El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

2 22 2


A
A
g
g
r
r
a
a
d
d
e
e
c
c
i
i
m
m
i
i
e
e
n
n
t
t
o
o
s
s

A Al l S St ta af ff f E Ex xc co om mu ul lg ga ad do o: : a a A Al li ie e, , A An ng gi ie ee e, , D Da an nn ne en n, , D Da ar rk k H He ea av ve en n, ,
M Ma ar ri ia a2 21 1, , N Ne el ll ly y V Va an ne es ss sa a, , S Ss sl l, , y y T Te er re e4 47 7 p po or r l la a t tr ra ad du uc cc ci ió ón n y y a a T Ta au ur ru up p
p po or r l la a C Co or rr re ec cc ci ió ón n y y A An na aE E p po or r l la a D Di ia ag gr ra am ma ac ci ió ón n y y K Ki it ti i0 08 8 P Pr ri im me er ra a
L Le ec ct tu ur ra a F Fi in na al l y y D De e N Nu ue ev vo o a a A An ng gi ie ee e p po or r l la a S Se eg gu un nd da a L Le ec ct tu ur ra a F Fi in na al l d de e
e es st te e L Li ib br ro o p pa ar ra a e el l C Cl lu ub b d de e L La as s E Ex xc co om mu ul lg ga ad da as s… …
A A l la as s C Ch hi ic ca as s d de el l C Cl lu ub b d de e L La as s E Ex xc co om mu ul lg ga ad do o, , q qu ue e n no os s a ac co om mp pa añ ña ar ro on n e en n
c ca ad da a c ca ap pí ít tu ul lo o, , y y a a N Nu ue es st tr ra as s L Le ec ct to or ra as s q qu ue e n no os s a ac co om mp pa añ ña ar ro on n y y n no os s
a ac co om mp pa añ ña an n s si ie em mp pr re e. . A A T To od da as s… …. .
G GG G G GG Gr rr r r rr ra aa a a aa ac cc c c cc ci ii i i ii ia aa a a aa as ss s s ss s! !! ! ! !! !! !! ! ! !! !! !! ! ! !! !











El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

3 33 3



A
A
r
r
g
g
u
u
m
m
e
e
n
n
t
t
o
o

Una unión prohibida forjada en el amor y templada en el fuego del infierno.
Una última tarea y Megan será libre de la deuda de honor contraída por su familia. Espiar
a Dante, un poderoso vampiro con amigos cuestionables suena como una tarea bastante
simple. Pero su misión se complica por el hecho de que ella tiene algo que todos los
vampiros quieren: una fuerte y poderosa sangre de hombre lobo.
Es fácil captar su atención. La parte difícil será salir con el corazón y el alma intactos. Por
no hablar de su vida, gracias a un terrorista demente.
Dante no es de los tipos que perdonan u olvidan fácilmente, sobre todo el rencor que
tiene contra los hombres lobo. Sin embargo, se encuentra atraído inmediatamente, por
la solitaria loba herida a su cuidado. Cuando él y su amigo Duncan tratan sus heridas,
ellos descubren algo que la marca como mucho más de lo que parece.
La marca es un signo de advertencia en neón para tener cuidado, pero Dante no puede
evitarlo. La desea y nada se interpondrá en su camino. Ni su especie. Ni la de él. Ni esta
extraña mujer que sigue tratando de matarlo.
Ni siquiera el veneno mágico en la sangre de Megan...






El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

4 44 4


Personajes Principales: Personajes Principales: Personajes Principales: Personajes Principales:
Dante - Un antiguo vampiro inclinado a la venganza, que está siendo perseguido
por más de un asesino enloquecido con una agenda oculta.
Duncan - Un caballero mitad-Fey que recién ha vuelto a este reino, después de
años como prisionero en el Submundo. Fue amigo de Dante en los siglos pasados
y vela por el vampiro para ver si sigue siendo el hombre de honor que Duncan una
vez conoció.
Megan - Una loba solitaria, que restaurará el honor de su familia, enviada a espiar
a Dante, pero allí encuentra su lugar, su destino.











El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

5 55 5

P PP P P PP Pr rr r r rr ró óó ó ó óó ól ll l l ll lo oo o o oo og gg g g gg go oo o o oo o
"Tengo una última tarea para ti. Haz esto y la deuda de sangre de tu familia estará
saldada."
Megan sabía que cualquiera que fuera la tarea, no sería fácil. Nada sobre el Altor Custodis
había resultado ser fácil desde que habían llegado a su vida.
Sabía que no debía hacer preguntas. A este hombre no se le podía apresurar. Igor
Poferov no tomaba bien una interrupción. Como un inmigrante de Nueva York,
proveniente de algún país Báltico, el tomaba el encanto del viejo mundo al extremo.
"No será fácil", continuó de manera deliberada.
Gran sorpresa. Ella mantuvo su expresión cuidadosamente en blanco y ahogo una risita
irónica.
"Pero es una tarea que necesita hacerse. Cosas extrañas han sucedido entre los were
1
y
no son tan transparentes como solían ser."
A Megan no le gustaba como sonaba esto, aunque trabajar entre su propia gente no
tenía verdadera dificultad. Cierto, ella no se asociaba con muchos were, prefería ser una
loba solitaria. Sin embargo no era tan difícil vincularse con ellos por períodos cortos de
tiempo.
"Nos han llegado informes de los Territorios del Norte de una alianza impía entre los
actuales Señores de los Were y cierto vampiro que hemos estado observando durante
siglos."
Sus oídos se agudizaron. Los vampiros eran criaturas astutas. La mayoría de los were
tenían una desconfianza instintiva hacia los bloodletters
2
y no tendría nada que ver con
ellos. Si los actuales dirigentes de todos los were de América del Norte, de repente se
aliaban con un vampiro, en verdad eran grandes noticias.

1
Lobo Cambia Forma
2
Sangrador, chupasangre
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

6 66 6

"Su nombre es Dante d'Angleterre. El último informe que tengo, es
que poseía un acuerdo para trabajar con un brujo humano llamado
Patrick Vabian. El brujo desapareció. Necesito saber qué pasó con Vabian y la naturaleza
exacta de la alianza entre el were y el vampiro -y cualquier otro que pudiera estar
implicado."
Cuando el anciano finalmente terminó, esperó unos pocos segundos para ver si tenía
algo que añadir. Entonces ella preguntó.
"¿Así que quiere que espíe a los were?" No era su pasatiempo favorito, pero lo haría si
eso significaba la compensación de la deuda de honor de su familia Espiar a otros were
no era tan malo. Eran su especie, después de todo. Ella los entendía, a pesar que nunca
había vivido entre ellos. No les debía ninguna lealtad. No después de la forma en que
habían tratado a su familia en el pasado.
"No"
Ella esperó, temiendo lo que el anciano podría decir a continuación.
"Quiero que espíes al vampiro. Quiero que te infiltres en su círculo íntimo. Hazte cercana
a él. Acuéstate con él si es necesario. Quiero saber qué pasó con el mago. Los poderes de
d'Angleterre podrían ser mayores de lo que creemos y es posible que tenga otros aliados.
Quiero saber todo lo que haya que saber sobre Dante d'Angleterre. Todo".
Megan sintió la sangre de su cara drenarse y sabía que probablemente estaba blanca
como una hoja de papel. A ella no le gustaban los vampiros. Ni un poquito.
"No voy hacer de puta para usted." Su voz era fría como el invierno de Montana.
El viejo se echó a reír. Era un sonido frágil, casi diabólico. "Probablemente no llegues a
eso. Tienes algo que el vampiro codicia, algo más que sexo."
Ella esperó que se explicara, sabiendo que la expresión tímida en su rostro curtido
significaba que tenía más que revelar.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

7 77 7

"La sangre were es como una droga para su especie, Ofrécele tu
sangre y el te mantendrá a su alrededor. Te lo garantizo."





















El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

8 88 8

C CC C C CC Ca aa a a aa ap pp p p pp pí íí í í íí ít tt t t tt tu uu u u uu ul ll l l ll lo oo o o oo o 1 11 1 1 11 1
El libertinaje no era algo con lo que Dante fuera indulgente con mucha frecuencia ahora,
pero cuando Duncan sugirió una noche de juerga con unas pocas chicas mortales, Dante
no objetó. Sabía que había pasado mucho tiempo desde que el Caballero Fey había
tenido una oportunidad con las mujeres. Ser mantenido prisionero en el Submundo por
cientos de años, no había sido fácil para el caballero mitad mortal. Dante sintió como
algo racional, que celebraran la recién obtenida libertad de Duncan con una pequeña
indulgencia de la carne.
En su caso, Dante bebería de sus compañeras al igual que las follaría y a ellas no les
importaría ni un poco. El Glamour vampírico tenía ese efecto en la mayoría de los seres –
mortales y sobrenaturales por igual. Era rara la criatura que pudiera resistir cuando
escogía usarlo con toda su fuerza.
Y Dante sabía que Duncan tenía algunos interesantes poderes Fey, por su parte. Aún así,
el caballero apenas necesitaba magia para conjurar una bandada de compañeras de
cama. El hombre era lo suficientemente encantador para adquirirlas sin mucho esfuerzo,
sin aprovecharse de su considerable magia.
Habían pasado algunas semanas desde su aventura en Montana, en la que se había
descubierto un complot del Venifucus para destruir a los actuales Señores Were, los
gemelos were, Rafe y Tim, y su nueva pareja, la sacerdotisa Allesandra.
Dante había sido llevado a esa intriga, por el lado equivocado, antes que pudiera darse
cuenta de lo que estaba pasando exactamente. A pesar que había sido tan fácil crispar
sus nervios, nunca ayudaría al Venifucus, sabiéndolo. Ni aún cuando finalmente hubiera
obtenido la venganza contra los weres que le habían hecho tanto daño en el pasado.
Dante recordó al Venifucus como una antigua secta del mal, dedicada a la restauración
de la Mater Priori – la hechicera Elspeth – también conocida como la Destructora de los
Mundos. A pesar que unas semanas atrás, no había creído nada de esto, había escuchado
al brujo humano, Patrick Vabian, hablar de sus planes para restaurar a la hechicera
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

9 99 9

desterrada y dirigir este reino con mano de hierro. Dante había
descubierto recientemente que el Venifucus había trabajado en
secreto por muchos cientos de años para llegar a esto, y nadie realmente sabía cuan
cerca estaban de alcanzar su meta.
Era terrible el pensar en contemplarlo. Aún para un inmortal.
Afortunadamente, la tragedia se había evitado en el presente. Los actuales Señores Were
estaban disfrutando de una prolongada luna de miel con su nueva pareja, mientras ella
aprendía cómo usar sus poderes mágicos. Dante había compensado con creces la deuda
que tenía al ayudar a Patrick Vabian a acercarse lo suficiente para atacarlos en primer
lugar, pero estaba aún irritado por cuán fácil había sido engañado por el mago mortal.
Cierto, había guardado rencor contra todos los were por más de cien años. Un viejo
grupo de Señores Were habían condenado a muerte a su amigo, Erik, el Brujo de Fuego.
La batalla que se había producido mientras Erik trataba de defenderse había quemado la
mitad de Chicago. Al final, Erik había muerto a manos de los were. Y ellos se lo debían a
Dante.
Erik había sido como un familiar para él. De hecho, Dante con frecuencia pensaba que
Erik fue la reencarnación de su hermano menor, Elian, quien había sido asesinado por el
Venifucus hacía cientos de años. Ambos hombres habían sido arrancados de él. Solo
ahora había salido a la luz la conspiración, en la que el Venifucus podría haber
orquestado ambas tragedias en un esfuerzo por volver a Dante hacia su lado.
Pero nunca funcionaría. Dante era muchas cosas, pero no era malvado. No podría
convencerse a si mismo para ayudar a restaurar a una bruja mala, en alguna clase de
trono imaginario, desde el que regiría a mortales e inmortales por igual. No, no quería ser
parte de eso.
Sólo quería justicia para Erik y Elian.
Al final, se había enredado en la disputa con los actuales Señores Were, Tim y Rafe, y su
nueva pareja, Allie. De alguna forma, Allie se las había arreglado para convocar a Duncan,
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

10 10 10 10

rescatando al caballero de su prisión en el reino Fey. Dante y
Duncan habían sido amigos desde hacía cientos de años y fue el
caballero mitad-Fey, quien probó el brío de Dante, tentándolo con el increíble poder de
su sangre.
La sangre Fey mataría de inmediato a la mayoría de los vampiros. La sangre de un mitad-
Fey, sin embargo, estaba lo suficientemente diluida para ser una tentación a la que la
mayoría de los bloodletters no se podían negar. Con la ingesta de sangre mitad-Fey venía
el poder. Había pocos mitad-Fey en cualquiera de los reinos habitables, y tenían el poder
suficiente para evitar la mayoría de los intentos de los vampiros, para dominarlos. No, la
única manera en que un vampiro podía tener una probada de sangre mitad-Fey era si el
mitad-Fey lo permitía, y dado que la mayoría de los súper naturales no se llevaban bien
por regla general, eso raramente sucedía.
Aún así, Duncan le había dado a Dante su sangre – aunque en aquel momento tenía un
hechizo para envenenarlo si sus intenciones eran realmente viles. Duncan lo había
probado. Había sido un gran riesgo. Un vampiro envenenado es un vampiro enloquecido,
y Dante podía haber matado a Duncan mucho antes de que la sangre envenenada
pudiera terminar con la vida de Dante.
Afortunadamente – o tal vez, era el destino más que la suerte – el corazón de Dante
había probado ser fiel a su palabra. Había pasado la pequeña prueba de Duncan y
ganado, por un tiempo, el inmenso poder de la sangre del caballero mitad-Fey. El
suficiente poder como para ayudar a los Señores Were a atrapar a Patrick Vabian y
llevarlo ante la justicia de la Señora.
Allie había hecho eso, aplastantemente bien, pensó Dante, al dispersar la magia de
Vabian hacia los reinos más lejanos y dejando a la Señora a la que servía, exiliar a Vabian
– ahora sin poderes – a un reino olvidado. Era probable que hubieran visto lo último de
Patrick Vabian, a pesar de que sus aliados en el Venifucus aún eran enemigos a tener en
cuenta.
Pero esa la batalla era para otro momento. Esta noche, había mujeres que follar y sangre
que saborear. Dante siguió a Duncan hacia el club nocturno, muy consciente de que
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

11 11 11 11

encontrarían más de unas pocas mujeres mortales dispuestas. Dante
se detuvo para oler el aire, satisfecho por un momento con la
madura esencia de humanidad que asaltó sus agudos sentidos. También notó algunas
otras esencias más sutiles en el aire.
Estaba a su derecha.
Dante abrió los ojos y miró a su alrededor, sólo para encontrar la mirada de la mujer más
seductora que había visto en todos sus siglos de vida. Un brillante cabello café,
enmarcaba su cara y se balanceaba suavemente con sus movimientos. Unos ojos color
avellana bordeados por gruesas y oscuras pestañas miraban invitadores hacia el.
Estaba sentada sobre un taburete en la barra, rodeada por mortales, pero brillaba como
si fuera el único ser en la habitación. No era humana.
Dante olió de nuevo.
Were.
Y estaba mirándolo directamente, encontrando sus ojos de manera atrevida mientras
levantaba una copa de vino tinto hacia sus labios. El siguió la línea curva de su exquisita
garganta mientras se flexionaba al tragar, y su miembro se endureció. Así, sin más.
Esta mujer era potente.
Y mostraba conocimiento en sus ojos.
Silenciosamente, se levantó y caminó hacia él. Se movía como un depredador, sinuosa y
sensual mientras mantenía su atención y su mirada, fascinándolo. Tenía la impresión de
que él era definitivamente su presa esta noche y no al revés. Era una nueva experiencia
para él. Nunca una mujer lo había cautivado tan rápida o tan completamente.
Y ni siquiera se habían tocado.
Eso pronto sería remediado.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

12 12 12 12

“Es una mujer preciosa, pero ten cuidado, amigo”, dijo Duncan en
voz baja, “No es lo que parece”.
Dante asintió, su mirada fija en la mujer mientras se aproximaba. “Ya sé lo que es”.
“Pero ¿Sabes por qué? ¿Porqué tal criatura te buscaría?”
Dante se encogió de hombros. “Probablemente por ningún buen motivo, pero encuentro
difícil resistirme al rompecabezas que representa”.
“Sólo asegúrate que este rompecabezas no te deja estacado en el desierto al amanecer”.
Duncan rió mientras se alejaba, ya tenía a dos mujeres en la mira. “Estaré cerca si
necesitas ayuda”.
Ella no imaginó que sería tan guapo. Por supuesto, se decía que los bloodletters tenían un
Glamour propio. No pensaba que estuviera lo suficientemente cerca para sentir su
influencia mágica, pero tampoco tenía ninguna experiencia personal con los de su tipo.
Sus poderes se decía, crecían con los siglos, y Dante era un antiguo.
Había algo también sobre el hombre alto a su lado. Algo que le daba miedo a Megan. No
podía decir exactamente lo que pasaban con él. No era un chupasangre. Su esencia era
diferente pero muy, muy mágica. No completamente humana, sino algo más que no
reconoció. Tendría que pisar cuidadosamente – muy cuidadosamente – hasta que
supiera exactamente con que lidiaba.
Aún así, la pelota ahora estaba en juego. Tendría que seguir adelante y jugar el juego que
había planeado. Sólo esta última tarea, y finalmente sería libre del entrometido Altor
Custodis. Haría cualquier cosa para limpiar la deuda de honor de su familia, pero tenía
que ser cuidadosa. Este Dante, era más que probablemente, el ser más mortal que
hubiera conocido.
Echando los hombros hacia atrás, caminó hacia él y cambió su peso a un pie, dejando la
cadera opuesta sobresalir hacia él provocativamente. Dante era ciertamente un hombre
alto, casi 30 cm. más alto que sus 1,60 cm. Por supuesto, ella era pequeña para una
mujer lobo cambiaformas. Era sólo mitad were por sangre.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

13 13 13 13

No habló, sólo lo miró y lo dejó que la mirara. Vio la llamarada de
interés en sus ojos antes de que la cambiara por algo menos obvio.
Estaba lo suficientemente cerca para oler su magia, aunque estaba bien protegida –
esperaba – contra su mojo
3
vampírico debido a su naturaleza de cambiaformas. Aún así,
él ciertamente tenía un efecto y tuvo que admitirlo – mojo o no, este hombre era
potente con P mayúscula.
“¿Te gusta jugar con fuego, pequeña?”
Su voz flotó sobre ella como seda oscura, acariciando su piel de la forma más sensual.
Tuvo que suprimir un temblor de placer por el tono y timbre.
Luchó por sonar indiferente. “Sé lo que eres”.
“¿Y aún así vienes a mí? Eres una pequeña y valiente were. ¿No te dijo tu manada en lo
que te metías?”
“No tengo manda. Soy una solitaria”. Levantó la barbilla desafiante.
“Ah, una loba solitaria merodeando”. Dijo las palabras con burla. Ella echó hacia atrás los
hombros y se mantuvo de pie frente a él. “Eres una joven temeraria, probando sus
límites”.
“Sin duda que soy más joven que tú pero de ninguna forma una niña”. Sacó su pecho y se
sintió complacida al ver la emoción bailando en su mirada. “Tengo curiosidad, lo admito.
He escuchado que los de tu clase tienen ciertas habilidades para el placer”.
Dante retrocedió, estudiándola con ojos entrecerrados. El era un seductor de los
sentidos, con cada palabra, cada emoción. Sería difícil no caer bajo su hechizo – mágico o
no. Toda la feminidad en ella quería estar con este macho, sin importar su especie o su
poder.
Él la miró, pareciendo llegar a algún tipo de decisión. “Mi nombre es Dante”.

3
Energía de Atracción Sexual
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

14 14 14 14

Ella rió. “Jugando con fuego en verdad. Lo digo por la referencia
literaria, Dante”. Le sonrió. “Mi nombre es Megan”.
“Bien entonces, Megan, ¿Te puedo invitar una bebida?” La condujo hacia el bar donde
dos sillas estaban esperándolos como por arte de magia.
Ella sabía malditamente bien que había utilizado su influencia sobre los mortales para
hacerlos moverse. Era un espectáculo casual de poder que la asustó. Sin la protección de
su sangre were, ¿Estaría tan desprotegida ante el como los otros mortales? ¿y cómo
podría estar segura de estar protegida? ¿Sabría siquiera si estaba siendo influenciada por
sus poderes vampíricos?
Era inquietante. Este hombre era más de lo que la habían inducido a pensar. Lo podía
decir, luego de los pocos minutos que llevaba en su presencia. Y su amigo era
problemático, también. ¿Qué era él? Megan temía de pronto haber sido lanzada en la
parte honda de la piscina, sin aviso, y tendría que aprender a nadar. Rápido.
“Así que, ¿Qué te trae aquí esta noche?” Preguntó Dante, girando hacia ella después de
ordenar vino para ellos.
“Sólo merodeando”.
“Ah”. Asintió con conocimiento. “Algo que tu raza disfruta, por lo que he escuchado”.
“¿Cómo sabes lo que disfrutamos?”. Hizo lo mejor que pudo para no sonar sospechosa
pero temió haberle mostrado parte de su cautela.
Él se echó hacia atrás mientras el empleado regresaba con su vino. “Contrariamente a lo
que la gente cree, tengo de hecho, algunos amigos entre las tribus were”. Mantuvo la voz
baja para que sólo ella pudiera escucharlo. Su audición era mejor que la de cualquier
mortal y el definitivamente sabía el alcance de sus habilidades en esa área al menos,
probando que sus sorprendentes palabras tenían algo de verdad.
”Se piensa que a tu raza no le gustan los weres”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

15 15 15 15

El bebió su vino antes de contestar. “No es que no nos gusten. Lo
que no nos gusta es cuan resistentes son a nuestros poderes. En el
pasado, el rencor ha hecho que todos los sobrenaturales desconfiemos de los otros con
los siglos. Aún así, tengo la sensación de que eso pronto terminará”.
Ella estaba sorprendida. “¿Por qué?”
Él se encogió de hombros. “Eres una solitaria, así que probablemente no lo has
escuchado. Hay ciertos malos elementos regresando después de muchas generaciones.
Estuve allí la última vez que peleamos contra ellos, y todos trabajamos juntos. Me parece
que tendremos que hacerlo de nuevo, pronto”.
“¿De qué estás hablando?”
Él sacudió la cabeza con negación. “No aquí. No importa cuán buena sea tu audición,
pueden haber otros escuchando también. Si realmente quieres saber, te lo diré en
privado”.
“Quiero saber”. Esta era su oportunidad. Aún si el la llevaba hacia alguna clase de extraña
trampa vampírica, necesitaba acercarse a él. Esa era su misión y no se iba a sustraer de
ella. También tenía curiosidad sobre lo que había querido decir. Realmente era una loba
solitaria. No había tenido interacción con los de su clase en mucho tiempo. Si estaba
pasando algo en el mundo sobrenatural, no confiaba en que sus contactos en el Altor
Custodis se lo dijeran. Había demasiados malditos secretos y su política de no-
interferencia iba demasiado lejos en su opinión. Quería saber lo que Dante pensaba que
sabía.
“Está bien, entonces. Después”. Bebió su copa de vino y la puso sobre la barra. “Por
ahora, ¿Bailarás conmigo?”
Notó el súbito cambio de la música de rápida a un ritmo lento, que le permitió a las
parejas acercarse más.
¿Su influencia de nuevo? Tenía pocas dudas de que ése fuera el caso. Bajando su bebida
a medio terminar a la barra, tomó su mano y sintió una inmediata conciencia de él pasar
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

16 16 16 16

a través de su piel. Hormigueaba donde se tocaron, con chispas de
energía mágica. No lastimaba. Se sentía más como diminutas
burbujas golpeando su piel. Casi cosquilleantes y definitivamente alegres.
Era una sensación extraña e inesperada. Como si sus cuerpos se reconocieran el uno al
otro.
Él la tomó en sus brazos y fue como si estuvieran hechos para estar juntos. Sus cuerpos
se movieron al ritmo de la música lenta, su fuerza encontrando la de ella de una manera
que nunca había experimentado. Como una mujer-lobo, Megan era más fuerte que la
mayoría de los machos humanos. Como una loba solitaria, nunca se había asociado,
realmente, con los de su raza. Nunca había estado tan cerca de un vampiro antes y, la
verdad sea dicha, nunca se había sentido tan femenina o abrigada en el abrazo de ningún
hombre.
Cerró los ojos, disfrutando al sentir su fuerte cuerpo contra el suyo. Por sólo un
momento, dejó que los pensamientos sobre su misión y la deuda de honor contraída por
su familia, se evaporaran de su mente. Se permitió disfrutar de la sensación de su cuerpo
y la manera en que su fuerza complementaba la suya.
Y él era un excelente bailarín. Ella no había bailado mucho, pero como una loba
cambiaforma, tenía una cierta cantidad de agilidad natural. Lo siguió con placer,
gustándole la forma en que guiaba sus movimientos con una seguridad que ella no
estaba acostumbrada a encontrar en los hombres humanos con los que salía de vez en
cuando.
“Eres muy bueno”, murmuró, tratando de detener el gruñido de placer que quería salir
de su garganta.
Dante rió por lo bajo, murmurando en su oído de una manera que la hizo temblar. “Así
me han dicho”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

17 17 17 17

“Quise decir que eres buen bailarín”. Se echó hacia atrás para
encontrar su mirada, sonriendo de una manera, que ella esperaba,
fuera invitadora. Bromear estaba bien. El respondía bien a sus coqueteos. Hasta ahora,
su misión iba sobre ruedas.
“Hubo un tiempo en el que el estatus de un hombre en la vida era juzgado por cosas tales
como cuán bien bailaba”.
Ese comentario la hizo retroceder. Este hombre –este vampiro– había vivido por cientos
de años. Debió haber visto y hecho muchas cosas con las que ella sólo podía soñar en
todos esos años.
“¿Eres un antiguo, entonces?” Tenía que jugar tímidamente. El no podía saber que ya
conocía sus antecedentes –por lo menos tanto como los archivos del Altor Custodis
tenían sobre él.
“Lo suficientemente antiguo como para recordar cuando el vals era considerado un baile
escandaloso. Y ahora míranos”. Se rió entre dientes mientas su mirada le recorría el
cuerpo hacia donde se tocaban íntimamente, sólo con la ropa de tela separándolos. “Con
todo, creo que las cosas han cambiado para mejor. Aún así, había algo encantador en
esos días”.
“Debieron ser hermosos”. Había leído a Jane Austin y soñado con vestidos girando en
grandes salones de baile con los acordes de un cuarteto. Aquello estaba muy lejos del
sonido fuerte de los bajos del sistema de sonido en el club y las luces de neón.
“Veo que tienes un corazón romántico, joven Megan”.
Ella se encogió de hombros, notando la forma en que su mirada caía hacia sus hinchados
pechos, visibles en su blusa de corte bajo. Las cosas estaban progresando de acuerdo a lo
planeado. El parecía atraído. Por supuesto, por todo lo que sabía, él la estaba llevando
por su propia diversión. No tenía bases para juzgar su progreso cuando se trataba de
vampiros, no habiendo lidiado directamente con ninguno con anterioridad.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

18 18 18 18

“Creo que soy como la mayoría de las mujeres. Todas añoramos un
romance en algún punto de nuestras vidas”.
“Ah, pero las mujeres cambiaforma añoran a su verdadero amor. Su pareja. ¿No?”
“He escuchado que tu especie hace lo mismo. ¿Es verdad que la mayoría busca por
cientos de años hasta que encuentran a esa mujer especial?”
Los ojos de Dante se volvieron más oscuros mientras mantenía su mirada. “Es verdad,
aunque la mayoría no está alerta sobre nuestra situación. ¿Cómo lo sabes?”
“Mi madre conoció a uno de tu especie. Todo lo que sé sobre ustedes proviene de ella”.
Casi lo había arruinado. Por lo menos su excusa era cierta en su mayor parte. Su madre
había tenido tratos con un vampiro una vez y había hablado a Megan sobre ello. También
era verdad que el escaso conocimiento que Megan tenía, había sido debidamente
complementado por su guardián en el Altor Custodis.
“¿Sabes su nombre? ¿Ese al que tu madre conocía?”
“¿Qué te hace pensar que era un hombre? Lo miró pícara, esperando regresar al
coqueteo de broma que habían estado compartiendo antes de que cometiera el error.
“Está bien, pues, ¿Quién era? Hay pocas mujeres sin pareja entre nosotros, sabes”.
“Su nombre era Esmeralda de Young, aunque la llamaban Mira cuando mi madre la
conoció. Era una sanadora, y mi madre buscó su ayuda cuando yo aún era una cachorra”.
“Ah”. Dante la atrajo cerca una vez más, y ella descansó su cabeza sobre su hombro. “Sé
que Esmay siempre había tenido debilidad por los extraviados. Creo que vienes de una
línea de solitarios, ¿no?”
En silencio, ella asintió contra su pecho y sintió sus músculos relajarse por una fracción
mientras su historia lo convencía. Era verdad después de todo, sólo que no toda la
verdad. Por una fracción de segundo, se sintió mal por mentirle. Después recordó a su
familia y se dio cuenta de que tenía que permanecer firme ante el encanto del vampiro.
Tenía una misión que cumplir y el honor de su familia dependía de ello.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

19 19 19 19

“¿Es cierto que te excitarías, si te dejo beber de mí?” No planeó
hacer esa pregunta. Sólo salió de su boca, era algo que había estado
rondando su mente.
La miró extrañado por un momento, después asintió. “La sangre were es más mágica que
la humana. Sólo la sangre mágica puede encenderlo y sólo hay una cosa más poderosa”.
“¿Y qué es?”
“Mi sangre”.
Duncan se les unió en la pista de baile, pegado contra la parte trasera de Megan mientras
Dante dominaba el frente. Ella brincó cuando Duncan se colocó tras ella, pero se recobró
bien. Considerándolo todo, Dante estaba cada vez más fascinado por la pequeña loba
solitaria.
Ella se volvió en el pequeño espacio que le permitían, para encarar a Duncan.
“¿Y exactamente qué eres? No eres del todo humano, y no eres nada que haya olido
antes”.
“Buena nariz”. Duncan bajó para besarle la punta de la nariz, y Dante reprimió un
gruñido. Eso lo sorprendió lo suficiente para hacerlo retroceder un poco dejando las
cosas desenvolverse. Duncan sin duda sabía lo que estaba haciendo. O así lo esperaba
Dante.
Ella retrocedió, claramente incómoda con la forma en que Duncan había invadido su
espacio personal, a pesar que estaban bailando escandalosamente cerca para comenzar.
Dante suponía que bailar empujándose y rozándose era un comportamiento aceptado
esos días, mientras que besarse sin contacto previo era aún algo un poco inesperado.
“Así que ¿Qué eres?”
“Eso es algo que yo se y tú deberás averiguar, querida. Es suficiente decir, que soy más
antiguo y mágico que cualquiera de ustedes, así que mejor se comportan”. Le guiño el
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

20 20 20 20

ojo y la dejó con una sonrisa, buscando a sus acompañantes
mortales en otro lugar de la pista.
Dante le pasó un brazo alrededor y la empujó hacia atrás contra él. Bailaron así por un
momento, su polla dolorida descansando contra un redondeado y firme trasero que
hacía que se le hiciera agua la boca. Antes de que pudiera dejarse llevar demasiado, ella
giró de nuevo en sus brazos para enfrentarlo.
“¿Me acaba de advertir algo tu amigo?” Su expresión era de incredulidad.
Dante sonrió. “Creo que estaba advirtiéndonos a ambos. Se ha vuelto como mi guardián
de cierta forma. Una espina en mi costado, a pesar que hemos sido amigos por siglos.
Estaré feliz cuando las cosas regresen a la normalidad”.
“¿Y cuándo será eso?”
El no vio ningún peligro en contestarle con la verdad. El cambio se acercaba y entre más
were supieran sobre ello, mejor. Aún los solitarios podían ser de ayuda en la batalla que
se avecinaba si lo que temían sucediera –si el Venifucus tenía éxito y traía a la
Destructora de los Mundos de regreso a este reino.
“Cuando nuestros enemigos sean derrotados. De nuevo”
“¿Quién es tu enemigo, Dante?” Parecía confundida, alarmada y sospechosa, todo al
mismo tiempo.
“Como dije, Te lo diré todo. Sólo que no aquí”.
“¿Cómo puedo estar segura de que me dirás la verdad? Podrías ser uno de los chicos
malos, después de todo”.
“¿Lo soy? ¿No sería capaz de advertirlo esa entrenada nariz tuya?”
Ella pareció considerarlo, después se movió para olerlo delicadamente. “Tienes razón. No
hueles a maldad para nada. No enteramente bueno, pero definitivamente no malo.
Tendrías que ser un mago malditamente bueno para esconder tal cosa de mí”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

21 21 21 21

“Es bueno que te des cuenta de eso. Los magos pueden engañarnos
a todos. Sin embargo, no soy un mago. Soy lo que ves”.
“Tu especie y la mía no se llevan bien”. Parecía estarse divirtiendo, jugando al “Abogado
del Diablo” con él. “Así que ¿Cómo se que puedo confiar en ti?”
“Porque todas las criaturas en el lado de la luz deberían estar alertas”.
“Y ¿Cómo puedes tú saber que yo soy una de los chicos buenos?” Ella le tocó las solapas,
ganando cierta compostura mientras la música cambiaba y se movían más lentamente. Él
la dirigió hacia el anillo exterior de la pista de baile, hacia las sombras.
“No eres la única con buena nariz, cariño”. Movió la cabeza, para darle un beso. Lamió la
unión de sus labios, incitándolos a abrirse. Cuando lo dejó entrar, él perdió poco tiempo,
tomando total ventaja de sus dóciles labios para reclamar su boca, dejándola sin aliento.
Ella sabía divino. Salvaje, libre y terrenal. La tentación hecha carne. Dante nunca había
follado a una were. Había estado alrededor de ellos algunas veces –más en el remoto
pasado cuando luchaban lado a lado. No había estado expuesto mucho a ellos en años
recientes excepto por su aventura con los Señores Were. No había sabido que estaban
tan llenos de vida y luz. No había sabido que sus hembras contenían tal pasión en sus
ágiles y adorables cuerpos.
Ella se retiró con un pequeño gemido de deleite y con una sonrisa burlona. Él no estaba
tan listo para dejarla ir. Se hizo consciente de sus alrededores y supo que este no era el
lugar para lo que tenía en mente.
“Regresa conmigo a mi casa”. No era una pregunta, era más bien como una orden. Por
suerte, ella parecía sentirse igual que él.
Ella inclinó la cabeza de un lindo modo mientras pensaba en ello. “Si lo hago, ¿Me
morderás?”
“Sin duda alguna. Haré que te corras tan fuerte, que ni siquiera sentirás la punta de mis
dientes. Y sólo tomaré un poco. Tienes mi palabra de honor que no te lastimaré”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

22 22 22 22

“Tu palabra de honor ¿eh?” Pareció considerarlo. “Se supone que
eres chapado a la antigua y que tu palabra es vinculante, ¿Verdad?”
Él movió su cabeza al estar de acuerdo con sus palabras. “No sólo eso. Duncan nos estará
vigilando a ambos por cualquier pequeño paso en falso. Créeme, no quieres meterte en
problemas con un Caballero”.
“¿Era un Caballero?”
“Lo era y aún lo es”, le confirmó. “Y eso es todo lo que obtendrás de mí al respecto, a
menos y hasta que el escoja dejarte saber su pequeño secreto. Es su decisión y la
respeto, pero seguramente podrás sentir el poder a su alrededor. Es tan puro, que es casi
hermoso”.
Se rió entre dientes mientras miraba hacia Duncan quien bailaba al otro lado de la
habitación con dos chicas.
“Lo huelo. No lo veo tan claramente como aparentemente tú lo haces. Para mí, él huele a
aire puro y fresco. Como la luna llena a media noche. Como todo lo bueno de este mundo
y más allá”.
“Sí, eso lo resume de una forma muy were. Para mí, él parece como una mezcla del
recuerdo del amanecer y la bendición de la luz de luna, el más añejo de los vinos y el
murmullo de ángeles cantando. Diablos, Necesito un trago si me voy a poner poético
sobre Duncan”. Se rió de sí mismo, aunque cada palabra que había dicho era cierta. El
poder de Duncan era todas esas cosas y más, y este lo mantendría en el camino mientras
pasaba a través de esta nueva crisis.
“Muy bien. Iré a casa contigo, pero debes ser advertido…” retrocedió y pasó el dedo por
su pecho, “…yo también te morderé”.

Salieron del club poco después. Dante no podía esperar a clavar sus dientes en Megan.
Tenía que llevarla a casa y a su cama lo más pronto posible. Le dolía no estar dentro de
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

23 23 23 23

ella. Sus colmillos emergían sólo con pensar en probar su sangre
mientras poseía su cuerpo, haciéndola gritar de éxtasis mientras
bebía de ella.
Distraído por su inusual deseo por una mortal, no estaba tan atento a sus alrededores
como debía estar cuando salieron del edificio. Un auto rechinó las llantas en el
estacionamiento mientras se dirigían por su auto estacionado en una esquina oscura.
Por una fracción de segundo, Dante tuvo un vistazo de un cabello rubio por peróxido,
mientras el brazo de una mujer salía por la ventana de un negro y brillante Porsche
último modelo. Lo que causó que sus alarmas internas sonaran fue la bola de fuego en su
mano.
Ella era un mago y una poderosa. Lanzó el misil hacia su cabeza y Dante se agachó para
cubrirse mientras líneas de fuego acre caían a su alrededor. Él no entendía. Debió haber
visto el brillo por lo menos.
La mujer del Porsche llamó su magia y atacó una vez más. Dante quedó arriconado entre
dos vehículos y la pared de ladrillos que corria a lo largo de la parte trasera del
estacionamiento. El había mirado a la muerte a la cara y supo que esta lo reclamaría.
Entonces, con un inesperado movimiento borroso, una mujer loba, en la peligrosa y
mágica forma de medio-cambio, quedó entre él y la mago. La explosión golpeó a la loba
en el pecho. Dante se escuchó a sí mismo gritar, mientras se apresuraba a a atraparla,
aún mientras el Porsche rechinada en la distancia.
Megan cayó en sus brazos, con piel chamuscada cubriendo su musculoso cuerpo. Estaba
inconsciente pero respiraba, mientras la acunaba contra su pecho.
Una sombra cayó sobre ellos, y Dante enseñó los colmillos con un gruñido feroz. Nadie la
volvería a tocar. Nadie.
Por suerte, era sólo Duncan.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

24 24 24 24

“Cálmate, amigo. Los mortales vienen para ver la conmoción.
Debemos irnos. ¿Ella está...?”
“Ella vive”. La voz de Dante era rasposa a través de las cuerdas vocales ásperas y los
colmillos extendidos preparados para la batalla.
“Llevémosla a algún lugar seguro entonces”.
Dante no permitiría que Duncan la tocara. Era irracional, lo sabía, pero su frágil
temperamento no lo permitiría por el momento. Se levantó con ella en brazos. Su cuerpo
cambió a la forma humana, mientras él se levantaba, su piel pálida brillando bajo la luz
de la luna. Estaba seriamente lastimada. Se encargaría de que sobreviviera, aún si tenía
que mover cielo y tierra para asegurarse de ello.
“Abre la puerta del coche. Tú manejas”. Las lacónicas palabras eran todo lo que podía
decir a través de sus dientes extendidos y su intensa furia. La ira no iba dirigida hacia
Duncan. Sino hacia la mujer que había hecho esto –y hacia sí mismo.
Había poca duda en su mente, de que Megan había interceptado deliberadamente el
golpe que iba dirigido a él. La pequeña tonta. Probablemente había salvado su vida, pero
¿A qué costo?










El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

25 25 25 25

C CC C C CC Ca aa a a aa ap pp p p pp pí íí í í íí ít tt t t tt tu uu u u uu ul ll l l ll lo oo o o oo o 2 22 2 2 22 2
“Sé que es malo cuando me permites manejar”. Duncan trató de aligerar la seria
situación mientras subían al auto de Dante. Por fortuna, habían llevado el Mercedes esa
noche, anticipando que algunas chicas estuvieran con ellos después. Cuan diferentes de
su plan original, habían resultado las cosas.
Todo lo que querían era una noche de juerga y mucha diversión.
Todo eso había cambiado en un instante. Dos instantes, de hecho –el primero con la
llegada de la sexy pequeña loba y el segundo, el ataque subsiguiente por una misteriosa
rubia en un estupendo auto. Duncan se preguntó si los dos eventos estaban
relacionados, de alguna manera. No era un gran creyente en las coincidencias.
La mujer lobo tenía secretos. No había duda en su mente. ¿Estaría ligada a la mujer que
había lanzado ataques asesinos desde quince yardas de distancia? Era un hechizo
poderoso, y había ido dirigido a Dante.
Si las dos mujeres estaban trabajando juntas, ¿Por qué se pondría Megan en el camino
del peligro para salvar la vida de Dante? O ¿Era un truco más elaborado?
Duncan mantendría la vigilancia, como era su deber, y trataría de tener una mente
abierta. Dante era más especial que cualquiera que conociera y era tarea de Duncan
mantenerlo seguro para la batalla que se acercaba. Si el otro lado se las arreglaba para
sacarlo en los primeros asaltos –o peor, para volverlo hacia su causa como habían tratado
de hacer por cientos de años – sería un giro trágico y peligroso de los eventos.
“¿Hacia dónde nos dirigimos?” Preguntó Duncan una vez que salieron hacia el camino.
Era esencial poner la mayor distancia posible entre ellos y la amenaza de peligro. La chica
estaba mal. Necesitaba atención médica – y mágica.
“A casa”. Dante estaba gruñendo. Algo que Duncan nunca había escuchado en él antes.
Ahora que lo pensaba, nunca había visto que Dante reaccionara tan fuertemente hacia
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

26 26 26 26

una mujer de cualquier raza antes. Había algo que era
definitivamente extraño en esta situación, aún cuando Duncan no
supiera exactamente lo que era.
“¿Estás seguro de que es lo mejor?”
“¡A casa, Dante!, rápido”.
Bien, eso era lo suficientemente claro. Duncan apretó su pie sobre el pedal, mirando por
los espejos cuidadosamente por cualquier signo de que alguien los siguiera. También
mantenía abierto su ojo mágico. Había llegado a tiempo para probar el sabor de la magia
de la rubia. Si estaba en alguna parte cerca de ellos, podría saberlo, sin importar lo fuerte
que ella fuera.
La magia de Duncan era del reino Fey. Ningún mago mortal podía engañarlo, una vez que
había identificado una firma única de magia.
“Estará bien, Dante. Su luz es fuerte y pura”. Duncan tomó un momento para tranquilizar
a su viejo amigo, sobre las oportunidades de supervivencia de la mujer lobo.
Desde la liberación de Duncan del reino Fey, Dante se había probado como un hombre de
honor, luchando de nuevo del lado de la luz. Duncan lo respetaba por eso. Respetaba al
hombre en que Dante se había convertido, a pesar de no confiar en él al principio.
Duncan le había puesto una trampa a Dante, alimentándolo con su poderosa sangre
mitad-Fey, tanto para sanarlo como para probarlo. Duncan tenía la llave de la existencia
de Dante. Si alguna vez pasaba la línea hacia la oscuridad, Duncan podía destruirlo.
Se habían ido de Montana juntos, ambos conscientes de la necesidad de renovar sus
lazos de amistad. La confianza llegaría con el tiempo y de hecho, Duncan ya estaba
avanzado en el camino de confiar en Dante. El bloodletter no había cambiado mucho con
los siglos. Había sido un buen hombre antes de volverse inmortal y su bondad básica
nunca había sido puesta en duda.
Podía haberse vuelto más austero –más introvertido y solitario –, pero eso era de
esperarse cuando uno vivía por tanto tiempo, y el soledad. Dante no tenía pareja. Nunca
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

27 27 27 27

había encontrado a la Única, a la que la mayoría de su clase buscaba.
La Única mujer que, según la leyenda, sería capaz de compartir su
mente y completar su alma.
Duncan lo había visto algunas veces durante su última visita al reino mortal. No había
nada más hermoso que la magia de dos almas unidas por amor. Esperaba que algún día
Dante encontrara eso.
Diablos, si no lo supiera, se preguntaría si la mujer que permanecía herida en sus brazos
no era su Única. La reacción de Dante había sido ciertamente violenta. Había sido
inusitadamente posesivo y se había enojado rápido, y no le permitiría a nadie estar cerca
de ella.
Los Were y los bloodletters no se mezclaban. Oh, los were y los inmortales habían
trabajado lado a lado en el pasado distante para derrotar al enemigo de la oscuridad. Sin
embargo, en esos días se mantenían separados y diferentes.
De modo que era improbable que estuviera presenciando un emparejamiento verdadero.
Aún así... la reacción irracional de Dante le había dado en qué pensar.
Dante siempre había tenido algo de rebelde. Nunca parecía hacer nada de forma fácil. Su
vida había sido una crisis tras otra. No había sido un camino fácil y no había podido hacer
nada para evitarlo. Sólo ahora, todo se aclaraba –habían sido probablemente infiltrados
Venifucus, los que habían estado tras la mayoría de las tragedias que habían seguido a
Dante d’Angleterre a través de su larga vida.
Ellos habían matado a su amado hermano. Habían estado detrás de la muerte de un
mago mortal que había sido su amigo cercano, y habían engañado a Dante para
inmiscuirlo en una venganza que duró hasta el presente. Más recientemente, el mago
mortal llamado Patrick Vabian lo había engañado para ayudarlo a cazar y atacar a una
inocente joven Sacerdotisa. Vabian había explotado la necesidad latente de Dante, de
venganza contra los lobos que habían matado a su amigo.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

28 28 28 28

Afortunadamente, Dante había entrado en razón a tiempo para
frustrar el complot de Vabian y prevenir el asesinato.
Dante había peleado contra el Venifucus cada vez, y aún así, continuaban persiguiéndolo,
lastimando a aquellos que tenían amistad con él y a aquellos a los que amaba. No había
duda de porqué se había vuelto un ermitaño, sin permitir a nadie que se le acercara.
Duncan había prometido vigilarlo mientras la sangre mitad-Fey que Duncan le había
dado, todavía aumentara el ya formidable poder de Dante. Duncan no permitiría que la
oscuridad tomara a Dante d’Angleterre. No mientras hubiera vida en su cuerpo.
Manejó directamente hacia la casa de piedra rojiza de Dante. Era una de las muchas
residencias que Dante poseía y mantenía para su uso personal y tenía toda la protección
que un inmortal pudiera desear. Duncan estaba seguro de que nadie los había seguido de
la manera tradicional, casi seguro que ningún medio mágico había sido capaz de
rastrearlos. Estarían seguros aquí mientras resolvían qué hacer con la mujer.
Detuvo el auto en la acera y Dante salió como un rayo, con la mujer lobo fuertemente
abrazada. Duncan apagó el motor, aseguró el vehículo y siguió de cerca al vampiro. Pero
Dante no esperó por nadie. Usó sus poderes para abrir la puerta y se dirigió hacia el
dormitorio que estaba directamente sobre su lugar subterráneo de descanso. Era la
habitación principal. La que mantenía para el espectáculo. Estaba decorada a su gusto y
contenía algunas de sus pertenencias. La usaba, al igual que el baño principal adjunto,
cuando subía después del anochecer. Lo ayudaba a mantener la ilusión de que era un
chico normal, si alguien lo visitaba.
No era que dejara pasar a cualquiera dentro de su casa. No, Dante era un ermitaño
auténtico, pasaba la mayor parte del tiempo solo. Duncan estaba cambiando eso. No
pensaba que fuera bueno para Dante ser un solitario.
Oh, salía a cazar de vez en cuando. Un hombre tenía que comer, después de todo, pero
no tardaba. Apenas le hablaba ya a sus presas, le había confiado a Duncan, después de
una noche particularmente larga, recordando y bebiendo.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

29 29 29 29

Dante tenía una extensa cava, llena con los mejores vinos de todo el
mundo. También tenía una excelente selección de vinos de
California y prefería los borgoñas de la bodega de Atticus Maxwell, en particular. Duncan
sabía que Maxwell también era un vampiro, aunque nunca lo había conocido. El vino era
su último vínculo con el sol y una de las pocas cosas que podían consumir. Tenía
propiedades curativas para ellos, y muchos de los grandes vinicultores en el mundo eran
secretamente inmortales.
Duncan miró a Dante poner a la mujer sobre la cama king-size
4
como si estuviera hecha
de cristal. Ella estaba casi desnuda. Sus ropas no habían sobrevivido muy bien al cambio
parcial a mujer-lobo. Estaba mal en ese momento. No había recobrado el conocimiento y
su respiración era irregular.
Dante le quitó los restos de ropa y examinó sus lesiones, maldiciendo por lo bajo.
“Tiene al menos dos costillas rotas y su muñeca izquierda luce mal”. Dante sostenía su
mano gentilmente, sondeando la articulación con ternura.
“¿Puedo ayudar?” Duncan no quería aproximarse sin el conocimiento de Dante. Estaba
concentrado en la chica y había sido impredecible desde que la había visto. Era mejor ir
con cuidado.
Dante levantó la mirada, y Duncan fue golpeado por la emoción en sus ojos. Nunca había
visto a Dante realmente sentir en mucho tiempo. Había un océano de culpa nadando en
sus ojos junto con preocupación, miedo y algo que parecía nostalgia, pero Duncan se
preocuparía por eso después. Por ahora, tenía que ayudar a que esta pequeña loba
mortal, se recobrara. No pensaba que Dante volviera a sus cabales, hasta que ella no
estuviera en vías de recuperación. Y eso era algo más en lo que tendría que reflexionar...
después.
Duncan se acercó mientras Dante asentía. Duncan puso una mano sobre la ceja de la
mujer, cerrando los ojos mientras enviaba aros de magia de su poder, buscando su

4
Tamaño Extra Grande
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

30 30 30 30

mente y su conciencia. Ella estaba escondida muy dentro de sí
misma, alejándose de la espantosa explosión que le había causado
tanto dolor. Estaba abrazada a su loba, el espíritu animal envolvía su alma mortal,
protegiéndola. Duncan nunca había visto nada igual, aunque había escuchado historias.
Era hermoso y extraño. Estaban separadas y sin embargo, eran una.
Él había estado dentro de mentes were antes, pero nunca había visto algo así. Esta mujer
era diferente.
Ella se hizo consciente de él. La loba levantó la mirada, reconociendo su luz. Acarició el
espíritu de la chica alentándolo, mientras el lado humano de Megan lo miraba, con ojos
grandes y asustados.
“No temas, Megan. Estamos tratando de ayudarte. ¿Puedes hablar? ¿Tienes la energía?”
“¿Nosotros? ¿Está Dante bien?”
Era extraño que su primer pensamiento fuera para el bloodletter. Duncan tomó nota de
eso en su archivo mental de “cosas para reflexionar”.
“El está bien. Está revisando tus heridas físicas. Yo estoy más preocupado por tu espíritu.
¿Volverás a nosotros o buscarás la luz? Creo que tu espíritu lobo preferiría que
permanecieras en el reino mortal ¿No lo crees?” Buscó la ayuda de la loba para que lo
ayudara a persuadir al espíritu lastimado de regresar a la superficie donde debería estar.
Solo entonces Megan recobraría la conciencia en el reino mortal.
Como esperaba, la loba estuvo de acuerdo, empujándola suavemente hacia él en el
espacio de su alma.
“Esto va a doler ¿Verdad?” Tenía la suficiente energía para sonreir hacia él, con la ceja
levantada con picardía, a pesar de que podía ver su miedo.
“Lo siento, Megan. No te mentiré. Fuiste herida por la explosión, pero te recuperarás.
Especialmente con Dante cuidándote como una mamá gallina”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

31 31 31 31

Ella emitió una risita. No había otra palabra para el sonido puro de
disfrute que salió de sus labios. Era encantadora, y ahora Duncan
estaba seguro de que su corazón era puro y verdadero. No había oscuridad en un su
tierno espíritu, sólo honor, deber, lealtad y amor.
Considerándolo todo, si hubiera sido completamente humana, Duncan hubiera pensando
que sería una gran pareja para el alma de guerrero de Dante. Ella era algo que él nunca
había encontrado personalmente. El lobo dentro de ella era fuerte, separado de una
forma que no entendía completamente, pero que quería descubrir. Este extraño
fenómeno merecía un estudio futuro.
“Está bien. Terminemos con esto”. Con una última caricia a la piel de su espíritu lobo, ella
se levantó por sí misma y la loba caminó junto a ella hasta el borde que separaba su
mente inconsciente del mundo consciente.
Duncan retrocedió su sondeo mental cuando vio que ella daba un paso sobre la línea.
Despertaría y necesitaría su ayuda para pasar por el dolor desgarrador de sus heridas
–tanto físicas, como mágicas.
Ella jadeó mientras abría los ojos, con el cuerpo temblando en reacción. Las manos de
Dante fueron a su rostro, tomándole las mejillas mientras la calmaba. Duncan miró la
suavidad inusual de su viejo amigo con cierto interés y preocupación. Dante estaba
actuando fuera de lo habitual, pero, nada era normal sobre esta situación – ni la mujer, ni
el ataque, ni la reacción de Dante.
“¡Hijo de perra!” Sollozó fuertemente, mientras salía de la inconsciencia. “¡Eso duele!”.
“¿Dónde te duele, amor?” Dante preguntó, moviendo sus manos hacia abajo, para tocar
sus heridas costillas y su muñeca lastimada. “Tienes dos costillas rotas y algunos huesos
quebrados en tu muñeca”.
“Sí, eso es lo que duele”. Jadeó una vez más mientras trataba de levantarse, pero falló.
Dante la empujó suavemente hacia atrás, haciendo sonidos tranquilizadores.
“Quédate quieta, pequeña loba. Te cuidaré. ¿Hay algo más que te preocupe?”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

32 32 32 32

“¿Además del hecho de que estoy desnuda frente a dos extraños y
que realmente no me puedo mover?” El sarcasmo era evidente en
su tono seco.
Dante, en verdad, se ruborizó. Si Duncan no lo hubiera visto por sí mismo, no lo hubiera
creído.
“Tenía que evaluar tus heridas”, explicó. “Y tus ropas no sobrevivieron a tu cambio
parcial”. Su tono fue de reprobatorio a serio en menos de un segundo. “No debiste haber
saltado frente a esa bola de fuego”.
“¿Hubieras preferido que dejara que te mataran? Bien. La próxima vez me preocuparé
solamente por mis propios asuntos”.
Él le quitó el cabello de la cara. “Salvaste mi vida, cariño. Gracias. Pero no podría vivir con
la culpa de que hubieras muerto por salvarme”.
Duncan se preguntó si Dante se había dado cuenta de la naturaleza seria de esa
afirmación. Sonaba casi como una declaración de... algo. Aún así, no había forma de que
fueran pareja. Sus especies ni siquiera eran cercanas. Los were no se habían mezclado
con los inmortales desde los Tiempos Oscuros.
Era por algo que los bloodletter encontraban a su Única entre los mortales. Los humanos
podían volverse como ellos y ser sus parejas. Los were ya eran mágicos de una manera
muy diferente a los vampiros. Había leyendas de weres que habían sido convertidos en
vampiros durante los tiempos oscuros del Venifucus, pero tal poder no había sido
necesario – o querido – en los tiempos pacíficos desde que Elspeth, Destructora de los
Mundos, líder del Venifucus, había sido desterrada a los reinos más lejanos.
Dante tiró de las sábanas bajo la mujer, moviéndola lo menos posible. Fue mientras
levantaba sus piernas para deslizarlas bajo las cobijas, cuando quedó paralizado. Duncan
sintió algo malo y se detuvo también.
Los ojos de Dante se levantaron hacia los suyos y regresaron al muslo de Megan. Había
una marca allí, y era obvio que Dante quería que Duncan la viera. Él se acercó, notando
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

33 33 33 33

que era probable que Megan sintiera demasiado dolor para decir
algo. Miró la suave carne de su muslo firme y tuvo que reprimir su
reacción.
Ahí, clara como el día, estaba la antigua marca de Altor Custodis. No era un tatuaje en el
sentido tradicional. Era una marca mágica que ellos usaban algunas veces en criaturas
que les debían lealtad por una razón u otra. Era algo raro, pero Duncan la había visto
antes. Hacía muchos años.
Otra parte del rompecabezas que era Megan.
Asintió hacia Dante y dejó que la acomodara entre las sábanas. Tenía mucho en que
pensar.
“Ella está durmiendo”. Dante entró en la sala pocos minutos después, dirigiéndose
directamente hacia el aparador que contenía una gran botella con su vino favorito. Sirvió
dos copas, llevando una a Duncan mientras se sentaba en la silla opuesta.
“Es bueno escucharlo. Con su constitución were, es muy probable que esté de pie y
deambulando en algún momento del día de mañana. La vigilaré durante las horas del
día”.
“Lo apreciaría mucho, amigo”. Levantó su copa hacia él, antes de beber el borgoña rojo
oscuro con un atisbo de alivio. “Lo que aún no puedo imaginar es cómo esa primera bola
de fuego falló. Sentí que me pasó rozando, y vi los remanentes de su paso frente a mis
ojos. Ni siquiera quemó un poco de cabello en mi cabeza. No puedo entenderlo”.
“Eso, tal vez, se deba a mí. O al menos, al poder remanente de mi sangre en tu sistema.
Creo que eso desvió lo peor de la explosión mágica, aunque no creo que te hubiera
protegido de la segunda. Tienes que agradecer a tu dama lobo por salvarte de ésa”.
“Sólo que no entiendo porqué lo hizo”.
Dante estaba lleno de ira y frustración residual, que no habían salido de su sistema. Le
había dolido más de lo que esperaba ver a la mujer caer por una bola de fuego que había
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

34 34 34 34

estado dirigida a él. Se parecía mucho a su pasado. A la tragedia que
parecía seguirlo a donde quiera que fuera. Si no lo supiera, habría
pensado que estaba maldito.
“Debes saber algo. Ella no es enteramente were”. Duncan suspiró y puso su copa de vino
sobre la mesa frente a él, viéndose preocupado. “Cuando la convencía de regresar, vi
dentro de su alma. El lobo estaba ahí, pero muy separado de la propia Megan. Nunca
había visto algo así antes”.
“¿Qué crees que signifique?”
“He estado reflexionando sobre eso, de hecho”.
“Si no es completamente were, ¿Qué es la otra parte?”
“Humana, lo más probable. Aún así, como bien sabes, cuando los were se aparean con los
humanos, el lado were usualmente ganan en la descendencia. Nunca había visto a
alguien mitad-were antes. No así”.
“Ni yo. Pero la nueva Sacerdotisa…“
“Sí. Pensé en eso también. Su situación es diferente debido al componente de magia
involucrado, sin mencionar a la Señora en sí”.
Dante se dio cuenta de que la Diosa podría haber intervenido en lo que a Su nueva
Sacerdotisa se refería. Por lo tanto, cualquier comparación con la Sacerdotisa Allesandra
probablemente, no era acertada.
“Así que, ¿Qué piensas de lo que viste dentro de Megan?”
Duncan tomó su copa. “No lo sé, Dante. Ella es especial. Puedo decirte eso. El lobo vive
dentro de ella y protegió su espíritu mortal de la explosión de la bola de fuego. Te habría
matado. También podría haber matado a cualquier otro were. Creo que es su naturaleza
dual lo que la salvó”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

35 35 35 35

“Así que tenemos en nuestras manos a una loba solitaria única con
una marca de obligación del Altor Custodis. Nada de esto es el curso
usual de los acontecimientos, Duncan”.
“Ella es un enigma, le concedo eso”. Duncan estuvo de acuerdo.
“Así que ¿Dónde nos deja eso? ¿Qué hacemos con ella?”
“Vigilarla. Ella vino hacia ti – o fue enviada – por una razón. Ya fuera por ella misma o
dirigida por alguien dentro del Altor Custodis. Necesitamos averiguar quién y por qué.
Hasta que lo hagamos, debo prevenirte de no tomar su sangre, si te la ofrece. Podría ser
alguna clase de trampa. La manera segura de lastimar a alguien de tu especie, es con
sangre hechizada, como aprendiste de primera mano cuando te di la mía”.
“De acuerdo”. Dante quería gruñir al guerrero mitad-Fey. Ese había sido un truco sucio,
pero suponía que en retrospectiva, había sido necesario. Duncan había necesitado estar
seguro de él, después de todo el tiempo que había pasado desde que habían luchado
lado a lado.
Estaba sediento por una probada de Megan, pero se afirmó en su resolución. Tenía que
ser fuerte contra la atracción casi irracional que lo atraía hacia la pequeña loba que
descansaba en su cama.
“También existe la posibilidad de que la corrupción del Altor Custodis haya alcanzado a
quien sea que dirige las acciones de Megan. Esa clase de marca significa que ella debe
lealtad a alguien dentro del AC – tal vez incluso una deuda de sangre. Sólo podemos
esperar que su patrón sea alguien que esté en el lado correcto y no un infiltrado
Venifucus.”
“Te prometo esto…” Dante sintió el poder de su convicción, “…si el que la marcó es un
infiltrado, él o ella morirá por mi mano y Megan será liberaba de su obligación. Aún si es
lo último que haga sobre la tierra”.
Duncan quedó en silencio mientras las palabras de Dante resonaban por la habitación.
Ambos hombres se dieron cuenta de cuánto había afectado la mujer a Dante. La
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

36 36 36 36

situación demandaba precaución. Las emociones volátiles de Dante
ya estaban sacando lo mejor de él. Sus palabras, dichas sin pensar,
habían probado el punto de manera elocuente.
“Esperemos que no lleguemos a eso, amigo”. Duncan bebió de su copa y la puso sobre la
mesa. “Faltan algunas horas hasta el amanecer”. Bostezó y se levantó de la silla. “Voy a
dormir un poco. Tomaré el turno de día. Asumo que tendrás cubiertas las horas de la
madrugada”.

