MANTEQUILLA 

Felipe Szarruk 
Ingeniería Artística Radio Subterránica 
Todos los derechos reservados 2007
MANTEQUILLA 
Felipe Szarruk
A mis amigos y mi familia. 
Para que vivan como perros. 
Y para mi hermano Sebastián 
Que fue el más grande de todos 
Los hombres que habitaron 
En este planeta.
“¡Todo Cambia!”

­¡Yo  sólo  voy  a  esa  rumba  si  me  puedo  coger  a  la  perra  de  la 
Catalina!­  dijo  Snappy  a  su  mejor  amigo  Pelos.  Le  tengo  ganas  desde 
que era un cachorro. 
Efectivamente, la había buscado tantas y tantas veces por los callejones 
húmedos y oscuros de Santa Fe de Bogotá, sólo para cogérsela. Una vez 
la pilló en el parque nacional y estaba en celo, pero no pudo hacer nada 
porque Killer  ya se  la  había cotizado, a  lo  bien,  Catalina era una perra 
bien  “perra”,  pero  a  Snappy  no  le  importaba,  varias  semanas  se  había 
despertado  con  una  de  esas  severas  erecciones  matutinas  después  de 
haber  tenido  un  sueño  húmedo  con  ella  y  no  le  quedaba  más  remedio 
que  dirigirse  a  la  pata  de  un  sofá  cercano  y  frotarse  contra  ella  para 
calmar su gana.
­De que se la puede coger o no, depende sólo de usted parce­ le 
respondió  Pelos,  mientras  encendía  un  cigarrillo  Beltmon  extra  suave, 
de esos importados de Venezuela, al fin y al cabo no podían fumar otra 
cosas, eran perros chandosos, sin plata ni para una cerveza. 
­Sí,  tiene  razón  parcerito­,  replicó  Snappy,  y  los  dos  comenzaron  a 
caminar rumbo a la fiesta. 
A  lo  bien, Snappy  no era tan chandoso, tenía  su  pedegree,  lo que pasa 
es que era guerrero, tenía su casa y todo, pero le gustaba la calle, vagar 
y  andar  de  un  lado  a  otro  coqueteando o  buscando  peleas,  pero  eso  sí, 
siempre  con  Pelos,  ellos  dos  eran  inseparables.  Se  conocieron  en  el 
almacén  veterinario  en  que  ambos  fueron  puestos  en  venta.  Aún  eran 
muy  pequeños,  crecieron,  se  volvieron  grandes  amigos  y  juraron 
siempre serlo. 
Cuando  compraron  a  Snappy,  Pelos  se  quedó  solo  en  el  almacén,  a  él 
nadie  lo  compraba  porque  a  lo  bien,  era  muy  feito;  pero  Snappy  lo 
siguió llamando un resto sólo para hablar. Lo llamaba desde un celular 
Ericsson  que  le  habían  regalado  sus  amos  de  cumpleaños  y  que  a  él 
nunca  le  tocaba  pagar  porque  era  prepagado  y  funcionaba  con  tarjeta, 
hasta  que  un  buen  día  el  veterinario  se  aburrió  que  nadie  compraba  a 
Pelos y se quiso deshacer de él. ­Usted no es un buen negocio para 
mí­  le decía el  veterinario todos los días. ­Lo único que me produce 
son  gastos­,  y  entonces  lo  tiró  a  la  calle,  y  allí  en  la  calle  fue  donde 
Pelos aprendió a guerrear a lo bravo.
A  veces  se  paraba  con  la  miradita  de  perro  arrepentido  delante  de  la 
gente  para  ver  si  alguien  lo  recogía,  pero  como  era  tan  feito,  ¡pailas!, 
nunca  nadie  lo  recogió,  de  buenas  que  Snappy  era  su  mejor  amigo, 
porque era él quien le daba plata para cigarrillos y cerveza, plata que se 
robaba  de  sus  amos,  obviamente,  pero  es  que  eran  tan  amigos,  tan 
parceros, que daban la vida uno por el otro. 
­¿Sabe qué loco?­, dijo Pelos, ­A lo bien, yo también quiero sexo 
esta noche, pero es un problema porque la nena tiene que estar 
reborracha  para  que  me  lo  dé,  de  otra  forma...!pailas!­  Y 
siguieron caminando a la fiesta. 
Por otro lado estaba Killer, ese man si que era una gonopitzurria, el mas 
guerrero  de  todos  los  perros  de  Santa  Fe,  tenia  una  gallada  enorme, 
todos  lo  seguían  y  lo  defendían,  a  él  todo  le  importaba  huevo,  incluso 
que  Catalina  le  tirara  boleta,  como  era  bien  pinta,  podía  tener  la  nena 
que  quisiera,  era  guerrero,  pero  eso  si,  siempre  andaba  con  plata, 
siempre tenia  las relucas producto de negocios raros o atracos tarde en 
la noche, a lo bien no tenia facha de matón ni nada, como dije era bien 
pinta, pero esa mente degenerada si no se la quitaba nadie. 
Aun  me  acuerdo  como  se  ganó  ese  respeto  tan  bravo  que  todos  le 
tenían.  Una  vez  andaba  vagando  por  Cartagena  cuando  se  encontró  de 
frente  con  Belcebú,  un  severo  PittBull  blanco  y  negro  más  malo  que 
coger  a  puñaladas  a  la  mamá.  Ya  la  famita  de  busca  pleitos  de  Killer 
había llegado hasta sus oídos y lo había estado “cazando” desde que
supo  que  llegó  a  Cartagena,  Belcebú  era  un  “Jefe”,  su  fama  iba  de  un 
extremo a otro por todo el país, todos sabían de él y todos lo respetaban, 
pero como dije antes, esto a Killer le valía huevo. 
Ese  día  Killer  se  había  levantado  con  severo  guayabo,  una  resaca 
tremenda  porque  la  noche  anterior  se  había  pegado  una  borrachera 
brutal en la playa con un par de nenas que conoció esa misma noche en 
una discoteca, una era todavía una cachorrita, una French Puddle lo más 
de hermosa,  la otra era una Doberman  bien caliente que venia de  Cali. 
A  las dos se  las tiró sin condón en  la playa en  medio de  la  borrachera, 
Killer  nunca  usaba  condón  porque  no  le  gustaba,  decía  que  era  como 
tocar guitarra sin ponerle las cuerdas o algo así. 
Nadie sabe a ciencia cierta que hacia Killer en Cartagena, y lo más raro 
es que andaba solo, porque Killer siempre andaba con su gallada. 
Cuando  se  levanto  ya  las  dos  perritas  no  estaban,  al  lado  de  su  cabeza 
había un vómito seco  incrustado en  la arena,  él  no podía recordar si el 
que se había vomitado era él o alguna de las guarichas que estaban con 
él, el caso es que luego fue a una tienda para comprar una gaseosa y un 
Alka Seltzer cuando se encontró de frente con Belcebú: 
­¿Así que este es el perrito de Santa Fe del que todos hablan?­ 
dijo  Belcebú  a  todos  los  otros  perros  de  su  gallada  ­¡No  se  ve  tan 
agreste como todos dicen!­ Y todos los perros se echaron a reír.
Killer  no tenía  ni  idea de  lo que estaba pasando, porque era la primera 
vez en la vida que veía a ese animal y además él no se había metido con 
nadie, hasta ahora. Estaba pensando que tal vez la noche anterior, en la 
mitad de la borrachera, había hecho algo estúpido, o que tal vez alguna 
de  las  nenas  era  la  novia  de  ese  can;  pero  de  todas  formas  no  iba  a 
preguntar, además eran  muchos  los perros de esa  gallada,  y además de 
eso se pilló que más de uno traía revólver y él no tenia ni un alfiler para 
defenderse, así que fingió no escuchar y se dirigió hacia el mostrador. 
Pero fue en ese preciso momento, cuando se volteó, que sintió el totazo 
tan bárbaro que  le  metió Belcebú  en  la espalda,  y  fue tan cerdo que  lo 
mandó derecho al piso y ahí se dio en el hocico y se reventó, ¡esto si ya 
fue  demasiado!  Nadie  recuerda  bien  que  fue  lo  que  pasó,  a  lo  bien  la 
gente inventa mucho y hubo muchas historias rondando por ahí, pero la 
más  común,  la  que  se  tiene  por  “oficial”,  es  que  Killer  se  enloqueció 
después de que vio  la sangre que salía de su hocico, se levantó y de un 
solo mordisco le arranco media jeta a Belcebú. Fue tan rápido que este 
no  alcanzó  a  hacer  nada.  Después  uno  de  los  perros  de  la  gallada 
desenfundó un revólver y trató de dispararle a Killer; pero este le brincó 
encima al can y le quitó el arma, le incrustó una bala en el cráneo a ese 
chandoso  y  otras  dos  a  los  que  tenían  las  armas  y  dijo  en  voz  alta  – 
Ahora sí manada de perras, nos vamos a dar en el hocico como 
machos,  ¿quien  arranca?  –  y  dicen  unos  que  nadie  se  le  midió  y 
todos salieron corriendo pero otros dicen que un Bóxer inmenso salió al 
ruedo  pero  Killer  lo  volvió  nada,  lo  volvió  pedazos  en  solo  unos 
segundos, y fue tan bestial que cuando todos vieron a ese pobre Bóxer
agonizando  en  el  suelo  de  aquella  tienda,  salieron  corriendo.  Fue  así 
como se ganó el respeto tan bravo que tenía. 
Esa  noche,  Catalina  estaba  preciosa,  más  que  cualquier  otra  noche,  no 
llevaba  mucho  maquillaje  encima  y  estaba  estrenando  una  correita 
alrededor  de  su  cuello,  ¡Esa  perra  era  una  diosa!,  no  había  can  que  no 
quisiera  con  ella,  más  de  uno  le  había  tirado  boleta  pero  ella 
seleccionaba  muy  bien  a  sus  levantes,  claro  que  en  el  tiempo  que 
anduvo con Killer se creía reina de belleza y no hablaba con nadie; pero 
ahora era distinto porque Killer le había terminado y más de uno había 
ido a esa fiesta solo por ligarse a esa nena. 
Snappy  y  Pelos  llegaron  casi  dos  horas  después  de  que  había 
comenzado y ya las  botellas que habían llevado los demás estaban casi 
vacías.  Como  de  costumbre  ellos  no  cargaban  mucho  dinero  y  tenían 
ganas  de  emborracharse,  así  que  se  limitaron  a  quitarles  tragos  a  los 
demás. Catalina estaba bailando sobre una mesa, alrededor suyo estaban 
varios  perros  haciéndole  barra,  estaba  bailando  un Rock  and  Roll,  ella 
sabia que era  bella  y que todos la  miraban, por eso se daba ese aire de 
princesa  y  hacía  caso  omiso  a  todos  los  piropos  y  gritos  que  aquellos 
machos  le  tiraban,  Snappy  cuando  la  vio  quedó  como  un  Zombi,  ese 
man  sí  que  estaba  tragado  de  esa  perra,  se  fumó  casi  cinco  cigarrillos 
uno tras de otro antes de que acabara la canción, pero lo hizo con gusto 
y  casi  sin  darse  cuenta,  en  su  mente  solo  estaba  ella,  ¿cómo  podía 
cotizarse a esa perrita tan rica?, ¿qué le tenía que decir para que cayera 
tendida  junto  a  él?,  ahora,  no  era  trabajo  fácil,  porque  Catalina  tenia
experiencia  con  los  machos,  yo  creo  que  ella  ya  había  escuchado  todo 
cuanto  un  perro  le  podía  decir  a  una  perra,  al  fin  y  al  cabo  no  era 
inocente, así que si alguien quería a esa loca tendría que idearse un plan 
bien original. 
Después de cinco tragos, Snappy al fin decidió ir a hablarle a Catalina, 
encendió  otro  cigarrillo  y  comenzó  a  andar  lentamente  hacia  ella,  iba 
pensando que le iba a decir, un paso... Hola Catalina, dos pasos... ¡Cata, 
cómo estas de hermosa esta noche!, tres pasos... ¿Catalina te importa si 
bailamos?,  cuatro  pasos...  Mira  nena,  he  estado  pensando  y...,  cinco 
pasos y otro perro desgraciado la sacó a bailar, ah!, el pobre de Snappy 
se devolvió todo cabizbajo a donde estaba Pelos y se mandó otro trago 
en  fondo  blanco.  ­¡Fresco loco!,  tenemos  toda  la  noche  para  que 
intente­  le  dijo  Pelos,  pero  Snappy  estaba  muy  ansioso,  él  de  verdad 
quería  a  esa  perra  e  iba  a  hacer  de  todo  para  lograrlo,  así  que  fue  a  la 
pista  de  baile  y  se  paró  en  frente  de  Catalina  y  su  pareja,  un  inmenso 
RottWailler  negro  azabache  con  las  mandíbulas  mas  grandes  que 
alguien  ha  visto  en  su  vida.  La  miró  a  los  ojos  y  con  una  voz  muy 
elegante dijo: ­Catalina, disculpa que los interrumpa, pero es que 
necesito bailar contigo­  y ahí fue cuando se armó la de Troya, porque 
el  RottWailler  no se  iba  a aguantar severa  humillación delante de todo 
el mundo, así que de un sólo empujón mandó a Snappy casi tres metros 
volando, éste trató de levantarse lo más rápido posible pero no alcanzó 
ni  a  apoyar  tres  de  sus  patas  cuando  sintió  los  dientes  de  esa  bestia 
clavándose  muy cerca de su cuello,  la presión era tan  fuerte que sentía 
que se estaba desvaneciendo, Pelos miraba impotente desde el otro lado 
de la pista, porque a decir verdad, Pelos sí que era malo para esos
tropeles,  una  vez  una  nena  le  dio  un  puño  y  casi  lo  desbarata,  ahora 
imagínense lo que le hubiera podido hacer ese RottWailler. 
Snappy  ya  estaba  pensando  que  ese  era  el  último  minuto  de  su  vida 
perruna, que sus días estaban destinados a terminar bajo los molares de 
un  perro  celoso,  pero  de  repente  se  dio  cuenta  que  tenia  a  su  alcance 
una  botella  de  Whisky  medio  llena.  Al  principio  dudó  un poco  porque 
se  preguntaba  si  valía  la  pena  desperdiciar  todo  ese  Whisky  en  la 
cabeza de ese can, pero el instinto de supervivencia le ganó y entonces 
Snappy  tomó  la  botella  y  de  un  totazo  seco  la  clavó  en  la  cabeza  del 
Rott  Wailler,  siete  segundos  después,  sangrando  y  medio  muerto, 
Snappy  se  encontraba  corriendo  junto  a  Pelos  por  un  callejón  para 
escaparse  de  los  treinta  y  siete  perros  amigos  del  RottWailler  que  los 
querían levantar a patadas. Lo que casi nadie sabe, es que mientras todo 
ese tropel estaba pasando, en la fiesta sucedieron otras cosas casi o más 
importantes  que  la  pelea  misma.  Catalina  se  quedó  sola  en  un  rincón 
esperando  a  ver  qué  pasaba,  casi  nadie  se  quedó  en  la  casa  por  salir  a 
ver; pero hubo un perro que la pelea le valía huevo: Killer, él se quedo 
también en la fiesta y aprovechó ese preciso momento en medio de toda 
la confusión para acercarse a Catalina a hablar. 
Killer: ¿Entonces qué bizcocho, no me diga que la peleita es por 
usted? 
Catalina:  ¿cómo  le  parece?,  ya  no  puede  una  ni  salir  a  bailar 
porque estos estúpidos se agarran...
Killer: Bueno, a mi no me sorprende, usted es la perra más bella 
que hay por aquí 
Catalina: ¡Ah si!, ¿y si usted piensa eso por que me terminó? 
Killer: Nena, Lo que pasa es que yo estaba confundido; pero ya 
aclaré  mi  mente y de una  cosa si estoy  seguro,  es  de que yo  a 
usted la amo... 
Catalina: ¿de verdad? 
Y  eso  fue  todo,  Killer  no  tuvo  que  decir  nada  más  para  llevarse  a 
Catalina  a  un  motel,  nadie  vio  nada,  nadie  supo  nada,  lo  cierto  es  que 
cuando  todos volvieron  a  la  fiesta aún quedó  más de uno que  la  buscó 
durante toda la noche. 
Cuando Snappy llegó a su casa estaba cansado, tenía el hocico lleno de 
sangre,  le  dijo  a  Pelos  que  si  quería  podía  dormir  en  el  patio  de  atrás; 
pero  el  se  negó,  dijo  que  iría  a  tomarse  un  café,  pero  mentira,  lo  que 
pasa  es  que  tenia  miedo  que  al  otro  día  cuando  salieran  los  estuvieran 
esperando  para  darles  en  la  jeta  otra  vez,  así  que  se  marchó.  Snappy 
entró por la puertecilla que sus amos habían hecho para él, las luces ya 
estaban  apagadas,  él  solo  tenía  ese  deseo  de  tomarse  su  leche  y  de 
pronto  comer  un  poco  de  Nutre  Can  e  irse  a  dormir  por  tres  días 
seguidos, se aproximó a su plato pero vio con sorpresa que sus amos se 
habían  olvidado  de  poner  la  comida  en  él,  así  que  dejo  que  de  su
garganta  salieran  esos  sutiles  quejidos  de  perro  consentido,  lo 
suficientemente  alto  como  para  que  sus  amos  escucharan  y  funcionó, 
unos segundos después alcanzó a ver que una de  las  luces del segundo 
piso se encendía, escuchó la voz de su amo que le consolaba ­Ya... Ya 
va...  Además  qué  son  estas  horas  de  llegar  a  pedir  co... 
SNAPPY!,  ¿que  le  pasó  en  el  hocico?­  Oh  no,  Snappy  había 
olvidado lavarse la cara después de entrar a la casa Otra vez peleando ­ 
¡perro  chandoso!­  le  gritaba  su  amo  ­Ya  estoy  cansado  de  verlo 
llegar  así  vuelto  nada,  con  usted  no  vale  nada,  lo  consentimos 
todo  lo  que  quiere  y  de  todas  formas  no  funciona­.  Snappy 
mantenía  la  cabeza  bajo  y  su  rabo  entre  las  piernas  como  buen  perro 
regañado, mientras su amo lo seguía reprimiendo ­Así no va a llegar a 
ningún lado, no va  a  poder ir a  la  universidad ni nada,  si sigue 
así me va a tocar echarlo de la casa­, y ahí fue cuando a Snappy se 
le  saltó  la  piedra,  tras  de  que  había  terminado  casi  muerto  en  la  pelea, 
ahora este  man  lo  venía a  humillar por un  simple plato  de comida,  no, 
¡eso  si  que  no!,  entonces  alzó  la  cabeza,  sacó  el  rabo  de  entre  las 
piernas y por primera vez le contestó a su amo ­ ¡Sabe que hermano! 
Usted no me tiene que echar de la casa porque yo me voy, estoy 
cansado  de  ustedes,  no  me  sirven  para  nada  ­  ...su  amo  quedó 
perplejo  frente  a  él,  pero  a  la  vez  le  dio  tanta  rabia  que  Snappy  le 
contestara que no le importó lo mucho que lo quería y lo tiró a la calle, 
no  sin  recordarle  antes  lo  frágil  que  en  realidad  era  y  que  él  había 
podido vagar todos esos años gracias a que ellos  lo  habían  sostenido  y 
nunca  le  había tocado trabajar,  y antes de cerrar la puerta en su cara le 
pregunto cómo iba hacer para mantenerse en la calle; a lo que Snappy
muy  orgulloso  contestó  –  Yo  soy  un  guerrero,  ya  me  las  voy  a 
arreglar ­.

Caminó por más de una  hora pensando en que se había equivocado de 
lo  peor,  casi  nunca  peleaba  con  sus  amos,  pero  esta  vez  había  algo 
adentro de si mismo que le gritaba diciéndole que  ya era hora de hacer 
algo distinto, de liberarse,  de coger el  mundo con sus patas, al  fin  y  al 
cabo el  no tenia deseos de  ir a  la universidad  ni  nada de eso, el quería 
ganarse  la  vida  fácil,  ser  estrella  de  Rock  and  Roll  o  artista  de  cine, 
quien sabe, hasta tenia la pintica de galán medio huevo para entrar a la 
Televisión, muchas veces se encerraba en la ducha a cantar mientras se 
daba  un  baño,  o  se  ponía  a  improvisar  escenas  de  películas  que  había 
visto recientemente, a lo bien el chandoso tenia un talento escondido, lo 
que pasa es que nunca lo pudo encontrar. 
Al  cabo  de  un  rato  encontró  a  Pelos  durmiendo  bajo  un  arrume  de 
cartones  cerca  de  la  calle  tercera,  lo  despertó  de  un  mordisco  en  el 
trasero, al cual este le respondió con severo madrazo. ­¡Vamos Pelos!, 
nos espera un camino bravo­ le dijo, ­¡Cual  camino ni que nada, 
loco!, ¿usted que hace acá a esta hora?­ Le respondió Pelos
todavía con la piedra afuera por el mordisco. Snappy le explicó a Pelos 
todo  lo  que  había  pasado  y  también  lo  que  pensaba  hacer,  le  dijo  que 
cogieran  camino  por  todo  el  mundo,  le  dijo  que  podían  empezar 
viajando  por  el  país  y  luego  cruzar  las  fronteras  y  conocer  todos 
aquellos  lugares  que  siempre  habían  soñado:  Paris,  Londres,  Madrid, 
Japón,  etc.  Incluso  le  propuso  a  Pelos  que  aprendiera  a  tocar  el  bajo  y 
así podrían formar una banda de Rock y hacerse millonarios, al fin y al 
cabo  que  podrían  perder.  Pelos  encendió  un  cigarrillo  Beltmont  de  los 
importados de Venezuela y se dio dos bocanadas, se quedó pensando un 
rato ­A lo bien me sorprende mi amigo Snappy, ¿es usted el que 
me  esta  proponiendo  irnos  y  dejar  su  casita  tan  calientita  y  su 
comida  gratis?­  Le  dijo,  y  los  dos  empezaron  a  caminar  con  rumbo 
desconocido. 
Se  compraron  dos  cervezas  bien  heladas  y  mientras  caminaban  iban 
planeando a donde iban a ir primero, iban a coger una flota hasta Tunja 
y  ahí  iban  a  dar  una  vuelta  por  la  ciudad,  después  iban  a  ver  como 
guerreaban  el  pasaje  en  bus  hasta  Bucaramanga,  Pelos  tenia  unos 
familiares ahí  y tal vez ellos  les podían ayudar con algo de dinero para 
el viaje. Cuando Snappy termino su cerveza, como de costumbre busco 
a  un  perro  cercano  y  le  tiro  la  lata  en  la  jeta  solo  para  molestarlo,  ya 
estaban  dispuestos  a  salir  corriendo  cuando  sintió  que  la  voz  que  les 
soltaba el madrazo era nada mas y nada menos que la de su hermosa  y 
amada  Catalina  ­¡Perro  salvaje,  por  que  no  va  y le  tira  latas  a  su 
madre!­  Snappy  quedó  perplejo,  otra  vez  como  un  zombi,  ¿Que  hacía 
Catalina a esas horas en esas calles y solita?, le pidió perdón una y mil
veces  por  lo  sucedido,  ella  les  contó  que  Killer  le  había  pegado,  que 
solo  la  había  usado  y  la  había  botado  a  la  calle  como  una  miserable 
perra chandosa y agrego que tal vez se lo merecía por que últimamente 
se sentía muy feita. 
­¿Feita Catalina?, ¡si usted es la perra mas hermosa que existe!­ 
Le dijo Snappy en tono galante, ella se echo a reír. Pelos observaba toda 
la acción y a lo bien esa era la primera vez que veía a Snappy con dotes 
de conquistador medio huevo, así que aprovecho el momento y le pego 
un codazo disimulado a Snappy para darle a entender que la invitara al 
viaje,  dos  minutos  después  los  tres  se  encontraban  caminando  con 
destino al Terminal para abordar la flota a Tunja. 
Al otro día, en un callejón de Santa Fe, se encontraba Killer reunido con 
su  gallada,  uno  de  los  perros  había  visto  cuando Catalina  se  marchaba 
del Terminal  hacia Tunja acompañada de dos perros desconocidos  y  le 
contó a Killer, ese man si que se puso histérico cuando supo que la nena 
estaba  con  otro,  porque  Killer  era  de  esa  clase  de  perro  que  anda  con 
muchas  nenas  pero  eso  si,  ella  no  pueden  andar  con  nadie  mas.  Al 
instante seleccionó cuatro de sus mejores pandilleros y les dijo que ellos 
también  agarraban  para  Tunja  porque  no  iba  a  permitir  que  nadie  le 
quitara  a  Catalina,  al  fin  y  al  cabo  era  una  de  las  mejores  nenitas  que 
había y si la perdía,  ¿Qué iban a decir los demás de él? así pues, Killer 
y los cuatro canes se fueron al Terminal de Santa Fe, no sin antes hacer 
un par de atracos para levantarse las lucas de los tiquetes.
Casi  cuatro  horas  se  tardaron  Snappy,  Pelos  y  Catalina  en  llegar  a 
Tunja, con hambre y sin un hijuemadre peso en el bolsillo empezaron a 
caminar,  y un  minuto después Catalina como  buena  hembra,  empezó a 
quejarse  ­¡Tengo  Hambre!­  Dijo  ­¿Y  que  podemos  hacer?, 
¡tenemos que guerrear un rato!­ Dijo Pelos mientras a él también el 
estomago  se  le  retorcía,  Catalina  estaba  histérica  porque  las  hembras 
cuando quieren algo lo quieren al instante, así son ellas, ¿pero que se les 
puede hacer? 
