1

CAPÍTULO I
FUNDACIÓN Y PRIMEROS AÑOS
1870 – 1913


P. Álvaro Mauricio Fernández Monsalve, CM

1. LLAMADOS DESDE POPAYÁN
Popayán, capital del Estado del Cauca, en los Estados Unidos de Colombia, primer lugar de
este país americano adonde la Congregación de la Misión fue llamada. Por gestión del
obispo del lugar, Monseñor Carlos Bermúdez, llegaron misioneros franceses a ponerse al
frente del trabajo de la formación en el Seminario Mayor.
El P. Étienne, Superior General de la Congregación de la Misión, el 15 de junio de 1870
firmó el contrato con el obispo de Popayán, Monseñor Carlos Bermúdez, para enviar
misioneros a Colombia y a su diócesis. Ya antes, el mismo P. Étienne había enviado
misioneros al Perú (1857) y a Guatemala (1862), países que después pertenecerían a la
Provincia llamada de América Central, incluido el Ecuador.


2. RAZONES DEL LLAMADO A LOS LAZARISTAS
Primero, la inmensidad de la diócesis de Popayán, que abarcaba casi la mitad de la nueva
Granada (actualmente Colombia): todo el sur y el oeste del país. Segundo, el número
reducido de sacerdotes seculares, cuya mayoría estaba entrada en años.
Monseñor Carlos Bermúdez había tomado posesión de la sede episcopal de Popayán el 11
de marzo de 1869. Con rapidez se da cuenta de las necesidades de la diócesis y constata la
deficiente formación de los estudiantes (seminaristas)…
1
: pues, si bien existía ya en
Popayán un Seminario, más parecía un colegio.
La diligencia más importante y necesaria era entonces buscar una congregación que se
ocupase de organizar un verdadero Seminario; y determinar bien el lugar donde debían ser
formados los futuros sacerdotes. En efecto, aunque los colombianos, evangelizados por los
españoles, eran ya católicos, en el siglo XIX faltaban sacerdotes: en todos los países
latinoamericanos el número de sacerdotes había disminuido fuertemente; los seminarios
habían desaparecido y los religiosos eran menos numerosos. El pueblo había mantenido la
fidelidad a la Iglesia, si bien las poblaciones, sobre todo los campesinos, habían vivido

1
Anales franceses de la Congregación de la Misión (A.F.C.M.) 1910 / 75, p. 614§4.

2

durante largo tiempo sin liturgia ni sacramentos
2
.
El seminario, tal como se lo comprendía en la Iglesia del siglo XIX, tiene su origen en el
Concilio de Trento (1545-1563). Monseñor Bermúdez quiere ser fiel al canon XVIII De
reformatione“cum adolescentium aetas”, sesión 23 del Concilio (15 de julio de 1563), que
ordenaba el establecimiento de seminarios
3
en las diócesis, con el objetivo de formar el
futuro clero. Es en esta fidelidad al Concilio de Trento donde hay que situar la acción de
Monseñor Bermúdez.
Cuando el Obispo Bermúdez parte para asistir al Concilio Vaticano I, su esperanza era
poder regresar acompañado de miembros de una comunidad religiosa dedicada a la
dirección de seminarios mayores
4
. Conociendo la especialidad de los lazaristas para la
formación del clero, el obispo toma contacto con el Procurador General de la
Congregación. El 20 de abril de 1870
5
, escribe al P. Juan Bautista Étienne
6
, entonces
Superior General de la Congregación de la Misión, para pedirle poner a su disposición
cuatro misioneros.
Unos meses antes, el Arzobispo de Quito
7
había solicitado a la C.M. venir a trabajar en su

2
LLORCA Bernardino, GARCIA-VILLOSLADA Ricardo y LARIA LABOA Juan. Historia de la Iglesia
Católica. Tomo V: Edad contemporánea. BAC, Madrid 2004, p. 277.

3
El Concilio indica: “que cada iglesia catedral, metropolitana u otra aún más importante, constituya un
grupo de niños para la educación religiosa y para formar dentro las disciplinas eclesiásticas. La sede para la
agrupación será determinada por el Obispo, sea al lado de la catedral o en otro lugar conveniente. Los niños
tendrían menos de doce años, serán nacidos de matrimonios legítimos, que sepan leer y escribir con las
aptitudes requeridas para el ejercicio del ministerio eclesiástico y la voluntad de consagrarse
definitivamente. En principio, ellos serán pobres, pero los ricos serán educados a su propia costa. Estos
niños serán repartidos en clases, teniendo en cuenta la edad, el número y el progreso, repartidos en dos
grupos, uno asignado al ministerio de las iglesias, el otro a los estudios, de tal suerte que inmediatamente
después de la tonsura portaran el hábito eclesial”,Cf. LECLERJoseph, HOLSTEINHenri, ADNES Pierreet
LEFEBVRECharles. Trente. Edition de l’Orante, París 1981, pp. 412-413.

4
A.F.C.M. 1910 / 75 § 0. Se trata seguramente del Concilio Vaticano I.

5
Archivo de la Congregación de la Misión (A.C.G.) Roma. 497. Maison de Popayán I. 01/1870.

6
Nace el 10 de agosto de 1801 en Longeville-les-Metz (Moselle). Recibido en la Congregación de la Misión
el 10 de octubre de 1820, pronuncia sus votos el 18 de octubre de 1822. Ordenado el 24 de septiembre de
1825. Será secretario del Vicario General (Charles Vincent Boujard 1819-1827) y procurador de la casa de
París. De 1827 a 1843 fue nombrado Secretario General y Procurador General. El 4 de agosto de 1843, es
elegido Superior General de la Congregación. Muere el 12 de marzo de 1874. Cf. Vie de M. Etienne XVI
Superior General de la Congregación de la Misión et de la Compagnie des Filles de la Charité. Gaume,
París1881.

7
Archives de la Maison Mère (A.M.M.)París. Reunión del Consejo General del 10 de octubre de 1869 “El
Arzobispo de Quito vino personalmente para pedir al Señor Superior General misioneros y hermanas para
confiar a estos las misiones y los seminarios, y a las hermanas, los hospitales y las escuelas,
comprometiéndose a que sean prósperos; y como retribución reciben 1500 francos los cohermanos. Es
posible que el P. Theilloud, enviado por el momento a Guatemala, irá, sobre la demanda que ha hecho Su
3

diócesis en las misiones y también en la formación del clero, según el Acta de la reunión
del 10 de octubre de 1869 del Consejo General de la Congregación; su petición había sido
aceptada. Se puede pensar que los dos obispos, el de Quito y el de Popayán, se consultaron
durante el Concilio Vaticano I y pensaron que la Comunidad más apropiada para tomar la
dirección de los Seminarios era la Congregación de la Misión.


Fig. 1: Monseñor Carlos Bermúdez

La respuesta del P. Étienne al Obispo de Popayán (7 de mayo de 1870), le llega
probablemente a Roma al inicio del Concilio Vaticano. Una nota dice: “… han pedido a
Monseñor, esperar hasta el año próximo
8
; ven que no hay sujetos disponibles para este
año”
9
, siguiendo la decisión del Consejo General en la reunión del 2 de mayo. Pero el
hombre propone y Dios dispone: en efecto, no se contaba con la tenacidad de Monseñor

Grandeza misma y tomara posesión inmediatamente de la dirección de esta misión”, Cf. Registres des
Conseils, 2 Volume(1851 au 2 mai 1870).

8
A.M.M. París. Reunión del Consejo General del 2 de mayo 1870. “Monseñor, Obispo de Popayán, en la
Nueva Granada, está deseoso de tener misioneros en su diócesis, él se ha dirigido directamente al Papa Pio
IX, para que sea él quien los pida al Superior General. Su Santidad hace saber en efecto que será de su
agrado que el deseo del Obispo de Popayán fuera satisfecho. El Consejo considerando como una orden del
Soberano Pontífice, hará saber a Su Grandeza la penuria actual de sujetos propias para esta nueva Misión, a
causa de los compromisos contraídos anteriormente con otros, pero podría, así mismo, esperar al año
próximo, pues los misioneros pedidos serán enviados”. Cf. Registres des Conseils, 2 Volume(1851 au 2 mai
1870).

9
Anotación sobre la misma carta de Mons. Bermúdez. Escrita por el Secretario General de la Congregación
sobre la instrucción del Padre General, Cf. A.C.G. Roma. 497. Maison: Popayán Ref. 01 / 1870.

