco, y negando su posible utilidad terapéutica. Por otro lado,
su consumo pasa de ser mayoritariamente masculino a un mayor equilibrio
entre sexos.

El tabaquismo es la adicción al tabaco provocada, principalmente, por uno de
sus componentes activos, la nicotina; la acción de dicha sustancia acaba
condicionando el abuso de su consumo. El tabaquismo es una enfermedad
crónica sistémica perteneciente al grupo de las adicciones y está catalogada en
el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-IV de la
American Psychiatric Association. Actualmente se cree la causa principal
mundial de enfermedad y mortalidad evitable. Se considera una enfermedad
adictiva crónica con posibilidades de tratamiento
El tabaco tiene poder adictivo debido principalmente a su componente activo, la
nicotina, que actúa sobre el sistema nervioso central. El fumador sufre una
dependencia física y psicológica que genera un síndrome de abstinencia,
denominado tabaquismo. La nicotina genera adicción, pero tiene efectos
antidepresivos y de alivio sintomático de la ansiedad. No se utiliza en farmacia,
porque en la segunda mitad del siglo XX se descubrieron antidepresivos más
eficaces y que no crean adicción. Tampoco se emplea para el alivio sintomático
de la ansiedad, salvo en casos excepcionales, porque las benzodiacepinas,
que son el tipo de tranquilizantes más utilizado, también crean dependencia,
pero se consideran más eficaces y menos nocivas.

El tabaco es factor de riesgo en enfermedades respiratorias, cardiovasculares,
distintos tipos de cáncer, y es especialmente perjudicial durante el embarazo.
Además, no sólo perjudica a los fumadores, sino también a los que respiran el
mismo aire (fumadores pasivos). El tabaquismo es la principal causa de
morbimortalidad, en la mayoría de los países desarrollados, a principios del
siglo XXI, aunque hay otros estudios que indican que estas enfermedades
atribuidas al tabaco son en realidad la contaminación industrial y química, los
aditivos alimentarios y los pesticidas utilizados en la agricultura. Además, el
tabaco como tal es lo que menos se fuma, pues excepto el poco tabaco natural,
todo lo que se comercializa está adulterado con sustancias químicas que le
aportan dudosas o preocupantes propiedades como la de ser más adictivo o
mejorar su sabor, y otras que no se saben porque también tienen fórmulas
secretas. Las industrias agregan aditivos que el tabaco puro jamás ha tenido,
aumentando la toxicidad que de por sí ya tiene. Sin embargo es importante
recalcar que el tabaco por muy puro o de "liar" como se conoce, siempre
causará daño irremediablemente, por lo que la única opción que minimiza el
riesgo de padecer enfermedades respiratorias a edades avanzadas es
simplemente no fumar.
Los disolventes volátiles son líquidos que se vaporizan a temperaturas
ambientales. Se encuentran en una variedad de productos económicos y
fácilmente obtenibles, de uso común doméstico e industrial. Estos incluyen los
diluyentes y removedores de pinturas, líquidos para lavado en seco, quita-
grasas, gasolinas, pegamentos, líquidos correctores y los líquidos de los
rotuladores con punta de fieltro.

Con el término de inhalantes, inhalables o solventes, se denomina a una amplia
gama de sustancias químicas caracterizadas por ser gases o líquidos volátiles,
de alta liposolubilidad, por lo que se disuelven muy bien en la grasa, de tal
forma que se absorben rápidamente a través de los pulmones llegando al
Sistema Nervioso Central y ocasionando llamativos efectos psicoactivos.

La inhalación de estas sustancias con fines placenteros es conocida desde
tiempos antiguos, pero es a partir del siglo XIX cuando se tienen referencias
concretas del uso de estos gases y sus vapores. En el siglo XIX comenzó a
inhalarse oxido nitroso y poco después algunos intelectuales utilizaron el éter
sulfúrico con estos fines. Sin embargo es a partir de los años 50 cuando la
aspiración de sustancias volátiles comienza a popularizarse dentro de un
determinado grupo de población. Estas sustancias se encuentran en la
composición de productos comerciales, muchos de ellos de uso muy común, de
bajo coste y por lo tanto fácilmente adquiribles por sectores de la población con
pocos recursos económicos, como son los niños y los adolescentes.

El hecho de que su uso se concentre en poblaciones de niños y adolescentes
en busca de sus efectos placenteros o embriagadores, así como sus
consecuencias toxicas y sociales, justifica la preocupación social y sanitaria
que existe en relación a estas sustancias.