De  repente,  a  sus  hocicos  llego  un  delicioso  aroma  de  comida  recién 
hecha, a los tres perros se les hizo el hocico agua, comenzaron a seguir 
ese delicioso olor casi cegados por el, los perros hubieran podido cerrar 
sus  ojos  y  su  solo  olfato  los  hubiera  llevado  hasta  su  meta  que  no  era 
nada  mas  ni  nada  menos,  que  un  parador  turístico  a  la  orilla  de  la 
carretera,  en  donde  un  hombre  gordo  y  con  un  delantal,  estaba 
preparando  grandes  y  jugosos  trozos  de  carne  a  la  parrilla.  ­No  sea 
perro Pelos, tenemos que  hacernos a uno de esos  pedazos de chuletón­ 
dijo Snappy, Catalina estaba idiotizada mirando la comida, Pelos como 
era  el  mas  guerrero  sabia  que  el  plan  estaba  a  cargo  de  él.  ­Daría 
cualquier cosa por morder un pedazo de esa carne­ dijo Catalina 
con  voz  de  sexo  ­¿Cualquier  cosa?­  Pregunto  Snappy  con  voz 
maliciosa  ­Lo que sea afirmo­ Catalina, Snappy miró a Pelos con esa 
cara  que  solo  los  perros  pueden  hacer  y  este  entendió  el  mensaje,  el 
pobre  del  Snappy  estaba  tan  tragado  de  esa  boba  que  seria  capaz  de 
matar  por  ella,  pero  Pelos  tenía  un  sentido  común  más  amplio  que  los 
otros dos, así que decidió utilizar primero el plan A de todos los perros:
Pararse  enfrente  del  hombre  a  ver  si  le  tiraba  unas  sobras,  Catalina 
como se creía la gran cosa no acepto ir a mendigar, así que encendió un 
cigarrillo y decidió esperar a los otros dos unos metros atrás ­¿Valiente 
ayuda  la  que  se  cargo  usted,  no?­  Le  dijo  Pelos  a  Snappy  ­Loco, 
no  diga  nada  que  a  ella,  si la  tenemos  bien,  esta  puede  ser  mi 
oportunidad  para  cuadrármela­  Pelos  sabia  que  cargar  con  mujeres 
era una mamera, pero lo hacia solo por su amigo, así que no pensó mas 
en  eso  y  fue  a  pararse  delante  de  aquel  hombre  en  espera  de  una 
caridad. 
Mientras tanto un gato muy  bien parecido empezó a rondar a Catalina, 
no crean que entre los animales no existen las relaciones “raras”, se han 
dado casos, y como Catalina tenia una mente muy “abierta”, pensó que 
ese gato lucia muy bien, además venía vestido muy, pero muy elegante. 
­Disculpe  señorita  hermosa,  ¿tendría  fuego  para  encender  un 
cigarro?­ Le dijo el gato a Catalina. 
Pelos  y  Snappy  esperaron  casi  por  media  hora,  chillaron,  hicieron 
maromas, gestos, pero aquel hombre no les tiró ni un gordo masticado, 
así  que  Pelos  no  aguantó  más  y  se  ideó  un  plan  para  robar  la  carne. 
Snappy  tendría  que  morder  al  hombre  en  el  tobillo  mientras  Pelos  se 
escabullía  y  la  robaba,  así  fue,  Snappy  se  le  lanzó  al  hombre  y  le 
mordió.  ­AAAAAAAAAAAAAAAAyyyyyyyyyyyyyyyyyy,  perro 
hiju&%$ quite de aquí!!!­ Le gritaba furioso el hombre mientras Pelos 
por detrás agarraba tres inmensos trozos de suculenta y recién hecha
carne,  el  hombre  cayó  al  piso  y  se  dio  cuenta  que  junto  a  él  estaba  la 
varilla que usaba para mover y coger el carbón en la parrilla, así que la 
agarró y  le zampó a Snappy un totazo tan hijuemadre que sintió que el 
mundo se  le  iba  y  !Zas¡, otra vez Snappy con el  hocico reventado y la 
jeta vuelta  nada, pero ahí  no acabó  la  cosa, cuando Snappy  voló como 
tres  metros  del  varillazo,  Pelos  aun  no  había  escapado,  solo  estaba 
empezando a correr cuando el hombre se levantó y le tiró severa piedra 
que  le  dio  en  toda  la  cabeza,  se  revolcó  en  el  piso  del  golpe  y  detrás 
solo  quedaron  tres  trazos  de  sangre  de  la  que  brotaba  de  su  cabeza,  el 
hombre  lo  descalabró,  pero  lo  importante  era  que  se  habían  podido 
robar  la  carne,  eso  si,  estaba  llena  de  tierra  y  sangre,  pero  ya  habían 
asegurado el desayunito y el almuerzo de ese día. 
Cuando  volvieron  al  lugar  en  donde  se  suponía  estaba  Catalina,  no  la 
encontraron,  Snappy  tenía  el  hocico  hinchado  y  Pelos  la  cabeza  toda 
ensangrentada  ­¡Si  ve  loco!  dijo  Pelos  La  nena  se  nos  abrió,  nosotros 
buscando  la  comida  y  ella  se  va­,  no  había  alcanzado  a  terminar  su 
oración,  cuando  severo  carro  convertible  BMW,  negro,  cuatro  puertas, 
estacó  al  lado  de  ellos,  que  sorpresa  cuando  vieron  que  justo  en  el 
asiento  del  copiloto  estaba  sentada  Catalina,  comiendo  arroz  chino  de 
una  cajita  de  restaurante,  una  CocaCola  y  un  paquete  de  Marlboro 
Lights. A su lado, un gato todo elegante estaba manejando el carro 
­¡Suban muchachos!­ Les dijo Catalina mientras les picaba el ojo, los 
dos  perros  recogieron  sus  sucios  pedazos  de  carne  y  se  montaron  al 
carro con recelo.
Catalina  le  cogió  la  pierna  al  gato  y  empezó  a  sobársela  mientras  este 
emitía  aullidos  de  excitación,  parecía  no  importarles  que  Pelos  y 
Snappy  fueran  en  el  asiento  de  atrás,  ¿para  que  los  habían  recogido?, 
¿Solo para que tuvieran que ver una escena de sexo entre un gato y una 
perra?,  Snappy  se  iba  mordiendo  el  alma  en  el  asiento  de  atrás,  Pelos 
iba  mordiendo  los  pedazos  de  carne,  Catalina  se  abalanzó  sobre  aquel 
gato  y  empezó  a  morderle  la  oreja  sensualmente,  el  gato  empezó  a 
acelerar  cada  vez  mas  como  si  el  carro  y  su  libido  estuvieran 
conectados,  “Perra  prostituta!”  pensaba  Snappy  mientras  cerraba  los 
puños de las patas de la ira. 
Snappy: ¿Será que pueden detener el auto?, ¡me quiero bajar! 
Pelos le dio una mirada de desaprobación a su amigo. 
Catalina: OK. Si eso quiere... ¡Mi amor detén el auto! 
El  gato  frenó  en  seco  sin  decir  ni  una  palabra,  Catalina  ni  siquiera 
volteó  la  cabeza  para  mirarlo,  Snappy  nunca  se  había  sentido  tan  mal 
como se estaba sintiendo en ese momento, sin decir nada abrió la puerta 
y se  bajó del convertible,  Pelos sabia que debía  hacer  lo mismo que su 
compañero inseparable, así que también se bajo murmurando y mirando 
mal a Snappy, Catalina y el gato arrancaron en seguida sin decir adiós, 
Snappy sabia que había dejado algo en el auto: ¡Su orgullo!
Y  fue  así  como  se  despidió  Catalina  de  su  enamorado,  restregándole  a 
otro en el hocico  y sin  ninguna  muestra de dolor, entonces, humillados 
y  sin  un  solo  peso  en  el  bolsillo  los  dos  perros  comenzaron  a  caminar 
por la carretera solos otra vez, Pelos sacó los Beltmon y encendió  uno, 
le puso la pata en el hombro a su amigo y dijo ­Todas la hembras son 
iguales  ¿no?,  se  van  con  el  hijueputa  que  mas  plata  tiene... 
Fresco loco que algún día le llega la suya.­

Caminaron en silencio mucho tiempo al borde de la carretera, cada uno 
iba  metido  en  su  propia  película,  Snappy  llevaba  el  corazón  hecho 
pedazos  y  muchas  ganas  de  emborracharse,  ya  era  de  noche  y  la 
oscuridad empezaba a reinar por todo el panorama. 
­¿De  que  se  preocupa si esa nena nunca  fue  suya?,  estuvimos 
con  ella  unas  horas  y  usted  ya  sufre  como  si  fuera  su  esposa, 
¡cálmate  love story!­ Dijo  Pelos a su parcero, pero este no respondió 
nada, por dentro una voz le decía  “sea  varón”,  ¿por qué va a sufrir por 
esa perra?, lo que dijo su amigo es cierto, ella nunca ha sido suya como 
para ponerse así, Snappy levantó el hocico a  la  luna que  ya asomaba  y 
dio  un  gran  suspiro  y  dijo  ­Loco...Usted  tiene  razón,  vamos  a 
divertirnos­ y ambos empezaron a aullarle a la luna. 
Eran  las  ocho  de  la  noche  en  Tunja,  el  carnicero  ya  había  cerrado  el 
asadero, todavía se acordaba del incidente con los perros en la tarde y
aun le daba rabia, se disponía a acostarse cuando escucho unos extraños 
ruidos  en  la  puerta,  eran  como  rasgueos  desesperados  ­!Que  raro¡­ 
pensó  y  fue  a  ver.  Cuando  abrió  la  puerta  se  dio  cuenta  de  que  ahí 
parados  estaban  cinco  inmensos  perros  con  cara  de  pocos  amigos, 
pelando  colmillo  y  emitiendo  sonidos  desagradables,  eran  nada  mas  y 
nada  menos que Killer  y  sus  secuaces, uno de ellos sacó severa pistola 
nueve  milímetros  y  se  la  puso  en  la  cara  al  carnicero,  acto  seguido 
Killer  dijo  ­¿Me  cuentan  los  perros  del barrio que  usted tuvo  un 
altercadillo esta tarde?­. 
Snappy  y  Pelos  escucharon  respuesta  a  sus  aullidos,  otros  perros 
también aullaron, estos sonidos en idioma perruno son en verdad útiles, 
son  como  mensajes  en  clave  y  los  que  ellos  escucharon  querían  decir 
Salgan de la carretera y vengan directo al monte, ¡los esperamos! 
Catalina  y  su  amigo  gatuno  se  divertían  como  enanos  en  un  bar  de 
Bucaramanga,  ese  gato  era  una  cabrilla  para  manejar,  se  echo  solo 
cuatro  horas  desde  Tunja  hasta  Bucaramanga  manejando  como  un 
demonio,  entre  él  y  Catalina  se  bebieron  dos  botellas  de  Whisky  en  el 
camino,  a  lo  bien,  el  mansito  tenia  las  relucas  para  gastar  y  como 
Catalina era bien arrecha, de vez en cuando en la carretera paraban para 
que  ella  le  practicara  sexo  oral  al  gato. Estaban  en uno  de  los  mejores 
rumbiaderos  de  toda  la  ciudad,  ella  estaba  muy  ebria,  había  tomado 
mucho, pero a ese gato parecía que el alcohol  no le  hacia  nada, a él  le 
gustaba mucho la música electrónica, Prodigy y los Chemical Brothers. 
De repente, esta gata Angora, hermosísima, toda vestida de cuero
negro, ojos  azules  y  un  trasero  como  caído  del  cielo  salió  a  bailar  a  la 
pista,  ese  gato  casi  se  enloquece,  cada  uno  de  los  pelos  se  le  paró, 
!como se movía esa nena¡, Catalina estaba borracha pero no tanto como 
para no darse cuenta de que su “amiguito” estaba tirándole las pelotas a 
la gata que bailaba, así que con esfuerzo levanto el hocico de la mesa y 
le reclamo al gato. 
Catalina: ¡Si le gusta mucho se la presento! 
Gato: Pues sabe que si, esa gata esta muy buena. 
Catalina: Pues vaya desgraciado, cómasela de una vez. 
Gato:  Ve  a  esta  perra  celosa,  ¡váyase  andrajo!,  no  la  necesito 
mas. 
Y el gato degenerado se paró a bailar con la nena de la pista, no pasó ni 
un  minuto, cuando  los  dos  ya  se  estaban  besando  y  casi  teniendo  sexo 
en  la  mitad  del  bar.  Catalina  era  libertina,  pero  ese  gato  ya  se  había 
pasado  de  la  raya,  así  que  agarró  su  cartera  y  sin  mirar  atrás,  salió 
llorando de aquel chuzo. 
Snappy  y  Pelos  caminaron  varios  minutos  internándose  en  un  monte 
que queda poco  después de Tunja,  iban ambos callados  fumándose sus 
cigarrillos, poco a poco alcanzaban a ver la luz de una fogata encendida 
entre los árboles, apresuraron el paso y llegaron a un claro en donde
seis  perros  chandosos  departían  alrededor  del  fuego.  Esos  perros 
estaban  mas  torcidos  que  un  tornillo,  todos  caídos  de  la  risa  fumando 
Bareta,  metiendo  Perico  y  pepas,  bebiendo  aguardiente  y  lo  peor  de 
todo era que tenían una grabadora sonando Vallenatos a todo volumen, 
!Que  pichurria¡  Pelos  y  Snappy  odiaban  los  Vallenatos,  es  que  se 
podían aguantar una Salsa o un Merengue, pero Vallenatos por nada del 
mundo,  así  que  se  miraron  el  uno  al  otro  y  dieron  media  vuelta,  pero 
uno  de  los  perros  llamado  “Chaman”  los  detuvo  y  dijo  ­!Hey 
Parceros¡,  no  se  vayan;  todo  bien,  quédense  aquí  ¿Que  andan 
haciendo?­, 
­No... Nada,  vagando por aquí­  respondió  Pelos,  entonces,  Chaman 
fue  hasta  ellos  y  los  invitó  a  quedarse.  ­Bueno,  pero  si  cambian  un 
rato la música­ dijo  Snappy ­Listo, todo bien parce, le cambio  lo que 
sea,  se  le  tiene­  contestó  Chaman  y  entonces  fueron  a  sentarse  junto  a 
los otros perros. 
Todo  ese  parche  era  de  chandosos,  perros  callejeros  de  los  mas  bajo, 
para  ellos  la  palabra  Pedegree  era  solo  una  marca  de  comida,  Chaman 
era  como  el  líder,  una  mezcla  de  Pastor  Alemán  y  Labrador 
absolutamente horrible, a lo bien era mas feo que Pelos, pero eso si, se 
estaban divirtiendo de lo lindo. Los demás tenían  nombres todos raros: 
El  chuleta,  El  Mosco, Babas,  Cusumbo  y  Chunchullo.  Lo  primero  que 
hicieron fue cambiar la música y darles un chorrito de aguardiente a los 
dos, luego Snappy y Pelos contaron todo lo que les había pasado desde 
la fiesta hasta que Catalina los dejó tirados en la carretera por irse con
el gato. ­Uy, que perra tan perra­ dijo Chaman y siguió ­Pero fresco 
Parce que todas las nenitas son así, a ellas les gusta eso, no se 
ponga  a  sufrir  por  una  bobita  de  esas,  mejor  gócese  la  vida 
como  lo  hacemos  nosotros­  y  se  echo  a  reír.  Snappy  pensó  que  tal 
vez  Chaman  tenia  razón,  ¿para  que  iba  a  sufrir  por  esa  guaricha?, 
además  Pelos  ya  estaba  feliz  ahí  jartando  aguardiente  y  fumando 
Marihuana con todos los demás, así que decidió unirse a la fiesta. 
Al  rato  de  estar  departiendo  con  ellos,  el  perro  al  cual  le  decían  “El 
Chuleta”  se  acerco  a  Snappy  y  le  ofreció  fumar  de  un  porro  tamaño 
KingSize que  había pegado él solito  y del cual se  sentía  muy orgulloso 
porque le había quedado muy bonito. Snappy lo rechazó porque él a lo 
bien era un perro sano, jamás había probado las drogas ­!Vamos¡, solo 
péguele un plomcito, vea que lo bañé en Yodo y ácidos, déle un 
plomcito, no le hace nada­ dijo el Chuleta, Snappy estaba indeciso 
­¿Que  pasa  Parcerito?­  Le  pregunto  Pelos  y  continuó  ­Hágale 
brother  que  eso  no  mata  a  nadie,  deje  el  miedo...­  Snappy 
confiaba  en  Pelos,  había  que  admitir  que  tenia  ganas  de  probar  ese 
porro,  sentía  mucha  curiosidad,  a  lo  bien  no  tenia  nada  que  perder, 
nadie  lo  iba  a  ver  y  si  era  por  los  otros  perros,  ellos  ya  estaban  mas 
trabados que un perro con muletas, así que cogió ese enorme bareto, lo 
llevo a su hocico y pegó severa aspirada. 
Nota:  Cabe  aclar ar   que  el  bar eto  que  Snappy  estaba  fumando  no  er a  un 
por r o  nor mal,  pr imer o  que  todo,  la  mar ihuana  er a  de  la  mas  br ava, 
Punto  Rojo  Colombiana,  or gullo  nacional,  bajada  especialmente  de  la
Sier r a  nevada  de  Santa  Mar ta.  Además  el  Chuleta  había  sumer gido  el 
por r o  en  un  menjur je  de  Yodo  y  sustancias  alucinógenas  que  par a  ser  
fumadas por  un novato puede r esultar  en una exper iencia poco agr adable 
y algo agr esiva. 
En fin, esto fue lo que pasó: Snappy se fumó todo el bareto completito y 
primero  se  empezó  a  sentir  relajado,  muy  relajado...  No  sabia  porque, 
pero todo lo que decían los demás perros le hacia dar un ataque de risa 
incontenible,  sentía  los  ojos  extraños  y  la  lengua  reseca,  disfrutó  de 
cada palabra de  los demás por espacio como de diez o quince  minutos 
hasta que se fue en su propio viaje, el cual al principio no fue tan malo, 
empezó a recordar su casa, de porque había escapado, que estaba solo y 
sin  billete  y entonces  sintió pánico, pero no un pánico normal,  sino un 
pánico terrible, extrañamente, aunque sabia que estaba con los otros, el 
ya  no  veía  ni  escuchaba  a  nadie,  estaba  perdido  en  los  confines  de  su 
mente.  De  repente  escuchó  un  susurro,  un  ladrido  femenino  que  lo 
llamaba  desde  los  árboles,  una  voz  dulce  y  vagabunda  que  le  alegraba 
Snappy, ­ven aquí­ decía la irresistible voz, era la voz de la perra más 
deliciosa  del  mundo,  era  la  voz  de  Catalina.  Snappy  se  levantó  como 
robot  siguiendo  aquella  voz,  ciegamente,  como  si  la  pudiera  olfatear, 
los demás perros hicieron caso omiso, todos estaban en su cuento, Pelos 
trató  de  detenerlo  pero  Chaman  no  lo  dejo,  le  dijo  que  lo  dejara 
tranquilo en su viaje, así que Snappy se internó en el bosque. Llegó a un 
claro  muy  hermoso,  iluminado  tenuemente  por  la  luz  de  la  luna,  allí 
estaba  ella,  mágica,  preciosa,  casi  brillaba,  estaba  ahí  esperándolo, 
vestidita  en  un  BabyDoll  y  fumándose  un  Marlboro  Light,  la  delicada 
tela casi transparente dejaba ver todo su canino cuerpo, él se acercó
lentamente sin quitar la mirada de sus bellos ojos, ella botó el cigarrillo 
y  lo  esperó,  al  fin  cuando  estuvo  frente  a  ella,  sus  hocicos  se 
encontraron  en  un  beso  pasional  y  sexual,  Snappy  estaba  muriéndose 
por  hacer  el  amor  con  ella,  casi  por  violarla,  por  ponerla  en  cuatro  y 
penetrarla con fuerza, sin embargo esperó, esperó a que fuera ella la que 
se  quitara  la  ropa  y  se  la  quitara  a  él  casi  en  un  morboso  striptease, 
esperó a que fuera ella la que bajara y le hiciera sexo oral, esperó a que 
fuera ella  la que se pusiera en cuatro y  le ofreciera todo su cuerpo, fue 
entonces  ahí  cuando  le  hizo  el  amor,  ¡que  rico!,  salvaje  pero  lento 
porque no se quería venir tan rápido, no quería terminar, quería que ese 
momento fuera eterno, que delicia, se la fornicó hasta que no pudo más 
y  hasta  que  ella  tampoco  pudo  mas,  entonces  se  acostó  a  su  lado,  sin 
hablar, fumando, pensando y después se durmió. 
Cuando Snappy se levanto ya estaba amaneciendo, tenía pesadez en los 
ojos  y  le  dolía  la  cabeza,  tenía  también  demasiada  sed,  miró  a  su 
alrededor  buscando  a  Catalina,  acordándose,  pero  no  había  nadie,  se 
sintió  pailas,  algo  aturdido,  tomó  un  momento  para  respirar  el  aire 
fresco  de  los  bosques  y  meditó  un  rato  sobre  su  experiencia,  ahí  se 
acordó  de  su  amigo  Pelos  quien  se  había  quedado  en  el  claro  con  los 
demás,  se  reincorporo  y  salió  caminando  en  busca  de  ellos,  buscó  en 
sus  bolsillos un cigarrillo pero no encontró nada,  sentía  mucha  sed.  Al 
llegar  al  claro,  ya  la  fogata  estaba  apagada,  solo  quedaban  las  cenizas 
humeantes. Ahí yacían acostados cinco perros ebrios y pasados, pero no 
estaba  su  amigo  Pelos.  Al  principio  se  angustió  un  poco,  comenzó  a 
buscarlo por todas partes, pero cuando llego a unos matorrales, el
corazón  casi  se  le  para,  encontró  algo  que  en  su  vida  nunca  esperó 
encontrar, algo que ni siquiera se le había pasado por la mente, ante él, 
acostados en el piso haciendo el amor, estaban Pelos y Chaman. 
Fue un  amanecer extraño, aquel día el planeta amaneció con un Gay  y 
un drogadicto de más. 
Por otro lado estaba Killer, había decidido que viajar con cuatro perros 
era muy caro, así que después de Tunja decidió seguir el camino solo, a 
lo  bien  ese  perro  era  muy  guerrero  y  no  tenia  problema  en  despedir  a 
sus  secuaces.  Armado  con  su  nueve  milímetros  (que  era  su  favorita), 
tomó  un  bus  de  Berlinas  del  Fonce  desde  Tunja  hasta  Bucaramanga, 
Killer no sabía a ciencia cierta si Catalina estaba en Bucaramanga; pero 
según  lo  que  le  dijo  el  carnicero  sería  lo  mas  obvio,  ella  nunca  se 
desviaría  a  un  pueblucho  de  por  ahí,  ella  era  muy  “  play”  como  para 
eso,  ¡no!,  Catalina  debería  estar  en  alguna  ciudad,  así  que  un  poco  al 
azar,  Killer  se  aguantó  severo  viaje  en  bus  y  a  las  seis  de  la  mañana 
llegó al Terminal de Bucaramanga, cogió una flota hacia el centro y se 
alojó  en  una  residencia  medio  huevo  en  donde  decidió  descansar,  para 
en  la  noche  salir  a  buscar  a  esa  perra  por  todos  los  bares  de 
Bucaramanga. 
Mientras tanto Snappy  seguía  asombrado  discutiendo  con  Pelos  lo  que 
descubrió sobre él. 
Snappy: ¿cómo me lo había ocultado por tanto tiempo?
Pelos: Tenia  miedo  de que  no lo  entendiera,  que  dejara  de ser 
mi amigo 
Snappy:  Tal  vez  antes  no  lo  hubiera  hecho,  pero  ahora  si,  me 
siento traicionado, ¿cómo pudo? 
Pelos: No era tan fácil!, además no era importante 
Snappy: ¿qué no era importante?, saber que mi mejor amigo es 
Gay 
Pelos:  Yo  no  soy  Gay,  soy  bisexual,  también  me  gustan  las 
hembras 
Snappy: ¡Maldito enfermo! 
Y ahí Snappy se abalanzó contra Pelos y se armó severo tropel, Snappy 
mordió a su amigo en el cuello como queriendo ahogarlo, a lo bien ese 
can  estaba  sintiendo  mucha  rabia,  se  dieron  duro  por  unos  minutos 
hasta  que  los  otros  perros  se  dieron  cuenta  e  intervinieron  para 
separarlos,  ambos  estaban  vueltos  nada,  la  camisa  rota  y  los  hocicos 
reventados,  jadeando  y  con  la  lengua  por  fuera,  se  miraban  fijamente, 
los  demás  trataron  de  calmarlos  pero  Snappy  estaba  muy  enojado, 
hirviendo en cólera, ­¡MARICA!­ le gritaba a su amigo Pelos el cual no 
respondía  nada ­¡Abrase de aquí! Váyase a tirar con su amante a 
otro  lado,  ya  no  quiero  ser  su  amigo,  abrase­,  le  decía,  así  que
Pelos entendió que Snappy estaba muy dolido y decidió dejarlo marchar 
solo  y  volver  a  Bogotá.  Muy  triste,  Snappy  ni  se  despidió  de  nadie, 
simplemente  dio  la  espalda  y  con  el  rabo  entre  las  piernas  y  el  hocico 
sabor  a  sangre  y  sin  un  solo  peso  en  el  bolsillo  caminó  hacia  la 
carretera. Pelos se quedo en el claro con los demás perros. 
Snappy  caminó  solo  pensando  por  esa  carretera,  aún  no  lo  creía,  sin 
embargo Pelos siempre  había sido su  mejor amigo, su parner, como su 
hermano, y aunque era duro de aceptar, sabia que lo iba a extrañar. 
Hizo  autostop  y  lo  recogió  un  camión  que  cargaba  hielo  seco  hacia 
Bucaramanga,  el  viaje  fue  largo  por  que  esos  camiones  son  lentos,  así 
que tuvo mucho tiempo para fumar, pensar y charlar...

Bucaramanga es una ciudad al norte de Bogotá, un viaje normal en bus 
tarda  mas  o  menos  nueve  horas,  es  una  ciudad  pequeña  pero  hermosa, 
muy limpia, no como Bogotá que es inmensa y un poco sucia, con mas 
de  siete  millones  de  habitantes,  fría  y  oscura,  ¡no!,  Bucaramanga  es 
cálida y su gente aunque tiene fama de ser malgeniada es muy amable, 
en  fin,  es  un  lugar  acogedor,  aún  guarda  costumbres  de  pueblo,  como 
por ejemplo que todo el comercio cierra de doce a dos de la tarde y los 
domingos  todo  el  día,  hay  pocos  sitios  para  ir  a  rumbear  y  es  difícil 
encontrar en el  mercado artículos poco comunes, en resumidas cuentas 
Bucaramanga es un  vividero, ¡Ah! Y como buen  pueblo  la  música que 
mas se escucha es pues el Vallenato. 
Cuando  aquel  camionero  dejó  a  Snappy  en  plena  autopista  él  estaba 
muy cansado, había dormido solo un par de horas, tenia mucha hambre 
y no tenia ni un cigarrillo, a lo bien a Snappy le gustaba fumar mucho, 
él era capaz de guerrear  la  comida todo el tiempo que  fuera  necesario, 
pero los cigarrillos si eran otra cosa, le desesperaba estar sin fumar,
incluso  había  veces  en  que  solo  tenia  500  o  400  pesos  y  prefería 
comprar media de Beltmon que algo de comer, pero en fin... 
