1

NODO I. TEORÍA Y METATEORÍA DE LA CIENCIA
1

TEMA 5. LA CIENCIA Y LA FILOSOFÍA DE LA CIENCIA
El desarrollo del conocer y del conocimiento objetivos de la realidad han tenido
múltiples vicisitudes durante su larga y prolífica historia, gracias tanto al avance de la
ciencia, como al crítico y detallado análisis teórico y filosófico de su actividad y de
sus productos, elaborado por la teoría y metateoría de la ciencia. En el mundo de la
abstracción, las ideas de los hombres fluyen constantemente y muchas veces
convergen o se separan generando concordancias, diferencias y analogías, tanto
entre los pensadores, como en las cosas que piensan. Así, la prospección objetiva
de nuevas rutas para conocer alimenta la diversidad y la riqueza de los fecundos
caminos de la mentalidad científica y filosófica. No se ignora que connotados
pensadores le desconocen a la filosofía de la ciencia un status individual e
independiente, e inclusive niegan su existencia, manteniendo la delimitación de la
ciencia y la filosofía en diferentes planos teóricos.
Ariel Héctor González Alanís en este fasciculo indica que el vocablo filosofía
(-f -fuente, -hilo- lo que une, -sophos- el saber universal-. Sophía) se traduce como
aquella forma de saber que une el origen en un todo continuo en perspectiva
universal. Por otra parte, Siencia (-sci- lo particular objetivo, -entia- lo que pensamos)
es la forma de saber donde hay relación constatada entre lo que es y lo que
pensamos que es. Así, Filosofía y Sciencia no se enuncian en plural.
Blanca Margarita Villarreal Soto, por su parte, enuncia que la filosofía, como
el conocer universal de la naturaleza, se particulariza como la habilidad que posee un
individuo para trascender el conocer de forma atemporal. En cambio, la ciencia es
asida a partir de la objetivación del objeto contemplado metodológicamente. En la
“filosofía de la ciencia” se potencializa el conocer, válido y constatado para la
transformación de los procesos de contemplación.
Rocío Isabel Ramos Jaubert sostiene que el saber científico implica hacer
crítica, hacer crisis, hacer una adecuada valoración de un impacto social y natural,
exige considerar cualquier fenómeno científico en toda su complejidad, en
perspectivas n-dimensionales y al mismo tiempo su aplicación en los diversos
contextos. Entonces, en teoría de la ciencia se propone la Tolerancia a la
Incertidumbre, entendida en el actuar (gnoseología sujetiva).
Norma Amelia Flores Hernández afirma que la Ciencia es una actividad
metodológica integral que refiere al fenómeno de manera constatada objetivamente.
Considera que Filosofía es el conjunto de saberes que buscan establecer, de manera

1
Sobretiro del texto original sin formato de: Muñoz López, Temístocles (Coord). 2008. Ciencia
y Filosofía de la Ciencia. Serie Teoría de la Ciencia, Nodo 1. Programa Postdoctoral en Teoría de la
Ciencia. Facultad de Ciencia, Educación y Humanidades. Universidad Autónoma de Coahuila. ISBN
978-968-6628-83-8. 27pp.
2
racional, los principios acerca del conocimiento de la realidad, y que las perspectivas
filosóficas han contribuido al desarrollo científico, y que la formación filosófica del que
hace ciencia es fundamental para enriquecer su sentido humanista.
José María Guajardo Espinoza considera que el hombre se sabe incompleto,
y para saberse y conocerse, inicia la búsqueda, encuentra respuestas a su duda,
describe lo que encuentra y cambia, desde los particulares generaliza y llega a hacer
técnica y también ciencia, respondiendo al qué es y al cómo es y qué conoce; y al
hacer filosofía observa qué está en relación y conforma el Todo. Esta la relación de
la filosofía y la ciencia buscan explicar lo que es.