4

Bermúdez. Otra nota manuscrita sobre la misma carta del Obispo, puesta por el Secretario
General de la C.M., alude a su insistencia: “…a pesar de la respuesta negativa que él ha
recibido a la petición de cohermanos para su Seminario Mayor…”.
Después de llegar a Roma, él se dirige al Papa Pío IX
10
, le expone las necesidades de su
diócesis y espera por su intercesión poder regresar llevando consigo a los anhelados
11
.
Bajo la intervención del Papa, el P. Étienne, acepta la dirección del Seminario de
Popayán
12
.
Se puede decir que el P. Étienne se encontró en una especie de encrucijada. Efectivamente,
con anterioridad cercana (43 días) a la negativa temporal dada al Obispo de Popayán (7 de
mayo de 1870), y con motivo de la próxima iniciación del Concilio Vaticano, Étienne
había enviado una carta al Santo Padre, para asegurarle su comunión indefectible. El P.
Étienne defendía claramente la proclamación de la infalibilidad pontificia. En su carta el
Superior General hace toda una profesión de fe.
El P. Étienne se había comunicado por escrito con Monseñor Delaplace
13
a quien le habló
en estos términos: “Yo creo que mi silencio sobre la cuestión delicada de la infalibilidad
podría ser mal interpretada y el tiempo de hablar ha llegado. Yo tenía la resolución del
visto bueno de mi Consejo, de expresar mis sentimientos y los de nuestra Congregación al
Soberano Pontífice sobre este punto de doctrina”
14
. Añade: “La creencia en la
infalibilidad del Soberano Pontífice ha sido la creencia de toda mi vida. Es también la de
todos los misioneros que conforman la familia de SV de Paúl. Era la de su fundador, y
hasta el presente, ellos han conservado esta preciosa porción de su herencia. En sus
enseñanzas como en su conducta, ellos siempre hacen honor y gloria al profesar sus
máximas en esta materia, y notablemente sobre esto: la humilde sumisión y la obediencia a
los decretos de los soberanos Pontífices es el signo que distingue a los verdaderos hijos de
la Iglesia de los partidarios de los errores”
15
.Como este prelado debía encontrarse con el

10
A.F.C.M. 1877 / 42, 136. En la carta del P. Foing, Visitador de la Provincia de América Central, al P.
Delteil, Asistente General de la Congregación de la Misión. Con fecha de 27 de abril de 1876, en la cual se
encuentra un recuerdo del primer misionero que llega a Colombia: Después de Dios, todos estos felices frutos
deben ser informados, como a su fuente, para su bendición donde el Soberano Pontífice, Su Santidad Pio IX,
bendijera los primeros trabajos de los misioneros”.

11
A.C.G. Roma. 497. Maison: Popayán, Ref. 01 / 1870.

12
A.F.C.M. 1890 / 75, 615 & 1.

13
Louis Gabriel, miembro de la Congregación de la Misión, quien participo en el Concilio, era obispo de
Andrinople y Vicario Apostólico de Pè-Tang (Pekin), Visitador de la Provincia de Tché-Ly en China.

14
Vie de M. Etienne XVI Superior General de la Congregación de la Misión et de la Compagnie des Filles de
la Charité. Gaume, París,1881, p. 508.

15
A.M.M. París, carta del P. Étienne al Papa Pio IX, 25 de marzo de 1870. Vie de M. Etienne, Op. Cit., pp.
508-509.
5

Papa, quién mejor que él era el indicado para hacer llegar su carta con toda seguridad a su
destinatario. Con Delaplace envió, pues, la carta para el Papa.
Puestas aquellas palabras, evidentemente el P. Étienne no podía rechazar la petición que el
Soberano Pontífice le hiciera de enviar Lazaristas al Ecuador, que ya había sido acogida, y
a Colombia, destino que al comienzo parecía menos seguro.
A la lectura de la carta del P. Étienne, que le fue enviada el 2 de abril por Monseñor
Delaplace, el papa había testimoniado la más viva satisfacción. En su alegría el Papa la
comparte con los miembros del Sagrado Colegio y la considera como una de las más bellas
profesiones de fe
16
. He aquí, en pocas palabras, el punto clave de la respuesta del Papa al P.
Étienne: … No nos fue posible dudar que el hijo de su santo padre (Vicente de Paúl), quien
fue muy cercano a los Romanos Pontífices, no se rodeó de personas que rechazaban y eran
hostiles a la autoridad del Vicario de Cristo
17
. Después de esta sorpresa, el P. Étienne
recibe muchas cartas de felicitación de todas partes. Pero se regocija, más con la carta del
Papa
18
. Y es natural en tal contexto, de no contradecir la voluntad de Pio IX. Aquella es
bien expresada en la reunión del Consejo General del 2 de mayo, cuando acepta la petición
colombiana: todo el Consejo considera como una orden esta recomendación del Romano
Pontífice; sería mejor decir… De ahora en adelante todo va a realizarse rápidamente.
La respuesta positiva del P. Étienne, asegura la presencia de misioneros y de Hijas de la
Caridad para los dos países: Colombia y Ecuador. Los misioneros se ocuparán de los
seminarios en Quito y Guayaquil (Ecuador), instituciones que abrirán las puertas en 1871;
al mismo tiempo en Popayán (Colombia).
Los misioneros lazaristas parten de Francia el 16 de junio
19
al día siguiente de haberse
firmado el contrato. Llegaron al puerto de Guayaquil el 18 de julio de 1870. Algunos días
después continuaron el camino hacia Popayán, adonde por fin llegaron el 24 de noviembre
de 1870.
Los obispos gestores de este envío, por razón del Concilio estaban obligados a permanecer
en Roma. Por esto, en el momento que los lazaristas franceses llegan a Popayán no saben
sino de la situación de la Congregación de la Misión en Francia, y no tienen más
instrucciones que las recibidas en Paris.Van con los criterios de su formación propia, su


16
Vie de M. Etienne, Op. Cit., p. 50.

17
A.M.M. Carta del Papa Pio IX al P. Étienne, 7 de abril de 1870.

18
Vie de M. Etienne XVI Superior General de la Congregación de la Misión et de la Compagnie des Filles de
la Charité. Gaume, París, 1881, p. 512.

19
A.F.C.M. 1871 / 36 N° 1 / 131. Carta del P. José Claverie al P. Boré, Secretario General, del 7 de agosto de
1870.

6

visión del mundo, a una América que no conocen.

3. LA CONGREGACIÓN DE LA MISIÓN EN FRANCIA AL MOMENTO DE
ESTA LLAMADA

El P. Juan Bautista Étienne, elegido en 1843 como Superior General de los Lazaristas,
décimo cuarto Sucesor de San Vicente de Paúl, gobernará la Congregación hasta 1874.
Hombre de su época, conservador, autoritario, “filofrancés”, con una pasión por la
unidad
20
, por una uniformidad absoluta. La obediencia y el orden
21
ante todo. Se puede
decir que el P. Étienne, en Francia, responde a las necesidades de un tiempo que ha
conocido varias revoluciones políticas (1789, 1830, 1848, 1871), la explosión de la
democracia y el desarrollo de la industria. En la perspectiva general, los lazaristas lo tienen
y lo describen como el segundo fundador de la Congregación
22
. En efecto, entre 1800 y
1821, la Congregación no tuvo Superior General porque en ese lapso fue imposible reunir
la Asamblea General, para proceder a la elección de un nuevo Superior General después de
la muerte del P. Cayla De La Garde. Ante esta realidad, el Papa nombró un Vicario
General, noticia dada a conocer muy rápidamente por el Secretario General, que también
fue nombrado por el Papa.

20
«La unidad no puede realizarse sino por la uniformidad» Circular del P. Étienne. 1° de enero de 1861.

21
UDOVIC Edward. Jean Baptiste Etienne and the Vincentian Revival. Vicentiana Studies Institute, Chicago
2001, p. 350.

22
Estas son las palabras que el P. Vicart decía al P. Étienne, el 1° de enero de 1870, ofreciéndole el saludo de
nuevo año de la Comunidad y que quedan en el corazón y el pensamiento de los miembros de la
Congregación y que han sido repetidas en varias ocasiones: “nosotros le amamos y vemos en Usted nuestro
segundo fundador, y jamás este título será refutado, pero si un día la Compañía olvidase lo que a Usted se le
debe, las piedras mismas gritarían y nos acusarían de ingratitud”, Cf. Vie de M. Etienne XVI Superior
General de la Congregación de la Misión et de la Compagnie des Filles de la Charité. Gaume, París, 1881, p.
p. 502.

7


Fig. 2: P. Juan Bautista Étienne, CM

El P. Étienne después de una serie de Vicarios Generales y de Secretarios Generales que se
peleaban entre sí, será el artífice de la unidad. Luego de este restablecimiento de la
institución, él será, veinte años más tarde, el segundo Superior General elegido por la
Asamblea. En efecto, después de esta división interna de veintiún años, consecuencia
indirecta pero real de las revueltas provocadas por la Revolución Francesa, y también
después una sucesión difícil (su predecesor se mostró poco eficaz), reorganiza las
comunidades y las obras, como lo muestran los catálogos anuales de los miembros y de las
casas de la Congregación. Bajo su gobierno, los lazaristas se abren a nuevos servicios y
ministerios, el número de cohermanos aumenta notablemente.
Se encuentran en los archivos de la casa Madre de París, el primer catálogo impreso con
fecha de 1853, diez años después de la elección del P. Étienne como Superior. Las
estadísticas muestran la organización de la Congregación de la época. La Congregación de
la Misión comprende, según nos lo revelan las estadísticas
23
cuatro provincias en Francia
metropolitana
24
y una fuera de la metrópoli: Argelia. Fuera de Francia, nueve Provincias en
Europa
25
; una provincia en China y tres provincias en América
26
. Siempre, según el
Catálogo de la Congregación, con fecha del 25 de enero de 1853, el número de los
miembros incorporados es de 1035: 653 padres y ocho vicarios apostólicos; 265 hermanos