Cuando  Snappy  bajó  en  la  autopista  pensó  que  había  sido  estúpido 
haber  hecho  autostop  hacia  el  norte,  hubiera  sido  mas  fácil  regresar  a 
Bogotá, igual Pelos iba a ser su compañero de viaje pero ya pailas, igual 
ya estaba en Bucaramanga y le tocaba guerrear, además estaba a mitad 
de camino a la costa y el siempre había querido conocer el mar, así que 
se trazó la meta de llegar hasta Santa Marta y ahí tomar un barco hacia 
donde  fuera.  A  lo  bien  estaba  algo  angustiado,  porque  sin  billete  la 
guerra  es  muy  brava,  pero  que  podía  hacer,  estaba  pensando  en  esto 
cuando un repique empezó a sonar, era el celular que tenía guardado en 
un bolsillo de su chaqueta, ya hasta se le había olvidado, pero contesto 
y al otro lado estaba Pelos que le hablaba: 
Snappy: Aló... 
Pelos: ¡Snappy soy yo! 
Snappy: ¿dónde anda? 
Pelos:  Estoy  en  Tunja  todavía,  estos  manes  van  a  seguir 
viajando, quieren ir a la costa 
Snappy: ¡Que curioso!, yo estaba pensando lo mismo
Pelos: Si ve, telepatía, ja ja 
Snappy: Si, extraño... 
Pelos: ¿Y que?, ¿Ya no quiere ser mi amigo? 
Snappy: No se, a lo bien me siento mal 
Pelos: Vea loco, a lo bien usted es  mi parce,  no dañemos  todo 
por eso 
Snappy: No se, me toca pensar 
Pelos: ¿De verdad va para la costa? 
Snappy: Si, a Santa Marta 
Pelos:  Listo,  pues  piense  y  nos  vemos  allá,  yo  llego  con  este 
parche 
Snappy: Pues si, de repente nos vemos... 
Pelos:  Santa  Marta  es  pequeño,  nos  vemos  en  la  playa  en  el 
Rodadero, ahí nos vamos a instalar 
Snappy: Pues listo, hablamos...
Cuando  Snappy  colgó  el  teléfono  sintió  un  doble  descanso,  primero 
porque  Pelos  llamó  y  esto  lo  ponía  mejor,  segundo  porque  él  no  se 
acordaba de su celular y entonces podía venderlo y con eso guerrear un 
poco.  Caminó  un  rato  hasta  encontrar  una  compraventa  en  donde  le 
dieron  cien  lucas  por  el  teléfono,  cien  mil  pesos  no  es  mucho  dinero 
pero  aguanta  para  unos  días.  Lo  primero  que  hizo  fue  comprarse  una 
hamburguesa doble carne con queso y tocineta, unas papas y CocaCola, 
comió  como  un  cerdo  y  quedo  muy  lleno,  ¡que  rico!  Lo  segundo  que 
iba  a  hacer,  que  a  propósito  hacia  mucho,  pero  muchísimo  tiempo  no 
hacia,  era  ir  a  un  bar  a  echarse  un  par  de  buenas  Polas  y  a  pensar  un 
poco en su vida, por donde dormir se iba a preocupar después. 
Caminó  un  rato  por  las  calles  de  Burracamanga,  que  era  como  le 
llamaban los ñeros de la ciudad porque en Colombia les dicen burros a 
las  personas  que  fuman  demasiada  Marihuana,  y  en  Bucaramanga  si 
que hay hartos, en fin... Encontró un chuzito que se llamaba “la tienda 
del  despecho”,  un  cuchitril  medio  huevo  que  parecía  mas  un 
desnucadero que un  bar, pero a  lo  Vietnam la cerveza debería  ser  bien 
barata, así que entró. Esa noche era barra libre, uno pagaba diez lucas y 
se  podía  beber  todo  el tequila  que  quisiera,  ¡que  chimba!,  eso  era  algo 
que  Snappy  no  podía  dejar  escapar,  así  que  sin  ningún  remordimiento 
pagó los diez mil pesos y se sentó en una mesa al rincón, armado ya de 
su primer chorrito de la grandiosa bebida Mexicana, Glub, Glub, Glub, 
de  tres  sorbos  se  tomó  todo  el  vaso  y  se  puso  a  pensar,  pensaba  en  lo 
guerrero que había sido, en que a lo bien casi nadie en este mundo seria
capaz de guerrear como él, solo, sin plata, en el camino a la espera de lo 
que  pase,  ­Mozo,  déme  un  paquete  de  Marlboro,  ¡No!,  mejor  dos­  le 
gritó  al  perro  que  atendía  el  local,  le  gritó  orgulloso  el  nombre  de  los 
cigarros  mas  caros,  porque  quería  darse  el  lujo,  prendió  uno  y  siguió 
pensando en lo guerrero que era, si seguía así iba a llegar a ser como el 
guerrero mayor, el que vive en el Tibet, ese man si que es un duro, ese 
man  no  come  nunca,  porque  aprendió  a  no  sentir  hambre,  vive  en  una 
montaña  solo,  vigilando  desde  ahí  a  todos  los  guerreros  del  mundo, 
porque a todos los puede ver, no siente frío porque es tan guerrero que 
hasta  domina  el  clima,  cuando  quiere  fumar,  él  materializa  los 
cigarrillos  de  la  nada,  tiene  trescientos  sesenta  y  cuatro  años  y  es  un 
salvaje para todo, algún día sería como el gran guerrero del Tibet. 
Llevaba ya como siete vasos de Tequila y ya se sentía medio ebrio, pero 
orgulloso de  lo  que era  y  hacia  mucho tiempo no se sentía así sobre él 
mismo,  ¡que chimba!, por primera  vez  se  sentía  vivo en realidad  y ese 
momento  lo  iba  a  volver  eterno.  Estaba  en  eso  cuando  una  perrita 
French Puddle toda emperingotada mas parecida a una zorra que a una 
perra y  más borracha que ramera despechada,  sin  pedirle permiso se  le 
sentó al frente, le corto la película y empezó a hablarle. A Snappy no le 
importó mucho, a la final que le importaba a él si estaba feliz, pidió otro 
vaso de Tequila y la escuchó, esa perra estaba rayada, loca, le recordaba 
a Catalina porque era de su misma raza,  pero no era tan bella,  le contó 
que estaba de mal genio esa noche porque la luna le pertenecía a ella,  y 
que  estaba  hecha  toda  de  cocaína  pura,  blanca  y  brillante,  y  que  todos 
los meses la mandaba a reconstruir otra vez, porque había alguien que
cada  mes  cuando  la  luna  estaba  nueva  otra  vez,  se  la  olía  lentamente 
durante treinta días hasta que se la acababa y a ella le tocaba hacerla de 
nuevo y la coca estaba muy pero muy cara, ­ja ja ja ja­, Snappy soltó 
la  risa  y  lo  único  que  atinó  a  decirle  fue  ­¿Sabes?  Quiero 
acostarme  contigo  esta  noche­,  dicho  y  hecho,  el  par  de  borrachos 
salieron derechito a un motel. 
Y  es  que  no  se  imaginan  la  cogida  que  le  pegó  Snappy  a  esa  perra,  se 
sacó  el  clavo  de  todos  los  polvos  reprimidos  que  tenía,  esta  vez  no 
pensó ni un minuto en Catalina, solo se lo hizo como un salvaje toda la 
noche,  se  echaron  como  veinte  polvos  sin  exagerar,  fue  bastísimo, 
Snappy  se  sentía raro,  lleno de  vida,  nunca  le  había pasado  y para que 
vieran, así, sucio  y canchosito, era un perro que aun  levantaba una que 
otra nena. Al final hizo algo que antes nunca hubiera hecho, se levantó 
en  silencio,  pagó  el  motel  y  se  fue  sin  decir  nada,  dejando  a  su 
compañera como un delicioso recuerdo de una noche increíble. 
Hay veces que la vida nos depara cosas que nunca esperamos, el secreto 
de estar vivo es saber maravillarse diariamente con las cosas que ya son 
cotidianas,  por  ejemplo,  ¿recuerdan  la  primera  vez  que  vieron  un 
avión?,  fue  increíble,  ahora  ya  no,  ahora  un  avión  es  algo  normal  que 
vuela, eso mismo le pasó a Snappy, estaba maravillado otra vez con su 
vida,  quiso  no  volver  a  desperdiciar  su  tiempo  en  ninguna  otra 
estupidez y vivir el presente como si fuera el ultimo día, porque la vida 
es  así,  como  mantequilla  en  un  sartén  caliente,  uno  no  sabe  en  que 
momento va a desaparecer.

Snappy  camino  lentamente  por  las  calles  de  Bucara  descubriendo  otra 
vez el amanecer, respirando el delicioso aire del alba, claro que ese aire 
iba a ser contaminado con un cigarrillo que se iba a meter de desayuno, 
y  hablando  de  desayuno, tenía  ganas  de  tomarse  un  caldo  con costilla, 
de ese caldo potente con papita que sirve tanto pa´l guayabo, pero antes 
tenía  que  descargar  una  orinada  la  hijuemadre,  así  que  buscó  un  árbol 
cercano y fue hasta el, levantó su pata izquierda, que era la que siempre 
levantaba,  no  sin  antes  olfatear  el  rededor  del  árbol  y  se  pegó  la 
orinadita ahí, después salió hasta la calle y tomó un taxi, el perro que lo 
manejaba  era  un  Fila  Brasilero  con  boina  negra,  camiseta  esqueleto  y 
un chicote que fumaba sin aspirar. ­¡Buenos días parce!­ dijo Snappy 
y el Fila le respondió amablemente con voz de costeño, ¡y como odiaba
Snappy  a  los  costeños!,  ¿pero  ya  que  podía  hacer?,  ya  estaba 
encaramado  en  el  taxi  y  le  daba  pereza  bajarse  ­¿Usted  no  sabe  de 
casualidad  en  donde  me  puedo  meter  un  caldo  de  costilla  bien 
poderoso?­  le  preguntó  ­¡Claro  que  si  cuadro!­  le  dijo  el  Fila  ­Aquí 
no´ma  venden  un  caldo  parao  el  hijoémama­  se  le  escucho  con  acento 
costeño. 
Snappy  le pidió que  lo llevara para allá  y  no le puso más conversación 
porque como les dije,  ese  man si que odiaba a  los costeños. Es que los 
costeños a veces son fastidiosos, gritan mucho y son peleones, pero solo 
de  palabra,  porque  cuando  tienen  que  darse  totazos  eso  si  salen 
corriendo,  ¡Ah!,  pero  ellos  siempre  son  los  que  arman  el  bonche,  y 
además, lo peor de todo, lo que si no se aguantaba por nada del mundo, 
es  que  los  costeños  aman  y  adoran  el  puerco  Vallenato  y  eso  si  no  es 
permisible. En fin, Snappy pagó el taxi y entró al desayunadero y pidió 
su caldo, espero unos minutos hasta que se lo trajeron y sorbió y lamió 
el  caldo  como  si  nunca  hubiera  comido  nada  anteriormente,  igual  que 
estaba en esto cuando sintió que alguien le puso una pata en el lomo, él 
volteó y casi se desmaya cuando ante él estaba nada mas y nada menos 
que su amada y hermosa Catalina. 
­¿Pe pe pe pero tu que haces aquí?­ dijo él sorprendido. 
Catalina  estaba  sucia,  las  patas  marrones  hasta  después  de  los  tobillos, 
signo  que  quería  decir  que  había  caminado  mucho,  los  ojos  hinchados 
de tanto llorar, estaba vuelta nada. Snappy al ver esto se aprovechó de
la situación y con un aire sarcástico le pregunto ­¿Y que?, ¿qué hizo 
a  su  gatito,  esta  allá  afuera  y  me  van  a  humillar  otra  vez?­ 
Catalina guardo silencio y los ojos se le aguaron, una sutil lagrima bajo 
por  su  hocico,  se  dio  media  vuelta  y  se  dispuso  a  marcharse  y  Snappy 
como  era  una  vil  torta  cuando  la  veía,  no  soportó  la  reacción  que  la 
perra tuvo y trató de detenerla. 
Snappy: Catalina, ¡espera!, lo siento, ¿qué pasó?, no te vayas 
Catalina:  Ese  gato  me  usó,  me  dejó  tirada  y  no  se  que  hacer, 
pasé  la  noche  en  el  parque  y  un  poco  de  perros  creían  que 
estaba en celo y me querían violar, me siento muy mal. 
Snappy: ¡Ven! Siéntate y te comes algo, fresca. 
Y ella se sentó en la mesa y desayunó junto a él, Snappy la miraba, pero 
extrañamente  no sentía ganas de tirársele  encima  y darle un  beso, sino 
de consolarla,  por primera vez  la  vio  tan frágil,  ya no era aquella perra 
que  tenía  en  su  mente  bailando  en  las  mesas  vestida  de  cuero  y 
arrastrando  a  los  hombres,  entonces  se  dio  cuenta  de  que  uno  nunca 
termina de conocer a las personas, que siempre hay algo detrás de cada 
mascara, ella se veía tan frágil en ese momento... 
Una  vez  terminaron  salieron  del  restaurante  y  se  fumaron  unos 
cigarrillos  mientras  se  contaban  mutuamente  sus  historias,  Catalina  le 
dijo a Snappy que se iría a Bogotá ese día por que ella no era guerrera y
extrañaba mucho su casa y su parche, pero él le insistió en que se fueran 
juntos a Santa Marta, que allá la iban a pasar muy bien, después de una 
buena rogadera ella aceptó, a lo  bien  no  le tocó rogar esta vez por que 
ella  no quisiera  ir,  ¡no!,  le rogó por que ella  lo que tenía era  miedo de 
no  tener  dinero  ni  nada  para  vestirse  o  comer,  mejor  dicho,  ella  sabía 
que Snappy no tenía  ni un peso en el  bolsillo  y que con él si  le tocaba 
guerrear a lo bravo, pero igual quería ir a la playa, por eso aceptó. 
Igual cuando llegaron al Terminal ella estaba sorprendida, ¿cómo iba a 
pagar por los pasajes?, pero mas sorprendida quedó cuando Snappy fue 
a  la  ventanilla  y  dijo  ­me  vende  dos  pasajes  a  Santa  Marta  por 
favor!!!­y sacó unos billetes ­¿de donde sacaste plata?­ le pregunto 
Catalina  ­Ah  no,  es  que  yo  tenía  unos  ahorritos  por  ahí,  todavía 
tengo un poco  mas...­  Mentiras!!! Por  chicanear  con  ella,  Snappy  le 
había comprado también a ella  su pasaje  y  solo  le  habían quedado dos 
mil  pesos,  pero  igual  que  le  importaba,  si  como  dije  antes  ese  perro 
daba la vida por ella. El caso es que ya habían llamado a abordar el bus 
y los dos se dirigían a él, cuando (a esto que van a leer a continuación 
póngale  una  banda  sonora  de  película  de  acción)  cuando  de  repente 
un  ladrido  brutal  llenó  el  Terminal.  ­ 
CAAATTTTTAAAAAALIIIIINNNAAA!!!­ se escuchó, ellos voltearon y 
ahí parado, con  los ojos rojos,  la  nueve  milímetros apuntándoles  y una 
chaqueta de cuero recién robada estaba Killer ­Perra, usted es Mía!!!­ 
y empezó a correr hacia ellos. Snappy sintió que el corazón se le salía, 
sintió  la  sangre  hirviendo dentro de si, Catalina estaba pálida como un 
hueso,  la  primera  reacción  que  tuvo  fue  correr  hacia  el  bus  que  a 
propósito  ya  estaba  arrancando,  y  el  chofer,  al  ver  a  aquel  perro
psicópata con la pistola pues aceleró. ­Corre o este desgraciado nos 
mata!!!­  dijo  Catalina  a  Snappy,  Killer  ya  casi  los  alcanzaba,  Snappy 
tenia  que  hacer  algo,  no  por  Catalina,  porque  a  la  final,  él  sabia  que 
Killer a quien  iba a  matar era a él, a  Catalina  le daría una  buena tanda 
de  patadas,  pero  no  seria  capaz  de  matarla,  por  lo  tanto  la  vida  que 
estaba en juego era la del canchoso. Snappy corrió y alcanzó de milagro 
el  bus  que  tuvo  que  parar  en  la  puerta  del  Terminal,  con  esfuerzo 
empujó  a  Catalina  dentro  de  él,  se  agachó  y  recogió  un  pedazo  de 
ladrillo  (no  crean  que  me  inventé  este  ladrillo  de  la  nada,  en 
Colombia por las calles hay pedazos de todo por las calles), le mandó 
el  ladrillo  y PUM!! Voló sangre al  aire,  le  había  reventado el  hocico a 
Killer  y se  montó al  bus acelerado del susto, porque sabía que acababa 
de firmar su sentencia de muerte, ese perro no se iba a quedar así 
­¡arranque  señor  por  favor!!­  le  gritó  Catalina  al  chofer  del  bus  ­ 
¡Arranque  que  nos  matan!­  y  así  fue,  el  bus  tomó  camino  hacia  la 
costa. 
Cuando  el  bus  arrancó,  Killer  se  levantó  del  piso  y  recogió  la  nueve 
milímetros,  alcanzó  a  ver  que  la  policía  venía  por  él  a  unos  cuantos 
metros,  rápidamente  fue  hasta  donde  el  encargado  de  la  puerta  del 
Terminal y le puso el arma en la boca, ­Rápido, dígame hacia donde 
va ese bus que acaba de salir…­ Snappy se sentó agitado en la silla 
numero  16  de  aquel  bus,  jadeando  aun  por  semejante  trote,  Catalina  a 
su  lado  tenía  una  especie  de  ataque  de  pánico  pero  al  poco  tiempo 
recuperó  su actitud  normal,  sacó de un  bolsito su pañuelo  y  se  lo pasó 
por la cara, luego miro a Snappy y en un acto casi de reflejo se abalanzó 
hacia  el  y  le  dio  un  beso  en  todo  el  hocico  –Gracias,  esto  jamás  lo
olvidare­,  ese  perro  casi  se  muere,  le  empezaron  a  sudar  las  patas, 
pensó  que  tal  vez  esa  era  su  oportunidad,  que  debería  lanzarse  encima 
de ella y darle un beso de esos de película, acariciarla y decirle que para 
eso  estaba  él,  para  cuidarla  y  protegerla,  que  eso  era  lo  que  siempre 
había soñado. Pero después pensó que tal vez era mejor ir despacio, ya 
le  había  dado  un  besito  y  de  pronto  ese  seria  el  inicio  de  una  bella 
relación, y así pensando se quedó dormido por que estaba muy cansado. 
Cuando Snappy despertó, miro por la ventana como pasaba la carretera 
hacia  la  costa,  se  acordó  del  episodio  que  acababa  de  vivir  y  volteó  la 
cabeza buscando a Catalina, pero ella no estaba. Snappy se levantó y se 
asomó  por  encima  de  los  asientos  y  cual  seria  su  sorpresa  al  ver  que 
Catalina esta sentada en los puestos de atrás con un perro extranjero de 
esos que se la pasan por el mundo con su tabla de surf buscando la ola 
perfecta.  Era  un  pastor  alemán  que  no  hablaba  casi  español,  pero 
Catalina y él se estaban divirtiendo mucho tratando de comunicarse, es 
mas,  parecía  que  se  estaban  divirtiendo  demasiado,  pero  esta  vez 
Snappy estaba seguro de que Catalina ya era suya, de que había dado un 
gran  paso  para  conquistarla,  de  que  ese  beso  significaba  algo,  de  que 
ella  se  iba  a  enamorar  perdidamente  de  él  e  iban  a  vivir  toda  su  vida 
como  un  cuento  de  hadas,  ¡pobre  Snappy!  no  sabía  cuan  equivocado 
estaba. 
Catalina  no  paró  de  hablar  ni  un  minuto  con  ese  perro  extranjero,  y 
como  a  las  tres  horas  no  paraban  de  besarse.  ¡Que  perra  tan  perra! 
Pensaba Snappy otra vez con el corazón destrozado, después de que  la 
salvó, le dio de comer, casi lo matan, le compró el pasaje y se quedó sin
un céntimo, esa perra gonopitzurria se volvió a burlar de él. No le hizo 
caso, trató de no poner atención a lo que esos dos hacían en la otra silla, 
pero  era  imposible,  esos  hocicos  hacían  mucho  ruido  mientras  se 
besaban. 
¿Por qué si Catalina era tan vagabunda,  no hacia lo mismo con Snappy 
que era todo lindo con ella y sí se revolcaba con perros que acababa de 
conocer?,  ¿por  qué  no  podía  besarse  así  con  él  pero  si  con  todo  el 
mundo?, Snappy no entendía eso, lo que si entendía era que debía sacar 
de su mente a esa cualquiera que tanto daño le había hecho y por tanto 
tiempo. 
Al  fin  llegaron a Santa Marta, Snappy  estaba  muy emocionado cuando 
desde  la  carretera  vio  el  mar  por  primera  vez,  nunca  se  imaginó  que 
fuera  tan  grande,  tan  azul,  tan  hermoso,  era  la  realización  de  un  sueño 
que tenia desde niño, por un momento olvidó a Catalina que dormía en 
las patas de ese perro extranjero en la silla de al lado.

Santa Marta es una ciudad costera en el caribe Colombiano, es pequeña 
pero  hermosa  y  muy  turística,  la  playa  en  donde  se  concentra  todo  el 
mundo se llama “El Rodadero” y ahí era donde Snappy debía quedarse, 
donde  supuestamente  se  encontraría  con  Pelos.  Pero  Snappy  no  era 
bruto, él  sabía que de repente  Killer  los  iba a  seguir  hasta allá,  así que 
pensó en quedarse en Santa Marta hasta encontrar a su amigo y después 
coger  camino  al  norte  para  así  realizar  su  sueño  de  salir  del  país  en 
busca de aventuras. Aprovechó que el bus hizo una parada espontánea a 
la entrada de la ciudad, y que Catalina y el perro estaban dormidos y se 
bajó. 
Estaba haciendo un calor del demonio y tenia hambre, buscó una tienda 
y con los pocos pesos que le quedaban se compró algo de comer y una 
CocaCola,  luego  cogió  camino  a  la  playa,  durante  el  camino  iba 
pensando  que  había  sido  tenaz  bajarse  del  bus  sin  decirle  nada  a 
Catalina, pero al fin y al cabo esa perra lo había querido así, a la final,
el  sabía que  se  la  iba a encontrar en  la playa porque  “El Rodadero” es 
bien pequeño, pero decidió que iba a hacer lo posible por pasarla bien y 
no amargarse mas por esa tonta. 
Iba tranquilo caminando cuando de repente una perrita lo mas de pupi y 
empocholada resbaló frente a él, llevaba un vestido blanco de falda, eso 
si  de  lo  mas  fino,  ella  pisó  el  vestido  y  se  estaba  cayendo  cuando  de 
puro reflejo  y  todo  heroico,  Snappy  la  atrapó  en  el  aire  y  evitó  que  se 
rompiera  el  hocico  contra  el  planeta,  ella  aun  estaba  asustada  cuando 
habló para  agradecerle. Su nombre era Patricia,  y se  notaba que era de 
la  crema  y  nata  de  la  sociedad  perruna,  tras  de  ella  llegaron  corriendo 
tres  inmensos  perros  todos  vestidos  de  negro  y  con  gafas,  parecían 
salidos de una famosa película de ficción de la cual no recuerdo bien el 
nombre, pero tenia mucho que ver con unos hombres de negro, a leguas 
se  les  notaba  que  eran  sus  guardaespaldas,  al  principio  se  asustaron 
porque creyeron que Snappy  la estaba  forcejeando o algo así, pero ella 
les explicó lo que había pasado, luego le dijo a Snappy que como señal 
de agradecimiento le iba a invitar a comer algo con su esposo, que justo 
en  ese  momento  la  estaba  esperando  en  un  lujoso  restaurante  de  la 
ciudad. Él aceptó gustoso ya que una comida no se podía desperdiciar y 
menos en un sitio de esos, así que la acompañó. 
Aquel  restaurante  era  precioso,  lámparas  por  todos  lados,  era  de  día 
entonces  pailas,  las  lámparas  estaban  apagadas,  pero  seguro  que  en  la 
noche  se  tendrían  que  ver  una  elegancia,  en  fin,  las  mesas  eran  de 
madera  bien  talladita,  eso  si  se  notaba  que  el  sitio  era  la  ultra  chimba,
Patricia  levantó  la  mano  saludando  a  alguien  que  estaba  en  la  parte  de 
atrás  del  restaurante,  Snappy  dirigió  la  mirada  hacia  aquel  lugar  y  vio 
un diminuto perro Chihuahua, todo vestido elegante, eso si, el traje que 
llevaba  era  muy,  pero  muy  fino,  gafas  transparentes  y  una  botella  del 
mejor  vino  en  frente,  ¡si!,  ¡para  que!!!  El  perro  tenia  una  facha  de 
mafioso  o  narcotraficante  que  no  se  la  quitaba  nadie,  sobretodo  por  la 
mano de joyas que llevaba puestas, de esas cadenas de oro inmensas en 
el cuello y en las patas, el pañuelito de seda y todo lo demás. Patricia lo 
llamaba  “Honey”  como  en  las  películas  esas  gringas  que  daban  los 
domingos  en  Caracol.  Se  sentaron  en  aquella  mesa,  ella  saludó  al 
Chihuahua  de  un  rumbeo  el  bravo  y  le  contó  lo  que  había  pasado,  él 
estaba agradecido, su nombre era Sebastián, “el abuelo”. 
Snappy  no entendía porque  le dirían  “el  abuelo”,  si apenas parecía por 
mucho tener treinta años, pero luego supo que le decían así porque era 
muy mañoso, peor que un abuelito, claro que esto lo supo mas adelante 
en  la  historia,  pero  yo  lo  cuento  acá  porque  después  me  da  pereza,  en 
fin,  el  perro  se  quejaba  por  todo,  nunca  parecía  estar  conforme  con 
nada,  siempre  se  sentía  enfermo,  era  demasiado  chocho,  peor  que 
cualquier anciano, por eso lo llamaban así. 
Patricia le dijo a Snappy que ordenara lo que quisiera, él mando a pedir 
pollo en salsa y CocaCola, ¡que rico! 
Sebastián:  ¿Así  que  fuiste  el  héroe  del  día,  ah?,  ¿Como  te 
llamas muchacho?
Snappy: ¡Me llamo Snappy, señor! 
Sebastián:  ¿Snappy?  Extraño  nombre...  ¿Y  a  que  te  dedicas 
Snappy? 
Snappy: ¡Soy guerrero, señor!! 