Dante levantó su copa en acuerdo, mientras Duncan se dirigía a la sala que llevaba al
cuarto de huéspedes que había estado usando. Se detuvo en el umbral.
“Ten cuidado, amigo. No entiendo completamente con lo que estamos lidiando aquí, y
eso no me había pasado en mucho tiempo”.
Dante rió. Duncan en ocasiones decía las cosas más graciosas sin tener la intención de
hacerlo. Su consternación por encontrar algo que nunca había visto antes era graciosa,
aunque sin duda, el guerrero mitad-Fey no lo veía de esa forma. Sólo sacudió la cabeza y
salió de la habitación, murmurando mientras caminaba por el recibidor.
***
Igor Poferov miró, por encima de las puntas de sus dedos unidos, al líder de la Dinastía
Vabian. Había llamado a su presencia a Víktor Vabian y a su esposa, Una, tan pronto
como recibió el reporte de la vigilancia a su acólita, Megan.
“Tienes que controlar a tu hija Siobhan. Casi me cuesta una invaluable agente anoche”.

“¿Qué puedo hacer?” Víctor hizo un gesto de indefensión poco convincente. “Ya es una
mujer, y sabes que le llegó al corazón la desaparición de su hermano. Adoraba a Patrick”.
“Él era tan malo como ella está resultando ser. A él, nadie lo autorizó a ir tras la nueva
pareja de los Señores Were. Fue un tonto al tratar y aún peor, pudo haber comprometido
nuestra posición gravemente. Es por eso que envié a mi loba mascota a averiguarlo. Tu
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

37 37 37 37

hija interfirió con mis planes anoche y yo no tomo eso de manera...
amable”. Bajó las manos permitiendo que su poder crujiera a través
del aire, chasqueando viciosamente a la piel expuesta de sus invitados.
Para su satisfacción, Víktor se tensó en la ornamentada silla, tratando con fuerza de no
mostrar su incomodidad. Igor miró hacia Una, cuidadosamente. Siempre había sido la
más fuerte de los dos. No se permitía mostrar dolor, pero Igor vio uno de sus labios
pintados de rojo tensarse, lo que le daba inmensa satisfacción. Era el más poderoso en la
habitación, aunque tanto Una como Víktor, lo habían retado de vez en vez. Aún así, él era
el que estaba a cargo. Los Vabian, “dinastía” o no, tenían que aprender su lugar.
“En realidad, Igor” habló Una, con un tono empalagoso marcando cada palabra, “Le
tienes demasiado apego a esa criatura. Nuestra Siobhan no hizo mucho más que
chamuscar un poco a tu loba. Ella vivirá. Gracias al bastardo que lastimó a mi chico”. Sus
ojos se volvieron fríamente mortales. “Tendré mi venganza sobre Dante d’Angleterre,
Igor. Es mi derecho”.
“Y la tendrás, Una, pero olvidas quién dirige este espectáculo. Es mi decisión el cuando y
cómo Dante enfrentará su destino. Primero, necesito saber más. Aún un chupasangre
antiguo no debería ser capaz de contrarrestar el Anillo Elspian. Ese hechizo fue
transmitido por la misma Mater Priori. Su magia viene completamente de otro reino.
Ningún simple vampiro – sin importar qué tan antiguo sea– debería ser capaz de
detectarlo. Dante está acompañado por algunos extraños personajes, y necesitamos
saber más sobre ellos antes de actuar”.
“Pero-”
Igor cortó las palabras de Una, con una expresión de enojo.
“También necesitamos saber que información divulgó tu inútil hijo antes de desaparecer.
Si comprometió nuestros planes, la dinastía Vabian, en su totalidad, tendrá que pagarlo.
¡Escucha bien lo que te digo! O tal vez...”, dijo Igor, ladeando la cabeza para darles una
mirada de advertencia, “Ese era su plan. ¿Quizá querían acabar con el bloodletter antes
de que la falla de Patrick fuera totalmente conocida?” Se sobó la barbilla como si lo
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

38 38 38 38

considerara. “El plan tiene mérito, lo admito. Es una buena manera
de cubrir sus traseros. Sin embargo, deben saber esto, si Dante o los
que están a su alrededor pescan un resfriado durante las próximas dos semana, los
tendré a ustedes Vabian ante el Priori. He recibido el encargo de averiguar lo que le
sucedió a Patrick y cuanto dañó nuestros planes. Eso se sabrá sin importar cuánto
intenten bloquear a mis agentes. Hagan daño a mi loba y los mataré yo mismo. Ella es
una herramienta demasiado valiosa como para perderla ahora. Es mía y sólo yo decidiré
cuando caerá como la perra que es. ¿Está claro?”
Una titubeó, y Víktor la miró buscando guía. El tan llamado líder de la Casa Vabian era
débil, como siempre lo había sido. Era Una la que llevaba los pantalones en la familia.
Igor estaba seguro de eso. Y su hija Siobhan estaba resultando ser igual que ella, una
bruja.
“En conclusión, controlen a Siobhan o todos pagarán el precio”.
Una permaneció de pie, resoplando con indignación. Contuvo sus palabras antes de
hablar de la traición que le daría a Igor una razón para golpearla en ese mismo momento.
Muy mal. Azotó la puerta, dejando a su tonto marido encarar la música.
“Haremos lo que podamos, Igor, pero Siobhan es una mujer que toma sus propias
decisiones”.
“¿Es esa tu manera de cubrir tus apuestas, Víktor? No funcionará. Si tu hija continúa
persiguiendo a d’Angleterre, todos pagarán el precio. No tengo dudas al respecto”.
“Tristemente, nuestra Siobhan es igual que su madre”. Víktor se puso de pie con los
hombros encorvados y siguió a su mujer.


El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

39 39 39 39

C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
3
3

Megan estaba en pie en el momento que Dante despertó al día siguiente. Ella se veía un
poco mal por las heridas y se movía con cautela, pero se veía claramente en mejor forma
de lo que un simple mortal hubiera estado, dada la magnitud de sus lesiones de la noche
anterior.
Estaba sentada con Duncan en la sala de estar. Se había adueñado del sofá con una
almohada colocada detrás de la espalda y las piernas extendidas sobre los almohadones,
cubiertas por una manta. Llevaba una sudadera y pantalones que eran demasiado
grandes para ella, probablemente robados del armario de Dante mientras dormía bajo
tierra. La visión que más tocó a Dante, de la manera más extraña, fueron sus delicados
pies asomados bajo el borde de la manta, envueltos en un par de sus suaves calcetines
blancos de gimnasia.
No tenía ningún sentido que una cosa tan pequeña como esa capturara su atención. De
alguna manera, eso hizo un llamado a su sentido del ridículo y también calentó algo
dentro de él que había estado frío y sin vida durante siglos. Ella era linda aunque feroz en
su propia forma femenina. Él había quedado impresionado por su medio- cambio, que no
era una forma fácil de mantener por mucho tiempo, incluso para los shifters
5
más
fuertes. No tenía duda de que era feroz. Que era probablemente la razón por la que
encontraba tan encantador que necesitara enrollar sus calcetines alrededor de sus
tobillos, ya que eran demasiado grandes para su pequeña figura.
Cada prenda que había tomado de su armario era demasiado grande, y él pensó que se
veía adorable. Le gustaba la idea de que ella vistiera su ropa. Que la suavidad de la
camisa que había sentido muchas veces en contra de su propia piel estuviera acariciando
la de ella.
Dante se sacó los inusuales pensamientos cursis con un poco de dificultad, mientras
entraba en la sala de estar.

5
Cambiadores de forma.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

40 40 40 40

“Es bueno verte tan bien, Megan.” Él sonrió mientras se reunía con
ella en el sofá.
Había otras sillas en la sala, incluyendo otro sillón de orejas como el que Duncan estaba
ocupando, pero había suficiente espacio para él en el sofá, cerca de donde estaban sus
delicados pies, y él se sintió atraído por ellos. Quería estar cerca de ella. No entendía muy
bien por qué.
“Me siento mucho mejor, como le estaba diciendo a tu amigo Duncan.” Ella le sonrió, y él
lo sintió como un golpe a los intestinos.
“¿Cuándo despertó ella?” Dante dio volvió su atención al caballero mitad-Fey que
actualmente compartía su casa.
“No hace mucho tiempo,” respondió Duncan con un elegante encogimiento de hombros.
“Ella quería irse, pero la convencí de reposar en el sofá un rato hasta que te levantaras.
Creo que tenemos mucho que discutir antes de que alguien hable de irse.”
Duncan se inclinó hacia delante, y sus palabras cayeron pesadamente en el espacio entre
él y Megan, como si hubiera estado hablando de ese punto desde hacía algún tiempo.
“No pueden retenerme aquí contra mi voluntad.” Ella sonaba como una niña
recalcitrante. Por supuesto, la forma en que llenaba su sudadera le recordó a Dante que
era definitivamente toda una mujer.
“Pruébame.” Dante recapturó la atención de ella, su tono no admitía discusión. “Anoche
tomaste toda la fuerza de una explosión mágica que habría matado a cualquiera. ¿Cómo
sobreviviste, Megan? ¿Y por qué Duncan vio dos entidades distintas en tu alma? Eres una
were, pero eres también algo más. Eso es lo que te salvó. ¿No es así, Duncan?”
“Esa es mi teoría, y no se me ocurrió algo mejor mientras que estabas abajo. Entonces,
¿qué hay sobre eso, Megan?” Duncan volvió la fuerza de su pregunta sobre ella. Entre los
dos hombres concentrándose en ella, empezó a inquietarse.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

41 41 41 41

“Soy sólo mitad were.” Su voz era tan suave, como él nunca había
oído, como si estuviera avergonzada por sus orígenes.
“No hay nada de qué avergonzarse,” Duncan se ablandó un poco. “Yo mismo soy sólo
mitad humano. ¿Cuál es tu otra mitad, pequeña?”
“Humana... hasta donde yo sé. Mi madre era were. Nunca conocí a mi padre.”
Dante se deslizó en el sofá, levantando las piernas de ella, con manta y todo, para
ponerlas a descansar sobre su regazo, mientras él se acercaba. Ella necesitaba el calor de
otro ser en este momento. El tacto era algo que todos los were necesitaban -o al menos
eso creía él. Frotó sus piernas a través de la manta, dándole tranquilidad con sus
movimientos suaves. Por lo menos él esperaba que ella viera sus acciones de ese modo.
El mismo no se entendía completamente.
“Mejor que no inventes cuentos para tratar de ganar nuestra simpatía, pequeña.”
“Duncan.” El gruñido de Dante fue una advertencia para no presionarla demasiado.
“No es mentira. Nada de lo que dije fue una mentira. Yo no haría eso.”
Duncan respondió con una elocuente ceja levantada, pero Dante lo dejó pasar.
“El hecho es que no puedes irte, cariño.” Dante intentó llevar la conversación hacia ese
punto. “¿Recuerdas lo que hablamos ayer por la noche antes de todo esto pasará?
¿Recuerdas que te dije que había cosas que sucediendo, de las que no iba a hablar en
público?”
“Sí, ¿y qué? ¿Vas a decirme ahora que una mujer loca te quiere muerto? Esas no son
exactamente noticias de última hora.” El sarcasmo era fuerte en su voz, y a Dante no le
gustó nada.
“No sé quién era esa mujer, o por qué me atacó de manera tan pública. Sólo puedo
adivinar sus motivaciones.”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

42 42 42 42

Duncan tomó el relato. “Durante siglos, Dante y la gente a su
alrededor han sido blanco de ataques por parte de agentes del
Venifucus.”
“¿Venifucus? Pensé que eran historia antigua. ¿No?”
“Yo también pensaba que sus días habían acabado hace largo tiempo.” Dante pasó una
mano por su pelo, con frustración. “Sin embargo, los actuales Señores han tenido que
tratar con uno de ellos en las últimas semanas, al igual que yo. Han vuelto. La amenaza es
real. Si es inminente o no, queda por ver.”
“Así que, ¿como me afecta esto?”
“Afecta a todos los were. A todos los seres sobrenaturales, para el caso,” dijo Duncan. “Si
el Venifucus está de vuelta, y tanto Dante como yo fuimos testigo de uno de sus magos
confesando algunos de sus planes, entonces todas las criaturas de buena conciencia
tienen que saberlo y prepararse.”
“Está bien.” Ella se inclinó hacia delante confrontando a Duncan. “Ya me dijiste, y estoy
preparada. ¿Puedo ir a casa?”
“Absolutamente no.” Las palabras de Dante fueron de hierro.
“Eres demasiado misteriosa para nosotros, como para no querer mantenerte cerca por
un poco de tiempo, pequeña.” Duncan descasó de nuevo en su sillón, con una sonrisa
astuta jugando en sus labios.
“No soy un misterio.” Ella sonaba a la defensiva a los oídos de Dante.
“Permíteme ser el juez de eso, querida.” Dante reanudó las caricias a sus piernas, ahora
más lentas, con un objetivo más seductor.
“Ahora que estás despierto…” Duncan se levantó de su sillón, asintiéndo con la cabeza
hacia Dante, “…Voy a ver que hacer de cenar.” El caballero mitad-Fey se retiró hacia la
cocina en la parte trasera de la casa, dejando a Dante y Megan solos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

43 43 43 43

“¿Por qué no te quedas por un tiempo? Por lo menos hasta sanar. ¿Y
tal vez para continuar donde lo dejamos ayer por la noche antes de
que fuéramos tan groseramente interrumpidos?” Él derramó su encanto, sabiendo que
sus trucos habituales con los mortales, probablemente no funcionarían en ella.
Por un lado, su mente era medio-were. Ella probablemente sería inmune a su capacidad
para nublar la mente mortal, así como era de algún modo inmune a los ataques mágicos
como el que habían vivido la noche anterior. Los weres tenían un tipo especial de
protección contra la magia. O tal vez era la naturaleza de los espíritus animales que
compartían sus almas los que los protegían contra la mayoría de las clases de magia
mortal. Dante no lo sabía a ciencia cierta, pero de cualquier manera, era probable lo que
la había salvado.
Megan no podía creer su buena fortuna. Había recibido la orden de encontrar una
manera de espiar al vampiro y había estado preparada para hacer casi cualquier cosa
para llevar a cabo esta última misión que la libraría de la deuda de su familia con el Altor
Custodis. Esto era casi demasiado fácil. Ella hizo una demostración de resistencia, pero
por dentro estaba muy contenta por la invitación.
Podría utilizar la excusa de su lesión para mantenerse a cierta distancia del atractivo
bloodletter. La noche pasada, probablemente habría compartido la cama con él. Era
apuesto como el pecado y ella había estado demasiado débil para luchar contra la
necesidad que él agitaba en su cuerpo, independientemente de su disgusto al asociarse
con otro sobrenatural de cualquier tipo.
Pensaba con claridad ahora. El dolor de sus heridas era un triste recordatorio de los
peligros de su misión. Con un poco de suerte, podría lograrlo sin sucumbir a la tentación
que él representaba.
“Está bien.” Suspiró, tratando de no parecer tan contenta como se sentía. “Me quedaré
unos días. Hasta que esté totalmente curada. Pero no voy a prometer nada más.”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

44 44 44 44

Esta era la situación perfecta. Podría curiosear por la casa todo el día
mientras él dormía. El único punto de fricción en el plan era Duncan.
Lo que sea que él fuese, era formidable. Él había dicho que era mitad humano, pero ¿que
diablos era la otra mitad?”
“Comprensible. Vamos a tomar una noche a la vez por ahora.” Las grandes manos que
acariciaban sus piernas a través de la manta, la hacían sentir claramente caliente. Ella
trató de alejarse, pero él no la dejó ir y ella se negó a participar en un juego infantil de
guerra con él.
“Así que, cuéntame más acerca de esta amenaza.” Trató de volver a la conversación
anterior. Sin Duncan en la sala como amortiguador, el ambiente se sentía demasiado
íntimo.
Dante suspiró, mirando a lo lejos por un momento y ella sintió cierto alivio de su intensa
mirada. Sus ojos oscuros eran tan convincentes. Cuando él la miraba a los ojos, casi se
sentía como si estuviera cayendo en ellos, drogada por su presencia, y temía darle lo que
quisiera. Tenía que estar en guardia. Por supuesto, el apuesto hijo de puta hacía eso casi
imposible con sólo respirar. Era demasiado condenadamente sexy y distraía demasiado.
“Un hombre se me acercó hace varios meses. Dijo que tenía información sobre cómo
podía vengar un agravio que me hicieron los Señores Were que estaban en el poder en
1871.” A Megan no le gustaba como sonaba esto. “Ellos habían sancionado el asesinato
de un cercano amigo mío. Un acto injustificable de maldad que destruyó a un joven
prometedor y a la mayor parte de la ciudad de Chicago.”
“¿El Gran Incendio de Chicago?” A ella realmente no le gustaba el sonido de esto.
Dante asintió con la cabeza. “Esa es la sórdida historia. Lo que más importa ahora es el
hecho de que sentí que los Señores Were tenían una deuda de sangre hacía mí. Como un
idiota, fui a través de todo el país con la información de este hombre. Lo que no sabía era
que él era un usuario de magia, empeñado en matar a la nueva Sacerdotisa y compañera
de los actuales Señores Were. Lo ayudé a acercarse a ellos e hice viable para él atacarlos.
Una vez que me di cuenta de mi error, cambie de bando y traté de ayudarlos, pero ya era
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

45 45 45 45

demasiado tarde. Uno de los gemelos fue herido gravemente y se
requirió un gran trabajo de magia para salvarlo. Así es como Duncan
volvió a entrar en este reino. Pero esa es una historia para otro momento.” Él se dio
vuelta hacia ella, su mirada oscura se redujo a ella. Ella podía ver, tanto como sentir, su
genuino arrepentimiento. “Finalmente capturamos al mago, y él confesó ser un agente
Venifucus. Habló de sus planes para hacer regresar a Elspeth a este reino.”
“¿Elspeth?” Un escalofrío de miedo pasó a través de ella. “¿No es a la que llaman
Destructora de Mundos?”
“La misma,” coincidió Dante. “Así que ya ves, tenemos que estar en guardia. Ninguno de
nosotros puede darse el lujo de dejar que eso suceda. Ni los were, ni los inmortales, ni los
Fey. Si ella recupera el poder, todos estamos en peligro.”
“Brillante Dama, no tenía idea. Tienen que estar locos para querer traer ese tipo de mal
de vuelta al mundo.”
“Locos y hambrientos de poder.” Distraídamente, retomó las caricias en sus piernas a
través de la manta, como si se diera ánimo con los movimientos repetitivos. “Duncan
piensa que han estado detrás de todo el mal que me ha seguido la mayor parte de mi
vida.”
“¿Qué tipo de mal?” Ella tenía miedo de preguntar pero necesitaba saber.
“El asesinato de mi hermano y el comienzo de mi inmortalidad. La muerte que inició el
fuego en Chicago y mi venganza en contra de los Señores Were. Todo eso y más. El mal
me ha seguido en todo momento, tentándome para volverme en contra de lo que sé que
es correcto y bueno.” Su expresión era atormentada, estimulando los movimientos de
Megan. A pesar del dolor en el costado y la muñeca, se colocó junto a él en el sofá,
extendiendo la mano sana para tomar la suya.
“¿Por qué?” Ella buscó en su mirada sombría, ofreciéndole su calor al ver ahí un dolor
frío. “¿Por qué te hacen esto?”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

46 46 46 46

“Para tratar pasarme a su lado. O al menos eso cree Duncan.
Personalmente, no veo por qué me han colocado como su objetivo,
pero seguro que se siente como si lo fuera. No hay otra explicación para todas las cosas
malas que parecen seguir mis pasos.”
Ella puso la mano sobre su hombro. “Lo siento mucho, Dante.”
Se estaba ahogando en su mirada, hipnotizada por su mirada cuando él se acercó. Lo
encontró en el medio y sus bocas se tocaron, encendiendo un fuego que podía competir
con el que había consumido tantos años atrás a Chicago. Este fuego sin embargo, no era
destructivo. Era seductor. Flameaba entre los dos, atrayéndolos más cerca, uniéndolos en
el momento.
El profundizó el beso y ella estuvo allí con él, apretándose en sus brazos, contra su
cuerpo, a pesar del dolor de sus costillas. No era nada en comparación con el placer de
encontrarse en su abrazo. Él se movió sobre ella, colocándola sobre el sofá bajo él,
mientras él mismo se sostenía sobre ella, manteniendo la mayor parte del peso fuera de
su cuerpo más pequeño. Fue cuidadoso con ella, y a ella le gustó eso. De hecho, le
gustaba todo acerca de su posesión. Ahí estaba un hombre que sabía cómo hacer que
una mujer se sintiese querida. Incluso con algo tan simple -y tan abrumador- como su
beso.
La mano de Dante se movió por el borde libre de la sudadera, presta para viajar hasta la
piel desnuda de su torso, rozando ligeramente sobre el área que dolía como el demonio,
y hacia arriba, para tomar su pecho. Ella suspiró en su boca cuando su gran mano se
apoderó de la sensible piel, sus dedos llegando directamente al duro pico que quería su
atención.
Ella quería más. Mucho más...
El sonido de un carraspeo bastante alto en la entrada de la sala de estar los interrumpió.
Dante se apartó primero, con frustración y disgusto claramente evidenciados, en sus
hermosos rasgos. Megan estaba aún en la niebla del deseo que él había creado, sin saber
de su entorno.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

47 47 47 47

El sonido se repitió mientras se sacudió a sí misma, y la mano se
Dante se retiró la parte interna de su sudadera. Él la ayudó a
sentarse.
“La cena está servida,” entonó Duncan con clara diversión.
Megan miró a la puerta en estado de shock para ver al otro hombre allí. Él le guiñó un ojo
antes de volver a salir, y ella sintió el calor inundar su rostro. Había visto lo que estaban
haciendo y deliberadamente había interrumpido. Tendría que darle las gracias, a pesar
de su vergüenza. O eso, o matarlo. Lo decidiría más adelante.
“Es mejor que vayas a comer. Necesitas tu fuerza.” La divertida resignación de Dante la
irritó. Decidió darle el tratamiento del silencio y se retiraron rápidamente hacia la cocina.
Ella no podía moverse demasiado rápido con sus heridas, pero caminó con rapidez, con
tanta dignidad como pudo reunir. Se negó a reconocer la sonrisa sexy que la siguió fuera
de la sala de estar.
Encontró a Duncan en una brillante cocina gourmet. Se dio cuenta de que Dante solo la
mantenía para la distracción, ciertamente no tenía necesidad de un lugar para preparar
comida. Aún así, era una bonita habitación con asientos cómodos. Había una mesa
grande y un área de trabajo y Duncan tenía algo, que olía maravilloso, cociendo a fuego
lento en la estufa.
Su estómago gruñó.
Duncan no hizo ningún comentario mientras le servía un gran plato de estofado de carne.
Sirvió para ambos y después tomó la silla frente a ella con una sonrisa satisfecha.
“Empieza a comer. Sé que los were tienen un apetito saludable.”
Él le había servido casi el doble de su porción y, a pesar que se sentía con el hambre
suficiente como para comerlo todo, esas cantidades masivas de alimentos no eran su
rutina normal.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

48 48 48 48

“Soy sólo mitad were,” dijo en voz baja, mientras comenzaba a
comer. “Es probable que coma más que la chica promedio, pero no
creo que llegue al estado de los de sangre pura.”
Él la miró, inclinando la cabeza hacia un lado, considerándolo. “Como le dije a Dante ayer
por la noche, eres un enigma, Megan. Nunca he visto un alma como la tuya.”
“Has visto muchas, ¿verdad?” Ella decidió luchar contra él con humor si era posible. Él se
acercaba a temas de los que prefería no hablar.
“Demasiadas.” Él se echó hacia atrás y pareció concentrarse en su comida.
“Si yo soy un enigma, ¿qué eres tú? Yo diría que es un poco como la olla llamando al
caldero negro, ¿no te parece?” La ofensiva era a veces la mejor defensa.
“Touché, querida.” Él le envió una pequeña sonrisa. “Supongo que te has ganado el
derecho a saber con quién estás tratando. Soy mitad humano y mitad... Vamos, ¿no vas
siquiera a tratar de adivinar?”
A ella le gustaban los retos. “Bueno, no eres were. Lo reconocería enseguida. Y no eres
como Dante. Eso deja algunas pocas posibilidades, todas las cuales parecen imposibles.”
“Una vez que has agotado todas las respuestas posibles, tienes que empezar a buscar en
las imposibles. Vamos, ¿cuál es tu mejor suposición?”
“Bueno, he oído historias acerca de los... um... Fey. Aunque se dice que rara vez visitan el
reino mortal.”
“Es verdad,” dijo sonriendo. “Sin embargo, tus instintos son buenos. Soy mitad-Fey.”
“No es posible.”
“Lo es.” Su sonrisa se burlaba de ella.
Ella se echó hacia atrás, su comida olvidada. ¡Estaba sentada a la mesa con un elfo de
carne y hueso!
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

49 49 49 49

“No me extraña que seas tan mágico. Incluso Dante parece un poco
temeroso de tu poder.”
“Och, el va a superar eso muy pronto y volveremos a nuestra antigua relación. Verás, él
fue herido durante la batalla con el mago Venifucus. Tuve que darle un pequeño sorbo de
mi sangre para salvarlo, y lo dejó un poco... raro.”
“¡Escuche eso!” gritó Dante desde el salón. Duncan se echó a reír.
“Métete en tus asuntos” gritó Duncan en respuesta.
Megan se sentía como si estuviera en una casa de fraternidad con dos hermanos crecidos
lanzándose insultos el uno al otro. La idea la hizo reír. Chicos de fraternidad con poderes
sobrenaturales. Muy gracioso.
“Con razón es tan persuasivo. Él obtuvo una dosis de tu golpe mágico cuando bebió tu
sangre, ¿eh? Pensé que la sangre Fey podía matar a un vampiro.”
“Tienes razón en eso. La sangre Fey pura es demasiado fuerte incluso para nuestro amigo
inmortal, pero yo soy un gato de color diferente. Soy sólo mitad-Fey. Para un bloodletter,
mi sangre es una rara delicia. Les da demasiado poder, por lo que, por regla general no se
les da ni siquiera una probada. Esa fue una circunstancia especial. Conocí a Dante hace
muchos años y siempre he sabido que es un hombre de honor.”
“Lo estás controlando, ¿no? Quiero decir, es por eso que estas aquí. ¿No es así?”
Él brindó hacia ella con su vaso de agua. “Eres de mente rápida. Me gusta eso en una
mujer. Para responder a tu pregunta, sí, estoy manteniendo un ojo sobre él hasta que los
efectos desaparezcan, pero probablemente estaría aquí de todos modos. Como ya he
dicho, Dante y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo. He estado fuera de este
reino desde hace mucho y ahora que estoy de vuelta, es hora de ponerme al día con los
viejos amigos. Si la guerra está en el horizonte, puedes estar segura de que Dante
d'Angleterre estará en la primera línea, como lo estuvo en el pasado.”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

50 50 50 50

“Y vas estar justo a su lado, ¿no?” Ella casi podía ver el brillo de
poder como una luz dorada alrededor de ese extraño guerrero
mitad-Fey. Esta llegó a su interior, llamando a su sentido del honor, de lo que era
correcto. Tenía que resistir. Tenía una misión propia, una oportunidad para restituir por
fin el nombre de su familia, y tenía que llegar hasta el final sin importar el costo.
Dante entró en la cocina, con una caja grande en sus manos. Sonaba mientras se movía,
diciéndole que en el interior había cristal. El ligero olor a uva fermentada y alcohol llegó a
su olfato. Era vino.
“No he olvidado que me llamaste raro, chico hada,” Dante murmuró en voz baja mientras
se dirigía hacia el refrigerador de vinos más grande que ella había visto nunca. Abrió la
puerta de cristal y comenzó a colocar las botellas de la caja en el refrigerador.
Duncan respondió con un gruñido de burla y lanzó una servilleta de tela a la espalda de
Dante. Esta se deslizó y cayó al suelo.
“No voy a recoger eso." Dante ignoró el trozo de tela blanca a sus pies. Megan no pudo
evitarlo. Se rió.
Dante se dio la vuelta y la favoreció con una amplia sonrisa. “Me alegro de que nos
encuentres divertidos,” dijo, y lo curioso era que ella creía que lo decía de verdad.
“Lo siento. Ustedes dos, simplemente no actúan como yo esperaría que dos poderosos
seres sobrenaturales se comporten. Recuerden que soy una solitaria. No tengo mucha
experiencia pasando el tiempo con los de sus especies -o incluso con los de mi propia
clase.”
“¿Por qué?,” Preguntó Duncan en voz baja, reclamando su atención. “¿Por qué caminas
sola, Megan? ¿Dónde está tu familia? ¿Tu manada?”
“No tengo ninguna manada. Nunca la he tenido. En cuanto a mi familia... todos se han
ido. Soy la única que queda de mi linaje. Después de mí, no habrá más.”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

51 51 51 51

No les dijo que pensaba que quizás fuera una cosa buena. Después
de todo, los gemelos Señores were que habían causado a su linaje
tanta vergüenza se habían ido, pero sus descendientes todavía pagaban el precio. Megan
le pondría fin. Ella pagaría su deuda y restauraría el honor de su familia. Después, el linaje
moriría con ella. Era una especie de verdad poética.
“No es natural,” dijo Duncan en voz baja. “Los were dan gran valor a sus unidades
familiares, las manadas, los clanes y tribus.”
Ella se encogió de hombros. “¿Qué puedo decir? Sólo soy mitad were, y nunca he sabido
lo que es ser parte de algo así.”
“¿Y nunca conociste a tu padre?” Terminando de almacenar el vino, Dante se trasladó a
su lado. “¿Fueron sólo tú y tu madre? ¿Sin hermanos?”
“No. No hay hermanos o hermanas. Sólo mamá y yo. Y ahora ella se ha ido.”
“Lo siento.” Dante se agachó a su lado, ahuecándole la mejilla con una mano cálida y
potente. “Yo sé lo que es perder seres queridos y estar solo en el mundo.”
“No es tan malo, la verdad. Me gusta mi libertad. Tengo la sensación de que la vida en
manada sería demasiado restrictiva para mí.”
“Tal vez,” coincidió Dante. “Pero deberías haber tenido la oportunidad de averiguarlo.
Una cosa es elegir estar solo. Otra ser empujada a una existencia solitaria.”
Sus antepasados conocieron tan bien esa verdad. Habían sido condenados al ostracismo
por toda la sociedad were por lo que habían permitido que sucediera. Las malas
decisiones y mala información habían dado lugar a un error atroz que nunca podría ser
completamente recompensado. Desde hace más de un siglo, ellos y sus descendientes
habían trabajado para pagar por sus errores, pero la mancha era profunda y difícil de
limpiar.
Megan casi lo había logrado. Esta última misión y se había prometido la absolución para
ella y para su linaje familiar. Sus antepasados se habían ido. Sin embargo, sabía que sus
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

52 52 52 52

espíritus velaban por ella, esperando el día en que completara la
tarea para que ellos también pudieran ser libres de seguir adelante.
Era una responsabilidad enorme que descansaba sobre sus hombros, pero ella no
conocía otra manera. Había crecido con el conocimiento de que esa era su principal tarea
en esta vida y había trabajado constantemente para lograr su objetivo. Ahora estaba casi
a la vista.
No podía dejar que sus sentimientos se complicaran. No podía apegarse a Dante
d'Angleterre. Él era un trabajo para ella -un medio para un fin. Tenía que serlo. No podía
permitirse ir más profundo, sin importar lo tentador que fuera.
Ella se apartó de él, tomando su plato vacío y poniéndose de pie. Se dirigió al fregadero.
Duncan se levantó y la interceptó, tomando el plato de sus manos.
“Yo los lavaré,” dijo suavemente. “Todavía tienes que cuidar tus lesiones.”
“Gracias.” No sabía a dónde ir, pero necesitaba espacio. “Voy a estar en la sala de estar,
si eso está bien.”
Dante la vio mientras se iba. Podía sentir sus ojos en ella todo el camino por el pasillo, y
ella no respiró libremente otra vez hasta que estuvo fuera de su vista.
“Ella está corriendo asustada,” dijo Dante en voz baja después de cerrar la puerta de la
cocina. “¿Pero de qué?”
Duncan colocó los platos limpios en el escurridor. “De ti, creo. Por lo menos en este
momento. Abrumas a la pobre muchacha, amigo, y me pregunto por qué. Ella es una
were. No es para ti.”
“Ella es sólo mitad were, Duncan,” argumentó antes de poder pensarlo mejor.
“¿Y cuál es su otra mitad? ¿Humana? ¿O una mezcla mestiza de humano y algo más? Ni
yo lo puedo decir todavía.” Suspiró Duncan. “Se va a hacer claro con el tiempo, creo.
Mientras tanto, tenemos que vigilarla.”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

53 53 53 53

“De acuerdo.” Él apretó los dientes en señal de frustración.
“¿Puedes sentarte con ella durante una hora o algo así? Tengo que
comprobar algunas cosas.”
“Claro. Voy a tomar una siesta después. Tomate todo el tiempo que necesites.”
“Gracias.” Dante salió de la habitación, evitando la sala de estar, y se dirigió a su oficina.
Tenía trabajo que hacer.















El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

54 54 54 54

C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
4
4

Una hora más tarde no estaba más cerca de descubrir de dónde había venido Megan o lo
que era exactamente. Sin embargo, había comprobado sus mensajes y descubrió que
había sido convocado. Una convocatoria de la señora no era algo que pudiera ignorar.
Respondió la asistencia para él y Megan. Tal vez salir con ella en público, perturbaría su
calma y obtendría más información. Valía la pena intentarlo.
Se puso en contacto con algunos viejos amigos, pero tomaría tiempo obtener una
respuesta. Por el momento se encontraba en un callejón sin salida. No pudo encontrar
ningún registro de Megan en cualquier lugar. Eso en sí mismo era sospechoso. Por otra
parte, algunos pocos lobos que había conocido en el pasado, habían sido buenos para
cubrir sus huellas y ocultar su presencia de los were con manada.
Hizo un par de llamadas y ordenó que le entregaran en su casa algunos artículos. Una
hora más tarde, sus planes se concretaron y sólo tenía que buscar a su cita para la noche.
Irrumpió en la habitación después de sólo un golpe superficial, con una abultada bolsa de
ropa en una mano y otra bolsa con zapatos a juego y accesorios en la otra.
"Ponte esto. Vamos a salir." Dante abrió la bolsa de ropa y un remolino de tela salió hacia
sus brazos. Este cayó al pie de la cama, donde él extendió la tela antes de bajarla. Cuando
lo pudo ver, Megan se dio cuenta de que era un oscuro vestido de fiesta color esmeralda
-el tipo que había imaginado en los cuentos de hadas, pero nunca había visto en la vida
real. Era algo de otra época.
"Estás bromeando, ¿verdad? ¿A dónde va la gente con algo así?"
"A un baile de vampiros “de la honestidad a la bondad”. Espero que sepas cómo bailar el
vals." La sonrisa diabólica que acompañó sus palabras hizo que su estomagó diera un
vuelco.
"De ninguna manera."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

55 55 55 55

"Vamos. Vístete, tigresa. Si eres buena, te voy a enseñar un paseo
por la vieja escuela." Salió sonriendo mientras cerraba la puerta
detrás de él.
Megan no se perdería una oportunidad como esta por nada del mundo,
independientemente del miserable trabajo que tenía que cumplir. Siempre había estado
fascinada por la elegancia de los siglos pasados y no podía dejar pasar la oportunidad de
llevar un vestido de seda e ir a un baile con un hombre que probablemente, había
bailado el vals en los salones del haute ton.
El vestido era un sueño y le quedaba como un guante. Dante sin duda había adivinado su
talla y era bueno al adivinar. Por supuesto, un hombre sexy que había vivido durante
siglos, sin duda habría aprendido un par de cosas en el camino sobre ropa de mujeres.
Ella apostaba que había desnudado más de unas pocas mujeres en sus muchos años.
El pensamiento le dolió, pero nada podía frenar su ánimo una vez que se dio una mirada
a sí misma con el magnífico vestido de seda. Se sentía como la Cenicienta en el baile.
Nunca había usado nada tan exquisito. Giró y rió como una colegiala, recobrando la
compostura antes de salir y bajar por las grandes escaleras.
Dante la esperaba en la parte inferior, con una larga y delgada caja de terciopelo negro
en sus manos. Se quedó sin aliento al ver la expresión en sus ojos, cuando la vio envuelta
con el vestido que había elegido para ella. Ella flotaba por las escaleras de pie delante de
él.
"Eres una visión, querida." Se inclinó sobre su mano y le beso los nudillos. "Sólo necesitas
una cosa para completar su vestimenta."
Abrió la caja enseñándole lo que había. Ella se quedó sin aliento ante los arco iris de luz
que brillaban como reflejo de una gran cantidad de diamantes y esmeraldas. Había un
collar, aretes y una pulsera. El conjunto, combinado exquisitamente, tenía el aspecto de
una antigüedad.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

56 56 56 56

"Son preciosas". Su voz era entrecortada y suave mientras él
levantaba la pulsera de la caja para ponerla alrededor de su muñeca.
Ajustó el broche y luego se trasladó atrás e hizo lo mismo con el collar.
Ella se había arreglado el pelo para la ocasión y sólo unos rizos sueltos de sus cabellos
caían a su cuello. Dante los soplo para retirarlos de su camino con una respiración suave
que la hizo estremecer. El platino del collar estaba frío contra su cuello, pero se calentó
rápidamente, al igual que todo su cuerpo con Dante tan cerca.
"Ponte los pendientes." Le entregó los colgantes antiguos mientras daba la vuelta para
mirarla. Ella obedeció mientras él observaba, el fuego en sus ojos, la dejo sin aliento. "Yo
estaba en lo cierto", dijo él mientras ella se ajustaba el segundo pendiente y le hizo
frente. "Las esmeraldas son perfectas para ti, Megan. Serás la reina de la fiesta."
Ella no discutió, aunque estaba segura de que no lucía tan bien. Pero admitió que se veía
mejor de lo que nunca había lucido. Se había arreglado bien para ser una loba de raza
mezclada. Sin embargo, no había duda en su mente, de que a donde la llevara, otras
mujeres estarían el fila por su atención.
El iba muy elegante con un traje de cola formal y corbata blanca. Parecía como si hubiera
nacido para modelar ropa formal y ella tenía que seguir recordándose a sí misma que no
era más que un trabajo. No podía haber un futuro entre ellos. Tenía que hacer su trabajo,
informar a su guardián y luego sería libre de seguir su camino.
"Entonces, ¿a dónde vamos exactamente?" Ella tenía que terminar este deslumbrante
momento y centrarse en su objetivo.
"Todavía tengo que bailar al son de la Señora de vez en cuando. Ella gobierna esta área y
cuando hace una invitación, siempre es más prudente aceptarla que rechazarla."
"¿Señora? ¿No Señor? Yo pensé que tu especie tenía Señores en todas las regiones."
"En casos raros, las mujeres ocupan el cargo. Debido a que la posición es ganada por
prevalecer en un combate, pocas mujeres tienen el estómago para estar constantemente
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

57 57 57 57

peleando, ser desafiadas a la primera señal de debilidad o tienen el
deseo de tratar siquiera de mantener al resto de nosotros en línea. "
"Entonces, ¿cómo es esta señora?"
"La Señora de New York es una mujer excepcional, con una mente aguda para la intriga
política. Yo diría que piensa que su trabajo es divertido, nosotros nos hemos reunido
unas cuantas veces en el pasado. Tiene un perverso sentido del humor." Dante parecía
divertirse con sus propias palabras.
Él dejó que lo precediera al entrar en la limusina que estaba esperando. Duncan no
estaba por ningún lado, así que ella suponía que él no había sido invitado. De hecho, ella
no había sido invitada. Supuso por su ropa de vestir que era la cita obligatoria que
requería cualquier ocasión social formal del siglo pasado.
La limusina los llevó a un edificio del centro que había sido una iglesia alguna vez. No era
sólo una iglesia, sino algo solo un poco más que una gran catedral. Este lugar tenía
gárgolas en las almenas y dibujos de todo tipo adornaban sus paredes de piedra. Incluso
desde la distancia Megan podía olfatear el hecho de que no todas las gárgolas que
estaban mirando por encima de la multitud eran de piedra.
Escalofríos pasaron a través de su columna vertebral cuando entraron a un vestíbulo, a
través de puertas talladas de madera maciza y acero. No llegaron muy lejos antes de que
un hombre con una lista hablara con Dante. Miró por encima de su nariz a Megan hasta
que le echó un buen vistazo y entonces su expresión cambió. Fue casi cómico cómo
reaccionó cuando se dio cuenta que era una were.
El mayordomo –eso es lo que ella asumió que era su función-, era un vampiro. El
escalofrío volvió cuando Megan se dio cuenta que estaba rodeada literalmente por
vampiros de todo tipo, todos la miraban cuando hicieron una pausa en el vestíbulo antes
de ser anunciados. Otro mayordomo, estaba de pie en la entrada a la sala principal,
anunciando a cada persona o pareja que pasara bajo su atenta mirada.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

58 58 58 58

Era como algo salido de una novela. Megan nunca había visto nada
igual antes y estaba maravillaba por la manera en que estos
vampiros revivían las tradiciones del siglo pasado y las hacían parecer perfectamente
normales. Para muchos de ellos, se dio cuenta, esta era la forma en que habían vivido
alguna vez, en realidad. Eso aturdió su mente.
Dante mantuvo el control férreo de su mano, segura en el hueco de su brazo, mientras se
acercaban al heraldo que los anunciaría a la sala más grande. Megan podía oír el sonido
de muchas voces, el tintineo de copas y el murmullo de los instrumentos de cuerda
siendo afinados en el otro extremo de la enorme estructura.
"¿Qué es este lugar?" ella se atrevió a susurrar a Dante mientras esperaban que los
anunciaran oportunamente.
"Bueno, como estoy seguro que puedes ver, es lo que solía ser una iglesia, pero incluso
las casas de culto caen en los tiempos difíciles de vez en cuando. La Señora la compró y la
renovó quitando la mayor parte de los bancos y puliendo el mármol. Al parecer obtuvo la
idea en un club nocturno de la Ciudad. Los propietarios de la discoteca destruyeron una
antigua iglesia que habían comprado y pusieron pisos separados para diferentes tipos de
música. Este lugar es más o menos lo que fue, salvo por el espacio construido para el
baile y la eliminación del altar, remplazándolo por un escenario mucho más grande. Ahí
es donde la orquesta estará instalada estará esta noche, creo."
Se acercaron a la puerta y ella obtuvo su primer vistazo del interior, los techos altos
culminaban en una magnífica estructura, que todavía tenía toda la parafernalia de una
casa de culto. Las Estaciones de la Cruz adornaban las paredes y las vidrieras
representaban varias escenas en las vidas de santos famosos. Los bancos habían
desaparecido en su mayoría. Sólo algunos bancos de madera quedaban a lo largo de los
lados y parte trasera de la habitación y el piso había sido pulido hasta que brilló de una
forma deslumbrante. En la parte delantera, había mesas de lujo con sillas cómodas.
Frente a estas, en la zona elevada donde habría estado el altar, había una orquesta
completa con algunos músicos que ya estaban sentados afinando sus instrumentos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

59 59 59 59

Detrás de las mesas había una gran área abierta, con suelos de
mármol pulido que brillaba a la luz parpadeante de las lámparas de
araña que tenían velas en ellas, flotando por arriba de los asistentes, a intervalos. Los
sirvientes estaban allí parados en las paredes, dispuestos a ayudar con lo que los
invitados desearan. El vino fluía en fuentes en varias mesas, pero sólo una mesa cercade
la parte posterior, tenía alimentos.
"Es magnífico", suspiró ella cuando ya estaban en el centro de la gran puerta de arco. El
heraldo los anunció y se volvieron muchas cabezas. Megan se sentía atractiva y muy, muy
mortal de repente.
"Sé valiente pequeña loba” murmuró Dante sólo dentro de su rango de su oído. "Soy un
recién llegado. Es natural que sean curiosos. Especialmente cuando traigo una hermosa
compañera mortal ante ellos. Confía en mí, no te harán ningún daño esta noche. No si
tengo algo que decir al respecto. Tienes mi palabra de honor".
Él le apretó su brazo tranquilizándola, y ella se sintió mejor, aunque habría estado reacia
a admitirlo. Dante era un trabajo para ella. Eso es todo lo que él debería ser, pero las
cosas se estaban complicando muy rápido y él era demasiado atractivo para su
tranquilidad.
Entraron en la habitación y Dante tomó dos copas de vino, dándole una a Megan. Ella
tomó un sorbo, notando que no había otros refrescos que se ofrecieran. ¿Por qué los
habría? La mayoría de los invitados no comían ni bebían nada, excepto vino y sangre.
Megan pasaría de esta última, a pesar que su lobo interior nunca había rechazado la
sangre que se derramaba durante una cacería.
Megan miró a su alrededor, impresionada por la opulencia que habían logrado
reproducir en lo que había sido una vez una construcción más utilitaria. Los techos
abovedados prestaban su imponente altura de grandeza al lugar y largos tapices de seda,
tapices caros y otros objetos de arte convertían el antiguo lugar de culto en una sala para
reuniones de carácter distintivo y diversión.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

60 60 60 60

La orquesta empezó a tocar y algunas parejas bailaron en la gran
zona reservada para ello. Otros se unieron y representaron danzas
de otra época, que ella nunca había visto fuera de las películas de Jane Austen. Los
bailarines se fundían a la perfección, en formaciones que eran demasiado complejas para
que ella las siguiera. La escena la fascinada y la encantada.
"Entonces, ¿qué te parece?" Dante murmuró en su oído.
“Es hermoso. Gracias por invitarme esta noche. Esto es algo que nunca pensé ver."
"Es algo interesante, supongo. En una cierta manera antigua."
"Oh, vamos. Esto puede ser viejo para ti, pero es como algo salido de un sueño para mí.
Cada chica crece soñando con ir a un baile como el de la Cenicienta." Ella señaló a su
corbata de lazo con una sonrisa desafiante. "Esta es mi oportunidad y tu aburrimiento no
va a arruinarlo para mí."
Dante se echó a reír y ella lo sintió hasta sus huesos. Era tan sexy cuando sonreía. Su
corazón palpitó rápidamente antes de que pudiera detenerlo.
“Muy bien, Cenicienta. Esta noche es tu noche. Voy a tratar de no arruinarla para ti."
Tomó lo que quedaba en la mitad de la copa de vino y tomó la de ella de sus manos y las
colocó en la bandeja de un camarero que pasaba, luego le tomo la mano. "¿Quiere usted
hacerme el honor de compartir este baile conmigo, princesa?"
Oh, ella quería, pero la pieza que tocaban estaba por terminar en un cierto patrón de
danza antigua que no conocía. Miró con nostalgia a la pista de baile y no se dio cuenta
que Dante se acercó para dar un pícaro susurro en su oído hasta que su aliento caliente
sopló los rizos su cuello sensible.
"El próximo baile es un vals. Sabes los pasos, estoy seguro. No te preocupes. Yo soy un
excelente guía o eso me han dicho."
"Lo apuesto".
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

61 61 61 61

Él tiró de su mano y la condujo hacia la pista, poniéndola de pie
frente a él a la distancia perfecta. Ella miró a sus ojos, hipnotizada
por la forma en que la observó. La música comenzó y los acordes de su vals favorito -el
Danubio Azul
6
-, flotaron hacia lo alto de los techos abovedados.
Luego, Dante comenzó a moverse. Él era un bailarín maravilloso. Hecho como un
guerrero, no obstante, bailaba como un príncipe, guiándola por el cuarto entre los
remolinos de bailarines, su falda ondeando a sus espaldas. Megan tomó nota de la
atención que atrajeron a medida que giraban en la pista de baile, pero no puso ninguna
atención. Este momento, era demasiado perfecto para arruinarlo con preocupaciones
acerca de lo que pensarán otras personas.
Dante la atrajo más en sus brazos, mientras el vals avanzaba acortaron la distancia entre
ellos de una manera que habría sido considerada escandalosa en el siglo pasado. Por fin
entendió por qué. La sensación de sus músculos fuertes rozando con su cuerpo cada vez
que se tocaban, enviaba sus pulsaciones en espirales casi fuera de control. Sus pasos
armonizaban con los de él, de manera casi perfecta. Su respiración jadeante estaba casi
al mismo ritmo que la de él. Fueron uno por ese corto espacio de tiempo, una pareja
perfectamente ajustada, moviéndose juntos con un propósito.
Y luego la música terminó.
Megan se quedó mirando a los ojos de Dante, con un torbellino de pensamientos, sus
sentidos en alborotados. Dante mantuvo su atención en ella hasta que su codo fue
empujado por una pareja que se colocaba el la pista para el próximo baile.
El se inclinó ante ella de una manera cortes, tomándole la mano, y la sacó de la pista.
Cuando llegaron a un punto a lo largo de la pared, donde fluía una fuente de champagne,
se detuvo para recoger dos copas del burbujeante vino, entregándole una.
"Gracias por el baile, princesa. Eres, sin duda, la compañera más grácil con la que he
bailado."

6
El Danubio azul, o El bello Danubio azul (título original en alemán: An der schönen blauen Donau op. 314, En el bello Danubio azul),
es un vals compuesto por Johann Strauss (hijo) en 1867.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

62 62 62 62

Megan sentía crecer el rubor en sus mejillas, a pesar que
sospechaba que sus palabras eran más una burla que la verdad. Se
negó a responder, bebiendo su champán y mirando a las otras personas en la habitación.
La abundancia de diamantes, rubíes, zafiros y esmeraldas era sorprendente, por no
hablar de los hermosos vestidos de las damas y los trajes a la medida de los hombres.
Este era el renacer de la alta sociedad. O quizás sería más exacto decir que esta nunca
había muerto. No para estas personas.
Una mujer se destacaba entre la multitud. Llevaba un impresionante vestido de seda con
un ligero aire japonés en sus líneas. Sus ojos eran exóticos, mostrando una estructura
ósea que indicaba que ella era resultado de la mezcla de más de una raza. Ella era
exquisita. Desde su sedoso pelo negro hasta los diamantes alrededor de su garganta, era
una dama e cada centímetro y Megan encontró difícil apartar la mirada. Era fascinante.
"¿Quién es ella?" La mujer llamaba la atención simplemente por respirar. Tenía una piel
clara a pesar de sus claros rasgos asiáticos.
"Ella es la Señora de esta región, Virginia Dean".
"¿Y la gran bestia descomunal detrás de ella?" Megan no podía dejar de notar al apuesto
hombre que estaba de pie, muy protector detrás de ella.
"Ese es su padre, Sir Heathclif Dean".
"No se ven muy parecidos", reflexionó en voz alta.
"Heath la adoptó en Japón hace más de un siglo. Virginia es la hija de una Geisha y un
capitán de barco Inglés. Como podrás imaginar, ser un niño mestizo no era muy bueno en
esos días. Virginia vivió una vida difícil hasta que conoció a Heath. Él me dijo que trató de
robarle los bolsillos. Él la capturó, por supuesto. Era sólo una niña en el momento y el la
tomo bajo su ala, criándola como suya."
"¿No nació como bloodletter entonces?"
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

63 63 63 63

"No", admitió Dante. "Eso vino después. Una tragedia visitó a la
joven Virginia y en un momento de angustia, Heath la convirtió. Así
que él es su creador y su padre adoptivo. Juntos, son una pareja formidable."
"Tendrían que serlo para gobernar sobre todos los vampiros en Nueva York".
Mientras observaba a la hermosa pareja, la mirada de la mujer se movió alrededor de la
sala, hasta, finalmente, descansar sobre Megan. Una mano elegante se levantó, haciéndo
una seña con los dedos.
"Parece que hemos sido convocados". Dante tomó el brazo de Megan y la condujo a
través del espacio que los separaba. "Al parecer quiere conocerte, Cenicienta."
Megan levantó los labios en una sonrisa tensa por la pequeña broma de él, mientras se
aproximaban a la mujer y su padre. Aunque para ser honesta, Heathclif Dean no parecía
ser lo suficientemente mayor para haber engendrado una hija adulta. El hombre era tan
apuesto como el pecado y totalmente devastador, como el mismo Dante, sólo que más
refinado. Mientras Dante era un guerrero de lado a lado, Heathclif parecía un caballero
en cada centímetro. Un caballero que sabía luchar y usar su cuerpo musculoso como
ventaja, sin duda, pero todavía un caballero.
Dante tenía asperezas que mostraba en los momentos más extraños. Él era más real, si
Megan tuviera que definirlo, pero no podía decir exactamente cómo. Era sólo una
sensación que se lo decía. Y eso era muy atractivo.
Cuando se paró frente a la pareja, Dante hizo las presentaciones. Megan se sentía como
una mariposa que acababa de ser atrapada con un alfiler bajo una lupa por como la
Señora la miró, evaluándola con la mirada.
"Estoy encantada de conocerla, Megan. No es costumbre nuestra, mezclarnos
socialmente y eso algo que lamento. No siempre fue así." Ella habló con refinada
franqueza, su tono de voz era agradable y cortés. Megan no estaba segura de lo que
había esperado, pero la llenó de alivio lo amistoso del saludo de la señora.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

64 64 64 64

"Tuve el honor de ser invitada, Señora." Megan esperaba ser lo
suficientemente amable, pero aún proyectar una postura de mayor
seguridad. No quería ser vista como una débil en una habitación llena de depredadores.
Sobre todo por la líder de la manada.
"Dante, tengo algunas noticias que debemos discutir en privado, lo cual es imposible
dadas nuestras circunstancias actuales." Heathclif Dean habló hacia Dante, a pesar de
que los miraba a ambos. "Ven a la casa mañana por la noche. También estás invitada
Megan".
Ella asintió con cortesía, sin saber lo que estaba aceptando. Estaba intrigada por la
pareja, pero también era muy cuidadosa con ellos. Había que ser cauteloso al tratar con
los bloodletters y estos dos eran de los más poderosos en el área de Nueva York.
Teniendo en cuenta la enorme cantidad de ricos y poderosos vampiros en el área
metropolitana, eso decía bastante.
Dante y Heathclif empezaron a hablar de cosas que Megan desconocía -gente que ambos
conocieron y reminiscencias del pasado. Ella trató de escuchar pero gran parte se fue por
encima de su cabeza. Se sentía incómodamente consciente de la mirada de la Señora. La
otra mujer la miraba de arriba hacia abajo como decidiendo qué hacer con ella. Megan
no disfrutó la mirada. Había estado recibiendo la misma mirada, aunque más
pronunciada desde que entró en la sala.
"¿Eres estudiante de artes marciales, Megan?" la Señora le preguntó al parecer de la
nada.
Tomada con la guardia baja, Megan asintió con la cabeza. "Creo que la mayoría de los
were encontramos el estudio de las artes marciales, tanto relajante como útil. La
disciplina nos ayuda a enfocar nuestro animal interior y las habilidades son siempre útiles
ya sea en la caza o en defensa propia."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

65 65 65 65

"¿Y cuando estás en el Dōjō
7
? ¿Qué color de cinta llevas en la
cintura?" la señora le preguntó con una sonrisa tímida.
Megan se retorció un poco, no le gustaba dar información personal de ningún tipo.
"Negra".
La Señora sonrió ampliamente, con los ojos exóticos iluminándose con entusiasmo.
"¿Qué disciplina te gusta más?"
"Kung Fu
8
, en realidad."
Ella se echó a reír. "Debería haberlo sabido. Las formas de animales serían como una
segunda naturaleza para uno de tu clase."
"He estudiado jiu-jitsu
9
, también, y un poco de iaidŏ
10
."
"El estudio de la espada es una disciplina noble, Megan. Daría la bienvenida a la
oportunidad de entrenar contigo en algún momento. Tal vez mañana, mientras mi padre
habla de negocios con Dante, podemos pasar unos minutos en el dojo.”
“Me gustaría mucho”.
No estaba segura de a qué había accedido, pero esperaba que la Señora tomara en serio
la invitación. Megan sería una tonta si enfureciera a esta mujer.
Después de conversar un rato un poco apartados, los hombres las incluyeron en la
conversación de nuevo, hablando de los excelentes músicos que los Dean habían logrado
contratar para esta fiesta. Para su sorpresa se habló de otros artistas, desde estrellas de

7
Dōjō es el término empleado en Japón para designar un espacio destinado a la práctica y enseñanza de la meditación y/o las artes
marciales tradicionales modernas o gendai budo.
8
Kung-fu, Gongfu o Gung Fu (chino simplificado: 功夫, pinyin: gōngfu) es un término bastante conocido del idioma chino empleado
actualmente para referirse a las Artes marciales de China. Es decir, todas las artes de este tipo surgidas en territorio chino son
abarcadas por este término, lo que implica más de doscientos estilos a veces totalmente diferentes entre sí, sin contar sus
subsecuentes ramificaciones.
9
El jiu-jitsu (柔術 jūjutsu
?
, "el arte de suavidad") es un arte marcial japonés que abarca una variedad amplia de sistemas de combate
basado en la defensa "sin armas" de uno o más agresores tanto armados como desarmados.
[1]
Las técnicas básicas incluyen
principalmente luxaciones articulares, y además golpes, esquivas, empujones, proyecciones, derribos, y estrangulamientos. Estas
técnicas se originan en métodos de batalla de los bushi (guerreros japoneses clásicos), para hacer frente a otros guerreros con
armadura, (de ahí su énfasis en atacar con luxaciones, lanzamientos y estrangulaciones) y se desarrollaron a lo largo de cerca de dos
milenios
10
El iaidō (居合道, iaidō) es un arte marcial japonés relacionado con el desenvainado y el envainado de la katana. Era practicado por
los samuráis, especialmente en el periodo Edo. Estas técnicas surgen principalmente para poder atacar o defenderse a la vez que se
desenvainaba, comenzando por tanto el enfrentamiento con el arma aún en la saya (vaina) y desenvainando con la velocidad
apropiada para atacar o contraatacar al oponente sin darle tiempo a reaccionar. La principal idea del iaidō es ser capaz de reaccionar
correctamente ante cualquier situación inesperada.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

66 66 66 66

rock hasta compañías de ópera, que habían tocado o habían sido
reservados para tocar en los encuentros vampíricos futuros. Al
parecer, a estos inmortales les gustaban las fiestas.
O tal vez los Dean realizaban eventos con el fin de mantener un ojo sobre su pueblo.
Dante había hablado de la invitación de esta noche como una orden de comparecencia.
Tal vez a los Dean, les gustaba disfrazar sus audiencias públicas en forma de fiesta. Tenía
sentido. Las personas estaban menos propensas a empezar problemas en un evento
festivo y era más probable que asistieran, aunque entendieran que había un motivo
oculto.
Algo así como una conferencia de negocios. Uno iba por la comida y regalos y trataba de
no pensar en los acontecimientos que ocirrirían en el camino. Muy inteligente por parte
de los vampiros usar una estratagema tan vieja. Por otra parte, ellos podían haber sido
los que la crearon en primer lugar.
"¿Bailamos?" El tono culto de Sir Heathclif la saco de sus reflexiones internas.
Le ofreció la mano a Megan y fue casi imposible negarse a la orden en su poderosa voz.
Sin embargo, algo la hizo mirar hacia Dante. Ella no buscaba su permiso exactamente. Era
más bien como una rápida comprobación de si él pensaba que sería seguro irse con este
hombre extraño. Después de todo, Dante sabía más acerca de estas personas que ella. La
idea de que instintivamente confiará su seguridad al juicio de Dante, era algo a
considerar en otro momento.
"Nunca había bailado el vals antes de esta noche, Sr. Dean," dijo ella con la esperanza de
encontrar alguna razón para declinar. La expresión dura en el rostro de Dante y sus ojos
se estrechados la hicieron querer decir que no, aunque el lobo solitario e independiente
dentro de ella se opuso a cualquier restricción.
"Por favor, llámame Heath. Te vi bailar a la perfección con d'Angleterre. Toda esa agilidad
y gracia propias, te hacen una bailarina natural, querida. Por favor, permíteme el honor
de ser tu pareja."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