Julio CuFarfán López indica que el hombre en interacción con el mundo
busca como una forma de saberse él, entenderse y entenderlo. Sistematiza sus
procedimientos para dar validez a lo que busca, a lo que encuentra y a la búsqueda.
Sistematizar elucida un corpus de referenciales que van a conformar el “método
científico”. La ciencia es ordenación de la búsqueda intencionada del hombre, con
referenciales que generarán la filosofía de la ciencia y los signos que la ordenan.
Elia Margarita Ramos Quiñones sostiene que la ciencia es una forma
sistemática de conocer, con métodos que permiten la prueba, la comprobación, la
constatación, y obtener conocimientos no absolutos de la realidad objetiva, por lo que
tiene en si misma autocorregibilidad. La Ciencia se orienta a los particulares, y la
Filosofía está orientada a la totalidad y responde el porqué. En ambas estan
ausentes los fines, aunque el hombre busca satisfacer con ellas sus necesidades.
Camilo Alfredo Moreno Osorio se pregunta por qué a las dos se les ha
separado para que transiten por caminos diferentes, y argumentará que es
importante que ambas continúen avanzando vinculadas, convertiriéndose en una
mejor y más robusta ciencia y en una mejor y más robusta filosofía por amor a la
sabiduría. Enfatiza que se perdió a lo largo de los años la visión del continuum del
transitar entre la ciencia y la filosofía en una sola labor, complementaria e integrada.
Elsa Ofilia Barragán Molina comenta que la filosofía de la ciencia ha
enfrentado serios cuestionamientos derivados de la filosofía y de la ciencia y su
validez, vinculados al problema de la relatividad ontológica, es decir del argumento.
La autora indica que de hecho ambas confluyen en la filosofía de la ciencia, y que
para los problemas específicos de estas dos perspectivas son necesarios nuevos
enfoques anticonvencionalistas, sin compromisos con la tradición dominante.
Orlando Salvador Rendón Yáñez en su planteamiento argumenta la
incongruencia de proponer una filosofía (universal) con relación a un particular: la
ciencia, o más aún las ciencias. De ahí parte para afirmar que no puede existir una
filosofía de la ciencia, y que la filosofía responde el porqué de las cosas y estudia los
principios últimos de todo en su orden total, y la ciencia a explicar, predecir, y
controlar los fenómenos particulares. Hablar de Filosofía de la Ciencia, trata de la
metodología de la ciencia.
3
Finalmente, Temístocles Muñoz López afirma que el desarrollo histórico de
la ciencia, y la teoría y la filosofía de la ciencia, depende de las racionalidades
epocales y una generación o recuperación posterior, continua, acumulativa y
multidimensional de otra razón humana, en otro nivel de desarrollo. Dice que ello
sucede desde Tales en la ciencia antigua, la sumisión a la ideología religiosa desde
el siglo V, la razón en la ciencia moderna en el siglo XVI, y su dilución ahora
tecnocientífica en el siglo XXI.
4
Ariel Héctor González Alanís
El termino o vocablo filosofía, , fono-tono-semánticamente se traduce en su
relación de sentido, -f -fuente, -hilo- lo que une, -sophos- el saber universal-. Sophía es
aquella forma de saber, que une el origen en un todo continuo en perspectiva
universal -es la búsqueda del saber universal-. -Universal, único y total, de sentido
integral-. Una actitud abierta a lo universal, es la que busca la visión unitaria de todas
las cosas, fundada y explicada, integral y comprensivamente, es la actividad continua
de quien filosofa.
La filosofía en tal perspectiva universal comprensiva: no mutila, no cancela, no
suprime, no divide, no particulariza, no posee contradicción alguna, aún cuando
integra estas dimensiones al saber y las explica como contenidos viables y posibles
dentro del todo, como saber universal. Cuando aparecen características
particularizantes en cualquier perspectiva del saber se le denomina ideología, o
iconotipia -no filosofía-. La filo-sofía trasciende el sentido de lo particular como
hecho, acción y perspectiva, busca integrarlo en un todo con origen, fundamento y
expresión universal, en un continum sucesivo que aspira al continum simultáneo. La
filosofía de la ciencia, abre sus horizontes a la ciencia en la sucesividad al propiciar
el ir mas allá del ser particular que generaliza sin llegar a universalizar. Por su propia
naturaleza Filosofía y Sciencia no se enuncian en plural.