Sebastián:  ¿Guerrero?,  ja  ja  ja,  jamás  había  escuchado 
semejante cosa, ja ja, ¿Y como es eso? 
Snappy:  Pues  vera,  me  la  paso  por  el  mundo  dando  vueltas  y 
conociendo, viviendo el momento 
Sebastián:  ¿Guerrero,  ah?,  suena  como  interesante,  ¿Y  quien 
te financia todo eso? 
Snappy:  ¡Nadie  señor!,  por  eso  soy  guerrero,  porque  me  toca 
guerrear  todo,  levantar  lo  de  la  comida  y  la  dormida  cada  vez, 
pero hasta ahora he tenido suerte. 
Sebastián:  ¡Que  bien  muchacho!  ¿Sabes?  Estoy  en  deuda 
contigo por salvar a mi hermosa esposa, así que te voy a hacer 
una propuesta, guerrero Snappy. Voy a estar aquí por uno o dos 
días,  si  quieres  puedes  trabajar  conmigo,  ayudando  a  mi  perra 
en lo  que  necesite,  cuidándola,  no quiero  que  ningún  chandoso 
por  ahí  me  le  haga  algo,  podría  pagarte  unos  trescientos  mil 
pesos al día, ¿qué dices?
¿Qué que?, a Snappy solo se le abrieron los ojos, no podía creer lo que 
estaba  escuchando,  ese  perro  lo  quería  contratar  solo  por  evitar  que  su 
esposa se reventara el hocico, y además le quería pagar todo ese montón 
de  plata,  no  podía  creerlo,  y  para  completar  tendría  que  hacerse  cargo 
de esa belleza de hembra que paraba trafico, esto era increíble, Snappy 
cerró  los  ojos  y  le  dio  gracias  de  nuevo  al  gran  guerrero  del  Tibet 
porque a lo bien esto debía ser obra suya. Suspiró y dio un gran “SI” a 
Sebastián “el abuelo”, el perrito Chihuahua que era mafioso. 
Lo primero que hicieron, fue mandar a Snappy con los guardaespaldas a 
un almacén de ropa y comprarle un traje completo, de esos de corbata y 
saco, muy  ligero porque Santa Marta es costa y  hace calor, pero eso si 
se  veía del  carajo con esa chimba de traje puesto,  ya  se  sentía todo un 
mafio,  no  podía  creer  lo  que  le  estaba  pasando,  mas  bien  debería 
apresurarse  porque  tenia  que  recoger  a  Patricia  en  el  hotel,  porque 
dizque  iba a  hacer compras, trescientos  mil diarios era  lo  único que se 
paseaba por la mente de Snappy. 
Cuando bajó del  hotel, Patricia estaba  hermosa,  radiante, que figura de 
perra, gafas de sol, falda que se movía con el viento, un “Topcito” que 
dejaba  marcar esas teticas talla 34B, su cabello  liso hasta  los hombros, 
pero se acordó que era la perra de un mafioso que le iba a pagar mucho 
dinero  y  entonces  se  calmó  “Es  otro  hombre  mas”  pensó,  y  así  voy  a 
tratarla,  así  que  decidió  no  pensar  mas  en  lo  rica  que  estaba  Patricia  y 
concentrarse  mejor  en  lo  bien  que  se  veía  en  su  traje  nuevo,  a  lo  bien
estaba  una  chimba,  seguro  que  ahora  si  se  iba  a  levantar  mas  de  mil 
nenas. 
Escoltó  a  Patricia  hasta  la  puerta  del  automóvil,  mientras  lo  hizo,  iba 
pensando  en  que  esa  ricura  de  nena  debería  estar  con Sebastián  por  el 
billete  y  que  tal  vez  fue  después  que  se  enamoró  de  el,  a  lo  bien  ese 
perro tenia que tratarla  muy  mal, porque a  las  viejas entre mas  mal las 
tratan  mas  lo  quieren  a  uno,  ese  es  uno  de  los  grandes  dilemas  de  la 
vida.  Ella  subió  al  auto  seguida  de  Snappy  quien  se  sentó  a  su  lado, 
adelante  iba  Nerob,  un  Bóxer  que  era  el  chofer,  y  lo  acompañaba  un 
perro  negro  con  mas  cara  de  crimen  que  el  destripador  que  ni  se  sabia 
de que raza era, el caso era que ese hocico si que metía susto, ese perro 
se llamaba Rodrigo y al parecer era el consentido de Sebastián, ustedes 
entienden,  “el  de  confianza”.  Pero  a  lo  bien  que  su  perra  estaba  muy 
buena y además, sin mentirles, ella como que lo miraba con ganas. 
Patricia  fumaba  mucho,  pero  en  una  especie  de  boquilla  toda  rara, 
Snappy  ya  había  visto  esas  boquillas  en  alguna  película  barata  pero 
nunca creyó que alguien de verdad las usara. Ya en el camino, Patricia 
comenzó a hablarle. 
Patricia: se te ve muy bien el traje Snappy! 
Snappy:  ¡Gracias!,  en  realidad  nunca  me  había  vestido  así,  si 
mis amos me vieran les daría un ataque. 
Patricia: ¿Donde están ellos?
Sebastián:  allá  en  Santa  Fe,  yo  me  escape  de  mi  hogar  para 
recorrer el mundo. 
Patricia: ve que interesante, ¿tienes novia, Snappy? 
Ya ese perro no supo que contestar, mejor se quedo callado para evitar 
malos  entendidos,  pero  ay  Dios  mío  si  le  parecía  que  esa  perra  estaba 
rica, ella al ver que no le contestó, solo sonrió y miró por la ventana, ya 
estaba llegando a su destino, el casino mas grande y lujoso de todo el 
Caribe Colombiano, el “Stage”. 
Una  vez  adentro  del  local,  Patricia  se  instaló  en  una  mesa  de  Black 
Jack,  si  hubieran  visto  la  cara  de  Snappy  se  hubieran  caído  de  la  risa, 
porque  ese  perro  estaba  anonadado  con  el  casino  por  dentro,  él  nunca 
había estado en uno y no podía creer lo que había ante sus ojos, dinero, 
dinero  y  mas  dinero  a  montón,  jugándose  como  si  fueran  papelitos, 
ruletas,  cartas  por  todos  lados,  maquinas  electrónicas  y  perras 
hermosas, además, se dio cuenta de que podía pedir  lo que quisiera de 
tomar porque así es en los casinos, así que se llenó ese hocico pidiendo 
un Whisky. Él sabia que así en ese trajecito se veía bien, se sentía todo 
un Brad Pitt. Patricia sacó un puñado de billetes y lo repartió entre sus 
Kinis  (así  les  dicen  a  los  guardaespaldas)  y  les  dijo  que  fueran  a 
divertirse un rato. 
Pues  Don  Snappy,  Whisky  y  cigarro  en  mano  fue  a  gastarse  todo  ese 
billete  en  una  maquina  de  carreritas  de  caballos  en  donde  había  una
multitud  de  perros  gritando  y  apostando  alrededor  de  dieciocho 
caballitos  electrónicos  que  daban  vueltas,  a  lo  bien  Snappy  lo  que  le 
llamó la atención no fue tanto la maquinita, sino tremenda guaricha que 
estaba ahí sentada con un escote hermosísimo. Se compró un billetal en 
fichas  para  jugar  y  apostó  a  uno  de  los  caballitos,  cuando  la  carrera 
arrancó  el  ni  se  dio  cuenta,  estaba  hocico  metido  en  el  pecho  de  esa 
perra, ella ya había notado que él la estaba mirando y a lo bien era algo 
coqueta,  le  comenzó  a  hacer  ojitos  y  sonrisitas,  todo  se  cortó  con  los 
gritos  de  los  demás  perros  que  aullaban  celebrando  que  el  caballo  de 
Snappy  había  ganado.  Pero  que  importaba!!!,  lo  que  él  quería  era  la 
perrita, esta lo llamó sensualmente con su dedo índice, Snappy fue hasta 
ella todavía metiendo en el bolsillo los puñados de fichas de casino que 
ganó, la perrita lo guió hasta el baño  y ahí lo encerró, lo metió adentro 
de uno de los cubículos y lo sentó en la tasa, le estaba arrancando casi 
toda  la  ropa,  ¡que  rico!,  el  trajecito  ya  había  hecho  su  trabajo,  ahora 
había  que  descartarlo,  esa  perra  lo  estaba  besando  de  la  manera  mas 
arrecha  que  jamás  se  haya  visto,  ella  se  subió  la  falda  y  se  bajó  las 
tangas,  le abrió el cierre a Snappy  y  con  la pata  lo empezó a acariciar, 
se  le  sentó  encima  y  empezaron  a  hacer  el  amor  como  locos,  pero  de 
repente se  escuchó un disparo afuera, Snappy de  un  solo brinco quedo 
parado y su compañera en el piso ­lo siento!­ dijo, y salió a mirar. 
Afuera  en  el  casino  se  había  armado  el  que  tropel  tan  grave,  Snappy 
solo alcanzó a ver sillas volando de lado a lado, vio a Nerob dándole en 
la jeta a un pobre perro que ya ni se movía, Rodrigo disparando al aire y 
cercando a un trío de perros en una esquina, Snappy corrió hacia ellos y
sintió que Patricia  salía de  la nada  y  le sujetaba el  brazo, ­¿qué pasa?­, 
pregunto  Snappy,  ­Un  borracho  me  quiso  abusar­  dijo  patricia 
asustada,  pero  fue  mas  el  susto  de  Snappy  cuando  vio  que  uno  de  los 
perros  que  estaban  matando  sus  compañeros  era  nada  mas  y  nada 
menos  que  Pelos,  su  amigo,  el  que  se  volvió  Gay  sin  explicación. 
Snappy  no  sabia  que  hacer,  no  podía  defenderlo, solo  miraba  las  caras 
de terror de Pelos  y  los demás que  no eran otros que El Chaman  y  sus 
amigos,  Pelos  trató  de  llamarlo  gritando  agónicamente  su  nombre, 
Snappy  le  hizo caso omiso  ­¿lo conoces?­  le preguntó Patricia,  pero 
él solo calló. 
Ya  de  vuelta  en  el  hotel,  Patricia  estaba  reunida  con  Sebastián  “el 
abuelo”  y  Rodrigo  adentro  de  la  habitación,  le  estaban  contando  lo 
ocurrido, Snappy estaba afuera con Nerob quien no musitaba ladrido. A 
Pelos y los demás los habían amarrado en el baúl del carro. Después de 
un  rato  Rodrigo  salió  y  le  pidió  a  Nerob  que  lo  acompañara  abajo  a 
subir a  los perros  y  le dijo a Snappy que el  abuelo lo estaba esperando 
adentro con Patricia, él entró. 
Sebastián: Me cuentan que otra vez defendiste a mi esposa 
Snappy:  No  señor,  yo  no  hice  nada,  solamente  estuve  junto  a 
ella 
Sebastián:  A  veces  Snappy,  lo  único  que  los  perros  necesitan 
es compañía, eso pesa más que cualquier cosa.
Snappy: en ese caso, fue un placer, señor 
Sebastián:  Pero  hay  algo  que  me  preocupa  Snappy,  uno  de 
esos perros... Te conoce, llamo tu nombre 
Snappy: No señor, yo no conozco a nadie 
Sebastián: ¿estas seguro? 
Snappy: si señor 
En ese  momento Rodrigo entro por la puerta, tenia  las patas delanteras 
llenitas  de  sangre,  como  si  las  hubiera  sumergido  en  pintura  roja, 
Snappy sintió  lo peor. ­Dos de los perros están muertos señor, ya 
Nerob  fue  a  desaparecer  sus  cuerpos,  hay  otros  dos  muy  mal, 
¿qué hacemos?­ 
­¡Amárrenlos  en  una  habitación,  denles  chance  a  que  se 
recuperen,  ya  hablare  con  ellos!­  Respondió  el  abuelo,  Snappy 
sentía que el  mundo se  le  hacia trizas, Tal  vez Pelos  ya  estaba  muerto, 
sentía ganas de gritar  y ayudarle,  pero sabia que  su  vida  corría peligro 
también, así que se limitó a sacar un Marlboro y fumar. 
Ya en la noche, Snappy fue llamado por el abuelo para que acompañara 
a  Patricia  a  un  concierto  clásico,  era  un  evento  social,  a  él  le  daba 
pereza  ir,  por  eso  mandaría  a  Snappy.  A  estas  alturas,  Snappy  ya  se
había fumado tres paquetes de cigarros pensando en Pelos, ­¡Si señor!­ 
se limitó a decir. 
Mientras Patricia se arreglaba, por la mente de Snappy pasaron muchos 
pensamientos,  ¿qué  estaba  haciendo?,  ¿a  que  horas  su  vida  dio  ese 
vuelco?,  ¿a  que  horas  pasó  de  ser  un  guerrero  del  camino  a  ser  un 
matón  a  sueldo?,  él  ni  siquiera  tenia  la  talla,  es  mas,  ni  siquiera  sabia 
pelear, pensó en lo fácil que la vida cambia, que en un segundo puedes 
ser  una  cosa  y  al  otro  ser  otra,  en  un  segundo  tenerlo  todo  y  al  otro 
perderlo y  viceversa,  pensó en que Pelos tal vez estaría  muerto y el  no 
hizo nada por salvarlo, pensó en que había vendido su alma, pensó en... 
­¡vamos Snappy, estoy lista!­ Le interrumpió Patricia. 
Abordaron  el  auto,  esta  vez  iban  solos,  los  demás  se  habían  quedado 
cuidando  al  abuelo,  ella  manejaba  un  convertible  blanco,  él  a  su  lado 
fumando, a lo bien se les veía con clase. 
Patricia: ¿por qué tan callado, Snappy? 
Él no decía nada 
Patricia:  Esta  bien,  si  no  me  quieres  hablar,  ¡limítate  a  tu 
trabajo! 
Respondió  ella  malgeniada  guardando  silencio  hasta  que  llegaron  a  la 
sala  de  conciertos,  ella  se  bajó  y  dio  un  portazo, Snappy  la  siguió  y  la 
escoltó  hasta  la  silla  y  se  sentó  a  su  lado,  no  podía  negar  que  aquella
perra  tenía  caché,  era  el  centro  de  atención,  ella  brillaba  entre  los 
demás, su belleza solo se comparó con el hermoso inicio de la melodía 
la  cual  relajo  totalmente  a  Snappy,  quien  estaba  asombrado  de  ver  la 
orquesta.  Patricia  a  su  lado,  de  reojo,  disfrutaba  de  su  ignorancia,  las 
notas  llenaban  el  recinto  y  Snappy  ya  no  pensó  más,  solo  disfrutó  de 
aquella  música  que  no  había  disfrutado  antes,  ese  era  el  momento 
preciso,  Patricia  lo  miraba  porque  le  gustaba,  era  como  esa  fruta 
prohibida,  sabía  que  si  hacía  algo  le  iría  muy  mal.  El  abuelo  no  era 
ningún  estúpido,  ningún  payaso,  pero  en  realidad  ella  quería  besarlo, 
quería hacerle el amor. 
Snappy a su  lado miraba a  los  músicos en su  labor, sin  imaginarse que 
esa perra de al lado quería fornicárselo. En silencio, Patricia desplazó su 
pata  sobre  la  de  él,  en  ese  momento  todo  se  cortó  para  Snappy.  La 
música  se  dejó  de  escuchar,  la  gente  desapareció,  se  bloqueó  hasta  la 
última  de  sus  neuronas  perrunas.  ¿Qué  pasaba?  ¿Por  qué  Patricia  hizo 
eso? ¿Será que quería besarlo? ¿Tal vez hacerle el amor? No, no podía 
pensar eso, era la mujer de un mafioso que le había dado trabajo y que 
sus guardaespaldas casi habían matado a su amigo en su cara, o tal vez 
matado;  pero  ya  fue  muy  tarde.  Patricia  se  abalanzó  sobre  él  !Fucking 
bitch¡ sintió como su hocico húmedo se pegaba al de él en un beso, ya 
no pudo parar, aunque quiso quitarse. Esa perra le gustaba mucho como 
para  hacerlo,  siguió,  porque  los  machos  después  de  encendidos  ya  no 
pueden  parar  como  las  hembras.  Se  dieron  que  beso  tan  grande  en 
frente de todo mundo, de todo el auditorio, de toda la orquesta, de toda 
la  música;  y  así  salieron  del  concierto,  besándose,  y  besándose  ella 
manejo hasta el motel, y besándose hicieron el amor. A lo bien los dos
se  tenían  ganas.  A  escondidas  los  dos  sabían  que  lo  que  estaban 
haciendo era demasiado peligroso. 
Sin  embargo,  hicieron  el  amor  como  dos  horas  seguidas  sin  pensar  en 
nada. Cuando terminaron se abrazaron desnudos bajo las cobijas, ella se 
durmió, él estaba fumando. 
A las 2:14 de la madrugada exactamente, un fuerte estruendo despertó a 
Snappy  y  Patricia,  quienes  dormían  en  una  habitación  del  motel,  sin 
ropa  y  entrepiernados  (o  mejor  dicho  entrepatados),  cuando  abrieron 
los  ojos  aún  alcanzaron  a  ver  pedazos  de  puerta  que  volaban  por  el 
cuarto. A través del humo se dibujó la silueta de Nerob quien empuñaba 
un  arma  inmensa,  también  la  silueta  de  Rodrigo,  quien  los  miraba 
seriamente  y  del  Abuelo  en  medio  de  los  dos,  quien  solo  se  limitó  a 
decir: ­¡Tráiganlos!­

A  Snappy  lo  amarraron  de  patas  y  hocico,  a  Patricia  le  pegaron  una 
bofetada que hizo que su hocico sangrara y arrastrándola del pelo se la 
llevaron  hasta  el  carro,  antes  de  subir,  Snappy  sintió  un  cachazo  en  la 
nuca que lo dejo como lelo, a lo bien que totazo el que le dieron. 
El  abuelo  se  mantenía  callado,  sin  siquiera  ladrar,  el  carro  arrancó 
rápido por las calles de Santa Marta, Snappy iba pensando en que ahora 
si  sus  miserables  días  de  guerrero  habían  terminado,  sabía  que  ese  día 
iba  a  morir,  a  lo  bien  se  lo  merecía  por  dejar  morir  a  Pelos  y  por 
meterse con Patricia, ¡que imbecil!, se lo merecía de veras… pensando 
esto  iba  cuando  escuchó  gritar  al abuelo  ­¡Cuidado!!!­,  él  estaba  muy 
adolorido pero trató de asomarse un poco por la ventana y vio algo que 
en otro tiempo  lo hubiera asustado mucho, pero ahora en  esa  situación 
valía  huevo,  aunque  no  lo  crean  era  Killer,  ese  perro  los  había 
encontrado,  a  saber  que  tuvo  que  hacer  ese  perro  para  seguirlos  hasta 
allá. Killer iba montado en una motocicleta de esas Harley, quien sabe a
que  pobre  perro  mató  por  robársela,  en  su  mano  tenia  la  nueve 
milímetros  apuntándole  al  auto,  Snappy  sabia  que  los  estaba 
persiguiendo por Catalina,  lo que Killer no sabia era que ella  no estaba 
ahí, que ironía!, pero así es la vida, BANG BANG, se armo la balacera 
mas cerda, el abuelo disparaba preguntándose que le pasaba a ese perro 
enfermo, de todas maneras Killer no tuvo nada que hacer, entre los tres 
mafiosos  lo acribillaron,  le clavaron como  mil  balas a ese pobre perro, 
Killer  parecía  inmortal,  solo  soportaba  cada  golpazo  como  en  la 
película Scarface, esa de Tony Montana, hasta que al final uno le dio en 
el cuello, Killer  moribundo perdió el control de  la  moto, se adelanto al 
carro  y  por  delante  fue  envestido,  la  moto  quedo destrozada  cuando  le 
paso  por  debajo  al  carro,  y  Killer  salio  volando  y  se  estrello  contra  el 
parabrisas  que  estalló,  Snappy  supo  que  murió  porque  un  pedazo  de 
cabeza quedo pegada al vidrio, que suerte tan perra la de Killer, todo un 
guerrero de los malos morir así sin pena ni gloria, a veces los perros que 
mas  historia  tienen  son  los  que  mueren  como  nadie.  Snappy  lloró,  ¿a 
que  horas  su  vida  se  había  convertido  en  esto?,  y  allí  acabo  para 
siempre la historia de Killer, ese perro salvaje que se ganó la fama mas 
bravera  de  Colombia,  ese  que  se  cogió  a  mas  de  mil  perras,  ese  que 
siempre  hizo  lo  que  quiso  y  fue  un  bacán,  ese  que  siguió  a  Snappy  y 
Catalina solo para encontrar la muerte de la manera mas pendeja. 
Tres días duró Snappy inconciente, cuando se levantó no se acordaba de 
nada, sentía todo el cuerpo magullado, tenia la piel llena de sangre seca, 
trataba  de  acordarse  inútilmente  que  fue  lo  que  pasó,  la  ultima  escena 
que tenia en su mente era la de Killer explotándose contra el vidrio, de
resto no se acordaba de que  había pasado. Se despertó en un cuarto de 
hotel  tirado  en  una  cama  esposado  de  una  de  sus  patas,  cuando  se  le 
pasó  el  mareo  pudo  levantar  la  cabeza  y  mirar  a  su  alrededor,  para  su 
gran sorpresa, ahí estaba su amigo Pelos, sentado en una cama frente a 
él,  tenia  la  cara  hecha  trizas  producto  de  los  golpazos  que  le  habían 
dado, pero al menos no estaba muerto, a lo bien casi ni se le reconocía, 
Snappy  trató  de  moverse  pero  le  dolía  todo.  ­Fresco  loco,  quédese 
ahí,  esta  muy  mal  como  para  moverse!­  le  dijo  Pelos  en  su  tono 
sutil  de amigo arrepentido. ­Yo  dije que  no  lo conocía­  le  dijo Snappy 
llorando,  pero  Pelos  entendía  por  que  lo  había  negado,  su  vida  corría 
peligro, solo se limito a contestarle ­¡Fresco!­. 
Otros  tres  días  pasaron  en  ese  cuarto  de  hotel  antes  de  que  Nerob 
llegara por ellos, durante ese tiempo les habían mandado la comida con 
un conserje del hotel que a saber cuanto el abuelo le habría pagado por 
su “silencio”, se la habían pasado viendo televisión y recuperándose de 
las  heridas,  tanto  físicas  como  emocionales,  en  esa  habitación  Pelos  y 
Snappy tuvieron tiempo de hablar sobre todo le que les había pasado  y 
sobre como después de que habían tenido esa pelea tan brava, la vida se 
había  encargado  de  reunirlos  otra  vez  y  de  que  forma  tan  extraña,  es 
que  la  vida a veces tiene  formas extrañas de actuar, lo que pasa es que 
uno  no  sabe  entenderlas.  En  fin,  cuando  Nerob  llegó  por  ellos,  su 
amistad  ya  se  había  fortalecido  otra  vez,  así  que  salieron  de  la 
habitación juntos, como un equipo inseparable, no sabía si era ese el día 
en que iban a morir o que. ¡Pero no! No iban a pasar ese día al papayo, 
Sebastián el abuelo les estaba esperando en su suite tomándose un
Whisky  Black  Label  de  ese  del  Juanito  caminador,  bien  serio,  estaba 
fumando y mirando por la ventana de el hotel. ­¿Sabes algo guerrero 
Snappy?­ empezó a decir el abuelo, ­Cuando era niño, mi padre me 
decía que yo como macho podía perdonar cualquier cosa menos 
una…  ¡la  traición!!!­,  Snappy trago  saliva  al  escuchar  esto,  el  abuelo 
siguió,  ­Lo  que  tu  me  hiciste  no  tiene  nombre,  ya  me  estabas 
cayendo  bien  y  te  estaba  tomando  mucha  confianza,  hasta 
quería  que  fueras  mi  mano  derecha  algún  día…  Ya  he 
averiguado  algunas cosas  de tu  vida,  que la verdad no es nada 
especial,  no  es  tan  guerrera  como  tu  dices,  conmigo  hubieras 
podido  llegar  muy  lejos,  que  irónicamente  es  a  donde  ahora  te 
voy  a  mandar­.  Snappy  y  Pelos  seguían  escuchando  en  silencio  cual 
seria  su  destino,  el  abuelo  continuó,  ­Como  ya  te  debió  haber 
contado tu amiguito Pelos, los otros perros están muertos, suerte 
igual la que debieron correr ustedes pero al final me los reservé 
para  otros  asuntos,  muertos  no  me  sirven  de  nada,  vivos…  tal 
vez,  eso  depende!­.  Esos  dos  miserables  perros  ya  no  podían  estar 
mas  asustados,  solo  cambiaban  miradas  de  reojo,  aliviados  por  que  ya 
no  los  iban  a  matar,  bueno,  al  menos  por  ahora,  pero  a  saber  que  les 
tenia  deparado  el  abuelo,  así  que  siguieron  escuchando.  ­Ya  se  que 
ustedes  se  conocen  desde  hace  mucho  tiempo  y  que  son 
buenos  amigos,  ya  se  casi  todo  sobre  ustedes  y  su  entorno… 
Así  las  cosas  mi  queridísimo  guerrero,  te  estarás  preguntando 
¿Que fue de la suerte de tu amada Patricia?­. Snappy sintió que el 
mundo  se  le  derrumbaba,  quiso  hablar  para  defenderse,  para  decir  que 
ella había tenido la culpa, que ella casi lo había obligado, pero de su
hocico  solo  salieron  unos  fonemas  inentendibles,  ­Yo…  yo,  yo  no 
que… que, quería…­, y ahí fue cuando a ese Chihuahua se le saltó la 
piedra,  a  lo  bien,  el  abuelito  podía  ser  bien  chiquito  pero  ¡si  que  era 
bravo  esa  garra!,  al  ver  que  Snappy  iba  a  medio  responder  se  alzó  en 
cólera  y  comenzó  a  gritar.  ­¡Nadie  le  dijo  que  hablara!!!  Péndejo, 
traicionero, poco hombre!­, y desenfundo su pistola y con fuerza se la 
puso en el hocico a Snappy quien solo dejó caer una lagrima, esperando 
el  momento  en  que  Sebastián  dispararía.  Pero  se calmó…  el abuelo  se 
calmó  y  bajó  el  arma.  –Discúlpame­  dijo  sarcásticamente,  Es  que 
pierdo  los  estribos­  concluyó,  hizo  una  pausa  breve  y  dijo,  ­En  fin 
guerrero  Snappy,  te diré que  mi ex esposa,  es  decir  tu amante, 
esta  viva,  nada  mas  tiene  un  ojo  morado  y  unas  cuantas 
magulladuras, casi como tu, ja ja ja ja. Pero bueno, ella ahora va 
a estar ocupada, atendiendo a todos los hombres que yo quiera, 
ella  decidió  hacerse  puta,  pues  yo  le  voy  a  administrar  el 
negocio,  ja  ja  ja.­  lo  bien  Snappy  no  sentía  remordimiento  por  culpa 
de eso, aunque Patricia le gustaba y todo, él sabía que no la quería, eso 
si, había sido un polvazo de lo mas rico, pero por culpa de ella estaban 
en  esta  situación,  estaba  pensando  esto  cuando  el  abuelo  comenzó  a 
hablar  de  nuevo.  ­Y  si  por  si  acaso  te  quedan  dudas,  he 
encontrado  por  ahí  en  las  calles  a  un  regalito  que  quisiera 
enseñarte­. 