67 67 67 67

Una vez más le tendió la mano y ella no tuvo más remedio que
aceptar. Heathclif Dean no se había convertido en uno de los más
importantes y poderosos vampiros en el país durante una sola noche. Había tenido siglos
para perfeccionar sus formas de mando y con solo apenas treinta años, were o no,
Megan no era rival para el poder de su voluntad.
Ella puso su mano en la suya y fue llevada rápidamente hacia la pista de baile. Los
bailarines se separaron casi por arte de magia dando espacio al hombre importante en
medio de ellos, y mirando a Megan, evaluándola con sus ojos lo cual la hizo sentir
incómoda. A ella nunca le gustó ser el centro de la atención.
Todo quedó olvidado cuando Heath la llevó en el torbellino de un energético, aunque
gentil vals. Él era un maestro no sólo de su hombres, sino de la danza, la llevaba con
sutiles movimientos a la posición exacta donde quería que fuera. Todo lo que tenía que
hacer era seguirlo y dejarse atrapar por el remolino de su falda, el roce de la seda y la
belleza de la música resonando suavemente sobre las paredes del gran salón.
Perdió la noción del tiempo y el espacio, hipnotizada por el baile y el irresistible hombre.
Él la miró a los ojos y ella sintió la presión de su magia contra su resistencia were natural.
No la podía influenciar, pero la danza era un ensueño suficiente, y el hecho de que
tratara de utilizar su poder sobre ella no la alarmaba como probablemente debería.
La música del vals llegó a un crescendo, y Heath la inclinó hacia abajo, sobre su rodilla
doblada. Se acercó más. Ella no estaba en condiciones de moverse y mucho menos de
escapar de él. Su cuerpo fue colocado de tal manera que ella no tenía absolutamente
ninguna influencia y ninguna esperanza de escapar del beso que pensaba que él le iba a
dar.
Esta exposición pública sería vergonzosa, pero podría vivir con ello. Ella se preparó y
cuando él bajó más, se dio cuenta de que sus labios no eran el objetivo, sino su yugular.
Ella podía ver el brillo de sus colmillos a medida que descendían. El golpeó rápido, el
miedo sólo fue momentáneo antes que su mordedura sedujera sus sentidos. El mojo de
un vampiro no podía ser dejado de lado a tan corta distancia, se dio cuenta, ni siquiera
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

68 68 68 68

por una were. La mordedura la impulsó en un estado nebuloso
donde su mente no luchaba, sólo sucumbió al vampiro Maestro.
Impresionados susurros estallaron a su alrededor en la pista de baile cuando Heath
abruptamente la dejó ir con una lamida final y la levantó sobre sus pies. Estaba mareada.
Su gran mano la estabilizó mientras la guiaba fuera de la pista de baile, hacia su pequeño
grupo.
Megan estaba aturdida. Una especie de hambre sexual impactante había despertado en
su cuerpo, pero no había sido satisfecha. Nunca había sido mordida por un vampiro antes
y no estaba preparada para la forma en que la hizo sentir. Sentirse inestable sobre sus
pies no era algo a lo que estuviera acostumbrada. Los were en general tenían un
excelente equilibrio. Su equilibrio por supuesto, fue enviado al demonio por la influencia
perturbadora de Heath.
Él la llevó directamente hacia donde estaba Dante a punto de estallar. El hombre estaba
tan enojado que casi echaba chispas. Ella vio la furia en sus ojos, incluso antes de que
abriera la boca para hablar.
Heath se adelantó. "Ven conmigo, d'Angleterre. Tenemos mucho que discutir."
Heath se apartó bruscamente, su mano todavía sujetando firmemente la suya, mientras
los guiaba hacia la puerta. Se detuvo sólo una vez para decirle a su hija que se iba y que
debía continuar divirtiéndose en la fiesta.
Frustrado y con furia, Dante los siguió. Megan alcanzó a ver sus pesados pasos mientras
bajaba las escaleras detrás de ella y su anfitrión. Fue llevada hasta una larga limusina
negra y colocada en el asiento de atrás del conductor, frente a Heath y Dante. Ambos
hombres se veían enfadados, pero Dante ganaba el premio a la ferocidad.
El coche comenzó a moverse y Dante se volvió hacia el hombre que, para todos los
efectos e instintos, él era el Maestro de esta región, aunque su hija llevaba el título.
"No debiste hacer eso". Cada palabra fue dicha entre los dientes apretados de Dante.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

69 69 69 69

Heath se hundió en las almohadillas de felpa. "Por extraño que
parezca, estoy de acuerdo contigo. Ella está envenenada".
"¿Qué?" Megan no tenía ni idea de lo que Heath estaba hablando y no se fiaba de la ira
que vio en sus expresiones.
"Maldita sea". La ira de Dante continuó pero estaba redirigida.
"¿Por qué no pareces sorprendido?" Heath le preguntó con suspicacia.
"Pensamos que podría haber algo como eso. No estábamos seguros. De otra manera
hubiéramos hecho algo para prevenirlo. He estado manteniendo un ojo en ella, mientras
resistía la tentación de su sangre, por si acaso. Parece que nuestras sospechas eran
válidas."
"¿Quiénes somos nosotros?" exigió Heath.
"¿Seguramente has oído hablar del compañero que he estado teniendo últimamente?"
Dante tomó su teléfono celular y lo abrió. "Si lo permites, voy a llamar a mi amigo. Si en
verdad estás envenenado, él puede ser capaz de ayudarte."
"Duncan, ¿verdad? Me enteré que estaba de vuelta." Heath se apoyó en los cojines, más
pálido de lo que había estado antes. "Tenía toda la intención de verlo y decirle hola."
"Tendrás tu oportunidad. Lo estoy llamando." Dante marcó el número.
Heath agitó una mano negligentemente en su dirección. "Llámalo. No creo que el hijo de
puta Fey pueda perjudicar en nada y lo más probable es que pueda ayudar. Me siento
muy mal."
"Lo siento mucho," Megan susurró antes de pensarlo mejor. Había llamado la atención
de ellos, de nuevo. Dante estaba al el teléfono de modo que sólo podía ver como los ojos
de Dean la perforaban.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

70 70 70 70

"¿Quién era su objetivo, pequeña? Seguro no era yo. Dudo que
tuvieras alguna idea de que te seleccionaría de esa manera. ¿Tenías
la intención de darle esta sorpresa mortal a Dante?"
"No. Yo no lo sabía. ¡Lo juro!" Su mente corría, tratando de pensar en cuándo o cómo
podría haber estado expuesta a algo que fuera tan venenoso para su especie. No era algo
que hubiera hecho a propósito.
Heath se inclinó hacia delante, sujetándola a su asiento con su mirada hipnótica. Pudo
sentir el Glamour que trató de imponer sobre ella, pero no estaba tomando
completamente. No como lo había hecho durante su baile, cuando había estado
demasiado cerca de él, para tomar ventaja de su inmunidad natural. Unos pocos metros,
al parecer, hacían toda la diferencia del mundo.
Dante cerró el teléfono. "Él está en camino a tu casa. Supongo que es donde nos
dirigimos, ¿verdad?"
Heath asintió brevemente cuando se dio por vencido, dejando de tratar de envolver su
mente. Ella sintió el retiro de su energía como el levantamiento de un peso de sus
hombros.
En pocos minutos, llegaron a una magnífica casa antigua de piedra rojiza. La propiedad
tenía que valer varios millones, pero Megan no tuvo tiempo de apreciar su grandeza ya
que fue llevada por las escaleras hacia el interior en tiempo récord. Dante tenía una
mano en su brazo como si tuviera miedo de que pudiera tratar de escapar corriendo en
cualquier momento. Tuvo la tentación de hacer precisamente eso, pero no podía dejar a
Heath así. Ella había sido el catalizador de lo que estuviera mal en él, y se lo debía.
Ella se sintió muy mal cuando lo vio deteriorarse frente a sus ojos. El chofer de la limusina
tuvo que ayudar a llevarlo adentro por un tramo de escaleras ocultas, hacia una gran
suite principal por debajo del suelo. El rostro del conductor era sombrío cuando Heath le
dio instrucciones de subir y esperar la llegada de Duncan.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

71 71 71 71

Cuando Heath se derrumbó en la cama gigante, el conductor
acorraló a Dante y Megan en la puerta.
"Si él es perjudicado aún más, ustedes dos no van a salir de este lugar con vida. ¿Soy
claro?"
"Te escucho, Hugh." Dante se puso de pie frente al otro vampiro, pero aceptó sus
palabras de buen grado. "Hay poco que podamos hacer por él sin la ayuda de Duncan.
Tráelo directamente aquí en cuanto llegue."
Hugh envió una amenazadora mirada de medición en dirección a Dante, antes de irse al
piso superior.
Megan le dio un rápido vistazo a la cara sombría de Dante antes de volver su atención a
Heath. El hombre estaba en mal estado, cada minuto vez más pálido mientras respiraba
con mayor dificultad. El retiró y lanzó su corbata a través de la habitación, y su chaqueta
fue lo siguiente.
Megan tomó la iniciativa y recogió las prendas de vestir, doblándolas cuidadosamente
antes de colocarlas en un sofá tapizado de seda, en uno de los lados de la gran
habitación. Dante fue hacia Heath después de llenar una copa grande, con vino de color
rojo oscuro. Ella sabía que el vino tenía propiedades curativas para su especie, pero la
cosecha parecía tenía poco efecto en él. Aunque, no pareció empeorar después de tomar
el vino, no se estaba poniendo mejor, tampoco.
Duncan llegó momentos después con Hugh como escolta. Fue directamente hacia Heath,
colocando sus manos sobre el hombre en la cama, incluso antes de decir hola. El
resplandor de la magia llenó la habitación, y Mega se sorprendió ante su primera visión
real del potencial de Duncan en su totalidad. Todo su ser estaba impregnado de un aura
mágica tan fuerte, que casi dolía mirarlo directamente.
"¿Cómo se ve, Duncan, viejo amigo?" Heath preguntó con una sonrisa débil, mientras se
apoyaba contra la cabecera.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

72 72 72 72

"No se ve bien, me temo. Esto es magia profunda, ligada a la sangre
de Megan, como temía." Él retiró su poder, de algún modo,
volviéndose hacia ella. "¿Estás contenta con lo que has causado?























El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

73 73 73 73

C Ca ap pí ít tu ul lo o 5 5
"¡No! Yo no hice esto." Dio un paso hacia atrás, lejos de la acusación en los trágicos ojos
azules de Duncan, pero Dante estaba detrás de ella, bloqueando su camino. Ella sintió
que su cuerpo fuerte la enjaulaba por la espalda mientras su mente corría. "Quiero
decir... Yo no lo sabía. Nunca haría algo así a propósito."
Duncan la miró de manera constante durante un largo rato, finalmente, asintió. "Te creo.
La verdadera pregunta es, ¿hasta dónde estás dispuesta a llegar para revertir lo que se ha
hecho con tu sangre?"
Pensó rápidamente. No quería que Heath muriera. Si lo hacía, ella probablemente lo
seguiría. Tampoco quería que muriera por otras razones, además de las egoístas. A pesar
de haber nacido medio-were, era básicamente una persona pacífica. No podía matar una
mosca a no ser que estuviera transformada y entonces sólo seguía los instintos básicos
del lobo. Ella nunca se deleitaba con la caza o raras matanzas de su alter-ego.
Pero esto era otra cosa. Aunque no sabía nada sobre el veneno en su sangre, se sentía
como un asesinato a sangre fría. No creía poder vivir con ese tipo de cosas sobre su
conciencia. Haría cualquier cosa que estuviera en su poder para ayudar a Heath a
sobrevivir.
"No quiero que muera. Haré lo que deba para revertir esto."
"Tenía la esperanza de que dijeras eso." Duncan dio un paso más cerca de ella. "Sin
embargo, me temo que te resistirás cuando comprendas lo que se requiere."
Su sangre se enfrió. "¿Tengo que morir para salvarlo?"
“No, pequeña." Duncan fue rápido en tranquilizarla, pero sus ojos eran graves,
alimentando sus temores. "Su especie se alimenta de la sangre, el sexo y la energía
psíquica. Tu sangre es veneno, pero tu corazón no lo es. La combinación de tu energía
sexual combinada con tu corazón puro puede contrarrestar la magia que, de alguna
manera, fue colocada en tu sangre. "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

74 74 74 74

"¿Quieres que tenga sexo con él?" Ella no podía estar segura con el
tumulto, pero creyó haber oído gruñir a Dante detrás de ella.
"Con él y conmigo. Juntos, tu buena intención y la energía producida en el clímax,
realzados por mi magia, podrían ser suficientes para darle la fuerza para superar tu
sangre contaminada."
"¿Con ustedes dos? ¿Al mismo tiempo?" Ella podía meterse en la cabeza esa idea,
aunque si estuviera siendo honesta, tendría que admitir que no era un concepto
totalmente aborrecible. Ambos hombres eran hermosos y muy atractivos. No amaba a
ninguno de los dos, pero tenía sentimientos cálidos por Duncan y su actitud hacia Heath
se complicaba por la intensa culpa sobre lo que estaba sufriendo a causa de su sangre.
Quería ayudarlo y aunque no era una mujer promiscua y nunca había tenido dos
hombres en la cama al mismo tiempo, haría lo que fuera necesario para salvar la vida de
Heath. Le debía mucho más. Era una were, y aunque no había crecido en la manada, no
estaba ajena al sexo, como lo estaban todos los niños de la Tierra.
"¿Qué dices, Megan?"
"Yo... no sé qué decir. No quiero que muera por mí culpa." Miró al hermoso rostro de
Heath, carente de color, con dificultad para respirar. "Voy a hacer todo lo que me pidas."
"Bien". Duncan fue rápido cuando le tomó la mano y la llevó a la cama.
"Es extraño, ¿no es así, querida?" Heath se sentó a cuando Duncan la guió para sentarse
a su lado en la cama gigante. Dante merodeaba en un rincón, sus ojos brillaban. Y luego
estaba el silencioso Hugh, mirando como un guardaespaldas cerca de la puerta. Heath le
puso la mano en el hombro, dirigiendo su atención de nuevo a él. "Me gustaría tener
esto por razones muy diferentes a estas circunstancias, pero cree que esto..." Se inclinó
para rozar su oído y habló en voz baja para que sólo ella pudiera oír. "Cuando te ví esta
noche en el salón de baile, quedé sin palabras. Eres hermosa, pequeña loba, y la mujer
más misteriosa que he conocido. Te desee en el momento que te vi."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

75 75 75 75

¿Qué mujer no se emocionaría al tener a un verdadero noble
británico, susurrándole cosas como esas al oído? Megan no era
inmune a su encanto pícaro, incluso débil como él estaba. Él no tenía que seducirla, y no
creía que pudiera obligarla nublando su mente. La verdad era, que encontraba a Sir
Heathclif Dean irresistible de una manera muy básica. Aunque no era una mujer fácil de
ninguna manera, como cualquier were, ella tenía un deseo sexual saludable y no muchas
inhibiciones como la mayoría de los mortales.
Había tenido retozos satisfactorios con algunos selectos hombres humanos desde que
había llegado a la edad adulta, pero dudaba que alguno de sus amantes la hubiera
llevado a su máximo potencial. Estos bloodletters eran otra historia. Desde la primera vez
que vio a Dante, se había estado preguntando hasta qué punto podría llevarla un
inmortal. Solo estar cerca de Dante y Duncan la había embriagado.
Se sentía atraída por la bondad y el poder de Duncan. Había oído decir que los Fey
estaban cerca de lo irresistible. Por supuesto, al no haber conocido a uno antes, no sabía
lo fuerte que pegaban, tanto mágica como sexualmente. Desde que conoció a Duncan, se
sintió atraída por él e incluso al margen de su atracción Fey, él le gustaba como persona.
Era la voz de la razón cuando el temperamento de Dante estallaba. Le gustaba la forma
en que los dos amigos interactuaban y cómo se equilibraban entre sí.
Si tenía que hacer esto—y estaba malditamente segura de que su vida dependía de ello—
se alegraba de que Duncan fuera parte de ello. El velaría por ella. Se daba cuenta de su
profundo sentido del honor y sabía que iba a protegerla en caso de que algo fuera mal.
Respiró profundo, recopilando su valor. "Está bien." Parpadeó hacia Heath. "Puedo hacer
esto."
Él le acarició el pelo, apartándolo de su cara. "Ojalá pudiera nublar tu mente para que sea
más fácil, pero eres extrañamente resistente."
"Me alegro de que no puedas. Me gusta asumir la responsabilidad de mis acciones, tanto
lo bueno como lo malo. De alguna manera te hice esto, y lo voy a arreglar."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

76 76 76 76

"Es mejor así, en todo caso." Duncan se sentó detrás de ella en la
cama, atrapándola entre los dos duros cuerpos masculinos. Sus
manos se extendieron hacia su cintura, acariciándola suavemente a través de la fina seda
de su vestido de fiesta. "La intención cuenta mucho cuando se trata de anular una magia
como ésta. Necesitas centrarte en tu deseo de que Heath esté bien y libre de mancha.
Tienes que disfrutarlo pequeña."
Duncan le acarició el hombro con la boca, dejado al descubierto por el escote bajo del
vestido. "El placer sexual es como ambrosía para su especie. Es aún más poderoso que la
sangre en determinados casos."
Megan le creyó. Sentía el cosquilleo de la magia atravesándola, desde que Duncan la
tocara, como pequeñas burbujas de champán estallando contra la piel en su espalda.
Frente a ella, Heath no perdió el tiempo y lamió el camino por su cuello hasta el escote
descubierto. Duncan desabrochó los pequeños botones en la parte posterior de su
vestido, y Heath lo ayudó a tirar hacia abajo para exponer sus senos.
Megan jadeó cuando los colmillos de Heath se arrastraron por su pecho, dejando
pequeñas marcas, aunque tuvo cuidado de no sacarle sangre. Ella lo miró, con su
temperatura aumentando cada vez más mientras exponía uno de sus pezones, lamiendo
hacia abajo hasta que lo tuvo pegado a su lengua.
A través de la habitación, Dante hizo un ruido, un gruñido que sólo llego sus oídos a
causa de su sensitiva audición de were. Dudaba que los vampiros en la sala lo hubiesen
captado, pero sus ojos se sintieron atraídos por Dante. Sus ojos brillaban con fuego
apenas contenido. Parecía casi como una mezcla de pasión y rabia. Estaba muy enojado y
su expresión celosa levantó otra muesca de su excitación.
"Después de esto, eres mía", susurró, fue apenas audible para sus sentidos agudizados.
Su intestino se cerró cuando la parte superior de su vestido de fiesta fue empujada hasta
la cintura, y Duncan comenzó a trabajar en los pequeños botones que sujetaban las
crinolinas mullidas y la falda.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

77 77 77 77

Ella sostuvo la mirada de Dante mientras Heath y Duncan hacían su
cuerpo cantar. Sentía cada toque como si viniera de Dante y la idea
de que mirara su unión con dos de sus amigos, la hizo calentarse. El factor de perversión
estaba fuera de discusión. Había disfrutado siempre de algo un poco diferente y elegía a
sus pocos amantes humanos por su creatividad y voluntad de experimentar, ya que
necesitaba una experiencia más terrenal, para conseguir satisfacción, que una mujer
puramente humana.
Esto iba más allá de lo que había hecho o imaginado nunca. Nunca había estado con más
de un hombre a la vez y nunca nadie la había visto. Ambas eran cosas que no había
pensado en experimentar, pero descubrió le gustaba, por lo menos en esta situación.
La presencia de Dante hacia aceptable esta situación de pesadilla y, aunque podía ver
que estaba comido por los celos, estaba excitado también. Su polla sobresalía al frente
de sus pantalones de vestir y mientras miraba, él se quitó la corbata y la chaqueta,
tirándolos en una silla cercana. Los primeros botones de su camisa fueron lo siguiente y
luego los puños. Los enrollo, los músculos de sus antebrazos le hicieron la boca agua
mientras Heath chupaba con fuerza sobre su pecho, y luego cambió su atención hacia el
otro, mientras Duncan la despojaba de la falda y tiraba su vestido de baile y las ropas
interiores a los pies de la cama. Lo único que llevaba era el tanga de encaje blanco que
Dante le había dado con su hermoso vestido.
Se había sonrojado cuando vio la poca y escandalosa ropa interior, a sabiendas de que la
había elegido para que se la pusiera. No había ningún sujetador. El vestido no permitía
uno. Toda la noche, sus pezones habían estado presionándose contra de la seda suave,
raspando mientras se movía, en un perpetuo estado de excitación.
Todo había llevado a esto, se dio cuenta. Aunque cuando comenzó la noche, pensó que
estaría en la cama de Dante, a puerta cerrada y sin testigos. Con todo, las cosas habían
llegado a ser mucho más complicadas de lo que había esperado. Se sintió aliviada de que
Dante no la mordiera. Se sentiría muy mal si lo hubiese envenenado. Fue lo
suficientemente malo que Heath hubiera sucumbido.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

78 78 78 78

El era un hombre apuesto, y había sentido algo cuando la mordió.
Era fuerte, potente y extraordinariamente atractivo, pero Dante
era... más. Sólo, más de todo. Más atractivo, más devastador, más peligroso para ella.
Sin embargo, no era un problema estar cerca de Heath. Era un hombre magnífico con un
montón de sex-appeal. Una mujer tendría que estar muerta para no fijarse en él.
Tener a Dante aquí en la habitación, diciendo cosas que sólo ella podía oír, añadía más
excitación. Y los toques generosos de Duncan añadieron punzadas de su magia, que casi
la hicieron desmayarse. La estaba hechizando. Estaba casi segura de ello. Era diferente
del mojo de un vampiro que se llevaba todo pensamiento independiente. Esto era más
como una persuasión de su respuesta natural, una intensificación de sus sentidos ya
fuertes. El estaba haciendo esto más fácil para ella, y podría haberlo besado por el
esfuerzo extra. De hecho, quería darle un beso. Desesperadamente.
Trató de girarse en los brazos de los dos hombres y, tras un momento de lucha, se lo
permitieron. Se enfrentó a Duncan, mirándolo a los ojos, incapaz de encontrar las
palabras para expresar los pensamientos en su mente pero él lo entendió. Ella lo podía
ver en su mirada, ya que se suavizó. Se inclinó y la besó en la frente.
"Eres una belleza, pequeña loba. Quiero que esto sea bueno para ti.
"Lo es." Ella suspiró mientras se inclinaba hacia arriba para reclamar su boca con la suya.
Vertió todo su agradecimiento y atracción en el beso, con la esperanza de devolverle un
poco el placer que estaba trabajando muy duro para darle. Sabía que él había gastado su
energía mágica en ella, y ningún mago hacía eso, sin un cierto esfuerzo de su parte. Él no
tenía que hacerlo. Ella estuvo de acuerdo con todo lo que tenía que hacer, pero Duncan
le daba un golpe que la empujaba un poco más allá de la mera cooperación en el ámbito
del goce verdaderamente devastador.
Probó el sabor de él, y era tan mágico como el hombre mismo. Duncan se estaba
convirtiendo rápidamente en un gran amigo, alguien en quien podía confiar no solo con
su cuerpo, si no con su corazón. Sentía ternura hacia él, sobre todo por la forma en que
se preocupaba por cada uno de sus amigos, grupo en el que, curiosamente, parecía estar
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

79 79 79 79

incluida. No era en verdad un tipo de amor romántico. Era el amor
de un amigo. Un amigo con algunos beneficios por el momento, por
supuesto.
Se retorció en sus brazos cuando él rompió el beso. Las manos de Heath estaban por
debajo del elástico de su tanga, empujándolo hacia abajo. Tenía los labios en su cuello,
demasiado cerca del lugar en el que la había mordido en la pista de baile.
"Sin mordisquear, amigo", le recordó Duncan al vampiro con un tono de burla, pero
firme. "Eso es lo que nos metió en este lío, y no necesitas una dosis doble de veneno esta
noche."
Megan se echo hacia atrás para mirar entre los dos hombres. Heath parecía más fuerte,
pero sus ojos eran... aterradores. Ella no podía pensar en otra palabra para la expresión
de su cara. El hambre y la desesperación estaban mezcladas en su expresión, de una
manera espantosa. Los labios de Duncan se tensaron cuando pareció reconocer el filo de
la desesperación en el rostro del Maestro.
"Hugh", llamó Duncan, sin apartar la mirada de la cara de Heath. "¿Puedes darle una
vena, mientras esto concluye?", Le preguntó al vampiro silencioso, que fue a pararse al
lado de ellos.
Hugh asintió, y Megan pudo ver el fuego en sus ojos, a pesar de que claramente hizo
todo lo posible para controlarlo. Se alegraba de que pudiera controlar sus instintos.
Había más de lo que podía manejar entre las órdenes de Duncan, rechazar el deseo de
Heath de morderla, los susurros furiosos de Dante y su mirada fundida.
La habitación estaba demasiado llena. Ella habría estado aún más consciente de eso, si
no fuera por la magia de Duncan afectando sus sentidos.
"No me gusta apresurar las cosas, cariño." Duncan le hizo un guiño. "Pero esto es
importante. Quiero que pienses en Heath. Quiero te enfoques en desear que se libere de
la mancha, que esté sano y completo. Piensa en cosas buenas, pequeña." Él se inclinó
para besarla brevemente, aumentando nuevamente sus sentidos, que no se habían
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

80 80 80 80

apagado todavía. Tenía la piel ultra sensible a las cuatro manos
masculinas que vagaban sobre ella a voluntad. Su tanga se deslizó
por sus piernas y las manos de Heath se establecieron entre los muslos, una al frente y
una por atrás.
Él no perdió el tiempo, deslizando su mano por la mancha de humedad que le esperaba,
persuadió a sus piernas a abrirse, donde estaba sentada en el borde de la cama. Torturó
su clítoris, deslizando su dedo medio dentro de ella. Ella jadeó cuando la boca de Duncan
se asentó en su pecho. Su tacto era más suave de lo que había sido el del vampiro, más
solícito, y se dio cuenta en un instante de que él era el coreógrafo de esta escena.
Heath había casi perdido la cabeza, con el veneno mágico limpiándose fuera de su
sistema. Duncan era el que sabía como funcionaban tales cosas, y era el único que sería
capaz de ver, en realidad, cuando el veneno se disipara. Él era su guía en esta incursión
en lo prohibido, así como un participante. Confiaba su seguridad y su placer a él.
Hasta el momento, no se había dirigido a ella de manera errónea. Quería algo más que el
dedo de Heath en su coño. Quería su polla y su corrida. Y lo quería ahora.
No tenía idea si era la magia de Duncan la que disparaba sus sentidos, o el mismo Heath,
y en este punto, realmente no le importaba. Estaba más caliente de lo que había estado
alguna vez en su vida, y tenía a un hermoso vampiro listo, dispuesto y más que capaz de
satisfacerla.
Se dio la vuelta y empujó a Heath sobre la cama. Él la dejó hacer, sonriendo mientras se
colocaba sobre el suave colchón. Ella usó solo un poco de su fuerza were para rasgar su
camisa, abriéndola; los botones volaron por todas partes, mientras gruñía y olfateaba su
picante, aroma masculino. Nunca antes había sido capaz de dejar a su loba salir a jugar
durante las relaciones sexuales y estaba un poco consternada por sus propias acciones,
como si las mirara desde lejos. Pero no lo suficiente para detenerse.
No, ella quería más y a Heath, eso no parecía importarle en lo absoluto. Le pasó las
manos por el pecho musculoso, gratamente sorprendida por la ondulación de los
músculos de su abdomen. Estaba sólidamente construido, mucho más de lo que habría
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

81 81 81 81

esperado y era sólo un poco más alto que los otros hombres, como
un levantador de pesas con un ojo simétrico. Él no era demasiado
voluminosos en ningún lugar, de hecho, él era justo lo que necesitaban sus sentidos were
dolorosamente excitados.
Lamió su duro pezón, mordisqueando su músculo pectoral, y se gratificó en verdad al
verlo temblar por un momento. Bajó por su bien definido abdomen, haciendo una pausa
para desabrocharle los pantalones y tirar de la lengüeta de la cremallera con sus dientes.
Ella le tiro un poco de piel en su prisa, pero a él no pareció importarle.
Su polla excitada surgió hacia su mano, y ella no perdió el tiempo. Quería probarlo. Lamió
la cabeza, adorando el sabor salado y la sensación de él, haciendo una pausa para bajar
por él, llevándolo en lo más lejos que pudo, por un momento, antes de sorber su camino
de regreso. Lo dejó mojado y el cielo sabía que ella estaba húmeda también. Quería una
polla gruesa en su interior.
Trató de saltar encima de él, pero las manos de Duncan agarraron su cintura
impidiéndole montar completamente a Heath.
"Un momento, pequeña. Necesito estar contigo en este momento. Es la mejor manera de
contrarrestar la magia negra."
Ella no entendía. Ya había dejado en el pasado la preocupación, en ese momento. El
toque mágico de Duncan la había enviado en un frenesí casi sin sentido de necesidad, y
no quería esperar. Luego Duncan la tocó entre sus piernas con ese increíble, mágico
zumbidos en los dedos. Ella mantuvo su posición a cuatro patas y se cernió sobre Heath,
a la espera de ver lo que Duncan haría a continuación.
No tuvo que esperar mucho. Sintió un poco de aceite caliente en la hendidura de su culo
y la extraña sensación, era raramente emocionante. El aceite se sentía como si hubiese
sido infundido con la misma magia del toque de Duncan extendiéndose sobre su cuerpo.
Ella lo quería en su interior. Quería que él lo frotara por todo su trasero e hiciera lo que
quisiera. Estaba abierta a cualquier cosa que le pudiera exigir y totalmente desinhibida
por primera vez en su vida.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

82 82 82 82

Suaves gruñidos salieron de su garganta cuando los dedos de
Duncan extendieron el aceite. Él empujó dentro de su trasero,
impactándola y deleitándola, con una sensación que nunca había previsto. Ni siquiera
preguntó. Ni se opuso. Estaba más allá de todo eso, en un lugar que nunca había estado
antes. Un reino sin sentido donde lo único que importaba era la gratificación sexual.
Cuanto más pronto mejor.
Ella gimió cuando Duncan retiró los dedos, pero se tensó cuando él se colocó entre sus
piernas, presionándole el culo con algo mucho más grande que sus dedos. Estaba
clavando su polla allí y ella estuvo a punto de gritar, queriendo que la poseyera con una
intensidad sin sentido.
Él la penetró de manera constante, empujando y sacando, sólo para empujar un poco
más adentro, insertó su polla en ella con la ayuda del aceite y mucha paciencia. Ella le
ayudó tanto como pudo, sin saber muy bien qué hacer. Trabajó instintivamente,
queriendo su polla en el culo de una manera que nunca había contemplado o imaginado
realmente. Lo único que sabía era que, en ese momento, quería que la poseyera con
todo dentro de ella.
Cuando finalmente, estuvo asentado plenamente adentro, se quedó quieto. Ella gritó por
la necesidad de que él se moviera. Él le dio una palmada en el culo, castigándola en su
sumisión. Su loba gimió ante su dominio, sometida por un macho alfa mucho más grande
y más fuerte que ella. Fue un placer para la loba el someterse, y se tradujo en placer
prohibido para su lado humano, también.
"Ahora, Heath," instruyó Duncan, empujándola hacia abajo, dirigiendo su cuerpo con sus
fuertes manos y manteniéndose en su lugar dentro de ella. Ella bajó con su ayuda, poco a
poco, dolorosamente, hacia la polla más grande que había tenido nunca.
Gruesa, larga y fuerte. Heathclif Dean estaba construido con maestría. Con Duncan en
posesión de su culo, ella tuvo que trabajar para lograr tener el grosor de Heath en su
coño. Valió la pena todo el sudoroso esfuerzo. Ella se cernía sobre él, utilizando su fuerza
de loba para bajarse sobre él, un poco a la vez.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

83 83 83 83

Nunca había experimentado sensaciones como esas. Nunca había
sido tomada por el culo y nunca por dos a la vez. Y nunca por parejas
tan bien dotadas. Fueron una delicia para sus sentidos hambrientos. A su lado bestia le
encantó. La llenaban por completo y le dieron ganas de rogar por la liberación sintiendo
que se correría. Si era buena.
Ambos hombres eran machos alfa de sus especies, y ambos hacían a su loba desear
someterse. Era raro que su loba interior se encontrara a un hombre digno de su atención,
pero desde que conoció a Dante y sus amigos, su loba había estado en un estado casi
constante de celo.
Megan necesitaba esto. Necesitaba un orgasmo casi tanto como los vampiros,
probablemente lo hacían, pero estaba fuera de su alcance. Finalmente tomó toda la polla
gruesa de Heath. Estaba completamente llena.
Bueno, tal vez no. Levantó la vista para encontrar al silencioso Hugh mirándola, la llama
en sus ojos aún más caliente de lo que había estado antes.
Luego Duncan hizo una señal imperceptible y los hombres comenzaron a moverse dentro
de ella. Gimió, sin estar preparada para el aumento de la excitación siguió. Llego tan alto,
que pensó que podría morir si los hombres la dejaran caer.
Heath se encabritó y trató de morderla. Duncan la mantuvo fuera de su alcance mientras
su polla la estiraba y montaba su culo por completo.
"Ahora, Hugh," indicó Duncan y Megan se apretó alrededor de ellos cuando vio a Heath
morder la muñeca de Hugh, una línea de su rica sangre roja se deslizo lentamente
alrededor de su muñeca mientras Heath se alimentaba de su subordinado.
Los hombres empujaron en contrapunto y pronto ella estuvo jadeando, gritando con
cada empuje sucesivo. Era más ruidosa de lo que nunca había sido, más salvaje y más
necesitada, también. Tenía la boca abierta y los ojos cerrados, cuando la mano libre de
Hugh le agarró la parte posterior de la cabeza, dirigiéndola hacia abajo, hacia su polla que
esperaba.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

84 84 84 84

Ella lo tomó con avidez, sin importarle quien follaba su boca. Estaba
sexualmente encarnada en ese momento, todos sus orificios llenos
de pollas, sin importarle quién o cómo, sólo que estaba llena y lista para correrse y para
llevarlos con ella.
Lamió con avidez la esencia salada en la boca, envolviendo la lengua alrededor del eje
largo, mientras Duncan orquestaba los movimientos de los tres hombres. Duncan la
empujó sobre Heath mientras pulsaba duro, golpeando su coño contra su gran cuerpo. La
violencia de eso le dio ganas de gritar, pero la polla en su boca se empujaba más adentro,
demandando.
Sólo la magia de Duncan y su locura sin sentido le impedían dar arcadas. En vez de miedo
o repulsión, estaba drogada con la magia sexual de Duncan. Encontraba la dura posesión
de su cuerpo más que excitante. Era algo que necesitaba con cada fibra de su ser.
Golpeaban en ella, usándola como ellos querían. No era una dificultad en su actual
estado de ánimo. Ella imploraría por ser usada si pudiera hablar.
El poder era todo de ellos, sin embargo, se sentía como una Diosa, dándoles el don
precioso de su generosidad. El momento era hermoso y sentía la magia dibujarse fuerte
en su corazón, su alma, el centro de su ser y llevándola a cimas fuera de los límites por
esos hombres que poseían su cuerpo.
Ella se corrió duro, liberando todo su poder, bañándolos con su magia femenina,
aumentada por la dirección de Duncan. Él tomó su poder y se enfocó en limpiar a Heath,
quemando la toxina de su sistema y en parte del de ella, al mismo tiempo.
La mini supernova los hizo a todos correrse fuertemente. La polla en su boca explotó,
enviando su eyaculación por su garganta en una ola de satisfacción. El pene de Heath dio
espasmos en su coño, llenándola con una ola de calor y Duncan llenó su culo con su
tributo resbaladizo, relajando sus músculos doloridos con su magia especial.
Ella voló a las estrellas y a continuación, fue a la deriva lentamente hacia la Tierra. Debió
haber estado desconectada por algunos minutos, porque se despertó en el sofá de la
gran habitación, con la brillante mirada de Dante sobre ella. El hechizo mágico que
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

85 85 85 85

Duncan había tejido estaba por terminar, aunque los restos del
hormigueo todavía le hacían cosquillas en la piel aquí y allá.
Tenía las piernas extendidas sobre los brazos cortos del sofá, su cuerpo chorreaba el
semen de los otros hombres. Dante acechó, de pie encima de ella con algo que parecía
casi violento en sus ojos. Ella no sintió vergüenza, sólo el retorno de una excitación casi
paralizante.
"Mi turno", gruñó. Él la limpio con un trapo que había sacado de alguna parte. Su tacto
era extrañamente suave, posesivo de una manera duramente emocionante. Cuando
había borrado las pruebas de los otros hombres, abrió sus pantalones de un tirón y se
inclinó sobre ella en el pequeño sofá.
Su polla se deslizó en ella sin ningún preliminar y sin ninguna resistencia después de lo
que acababa de pasar. Ella lo rodeó con sus brazos, sosteniéndolo cerca. No le gustaba la
tela de su ropa entre ellos, pero estaba tan drogada de su anterior clímax que no podía
reunir la fuerza para sacárselos.
Dante le dio una follada dura y rápida, que hizo a su loba a gruñir, morder, ser juguetona
dentro de ella. La loba estaba más feliz con este juego sexual duro que con cualquier otra
cosa que había tenido antes y ladraba como una loca para llamar su atención. La loba
estaba diciendo algo, pero Megan estaba tan drogada del encuentro anterior para
entender realmente, y subiendo demasiado rápido hacia otro gran orgasmo, para que le
importara.
Dante golpeó dentro de ella, con ira y claramente celoso en su expresión, cuando su
cabeza se inclinó y sus colmillos cayeron. Iba a morderla. Ella sabía que no debía. Estaba
demasiado débil acabando y demasiado distraída por el clímax que llegaba para hacer
algo al respecto.
Un segundo antes de penetrar, Duncan estaba allí, tirando del hombro de Dante.
"Sin morder, amigo. Ella sigue siendo un peligro."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

86 86 86 86

Dante puso sus ojos salvajes sobre el guerrero medio-Fey y lo
maldijo, mostrando sus colmillos. Finalmente, después de un
empate momentáneo, se echó hacia atrás, alejándose de la tentación de su cuello. La
penetro más profundo en esta posición, sus duros embistes la empujaron hasta el borde
el sofá hasta que estuvo acuñada en la grieta pequeña en la parte de atrás del pequeño
sofá encontrándose con el ancho cojín. Dante bombeo un par de veces más, sus dedos
tirando de sus duros pezones como para hacerla llorar, pero lo suficientemente perfecto
para hacerla temblar cuando su clímax comenzó.
Fue una lenta construcción esta vez, que llevó a una asombrosa explosión de placer. Ella
gritó cuando él se corrió en su cuerpo tembloroso.
Ella cantó su nombre mientras gemía por encima suyo, corriéndose fuerte y
conduciéndose aún más lejos con una serie de largos espasmos de placer que no había
conocido jamás.
Ella se desmayó de nuevo. Lo último que vio fue la ferozmente masculina mirada de
conquista de Dante. Había conseguido lo que quería y clavado su propiedad, y ella no
podía discutir eso ni un poco.
Cuando se despertó, estaba cubierta por una manta, sus piernas y los brazos metidos
debajo mientras se recostaba en el sofá con una almohada para apoyar su cabeza.
Alguien se había encargado de un par de cosas. Por un lado, la habían limpiado y
recostado. Estaba adolorida, pero no se sentía tan viscosa como había esperado. No
había contado con ser tratada con tanto cuidado por un grupo de bloodletters, uno de los
cuales ella había envenenado. Por otra parte, estos hombres le habían demostrado que
la caballerosidad no estaba del todo muerta. Incluso en los no-muertos.
Se echó a reír con su propio pequeño juego de palabras. Estos hombres eran la cosa más
lejana a los monstruos de las películas de terror que había visto nunca. ¿Quién hubiera
imaginado que los vampiros podían ser amantes suaves y feroces? No todo fue inducido
por la magia. Había habido una seria técnica de posesión que cualquier mujer desearía.
Se sentía lánguida mientras levantaba la cabeza para mirar alrededor de la habitación y
orientarse.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

87 87 87 87

Hugh se había ido, y Heath estaba sentado en la cama mientras
Duncan le chequeaba. El resplandor de la magia de Duncan era
impresionante y su sonrisa trajo un alivio a su cara también. Dante se situó al lado de la
cama, al parecer, esperando escuchar el veredicto. Él fue el primero en ver que se había
reincorporado a la tierra de los vivientes.
Su mirada se cruzó con la suya. Ella no sabía qué quería decir con esa mirada oscura. Su
mente estaba confusa y su cuerpo zumbaba con placer residual.
"¿Está él bien?” Su voz era ronca.
Los tres hombres la miraron, pero fue Duncan quien habló. "Mucho mejor. El veneno se
ha ido y cualquier debilidad que quede debe desaparecer en el próximo alzamiento del
sol. Tu pasión lo restauró y retiró el efecto de tu sangre contaminada."
Megan se ruborizó al recordar. Ahora que su cabeza estaba clara, comenzó a sentir
vergüenza por lo que había pasado antes.
"Se quedarán aquí durante el día", dijo Heath desde la cama, su tono no permitía
argumentos. Megan se dio cuenta de que el amanecer debía estar cercano, por lo que
era más seguro para Dante el permanecer aquí, en lugar de hacer todo el camino por la
ciudad hasta su propio hogar y enfrentarse al peligro del sol. "Hugh les puede mostrar
una suite de invitados antes de retirarse".
Como si esperara justo aquellas palabras, Hugh reapareció en la puerta, sosteniendo una
túnica de seda de mujer. Se la entregó a Megan con un respetuoso saludo de cabeza.
Ella se la puso con gratitud, aunque el material fino hizo poco para ocultar las líneas de su
cuerpo o los pezones erguidos al ponerse la fresca tela. Estos hombres habían visto todo
lo que tenía y la habían probado también. Solo por el hecho de haber estado bajo el
hechizo de Duncan en ese momento, no podía culparlos por la familiaridad que ahora
tenían con su cuerpo.
Era un buen cuerpo. Un cuerpo medio-were. Y los were eran siempre bien formados y
atractivos. Era una bendición de los genes. Cuando cambiaban, corrían, hacían más
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

88 88 88 88

ejercicio que una persona promedio para perfeccionar sus cuerpos
fuertes y su musculatura en forma, que se traducían bien cuando
cambiaban de nuevo a su forma humana. Ella no tenía nada de qué avergonzarse y todo
de lo que estar orgullosa. No estaba acostumbrada a hacer alarde delante de los
hombres que le habían dado los mejores orgasmos de su vida.
La situación era extraña, por decir lo menos. De una manera extraña, ella no podía
encontrar ningún verdadero ultraje en ello. Sólo un poco de vergüenza. Y eso era un
pequeño precio a pagar por salvar la vida de un Maestro y la suya en el proceso. Megan
se figuró ue se había entregado fácilmente. Casi había matado a Heath y su castigo—si se
podía llamar así—había sido el mejor sexo de su vida. Hasta ahora. No sabía lo que Heath
tenía planeado para ella la noche siguiente, cuando recuperara toda su fuerza. Esperaba
que la dejara en libertad después de la forma en que había entregado el control de su
cuerpo para salvar su vida.
Era un buen hombre. Le había dado un infierno de clímax, pero sabía que él lo había
disfrutado también. Un hombre no se corría tan intensamente sin un montón de placer
detrás de ello. Y después de algo así, un hombre como Heath no la sometería a un castigo
arcaico por un acto que no había sido intencional por su parte y estuvo totalmente fuera
de su control.
Siguió a Hugh al salir de la habitación, con Dante a su lado. No había hablado con ella,
pero esperaba que él tuviera algo que decir una vez que estuvieran solos. Duncan se
quedó atrás para ver que Heath estuviera cómodo.
"Los tres se confinarán en esta suite durante el día", dijo Hugh con gran ceremonia
mientras abría la puerta a una serie de habitaciones decoradas en el segundo piso de la
casa. Había una sala de estar central con un sofá y un centro de entretenimiento, una
pequeña cocina que parecía estar bien surtida y cuatro puertas de otro tipo que
conducían fuera de la zona principal. "Las puertas conducen a los dormitorios y a un
baño. Encontrarán todo lo necesario dentro y todo es a prueba del sol para tu
conveniencia, Dante. No hay ventanas al exterior."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

89 89 89 89

"Gracias", dijo Dante al otro bloodletter. "Esto va a estar bien.
¿Supongo que vendrás por nosotros mañana? "
Hugh asintió serio. "Es muy probable que la Señora quiera verlos después de que hablen
con Heath." La mirada azul de Hugh cayó sobre Megan, y él se acercó más a ella. "No te
preocupes", se inclinó para decirle. "Has transgredido, pero también hiciste todo lo que
estuvo en tu poder para arreglarlo. Heath es un hombre razonable, y su hija es imparcial,
también. "
"Gracias” respondió ella en voz baja.
"No," Hugh le tomó la mano, sorprendiéndola aún más a medida que la llevaba a sus
labios para darle un suave beso. "Gracias por compartir tu cuerpo conmigo. Tu energía
psíquica no se parece a nada que yo haya probado antes. No me sorprende que Heath no
haya podido dejar de morderte. Él puede ser bastante impulsivo a veces." Los ojos de
Hugh brillaban cuando la primera sonrisa que jamás había visto en su rostro inclinaba las
comisuras de sus labios.
Era un hombre devastadoramente hermoso cuando sonreía y el leve acento australiano
lo hacía demasiado sexy para creerlo. Su comportamiento melancólico la hizo pensar que
había conocido la tragedia en el pasado y su corazón se volcó hacia él.
De repente, un poco de su vergüenza desapareció. Ella había ayudado a este hombre
severo lo suficiente como para que pudiera evocar una pequeña sonrisa para ella. Eso era
algo, al menos. Un pequeño rayo de esperanza para un hombre que de otro modo era la
imagen de la tristeza.
Hugh se fue sin más discusión, dejándola sola con Dante. No habían hablado desde su
tumultuosa reclamación después de lo que había sido el acto de sexo más perverso de su
vida. Ella no podía pensar en algo que pudiera superar ser llenada por pollas en cada
orificio, pero Dante la había llevado aun más alto que incluso esa escena increíble. Había
sacudido su mundo fuera de su eje, y todavía estaba tambaleándose fuera de control.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

90 90 90 90

C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
6
6

Dante estaba ocupado en el pequeño refrigerador de vino de la cocina, sirviéndose una
gran copa de vino tinto antes volverse hacia Megan.
El momento de la verdad había llegado.
Ella estaba agitada tocando la orla de su bata prestada. Los ojos de Dante la recorrieron
de la cabeza a los pies, los remanentes del fuego de la pasión, en sus ojos, revivían
lentamente con cada segundo mientras tomaba un trago de vino.
“Lo siento” empezó ella vacilante. No sabía qué decir, pero sentía la responsabilidad de
los eventos de la noche de lleno sobre los hombros.
"Es cerca del amanecer." Dante suspiró con fuerza entrando en la sala de estar con su
copa de vino. "Sin duda vamos a hablar de esto mañana con más detalle. Por ahora,
debería pedirte disculpas por tomarte como un bárbaro. Con toda honestidad, no
entiendo lo que me pasó."
"Está bien-” comenzó ella pero él se anticipó.
"Dije que debería pedir disculpas, no que lo haré. Que me condenen si voy a pedir
disculpas por algo que se sintió tan bien... tan correcto. Sólo lo siento si te hice daño,
Megan". El levantó una mano para acariciarle la mejilla mientras su mirada se unía con la
de ella. "Por favor, dime que no te hice daño."
"No, no me hiciste daño". Ella estaba hipnotizada por la ternura ofrecida en sus ojos. "En
realidad, lo disfruté. Nunca he sido capaz de ser yo misma con un hombre antes. Lo que
Duncan me hizo dejo a la loba aullando y a ella realmente le gustó, pero a ella -y a mí-
nos gustó más contigo. "
"¿No eres el tipo de chica de un grupo de cuatro?" Los labios de él se curvaron hacia un
lado, en una sonrisa bromista de medio lado. La manera tan casual dijo sin palabras que
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

91 91 91 91

él había visto y hecho muchas cosas en todos sus siglos de
existencia. De alguna manera, eso la hizo sentir más cómoda sobre
los eventos de la noche.
"Me temo que no. Por lo menos...", ella bromeó en respuesta, "... no de forma regular."
Ella dio un paso más cerca de él, dentro de su espacio personal. "Soy más la clase de
chica de uno a la vez."
"Eso es bueno." Él arrastró su mano por su largo cabello. "Eso es muy bueno, cariño,
porque tengo la sensación de que vamos a hacer un montón de uno a uno tan pronto
como nos dejen salir de aquí."
"¿Crees que lo harán?" En un instante la preocupación volvió. "Quiero decir, ¿crees que
Heath me perdone por haberlo envenenado? ¿Y qué va a decir su hija? Ella es la Señora,
¿verdad? Así que mi castigo lo dice ella. ¿No es así?"
"No te preocupes," Dante la tranquilizó. "Creo que ya lo has compensado más que
suficiente por la sangre contaminada, con lo que hiciste esta noche. No todas las mujeres
podrían anular ese tipo de cosas, incluso con la ayuda de Duncan. Nosotros hablamos de
ello mientras dormías y Duncan piensa que es la pureza de tu corazón lo que permitió
que la sangre envenenada fuera contrarrestada. Eso parece ser prueba suficiente para
Heath y el va a arreglar las cosas con su hija. Ellos gobiernan juntos a pesar que el título
lo lleva ella."
"Espero que tengas razón". Ella se mordió el labio inferior con preocupación.
Dante se inclinó e hizo lo mordisqueó por su cuenta, tentando a su lengua a salir a jugar
con la de él mientras borraba con besos su preocupación.
Duncan llegó unos minutos más tarde y los encontró así, encerrados en un abrazo, boca
con boca, las manos de Dante en el interior de la bata abierta de seda tocando sus
pechos.
"¿No han tenido suficiente por una noche?" Los reprendió, mientras se dejaba caer en el
sofá para ver mejor sus actividades. Cuando Megan se volvió para mirar al guerrero
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

92 92 92 92

mitad-Fey, él le guiñó un ojo, dándole una mirada exagerada,
mientras ella cerraba la bata y la ataba el cinturón en su cintura.
"¿Cómo está Heath?" le preguntó Dante cuando se hundió en el mullido sillón frente a
Duncan colocando a Megan sobre su regazo.
"Él va a estar bien con un poco de descanso. Como todos."
Dante asintió. "¿Ustedes dos van a estar bien aquí hoy? Ellos no van a dudar en
encerrarnos y yo no les recomendaría tratar de salir". Él haló la mano de ella hasta que
lo miró.
"Voy a estar bien. Probablemente duerma todo el día y si no, hay una televisión y algo de
comida en la cocina para mantenerme ocupada."
"Buena chica". Él levantó la mano hasta sus labios y besó cada nudillo.
"Probablemente voy a dormir todo el día, para recuperarme", advirtió Duncan. "Tengo
que recargarme."
"Gracias por hacerlo más fácil para mí, Duncan," dijo ella en voz baja mientras lo miraba a
los ojos. "No creo que pudiera haber hecho... eso... sin ti."
Duncan se levantó y se acercó a ella, poniéndola de pie, fuera del regazo de Dante. "Eres
una mujer apasionada, Megan. No lamento en realidad lo que tenía que hacerse, sólo
lamento que no hubiera otra manera. Voy a recordar tu pasión y generosidad todos mis
días." Él se inclinó para besarla en la mejilla de manera tierna."Gracias."
El se alejó y se dirigió a uno de los dormitorios. Dante se levantó y la llevó a las puertas
del otro lado de la sala de estar.
"¿Vas a estar bien?" Preguntó el sosteniendo su mirada.
Ella asintió. "Tengo que dormir y luego necesito algo de comida. Nos vemos esta noche."
Él la besó profundamente antes de reclamar una de las habitaciones para sí mismo.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

93 93 93 93

Megan tomó la habitación al lado de la de él, tomándose su tiempo
en una ducha de agua caliente, antes de colapsar sobre el suave
colchón con sábanas de seda. No supo nada de nuevo hasta una hora antes del
anochecer. Se levantó, se duchó y se vistió de nuevo con la ropa que alguien había
dejado para ella. Un traje de diseño que le ajustaba bastante bien, aunque había sido
diseñado para una mujer más alta. Sin duda era uno de los de la Señora. Los mendigos no
podían ser selectivos pensó, mientras examinaba la suntuosa tela y miraba la talla. Se
vistió y se dirigió a la cocina para ver lo que podía tomar para la cena, a costa de sus
anfitriones.
Duncan se unió a ella en la pequeña mesa para comer, justo antes del anochecer y
compartió su comida. Dante llegó a la sala de estar cuando terminaban de comer y se
unió a ellos con una copa de vino mientras esperaban a Hugh.
Él llegó sólo minutos después. Hugh le dio una pequeña sonrisa a Megan y ella se sintió
como si estuviera haciendo progresos derritiendo el hielo que rodeaba al estoico
hombre. Él los llevó hacia una lujosa sala de estar en la planta baja. Heathclif estaba allí
delante de ellos y sirvió bebidas para todos.
Cuando todos habían sido servidos, el silencio reinó por un momento, mientras todos los
presentes miraron hacia ella. Ella comenzó a inquietarse.
"¿Y ahora qué?" Megan tenía miedo de la respuesta, pero sabía que la hora de pagar los
platos rotos había llegado.
"Ahora es el momento para las respuestas." Dante le tocó el rostro, guiándola
suavemente hacia el sofá de la sala de estar. Duncan y Heath los siguieron.
"Les diré todo lo que quieran saber."
"Sí, lo harás." Duncan tomó el lugar junto a ella. "No voy a darte ninguna opción, Megan.
Debemos obtener la verdad y yo voy a poner sobre ti un hechizo para estar seguro de
que la obtengamos."
El miedo corría en su corazón. "Yo soy una were. La magia no funciona conmigo."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

94 94 94 94

"Alguna sí lo hace", le aseguró Duncan. "El veneno en tu sangre es
prueba de ello. La magia que voy a utilizar en ti no es de este reino.
Va a funcionar. Lo siento. Tiene que ser así. Lo que has hecho es sancionable con la
muerte según las leyes de los bloodletter. Es necesario decirles todo lo que sabes y
necesitan tener la certeza de que es la verdad. Sólo entonces serás capaz de evitar la
pena máxima."
"¡Oh Diosa!" Ella se encogió en los cojines, tratando de evitar el hechizo que Duncan
estaba tejiendo. Podía sentir su magia aumentando a su alrededor haciendo chispas en
su piel expuesta como electricidad estática. Esta creció en fuerza mientras las lágrimas se
reunieron en sus ojos. Nunca había estado tan asustada en toda su vida.
"Esto es interesante." Duncan pareció redoblar sus esfuerzos. "Ella es más resistente a mi
magia que cualquier mortal que haya encontrado. Por lo que finalmente descubrí la otra
parte de su herencia." Duncan pasó más cerca y de repente, se abrió una puerta en su
interior. Ella ya no tenía el control. Era la marioneta de Duncan y haría cualquier cosa que
le dijera.
La idea la asustó a muerte, pero estaba impotente ante su magia Fey.
"¿Quién era tu objetivo? ¿A quién te enviaron a matar?"
"A nadie". Su voz estaba ronca, como si su cuerpo luchara contra cada palabra. Ella se
sintió obligada a hablar por la fuerza de la magia. "No quiero matar a nadie."
"Fuiste enviada aquí con un propósito, ¿verdad?" Duncan era implacable.
Poco a poco, ella asintió con la cabeza. "Fui enviada a espiar. No a matar".
Los tres hombres compartieron miradas significativas. "¿A quién te han enviado a
espiar?"
"A Dante".
"¿Qué quiere saber sobre él tu guardián?"
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

95 95 95 95

"Sus hábitos, sus amigos, sus lealtades. Lo de siempre."
"¿Qué más?" las preguntas de Duncan eran como un fuego rápido.
"El mago. El quiere saber qué pasó con el mago."
"¿Vabian?" La voz de Dante le llego sobre el hombro de Duncan.
"Ese fue el nombre que me dijo. Patrick Vabian. Ellos lo perdieron y quieren saber lo que
pasó."
"¿Quién te ha enviado, Megan?" Duncan reenfocó su atención hacia él.
Ella sintió como si hubiera chocado contra una pared de ladrillo. La magia de Duncan era
convincente, pero había algo más fuerte trabajando dentro de ella que le impedía hablar.
El dolor causado por las dos compulsiones chocando, la hizo retorcerse de dolor.
"¡No puedo!" exclamó ella cuando el fuego saltó a lo largo de sus venas, la quemaba
desde dentro hacia fuera. "¡Por favor!"
"Muy bien". Duncan se retractó de esa línea de interrogatorio. "Vamos a examinar tus
intenciones. Cuando te dirigiste hacia Dante en ese club nocturno ¿Cuál era tu
intención?"
"Observarlo. Ver si podía acercarme a él."
"¿Para poder espiarlo?"
"Sí". El dolor de los conflictos había disminuido, pero la compulsión de Duncan se
mantuvo firme.
"¿Tu guardián te dijo que durmieras con él?"
La ira hirvió en su interior junto con la magia de Duncan. "Me negué. Le dije que no sería
la puta de nadie y lo decía en serio."
"¿Cuál fue la respuesta de tu guardián?"
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

96 96 96 96

"Me dijo que le ofreciera mi sangre. Dijo que la sangre de los shifter
era una delicia para los vampiros."
Una mirada significativa pasó entre los tres hombres.
"¿Y qué pensaste tú sobre eso?"
"No me gustó, pero no ví ninguna otra alternativa".
"¿Por qué? ¿Qué te obliga a hacer lo que dicen?"
"La obligación. Yo soy la última de mi línea. Tengo que terminar la tarea y limpiar el
nombre de mi familia."
"La marca que llevas en el muslo. ¿Es la marca de obligación de tu familia?"
"Sí".
"¿Y la obligación es con el Altor Custodis?"
"Sí". La respuesta se sintió como si estuviera siendo arrancada de ella, como una lucha
contra la magia que se levantó una vez más, que le impedía hablar de su guardián.
Duncan debió ver su incomodidad porque cambió su línea de interrogatorio una vez más.
"¿Qué circunstancia creó la obligación y cuánto tiempo hace que empezó?"
"El fuego. El gran incendio. Fue la culpa de mis antepasados. Confiaron en las personas
equivocadas. Tomaron decisiones equivocadas. Y la gente murió. Gente inocente.
Chicago murió".
Dante se quedó sin aliento pero Duncan insistió con sus preguntas.
"¿Qué antepasados causaron la obligación de tu familia con el Altor Custodis?"
"El último conjunto de gemelos. Los Señores were."
"¿Y en qué año fue eso?"
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

97 97 97 97

"1871."
"¿El Gran Incendio de Chicago?" Heath preguntó desde un lado. Ella vio el movimiento de
la cabeza de Dante para asentir, con el rostro sombrío.
"¿Qué pasó con tus antepasados después del incendio?" Duncan reclamó su atención.
"Ellos cayeron en desgracia. Cuando sus errores salieron a la luz, su gente los echó. Mi
línea fue desterrada, condenados a correr solos hasta que puedan limpiar sus pecados."
"Entonces, ¿Cómo se involucró el Altor Custodis?"
"Se acercaron a los gemelos después. El Altor Custodis ofreció una salida, una forma de
expiación si trabajaban para ellos. De alguna manera, la deuda nunca parecía resolverse.
Ellos fueron mis abuelos y pasaron la marca de la obligación a mi madre. Ella me la pasó a
mí. Me dijeron que esta misión iba a ser la última para el Altor Custodis. Después de esto,
la obligación sería cumplida y el honor de mi familia por fin estaría restaurado."
Duncan se echó hacia atrás silbando entre dientes. Pareció reagruparse, recoger sus
pensamientos antes de continuar el interrogatorio.
"Entonces, ¿qué pasa con el veneno en la sangre? ¿Sabías acerca de eso antes de ayer
por la noche?"
"¡No!" La misma idea la hizo estremecerse. "No lo sabía. No es algo que haya hecho a
propósito. Tienes que creerme. No quiero matar a nadie. No soy así. No, nunca. El
veneno es para los débiles. No es la manera were de hacer las cosas." Las lágrimas en sus
ojos comenzaron a caer. "Lo siento mucho."
"Está bien Megan, pero tenemos que saber lo que sabes. Tenemos que descubrir la
verdad. Tales trabajos mágicos no son fáciles de realizar en una were, incluso una medio-
were como tú. Alguien se esforzó mucho para hacerte portadora de algo que mataría a
Dante."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

