METAL EXTREMO A 3650 METROS: MUSICA, SUBCULTURA, ESCENA E IDENTIDAD

MARCELO RENE JURADO CHAVEZ
CARRERA DE SOCIOLOGIA; PRIMER AÑO
mrjruado45@gmail.com Celular: 65161660
INTRODUCCION. Un esbozo global.
La formación de heavy metal se da en la década de los 60s, 70s, sin una fecha fija o
evento que determine su comienzo, esta subcultura musical nació de la diversificación
del blues americano que había trascendido sus fronteras y expresaba los sentimientos
de jóvenes blancos en Inglaterra y Estados Unidos. La formación de este género
musical, así como los géneros derivados del rock, son propios de la juventud por el
grueso de sus seguidores, por sus protagonistas en la formación histórica del género y
por la construcción social de la subcultura. En el caso del heavy metal clásico, las
principales figuras formadoras como Black Sabbath y Led Zepellin representan la
decadencia de los movimientos de la juventud, formados como consecuencia de un
periodo de guerras e impulsado por la constante amenaza de la guerra fría y la
próxima guerra de Vietnam. Deena Weinstein, profesora de sociología en la
universidad DePaul argumenta que:
“ A pesar de que nació de la afluencia que siguió a la segunda guerra mundial, y a pesar que
fue celebrada en el rock and roll de 1950, la cultura de la juventud se consolido como una
poderosa y coherente unidad de la sociedad desde los movimientos de los derechos civiles
en los 60s,el movimiento por la libertad de expresión que comenzó en los campus
universitarios en 1964, y especialmente el movimiento anti guerra que comenzó en 1966… El
heavy metal nació en medio de las cenizas de la fallada revolución juvenil” (Deena Weistein:
2009: p. 13).
Así el Heavy Metal surgió de la frustración por la “revolución juvenil” la misma que,
en EEUU, su mayor fuerza de expresión era el rock de diversos matices y formas. En
Inglaterra la música Blues llego a la juventud que habitaba en las ruinosas ciudades
industriales que decayeron junto a la supremacía de la económica británica y su
capacidad industrial. Este género musical logro penetrar en las manifestaciones
artísticas de la juventud británica, reflejando la oscura percepción de la realidad que
tenia. En Inglaterra, el blues rock llego a los jóvenes de clase baja, que por su
situación económica tenían que trabajar en las fábricas de industria pesada que aun
quedaban en las ciudades industriales. La banda Black Sabbath fue conformada por
jóvenes obreros que solían tocar blues o jazz, pero fueron los primeros en dar un
carácter “oscuro” al género implementando elementos antirreligiosos a sus letras
más como una provocación a una sociedad de moral cristiana. El heavy metal ha sido
estudiado en el marco del Multiculturalismo, el cual desde una visión muy paternalista
pretende explicar los fenómenos que denominan subculturas y contraculturas, este
género musical ha generado un movimiento que fluctúa entre estos dos fenómenos.
En Bolivia la Identidad Metalera se desarrollo de manera diferente, así como el
género, el metal extremo logro dominar la escena Boliviana y si podemos hablar de
una comunidad metalera en Bolivia, debemos hablar de la escena underground y de
las corrientes extremas del genero.
LA CONTRACULTRUA Y LA SUBCULTURA
El metal en sus países de origen ha conformado movimientos de jóvenes que (en el
marco del multiculturalismo) han llegado a ser apreciados como subculturas
evolucionando en contraculturas.
Las personas en torno al heavy metal indudablemente son un grupo de referencia para
la formación de identidad que consta con distintos códigos, enmarcando ciertas pautas
de comportamiento y de pensamiento con relación a la sociedad tradicional. Es por el
carácter contrario a los valores que forman la sociedad convencional que el heavy
metal adquiere su carácter de contracultura. Las subculturas se enmarcan dentro de la
definición de contracultura en situaciones en que estas no pretenden lograr su
introducción al reconocimiento de la sociedad como movimiento. En distintos lugares
del mundo el público metalero reúne las cualidades de un movimiento contracultural,
mas tiende a ir más en el marco de la subcultura debido a que en el metal la música
es el factor más importante y las ideas varían mucho entre grupos que establecen su
identidad en base a un subgénero. En los años 90 el movimiento underground del
metal en La Paz ha logrado articular a pequeños grupos con ideas diferenciadas, pero
que se encontraban circunscritas a las características de la contracultura ya sea por el
rechazo total a la sociedad establecida o por denotar sus mayores contradicciones.
