1

 La enseñanza de las matemáticas en el
primer grado


Experiencia de enseñanza que subraya la solución de
problemas, el juego y el desarrollo de las competencias
matemáticas.
Autor: María Cristina Tamayo, sede Jardín Nacional. IE
Ricardo Borrero Álvarez (Neiva)








En la Institución Educativa Ricardo Borrero Álvarez venimos adelantando un
proceso de mejoramiento continuo con nuestros estudiantes que se ha visto
reflejado tanto en un ambiente escolar más armónico como en unas aulas más
activas en donde el trabajo grupal se destaca.
En este proceso nuevo sido acompañados por el Proyecto Escuelas que
Aprenden diez instituciones del Municipio de Neiva, que atienden población de
estrato uno. En nuestro caso, prestamos el servicio educativo a niños y niñas
de padres que trabajan por lo general en el centro de la ciudad y provienen de
diferentes barrios.
Mi experiencia en la institución es de cinco años y anteriormente trabaje en
otras instituciones del Municipio y antes en otras instituciones del
departamento. Cuando la coordinadora académica nos convocó para participar
en la Capacitación de escuelas que aprenden se nos aclaró que era para
aprender nuevas estrategias de aprendizaje, por lo cual nos motivamos un
2
grupo de docentes a participar. En mi caso estoy atenta a todo lo que tienen
que ver con nuevas formas de enseñanza, pues el campo de la matemática es
uno de los más exigentes tanto para los estudiantes como para los docentes.
La solución de problemas en la matemática








Los docentes siempre hemos tenido el reto de que los niños en el primer grado
aprendan a manejar las operaciones de sumas y restas. También, a que los
niños se familiaricen con las figuras geométricas y a que aprendan nociones
sencillas sobre las medidas. Con la capacitación aprendimos que esa
enseñanza tradicional se sigue necesitando y que el problema en la enseñanza
de las matemáticas no está en dejar de hacer estas cosas, que son necesarias,
sino que el problema está en que hay que enfocarse en la resolución de
problemas y en que los niños puedan aprender desde el primer momento
cuáles son los procedimientos para resolver los problemas. También, que esa
situación de resolución de problemas se manifiesta de forma diferente según se
trabaje en el pensamiento numérico, en el pensamiento espacial, en el
pensamiento de medidas, etc.
A veces los profesores en primero trabajamos en el triángulo, el círculo, el
cuadrado, en general los nombres de las figuras y sus diferencias, pero no
hacemos la rotación, la inversión, el desplazamiento en el espacio que se
requiere en la geometría y que se puede desarrollar con los tamgran
elaborados por los mismos niños. Y tampoco partimos de la enseñanza de los
sólidos o de cómo a partir de pitillos, palillos y plastilina se pueden ir formando
los sólidos que los niños van elaborando. Estas son situaciones retadoras para
los niños en las cuales deben enfrentar diferentes desafíos y problemas para lo
3
cual se requiere aprender los números, reconocer las figuras y sus diferencias,
pero yendo más allá hacia la solución de problemas.

El juego y la matemática









El juego en la matemática es algo que también estamos implementando ahora,
teniendo en cuenta que el juego permite que los niños trabajen en grupo, se
comuniquen matemáticamente, resuelvan problemas
De esta manera, la actitud del niño es más dinámica y más alegre y motivante
para las matemáticas. Por ejemplo, cuando iniciamos la suma a partir de un par
de dados o cuando utilizamos el juego de tiras de 10 cuadritos y cuadros para
la enseñanza de la unidad, la decena y luego la centena. Cuando uno les
menciona que se va a jugar, están más a la expectativa y participan de manera
más activa en las clases, se exigen más ellos mismos.
Aunque la estrategia del juego es bastante exigente para el maestro porque
debe estar pendiente de mesa en mesa, al mismo tiempo los niños van
desarrollando su trabajo y aprendiendo por sí solos. Los niños aprenden a
comunicar, argumentar, pero también forman valores porque se dan las
situaciones de la trampa, cogen más, se genera indisciplina pero esto se
aprovecha para trabajar con los niños. Por tanto, no se trata de que el juego
permita trabajar menos, pero tampoco de que sea un esfuerzo que se pierda.
Por el contrario, cuando la profesora está en el tablero, unas veces hablando
todo el tiempo, uno puede que se canse igual que cuando los niños juegan,
4
pero al mismo tiempo ellos están más concentrados, desarrollan la atención y
los resultados se ven mejor con el tiempo.

El desarrollo de las competencias matemáticas

El trabajo en las competencias de modelamiento, comunicación, razonamiento,
argumentación, solución de problemas y manejo de procedimientos y
algoritmos requiere que los maestros podamos comprender las formas como
los niños están razonando matemáticamente.
Cuando los niños trabajan en grupo, hacen juegos y solucionan problemas de
los mismos juegos y de su contexto estas competencias matemáticas se
desarrollan. Por ejemplo, en el caso del ejemplo de los cuadritos y las tiras, a
los grupos de niños se les dan a cada uno un par de dados y cuando los lanzan
van tomando los cuadritos. Cuando completan 10 cuadritos los cambia por una
tira. Y así se van desarrollando el juego con diferentes variantes que incluye un
trabajo en el nuevo los niños grafican cuantas ganaron y luego entran a
comparar puntajes de los diferentes participantes y grupos
Cuando se trabajan los problemas, se va transcribiendo en el tablero y se van
encontrando las soluciones. Luego, todos los niños lo van escribiendo, pero
tiene sentido porque lo han procesado en el tablero. Hay casos donde vemos
diferentes formas de representación del problema estimulando y reconociendo
que los niños pueden tener también diferentes formas de representar y de
comunicar su comprensión de los problemas. Tenemos claro que los maestros
debemos acompañar esos procesos de razonamiento de los niños sin limitarnos
solamente una respuesta correcta o aprobatoria.