98 98 98 98

Ella comenzó a llorar en serio y Duncan se compadeció de ella
entregándole una caja de pañuelos que había estado sobre la mesa
junto a él. Esperó unos instantes mientras se secó los ojos y se sonó la nariz antes de
volver con sus preguntas.
"¿Tu guardián hizo un hechizo sobre ti, en cualquier momento durante el año pasado?"
“No que yo sepa. Él es humano-" Trató de decir algo más pero el dolor de la magia en
conflicto dentro de ella, detuvo sus palabras.
"Bueno es obvio que al menos logró poner una compulsión sobre ti para impedirte hablar
de él."
Duncan disparó a los otros hombres otra mirada significativa aunque su expresión se
endureció con determinación. Intentó otra táctica. "¿En presencia de tu guardián, alguna
vez comiste o bebiste algo?"
Ella pensó de nuevo. "No lo veo a menudo. Nunca hemos compartido una comida. La
última vez que lo vi me ofreció un trago. Me pareció extraño. Era un vino muy dulce y me
hizo estornudar. Pensé que era el olor lo que me hizo cosquillas en la nariz, pero ahora
que lo preguntas, recuerdo que el líquido me cosquilleó en la garganta y brillaba
débilmente en el vaso."
"¿Polvo de plata?" Heath preguntó desde un lado. Duncan asintió y volvió a su
interrogatorio.
"¿Hubo otra veces que comieras o bebieras con él?"
"No. Sólo esa única vez".
"¿Cuál es tu opinión sobre él? ¿Crees que es un buen hombre?"
Ella dudó. "Él es... un Altor Custodis, se supone que está del lado de la luz. Yo... Yo nunca
estuve segura de si lo estaba o no. No se sentía bueno para mí, pero no era mi lugar el
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

99 99 99 99

cuestionar. Mi madre me lo presentó. Me dijo que confiara en él.
Me dijo que era la única forma de redimir nuestro honor de familia."
"Tus instintos te digieran algo diferente, ¿no es cierto?"
Poco a poco, ella asintió con la cabeza. "No sé por qué, pero nunca me gustó. Nunca
confié en él plenamente y no me gustaron la mayoría de las misiones a las que me ha
enviado en los últimos años."
"¿Qué tipo de misiones?"
"Espiar en su mayoría. O me enviaba como mensajera a lugares de los que no me gustaba
la sensación”.
"¿Cómo se sentían?"
"Viscoso. Sucio... malvado." La agonía apuñaló a través de su cerebro cuando los
recuerdos de esos lugares surgieron en su mente. Había reprimido los recuerdos y ahora
estaban de vuelta en plena vigencia. Echó la cabeza hacia atrás contra el sofá
retorciéndose de dolor.
Las grandes manos de Duncan tomaron sus mejillas, calmando su movimiento,
capturando su mirada. "Cálmate, cariño. Alguien te ha hecho esto. Escúchame, y te
liberaré. Voy a liberar tu mente y dejar salir los recuerdos que se han escondido en ti.
Prepárate. Esto puede ser difícil al principio."
Duncan se abalanzó sobre ella con su poder, sus manos la sostenían, mientras se cernía
sobre ella en el sofá. Su magia era impresionante en su fuerza, abrumando sus sentidos y
liberando su mente.
El dolor de los recuerdos regresando fue casi insoportable. Duncan la apoyó con eso. Él
era su fuerza para esos momentos y ella sabía que él no la dejaría caer.
De repente las cosas que habían estado ocultas hicieron clic en su lugar. Ella recordó con
claridad los lugares horribles a donde su guardián la había enviado y la gente horrible con
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

100 100 100 100

la que había tenido que tratar, entregando mensajes y llevándolos
de regreso. El recuerdo la hizo sentirse mal físicamente. Megan se
aferró a su estómago, mientras las náuseas amenazaban con superarla.
La mano de Duncan se puso de manera suave en su frente, aliviando con un cosquilleo
de su energía el dolor en sus entrañas.
"Quien quiera que te hizo esto, es un mago maestro." Duncan se sentó en el sofá,
viéndose tan drenado como ella se sentía. "Y fue una suerte, de cierto modo, que Heath
sintiera la necesidad de morderte primero. El veneno fue hecho para Dante
específicamente, por lo que tuvo un efecto menos violento en Heath. Es probable que
Dante hubiera muerto demasiado rápido para que nosotros pudiéramos contenerlo."
La compulsión de responder a sus preguntas se había ido, siendo reemplazada por una
sensación de libertad y el retorno de los recuerdos que ella no se había dado cuenta de
que faltaban.
"¡Diosa!" Ella se estremeció al pensar en lo que le habían hecho sin su conocimiento.
"Eres casi completamente libre ahora, Megan. Lamento decir que la compulsión contra la
revelación de la identidad de tu guardián puede durar hasta que esté muerto. Lo siento.
Algunos trabajos de magia funcionan de esa forma y hay muy pocos cosas que puedan
contrarrestarlos, en este reino."
Ella miró a Duncan, viendo su rostro pálido y sus manos ligeramente temblorosas. Él le
había dado mucha de su fuerza para liberarla hasta este punto. Se acercó a él para tocar
su mano.
"Gracias, Duncan.”
"El veneno en tu sangre desaparecerá poco a poco... a menos que hagamos más
esfuerzos para anularla." Una de sus ceja se levantó, mientras él sonreía y ella tuvo una
buena idea de cómo iba eso de anular la magia. Después de lo que había pasado la noche
anterior, ella no estaba segura de que sobreviviera a otra ronda de magia sexual. "No
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

101 101 101 101

sería una buena idea que cualquiera de nuestros amigos con
colmillos tomara tu sangre otra vez hasta que estamos seguros de
que el veneno ha desaparecido por completo."
“De acuerdo” Heath fue el primero en decirlo, aunque él sonrió para suavizar sus
precipitadas palabras. Incluso se acercó para acariciarla en la cabeza, como un cachorro.
"Eres una dulce tentación, querida. En general, sin embargo, creo que estaremos más
seguros manteniéndote a la distancia de un brazo por ahora."
Ella se echó a reír, sonriéndole. "Créanme, estoy contenta de estar fuera del menú. No
podría pasar por otra noche como la pasada."
Los ojos de Heath se oscurecieron. "Lo siento, cariño."
"¡Oh!" Ella se dio cuenta de que había tomado sus palabras, como una queja. "No, yo me
refería a que odio la idea de que te hiciera daño. A pesar de ser mitad-were, soy reacia a
causar dolor. Incluso cuando estoy peluda, no me gusta atormentar a mi presa. Soy más
el tipo de chica de capturar y liberar. "
Heath pareció tomar bien sus palabras, recostándose en su silla y sonriendo
amablemente. Había un conocimiento en sus ojos –un conocimiento íntimo sobre ella
que hizo a corazón palpitar con ritmo irregular.
"Mi hija quería reunirse contigo esta noche, pero creo que es mejor limitar tu
conocimiento sobre ella, hasta que estés libre de la mancha del mago. Bajo esas
circunstancias, creo que es seguro que les permita seguir vagando por nuestra bella
ciudad. Quiero que Dante mantenga un ojo en ti y por supuesto, no quiero que te
reportes con tu contacto en el Altor Custodis bajo ninguna circunstancia. Todavía no." Su
mirada se volvió fuerte. "Es posible que hagamos uso de esa conexión más tarde, pero
vamos a necesitar tiempo para preparar un plan de batalla."
No le gustó el sonido de esa última parte. Por supuesto era un alivio saber que no iba a
morir por lo que había hecho. Ella sabía que lo había tenido fácil después de lo que casi le
había hecho a Heath.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

102 102 102 102

Con sus recuerdos restaurados, no tenía ningún deseo de volver con
el guardián que había manejado su vida detrás de escena durante
tanto tiempo. Ella tenía la necesidad de salvar el honor de su familia, pero se
comprometió a buscar alguna otra manera. No obedecería más a ese hombre tan malo
del Altor Custodis.
"Puedo vivir con eso", dijo ella en voz baja. Dante debió sentir algo de su consternación.
"¿Estas preocupada por la deuda de tu familia, ¿verdad? Creo que tal vez, puedo ayudar
con eso." El se puso de pie y comenzó a pasearse por el piso, claramente nervioso ante lo
que iba a decir. "La deuda contraída por tu familia no se le debe al Altor Custodis. Nunca
lo fue. Probablemente, algunos oportunistas dentro de sus filas se aprovechaban de tus
antepasados, haciendo de ellos sus peones. Recuerdo los acontecimientos de los que has
hablado. El Gran Incendio de Chicago es un punto de inflexión en mi vida. Yo había hecho
amistad con un joven. Era un mago mortal, quien yo creía era la reencarnación de mi
hermano asesinado."
Megan quedó sin aliento. Ella conocía todos los detalles de la historia del incendio. Sus
abuelos le habían hablado de sus terribles errores cuando ella era sólo un cachorro. La
expectativa de vida Were era mucho más larga que las de los humanos. Ellos Vivieron
vidas duras y murieron mucho antes de su tiempo. Sus abuelos habían vivido hasta la
edad de ciento sesenta y siete. Hubieran vivido más tiempo, si no hubieran muerto en un
terrible accidente. El mismo accidente que había cobrado la vida de su pareja y la de su
única hija, la madre de Megan.
"¿El mago de fuego era tu amigo?" Ella vio la verdad en sus ojos, incluso antes de hablar.
"Era bondadoso y tenía una alma gentil que no habría hecho daño a una mosca. Él tenía
el control de su poder, pero cuando tus abuelos hicieron que sus lobos lo acorralaran en
ese granero, lo perdió por completo."
"¿El Gran Incendio de Chicago fue causado por un mago de fuego humano convertido en
corrupto?" Heath le preguntó.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

103 103 103 103

"¡Erik no era un canalla!" gritó Dante. "Él fue atacado por una banda
de lobos. Estaba tratando de defenderse. El incendio que siguió fue
el resultado de su muerte."
"Dios mío, no tenía idea." Heath lo miró muy sorprendido, simpatizando con el evidente
dolor de Dante.
"Yo fui el que exigió el precio de sangre, cuando quedó claro que los lobos habían
matado a un hombre inocente". Dante se volvió hacia ella manteniendo su mirada. "Así
que ya ves, la deuda de tu familia se me debe a mí. No a otro. A mí."
La boca de Megan se secó, cuando toda su existencia hasta ese punto quedó en tela de
juicio. Ella había estado trabajando para el Altor Custodis, decidida a borrar la deuda de
su familia, pero si lo que Dante decía era cierto –y ella no tenía ninguna razón para
dudarlo-, entonces todo lo había hecho había sido en vano.
"¿Y bien?" Duncan le pregunto. "¿Dijeron algo tus abuelos acerca de un bloodletter
vengativo que exigía su muerte?
Poco a poco ella asintió con la cabeza. "Nunca dijeron su nombre pero sabían quien era el
responsable de su destino. Ellos lo aceptaban. La culpabilidad por lo que habían
permitido que le sucediera a un hombre inocente, los siguió durante toda su vida."
“Me alegro” dijo Dante con dureza. "Erik fue..." La emoción le cerraba la garganta
mientras se alejaba, Megan tuvo una visión desgarradora del dolor que le había causado
la muerte del mago humano. "Él era mi hermano otra vez." Dante recompuso su
compostura como un manto a su alrededor.
"El hermano menor de Dante fue asesinado por agentes del Venifucus hace siglos, en un
esfuerzo por llevar a Dante hacia su lado", Duncan tomo la historia. "Es mi creencia que
ellos nunca dejaron de tratar que se aliará con ellos. Por alguna razón, el Venifucus ha
tratado una y otra vez hasta este mismo día. La situación en Montana, recientemente,
fue sólo la último de una larga serie de tragedias que han manufacturado especialmente
para él. "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

104 104 104 104

"¿Los Señores Were?” Heath preguntó, claramente curioso,
mientras Dante seguía caminando cerca del fuego, con su rostro
abatido.
“Sí” confirmó Duncan. "El mago que organizo la trampa de Dante era un agente del
Venifucus. Nosotros le oímos hablar de sus planes antes de desvanecerse."
"¿Entonces ellos están definitivamente de vuelta?" Heath estaba pálido.
"Empiezo a pensar que nunca se fueron. Pero sí, están definitivamente de vuelta y son
una amenaza para todo ser viviente en este reino."
"Dios mío”, Heath susurró con sus ojos llenos con una mezcla de temor y determinación.
Dante, recuperado de su tormenta emocional, se volvió hacia ella. "Cualquier deuda que
tengas, me la debes a mí. ¿Estás de acuerdo?"
Megan no sabía qué más hacer. Ella sabía las historias del pasado de su familia, tanto
como podía hacerlo alguien que no lo había vivido. Reconoció la reclamación de Dante y
había oído lo suficiente de su historia para saber que no lo estaba inventando. Había sido
el bloodletter al que sus abuelos habían ofendido tan gravemente. Ella realmente no
tenía otra opción.
"Estoy de acuerdo." Se puso de pie para enfrentarse a él, luego cayó sobre una rodilla de
manera formal. "Juro hacer lo que me pidas para pagar la deuda que mi familia te debe."
Dante la puso de pie antes de que pudiera sellar su juramento.
"Considero que la deuda terminó con tus abuelos. Nunca tuve la intención de llevarla a lo
largo de generaciones."
Ella negó con la cabeza. "Debe ser así, Dante. Los were somos así. Te voy a servir hasta
que la deuda este pagada."
"Hablaremos de esto más tarde, Megan". Los labios de Dante se tensaron y sus palabras
fueron cortas. Ella lo había molestado al parecer, pero no podía dejar pasar el problema.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

105 105 105 105

Tenía que hablarle más sobre eso, una vez que estuvieran libres de
este lugar y tuvieran un momento a solas.
"Todo esto es muy interesante", dijo Heath después de un tenso silencio. "Pero tenemos
peces más importantes que freír si el Venifucus va a plantear una amenaza".
“Estoy de acuerdo” dijo Duncan rápidamente. "Estando Megan libre de la obligación del
Altor Custodis, tal vez podamos convencerla de ayudarnos a pelear esta nueva batalla por
el bien, ¿verdad?" Él le sonrió, tratando de aligerar su ánimo.
"La lucha contra el mal es lo que ha sido mi vida. O al menos eso pensé. No me gusta ser
engañada. Cuenten conmigo"
"Excelente". Heath se puso de pie mientras vaciaba su copa. "Ahora, por mucho que me
gustaría continuar con este debate, tengo una cita que no puede postergarse. Sé dónde
encontrarte, Dante. Mantén a nuestra pequeña amiga contigo, pero hagas lo que hagas,
no la muerdas". Heath le tomó la mano y se inclinó para depositar un beso en sus labios,
recordándole sin palabras la noche anterior. "Yo te perdono, ya que no fue tu intención
hacerme daño. Sólo recuerda que me la debes, pequeña loba."
Se volvió y salió de la habitación, dejándola atónita. Hugh esbozó una sonrisa cuando se
encontró con su mirada. Se había quedado atrás, muy probablemente para mostrarles el
camino para salir de la mansión y asegurarse de que siguieran su camino.
Duncan la tomó del brazo y la acompañó para salir de la sala. En silencio, Dante los siguió
y Hugh caminó detrás de ellos.
"Un coche ha sido preparado para ustedes. Voy a enviar un mensajero más tarde con el
vestido de Megan, sus trajes de noche y con todo lo que puedan haber dejado atrás."
Hugh era tan eficiente como era de esperar.
"Gracias." Duncan asintió con la cabeza al hombre, mientras los condujo hacia la puerta
principal.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

106 106 106 106

Hugh dio a Megan una sonrisa y un beso en la mano a modo de
despedida antes de que ella siguiera a Dante y Duncan por las
escaleras y luego a la limusina.
El viaje de regreso a la opulenta casa de piedra rojiza de Dante fue rápido y en silencio. La
cabeza de Megan daba vueltas, tratando de hacerse la idea de que gran parte de su vida
hasta la fecha, había sido una pérdida de tiempo. Ella había seguido escrupulosamente
los dictados de su familia en lo que al Altor Custodis se refería, sólo para descubrir que
había sido en vano. Peor aún, con algunos recuerdos restaurados, de las muy
cuestionables misiones a las que había sido enviada, a lugares que francamente daban
miedo, temía que en realidad había trabajado para el lado equivocado todo ese tiempo.
Se sintió utilizada. Estúpidamente engañada. Tonta como un tronco por tomar todo al pie
de la letra todos estos años. ¿Por qué no le preguntó nada? ¿Era realmente tan ingenua?
Duncan debió percibir su estado de ánimo a medida que subían las escaleras de piedra
rojiza de la casa de Dante. Él la llevó hacia un lado en el hall de entrada con una mano en
el hombro.
"No es para tanto, pequeña. Seres mayores y más sabios han sido engañados antes. Que
tu guardián sea parte del Altor Custodis sólo confirma mis sospechas de que ese cuerpo
ha sido corrompido más profundamente de lo que creíamos. Es bueno saber la verdad,
no importa lo dolorosa que puede ser."
Megan suspiró reconociendo el valor de su consejo. “Tienes razón por supuesto. Es tan
difícil llegar a un acuerdo con el hecho de que todos mis esfuerzos han sido en vano.”
"No en vano, cariño. Tu trayectoria te trajo aquí, con nosotros, tal vez puedas utilizar tu
conocimiento en contra de aquellos que trataron de utilizarte. Darle la vuelta a las mesas
del enemigo siempre trae una buena sensación. Pruébalo y verás. "
Él la dejó con una sonrisa y se dirigió hacia la parte posterior de la casa, donde estaba
ubicada la cocina. Dante se quedó esperando por ella, su expresión era solemne y
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

107 107 107 107

austera. No dijo una palabra mientras abría la puerta de la sala de
estar haciéndole un gesto para que pasara.
Él no habló mientras encendía el fuego en la chimenea. Megan pudo sentir la ira que
albergaba, lista para explotar.
"Lo siento".
"¿Qué?" El se dio la vuelta para darle la cara.
"Lamento lo que mis abuelos te hicieron. Haré lo que pueda para compensarlo. Si te sirve
de algo, ellos lamentaron sus acciones hasta día de sus muertes."
"En su mayor parte, he dejado atrás la muerte de Erik. No voy a decir que no es una
cuestión delicada, pero el tiempo y la distancia del evento han suavizado un poco mi
punto de vista."
"¿Entonces por qué estás tan enojado?"
Ella no tenía intención de dejar escapar el problema más importante fuera de su mente,
pero eso era lo que había hecho. Todo estaba al revés desde la última vez que había
estado en esta casa hacía menos de veinte cuatro horas.
"Ese hijo de puta Dean te mordió." Los ojos de Dante ardían mientras la miraba. Megan
se sintió quedar sin aliento por temor, aun cuando su sangre se calentó con entusiasmo
por el brillo posesivo en esos ojos enojados.
"Yo no le dije que lo hiciera. Él sólo lo hizo."
Dante se acercó, tocando su mejilla con su gran mano. "Ya lo sé, cariño. No estoy molesto
contigo. Heath pasó los límites. Él es al que culpo."
"Dijo que lo hizo por mi protección".
"¿Lo hizo?" Dante se mostró sorprendido por sus palabras mientras se acercaba.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

108 108 108 108

"Justo antes de morderme, susurró algo. Dijo que si yo estaba bajo
su protección, estaría a salvo de todos los chacales reunidos
alrededor. Así fue como él los llamo."
"No hay duda conoce a su gente mejor que yo. Si consideró necesario poner un reclamo
público sobre ti, debe ser peor de lo que pensaba pero debió haberme preguntado
primero. El muy bastardo se pasó. No tenía ningún derecho."
"No recibirás ninguna discusión de mí parte."
"Bien". Dante se movió hasta que ella pudo sentir su aliento contra su mejilla.
Con un dedo en el mentón levantó su cara hacia la suya, y luego sus labios se posaron
sobre los de ella, su boca reclamando la suya, su lengua mezclándose con la suya en el
más dulce paraíso que ella había probado nunca. Esto era diferente a todos los besos que
había tenido antes. Era un beso de bienvenida a casa, de reclamo, de... cariño. No se
atrevió a pensar que era algo más.







El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

109 109 109 109

C Ca ap pi it tu ul lo o 7 7
La mano de Dante se metió bajo su camisa y la levantó. Se apartaron sólo lo suficiente
como para que él le quitara el top prestado y lo lanzara a través de la habitación. Ella no
tenía sujetador bajo el vestido de noche la noche anterior, y los Dean no le habían dado
ropa interior, por lo tanto, estaba desnuda para el toque de Dante, como a ella le
gustaba. De la manera que ella ansiaba.
Sus labios se deslizaron hacia su cuello y más abajo para saborear sus pechos mientras
sus manos retiraban sus pantalones y su tanga. Ella se quitó los zapatos, realmente no le
preocupaba donde aterrizaran. Solamente quería que toda la ropa se fuese. En cuanto su
ropa estuvo fuera del camino, sus manos alcanzaron a Dante. Juntos trabajaron sobre la
camisa de él, y luego la puerta se abrió.
“Bien, puedo ver que llegué justo a tiempo." Duncan entró en la habitación, cerrando la
puerta detrás de él.
La boca de Dante chupaba la piel de su cuello, pero él no la había mordido. Al menos no
aún. Pero era una maldita cosa cercana a eso y ella no se había dado cuenta.
Megan brincó lejos de él con un jadeo. Él había estado cerca de morderla y tomar el
veneno de su sangre, e introducirlo en su cuerpo. Ella comenzó a temblar cuando se dio
cuenta de lo cerca que había estado de herirlo, posiblemente de matarlo.
Duncan se acercó y le ofreció una mano. Ella la tomó, queriendo su ayuda para hacer
sentir a Dante a salvo. Estaba desnuda, pero nada más importaba excepto, que Dante
estuviese a salvo de la corrupción de su sangre. Y además, Duncan ya había visto su
desnudez anoche. Ese era el recuerdo más travieso de su vida.
“Vuelve aquí, Megan." El tono de Dante no soportaba ningún argumento. Ella no le haría
daño a sabiendas. Tenía que ser fuerte ante el deseo de obedecer.
“No puedes morderme, Dante. No tendré tu muerte sobre mi conciencia."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

110 110 110 110

Pareció como si Dante estuviera moliendo sus dientes y sus puños se
apretaron. Los brazos de Duncan la tomaron por la cintura
alejándola de Dante.
“Ella tiene razón, lo sabes." El tono de Duncan era tranquilo. Ella sintió el temblor de su
preparación en su agarre, sin embargo. Estaba listo para cualquier cosa que el vampiro
enfadado pudiera hacer. “Aún puede haber un modo de salvar esta situación, amigo
mío."
“Tengo que alimentarme, Duncan." La admisión fue arrancada de los labios de Dante y
ella podría decir que él no estaba feliz de admitir su debilidad. “Sea de su pasión o de su
sangre, lo necesito como necesito mi siguiente aliento. "
“Ya veo." El apretón de Duncan alrededor de ella se alivió y él la giró en sus brazos.
“Nuestro amigo Dante está mal, pequeña. ¿Crees que podríamos ayudarle?"
"¿Nosotros?” Ella pensó que sabía lo que él preguntaba. Ella lo miró con preguntas en sus
ojos, para estar segura.
“Sí, pequeña. Los tres. ¿Eso está bien contigo?” Su sonrisa era tierna y le decía que la
decisión era suya. ¿La verdadera pregunta era cómo podría rechazarlo? Ella sintió la
necesidad en Dante y si era honesta, sentía una necesidad similar recorriendo su propio
cuerpo. Estaba hambrienta -no precisamente como él- pero una excitación ardiente que
debía ser contestada. Ella asintió despacio.
“Pienso que puedo hacer eso."
“Bien." Duncan se inclinó hacia adelante y besó su frente. “Ahora ve con él. Yo los
observaré."
Con cautela, Megan fue hacia Dante. Él levantó una mano y ella hizo una pausa durante
un segundo antes de que la tomara y le permitiera apretarla a su duro cuerpo.
Sus labios encontraron los suyos y ella pudo sentir la agudeza de sus colmillos. El los
guardo por ahora. Estaba claro que se contenía, controlando sus instintos. Ella quería
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

111 111 111 111

hacerlo olvidar los problemas que tenían. Quería que él pensara sólo
en el placer, no en el peligro. Estaba segura de que Duncan los
salvaría de ir demasiado lejos y de morderla. Duncan era tan fuerte como Dante y podía
estar segura de que los mantendría a salvo.
Quizás era por eso que ella no se opuso a ser parte de este nuevo encuentro sexual
travieso. O tal vez era porque él era un hombre hermoso que había sido amable y
apacible la noche anterior, hasta que hizo sus sentidos tambalearse.
Había algo vulnerable en Duncan. Él era el único de su clase que ella alguna vez había
conocido y apostaba que no había muchos otros como él en el mundo. Aún así, era un
hombre fuerte, que la llamaba a un nivel visceral. Ella nunca había estado rodeada por
tantos hombres hermosos en su vida, después de haber evitado todo lo sobrenatural.
Los were eran calientes de un modo terrenal. Los vampiros tenían un mojo mágico que
los hacía casi irresistibles – y Dante encabezaba aquella lista, por supuesto- pero ella
estaba descubriendo que el mitad-Fey tenía un agradable atractivo y una magia propia.
Dante la besó y todos los pensamientos desaparecieron, mientras sus manos vagaban
sobre su cuerpo. Él sabía donde tocar, cuanta presión aplicar para hacerla retorcerse de
placer. Apenas notó cuando él la movió hacia el canapé grande frente a la chimenea. Ella
registró el hecho de que los colmillos de Dante habían bajado incluso más, mientras su
lengua pasaba por su ombligo.
Él la sostuvo frente a mientras se sentaba sobre el borde del canapé, pasando sus
grandes manos sobre su trasero y por sus piernas. Él la persuadió para apartar sus
piernas e introdujo sus manos dentro, usando sus dedos para tomar ventaja, tocando su
coño como un maestro toca un Stradivarius. Ella tarareó justo como ese inestimable
violín bajo los toques acariciantes de sus dedos, penetrando con cada movimiento dentro
de su liso canal, cada incursión burlona de su pulgar contra su clítoris. Ella haría cualquier
cosa por él en aquel momento. Cualquier cosa que él quisiera.
Dante la acercó más a medida que sus labios descendieron. Sus dedos la separaron y su
boca se movió sobre ella. Ella jadeó cuando su lengua tocó su clítoris, sólo para ser
seguido de un largo golpe sobre los pliegues que estaban mojados por él.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

112 112 112 112

Una boca en su pecho la impactó hasta que se dio cuenta que
Duncan se había acercado, tanto para cuidar dientes en tentación de
Dante, así como para unirse a la diversión. Ella le dio la bienvenida, necesitando algo para
agarrarse mientras la lengua de Dante la reclamaba abajo. Ella agarró los hombros de
Duncan, tirando de la camisa que él aún no se había quitado. Ella quería que
desapareciese.
Duncan pareció entender sus movimientos desesperados, separándose
momentáneamente para tirar de su camisa sobre su cabeza. Esta se unió a las otras
prendas desechadas en el suelo, a cierta distancia. Satisfecha por ser capaz de tocar su
piel, Megan acarició sus gruesos músculos cuando él se movió para besarla.
Él tenía una boca talentosa que era casi tan devastadora como la de Dante. Duncan la
besó con un apacible respeto que hizo dar vueltas sus sentidos. Tocó sus pezones
mientras la besaba y Dante la acercó más a sus exigentes manos y su lengua voraz. Ella
brincó cuando sus dedos se deslizaron de su coño para moverse más hacia atrás.
Duncan rompió el beso, mirando hacia abajo con un destello divertido en sus ojos. Miró
sobre su hombro para inspeccionar los progresos de Dante.
“¿Se siente bien, pequeña? “Susurró él en su oído. “Puedo decirte que sí."
“Duncan" ella gimió cuando el dedo de Dante se introdujo en ella desde atrás, su lengua
chasqueando sobre su clítoris. “Necesito-"
“Sé lo que necesitas, Megan." Duncan se inclinó para lamer sus pechos otra vez,
chupando un pezón profundamente en su boca y tirando del otro con sus talentosos
dedos.
Ella se corrió, gritando por las sensaciones que recorrían su cuerpo. Ambos hombres la
sostuvieron mientras sus rodillas temblaban y su cuerpo se sacudía.
Cuando se tranquilizó un poco, Dante se movió hacia atrás levantándose con una sonrisa
diabólica en su cara. Las necesidades de Duncan eran secundarias a las de Dante, en este
sexy interludio, cuidando de ambos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

113 113 113 113

"Inclínate cariño." La voz de Dante fue brusca cuando movió su
cuerpo a su gusto. Ella terminó con su trasero al aire, sus manos
aseguradas al brazo del canapé.
Ella oyó el chirrido de una cremallera y luego la mano de Dante estuvo sobre su trasero,
llevándola hacia atrás, a medida que él avanzaba. Ella sintió la punta de él, jugando con
los pliegues entre sus piernas antes de encontrar el punto al que ella necesitaba que
fuera. Estaba desesperada por él, por la sensación de él poseyendo su cuerpo como sólo
él podía.
Dante se deslizó dentro de ella, estirándola despacio, haciéndola querer moverse para
forzarlo a ir más rápido, pero él tenía el control. Él era el amo de su cuerpo en este
momento.
Él salió para luego empujar un poco más, repitiendo el proceso varias veces hasta que
estuvo asentado totalmente dentro de ella. Ella gruñó por la manera como la hacía
esperar, pero en lo más profundo, supo la espera valdría la pena. Dante era un amante
fantástico.
Dante comenzó un ritmo que hizo agua la boca. Ella gimió cuando él se deslizó con
fuerza, empujándola con sus avances sobre el brazo del canapé.
"Abre los ojos, pequeña." La voz de Duncan susurró sobre su oído mientras ella cumplía
su petición. No se había dado cuenta de que los había cerrado.
Duncan estaba de pie delante de ella, su duro pene al nivel de su rostro, sabía lo que él
quería. Ella también lo quería. Pero este era el show de Dante. Ella giró sobre su hombro
para mirarlo y la conmovió la severa expresión de concentración en su hermosa cara.
“¿Dante?" No estaba segura lo que le estaba preguntando. Ella tenía su enorme pene en
su cuerpo. De todos modos ella quería más. Más de él. Todo de él.
No tenía ningún sentido.
Ella se conformaba con su permiso. Su instrucción. Su dominación.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

114 114 114 114

"Chúpalo, Megan." Sus ojos se encontraron con los suyos con una
mirada caliente. Ella podría decir que el pensamiento de mirarla
succionando el pene de Duncan lo encendía tanto como a ella.
Ella lamió sus labios con una promesa en su mirada antes de girarse hacia Duncan. Él
sostuvo su larga y gruesa polla con una mano, rozando bajo la cabeza con un dedo,
mientras la acercaba a su boca.
"¿La quieres pequeña? ¿Cuánto la quieres? "
“Dámela Duncan. La quiero muchísimo."
Él no la hizo esperar. Dio un paso adelante y tocó con la punta de su polla los impacientes
labios que lo esperaban. Ella lo introdujo en su boca y lamió alrededor de la cabeza sobre
el punto que él había estado acariciando, luego lo tomó profundamente y oyó el gemido
de Dante.
Ambos hombres la tomaron, deslizándose en sus lugares húmedos, haciéndola querer
correrse otra vez, aun cuando ella acababa de tener un orgasmo sólo hacía unos minutos.
Ella comenzó a temblar y ambos hombres estuvieron allí sosteniéndola, ayudándola a
seguir el ritmo que ellos imponían. Duncan tenía una mano sobre su cabeza, dirigiéndola
mientras empujaba en su boca, follándo su boca mientras Dante follaba su coño.
Las manos de Dante estaban sobre sus caderas sosteniéndola hacia arriba. Una resbaló
alrededor de su estomago apoyándola y sumergiéndose más abajo para jugar con su
clítoris cuando el ritmo se incrementó. Ella lo sintió inclinarse y la mano de Duncan se
extendió.
"No lo hagas, hombre."
"Necesito…” La voz de Dante destilaba desesperación. Por su parte ella estaba demasiado
cerca del borde para preocuparse de algo excepto de su necesidad de correrse.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

115 115 115 115

"Tómala de mí.” La voz de Duncan era áspera y demandante. Le
ofreció un brazo a Dante y a este, sólo le tomó un momento para
gruñir y apretar sus dientes. Dante mordió la muñeca de Duncan cerca de su cara, por lo
que podía verlo todo.
En lugar de apagar su excitación, ver el acto de la naturaleza del vampiro de Dante, hizo
exactamente lo contrario. Ella se corrió alrededor de su polla mientras lo miraba tomar la
sangre mitad-Fey de Duncan. Casi en el mismo instante, Duncan se corrió en su boca. Ella
tragó hambrienta mientras Dante los seguía sólo segundos más tarde, corriéndose
profundamente dentro de ella con calientes chorros de éxtasis.
Los tres permanecieron enlazados durante largos momentos, compartiendo una dicha sin
precedentes en la limitada experiencia de Megan. Ella gimió cuando Dante selló los
pinchazos en la muñeca de Duncan. Momentos más tarde, el guerrero mitad-Fey se
retiró y se hundió en una silla cercana.
"Seré condenado" Duncan jadeó mientras se recuperaba. "Olvidé el revés que los
bloooletter pueden causar cuando se alimentan mientras follan."
Dante salió de su cuerpo y la giró para sentarla en su regazo mientras él reclamaba el
canapé. Ella no tenía ninguna energía propia mientras su cuerpo se reponía del mejor
orgasmo que había tenido. Justo cuando pensaba que no había ningún modo de mejorar
lo que había pasado la noche anterior, Dante tuvo que demostrarle lo equivocada que
estaba, del modo más delicioso.
Ella se recostó en su regazo reclinándose perezosamente, acariciando distraídamente su
piel desnuda, mientras él se dirigía a Duncan.
“¿Entonces por qué el cambio de planes? ¿Por qué me has dejado alimentarme de ti otra
vez, Duncan? Pensaba que la razón de que estuvieras aquí, era para cuidarme hasta que
el último vestigio de magia desaparezca de mi.” Sus palabras estaban enlazadas con una
satisfacción que él no podía suprimir completamente y una especie de agravio drogado
que la hizo querer besarlo tontamente.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

116 116 116 116

“He estado pensando…” Comenzó Duncan.
“Eso siempre es un signo peligroso" dijo Dante sarcásticamente, mientras ahuecaba sus
pechos y jugaba con sus pezones.
"Bastante, amigo mío." Duncan rió en silencio. "Después de lo que pasó anoche pensé
que podrías usar una revacunación de magia mientras todo esto continúa. "
"¿Qué? ¿No tienes miedo de que me vuelva loco con mis nuevos súper poderes?” La ceja
levantada de Dante fue suavizada por una risa sardónica.
"Si fueras a hacer eso, lo habrías hecho hace mucho tiempo. Además, pienso que hay
más cosas extrañas esperando por ustedes." Duncan asintió hacia los dos y luego su
expresión se tornó feroz. “Quiero que estén preparados para cualquier cosa."
"Suena siniestro." Megan trató de retomar el tono perezoso y bromista de su
conversación anterior pero fue imposible.
"No quise arruinar el momento." Duncan se levantó y recogió su ropa mientras se movía
hacia la puerta. "Estaré afuera. Pienso que lo estás bastante bien alimentado, como para
poder confiar en que no beberás de nuestra pequeña amiga ahora, ¿verdad?”
Duncan guiñó el ojo hacia Megan, mientras dejaba la habitación, sin molestándose en
vestirse antes de dar un paso hacia el pasillo y cerrar la puerta detrás de él.
Dante estuvo tranquilo durante largos momentos mientras la abrazaba, acariciando su
piel casi distraídamente.
"Casi pierdo el control y te muerdo, Megan." Su voz susurrada sobre su piel desnuda le
dio un escalofrío. "Lo siento, cariño. Si no fuera por Duncan, tendrías otro
envenenamiento sobre tu conciencia."
"No sé cómo puedes hablar tan tranquilamente sobre eso." Ella se sentó frente a él
mientras el pensamiento de envenenarlo con su sangre enviaba temblores por su espina
dorsal. "Nunca podrás morderme Dante. Soy una loba. Solo finge que tengo rabia."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

117 117 117 117

Dante se rió a carcajadas de sus agudas palabras y ella se le unió
poco después, comprendiendo cuan tontas habían sonado.
"Me gustaría verte en forma de lobo, cariño. ¿No es casi luna llena? ¿No tienes que
cambiar con la luna llena?"
Él sonaba impaciente por ver su alter ego peludo. Era la primera vez en su vida que podía
compartir aquel lado salvaje con alguien fuera de su familia. Como dice el refrán, nunca
cambies de forma con un amante. Ese pensamiento era atormentador.
"Francamente no siento la llamada de la luna tan fuerte como lo hacía mi madre. Lo que
sea que soy además de lobo, parece disminuir el efecto. Realmente me gusta correr de
vez en cuando y la luna llena es tan buen momento como cualquier otro, pero puedo
cambiar fácilmente en cualquier momento."
“Eres una maravilla. En vez de ser más débil que un were puro, en muchos sentidos eres
más fuerte." Él tocó su cara suavemente con los dedos, acariciando su mejilla y con una
mirada electrificarte en sus ojos.
Ella parpadeó y se levanto moviéndose hacia atrás para ponerse frente a él.
“Observa."

Su petición ronroneante era más sexy que cualquier cosa que él alguna vez hubiese
escuchado. Su siguiente movimiento vino de improviso aun cuando él le había pedido
hacerlo. Ella lo distraía demasiado.
Ella comenzó a cambiar. Su cuerpo se alargó en la fiera forma de medio-cambio en la que
él la había visto una vez antes y se quedó así por mucho más tiempo que los were que él
recordaba haber visto hacía mucho tiempo. Era como si ella estuviese atascada a mitad
del camino.
Él sabía que muchos guerreros were practicaban mantenerse a medio-cambio
deliberadamente. Esta era su forma más poderosa y útil en batalla, pero esto no parecía
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

118 118 118 118

deliberado. Parecía más como si ella estuviera luchando para lograr
llegar a su forma pura de lobo, no como si ella luchara para
mantenerse en medio-cambio.
Tal vez esa era la forma natural para ella como una mitad-were, pero Dante no estaba tan
seguro.
Finalmente, consiguió llegar al cambio completo y sacudió su piel como si se estuviese
acostumbrando a su nuevo cuerpo. Ella se acerco a él y lamió su mano. Él extendió la
mano frotando su sedoso abrigo.
"Se siente como un visón, cariño. Eres magnífica." Y eso no era una mentira. Ella era
menuda y poderosa, suave y sexy de un modo que él no había esperado. A él realmente
nunca le habían atraído las mujeres were. Él no quería nada más que mover sus manos
por todas partes sobre su piel, acariciando su suavidad mientras ellos dormían.
Y luego cuando despertaran, y ella regresara a su forma humana, él le haría el amor
durante horas y horas. Esa era una fantasía deliciosa. Una que él podría hacer realidad,
con un poco de su cooperación.
Ella se distanció y cambió otra vez. Una vez más, ella hizo una pausa dolorosamente larga
en aquella forma de medio-cambio hasta que ella retomó su forma humana.
"¿Eso te agota?”
"¿El cambio? No, nada." Ella volvió al canapé sentándose a su lado.
"Sostienes el medio-cambio por mucho tiempo. Eso es difícil hasta para los guerreros
were, por lo que yo sabía. Quedarse en esa forma los agota. Ellos practicaban
mantenerse así y hasta para los alfas más dotados, era difícil."
"¿Lo es?” Ella lo miró francamente sorprendida. Otra cosa de la que maravillarse sobre
ella.
Él la acerco. "Es así." Él besó su hombro. "Eres una loba hermosa, Megan. "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

119 119 119 119

"Nunca se la había mostrado a nadie antes. Bueno, excepto a mi
mamá cuando estaba aprendiendo."
Él la colocó de manera más segura en sus brazos y se levantó, llevándola con él. La llevó a
la habitación, usando su mente para abrir las puertas en su camino, cruzando y
caminando hacia el centro de la casa, donde mantenía un dormitorio sobre la superficie,
para mantener una ilusión de normalidad. Estaba insonorizado y contenía un pasaje
oculto que conducía a su dominio subterráneo. Él sabía que sería más fácil para ella
aceptarlo si él le indicaba sus enormes diferencias. Al menos por ahora.
“¿A dónde vamos?"
"Todo el camino al cielo y de regreso, si me dejas hacerlo a mi manera." Él le sonrió y fue
recompensado con una mirada de deseo.
“Tienes que prometerme una cosa. "
“Lo que quieras. Dentro de lo razonable, por supuesto" añadió él en un tono de broma.
"No puedes morderme. Si lo intentas gritaré como loca hasta que Duncan venga a
detenerte. Hasta podría morderte yo.”
A él le gustó que ella estuviera preocupada por él. Él vio bajo su feroz fachada el
verdadero miedo que ella tenía a que él perdiera el control y se envenenara a si mismo
con su sangre.
"No te preocupes. La sangre mitad-Fey es como una droga para los de mi clase. Estaré
saciado durante un período largo de tiempo con la ayuda de Duncan. Pienso que puedo
controlarme."
“¡Es mejor que hagas más que pensarlo! "
Él se inclinó para besarla mientras entraban en su dormitorio. "Me gusta tu preocupación
hacía mí, cariño. Ha pasado demasiado tiempo desde que a alguien le importara, si estoy
vivo o muerto."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

120 120 120 120

"Me importas, Dante. Probablemente demasiado, considerando las
circunstancias."
Entonces él la besó, cerrando de golpe la puerta con un vago pensamiento, luego la puso
sobre su cama. Él sólo utilizaba esta cama de vez en cuando. Él tenía su guardarropa aquí
y había un lujoso cuarto de baño, que él adoraba, unido al dormitorio. Le mostraría los
placeres del baño en un paraíso tropical más tarde, se prometió. Estaba seguro que ella
también lo adoraría. Eso sin duda apelaría a su lado salvaje.
Dante la colocó sobre el suave colchón, finalmente contento con la posibilidad de follarla
en la cama. Se tomaría su tiempo -el tiempo que tuviera antes del amanecer- y le haría el
amor lentamente. Quería saborear cada pedazo de su piel, cada jadeo de sus labios.
“Si no te has dado cuenta" Susurró contra su piel pellizcando su pezón mientras bajaba
sobre cuerpo "Eres muy especial para mí, Megan." El hizo una pausa para alzar la vista
hacia ella y sonreír. “Incluso si has sido enviada aquí para espiarme. "
“Oh Dante, nunca sabrás cuánto lamento las cosas que me condujeron aquí." Sus cejas se
unieron, su encantadora cara frunciendo el ceño con preocupación mientras él la miraba.
"Yo no lamento que estés aquí ni por un segundo, Megan. No he tenido tanta diversión
en siglos."
"¿Diversión?” Ella le envió una mirada perpleja. “Tienes una extraña definición de la
palabra diversión."
“Créeme, tu eres una diversión de la clase más placentera, querida." Él volvió a
mordisquear su cuerpo bromeando con sus colmillos cuando él los arrastró ligeramente
sobre la piel de su vientre. Sus músculos se contrajeron cuando él se movió más abajo. Él
separó sus piernas con manos suaves, sintiéndose satisfecho cuando ella tembló bajo su
toque.
"¿Dante?” Ella sonaba deliciosamente insegura.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

121 121 121 121

“No te preocupes, cariño. Estoy aquí mismo y voy a tomarme mi
tiempo para mostrarte todo lo que he estado soñando con hacerle a
tu delicioso y joven cuerpo."
Entonces él se movió más cerca arrastrando sus dedos a través del interior de sus muslos.
Frunciendo sus labios, él soplo su suave aliento a través de los delicados pliegues de su
coño, extendiendo sus labios inferiores con sus dedos y tanteando en su interior. Su
toque era ligero como una pluma, su cálido aliento visiblemente excitando la pequeña
protuberancia en el vértice de sus muslos.
Con una risa satisfecha él bajó su cabeza, su lengua buscó y encontró su pequeño y
apretado clítoris. Ella gimió cuando él lamió la rosada protuberancia hasta que ella se
estremeció en sus brazos.
Él quería más.
Dante bajó y deslizó un dedo por los lisos pliegues del borde su apertura buscando su
calor y deseando sentir la presión interior de sus músculos mientras la excitaba más allá
de la razón. Su dedo se deslizó hacia adentro, mientras sus labios se cerraban alrededor
de su clítoris, chupando ligeramente. Él usó sus dientes con cuidado, solamente para
avisarla de que tenía el control de su placer y fue recompensado con su vagina
contrayéndose con rápidos movimientos alrededor de su dedo.
Añadió otro dedo retorciéndolo mientras usaba su lengua sobre su clítoris. Su otra mano
se movió más abajo para jugar con su entrada trasera, empujando con movimientos
cuidadosos hasta que él estuvo totalmente dentro.
Ella se corrió como un cohete, apretándose alrededor de sus manos y casi echándolo de
la cama, para su diversión. Ella gritó, gimiendo su nombre, eso era música para sus oídos.
Él no le dio tiempo para recuperarse. En cambio, se levantó sobre sus rodillas entre sus
piernas, tomando solamente un momento para mirar fijamente la recompensa ante él.
"Eres preciosa." Él se inclinó sobre ella, probando sus deliciosos pechos y tomándose su
tiempo para besar cada pico erecto, usando su lengua sobre ellos hasta que ella comenzó
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

122 122 122 122

a retorcerse bajo él. Ahora sabía cuáles eran los signos de su placer y
sabía que estaba lista para más.
Levantándose sólo lo bastante para dirigirse dentro de su sensible coño, él se deslizó
hacia adentro con un gemido satisfecho. Se quedó allí, mirándola a los ojos mientras se
unían, sintiendo como la electricidad del momento los llenaba a ambos.
"Dios, te sientes tan bien alrededor de mí." Él se inclinó para lamer el camino sobre su
cuello mordisqueando sobre el lóbulo de la oreja hasta que ella se rio tontamente.
“Tú también te sientes bien, Dante. Hazlo aún mejor. Te desafío." Sus palabras de broma
lo atrajeron hasta encontrarse con su mirada fija. La luz diabólica en sus ojos lo calentó.
"Eso es un desafío que estoy más que feliz de tomar. ¿Qué consigo si gano? Además de lo
obvio, por supuesto."
Ella fingió meditar sobre ello, con una sonrisa cada vez más amplia. “¿Qué te parece más
de lo mismo? Estoy descubriendo que no puedo resistirme a ti, Dante d'Angleterre." Su
expresión se puso seria y dijo con suaves palabras. “Nunca me he sentido así antes."
"Bien." Él besó sus labios solamente una vez, retrocediendo para encontrar su mirada.
"Yo tampoco"
Él comenzó a moverse recordando su plan de alargar su tiempo juntos. Era un buen plan
y él haría todo lo que estuviera en su poder para verlo materializarse. Empujó
suavemente al principio, lentas retiradas y aún más deliciosos lentos empujes. Ella
gimoteó por la necesidad mucho antes de que él estuviera listo para dejar que ambos se
corrieran.
"Permanece conmigo, querida. Tenemos un largo camino antes de que yo te libere del
anzuelo."
“Ahora esa es… " ella jadeó "…una nueva forma de decirlo."
Su humor lo hizo reír, mientras hacía una pausa de su tortura sensual.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

123 123 123 123

"Parece que te gusta mi anzuelo… " él empujó en ella con más
fuerza y se detuvo allí, "…mucho. "
"Yo amo tu anzuelo, Dante. "
Él pudo ver que ella estaba al borde y decidió darle un poco más. Se retiró, volviendo con
tres rápidos y fuertes empujes. Eso fue todo lo que ella necesitó para alcanzar otro fuerte
clímax, estremeciéndose alrededor de él mientras gritaba y temblaba.
El no había llegado aún. Ni mucho menos.
Se mantuvo relativamente quieto dentro de ella, mientras ella se calmaba. Él sabía que
ella sólo estaba sobre una plataforma de placer. Con un pequeño inventivo, podría ser
llevada a un pico aún mayor que aquellos que había tenido antes. Y él era justo el
hombre para hacerlo.
Con gran determinación él comenzó a moverse otra vez. Los lentos empujes se hicieron
más fuertes y más rápidos dentro de ella, hasta que gritó por cada empuje. Él se
aseguraría de que se corrieran juntos esta vez. Utilizó toda su delicadeza, mientras
empujaba sus caderas en la cuna de sus suaves muslos. Cuando la sintió acercarse a la
culminación, se tomó sólo un momento para besarla, queriendo capturar sus gritos de
placer cuando se corrió con él, en el orgasmo más delicioso que él alguna vez hubiera
contemplado.
Sus energías psíquicas lo bañaron de su poder femenino. Ya saciado por la sangre mágica
de Duncan, él encontró espacio para beber su éxtasis sexual, queriendo más con cada
pulso de su polla dentro de ella.
El se corrió cuando ella lo hizo, vaciando sus pelotas en su anhelante matriz, encantado
de que esta mujer -esta especial mujer- compartiera este momento con él.
Él se apartó de sus labios queriendo mirar su cara después del mayor orgasmo que ellos
habían compartido.
"Eres hermosa, ma cherie."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

124 124 124 124

"Mmm. ¿Francés?” Sus ojos estaban entreabiertos y su voz era
débil por el placer, una risa jugueteaba en sus deliciosos labios.
"Estuve algún tiempo en Normandía hace mucho tiempo." Él se inclino para besar sus
labios suavemente. "Gracias por esto, Megan. No he disfrutado tanto de algo –o de
alguien- desde hace demasiado tiempo, para recordarlo."
"Yo tampoco." Ella le sonrió pulsando sus caderas hacia arriba como si tratara de
capturar este momento para siempre. “Eres un demonio de amante, Dante."
“Mi propósito es complacer” bromeo él.
“Tu objetivo está muerta, vaquero”
Él rió en silencio, rodando para quedar entrelazados, pero con su peso fuera de ella.
Quiso quedarse dentro de su calor mientras pudiera. Podía ver que estaba agotada. Él le
había hecho eso. Los ojos de Megan se cerraron y en uno momento estuvo dormida,
dejándolo para maravillarse de su menudo cuerpo y su hermosa cara. Era adorable
mientras dormía, tan inocente, pero tan seductora a la vez. Él podría estar mirándola
fijamente durante horas.
Y ese pensamiento fue el que lo hizo levantarse.
Él no tenía ningún derecho sobre esta mujer. En cualquier caso ella había sido enviada
como espía y su familia era la que le había hecho un daño personal y había causado una
gran injusticia. Tendría que andar con cuidado hasta que estuviera completamente
seguro de ella.
Dejó la habitación silenciosamente, dejándola dormir. Tenía algunas cosas que hacer
antes del amanecer. Lo primero de la lista era una conversación con Duncan.


El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

125 125 125 125

C Ca ap pí ít tu ul lo o 8 8
"¿Ella cambió delante de ti? ¿Por qué?" Duncan parecía perturbado.
"Yo se lo pedí." Dante se encogió de hombros, conociendo a Duncan probablemente diría
algo de sus acciones, pero realmente no le importaba. "Era como si algo bloqueara la
fusión plena con su lado lobo. Como si algo debilitara su cambio."
Duncan escuchaba sus palabras. "Eso no está bien. Pienso que el asimiento de su
Guardián sobre ella es más fuerte de lo que pensábamos."
"Como me lo temía." Dante odiaba que ella estuviera bajo la influencia de alguien tan
malvado. "¿Hay alguna forma de romper su dominio? Estaré encantado de matarlo
cuando lo encontremos. Sé que la magia acabará con él, pero va a tomarnos algún
tiempo encontrar al bastardo. ¿Qué podemos hacer antes de eso? "
"No te va a gustar." Duncan puso un rostro adolorido mientras suspiraba.
"Y yo sospecho que a ti sí." Dante logró hacer una broma a pesar de que creía saber de lo
que estaba hablando su amigo."Yo, de todas las personas, se el poder que hay en el sexo.
La energía del acto es el sustento de mi clase, y he oído que ustedes los Fey, practican
una clase diferente de sexo mágico. Ya has estado tratándola con eso."
"No en forma concentrada. No sabía que el problema se extendía a su loba. Para
cualquier shifter, es un síntoma muy grave. Más grave de lo que pensaba que era el
problema, siento decirlo."
"Yo tampoco lo sospechaba hasta que vi su cambio." Dante pensó en lo que ella
significaba para él y en la manera caliente en que le respondió a él y a Duncan cuando
ellos la tomaron juntos.
"Ella va a tener que aceptarme en todos los sentidos. ¿Puedes hacer frente a eso?"
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

126 126 126 126

Dante trató de ser casual, pero la verdad era que la idea de Duncan
tirándose a su mujer le importaba más de lo que debería. No estaba
seguro de cuando había empezado a pensar en ella como su mujer. La idea no era tan
sorprendente como debería haberlo sido. Dante se estaba hundiendo, pero él no veía
ninguna salida. Tendría que jugar con la mano que le tocó y hacerlo lo mejor que pudiera
con ella.
"Yo no creo que le importe."
"¿Y a ti?" Al parecer, Duncan vio a través de sus palabras casuales.
"Yo quiero lo mejor para ella. En este momento es un peligro para todos nosotros,
incluida ella misma. Cuanto más dure el control de su Guardián, más fuerte será. Ya
hemos iniciado el proceso de debilitamiento con buenos resultados. Hasta que podamos
encontrar al bastardo y liberarla de él por completo, lógicamente, debemos seguir
tratando de debilitar a la magia que se utilizó en ella."
"Lógicamente sí, pero ¿qué pasa emocionalmente? Sé que estás más apegado a ella de lo
que esperabas. Sospecho que hay razones para ello. Sin embargo, hasta que la amenaza
de su Guardián se elimine y la mancha de su sangre se haya ido, nunca serán libres para
ejercer la atracción entre ustedes plenamente. "
"Entonces, la disminución y, finalmente, la eliminación de la amenaza tendrá que ser
suficiente por ahora. Es una buena estrategia."
Duncan no pareció muy contento con su respuesta, pero Dante era demasiado crudo
emocionalmente para comenzar a discutir sus sentimientos. Él, que se había mantenido
al margen de los enredos emocionales durante siglos, tenía dificultades con las
emociones de cualquier tipo y no estaba listo para comenzar a hablar acerca de ellas con
nadie. Ni siquiera a Duncan.
"Comenzaremos en serio mañana por la noche entonces. Cuando sea necesario, tomarás
un poco de mi sangre. Cuanto más fuerte seamos, más posibilidades tendremos de
anular el asimiento de su Guardián."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

127 127 127 127

"¿No te preocupa el poder que voy a tener al beber de ti?"
"Dije en serio lo que te dije antes, Dante. Los problemas se prepara y van a explotar. Me
temo que necesitarás todas las ventajas que puedas obtener, y si mi sangre te salva -y a
otros, incluido yo mismo-, de la amenaza de Venifucus, entonces vale la pena el riesgo.
Además, confío en ti. Siempre he confiado en ti para hacer lo correcto, viejo amigo, pero
tenía que reevaluar tu persona después de tantos años en el Submundo. Me alegré al ver
que tú eras el mismo hombre de honor que había conocido. En todo caso, has cambiado
para mejor con las pruebas colocadas en tu camino."
Dante se movió incómodo por la alabanza de Duncan. Dante sabía que no era nada
especial. De hecho, él había cometido más errores de los que había en su cuota y el más
reciente casi le cuesta a los Señores Were sus vidas y la de su nueva compañera. Eso no
fue sólo un error. Eso había sido un error enorme, y Dante todavía sentía remordimiento
por lo que había hecho y las cosas que había permitido que sucedieran. Había sido un
tonto al confiar en Patrick Vabian, tanto como lo había hecho.
"Espero poder probar ser digno de tu confianza, viejo amigo."
"Ya lo has hecho, Dante. No temas." La risa Fey de Duncan tenía más conocimiento de lo
que debería tener. Por otra parte, el mágico hijo de puta siempre había visto cosas que
Dante no tenía forma de conocer. Era molesto, pero también podía ser muy útil, así que
lo dejó pasar.
Estaba decidido. Tenía que seguir permitiendo que Duncan le hiciera el amor a Megan.
Tenían que continuar en su relación de tríada hasta que ella estuviera libre de su
Guardián, y Duncan continuaría alimentándolo con su sangre de mitad-Fey. Si bien, el
poder de la sangre de Duncan era delicioso, Dante se sorprendió al darse cuenta de que
todo lo que realmente quería era una muestra de Megan. Ella se estaba convirtiendo en
una obsesión.
A cualquier bloodletter le encantaría tener un mitad-Fey dispuesto a proporcionarle más
poder que el que cualquier inmortal debería tener. Sin embargo, eso palidecía en
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

128 128 128 128

comparación con el pensamiento de alimentarse de Megan. Eso era
lo que realmente quería, y le estaba prohibido hasta que estuviera
libre del veneno.
Tal vez era sólo un caso de la manzana prohibida, pareciendo la más dulce, pero Dante
no estaba tan seguro. Tampoco estaba tan seguro de continuar la relación de ménage
entre él, Megan y Duncan, pero no tenía realmente otra alternativa ya que era lo más
seguro para todos los interesados, mágicamente hablando. Tenía que permitirlo. Le dolía
más que un poco. Aún así, había que hacerlo. Por la seguridad de Megan.
La parte que más le molestaba, era que no creía que a ella le importara ni un poco. Él
sabía que había disfrutado del trío que habían compartido ya, y hasta del cuarteto con
Heath. Por supuesto, eso nunca volvería a suceder. Ya era bastante malo que tuviera que
compartirla con Duncan. Heath había probado la fruta prohibida por última vez, se
prometió Dante.
Y tan pronto como ella estuviera libre de su Guardián, Dante la reclamaría, en cuerpo y
alma.
La idea debería sorprenderlo. En cambio, sólo lo hacía sentirse caliente dentro de su
corazón, en lugares que no habían estado calientes en siglos. Él no lo examinó muy de
cerca. Era suficiente el haber tomado la decisión.
Una vez que ella estuviera libre, iba a ser suya y sólo suya. Durante el tiempo que durara.

