I. INTRODUCCIÓN HISTÓRICA.

La búsqueda de los principios o valores que pueden fundamentar en cada caso
una regulación justa de las relaciones sociales ha resultado siempre muy
compleja. Finalmente se encontró una respuesta satisfactoria en la
proclamación de los derechos imprescindibles que correspondían al hombre
por su propia naturaleza y así hoy la proclamación y defensa de los Derechos
Humanos ha considerado su papel de criterios o valores fundamentales del
derecho de la organización política.
El inicio de este camino puede identificarse con el momento histórico en que
la Asamblea Nacional de Francia dio su aprobación a la Declaración de los
Derechos del Hombre y del Ciudadano. Los constituyentes franceses de 1798
pusieron en movimiento un profundo impulso en la organización de la vida
social y política basada en los Derechos Humanos.
Ciento cincuenta años más tarde la Asamblea General de la Organización de
las Naciones Unidas, recogiendo el viejo grito de los revolucionarios franceses
afirmó en la Declaración Universal de los Derechos Humanos “la libertad, la
justicia, y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad
intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la
familia humana”.
Los Derechos Humanos se han convertido en el gran fenómeno social y
político de la última etapa del siglo XX, actuando como código básico de una
ética universalmente aceptada, la ética del respeto a la dignidad personal de
los hombres.
II. ETAPAS DEL PROCESO DE PROCLAMACIÓN
DE LOS DERECHOS HUMANOS
La prehistoria de los Derechos Humanos.
Este periodo se cierra en el paso de la Edad Media al mundo moderno, siglo
XIV-XV.
La idea de la dignidad humana aparece desde antiguo como motivo continuo
en el pensamiento humanista.
Al final de la Edad Media los documentos antes que verdaderas declaraciones
de derechos contienen privilegios otorgados por el poder real a individuos
concretos, gremios, estamentos o ciudades.
Etapa de generalización de los Derechos Humanos siglo XVI-XVII.
La génesis de los derechos humanos se sitúa en el proceso de formación de la
Edad Media. Las transformaciones de la organización social y política y el
cambio de mentalidad abren paso a la formación del concepto de derecho
fundamental.
De esta época datan los primeros conocimientos de los derechos civiles y
políticos, si bien, en estado embrionario.
En esta época se debatía también la condición jurídica de los inicios derivados
de la colonización americana. Las juntas Consultivas para las Indias
prohibieron la esclavitud, regularon el régimen de trabajo y concedieron
ciertos derechos civiles, aunque ciertamente el cumplimiento de estas normas
no fue pacífico.
Los logros conseguidos en esta etapa serán irrenunciables en las fases
posteriores de desarrollo.
Fase de universalización siglo XVIII.
Las declaraciones de derechos de este siglo son expresión de reconocimiento
de los derechos naturales. La sustitución del régimen absolutista por el modelo
de Estado liberal demanda el reconocimiento de derechos de igualdad civil y
política, de propiedad y libertad individual.
La Declaración de derechos del buen pueblo de Virginia y la declaración de
Independencia de los Estados Unidos, ambas en 1776, se expresan en términos
de claro universalismo.
La Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano de 1789 proclama
que los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos, siendo
estos naturales, inalienables y sagrados.
Tanto las declaraciones americanas y francesas destacan el reconocimiento de
los derechos civiles y de la participación política.
Etapa de incorporación de los derechos sociales y económicos, siglo
XIX.
Con la llegada del siglo XIX la relación de derechos se amplía con la inclusión
de los económicos y sociales, ligados a la dignidad laboral y a la protección
social.
En este siglo los derechos humanos se convierten en derechos públicos
subjetivos garantizados por los órganos jurisdiccionales del Estado.
Los derechos de igualdad completan ahora a los de libertad, fruto del conflicto
que enfrenta a burguesía y proletariado en el contexto de la economía
capitalista.
Etapa de internacionalización. Presente de los Derechos Humanos.
La historia de los Derechos Humanos en las primeras décadas del siglo XX
aparece como una prolongación del siglo anterior. En esta época concluye la
universalización de los derechos coronado con la extensión de los derechos a
la mujer, excluida hasta entonces.
Las constituciones europeas nacidas en esta última posguerra se enmarcan en
el modelo del Estado social de Derecho.
Las consecuencias de las dos guerras mundiales llevan a un reconocimiento
supranacional de los Derechos Humanos. La internacionalización es pues un
proceso de nuestro siglo, las primeras declaraciones internacionales acogen el
derecho humanitario como consecuencia de las sangrientas confrontaciones
bélicas, básicamente en la I Guerra Mundial; tras la II Guerra Mundial se
mostrará una especial protección de los derechos individuales y colectivos
violados masivamente durante su transcurso.
La declaración universal de derechos humanos, instaurada según su
Preámbulo para el reconocimiento de la libertad intrínseca y de los derechos
iguales e inalienables de todos los miembros, constituyen el principal
instrumento de referencia de los derechos humanos en la actualidad.
En nuestros días sigue reivindicándose nuevos derechos que vendrían a
agregarse a los ya conquistados. El derecho a la paz, al medio ambiente, al
control de la manipulación genética y al crecimiento socioeconómico de los
pueblos y naciones subdesarrolladas son hoy objeto de las principales
demandas de los individuos y movimientos sociales basados en un sentimiento
de solidaridad que exporta una nueva dimensión al tema de los Derechos
Humanos.
III. CLASIFICACIÓN DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES.
La clasificación de los derechos fundamentales no constituye tarea fácil,
básicamente por la cantidad de criterios que se suelen emplear para ello. Pero
la mayoría de los autores que de este tema tratan se inclinan por distinguir
entre derechos individuales, derechos políticos y derechos sociales, ya que
este esquema se corresponde con la evolución histórica del contenido de las
declaraciones de derechos.