IDENTIDAD METALERA. La paz y el metal extremo.
En países latinoamericanos los regímenes dictatoriales, la opresión y represión
impulsaron a la juventud a identificarse con la diversidad de géneros surgidos del rock
como un tipo de música que expresaba la necesidad de hacer frente a la dictadura y a
los impulsos reaccionarios. Con el fin de las dictaduras y también debido a la
popularidad mundial, el mercado del mundo del rock se abrió en Latinoamérica y
permitió la comercialización masiva de la música; el heavy metal cuya cumbre de
popularidad alcanzo en los años 80 no fue la excepción. En la ciudad de La Paz el Rock
no tuvo la popularidad o fuerza necesaria para conformar un público masivo que pueda
ser objetivo de mercado.
En el caso de heavy metal, logró establecerse en La Paz un grupo de bandas que se
dedicaron a tocar covers de sus representantes más clásicos. Este grupo pequeño no
conformo relaciones fuertes de identificación con la subcultura metalera. Comenzando
la década de los 90 ocurrió algo muy peculiar en la escena musical paceña,
empezaron a surgir bandas de metal extremo en La paz. El género del metal conoció
su establecimiento en la comunidad metalera de sub géneros de metal extremo que
conforman la escena underground, estas fueron el inicio una comunidad que
continúa hoy en día como una subcultura segregada. En La Paz las variantes extremas
del heavy metal son las que con mayor énfasis se desarrollaron, el porqué tiene que
ver con las características, comportamientos e identidad metalera. El metal es un
género musical con implicaciones muy fuertes en la vida del individuo, que con una
subcultura con ciertos códigos establecidos implica: vestimenta, arte visual,
comportamientos, música y hasta hábitos alimenticios compartidos en determinados
espacios. (1)
Por la influencia que tiene la subcultura en muchos espacios de la vida cotidiana
constituye para los miembros de la comunidad metalera una identidad fuerte. Para la
escena metalera que formó una comunidad en los años 90, su atracción al metal
extremo se debe a ciertos principios que se adoptan de la tradicional línea de ideas
que ven al metal como la música de resistencia a la cultura pop y a ciertos valores
tradicionales.
Siguiendo la misma línea, se radicalizó el género en la segunda escena representativa
del metal extremo, las letras ya no tocaban temas característicos del heavy metal; las
letras habían cambiado radicalmente tal como la estructura musical. Las letras ahora
hablaban de la muerte, no como una situación dentro de la vida, sino que se
exploraba las posibilidades de la muerte como enfermedades, desmembraciones,
torturas, entre muchas otras posibilidades y se resalta la agonía, el dolor y el
sufrimiento de estas situaciones. En el caso de otro subgénero extremo, el Black
Metal, su influencia se difundió mundialmente en los años 90, la música como las
letras y la imagen visual de este género son “satánicas”, curiosamente el género se
popularizo mundialmente después de la quema de iglesia en Noruega. Algunos
antropólogos que estudian el metal como Sam Dum, ven esta fascinación por la
muerte en todas sus posibilidades como una forma de explorar aquellos tabúes, y
sobre todo miedos que nadie quiere tocar. La confrontación de nuestros miedos más
profundos y de las cosas más censuradas socialmente es el propósito de esta música,
además que reflejan un cuestionamiento filosófico de algunos artistas como es la
necesidad de destrucción para la construcción de algo nuevo, la caída de la sociedad
como única posibilidad de construir algo nuevo o la vida después de la muerte.
El metal extremo en Bolivia llega a tener el mismo estilo y estructura musical la
mayoría de las veces, pero las letras no suelen tratar de solamente de la muerte o del
satanismo, en las letras de la mayoría de las bandas “death” de La Paz las letras
tratan de reflejar ciertas situaciones, contradicciones , e ironías de la sociedad
moderna; siempre metaforizando estos tópicos mediante la muerte. Las ideas en
contra de la religión, la curiosa fascinación por la muerte, una personalidad donde los
sentimientos de angustia e ira están presentes, son algunas de las características
principales que suelen formar la identidad metalera. Estos elementos o son generados
por la marginación dentro del medio social popular o generan marginalidad para la
persona. La vestimenta, la música, la actitud generalmente agresiva además de otras
características llegan a ser compartidas y logran formar una comunidad, la cual a su
vez establece construcciones sociales que las personas que a futuro se integren a la
subcultura adoptaran como propias.
