LECTURA

:

FÍSICOS LOGRAN TELETRANSPORTAR PROPIEDADES DE
ÁTOMOS

Aunque por el momento sólo la ficción ha permitido que un hombre pueda trasladarse de un lugar a otro
sin usar ningún vínculo físico, lo logrado recientemente por científicos en EE.UU. y Austria que
teletransportaron las propiedades de dos átomos no sólo nos permite soñar con esa realidad, sino que abre la
puerta a la creación de computadoras cuánticas o ultra-rápidas que podrán transmitir información a la
velocidad de la luz.
En el 2264 la tripulación del U.S.S. Enterprise -la famosa nave espacial de la serie de televisión Viaje a
Las Estrellas - se movía en segundos desde cualquier lugar del Universo gracias a los equipos de
teletransportación de su ingeniero en jefe, Montgomery Scott.
260 años antes que el Capitán Kirk y el doctor Spock, dos equipos de físicos - en dos lugares distintos del
planeta - anunciaron que lograron teletransportar, por primera vez en la historia, las propiedades de un átomo a
otro, sin usar un vínculo físico.
Un hito que da pie para soñar con hacer realidad lo imaginado por Gene Roddenberry en 1966 para su
serie de televisión, pero que también hace cada vez más certero el camino bacía la computación cuántica, que
por el momento sólo es una interesante teoría.
Lo que logró el equipo encabezado por el profesor Rainer Blatt, de la Universidad de Innsbruck en
Austria, así como el equipo de científicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) de
Boulder, Colorado, liderados por David Wineland fue teletransportar “estados cuánticos” entre átomos.
Mientras los austríacos utilizaron iones, es decir, partículas eléctricamente cargadas, de calcio, el grupo
estadounidense utilizó átomos de berilio, según publica la última edición de la revista Nature.

Transportando información
La teletransportación cuántica es algo que se viene pensando desde los '90 y que experimentalmente sólo
se había logrado con rayos de luz. "Lo novedoso de estos experimentos es que, por primera vez, se logra
realizar la teletransportación cuántica con materia: átomos de calcio y de berilio. También es importante
destacar que esto fue realizado en dos laboratorios distintos con metodologías distintas, lo que implica que es
algo que seguramente tendrá muchas variantes y nuevas sorpresas", dice.
La teletransportación cuántica no significa que la materia (en este caso los átomos) sean físicamente
transportados de un lado a otro. En rigor, lo que ocurre es que a través de una propiedad cuántica de estados
entrelazados - envió la información sobre el estado de un átomo a otro átomo distante y logro que este nuevo
átomo replique exactamente la información que posee el otro. "De cierta forma es más correcto hablar de
transportación de información".
“Supongamos que tengo dos pedazos de arcilla. Una bola de arcilla normal y otra con la cual he hecho
una figura humana. Lo que hago es transferir a la primera bola de arcilla sin forma alguna todas las
características; de la segunda que tiene una figura humana. Así el primer trozo adquirirá figura humana,
mientras que el segundo perderá su forma original y quedará como una pelota de arcilla. Es como si hubiera
transferido el objeto de un lugar a otro, pero lo que hecho es obligar a la primera bola de arcilla a
transformarse y a adquirir ciertas propiedades. Entonces lo que transmitimos es información, no materia. Y es
lo que al parecer estos científicos han hecho”.
LECTURA:

FÍSICOS LOGRAN TELETRANSPORTAR PROPIEDADES DE
ÁTOMOS

Aunque por el momento sólo la ficción ha permitido que un hombre pueda trasladarse de un lugar a otro
sin usar ningún vínculo físico, lo logrado recientemente por científicos en EE.UU. y Austria que
teletransportaron las propiedades de dos átomos no sólo nos permite soñar con esa realidad, sino que abre la
puerta a la creación de computadoras cuánticas o ultra-rápidas que podrán transmitir información a la
velocidad de la luz.
En el 2264 la tripulación del U.S.S. Enterprise -la famosa nave espacial de la serie de televisión Viaje a
Las Estrellas - se movía en segundos desde cualquier lugar del Universo gracias a los equipos de
teletransportación de su ingeniero en jefe, Montgomery Scott.
260 años antes que el Capitán Kirk y el doctor Spock, dos equipos de físicos - en dos lugares distintos del
planeta - anunciaron que lograron teletransportar, por primera vez en la historia, las propiedades de un átomo a
otro, sin usar un vínculo físico.
Un hito que da pie para soñar con hacer realidad lo imaginado por Gene Roddenberry en 1966 para su
serie de televisión, pero que también hace cada vez más certero el camino bacía la computación cuántica, que
por el momento sólo es una interesante teoría.
Lo que logró el equipo encabezado por el profesor Rainer Blatt, de la Universidad de Innsbruck en
Austria, así como el equipo de científicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) de
Boulder, Colorado, liderados por David Wineland fue teletransportar “estados cuánticos” entre átomos.
Mientras los austríacos utilizaron iones, es decir, partículas eléctricamente cargadas, de calcio, el grupo
estadounidense utilizó átomos de berilio, según publica la última edición de la revista Nature.

Transportando información
La teletransportación cuántica es algo que se viene pensando desde los '90 y que experimentalmente sólo
se había logrado con rayos de luz. "Lo novedoso de estos experimentos es que, por primera vez, se logra
realizar la teletransportación cuántica con materia: átomos de calcio y de berilio. También es importante
destacar que esto fue realizado en dos laboratorios distintos con metodologías distintas, lo que implica que es
algo que seguramente tendrá muchas variantes y nuevas sorpresas", dice.
La teletransportación cuántica no significa que la materia (en este caso los átomos) sean físicamente
transportados de un lado a otro. En rigor, lo que ocurre es que a través de una propiedad cuántica de estados
entrelazados - envió la información sobre el estado de un átomo a otro átomo distante y logro que este nuevo
átomo replique exactamente la información que posee el otro. "De cierta forma es más correcto hablar de
transportación de información".
“Supongamos que tengo dos pedazos de arcilla. Una bola de arcilla normal y otra con la cual he hecho
una figura humana. Lo que hago es transferir a la primera bola de arcilla sin forma alguna todas las
características; de la segunda que tiene una figura humana. Así el primer trozo adquirirá figura humana,
mientras que el segundo perderá su forma original y quedará como una pelota de arcilla. Es como si hubiera
transferido el objeto de un lugar a otro, pero lo que hecho es obligar a la primera bola de arcilla a
transformarse y a adquirir ciertas propiedades. Entonces lo que transmitimos es información, no materia. Y es
lo que al parecer estos científicos han hecho”.