Sebastián le dio la orden a Nerob y este abrió una puerta a través de la 
cual  se  podía  ver  a  una  perra  amarrada  a  una  silla,  esa  perra  era 
Catalina,  Snappy  no  podía  creerlo,  a  lo  bien,  Sebastián  tenia  que  ser
muy poderoso para haber averiguado hasta la historia de Catalina, pobre 
perra, nada que ver con Snappy y mire donde vino a terminar por culpa 
de él. 
­Pues  si  guerrero!­  dijo  Sebastián,  ­Me  costó  trabajo  hallarla, 
estaba  por  ahí  con  un  perro  extranjero,  pero  ya  vez,  le  dañe  el 
rato,  ja  ja  ja  ja.­  Y  siguió  ­Lo  que  quiero  es  muy  sencillo,  mas 
bien  un  favor.  Ustedes  dos  deben  ir  a  México  y  entregar  un 
paquete, más bien un montón de paqueticos que van a llevar en 
su  hermosa  pancita,  así  que  mis  niños,  a  comer  uvas  para 
practicar, y mas vale que lo hagan bien, si no estas dos bellezas 
van a pagar todas las consecuencias­. 
Que situación mas brava en la que estaban metidos esos dos chandosos, 
por  un  lado  no  tenían  chance  alguno,  si  se  rehusaban  el  abuelo  los 
mataría en el acto, por el otro, la vida de Catalina y Patricia dependía de 
ellos  y  no  era  justo,  no  les  quedó  mas  remedio  que  callarse  y  dejarse 
escoltar por Nerob hasta el cuarto. 
Snappy: ¿Qué vamos a hacer? 
Pelos:  Pues  nada,  ir  a  México,  ¿no  era  eso  lo  que  quería?, 
¡viajar!, pues vea, ahí esta nuestra oportunidad, ja ja. 
Snappy:  No  sea  tarupido  Pelos,  estamos  metidos  en  una 
situación  demasiado  seria,  ¿no  se  da  cuenta  que  quieren  que 
llevemos droga?, adentro de nosotros…
Pelos: ¿Y que  vamos  a  hacer,  ponernos a llorar?, no hermano, 
al menos  no estamos  muertos,  y si coronamos  pues  estamos  a 
mano con estos canes. 
Snappy: no papá, eso es lo que no sabemos, ¿Y si nos pillan?, 
nos  vamos  a  podrir  en  una  cárcel  e  igual  van  a  matar  a  las 
hembras, ¿a que horas nos convertimos en esto? 
Pelos:  eso  nadie  lo  decide  amigo,  la  vida  da  muchas  vueltas, 
uno  no  puede  elegir  su  destino,  a  veces  por  hacer  las  cosas 
mejor uno termina haciéndolas peor, no se lamente por lo que ya 
pasó, mejor veamos como salir de esta. 
Y así Pelos y Snappy fueron obligados los siguientes días a tragar uvas 
enteras para acostumbrar su organismo para cuando tuvieran que tragar 
los  plásticos  llenos  de  droga,  a  lo  bien  al  Pelos  no  le  costó  mucho 
trabajo  porque  tenia  un  hocico  enorme,  pero  el  pobre  Snappy  las 
primeras  veces  sentía  que  se  iba  a  vomitar,  lentamente  se  fue 
habituando  a  digerir  las  uvas  sin  masticarlas,  este  entrenamiento 
siempre  fue  supervisado  por  Rodrigo  y  Nerob,  los  guardaespaldas  de 
Sebastián,  y por dos pistolas  nuevecitas que ellos tenían  muchas ganas 
de estrenar. 
El  proceso  sería  largo  y  terrible,  ya  el  abuelo  había  arreglado  los 
papeles de los dos perros, les había comprado el tiquete, eso si en clase 
turista.  Debían  salir  de  el  aeropuerto  “El  Dorado”  en  Santa  Fe,  volar
una hora y media hasta Costa Rica y de ahí transbordar a otro avión que 
los dejaría en el aeropuerto de “Comalapa” en El Salvador, si lograban 
coronar ahí, un perro  los  iba a estar esperando  y  les explicaría el resto 
del  proceso  para  llegar  por  tierra  a  México  porque  allá  es  muy  difícil 
pasar  la  droga  vía  aérea,  así  que  el  puente  de  entrada  seria  el  país 
Centro  Americano  en  donde  supuestamente  era  mas  fácil  pasar  “el 
encarguito”, que era nada mas y nada menos que 100 capsulas rellenas 
de Cocaína Colombiana de la mas pura, orgullo nacional y producto de 
exportación, elaborada con los mas altos estándares de producción y las 
reglas ISO 9001, un tesoro en el mercado mundial, y deberían llevarlas 
en el interior de sus estómagos, ¡que cosa mas dura!. 
La  noche antes de  viajar  fue  muy difícil, tenían  mucha  hambre porque 
no  les  permitieron  comer  nada,  solo  tomar  agua,  sabían  que  tal  vez  al 
siguiente día su  vida cambiaria de  forma radical, aun  mucho más de  lo 
que  había  cambiado  ya.  Pelos  se  durmió  temprano,  según  él,  para  no 
sentir hambre. Snappy en cambio no pudo conciliar el sueño hasta muy 
de  madrugada,  solitario  en  el  silencio  de  su  cuarto  comenzó  a 
reflexionar: 
¡Que extraña es la vida!, tantas vueltas que di hasta llegar a este punto 
y ni siquiera me di cuenta. Me acuerdo cuando estaba en Bogotá y era 
un  perro  normal,  cuando  mis  amos  me  sacaban  a  pasear  al  parque, 
buscaba  el  árbol  más  grande  y  lo  meaba  todo,  ja.  Y  pensar  que  todo 
esto lo encontré por dármelas del gran guerrero, ja, y por las hembras, 
¿Por  qué  será  que  influyen  tanto  en  la  vida  de  un  macho?,  a  la  final 
todas son iguales, malditas zorras, uno siempre cae por ellas. Daría mi
vida  por  fumarme  un  cigarrillo  ahora,  así  fuera  de  esos  Beltmon 
importados de Venezuela y con doble filtro carbón. Y pensar que hace 
unos  días  solo  estaba  fumando  Marlboro,  a  lo  bien,  lo  malo  es  que 
cuando uno esta bien cree que siempre va a estar bien, uno cree que la 
vida  no  va  a  cambiar,  pero  mentira,  en  un  segundo  toda  tu  existencia 
cambia  y  hasta  el  mas  mínimo  detalle  importa…  Y  ahí  se  durmió 
Snappy.

A las 5 en punto de la mañana llegaron a despertar al par de perros, solo 
les  dieron  chance  de  tomar  un  baño  rápido  y  vestirse  para  luego 
llevarlos  a  la  suite  de  el  abuelo,  ahí  estaba  el  en  su  bata  de  seda  y 
tomándose un café negro. ­¡Buenos días!­ dijo y dirigió su hocico hacia 
la ventana para mirar el bello amanecer de Santa Marta. Pelos y Snappy 
tragaron saliva cuando  vieron que  la  mesa del comedor estaba  llena de 
pequeñas  capsulas  plásticas  llenas  de  la  blanca  sustancia.  Nerob  los 
obligo  a  sentarse.  ­Ya  saben  que  hacer!­  les  dijo,  y  Snappy  y  Pelos 
callados,  comenzaron  a  tragarse  una  a  una  las  capsulas.  Ya  les  habían 
explicado que no podían comer nada en el avión porque corrían peligro 
de  que  una  o  mas  bolsas  se  les  reventaran  adentro  del  estomago,  nada 
de nada,  ni siquiera agua que  era con  lo que se estaban ayudando para 
pasar. 
Después de casi una hora los dos perros habían consumido 50 capsulas 
cada uno, en su cuerpo descansaba un dineral en droga y en su alma un
dolor  intenso.  Se  apresuraron  a  coger  camino  al  aeropuerto  de  Santa 
Marta, ahí un avión los llevaría a Bogotá. 
Pasar por Santa Marta fue fácil, al ser un vuelo interno no había muchos 
controles  de  seguridad,  pero  “El  Dorado”  ya  era  otro  cuento,  lleno  de 
vigilancia, si lograban pasar los controles de ese aeropuerto ya estarían 
50% coronados. 
Hicieron  la  fila  como  cualquier  otro  perro  normal,  incluso  forraron  su 
equipaje en plástico para no levantar sospechas, aforaron sus maletas  y 
se dirigieron a  los controles de  migración, el primero  lo pasaron sin  ni 
siquiera hablar, a lo bien estaban tranquilos, ninguno de los dos sudaba 
mas  de  lo  normal,  Pelos  incluso  movía  su  cola  de  lado  a  lado  como 
cualquier  perro  turista  que  va  por  primera  vez  a  Disneylandia.  El 
problema llegó después, cuando tenían que pasar por los controles de la 
policía.  Allí  un  agente  los  empezó  a  interrogar  a los  dos  por separado, 
¿Por  qué  iban  a  El  Salvador?,  ¿En  que  hotel  se  iban  a  quedar?, 
¿Cuántos  días?,  ¿Si tenían  visa  gringa?,  etc.  Y  ahí  fue  el  error,  porque 
ambos  dijeron  cosas  diferentes,  así  que  se  los  llevaron  a  la  oficina  de 
seguridad del aeropuerto. Una vez ahí, un oficial se sentó frente a ellos 
y los miro por espacio de unos minutos al cabo de los cuales les dijo  ­ 
¿Ustedes son mulas verdad?­ los dos canes callaban, ­Ustedes son 
Snappy  y  Pelos!­  los  dos  perros  quedaron  atónitos  y  asombrados 
después  de  escuchar  sus  nombres,  a  lo  bien  creyeron  que  alguien  los 
había  delatado  para  que  otras  mulas  pasaran  otro  cargamento  mas 
grande, Dios mió!, Snappy solo se imaginaba los años encerrado en la
cárcel modelo, pero estaba equivocado, el oficial se levanto de su silla y 
dijo  ­Ya  me  habían  hablado  de  ustedes,  ya  todo  esta  arreglado 
para  que  pasen,  un  oficial  los  va  a  escoltar  hasta  el  avión 
disfrazado de civil, solo que le digan a su jefe que la próxima vez 
que  mande  a  novatos  que  no  sepan  hablar,  le  va  a  costar  muy 
caro­  .Ya  estaba,  cincuenta  por  ciento  coronados,  habían  pasado  por 
Bogota gracias a los controles torcidos que los mafiosos sobornaron, lo 
irónico  del  caso  y  que  pensaban  ellos,  era  que  tanto  trabajo  y 
sufrimiento  que  les  había  costado  llegar  a  Santa  Marta,  para  que  en 
cuarenta  minutos,  un  mafioso  los  hubiera  devuelto  a  Bogotá  y  los 
hubiera sacado del país, con soborno a bordo, es que en realidad por la 
plata  baila  el  perro.  Ahora  estaban  en  el  avión  rumbo  a  Costa  Rica  y 
con  un  hambre  de  los  mil  demonios,  lo  peor  de  todo  era  que  en  ese 
vuelo no se podía fumar. 
Era la primera vez que ellos volaban en su vida, a lo bien era mejor que 
el bus y el autostop, lo que era feo era la situación. 
Pelos: Loco, ya estamos untados hasta el tuétano, ya no piense 
mas en eso… 
Snappy: Parce… ¿Qué se siente? 
Pelos: ¿Qué?, ¿Las bolsas en el estomago?
Snappy:  ¡No  parce!,  ser  gay,  besar  a  otro  perro,  ¿Qué  se 
siente? 
Pelos: ¿Y por que me sale con esas ahora? 
Snappy: no se loco, simple curiosidad 
Pelos: Vea mano, yo nunca elegí eso, no se si esta bien o mal o 
que,  lo  único  que  le  digo  es  que  me  siento  mejor  así,  usted 
nunca lo entendería. Yo no quiero que me vea como un enfermo, 
usted  es  mi  mejor  amigo,  el  mejor  de  lo  mejor,  siempre  lo  va  a 
ser, pero debe aceptarme como soy, y así es que soy. 
Snappy guardo silencio un rato, lo miro y pensó que el tenia razón, los 
dos  habían  estado  juntos  toda  la  vida,  habían  pasado  momentos  muy 
bacanos juntos y no era justo que se separaran, mucho menos ahora que 
estaban  en  este  lío.  La  reflexión  de  Snappy  fue  interrumpida  por  la 
aeromoza  quien  les  traía  el  almuerzo,  ambos  tomaron  las  bandejas  de 
comida  pero  solo  disimularon,  hicieron  el  teatro  de  que  iban  a  comer, 
pero en realidad  masticaban un poco y  lo  escupían en una  bolsa,  luego 
disimuladamente se pararon al baño y botaron ahí toda la comida. 
Lo  único  que  Snappy  pensaba  en  ese  momento  era  que  a  lo  bien,  la 
azafata  estaba  bien  rica,  lo  mas  difícil  había  pasado  ya,  los  dos  perros 
estaban mas tranquilos.
Hacer  el  trasbordo  en  costa  rica  no  tuvo  ningún  misterio,  como  no 
tenían  que  pasar  por  ningún  control,  solo  abordaron  un  avión  que 
tardaría una hora para llevarlos a El Salvador. 
Aunque no creían mucho en Dios, los dos perros rezaron para que todo 
les saliera bien, se sentían unidos en una causa, aunque ellos sabían que 
estaban  en  eso  no  por  voluntad  propia,  sabían  que  su  amistad  era  lo 
único  que  los  podía  salvar  ahora.  “Guerreros  pa´ las  que  sea”  repetían 
siempre.

El aeropuerto de El Salvador es hermoso, a lo bien todo estilo europeo, 
como  si  fuera  un gran  centro  comercial,  parecían  idiotas  mirando  para 
todos lados y meneando la cola, a la final se habían salido con la suya, 
viajaron  fuera  del  país,  no  como  estrellas  de  Rock  o  de  cine,  ¡como 
traficantes!,  pero  a  la  final  viajaron.  Snappy  notó  que  Pelos  actuaba 
algo extraño… 
­¿Qué  le  pasa  loco?­  le  dijo,  ­Nada,  ¡tranquilo!­  contestó  Pelos, 
pero  Snappy  seguía  viendo  algo  demasiado  extraño  en  él,  estaba 
sudando  mucho  y  tenía  el  hocico  como  si  algo  le  doliera.  Tenía  esa 
trompa  bien  arrugada.  Llegaron  a  control  y  mostraron  sus  pasaportes 
Colombianos,  ustedes  saben  que  por  el  solo  hecho  de  tener  pasaporte 
Colombiano  en  todos  lados  lo  miran  a  uno  feo,  les  hacen  hacer  filas 
distintas y los interrogan a uno, pero a estos perros no les fue tan mal,
solo  tuvieron  que  responder  unas  preguntas,  Pelos  se  veía  cada  vez 
peor.  Los  ojos  los  tenia  como  desorbitados  ­¿Qué  le  pasa  loco?­ 
preguntaba  Snappy  a  cada  rato,  pero  Pelos  le  decía  que  no  se 
preocupara,  que  todo  estaba  bien,  hasta  la  mujer  de  inmigración  notó 
que  Pelos  andaba  mal  y  preguntó,  pero  él  dijo  que  se  había  mareado 
mucho  en  el  avión,  a  la  final  los  dos  perros  pasaron  y  salieron  a  El 
Salvador.  ¡Listo!,  coronados  cien  por  ciento,  o  al  menos  ya  lo  demás 
seria fácil. 
A  la  entrada  de  el  aeropuerto  estaba  un  Fox  Terrier  vestido  muy 
elegante  sosteniendo  un  cartel  en  las  manos  el  cual  llevaba  sus 
nombres, Snappy  se acerco a él  y  le dio  la contraseña que el abuelo  le 
enseñó  en  Santa  Marta:  “Capuz”,  esa  era,  y  al  oírla  el  Fox  Terrier  les 
invitó a subirse a un carro, pero Pelos ya iba muy mal, los ojos los tenia 
volteados y no hacia sino espicharse el estomago con una de sus patas, 
Snappy  le  hizo  notar  esto  al  Terrier,  quien  a  propósito  se  llamaba 
Lucas. 
Snappy:  Vea  hermano,  este  man  esta  muy  mal,  no  se  que  le 
pasa, en el avión venia bien 
Lucas: Ruegue al cielo por que no se le haya estallado ninguna 
capsula en el estomago por que ahí si pailas. 
Snappy: ¿Cómo así que pailas? ¿Cómo así que pailas?
Y ahí Snappy  se empezó a desesperar, Pelos  ya estaba casi desmayado 
en ese carro y al Terrier parecía no importarle demasiado, ­Loco vamos 
a  una  clínica!­  le  gritaba  Snappy,  pero  el  Terrier  no  podía  ir  a  una 
clínica y decir que acababa de sacar de el aeropuerto a un par de mulas 
que traían coca en la panza. Snappy comenzó a llorar y a alentar a Pelos 
para que aguantara. 
­Hermano,  no  se  vaya  a  morir,  Pelos  usted  es  mi  mejor  amigo, 
mi  hermano,  no  me  haga  esto,  por  favor,  Pelitos  escúcheme, 
manténgase  despierto,  no  me  deje  solo  en  esta,  loco 
escúcheme!­  , ya era tarde, Pelos  había alcanzado un estado de coma 
profundo, a lo bien, una de las capsulas se le reventó adentro y de esa si 
no  lo  salvaba  nadie,  era  una  sobredosis  muy  brava.  El  Terrier  llegó  a 
una  casa  y  metió  el  carro  en  el  garaje,  ayudó  a  Snappy  a  bajar  a  su 
amigo  y  llevarlo  hasta una  habitación,  ahí  lo colocaron en una  cama. ­ 
Este  man  se  va  a  morir,  por  favor  no  le  deje  morir­  gritaba  Snappy 
desesperado  rogando  por  la  vida  de  su  amigo,  pero  Pelos  a  la  final 
falleció… Snappy  no podía creerlo, su amigo de  siempre,  su  hermano, 
el  único  con  el  que  había  guerreado  estaba  muerto.  Ya  nunca  lo  iba  a 
volver  a  ver,  nunca  volvería  a  fumar  de  esos  Beltmont  importados, 
nunca mas nada. 
Muerto  como  una  rata  por  culpa  del  puerco  mafio  que  él  conoció, 
muerto tal vez por su culpa, por que tal vez si no se hubiera separado de 
él  por  allá  en  Tunja,  las  cosas  hubieran  sido  diferentes.  Snappy  lloró, 
lloró  como  un  niño  perdido,  lloró  con  toda  el  alma,  había  perdido  un 
pedazo importante de su vida.
Le pregunto a Lucas el Terrier como  lo  iban a enterrar, pero a lo bien, 
todavía  no  podían  enterrarlo  hasta  sacarle  la  droga  que  había  en  su 
panza, ahí fue que Snappy se desbarato, deseó la muerte, no era posible 
que estos animales no tuvieran corazón, le empezó a doler el estomago, 
tenia  que  ir  al  baño  a  sacar  todas  las  capsulas  si  no  él  también  corría 
peligro de morir, así que fue con lagrimas en los ojos. 
Una  vez  expulso  toda  la  droga  de  su  cuerpo,  el  terrier  la  recogió  y  la 
empacó,  saco  un  fajo  de  billetes,  eran  como  dos  mil  dólares  y  se  lo 
entrego a Snappy ­Por el favor!­, le dijo. 
Snappy apretó los dólares en la pata, apretó tan fuerte que le dolió, toda 
su  vida  había  pasado  trapeándose  por  miedo  ante  los  demás,  por  su 
mente pasaban en flash todos los momentos que había compartido junto 
a Pelos  y  no iba a dejar que hicieran cualquier cosa con su cuerpo, fue 
ahí cuando su cerebro perruno le hizo “click”, se le estallaron las pepas 
y  Snappy  se  enloqueció,  se  le  mandó  a  ese  Terrier  como  si  fuera  un 
lobo  en  busca  de  una  presa,  el  Terrier  trató  de  desenfundar  su  arma, 
pero  los  colmillos  de  Snappy  se  clavaron  en  su  pata,  Lucas  el  Terrier 
pegó  un  grito  de  dolor,  luego  Snappy  gruñendo  de  rabia  insertó  sus 
molares en el cuello del can. Apretó con fuerza, apretó con tanta fuerza 
que  le  dolía,  sentía  como  estaba  matando  lentamente  a  aquel 
desgraciado, sentía la furia salir de su cuerpo y no dejó de apretar hasta 
que  ese  Terrier  suspiro  por  ultima  vez.  Ahora,  además  de  todo  era  un 
asesino, pero no estaba arrepentido, por primera vez no estaba
arrepentido de sus actos, tenia dos mil dólares en efectivo, un dineral en 
droga y un amigo muerto. 
Buscó en el closet por ropa limpia para cambiarse la que tenia untada de 
sangre,  pensó  en  que  a  lo  bien,  ese  terrier  tenia  que  ser  muy  de 
confianza para que solo él hubiera sido el encargado de cuidarlos desde 
el aeropuerto hasta ese  lugar, de todas  formas era obvio que  no  estaría 
solo por mucho tiempo, seguramente otros canes  se dirigían  hacia allá. 
Se pegó un baño  rápido y  busco algo de comer en  la refrigeradora, esa 
rutina  nerviosa  fue  interrumpida  por  el  sonar  de  un  teléfono,  ¿lo 
contesto?, pensó y se dirigió hasta el, levanto el auricular, era 
Sebastián,  el  abuelo,  llamando  desde  Santa  Marta  para  ver  si  todo 
estaba  bien,  al  escuchar  que  fue  Snappy  quien  contestó,  se  levantó  en 
cólera. 
Sebastián: ¿Dónde esta Lucas? 
Snappy: ¡Esta  muerto desgraciado, yo lo mate, mi amigo murió 
por su porquería, maldito! 
Sebastián: Guerrero Snappy, necesito la droga que usted tiene, 
lamento  lo  de  su  amigo,  pero  que  le  vamos  a  hacer,  al  que  le 
toca  le  toca,  ¿si  o  no?,  ¿me  la  va  a  devolver?,  mas  le  vale, 
porque  ya  están  en  camino  mis  socios  hacia  allá,  en  unos 
minutos lo van a llenar de plomo.
Snappy:  Mi  amigo  esta  muerto  imbécil,  por  mi  puede  matarse 
Sebastián,  no  le  va  a  ser  tan  fácil  agarrarme,  usted  me  jodió, 
jodió a Pelos, ahora lo voy a joder, voy a ir a la policía, lo voy a 
delatar, me las va a pagar… 
Sebastián: Bueno Snappy, si así lo quiere, estaba advertido! 
BANG,  BANG!  Dos  disparos  escuchó  Snappy  a  través  del  teléfono, 
uno  para  Catalina,  la  perra  que  siempre  amo  en  silencio,  otro  para 
Patricia, la perra que amo con demasiada bulla. 
(Música macabra…) 
El  silencio  lo  invadió,  ya  ni  lagrimas  tenía,  pensó  en  coger  el  revolver 
del Terrier y pegarse un tiro, así acabaría con todos los problemas, pero 
eso no era de guerreros, esa sería la forma mas fácil de escapar, así que 
simplemente  colgó  el  teléfono,  sentía  algo  muy  raro  en  el  estomago,  a 
lo  bien,  como  si  hubiera  estado  mordiendo  un  hueso  de  carne  podrida, 
cogió  los  dólares,  la  bolsa  con  coca  y  levantó  a  su  amigo  de  la  cama, 
con esfuerzo lo puso en la parte de atrás del carro, rápidamente arrancó 
y  salio  manejando  por  las  calles  Salvadoreñas,  al  rato,  los  socios  de 
Sebastián  llegaron  pero  no  hallaron  nada,  a  lo  Vietnam,  Snappy  se 
había escapado. 
Sin conocer se metió en una trocha que quedaba en la carretera hacia el 
volcán, San Salvador tiene un inmenso volcán. En la cima, están todas
las  antenas  para  comunicaciones.  Snappy  bajó  a  su  amigo  del  carro, 
haciendo  un  esfuerzo  sobre  perruno  para  no  morir  con  él  por  la 
impresión, lo enterró en esos terrenos, era preferible así, darle sepultura 
a su amigo en silencio y no entregarlo a la policía ni nada, te amaré por 
siempre,  pensó,  mi  hermano,  pronto  nos  veremos  de  nuevo.  Snappy 
enterró a Pelos con todo ese montón de cocaína adentro, a la final, sabia 
que  algún  día  lo  iban  a  encontrar  ahí.  Con  él,  no  solo  enterraba  a  su 
amigo, también enterraba una  sentencia de  muerte segura por dejar ahí 
la droga, ¿pero a quien le importaba? 
Desesperado y solo, lo único que le paso por la mente en ese momento, 
fue pegarse una borrachera de los mil demonios para olvidarse un rato y 
así  llorar  a  su  amigo.  Manejó  hasta  a  llegar  a  la  zona  rosa  de  San 
Salvador, llego casi  intuitivamente,  el alcohol  le  llamaba, era una zona 
llena de bares y Discos, a lo bien, sabía que era peligroso, los amigos de 
el abuelo lo debían estar buscando, pero Snappy sentía que ya nada era 
importante,  tenia  la  mente  nublada  y  lo  único  que  quería  era  beber  y 
mucho, ¡hasta vomitar! 
La  vida  da  golpes  man,  nos  enseña  a  totazos  que  cada  cosa  debe  estar 
en su sitio y ese es el destino, nada podemos hacer para cambiar lo que 
inherentemente  somos,  hagamos  lo  que  hagamos  siempre  seremos  lo 
que el destino nos tiene deparado que seamos, ese es nuestro 
Karma,  ese  es  nuestro  pecado,  y  si  el  destino  nos  tiene  deparado  algo 
paila, pues de malas parce, así es la vida que le toca.