El termino o vocablo sc ci ie en nc ci ia a, , e es s fono-tono-semánticamente en su sentido: -
sci- lo particular objetivo, -entia- lo que pensamos-, Siencia es aquella forma de saber, en
donde hay una relación constatada entre lo que es y lo que pensamos que es: objeto,
fenómeno, cosa, o relación, a través de atributos, características o propiedades en
sus diferentes planos y dimensiones -objetivas u objetivables-.
La ciencia, en tal perspectiva, es particular, relaciona y constata particulares.
La aspiración de quien hace ciencia es generalizar constadamente y para tal función
emplea la metódica integral que se sustenta en la objetividad para: contemplar,
observar, comparar, relacionar, integrar, probar, comprobar y constatar y luego:
explicar, predecir, generar leyes y construir theoría, indicando expresamente en cada
paso y etapa de su quehacer, el nivel y tipo de error probable, identificando cada
una de sus fuentes de origen, proceso y producto.
Explicar, predecir, generar leyes* y construir theoría, son las principales
referentes de una ciencia plenamente desarrollada y en proceso continuo de
transformación, de ahí, que la sciencia tenga que delimitarse operacionalmente por
sus atributos* y diferenciar lo propio de sus leyes con características y funciones
quiditativas explicitas.
La sciencia al referir complejos de sentido objetivos- y al generar nuevos
complejos de sentido, en la perspectiva de “todo cambia, todo se transforma, nunca
nada permanece igual”, y lo que es, en sus diferentes formas de expresión “no se
crea ni se destruye, tan solo se transforma”, se sustenta en la objetividad.
5
El hacer sciencia supone una metódica y una metodología integral sistémica,
objetiva y abierta en la perspectiva de de un continuum sucesivo orientado a μεά.

6
Blanca Margarita Villarreal Soto
La filosofía es contemplada como el conocer universal de la naturaleza, se
particulariza como la habilidad que posee un individuo para trascender el conocer de
forma atemporal. En cambio, la ciencia es asida a partir de la objetivación del objeto
contemplado metodológicamente, cuya ubicación temporal busca la precisión de las
perspecciones realizadas del objeto considerando el factor de probabilidad.
Al unir los términos filosofía y ciencia en un mismo discurso: “filosofía de la
ciencia”: se potencializa el conocer, considerando que la filosofía abre a otras
orientaciones en donde está presente el metá, utilizando el método de la
transducción. En cambio la ciencia objetiva los elementos presentados a través de
una metodología que valide y constate los hechos para la transformación de los
procesos de contemplación.
La filosofía de la ciencia, desde la orientación del saber, se encarga de:
desarrollar, validar y transformar las teorías científicas de diversos fenómenos
naturales, con la intención de aminorar la incertidumbre que el hombre posee de
explicarse la naturaleza desde su aparición en la faz de la tierra.
La filosofía de la ciencia parte del carecer que presentan los sujetos al
trascender la perspección de los objetos de la naturaleza, a través de procesos
sistemáticos metodológicos que inician en el método de la inducción. El hombre
cuando orienta el desarrollo hacia la filosofía de la ciencia generalmente tiene la
desconfianza por el conocer en una dimensión de perspectualidad abierta a lo
universal. Al acceder a la epistemología de las mutaciones perspectuales, desde una
orientación operacional del conocer, le es más factible le constatación.
El movimiento con un planteamiento de esta naturaleza es un elemento
angular en la búsqueda de la explicación de lo generado, el cual transduce a lo
riguroso y traspasa las fronteras del conocer.