23
Cf. Congregación de la Misión, Catálogo1853.

24
Isla de Francia, Picardía, Lyon y Aquitania.

25
Roma, Lombardía, Nápoles, Polonia, Irlanda, España, Portugal, Constantinopla y Siria.

26
Estados Unidos, México y Brasil.

8

coadjutores, 57 estudiantes y 34 seminaristas. Ellos estaban repartidos en 107 casas
canónicas. Los principales ministerios ejercidos en estas comunidades son: misiones (60
casas), retiros a los sacerdotes (23), seminarios mayores (19), conferencias (10), colegios
(10), parroquias (9), seminarios internos (7), colegios eclesiásticos (6), seminarios menores
(5), Hijas de la Caridad (5); casas cerradas (2), capellanes de hospitales (2), estudios (2),
orfelinatos (1). Si se hace un total, este será de 161 casas; pero como ciertas casas ejercían
varios tipos de misión son contadas varias veces.
Tomando el año de la llegada de los lazaristas a Colombia, la Congregación de la Misión,
dirigida con la mano firme del P. Étienne, se organizó y aumentó considerablemente en el
número de cohermanos, de casas, de obras con ministerios muy diversos. Según nos revelan
las estadísticas
27
, en 1870 la Congregación está organizada con ocho provincias en
Francia
28
y fuera de la metrópoli, Argelia; con doce provincias en Europa
29
; tres provincias
en China
30
; y cuatro provincias en América
31
. El Catálogo de la Congregación, del 25 de
enero de 1870, indica que el número de miembros incorporados es de 1786: 1068 padres, 4
vicarios apostólicos que son al mismo tiempo Visitadores de China, de Constantinopla y de
Siria; 510 hermanos coadjutores, 136 estudiantes y 68 seminaristas. 751 lazaristas más, un
aumento medio de 44 personas por año. Ellos están repartidos en 204 casas canónicas. Las
principales actividades son las misiones (124 casas), parroquias (44), seminarios mayores
(41), la Santa Infancia (22), seminarios menores (17), colegios (16), colegios eclesiásticos
(13), conferencias (12), hospitales (10), retiros a los sacerdotes (10), a los ordenandos (10)
y a los seculares (9), seminarios internos (8), estudios (5), escuelas (4), peregrinaciones (3)
y en fin cárceles, centros médicos, obras e institución, hospicios y orfelinatos (1 por cada
obra). Para anotar, más que la extensión de las obras, se trata de un cambio de centro de
gravedad con la explosión de parroquias (de 9 a 44). Por tanto las misiones ocupan el
primer rango, las casas se doblaron, y los seminarios quedan en tercer lugar. Notamos la
influencia de la China, tres provincias de más con la Propagación de la Obra de la Santa
Infancia.
En fin, la Congregación de la Misión, durante estos 17 años es dinámica y pasa de 18 a 29
Provincias. La Provincia de la Isla de Francia toma el nombre de París, son creadas las
Provincias de Campania, Touraine, Languedoc y Provenza. Fuera de Francia se han
establecido las Provincias de Prusia, Austria, Persia y Abisinia; la Provincia de Polonia,

27
Cf. Congregación de la Misión, Catálogo 1870.

28
París, Campania, Picardía, Touraine, Lyon, Aquitania, Longuedoc, Provenza y Argelia.

29
Italia, Lombardía, Nápoles, Irlanda, Prusia, Austria, Cracovia, España, Constantinopla, Siria, Persia y
Abisinia.

30
Tché-Ly (Norte), Tché-Ly (Occidental) y Tché-Kiang.

31
México, Estados Unidos, Brasil y Chile.

9

que después toma el nombre de Provincia de Cracovia. Más adelante la Provincia de
Portugal desaparece. En América del Sur se creó la Provincia de Chile.
Así, después de 1843, Étienne no solamente reconstruye, sino que dinamiza profundamente
la Congregación. Bajo su gobierno los misioneros abren numerosas casas y renuevan sus
actividades misioneras con la idea de una aproximación a San Vicente. Me parece que
nuestro Señor, tiene piedad de mi debilidad y mantiene todas las reglas establecidas por
San Vicente… yo estoy convencido que Dios no me pedirá más que restablecer y conservar
en todo la integridad de la obra del santo fundador. Ciertamente tiene razón y por tanto es
llamado el restaurador de las dos Compañías
32
, las Hijas de la Caridad y la Congregación
de la Misión. Esto quiere decir que el P. Étienne estableció una identidad claramente
definida, que probablemente ayudó a atraer nuevas vocaciones, por la voluntad de servir a
los pobres y de formar el clero, afianzado en la base sólida que garantiza la fidelidad al
espíritu del Fundador.
El siglo XX se abre con un acontecimiento importante. El 1º de julio de 1901, se vota en
Francia una ley contra las congregaciones religiosas
33
. Unas cincuentena de ellas fueron
enviadas al exilio, los miembros de otras regresaron a sus familias o inventaron las maneras
de permanecerclandestinamente. Se suprimen algunas instituciones consagradas a la
enseñanza. Francia cuenta entonces con 8 Provincias
34
: Picardía, Campaña, Touraine,
Lyon, Aquitania, Languedoc, Provenza. De los cohermanos sacerdotes no quedan en
Francia más que unos 400. Muchos deellos estaban en la misión de China, en Persia, Siria,
Turquía, Grecia, Macedonia, Argelia (constituidas entonces en Provincias), en Abisinia,
Madagascar. El P. Antonio Fiat motiva a los cohermanos franceses a salir de misión
indicando diversas destinaciones: América Latina, China, Madagascar, Etiopia, Persia y
Levante. Muchos partieron a Bélgica y Holanda. Esteexilio de los cohermanos franceses
tuvo dos consecuencias internas: la pérdida de seminarios y, por consiguiente, la
imposibilidad de reclutarseminaristas, y la reducción de las provincias a tres solamente
35
:
Francia, Aquitania, Provenza. Recorriendo la lista de los seminarios, se constata que la
Congregación de la Misión tenía los seminarios mayores en Evreux, Amiens, Cambrai,
Lille, Solesmes, Sens, Chalons, Meaux, Troyes, Tours, Angulema, Berçeau, la Rochelle,
Carcassonne, Albi, Cahors, Saint-Flour, Marseille, Montpellier, Nice.
Este sacrificio de los franceses fuebeneficioso para las provincias en Bélgica y Holanda

32
Vie de M. Etienne XVI Superior General de la Congregación de la Misión et de la Compagnie des Filles de
la Charité. Gaume, París,1881, p. 164.

33
CABANEL Patrick.Le grand exile des congrégations religieuses françaises 1901–1914. (Colloque
international de Lyon) Université Jean-Moulin, Lyon (12-13 juin 2003),París, 2005.

34
Cf. Congregación de la Misión, Catálogo 1901.

35
Cf. Congregación de la Misión, Catálogo 1904-1905.

10

donde había ya misioneros lazaristas. La salida de los misioneros franceses y alemanes
permitió la creación de cierto número de casas y la constitución de una provincia en 1902,
que después se divide en la provincia de Bélgica y la de Holanda. En 1903 de la Provincia
de América Central nace la del Ecuador
36
como Provincia autónoma con cinco casas. Si en
Francia el número de cohermanos disminuye, en América, por el contrario,aumenta cada
vez más. Según informaciones dadas por los catálogos, en 1904 llegan a Colombia 12
lazaristas franceses: es el número mayor de cohermanos que llegan a estas tierras durante
cuarenta y tres años de vida de la Provincia de América Central.

4. RESPUESTA POSITIVA DE LA CONGREGACIÓN DE LA MISIÓN
Además de obedecer al Papa, los lazaristas tenían otra motivación para comprometerse con
Colombia: la dinámica misionera, que no les era extraña. La llegada de los primeros
misioneros a Colombia coincidió con el Concilio Vaticano I, convocado por el Papa Pío IX
para el 8 de diciembre de 1869.
Después de casi un mes de que los primeros lazaristas dejaran su patria para ir camino al
Nuevo Mundo, el 19 de julio de 1870, Francia declara la guerra a Prusia. Esta guerra tiene
repercusiones sobre la Iglesia pero también directamente sobre la Congregación en París.
La derrota y el establecimiento de la Comuna, para el hundimiento del régimen de
Napoleón III, obliga al Superior General a abandonar Parísy refugiarse en Bélgica,
quedando allí su Vicario General. El Concilio Vaticano es interrumpido “sine die” el 20 de
octubre de 1871.
Como era la costumbre, cada 1° de enero, el General se dirige a todos los miembros de la
Congregación y, en la circular de 1873, el P. Étienne hace una declaración que explica bien
su deseo de responder de manera positiva a la llamada de Monseñor Bermúdez: Los obispos
de América del sur, reunidos en el Concilio de 1870, reconocieron todos que el medio más
eficaz que ellos pudieran emplear con el fin de conservar la fe en las poblaciones confiadas
a su vigilancia o de reanimar allá donde ella se apaga, sería la de formar buenos
sacerdotes, de despertar en el corazón de los miembros del clero el celo apostólico y de
llevar así al sacerdocio, en estos contras, la explosión y el respeto que desgraciadamente
pierde, sobre el bien de estos puntos
37
.
Y un poco más abajo en la misma circular, declara: en el Nuevo Mundo, la enseñanza de
los clérigos o la formación del clero es también uno de los primeros objetivos de la

36
Cf. Congregación de la Misión, Catálogo 1904.


37
A.F.C.M. 1873/38, p. 18.

11

solicitud de los obispos y del trabajo apostólico de los cohermanos. Efectivamente, una
Misión no obra un bien durable mientras no sea secundada y conservada por el celo del
pastor; y es la experiencia de este hecho la que lleva a San Vicente a crear los seminarios.
La misma necesidad es impuesta principalmente al episcopado de América del Sur donde
los sacerdotes, largo tiempo privados de estos establecimientos, no podían adquirir la
ciencia y la regularidad deseada
38
.
En 1870 ya habían sido fundadas algunas casas de la Congregación en América,
constituidas en Provincias: Estados Unidos (1816), Brasil (1820), México (1844), Cuba
(1846), Chile (1853), Perú (1858), Argentina (1859), Guatemala (1862).