En nuestro país, el consumo de inhalables por la población, según datos de la
Encuesta Domiciliaria sobre Consumo de Drogas 1997, de la Delegación del
Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, es del 0.06% en el último mes,
siendo cinco veces más frecuente en el grupo de edad de 15 a 18 años. Su uso
es más habitual en algunas regiones del sur y zonas concretas, como la de
Elche por su industria zapatera y el uso de pegamentos y colas. A principios de
los años 80 salió a la luz, el uso por parte de los niños de Elche de cola de
zapatero que ellos llamaban 'drogacola'. Según los datos de la Encuesta sobre
Drogas a la Población Escolar 1998 (Delegación del Gobierno para el Plan
Nacional sobre Drogas) el 4.1% de los escolares ha experimentado en alguna
ocasión con sustancias volátiles

Los inhalantes se encuentran en múltiples productos comerciales, siendo la
composición de estos productos muy variada y a veces desconocida. Entre los
productos que más se usan se encuentran:
 Colas
 Pegamentos
 Pinturas
 Barnices
 Lacas
 Quitamanchas
 Quitaesmaltes
 Disolventes de uñas
 Disolventes de pinturas
 Desodorantes
 Aerosoles
 Detergentes
 Productos de limpieza en seco
 Tintura para zapatos
 Gasolina
 Anestésicos
 Vasodilatadores

La técnica utilizada generalmente es la inhalación del producto introducido en
una bolsa de plástico, ajustándola a la boca y la nariz e inhalando así los
vapores desprendidos. La inhalación suele realizarse en grupos pequeños de
jóvenes y adolescentes.

La absorción de los inhalantes se realiza por los pulmones, consiguiéndose una
absorción rápida y completa, de tal forma que llegan rápidamente al Sistema
Nervioso Central, produciendo una depresión de éste. El consumo de estas
sustancias ocasiona distintos tipos de problemas que se refieren a
continuación:

 Intoxicación por sustancias volátiles

La intoxicación puede durar solo algunos minutos o varias horas, si se toman
repetidamente. La intoxicación aguda es muy parecida a la de la embriaguez
por alcohol. En un principio, los usuarios pueden sentir una leve excitación,
euforia y risa; con inhalaciones sucesivas, pueden aparecer alucinaciones
auditivas y visuales, modificaciones de la conducta, aparece irritación
conjuntival, tos, nauseas, vómitos que pueden resultar muy molestos, pueden
sentir menos inhibición y menos control de la conducta; por último, la persona
tiene visión borrosa, confusión, puede perder el sentido e incluso ocasionar la
muerte.

La aspiración de cantidades muy concentradas de las sustancias químicas que
contienen los disolventes o los aerosoles puede ser una causa directa de
insuficiencia cardiaca y muerte. Eso es muy común con el abuso de los
fluorocarburos y gases similares al butano. Las elevadas concentraciones de
inhalantes también causan la muerte por asfixia al desplazar el oxígeno de los
pulmones y del sistema nervioso central, con lo que la respiración se paraliza.

 Complicaciones del abuso crónico de inhalables

Otros efectos irreversibles causados por la inhalación de disolventes
específicos son los siguientes:

 Pérdida de la audición: tolueno (pintura en aerosol, sustancias adhesivas
y removedores de cera) y tricloroetileno (líquidos de limpieza y de
corrección).
 Neuropatía periférica o espasmos de las extremidades: hexano
(sustancias adhesivas y gasolina) y óxido nitroso (crema batida en
aerosol y cilindros de gas).
 Lesiones del sistema nervioso central o del cerebro: tolueno (pintura en
aerosol, sustancias adhesivas y removedores de cera).
 Daño a la médula ósea: benceno (gasolina).
 Alteraciones fetales: la exposición al tolueno ocasiona alteraciones en el
embrión, la llamada 'embriopatía toluénica'.

Entre los efectos graves pero posiblemente reversibles cabe citar:

 Lesiones hepáticas y renales: sustancias que contienen tolueno e
hidrocarburos clorados (líquidos de corrección y de lavado en seco).
 Agotamiento del oxígeno de la sangre: nitritos orgánicos (conocidos
popularmente en los Estados Unidos con los nombres de "poppers",
"bold" y"rush") y cloruro de metileno (quita barnices y disolventes de
pintura).

La muerte por inhalantes suele ser causada por una concentración de vapores
muy elevada. La inhalación deliberada a partir de un papel pegado o una bolsa
plástica o en un espacio cerrado aumenta mucho las posibilidades de asfixia.
Aún cuando los productos volátiles o en aerosol se usen con fines legítimos
(como pintura y limpieza), conviene hacerlo en lugares bien ventilados o al aire
libre.

Se ha indicado que existe una relación entre los nitritos de amilo y de butilo y el
sarcoma de Kaposi, el cáncer que se ve con más frecuencia en los pacientes
con sida. Los primeros estudios de esa clase de cáncer mostraron que muchos
pacientes habían usado nitritos volátiles. Los investigadores siguen explorando
la hipótesis del uso de nitritos como factor contribuyente a la manifestación del
sarcoma de Kaposi en personas infectadas por el VIH
Escuela De Enfermería de La Cruz Roja.

Materia: Deontológica

Tema: Tabaco y Disolventes Volátiles.

Profesora: Celia Salazar.

Alumna: Myrna Selene Maldonado Martínez.

1º. A.