Rocío Isabel Ramos Jaubert
Cuando se habla de ciencia y filosofía de la ciencia en teoría de la ciencia se tendría
que señalar que se ha entendido por estas acepciones a través de la historia
humana.
El saber científico implica hacer crítica, entendida como hacer crisis, se
requiere además de hacer una adecuada valoración no solo en un impacto social
sino también natural, exige considerar a cualquier fenómeno científico en toda su
complejidad, en perspectivas n-dimensionales y al mismo tiempo su aplicación en los
diversos contextos.
En teoría de la ciencia se propone: la Tolerancia a la Incertidumbre, entendida
en el actuar (gnoseología sujetiva) de una continuidad simultánea con el universo
(gnoseología subjetiva), en un pleno desarrollo de tolerar: del latín tolenans: aceptar
7
con amor tolerāns que significa sufrir y sufrir del latín sufferre que significa resistir,
entonces sería resistir la incertidumbre y de tolerancia, de resistencia hacia la misma
incertidumbre, donde las perspectivas, los contextos, los autores, las épocas, las
visiones y todo aquello que interacciona a través de los siglos y por los siglos y los
siglos venideros (gnoseología objetiva, pendiente del movimiento- tiempo) en una
línea tenue que apenas se vislumbre en el universal integrado y armónico.


Norma Amelia Flores Hernández
La ciencia es definida como un conjunto de conocimientos obtenidos mediante la
observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se
deducen principios y leyes generales.
Se dice que s un conocimiento que incluye una garantía de validez, olvidando
la confiabilidad y la consistencia.
De entre una diversidad de definiciones de todo tipo, arbitrarias,
convencionales, se toma en cuenta la siguiente, que alude al sentido semántico:
8
Ciencia de sci – entia, en donde sci, quiere decir lo que es como particular y
entia, es la representación ideacional del ser, en otras palabras lo que pensamos de
las cosas.
Se dice que ciencia es la correspondencia constada entre el sci y la entia. Es
una actividad metodológica integral, distinguiéndose porque refiere al fenómeno de
manera constatada objetivamente.
Del término Filosofía se encuentran también diversas definiciones, según
autores de distintas épocas: es considerada como el uso del saber para ventaja del
hombre; es el conjunto de saberes que buscan establecer, de manera racional los
principios acerca del conocimiento de la realidad; es conjunto de doctrinas, es
manera de pensar o ver las cosas, entre otras.
Cuando se habla de filosofía de la ciencia se dice que es la investigación
sobre la naturaleza del conocimiento científico y la práctica científica y que se ocupa
de saber cómo se desarrollan, evalúan y cambian las teorías científicas, y de saber si
la ciencia es capaz de revelar la verdad de las “entidades ocultas” y los procesos de
la naturaleza.
No se puede hablar de una “filosofía de la ciencia” sino de perspectivas
filosóficas que han contribuido al desarrollo científico, y que en determinado
momento han sido convertidas en ideologías, tratando de imponer su “verdad” como
la forma de hacer ciencia.
La ideología, hace que una perspectiva filosófica determinada, se convierta en
una doctrina, sus seguidores la defiendan en forma dogmática y las teorías
científicas sean defendidas como las poseedoras de “la verdad”.
No hay una filosofía o teoría exclusiva para la ciencia, pero la formación
filosófica del que hace ciencia es fundamental para enriquecer su sentido humanista.
José María Guajardo Espinoza
Entendiendo que el hombre como ser que se piensa a sí mismo, esta en una
constante transducción dinámica y que la ciencia y la filosofía le son propias con
entre las cuales se transforma y trasciende. Desde que él se piensa que es, un ser
que piensa. El cual conlleva al fundamento primigenio con lo que hace ciencia y
filosofía, el pensar. Se sabe incompleto, pues carece de lo que no es y observa lo
que es, relacionando su carencia con la naturaleza de lo que no es; a partir de lo
cual, se cuestiona, interroga, inquiere e indaga buscando la fuente de su carencia, de
su error.