La identidad metalera comúnmente se define en términos de que genero dentro del
metal es el preferido por la persona, pero como común denominador los metaleros son
cerrados, no suelen aceptar otros tipos de música. Otra característica muy común en
la identidad del metalero es la posición religiosa, que en la mayoría de los casos va
desde la indiferencia hasta el rechazo y el odio a las religiones cristianas. El metalero
también tiende a seguir los eventos musicales como una gran prioridad, esto se debe
a que en estos eventos se dan espacios de socialización. Según Deena Weinstein
existen tres códigos que determinan lo que ella llama el “bricolaje cultural”, estos
son referentes a la manifestación artística-musical, el código sonoro, el código visual
y el código verbal a lo que podría sumar un código físico de prácticas violentas en
comunidad como el headbang o la mosh.
LA ESCENA. Los músicos, los fans y la resistencia.
La “escena” como término, nació en las ciudades de San Francisco y Los Ángeles
definiendo a un pequeño grupo de bandas de un nuevo subgénero que estaba
surgiendo a principios de los años ochenta, el Thrash Metal. Estas bandas conformaron
grupos de una cantidad reducida de personas, se caracterizaban por auto sustentar sus
presentaciones que se llevaban a cabo en casas, canchas o pequeños locales y al ser
conformadas por no más de cien personas la mayoría tenía relaciones previas de
amistad o compartían espacios de trabajo y de estudio. Este pequeño núcleo social
tenía relaciones muy fuertes de solidaridad y eran apoyados por la pequeña
comunidad. Ahora el término escena se usa para denominar a la totalidad de personas,
espacios y producción artística relacionados al subgénero musica .
En La Paz pueden identificarse dos escenas underground que posibilitaron la creación
de una comunidad cuyos integrantes mantuvieron estrechas relaciones entre sí. La
primera escena underground de metal extremo se ubica a principios de los 90 y la
segunda fue formando sus estructuras a partir del año 2008.
La primera escena metalera según Omar Montesinos autor del libro "Cuero y metal", en
el que se trata la historia de la primera escena underground en el periodo 1990 - 2000,
esta escena estaba compuesta por pequeños grupos que sumados no pasaban de 200
personas, esta escena tenía también cierto carácter elitista-meritocratico donde solo
formaban una parte integral de la escena aquellos que cumplían con los conocimientos
necesarios, habían producido música o difusión de material que impulsara la escena .
Esta escena tan limitada en sus posibilidades de expresión se organizaba a sí misma,
los espacios donde las bandas pudieran tocar eran lugares adaptados para estos
eventos. La característica particular de esta escena fue que tenían una dimensión
política fuerte en diversas tendencias, estas tenían que tener un carácter anti
sistémico. En la nueva escena prácticamente no existe identificación colectiva con
ninguna corriente política. Omar Montesinos resalta que la primera escena intentaba
la difusión musical del género que implicaba también que el carácter político
adquiriera mayor magnitud. Claramente no existía un proyecto político (solo una
tendencia) y lo principal en el metal en general son las manifestaciones estéticas.
A partir de la introducción del Black Metal se dio una decadencia en la escena que
perdió su esencia y fuerza en La Paz, la introducción de este subgénero se fusionó con
una idea muy enraizada en la sociedad Boliviana, un carácter imitador de lo europeo y
un rechazo por la producción nacional con elementos propios. Ni las manifestaciones
más fuertes de la contra cultura escapan a la tendencia bobárica Boliviana de la que
habla Franz Tamayo. Después de este periodo de desmembración de la escena
underground, se redujeron los espacios de participación de los miembros y la
comunidad perdió cohesión. Posteriormente se generó una especie de resistencia
donde se encontró espacios para la expansión musical dentro del género y el publico
se volvió transitorio. Factores modernizadores que llegaron a Bolivia como el de
nuevos medios de comunicación, género en el público en general un giro de gustos y
tendencias musicales. El primero de estos medios fue la televisión por cable que se
hizo más accesible, un canal en particular tuvo gran incidencia en los gustos musicales
de la juventud, MTV llegó a Bolivia y para el público del metal paceño fue un cambio
muy fuerte y significo la introducción de algo nunca antes pensado en la subcultura
del metal, como fue la fusión musical del rap y el hip hop con las nuevas corrientes
musicales Groove del metal (2). El Nu-Metal o New metal, plasmó su popularidad de
manera muy fuerte en la clase media paceña. Las letras del Nu- Metal trataban temas
de problemas adolescentes, mayor cantidad de jóvenes se identificaron con este tipo
de música por los problemas expuestos en las letras y el amplio espectro de
popularidad que tenia la música al fusionar el rap con el metal.