Justo después del mediodía del día siguiente, Megan estaba tomándoselo con calma,
leyendo una revista, mientras estaba sentada en el sofá de la sala que daba al frente de
la magnífica casa de Dante. Era uno de los salones de la casa, con largas ventanas
pasadas de moda que dejaban entrar la dorada luz del sol.
Toda la casa era hermosa, pero esta habitación era un lugar con un atractivo especial. Por
la noche, las ventanas ofrecían una hermosa vista del pequeño parque en la calle y de
día, era un lugar cálido y soleado en el que acurrucarse y leer.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

129 129 129 129

Sin previo aviso, una ventana se rompió y una botella incendiaria
cayó en el regazo de Megan. Buscó el cóctel Molotov, agradeciendo
a la Diosa que no se había roto sobre ella. Haciendo uso de su habilidad were, corrió
hacia el fregadero de la cocina, arrojando la antorcha encendida en él lo más rápido que
pudo.
"Duncan" Ella gritó su nombre a través de la casa, sabiendo que estaría despierto a estas
horas y en condiciones de ayudarla. Cogió el extintor que mantenían junto a la estufa y
perdió unos momentos preciosos tratando de averiguar cómo hacerlo funcionar.
En el momento que supo qué hacer, Duncan corrió dentro de la habitación, mojado de la
ducha con una toalla húmeda envuelta rápidamente alrededor de sus caderas.
Comprendió la escena con una mirada rápida.
"Este extintor no está haciendo ningún bien", exclamó ella cuando vio como las cortinas
color café de la ventana sobre el fregadero se incendiaban y empezaban a brillar con una
extraña llama verde.
"¡Ponte detrás de mí!" La voz de mando de Duncan sobrepasó el rugido creciente del
incendio.
Este no era un incendio normal. Se extendió de forma rápida y más vorazmente que una
llama común, serpenteando sobre el acero inoxidable y granito en busca de algo
inflamable.
El agua comenzó a salir de los accesorios que estaban ocultos en el techo. Los equipos de
protección contra incendios que Dante había situado en toda la casa, se habían
encendido finalmente, pero no servían de nada contra la llama verde. Megan miró por
encima del hombro de Duncan como las llamas se propagaban.
"Tápate los oídos," le ordenó mirándola solo una vez. "Esto podría ponerse ruidoso."
Ya lo era. Algo acerca de la llama verde no estaba bien. Era más fuerte que el fuego
ordinario, espeluznante y aparentemente viva. Era algo mágico, y no era una buena clase
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

130 130 130 130

de magia. El humo olía mal, como carne podrida y quemó todo lo
que tocaba en la cocina una vez hermosa.
Sintió un cambio en la energía de la habitación cuando Duncan hizo algo. Convocó su
magia, se dio cuenta una fracción de segundo más tarde, cuando ella no lo vio vestido
con la escasa toalla de baño, si no con una armadura completa que brillaba de pies a
cabeza. Se enfrentó a la llama, su yo mágico -su verdadero yo- ceñido para la batalla en
contra de la brujería repugnante del fuego verde.
Megan se tambaleó hacia atrás cuando la sala estalló en un torbellino. Ella se agarró al
marco de la puerta, con el pelo azotado sobre la cabeza cuando Duncan llamó al
elemento aire hacia él para sofocar el fuego. Eso, combinado con el agua que seguía
cayendo, dando vueltas en la tempestad que Duncan creó, pareció un huracán dentro de
la cocina, cuando la magia alcanzó un crescendo que estaba cerca de ser ensordecedor.
Ella se aferró al marco de la puerta con una mano, cubriéndose una oreja con la otra.
Aplastó el otro lado de la cabeza en su hombro para tratar de protegerse ese oído lo
mejor que pudo, mientras luchaba por oponerse a la tempestad que Duncan había
creado en la cocina.
El fuego rugía en un último intento de vida, llegando a Duncan. Su armadura lo rechazaba
mientras el viento aullaba y la lluvia caía sobre el, acabando con el para siempre. Poco a
poco, la tempestad fue retrocediendo. La brillante armadura de plata de Duncan
desapareció como si nunca hubiera existido, y él se volvió hacia ella, todavía húmedo,
usando la toalla de baño, con el pelo revuelto en todas direcciones y una mueca feroz en
su rostro.
"Esa es una manera de despertarme."
Megan se disponía a responder cuando la puerta de la bodega se abrió y Dante salió
tropezando. Él tenía un aspecto terrible, debilitado por el sol que se filtraba por la
ventana de la cocina. Notó que tuvo la precaución de mantenerse al margen de su
trayectoria, quedándose atrás, en el espacio oscuro detrás de la puerta, mirando hacia
afuera.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

131 131 131 131

"¿Qué pasó?"
Megan se acercó a él, casi corriendo hacia sus brazos. "Alguien arrojó un cóctel Molotov
mágico a través de la ventana. La maldita cosa aterrizó en mi regazo, lo traje aquí y lo
arrojé en el fregadero. Entonces se desató el infierno, y llegó Duncan y luchó contra el
fuego verde." Se volvió, temblando después, para hacer frente a su salvador. "Gracias,
Duncan. Nunca he visto que el fuego se comporte de esa manera. "
"Y no deberías. No se trataba de fuego terrestre. Era fuego del infierno.”
"Hijo de puta", maldijo Dante.
"Voy a vestirme, así podré hacer frente a nuestro departamento de bomberos vecino con
un poco de dignidad". Duncan dejó la cocina, agarrándose la toalla.
"¿El departamento de bomberos viene?" Se volvió para preguntar a Dante.
"La casa está conectada con la estación local. Hice instalar un equipo de detección de
incendios de primerísima calidad cuando compré el lugar. El fuego ha significado el fin de
muchos incautos inmortales." La besó una vez, como si lo tranquilizara. "Nos
encontraremos en la sala de estar. Vete y deja entrar a los bomberos antes de que
rompan mi puerta con un hacha."
Él le sonrió abiertamente a pesar de que se veía tan cansado, que quería decirle que se
fuera a dormir y la dejara a cargo de todo. Por supuesto, ella era sólo un huésped en esta
casa. Él era el dueño, y tendría que responder a las preguntas de los bomberos y
asegurarles que todo estaba bien.
¿Cómo lo haría, sin entrar en la cocina?, no tenía ni idea. El sol no llegaba con tanta
fuerza a través de la ventana de la cocina como lo hacía en el frente, pero había manchas
de luz en la habitación y no había manera de cubrir la ventana. Tanto las cortinas color
café como la sombra que proyectaban se habían reducido a cenizas.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

132 132 132 132

Dante le dio un empujoncito hacia el pasillo mientras él se retiraba
en el laberinto que habitaba debajo de la casa señorial. Cerró con
llave la puerta de la "bodega" detrás de él, mientras Megan iba a abrir la puerta principal.
Los bomberos llegaron pronto.
Seis hombres fornidos, mucho más altos que ella. Los condujo por el pasillo hacia la
cocina quemada. Eran enormes e imponentes y cada uno la olió a su paso.
¡Maldita sea! Ellos eran were. Lobos, de hecho. De la manada local y, si no se equivocaba
mucho, su alfa estaba al frente del grupo. Hizo una pausa para quedar junto a ella
cuando el resto de su equipo inspeccionaba la cocina para tener la certeza de que todo
rastro de fuego había sido extinguido.
"Eres nueva", comentó, mirándola de arriba abajo.
"Sólo estoy de visita", dijo sin comprometerse.
"El fuego está completamente terminado, jefe", informó uno de los hombres después de
una inspección minuciosa. Algunos tomaban las cortinas quemadas y persianas y las
colocaban en la papelera vacía."Vamos a poner las cosas quemadas en el exterior, sólo
para estar seguros. Parece que empezó en el fregadero. Usted querrá echar un vistazo,
Alpha. No es bueno."
"¡No me digas!" Los grandes ojos del lobo se iluminaron con interés y desconfianza
mientras miraba de su subordinado al fregadero quemado y de nuevo a ella. "Así que
esto no es sólo el fuego de una cocina común, ¿verdad?"
"Yo diría que definitivamente no", respondió Duncan, finalmente, haciendo acto de
presencia.
Estaba completamente vestido, su sexy pelo trenzado. Estaba más seco de lo que había
estado la última vez que lo había visto. Se dio cuenta entonces de que ella debía ser un
desastre absoluto. Su cabello estaba húmedo y salvaje por los rociadores y la tormenta
que Duncan había conjurado en el interior de la cocina.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

133 133 133 133

El suelo estaba mojado y resbaladizo y los caros aspersores estaban
desplegados aún de sus escondites en el techo. Afortunadamente,
no estaban todavía escupiendo agua en todas direcciones. Ella miró a su alrededor la
destrucción de lo que había sido una cocina de diseño de calidad. Mientras tomaba nota
de todas las circunstancias, Duncan y el jefe de bomberos se acercaron a la pila de la
cocina a echar un vistazo al mágico cóctel molotov que había comenzado todo este
fiasco.
"No lo toque", dijo Duncan bruscamente cuando el jefe de bomberos se acercó a recoger
la botella. "Es más de lo que parece."
El gran bombero se volvió para mirar a Duncan cuando sus hombres se colocaron
alrededor de la habitación en una postura claramente protectora, y algo combativa.
Duncan no dio marcha atrás, pero pareció, en cambio, ser más grande cuando su magia
se impuso. El lobo ladeó la cabeza mientras tomaba medida de Duncan y, finalmente,
indicó a sus hombres que se retiraran.
De hecho, los envió al camión, diciéndoles que volvieran a la estación, mientras él
ordenaba los asuntos aquí. Megan se sorprendió, pero un vistazo al Alpha le dijo que
sabía lo que hacía. Si no podía manejar esa situación, no merecía ser el Alfa de un grupo
tan grande y feroz de hombres lobo y todos lo sabían. Con gestos de respeto, sus
hombres se fueron.
El Alfa miró de ella a Duncan y viceversa. "Tenemos que hablar." Su tono no admitía
discusión.
"¿Por qué no entramos en la sala?" dijo Megan tratado de actuar de amable anfitriona.
La triste verdad era que estaba temblando dentro de sus botas. Ella nunca había tenido
ningún contacto con un macho alfa de su especie y éste la asustaba como el infierno.
Afortunadamente, Dante ya estaba allí cuando abrió la puerta corredera que llevaba a la
habitación interior, un salón sin ventanas. Ella entró, seguido por Duncan. El hombre
lobo, sin embargo, se detuvo en el umbral sorprendido.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

134 134 134 134

Dante se volvió hacia él, sosteniendo una copa de vino tinto,
mientras se medían el uno al otro.
"Sea bienvenido a mi casa, Alpha," Dante dijo finalmente, rompiendo el enfrentamiento y
sentándose junto a Megan. Él puso su brazo sobre el respaldo del sofá detrás de su
cabeza como una forma de propiedad que no pasó desapercibida para el bombero."Yo
soy Dante d'Angleterre, propietario de esta casa."
"Kevin McElroy, Alfa de la Manada de Lobos del Lado Este. Usted debe ser muy viejo para
estar despierto y levantado a esta hora del día." El bombero entró en la habitación y se
quedó un momento más de pie, antes de reclamar uno de los sillones para sí mismo.
Dante se encogió de hombros despreocupadamente. "Hago lo que hay que hacer cuando
los huéspedes son atacados en mis dominios."
"Entonces ¿la solitaria es su huésped?" Kevin señaló con la barbilla en dirección a Megan.
"Lo es, y está bajo mi protección, así como bajo la de Sir Heathclif Dean".
El hombre lobo se echó hacia atrás en su silla y le dirigió una mirada especulativa. "Así
que tú eres la que causó tal alboroto en el baile de vampiros de la otra noche."
Megan se sorprendió por el conocimiento en sus ojos.
"¿Y cómo un lobo pudo oír hablar de los asuntos de los bloodletter ", preguntó Duncan.
Se había hundido en uno de los sillones mullidos. La atención del hombre lobo se volvió
hacia él para examinarlo de nuevo.
"Conozco a una que le gusta caminar por el lado salvaje. Ella me habló de la escena que
Dean hizo al morder a una extraña were y me preguntó qué sabía sobre la loba. Creo que
ella no me creyó cuando le dije que no sabía nada. "
"¿Caminar por el lado salvaje?" Megan repitió, confundida.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

135 135 135 135

"Un inmortal que le gusta tener sexo con weres", aclaró Dante. "No
hay muchos, y lo hacen en secreto en su mayor parte. Hay un
estigma que acompaña a ambos lados, aunque recuerdo cuando esas relaciones eran
más aceptadas."
"¿Así que tu novia inmortal quiso saber sobre Megan?" Duncan llevó la conversación de
nuevo.
"En el curso normal de estos asuntos, cualquier lobo que entra en mi territorio durante
cualquier periodo de tiempo, por lo menos debería tener la cortesía de dejarme saber
que está aquí. Debiste haberte presentado con la manada que gobierna este territorio
cuando decidiste quedarte durante más de un día. No es más que cortesía." El tono de
Kevin fue de regaño, e irritó a Megan.
"Yo no te debo ninguna cortesía. Tu especie renunció a todo derecho a dictar mis
acciones cuando expulsaron a mi familia." Ella no tenía la intención de ponerse nerviosa,
pero sintió una extraña sensación de alivio una vez que las palabras fueron dichas.
"Así que no eres solo una solitaria. ¿Eres uno de los olvidados?" Kevin frunció el ceño.
"Esto complica las cosas. No es de extrañar que hayas sido aceptada por un bloodletter y
un... eh... ¿qué eres? ¿Mago? ", preguntó a Duncan, claramente perplejo.
"Medio-Fey". Duncan inclinó la cabeza con aire regio. "Yo apagué el fuego cuando los
medios más mundanos no fueron suficientes."
"Lo que nos lleva de nuevo al problema en cuestión. Alguien le ha hecho esto a uno o a
todos ustedes."
Dante se inclinó hacia delante, claramente interesado. "¿Cómo lo sabes?"
"A una de mi manada le gusta fingir que es una perdida para poder mantener un ojo en
algunas de las personas sin hogar más vulnerables que frecuentan el parque de enfrente.
Vio a alguien lanzar un cóctel molotov por la ventana. Ella me llamó justo antes que la
alarma llegó desde su sistema."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

136 136 136 136

"¿Ha visto a la persona?"
"Rubia teñida con corte de pelo bob
11
, nos dijo ella. Sexo femenino. Se alejó en un
Porsche negro. "
"Hijo de..." Megan juró. "Ella de nuevo."
"¿Quién es ella?", Preguntó el bombero.
"No lo sabemos” contestó Dante. "Ella lanzó unas cuantas bolas de fuego hacia mí fuera
de un club nocturno la noche que Megan y yo nos conocimos." Dejó caer su mano desde
la parte posterior del sofá sobre los hombros de Megan, apretando una vez, con lo que la
acercó más a su lado. "Megan recibió un golpe dirigido a mí, y la traje aquí para
recuperarse."
"Sólo podemos asumir que Dante es el blanco, ya que el fuego del infierno es imposible
de detener por medios normales y el fuego es una de las pocas cosas que pueden matar
a sus semejantes", agregó Duncan. "Además, en el momento en que se hizo, era casi
imposible para Dante escapar de un incendio en su casa. Faltan varias horas para la
puesta del sol".
“¿Fuego del Infierno, dice usted?" La mirada azul de Kevin se volvió pensativa.
"Sin lugar a dudas. Lo he visto antes, hace mucho tiempo. No es bueno verlo en uso de
nuevo. Me dice que hay un juego más grande en marcha." El tono de Duncan sonaba
siniestro.
"¿Cómo es eso?" Kevin quería saber.
"Desde hace algún tiempo, hemos tenido una idea de que el Venifucus está de nuevo en
funcionamiento. O tal vez en realidad nunca dejó de estarlo. De todos modos, ahora
están aumentando sus esfuerzos para devolver la magia oscura a este reino. El Fuego del

11
Ver imagen en: http://style.batanga.com/wp-content/uploads/2009/10/corte20bob.jpg

El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

137 137 137 137

Infierno es una de las herramientas que utilizaron en la antigüedad,
y no se ha visto en esta tierra por muchas generaciones. Verlo ahora
sólo confirma mis peores temores. Eso, en conjunción con los ataques a los Señores Were
y su nueva compañera, de los que Dante y yo fuimos testigo de primera mano, es una
noticia muy mala, en verdad."
"¿Eres ese Dante?" Kevin preguntó, parpadeando con sorpresa. "Nos llegó una orden de
paso seguro para ti y tu amigo, de los Señores no hace mucho tiempo. Nos sorprendió
cuando vimos que un bloodletter tenía amigos en los lugares más altos posibles, pero
pensé que nuestros caminos no se cruzarían nunca."
Dante levantó su copa en señal de saludo. "Nunca digas nunca".
"Entonces, ¿qué hiciste para obtener el visto bueno de los Señores?", preguntó Kevin,
con sólo un indicio de curiosidad.
"Los traicioné, cambié de bando cuando me di cuenta de lo que estaba pasando, luego
los ayudé a salvar sus vidas y la de su compañera." Dante se encogió de hombros
mientras enumeraba la lista de sucesos.
"No te olvide de cómo ayudaste a atrapar al mago responsable", agregó Duncan
amablemente.
"En efecto." Dante sonrió a su amigo, se volvió hacia Kevin. "Ya sabes, lo de siempre."
El gran lobo en realidad sonrió. "Sospecho que es una larga historia para contar en otro
momento. En este momento, me gustaría saber cómo terminaste de anfitrión de uno de
los olvidados." Su expresión se hizo más seria, casi de disculpa, cuando miró a Megan de
nuevo. "Y quizás lo más importante, que hizo tu familia para merecer una sanción tan
terrible. Por regla general, nuestra sociedad rara vez usa tales severos castigos."
"Como nunca he sido parte de la sociedad were, no tengo la seguridad de eso."
Megan se erizó ante el escrutinio de Kevin. No tenía nada que demostrarle.
Dante le tomó la mano, apretando suavemente, con comodidad. "Los abuelos de Megan
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

138 138 138 138

fueron sancionados por el asesinato de un inocente mago de fuego
humano llamado Erik. Era un buen amigo mío." Dante hizo una
pausa, y ella le apretó la mano esta vez. "Su muerte desató el Gran Incendio de Chicago."
Hizo una pausa cuando Kevin silbó entre dientes. "Por sus pecados, fueron desterrados.
Pasaron la carga de la redención a la madre de Megan, y de allí a ella. Acabamos de
descubrir la conexión nosotros mismos."
"Gran coincidencia, ella apareciendo en tu puerta", comentó Kevin.
"No fue una coincidencia", dio un paso Duncan "Ella fue enviada a espiar a Dante por
alguien que creo que es un topo Venifucus en la operación del Altor Custodis".
"He sido informado de los problemas recientes con el mago que decía ser Venifucus. Los
Señores sorprendieron a todos los líderes de las manadas más importantes en nuestra
última teleconferencia, al decirnos que la amenaza era real. Sinceramente no esperaba
ver nada en mi parte de los bosques. Por lo menos no tan pronto. "
"Probablemente es mi culpa, por haber decidido visitar mi casa de Nueva York", admitió
Dante. "Sin embargo, Duncan ha estado ausente por mucho tiempo, y quería ver otra vez
la Gran Manzana. Era tan bueno como cualquier destino después de nuestra aventura en
Montana".
"Tiendo a creer que la Señora guía todos nuestros caminos. Tal vez Ella quiere que usted
esté aquí, en este lugar, en este momento." Megan se sorprendió con la profundidad de
la fe de Kevin. Ella no esperaba que un hombre tan imponente creyera tan firmemente.
"Puede haber algún mérito en lo que dices," Duncan apuntó "Yo realmente no creo en la
casualidad." Miró a Megan con una ceja levantada. "Alguien la ha enviado aquí para
espiar al hombre que su familia ofendió tan gravemente hace tantos años. Estoy
dispuesto a apostar que su Guardián está apostado en algún lugar cercano, aunque ella
está bajo una compulsión muy fuerte para no divulgar ninguna información que pueda
ayudarnos a identificarlo. "
"¿Qué te hace pensar que está cerca?" Kevin se inclinó hacia delante.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

139 139 139 139

"El tiempo", dijo Dante ausente, pensando con claridad su respuesta
cuando se la dio. "Sólo acabo de llegar hace unos días. Incluso con
los medios modernos de transporte, Megan tuvo que haber estado muy cercana a
nosotros para interceptarnos cuando lo hizo. "
Él la miró, y ella asintió con la cabeza en confirmación, aunque la obligación de no
responder provocó un dolor punzante detrás de sus ojos. Ella cerró los ojos, tratando de
controlarlo sin éxito. A continuación, un toque suave en la frente le calmó el dolor. Ella
abrió los ojos para encontrar Duncan inclinado sobre ella, con una triste sonrisa en su
rostro.
"Puedes ver como la lastima. El hijo de puta que le hizo esto…" Duncan volvió a sentarse
mientras hablaba con el jefe de bomberos "…también envenenó su sangre. Ella casi mató
a Heathclif Dean anoche."
"¡Hijo de puta!" Kevin parecía muy consciente de los problemas potenciales que podrían
haber causado. Si un were hubiera logrado acabar con el hombre que era esencialmente
el Maestro de los vampiros de Nueva York en todo menos en nombre, todos los weres
podrían tener potencialmente que pagar el precio.
"Él la perdonó, y estamos manteniendo esto en las bases de la necesidad de saber, por el
momento. Teniendo en cuenta tu posición, creo que deberías saberlo." Duncan asintió
con la cabeza hacia el asombrado Alfa. "Si el topo que hay en el Venifucus que está
haciéndose pasar por un líder del Altor Custodis, puede hacerle esto a una were que es
tan resistente a la magia como lo es ella, ninguno de ustedes está seguro."
Kevin pareció considerarlo un momento antes de hacer otra pregunta. "¿Que la hace más
resistente que otros? Me disculparán, pero no se ve tan poderosa desde mi punto de
vista."
"Soy sólo mitad-were", dijo beligerante. ¿Quién era ese hombre para mirarla por encima
del hombro? Nunca había necesitado la sociedad were, y ciertamente no necesitaba
empezar ahora.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

140 140 140 140

"Y un cuarto humana", intervino Duncan, sorprendiéndola. "Y un
cuarto Fey".
"¿Qué?" ella jadeó. Incluso Dante se veía sorprendido, pero Duncan sólo sonrió.
"Me di cuenta ayer por la noche y he estado reflexionando sobre quién podría haber sido
tu padre. Definitivamente, tienes sangre Fey en algún lugar de tu línea. Tiene que haber
sido tu padre, ya que tu madre era una were. Por supuesto, la madre de ella era una
sacerdotisa, ya que los Señores gemelos siempre tienen a Sacerdotisas de la Señora como
compañeras, así que hay que tener eso en cuenta también. Tal vez sería más exacto decir
que eres en parte Fey y no poner un valor numérico de la cantidad. Un poco es todo lo
que necesita, después de todo”.
"¿Cómo diablos hiciste para llegar a la conclusión de que mi padre -sea quien sea- es en
parte Fey?" Megan estaba realmente sorprendida.
"Cuando te interrogué, tu sangre Fey respondió a mi magia. Lo reconocí entonces, pero
esperé para hablar de mis sospechas hasta que tuviera tiempo para pensar en ello. Creo
que tu padre es un guerrero mitad-Fey llamado Nolan. El siempre favoreció el reino,
donde vivió su familia humana y los visitó con frecuencia en los siglos pasados. El los
cuidó como una especie de tío benevolente, incluso después de que muchas
generaciones habían pasado y habían olvidado sus orígenes por completo."
"Si él estaba tan preocupado por los lazos familiares, entonces ¿porque no lo conozco?
Creo que te equivocas, Duncan. Gracias de todos modos. "
"Ah, pero no sabes la historia completa todavía. Unos treinta años atrás, según el tiempo
en este reino, fue encarcelado como yo, desterrado en el Submundo hasta que su
sentencia fuera dispensada."
"¿Qué hizo? ¿Por qué lo desterraron?" Dante quería saber.
"Lo primero que tienen que saber que el pueblo Fey puro se ponen muy mal cuando uno
de ellos decide acoplarse con un no-Fey. Es un crimen, de hecho. De lo contrario habría
muchos más mezclados como yo dando vueltas". Duncan sonrió y agitó las cejas." Pero
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

141 141 141 141

una vez que está hecho, los Fey no toman ninguna acción en contra
de un niño inocente. Por supuesto, el chico Fey que no pudo
guardarlo en sus pantalones es otra cosa. La mayoría de las veces es un hombre el que
rompe las reglas y es capturado. Es muy difícil para una mujer Fey concebir, por lo que
incluso, si se acuesta con hombres fuera de su especie, está relativamente segura, a
menos que sea capturada en el acto de alguna manera. "
"¿Así que crees que este tipo Nolan fue el amante de su madre y lo atraparon cuando
quedó embarazada?", Preguntó Kevin.
"Estoy casi seguro de ello. Su castigo se ajusta. Fue desterrado a un reino eterno, para
pensar acerca de su supuesto delito, al mismo tiempo sabiendo el tiempo pasa en el
mundo mortal, y que nunca volvería a ver a su amante otra vez."
"Eso es tan triste." Kevin la sorprendió con la nota suave en su voz. Parecía que el gran
Alfa malo tenía un lado tierno también.
Por su parte, Megan estaba teniendo un momento difícil para aceptar la explicación de
Duncan. Ella no quería pensar que su madre había muerto sabiendo que no volvería a ver
a su amante otra vez, sabiendo que habían sido separados por los prejuicios de su raza.
Por otra parte, tal vez era mejor saber que él no había sido sólo un extraño al azar, que
había olvidado a su madre al momento que el acto hubo terminado.
Megan comenzó a sentir compasión por el hombre que nunca había conocido y sobre el
que se había preguntado a menudo. Toda su vida había asumido que fue el resultado de
una aventura de una noche o algo igualmente trágico. La historia real, si Duncan tenía
razón, era mucho peor. Mucho más dolorosa para todos los interesados.
"La familia siempre fue importante para Nolan." Duncan se inclinó hacia delante y tomó
una de sus manos entre las suyas. "Si hubiera habido una manera para que pudiera estar
contigo y tu madre, hubiera hecho todo lo que hubiera en su poder para hacerlo. Sólo
puedo suponer que lo capturaron por sorpresa y lo desterraron antes de que pudiera
defender su caso. El Fey puro puede ser alguien sin sentimientos... cuando se trata de las
relaciones humanas. "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

142 142 142 142

Por extraño que pareciera, Megan sintió las lágrimas creciendo
detrás de sus ojos. No esperaba nada como esto cuando se había
dispuesto en este camino. Francamente nunca había esperado descubrir quién era su
padre. Había renunciado a él hacía mucho tiempo. Sin embargo, le dolía saber la verdad.
Sintió el dolor por él y por ella misma y la rabia hacia los seres poderosos que habían
interferido y estropearon toda su vida.
"Si te sirve de algo, Megan…" Duncan la miró a los ojos "…lo siento."
Ella trató de mantener la compostura. "No es culpa tuya, Duncan. Has sido más que
amable conmigo y sin ti, yo ni siquiera lo sabría. Gracias. "
"Me gustaría poder hacer más." Soltó su mano, pero no su mirada. "Pero justo he
escapado de mi propio destierro."
"¿Qué hiciste?", Preguntó Megan antes de poder evitarlo.
Duncan se limitó a sonreír. "Hice enojar a la Reina Mab. Ese es un pasatiempo frecuente
para mí. "
"Eso suena como otra historia", dijo Kevin mientras permanecía de pie. "Pero tengo que
volver. Me gustaría comparar notas con todos ustedes de nuevo, si lo permiten. ¿Tal vez
podrían unirse a mí y mi manada para beber unas copas, alguna noche de esta semana?
Me gustaría que mis tenientes les conocieran. Si va a haber alguna acción en nuestro
territorio, me gusta que conozcan a los jugadores de nuestro equipo."
Dante se levantó y le estrechó la mano del jefe de bomberos. "Eso suena como una
buena idea, y te doy las gracias por la oferta."
"¿Conocen el Night Shift?" Dijo nombrando uno de los clubes más populares y de moda
en el centro.
"¿Quién no?" Megan murmuró, sorprendida de que quisiera una reunión en un lugar tan
público.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

143 143 143 143

"¿Es de uno de los tuyos?" Dante le dirigió a Kevin una mirada
especulativa.
Kevin se encogió de hombros, con indiferencia. "Mantiene a los más jóvenes empleados y
sobre todo fuera de problemas. También proporciona buenos ingresos para la manada.
Somos dueños de toda la manzana. Hay un pequeño bar al girar en la esquina del club. Se
llama Howlies. La entrada está por debajo del nivel del suelo, por un tramo de escaleras.
Nos gusta mantener un perfil bajo. Voy a dejar que los guardias sepan que son
bienvenidos. Alguien les mostrará a la zona privada. Podemos hablar allí. Pasado
mañana, alrededor de las once ¿está bien? "
"Suena bien", coincidió Dante, estrechando la mano del bombero antes de irse.
Megan estaba aturdida por los acontecimientos recientes. Antes de darse cuenta, el
bombero se había ido y estaba sola con Dante y Duncan. Afortunadamente, le dieron el
espacio que necesitaba.
"He limpiado el vidrio de la parte delantera del salón y llamé a un vidriero para que venga
mañana", dijo Duncan, que había vuelto a entrar en la sala después de acompañar al
bombero a la salida. "Por ahora, sellé con algunos cartones la ventana. Por suerte, la
ruptura se produjo en un panel pequeño que no representa una tentación para los
posibles ladrones. Por si acaso, puse un hechizo pequeño de protección en ella también."
"Gracias, Duncan. Es bueno tener un mago por los alrededor a veces." Dante se rió
mientras servía tres copas de vino, dándole una a Duncan, manteniendo uno para sí
mismo y colocando una en sus manos frías.
"Así que, Megan, ¿de dónde eres?", Preguntó Duncan inesperadamente, cuando
estuvieron todos sentados.
"Fui criada en Long Island, en el condado de Suffolk. Tengo una pequeña casa en
Ronkonkoma que mi madre me dejó."
Duncan envió Dante una mirada triunfante que no entendió hasta que él lo explicó.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

144 144 144 144

"Parece que no nos puedes decir acerca de tu Guardián, pero nos
puedes decir cosas sobre ti misma. Tengo que suponer que si eres
de Long Island, él está en algún lugar cercano, probablemente en el área metropolitana".
"Sabía que te mantengo alrededor mío por alguna razón." Dante atizó a su amigo.










El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

145 145 145 145

C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
9
9

“A mi modo de ver, tenemos dos problemas." Dante se mantuvo despierto por pura
fuerza de voluntad. Tendría que ir a su cama otra vez pronto, o sería un desastre esta
noche. Había cosas que tenían que ser discutidas antes de poder dejar a Megan sola por
el resto del día. Cosas que tenía que discutir con Duncan también. Dante los había
reunido en la sala después de hacer unas pocas llamadas rápidas y hecho algunos
sondeos.
"¿Sólo dos?" La diversión de Duncan ocultaba la verdadera impaciencia que todos ellos
sentían.
"La amenaza más inmediata es la mujer rubia. Tenemos que averiguar quién es y por qué
me ha hecho su blanco. "
"Luego, ¿qué?" Duncan lo desafió. No quería hablar de sus intenciones mortales frente a
Megan, pero no podía evitarlo. Todos eran adultos. Ella tenía que saber que había
matado antes y lo haría de nuevo si eso significaba mantenerse seguro, tanto él como a
los que le importaban.
"Luego, eliminamos la amenaza", respondió sucintamente."También tengo curiosidad
por saber si ella está conectada, de algún modo, con el contacto de Megan en el Altor
Custodis. De cierto modo, tengo la sensación de que podría existir una vinculación. Por
un lado, el fuego del infierno y el nivel en general de su magia. Ella está usando cosas que
no son de este reino. ¿Cierto, Duncan?”
"Sí, tienes razón," él estuvo de acuerdo. "Y el Venifucus siempre ha tenido vinculación
con los reinos más oscuros a través de su protectora, Elspeth. Tanto el fuego del infierno
como el veneno en la sangre de Megan se crearon con ese tipo de magia. Sospecho
fuertemente que ambos, la rubia y el Guardián de Megan, están aliados con el Venifucus.
No estoy convencido de que estén actuando en conjunto, sin embargo, ambos parecen
estar trabajando por los mismos objetivos finales. "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

146 146 146 146

"Lo que me lleva a nuestro segundo problema… el Guardián de
Megan." Dante suspiró, odiando traerle más dolor a Megan. Sin
embargo, ella tenía derecho a saber contra qué luchaban. "La rubia está ahí fuera,
lanzando bolas de fuego y Cócteles Molotov. El Guardián está trabajando en silencio
detrás de la escena, haciendo cosas astutas como envenenar la sangre de Megan sin su
conocimiento y poniendo compulsiones en ella para ocultar su identidad. Dos maneras
muy diferentes de trabajar. En mi opinión, son entidades separadas. Dudo que el
Guardián dejara a la rubia volverse loca del modo en que lo ha hecho. Es demasiado
controlado, demasiado sutil para eso. Lo cual me lleva a creer que están trabajando de
forma independiente el uno del otro, aunque ambos son probablemente, como dijo
Duncan, seguidores del Venifucus."
"Buenos puntos", coincidió Duncan. "Así que tenemos que trabajar en cada problema por
separado, sin embargo, ser conscientes de que pueden tener puntos en común."
"Precisamente". Dante estaba a punto de decir algo más cuando su teléfono celular sonó.
Miró la pantalla y reconoció el número del jefe de bomberos. Habían intercambiado
tarjetas antes que el hombre se fuera. Habían acordado también mantenerse
actualizados el uno al otro en caso de haber alguna evolución, pero lo que no esperaba
era estar en contacto con el lobo Alfa tan pronto.
Dante contestó la llamada.
"¿El nombre de Siobhan Vabian significa algo para ti?", Preguntó Kevin, sin preliminares.
"¿Vabian?" El apellido envió una sacudida a través del sistema de Dante. "El mago que
atacó a tus Señores y su compañera se llamaba Patrick Vabian".
"Parece que tenía una hermana o tal vez una prima. Hablé con mi compañera, y ella fue
capaz de darme una buena descripción del Porsche negro que la rubia conducía, así como
un número de matrícula parcial. Le pedí a uno de mis hombres que lo rastreara, y me dio
el nombre de Siobhan Vabian. Parece que ella es la que trata de matarte."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

147 147 147 147

Dante sintió su pecho apretarse. Ellos estaban un paso más cerca de
resolver este misterio. Kevin le dio la dirección de la mujer y, luego
de agradecerle, finalizó la llamada. Tenía que decidir sus siguientes acciones, aunque
todo en él quisiera irrumpir en el lugar y confrontar a la mujer.
Había otras personas a considerar ahora y un juego más profundo que ganar. Necesitaba
saber más sobre esta Siobhan Vabian antes de poder planificar su próximo movimiento.

Dante había vuelto a su cámara bajo tierra por lo que quedaba de la tarde, dejando a
Duncan para investigar más a los Vabian mientras Megan supervisaba las reparaciones en
la cocina. Dante tenía un equipo de trabajo confiable que utilizaba para las reparaciones
del hogar y todo lo que había tenido que hacer era hacer una llamada y un equipo de
carpinteros se presentó quince minutos más tarde. Duncan dejó a Megan a cargo de ellos
mientras se dirigía a la oficina que Dante tenía en su casa.
Dante tenía un equipo informático de última generación que Duncan estaba aprendiendo
a manejar. Por supuesto, conseguir información a la vieja usanza -de hecho, al hablar con
la gente - era algo que había dominado desde hace mucho tiempo.
En aquel entonces, no había teléfonos. Las conveniencias modernas hicieron su tarea
mucho más fácil.
"Es realmente sorprendente la facilidad con la que ustedes los mortales pueden hablar
entre sí a grandes distancias. La última vez que estuve en este reino, las cosas eran muy
diferentes, te lo aseguro. "
Megan se rió de su fascinación por el teléfono celular que Dante le había dado. Nunca iba
sin él y por lo general saltaba cuando sonaba de forma inesperada.
"Sin magia, la raza humana ha tenido que basarse en la ciencia. Personalmente, no creo
que lo hayan hecho tan mal por sí mismos. "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

148 148 148 148

Los carpinteros habían hecho un gran trabajo al comenzar las
reparaciones en la cocina. No había vuelto ser la maravilla que había
sido, pero era útil y cómoda incluso. Megan había comenzado a cocinar en el momento
que el último carpintero se fue y la comida estaba casi lista cuando Duncan se unió a ella,
ayudándola a terminar. Ella revolvió una salsa de olor delicioso en la cocina mientras él
colaba la pasta perfectamente cocida sobre el fregadero.
Después de la emoción de la primera parte del día, se alegró de tener la tarea mundana
de hacer la cena. Ella asumió que Duncan había estado al teléfono la mayor parte del
tiempo en el que ella supervisaba el trabajo en la cocina. Ella no quería inmiscuirse en sus
actividades, por lo que no preguntó. La culpa se deslizaba sobre ella cada vez que
pensaba en las turbulencias de los últimos días. Había un sentimiento casi irracional de
que ella tenía la culpa, por haber traído tal peligro a las puertas de Dante.
Una cosa era ser una espía. Otra muy distinta era ser una asesina, aunque fuera
inconscientemente. No sabía cómo podría haber vivido con ella misma si el veneno en su
sangre hubiera matado a Dante o a Heath. No quería pensarlo. Compartieron una
deliciosa cena y estaban limpiando cuando Dante apareció en la puerta de la cocina.
Parecía mucho mejor que la última vez que lo había visto hace tan sólo unas horas. De
hecho, se veía francamente delicioso.
Él se acercó a ella y la mirada en sus ojos podría haber derretido las piedras. Su cabeza
bajó cuando la hizo entrar en sus brazos para un largo y hambriento beso.
Dante era el único hombre en el universo que podía hacerla sentir de esa manera. Él la
encendía con sólo una mirada de sus ojos oscuros, un toque de sus conocedoras manos.
Ella estaba impotente ante él, incluso sin el mojo vampírico agregado, que ella sabía que
él podía utilizar. Era una señal de respeto que él nunca utilizara sus poderes en ella.
Estaba mareada cuando él la dejó de besar. La abrazó mientras ella se balanceaba, con
una sonrisa divertida jugando alrededor de la boca sexy.
"Buenas noches, cariño. Me gusta despertar para encontrarte en mi casa. Sólo una cosa
sería mejor."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

149 149 149 149

“¿Qué es? “Ella estaba en un sueño, bajo su hechizo.
"Despertarme para encontrarte en mi cama. Esa sería la única manera de mejorar este
sentimiento de perfección. "
Sus palabras dichas en voz baja, llegaron directamente a su insensato corazón lleno de
esperanza. Por un momento atemporal, simplemente se miraron a los ojos del otro,
perdidos.
"Ejem" Duncan golpeó la última olla que había lavado, en el fregadero de acero
inoxidable, haciendo un ruido perceptible.
Megan se sonrojó cuando Dante la soltó lentamente.
"Odio interrumpir eso, pero tenemos un plan de batalla que discutir." Duncan se sentó
en la mesa de la cocina recién limpiada y tomó un bloc de notas en el que había estado
garabateando anteriormente.
Dante la soltó y amablemente retiró la silla para que ella se sentara. Tomó la silla a su
lado y la giró, sentándose en ella desde atrás, frente a Duncan.
"Este lugar se ve mucho mejor", comentó Dante, mirando la cocina por primera vez. "¿El
equipo de trabajo te dio algún problema?"
"Ni uno. Estaban ansiosos por ayudar por la cantidad de dinero que les estás pagando."
Miró una vez más los progresos que se habían hecho en la cocina ese día. Era increíble lo
mucho que el grupo de carpinteros cualificados habían sido capaces de solucionar en tan
poco tiempo. "Hicieron un gran trabajo."
"Gracias por supervisarlos." Dante le tocó la mano, atrayendo su atención hacia él.
"Era lo menos que podía hacer." El silencio se prolongó mientras ella se perdía en su
mirada. Sólo el susurro impaciente de los documentos que tenía Duncan, la trajo de
nuevo a la realidad. Ella negó con la cabeza, sonriendo cuando Dante le soltó la mano y
volvió su atención a Duncan.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

150 150 150 150

"¿Qué descubriste hoy?" Dante apoyó los antebrazos a lo largo de la
parte posterior de la silla. Estaba tan casualmente sexy que le hizo la
boca agua. Cortés y con clase en un minuto, masculino y duro al siguiente.
Tenía que concentrarse. No podía sentarse aquí a soñar con Dante, cuando tenían planes
importantes que discutir. No se sintió cómoda para preguntarle a Duncan lo que había
encontrado, antes de que Dante se levantara. Ahora era su oportunidad para averiguar,
lo que podrían tener en contra.
Duncan ojeó sus notas. "No creo que te sorprenda saber que Siobhan es la hermana
mayor de nuestro muchacho Patrick. Además de ella, están los padres, Víktor y Una.
Puede haber otros hermanos. El informe no es completo al respecto. La familia Vabian
tiene una larga historia en las artes mágicas, que se remonta a cientos de años. Se creen
una dinastía. De hecho la llaman así… la Dinastía Vabian." Duncan hizo una pausa para
reírse. "La gente de Kevin consiguió la dirección de Siobhan de su registro del
Departamento de Motores y Vehículos. Una cosa práctica, hacer que todos los
propietarios registren sus vehículos. Encontrar gente parece ser mucho más fácil en esta
era de lo que fue la última vez que estuve aquí."
"Sí y no" dijo Dante. "Encontrarás que hay mucha más información registrada acerca de
cada persona, pero también somos mucho más móviles. Podemos viajar grandes
distancias en corto tiempo y no se sabe si las direcciones son actuales, ya que por lo
general toma algún tiempo para que los registros se actualicen una vez hechos."
"Veo la dificultad," aceptó Duncan, volviéndo a sus notas. "Sin embargo, al menos
tenemos un punto de partida en nuestra búsqueda de Siobhan. También tengo la
dirección del complejo de la familia, aunque quisiera hacer una advertencia contra el
asedio a su castillo, por así decirlo. La mansión y los terrenos han estado en la familia
durante generaciones. Es la sede del poder y puede estar bien fortificada con defensas
mágicas considerando que muchos Vabian han vivido allí durante años."
"Buen punto", coincidió Dante, sacando una botella de vino del enorme refrigerador de
vino, a pocos metros de donde estaba sentado. Él tuvo que inclinarse, ladeando su silla
peligrosamente. Logró abrir la helada puerta de crista con poco esfuerzo, aunque en
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

151 151 151 151

secreto, Megan estaba preocupada por la solidez de la gimiente silla
de madera de la cocina. "¿Cuánto tiempo ha vivido Siobhan en la
dirección que tienes de ella? ¿Has podido averiguarlo? "
"Un poco menos de dos años, de acuerdo a los registros de propiedad. Antes de eso, la
casa era propiedad de una pareja mortal."
"¿No eran magos? ¿Estás seguro? "Megan no podía dejar de preguntar. Toda esta cosa la
ponía nerviosa.
"Tan seguro como puedo estar. He utilizado el teléfono," Duncan hizo una pausa para
sonreír por su logro en el uso de las nuevas tecnologías. "Kevin me dio algunas
recomendaciones. Me dio el nombre de una investigadora privada que es muy
consciente del mundo sobrenatural. Ella tiene un poco de sangre de mágica en ella y
accedió a permitir que yo la probara. Pasó mi prueba, y creo que me dio buena
información y lo seguirá haciendo, de ser necesario. "
"¿Hiciste todo eso en sólo unas pocas horas? Estoy impresionado." Dante inclinó la
botella y vertió una segunda copa de vino para Duncan cuando él asintió. Le ofreció a
Megan también, pero ella negó con un movimiento de su cabeza.
"Es el teléfono que me diste. Me he vuelto muy hábil con él y estoy disfrutando
muchísimo."
"Bien. Me alegro." Dante miró a su amigo silenciosamente, y luego bebió. "La tecnología
es a veces incluso mejor que la magia."
"Muérdete la lengua". Duncan fingió indignación, pero Megan vio su sonrisa. "Mis
hermanos Fey buscarían tu cabeza por decir tal blasfemia."
"Es bueno que no estén por aquí, ¿eh?" Dante tomó un sorbo de su vino, con una sonrisa
jugando en sus labios."Entonces, ¿Cómo se sienten para hacer esta noche un viaje por
carretera? Creo que deberíamos echar un vistazo a la casa de Siobhan. ¿Qué dicen? "
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

152 152 152 152

"Eso es exactamente lo que pienso. Si somos prudentes, debemos
ser capaces de aprender mucho, tanto si ella está allí como si no. Por
supuesto, espero que esté allí. Entonces tal vez podamos acabar con esto rápidamente."
Los hombres hicieron algunos planes más, y Dante la advirtió explícitamente sobre tomar
riesgos y entrar precipitadamente donde los inmortales temían pisar. Megan se alegró de
que no hubiera decidido dejarla atrás, mientras los hombres iban a hacer frente a la
hechicera. Ella no pondría en duda que fuera un chovinista. Después de todo, las mujeres
sólo habían logrado una relativa igualdad en el último siglo o algo así. Él sin duda había
crecido, y vivido la mayor parte de su vida, en circunstancias muy diferentes.
No es que ella lo hubiera dejado salirse con la suya a ese respecto. Era una mujer capaz.
Más que eso, era una were, totalmente capaz de cuidar de sí misma y protegida de la
mayor parte de la magia, por su propia naturaleza. En todo caso, él estaba
probablemente en mayor peligro con las bolas de fuego de Siobhan y el fuego del
infierno, de lo que Megan estaba.
Dante la sorprendió por la elección de conducir uno de sus propios vehículos para el viaje
de más de una hora a Long Island. Dante tenía varios vehículos estacionados en un taller
mecánico, a pocas cuadras de su casa de piedra rojiza. Le pagaba al propietario para que
cuidara de un auto deportivo, un sedán de lujo, un SUV y una camioneta de gran tamaño
de algún tipo, y trajera alguno de ellos cuando él lo llamara.
Pocos minutos después de que Dante hiciera la llamada, un brillante Mercedes negro se
detuvo en la acera. El mecánico trajo las llaves a la puerta, pasándoselas a Dante. El
hombre se fue con una sonrisa y una buena propina en la mano mientras se dirigía a pie
por la calle hacia su taller.
Ellos tres salieron poco después. Dante manejaba y Duncan le había dado
caballerosamente el asiento del copiloto, mientras que el iba en la parte posterior.
Hablaron de manera esporádica mientras salían de la ciudad, luchando contra el tráfico
de aquí y allá en su camino hacia los suburbios.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

153 153 153 153

"Cuando lleguemos, déjame tomar la iniciativa," pidió Duncan. "Si
ella tiene cualquier trampa de otro reino mágico alrededor del lugar,
yo debería ser capaz de localizarla sin activarla. "
Dante miró como si quisiera discutir, pero Megan casi pudo ver el proceso de
pensamiento reflejado en su expresión. Quería decir que no. Pero su lado tranquilo, y
racional vio el mérito del pedido de Duncan.
"Es un buen plan", admitió finalmente, tomaron la curva de la rampa de salida. Se las
arreglaron para escapar de Manhattan en un tiempo récord, mediante el puente de la
calle 59 y la autopista de Long Island. Estaba inusualmente tranquilo para esas horas de
la tarde, pero parecía que lo peor de la hora pico había terminado.
Después de todo lo anterior, la casa era un poco decepcionante. Estaba ligeramente atrás
del camino, en el fondo de una comunidad de clase media, cercada por una puerta y el
paso de peatones que conducía a la puerta de calle. Sólo una luz brillaba a través de la
ventana, luciendo más como una luz nocturna que una luz de techo. Dante estacionó el
coche en la calle y dejó a Duncan tomar la iniciativa, aunque Dante no se quedó atrás.
Megan estaba pegada a Dante por varias razones. En primer lugar, Duncan era sin duda
el más mágico de ellos y probablemente era más capaz de ver cualquier trampa antes de
que fuera activada. En segundo lugar, tenía una vaga idea de proteger a Dante -tanto con
su inmunidad were natural a ciertas magias como de cualquier acción poco aconsejable
que él pudiera decidir tomar. En tercer lugar, y la más preocupante, es que ella se sentía
segura con él. Quería estar con él, a su lado, para protegerlo y ser protegida. No tenía
ningún sentido, pero ahí estaba.
Dejando a un lado sus pensamientos, trató de centrarse en el aquí y ahora cuando ella y
Dante siguieron de forma cuidadosa a Duncan a través de la calle. Estaban varios metros
detrás de él, moviéndose despacio mientras él exploraba el área. Se detuvo en la puerta,
sosteniendo en alto una mano para indicar que debían detenerse. Duncan, retrocedió
unos pasos para hablar con ellos.
"¿Qué pasa?" Dante le preguntó con voz baja y preocupada.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

154 154 154 154

"Hay una protección frente a la puerta. Es algo muy antiguo... y muy
peligroso. "
"¿El hechizo es antiguo?" La expresión de Dante era preocupada."Pensé que había
estado viviendo aquí sólo un par de años."
"No el hechizo", aclaró Duncan. "La propia magia. Si no me equivoco, lo que ví es una
variación del Anillo de Elspian”.
"Hijo de..." Megan maldijo. Incluso ella había oído hablar del antiguo hechizo mortal. Era
una leyenda. Una historia de fogata con la intención de asustar a los niños y hacerlos
comportarse.
"¿Una variación, dijiste?" Dante se quedó pensativo."¿Qué tipo de variación?"
"Una que nunca he visto antes. Sólo puedo adivinar lo que se propone hacer. Parar a
alguien que pueda querer entrar, desde luego, pero no tengo ningún modo de saber
cómo hasta que el hechizo se haya disparado. Además, por lo poco que pude ver de sus
patrones, es para ser activado por los sobrenaturales, no por mortales ordinarios."
"Eso es una cosa buena por lo menos", murmuró Megan. "El cartero no lo pondría en
marcha. Sin embargo, el hombre lobo amistoso vecino podría ser tostado, incluso antes
de que se dé cuenta de lo que está pasando."
"Dudo que sería algo visible. Después de todo, no quiere atraer una atención innecesaria
de cualquiera de sus vecinos mortales. Es probable que, a pesar de su uso del poder del
Anillo de Elspian, la consecuencia de este hechizo puede ser una severa advertencia o el
equivalente mágico".
"Muy bien, entonces." Megan cuadró los hombros y estudió la puerta. "Tengo la
inmunidad más natural de nuestro pequeño club, por lo que la tarea me corresponde. De
lo contrario, nunca vamos a pasar de la acera." Ella comenzó a caminar intencionalmente
hacia la puerta cuando Dante la tomó del brazo, haciéndola girar para enfrentarse a él.
"¿Qué crees que estás haciendo?"
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

155 155 155 155

"Estoy haciendo mi parte como miembro de este equipo. ¿Qué
pensabas, que me sentaría a un lado mientras que los hombres
valientes hacen todo el trabajo duro? "
Dante maldijo. Duncan, de manera sorprendente, vino a su rescate."Ella tiene razón,
sabes. De nosotros tres, ella tiene la mejor oportunidad si esto resulta ser más
desagradable de lo que pensamos. Y si lo es, podemos tirar de ella. "
"¿Ves? " dijo Megan soltándose el brazo.
"No me gusta esto", Dante murmuró con los dientes apretados.
"Debidamente señalado," dijo ella brevemente. "Pero a menos que desees tomar el
coche y volver a casa, esto es algo que tengo que hacer."
Él la abrazó para un beso persistente, su fuerte apretón sobre ella era aún gentil. Ella fue
arrastrada bajo su hechizo casi de inmediato, cayendo en el beso como un drogadicto en
busca de su dosis. Era tan poderoso.
Cuando la soltó, él llamó su atención. "Ten cuidado, cariño. Voy a estar aquí para sacarte
si me necesitas. "
"Estoy contando con ello." Ella le dio una sonrisa descarada y se volvió una vez más hacia
la puerta a pocos metros de distancia. Parecía inofensiva, pero podría llegar a ser mortal.
Ella oró porque resultara ser lo primero.
Duncan le dio algunos consejos de última hora cuando se acercó a la puerta. "Usa sólo
una mano y trata de mantener un pie fuera del círculo, por si acaso. Hasta donde yo sé,
los límites coinciden con las líneas en el cemento de la acera".
Era extraño. Se acercó a la puerta de lado en lugar hacerlo de frente. El cierre estaba en
el lado izquierdo, por lo que se puso de pie a la izquierda del centro, con un pie a cada
lado de la línea de concreto. Preparándose, respiró hondo y levantó la mano derecha.
" Hasta aquí nada." Ella tocó la cerradura.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

156 156 156 156

Una fracción de segundo después, el terreno cedió debajo de ella, y
cayó. Una mano fuerte se apoderó de su mano izquierda, sacándola
fuera del abismo. Era Dante. La había cogido, tal como lo había prometido.
Se dio cuenta de algunas cosas cuando levantó la vista y se encontró con su mirada. Su
pierna izquierda estaba todavía en la acera de cemento, doblada en un ángulo agudo y
no sostenía mucho de su peso. Su pierna derecha - en la que ella había tenido la mayor
parte de su peso - ya no estaba apoyada en la acera. En vez de eso, un agujero
aproximadamente del tamaño del cuadrado de acera se había abierto, tratando de
tragarla.
Con la ayuda de Dante, ella logró usar su pierna izquierda para salir del agujero
amenazante. Su mano derecha estaba todavía en la cerradura, y ella tardó un momento
en levantarla y empujar la puerta para abrirla.
Duncan, por su parte, tenía su nariz en el concreto y cantaba.
"No te muevas", le aconsejó cuando ella estuvo de pie otra vez, con todo su peso sobre
su pie izquierdo, la mano en la de Dante, y su pie derecho se mantenían sobre el
remolino del abismo que se había abierto por arte de magia en la acera. "Mantenla
abierta por sólo un minuto más".
Megan arqueó las cejas al mirar a Dante. Él se encogió de hombros y le dio una leve
sonrisa de aliento. Su fuerza era de ella en ese momento, y ella podría haberle besado
por ello.
Duncan hizo un rápido movimiento con sus manos y un fuerte chasquido sonó bajo sus
pies. Un momento después, el agujero se había ido y la acera estaba de vuelta. El
cemento lucía una nueva rajadura sin embargo, como un subproducto de la magia que se
había utilizado en él.
Ella vio que Duncan sacaba unos pocos trozos de escombros, ramas y hojas, apretándolos
y deshaciéndolos en polvo. Se desintegraron con un pequeño sonido de magia, dejando
detrás un olor acre.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

157 157 157 157

"Un trabajo repugnante." Duncan suspiró cuando se puso delante de
Megan, tomando la iniciativa, entrando en el patio delantero."Habrá
más sorpresas si eso era sólo la obstrucción de la puerta delantera. Manténganse alerta."
Él no tenía necesidad de advertirle dos veces. Megan entró con cautela, siguiendo su
camino tan exactamente como pudo en la oscuridad. Por suerte, como un lobo, tenía una
excelente visión nocturna. Dante se quedó cerca, pero no sobre ella. Le gustaba la forma
en que habían trabajado juntos hasta ahora. No estaba acostumbrada a tener a nadie
merodeando cerca durante los trabajos que le había encargado su Guardián. Esto era
diferente. Esto era por su propia elección y por primera vez en su vida, ella no iba sola.
Se sentía bien. No esperaba eso, pero estaba allí. Le gustaba ser parte de un equipo,
tener a alguien que la agarrara si se caía. Le había demostrado ya como sería –
literalmente - y ahora era su turno para hacer lo mismo.
Ella comenzó una lenta evaluación, olfateando su entorno. No tenía la menor duda de
que Duncan podría ver las trampas mágicas mejor que nadie. Como una cambia forma,
podía oler la magia. Estas habilidades la habían mantenido viva muchas veces en el
pasado y esta situación estaba resultando más peligrosa de lo que había esperado. Su
intrépido grupo podría usar toda la ayuda que pudiera conseguir.
Estaban atrapados entre intentar parecer normales ante cualquier persona que pudiera
estar mirando y hacer todo lo posible para evitar las trampas explosivas. Por el aspecto
de la casa, Megan creía que nadie estaba en casa. Sin embargo, no se sabría con certeza
hasta que se acercaran.
Duncan se movió rápidamente por el sendero que parecía más seguro. Entonces, de la
nada, Megan olió algo. Algo malo.
"Duncan, espera." Ella trató de mantener su voz en un susurro. El caballero mitad-Fey se
detuvo, volviéndose un poco para mirarla, y fue entonces cuando lo golpeó.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

158 158 158 158

De una rama baja del árbol sobre ellos, una criatura de pesadilla
saltó a la espalda de Duncan. Él de inmediato se agachó, dando a
Dante un tiro claro sobre la horrible cosa, y la brillante armadura mágica apareció de
repente para proteger la espalda de Duncan.
Dante se movió más rápido de lo que sus ojos podían seguirlo, luchando con la criatura
que era del tamaño de un niño, pero astutamente rápida, fuerte y de una peligrosa
ferocidad inhumana. No era ningún tipo de animal que se produjera en la naturaleza. No,
esto era algo inventado por una mente deformada y torcida.
Tenía garras de tres pulgadas, y trató de hundir sus dientes viciosos en el cuello blindado
de Duncan. Megan finalmente entendió el valor de ser capaz de evocar la armadura de la
nada. Era lo único que protegía el vulnerable cuerpo de Duncan de este ataque sorpresa.
Dante hizo un cambio parcial. Al ser un bloodletter de edad avanzada, Dante tenía la
capacidad de cambiar a cualquier cosa que pudiera imaginar, incluyendo criaturas míticas
y monstruos imaginarios como el que enfrentaba. Cambió las manos en garras feroces,
utilizándolas para extraer la criatura fuera de Duncan.
Aterrizó en cuclillas, listo para la batalla. Dante tenía toda su atención, pero Megan no le
permitiría luchar contra él solo. Se puso a su lado, ocupando una posición de flanqueo.
Dante le hizo un breve movimiento de cabeza mientras ella se quitaba los zapatos y se
preparaba para un cambio parcial. Sus pantalones eran lo suficientemente elásticos, así
como la camiseta que había escogido para llevar esta noche. Con un poco de suerte,
estaría razonablemente vestida cuando cambiara de nuevo a su forma humana, luego de
dejar la forma parcial de lobo de batalla, que era mucho más grande.
El cambio familiar tomó sólo un momento, sin embargo, en ese momento la criatura de
pesadilla cargó hacia Dante. Una rápida mirada a Duncan le dijo que estaba ocupado
conjurando. Ahora tenía una espada de plata brillando en sus manos que coincida con la
armadura mágica. Con toda probabilidad, estaba usando la hoja para centrar su hechizo,
pero Dante no podía esperar. El monstruo ya estaba haciéndolo sangrar.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

159 159 159 159

Megan lo golpeó con su mano con garras. La creatura lanzó un grito
y se alejó de Dante para enfrentarse con su nuevo atacante. Los ojos
de Megan tenían tanto triunfo y como cautela. Ella había logrado sacárselo a Dante, pero
ahora tenía que tratar con el. La cosa era pequeña y rápida, y a juzgar por las heridas de
Dante, extremadamente precisa con sus malvadas garras afiladas.
"Mantén su atención" le dijo Dante.
Ella asintió brevemente, comenzando a bailar alrededor del monstruo, haciendo fintas
cortas con los pies y las manos con garras. Se las arregló para marcar algunos golpes sin
recibir ninguno. Sabía que su suerte no podía durar durante mucho tiempo. Ella tenía la
ventaja del alcance sobre la pequeña criatura. Eso era todo lo que le ahorraba algunos
cortes desagradables.
Dante llegó desde atrás, golpeando la espalda desprotegida del monstruo, con las garras
que había conjurado, que eran como algo salido de un cómic. El pequeño monstruo
comenzó a chillar tan fuerte que a Megan le dolieron los oídos. Dante lo dejó ir, y Megan
se ocupó de matarlo.
Entre los dos rebanando y cortando, redujeron a tiras a la horrible criatura. Satisfechos
de que no les molesta más, Megan cambió a su forma humana. Fue entonces cuando se
dio cuenta del rumor que surgía de entre los árboles.
"Oh, mierda." Megan miró el árbol en lo alto, con ojos muy abiertos.
"Creo que la cosa tenía amigos", observó Dante con voz tensa, también mirando hacia
arriba.
"¡Salgan de debajo de los árboles!" Gritó Duncan. El gritó los hizo correr. El único camino
a seguir era hacia adelante, hacia la casa.
Dieron vuelta en la puerta para defender su posición. Duncan se enfrentó a las criaturas
que se concentraban para un asalto en toda regla. Su hechizo estaba finalmente listo.
Levantó su espada mágica y brillante, y la descargó sobre ellos. Un rayo de energía pura
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

160 160 160 160

ennegreció irregularmente a cada una de las repugnantes criaturas
que tocaba. Y había un montón de ellas. Demasiadas para poder
luchar contra ellas.
La magia de Duncan frió a todas y cada una de ellas, dejando manchas negras en el jardín
donde habían estado. Incluso la que Dante y Megan habían desgarrado fue incinerada en
la limpieza del fuego blanco de Duncan. Megan dio un suspiro de alivio.
"Bueno, si nadie vio eso, será un milagro," dijo Dante con ironía. "Tanto hablar de
mantener un perfil bajo."
Duncan envainó la espada, manteniendo sus armas en su lugar por el momento.
"Empiezo a pensar que todo el edificio está protegido de la observación. Nosotros
podemos ver hacia afuera, pero nadie en la calle ve cualquier cosa fuera de lo común
dentro de la cerca. Es por eso que la puerta estaba muy bien fortificada. Creo que si ya
has logrado pasar, obtienes lo que mereces, en la mente retorcida de Siobhan".
"Buena chica", comentó Dante con ironía.
"Lo más probable es que no esté en casa", observó Duncan. "Si estuviera allí, creo que la
habríamos visto hace mucho tiempo. Eso, o se lanzó hacia alguna vía de escape que
todavía tenemos que descubrir. "
"Es cierto. Es mejor actuar con cautela. Si está aquí y espera elegir su momento para
enfrentarnos, ya le hemos dado un aviso con suficiente antelación." Dante hizo rodar sus
ojos y Megan supuso que esto no había ido de la manera que él probablemente había
deseado.
"Bueno", dijo Megan, tratando de ser positiva, "Lo hemos logrado en cuanto al umbral.
¿Y ahora qué?"
"Ya hemos establecido que el terreno es peligroso y lo más probable es que en la casa, no
haya nadie", razonó Duncan en voz baja. "Prefiero tener mis oportunidades en el interior,
a pesar de que estar dentro de la casa puede ser más peligroso que estar afuera a
descubierto, de alguna manera."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