9

Para saberse y conocerse, quién es él, inicia la búsqueda, se mueve, y en
este afán, encuentra respuestas a su duda, describe lo que encuentra y cambia, peo
no queda satisfecho, y en esto que hace, particulariza, describiendo lo que es en los
particulares, lo que estos tienen y en los que todos tienen, generaliza. Llevándolo a
afirmaciones, de a qué se parece y a qué es igual, en su expansión, dice lo que
todos tienen, de qué carecen y observando su error, duda; universaliza diciendo lo
que todo es.
Con o anterior llega hacer técnica, saber hacer la cosas, cómo hacerlas, el
bien hacer; hace ciencia respondiendo al qué es y al cómo es y qué conoce; y al
hacer filosofía, levanta la cabeza y viendo que no esta solo, que esta en relación y
conforma el Todo.
Es esta pues, la relación de la filosofía y la ciencia, dos perspectiva muy
humanas que buscan, encuentran y buscan, la manera mejor que explique lo que es.
Dos particularidades humanas que lo diferencian, lo complementan y lo
trascienden con el Todo, yendo más allá o estando allá, se describe a sí mismo y a lo
otro que no es.
Lo Dudo…
10
Julio CuFarfán López
El hombre, en interacción con el mundo, busca como una forma de saberse él.
El hombre busca para entender su entorno, para entender qué es, cómo es, quién
es, porqué es. Desde cualquier parte de la historia, se encuentran vestigios de esa
búsqueda. Al buscar, se tienen que reconocer algunos aspectos en este buscar: qué
busca y cómo es la búsqueda (antes, durante y después). Es decir, el hombre
sistematiza sus procedimientos para darle validez a lo que busca y a lo que
encuentra. Un orden, un procedimiento, son los instrumentos que mayormente utiliza
para darle validez a la búsqueda:
Esto nos lleva a sistematizar la relación del hombre con lo demás a partir de
su necesidad de búsqueda. Sistematizar implicaría dejar claro un corpus de tiempos,
enlaces, interacciones, órdenes, elementos, enumeraciones, concordancias; entre
otros referenciales ya conocidos.
El orden de la sistematización, entonces, genera a lo largo de la historia
esquemas, procedimientos, patrones, métodos, estructuras que van a servir para
conformar el vocablo que más adelante se llamará “método científico”.
Por lo que ciencia es un ordenación sistematizada de la búsqueda
intencionada del hombre. Esta ordenación es a partir de los signos referenciales de
la realidad.
Al interaccionar el hombre con estas ordenaciones sistematizadas generan, a
su vez, fundamentos, soportes, supuestos, premisas que más adelante generarán el
fundamento de la ciencia: la conocida “filosofía de la ciencia”.
Filosofía de la ciencia es por tanto, la fundamentación del ser de la ciencia
ya sistematizada. Es pensar sobre el ser de la ciencia y los signos que la ordenan.
Bajo un régimen de control, de poder, de prevalecencia, o de status quo estas
áreas –la ciencia y la filosofía de la ciencia- incluso terminan por hacerse o
descomponerse en ideologías.
Por lo anterior, el hombre busca y ordena su búsqueda (sistematiza). Una vez
ordenada la búsqueda se valida a partir de, entre otros, un fundamento que lo
sustente. Al aceptar en tiempo y espacio la sistematización puede llegar a convertirse
en ideología.
Génesis de la conformación de ciencia, filosofía de la ciencia e ideología de la
ciencia
11

Elia Margarita Ramos Quiñonez
A la Ciencia se le puede definir como una forma sistemática de conocer, ya que a
través de la aplicación rigurosa de los métodos pertinentes que permiten la prueba, la
comprobación y la constatación, obtiene conocimientos acerca de la realidad
objetiva, con características de validez, confiabilidad y consistencia, sin embargo la
validez no es absoluta, siempre existen márgenes de error, por lo que la ciencia tiene
en si misma, elementos de autocorregibilidad.