Es paradójico que la gran cantidad del público con gustos por el metal, hayan iniciado
su gusto por este género musical en el Nu- Metal, incluyendo a la escena underground
actual la cual fue desarrollando sus gustos musicales desde este punto de partida.
EL CONCIERTO Y LA MOSH. Rituales y carácter tribal.
En general, la música rock siempre ha tenido un efecto psicológico y social muy
fuerte, la expresión artística ha llegado a los jóvenes de una manera intima y se ha
conectado con grandes masas. La música rock ha sido desde sus comienzos en el R&B,
llegando al rock una expresión de energía e ideas de la juventud, el carácter cultural
del rock siempre ha tenido en muchas formas connotaciones sexuales, de agresividad y
de resistencia a los valores tradicionales. El heavy metal no es la excepción al caso y
en muchos aspectos su carácter agresivo y transgresor es más fuerte, llevándolo al
extremo. Las prácticas de la subcultura reflejan estos aspectos, que coinciden con las
siguientes apreciaciones:
“la organización política alrededor de una identidad común es su característica mas,
importante, entendiendo como identidad el conjunto de prácticas sociales como gestos, actos,
discursos, símbolos, textos… que comparten todos los participantes y que sirven como
cemento cultural y base de movilización de sus reivindicaciones con la finalidad de cambiar el
sistema cultural dominante.”( Josep Pico:1999: p. 252)
En la música, la democratización del arte permitió crear espacios para reunión de
magnitudes nunca antes vistas.. El concierto es un evento de carácter ritual de las
masas, un concierto tiene la capacidad de reunir a una gran cantidad de personas en
un acto de comunión, en el heavy metal esta capacidad se da con mayor intensidad. El
que el metal sea una subcultura de marginados potencia la capacidad de comunión,
generalmente la diferenciación y la segregación de personas desvincula a un individuo
de los grupos populares convencionales, en el metal se encuentran las personas
marginadas y dan un sentido de pertenencia grupal alternativo. Cuando se lleva a cabo
un concierto de metal, las personas que asistieron se van con sensación de tener una
experiencia en común. Las emociones y sentimientos de agresividad, frustración son
controlados y orientados en un determinado lugar lo que da la sensación de llevar al
extremo la exteriorización y la expresión emocional, lo que le da la capacidad de
generar catarsis.
Dentro del concierto e interpretaciones de menor magnitud, el heavy metal ha
generado practicas que tienen un fuerte carácter tribal. El mosh y el headbanging
son dos prácticas comunes en las reuniones y conciertos de variantes del punk y el
metal extremo. Las fusiones musicales del punk-hardcore con el speed metal
generaron la evolución del mosh de movimientos relativamente tranquilos con
empujones y una dirección determinada a una práctica mas caótica y brutal que
incluye patadas, golpes pero aun así en un ambiente controlado que tiene un efecto
positivo en los participantes. El headbanging por su parte es una versión extrema de
los movimientos de cabeza que siguen el ritmo de la música en el rock y otros géneros
musicales. Estas prácticas son identificadas como practicas de confraternización, es
una oportunidad de acrecentar lazos de amistad y procura la cohesión de los grupos
dentro de la subcultura.
En el metal paceño estas prácticas siempre estuvieron presentes .Como la mosh es un
acto muy fuerte de confraternización, en el reducido grupo de la escena underground
fue una práctica que expresaba la relación de estas personas en una comunidad con
fuertes relaciones de solidaridad entre los miembros.