10 
Snappy dejó tirado el auto del terrier por ahí en la calle, igual la policía 
lo iba a recoger, la droga la escondió bajo las raíces de un árbol cerca a 
la zona rosa, luego orinó encima para acordarse de cual era, los dos mil 
dólares  los  metió  en  su  bolsillo  y entró  a  un  antro  de  bar  que  quedaba 
por ahí, se sentó solitario en la barra. ­¡Un tequila!­ pidió, como estaba 
en  Centro  América,  creyó  que  esa  era  la  bebida  oficial  en  todos  los 
países de la región, pidió tequila tras tequila hasta quedar súper ebrio, a 
lo  bien,  que  borrachera  mas  brutal  la  que  se  clavó  el  Snappy,  pero  el 
man estaba tranquilo, sabia que podía salir del bar y tomar un taxi e irse 
a  dormir  a  un  hotel,  a  cualquiera  que  le  diera  la  gana,  al  final  andaba 
luqueado de billetes. En fin, se bebió una botella el solo, el antro estaba 
lleno,  pero  de  entre  todos  los  perros,  resaltaba  una  hermosa  dálmata 
bien  fresita,  la  perrita  estaba  bailando  sola  en  una  tarima,  pero  lo  que 
Snappy  no  sabia,  era  que  en  esas  discotecas,  casi  siempre  las  perritas 
bailan solas, mientras que los perros que las acompañan hacen negocios
sucios  en  la  mesa,  ¡pobre  Snappy!  Se  le  acercó  todo  ebrio  a  la  nena  y 
empezó  a  bailar  con  ella,  PUM  CHIS  PUM  CHIS  PUM  CHIS  PUM, 
esa  música  electrónica  toda  crazy  que  ponen  para  que  los  perros  se 
empepen  y  bailen.  La  nenita  le  cogió  el  paso  a  Snappy,  PUM  CHIS 
PUM  CHIS  PUM  CHIS  PUM,  ¡que  elegancia!  Cuando  de  repente 
¡Quieto  todo  el  mundo!,  los  perros  que  estaban  con  la  dálmata  se 
sintieron ofendidos. 
Snappy  estaba  tan  borracho  que  no  se  acordó  de  nada  después,  pero 
dicen por ahí que uno de los perros se le mando y PUM, botellazo en la 
cabeza,  los  otros  después  lo  agarraron  a  pata,  todo  por  bailar  con  una 
perra. Snappy de lo borracho que estaba no pudo ni defenderse, solo se 
limitó  a  llorar,  él  debía  de  ser  el  perro  con  mas  mala  suerte  de  la 
historia,  y  para  completar  le  habían  robado  todos  los  dólares,  no  le 
dejaron  ni  uno  de  los  dos  mil.  Los  dueños  del  lugar  se  habían  dado 
cuenta  de  todo,  pero  ni  siquiera  llamaron  a  la  policía  para  que  no  les 
afectara  su  local,  en  cambio,  echaron  al  pobre  Snappy  a  la  calle  en 
donde  amaneció  tirado  y  hecho  pedazos  de  la  golpiza,  los  perros  que 
pasaban  por  ahí  no  hacían  nada  por  ayudarlo,  como  lo  veían  ebrio  y 
sangrando,  pensaban  que  era  uno  de  esos  perros  borrachos  callejeros 
que  vagan  por  todos  lados.  Ese  pobre  Snappy  lloró  mas  y  mas,  que 
hotel fino ni que nada, a dormir en la calle como todo un guerrero. 
Cuando  abrió  los  ojos,  sintió  un  dolor  de  cabeza  horrible,  tenia  el 
hocico  reseco  y  le  dolía,  estaba  todo  sangrado,  los  perros  que  pasaban 
por ahí  lo  miraban  bien raro, tenia  la  cara  hinchada, trato de preguntar 
la  hora  pero  todos  le  huían,  fue  a  un  charco  que  estaba  por  ahí  y  con
dolor  empezó  a  lamer  el  agua  para  limpiarse  un  poco  y  calmar  la  sed, 
tenia unas ganas de fumar muy bravas ¿pero como hacia?, buscó en sus 
bolsillos  los dólares pero  ya  no tenia  nada,  ni uno, esos perros además 
de pegarle y casi matarlo lo habían dejado sin ni para un cigarro, ¿Qué 
otra  cosa  peor  podría  pasarle?  ¡Entonces  empezó¡  TACA  TACA 
TACA, y cada vez más fuerte, TAM TAM TAM, ¿Qué carajos era eso? 
Pensaba  Snappy,  la  tierra  se  sacudía  con  una  fuerza  aterradora,  era  un 
terremoto,  normal  en  esas  tierras  pero  de  una  magnitud  salvaje;  ¡no 
podía  ser!,  la  mala suerte parecía ser  la  mejor amiga de ese perro, a lo 
bien  no  se  asusto,  mas  bien  le  dio  un  ataque  incontenible  de  risa; 
mientras  los  perros  corrían  despavoridos  por  las  calles,  ese  perro  se 
echo a reír. Ya nada le importaba, y ahí estaba en la mitad del terremoto 
riéndose,  mientras  El  Salvador  se  caía.  A  lo  bien  que  elegancia;  si  le 
caía el  mundo encima  ya  no  importaba,  que  mas  daba,  ¿que tenia para 
perder?,  TAM  TAM  TAM  TAM  TAM  TAM  TAM  UUUUUH. 
Cuarenta  segundos  duró.  Siete  punto  nueve  en  la  escala  de  Richter. 
Como en las películas todo se sacudió, en las calles algunos heridos, los 
helicópteros  empezaron  a  volar  en  busca  de  tragedias;  de  repente 
hembras  histéricas  en  las  calles  preguntándose  por  sus  cachorros  que 
estaban  en  las  escuelas,  ambulancias  y  sirenas  por  doquier.  La  radio 
empezaba  a  dar  malas  noticias,  y  Snappy  todavía  no  paraba  de  reírse. 
Le costo un rato darse cuenta de lo que pasaba, ahora los demás perros 
si  querían  ayudarle  por  que  ya  no  parecía  un  borracho  si  no  un  pobre 
perro herido en el terremoto. Así dejo que otros animales lo cargaran en 
una camilla hasta un hospital que habían improvisado en las calles, ahí 
lo  curaron,  le  limpiaron  las  heridas  y  lo  cosieron  –hasta  le  dieron  de 
comer.  Escuchaba  los perros hablar de muchos muertos y heridos, etc.
Pero  a  lo  bien  a  Snappy  le  valió  huevo,  si  por  el  fuera  ojala  todos  se 
mueran,  que  se  venga  el  mundo  abajo,  que  mas  daba.  A  él  le  dolía  el 
hocico  y el  cuerpo; ahora estaba  solo en un país  extraño sin un peso  y 
con  todas  las  tragedias  que  se  puedan  imaginar  sobre  los  hombros, 
¡Guerreros pa´las que sea parce¡ pensaba Snappy. 
¿Y  ahora  que  iba  a  hacer?  Lo  peor  de  todo  era  que  la  única  posesión 
que  tenia  era  una  bolsa  llenita  de  coca,  ya  no  pensaba  mucho  en  los 
payasos que lo debían andar buscando, porque a lo bien ni lo conocían. 
Catalina y Patricia estaban muertas, a la final el había ido a El Salvador 
por salvar a las hembras pero ya que. ¿De que le había servido?, paila. 
Caminó  un  rato  por  la  calle  rumbo  a  la  zona  rosa  otra  vez;  mientras 
caminaba  miraba  los  perros  pasar,  desubicados  en  una  ciudad  recién 
golpeada por el terremoto. A  veces  veía  edificaciones dañadas, todo el 
mundo  asustado  y  preocupado  por  que  los  celulares  no  funcionaban  y 
por otras calamidades. Pero el, tranquilo por la calle pensaba que  iba  a 
hacer. Lo único que se le venia a la cabeza era vender la droga que por 
cierto representaba un resto de billete, pero él  nunca  había  hecho nada 
así;  ni  siquiera  sabia  cuanto  podía  costar  eso  ¡que  cosa!  Ahora  peor 
porque después de un terremoto que perro va a estar pensando en salir y 
mucho  menos  a  comprar  droga,  lo  único  que  podía  hacer  era  feriarla. 
Darla  al  mejor  postor.  Así  que  empezó  a  preguntar  por  todos  lados. 
¿Dónde  podría  vender  eso?  ¿Quién  podría  estar  interesado?  Cuidando 
siempre a quien le preguntaba, no fuera a ser un policía o algo así.
Al  final  del  día  logro  vender  esa  porquería  por  quinientos  dólares,  no 
era  mucho,  pero  tampoco  era  poco.  Debía  cuidar  bien  ese  dinero,  a  lo 
bien  no  quería  que  le  pasara  nada  malo  otra  vez.  Fue  entonces  al 
Terminal de buses en donde todo el mundo estaba desesperado por que 
no  había  viajes  debido  a  que  las  carreteras  estaban  tapadas  por  los 
derrumbes  del  sismo.  Él  quería  irse  a  algún  lugar  pero  al  parecer  le 
tocaba esperar a que habilitaran las vías; y ni modo de decir que se iba 
en avión porque el aeropuerto también estaba cerrado. Compró en el 
Terminal  una  hamburguesa  enorme,  la  más  grande  que  encontró. 
Compró  CocaCola  y  tres  paquetes  de  cigarrillos  de  una  vez,  que  por 
cierto  eran  salvadoreños  y  de  los  más  baratos.  Delta  se  llamaban.  Se 
acomodo en una esquina del Terminal, se sentó y empezó a comer. Una 
vez termino, empezó a fumar cigarrillos, uno tras otro, confundiéndose 
él  mismo  entre  la  multitud  de  perros  que  estaban  esperando  para 
largarse  de  aquella  ciudad.  ­Hola,  ¿Cómo  estas?­  se  le  acercó  una 
perrita Cocker y  lo saludó. –Ahí, bien­  le respondió Snappy, tratando 
de  acomodarse  un  poco  la  ropa  y  de  verse  mejor.  La  nenita  era  medio 
rara.  Tenía  una  facha  neo  hippie  y  olía  a  Jazmín.  Su  voz  era  bien 
tranquila  y  tenía  los  ojos  verdes.  No  parecía  alarmada  por  lo  del 
terremoto, más bien se le veía desubicada. Su nombre era Liz. 
­Pues si, me llamo Lisa, pero todos me dicen Liz, ¿Tu como te llamas?­ 
,  ­¡fracasado!­  contestó  Snappy.  –Uuuuuuyyyyyy,  me  salio  agresivo. 
Que pena por venir a hablarle, mejor me voy antes de que me pegue­. 
Snappy se sintió  mal, a  lo bien se  había equivocado tratando mal a esa 
belleza de perra. –Mira, lo siento, no te vayas, es que no te imaginas por
lo que he pasado…­ dijo – es que solo quiero un poco de compañía, tu 
tampoco sabes por  lo que  yo  he pasado. Te vi  y  me pareciste un perro 
agradable, guerrero como yo.­ Al escuchar esto, Snappy abrió los ojos. 
¿Seria  que  el  gran  guerrero  del  Tibet  había  escuchado  su  clamor  y  le 
había  mandado  un  ángel?  –Me  llamo  Snappy­  le  dijo  –Y  me  pareces 
hermosa­ y se quedaron hablando todo el tiempo hasta que abrieron las 
carreteras…
Dulce rayo de luz que me alimentas 
Dulce girasol azul 
Dragones que suspiran en el alba 
Corazones que mueren en su cruz 
Tu placer es mío así como tu alma 
Eres ilusión que alumbra cada planeta 
Tu suspiro es manantial en calma 
Tu mirada es una poción eterna 
Camina a mí y siempre hacia mí 
Camina sobr e las piedras 
Déjame guiarte mi dulce princesa 
Déjame amarte mi pequeña
Y como todas las cosas del mundo 
Vuelves a mí como poesía 
Vuelves a ser la tier ra 
El despertar colorido cada día 
Te conozco así, indiferente 
Colapsando entre mis aromas 
Mis sentidos ciegos permanentes 
Eres risa que me desploma 
Y por ti viviré eternamente 
Conocer é las estr ellas y la luna 
Entregar e mi vida sin reproches 
Sumergiré mi alma en tu locura
11 
Diez años pasaron, diez largos años, pasaron casi sin que ellos se dieran 
cuenta,  pasaron  para  ellos  y  pasaron  para  el  mundo.  Tantas  cosas 
vivieron, tantas otras encontraron. Tantos países que conocieron, tantos 
perros,  razas,  religiones;  pero  lo  mas  importante,  era  que  Snappy  se 
había  conocido a si  mismo. Había conocido por fin el amor, dejó atrás 
todo  lo  que  vivió,  dejo  atrás  tanta  porquería.  Liz  era  ahora  su  esposa, 
había sido esto y mucho más. Había sido su mejor amiga, su confidente. 
A  medida  que  pasó  el  tiempo  fueron  confiando  uno  en  el  otro  y  Liz 
poco a poco se fue enterando de las andanzas de Snappy. Se casaron en 
Suecia, porque a lo bien si recorrieron  medio  mundo  y ahora si podían 
decir con orgullo que eran guerreros; pero no cualquier guerrerucho ahí, 
¡guerreros  y  de  los  mas  del  guerreros!  Tanto  ella  como  él  habían 
aprendido a sufrir y reponerse de lo lindo. A conseguir comida, a criar a
su hijo que  ya tenia cuatro años. Era un cachorrito de lo más hermoso, 
con manchitas, se llamaba Pelos –En honor a su amigo. 
Llegaron a Colombia en el último vuelo de Air France, por todo lo alto, 
con  billete,  con  pasaportes  nuevos  porque  Liz  era  Canadiense  y  sus 
padres  Centro  Americanos.  Llegaron  porque  Snappy  extrañaba  mucho 
su  tierra.  Quería  empezar  de  nuevo,  había  hecho  varios  cursos  en  el 
extranjero,  a  la  final  era  un  perro  duro,  bacano,  inteligente.  Los  tres 
formaban una  familia  del carajo. Venían con  la  idea de  montar un  bar, 
un  súper  bar,  casi  como  una  galería.  Ahora  tenían  amigos  por  todo  el 
planeta.  Liz  era  bien  bohemia,  le  gustaba  fumar  marihuana  y  hacer 
poesía.  Snappy  aprendió  a  fumar  con  ella  y  a  hacerse  los  “trips”  más 
violentos. A veces bien trabado empezaba a recordar a su amigo Pelos y 
lloraba;  pero  era  ahí  en  donde  entraba  Liz  y  lo  consolaba.  Después 
empezaban  a  hacer  el  amor.  En  una  de  esas  noches  engendraron  a  su 
cachorrito, por eso también llevaba ese nombre. 
Liz era casi perfecta, era muy inteligente, le gustaba el arte, hasta había 
estudiado. Sus amos eran  muy pudientes. Ella siempre  fue rebelde, por 
eso  viajaba  y  hacia  lo  que  quería.  Ella  a  lo  bien  estaba  enamorada  de 
Snappy y él de ella. Habían pasado tantas y tantas cosas juntos que sus 
lazos eran muy fuertes. Cuando llegaron a Bogotá Snappy recorrió con 
ella  la  ciudad,  le  fue  mostrando  y  explicando  todo,  ¡como  había 
cambiado  la  ciudad!,  porque  a  lo  bien  Bogotá  siempre  cambia  y  diez 
años  eran  diez  años.  Fueron  a  un  restaurante  y  cenaron  a  la  luz  de  la 
chimenea  mientras  a  Pelitos  le  dejaron  con  una  niñera.  Esos  dos  se
amaban  y  Snappy  había  conseguido  ya  borrar  el  fantasma  de  Catalina. 
Alquilaron  un  apartamento  en  uno  de  los  mejores  barrios,  Snappy  ya 
hablaba  ingles,  a  lo  bien  había  aprendido  muchísimo  con  Liz  y 
viajando.  No  les  gustaba  mucho  salir,  los  dos  disfrutaban  mutuamente 
su  compañía,  cuidando  su  cachorrito,  se  emborrachaban  juntos,  se 
contaban  chistes,  veían  películas;  a  lo  bien  una  pareja  así  hace  mucho 
no  se  ve  por  ningún  lado.  Era  increíble,  con  las  heridas  sanadas  y  una 
familia, Snappy era una persona diferente. 
Lo primero que hizo y que le pidió el favor a Liz de que lo acompañara 
fue ir a visitar a sus amos. Tenía miedo, a la final él se había escapado 
de su casa; pero Snappy era  ya un perro  maduro y de  seguro sus amos 
iban a entenderlo. Fue al cine esa noche con Liz, compró una botella de 
vino  y  comida  de  la  mejor  –De  ese  Nutre  Can  con  sabor  a  pollo  e 
hígado  carísimo,  importado  de  la  USA.  Recogió  a  Pelitos  en  donde  lo 
cuidaban y tomó un taxi hasta su antiguo hogar. 
Al llegar hacia mucho frió, la casa estaba oscura, pero él sin embargo se 
bajo  y  timbró  dos  veces,  hasta  que  escuchó  una  voz  que  le  decía  ­¡Ya 
voy!­  sus  patitas  empezaron  a  temblar,  tenia  el  rabo  entre  las  piernas. 
Apretó  fuerte  la  chaqueta  y  su  amo  le  abrió  la  puerta.  ­¿Snappy?­  le 
pregunto  con  ese  aire  de  incertidumbre;  pero  al  ver  que  era  él,  se 
emociono y lo abrazó. ­ Snappy, ¿Eres tu?, que alegría. Nunca supe otra 
vez de ti, creí que habías Muerto­  y lo alzaba y lo zarandeaba de lado a 
lado.  Snappy  estaba  contento,  meneaba  la  cola  de  lado  a  lado.  Le 
entregó los regalos y le presentó a Liz y a su cachorro, entró a la casa y 
fue cuando notó que su ama no estaba.
Snappy: ¿Dónde esta ella? 
Amo: ¡ella murió! Hace tres años en un accidente. 
Snappy  sintió  ganas  de  llorar,  él  no  había  estado  ahí  el  día  en  que 
murió,  y  su  único  recuerdo  seria  la  pelea  que  tuvieron,  su  amo  lo 
consoló  y  le  dijo  que  no  tuviera  resentimientos;  que  ellos  siempre  lo 
habían querido mucho y que ella murió en paz con él. 
Hablaron toda la  noche,  él  le contó a su amo toda su aventura, su amo 
lloró  y  se  asombro  de  todo  lo  que  ese  perro  había  vivido.  Ahora  era 
tiempo de recuperar lo perdido; juraron no separarse más, y así termino 
aquella  velada,  con  risas  y  lagrimas.  Esa  noche  Snappy,  Liz  y  Pelitos 
volvieron al apartamento nostálgicos a dormir. 
Fue  Liz  la  que  consiguió  el  local  del  bar,  le  iban  a  poner  “dClub”  que 
era el nombre que mas le gustaba a Snappy. A ella todo lo que él decía 
le parecía bien, juntos fueron a comprar las mesas, las copas y hasta los 
discos que iban a poner –puro Rock y Techno del bueno por que eso si, 
diez  años  pasaron  pero  en  Colombia  aun  se  escuchaba  el  Vallenato, 
¡que  feo! Ellos  iban  a  imponer  toda  la  rumba  que  vivieron  por  allá  en 
Europa. Los Raves y las fiestas acidas. El local era un segundo piso una 
chimba  en  la  calle  147  de  Bogotá,  con  unos  ventanales  inmensos.  Lo 
pintó  Snappy  y  se  tardó  una  semana  seguida,  pero  a  la  final  le  quedó 
muy  chévere.  Tenía  un  salón  de  conciertos  pintado  de  negro  y  habían 
puesto un montón de estrellitas plásticas fosforescentes. Habían puesto
de esas luces neutras, así cuando las encendían, todas fluorecían con la 
luz –una chimba. 
Eran  en  verdad  felices.  Colombia  vivía  momentos  difíciles,  la  guerra 
cada vez estaba más cruel, existían como cinco ejércitos luchando cada 
día; pero eso a esos dos perros les  valía  huevo. A  lo bien ellos estaban 
viviendo  un  romance,  un  romance  que  parecía  eterno.  ¿Y  Pelitos?, 
Pelitos crecía mas hermoso cada día, su pelo era marrón brillante y sus 
colmillos bien filuditos, tenia unas patas enormes; aunque era enrazado 
parecía  mas  fino.  A  lo  Vietnam  el  Pelitos  se  fajaba  su  pintita  de 
cantante  Sex  Symbol  infantil.  Ya  estaba  en  el  colegio  porque  hasta 
inteligente era el cachorrito. ¡En el mejor colegio! Una ultra chimba de 
educación la que estaba recibiendo el Pelitos. 
Ese  día  inauguraban  el  local,  invitaron  a  medio  mundo,  a  la  prensa,  a 
los  medios  y  a  todos  los  perros  de  la  High  de  Bogotá.  Liz  estaba 
hermosa,  se  había  puesto  uno  de  sus  atuendos  de  faldas  largas,  bien 
bello  si  estaba  ese  vestido.  Snappy  no  se  le  quedaba  atrás,  el  loco  se 
había  comprado  un  vestido  Hugo  Boss.  Llegaron  tempranito  al  sitio 
para  cuidar  de  cualquier  detalle;  antes  de  todo,  ellos  dos  hicieron  su 
brindis  ¡CLINK!  Sonaron  las  copas  y  bebieron.  Se  besaron  y  bailaron 
en  silencio  solitos  los  dos  en  el  bar,  y  exactamente  a  las  ocho  de  la 
noche  abrieron  oficialmente  las  puertas  al  público.  A  todo  el  volumen 
que  sus  equipos  le  daban  PUM  CHIS  PUM  CHIS  PUM  CHIS  PUM 
techno  y  del  mas  bravo  sonaba  en  dClub,  y  empezó  esa  perramenta  a 
llegar.
Perros de todas las razas, llamados por los avisos publicitarios que Liz y 
Snappy habían colocado en los periódicos, eso si, con billete, por que el 
bar  era  bien  carito;  solo  los  de  billetito  podían  beber  ahí,  PUM  CHIS 
PUM  CHIS  PUM  sonaba  el  Techno  allá  en  dClub,  el  mejor  bar  para 
perros de toda Santa Fe. 
Snappy: ¡Lo lograste! 
Liz: no mi amor, lo logramos juntos. 
Snappy: ¿No  es hermoso?, todo lo  que podemos  hacer tú  y yo 
en equipo. 
Liz:  Este  será  nuestro  primer  paso  para  nuestra  estabilidad.  Te 
amo Snappy, eres el amor de mi vida. 
Snappy: Yo te amo a ti mi perra hermosa. 
¿Y  saben  lo  que  hicieron  este  par  de  perros  locos?  Pues  han  dejado  el 
bar  ahí  solo  para  irse  a  hacer  el  amor.  Dejaron  a  medio  Bogotá 
rumbeando  gratis  esa  noche  mientras  ellos  se  entregaron  a  sus  deseos, 
¡Que rico! Cuando ellos hacían el amor el cielo se retorcía. 
Que  noche aquella,  ese  bar  fue tremendo éxito, y  la  siguiente noche,  y 
la  siguiente  y  así  muchas  noches.  Dormían  en  el  día,  se  levantaban  a 
jugar con Pelitos cuando este llegaba del colegio y luego se iban juntos
al  bar.  Más  de  una  noche  se  emborracharon  y  empezaron  a  recordar 
toda su historia. A veces dejaban que las lágrimas corrieran, a veces no 
paraban de reír. 
Empezaron a conocer muchos perros de todas las posiciones sociales, se 
empezaron  a  volver  populares.  Una  vez  hicieron  una  fiesta  Reggae, 
pusieron palmeras y todo, se llenó el local. La gente se enloqueció –No 
woman no cryy fumaron marihuana a la lata. Los agarró la policía y se 
armó  que  problema.  Casi  les  cierran  el  bar;  pero  Liz  se  supo  hacer 
amiga  de  los  policías  y  de  ahí  en  adelante  todo  bien.  Hacían  lo  que 
querían y nadie les molestaba. 
RRRRRRRRRIIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNGGGGGGGG  Sonaba  el 
despertador – ¡A levantarse mi amor!­ le dijo Liz a Snappy –Hoy es 
la  presentación  de  Pelitos  en  la  escuela  ­  ,  ­  MMMMMFFF,  ya 
voy – refunfuñó Snappy. 
Ese  día  Pelitos  se  iba  a  presentar  en  una  obra  de  teatro,  ellos  estaban 
bien emocionados, se alistaron, se montaron al auto y manejaron rumbo 
a la escuela, Snappy un poco paranoico y nervioso creía que un auto los 
iba siguiendo, pero después de un rato se calmó y siguió conduciendo. 
Snappy:  Mira  mi  amor,  bien  extraño,  ese  auto  parece  que  nos 
siguiera. 
Liz:  No  bebe,  paranoia  tuya,  tal  vez  hasta  van  a  la  escuela 
también.
Snappy: Amor, nos ha venido siguiendo desde hace rato, voy a 
cruzar acá a ver si ellos también lo hacen. 
Liz: Esta bien. 
Snappy  dobló  por  una  calle  pero  el  auto  extraño  siguió  derecho,  ese 
perro dejó salir un suspiro de alivio y continuó su ruta hacia el colegio, 
es  que  le  quedaban  un  poco  de  recuerdos  que  por  mas  que  luchara  en 
contra de ellos no los podía borrar de su mente. 