161 161 161 161

"Estoy de acuerdo." asintió Dante. "Lo más probable es que
podamos recoger una buena información en la casa. Además,
siempre podemos buscar en el patio más a fondo una vez que echemos una ojeada
dentro y nos aseguremos de que no haya nadie alrededor para intentar detenernos."
"¿Así que vamos a hacer un poco de allanamiento de morada?" Megan levantó una ceja,
desafiándolos.
"Nadie nos puede ver desde la calle", Duncan encogió los hombros."Sólo la maga oscura
tendrá alguna idea de que hemos estado aquí y, personalmente, no estoy preocupado
por cabrearla."
Esto sorprendió a Megan, y dio una corta carcajada.
"Tuvimos suerte de que no tuviera alguna sorpresa para nosotros, entre los árboles y
este sitio", el nivel de frustración de Dante, se escuchaba con facilidad en su voz.
"Gracias a la Señora por las pequeñas bendiciones", entonó Megan, girando hacia
Duncan. Él estaba enfocado de nuevo, tomando la iniciativa en busca de más trampas
mágicas que pudieran desafiarlos. "Hay pocas dudas de que protegía la puerta de
entrada, ¿verdad? Quiero decir, eso fue bastante estándar, ¿no?"
Duncan se encogió de hombros. "Tiene sentido." Él les advirtió para que dieran un paso
atrás. "Déjame echar un vistazo."
Hizo un gesto con las manos alrededor de un patrón complejo e incluso Megan vio los
resultados. Glifos brillantes, de aspecto maligno, entraron en erupción por todo el portal.
Brillaban de un rojo furioso.
"¿Qué es eso?" Respiró Megan. Nunca había visto nada igual.
"Es otro desagradable trabajo, pero verlo es la mitad de la batalla." Dijo con una sonrisa
astuta en su hermoso rostro. "Creo que si acabo de ajustar la secuencia aquí…" Él hizo
algo que desprendió un aroma a magia intensa que llegó hasta su sensible nariz y los
caracteres se movieron, reformándose en algo diferente. Algo tangiblemente menos
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

162 162 162 162

malo. El brillo de esa sección de la puerta se disipó, los caracteres se
decoloraron en algo benigno. "...Y aquí" Duncan repitió el proceso
en el otro lado y aún más del intimidante patrón cambió y se desvaneció.
"Una vez más," dijo Duncan para sí mismo mientras cambiaba el último de los glifos. "Ah.
Eso es todo." Dio un paso atrás, viéndose un poco mal por el desgaste. "Ahora es lo
suficientemente seguro. Megan, ¿harías los honores? "
Ella se sorprendió al principio, cuando Duncan le pidió que derribara la puerta. Entonces
recordó las viejas historias sobre la necesidad de los bloodletters de ser invitados para
entrar en un edificio. Ella haría los honores, como él lo llamó, con mucho gusto. Duncan
entró primero, luego se volvió y señaló a Dante.
"¿No vas a entrar?" Duncan parecía realmente divertido, y Dante frunció el ceño
mientras entraba más allá del caballero mitad-Fey que estaba de pie del lado adentro de
la puerta. Megan los siguió, desconcertada.
"Así que…eso de que ustedes tienen que ser invitados ¿es cierto?" Ella no pudo dejar de
preguntar.
"Este no es el momento para este debate, pero basta con decir que somos criaturas de
tradición. A pesar que la invitación no es estrictamente necesaria, es difícil para
cualquiera de nosotros ir contra siglos de costumbre."
"Wow." Ella archivó la información en su mente para una consideración posterior. Le
encantaría preguntarle más, pero él tenía razón. Este no era ni el momento ni el lugar.
Megan echó un vistazo a su alrededor mientras Duncan comenzaba a moverse con
cautela en la casa. Estaban en un pequeño vestíbulo que se ramificaba en dos
direcciones. El salón estaba a la izquierda y un pequeño pasillo, que conducía a lo que
parecía ser la cocina, estaba a la derecha. Duncan se dirigió a la izquierda en primer lugar,
la abertura de la sala era más grande y más atractiva que la otra dirección. Dante y
Megan lo siguieron con cautela.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

163 163 163 163

C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
1
1
0
0

Lo primero que notó fueron las cortinas. Eran negras y austeras contra las paredes
pintadas de un azul cobalto enfermizo. Normalmente, el cobalto era uno de los colores
favoritos de Megan, pero lo que fuera que habían hecho —parecía una extraña
combinación de texturas y patrones en la pintura— hacía un color horrible. La
combinación con las cortinas negras le puso los pelos de punta.
"Nuestra niña Siobhan necesita algunos serios consejos de decoración", murmuró.
No había muchos muebles y la casa daba una sensación de poco uso debido a eso.
Megan no podía explicar exactamente por qué lo pensaba, pero creía que la bruja no
pasaba mucho tiempo aquí.
Duncan avanzó por delante de ellos mirando una habitación lateral. Se detuvo en la
entrada, con una mueca en su rostro.
"¡Que me parta un rayo!" Duncan se deslizó hacia atrás mientras un humo oscuro y
fétido llenaba el portal.
Se veía como humo negro, ondulante y turbulento en la sala de más allá. No se derramó
en la sala de estar y Megan sospechó que era a causa de Duncan. Él estaba conjurando
algo, sus manos se movían y su voz era un ruido bajo que era apenas audible para sus
oídos sensibles. Hablaba otro idioma, algo que nunca había oído antes. La cadencia era
melodiosa y encantadora a sus sentidos. Sonaba mágico, si tal cosa fuera posible. Con
toda probabilidad, hablaba el idioma de los Fey.
"¿Qué es eso?", preguntó ella, cuando él finalmente se volvió hacia ellos.
Mirando a su alrededor se dio cuenta de que Dante no se había detenido en su búsqueda
por la habitación, confiando en la habilidad de Duncan. Sólo Megan se había distraído de
la búsqueda por un choque de magia que nunca había visto antes.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

164 164 164 164

El humo vivo dentro de esa pequeña habitación se veía y se sentía
como la maldad pura. Por el contrario, las palabras y los
movimientos que Duncan había utilizado para evitar que se moviera más allá, se sentían
exactamente como lo opuesto. Aquí estaba la naturaleza de su conflicto en un
microcosmos, el bien contra el mal. Si no se hubiera dado cuenta antes, ese punto le
sería revelado en este momento.
"Sea lo que sea, está blindando esta sala en particular. Denme unos minutos para
encontrar la manera de contrarrestarlo. Supongo que lo que sea que está ocultando,
valdría la pena mirarlo."
"A menos que en verdad sea una cortina de humo, una pista falsa, si se quiere," Dante
intervino desde el lado de la sala donde él estaba buscando en un antiguo escritorio.
"Siempre existe esa posibilidad", admitió Duncan. Hizo una mueca y se volvió hacia la
entrada llena de humo, viéndose como si estuviera listo para la batalla.
"Mira esto." Dante llevó su atención hacia el otro lado de la habitación donde estaba
mirando una fotografía que estaba en un marco de plástico barato en la repisa de la
chimenea. "Este es Patrick", dijo, con algo parecido a la pena en sus ojos oscuros.
Megan la miró más de cerca. Este era el usuario de magia que había estafado a Dante.
Había oído lo suficiente de la historia para saber que Patrick había jugado con el trágico
pasado de Dante para obligarle a actuar como un ciego involuntario en el ataque que el
propio Patrick hacia los Señores Were. A pesar de que nunca había sido parte de la
sociedad were, ella sentía simpatía por los Alfas gemelos y su compañera que casi había
muerto por Patrick Vabian y la voluntad de Dante a creerle.
"No se ve como un monstruo." Megan habló en voz baja, poniendo una mano sobre el
hombro de Dante, ofreciéndole consuelo.
"No, él era muy convincente. Y yo fui un tonto por creer en él. Pensé que tenía mi
oportunidad de venganza en la mano y estaba tan concentrado en ese objetivo, que casi
me olvidé de todo lo demás —acerca de la justicia, el honor y la verdad."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

165 165 165 165

"Por lo que todos cuentan, lo recordaste con tiempo suficiente para
compensarlo. A fin de cuentas, es probable que fuera lo mejor. Sin
tu participación, la amenaza Venifucus todavía podría estar oculta. Dicen que la Señora
trabaja en formas misteriosas."
Dante se volvió y la abrazó rápidamente. Ella se sorprendió por sus acciones, pero fue de
buena gana a sus brazos.
"Eres buena para mí, Megan". La besó sólo una vez, rápidamente antes de liberarla. Se
sentía caliente y con un hormigueo en todo el cuerpo, una sensación de alegría
burbujeando a través de su torrente sanguíneo.
"Te tengo ahora". Duncan estaba murmurando, con una expresión de triunfo mientras el
humo negro en el interior de la sala empezó a hincharse con violencia, luego se alejó
poco a poco. Un momento después, se volvió hacia ellos con una sonrisa satisfecha en su
rostro. "Es seguro. Podemos entrar"
"Buen trabajo, amigo." Dante se adelantó, confiado como siempre, dando una palmadita
en el hombro de Duncan a su paso.
Megan fue detrás, mirando alrededor de la pequeña habitación con interés. Parecía una
normal oficina en casa con un escritorio desordenado y algunos equipos de computación.
Había papeles esparcidos alrededor, un archivador y dos estantes llenos de libros.
Megan miró los lomos de los libros, encontrando de todo, desde manuales de jardinería
hasta guías turísticas. Un estante tenía algunas novelas de tapa dura bastante
inofensivas. A medida que pasó los dedos cerca de ellos un choque recorrió su brazo,
haciéndola gritar de asombro. Ambos hombres se volvieron para mirarla.
"¿Qué pasó?" Dante frunció el ceño.
"No estoy segura. Algo no está bien aquí."
Duncan se posicionó a su izquierda y Dante a su derecha, mientras miraban más de cerca
los libros. Ambos tuvieron cuidado de no tocar nada.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

166 166 166 166

"Sentí como una descarga eléctrica recorriendo mi brazo y me
dolió", explicó, mientras ellos rehacían sus pasos. "Creo que estaba
justo aquí." Levantó la mano para señalar un grupo de tres libros de tapa dura y retiró la
mano bruscamente, haciendo una mueca como si lo que fuera la sorprendiera de nuevo.
"Oh, esto es bueno. Megan, debes ser más sensible de lo que pensaba". Duncan se puso
delante de los libros más bien llanos. Dante llevó a Megan hacia atrás un paso o dos para
permitirle a Duncan trabajar. "Sí, muy bueno", parecía decirse a sí mismo. "Ella lo
escondió bien. No creo que lo hubiera visto sin tu ayuda."
"¿Es eso…?" Dante no llegó a terminar su pregunta cuando Duncan asintió.
"Un grimorio. En realidad, un conjunto de ellos." Agitó la mano y pareció que las
cubiertas planas se desvanecían para revelar encuadernaciones con textura de cuero que
parecían antiguas, con letras de oro que brillaban bajo la influencia de Duncan. "Oh, esto
es impresionante... y muy, muy peligroso." Él tomó algunas precauciones más, y sacó los
libros de la estantería. "Estos vienen con nosotros."
"¿Por qué?", preguntó Megan. Ella no sabía que beneficio podrían tener unos cuantos
libros de magia antigua para la derrota de Siobhan.
Duncan se volvió hacia ella, y fue impactada una vez más por la armadura de plata
brillante que lo envolvía. Él era una figura imponente en su momento más intimidante
cuando encontró su mirada.
"Estos son libros que nunca debieron haber sido escritos. Especifican los métodos para
llamar a los demonios de otros reinos que no pertenecen aquí. Este conocimiento no es
para los magos mortales. Voy a tomar estos libros y destruirlos como he destruido otras
copias que he encontrado en el pasado."
"Está bien." Ella subió sus manos con las palmas hacia arriba, sorprendida por la
vehemencia de su tono. "Solo preguntaba."
Duncan se ablandó entonces, enviándole una pequeña sonrisa. "Lo siento, esto es algo
que me apasiona. Algunos conocimientos no están hechos para este reino mortal."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

167 167 167 167

Dante reclamó su atención cuando la computadora comenzó a
sonar. Había iniciado el sistema mientras Duncan estaba trabajando
en los libros y ahora lo tenía en marcha.
"En su mayoría está protegida por contraseñas en varios niveles. Sin embargo, me las
arreglé para acceder a algunas funciones incluyendo su calendario. Siobhan está fuera de
la ciudad. Se fue ayer y de acuerdo con esto, se ha ido hasta pasado mañana. Dice que ha
ido a visitar a sus padres. Miré en su libreta de direcciones y encontré la suya. Es en
Chappaqua, un vecindario antiguo muy caro, en la parte norte del estado de Nueva
York."
Dante tomó una hoja de papel en blanco de la impresora y garabateó la dirección
mientras hablaba. Duncan, por su parte, había conjurado, al parecer, una bolsa de alguna
parte y puso los grimorios adentro. La tela de la bolsa brillaba débilmente, sin dejarle
lugar a dudas en cuanto a su origen mágico, mientras él la aseguraba bien a su espalda.
Ella supuso que tal magia era necesaria para contener —y tal vez para ocultar— la
presencia de los antiguos y peligrosos tomos.
"¿Dice algo el calendario sobre las citas después de que regrese?" Duncan preguntó
mientras continuaba la búsqueda por la oficina.
“No mucho. No parece planificar con tanta antelación. En cambio, parece ser bastante
rigurosa sobre la rendición de cuentas sobre su tiempo después del hecho." Dante siguió
buscando en los archivos de la computadora. "Además, va a saber que hemos estado
aquí. Lo más probable es que cambie sus planes por si acaso. Sé que yo lo haría."
"Buen punto", coincidió Duncan. "Creo que es todo lo que encontraremos aquí. Ustedes
dos terminen, yo voy a examinar el resto de las habitaciones. Nos vemos en la entrada, y
los guiaré a través del resto de la casa."
Dante buscó un poco más, y luego comenzó a cerrar el sistema informático, sin dejar
rastro de que había estado explorando en él, mientras que Megan revisaba algunos
papeles y miraba el resto de los estantes de libros y armarios.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

168 168 168 168

"Sabes, para un viejo, eres sorprendentemente bueno con los
ordenadores." Se sentía lo suficientemente cómoda como para
burlarse de él mientras se ponía de pie. Hizo una pausa por un momento delante de ella.
"Solía tener un montón de tiempo en mis manos para aprender cosas nuevas antes de
conocer a una desconcertante pequeña loba." Levantó su mano para acariciarle la
mejilla, mientras se miraban profundamente a los ojos. Quería que la besara.
Su cabeza bajó...
Un estruendo sonó desde el otro extremo de la casa, separándolos. El choque de acero
contra algo, sin duda igual de duro, sonó una fracción de segundo más tarde. Dante ya
estaba en marcha, un contorno borroso de velocidad sobrenatural mientras corría al lado
de su amigo. Megan no se quedó atrás, pero su velocidad were no era rival para el
vampiro.
Encontró a Duncan en el umbral de la cocina, luchando contra lo que parecía una docena
de figuras fantasmales fuertemente armadas. Eran oscuras y transparentes, y usaban
armaduras enchapadas de una época pasada. Megan no entendía cómo, pero pensó que
podría estar mirando los fantasmas de guerreros muertos, de alguna manera mantenidos
en esclavitud por la hechicera.
Se quedó paralizada, sin saber qué hacer. Duncan apenas los mantenía lejos. Vinieron a él
de uno en uno a través de la puerta de la cocina. Cuando vieron a Dante llegar a la
escena, comenzaron a caminar a través de las paredes.
Megan gritó cuando uno se lanzó hacia Dante con su espada, viniendo directamente a
través del papel tapiz estampado, tomándolo por sorpresa. Él gruñó con el impacto
mientras la espada fantasmal lo apuñalaba en el abdomen. La sangre brilló húmeda y
resbaladiza contra su ropa oscura. Megan temía por él y por Duncan. Llamó a su loba y se
interrumpió en un medio-cambio. Las habitaciones eran demasiado pequeñas para que
ella pudiera hacer mucho. Su forma de medio-cambio era demasiado grande. Los
guerreros fantasmas no tenían problemas de maniobra a través de las paredes, pero ella,
seguro como el infierno, los tenía.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

169 169 169 169

"¡Tenemos que salir de aquí!" gritó a través de los dientes alargados.
Una espada se asomó a través de la pared a su izquierda, y ella
golpeó fuertemente la mano del fantasma, con sus garras. Estas pasaron directamente a
través del ser incorpóreo, muy a su pesar. Dante, del mismo modo, tenía poco efecto en
los guerreros fantasma. Sólo la espada mágica de Duncan parecía tener alguna capacidad
de resistencia contra el horrible ejército de Siobhan.
"¡Retirada!", gritó Duncan, cubriendo a Dante mientras corrían hacia la puerta. Los
fantasmas no estaban muy por detrás de ellos.
Megan pasó a través de la puerta sólo para encontrar más guerreros fantasma que
convergían en el camino hacia la puerta. Aún con toda su velocidad, esta estaría cerrada.
Dante apretaba firmemente su costado y se apoyaba pesadamente contra Duncan
mientras hacía todo lo posible para defenderse de los ataques. Megan desnudó sus
dientes, liderando el camino hacia la puerta que era su única esperanza.
Fue directamente hacia esta, moviéndose rápido, con la rapidez que pensaba que
Duncan y Dante podrían seguir. No quería quedar separada de ellos. Estos fantasmas
aprovecharían cualquier error. Si llegaban a ese punto, ella cubriría la espalda de Duncan
lo mejor que pudiera, si tenían que tomar una posición.
Si se necesitaba magia para tocar a los fantasmas, ella llamaría la suya. Había arremetido
contra el primero utilizando solamente sus garras. Eso era por lo general más que
suficiente. Pero si tuviera que hacer frente a cualquier otro, usaría el precioso poder para
poner un golpe mágico detrás de los golpes. Eso la drenaría y no sería mucha magia en
comparación con lo que Duncan estaba lanzando a su alrededor, pero era lo mejor que
podía hacer. Tendría que ser suficiente.
Corrieron hacia la puerta, los fantasmas ganando terreno con cada zancada. Megan llegó
en primer lugar, golpeando el pestillo con todas sus fuerzas de medio cambio. Se resistió
al principio, luego se abrió mientras ella ponía su magia detrás de él. Ella se lanzó hacia la
acera, saltando por encima de la esquina agrietada justo enfrente de la puerta, por si
acaso. Sostuvo la puerta para Duncan y Dante, luego, la cerró de golpe detrás de ellos
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

170 170 170 170

una vez que estuvieron libres. Afortunadamente, el ejército
fantasma no podía pasar más allá de la valla.
Dejó escapar un suspiro de alivio hasta que se dio cuenta que estaba en una calle pública
en medio-cambio. Mirando a ambos lados, saltó hacia la sombra de algunos árboles y
regresó a su forma humana. Su ropa estirada se veía un poco deforme, pero todavía
decente mientras iba al lado de Dante, metiéndose bajo su brazo. Juntos, ella y Duncan lo
ayudaron a llegar al coche, asistiéndolo para que entrara en el asiento trasero.
"Dame las llaves", pidió Megan. "Iremos a mi casa. El está demasiado herido, y es muy
cerca del amanecer. Mi casa no está lejos. Podemos permanecer allí durante el día. "
Duncan sacó las llaves del bolsillo de Dante y se las entregó con solemnidad. No dijo nada
mientras subía al asiento trasero junto a su amigo, aplicando presión sobre la herida que
aún sangraba en el costado de Dante.
Rodaron en silencio durante unos veinte minutos. Megan nunca estuvo más agradecida
de ver su pequeña casa situada en una pequeña parcela de árboles. El antiguo bungalow
estaba localizado en medio acre que su madre había comprado como una inversión hace
muchos años. Su familia nunca había vivido en esta casa, pero se sentía como el hogar
debido a la conexión familiar.
Había vecinos a ambos lados. Por suerte, estarían muy probablemente dormidos a estas
horas. Megan entró en el camino de grava y aparcó el coche lo más cerca que pudo de la
puerta. Entre los dos, ella y Duncan consiguieron sacar a Dante del coche y llevarlo hacia
la pequeña casa.
"Por favor, entra", invitó ella, recordando necesidad de Dante por la tradición mientras
entraba a su casa. "El dormitorio está a la izquierda. Voy a por el botiquín de primeros
auxilios."
Megan se precipitó por la casa reuniendo suministros. Tenía un botiquín de primeros
auxilios bajo el brazo, junto con un rollo de toallas de papel, una caja de toallitas
húmedas y una de las pocas botellas de vino que había tenido escondidas en la parte
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

171 171 171 171

trasera de su refrigerador. No era nada parecido a los caros vinos
añejos que tenía Dante, pero serviría en un apuro.
Llevó todo al dormitorio. Duncan ayudó a Dante a llegar a la cama, liberando su peso
sobre el colchón elástico. Dante rebotó con un gemido, mientras sostenía su costado,
que había comenzado a sangrar de nuevo.
Tomó la botella de vino sin comentarios y sacó el corcho con los dientes, bebiendo
directamente de la botella medio llena. Sus modales, impecables por lo general, estaban
sin duda en el olvido debido a su lesión.
Vaciando la botella, dio un largo suspiro y apoyó la cabeza contra el cabecero acolchado,
cerrando los ojos mientras Duncan comenzaba a limpiar sus heridas. No dijo una palabra
mientras Duncan iniciaba el doloroso asunto, limitándose a soportar lo que había que
soportar.
"No es tan malo como parece", le aseguró Duncan. "Probablemente podría manejarlo sin
mi ayuda, pero después de todas las trampas que encontramos adentro y en los
alrededores de la casa, quiero estar seguro de que nada se coló cuando no estábamos
mirando."
"¿Cómo qué?" Megan tenía casi miedo de preguntar.
"Plata, por un lado, a pesar de que probablemente él ya habría tenido una reacción
violenta. Por supuesto, hay métodos con liberación retrasada, por lo que estoy revisando
todos los detalles. También hay una posibilidad de contaminación mágica. Cuando estás
tratando con un mago oscuro, especialmente uno que tiene interés en la magia negra de
otros reinos, nunca puedes ser demasiado precavido."
Duncan continuó su trabajo con la ayuda ocasional de Megan. Ella le entregó las cosas y
fue a buscar lo que necesitaba cuando se lo pidió. En realidad no tomó tanto tiempo, sin
embargo, parecieron siglos hasta que Dante estuvo curado y descansaba cómodamente
en su cama.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

172 172 172 172

Le había dado otra botella de vino de su refrigerador y la estaba
bebiendo, más lentamente en esta ocasión, lo que ella tomó como
una buena señal. Duncan pasó unos minutos en el cuarto de baño adjunto, limpiando
algunos cortes pequeños en sus manos y cara. El resto de su cuerpo había sido protegido
por esa increíble armadura resplandeciente.
Él volvió a entrar en la habitación y se sentó a los pies de la cama. Ella se alegraba de
haber optado por la cama King-size. Aun así, los dos grandes hombres empequeñecían
incluso ese mueble gigante. Nunca se había dado cuenta de lo pequeño que era su
dormitorio antes de ver a estos dos dentro de este.
Se sentó en el borde de la cama al lado de Dante, feliz por un minuto de silencio después
de la noche loca que habían tenido. Él había estado increíble a pesar de todo, firme y
valiente. La había impresionado aun más que antes, y Duncan le había hecho caer las
medias. La armadura, la espada, la magia increíble que había ejercido. Nunca lo había
visto realmente en acción antes, y sus habilidades aturdían su mente.
"Entonces, ¿qué eres realmente?" Ella expresó la pregunta que más indagaba en su
mente. "Quiero decir, ¿qué pasa con la armadura mágica y la estupenda espada? No son
algo de lo que haya oído hablar antes."
Duncan la miró con ojos serios. Pareció considerarlo antes responder finalmente.
"Soy un Chevalier de la Lumière. Un Caballero de la Luz. Somos una antigua orden
juramentada para servir a la Luz y preservar lo que es justo y bueno en contra de aquellos
que prefieren las tinieblas del mal. Nosotros servimos a la Señora en todas sus formas en
los muchos reinos en los que vivimos. La mayoría de nosotros somos Fey y pasamos
nuestro tiempo en muchos reinos diferentes. Hay algunos especiales, unos pocos
elegidos en cada reino que toman el juramento y sirven a la Diosa Madre y a la causa del
bien. Es un honor especial y un cargo que dura hasta la muerte."
"Wow. Así que ese es el cómo y por qué pudiste poner a prueba a Dante cuando lo
volviste a ver."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

173 173 173 173

"Eres rápida," Duncan la felicitó. "Sí, tenía que estar absolutamente
seguro de que todavía estaba en el lado correcto."
Megan miró de Dante hacia Duncan y de regreso. "Tomaste un gran riesgo."
"Él lo merecía", dijo Duncan casualmente, pero podía sentir que no había nada realmente
casual en sus palabras. Estas hicieron que Dante se sentara recto, a pesar de sus heridas.
"Sólo eres afortunado que no se volviera contra ti", reprendió Dante. "En los años que
pasaron podría haberme convertido en el mismo Satanás por todo lo que sabías."
Duncan sonrió fácilmente. "Tenía más fe en ti que eso, mi niño. Yo estaba dispuesto a
apostar mi vida en ello, y tu no me decepcionaste en absoluto."
"Gracias a la Señora," sopló Megan. Se dio cuenta de la extensión de la relación de estos
hombres.
Ella había pensado que eran amigos cercanos, pero antes de esta noche no había
comprendido plenamente el hecho de que eran compañeros de armas desde hacía
mucho tiempo. Habían expuesto sus vidas por el otro, muchas veces en el pasado y lo
harían de nuevo si la situación lo requería.
Tenían un profundo vínculo. Estaban tan cercanos como los hermanos, dispuestos a
sacrificarse por el otro. Cuidaban la espalda del otro.
Megan había oído hablar de tales amistades profundas. Por supuesto, nunca había
experimentado nada ni siquiera cercano en su vagabundeo solitario por la vida. Era un
privilegio observarlo y un honor aún más profundo ser incluida —sólo por este corto
tiempo— en sus vidas y su trabajo.
"Debes descansar." Quiso levantarse, pero la mano de Dante se lo impidió.
"Quédate", pidió con voz áspera. "Hay espacio suficiente para los tres aquí y siempre que
cubras esa ventana, debería ser lo suficientemente seguro para mí, para pasar el día."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

174 174 174 174

Megan no estaba segura. Miró de Dante hacia Duncan, rindiéndose
finalmente. Estaba cansada y no deseaba acampar en su sofá con
bultos. Y no sometería a Duncan a esa indignidad tampoco.
“Está bien." Suspiró profundamente, poniéndose de pie y dirigiéndose a su tocador.
"Voy a darme una ducha rápida y a prepararme para ir a la cama. Sólo denme un
segundo."
"No te preocupes." Dante dio unas palmaditas en el centro de la cama. "Vamos a
mantener el lugar abierto para ti. No te demores".
Megan tomó una ducha rápida. Estaba tan cansada que no podía conseguir la energía
para hacer más que dar golpecitos a sus brazos y piernas con una toalla enjabonada.
Prestó un poco más de atención a los cortes que había recibido, pero estaba demasiado
cansada para quejarse. Con toda probabilidad, con su constitución were estarían curados
en algunas horas.
Bostezó cuando salió de la ducha y extendió la mano para tomar una toalla. Pero una fue
puesta en su mano y sus ojos se abrieron de golpe para encontrarse con la mirada
divertida de Duncan.
"No creías que te escaparías del examen de tus heridas, ¿verdad?"
"Y-Yo" Ella tartamudeó y no lograba decir una frase completa. Se detuvo antes de
empeorar la situación, cerró la boca y sostuvo la toalla contra su cuerpo.
“Vamos, pequeña. Siéntate aquí, mientras te curo." Él dio unas palmaditas en el tope del
mueble de baño, al lado del lavamanos, que ya había cubierto con una toalla.
Viendo pocas alternativas, dio un salto para sentarse delante de él. Él tomó la toalla que
mantenía agarrada, la sacó de sus manos, y suavemente comenzó a secar su cuerpo con
largas caricias de la felpa contra su piel. Dio un paso entre sus rodillas, abriéndole las
piernas mientras se acercaba y ella entró en calor, pero su cuerpo estaba demasiado
agotado para responder plenamente. Sus párpados cayeron a medida que él la hacía
sentir más cómoda.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

175 175 175 175

"Puedo ver que te estás quedando sin energías, pequeña. Esto sólo
tomará un momento y luego te voy a llevar de nuevo a esa gran
cama para que todos podamos dormir luego de la aventura de esta noche."
La tocó con manos suaves, haciendo un trabajo más exhaustivo de limpieza de sus
heridas, del que ella había logrado hacer. Aplicó el desinfectante que había traído con él
desde el botiquín de primeros auxilios. Ella sospechaba que también hizo una inspección
mágica para asegurarse de que no había sido contaminada por cualquiera de las cosas
malignas que habían encontrado en la casa de la hechicera.
Para el momento que estuvo satisfecho, ella bostezaba de nuevo. No podía evitarlo.
Estaba física y mentalmente exhausta. Sin importan cuan atractivo era Duncan o cuan
provocativo era su toque, ella no podría reunir el entusiasmo suficiente como para que
ese tiempo valiera la pena. Y sin Dante, no se sentía del todo bien. Examinaría ese
pensamiento sorprendente después, cuando no estuviera tan golpeada.
Por el aspecto demacrado de Duncan, él no estaba en mejor forma. Cuando pareció
convencido de que sus heridas iba a estar bien, la tomó en sus fuertes brazos y la llevó a
la otra habitación.
La puso en la cama junto a Dante.
Dante se había quitado la camisa y los pantalones mientras ella había estado en la ducha
y mientras miraba, Duncan se despojó de su ropa también. Se puso bajo las sábanas en el
otro lado de la cama y apagó la luz.
Ella sólo tuvo un rápido pensamiento, sobre el hecho de estar en medio de la cama King-
size, flanqueada a ambos lados por dos de los más guapos seres mágicos que había
conocido nunca. Cosas más extrañas habían sucedido, pero no sabía dónde ni cuándo.
***
"Hay que hacer algo. No puedo perder otro niño. ¡No después que Patrick desapareciera
sin dejar rastro!" Una Vabian golpeó con la mano la antigua mesa de comedor en la
espaciosa casa de la familia en Chappaqua.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

176 176 176 176

"Relájate, querida", aconsejó su marido. "Creo que tengo el plan
para deshacernos de dos problemas a la vez. Poferov nos ha
amenazado por última vez."
La mirada fría de Una se volvió calculadora. "¿Crees que lo podemos vencer?"
"Nosotros no. El bloodletter. Vamos a envolverlo con un lazo y entregarlo a d'Angleterre.
Verás lo que sucede. De cualquier manera, nosotros ganamos. Si Poferov prevalece,
d'Angleterre estará muerto. Si el vampiro gana, la amenaza de Poferov sobre nuestra
familia se elimina y nosotros podemos ir tras d'Angleterre, sin preocuparnos por las
repercusiones."
"¡Brillante!" Una palmeó las manos con alegría. "Yo sabía que había una razón por la que
me casé contigo. Eres un genio, querido."
"Sólo tenemos que encontrar una manera de reunirlos. Creo que el resto se hará cargo
por sí mismo.”
"Tengo la solución perfecta," ronroneó Una triunfante. "Invitaremos a Poferov al yate. Él
siempre ha estado impresionado con los opulentos buques. Diremos que es una reunión
para discutir la forma en que hemos refrenado a Siobhan. Él va a pensar que estaremos
allí para lamer sus botas, pero en realidad, confrontará al bloodletter".
"Una idea excelente. Ahora sólo tenemos que encontrar una manera de conseguir que el
vampiro ataque. ¿Crees que ya ha descubierto quien es el Guardián de su loba mascota?
Eso podría ser suficiente motivación dada la escena de la cual nos enteramos, en el baile
de los vampiros. La ha mantenido con él según dicen todos. Tal vez ella se congració, o tal
vez él ha descubierto que fue enviada a espiarlo y la mantiene a su alrededor para llegar
al que la envió." El patriarca Vabian se encogió de hombros con elegancia. "Realmente no
importa. Lo que importa es que él tome el cebo y se enfrente a Poferov una vez que lo
hagamos ir a al yate.”


El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

177 177 177 177

C Ca ap pí ít tu ul lo o 1 11 1
Cuando Megan despertó, era tarde en el día. Dante la abrazaba, aún dormido, con su
tibio cuerpo confortándola. Después de un momento de desorientación, se dio cuenta de
que estaba en su propio dormitorio y los eventos de la noche anterior comenzaron a
regresar con sorprendente claridad.
Duncan ya no estaba junto a ellos, y notó que la ventana de su dormitorio había sido
cubierta con bolsas plásticas negras de basura que parecían estar pegadas con cinta de
empacar. Ni un rayo de sol penetraba. Duncan debió haberse encargado de ello, pero no
podía recordar cuándo. Había estado tan distraída la noche anterior.
Se imaginó que Dante dormiría por un par de horas más hasta el anochecer, así que
suavemente se soltó de sus brazos. Él hizo una mueca de protesta pero no despertó
completamente, mientras ella salía de la cama. Tan calladamente como le fue posible,
juntó unas pocas de sus cosas y fue al baño, sin encender la luz hasta que la puerta
estuvo firmemente cerrada.
Se aseó y vistió, moviéndose lentamente, con los músculos adoloridos. Cuando salió del
baño, Dante no se había movido y Duncan aún no se veía por ningún lado. Salió de
puntillas de la habitación, cerrando la puerta suavemente tras ella y dirigiéndose a la
cocina.
Café. El aroma celestial alcanzó su sensible nariz, y apostaría que Duncan era el
responsable por ello. De seguro, se había sentido como en casa en su cocina. El café
estaba listo y esperándola, y parecía que estaba juntando ingredientes para cocinar en
serio.
“¿Qué te gustaría para desayunar, pequeña? Hoy, soy tu cocinero”. La saludó con una
espátula, haciéndola reír.
“¿Puedes hacer huevos fritos y algo de tocino?”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

178 178 178 178

“Tus deseos son órdenes”. Se volvió hacia la estufa con un
movimiento y comenzó a hacer el desayuno. Ella le ayudó un poco,
tostando el pan y sacando los condimentos de la alacena y el refrigerador. Cuando fue a
poner la mesa se llevó una sorpresa. Sobre su maltratada mesa de cocina estaban los tres
grimorios que Duncan se había llevado de la casa Siobhan. Se detuvo, sorprendida por su
aparición.
Duncan terminó, apagó la estufa y le entregó un plato con tocino y huevos. Ella lo miró,
dándose cuenta que permaneció de pie, sin moverse, por más de varios minutos.
“Se sienten más malvados ahora, de lo que lo hacían anoche, Duncan”.
“No lo dudo”. Apiló los libros y los hizo a un lado poniéndolos a cierta distancia de la
mesa de la cocina. “Son textos malignos de un tiempo aún menos civilizado”.
Le sacó la silla y ella se sentó, poniendo el plato con el desayuno frente a ella. Duncan
vertió sus cafés antes de tomar su lugar al lado opuesto de la mesa.
“Nuestra Siobhan tenía algunos textos sorprendentemente antiguos. Uno de ellos es una
copia original del Manual Munich. Sólo he visto ese libro una vez, antes. Fue escrito en el
siglo quince, creo. Trata sobre extensamente sobre demonios y desafortunadamente
quedan algunas copias. Se que hace algunos años, un estudiante equivocado publicó
partes de él. Espero que no te importe-” Duncan hizo un gesto con su tenedor, “-que me
haya tomado la libertad de usar tu computadora para buscar en Internet. Dante ha
estado tratando de hacer que use más su tecnología moderna y tengo que admitir, para
algunas cosas es muy conveniente. He aprendido muchísimo sobre la historia posterior
de este libro y de los otros dos, con una búsqueda rápida”.
Megan se rió entre dientes al pensar en Caballero antiguo, navegando en internet.
Duncan era muy inteligente, y ella no tenía duda que había aprendido cómo hacer cantar
a la computadora para él con sólo unas pocas lecciones por parte de Dante.
“¿Qué más averiguaste?”
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

179 179 179 179

“El segundo libro es el Pseudomonarchia Daemonum, que es una
lista de jerarquías de demonios y especifica formas de conjurarlos. Y
el tercero es el más sorprendente de todos. Es el Liber officiorum spirituum de principibus
et regibus daemomum. En resumen, un libro sobre demonios. Nunca pensé ver de nuevo
una copia de ese tomo antiguo. Cuando estuve por última vez en este reino, se pensaba
que todas las copias habían sido destruidas. En el siglo dieciséis, se pensó que un
holandés llamado Johannes, tenía la última copia. La usó como referencia para escribir su
propio grimorio. La copia de Johannes fue destruida. Eso lo sé con seguridad. Aún así, de
alguna forma, Siobhan tenía una copia. Debió haber sido pasada en secreto de
generación en generación, dentro de su familia, o tal vez de maestro a estudiante. No sé
cómo se las arreglaron para esconderlo de nosotros, pero eso se terminó”.
Los ojos de Duncan se habían puesto fríos como el acero, y Megan puso leer la
determinación en su cara. No había duda de que esto era importante para él, aunque no
entendía realmente, porqué era tan importante, destruir algunos viejos libros.
“Solo lamento que no pudiéramos ver el resto de la casa”. Megan pensó sobre lo que se
habrían perdido. Lo que sea que esos guerreros fantasma estaban protegiendo, era
probablemente importante.
“No creo que ella escondiera algo más importante que estos. Recuerda, primero
pensamos que el humo negro podía ser una distracción – una cortina de humo. ¿Y si los
guerreros fantasma eran la verdadera distracción, y de hecho encontramos el premio?”
“¿Son tan importantes esos libros?”
“Sí, cariño. Realmente lo son. No has tratado mucho con los magos, ¿verdad?”
“Realmente, nunca me mezclé con cosas sobrenaturales. Ni socialmente, ni de otra
manera. Fui a donde me dijeron e hice lo que se me ordenó. Traté de no involucrarme
demasiado con la gente que fui enviada a conocer, o a espiar. Y no es que lo haya estado
haciéndo por mucho tiempo. Sólo por algunos años, y pocas misiones por año”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

180 180 180 180

“Bueno, con el tiempo aprenderás que un libro de hechizos es algo
raro y altamente valorado por los magos. Entre más antiguo sea el
libro, más preciado será. Y si eres una prácticamente de la magia oscura, los libros son
excepcionales en verdad, porque existe gente como yo, que hemos hecho nuestra la
tarea, de destruirlos donde los encontremos”.
“Debido a que eres un Caballero, ¿Verdad?” Ahora creía entender porqué había querido
destruir los libros malignos.
Debido a su revelación de la noche anterior, tenía que repensar en el motivo detrás de
casi todo lo que él había hecho. Estaba trabajando para un poder superior. Estaba
trabajando para la Señora misma. Megan aún no podía comprender la enormidad de
aquello. Como una were, sentía un gran amor y respeto por la Señora. Era la Madre
Naturaleza, Gaia, El Espíritu de la Tierra a la que todos los were servían.
“Sí, Megan. Esa es una parte de mis deberes, prevenir que la magia se disperse a otros
reinos o a lugares en donde pueda causar un gran daño. El reino mortal tiene pocas
protecciones contra cierta magia oscura y necesita ser protegido”.
“Esa es una inmensa responsabilidad, Duncan. Estoy agradecida de que hayan seres
como tú, allí afuera, haciéndola posible. Me entristece que el resto del mundo nunca
sepa lo que sacrifican por ellos”.
“No pueden saberlo. De hecho, debes jurar silencio sobre la naturaleza de mi identidad.
Te lo dije porque somos compañeros de armas en esta pelea. Hablando en general, nos
gusta mantener nuestras identidades tan secretamente como sea posible, porque los
Caballeros son objetivos naturales de cualquier cosa o cualquier persona que se oponga a
nuestra misión. Si nos sacan del juego, la poca protección que podemos darle al reino
mortal se habrá ido”.
“Veo tu predicamento, y te juro que no revelaré tu identidad, Duncan. Me siento
honrada de que me hayas confiado tu secreto”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

181 181 181 181

“Confío en ti, Megan. Aún así, te voy a pedir que te sometas a un
conjuro de enlace para que nunca te veas forzada a revelar la
información”. Su expresión se volvió dolorosa, pero mantuvo firme en su petición. “Sé
que es difícil para ti. La magia ha sido puesta sobre ti, con anterioridad, sin tu
conocimiento o consentimiento. Esta vez, te estoy pidiendo que te sometas
voluntariamente. ¿Lo harás?”
Ella se echó hacia atrás y lo consideró. “Creo que ya he probado que puedo ser
manipulada para hacer cosas que realmente no quiero hacer”. Lo odiaba, pero así era.
“Tienes razón al querer alguna garantía además de mi palabra”. Lo miró cordialmente,
cansada de la magia. Tendría que aceptarla como parte de su vida, lo quisiera o no.
“¿Qué quieres que haga?”
“Esperaremos a que Dante se levante. Me gustaría que presenciara el enlace para tu
comodidad y la suya. No creo que le guste en absoluto la idea de que un mago haga
hechizos sobre ti. Con suerte, verá la razón para ello, como tú lo has hecho, una vez que
tenga oportunidad de explicárselo”.
“¿Y si yo lo hiciera?” Vio el gesto en su cara y se sintió animada de que pensara que
Dante objetaría. Aún así, ella entendía la necesidad.
“No, yo lo haré, aunque quizá quieras protección contra el inevitable bramido y el
lenguaje obsceno”.
Ella rió por su predicamento, y terminaron de comer con buen humor.

Como esperaban, cuando Dante se levantó al anochecer, él y Duncan intercambiaron
algunas palabras acaloradas con respecto al plan de Duncan de poner otra capa de
prohibiciones mágicas sobre los hombros de Megan. A Dante no le gustaba. Para nada.
“Déjame entender esto”, Dante miró a Duncan a través de la mesa de café en la sala, a
donde los hombres se habían retirado para discutir la situación. “¿Quieres cargarla con
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

182 182 182 182

más magia, encima de la que ya se le ha hecho, y a pesar del veneno
que circula por sus venas? Duncan, es demasiado, te lo digo”.
“No veo otra alternativa. Mira, la prohibición no tiene que ser colocada del mismo modo
en el que su Guardián la hechizó. De hecho, sería mejor buscar otro camino. Podríamos
hacerlo mientras trabajamos en limpiarle el veneno”.
“Durante el sexo, quieres decir”. Dante escupió las palabras. Que le dejaron un sabor
amargo en la boca.
“Es la única manera que conozco para debilitar el veneno. A menos y hasta que matemos
al mago que lo puso en su torrente sanguíneo, será un peligro para ti y para todos los
demás. Todo lo que podemos hacer es debilitar su agarre, así cuando llegue el momento,
será lo suficientemente fuerte para pelear contra él”.
“Detesto esto”. Dante se levantó y caminó hacia la chimenea, pasando los dedos sobre
algunas fotos que estaban en sus portarretratos sobre la pulida madera.
“Lo sé, amigo. Puedo ver cuánto te importa ella”.
Dante miró a Duncan severamente. “Ella es mortal y una cambia forma. No es para mí”.
“Yo se eso y tú sabes eso, pero ¿Tu corazón escucha y obedece? Creo que no, muchacho.
Veo la forma en que la miras, la forma como le haces el amor. Y eso es lo que es, hacer el
amor, no sólo follar. Tu corazón ya la ha reclamado, pero ni yo puedo saber si tu camino
te llevará al desastre o hacia algo más sublime. Todo lo que puedo decirte es que es un
camino peligroso, y que no envidio a ninguno de ustedes, los que lo atraviesan”.
Dante estaba sorprendido. Sabía que Duncan tenía un toque de Visión, a pesar que no
era siempre informativa o estaba convenientemente disponible cuando realmente la
necesitaba. La idea de que Duncan hubiera visto tanto sobre las motivaciones de Dante
–cosas que no había querido reconocer para sí mismo– era de enormes proporciones,
por decir lo menos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

183 183 183 183

Y a pesar de todo, Duncan estaba allí, ayudándolos. Era un
verdadero amigo y alguien en quien Dante podía confiar. Sin duda
alguna, Duncan estaba en el lado correcto en este sórdido desastre. Dante lo había
conocido por suficiente tiempo para saber que si Duncan decía que algo tenía que
hacerse, había una maldita buena razón para ello.
“¿He sido un patán desagradecido?” Dante se desinfló y se hundió en el sillón.
“Nunca, viejo amigo. Sólo cegado por un ansia y deseo tan grandes, que pueden
sobrepasarte al final. Si será para bien o para mal, no lo puedo decir”.
“Estoy en camino a una colisión con el destino, Duncan. Así ha sido toda mi vida. Dejé de
preocuparme por ello hace mucho tiempo. Trato de vivir el momento lo mejor que
puedo”.
“Algo inteligente, pero ¿Qué hay de tu chica? No estoy seguro que nuestra Megan pueda
hacer lo mismo. Es mucho más joven de lo que cualquiera de nosotros pueda recordar
haber sido, y mortal. No tiene el mismo lujo del tiempo, para aprender a estar tan
hastiada como tú, amigo”.
Dante rió fuerte por los insultos en broma de Duncan. Duncan siempre tenía una forma
de poner las cosas en perspectiva. Había sido un buen amigo cientos de años atrás y
había sido una placentera sorpresa encontrar que aún lo era.
“Megan debe ser protegida lo mejor que podamos. Ella es preciosa, Duncan”. Dante
sintió el hielo de la resolución flotando por sus venas. “Aún si es mi fin, ella debe
sobrevivir”.
Duncan pareció medir sus palabras. “Que así sea”. El Caballero mitad-Fey le extendió la
mano. “¿Aceptas mi ayuda o lo harás solo?”
Dante alcanzó su mano y la estrechó fuertemente. “Estamos juntos en esto, para bien o
para mal”.

El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

184 184 184 184

Dante aún estaba en conflicto, profundamente en su alma.
Por otro lado, quería hacer todo lo que estuviera en su poder para debilitar el asimiento
maligno sobre ella. Si eso significaba permitir que Duncan estuviera en su cama de
nuevo, a él no tenía que gustarle, pero lo permitiría.
Por otro lado, había visto cuanto placer tuvo ella al tener a ambos hombres al mismo
tiempo. Le había gustado darle eso y a pesar de odiar a Duncan por hacerle el amor a la
mujer que dolorosamente quería reclamar totalmente, también tenía que agradecerle a
Duncan por ser cuidadoso con ella. Era una posición extraña en la que estar. La idea de
que Duncan siguiera su guía cuando estuvieran todos juntos, era llamado a la necesidad
de Dante por dominar el placer de Megan. Por supuesto, aún sentía un pequeño y
prolongado resentimiento por tener que permitirle a Duncan hacerle el amor a ella.
Y después Dante se dio cuenta de la raíz del problema. Sin la ayuda de Duncan, Dante no
podría protegerla. Eso, que veía como su propio fracaso, era lo que lo irritaba más. El no
poder tomarla completamente –reclamar su cuerpo y su sangre al mismo tiempo –,
estaba alimentando el fuego de los celos dentro de él. El recordatorio de no haber sido
capaz de hundir sus dientes en su cuello y beber su delicada esencia. Quería ese simple
acto más que cualquier cosa que recordara desear antes.
El pensamiento lo debería molestar por todas las razones que ya habían discutido. Ella
era mortal y tenía sangre de Shifter. Tales seres, estaban bien para la diversión ocasional,
pero Dante estaba pensando en mucho más y a largo plazo. De manera permanente – si
ella lo aceptaba –, sin importar cómo serían recibidos por ambas comunidades, la Shifter
y la inmortal. El la tendría sin importar lo que dijeran, y si ella escogía unirse a él en la
oscuridad eterna, la convertiría en un instante.
El pensamiento debería haberle parecido espantoso. No lo hacía. Era atrayente de alguna
forma prohibida. Dante estaba llegando rápidamente al punto de no retorno, en lo
referido a Megan. La idea de convertirla – que debería parecerle abominable
considerando que era were y por lo tanto estaba prohibido – bailaba en su mente.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

185 185 185 185

“Así que ¿Qué hay en la agenda para esta noche?” Megan entró en
la habitación con una sonrisa que trajo un eco de la luz del sol a su
oscura existencia. Se dejó caer en el sofá y los miró con una sonrisa expectante.
Dante no pudo resistirse. Lentamente, se adelantó, acorralándola en el suave sofá en el
espacio entre sus brazos extendidos. Ella lo miró sin miedo, sólo con sensual expectación.
Él gruño y acercó sus labios para reclamar los de ella en un rápido y duro beso.
El aflojó su asimiento, pero no la liberó. “Regresaremos a mi casa... eventualmente”.
“Mmmm. Me gusta como suena eso”. Le sonrió. “Así que ¿Qué tienen en mente para
pasar el tiempo hasta entonces?”
“Sabes que el placer sexual es el sustento de los de mi especie, ¿verdad?” Esperó hasta
que ella asintió. “Bien, tu ya comiste. Ahora es mi turno”. Dante se levantó con ella en
sus brazos y se dirigió al dormitorio.
También estaba el pequeño asunto de permitir que Duncan usara la energía liberada
durante el acto sexual para disminuir el asimiento su Guardián tenía sobre ella y la
colocación del enlace que le impediría revelar la verdadera identidad de Duncan. Dante
no le hablaría sobre eso. Ella estaría de acuerdo. Duncan usaría la magia. Todo lo que ella
tenía que hacer, era disfrutar. Si todo iba bien, no sentiría nada excepto placer mientras
Duncan hacía lo suyo.
Dante permaneció de pie a un lado de la cama, agradecido de que tuviera una gran cama
y celoso al mismo tiempo. ¿Porqué una mujer soltera tendría una cama tan grande, a
menos que la compartiera con frecuencia? Por supuesto, ella era una mujer-lobo y ellos
eran conocidos por su gusto por los grandes espacios, así que la existencia de la
decadente cama podría no ser tan siniestra después de todo.
No preguntaría. No ahora. Sabía lo suficiente sobre las mujeres para saber que se
ofendería. Sus celos sólo arruinarían su humor y descarrilarían sus planes. Eso era lo
último que quería hacer, pero el pensamiento estaba en su mente. Se prometió que la
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

186 186 186 186

haría olvidar a todos los que hubieran venido antes que él. Le daría
más placer que ninguna de las sombras del pasado. Era su misión y
su meta.
La lámpara junto a la cama se encendió, bañando el dormitorio con suave luz dorada.
Dante miró para encontrar que Duncan los había seguido hacia el dormitorio y estaba
mirándolo con ojos solemnes.
Un asentimiento fue todo lo que se necesitó para avisar a Duncan sobre las intenciones
de Dante. Duncan se acercó por detrás de Megan, y se les unió.

Cuatro fuertes manos le acariciaban el cuerpo mientras Dante le seducía los sentidos una
vez más. Duncan era su asistente y cómplice. Ambos hombres estaban enfocados en su
placer y sabía sin duda que le traerían una pasión que ella sólo había imaginado, antes de
conocerlos.
Dante solo ya era potente, pero cuando dirigía a Duncan en su pequeña obra de teatro
de amor, no tenía paralelo. Era siempre del tipo dominante. Cuando se juntaban así, su
vena dominante se incrementaba. Y a ella le encantaba.
Le encantaba la forma en que le ordenaba. La manera como le dijo a Duncan lo que
quería que le hiciera. Lo que había orquestado que le hicieran juntos. La pasión, el placer,
la pureza de su tiempo juntos, era algo que no podía haber imaginado o anticipado. Era
algo totalmente diferente de sus experiencias previas.
Aunque había pensado, de hecho, en vivir la fantasía de estar con dos hombres al mismo
tiempo, nunca podría haber pensado en tal escenario. Nunca habría esperado sentirse de
la forma que se sentía. No había nada escabroso en la manera que estaban juntos. Nada
sórdido. Por el contrario, se sentía honrada y querida. Totalmente respetada por ambos
hombres.
Lo único que podía desear era amor. Sabía en su corazón que algo así era imposible entre
ella y un vampiro y mucho menos con un Caballero de la Luz mitad-Fey. Tenía que
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

187 187 187 187

disfrutar este momento mientras durara porque sabía que pronto,
todo terminaría. Estaban involucrados en una situación peligrosa y
cualquiera de ellos podría ser asesinado fácilmente.
Muy probablemente sería ella. Era el eslabón más débil de la pequeña cadena. Muy
pocas cosas podrían hacer daño a un ser tan mágico como Duncan, y Dante no había
durado tantos siglos siendo débil. No, si había alguien vulnerable en este grupo, esa era
ella. Joven, sólo mitad-were y bajo la compulsión de un siniestro mago que la había
engañado y arrastrado a su familia a hacer lo que deseaba, ella era el objetivo más fácil
para sus enemigos.
Pero tales pensamientos eran para después. Por ahora, sólo existía el placer y los dos
hombres dedicados a brindarle la más grande pasión que hubiera conocido. Sería una
tonta, si arruinaba este momento con pensamientos temerosos de un desconocido y
nebuloso futuro. No, este momento era para saborearlo.
Dante exigió su completa atención con su oscura mirada. Bajó la cabeza rozando su piel
con la boca, besando sus labios. Mientras la besaba profundamente, las manos de
Duncan trabajaron en su cintura, quitándole los jeans. Luego acarició suavemente sus
piernas. Ella tembló mientras sus manos se detenían en sus pantorrillas, rozando hacia
arriba lentamente hasta sus muslos y después hacia sus bragas. Se las bajó también,
dejándolas a sus pies junto con los jeans.
Dante la levantó para sacarla del montón de tela, poniéndola sobre la cama con manos
gentiles. Se sentó a su lado, acariciándola y quitándole la blusa sobre los hombros. Le
siguió el sostén, y ella estuvo desnuda ante su murada y sus excitantes manos.
La cama se hundió cuando Duncan se les unió, sentándose al otro lado de ella. Estaba
rodeada por ellos, pero no sobrecogida. No aún. Se imaginó lo que vendría después, y
realmente lo esperaba con ansiedad.
“Quítense las camisas”, les pidió con un ronroneo. Dante la miró astutamente, y ella no
estuvo segura de si la complacería. Lo hizo después de considerarlo por un momento.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

188 188 188 188

Ambos se sacaron las camisas, y ella fue recompensada con la visión
de dos de los pechos masculinos más perfectos que había visto
nunca. Ambos eran musculosos y le encantaba la forma en que se veían, cada uno a un
lado de ella, listos para hacerle el amor. ¿Cómo podía tener una chica tanta suerte? No lo
sabía, pero no iba a quejarse de su buena fortuna.
Eran suyos por el tiempo que durara, y ella disfrutaría cada momento que tuviera con
Dante y Duncan mientras pudiera. Dante era el hombre más irresistible que había
conocido y su amigo mitad-Fey no estaba mal tampoco. En su mente, sin embargo, era
claramente Dante quien hacía este encuentro tan especial.
Estaba casi segura de que estaba enamorada del vampiro.
Eso no tenía ningún futuro, claro, pero así era. Nunca se habría entregado tan libremente
a él y a sus deseos, si no hubiera estado ya un poco enamorada de él. Tal vez fuera were,
pero no era una perra en celo que hacía todo lo que un hombre le pidiera. Era más
escrupulosa que eso.
Era este hombre. Cuando venía a ella, todo se quedaba afuera. Haría cualquier cosa por
él y estaba segura que él lo sabía. Ella era transparente en lo que se refería a él.
Le pasó los dedos por el pecho, adorando la sensación tibia y caliente. Levantándose
sobre sus rodillas, fue hasta sus brazos, besándolo, necesitando que la abrazara para
hacerla sentir viva.
Nunca se había sentido así con nadie. Dudaba que lo hiciera alguna vez.
“Dante, yo-“
Él la silenció con un dedo sobre sus labios. “Shh, ma petite”. La miró a los ojos y sintió
como si le leyera la mente. “Voltéate, amor, y dale a Duncan algo de eso. Bésalo como lo
acabas de hacer conmigo”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

189 189 189 189

Lo miró con interrogación, con el corazón en los ojos. ¿Cómo podía
pedirle que se volviera hacia su amigo, cuando ella realmente lo
quería sólo a él? ¿No la deseaba también? O ¿Era todo un juego para él?
Era delicioso, claro. Ninguna mujer era inmune a tener a dos guapos hombres totalmente
enfocados en su placer, pero quería más. De alguna forma... quería una señal que le
indicara que esto significaba más para Dante que sólo el placer momentáneo.
Pareció ver el dolor en sus ojos. Su mirada se suavizó mientras le quitaba el cabello de la
cara.
“Debe ser de esta forma. Por ahora”. Sus ojos le hicieron promesas que él que se
rehusaba a decir. “La magia de Duncan te tocará, te ayudará, y te protegerá de lo que
viene”.
Ella se dio cuenta en ese momento, que él realmente se preocupaba. No la estaba
compartiendo con su amigo por aburrimiento, sino por preocupación de su seguridad.
Duncan era el ser más mágico que había encontrado nunca, y había visto de primera
mano su cariño y amistad para con Dante. Este era un acto de amor. El amor de un amigo
por su amigo, un hermano de armas hacia su compañero, un guardián de aquellos a los
que había jurado proteger.
Tenía un poco de miedo por el poder de Duncan. Sabía que iba usarlo para enlazarla,
como lo había hecho su Guardián, sin su conocimiento. Esto era diferente. Duncan le
había explicado la necesidad, le pidió su permiso y más que eso, ella confiaba en él. Él se
preocupara realmente por ella. Siempre se había imaginado a sí misma como una
vengadora –alguien que trabajaba por un bien superior. Había visto su trabajo por el
Altor Custodis bajo esa luz y sólo ahora se daba cuenta que había sido engañada.
No había duda en su mente, de que Duncan estaba del lado correcto. Lo había visto por
la manera en que ejercía su espada mágica y usaba esa sorprendente armadura de luz y
bondad. Era real. Había jurado proteger este y otros reinos de la invasión de la oscuridad.
No había vocación mayor que esa en su mente. Sólo por eso, ello lo amaba. Era una clase
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

190 190 190 190

diferente de amor, que los sentimientos que la consumían y lo
abarcaban todo, y que ella trataba de reprimir en presencia de
Dante.
“Ven ahora, amor”, la persuadió Dante, mientras la sostenía por los hombros. “Te lo
prometo, te daremos más placer del que nunca has tenido. Todo lo que pido es que
confíes en mí. Esto debe hacerse”.
Vio lo que parecía arrepentimiento en sus ojos, y eso la consoló de una forma extraña.
“Confío en ti, Dante”. Sus palabras fueron un murmullo contra sus labios, mientras se
levantaba para un último beso.
Se volvió en sus brazos para enfrentar a Duncan, y su corazón fue tocado por la expresión
de ternura en su cara. Extendió los brazos hacia ella, y ella fue voluntariamente. Duncan
la abrazó por un momento, contra su musculoso pecho, acariciando su espalda con
círculos consoladores.
“Nunca te lastimaría, Megan. Sólo quiero ayudarte”.
“Lo sé”, murmuró. “Pero tengo miedo de tu magia. Últimamente, he aprendido a temer a
los magos”.
“Por una buena razón”, estuvo de acuerdo. “Confía en que mi objetivo es deshacer lo que
te han hecho”.
“Y evitar que hable de tu verdadera identidad”. Lo miró, tratando de reconciliar la
necesidad de lo que él tenía que hacerle, con su disgusto por lo que ya le habían hecho.
Odiaba no poder hablar de su Guardián. Odiaba el dolor que le generaba sólo el intento
de decirle a Dante y a Duncan quien era su contacto en el Altor Custodis. Más que nada,
odiaba que le hubieran quitado la decisión de hablar o no.
Duncan pareció dolorido. Esa era la diferencia entre él y el otro mago que había puesto
su magia sobre ella sin su consentimiento. A Duncan le importaba.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

191 191 191 191

“Lo siento, Megan. Por ahora, tiene que ser de esta forma”.
Ella puso un dedo sobre sus labios y sonrió gentilmente. “Está bien. Por lo menos me
preguntaste, y nunca me has mentido”.
“No está en mi naturaleza mentir”, estuvo de acuerdo Duncan, acercándola para que sus
pechos se frotaran contra su musculoso pecho. “Especialmente no a una mujer tan
hermosa”.
Ella rió mientras él se abalanzaba sobre ella y le daba una serie de besos que caían por su
cuello. Dante gruñó tras ellos, y pudo sentir que Duncan miraba al bloodletter mientras
reía.
“Nuestro amigo está celoso de que yo pueda mordisquear tu cuello, y a él se le esté
prohibiendo ese placer”. Duncan retrocedió, enfrentándola. “Esa es una de las cosas que
trabajaremos esta noche. No creo que pueda eliminar el veneno en tu sangre, pero lo
puedo debilitar, y el agarre que tu Guardián tiene sobre ti”.
“Estoy de acuerdo”, agregó.
“Bien. Entonces, desabróchame los pantalones”.
El tono juguetón cambió a seducción en un parpadeo, dejándole los sentidos girando.
Duncan no había llevado la voz cantante desde la primera vez con Heath. Se la había
dejado a Dante desde entonces, y ella asumió que había sido porque Dante era el más
dominante de los dos. Rápidamente reevaluó su apreciación de Duncan. Era un guerrero
después de todo. Quizá, había tomado rol más pasivo, porque sintió la atracción de
Megan hacia el bloodletter.
Por la razón que fuera, de pronto se enfrentaba a dos hombres dominantes. En lugar de
asustarla, la idea la hizo sentir un hormigueo que bajó por sus manos hacia ellos.
Dante tomó sus caderas, y ella retrocedió para acomodarlo. Terminó sobre sus manos y
rodillas entre los dos hombres, una provocativa posición de seguro. Desabotonando los
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

192 192 192 192

pantalones de Duncan con lenta deliberación, lo tentó mientras le
bajaba el cierre, diente por diente.
“¿Sabías que nuestra pequeña Megan era tan juguetona, Dante?” Duncan preguntó
sobre su cabeza.
Un gruñido y una nalgada en el trasero fueron la respuesta inmediata. Megan brincó,
pero encontró la pequeña nalgada más excitante que dolorosa. No la lastimaba. Por el
contrario, la atormentaba, y su cuerpo lo notaba de gran forma. El fuego corrió por sus
venas mientras su corazón palpitaba rápidamente.
“Continúa, Megan. Quiero ver tus labios rodeando su polla mientras te penetro”.
Él nunca le había hablado tan francamente antes, y se sorprendió de encontrarlo aún
más excitante. Le gustaba lo que le estaban haciendo sus palabras. Y le gustaba aún más
la forma en que sus manos le moldeaban el trasero. Sus grandes dedos ahondando en el
pliegue de su trasero y bajando para probar los pliegues de su coño.
“Está mojada y lista para nosotros, Duncan. Me pregunto si le gustaría tomarnos a ambos
al mismo tiempo”.
La pregunta engañosamente casual de Dante, la hizo brincar mientras liberaba la gran
polla de Duncan y quitaba los pantalones del camino.
“Creo que le gusta la idea”. Duncan tomó su polla y la guió hacia sus labios expectantes.
“Abre bien, pequeña. Quiero sentir tus labios a mi alrededor”.
Con poco bullicio, Duncan se empujó entre sus labios, llenándole la boca mientras los
dedos de Dante se deslizaban en su mojado canal. Ambos empujaron unas pocas veces
dentro de ella, antes de retirarse. Duncan no se fue muy lejos. Se retrajo para dejar que
su lengua tocara la punta de su miembro mientras los dedos de Dante extendían la
humedad de su coño unas pulgadas hacia arriba, para jugar alrededor de su trasero. Ella
contuvo el aliento.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

193 193 193 193

“¿Te gusta tener una polla en el culo, Megan?” Preguntó Dante
detrás de ella. Podía escuchar la diversión juguetona en su voz, pero
no podía contestar. Su boca estaba ocupada. Gimió cuando él empujó un dedo dentro de
su trasero, sólo un poco.
“Creo que ése es un sí”, dijo Duncan, riendo mientras penetraba su boca. Estaba dejando
que tomara lo que pudiera de él, incrementando poco a poco. A ella le gustaban sus
movimientos estudiados tanto como a él.
Dante empujó más profundo. “Lo haré tan bueno para ti, Megan. Sabes que puedo
hacerlo”.
Todo lo que Dante le hacía, se sentía mejor que cualquier cosa que hubiera
experimentado antes. Él tenía más habilidades sexuales en su dedo – el que estaba
adentrándose más – que cualquiera de sus amantes anteriores, en el cuerpo entero.
Duncan salió de su boca y le tomó la mejilla con una gran mano. “Sabes que lo deseas”.
Él sostuvo su mirada con sus alentadores y fascinantes ojos azules. Lentamente, ella
asintió.
Duncan le sonrió, su toque gentil, su mirada aprobadora. “No usaré mi magia para
calmarte esta vez. Lo haremos lentamente. Creo que lo disfrutarás aún más que la
primera noche con Heath”.
“Si tú lo dices”, se calmó mientras Dante comenzaba a mover su dedo dentro de ella.
“¿Qué tan frecuentemente has hecho esto antes?”
“Muchas veces” Duncan sonrió de manera perversa. “Nosotros los Fey somos criaturas
altamente sexuales, pequeña. Esta clase de encuentro es delicioso para todos, cuando se
hace correctamente y una de las más poderosas uniones que se pueden hacer”.
“De modo que ¿Es por la magia? ¿Es por eso?” Estaba teniendo problemas encadenando
las palabras en oraciones coherentes.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

194 194 194 194

“Esa es sólo una de las razones, Megan”, le aseguró él rápidamente.
“Sólo te he conocido por poco tiempo, pero tú ya eres especial para
mí, así como sé que lo eres para Dante. Déjanos mostrarte cuan especial”.
Miró sobre su hombro al hombre cuya opinión significaba para ella más de lo que
debería. La expresión de Dante era seria, pero sus ojos brillaban con deseo mientras la
miraba.
“Todo lo que dijo es el doble para mí”, las palabras ásperas de Dante la sorprendieron, y
por la mueca de sus masculinos labios, también lo sorprendieron a él.
Ella cerró los ojos, capturando la atención de ambos hombres, y tomando lo que se
sentía como una decisión profética.
“Está bien, pues. Den lo mejor que tengan”. La dramática frase, fue seguida por una risa
ronca, mientras ella se ponía completamente a su merced.