5. PARTIDA Y LLEGADA DE LOS PRIMEROS LAZARISTAS
Los misioneros escogidos para esta primera experiencia son cuatro. El primer grupo,
destinados a Colombia, compuesto por Gustavo Foing
39
y Augusto Rieux
40
, se embarca el
16 de junio de 1870. Hicieron el viaje en compañía de Juan Claverie
41
y Juan Stappers
42
y
veinte Hijas de la Caridad; éstos últimos destinados al Ecuador. Dos meses más tarde
parten otros dos cohermanospara Colombia, Federico Gamarra
43
y José Malézieux
44
, con

38
A.F.C.M. 1873/38, p. 37.

39
A.M.M. París. Procès-verbaux des Conseils Généraux de la Congrégation de la Mission. Comptes-Rendus
Tome 3, 11 mai 1870 - 19 août 1875. La reunión del Consejo General del 5 de junio da el nombre del P.
Foing: se tendrá en cuenta en los próximos nombramientos las disposiciones del P. Foing y Sartou quienes
testimonias su deseo en favor de las misiones extranjeras. El P. Foing, nace el 1° de diciembre de 1836 en
Cosné (Diócesis de Nevers). Hace sus votos y es incorporado a la Congregación de la Misión el 21 de junio
de 1859, ordenado el 14 de junio de 1862 en San Sulpicio, en París. Asistente General de la Congregación de
la Misión. Fallece el 14 de mayo de 1904 en la Casa Madre.

40
Nace el 19 de abril de 1840 en Castres (Diócesis de Albi- Francia). Hace sus votos y se incorpora a la
Congregación de la Misión el 24 de junio de 1862, ordenado el 10 de junio 1865 en la Casa Madre, de París.
Fallece el 17 de junio de 1925 en Buenos Aires (Argentina).

41
Nace el 20 de mayo de 1845 en Nauroy (Diócesis de Soussons). Hace sus votos con la incorporación a la
Congregación de la Misión el 7 de octubre de 1867, ordenado el 8 de junio de 1870 en París. Fallece el 15 de
noviembre de 1910 en Quito (Ecuador).

42
Nace el 26 de marzo de 1841 en Grubbenvors (Diócesis de Ruremonde). Admitido en la Congregación de
la Misión el 3 de octubre de 1864, hace sus votos el 4 de octubre de 1866, ordenado sacerdote el 11 de junio
de 1870 en Santo Espíritu. Trabajo en el seminario de Quito de 1870 a 1879, va como superior a Loja,
después regresa a Quito como director del seminario menor en 1890; llega al seminario de Popayán y en 1910
es nombrado superior de la Escuela Apostólica de Santa Rosa de Cabal. Fallece el 23 de mayo de 1923 en
Cali.

43
Nace el 21 de febrero de 1844 en Osangaro (Diócesis de Puno en el Perú). Admitido en la Congregación de
la Misión el 29 de enero de 1886, hace sus votos el 2 de febrero de 1870; llega al seminario mayor de
Popayán el 2 de octubre de 1870, ordenado el 8 de junio de 1871. Nombrado profesor del seminario menor de
Saint Fleur, en Francia en 1877; después regresa a Colombia al seminario de Popayán; en 1889 va destinado a
Loja; en 1890 a Cali, en 1897 a Tunja; en 1898 a Trujillo. Fallece el 4 de abril de 1900 en Lima (Perú).
12

otras Hijas de la Caridad que se quedan en el Ecuador
45
.
Notemos que en la época, se va a misión definitivamente, y con mucha emoción y
nostalgia: Usted lo sabe, nosotros dimos un último adiós a Francia
46
. Emoción natural de
parte del P. Claverie quien escribe: Nosotros veíamos poco a poco desaparecer esta tierra
bien querida para nuestros corazones
47
. Después de 32 días de viaje, los misioneros llegan
a Guayaquil, en Ecuador. El P. Claverie da la fecha exacta de su llegada: Es en la mañana
del 18 de julio cuando desembarcamos en esta población, después de una travesía feliz
48
.


Fig. 3: P. Gustavo Foing, CM

Ellos abren camino a numerosos misioneros en tierras ya cristianas con una misión bien
precisa: la formación del clero. La tierra estaba ya bien preparada con la evangelización
precedente de jesuitas, dominicos y franciscanos. Se trata en adelante de dejar producir las
vocaciones sembradas por estos primeros evangelizadores.


44
Nació el 20 de mayo de 1845 en Nauroy, (Diócesis de Soisson). Admitido en la Congregación de la Misión
el 6 de octubre de 1865 y hace los votos el 7 de octubre de 1867, ordenado el 8 de junio de 1871. Trabajo en
el seminario de Popayán de 1871 a 1877. Enviado a Costa Rica como superior, regresa a Quito también como
superior. Fallece el 15 de noviembre de 1910 en Quito.

45
A.F.C.M. 1872/37, p. 473.

46
A.F.C.M, 1871/36, N° 1, p. 130.

47
A.F.C.M, 1871/36, N° 1, p. 131.

48
A.F.C.M, 1871/36, N° 1, p. 130.

13

Los padres Claverie y Stappers continúan su viaje hacia Quito el 24 de agosto: Nosotros
dejábamos entonces ocho hermanas en Guayaquil y dos cohermanos destinados para
Popayán
49
. Aún quedan todavía ocho días de camino a través de los ríos, el bosque y las
montañas del Ecuador antes de llegar a Quito nuestra residencia definitiva
50
.
Los misioneros debían aprender la lengua oficial del lugar: Nosotros no tardábamos en
comenzar el estudio del español
51
. Por las necesidades de la comunicación era urgente que
todos aprendieran la lengua del país: La necesidad de conversar con esos señores nos
familiariza bastante rápido con la lengua, pues ellos amaban el quedarse a darnos todos
los días las lecciones
52
. En el barco viajaban también dos padres redentoristas, un jesuita y
dos hermanos españoles que hablaban muy bien el español; estos fueron quienes dieron las
primeras lecciones de conversación. A su llegada, toman conciencia de la necesidad de
conocer también los dialectos locales.
¿Cómo hicieron los misioneros el viaje? Los archivos de la Casa Madre poseen los
documentos con los relatos de este viaje. Salen de Francia el 16 de junio, llegan el 30 de
junio a Santo Tomás, primer puerto en la Antillas… Se izó la bandera, y dos cañonazos
sacuden el barco y anuncian a los habitantes de la isla la entrada al Nuevo Mundo en el
puerto de Santo Tomás
53
. Después, los misioneros llegan el 2 de julio, fiesta de la
Visitación de Virgen, a la isla de Puerto Rico, donde pasan la noche en casa de los Jesuitas;
las hermanas se quedan en su barco “La Carabela”. El 3 de julio, ven la Isla de Haití, y a la
tarde entran en la isla de los Leprosos. El 4 de julio, llegan a la Perla de las Antillas, Cuba,
por el puerto de Santiago, eran las cinco de la mañana: La rada de Santiago comunica con
alta mar por un pasaje bastante estrecho, y bien defendido por las fortificaciones que dicen
son impenetrables
54
. Al día siguiente estaban en Kingston – Jamaica inglesa. Ellos
preguntan seguido: ¿Cuándo llegaremos?
55
La tarde del 8 de julio todos miran con
ansiedad el horizonte lejano en el que se dibuja lentamente una banda nubosa y oscura.
Alguien grita ¡Tierra, es tierra, se ve tierra! Era el Istmo de Panamá. Eran las once cuando
llegan al puerto de Colón, territorio de la Nueva Granada, frontera con el Ecuador, la
destinación final. La zona es rica en diversidad de plantas, que los misioneros describen

49
A.F.C.M, 1872 / N° 1, p. 425.

50
A.F.C.M, 1871 / N° 1, p. 130.

51
A.F.C.M, 1871 / 36 N° 1, p. 131.

52
A.F.C.M, 1871 / 36 N° 1, p. 132.

53
A.F.C.M, 1871/36 N° 1, p. 134.

54
A.F.C.M, 1871/36 N° 1, p. 144.

55
A.F.C.M, 1871/36 N° 1, p. 147.

14

bellamente: de palmeras, de cocos, árboles de pan, naranjales, de limones, de algodón,
árboles de café. Ellos estaban admirados por la variedad de la vegetación. Es un paisaje
maravilloso, esparcido de pequeñas veredas y pueblos. Los misioneros llegan a Panamá, el
sábado 9 de julio, a las tres de la tarde.
El domingo 10 de julio, se dirigen a la catedral y celebran la misa. Hacia las 10 de la
mañana, todos salen en un barco inglés, llamado Chile. El 16 de julio, fiesta dela Virgen del
Monte Carmelo, un sábado, llegan a Paita, puerto del Perú para hacer su último trasbordo al
barco de vapor llamado Inca, a fin de continuar su ruta hacia las costas del Ecuador. El
domingo 17, con la autorización del comandante, los padres de la Misión pudieron decir la
Misa en barco. En la misma jornada llegan al puerto de Tombez, frontera con el Ecuador.
Eran las once de la noche cuando el Inca lanza el ancla en el puerto de Guayaquil.
El segundo envío de misioneros a Guayaquil: de París, parte un grupo de Hermanas y de
Misioneros; llegan a Guayaquil el 6 de agosto de 1870; esta información la da el P. Juan
Claverie en su carta del 7 de agosto de 1870: Nuestros cohermanos y hermanas salidos de
París al comienzo de julio llegaron ayer a las 8 de la noche después de una travesía bien
feliz. Hasta este día, el número de hermanas era de 20 y de cohermanos cuatro.
La información del comienzo de la obra de formación en Guayaquil es dada por el P.
Claverie: No existe, para hablar propiamente, ni seminario mayor ni menor en Guayaquil;
siete u ocho jóvenes, a los cuales se les da simultáneamente las lecciones de gramática y de
filosofía, llevan la sotana y viven en sus familias, ellos constituyen el semillero destinado a
reclutar el clero secular
56
. Pero la perseverancia es muy difícil y muchos no entran sino tan
sólo para recibir una formación cristiana. El padre reconoce en su carta: … Nosotros no
contamos mucho con su perseverancia, bien que ellos sean educados gratuitamente y como
el tiempo pasa, la única cosa que queda es “la satisfacción” de que los jóvenes aprovechan
una educación recibida gratuitamente, lo que les permitirá continuar “una carrera
comercial”.
El ensayo comenzó en Popayán (seminario mayor), en 1870-1871, era el tercero en estas
Republicas y el segundo para los misioneros. Estaba después del de Bogotá y del de
Guatemala
57
.
En su informe al P. Delteil, Asistente del Superior General de los Lazaristas, el P. Foing
hace un balance de lo que los misioneros encontraron en el primer tiempo de su estadía en
Colombia: A nuestra llegada a Popayán, no había en esta localidad, bajo el nombre de
colegio seminario, más que un mal colegio tal como lo permitía la situación, y dirigido
después de un año por laicos, fuertemente respetados. El número de los estudiantes, casi