A la ciencia puede vérsele también como un producto, esto es el corpus
teórico que resulta de los procesos de conocer, que se contituye en un sistema
abierto dinámico y nunca acabado de conocimientos válidos, confiables y
consistentes vinculados con la realidad objetiva.
La Ciencia y la Filosofía coinciden en que ambas se orientan a la búsqueda
del saber, sin embargo difieren en que la Ciencia se orienta a los sci, es decir a los
seres particulares en tanto que la Filosofía está orientada a la totalidad, puede
definirsele como la tentativa de plantear el todo en su orden total.
12
La Ciencia responde a las preguntas del ¿Qué? Y del ¿Cómo?, en tanto que
la Filosofía atiende o pretende también dar respuesta a los ¿Porqué?, formalmente
en ambas esta ausente el componente teleológico de los ¿Para qué?, sin embargo
no podemos negar que el hombre desde sus orígenes ha buscado el conocimiento
para cubrir una serie de necesidades que en primera instancia responden a la
supervivencia, para luego pasar al bienestar y finalmente a la trascencdecia.
En fin, tanto la Ciencia como la Filosofía son formas que el hombre ha ideado para
hacerse de saberes y para organizar estos saberes para conocer y explicarse e
mejor manera el mundo en el que vive, buscando siempre tener una vida más plena
y más feliz.
Camilo Alfredo Moreno Osorio
Teniendo presente que la filosofía es el ejercicio del hombre por investigar las
esencias, propiedades y últimas causas de los seres; que también se refiere al amor
a la sabiduría, al amar y sabiduría. Y, que la ciencia se inclina por el conocer cierto,
por lo que pensamos. Entonces, ¿por qué a las dos se les ha separado de manera
arbitraria y conveniente para que transiten por caminos diferentes?
Aunque la filosofía ha sido una fuente esencial en el proceso del conocer, hoy
en día es importante que la filosofía continúe avanzando a la par y vinculada a la
ciencia, permitiéndose una época de mayor y mejor esplendor para las dos. Esta
vinculación le permitirá tanto a la filosofía como a la ciencia no darse la espalda entre
ellas, buscar el apoyo mutuo y ofrecer respuestas, saberes y mejores resultados que
los que han estado ofreciendo por separado. De tal suerte, que la ciencia al incluir a
la filosofía y la filosofía al incluir a la ciencia se convertirían en una mejor y más
robusta ciencia y en una mejor y más robusta filosofía y, esta ganancia, por amor a la
sabiduría.
En este sentido decía Einstein que “en estos tiempos materialistas en que
vivimos, la única gente profundamente religiosa son los investigadores científicos
serios”. Quizá se podría afirmar también que los auténticos filósofos de hoy son los
que no ignoran la perspectiva, los saberes y el quehacer científico.
Según las definiciones dadas por la Real Academia de la Lengua sobre estos
dos términos puede no caber duda que la ciencia es también filosofía. Lo que permite
pensar y reflexionar en los excesos en los que se ha caído al pretender convertirnos
en sofisticados especialistas de todo, perdiendo sobre la marcha y a lo largo de los
años la visión del continuum en el saber y en el conocer, estorbándonos nosotros
mismos en lo que podría ser el libre transitar por el continuum de la ciencia y la
filosofía como una sola labor, complementaria e integrada.
Elsa Ofilia Barragán Molina
A lo largo de su historia, el ser humano ha generado diversas posibilidades de
realización, entre otras, podemos referir el arte, la técnica, la disciplina, la ciencia
13
aplicada, la aplicación de la ciencia, la filosofía, la ciencia; sin embargo, en los
últimos tiempos las dos últimas han adquirido mayor prestigio.