En la escena actual como en la antigua la organización de eventos sigue siendo en su
mayoría de iniciativa grupal, se han dado algunos eventos más organizados y con
mayor solidez en el metal paceño, el más grande de estos es el “Illimani Metal Fest”
que derivo de la escena underground posterior al año 2008. El festival y la facilidad
de medios de producción musical permitió que el género creciera mucho. La escena
antigua fue cohesionada fuertemente por sus relaciones interpersonales de amistad y
sus ideas políticas plasmadas en la música, en cambio la escena actual es más un
grupo que resalta el metal como manifestación estética, estos cambios se deben a
tendencias mundiales de extrema individualización que resaltan el arte como
expresión personal más que como colectiva.
CONCLUSIONES
Si algo es indudable sobre el metal Paceño, es que como a nivel global, es una
subcultura de marginados que transita por el terreno de la contracultura por su
carácter contrario a la sociedad convencional.
Por convenciones sociales fruto de años de desarrollo cultural (además de una
tendencia casi natural), hasta los grupos sociales más pequeños tienen marginados
que se enfrentan con las construcciones sociales establecidas, estos marginados
muchas veces han conformado grupos sociales alternativos como medio de
supervivencia, con el objetivo de satisfacer la necesidades sociales del ser humano.
Las comunidades del metal extremo en La Paz han llegado muchas veces al rechazo
extremo de grandes características de la sociedad Boliviana, este rechazo se da por
sentimientos de odio a muchos aspectos de la realidad conformando ideas compartidas
por las comunidades del metal en La Paz. Cuando ya se ha creado un rechazo
generalizado a la realidad social los miembros tienen un elemento común que cementa
sus relaciones como grupo y en esta instancia se dan las comunidades más fuertes.
Las influencias externas de nuestra sociedad son extremadamente fuertes y en un
punto logra separar a la comunidad metalera de los años 90, mucho de esto se debe a
las características de nuestra sociedad capitalista: “El sistema capitalista dispone de
mecanismos encargados de asegurar, el paso gradual de la juventud a la madurez a través de
su inmersión en comportamientos instrumentales, adquisitivos y competitivos tanto en el
terreno de la educación como en el del trabajo ” (Josep Pico:1999: p. 256).
Los miembros de la comunidad del metal extremo caen en la sociedad que planteaban
rechazar, mas mantienen sus gustos por las manifestaciones estéticas lo que crea un
espacio para la resistencia del movimiento. Las nuevas generaciones de jóvenes llegan
a este espacio de resistencia como consecuencia de su marginalidad y su rechazo a la
realidad social. Después del año 2006 proliferó una nueva generación de bandas de
metal extremo en La Paz con una evolución musical capaz de reflejar las necesidades
de los marginados que constituyen el grupo, pero no lograron llegar a una relación en
comunidad con fuerte solidaridad entre las partes. El metal como un fenómeno
mundial no desaparecerá, aunque los grupos que lo conforman se integren a la
sociedad establecida o tradicional, la capacidad de la producción estética social se
adapta y transforma según las circunstancias, en este caso de la juventud Boliviana.
Por más que la música pierda su capacidad de expresión para la juventud metalera,
históricamente han surgido diversificaciones del género que permiten la sobrevivencia
de la música y por lo tanto del movimiento contracultural del Metal. Es por eso que el
heavy metal es considerado por los fans como la música que se resiste a morir.
NOTAS
1. Dos bebidas fueron consideradas en su momento como “bebidas metaleras”: el whisky Johny
Walker de etiqueta negra y el licor de hierbas Jagermeister que se ha popularizado en los
últimos años.
2. La aparición del grunge como género de mayor popularidad en EEUU influencio a las bandas de
thras metal a adoptar un sonido más marcado por guitarras psicodélicas, lo cual logro un sonido
más pausado y repetitivo.
BIBLIORGAFIA
Josep Pico. CULTURA Y MDOERNIDAD. Alianza editorial. Madrid (1999)
Deena Weinstein. Heavy Metal; the music and its culture.Da capo press.(2009).
Omar Montecinos Escalier. CUERO Y METAL. Autodeterminación. (2014).
VIDEOGRAFIA
Sam Dum & Scot McFayden. Metal; A headbangers Journey.(2005).
Sam Dum & Scot McFayden. Global Metal.(2008)