56
A.F.C.M, 1871/36 N° 1, p. 158. Carta del P. Claverie al P. Eugène Boré, el 7 de agosto de 1870.

57
A.F.C.M, 1877 / 42 p. 137 §3.

15

todos externos no excedían de 70 u 80. Toda la enseñanza de las ciencias eclesiásticas
estaba reducida a un curso de religión. El obispo tenía razón de inquietarse ante una
situación que no le permitía desarrollar la acogida de las vocaciones. De hecho, un solo
joven se destinaba al sacerdocio. Era por tanto poco digno que nosotros le pidiéramos
pronto que se retirara
58
. Como concluye el P. Foing, primer Visitador de la Provincia de
América Central, en la cual se encontraba Colombia: Nosotros iniciábamos simplemente
con un colegio. El 2 de febrero de 1871, dos meses después de nuestra llegada, 18
estudiantes internos, de los cuales 6 jóvenes y 12 niños; 125 externos venían a acogerse
bajo nuestra dirección. Un joven sacerdote y cinco o seis señores se juntaron a nosotros
como profesores. La distinción entre colegio y seminario no era evidente: cada uno ponía
en nosotros sus esperanzas para la educación de la juventud
59
. Comprendemos bien, las
familias no pensaban en la vocación sacerdotal de sus hijos. En adelante, los cohermanos
ensayan en conformar el asunto del seminario según el deseo del Obispo, con lo que él
convino en llamar “una gran conciencia profesional”.
Es necesario primero preguntarse sobre el pasado del país donde la Congregación
desembarca. Para los misioneros es importante conocer su campo de acción para así
prepararse. La evangelización había comenzado a principios del siglo XVI y la
Congregación de la Misión podía recurrir a las fuentes de información existente.
Vicente de Paúl jamás tuvo contacto con Colombia, pero su espíritu se hizo sentir allí en
varios aspectos. En la época en que los lazaristas llegaron al territorio de la actual Colombia
(1870), el país se llamaba “Estados Unidos de Colombia”, desde 1863
60
. Pero ¿cuál es ese
país en el que el espíritu de Vicente de Paúl no ha dejado de crecer? Un vuelo rápido nos
hará conocer lo esencial y necesario para una mejor comprensión de la historia de la
Congregación de la Misión en este país.

6. CONTEXTO COLOMBIANO DE FINALES DEL SIGLO XIX
Al principio del sigo XIX, la colonia no estaba más poblada que en el siglo XVI, pero
poseía una población europea y mestiza. Si la población colombiana de la época lleva la
marca cultural de España, ella se descompone sin embargo en: 2% de amerindios, 6% de
negros, 20% de blancos y 72% de mestizos. Hacia 1900 había 4 millones de habitantes, de
los cuales alrededor de 100.000 indios más o menos eran independientes;
61
este crecimiento

58
Carta del P. Foing, Visitador de América Latina al P. Delteil, Cf. A.F.C.M. 1877/42, 137.

59
A.F.C.M, 1877 / 42 p. 134§6.

60
RODRIGUEZ Fabio. Historia de Colombia, tomo IV, Bogotá, Zamora, 2003, 864 p.

61
Petit atlas de la Congregation de la Mission de Saint Vincent de Paul ou Lazariste. París 1906. pp. 90-91.

16

es producto de un excedente natural más bien que de la inmigración europea, pues
Colombia atraía poco. Este país conoce una verdadera explosión demográfica en el siglo
XIX: según los datos oficiales
62
, Colombia cuenta en 1870 apenas con 2.681.637
habitantes; en 1905, según el censo publicado en 1917, la población se había casi doblado,
ella era de 4.533.777 habitantes, sin incluir Santander ni Panamá; este último se había
separado en 1904. En 1912, un año antes de la creación de la Provincia Lazarista de
Colombia, la población era de 5.472.604. El crecimiento de la población Colombia era pues
incesante.

EL PAÍS QUE ENCUENTRAN LOS LAZARISTAS. Colombia, uno de los países de
América del Sur, situado al nordeste, es desde 1886 una República unitaria que se extiende
sobre una superficie igual a la que resulta de reagrupar Francia, España y Portugal, o sea
una superficie de 1.138.000 kilómetros cuadrados
63
. Goza de 1600 Kilómetros de costa
sobre el Atlántico y 1300 kilómetros sobre el Pacifico; esto permite al país tener
comunicaciones fáciles con el resto del mundo. Tenía como límites: al norte, el Mar de la
Antillas; al este la Guayana; al sureste, Brasil; al sur Perú; al Oeste, el Gran Océano y el
Estado de Costa Rica. Estaba dividida en cuatro grandes regiones naturales: la región
andina, la región costa caribeña (12%), el límite del Pacifico (6.5%), al este de los llanos y
la Amazonia (56.5%). Los misioneros van descubriendo este bello y vasto país a caballo y
en barco, los únicos medios de transporte.

62
DANE, Colombia Censo General 2005.

63
Guía para el Inversionista, p. 20. Pro Mundi Vita, p. 6; RAMÓN Justo. Geografía de Colombia, Segundo
Curso, 14 edición, Bogotá 1954, p. 51.
17


Fig. 4: Colombia. Pequeño Atlas de la CM (1904)

En carta al Superior General con fecha del 26 de abril de 1874, el P. Gougnon cuenta su
viaje de Popayán a Pasto donde debe comenzar un seminario: Camino imposible, con el
tormento de las lluvias; atravesado por las rocas, las montañas, las malezas y mil otras
asperezas. Unas veces, el caballo esta allá, en la punta de una roca, buscando donde poner
el pie; o cómo descender. Cansado, el jinete suelta las riendas y el caballo se lanza,
cayéndose luego entre el lodo, y embarrándose hasta el vientre; eso no es sino después de
esfuerzos excesivos para poder salir. También, es necesario tener para estos viajes
monturas a toda prueba. Nos era necesario cambiar varias veces de caballo, pues el
cansancio era extremo. Las correas de la silla, el bocado del freno se soltaban varias
veces. Es bueno confesar que nuestras monturas, venían de París, no eran hechas para
estas montañas, donde seguido todo el peso del cuerpo reposa en un solo punto. Sería
bueno, Señor y muy Honorable Padre, que los encargados de propagar esto tengan en
cuenta esta pequeña observación. Supongo que, como esto nos llega, de un sólo salto, una
caída de cualquiera, todo se rompe, se desportilla: ¿que hacer lejos de toda habitación?
Alegre y fuertemente el caso estaba previsto. Estaba cargado de alfiler, aguja y de lana;
18

era sólo un pequeño retraso y se continúa la ruta.
El P. Foing, Visitador de la Provincia de América Central, en su carta del 27 de abril de
1876, se dirige al P. Deltail, en estos términos: Brevemente el itinerario obligado del
Visitador; De Popayán a Pasto, para hablar propiamente, no hay carretera, sino
solamente una camino malo, espantoso en invierno, es decir en la estación de lluvias. Uno
hace el camino, a caballo, en seis días, si uno se atreve a atravesar un valle febril, y en
ocho días menos, si, por precaución, uno pasa la montaña (…) si se prefiere ir
directamente de Popayán a Guayaquil, uno hace seis días de bastante buen camino, a
caballo, un día de canoa o en barco indiano, sobre torrente, y seis días de vapor por el
mar.
De Popayán a Guatemala, los siete días a Caballo o en canoa (ya antes indicado), dos días
de vapor por el mar hasta Panamá, y de Panamá a Guatemala unos diez días, o sea: ocho
días, más o menos, en vapor por el mar, y dos días por tierra, en diligencia.