“La filosofía se puede definir como la actitud abierta a lo universal, (González
Alanís, 2006); “el sophos, es el que tiene una visión integral y plena de lo que es. “
La filosofía es el amor a la sabiduría”. Julio Cu Farfán (2006) nos dice que “el
hombre, en interacción con el mundo, busca una forma de saberse él. El hombre
busca para entender su entorno, para entender qué es, cómo es, quién es, por qué
es.”
En el Diccionario de Filosofía de Nicola Abbagnano (1995) se señala que la
constante de las diversas definiciones de la filosofía es la que marcaba ya Platón en
el Eutidemo: “la filosofía es el uso del saber para ventaja del hombre.” Así que, se
puede decir que la filosofía es el saber para vivir del mejor modo en el mundo.
Otra de las posibilidades de realización del hombre es la ciencia, que se
puede definir como “sistema estructural abierto de procesos constatables” (González
Alanís, 1999). En otra forma de aproximación, el mismo autor afirma que la ciencia
es: “la correspondencia constatada entre el sci ser o seres particulares: fenómeno
(s), objeto (s), sujeto (s), cosa (s) – y la entia- lo que pensamos de esos ser (es) y
sus relaciones. “ Como una aproximación fonosemántica, actualmente la ciencia es
un proceso de interacción del movimiento suave del ser particular en la acción de
extensión o enlace con lo en sí, el sí mismo en una acción de apertura.
Ambas posibilidades de realización humana, la filosofía y la ciencia, confluyen
en un intento de sistematización del quehacer científico y filosófico: la llamada
filosofía de la ciencia. “La filosofía de la ciencia consiste en el estudio sistemático de
la naturaleza de la ciencia, especialmente sus métodos, sus conceptos, sus
presupuestos y su lugar en el esquema general de los campos intelectuales.” Runes
(1981)
En los últimos tiempos, la filosofía de la ciencia ha tenido que enfrentar serios
cuestionamientos derivados de “el estado del arte”, tanto en la filosofía como en la
ciencia y su validez. Estos cuestionamientos suelen vincularse al problema de la
relatividad ontológica, es decir del argumento.
Aquí se propone que es necesaria la emergencia de nuevos enfoques
anticonvencionalistas, sin compromisos ni complacencias con la tradición dominante
de la filosofía occidental, que puedan dar cuenta cabal de problemas específicos:
relativismo vs realismo, inducción vs deducción, causalismo, progreso científico,
enunciados observacionales/enunciados teóricos: métodos y procedimientos lógicos,
argumentos, etcétera…
Ya Aristóteles, a través de su comentador Temistio expresa el principio de que
“lo que existe no es conforme a diversas opiniones, sino más bien que las correctas
opiniones son conformes a lo que existe”. Lo que no se puede negar es el modo
como la filosofía y la ciencia han impactado con su potencial el bienestar de la
humanidad…
14
Salvador Orlando Rendón Yáñez
“FILOSOFIA DE LA CIENCIA”?. Así con comillas y con signo de interrogación.
La anterior acotación surge de la incongruencia de proponer una filosofía
(universal) con relación a un particular, la ciencia o más aun las ciencias.
De esta connotación se parte para afirmar que no puede existir una filosofía de
la ciencia, de la misma manera que no existe una filosofía de la historia, o una
filosofía del Grupo Industrial Saltillo. Lo universal de la filosofía no puede reducirse a
lo particular de la ciencia.
La filosofía se propone la búsqueda del conocimiento del POR QUE del
universo y de todo lo que a este compete. Por ello se subdivide en Metafísica,
Ontología, Gnoseología, Cosmología, Axiología, etc. En todas ellas se propone el
estudio de los principios últimos de todo en su orden total.
A diferencia de lo anterior la ciencia se propone explicar, predecir y controlar
los fenómenos particulares que le toca estudiar, un campo particular de la realidad.
Esto lo logra a partir de que se propone conocer el COMO desarrolla el fenómeno y
como se relaciona con las diferentes variables que lo constituyen. No se plantea en
ningún momento el POR QUE de ese fenómeno.