El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

195 195 195 195

C Ca ap pí ít tu ul lo o 1 12 2
Duncan se deslizó fuera de la cama y desapareció en el baño. Dante la acomodó a su
gusto, como si fuera una muñeca. Su fuerza la sorprendió de nuevo, mientras la movía
fácilmente, poniéndola sobre su estómago con sus rodillas dobladas bajo su cuerpo. Su
trasero se presentó y abrió para él, mientras se sentaba hacia atrás. Podía sentirlo
mirándola, un retumbe bajo de aprobación salió de su pecho. Eso la calentó y le envió el
fuego de su vientre un grado hacia arriba.
Sabía que a muchos los lobos les gustaba usar la puerta trasera con sus amantes. Era por
algo de dominación. Ella era una mujer independiente –una loba solitaria– y le gustaba
ser de esa forma. Involucrarse con un macho were dominante, siempre le había parecido
problemático. Así que sólo había tenido amantes humanos y no muchos. Nadie la había
hecho profundizar en el lado más perverso del sexo.
Dante y Duncan estaban más que compensando su falta de experiencia en ésa área.
Estaba descubriendo nuevas facetas de su personalidad y nuevos deseos que nunca
había imaginado.
Duncan regresó y la cama se hundió mientras se hincaba en el lado opuesto de Dante.
Ella miró sobre su hombro y vio un tubo de algo pasando de Duncan a Dante. No tuvo
dudas de que había encontrado algún tipo de lubricante en el baño.
“Despacio”, aconsejó Duncan mientras le acariciaba la espalda. Sin duda, podía sentir la
tensión de sus músculos. Sin un toque de droga mágica, como el que había usado la
primera vez, estaba tensa. Él se agachó para murmurarle cosas al oído, acariciando su
cuello y hombros mientras Dante comenzaba a penetrarla con su dedo gentil pero
firmemente.
Se sentía... extraño. Al principio. Diferente de la última vez. Estaba más alerta de cada
sensación, sensible a todo a su alrededor. Él tocó algo dentro de ella que la hizo querer
aullar. Se daba cuenta porqué a las Shifter femeninas les gustaba ese acto de dominación
por parte de sus machos. Madre de Dios, eso se sentía tan bien.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

196 196 196 196

Comenzó a moverse con él y escuchó el retumbar de su aprobación
mientras añadía otro dedo, ensanchándola. Las sensaciones
crecieron y se multiplicaron. De pronto ansiaba su posesión más que a nada.
“Ahora, mi pequeña loba, veamos si te gusta el verdadero asunto”. La voz de Dante era
un gruñido intoxicante mientras se colocaba tras ella. Duncan le masajeaba la espalda y
hombros. Pudo verlo mirando a Dante – o mejor dicho, al lugar donde Dante comenzaba
a unirse con ella-, con extasiada atención.
Ella no podía ver mucho, con su cabeza inclinada en ese extraño ángulo. Era suficiente
saber que ambos hombres encontraban este acto profundamente fascinante. O tal vez,
excitante sería una mejor palabra. La polla de Duncan estaba completamente erecta muy
cerca de su anhelante boca. Cualquier nervio que Dante hubiera tocado al probarla, la
había puesto súbitamente voraz. Ella los deseaba a ambos, y los quería ahora.
Se estiró y tomó el miembro de Duncan con determinación. Él brincó en su mano y
cuando lo miró, supo que tenía toda su atención una vez más. Sonrió y se lamió los
labios.
“Oh, belleza”. Duncan se acercó, con una sonrisa astuta en su hermosa cara. “Te gusta
aún más sin que tus sentidos estén obnubilados, ¿verdad?”
No podía hablar porque Dante había escogido ese momento para empujar. Sintió el anillo
de músculos abrirse y la suave invasión de la punta de su miembro. Lo quería todo.
Ansiaba todo desde su más profundo ser.
“¡Más!” gritó, y Dante respondió empujando más dentro. Agarró el miembro de Duncan,
moviéndose sobre él mientras aumentaba el placer. Dante empujó hacia el interior una
vez más hasta que su posesión fue total, reclamándola de todas las formas. “¡Oh, Diosa!”
Duncan rió por su reacción. “Ella lo aprueba, estoy seguro. Después de todo, mis
hermanos creen que Ella nos hace disfrutar de todas las formas posibles”.
Megan nunca había escuchado eso sobre la Diosa que había adorado toda su vida.
Aunque la Diosa era la misma para la fertilidad y abundancia. Tenía otras estaciones, por
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

197 197 197 197

supuesto, pero esta era, por mucho, la que más disfrutaran sus
seguidores. Los were en general seguían a la Diosa y hasta que se
emparejaban, no eran tacaños con sus favores sexuales. Megan sin embargo, más
exigente que la mayoría, no había sido criada en un hogar Shifter típico.
Dante usó su inmensa fuerza para rodar, llevándola con él, mientras intercambiaban
lugares, manteniendo la posesión en su trasero todo el tiempo. Terminaron sobre sus
costados, con su pierna superior estirada hacia atrás sobre el muslo de él, sus piernas se
extendían para acomodarlo. La mano de Dante le tomó un seno, apretando el pezón
mientras su boca se movía besándola en el cuello.
Duncan intervino, ganándose un gruñido del bloodletter. Aunque eso lo disuadió.
“Sin morder, amigo”.
Dante retrocedió a regañadientes. “Mueve tu flaco trasero y únetenos o no seremos
responsables por terminar sin ti”. Sonaba gruñón, pero se sentía maravillosamente bien
mientras comenzaba a palpitar con pequeñas estocadas que la hacían volverse loca.
Duncan se acercó, rodando a un lado para encararla. Posicionó su polla y se detuvo,
mirándola a los ojos.
“Tendré que tomarte de esta manera, Megan. ¿Te entregarás a mí así?”
“Es un poco tarde para preguntar eso”, Dante se quejó por detrás, haciéndola sonreír.
“Hazlo, Duncan. Házmelo”. Nunca antes había dicho algo tan sórdido en su vida. Aún así,
de alguna manera parecía encajar en el momento. Al contrario de quedarse sin aliento,
en seria pasión, se sentía ligera y... amada. Si no amada, entonces cuidada de una forma
profunda. Era suficiente para hacer que su corazón cantara y su cuerpo ansiara la
sensación de su posesión.
“Mmm, me gusta cuando una mujer sabe lo que quiere”. Duncan le lanzó el cumplido
mientras se movía aún más cerca, alineándose con su coño. Las manos de Dante
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

198 198 198 198

comenzaron a ayudar, extendiéndola para que Duncan pudiera
recargarse en un brazo y usar la otra mano para guiarse dentro de
ella.
La penetró sólo con la punta, su polla llenándola, con Dante firmemente clavado en su
trasero. Sintió que un gruñido de deseo retumbaba a través de su pecho,
sorprendiéndola con sentimientos primarios que esos hombres provocaban. Nunca había
estado tan cerca de su loba como en este momento. Su naturaleza animal se juntaba con
su ser mortal, revelándose ante los machos que la dominaban.
“Diosa, eres estrecha” dijo Duncan mientras empujaba más profundo. El tono de su voz
aclaraba que era un cumplido. Cuando finalmente se enfundó, permaneció sin moverse
por un largo momento, mirándola a los ojos.
Dante era el que estaba rompiendo el momento. Comenzó con un pequeño y pulsante
movimiento dentro de ella que la hizo querer gritar... o aullar. Retuvo el impulso tanto
como pudo. Cuando Duncan se les unió en el movimiento y ambos incrementaron el
tiempo y la profundidad de sus estocadas, su lobo comenzó a cantar.
Por suerte para ella – sin mencionar la de sus vecinos – en forma humana, su garganta no
pudo reproducir los sonidos correctamente o con mucho volumen. Mientras Megan
gemía, su lobo interior hacía lo mismo, juntándose con ella completamente en el
momento, de una manera en que raras veces lo hacían.
Los movimientos se incrementaron de nuevo mientras era vagamente consciente de
Duncan alcanzando su hombro, para ofrecerle su muñeca a Dante. Sintió la respiración
de Dante sobre su piel mientras penetraba profundamente la vena de Duncan, bajando
su mano para descansarla sobre el hombro de ella. Por primera vez, se sintió parte de un
acto sensual de alimentación de Dante.
Sintió los pequeños movimientos de la muñeca de Duncan contra su brazo. Los dientes
de Dante y su boca se movían mientras succionaban y tragaban, causando los pequeños
movimientos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

199 199 199 199

Le tomó un momento a su cegador placer golpearla como una luz,
golpeando cada nervio y enviándola a la órbita. Gritó cuando sintió
un golpe de magia dentro de ella, al mismo tiempo. Duncan no dudó, acunándola y
haciéndola sentir segura de una forma que nunca se había sentido antes.
Su magia sabía a miel en su lengua. Su cuerpo le daba placer mientras su magia cubría
sus sentidos. Perdió la conciencia por un corto tiempo –así de intensa era la sensación.
Dante se corrió dentro de ella, y Duncan lo siguió poco después. Se sentía como si los
hubiera estado vigilando. Duncan era más guardián y protector en ese momento de lo
que nunca había sido, encajonándolos en su magia y compartiéndose con ella en el nivel
más básico. Pensó que finalmente entendía el porqué los Fey eran criaturas tan sexuales.
Si esto era una probada de la forma en que interactuaban unos con otros, finalmente
entendía el porqué se compartían tan libremente.
Ella gritó mientras Dante soltaba la muñeca de Duncan, las heridas sanaron por sus
magias combinadas. La cabeza de Dante descansó en su cuello, seguro de que la
tentación por su sangre, por ahora estaba saciada.
“Eres tan hermosa en todas las formas”, murmuró cerca de su oído. Las sacudidas
posteriores a la pasión aún la poseían, y sus tiernas palabras resplandecieron.
Debió haberse dormido, porque al siguiente momento que abrió los ojos, Dante estaba a
un lado de la cama, completamente vestido. Parpadeó y vio su sonrisa satisfecha. Se
sentía como una diosa ante sus ojos y la apreciación que vio en su expresión convirtió un
momento que pudo ser incómodo, en algo sublime.
“¿Qué hora es? ¿Dormí mucho?”
“No mucho”. Se sentó en la orilla de la cama, inclinándose para besarla. “Te dejaría
dormir, pero tenemos cosas qué hacer”.
Mientras la bruma del sueño se aclaraba, recordó que se suponía que iban a regresar a su
casa. Siendo un bloodletter, no tenía el lujo de poder viajar cuando quisiera. Tendrían
que ir de noche.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

200 200 200 200

“Sólo necesito una ducha rápida, y estaré lista. ¿Dónde está
Duncan?”
Una extraña mirada pasó por la cara de Dante. “Está asegurando la casa en preparación
para nuestra partida”. Se levantó y sintió que retrocedía pero no entendió porqué.
“Empaca una maleta, Megan”, la instruyó Dante, en su camino para salir de la habitación.
Sabía que era irracional, pero no le gustó la forma en que había preguntado por el
Caballero mitad-Fey. No le gustaba la idea de compartirla tampoco. Tenía que hacerse,
por supuesto, por eso lo permitía.
Era gracioso. No se había sentido tan posesivo con una mujer, hasta donde podía
recordar. Normalmente, no le hubiera importado compartirla. Había algo especial en
Megan. Algo que llamaba a su más primitiva naturaleza, que sacaba su hombre de las
cavernas. No lo entendía y no le gustaba, pero así era. Tendría que lidiar con ello y con lo
que fuera que sucediera después.
“No esperes regresar aquí por un par de días”, le dijo mientras se aproximaba a la puerta.
“Y no lo olvides, vamos a encontrarnos con el líder de la manada en el bar de los weres
esta noche. Probablemente no tendrás tiempo para cambiarte cuando regresemos a
Manhattan”.
“Escucho y obedezco, maestro”. Asintió, con los brazos cruzados y una ácida sonrisa.
Él se rió entre dientes, con su humor restaurado así de fácil, mientras bajaba a la entrada
para encontrarse con Duncan. Escuchó la ducha y supo que ella necesitaba unos minutos
para recuperarse de la gimnasia sexual que le acababan de imponer. En este caso, su
constitución de were había sido una bendición. Si hubieran follado así a una mujer
mortal, no tenía duda de que estaría muy molesta de tener que ir a una reunión de
negocios sólo algunas horas más tarde. Su pequeña loba estaba llena de sorpresas y era
más que capaz de complementarlo, lo cual era una nueva y excitante experiencia para un
hombre que había vivido cientos de años y nunca había tenido una relación donde
pudiera dejarse ir totalmente, en el ámbito sexual.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

201 201 201 201

“Puse algunos hechizos en su lugar”, dijo Duncan con voz enérgica
mientras Dante entraba en la sala. El guerrero mitad-Fey apuntó
hacia la ventana que estaba frente a él asintiendo. “De esa forma, si alguien viene
mientras Megan no está, lo sabremos. No es nada importante ni que pueda ser
rastreado, pero debería funcionar”.
“Algunas veces lo más simple es lo mejor”, estuvo de acuerdo Dante.
Tomaron unas pocas precauciones más mientras Megan empacaba. Eso no le tomó
mucho tiempo y estuvieron en camino en menos de una hora. Eso des dejaba el tiempo
justo para llegar a su reunión.
Cuando llegaron a Howlies, el gorila los reconoció inmediatamente. Fueron llevados a un
cuarto privado en la parte de atrás en lugar de al bar. Dante sintió los ojos de todos en el
lugar, siguiéndolos mientras iban hacia atrás. La mayoría de clientes tenían que ser were.
Porque, la mayoría, eran grandes y musculosos, como eran esas criaturas con frecuencia.
También atractivos, para los estándares humanos, aunque ninguna de las mujeres estaba
a la altura de Megan, en su opinión.
La sala privada era más grande y silenciosa de lo que había esperado. Al momento que
entraron, el ambiente ruidoso del bar cedió. El cuarto tenía que ser a prueba de ruidos, lo
que hizo a Dante darse cuenta de que probablemente era una necesidad con un bar lleno
de Shifters justo afuera. Muchos were tenían el oído más agudo entre todos los
sobrenaturales, así que el Alfa quería encontrar algunas garantías para su privacidad,
necesitaba un lugar donde su gente pudiera vigilar el perímetro pero no escuchar lo que
se decía adentro. Era matar dos pájaros de un tiro, el que fuera un lugar público, y aún así
estuviera protegido del bar lleno de weres fuera y las paredes fueran a prueba de ruidos.
“Bienvenidos”, habló Kevin desde el final del gran cuarto. Había una gran mesa de
conferencias en el centro y mucho espacio para moverse alrededor, entre esta y las
paredes. Había también mesas largas y delgadas mesas a los lados que contenían desde
blocks de notas, lápices y plumas, lo que parecía un equipo para teleconferencias,
rotafolio y artículos de oficina, hasta refrigerios.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

202 202 202 202

Kevin McElroy no estaba solo en la habitación. Dante reconoció a
dos de los bomberos que habían estado en su casa. Los otros dos no
le eran familiares y había una mujer también. Todos were. Lo más probable era que todos
fueran miembros de la jerarquía de la manada de Kevin.
“Siéntense por favor”, invitó Kevin. “¿Les puedo ofrecer algo?” Señaló los platos de
comida, las botellas de soda y agua, así como licores sobre la larga mesa.
Dante se sorprendió de ver algunas botellas de vino también. Podía decir con una mirada
que no eran vinos baratos tampoco. El lobo Alfa estaba haciendo todo lo posible por
parecer hospitalario. Dante sólo esperaba que fuera más que un espectáculo. Hasta
ahora, el líder de la manada había sido realmente útil. Dante esperaba que continuara
así.
Duncan tomó una botella de vino y algunas copas, sirviendo para él y Dante, mientras
que Megan optó por una bebida suave y algunas botanas. Ella le sonrió al líder de la
manada en agradecimiento y sólo ese pequeño gesto molestó a Dante. Si iba a sonreírle a
algún macho, sería a él, no a algún perro sarnoso.
Dante respiró para calmar sus turbulentas emociones. No había estado tan fuera de
control desde el gran fuego. No estaba en equilibrio, y no le gustaba. La estabilizadora
presencia de Duncan lo ayudó, mientras el Caballero mitad-Fey le entregaba una copa
llena de vino tinto.
Se sentaron alrededor de la mesa igual que los lobos, cada lado mirando fijamente al
otro.
“Gracias por reunirse con nosotros”. Dante se imaginó que podría comenzar la
conversación de un modo amable. A dónde se dirigiera ahora, dependía de los perros.
“Gracias por venir” Kevin encontró la mirada de Dante con lo que pudo definir como
sinceridad. Hasta ahora, bien. “Le he pedido a venir a algunos invitados. ¿Recuerdan a
Bob y John de nuestra visita después del fuego?”. Los dos corpulentos bomberos
asintieron en su dirección y Dante hizo lo mismo. “Stacy es la cabeza de nuestro
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

203 203 203 203

programa de extensión comunitario. Ella es la que vio a Siobhan
Vabian hacer estallar la bomba en tu ventana y me llamó”.
“Estoy en deuda por tu rápida acción”. Dante asintió con agradecimiento hacia la belleza
de cabello color nuez.
Era alta para una mujer, con la figura de una bomba sensual y facciones angulares de una
modelo. Apostaría que era una loba atractiva cuando cambiaba, pero sintió rechazo por
su tamaño. Megan era pequeña, y encontraba sus líneas más pequeñas, más atractivas.
La morena sonrió y asintió, pero su sonrisa era tensa. Apostaría que no tenía idea que iba
salvar a un bloodletter cuando había llamado a la estación de bomberos.
“Clarence y Dominic vinieron en representación se sus manadas, en los territorios
adjuntos a los nuestros”. Apuntó a los otros lobos. Clarence era un corpulento rubio y
Dominic lucía un semblante que podría haber adornado la cabeza de una moneda
Romana, en su tiempo. Cabello, piel y ojos oscuros, evidenciaban su herencia, pero era
más alto que la mayor parte de la gente de esa parte del mundo, aunque musculoso,
como lo eran la mayoría de los were.
Dante notó que excepto para la mujer, Kevin no especificó los rangos ni roles de los
llamados invitados.
“Soy Dante d’Angleterre. Gusto en conocerlos”, dijo formalmente. Continuó presentando
a sus acompañantes, tomando el liderato y actuando como Alfa de su propia manada
diminuta. “Duncan le Fey es un recién llegado a este reino”. Esa oración les hacía saber a
los were con quién estaban tratando, sin revelarles mucho. “Y Megan es una loba
solitaria cuya familia tiene una deuda de sangre conmigo”.
“¿Cómo es que una loba terminó teniendo una deuda de sangre con un bloodletter?”
Dominic quiso saber.
“Mis abuelos sancionaron la muerte del pupilo de Dante, un mago de fuego llamado Erik.
Fue injustificado y por su error, ustedes los desterraron”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

204 204 204 204

“¿Los últimos Señores gemelos de los lobos? ¿Esos eran tus
ancestros?” Clarence pareció sorprendido, sus cejas rubias se
levantaron con sorpresa.
“Lo eran. Ellos tenían una hija, mi madre. Todos ellos ahora están muertos y ha sido mi
tarea restaurar el honor de la familia”.
“Y ¿Cómo pensabas hacer eso sin el respaldo de una manada?” Preguntó Stacy. Su tono
era condescendiente, y a Dante no le gustó. Desnudó los dientes en su dirección, pero
sutilmente. Tenía que pisar ligero por ahora. Aún así, si la bruja loba no trataba bien a
Megan, la pondría en su lugar.
“Nunca he necesitado depender de una manada”, le respondió Megan. A Dante le gustó
la forma en que hizo frente a la otra mujer. “Hago las cosas a mi manera”.
“Como decíamos”, Duncan interrumpió, para ayudar a disminuir la tensión de alguna
forma. “Los ancestros de Megan fueron reclutados por el Altor Custodis. Uno en
particular, les dijo que podían pagar su deuda con la sociedad haciendo ciertas tareas
para él.
“¿Qué clase de tareas?” Preguntó Kevin, inclinándose hacia adelante, claramente
interesado.
Megan se encogió de hombros. “Espiar para él, llevar mensajes, hacer mandados, cuando
se me pedía. Esa clase de cosas”.
“Fue puesta bajo un hechizo para nunca poder hablar de la identidad de su Guardián y se
alteraron algunos de sus recuerdos para ocultar el hecho de que su Guardián era
seguidor de Elspeth, la Destructora de los Mundos”. Se escucharon jadeos alrededor la
habitación mientras Duncan continuó. “Creemos que el Altor Custodis ha sido infiltrado
en loa más altos niveles”.
“No puedes hablar en serio”, objetó Clarence.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

205 205 205 205

“Completamente en serio, Alfa”. Dante se sintió contento al ver los
ojos del hombre ampliarse de nuevo al adivinar su posición en la
manada vecina. “Si no nos creen, sugiero que hablen con Rafe, Tim y Allie. Todos
nosotros tuvimos un encuentro con Patrick Vabian -el hermano de la mujer que viste-”
asintió hacia Stacy, “atacando mi casa”.
“Ayer llamé a los Señores”. Kevin llamó la atención con su anuncio. “Quieren que les
demos nuestra completa cooperación. También tenían un mensaje para Megan. Me
dijeron que te avisara que todo está perdonado. El destierro de tus abuelos nunca debió
extenderse hasta sus descendientes. Nunca debiste haber tenido que pagar por sus
errores. Puedes solicitar ser miembro de cualquier manada, como cualquier otro were. La
prohibición sobre tu familia ha finalizado”.
Dante tenía sentimientos encontrados por el anuncio. Por un lado, se sentía reivindicado
por parte de Megan. Por el otro, no le gustaba la idea de que ahora fuera libre para
unirse a la sociedad were. Podía fácilmente buscar ser miembro de cualquier manada
–incluyendo la de Kevin. A pesar de sentirse feliz por ella, era egoísta al no querer
perderla por cualquiera de los lobos. Ella le pertenecía.
Extrañamente, el posesivo pensamiento no lo perturbó tanto como debería hacerlo.
Estaba aceptando la idea de que algunas cosas sólo sucedían, tanto si las quería como si
no. Sus sentimientos hacia Megan era una de esas cosas. No los cuestionaba. Sólo sabía
en su corazón que ella estaba destinada a estar con él –por lo menos por el momento. Lo
que vendría después de que terminaran con esta crisis, no tenía idea.
Vio la mirada de Megan y se sintió satisfecho cuando ella tomó su mano por debajo de la
mesa. Se veía tan perdida que quería abrazarla y estrecharla muy cerca, protegiéndola de
todos los demás. Tomar su mano tendría que ser suficiente mientras trataban estos
asuntos.
“Aunque aprecio el gesto”, Megan apretó su mano mientras hablaba. “No estoy lista para
tomar ninguna decisión. Todavía hay muchos problemas que necesito enfrentar y
terminar antes de poder considerar terminar mi existencia solitaria. A pesar de todo, no
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

206 206 206 206

ha funcionado del todo mal. Crecí como lobo solitario y ahora no
puedo ni contemplar la posibilidad de estar dentro de la estructura
de una manada”.
Kevin se recargó, mirándola con ojos tristes. “No espero que sea fácil para ti, pero tus
opciones están abiertas, por si quisieras regresar”.
“Gracias, Alfa. Fue amable de su parte hablar con los Señores en mi nombre”. Megan era
amable pero distante, y su agarre de la mano de Dante nunca cesó.
“Ahora, sobre nuestro problema actual”, Dante hábilmente cambió el tema. “Los tres
hicimos una visita a la residencia de Siobhan, anoche. Ella no estaba, pero dejó varias
desagradables sorpresas para cualquiera que pudiera buscarla”.
“No lo dudo”, dijo Stacy con una mueca. “La bruja se estaba riendo cuando bombardeó
tu casa. Está loca”.
“Encontré tres antiguos libros demoníacos en su casa”, reveló Duncan, sorprendiendo a
todos los allí reunidos. “Serán, por supuesto, destruidos. Sin embargo, su presencia en su
casa es una prueba positiva de que Siobhan, y quizá todos los Vabian, están trayendo
poder desde los reinos prohibidos hasta plano mortal”.
“¿Porqué incluyes a su familia? ¿Qué pruebas hay de eso?” Dominic habló por primera
vez.
“Tales textos antiguos han sido buscados por los guardianes de este reino. Seguramente
están al tanto de eso”. Duncan se volteó hacia el oscuro lobo. “Siempre he estado
interesado en los tomos mágicos. La última vez que estuve en este reino, me familiaricé
con alguien que sabía que era guardián. La ayudé a buscar ciertos títulos, encontrándolos
cuando fue posible. Siobhan Vabian tenía uno de los títulos que creía completamente
erradicados. La única forma en que una copia de ése libro aún pudiera existir, y en su
posesión, era si sus maestros o su familia – y sospecho que son los mismos– hubieran
mantenido el libro escondido y lo pasaran a través de las generaciones”.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

2 22 207 07 07 07

“Entonces el problema puede ser mayor de lo que habíamos
sospechado”. Kevin tenía una expresión siniestra en su cara
mientras resumía la situación.
“Es verdad”, estuvo de acuerdo Duncan. “Y podríamos necesitar a algunos de ustedes
para ser nuestro respaldo. Tanta maldad debe ser contenida y no se le puede permitir
escapar. Si fallamos...”
“No tenemos miedo”. Kevin subió una mano, con la palma abierta. “Los Señores me
pidieron que ayudemos de cualquier forma que podamos. Los deben haber
impresionado. Les dieron carte blanche con nosotros y eso es suficiente para mí”.
“Para mí también”, secundó Clarence.
Dominic los miró una vez más antes de estar de acuerdo. “Mi manada los ayudará
también”.
“Por lo tanto, ¿Cuál es el siguiente movimiento?” Kevin preguntó antes de que Dante
pudiera agradecerles por sus promesas de apoyo.
Pensó en cuan significativo era que Kevin hubiera llamado no a uno, sino a dos de los
Alfas de las manadas vecinas para esta discusión. Era buena señal. Significaba que Kevin
hablaba seriamente. O, los Señores habían hecho un buen trabajo para impresionar a
Kevin sobre cuán importantes eran los Vabian, o Kevin había llegado a esa conclusión por
sí mismo. De cualquier forma, la importante cooperación de estas manadas, estaba ahora
más o menos garantizada.
“Siobhan no estaba en casa, pero sabemos dónde vive su familia. Antes de pensar en
asaltar su castillo, necesitamos un poco más de información sobre ellos y sus costumbres.
Esperaba que pudieran ayudarnos con algo de trabajo de campo. Sé que su especie
generalmente es buena en ese tipo de cosas y están bien conectados”. Dante miró a su
alrededor, hacia los lobos reunidos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

208 208 208 208

Kevin se rió. “Tendrás que decirme en algún momento cómo sabes
tanto sobre nosotros, pero tienes razón. Sucede que tengo dentro
de mi manada, fuertes conexiones con las autoridades, que podría ayudarnos a encontrar
más información sobre los Vabians”.
Dante sonrió. “Eso pensaba. Lo que me interesa ahora es si tienen o no, casas
secundarias cerca de la ciudad. Si tenemos que hacerlo, podemos atacar su complejo de
Chappaqua. Aunque preferiría no ir por esa ruta, si no es necesario”.
“Entendido” Kevin, estuvo de acuerdo.
“Sospecho que si Siobhan se ha ido por tierra, estará en algún lugar cerca. Tiene algo
contra ti, Dante”. Dijo Stacy. “Si hubieras podido ver su cara cuando atacó tu casa, sabrías
que está motivada por el odio. Estaba escrito por toda ella. Te quería muerto, y sin duda
esa clase de ira no estará satisfecha con una falla o dos. Seguirá intentándolo hasta que
te mate”.
“No si llegamos a ella primero”, Duncan levantó la ceja, de manera retadora.
“Buen punto”, estuvo de acuerdo Kevin. “Ahora, pensemos cómo podemos hacerlo”.
La reunión duró otras pocas horas, durante ese tiempo, los hombres discutieron planes
principales y de contingencia. Kevin hizo una llamada a uno de los miembros de su
manada que estaba en el FBI. La pusieron en el altavoz mientras discutían sobre la
información que necesitaban que buscara. Ella prometió ponerse en ello y tener un
reporte preliminar listo para Kevin al siguiente día.
Dante estaba contento con el nivel de apoyo que los lobos les estaban dando. Se imaginó
que se lo debían a Megan, al menos, por todos esos años que habían rechazado a su
familia. Más que todo, estaba feliz de tener respaldo en la peligrosa situación. No era
sólo su cuello el que peligraba esta vez. No, esta vez Duncan y Megan estaban en el
mismo camino.
Si tan sólo tuviera que preocuparse por sí mismo, no le importaría. Y Duncan podía
probablemente cuidarse solo también. Pero Megan, era una historia completamente
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

209 209 209 209

diferente. Quería protegerla y temía que si él era vencido, ella no
sobreviviría. Por lo menos con los lobos involucrados, las
oportunidades de que sobreviviera eran considerablemente mejores, de las que tendría
si iban solos, y tenía alguna esperanza de que si moría en la persecución, Megan no
estaría sola nunca más. Esperaba que si no lo lograban, una de las manadas la aceptaría.
La reunión finalmente terminó, en algún momento a altas horas antes del amanecer.
Salieron con un paso mucho más firme, en comparación con el que habían entrado. La
relación se erigía lentamente, pero se erigía. Lo que era un signo positivo, en lo que a
Dante concernía.
Él, Megan y Duncan se dirigieron a casa. Los tres estaban cansados después de la
aventura. Se quedaron un momento en la sala para reunirse, para repasar los eventos de
la noche. Dante empujó suavemente a Megan, para que se sentara junto a él en el sillón.
No examinó el porqué, pero la quería cerca. Para su deleite, ella se acurrucó junto a él sin
decir palabra, como si perteneciera allí.
“En resumen, creo que la reunión estuvo bien”. Duncan se sentó en una silla mirando
hacia ellos. “Estaban mejor preparados de lo que pensaba. Kevin no deja que el pasto
crezca bajo sus pies. Eso es seguro. No sólo había verificado nuestra historia con sus
Señores, sino que trajo dos Alfas vecinos para vigilar también. Es uno de los lobos más
inteligentes que he conocido”.
“Sí”, estuvo de acuerdo Dante. “Creo que podremos trabajar con él. ¿Qué opinan de
Dominic y Clarence?” Apretó los hombros de Megan, pidiendo su opinión.
Ella se puso más recta, adormilada, y volvió su hermosa cara hacia él. “Me sorprendieron.
Eran Alfas por derecho propio. Aún así parecían tener deferencia por Kevin. De los tres, él
no es el más antiguo, pero de alguna forma es superior. Probablemente por derecho de
reto. Me imagino que Clarence o Dominic, o tal vez alguien mayor rango, desafió a Kevin
y fue vencido por él. Eso le habría dado a Kevin un rango superior en la jerarquía. Es un
poco diferente aquí en la ciudad, de lo que ocurriría en cualquier otra parte. Las manadas
individuales probablemente interactúan con frecuencia porque están más próximas.
Pude oler como tanto Dominic como Clarence, respetaban a Kevin, aunque no eran muy
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

210 210 210 210

obvios. También me gustó que él no hiciera menos a ninguno. Los
incluyó más o menos como iguales en la discusión. Desde mi punto
de entendimiento de la sociedad were, él podría haber utilizado su rango, pero no lo
hizo. Eso dice mucho de él”.
Su punto de vista lo sorprendió. Era una observadora perspicaz con la gente, y sus
sentidos e instintos were le indicaban cosas que Dante casi había pasado por alto.
Pensaba que ella había evaluado perfectamente la situación, aunque no le gustaba la
chispa de admiración en su voz cuando hablaba del lobo Alfa.
“Muy astuto que notaras eso”, la aduló Duncan. “Hay algo más sobre Kevin que me
pregunté desde la primera vez que lo conocí, y que he confirmado esta noche. Tiene algo
– casi como un Glamour – que lo rodea. Apostaría a que tiene algo que ver con su
trabajo. Creo, aunque no podría estar seguro a menos que lo viera en acción, que es
impermeable al fuego. O al menos tiene una magia natural que lo protege de las llamas
comunes”.
“Tiene sentido que alguien con esa clase de habilidad sea un bombero”, admitió Dante.
“También es un lobo Alfa. Y sé que los were tienen una resistencia natural a la magia.
Nunca había conocido a ninguno con algún tipo de magia propia, de hecho.”
“Yo tampoco”. Duncan se rascó la barbilla, pensativo. “Podría ser algo que se ha
desarrollado desde que estuve fuera. O podría ser algo especial – algo específico en
Kevin, o tal vez de su línea familiar. Podría ser un emparejamiento con un mago humano
en algún punto de su línea ancestral, lo que le pasó ésas habilidades a él. Realmente no
podría decirlo sin una investigación más profunda, aunque dudo que me lo dijera si se lo
preguntara”.
“Esa habilidad podría ser la razón, por la que es superior a otros Alfas”, dijo Megan,
acurrucándose al lado de Dante.
Él podía sentir su cansancio. Había sido una larga noche para todos ellos. Especialmente
para ella, debido a que no podía alimentarse de las energías que habían liberado más
temprano, como él lo hacía, y no tenía una cantidad ilimitada de magia a su disposición
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

211 211 211 211

como Duncan. Era mortal y estaba sujeta a reglas que gobernaban a
la mayoría de los mortales, aunque su fuerte constitución were la
ayudaba muchísimo.
“Buen punto”, dijo Duncan, bostezando. “Yo me voy a dormir”. Se levantó de la silla. “Les
diré mañana si pienso en algo más. Por ahora, les deseo que descansen”.
Duncan se inclinó para darle a Megan beso suave, y después salió del cuarto.
Megan bostezó. “Creo que haré lo mismo”.
Trató de levantarse, pero Dante se lo impidió con gentil insistencia. Giró para mirarlo,
con sorpresa iluminando sus ojos.
“Quédate conmigo esta noche, Megan. Duerme en mis brazos”. No sabía de dónde había
salido el pedido, pero supo al momento que salieron las palabras, que era lo correcto. La
quería con él. Quería mirarla dormir hasta que la luz del día lo venciera y cuando
despertara cuando en el crepúsculo, oler la esencia de su shampoo en la almohada junto
a su cabeza.
Ella le sonrió y está vez cuando trató de levantarse, él se lo permitió, siguiéndola de
cerca. Ella le tomó la mano mientras lo guiaba hacia el pasillo.
“A mí también me gustaría”. Murmuró las palabras, que fueron como un bálsamo para su
alma.
Se llevó su mano a los labios en una tierna caricia antes de levantarla en brazos. La cargó
hasta el dormitorio y la puso sobre la cama, acostándose junto a ella. Podría haber hecho
más, pero las líneas de cansancio en su hermoso rostro detuvieron su ardor. Ella estaba
cansada y necesitaba descansar. Sería egoísta de su parte, hacerle alguna otra demanda
esta noche. Ella ya se había lo imposible, para hacerlo feliz. Lo menos que podía hacer era
permitirle recuperarse antes de hacerle el amor de nuevo.
La acostó junto a su corazón y acarició sus brazos en una caricia gentil.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

212 212 212 212

“Descansa ahora, mi amor. Permíteme vigilar tu sueño”. No estaba
seguro de si lo había escuchado o no, porque al momento siguiente,
ella dormía apaciblemente en sus brazos.























El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

213 213 213 213

C Ca ap pi it tu ul lo o 1 13 3
Megan despertó dos horas antes de la puesta del sol, todavía en los brazos cálidos de
Dante. Le encantaba despertar y sentirlo junto a ella. Era algo a lo que le encantaría
acostumbrarse, a pesar de que sabía que una relación entre ellos era imposible. Sin
embargo, era una bonita fantasía, mientras durara.
Con un suspiro, dejó la cama para comenzar su día. Por un lado, estaba muerta de
hambre. Después del tumulto de los últimos días había saltado unas cuantas comidas.
Los Shifter necesitaban comer más que la persona promedio. Su alto metabolismo, los
ayudaba cuando cambiaban y les ayudaba a sanar más rápido que los humanos. Se
requería de una gran cantidad de combustible para mantener sus cuerpos funcionando
de manera eficiente.
Después de asearse y vestirse, se unió a Duncan en la cocina. Él ya estaba cocinando.
"Oh, me leíste la mente." Se unió a él junto a la estufa y se asomó por encima de su
hombro para ver lo que estaba haciendo. "¿Fetuccini Alfredo con pollo? Qué bien huele."
"Pasé mucho tiempo en Italia en el pasado. Mi favorita es la cocina italiana y es sencillo
cocinar la pasta en estos días, cuando todo está pre-hecho para ti." Se quitó el paño del
hombro para tomar el mango de la sartén caliente. Arrojó los trozos de pollo, y luego los
hizo saltar con destreza en el bote de salsa. "Esto debería estar listo un momento. ¿Te
importaría poner la mesa?"
"No, en absoluto." Su boca se hizo agua mientras tomaba los platos y utensilios de los
armarios y los colocaba sobre la mesa.
Comieron en un silencio sociable. Megan se centró en su hambre, excluyó todo lo demás,
y estaba agradecida con Duncan por no hacer comentarios acerca de su apetito lobuno.
Sus modales en la mesa no estaban a la altura de los estándares habituales. Por otra
parte, por lo general no estaba hambrienta cuando se sentaba a la mesa con compañía.
Pensó que él lo entendería.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

214 214 214 214

Por la cantidad de comida que había preparado, supo que se había
imaginado de lo hambrienta que estaría y estaba agradecida por su
consideración.
"¿Cómo te sientes, además del gigante agujero de tu estómago que acabamos de
llenar?" Duncan preguntó, mientras tomaba otro bocado de la deliciosa pasta que había
preparado.
Sus bromas la calentaban y la ponían contenta. "Estoy bien. Estaba muy cansada anoche -
o debería decir esta mañana - después de que llegamos. Estaba totalmente noqueada y
dormí de un tirón, lo cual no es normal en mí. Por lo general, con el menor ruido me
despierto. Soy de sueño ligero “
"Creo que la mayoría de los were son así. Es por esos instintos animales innatos. Te
mantienen en guardia, incluso cuando estás dormida. No es un mal mecanismo de
defensa, en realidad."
“Es verdad." Habría dicho más, pero el timbre del teléfono la interrumpió.
Duncan se limpió la boca con la servilleta y se levantó para contestar el teléfono. Su
expresión era de ligera perplejidad. Sabía, tan bien como ella, que cualquier amigo de
Dante sabría que él no se levantaría hasta dentro una hora por lo menos. Así que el que
llamaba, se había equivocado de número o quería hablar con uno de ellos, y no con
Dante.
"¿Hola?"
Su audición were era aguda y Megan fácilmente pudo pescar el otro lado de la
conversación en la tranquila casa. Estuvo sólo ligeramente sorprendida al reconocer la
voz de Kevin al otro extremo de la línea.
"Duncan. Tengo algo de información para ti."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

215 215 215 215

"Eso fue rápido." Duncan llevó el auricular a la mesa y se sentó, miró
a Megan con interrogación. Ella asintió, diciéndole sin palabras que
podía escuchar lo que estaba pasando.
"Sí, lo sé eso y eso hace que se pongan un poco los pelos de punta. Pensé que podrías
usar tu propio juicio. Tenemos información acerca de un yate propiedad de los Vabian
que actualmente está atracado en Long Island. En Port Washington para ser exactos. Le
pedí un favor a algunos Shifters afiliados que tienen su base en el agua, por los
alrededores. Ellos hicieron una evaluación por los alrededores del barco esta tarde. Una
rubia acorde con la descripción de Siobhan, fue vista allí hace aproximadamente una
hora. Estaba trayendo suministros a bordo. Olía como comida y, probablemente algo de
ropa. Mis amigos piensan que se preparaba para una estancia prolongada."
"Eso tiene sentido si pasó por su casa. Después de lo que pasó allí, tuvo que saber que
alguien disparó las trampas. Por no mencionar el hecho de que tomé sus libros. O está
corriendo asustada, o está muy enojada. Probablemente un poco de ambos." Duncan se
echó a reír por su propia observación.
"Mis amigos están allí y me informarán cualquier movimiento. Pensé en notificarles la
situación, para que la discutan con Dante cuando se levante. Si deciden hacer algún
movimiento hacia el barco, háganmelo saber para poder advertir a mi gente."
"¿Crees que se quedarán para darnos una mano?"
"Es difícil decirlo. No son lobos. No les puedo dar órdenes. Sólo se lo puedo pedir. Son
gente con talento sin precedentes en el agua. Para ser honesto, no he tenido mucho
trato con ellos. Mantienen las cosas entre ellos, por lo general. Te puedo decir que tienen
una excelente reputación entre nuestra gente. Si están de acuerdo en ayudarte, tendrás
suerte de tenerlos de tu lado."
"Ya veo". Duncan se quedó pensativo. "Bueno, te llamaré una vez que decidamos qué
hacer. Estoy casi seguro que iremos a Long Island esta noche."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

216 216 216 216

"Podría ser una trampa. De hecho, apostaría mucho dinero en ello.
La información fue demasiado fácil de obtener."
"Oh, no me hago ilusiones sobre eso. Lo más probable es que sea una especie de trampa,
pero debemos tomar nuestras oportunidades donde podamos encontrarlos. Dante es un
hombre de acción que prefiere hacerle frente a la batalla en lugar de esperar una mejor
oportunidad. Soy de la misma opinión en este caso. Como dije, te lo haremos saber.
Probablemente en una o dos horas."
"Esperaré tu llamada. Y estaré en contacto si algo más sucede."
"Gracias por tu ayuda, Alpha. Es más de lo que esperaba y es muy apreciado."
"No hay problema, pero si te parece, espero que me expliques en algún momento, cómo
llegaste a estar tan estrechamente vinculado con los Señores tan rápido. Es una historia
que me gustaría escuchar".
Duncan se echó a reír y aseguró al líder de la manada que estaría feliz de contarle la
historia con una pinta de cerveza en la primera oportunidad. Hablaron brevemente sobre
varias cosas, luego colgó con una despedida amistosa. Parecía el comienzo de una
amistad desde donde Megan estaba sentada. Nunca había interactuado mucho con otros
Shifters y no estaba preparada para lo agradable en que el lobo alfa parecía ser.
“¿Has oído?" Preguntó Duncan.
Ella asintió. "Bien podría ser una trampa, pero estoy de acuerdo contigo. Creo que la
podemos manejar entre los tres. Prefiero salir y enfrentarla, a esperar a que ataque de
nuevo."
Duncan estuvo de acuerdo con ella y terminaron su comida en silencio, pensativos,
esperando que Dante se levantara.

Cuando Dante entró en la cocina, encontró que lo esperaban, una loba desanimada y un
caballero mitad-Fey con una expresión sombría en el rostro.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

217 217 217 217

“¿Qué ha pasado?" Esperaba lo peor.
"Kevin llamó." Las palabras de Duncan fueron cortas, pero trató de poner buena cara. "Su
gente encontró a Siobhan, probablemente escondida, en un yate propiedad de su
familia."
"Entonces, ¿Cuál es el problema?" Dante respiró más fácilmente, sirviéndose una copa de
vino.
"Lo más probable es que sea una trampa."
"¿Por qué piensas eso?"
"Kevin dijo que la información le llegó demasiado fácilmente."
"Ya veo." Dante tomó un sorbo, pensativo. "Por lo menos estamos advertidos."
"Maldita sea, sabía que ibas a decir eso." Duncan negó con la cabeza, riendo en voz baja.
"¿Soy tan predecible entonces? No estoy seguro de que me guste eso”, reflexionó Dante,
bebiendo su vino mientras se acercaba a Megan.
Ella lo miró con esos preocupados ojos color avellana que no podía resistir. Se inclinó
para besarla, contento cuando ella le respondió cariñosamente. Era una cosa hermosa
despertar con ella, y le gustaba tenerla en su casa. Probablemente demasiado. Tendría
que lidiar con eso cuando llegara el momento.
"¿Qué dices, cariño?"
"Estoy contigo en lo que decidas. Tengo que decirte que ya nos habíamos imaginado que
querrías ir esta noche. El lobo Alfa está a la espera de tu decisión."
Dante se rió en voz alta de eso. "¿Por qué tienen que participar?"
"Todo es muy misterioso." La ceja de Duncan se levantó mientras sonreía. "Kevin pidió la
ayuda de unos were de agua de algún tipo. No dijo de qué tipo, pero ellos todavía están
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

218 218 218 218

allí, vigilando el yate. El quiere que le avisemos si nos decidimos a ir,
e indicó que si los Shifters de agua se decidían a ayudarnos,
estaríamos encantados de contar con su ayuda."
"Me pregunto, ¿Qué tipo de Shifters son tan buenos en el agua?", Reflexionó Dante.
"Tigres, sin duda, pero los clanes tigre probablemente no interactúan mucho con los
lobos. Es más probable que sean de alguna tribu oscura de gente were, pero no pensé
que hubiera algún oso polar u orca cerca de Long Island, excepto sus hermanos, los
animales encarcelados en zoológicos. Por supuesto..." Los ojos de Duncan se estrecharon
mientras pensaba,”... podrían ser selkies".
"¿Selkies? ¿Igual que en los mitos irlandeses sobre las personas que se convertían en
focas? ¿Son reales?" Megan preguntó. Los viejos cuentos de hadas siempre le habían
gustado, aunque no entendía por qué la gente pensaba que los Shifters tenían que
ponerse y quitarse las pieles de foca para cambiar. Debido a este aspecto de la historia,
no había creído realmente que existieran tales criaturas.
“Sí, son bastante reales, pero raros. Muy raros", confirmó Duncan. "No me di cuenta que
habían llegado al nuevo mundo y se establecieron aquí. La última vez que estuve en este
reino, la mayoría de sus dirigentes estaban convencidos de que debían aislarse de la
humanidad. La última vez que supe de ellos, estaban escondidos en enclaves en las zonas
más inaccesibles de la costa irlandesa."
"¿Se desplazaron, quizá?" Megan lo descifró. "Probablemente podrían mezclarse en Long
Island. Aunque la zona no es conocida por tener focas, hay kilómetros y kilómetros de
costa -muchas de estas son propiedad privada. Si se volvieron ricos y fueron capaces de
comprar un lugar a lo largo de la costa, podían ir y venir a su antojo y nadie lo sabría."
"Es muy probable", coincidió Dante. "Yo mismo, nunca he conocido a un Shifter foca.
Según la leyenda, se supone que deben estar entre los seres más hermosos. Sin embargo,
no sé cuan buenos puedan ser en una pelea."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

219 219 219 219

"Kevin parecía pensar que podían más que mantenerse por cuenta
propia. Dijo que, de hecho, tendríamos suerte si estaban de acuerdo
en ayudarnos", ofreció Megan.
"Muy bien, entonces." Dante terminó su vino y dejó la copa. “Llama a Kevin y dile que les
avise a esos were de agua que estamos en camino. Si nos quieren ayudar, serán
bienvenidos."
Duncan tomó el teléfono mientras Dante tiraba de la mano de Megan. Ella se levantó y lo
siguió para salir de la habitación. Una vez que estuvieron en la sala de estar, la tomó en
sus brazos y la besó en la forma que había querido desde el momento en que se había
levantado.
Ella estaba sin aliento para el momento que la dejó ir. Sin aliento, pero sonriente. Le
encantaba la forma en ella que le respondía.
"Eso es lo que yo llamo la manera correcta de iniciar la noche." Le frotó la parte baja de
la espalda con largos movimientos de sus manos. Quería hacer el amor con ella, pero
había cosas que hacer y villanos que atrapar. "Después de ocuparnos de este asunto, esta
noche serás mía. ¿Está bien?"
Ella asintió, sus ojos se veían tan grandes e inocentes que casi podía llorar. Ella era tan
joven en comparación con él. Joven y vital. Era como la hierba gatera para un tigre.
Irresistible y seductora. Y él la tendría otra vez esta noche. Sin Duncan. No si podía
evitarlo. Sólo él... y ella. Maldita fuera la sangre envenenada.
Pero tenían trabajo que hacer primero.
Llevaron el coche de Dante por la costa norte del Condado de Nassau, siguiendo la costa
hacia la pintoresca y bulliciosa ciudad de Port Washington. No había mucho para cubrirse
mientras se acercaban al puerto deportivo, pero no lo podían evitar.
Dante fue primero con Megan. No la quería en el camino del peligro, pero necesitaba su
nariz. Si había explosivos en el barco, ella sería capaz de olerlos. Del mismo modo, ella
sería capaz de olfatear cualquier otra cosa que a él se le escapara, y tenía una defensa
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

220 220 220 220

natural contra la mayoría de la magia. Si Siobhan los atacaba, Megan
probablemente estaría bien. Tenía reflejos rápidos y sabía cómo
manejarse si empezaban a llover bolas de fuego.
Duncan era el refuerzo. No habían recibido una respuesta directa del lobo Alfa sobre los
supuestos were de agua que habían estado en el lugar. Si todavía estaban allí, Dante no
los veía.
"El yate es el último de esta fila, al final." Informó Megan después de comprobar un
diagrama en la entrada principal y caminar una corta distancia hacia el brazo derecho del
complejo sistema de atraque.
No le gustaba esta configuración en absoluto. Estarían demasiado expuestos en la
aproximación final a la embarcación, que estaba amarrada en la punta de uno de los
brazos delgados de la marina. Era una excelente ubicación cuyo costo debería ser un
dineral. No sólo era más fácil el acceso a las aguas abiertas desde ese lugar, sino el más
tranquilo y alejado de la costa, sin mucho tráfico a pie en las rampas pequeñas que
conectaban los barcos a tierra.
Tendrían alguna cubierta hasta que llegaran cerca del extremo del brazo de tablones
flotantes al que estaba amarrado el yate. Los últimos metros los dejarían a la intemperie
y muy vulnerables. No obstante no tenían muchas opciones. Tendrían que acercarse con
cautela y cubrirse todo lo que pudieran hasta ese tramo final. Esa sería la parte más
peligrosa de este plan. Si alguna sorpresa se había preparado para ellos, ése sería el
lugar.
Teniendo esto en mente, Dante salió con Megan, tomando la iniciativa y manteniéndose
en las sombras entre los barcos más pequeños tanto como era posible. Tenían una gran
distancia que recorrer. Las embarcaciones de diversos tamaños estaban conectadas
todas por una red de vías que iban hacia arriba y hacia abajo en el agua mientras
caminaban.
No había ningún camino directo hacia el yate. En su lugar, tuvieron que abrirse paso en
una serie de senderos conectados que eran como un laberinto hacia su meta. Había
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

221 221 221 221

cierta ventaja en la configuración, les proporcionaba espacios
oscuros entre los barcos más pequeños para cubrirse y lugares
donde podían detenerse a observar su destino.
Dante hizo un alto cuando estaban a punto de llegar a su objetivo. Quiso tomarse un
minuto para explorar el área. Lo más probable era que algo malo los esperara muy cerca.
Siobhan no habría dejado su escondite sin vigilancia. No después de lo que habían
encontrado en su casa.
Megan le agarró la mano al ver movimiento en la cubierta del barco al que se dirigían.
Alguien había salido al exterior desde abajo, y estaba haciendo algo en la cubierta. Era un
hombre. De edad mayor. Definitivamente no era Siobhan. ¿Tal vez su padre?
Megan tiró de su brazo mientras se movía hacia delante. "Esto huele mal", murmuró,
oliendo el aire. "Huele como..."
"¿Qué?" Preguntó Dante todavía en movimiento. Se dirigía hacia el barco más
rápidamente ahora, con la intención de llegar a su objetivo.