UN PAÍS MARCADO POR UNA HISTORIA. A lo largo del siglo XIX Colombia vive
una sucesión de rupturas de estado que estaba seguida cada vez de la elaboración de una
nueva constitución. La de 1886 provoca la actitud de diferentes gobiernos, que hasta esta
fecha se mostraban hostiles a la Iglesia Católica. Una fase más apacible sigue para el
Estado; sin embargo la organización del país cambia seguido; basta con referir la guerra
civil de los Mil Días, del 19 de octubre de 1899 al 26 de julio de 1902.
Los Anales de la Congregación nos informan sobre la República de Colombia después de la
Ley del 16 de mayo de 1905: se compone de 15 departamentos, de un distrito capital que
comprende la población de Bogotá y trece pueblos alrededor, de dos territorios nacionales
(Meta y Caquetá) y de dos intendencias (Guajira y Atrato); a partir de esta división política
podemos situar los lugares donde los misioneros son destinados para la obra misionera y
comprender a la vez la carta eclesiástica siempre calcada de esta realidad civil.
HISTORIA DE LA EVANGELIZACIÓN. Se observa que los obispos de Colombia
debieron ser y son siempre misioneros, es decir, hombres robustos que van hacia un mundo
desconocido para ellos, un mundo nuevo lleno de riesgos y de peligros desconocidos: casi
por todo lado es la selva, no hay caminos ni comodidad. No obstante la evangelización
progresa. Los misioneros hacen parte de congregaciones religiosas: franciscanos,
dominicos, mercedarios, agustinos. El apostolado es muy difícil, pero todos llegan a las
tierras descubiertas por Cristóbal Colón con el espíritudepoder evangelizar, anunciar la
Buena Nueva y bautizar, hacer de esas criaturas hijos de Dios. Son verdaderos misioneros
que arriesgan su vida por compartir el Evangelio, y cada congregación lo hace en regiones
diferentes: Los franciscanos en la región del Darién (cerca de Panamá) y al norte de país.
Los dominicos al borde del Caribe, en Santa Marta; ellos combatirán los abusos de los
gobernadores españoles. Los agustinos se unen a las dos congregaciones precedentes para
19

penetrar en el país y llegar a una población amerindia que ellos transforman en Santa Fe
(1575), Los jesuitas llegan a Santa Fe en 1599. Los mercedarios se dirigen hacia el futuro
Popayán, los capuchinos toman posesión del centro del país (Cundinamarca y Boyacá).
Durante tres siglos sólo cuatro jurisdicciones eclesiásticas permanecen en el territorio de la
Nueva Granada. A pesar de las dificultades, lengua, distancia, clima, alimentación,
comunicación, etc., la Iglesia se ubica por todos lados. Gracias a los misioneros, los
aborígenes se beneficiaron no solamente de la evangelización sino de la cultura; son los
misioneros los que construyen las iglesias (en 1533 había más de 400). Son ellos
igualmente quienes emprenden los primeros ensayos de crianza de animales y quienes
defendieron los derechos de los aborígenes contra los abusos de los conquistadores.
La evangelización se extiende rápidamente. Al inicio del siglo XVIII la mayoría del nuevo
reino de Granada estaba bautizada y cada pueblo contaba con su propio párroco y su propia
parroquia. Fue en aquel momento cuando la Iglesia de Colombia se separa de la Iglesia
Española y se enlaza al arzobispado de Lima. Durante este siglo la acción de la Iglesia
continúa desarrollándose sin dificultad hasta la crisis religiosa española que tiene
repercusiones en América: la expulsión de los Jesuitas en 1767. Ellos tenían entonces el
Seminario de Popayán; regresan más tarde y de nuevo son expulsados en el año 1850.
Durante este período el movimiento de la Independencia se desarrolla y por su parte es
favorable al Catolicismo. Cada estado contaba con cierta independencia,pero los
gobernantes no tenían siempre la misma actitud de benevolencia.

7. LOS PRIMEROS TESTIMONIOS DE LOS LAZARISTAS
A la llegada de los lazaristas a este inmenso territorio de Colombia, en lo eclesiástico la
división de las jurisdicciones estaba calcada sobre la división civil
64
. No existía más que
una sola Provincia eclesiástica,
65
la de Santa Fe
66
de Bogotá, que comprendía las siguientes
sedes sufragáneas: Antioquia y Medellín, Cartagena, Santa Marta, Nueva Pamplona y
Socorro, Panamá, Popayán y Pasto, y Tolima. Las estructuras diocesanas son sólidas,
aunque faltas de sacerdotes.
Después de la llegada de los lazaristas se fundó la diócesis de Tunja por la Bula Infinitus
Amor del 29 de julio de 1880.

64
El nombre del país era los Estados Unidos de Colombia, nombre que lleva de 1861 hasta 1886, con la
Constitución de 1886. Había nueve departamentos, casi uno por diócesis: Cundinamarca, Istmo de Panamá,
Magdalena, Bolívar, Antioquia, Santander, Boyacá y Cauca. Cf. A.F.C.M 1908/73 p. 313.

65
A.F.C.M 1902 / 67 p. 120.

66
Después de un decreto Consistorial de 1896, cambia su nombre por Bogotá. Cf. A.F.C.M 1902 / 67 p. 120.
20

Las escuelas y los hospitales son numerosos en el país. Sin duda, fue esta constatación la
que motivó la llegada de las Hijas de la Caridad. En 1882 toman a su cargo el hospital de
Popayán, después van a Pasto y a Cali y en este lugar crean el dispensario.
El balance de 1902
67
, escrito por el P. Revellière, Visitador de la Provincia de América
Central, agrega las informaciones siguientes sobre cada jurisdicción eclesiástica: Bogotá
posee un seminario fundado en el año 1581 por el arzobispo fray Luis de Cárdenas
68
, 30
colegios y 160 escuelas. Sobre una parte de su territorio, en San Martin (Departamento de
Cundinamarca), existen aún unos veinte mil aborígenes; según el reporte dado al Padre
General de la Congregación, “se trata de infieles” es decir, todavía no evangelizados
69
.
La diócesis de Cartagena había un seminario, fundado por Monseñor Eugenio Biffi
70
, el 1°
de diciembre de 1883. Existía otro seminario en Medellín, ciudad que tenía tres
congregaciones religiosas, una universidad, un colegio y 141 escuelas católicas, con una
población estudiantil de 16.035 alumnos
71
.
La diócesis de Nueva Pamplona, erigida en el año 1902, contaba con 250.400 católicos y 50
parroquias, dice el P. Revellière, de acuerdo a las estadísticas. Desgraciadamente, el clero
era insuficiente para responder a todas estas actividades, pues en este territorio que cubre
casi todo el departamento de Santander, hay 8 sacerdotes seculares y 7 de comunidades
religiosas (“sacerdotes regulares”), existen 31 escuelas y un seminario fundado por
Monseñor José Jorge Torres Estáns, primer obispo.
La diócesis de Panamá poseía un solo colegio y 147 escuelas católicas con una población
de 5.830 estudiantes. Y, finalmente, en la diócesis de Pasto hay 3 colegios y un seminario.
Relaciones con la Santa Sede. En 1810, por la revolución de Independencia cesa toda
relación con la Santa Sede; 26 años más tarde, en 1836, el Papa Gregorio XVI restablece
relaciones diplomáticas con la Nueva Granada. Determina una serie de asuntos que
incumben a todas las repúblicas americanas desprovistas de delegado apostólico o de
representante de la Santa Sede.
Este cargo era muy importante a causa de la jurisdicción extensa de su titular; pero fue


67
A.F.C.M. 1902 / 67 p. 119-126.

68
DE BRIGARD MERCHAN Rafael. Reseña histórica del Seminario de Bogotá, s.f.

69
A.F.C.M. 1902 / 67 p. 122.

70
Proyecto formativo «Seminario Provincial San Carlos Borromeo» de Cartagena. Padres Eudistas, s.f.

71
A.F.C.M. 1902 / 67 p. 122.
21

perdiendo mucha importancia después del nombramiento de numerosos delegados
apostólicos, nuncios e internuncios en América Latina.
En 1886, Colombia cambia la Constitución bajo la presidencia de Rafael Núñez. La
“Constitución Política de la República de Colombia” comienza con la siguiente invocación:
En nombre de Dios, fuente suprema de toda autoridad…”; esto conduce a hacer un
Concordato con la Santa Sede.
Esta Constitución garantiza a las congregaciones la propiedad de sus bienes inmobiliarios.
“En virtud del Concordato pasado con la Santa Sede en 1886 o 1887, las comunidades
religiosas pueden poseer ciertos medios legales”
72
. El 8 de diciembre de 1887, León XIII
firma un convenio con el gobierno colombiano
73
. Este país debe aportar a la Iglesia una
suma anual, para pagar la renta de los bienes eclesiásticos o religiosos desamortizados.
Relaciones frágiles de la Iglesia con los gobiernos sucesivos. Desde la Independencia
aparecen dos grandes partidos que en adelante dominan la política del país. Después de la
Constitución, como antes se dijo, el catolicismo es la religión del Estado: los conservadores
centralistas, se apoyan en la Iglesia católica. Contrariamente los liberales federalistas,
quieren reducir la influencia tanto económica como espiritual de la Iglesia, dedicando todos
sus esfuerzos a esta obra. La existencia de estos dos partidos o tendencias contrarias hacen
comprender un poco mejor las persecuciones de las que fue objeto la Iglesia y
posteriormente las expulsiones que enfrentaron las comunidades religiosas, especialmente
en 1876.
Los conservadores dotan primero a la Republica de la Nueva Granada de una Constitución
unitaria. Pero, a partir de 1845, los liberales, con los presidentes Tomás Cipriano de
Mosquera, José Hilario López (1849) y sobre todo José María Obando (1853), intentan
hacer triunfar su concepción federalista: ellos provocan la guerra civil en 1854, que termina
en la dictadura de José María Melo. Pero los conservadores moderados, vuelven al poder, y
uno de ellos, Mariano Ospina Rodríguez (1857) hace adoptar, en mayo de 1858, una
Constitución semi-federalista para la “Confederación granadina”. En 1861, el liberal Tomás
Cipriano Mosquera regresa al poder originando un retroceso en el gobierno y en las
concesiones otorgadas a la Iglesia por los Conservadores (expulsión de los jesuitas, y
expropiación de los bienes de la Iglesia). Una nueva Constitución, netamente federal,
realiza los “Estados Unidos de Colombia” (1863). Reelegido en 1866, Mosquera es
derrocado en 1867 por los liberales radicales.