Llegaron  al  colegio  de  Pelitos  y  entraron  al  auditorio,  esa  pareja 
brillaba,  eran  los  más  elegantes,  caminaron  con  todos  los  ojos  encima 
hasta encontrar sus sillas. Se apagaron las luces y se abrió el telón, ¡Que 
belleza de obra!, imagínense a todos esos cachorritos representando a 
Romeo  y  Julieta,  Pelitos  hacia  de  Teobaldo  y  lo  hacia  realmente  bien, 
Snappy  se  acordó  cuando  él  alguna  vez  soñó  con  ser  estrellita  de 
Hollywood,  se  puso  algo  melancólico  viendo  actuar  a  su  cachorro,  ahí 
sentado  se  dio  cuenta  de  que  en  ese  momento  era  dueño  de  una  vida 
hermosa,  pero  como  dijimos  antes,  cuando  uno  esta  bien,  cree  que 
siempre  va  a  estarlo  y  Snappy  estaba  seguro  de  que  nunca  mas  iba  a 
estar  mal.  Aplaudió  a  su  cría  como  nadie,  gritaron,  saltaron  y  todo  el 
mundo  se  dio  cuenta  que  ese  cachorro  era  el  hijo  de  esa  parejita  tan 
pomposa,  así,  de  premio,  llevaron  a  Pelitos  a  comer  hamburguesas,  le 
compraron un regalito y se fueron para el apartamento, ahí, después de 
que  Liz  se  durmió,  Snappy  se  metió  en  la  alcoba  de  su  hijo  quien 
también dormía, abrió la ventana y se sentó en el borde, encendió un
cigarrillo  y  comenzó  a  pensar  en  voz  alta,  como  si  quisiera  que  su 
perrito lo escuchara: 
¿Sabes  hijo  mió?,  en  ti  veo  un  mundo  nuevo,  hoy  que  te  vi  actuar 
descubrí cuan maravillosa es la vida, me alegra que hayas salido así de 
inteligente  y  que  aproveches  el  estudio  que  tu  madre  y  yo  podemos 
darte.  Lo  único  que  la  vida  no  perdona  hijo,  es  el  tiempo,  eso  es  lo 
único  que  nunca  puede  volver,  vive  tu  vida  cada  segundo  sin  pensar 
tanto  en  el  mañana,  disfruta  intensamente  tus  momentos  porque  no 
volverán,  el  pasado  recuérdalo  pero  nunca  desees  volver  a  tenerlo, 
porque adelante siempre te espera lo mejor, así sientas que lo que vas 
dejando era lo que siempre querías, y lo mas importante de todo, nunca 
tires  la  toalla,  así  te  arrastren,  te  humillen,  así  no  tengas  billete  para 
comer,  lucha  por  lo  que  quieras  hasta  el  ultimo  segundo  de  tu  vida, 
porque  al  menos  si  mueres,  morirás  intentándolo  y  no  serás  otro  del 
montón, otro que paso y no hizo nada… te amo Pelitos, eres el fruto del 
amor,  me  recuerdas  a  aquel  que  llevaba  tu  nombre,  mi  amigo,  algún 
día  te  contaré  todas  nuestras  historias,  algún  día  sabrás  quien  fue  tu 
padre,  este  loco  que  soñaba  y  consiguió  muchas cosas,  tal  vez  mas  de 
las que merecía, porque cometí muchos errores… 
­  ¿No  te  vas  a  acostar  mi  amor?­  le  interrumpió  Liz  abriendo  la 
puerta, él la miro tiernamente, apagó lo que quedaba del cigarrillo y se 
fue a acostar.
12 
La  siguiente  noche  era  muy  importante,  tenían  un  evento  en  dClub 
inmenso, todos los más altos empresarios de Colombia se iban a reunir 
ahí para descansar de una agotadora cumbre de negocios, los dueños de 
las  compañías  más  influyentes  estarían  en  su  local,  también  algunos 
políticos. No podían perder ningún detalle, la noche debería ser perfecta 
y no escatimaron en gastos. 
Liz  estaba  preciosa,  ella  sabia  como  llamar  la  atención,  se  enredó  el 
pelo en una especie de trenzas que le colgaban por las orejas y se puso 
un  lazo  en  la  cola.  Snappy  estaba  algo  preocupado  por  que  la  noche 
anterior  había  tenido  una  pesadilla  horrible,  había  soñado  que  perdía  a 
Liz  en  una  explosión,  que  la  buscaba  entre  los  escombros  y  no  la 
encontraba, al  final  la  hallaba  muerta,  eso lo tenia paranoico, debía ser 
un  mal  presagio,  pero  liz  lo  calmó  –  No  hagas  caso  a  esas  cosas 
amor, estas nervioso por el evento, ya veras que todo sale bien, 
te amo ­ y le dio un beso. Snappy se tranquilizo un poco, faltaba poco
para  que  comenzaran  a  llegar  los  invitados,  entonces  comenzó  a 
preparar todo. 
El  primero  que  llegó  fue  un  perro  Pastor  Alemán  dueño  de  una  de  las 
mayores  compañías  embotelladoras  de  gaseosas  del  país,  uno  a  uno 
fueron entrando los mas afamados empresarios, también los políticos  y 
perros importantes del país, pobre Snappy, no tenia ni idea del giro tan 
violento que su vida daría  esa  noche. Por la puerta apareció una  figura 
oscura, era el dueño de una nueva e  importante compañía de Software, 
así  lo  anunciaba  la  esquela  que  llevaba  colgada  al  pecho,  entró  como 
todo un “Dandy”, imponente, era de estampa pequeña, a Snappy casi le 
da  un paro  cardiaco  cuando  vio  que  aquel  perro  que  entraba  en  su  bar 
era nada  mas  ni nada  menos que  “Sebastián, el abuelo”,  diez años mas 
abuelo,  vestido  en  un  traje  negro  con  lentes  transparentes.  Lo 
acompañaban Rodrigo y Nerón, sus eternos guardaespaldas. Al ver a 
Snappy, el abuelo también sufrió un colapso, sus ojos se desorbitaron, a 
ese  pobre  Pincher  se  le  paro  el  alma,  el  choque  de  ambos  fue  tan 
evidente  que  Liz  se  dio  cuenta  de  inmediato  y  trató  de  desviar  la 
atención de ambos sin conseguirlo. Los dos se miraban fijamente, por la 
mente  de  ambos  atravesaba  como  una  película  las  escenas  de  los 
momentos  que  juntos  vivieron,  malos  y  buenos,  que  situación  mas 
brava la que se estaba dando en ese sitio, alguno de los dos debería dar 
el  primer  paso  a  una  inevitable  conversación,  el  abuelo  lo  hizo 
disfrazando sus nervios con una tranquilidad sarcástica. 
Sebastián: Me he casado, ¿lo sabias?
Snappy: No, no sabia, creo que no sabía nada de su vida. 
Sebastián:  La  vida  da  vueltas,  ¿!ah!  guerrero?,  quien  iba  a 
pensar que  el destino nos tenia  deparado  semejante  encuentro, 
¿Qué te has hecho todos estos años?, ¿si has disfrutado con el 
dinero que me pertenece? 
Snappy:  Lo  dudo  mucho,  yo  también  me  he  casado,  lo  deje  a 
usted  y  a  todo  lo  que  me  pasó  en  el  olvido  y  así  pienso 
mantenerlo, así que si este encuentro es inevitable, pues pase y 
disfrute de lo contrario le ruego el favor y se largue. 
Sebastián:  Uy,  como  hemos  cambiado  guerrero,  ahora  estas 
mas  agresivo,  mas  seguro  de  ti  mismo,  eso  me  alegra,  voy  a 
quedarme,  pero  antes  quiero  que  conozcas  a  mi  esposa,  hoy 
cumplimos siete años de estar juntos. 
El  ambiente  estaba  increíblemente  tenso,  Liz  no  sabía  lo  que  pasaba 
pero  más  o  menos  se  podía  imaginar  quien  era  aquel  Pincher.  Snappy 
estaba entre la espada y la pared, el abuelo esperaba a que Nerob bajara 
a  su  esposa  del  auto,  una  senda  camioneta  Land  Cruiser  negra.  –Veo 
que  has  perdido  tu  estilo  de  mafioso  barato­  le  dijo  Snappy 
irónicamente  al  abuelo  refiriéndose  por  supuesto  al  carro  y  dejó  salir 
una sonrisilla demoníaca, el abuelo también rió y se limito a decir –No 
se porque tengo la impresión de que tu risa se va a convertir en 
llanto ­.
Por la puerta de aquel auto empezó a salir  la  figura de una perra Frech 
Puddle  la  mas  de  emperigotada,  un  vestido  enterizo  rosado  con 
lentejuelas,  la  falda  dejaba  entrever  una  de  sus  patas,  llevaba  unos 
lentes  negros,  empezó  a  caminar  hacia  la  entrada  del  local,  cuando  se 
quito los lentes, el mundo de Snappy se desplomó ­¡CATALINA!­ dijo. 
Efectivamente  era  ella,  la  perra  a  la  que  creía  muerta  por  manos  del 
abuelo, la perra que siempre había amado, la perra que fue su obsesión, 
¡Dios  mío!  ¿Qué  era  esto?,  súbitamente  su  vida  le  devolvía  el  pasado 
que  ya  había dejado atrás, al  llegar hasta donde Sebastián, Catalina sin 
percatarse aun de la presencia de Snappy le dio un beso al abuelo. 
Sebastián:  Amor,  espero  recuerdes  a  nuestro  viejo  amigo 
Snappy. 
Catalina  volteó  la  cabeza  en  cámara  lenta,  Liz  solo  miraba  toda  la 
acción,  Sebastián  reía  confirmándole  a  Snappy  su  frase  anterior, 
Catalina estaba  estática, quieta como una roca, no  podía creerlo, sintió 
mucho  mareo  al  ver  a  Snappy,  ella  sabía  que  aunque  nunca  habían 
tenido nada, juntos habían pasado aventuras, a lo bien le tenia cariño. – 
Vamos  amor,  entremos  a  la  fiesta,  presiento  que  esta  noche  será 
emocionante­  le  dijo  el  abuelo  a  Catalina  y  así  ella  nerviosa  lo 
acompaño adentro. Snappy se dirigió a la barra y se tomó media botella 
de  Whisky de  un  sorbo,  la  vista  la  sentía  extraña,  todo  lo  veía  como  a 
través  de  unos  binoculares  al  revés,  todo  lejano,  el  mundo  se  le 
desvanecía, Liz llegó a hablar con él.
Liz: ¿El abuelo, verdad? 
Snappy afirmo 
Liz: ¿Qué quieres hacer?, si quieres dejamos todo así, vamonos 
ya  mismo,  dejemos  el  bar,  recojamos  a  Pelitos  y  nos 
desaparecemos,  tenemos  que  hacerlo  ahora,  no  podemos 
exponernos a nada, podemos volar ahora mismo a Europa. 
Snappy  se  tomó  la  otra  media  botella  de  otro  sorbo  (exagero  pero  es 
para darle sentido dramático), se pasó las patas por la cabeza, miró todo 
el  local,  luego  miró  a  la  esposa  a  los  ojos,  la  besó  y  dijo  –No  voy  a 
seguir  huyendo  de  mi  destino,  vamos  que  la  fiesta  esta 
comenzando­. 
PUM  CHIS  PUM  CHIS  PUM  comenzó  el  Rave  en  dClub,  se 
escucharon los gritos y la euforia de los comensales, perros de todas las 
razas  y colores  millonarios todos, bailando en  la  pista del  bar, una que 
otra  pastillita  rondaba  por  ahí,  la  mayoría  estaba  embalada,  en 
Colombia estaba de moda el Éxtasis importado de Holanda, esas pepas 
si  que  son  poderosas  y  entre  la  generación  de  Yuppies  eran  muy 
populares,  eso  si,  bien  caras.  Snappy  se  enloqueció  esa  noche,  se 
embriagó,  sencillamente  estaba  transportado,  al  local  le  estaba  yendo 
muy  bien,  estaba  entrando  mucha  plata,  a  Liz  le  tocaba  encargarse  de 
todo  por  que  Snappy  de  verdad  estaba  imposibilitado,  aunque  ella 
comprendía, no importaba, ella entendía la sensación que debería estar
teniendo su esposo esa noche, él estaba en la pista bailando como todos 
pero  no  le  quitaba  la  mirada  de  encima  a  Catalina  y  a  Sebastián,  esa 
perra estaba muerta y como de entre los muertos regresó. Aunque tenia 
diez años mas, Catalina seguía igual de rica, de buena, nunca se la había 
podido  coger,  nunca  nada,  ahora  la  muy  zorra  estaba  ahí  en  SU  bar, 
sentada en una de SUS  mesas, acompañada por el mafioso que le mató 
a SU mejor amigo, tenia que hacer algo, eso no lo podía permitir, al fin 
y  al  cabo  Sebastián  no  era  ningún  estupido  y  Snappy  sabia  que  él 
tampoco dejaría  las cosas así,  mas  valía actuar primero. Snappy se  fue 
hasta  la  mesa en donde ellos  estaban, Nerob  y  Rodrigo se alebrestaron 
cuando lo vieron acercarse pero Sebastián los calmó y les ordeno que lo 
dejaran  solo,  a  regañadientes  se  fueron,  Snappy  sencillamente  y  sin 
pedir  permiso  se  sentó  en  frente  de  ellos  dos,  bien  borracho  si  estaba 
ese perro. 
Snappy: Hola ignorante, espero le guste mi bar. 
Sebastián: Como todo lo tuyo, esta un poco vulgar, pero me he 
fijado en tu esposa, ella si esta interesante. 
Catalina  abrió  los  ojos  en  señal  de  desaprobación  a  lo  que  el  abuelo 
decía, Snappy se exasperó y tomó al abuelo del cuello. 
Snappy: Mire patético mafioso de medio huevo, a ella no le voy 
a permitir ni mirarla, esta vez no me voy a escapar, ya le permití 
quedarse con la zorra que tiene al lado.
Como había tanta bulla y jolgorio, nadie se percataba de lo que sucedía 
en  aquella  mesa,  el  abuelo  elegantemente  se  soltó  de  Snappy,  Catalina 
indignada se paró de la mesa y se fue a la pista. 
Sebastián: Mira guerrero, veo que en tu corazón hay mas rabia 
que  en  el  mío,  yo  debería  ser  quien  estuviera  actuando  así,  yo 
creo  que  la  misma  vida  se  ha  encargado  de  darnos  a  ambos 
nuestras  lecciones,  la  vida  no  nos  devuelve  nada  sin  que  lo 
merezcamos, no te imaginas también lo que yo he pasado. 
Snappy:  Me  salió  filosofo  ahora,  pues.  Yo  nunca  voy  a  poder 
olvidar que usted mató a Pelos, hasta mi hijo se llama así, nunca 
voy a olvidar todo lo que pasó y que mató a su perra, a Patricia. 
Sebastián: Patricia no esta muerta imbecil, aunque me traicionó 
yo la amaba mucho como para matarla, ella se fue, los disparos 
que  usted  escuchó  eran  para  persuadirlo  de  que  me  devolviera 
la  droga,  parece  que  usted  no  es  tan  inteligente  como  yo 
pensaba. 
Snappy: Yo  lo  odio  más  que  a  nada, creí haberlo  dejado  atrás, 
pero  hoy  que  lo  vi,  toda  esa  rabia  me  invadió  de  nuevo,  usted 
me  tiene  que  explicar  todo  lo  que  pasó  después,  ¿Por  qué  no 
mató a esas perras?, ¿Por qué se casó con Catalina?, ¡maldito! 
A Pelos me tocó enterrarlo en El Salvador, allá quedó tirado con 
toda su basura en el estomago.
Sebastián:  Aquí  no  es  momento  de  hablar,  te  invito  mañana  a 
mi casa, allá vamos a hablar, vas a llevar a tu esposa y vamos a 
cenar,  así  aclararemos  todo  y  volveremos  a  empezar,  ¿Qué  te 
parece guerrero? 
Snappy: ¿Acaso tengo otra alternativa? 
Y  el  abuelo  se  levantó  de  la  mesa,  le  tiró  a  Snappy  una  tarjeta  con  su 
dirección,  llamó  a  sus  guardaespaldas  y  a  Catalina  y  dejaron  el  sitio. 
Snappy se desplomó a llorar como un cachorrito en aquella mesa, desde 
la barra Liz lo vio y salió corriendo a abrazarlo, a besarlo, a consolarlo. 
Así  acabó  la  velada,  una  mezcla  de  sensaciones  porque  la  fiesta  había 
sido todo un éxito, pero aquella noche la vida de Snappy volvía a ser la 
misma porquería de siempre. 
Al  llegar  a  la  casa,  Snappy  cayó  en  la  cama  como  una  piedra  y  se 
durmió,  pero  en  la  madrugada  despertó  victima  de  las  pesadillas,  Liz 
estaba  despierta  cuidándole  el  sueño.  Snappy  ya  superando  los  efectos 
del  alcohol  la  miró,  sencillamente  la  miró  por  varios  minutos,  ella 
también,  con  ternura,  luego  se  empezaron  a  tocar  todo  el  cuerpo,  se 
besaron  y  empezaron  a  hacer  el  amor  tan  intensamente  que  Liz  sentía 
que  hacia  mucho  tiempo  no  lo  hacían  así,  Tal  vez  Snappy  estaba 
descargando su miedo  y todas las sensaciones que el abuelo  y Catalina 
le habían producido, ella no dijo nada, se dejó hacer lo que fuera por él, 
salvaje,  así  hicieron  el  amor,  salvaje  y  mucho  tiempo,  luego 
abrazándose se durmieron.
Pelitos dormía en  su cuarto, Snappy  se  levantó con un dolor de cabeza 
brutal, Liz  estaba  en  la  cocina  haciendo el desayuno,  los oídos todavía 
silbaban  del  ruido  del  bar.  Ese  día  debían  llevar  temprano  a  Pelitos  al 
colegio  y  luego  ir  donde  el  abuelo  y  ver  que  era  lo  que  iban  a  hablar, 
tenían que hacerlo, la otra opción era salir corriendo que era la que más 
le  llamaba  la  atención  a  Liz.  Snappy  se  bañó  con  su  esposa  como  lo 
hacían  casi  siempre,  en  su  mente  se  dibujaba  Catalina  como  la  había 
visto la noche anterior. Liz entendía todo, ella no decía nada.
13 
RIIIIIIIIIIIIIIIIIIINGGG, tocaron el timbre de aquella casa  inmensa en 
El  Chico  de  Bogotá,  uno  de  los  barrios  High  Class,  adentro  se 
escucharon  los  pasos  y  una  voz  que  les  pedía  que  esperaran.  Snappy 
temblaba,  le  sudaban  las  manos,  los  nervios  se  apoderaron  de  él.  Liz 
mas  tranquila,  de  repente  no  alcanzaba  a  comprender  los  sentimientos 
de su esposo. Al  fin abrió  Rodrigo, no les dijo  nada solo  los  miró. Por 
dentro  la  casa  era  hermosa,  llena  de  lujos,  un HomeTheater  en  una  de 
las salas y un piano de cola en donde estaba sentado Sebastián en bata, 
tomando Whisky. 
Sebastián: Bienvenidos 
Snappy: ¿Tomando tan temprano?
Ya Liz le había advertido en el carro que no fuera a ser sarcástico con él 
porque era peligroso, lo que menos quería Liz era una tragedia. 
Sebastián: Veo que me trajiste a tu hermosa esposa. 
Liz se metió en la conversación 
Liz:  Mucho  gusto,  me  llamo  Liz,  usted  no  se  presente,  ya 
Snappy me contó quien es. 
Parecía que Liz había olvidado sus propios consejos, el abuelo mandó a 
llamar  a  Catalina  quien  ya  estaba  lista  pero  había  estado  tratando  de 
evitar  cualquier  encuentro.  Catalina  bajó  las  escaleras,  hermosa  como 
siempre,  Snappy  volvió  a  sentir  aquellas  mariposas  en  la  panza  que 
sentía  antes  cuando  la  veía,  Liz  sabía  esto  pero  trataba  de  entenderlo, 
sabia que el amor que ese perro le profesaba era cierto y a lo bien lo era. 
Sebastián: como ya estamos todos juntos, vamos a la mesa a sentarnos. 
Nerob  y  Rodrigo  sirvieron  los  platos  y  la  comida,  era  buena,  luego  a 
petición  del  abuelo  se  retiraron  y  empezó  la  conversación  entre  esos 
cuatro,  las  miradas  se  cruzaban  en  una  mezcla  de  desconfianza  y 
emoción. 
Sebastián: Como  puedes  ver guerrero,  somos  una  familia  feliz, 
Catalina y yo nos hemos entendido a la perfección.
Snappy: No lo dudo mucho, Catalina  se entiende con  todos los 
perros  a  la  perfección.  Acabemos  con  la  farsa  de  una  vez,  ¿a 
que nos llamó a su casa? 
Sebastián: quería tener una atención con ustedes, ya sabes, lo 
cortés  no  quita  lo  valiente,  dime  Liz,  ¿Cómo  conociste  al 
guerrero? 
Liz: Es una larga historia… 
Sebastián:  Ya  veo…  mira  Snappy,  la  verdad  veo  que  has 
progresado,  tu  vida  no  es  la  misma  en  ningún  sentido,  yo 
también lo hice, años atrás deje la mafia y con el dinero que me 
quedó  monte  la  compañía  de  software,  ahora  vivo  tranquilo,  yo 
también  deje  el  pasado  atrás,  no  puedo  negar  que  en  su 
momento yo quise matarte, ya no, no es mi deber, como te dije, 
creo que la vida misma nos escarmienta a todos. Me parece que 
tienes  una  perra  hermosa,  no  conozco  a  tu  hijo  pero  supongo 
que  debe ser igual;  Catalina ahora es  una perra  diferente,  yo la 
he  sabido  controlar,  dejemos  todo  atrás,  para  eso  te  mande  a 
llamar,  por  mi  lado  puedes  estar  tranquilo,  ¿no  se  que  pienses 
tu? 
A lo bien Snappy no lo podía creer, todos sus miedos se desvanecieron 
al  escuchar  al  abuelo,  ¿seria  cierta  tanta  belleza?,  no  lo  podía  creer. 
Después, la conversación terminó de una manera normal, como una de
esas conversaciones de negocios o incluso de familia, el abuelo  insistió 
en que podían seguir viéndose pero Snappy no quiso, quería dejar todo 
atrás,  sobretodo  a  Catalina,  no  quería  volver  a  verla,  pero  si  quería 
hablar  con  ella  por  ultima  vez  para  sacarse  todo  el  dolor  que  tenia 
adentro,  así  que  con  el  permiso  del  abuelo  y  de  Liz,  salió  a  un  jardín 
con ella, ambos encendieron un Marlboro y se sentaron a hablar. 
Snappy: ¿Cómo has estado?, creí que estabas muerta. 
Catalina: Lo se, yo ayude a la farsa, Sebastián siempre me trató 
bien, hasta dejó a Patricia por mi al saber que tu lo engañaste. 
Snappy:  Catalina,  quiero  hablarte,  quiero  decirte  algo  que 
siempre he llevado en mi corazón, para esto necesito que calles 
y me escuches, déjame terminar, luego no me  digas nada, es la 
ultima vez que te voy a ver. 
Catalina:  Esta  bien,  si  eso  es  lo  que  quieres  lo  haré,  pero 
recuerda que siempre podremos ser amigos. Adelante… 
Snappy:  Hace  diez  años  me  moría  por  ti,  te  seguía  a  todas 
partes sin que tu lo supieras, te amaba en silencio, te idolatraba; 
cuando  al  fin  nos  conocimos  en  esas  circunstancias  tan 
extrañas, te ame mas, cada día me enamoraba mas de ti. Al ver 
tus  formas  de  actuar,  de  andar  con  uno  y  con  otro,  yo  me 
confundía cada vez más y me enloquecía, a raíz de eso hice
muchas  de  las  locuras  que  hice,  indirectamente  tú  fuiste  la 
culpable  de  todo  lo  que  me  pasó  e  indirectamente  yo  fui  el 
culpable  de  tu  destino.  Nunca  tuvimos  nada que  ver  y nuestras 
vidas  siempre  se  rigieron  por  nosotros  mismos,  ¿extraño 
verdad?,  como  afectamos  la  historia  de  la  gente  que  nos 
rodea… Lo que quería decirte  hoy es  eso,  que uno nunca debe 
dejar adentro lo que uno siente, tal vez por miedo a la respuesta 
yo lo hacia, pero ya me di cuenta, mas vale decir las cosas antes 
de  que  sea  demasiado  tarde,  yo  te  ame  en  silencio  mucho 
tiempo y trate  de tenerte siempre, yo  creo que  nadie te  hubiera 
podido  amar  mas  que  yo  en  este  mundo,  ahora  ya  vez,  es 
demasiado tarde. 
Catalina guardó silencio, solo lo miraba fijamente. 
Catalina:  Tú  no  puedes  juzgarme  por  lo  que  hice,  era  joven  y 
era  mi  momento  de  hacerlo,  todos  cometemos  errores  en 
nuestras  vidas, pero  también todos los  pagamos. Respecto  a  lo 
que tu sientes por mi tampoco puedes juzgarme, yo nunca supe 
que  tu  me  mirabas  de  esa  manera,  tal  vez  las  cosas  hubieran 
sido  diferentes  si  me  lo  hubieses  dicho,  siempre  te  vi  como  un 
perro  que  actuaba  muy  extraño,  me  ayudaste  muchas  veces  y 
por  eso  te  tenia  cariño,  un  cariño  especial.  Supe  después  que 
Killer  murió,  no  se  como,  pero  cada  vez  que  lo  recordaba 
también  me  acordaba  de  ti,  yo  pensé  que  también  estabas 
muerto, gracias a Dios no, pero bueno Snappy, esa fue nuestra
vida,  ese  fue  nuestro  destino  y  tenemos  que  aceptarlo  con  el 
rabo  entre  las  piernas,  nunca  fui  tuya,  pero  tu  tampoco  fuiste 
mío. 
Y  así,  Snappy  sacó  de  su  corazón  ese  resentimiento  que  lo  había 
agobiado por tanto y tanto tiempo y se marchó. Se despidió del abuelo y 
de Catalina,  luego se  fue con  su esposa a  recoger a su  hijo. Durante el 
camino guardaron silencio, como meditando lo que había pasado. 
Snappy  tenia  en  el  alma  una  combinación  de  dos  sensaciones,  ver  a 
Catalina  lo  había  afectado,  pero  saber  que  todo  quedaba  atrás  lo 
animaba. Hizo un pacto con Liz el cual cerraron con un beso, de ahora 
en  adelante  iban  a  construir  una  vida  juntos,  sin  nadie  mas,  se  iban  a 
dedicar  al  bar  y  aponer  negocios,  tal  vez  algún  día  Liz  escribiría  un 
libro  sobre  sus  historias  o  tal  vez  su  hijo  lo  haría,  al  fin  y  al  cabo  era 
una historia que no cualquiera había vivido y sobrevivido para contarla. 
Hemos  sufrido  siempre  amada  mía,  muy  a  pesar  de  nosotros  hemos 
sufrido, hemos sabido sortear juntos nuestros obstáculos, viviré por ti  y 
tu  vivirás  por  mi  hasta  que  la  muerte  nos  separe.  Ha  sido  lindo  ver 
como  evolucionamos,  como  cada  etapa  de  nuestra  vida  va  marcando 
nuestra existencia.  Al  morir  ya  no seremos uno mas, seremos  los amos 
y señores de nuestra historia, tú y yo hemos sabido construir un mundo 
para dos, tú y yo hemos sido soldados en grandes batallas, nuestra única 
munición  ha  sido  el  amor.  Aun  estamos  jóvenes  pero  tenemos 
experiencia, eso es lo que nos diferencia de tanta y tanta gente, de ahora 
en adelante me dedicare a hacerte feliz, porque es nuestra historia la que 
debe  tener  un  final  fantástico,  somos  rocas  en  donde  construiremos
nuestro castillo, somos agua para calmar nuestra sed. Que alegría saber 
que  eres  mía,  eres  como  una  rosa  que  encontré  en  un  desierto  y  que 
mandó  Dios  para  darme  fuerza,  la  oportunidad  de  revivir  y  continuar. 