"¡Dante, detente!" Ella tiró de él con urgencia, su voz aguda baja por lo que sólo él pudo
oírla.
"¿Qué pasa?"
"Ese es-” Se interrumpió mientras un dolor ciego se estrellaba en su cráneo. Puso su
mano contra el suelo por el dolor entre sus ojos. "¡Oh Diosa!"
"¿Qué pasa?" Dante se agachó al lado de ella mientras se doblaba de dolor. "¿Lo
conoces?"
Todo lo que pudo hacer fue asentir mientras la prohibición mágica hacía todo lo posible
para detenerla. Dante debió darse cuenta de lo que estaba pasando. La apoyó por los
codos y la arrastró a un pasillo de sombras entre dos barcos en el que nadie podía verlos.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

222 222 222 222

"Es tu Guardián, ¿Verdad?" La expresión de Dante era sombría. "Eso
es lo único que podría estar causándote tanto dolor."
Ella trató de asentir otra vez, pero no estaba segura de si realmente había hecho algún
movimiento. La magia malévola la sostenía en sus garras, negándole la posibilidad de
identificar al hombre que había visto en la cubierta del yate.
"¡Maldita sea! Espero que Duncan esté mirando. Si ese hombre es el que te hizo esto,
necesitaremos el toque especial de Duncan para dominarlo." Dante se puso de pie,
mirando por encima de la parte superior de la embarcación detrás de la que estaban
agazapados, aunque Megan trató desesperadamente de hacerlo retroceder.
El miedo creció dentro de ella, ahogándola. Era algo que no había sentido nunca antes,
un miedo frío que se filtraba en sus huesos. Ella, que había temido a pocas cosas en la
vida, sentía un miedo mortal ahora, frente al hombre que había conocido durante
muchos años. Sabía cuan frío podía ser Poferov. Había experimentado su actitud fría y sin
alma, muchas veces.
Nunca se había atrevido a ir contra él. No estaba segura de que tuviera el coraje para
hacerlo ahora. Estaba casi paralizada por el miedo de que Dante tuviera que enfrentar a
Poferov de alguna manera.
"¡No!", Susurró, luchando con todas sus fuerzas contra la compulsión para no hablar. "Es
demasiado peligroso."
Dante se agachó junto a ella una vez más, tomando su mejilla con una poderosa mano. La
mirada en sus ojos le decía mucho. Leyó simpatía, cariño y un fantasma de algo que
podría haber sido amor, si ambos fueran libres de sentir ese tipo de cosas por el otro.
Sentía una tibieza interior al pensar que este hombre valiente pudiera ser tan gentil con
ella cuando enfrentaban este peligro. Odiaba el hecho de haber llevado tal maldad hasta
su puerta y haberlo hecho partícipe de sus problemas.
Que Poferov estuviera involucrado en esto, era su culpa. Megan sintió el peso de ello en
su corazón y su conciencia. Se sentía como si hubiera traído el mal hasta ellos. Por su
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

223 223 223 223

error, su vulnerabilidad y su estupidez al creer la mentira que el
agente del Altor Custodis había perpetrado sobre ella y su familia.
¿Por qué no se lo había cuestionado antes? ¿Por qué lo había creído tan ciegamente?
¿Solo porque su madre lo había hecho?
"¿Estarás bien aquí, Megan? No creo que debas ir más cerca. Déjame manejar esto."
Su voz era un bálsamo para su alma sangrante. "Lo siento. Lo siento tanto, Dante." Su voz
sonó quebrada, dolorosa incluso a sus propios oídos.
Él la hizo callar con suavidad, estrechándola en sus brazos por un momento. "Quédate
aquí. Permanece oculta. Voy a matar a tu dragón, cariño, y luego podremos celebrarlo
juntos, solo nosotros dos."
La promesa en sus ojos fue casi su perdición. Si pudiera estar libre del control de Poferov,
si Dante pudiera matarlo, su sangre estaría de su magia maligna. Sería libre para estar
con Dante y ella sabía que él la quería y necesitaba desesperadamente. Ella lo quería
también. Quería sentir la mordedura de sus colmillos en su piel, la recompensa de su
pasión mientras tomaba su esencia dentro de él. Quería compartir todo lo que ella era
con él - aunque sólo fuera por el tiempo que pudiera durar.
No se engañaba con sueños eternos. Ella y Dante sólo podrían estar juntos un breve
periodo de tiempo, pero se comprometió a sacar el mejor partido de ello.
"¿Vas a estar bien?", Preguntó él con ternura.
Una sola lágrima cayó por su mejilla mientras asintió. Él la besó para secarla y le dio una
suave sonrisa.
"Mantente alerta y quédate aquí. Vendré por ti cuando termine."
"Ten cuidado", acertó a susurrar, aunque la magia contaminada de Poferov trató de
silenciarla.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

224 224 224 224

Dante sonrió diabólicamente mientras se alejaba en dirección al
peligro. Ella se dio cuenta que estaba en su elemento, el guerrero en
él deleitándose por la lucha por venir. Lo vio hacerse camino entre los barcos en fila en
los que se habían refugiado. Había un espacio abierto y luego otra fila de barcos antes de
llegar a la aproximación final del yate.
Ya sin preocuparse por la presencia de Megan, Dante cambió a forma de un leopardo
negro y merodeó silenciosamente hacia su objetivo. Debido a que utilizaba un tipo de
magia diferente a la de los were, cuando cambió, su ropa se fue con él, absorbida por el
cambio. Ella no podía controlar eso, y a menudo se lamentaba de la necesidad de
desnudarse y esconder su ropa en alguna parte antes de cambiar a la forma de lobo.
El poder de Dante era diferente. La forma de gran felino que había elegido esa noche era
tanto letal y como sexy. Megan admiró su habilidad para el cambio y la manera de
moverse en la piel del gato, mientras lo veía llegar más cerca de su objetivo.
Poferov ya no era visible en cubierta, pero eso no la consolaba. En lugar de eso, le
preocupaba más. ¿Y si el hijo de puta lo había visto? ¿Estaría esperando para lanzar una
trampa o algún ataque contra Dante? La idea la hizo sentir náuseas.
"¡Oh, Diosa! Susurró ella, seguida de una oración muy sentida por la seguridad de Dante.
"Por favor, cuida de él, Señora." Otra lágrima rodó por su mejilla, el aire nocturno frío
punzaba en sus ojos mientras miraba su progreso.
"¿Significa él tanto para ti, en verdad, pequeña?" una extraña voz sonó desde abajo.
Megan jadeó y se sobresaltó violentamente. Por suerte, estaba escondida entre los
barcos más pequeños. Mirando a su alrededor, se dio cuenta de que la voz había llegado
desde el agua. Una mano húmeda se elevó hasta el muelle de madera de entre éste y el
siguiente barco.
Ella habría gritado si sus cuerdas vocales no estuvieran ya congeladas por el miedo.
Megan se alejó de la mano fantasmal tan rápido como pudo, caminando hacia atrás
sobre sus manos y pies como un cangrejo, lejos de la aparición.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

225 225 225 225

Ella golpeó algo y no pudo ir más lejos, estaba a punto de gritar
cuando otra mano sujetó su boca y un duro brazo masculino se
aferró a su alrededor por la cintura, arrastrándola de nuevo a sus brazos. Tenía la espalda
contra el pecho del desconocido, y pudo sentir que estaba empapado y era grande. Era
muy musculoso, y su voz era un susurro oscuro en su oído.
"Cálmate, pequeña loba. Estamos aquí para ayudar."
Luchó cuando a la mano que estaba en el muelle, se le unió otra. Un momento después,
un hombre desnudo se impulsó fuera del agua hasta llegar a tierra sobre el muelle. Ella
sintió la magia en el aire alrededor de ellos.
Eran Shifters. Ella se calmó. Tal vez se trataba de los weres de agua que Kevin había
mencionado.
"Ah, comienzas a entender."
El que estaba detrás aflojó su agarre y le quitó la mano de la boca lentamente, sin duda,
listo para actuar si comenzaba a gritar.
"¿Son were? - Preguntó, necesitando la confirmación para calmar su corazón desbocado.
"Sentimos haberte asustado." El que estaba frente ella habló en tonos bajos que no eran
transmitidos por el agua. "Hemos estado observando el yate. Hay un tipo desagradable a
bordo. Espero que tu amigo bloodletter esté armado hasta los dientes."
"Dante", susurró ella, su mirada buscándolo. El gato negro fue visible solo por un
momento, mientras se escabullía hacia el último de los barcos más pequeños que le
proporcionan cubierta. Se volvió hacia los Shifters de agua. "Por favor, tienen que
ayudarlo. Y-yo no puedo. Hay un enlace en mí." Incluso decir esas palabras era difícil,
mientras el dolor regresaba. "El hombre en el barco... él me hizo esto... sin mi
consentimiento o conocimiento." Dagas apuñalaban su cráneo mientras luchaba contra
la compulsión. "Por favor, ayuden a Dante. Por favor." Cedió y se acurrucó sobre
cubierta, el dolor cortando su cabeza mientras la magia negra caía sobre ella.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

226 226 226 226

Vio a los Shifters de agua mirarse el uno al otro y luego al barco a
donde Dante se dirigía.
"Tranquilízate, pequeña hermana de tierra", dijo el que estaba detrás de ella, mientras le
tocaba la sien. En un instante, el dolor se redujo a niveles manejables, aunque no
desapareció por completo.
"Debe ser un mago poderoso para poder hacerle esto a una joven loba en su mejor
momento", murmuró el otro.
Megan asintió a través de sus lágrimas. Escapaban de sus ojos sin control ahora, tanto
por el dolor y como por el miedo por Dante. Odiaba estar indefensa. Pero estos hombres
podrían ayudar. Ella lo sabía. Sólo necesitaba convencerlos.
Había una cosa que podía decir, tanto para convencerlos de ayudar, como para
advertirles con lo estaban luchando. No sabía si podría decir las palabras sin desmayarse,
sin embargo, tenía que intentarlo. Por el amor a Dante.
Ella agarró el brazo del hombre detrás de ella, luchando para hablar. "El es... el mal. Es...
es... Venifucus".
Vio oscurecerse la cara del hombre mientras sus ojos se estrechaban. Como había
sospechado, eran hombres de integridad. Reconocieron la amenaza.
"Buenas noches, caballeros."
Duncan escogió ese momento para revelarse. Su armadura estaba en su lugar, pero a
brillando con un resplandor apagado que se ocultaba en la oscuridad. Los dos were de
agua se quedaron sorprendidos por su rápida aparición. No parecían tener miedo incluso
cuando se estremecieron. Más bien, parecían impresionados. Y una vez que dieron una
buena mirada a Duncan con su etérea armadura, su actitud cambió por completo.
Una conversación en voz baja se produjo entre los tres hombres. Fue en un idioma que
Megan no entendía. Era muy bajo y rápido. Sonaba débilmente como gaélico, pero no
podía estar segura.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

227 227 227 227

Los dos hombres parecían respetar a Duncan, de alguna manera
indefinible, sin embargo, él los trataba como iguales. Megan no
entendía completamente la dinámica de la situación. Sin embargo, estaba claro para ella
que Duncan tenía su respeto. Ahora bien, si sólo pudiera convencerlos de ayudar a
Dante.
Hablaron durante menos de un minuto. Todo el tiempo Dante estuvo poniéndose más
cerca del peligro. Megan lo observaba lo mejor que podía desde atrás del barco, pero su
cuerpo de pelaje negro y las embarcaciones amarradas le hacían difícil verlo. Pensó que
estaría en la última fila de barcos ahora, preparándose para dar el salto final a través del
espacio abierto de la pasarela que conducía a su destino.
La urgencia de la situación le heló la sangre.
"Duncan", susurró. "Te necesita ahora. Está casi en el yate."
El caballero Fey levantó bruscamente la mirada, evaluando la situación por sí mismo.
Inmediatamente se volvió hacia los were de agua y les dijo unas cuantas frases cortas.
Los dos hombres cambiaron mientras se deslizaban silenciosamente hacia el agua, y
Megan tuvo una visión rápida de lo que parecían focas gigantes, que cortaban el agua y
desaparecían en el fondo. Cambiaban de forma como los otros were, pero ella nunca
antes había visto algo como ellos.
Sabía ahora que los mitos y leyendas que habían surgido a lo largo de los siglos sobre su
clase estaban equivocados. Los Selkies no tenían necesidad de ponerse y quitarse las
pieles de foca, como un abrigo. Cambiaban de forma igual que los otros were, pero por lo
que ella podía ver, eran mucho más mágicos.
"¿Van a ayudarlo?" le preguntó a Duncan, mientras él también se dirigía al yate.
"No te muevas, pequeña. Nosotros nos encargaremos de todo." Le guiñó un ojo antes de
alejarse de ella, hacia el peligro.


El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

228 228 228 228






















C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
1
1
4
4


Dante se agachó, ocultándose en el penúltimo barco de la fila. Ya no podía ver al hombre
en la cubierta del yate. En esta forma sin embargo, Dante podía olerlo. Su olor se sentía
malo para sus sentidos de gato. Era maligno.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

229 229 229 229

Después de ver la forma en que su presencia afectaba a Megan, no
estaba sorprendido por su olor. Él se sorprendió por su intensidad
sin embargo. Tal vez no debió haberse sorprendido, pero lo hizo. Megan tenía que ser
aún más fuerte de lo que él había pensado para enfrentar este tipo de mal y aún así
mantenerse en el lado correcto. Un alma menos pura habría sucumbido hace mucho
tiempo.
El observó utilizando sus habilidades de gato. Agachándose bajo la cubierta exterior,
sintió una perturbación en el agua debajo de él. Inseguro, no supo qué hacer con las
corrientes que podía sentir a través de la madera fina de la pasarela.
Retrocedió un segundo antes que una cara oscura saliera del agua. Era una foca. Y si no
se equivocaba, una mágica en este caso.
Una de las ventajas de la manera de cambiar de Dante, era su capacidad para hablar
mientras estaba en forma animal. No siempre era bonito, pero en su mayor parte era
comprensible, dependiendo de cual forma eligiera tomar. Contemplando la cara oscura,
sus bigotes se movieron, tomando información.
"¿Sssselkie?" preguntó él, la boca en forma gato hacía un sonido sibilante, incluso cuando
susurraba.
La cabeza se balanceó de arriba hacia abajo y la nariz señaló a su izquierda. Cuando
Dante miró, una mano humana se elevó desde el agua, seguida rápidamente por la
cabeza de un hombre.
"Nosotros te ayudaremos." Su voz tenía un tono bajo y terso. "La loba está sufriendo. Ella
sabe que estamos aquí, al igual que el Fey. Él está en camino. Vamos a cubrir el agua.
Había algunas cosas desagradables situadas bajo el yate. Nos ocupamos de la mayor
parte cuando llegamos. Quienquiera que haya hecho el trabajo no era un brujo de agua
verdadero."
"Graciasssss", dijo Dante mientras los dos selkies desaparecían sin hacer ruido por debajo
de la superficie del agua oscura. Cuando todo esto terminara, le gustaría hablar con los
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

230 230 230 230

Shifters foca. Eran buenos para desaparecer. En todos sus años,
nunca había visto nada igual.
Dante sintió a Duncan acercarse y decidió esperar por él. El plan original había sido que
Duncan se quedara atrás en reserva, mientras Dante y Megan hacían frente a Siobhan, si
ella estaba en el yate. La presencia del Guardián de Megan del Altor Custodis, lo habñia
cambiado todo.
Megan estaba fuera de la acción hasta que su Guardián fuera detenido. Asesinado,
preferiblemente. Dante no estaba del todo seguro de tener el suficiente poder para
neutralizar a un brujo tan poderoso por sí mismo. Sin embargo, con la ayuda de Duncan,
la balanza se inclinaba a su favor, o al menos eso esperaba.
Duncan se deslizó a su lado. La concentración de Dante estaba en el yate, pero él era
consciente de la presencia de Duncan. Sólo le dio un rápido vistazo, agradablemente
sorprendido por el resplandor tenue de su armadura, ahora negra para el trabajo
nocturno. Hacía pasado mucho tiempo desde que Dante había visto ese talento
particular de Duncan. Luchar lado a lado con el caballero mitad-Fey, le trajo recuerdos
muy antiguos.
Y aquí estaban, siglos después, enfrentando al mal juntos. Y el mal no había cambiado
mucho, tampoco. El Venifucus pudo haberse ocultado, pero nunca había sido aniquilado
por completo. Habían sido unos tontos al creer lo contrario.
"Megan está de baja. Tu y yo debemos hacer esto juntos, amigo. Y tenemos amigos en el
agua. “
Dante cambió de nuevo a su forma humana, tomando la decisión rápida de hacer frente
a esto en dos patas en lugar de cuatro. Su ropa de color negro volvió a su cuerpo con el
cambio mágico, que tomó sólo una pequeña fracción de su poder.
"Nos hemos conocido. Dijeron que estarían en guardia desde abajo e interceptarían lo
que fuera puesto en el agua. “
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

231 231 231 231

"No hay mejores guerreros para tales situaciones. Creo que no
tendremos ningún problema desde abajo. “
Dante asintió rápidamente. Duncan tenía más conocimiento sobre los selkies que él.
“Entonces supongo que debemos atacar la embarcación. ¿Alguna preferencia de cómo
hacerlo? Dante elevo una ceja en desafío.
"Yo sigo tu mando, mi amigo. Desafía al mago, y mientras él está ocupado contigo, yo lo
mediré y contraatacaré. “
"Es un buen plan." Dante tenía algunas habilidades. Con un poco de suerte, podría ser
capaz de defenderse del mago hasta que Duncan pudiera unirse a la pelea. “Muy bien.
Estoy listo cuando lo estés."
"No hay tiempo como el presente."
Los dos antiguos camaradas compartieron una sonrisa. Habían hecho esto muchas veces
antes, pero no a menudo, ni en los últimos tiempos. A pesar de lo grave de la situación,
se sentía bien entrar en acción. Dante sabía sin preguntar que Duncan lo entendía.
Ambos eran viejos compañeros. Habían peleado muchas batallas juntos, sitiando
castillos, tomado posiciones estratégicas y asaltando sus puertas muchas veces.
Cada vez pudo haber sido la última. De alguna manera, siempre habían sobrevivido.
Habían tenido su cuota de golpes, pero siempre terminaban como vencedores. Dante
envió una breve oración al cielo por un resultado similar.
Esta vez la vida de una mujer colgaba de un hilo. Megan había sido enviada a espiar a
Dante, por lo que si ella se presentaba en una batalla en contra de su Guardián, no cabía
duda que el brujo se daría cuenta que su espía se había revelado. Megan podría perder la
vida si Dante fallaba.
De todos modos, ella no podía seguir así. El veneno en su sangre, las prohibiciones
mágicas colocadas en su mente, no había manera de que pudiera vivir. Por el bien de ella
y el suyo propio, tenía que liberarla del control del hombre en el yate. Él oró a la Diosa
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

232 232 232 232

para que le diera la fuerza para hacerlo de forma rápida y con el
menor daño posible a Megan.
De pie, Dante salió de entre los barcos, dirigiéndose directamente al yate. No vio al
hombre en la barandilla. Podría estar en la cubierta. Era un yate grande, después de
todo. El propósito de Dante era sacar al brujo para que Duncan pudiera mirarlo bien,
física y mágicamente. Este no sería un ataque sorpresa por parte de Dante. No, ese honor
le correspondía a Duncan. Con un poco de suerte, el mago creería que Dante estaba solo,
y no esperaría el inmenso poder mágico de Duncan.
Mientras Dante se acercaba al barco, notó ondas en el agua. Por un breve instante, le
pareció ver a uno de los Selkies, pero no podía estar seguro. Él lo tomó como una buena
señal de todos modos, tomando la palabra de los Shifters de agua, de que ellos
resguardarían las profundidades. Dante se movió de forma constante hacia adelante,
mirando el barco de lujo con su atención en alerta.
En las sombras, hacia la parte posterior de la cubierta, sintió un movimiento. Un
momento después, un muro de energía apareció frente a él en el muelle, chispeando con
sacudidas eléctricas dolorosas a medida que avanzaba hacia él. Dante se detuvo en seco
buscando una manera de evitarlo. Sólo había una pasarela de madera fina que llevaba a
la embarcación.
Había agua por todas partes, por supuesto. Con los Selkies protegiendo las
profundidades, Dante podría hacer uso de ello. Apostaba que el mago contaba con ello.
Lo más probable era que la pared de energía estuviera siendo utilizada para enviarlo al -o
quizá sobre-, el agua.
Pero el mago no sabía acerca de los Selkies –su as en la manga.
Dante cambió a la forma de un búho gris gigante. Los búhos eran conocidos
especialmente por su sigilo, podían volar casi en silencio a diferencia de otras aves
rapaces. Batiendo las enormes alas sobre el agua, trató desesperadamente de ganar
altura, en caso de que algo se les escapara a las focas. No tenía de qué preocuparse.
Nada saltó fuera del agua turbia, para tratar de atraparlo en la noche oscura. En cambio,
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

233 233 233 233

escuchó el lejano sonido de una foca entre las maldiciones del
hombre estaba parado abiertamente ahora, en la cubierta del yate.
Desde su punto de vista hacia abajo, Dante vio a Duncan ponerse en posición, al mismo
tiempo que el mago levantaba las manos apuntando directamente hacia Dante.
Aumentando la velocidad, Dante llamo a los instintos del búho con la esperanza, de que
Duncan pudiera neutralizar al mago antes de que este eliminara a Dante en el cielo.
Una corriente de energía oscura y malévola, estalló en la cubierta del yate hacia Dante.
Se abalanzó en picada y voló lo mejor que pudo, pero el mago se las arregló para
chamuscarle las plumas. Duncan, sin embargo no estaba ocioso. Él lanzó un contraataque
sobre el mago, y la corriente mortal de energía cesó. El mago volvió su ataque hacia
Duncan en su lugar. Su poder apenas chispeó de manera inofensiva por la armadura
negra de Duncan.
Duncan estaba en su elemento, enfrentando el tipo de batalla que estaba mejor
equipado para manejar. Magia contra magia. Oscuridad contra luz. El mal no podía
enfrentarse al rostro de bondad de Duncan.
Las enormes cantidades de poder mágico siendo lanzado, hicieron que luces de la marina
perdieran intensidad. Luego, uno a uno, los focos de luz comenzaron a romperse,
lloviendo fragmentos de vidrio y chispas por todas partes, mientras la lucha se
incrementaba.
Como era casi la mitad de la noche, la marina estaba casi completamente desierta. Sólo
una o dos almas valientes, salieron para tratar de ver lo que estaba causando la
perturbación. Nadie miró en dirección a la embarcación. Tal era la llamada de la magia de
Duncan. Que protegía al inocente, mientras castigaba al culpable.
Dante hizo amplios círculos en busca de una grieta. Él podría ayudar a Duncan a poner fin
a esto rápidamente. Sólo necesitaba un momento de descuido por parte del mago.
¡Allí!
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

234 234 234 234

Dante se lanzó en picada, apuntando con sus garras de tres pulgadas
en el último segundo. Fue directo a la garganta del hombre.
Demasiado tarde, el mago se dio cuenta del peligro. Dante lo tenía en sus garras y
penetró a través de su piel y tejidos, desgarrando la garganta del hombre mientras antes
de elevarse una vez más.
El mago se agarró a la herida que lo mataría. Le quedaba poco tiempo. No había manera
de que pudiera recuperarse de tal daño, pero hasta que estuviera muerto, aún podía
lanzar su vil magia.
Duncan se acercó, encerrando al mago malvado en una burbuja de luz de protección que
sus últimos actos de magia no podían penetrar, por lo que no podía maldecir a aquellos
que se quedaran en este reino, mientras él cruzaba. Su magia se desvanecería con él para
no volver jamás.
Dante había visto a Duncan hacer esto antes, pero había sido hace muchos años. Era
bueno ver que el poder de Duncan sólo había aumentado con la edad. Dante voló al lado
de su viejo amigo, cambiando mientras se detenía para quedar de pie al lado de Duncan.
Vieron al mago respirar su último aliento en la cubierta del yate.
Duncan mantuvo el escudo en su lugar hasta que estuvo seguro que el mago no podía
hacer más daño. Luego liberó su magia con un suspiro de cansancio.
"Eso debe ser suficiente."
"Me alegro de oírlo. Ese fue una criatura asquerosa como yo nunca he encontrado.”
"No recibirás ninguna discusión de mi parte en ese sentido," estuvo de acuerdo Duncan.
"Tengo que ir a ver cómo está Megan".
"Tu dama está bien y en camino hacia ti," dijo la voz de un hombre desde abajo.
Dante miró hacia abajo para ver a uno de los Shifter foca, en forma humana, flotando en
el agua. Se arrodilló para hablar con él.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

235 235 235 235

"Gracias por su ayuda. Si alguna vez necesitan algo de mí, por favor
no duden en pedirlo. Definitivamente les debo algo por su ayuda de
esta noche."
"Recordaremos eso," el hombre lo miró astutamente. "Creo que después de lo que
acabamos de ver, tú y tus amigos están en el lado de la luz. Hemos jurado defender esa
causa y contentos de ayudar a eliminar a piezas tan desagradables, como esa sobre la
ballena de madera."
Dante se echó a reír por el sobrenombre que le puso el hombre al ostentoso yate de lujo.
"Sea como sea, me considero en deuda con ustedes y agradecería la oportunidad de
seguir nuestra relación".
El hombre inclinó la cabeza. "Veremos. Hasta ahora, nos han intrigado, te voy a conceder
eso, pero el contacto posterior se decidirá después. Lo más probable es que estaremos
en contacto. Si no es por ti, será por tu amigo, el caballero."
Duncan se inclinó ante el hombre en el agua. "Estoy a su disposición cuando quieran
hablar. Hay cosas que creo que tu gente debe conocer. “
El hombre asintió. "Es bueno ver que la gente como tu está de nuevo en nuestro mundo.
Bueno… y problemático, si entiendes lo que quiero decir."
Duncan se echó a reír. "Lo entiendo y no lo tomo como ofensa." El habló unas pocas
palabras más con el Selkie en un dialecto del gaélico que Dante nunca había aprendido.
Era antiguo. Mucho más antiguo de lo que el propio Dante podía juzgar.
Habría tratado de escuchar, pero oyó a Megan acercándose, y se dirigió a su encuentro.
Ella voló a sus brazos viéndose drenada y aliviada.
"¿Cómo te sientes?" Él la abrazó, apoyando su peso mientras ella se tambaleaba hacia la
cubierta.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

236 236 236 236

"El dolor se está calmando. Dame un minuto o dos y voy a estar
bien. ¿Lo atraparon?" Ella lo miró esperanzada.
"Lo tenemos", le aseguró él. "Está muerto y su magia con él. Debes estar libre de los
efectos en breve. Toma un tiempo en desaparecer por completo, por lo que recuerdo."
"¿Has hecho este tipo de cosas antes?" Ella lo miró de soslayo.
"En un pasado lejano. No muy a menudo, pero lo suficientemente a menudo como para
recordar cómo funciona en su mayor parte." Él le sonrió porque no podía evitarlo. Ella
sería libre y eso significaba que él sería libre también para… darse un festín de ella.
Dante observó distraído cuando el Selkie se deslizó bajo el agua y desapareció. Duncan
parecía tener mucho que decirle al hombre, pero Dante no fisgonearía. Duncan tenía una
misión más elevada y muchos secretos de los que Dante no estaba al tanto. Era la
naturaleza de su raza tener secretos y Dante lo hubiera perdido hace mucho tiempo
como amigo si dejara que esas cosas lo molestasen. Era suficiente saber que era Duncan
y a quien servía. El resto, eran sólo detalles de los que fácilmente podría prescindir.
Megan se apartó, capaz de sostenerse por sí misma. Se veía cansada. Algo de sueño
ayudaría a restaurarla. Una gran cantidad de sueño. Primero, sin embargo, tenían un yate
que revisar.
"¿Te sientes con fuerza para mirar un poco alrededor? Debemos aprovechar esta
oportunidad para revisar el yate." El estudió su hermoso rostro, la preocupación por su
bienestar ante todo en su mente.
"Me siento mejor con cada momento que pasa, de hecho. Me gustaría ver lo que queda
de él. Sólo para saber... Así puedo estar segura.”
"Te entiendo." Dante la tomo bajo su brazo y la llevo hacia el barco. Duncan se unió a
ellos, deseando abordar primero.
"Todo lo mágico en las cercanías debería haber sido destruido por esa explosión final,
pero por si acaso..." Duncan saltó por encima de la barandilla, subiendo con agilidad a
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

237 237 237 237

bordo del enorme barco. La pasarela había sido guardada, pero
Duncan la bajo para ellos después de dar un rápido vistazo
alrededor.
Dante permitió que Megan lo precediera para abordar mientras seguía atento a cualquier
señal de posibles problemas. No hubo ninguno. Como Duncan había predicho, poca
magia sobrevivió a la batalla. El área había sido limpiada por el choque de energías y
estaba lo más cercano a la pureza que era posible, dado lo que había tenido allí, hacía
solo algunos momentos. Duncan era mejor juez para tales cosas, por supuesto, pero
Dante había participado en bastantes batallas mágicas en el pasado y había aprendido lo
que debía buscar.
"Gracias a la Señora," Susurró Megan. Ella se quedó mirando a los ojos ciegos de su
Guardián. "Esta realmente muerto."
"Lo está," Dante estuvo de acuerdo. El no estaba demasiado preocupado por la
sensibilidad de Megan. Los Shifter solían cazar y matar a sus presas. Ella no se
sorprendería por lo que quedaba de su Guardián. De hecho, se dio cuenta de que ella
necesitaba verlo para saber con certeza que él ya no tenía ningún poder sobre ella.
"Su nombre era Igor Poferov", dijo ella mirando el cadáver. Ella sonrió débilmente
mientras miraba hacia Dante. "En realidad puedo decirlo sin ningún dolor. Su control se
ha terminado. ¡Gracias a la Diosa!"
"Y a Duncan", agregó Dante con una sonrisa.
"Y a cierto búho con garras afiladas y certeras", dijo Duncan con una aprobación feroz.
"No podría haberlo hecho sin ti, hermano." Duncan le dio una palmada en la espalda a su
paso en dirección a la escotilla. "Voy a echar un vistazo. ¿Se mantendrán vigilantes aquí
arriba?"
Dante rápidamente estuvo de acuerdo sabiendo que Megan necesitaba un poco de
tiempo para recuperarse y asimilarlo todo. Duncan podría buscar en los dominios del
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

238 238 238 238

brujo más a fondo de lo que él podría, de todos modos, y no era un
barco tan grande. La búsqueda no tomaría mucho tiempo.
"Poferov es –fue- el hombre más importante de la AC para la región del área
metropolitana de Nueva York. Habrá algo de agitación cuando se enteren de su muerte.”
"El verdadero Altor Custodis no va hacer nada al respecto. Si los lobos se esconden en la
piel del cordero, si me perdonas la metáfora, tenemos que estar preocupados. Si este
hombre tenía otros agentes Venifucus bajo su mando, o incluso por encima de él, elos
nos buscarán, aunque dudo que seamos los primeros a los que busquen por su muerte."
"¿Qué quieres decir?"
"Esta bañera pertenece a los Vabian".
"Ah..." El pudo ver las ruedas girando en su mente. Si Poferov murió en el césped de los
Vabian, ellos serían a los primeros que buscarían en relación con su muerte.
"¿Vamos a dejarlo aquí, entonces?" Preguntó Megan.
"Creo que es lo mejor." Dante se encogió de hombros descuidadamente. "El ciertamente,
no merece nada mejor y no me gustaría manchar cualquier otro lugar con su mal, incluso
después de su muerte. Este es un lugar adecuado para él hasta que sus compañeros lo
descubran. Luego pueden hacer con él lo que quieran. "
"¡Maldita sea!" Duncan regresó a la cubierta con una serpiente muerta en una mano. "El
bastardo tenía una mascota a bordo y me mordió."
Megan y Dante se acercaron a él. Dante agarró la serpiente para asegurarse que
estuviera muerta y determinar si era una variedad no venenosa. La tiró al muelle después
de atar su boca con un trozo de cuerda para evitar que algo de la sangre de Duncan
quedara sobre los tablones de madera. Ellos llevarían la serpiente con ellos cuando se
fueran y dispondrían de ella de forma adecuada para que no pudiera utilizarse para llegar
a ellos. Megan, mientras tanto miraba la herida de Duncan.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

239 239 239 239

"Debería haber un botiquín de primeros auxilios en algún lugar de
este barco", murmuró ella, mirando a su alrededor.
"Yo traeré" dijo Dante. "No toquen nada si pueden evitarlo y si llegan a tocar algo,
límpienlo. Las impresiones dactilares, aunque pasadas de moda, podrían llevarlos hasta
nosotros, aún más rápidamente que la firma mágica de Duncan.
Megan asintió mientras abría la manga de Duncan, secando el lento goteo de sangre.
Dante estuvo complacido al ver que tenían cuidado, para no dejar nada atrás. Hasta el
momento, no habían dejado nada en el barco que pudiera ser utilizado para rastrearlos,
pero esto complica las cosas. Dante sabía mejor que nadie que la sangre era un marcador
de gran alcance, para todo tipo de seres.
Encontró un pequeño botiquín de primeros auxilios pequeño al alcance de la mano en la
cubierta y se lo llevó a Megan. Ella había arrancado un pedazo de la manga de Duncan
para exponer la herida y la examinaba. No se veía muy mal a los ojos de Dante. Pero
tenía que doler como mil demonios.
"Te ofrecería lamerlo para cerrarlo, pero dudo dada la participación de la serpiente. Por
lo que sabemos, un poco de magia residual podría haber residido en ella."
"Tu cautela está justificada, amigo". Duncan se encogió cuando Megan comenzó a limpiar
la herida, con cuidado de no perder de vista todos los elementos que utilizaba, puso las
gasas ensangrentadas en la bandeja del botiquín de primeros auxilios de plástico.
También se lo llevarían con ellos cuando se fueran. "Sentí que me electrocutaba con una
buena descarga de magia negra cuando me mordió, pero no lo suficiente como para
hacerme daño. Es probable que hubiera matado a cualquier otra persona, por lo que no
es algo con que jugar.”
"Poferov mantenía a esa cosa en un gran acuario detrás de su escritorio", informó
Megan. "Me dada escalofríos cada vez que me llamaba a su oficina."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

240 240 240 240

"Es probable fuera un familiar suyo", murmuró Dante. "Algunos
magos todavía ponen parte de su magia en una mascota, teniéndola
a mano para llamarla como reserva si fuera necesario."
"Ese fue definitivamente el caso aquí. Sobrevivió a la muerte de su amo, debido a que el
mago le había dado su energía para que la mantuviera hasta que él la necesitara.",
razonó Duncan. "Sólo fue suerte que yo la encontrara."
"Lo siento. No pensé que viajara con él." Megan se encogió. "Y no podía decirles nada. Ni
siquiera acerca de la maldita serpiente."
"Está bien, pequeña." Duncan la tranquilizó mientras ella comenzaba a aplicar un
antiséptico a la herida. "Nada de esto fue tu culpa."
"Entonces, ¿por qué siento que he traído todo esto a su puerta?" Ella sacudió la cabeza,
claramente agotada. "Lo siento".
"¿Has encontrado algo más abajo, además de la serpiente?", Preguntó Dante. Supuso
que un cambio de tema estaría bien.
"Nada útil". Duncan lo miró sombrío. "El mago no se quedaba aquí. Parece como si
acabara de llegar y no tenía ninguno de sus efectos personales, excepto la serpiente, por
supuesto."
Algo olía mal en todo este montaje. Habían venido a cazar a Siobhan y habían terminado
con una pieza mucho mayor. Esto no cuadrada, para la manera de pensar de Dante.
"Esto fue demasiado fácil". Duncan habló como si leyera los pensamientos de Dante, se
veía fatiga en cada línea de su cuerpo.
¿Fácil?" Megan vendó la herida en su brazo. "¿Llamas a esto fácil?"
"Si me hubieras preguntado cómo iba a evolucionar todo esto, te habría dicho que
Siobhan Vabian iba a ser la primera en caer. Ella parecía el blanco más fácil, considerando
todas las cosas." Dante se encogió de hombros. "No tiene la disciplina. Hasta el
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

241 241 241 241

momento, ha actuado con un superávit de emoción y con poco
éxito. En cambio este tipo Poferov, por su propia naturaleza, era un
planificador, un jugador profundo."
"Alguien nos lo sirvió en bandeja de plata", concluyó Duncan.
"No me sorprendería descubrir que hay otras personas involucradas en esto." Dante
cambió el peso de su cuerpo, incómodo. "Tal vez hay alguien cercano a Siobhan, que es
más experimentado, de lo que ella ha demostrado ser. ¿Podría ser que no querían verla
caer y decidieron distraernos con otro objetivo en su lugar? “
"Es una posibilidad factible. Por otra parte, detener a Poferov fue un buen resultado para
este día." Dante se inclinó para acariciar el cabello de Megan. "Ahora eres libre de él.
Como sea que haya ocurrido, el resultado es algo que debemos agradecer.”
No tardaron mucho en dejar el barco, dejando el cadáver de Poferov para que los Vabian
lo descubrieran. Dante utilizó su propia clase de magia para borrar su presencia de
cualquier persona que todavía pudiera estar observándolos. Sólo dos personas en la
marina asomaron la cabeza cuando las bombillas explotaron y hacía tiempo se habían
ido, pero Dante no iba a tomar ningún riesgo. Sin las luces, la marina estaba oscura. Los
tres tenían una buena visión nocturna y fácilmente podían ver por dónde iban.
Llegaron al coche que habían estacionado fuera de la vista a una cuadra y se marcharon
sin más.
"¿A dónde vamos ahora?", Preguntó Megan.
"A mi casa", dijo Dante con firmeza. "Los Vabian probablemente revisarán mañana por la
mañana a ver quién sobrevivió a este encuentro. No se arriesgarían a venir esta noche,
en caso de que las cosas resultaran del modo que lo hicieron. No nos enfrentaran
después de que acabamos de despachar a su peón. Y en el caso de que Poferov
sobreviviera, podrían llegar con alguna excusa por no haber llegado antes del amanecer.
Debemos estar bastante seguros en mi casa por el resto de la noche y la mayor parte del
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

242 242 242 242

día. Dudo que estén preparados para atacarme de nuevo, tan
pronto, considerando que que Poferov podría haber hecho el
trabajo por ellos".
El viaje a Manhattan fue rápido, por el poco tráfico a esa hora de la madrugada. Si bien
era cierto que Nueva York era la ciudad que nunca duerme, si hacía una pausa de vez en
cuando, y estas horas de la madrugada eran una de esas veces.
"Siento haber sido tan inútil allí", dijo Megan mientras se dirigían hacia el puente que los
sacaría de Long Island. "No ayudé en absoluto."
Dante tomó su mano y la otra la mantuvo en el volante del coche. "No seas tan dura
contigo misma. Nosotros teníamos todo bajo control."
"Lo hiciste lo mejor que pudiste, dadas las circunstancias", dijo Duncan amablemente
desde el asiento trasero. "Poferov era un mago poderoso. Me sorprende que hayas
podido desafiar su compulsión como lo hiciste. Mira el lado bueno, ahora estás libre de
él. Nos puedes decir todo lo que sabes acerca de sus operaciones y yo echaré un último
vistazo a su sangre para estar seguro de que el veneno murió con Poferov. Estoy casi
seguro de que lo hizo, pero vale la pena ser prudentes en casos como este."
"¿Por qué? ¿Qué crees que podría pasar?" Megan se volvió en su asiento para mirar a
Duncan con preocupación.
"Bueno, hemos estado operando bajo la suposición de que Poferov fue quien envenenó
tu sangre. Es una buena suposición, pero antes de que alguien muerda…" El miró
significativamente hacia Dante,"…necesitamos estar seguros. No recuerdas haber sido
sometida a la compulsión o quien puso el veneno en tu torrente sanguíneo, ¿verdad?"
“No" Megan fruncido el ceño.
"Es más que probable que él nublara tu mente. Sólo quiero asegurarme de que él era el
único mago involucrado. Si hay otro por ahí, el veneno podría seguir activo. Si no es así,
probablemente estás limpia".
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

243 243 243 243

"No había pensado en eso. Vamos a examinarlo tan pronto como
sea posible, ¿de acuerdo?" Megan parecía ansiosa y Dante lo tomo
como una buena señal. Ella sabía tan bien como él, que cuando su sangre estuviera
limpia, él iba a probarla tan pronto como fuera posible. La follaría y se alimentaria de ella
como había deseado hacerlo desde el momento que la vio por primera vez.
Ella le envió una mirada tímida cuando se volvió de nuevo hacia la parte delantera del
coche y eso lo conmovió profundamente. Podía decir solo con esa miraba que estaban en
la misma página. Ella lo deseaba. Era encantadoramente tímida sobre eso, por alguna
razón, pero definitivamente lo deseaba.
El estaría más que feliz de satisfacerla. De hecho estaría absolutamente encantado de
hacerlo. Era exactamente lo que él quería también.
Después de llegar a casa y que Duncan hiciera la prueba, la espera habría terminado.
Finalmente la tendría. Cuerpo, sangre, alma y corazón. Ella sería suya.
En la casa de Dante, Duncan quemó el cadáver de la serpiente con llamas mágicas en la
chimenea de Dante. Salieron llamas azules y verdes mientras desaparecía y ni siquiera
dejo una ceniza atrás. Ellos limpiaron el brazo de Duncan con vendas limpias. Las
horribles heridas ya casi se cerraban.
"Y ahora, querida." Duncan indicó a Megan sentarse a su lado en el sofá. Él colocó un
plato de vidrio en la mesa de café, entonces saco una daga reluciente de algún lugar
cerca de su cintura. El no la había estado llevando. La había sacado del mismo plano
mágico en el que estaba su armadura, esperando por él para convocarla cuando fuera
necesario.
Rápidamente el pinchó su propio dedo y dejo caer una gota de su sangre sobre el plato,
antes de que la herida se cerrara. Duncan hizo una seña a Dante y el ofreció su mano con
una ceja levantada.
"Elegí la daga de acero sólo por ti, amigo", bromeó Duncan mostrando la hoja reluciente
en la luz suave. "La de plata permanece oculta en el Submundo."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

244 244 244 244

Dante sonrió. "Te doy las gracias por tu criterio." Puso su mano
sobre el plato mientras Duncan hacía una pequeña muesca para que
una sola gota de su sangre cayera sobre el cristal. Luego Duncan se volvió hacia ella.
"La reacción de tu sangre con la mía me va a alertar sobre la presencia de magia, sobre
todo la que no debería estar allí. La reacción con la sangre de Dante nos dirá si el veneno
en efecto ha desaparecido por completo."
Ella le ofreció su mano y Duncan la tomó con los dedos suavemente.
"No te dolerá. Una de las bendiciones de mi vocación es mi armamento. Está hechizada
para matar –o en este caso herir- sin dolor." Cortó su dedo y lo sostuvo sobre el plato
permitiendo una sola gota caer justo al lado de la gota de su sangre. Movió la mano
rápidamente colocando una segunda gota de sangre junto a la Dante antes de que la
herida se cerrara.
Duncan cerró los ojos y pareció como si estuviera luchando contra la fatiga. Él se
recuperó y dejó ir su mano reorientando su atención hacia el plato. Usó un dedo para
hacer un movimiento de agitación y Megan sintió el cosquilleo de la subida de magia en
el aire mientras las dos gotas de sangre -la de él y la suya- comenzaron a juntarse,
girando y bailando antes de unirse, con un sonido tintineante audible.
Megan se estremeció cuando algo dentro de ella, a modo un hormigueo la atravesó.
Duncan miró las gotas de sangre con atención. Por fin, detuvo el dedo y dejó escapar un
suspiro.
"Hasta ahora, todo bien. No puedo detectar ninguna energía maligna. Si alguna
permanece, la siguiente prueba la sacara a relucir, incluso si está escondida.”
El levantó la mano de nuevo, esta vez por encima de las gotas de sangre de Dante y la
suya. Esta vez se movió contra las agujas del reloj, uniendo las dos gotas en una más
grande. Megan sintió que su cuerpo entero se calentó cuando se unieron las gotas,
seguido por una excitación intensa. Nunca había sentido tal cosa… y ninguno de los
hombres la estaba tocando.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

245 245 245 245

Ella jadeó cuando Dante cruzo su mirada con la ella a través de la
mesa. Sus ojos oscuros le decían intenciones, promesas y deseos
que la hacía contener aún más el aliento. Miró hacia otro lado, redirigiendo su atención
hacia el plato y la prueba de Duncan. Sus gotas mezcladas burbujeaban suavemente. No
parecían malévolas. No sabía exactamente lo que significaba, pero la magia era potente.
Duncan miró con atención y ella sabía que estaba utilizando todos sus sentidos tanto en
lo mundano y lo mágico para evaluar la reacción. Por fin, se sentó de nuevo con una
sonrisa de alivio iluminando su rostro.
"El veneno no estaba, realmente ha ido. Eres libre, querida."
El alivio se apoderó de ella. Había tenido miedo, de que la muerte de Poferov no hubiera
sido suficiente. Parecía que se había preocupado por nada. Poferov había desaparecido al
igual que su control sobre ella. Se sentía liberada, libre de una manera que no había
sentido desde que su madre le había presentado a Poferov años atrás.
"Gracias Duncan." Ella agarró sus manos con una amplia sonrisa. "Nunca podré
agradecerles lo suficiente."
"Es un placer verte tan feliz, Megan. Desde que nos conocimos, he pensado que no
sonríes lo suficiente. Es bueno verte de esta manera, aunque me temo que este
acontecimiento, marca el final de nuestro tiempo juntos." Él se inclinó y la besó
dulcemente aunque ella no entendió. El volvió su cabeza con una sonrisa nostálgica.
"¿Qué quieres decir?" Ella le preguntó perpleja.
"Ahora que ya no eres un peligro para nuestro amigo, dudo que él vaya a tolerar mi
presencia en tu cama. Fue dulce mientras duró, Megan." Dante los miraba con ojos
impacientes y ceñudos, mientras Duncan besaba su mano y finalmente, la dejaba ir.
"Ahora necesito descansar. Toda la emoción de esta noche me ha dejado cansado."
Caminó hacia el pasillo volviéndose para mirarlos, antes de abandonar la habitación.
"Sean buenos el uno al otro. Por la forma en que reaccionó su sangre... bueno... debería
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

246 246 246 246

ser una noche interesante." Él guiñó un ojo hacia ella. "Deja el plato.
Voy a eliminar la sangre adecuadamente por la mañana. Estas cosas
se hacen mejor a plena luz de día."
Ella no entendió lo que quiso decir con eso. Él era el mago aquí, no ella. No era la primera
vez que estaba agradecía por ese hecho.
Libre de la compulsión del mago y con el veneno fuera de su torrente sanguíneo,
finalmente estaba completa y sana de nuevo. Lista para ser tomada. Y no tenía ninguna
duda de que Dante estaba más que listo para hacerlo.
"Al fin solos", dijo Dante con un dejo de humor que la hizo sonreír. El quitó el plato que
estaba al lado de ella en el sofá y se sentó a su lado, mirándola con esos misteriosos ojos
oscuros.
Por la forma en que la miraba, le tuvo ganas de retorcerse, pero se mantuvo firme. Este
era un macho Alfa de lo más intimidante. No importaba que él no fuera un Shifter. El
tenía esa forma de Alpha dominante dentro de él. Eso la asustó y al mismo tiempo, se le
hizo boca agua con anticipación.
El no se movió hacia adelante. No se acerco más. Sólo la miraba. Su mirada se hizo más
intensa y ella supo que su actitud relajada era sólo un show. Estaba segura de ello. Bajo la
fachada de una calmada urbanidad, se escondía un depredador a la espera de una
oportunidad para atacar.
"Nada es inevitable, ¿sabes?," dijo Dante, por fin rompiendo el silencio. "Eres libre del
veneno. Si lo deseas, también puedes ser libre de mí. No tienes ninguna obligación para
conmigo. Si vienes a mí ahora, será por tu propia voluntad. No eres más una espía."
"Nunca quise espiarte", admitió ella. "No he tenido mucho control sobre mi vida en los
últimos años."
“Ya lo sé." El movió una mano para llevar su pelo de fuera de la cara. Su tacto era suave,
cuidadoso y muy seductor. "Lo que estoy tratando de dejar claro es que ahora eres libre
de tomar tus propias decisiones. La gran pregunta es, ¿me deseas como yo te deseo a ti?
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

247 247 247 247

Contrario a toda mi experiencia previa, me resultaría imposible
tomarte si tu respuesta a esa pregunta es no."
“¿En serio?" Ella buscó sus ojos.
Su intensidad no vaciló. "Sí, Megan. No lo entiendo. Nunca me he sentido así antes."
Ella se movió, atraída por él y la honestidad en sus palabras. "Yo tampoco. Pensé que era
sólo yo." Estaba en sus brazos cada vez más cerca.
"No sólo tú. Yo también lo siento." Sus palabras la llevaron más cerca, mientras él bajaba
la cabeza y sus labios se encontraron con los suyos en lo que pareció ser su primer beso.
Tal vez lo era en cierto modo. El primero de muchos, ahora que ella era libre de elegir su
propio camino.
Ella fluyó hacia él, amando la manera en que la hacía sentir. Su boca poseía a la suya, su
cuerpo mucho más grande al suyo, pero no se sentía amenazada de ninguna manera. En
cambio se sentía protegida, cuidada… y amada. Era una sensación embriagadora.
Como embriagadora fue la sensación, cuando la levantó en sus brazos y se levantó del
sofá. El era increíblemente fuerte, dominante y masculino. Encendía sus sentidos. El se
dirigió hacia su dormitorio, besándola, retrocediendo sólo para abrir las puertas con el
poder de su mente.
El verdaderamente era una fuerza para tener en cuenta. Tenía habilidades, poderes y
destrezas más allá de cualquier mortal. A pesar de ser una Shifter, ella no podía competir
con las cosas que él había aprendido a hacer en sus siglos de existencia. Ese
pensamiento, en vez de asustarla, la hacía sentir caliente y mimada. Sabía que él nunca
usaría su poder contra ella. Él nunca le haría daño de ninguna manera. De hecho, no
había hecho más que protegerla, luchar por ella y liberarla, desde el momento que lo
conoció.
Él la puso en la cama y se acercó a ella quitándose la camisa a su paso. Ella ya estaba
luchando por salir de su ropa. Habían esperado demasiado tiempo para esto. Se estaba
muriendo de hambre por él y lo quería ahora. No más demoras.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

248 248 248 248

"He estado soñando con esto durante días." Dijo Dante,
despojándose de sus pantalones. Era glorioso desnudo, todo
músculos fuertes, ondas y valles de perfección masculina. Había soñado con él también.
Escandalosos sueños, donde la hacía correrse con una simple mordedura en el cuello, o
en el muslo, o en cualquier lugar que quisiera. Ella quería todo.
Ya estaba mojada y deseosa. No quería esperar. Tiró de sus hombros y luchó con él para
atraerlo a la cama, usando su fuerza were para conseguir moverlo, aunque sospechaba
que nada lo hubiera movido si él no quisiera moverse.
Él le sonrió cuando se sentó a horcajadas sobre su cuerpo desnudo. Se había quitado su
propia ropa y estaban piel sobre piel. Cada centímetro de él era atractivo y ella quería
frotarse por todo su cuerpo como una especie de gato. Pero ella era un lobo y sus bajos
instintos le decían que lo devora de todas las maneras posibles.
Ella lo montó, preparándose para empujar hacia abajo, para el poder tenerlo dentro de
su cuerpo, justo donde lo quería. Cometió el error de mirar a sus ojos. No fue un error en
verdad. Fue más una recompensa, ya que cuando encontró su mirada, vio la misma
vulnerabilidad que ella ocultaba en su corazón, proyectándose hacia ella.
"Dante yo..." Estaba suspendida en el aire, con su punta separando sus pliegues y ella se
mantuvo sobre él.
Él puso un dedo sobre sus labios para acallar sus palabras.
"Este es un principio, Megan. Un nuevo comienzo. Todo comienza aquí y ahora, sólo
nosotros dos."
"Yo también lo siento." Ella sintió florecer una sonrisa melancólica en su rostro. "Pensé
que sólo era yo."
"No eres sólo tú. Ahora..." Él empujó sus caderas hacia arriba en un arco lento
deslizándose profundamente dentro de ella, mientras sostenía su mirada. Ella cogió el
movimiento rápidamente y se movió hacia abajo a su encuentro, hasta que lo tuvo
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

249 249 249 249

envuelto por completo dentro de ella. Ella se quedó inmóvil,
sujetándolo firmemente en sus profundidades. "Ahora comienza de
nuevo."
Ella gimió cuando empezaron a moverse juntos, al mismo ritmo. Habían aprendido sobre
el cuerpo de cada uno, en los últimos días. Sabían cómo complementar los deseos del
otro, pero esto se sentía diferente. Por primera vez, estaban solos con su placer, sólo
ellos dos. Se sentía bien. Mejor que bien. Se sentía perfecto, de hecho.
No es que ella no apreciara su tiempo con Duncan. Esos tríos perversos eran algo que
jamás olvidaría. Pero había deseado a Dante desde el primer momento que puso los ojos
sobre él y ahora lo tomaba con un sentimiento de bienvenida a casa. Al fin solos, como él
había dicho antes.
Se movieron juntos totalmente en sincronía. Era como si estuvieran hechos el uno para
otro. Ella utilizaba sus muslos para presionar hacia arriba mientras Dante se movía
ligeramente hacia abajo. Cuando se unían él dirigía sus caderas, añadiendo su fuerza,
mientras empujaba hacia ella y ella abría más las piernas para tomar la mayor cantidad
de él como fuera posible. Todo él. Eso es lo que quería. En todos los sentidos.
Su fiebre se elevó bruscamente mientras su ritmo crecía. Ella jadeaba para recuperar el
aliento con su clímax peligrosamente cerca. Dante la arrojó bajo él, sin dejar nunca su
cuerpo, con su increíble fuerza revirtió sus lugares para poder reclamarla
completamente.
La cabeza de él inclinó hacia ella mientras se acercaba. Él le sostuvo la mirada por un
momento, su expresión era seria, caliente y abierta como nunca lo había visto.
"Voy a beber de ti cuando nos corramos, Megan. Quiero probarte, saborearte, disfrutar
de tu esencia. ¿Vas a permitírmelo?"
"Oh, Dante. ¿Hubo alguna vez alguna duda?" Ella acarició sus musculosos hombros
sonriéndole. "Yo nunca te lo negaría. He querido compartir esto contigo por mucho
tiempo. Muérdeme Dante. Hazme tuya."
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

250 250 250 250

Él gruñó cuando bajó la cabeza y la besó primero y luego hizo un
camino de besos húmedos y calientes hacia su cuello, que se
hicieron progresivamente más calientes a medida que se acercaba a su objetivo. Sus
caderas volvieron a tomar el ritmo cuando se acercó a la fuente de su sangre vital. Ella
sintió el roce de sus colmillos contra su sensible piel, un momento antes que penetrara.
Estaba desesperada. Desesperada por correrse, desesperada por hacerlo correrse con
ella. Sintió el aguijón de su mordedura un momento antes de gritar su placer hacia las
estrellas, experimentando el orgasmo más intenso de su vida.
Sintió su sangre fluir hacia él, uniéndolos, uniendo sus esencias para generar una entidad
nueva y única. Mientras se producía su clímax, sintió a Dante unirse a ella para alcanzar
con ella una estrella lejana. Sintió más que eso, sintió sus deseos, sus necesidades y
esperanzas, sus sueños.
Por un segundo de claridad, su mente se abrió a la de ella. Su sangre se mezcló... al igual
que sus mentes.
"Somos Uno." La voz de Dante sonó a través de su cabeza, aunque ella sabía que él no
podía hablar con la boca. Sus labios aún estaban en su cuello, bebiendo su sangre,
uniéndolos. No, las palabras habían venido directamente de su alma a la suya.
Increíblemente, oyó sus pensamientos. Un destello de intuición la alcanzó y lo
comprendió de repente. Eran verdaderamente Uno.
Para cada bloodlettler, había Una sola persona que podía unirse con ellos
completamente. Que podía completarlos. Ellos buscaban toda su vida por su Única.
Muchos de ellos nunca encontraban su pareja perfecta. Para las afortunadas pocas almas
que lo hacían, la recompensa final era la bendición de la unión perfecta, de corazones,
mentes y almas.
Ellos habían logrado tener ese raro honor y nada ni nadie los separaría. Ella vio el amor
en su corazón y él vio su amor, tal como ella veía el de él. No eran necesarias las palabras.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

251 251 251 251

Las palabras eran, de hecho, totalmente superfluas. Se estaban
comunicando a un nivel mucho más profundo.
Eran Uno.
Megan sonrió con felicidad, mientras regresaba a la Tierra, desde la experiencia más
intensa de su vida. Estaba completamente agotada, pero una sonrisa agradecida adornó
sus labios mientras se hundía el olvido del sueño.
"Te amo Dante."
"Yo también te amo, mi Única".













C
C
a
a
p
p
í
í
t
t
u
u
l
l
o
o
1
1
5
5

Megan se despertó al final de la tarde, envuelta en los brazos de Dante. Nunca se había
sentido más segura que cuando estaba con él.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

252 252 252 252

En un torbellino, los acontecimientos de la noche anterior
regresaron a ella. Mientras estaba sola con sus pensamientos y
Dante dormía, pudo sentir ese lugar en su mente donde estaban conectados. Ese lugar
mágico que los hacia Uno.
Casi no podía creerlo. Había escuchado una vez la leyenda acerca de cómo los
bloodletters buscaban a través de su larga existencia, para encontrar a esa persona
especial creada sólo para ellos. Ella había pensado en eso como una simple historia
romántica. Nunca creyó que pudiera ser verdad.
Y allí estaba ella, no obstante, viviendo el cuento de hadas. No parecía posible que
pudiera ser la compañera perfecta de Dante. Aquella a quien él había estado buscando
durante tanto tiempo.
Lo besó en la mejilla antes de dejar la cama, satisfecha cuando él sonrío, incluso en el
sueño profundo. Se sentía realmente viva por primera vez en años. La maldición fue
levantada -tanto la compulsión puesta por Poferov, como la deuda hacia Dante por la
trágica muerte de Erik. No era libre, sin embargo. Su vida estaba ligada de forma
irrevocable a Dante, para bien o para mal. Sin duda tendrían muchas cosas que resolver,
pero estaba segura de que con amor, muchas cosas eran posibles.
Se vistió rápidamente y camino por el pasillo hacia la cocina para encontrar allí a
Duncan. Como de costumbre estaba cocinando.
"No creo que haya cocinado una sola comida desde que te conozco", dijo ella a modo de
saludo.
Duncan giró hacia ella y la saludó con la espátula. Era una acción con la que se estaba
familiarizando rápidamente. Su sonrisa se hizo interrogadora cuando se encontró con sus
ojos.
"Algo es diferente." Su cabeza se inclinó, para observarla.
Megan sintió calor en su cara ante su observación. Se sentía diferente, pero no sabía si
tales cambios profundos, se evidenciaban realmente su rostro. Por otra parte, se trataba
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

253 253 253 253

de Duncan. El tenía una manera de ver el corazón del asunto. Si
alguien podía sentir las diferencias en ella, sería él.
"Dante y yo..." Ella no sabía muy bien cómo expresarlo. "Nosotros... eh... nos unimos...
más o menos. Anoche."
Una amplia sonrisa iluminó la cara de Duncan. El se recostó contra el mostrador con una
mirada conocedora.
"Entonces es como sospechaba. Tengo que felicitarlos. Durante mucho tiempo he tenido
la esperanza de que Dante encontrara el equilibrio en su vida. Tú lo eres, Megan. Como
yo esperaba."
Ella pudo sentir su felicidad. "¿Querías que esto sucediera?"
"Oh, he querido que Dante encuentre a su Única por mucho tiempo. Ha tenido
demasiada tragedia en su vida. Siempre tuve la esperanza que él sería uno de los
afortunados. Esperaba que encontrara a esa persona perfecta para compartir su vida y
sus problemas. Después de llegar a conocerte, Megan, empecé a pensar que podrías ser
la respuesta a sus oraciones. Estoy contento de que mis sospechas fueran ciertas.
Ustedes se necesitan el uno al otro. Los dos han estado tan solos durante tanto tiempo.
Creo que van a ser un magnífico equipo ahora y en el futuro."
"Pero, ¿por cuánto tiempo?" Sus pensamientos se dirigieron a lo deprimente, y
finalmente se permitió hacerse algunas de las grandes preguntas con respecto a su
relación. "Un bloodletter no convierte a una Shifter."
Ella se sentó a la mesa, revolcándose en sus pensamientos, mientras Duncan apagaba la
estufa y servía unas hamburguesas gigantes. Él se sentó con ella en la mesa y comenzó a
comer.
"Hay otra complicación, Megan".
"¿Ah, sí? Ella miró hacia él, haciendo una pausa mientras levantaba la hamburguesa del
plato.
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

254 254 254 254

"Eres en parte Fey." Sus ojos brillaban hacia ella.
"Sabes, yo todavía no me creo eso, en realidad."
"Deberías". Duncan continuó su comida, como si estuvieran simplemente hablando del
clima. "Los mitad-Fey y los bloodletter han tenido prohibido mezclarse durante siglos,
aunque no siempre fue así. Se creía que tal unión les daría demasiado poder a esos
individuos. He existido el tiempo suficiente para estar seguro de que es verdad, lo que se
ha dicho acerca de que el poder absoluto corrompe absolutamente. "
"¿Estás diciendo que Dante y yo no podemos estar juntos?"
"No estoy diciendo eso en absoluto. Sólo que no deberían estar juntos, teniendo en
cuenta los precedentes de la antigüedad. La prohibición de la unión entre un medio-Fey y
un bloodletter, se hizo hace mucho tiempo, y por una buena razón. Sin embargo, los
tiempos están cambiando y hay nuevas amenazas emergiendo. He vivido el tiempo
suficiente como para recordar la última pareja como ustedes, de sangre mezclada".
"¿Ha habido parejas como nosotros en el pasado?" Ahora estaba confundida. Él acababa
de decir que estaba prohibido.
"No muchas y no muy seguido", confirmó él. "La última vez nos enfrentamos a Elspeth,
tales cosas ocurrían de vez en cuando. La naturaleza y la fuerza de la magia que tenía a su
disposición –y que pasó a sus seguidores-, requerían la misma fuerza para luchar contra
ella. Una vez que fue desterrada a los Reinos más Lejanos, la necesidad de tal poder
disminuyó y se prohibió eventualmente."
"Lo recuerdo, Duncan." La voz de Dante llegó desde la entrada. La noche había caído y él
se había levantado sin que Megan fuera consciente. Ella revisó el lugar en su mente
donde estaba unido a ella y descubrió un pasadizo bloqueado de su lado. Le dolía el
pensar que él no quería mantener la conexión abierta. Ella lo sintió como un rechazo a su
amor.
"Nunca pienses eso, mi amor." Dante entro a la cocina y se arrodilló ante ella, tomando
su mejilla con una mano fuerte. "Bloqueé la conexión porque pensé que sería más
El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas El Club de las Excomulgadas

B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
B
i
a
n
c
a

D

a
r
c
r
c
r
c
r
c
- -- -

I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
I
n
f
e
r
n
o
- -- -

S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I
S
e
r
i
e


T
a
l
e
s

o
f

t
h
e

W
e
r
e


I
I

255 255 255 255

cómodo para ti. Ninguno de los dos está familiarizado con esto
todavía y, yo en particular, tengo algunos recuerdos que preferiría
que no vieras -al menos hasta que estés lista para verlos."
Ella por fin lo comprendió. "¿Quieres hacerlo despacio?" Ella le ofreció una sonrisa
temblorosa.
“Así es. Creo que ambos necesitamos acostumbrarnos a estar en la mente del otro." El
posó un suave beso en sus labios, hablando en su mente a través del pequeño goteo de
conexión que aún fluía entre ellos."Buenos días, mi amor."
"Estoy verdaderamente feliz por los dos", dijo Duncan mientras ellos se apartaban. Los
observó con una sonrisa cursi en su rostro. "Felicitaciones, amigos."
"Gracias," contestó Dante. "Nunca pensé que podía ser tan bendecido."
"La Señora sabe lo que hace. Sus caminos son misteriosos, pero Ella nunca le da a nadie
más de lo que puede m