72
A.C.G. Roma. Colombia 496. Para la historia de la Provincia. Ref. 08 / 1903.

73
A.F.C.M. 1902/67 p. 122.
22

El siglo XIX fue entonces para Colombia la época de ebullición interior. Después de una
nueva guerra civil en 1876, la Congregación de la Misión fue expulsada de Popayán y de
Pasto y se refugia en Costa Rica mientras que el Obispo de Popayán se retira a Chile. Los
Conservadores vuelven al poder en 1880 con el liberal disidente Rafael Núñez, quien se
apoya en el clero y los grandes terratenientes: el Estado toma entonces el nombre de
República de Colombia, con una Constitución republicana centralista (1886). Los liberales,
partidarios del federalismo, se sublevan en repetidas oportunidades: insurrección de 1885 y
1895, y sobre todo la “Guerra de los Mil Días (1899-1902)” citada anteriormente.
El siglo XX. En 1903, con la independencia de Panamá, favorecida por Washington, el país
debe abandonar toda esperanza de control del comercio interoceánico. Pero la
indemnización entregada por los Estados Unidos a Colombia, será factor de expansión. A
partir del gobierno del general Rafael Reyes (1904-1909), el país entra en una era de
estabilidad política que hace pasar al primer plano los problemas económicos. En este
contexto, histórico, geográfico, económico, cultural, religioso y demográfico que se ha
planteado se inscriben, desde los últimos años del siglo XIX, la presencia y la acción
apostólica de los Padres de la Misión (lazaristas) y de las Hijas de la Caridad.

8. LA PERTENENCIA DE ESTOS PRIMEROS LAZARISTAS FRANCESES
Los misioneros enviados a misión en el territorio colombiano hacen parte de la Provincia de
París. Podemos decir que estos alargan las fronteras con la fundación de la primera casa en
Popayán. En la Congregación cada misionero debe pertenecer a una comunidad local, y
cada comunidad local a una provincia y el conjunto de estas comunidades forman la
provincia lazarista. La casa de Popayán comienza en 1870, con el viaje a tierra de misión de
los cohermanos franceses, y esta es agregada a la Provincia de París por lo que en los
catálogos de este año muestran su composición, con siete casas. La casa principal o Casa
Madre está en París, Rue de Sevrès, a partir de 1804, después de la Revolución Francesa,
bajo el Imperio. Allí viven el Padre General y sus cuatro asistentes; el Secretario de la
Congregación, P. Eugenio Boré
74
; el Procurador de la Congregación de la Misión, P. Jules
Mailly, el Asistente de la casa Gabriel Perboyre y 38 cohermanos más, entre los cuales se
encuentra el P. Mairien Maller, Visitador de la Provincia de España, y el P. Antonio Fiat
75
.

74
Sucesor del P. Étienne. Nació el 15 de agosto de 1809, en Angers (Maine-et-Loire). Recibido en la
Congregación de la Misión el 28 de enero de 1849 en Constantinopla, ordenado sacerdote el 7 de abril de
1850 en Constantinopla. Hace sus votos el 29 de enero de 1851, este mismo año fue nombrado superior de
Bébek (Constantinopla) y el 6 de septiembre es nombrado Visitador Provincial de la Provincia de
Constantinopla. El 18 de octubre de 1866, asume el cargo de secretario general de la Congregaciones la
misión y el 11 de septiembre de 1874 es elegido XV Superior General. Falleció en París el 3 de mayo de
1878. Cf. A.F.C.M. 1894 / 59 p. 125-126; 1910 / 75.

75
Nació el 29 de agosto de 1832 en Glénart (Cantal) recibido en la Congregación de la Misión el 26 de febrero
de 1857, en París, era diacono, ordenado el 29 de mayo de 1858 en San Sulpicio (París). Hace sus votos el 27
23

Es necesario agregar otras seis casas fuera de la metrópoli francesa: Lisboa (Iglesia San
Luis en 1857) y Sancta Quiteria (misión y lugar de peregrinación en 1868) en Portugal,
Lima (misión y hospital en 1857) en Perú, Guatemala (hospital en 1862 y seminario mayor
en 1867), Santa Susana (parroquia y misión en 1861) y a san Pablo (Seminario menor San
Carlos en 1867) Isla Bourbon.
Al momento de ir a misión, los padres Gustavo Foing y Augusto Rieux pertenecen a la
Provincia de Champagne. EL primero trabajaba en el Seminario Mayor de Meaux, casa
fundada en 1862, el segundo en el Seminario Mayor de Sens fundado en 1839. Pero había
dependencia de las casas y de los primeros lazaristas enviados a Colombia, de la Casa
Madre, la cual pertenecía a la Provincia de París o Isla de Francia
76
. Y esto no era sino
hasta el 5 de febrero de 1872, en que el P. Étienne, Superior General de la Congregación,
para la de la Asamblea sexenal, separa de la Provincia de París estas casas y forma una
nueva Provincia
77
. Es la Provincia de América Central
78
. Su circunscripción abraza, desde
el comienzo cinco establecimientos con un personal de 19 padres y dos hermanos
coadjutores: siete en Guatemala
79
, cuatro en Popayán
80
, dos en Guayaquil
81
, dos en Quito
82

y cuatro en Lima
83
, repartidos en cuatro repúblicas: Perú
84
; Guatemala
85
; Colombia y

de febrero de 1859 en Montpellier; desde julio de 1858, profesor en el seminario mayor de Montpellier. En
agosto de 1866 se retira de Montpellier para ir a París; en 1867 es nombrado sub-director del Seminario
Interno, en 1869 director de hermanos, y sub-asistente de la casa Madre; en julio de 1871 nombrado asistente
de la Casa Madre. El 14 de septiembre de 1871, elegido asistente general de la CM y en 1877 Visitador
Provincial de la Provincia de Francia. El 4 de mayo de 1874, asume el cargo de Vicario General de la CM,
después de la muerte de P. Boré el 3 de mayo de 1878, es elegido XVI Superior General. El 29 de julio de
1914, renuncia. Un año más tarde, el 1 de septiembre de 1915, muere en París. Cf. A.F.C.M. 1949-1950 / 114-
115 pp. 3-56.

76
Cf. Catálogo de la Congregación de la Misión 1871.

77
A.F.C.M. / 1877 / 42, p. 123 § 5.

78
A.F.C.M / carta del P. Foing al P. Delteil, Asistente de París, Popayán 27 de abril de 1876.

79
Félix, Mariscal, Juan Bautista Theilloud, Juan Laot, Pedro Jouve, Marcelino Mendez, Alexis Lemonnier,
Andrés Vitale y dos hermanos Coadjutores.

80
Gustavo Foing, Augusto Rieux, Juan Bautista Malézieux, Federico Gamarra.

81
Claudio Lafay, Dionisio Alengry.

82
Juan Claverie, Juan Stappers.

83
Antonio Damprun, Étienne Portes, Armando Alary, Luis Bonomi.

84
Los Cohermanos llegaron a Lima, capital del Perú, en 1857, estaban a cargo de las misiones y de los
hospitales.

85
País donde se instalan los misioneros en 1862 con la capellanía del hospital y en 1867 los cohermanos se
encargan del Seminario Mayor. Esta casa hace parte de la Provincia de París.

24

Ecuador, de características bien definidas, pero todas situadas sobre el borde del Océano
Pacifico.
Según nuestro Catálogo de 1870, en América había hasta entonces tres provincias de
reciente creación. La Provincia de México que había comenzado en 1844, estaba compuesta
de 8 casas y tenía por ministerios: el Seminario Interno para la formación de los nuestros,
tres seminarios diocesanos, cuatro misiones, una casa de retiros, y un colegio. La Provincia
de Brasil, fundada en 1861, tenía 12 casas: 10 en el mismo Brasil y dos en Argentina. Tenía
por ministerios: misiones, hospitales, seminario mayor, colegio, seminario menor. Y
finalmente los Catálogos presentan la Provincia de Chile, pero sin fecha de creación, es
necesario anotar que no tenía en ese momento Visitador, pero había un superior,
posiblemente porque no tenía sino una sola misión: ella sería parte más adelante de la
futura Provincia de “América Central”. Estaba compuesta de tres casas, con los ministerios
en los hospitales y en las misiones.
La Provincia de América Central comienza a crecer; el catálogo de 1874 nos da algunas
informaciones sobre el número de casas; en este año hay siete, pues el año anterior se creó
la misión de Arequipa (Perú) en 1873. El número de cohermanos pasa a 28 padres y 4
hermanos coadjutores. En este año de 1873 llega a Lima el P. Hipólito Duhamel, quien
hace parte de la casa de Cambrai de la Provincia de Picardía; también llegan a la misión el
P. Ernesto Maurice
86
quien hacía parte de la comunidad del seminario mayor de
Carcassonne de la Provincia de Languedoc y José Vaysse
87
quien viene del seminario
mayor de Meaux de la Provincia de Champagne; ellos son destinados al seminario mayor
de Guatemala; el P. Juan Gómez (español) y el P. Felipe González (peruano) ordenados el
25 de mayo de 1872 y el P. Pierre Aribaud, ordenado el 7 de junio de 1873 en la Casa
Madre de París, son destinados a la nueva provincia de América desde la ordenación a
trabajar al seminario mayor y menor de Popayán. Augusto Birot quien pertenecía a la
Provincia de Carcassonne, trabajó en las misiones en Francia, lo mismo que el P. Charles
Baudelet quien acababa de ser ordenado el 7 de julio de 1873 en la Casa Madre, son
destinados a la misión de Guayaquil. El envío se hace muy rápidamente; el mismo día de su
ordenación, ellos partieron de tierras francesas para comenzar una nueva experiencia: en la
carta del P. Birot del 8 de diciembre de 1875 a las hermanas, él lo dice muy bien: Dos años
y más han pasado después de mi partida de Francia. Nosotros partimos de Saint Naizaire
el 7 de julio de 1873 sobre un magnifico barco el “Lafayette” hacia las dos de la tarde,

86
El P. Maurice nace el 21 de septiembre de 1849, (Diócesis de Amiens). Había sido admitido a la
Congregación de la Misión el 26 de septiembre de 1868, ordenado el 7 de junio de 1873. Falleció el 27 de
abril de 1931 en Quito (Ecuador).