Así para contestar la pregunta de POR QUE nacemos o morimos la respuesta
la tenemos que buscar en la filosofía, la ciencia solo puede decirnos COMO nacemos
(gestación) y COMO morimos, pero no POR QUE.
Se puede observar que cuando se habla sobre una supuesta “filosofía de la
Ciencia”, se trata de hablar de la metodología de la ciencia y no de una verdadera
filosofía. Se abordan en esta supuesta filosofía problemas tales como determinismo,
causalidad, métodos, etc. Como se observa no se proponen los problemas
universales que corresponden al ámbito de la filosofía.
Temístocles Muñoz López
La ciencia, la teoría y la filosofía de la ciencia dependen, en gran medida, de las
racionalidades epocales y de la generación o recuperación posterior, continua,
acumulativa y multidimensional de otra razón humana, en otro nivel de desarrollo. El
avance de la ciencia tiene que ser analizado desde esta perspectiva desde Tales en
la ciencia antigua, con una etapa posterior de sumisión de la razón humana a la
ideología religiosa desde el siglo V, la recuperación de la razón dentro de la ciencia
moderna en el siglo XVI que culmina con Kant, para volver a enajenarse, perderse y
diluirse con la razón tecnocientífica ya en el siglo XXI donde se exige que los
conocimientos sean aplicados.
La Ciencia Moderna surge con la separación entre la filosofía y la religión,
sustituyendo la fé por la razón y transformando los grandes sistemas estáticos de la
15
visión teológica, por explicaciones de una naturaleza dinámica, matematizable y sin
un dios que condujera la manifestación de los fenómenos. La realidad estaba así
huérfana de divinidad y expuesta a las explicaciones del pensamiento racional
mecanicista. La época de la modernidad metafísica y racional de Bacon con alto
contenido inductivo y empírico (observa, mide, explica y luego verifica) dio paso por
una parte al racionalismo de la dualidad de espíritu y materia con Descartes, Spinoza
y Leibniz y por otra al empirismo de Locke. Después, la fenomenología de Husserl
propuso la filosofía como ciencia rigurosa.
En el Empirismo filosófico de Locke, Berkeley y Hume aparece la explicación y
justificación de que el conocimiento se origina en la percepción, y no en el
razonamiento a-priori de relaciones entre ideas. Galileo y Newton, el contemporáneo
de los primeros, plantearían sus leyes basados en la deducción, las pruebas
racionales y la experimentación. Con ello se marginan las verdades absolutas, y se
separa la Filosofía de la Ciencia.
En la siguiente etapa, Kant fundamenta gnoseológicamente las ciencias de la
naturaleza como conocimiento racionalmente posible, y como proceso lógico que
permite fundar explicaciones verdaderas. Se basó en la experiencia a partir de las
impresiones y la razón, y por otra parte separó el mundo suprasensible y la vida
moral que no son posibles de constatar. La crítica de falta de método en las ciencias
naturales vendría del positivismo en el siglo XIX, al fortalecerse la observación, la
experimentación y la comprobación o constatación en base a principios y leyes
universales para tener garantía de éxito al actuar sobre ellos.
Ya en el siglo XX la ciencia sigue generando conocimientos y la sociedad
exige que sean aplicados, con lo cual los intereses de los científicos cambian al
desarrollo tecnológico, dejando a los filósofos la sistematización de la razón filosófica
de la ciencia, construyendo su propia razón científica, y ahora ocupados desde el fin
de la modernidad en el desarrollo de la razón técnica. Si bien, la filosofía de la
ciencia implica la investigación sobre la naturaleza de la práctica científica; de saber
cómo se desarrollan, evalúan y cambian las teorías científicas; y de, si la ciencia es
capaz de develar los fenómenos ocultos y los procesos de la naturaleza. Así, los
problemas más relevantes de la filosofía de la ciencia son éticos y lógicos,
epistemológicos y metafísicos, y no son solamente ética o lógica o epistemología o
metafísica.