La  vida  se  expresa  de  maneras  extrañas,  tu  amada  mía  fuiste  una  de 
ellas.
14 
Los  días  pasaron  para  Snappy  y  Liz  y  ellos  trataron  de  dejar  atrás  el 
capitulo  con  el  abuelo  y  Catalina.  Aunque  Snappy  trataba  de 
disimularlo,  le  había  costado trabajo asimilar esta nueva etapa, durante 
mucho tiempo había  vivido con esa sensación de  que alguien  lo estaba 
siguiendo,  de  que  debía  algo,  y  ahora  que  sabía  que  todo  estaba  bien, 
sentía  que  le  faltaba  algo,  a  veces  el  aire,  a  veces  sentía  demasiada 
tranquilidad para  lo que  había estado acostumbrado  mucho tiempo.  ¿Y 
Pelos?  Pensaba,  quedaría  así  impune  su  crimen.  Snappy  muchas  veces 
había soñado con encontrarse de nuevo a Sebastián y hacerle pagar por 
todo  lo  que  les  había  hecho,  por  descontarle  todo  el  terror  que  había 
regalado a su vida. Pero era mejor dejar las cosas así, no por él, sino por 
su  familia,  por  Liz  y  Pelitos,  era  mejor  enterrar  el  pasado  y  seguir 
adelante.  Y  así  fue.  Mucho  tiempo  pasó  Snappy  en  calma,  atendiendo 
su  negocio  que  prosperaba  cada  vez  más  y  más  y  dedicándose  a  Liz  y 
su hijo. Cada noche inventaban cosas nuevas, rumbas nuevas, formas de
actualizar  su  bar.  Pero  el  destino  le  tenía  a  Snappy  otra  sorpresa 
preparada, una de esas con las cuales él siempre soñó. 
Una noche que estaba sentado en el bar observando el movimiento, uno 
de sus meseros se le acercó y le entregó un sobrecito amarrado y le dijo 
que  alguien  en  la  puerta  lo  había  dejado  para  él,  en  medio  de  la 
curiosidad  Snappy  lo  abrió  y  leyó:  “Me  quedaron  muchas  cosas  por 
decirte, me gustaría que me dieras la oportunidad de hacerlo, por favor 
encontrémonos en el restaurante Karrys a las once de esta noche, es mi 
única oportunidad.” Y firmaba Catalina. 
Liz  estaba  en  la  barra  como  siempre  atendiendo,  Snappy  no  sabia  que 
hacer,  ¿debía  asistir  a  esta  reunión?,  ¿seria  el  abuelo  tratando  de 
probarlo otra vez?, él sabia que una sola decisión podría afectar toda su 
vida de nuevo, tal vez era cierto que el abuelo había dejado el mundo de 
la  mafia  pero  uno  nunca  puede  escapar  a  lo  que  uno  es  y  si  le  daba  el 
papayaso,  de  seguro  el  abuelo  estaría  feliz  de  arreglar  cuentas  con  él, 
pero de todas  formas  la tentación de  ver a  Catalina  era  muy grande,  al 
menos solo para saber que le quería decir, si es que eso era cierto. 
Snappy tomó su abrigo y salio del bar sin decir nada, Liz se dio cuenta 
pero no le puso atención. 
Al  llegar  al  restaurante  la  vio,  analizó  cada  centímetro  del  recinto  con 
sus  ojos  pero  no  vio  por  ahí  a  nadie,  Catalina  estaba  sola  fumando  en 
una  mesa,  Snappy  se  tomó  unos  instantes  solo  para  mirarla,  para  ver
como  se  le  dibujaba  el  cuerpo  en  ese  vestidito  rojo,  como  se  había 
arreglado el capul de una forma graciosa, como tenia la colita esponjada 
y  la  meneaba de vez en cuando, como sorbía  los  tragos de agua con la 
lengua. Entró por fin y se le acercó. 
Catalina: No estaba segura de que ibas a venir 
Snappy:  te  juro  que  yo  tampoco  estaba  muy  seguro  de  venir, 
¿estas sola? 
Catalina:  Si,  Sebastián  esta  de  viaje  con  todos,  en  una  junta  o 
algo así, yo  aproveche para llamarte,  he  estado  planeando esto 
desde que te vi. 
Snappy: ¿Para que me llamaste?, yo pensé que nunca te iba a 
volver a ver. 
Catalina:  Me  quede  pensando  en  lo  que  dijiste  el  otro  día,  en 
que me amaste, en lo que sentías por mi. 
Snappy: espera, antes de hablar pidamos algo de comer. 
Snappy estaba bloqueado, no sabia por que Catalina aun quería discutir 
esto,  ya  habían  quedado  claros,  el  aprovecho  para  ordenar  y  poner  un 
poco  su  mente  en  orden,  pidió  una  carne  bien  asada  con  hueso  y  un 
buen vino, Catalina ordeno una cazuela de mariscos y langosta, aunque 
el tiempo había pasado, ella seguía siendo igual, igual de pomposa.
Catalina: No quieres tener esta conversación, ¿cierto? 
Snappy: No es eso, es que me coges fuera de base, deje a Liz 
en el negocio, tal vez se preocupa por que no llego. 
Catalina:  Piensa  en  lo  que  te  voy  a  decir,  si  es  cierto  que  me 
amabas, si es cierto que fui especial para ti, si todo lo que dijiste 
en la casa aquel día de verdad significa algo, yo no puedo dejar 
pasar  a  alguien  que  ha  sentido  eso  por  mi,  toda  mi  vida  he 
estado  con  sujetos  que  me  tratan  como  a  un  objeto,  y  ya  estoy 
cansado. Snappy, yo se que estas casado, pero yo quiero darme 
la oportunidad de saber que es ser amada, quiero regalarte esta 
noche  para  ti,  para  que  me  ames,  para  que  me  hagas  el  amor, 
para que sientas por fin lo que es tenerme, yo quiero hacerlo, si 
tu  no  quieres  lo  entenderé,  pero  piénsalo,  nada  tiene  que 
cambiar, solo esta noche. 
Snappy  sabia  que  esta  decisión  podría  costarle  incluso  su  vida,  pero 
parecía  que  las  palabras  de  esa  perra  eran  ciertas,  en  todos  los  golpes 
que se había dado en  la vida había aprendido a reconocer la sinceridad 
en  las  personas,  Catalina  quería,  y  quería  de  verdad.  Por  unos 
momentos  en  silencio  pensó  en  Liz  que  estaba  en  el  bar,  pensó  en 
Pelitos,  pensó  en  Pelos  su  amigo,  tal  vez  esta  seria  la  única  forma  de 
vengar  a  su  amigo  y  de  una  vez  por  todas  estar  con  la  perra  de  sus 
sueños,  pero  si  lo  iba  a  hacer  no  debería  ser  con  rabia  en  su  corazón, 
debería ser con alegría. La vida le ponía nuevamente a Catalina enfrente
para  ver  si  al  fin  era  capaz  de  hacer  algo  con  ella,  se  lo  estaba 
ofreciendo, tomó la decisión. 
Snappy: ¿A dónde vamos? 
Catalina: Ya lo tengo planeado 
Catalina  lo  llevo  a  un  hotel  hermoso,  subieron  el  ascensor  en  silencio 
intercambiando miradas picaras y sonriendo como la Gioconda, aunque 
estaba muy nervioso, Snappy estaba excitado. En la suite ordenaron dos 
botellas  de  Whisky  del  mas  fino  y  empezaron  a  tomar,  fumaban  y 
hablaban,  hablaban  estupideces  como  las  que  uno  habla  cuando  acaba 
de conocer a alguien pero que suenan  muy  bien,  fueron cursis,  jugaron 
durante mucho tiempo y se pusieron muy borrachos. Snappy la tomó de 
una de sus patas delanteras y la llevó al cuarto, ella se dejó, él la miraba 
fijamente  a  los  ojos  mientras  acariciaba  los  rizos  blancos  que  se 
distribuían  por  todo  su  cuerpo,  la  besó,  la  abrazo  y  le  quito  la  ropa 
dejando  al  descubierto  un  baby  doll  negro,  ella  le  quito  la  ropa  a 
Snappy  y  lo  tumbo  en  la  cama  y  comenzaron  a  hacer  el  amor,  lo 
hicieron durante mucho tiempo, lo hicieron hasta que ya no aguantaban 
mas, Catalina de vez en cuando le decía cosas lindas en la oreja, Snappy 
le  respondía  apretándola  contra  él  y  dándole  gusto  en  todo  lo  que  ella 
quería.  Pusieron  música  clásica,  fumaron  más,  volvieron  a  hacer  el 
amor. Fue una noche eterna y bella, eterna y bella, eterna y bella.
Cuando Snappy despertó era de mañana,  volviendo a la realidad  ya  las 
cosas no se veían tan sencillas, lo que había hecho la noche anterior de 
dejar a Liz así sola nunca lo había hecho en su vida. Catalina no estaba 
a su lado, la buscó por toda la habitación pero ya se había ido, no había 
dejado  nada,  ni  una  nota  ni  nada,  pero  sabia  que  nada  había  sido  un 
sueño  por  que  en  su  cuerpo  todavía  estaba  el  olor  a  ella.  Ahora  tenía 
que pensar como arreglaría  las cosas con Liz por que de seguro estaría 
enojada. 
Manejó hasta su casa y entró despacio, como si hubiera cometido algún 
crimen  terrible,  cuando  llegó  a  la  cocina,  Liz  estaba  preparando  el 
desayuno de Pelitos, él la saludo tranquilamente y para su sorpresa ella 
también le devolvió el saludo. 
Snappy: Hola 
Liz: Hola 
Snappy: Disculpa por llegar a esta hora 
Liz: No importa, yo se donde estabas 
Snappy: ¿Ah si? 
Liz: Claro, estabas haciendo el amor con Catalina en un hotel
Snappy  no  sabía  que  decir,  sintió  la  sangre  caliente  correr  por todo  su 
cuerpo, desde el hocico hasta la cola, se sentó en la mesa y calló. 
Liz:  No  digas  nada,  Catalina  y  yo  hablamos  eso  antes  de  que 
pasara 
Snappy: ¿Que estas tratando de decir? 
Liz:  Es  algo  que  tenias  que  hacer  Snappy,  no  digas  que  no, 
Catalina  también  lo  quería,  espero  que  entiendas  que  esta 
decisión  la  tomé  para  mejorar  nuestra  relación  y  nada  mas, 
espero que entiendas que fue sexo y no mas, era sexo reprimido 
hace años. 
Snappy: ¿Y es que tú has seguido hablando con ellos? 
Liz: Si, lo he estado haciendo, pero no creas que por algo malo, 
quería conocer más de ti, de tu historia, me parece increíble. 
Snappy:  Liz,  por  favor,  es  el  abuelo,  es  un  mafioso,  él  mato  a 
Pelos. 
Liz: Eso lo se Snappy, pero tus fantasmas no se han ido, aun te 
siguen de día y de noche, mientras tu no logres curar a cada uno 
de ellos, ellos no se irán.
Snappy:  Liz,  tu  eres  mi  esposa,  ¿Qué  te  esta  pasando?,  me 
estas traicionando, ya habíamos quedado en no volver a verlos. 
Liz: Si lo piensas bien, el abuelo puede ser un aliado poderoso 
Snappy: Estas loca, que te esta pasando por la cabeza. 
Liz: La que  debería estar enojada  acá soy  yo,  a  la  final eres  tu 
quien se esta acostando con otra. 
Snappy:  No  juegues  con  mi  cabeza  Liz,  si  tú  no  hubieras 
planeado esto, Catalina nunca me hubiera llamado. 
Liz: Y si tu me  amaras  y fueras  fiel,  nunca hubieras  accedido a 
acostarte con ella. 
Lo único que eso perro pudo pensar en ese momento era que estaba en 
una  cámara  escondida  o  algo  por  el  estilo,  su  reflejo  fue  levantarse  y 
salir  corriendo  de  vuelta  a  la  calle.  Iba  pensando  en  todo  el  problema, 
era  verdad  lo  que  Liz  le  decía,  eso  no  podía  negarlo,  los  fantasmas 
volvían  y  volvían  siempre,  hiciera  lo  que  hiciera  no  se  iba  a  librar  de 
ellos.  Lo  que  mas  le  estaba  doliendo,  era  el  juego  en  el  que  lo  habían 
envuelto.  Pensó  en  como  salir  de  esta,  él sabía  que  su  matrimonio  con 
esa perra ya no iba a ser igual nunca más. Pensó también en devolver el 
juego  e  ir  a  hablar  con  el  abuelo,  pero  lo  que  menos  quería  era  una 
tragedia  ahora,  lo  único  que  podía  hacer  era  confrontar  a  Liz  y  a 
Catalina juntas para ver como estaban en realidad las cosas, pero
primero iba a preguntar a Catalina a solas si  lo que había  hecho era en 
realidad por deseo o también era parte de algún plan. 
Manejó  hasta  el  colegio  de  Pelitos  y  lo  vio  salir,  con  su  maletita,  su 
uniforme,  Pelitos  era  el  puente  que  lo  sacaba  de  esta  realidad,  nunca 
había  hablado  con  él,  aunque  aun  era  chico,  Pelitos  entendía  todo  y  se 
daba  cuenta  de  las  cosas,  no  crean,  los  niños  a  veces  tienen  mas 
verdades que los adultos, el problema es que nadie los escucha solo por 
el hecho de ser niños. 
Snappy le preguntó a Pelitos si quería ir a almorzar a algún lado, solos 
ellos  dos.  Como  siempre  pidió  una  hamburguesa,  su  comida  favorita. 
Ahora  que  lo  pensaba,  Snappy  hacia  mucho  tiempo  que  no  salía  solo, 
ósea sin Liz, hacia mucho no había tenido un momento para él, así que 
era mejor aprovechar este con su pequeño hijo. 
Pidieron  las  hamburguesas,  Pelitos  una  cajita  para  cachorros,  traía  la 
Burguer,  las  papitas  y  un  huesito  con  forma  de  pato  para  roer.  Snappy 
pidió  la  más  grande  como  en  los  viejos  tiempos.  En  el  almuerzo  no 
hablaron, disfrutaron de la comida, después Snappy llevó a Pelitos hasta 
la  zona  rosa  y  se  sentaron  en  una  terraza,  Snappy  pidió  un  Whisky  en 
las  rocas,  se  sentía  extraño  estar  bebiendo  en  la  tarde,  le  dio  mucha 
nostalgia acordarse de aquellos días en los que no tenia plata y le tocaba 
goterear  el  trago  y  solo  le  alcanzaba  para  comprar  cigarrillos  Beltmon 
de esos importados de Venezuela junto a su amigo Pelos. Miró la gente 
por largo rato y luego se puso a hablar con su hijo.
Snappy: ¿Hijo, estas contento? 
Pelitos: ¿Qué es aquí papi? 
Snappy: Esto es un bar hijo, es la primera vez que estas en uno, 
me imagino que cuando ya seas un perro grande vas a querer ir 
a muchos, acá los perros se reúnen para hablar y pasarla bien. 
Pelitos: Ah, y ¿donde esta mi mami? 
Snappy: En la casa hijo, es que quería estar a solas contigo 
Pelitos: ¿Y por que? 
Snappy soltó la risa, le causaba gracia que su hijo estaba en la etapa del 
“POR  QUE”,  era  difícil  mantener  una  conversación  con  él,  en  ese 
momento  deseo  que  Pelitos  fuera  un  poco  más  grande,  para  poder 
hablar con libertad. 
Snappy: Yo te amo hijo mío 
Pelitos: Yo también te amo papi. 
Se  termino  su  trago  y  fue  hasta  su  casa  a  dejar  a  su  cachorro,  desde 
luego  no  entró,  lo  dejo  en  la  puerta  y  llamó  a  Catalina  desde  el  carro, 
ella  le  contesto  en  voz  baja,  obviamente  estaba  en  su  casa  junto  a
Sebastián el abuelo, Snappy la convenció de verse, aunque al principio 
Catalina  no quería,  el  la convenció  bajo amenaza  de contarle al abuelo 
todo lo que  había pasado  la  noche anterior, Sebastián  ya  había  llegado 
de su viaje y no iba a estar muy contento de recibir esas noticias. 
Catalina apareció en la esquina a la hora indicada y se subió al auto de 
Snappy,  estaba  hermosa  como  siempre,  y  después  de  lo  que  había 
pasado a Snappy  le costaba  mas  hablar con ella,  pero como  ya  llevaba 
unos tragos encima comenzó. 
Snappy: ¿Por qué no me dijiste que habías hablado con Liz? 
Catalina:  ¿Para  que  Snappy,  Acaso  no  querías  que  pasara  lo 
que pasó? 
Snappy:  Claro  que  quería  y  si  me  preguntas  pues  quiero  que 
siga pasando, no se que decirte, lo de anoche fue de las mejores 
cosas  que  me  han  pasado  en  la  vida,  no  quiero  endiosarte  ni 
algo por el  estilo, pero  quiero  que  entiendas que  aunque lo  que 
pasó  lo  deseaba  mas  que  a  nada,  no estuvo  bien que  hablaras 
con  mi  esposa.  Yo  pensé  que  había  sido  una  bella  aventura, 
pero ahora resulta que fue un consenso entre tres. 
Catalina: ¿Snappy que es lo que quieres de mí? 
Snappy frenó el auto en seco, y se le mando a Catalina y le dio un beso, 
ella  no  opuso  resistencia,  lo  besó  también  fuertemente  y  los  dos  se
empezaron a excitar, a manosearse, a pasarse las patas por todos lados, 
Snappy paró. 
Snappy: ¿Por qué haces eso? 
Catalina:  Snappy  ¿que  te  esta  pasando?  Estas  actuando  muy 
raro, yo hago esto por que me gusta, por que quiero 
Snappy: ¿Irías conmigo a hablar con Liz, Necesito hacerlo? 
Catalina  dudó  de  lo  que  le  pedía  Snappy,  al  fin  y  al  cabo  lo  hecho, 
hecho  estaba,  pero  tal  vez  era  lo  mejor,  ella  sabia  que  Snappy  no  iba 
nunca a acabar su matrimonio con Liz y ella tampoco estaba dispuesta a 
acabar el suyo con el abuelo, de todas formas lo mejor era aclarar todo 
de  una  vez  y  si  iba  a  volver  a  pasar  algo  entre  ellos  dos,  era  mejor 
también dejarlo en claro, por que las cosas se podían salir de las manos 
y  por  el  lado  de  Snappy  lo  máximo  que  podía  pasar  era  que  su 
matrimonio  acabara,  pero  por  el  lado  de  Catalina  no  era  tan  sencillo, 
ellos sabían que la cosa podía terminar con muertos. 
Snappy llamó desde su celular a Liz y le contó que estaba con Catalina, 
a  ella  no  le  gusto  mucho,  supuestamente,  el  arreglo  que  habían  hecho 
era de un solo encuentro, pero con lo que ellas dos no contaban, era que 
Snappy  había  cambiado,  su  corazón  no  era  el  mismo,  ese  perro  tenia 
una  confusión  terrible  en  la  cabeza,  no  sabia  que  hacer  y  esto  lo 
entendían tanto Catalina como Liz.
Snappy:  Liz,  estoy  con  Catalina,  quisiera  que  habláramos  los 
tres para aclarar todo. 
Liz: Snappy, amor mío, yo no necesito aclarar nada, a mi no me 
importa,  nada  va  a  cambiar  por lo  que  paso  entre  ustedes  dos, 
yo estuve de acuerdo. 
Snappy: Pero yo si necesito aclarar las cosas, estoy confundido, 
quiero  saber  que  en realidad  nuestra  relación  va  a  seguir  igual, 
porque yo te amo, por que tu eres mi vida. 
Catalina  que  estaba  a  su  lado  escuchando  se  sintió  un  poco  mal,  pero 
tenia razón, era lo mas lógico, lo que tenia que hacer era tratar de hacer 
razonar  a  Snappy,  que  entendiera  que  lo  que  había  pasado  era  muy 
lindo, pero que debió quedar ahí y los dos seguir con sus vidas. 
Snappy: Liz, por favor, entiende que yo te amo 
Liz:  Yo  también  Snappy,  tu  me  has  hecho  feliz,  tu  has  sido  mi 
luz desde que estamos juntos 
Snappy: Esta  bien,  voy  a  dejar de vuelta  a Catalina  y voy  para 
que hablemos 
Liz:  No  hay  nada  que  hablar  mi  amor,  yo  entiendo,  mejor  ven 
para abrazarnos.
Y  la  conversación  terminó,  Catalina  sonrió  a  su  lado  y  le  acaricio  la 
cabeza,  Snappy  comenzó  a  sollozar  y  a  pensar  en  toda  su  vida,  en  lo 
que había sido, no quería cometer mas errores, sentía que lo de Catalina 
no  era  ningún  error,  pero  era  algo  que  ya  no  se  iba  a  repetir,  tenia  el 
corazón tranquilo después de hablar con su esposa, empezó a pensar en 
su  hijo,  porque  el  sacrificio  máximo  debía  ser  por  su  hijo,  ese  era  el 
derecho  de  las  cosas.  Le  dio  un  ultimo  beso  a  Catalina  y  le  agradeció 
por haber sido uno de los pilares en su vida, ella le devolvió las gracias. 
Pusieron  música  en  la  radio,  estaba  sonando  Led  Zeppelín,  “The 
inmigrant  song”,  no  hablaron  mas,  solo  iban  pensando  y  pensando, 
Snappy  sonreía,  se  sentía  muy  tranquilo,  sabia  que  este  era  un  nuevo 
comienzo, una nueva oportunidad que le daba la vida y la aprovecharía. 
De  repente,  a  un  costado  de  la  calle  rumbo  a  la  casa  de  Catalina  y 
Sebastián,  vio  una  figura  familiar  que  estaba  haciendo  autostop,  era  la 
figura de un perro canchoso que él había conocido de toda la vida, que 
lo  había  acompañado  por  las  mas  duras  pruebas  y  que  había  amado 
mucho. 
En  la  carretera  estaba  Pelos,  su  amigo  del  alma,  su  amigo  muerto, 
haciéndole señas para que parara. Al principio Snappy no le dio crédito 
a sus ojos, trato de frotárselos con la pata para ver bien, Catalina se dio 
cuenta  y se puso pálida al  ver  la cara de susto de Snappy, ese perro no 
dejo  de acelerar, entre  mas  se acercaba  a  la  figura  mas  nítida se  hacia, 
en  efecto  era  Pelos,  ¿pero  como  era  posible?,  no  fue  capaz  de  para 
cuando  pasó  a  su  lado,  al  contrario  acelero  mas,  sus  lagrimas 
empezaron  a  caer  por  su  hocico,  cuando  ya  había  pasado  la  figura  de 
Pelos  unos  segundos,  volteo  la  cabeza  para  verlo  mejor,  para  dejarlo
atrás, lo único que  lo sacó de su transe  fue el grito amargo de Catalina 
dos o tres  segundos  antes  de  que  el  carro  se  estrellara  de  frente  contra 
un camión que venia en sentido contrario. 
Liz llegó al lugar como treinta minutos después, a su hijo lo dejó con la 
niñera,  llego  en  el  momento  exacto  en  que  estaban  sacando  de  los 
escombros  a  Catalina,  muy  mal  herida,  pero  aun  conciente,  tenia 
partidas  las  cuatro  patas  y  diferentes  golpes,  su  cara  estaba  muy  mal, 
estaba  casi  desfigurada,  cuando  Catalina  alcanzó  a  ver  a  Liz,  lo  único 
que  pudo  decir  fue  –¡Lo  siento!­  Entre  el  humo  y  el  caos  buscó  a 
Snappy  desesperadamente,  los  perros  del  rescate  la  vieron  y  se 
acercaron  a  preguntarle  quien  era  ella.  –Soy  la  esposa  del 
conductor­  dijo,  y  las  caras  de  esos  perros  cambiaron.  –Señora, 
lamento decirle que ese perro ha muerto­. 
Liz  se  derrumbó  en  la  mitad  de  la  calle,  arrodillada  al  lado  del  carro 
destruido lloró como nunca lo había hecho, su llanto era producto de la 
mezcla de la incredulidad y el horror. 
Su amado Snappy  había  muerto, nunca  más  iba a estar con ella,  nunca 
más, ni con ella ni con nadie.
15 
Su funeral fue hermoso, Liz lo organizó, a él asistieron muchos perros, 
El abuelo fue con Catalina que estaba en silla de ruedas y vendada, fue 
su antiguo amo quien también  lloró  mucho, fueron algunos amigos del 
bar, políticos, artistas, varios personajes  influyentes que habían gozado 
con sus  historias, también asistí  yo,  y ahí decidí escribir este  libro, por 
que la historia del perro Snappy y su amigo Pelos me parecía increíble, 
me la había contado tantas y tantas veces en los callejones húmedos de 
Bogotá,  cada  vez  que  salíamos  de  su  bar.  Las  pocas  veces  que  fui  a 
dClub, Snappy me invitaba a un trago después, y me contaba historias, 
tal vez la mayoría no fueron ciertas, o tal vez si, lo importante es que la 
vida de ese perro fue importante para mi, y para su hijo Pelitos, el cual 
esta yendo ya a  la Universidad,  es un pilo para  las  matemáticas. dClub 
aun  existe,  por  ahí  en  una  calle  de  Santa  fe,  Liz  quien  ya  esta  vieja  lo 
atiende,  muchos  hombres  se  acercan  a  conversar  con  ella,  pero  ella 
llena el ambiente con palabras sobre su esposo perfecto, al que siempre 
amó y amara.
Y  así  acabó  su  historia,  como  la  de  los  demás,  ese  fue  su  destino. Ese 
perro  loco  se  salio  con  la  suya,  vivió  mas  que  nadie,  amó  mas  que 
nadie.  Allá  arriba  de  seguro  se  iba  a  “morir”  de  la  risa  con  Pelos 
acordándose  de  todo  lo  que  vivieron,  acá  abajo  de  seguro  mas  de  uno 
iba a llorar al guerrero Snappy, él si que supo guerrear. De seguro nadie 
pondrá  en  duda  que  ese  par  de  perros  se  amaran  por  siempre, 
eternamente,  porque  la  vida  es  así,  como  mantequilla  en  un  sartén 
caliente, no se sabe cuando va a desaparecer.
Felipe Szarruk