87
El P. Vaysse nace el 4 de junio de 1841 a Aunat / Belcaire (Diócesis de Carcassone - Aude). Admitido en la
Congregación de la Misión el 15 de junio de 1870, hace sus votos y es incorporado a la Congregación de la
Misión el 15 de agosto de 1872, ordenado el 27 de marzo de 1868. Muere el 12 de mayo de 1935 en
Guatemala.
25

tres horas después, mareo general (…). El 19 de julio a la una de la tarde entramos en
Martinica (…). El 27 de julio, llegamos a Colón. El 28 atravesamos el Istmo de Panamá en
“camino de hierro” (…). Llegamos sin accidentes a Panamá (…); en fin el 31, día de San
Ignacio, es necesario decir adiós, probablemente por la vida presente; heahí en camino
para Guayaquil, el Pacífico no hizo también pacífico su nombre (…) en fin al final del día,
(3 de agosto) entramos en el magnífico Río Guayaquil, pudimos entonces ver sobre las
orillas los bosques de mangles, árboles muy elevados y muy bellos que no crecen más que
en el agua salada de una manera verdaderamente curiosa. A las 10:30 de la noche,
echamos el ancla al frente de la población donde se veían los reverberos a gas; el día
siguiente, 4 de agosto, mientras que todo era fiesta en París en las dos comunidades,
desembarcamos definitivamente en suelo americano
88
.
El nuevo Superior General, Eugenio Boré
89
, continúa el proyecto misionero de su
predecesor
90
. Entre los primeros cohermanos enviados por él, se encuentra el P. Pedro
Schumacher de la Provincia de Provenza, en Francia, quien trabajaba en el seminario
mayor de Montpellier; el P. Francisco Neuman y el P. Judoque Krautwing quienes eran
miembros de la casa de Colonia y hacían parte de la Provincia de Prusia y el P. Víctor
Coutard. Todos estos fueron destinados al seminario mayor de Quito (Ecuador). La
Provincia de América Central esta compuesta de 7 casas (3 en Ecuador, 2 en Perú, 1 en
Guatemala y 1 en Colombia). Un año más tarde se funda el seminario de Pasto (1874) y el
Catálogo de 1875 informa que el P. Malezieux es enviado a Pasto para una nueva misión,
venía de Popayán. Este Catálogo de 1875, nos presenta tres nuevos misioneros que llegan
de Europa: el P. Augusto Saguet, ordenado el 7 de junio de 1874, quien muy pronto hace el
viaje misionero, y Tomás Gougnon, incorporado a la Provincia de Campagne, llegaban de
la parroquia y de la misión de Saint Walfroy. Estos dos cohermanos llegan al seminario
mayor de Popayán. Y el último misionero llegado a suelo americano es el P. Bernardo
Thiel, quien, después de su ordenación el 7 de junio de 1874 en París, fue enviado al
Seminario de Quito. En resumen, en este año de 1875 la Provincia de América Central está
compuesta de 8 casas, de las cuales 2 en Colombia: Popayán y Pasto y 29 sacerdotes y 3
hermanos coadjutores.
El número de misioneros así va aumentando, pero es todavía insuficiente. En la
correspondencia sostenida entre el Visitador y el Padre General, se ve frecuentemente que


88
A.C.G. Colombia 497. Maison: Popayán I. Ref. 05 / 1875.

89
La Asamblea General XXIII, comienza el 8 de septiembre con 85 miembros de los cuales 30 eran
Visitadores; el 11 de septiembre la Asamblea elige el Superior General, es el P. Boré y la Asamblea culmina
el 22 de septiembre.

90
El 12 de marzo de 1874 fallece en París el P. Juan Bautista Étienne; después de su muerte, los lazaristas se
reúnen en París en Asamblea General, para proceder a la elección de su sucesor.

26

el Visitador pide la ayuda y el envío de más misioneros pues el territorio donde se implanta
la Congregación es bastante grande y faltan sacerdotes. En la carta que el P. Birot dirige al
Padre General, él se expresa de la siguiente manera: yo me contento de enviarle estas notas
e informaciones sobre la misión de Popayán, a fin de que Usted pueda actuar con todo
conocimiento de causa. Hay tal penuria de sacerdotes que a todo momento las gentes
fallecen sin sacramentos, un habitante de la costa del Pacífico, ignorando esto que había
ya hecho Monseñor por el establecimiento de una misión, escribía el año pasado al Papa y
le suplicaba de enviar sacerdotes italianos o españoles. El Papa, sobre esto, escribe a
Monseñor que él envía 4 misioneros a estas provincias. Estando solo, yo debía partir sin
otro, a pesar de todo que Monseñor me había prometido, primero que todo, un compañero.
Después de haber predicado durante dos meses con mucho fruto, yo iba lleno de santo
ardor a penetrar en el corazón del país, cuando un accidente me ha hizo perder la vista:
forzado a entrar a Popayán, en el mes de octubre yo volveré a esta costa. Dios quiera que
yo no esté más solo como la primera vez
91
.
En 1876, 5 misioneros más llegan a la Provincia de América Central, quienes vienen de
Francia para la casa de Arequipa: los padres Francisco Frias, Denis Alengry, Juan Grimm,
Teófilo Gaujon y Leon Bouveret. Así es como la Provincia funcionó hasta 1913. Recibió a
lo largo de este tiempo 111 misioneros, que fueron llegandocon el correr de los años a
medida que las necesidades los reclamaban en estas tierras:
En 1871 4 misioneros: 3 franceses y un peruano
En 1872 2 misioneros: 1 francés, 1 español
En 1873 1 misionero: 1 peruano
En 1875 5 misioneros: 3 franceses y 1 guatemalteco
En 1876 2 misioneros 1 francés y 1 italiano
En 1880 2 misioneros 1 alemán y 1 italiano
En 1883 4 misioneros: 2 franceses, 1 Italiano y 1 colombiano
En 1884 1 misionero: 1 francés
En 1886 1 misionero: 1 francés
En 1887 5 misioneros: 1 francés, 2 alemanes, 1 colombiano y 1 salvadoreño
En 1888 2 misioneros: 1 francés, 1 costarricense
En 1889 1 misionero: 1 colombiano
En 1890 4 misioneros: 2 franceses, 1 costarricense y 1 guatemalteco
En 1892 6 misioneros: 2 franceses, 1 ruso, 1 costarricense y 2 colombianos
En 1894 2 misioneros: 2 colombianos
En 1896 2 misioneros: 1 francés y 1 colombiano
En 1897 5 misioneros: 2 franceses, 1 costarricense, 1 ecuatoriano y 1 colombiano
En 1899 1 misionero: 1 francés

91
A.C.G. Roma. Colombia 497: Casa: Popayán I. Ref. 07/1876.
27

En 1900 5 misioneros: 1 francés, 1 ecuatoriano y 3 colombianos
En 1901 4 misioneros: 1 holandés y 4 colombianos
En 1902 2 misioneros: 2 colombianos
En 1903 3 misioneros: 1 francés y 2 colombianos
En 1904-05 14 misioneros: 12 franceses, 1 italiano y 1 colombiano
En 1906 4 misioneros: 4 franceses
En 1907 3 misioneros: 3 franceses
En 1908 5 misioneros: 4 franceses y 1 colombiano
En 1909 6 misioneros: 4 franceses y 2 colombianos
En 1910 1 misionero: 1 francés
En 1911 5 misioneros: 5 colombianos
En 1912 4 misioneros: 1 francés, 1 holandés, 1 Portugués y 1 colombiano
En 1913 3 misioneros: 2 franceses y 1 colombiano.
En resumen, en estos 43 años tenemos cohermanos por nacionalidades: 57 franceses, 31
colombianos, 4 alemanes, 2 ecuatorianos, 4 costarricenses, 4 italianos, 2 peruanos, 2
guatemaltecos, 2 holandeses, 1 español, 1 salvadoreño, 1 ruso y 1 portugués. Lista de
cohermanos 1870 – 1913.


0
10
20
30
40
50
60
Franceses Colombianos
0
1
2
3
4
4 4 4 2 2 1 1 1 1 1
Alemanes 4
Ecuatorianos 2
Costarricenses 4
Italianos 4
Peruanos 2
Guatemaltecos 2
Holandeses 1
Espanol 1
Salvadoreno 1
Ruso 1
Portugués 1
28

Como se puede notar, estos misioneros eran de diversas nacionalidades, la mayoría
franceses relevados con el tiempo con el aumento de los cohermanos colombianos. Entre
1904 y 1905 los llegan misioneros franceses en masa, pues es la época en que las
congregaciones religiosas fueron expulsadas de Francia.