1. - Derechos individuales.
En este grupo se incluyen los derechos que aseguran la independencia del
individuo frente a intromisiones del Estado o de otros individuos. Esto da
lugar a una subdivisión: los derechos del individuo aislado y los derechos de
la persona en relación con otros.
1.1 Los derechos del individuo aislado son:
Derecho a la vida y a la integridad física. La vida es el presupuesto de
todos los demás derechos. Si un individuo no tiene vida no puede tener ningún
derecho. Como consecuencia de este principio, la mayoría de las
Constituciones declaran abolida la pena de muerte y prohiben la tortura.
Derecho a la libertad de conciencia. Supone la plena independencia en el
pensar y en el creer. Como es obvio, esta libertad debe extenderse a la
posibilidad de expresar libremente esta libertad de conciencia, así como al
derecho de poderla formar libremente, sin que sean impuestos las creencias o
los pensamientos.
Derecho a la libertad y seguridad personal. Con este derecho se pretende
asegurar la libertad del ciudadano frente a los posibles abusos de los poderes
públicos, así como de los demás ciudadanos.
Derecho al honor y la intimidad. De la protección de estos derechos deriva
que sean consideradas como delitos la injuria y la calumnia.
Inviolabilidad del domicilio. El domicilio es el lugar en que se desarrolla
en el espacio el derecho de la intimidad personal y familiar. Atacar este
espacio constituye delito de allanamiento de morada, y frente a los poderes
públicos se concreta en la exigencia de un mandamiento judicial para llevar a
cabo registros domiciliarios.
Inviolabilidad de la correspondencia. Se protege otro tipo de intimidad
personal. En la actualidad y debido al desarrollo de los medios de
comunicación, este derecho se denomina genéricamente como derecho al
secreto de las comunicaciones.
Libertad de residencia y circulación. Son claras manifestaciones de la
libertad: libertad física de ir y venir y libertad de elegir dónde vivir.
1.2 Los Derechos del individuo en relación con otros son:
Libertad de expresión. Consiste en la facultad de manifestar opiniones y
juicios de valor bien oralmente, bien a través de cualquier medio de
comunicación, con el único límite del respeto a la verdad y a los demás
derechos de la persona.
Derecho de reunión. Este derecho, junto con el de asociación, es el que
pone de relieve el carácter social del hombre. Supone que varias personas se
juntan momentáneamente para oír el relato de determinados hechos o para
escuchar las opiniones emitidas por algunos de los asistentes o bien para
deliberar conjuntamente sobre hechos u opiniones. La ley distingue entre
reuniones públicas y privadas. De este derecho a la reunión pública nace el
derecho a la manifestación, con la característica exclusiva de que se trata de
una reunión en marcha. Es uno de los derechos que más temen las
legislaciones de los Estados.
Derecho de asociación. Si el hombre tiene derecho a desarrollarse
libremente, también ha de tener derecho a asociarse libremente para alcanzar
resultados que por sí solo jamás lograría, bien por falta de medios, o por falta
de tiempo.
2. - Derechos políticos.
De un modo general se definen como los que corresponden a los miembros de
una comunidad política para poder participar en las tareas y decisiones del
poder político. Suelen estar limitados a las personas que determina la ley,
generalmente a los que poseen la nacionalidad o la ciudadanía del Estado
donde se ejercen. Son tres: el derecho al sufragio, el derecho de petición y el
derecho a ejercer cargos públicos.
Derecho al sufragio. Es el más importante de los derechos políticos de los
ciudadanos, pues es el medio más directo de participar en la gestión de los
asuntos públicos. En la actualidad es universal, tanto para hombres y mujeres,
aunque existen limitaciones, como la edad, generalmente 18 años, o la
capacidad mental o legal, pues los enfermos mentales y los condenados por
determinados delitos están privados legalmente de este derecho.
Derecho de petición. Es el derecho que asiste a todos los ciudadanos para
poder dirigirse a las distintas autoridades estatales, denunciando situaciones de
hecho o solicitando soluciones para ellas. Aunque hoy está muy generalizado,
en otras épocas fue muy importante y de muy difícil logro.
Derecho a ejercer cargos públicos. El presente derecho ha de entenderse
que corresponde siempre los que no están impedidos legalmente para ello y
reunir los méritos que correspondan.
3. - Derechos sociales.
Corresponde a hombres que se encuentran en una situación social concreta. A
pesar de su carácter general se concretan en derechos de determinadas clases
sociales, en concreto la de asalariado. Se clasifican generalmente en derechos
del trabajador y derechos complementarios.
3.1 Derechos del Trabajador.
Derecho al trabajo. No es que el trabajador tenga derecho a elegir puesto
de trabajo, sino que es derecho a tener puesto de trabajo. Para realizar este
derecho, el Estado tiene que desarrollar su economía para lograr el pleno
empleo.
Derecho a la justa remuneración. Obliga al Estado a fijar salarios
mínimos, subsidios familiares, etc., teniendo en cuenta el grado de bienestar
social y cultural de la comunidad, asegurando al trabajador y a su familia una
vida decorosa.
Derecho a la libre sindicación. Es una manifestación del derecho de
asociación, y es el derecho del trabajador para asociarse con otros
profesionales para poder reclamar sus derechos.
Derecho de huelga. Constituye el instrumento de que dispone la clase
trabajadora para realizar y defender sus intereses. Consiste en que los
trabajadores cesan voluntariamente en su trabajo sin que ello suponga fin de la
relación laboral con el empresario.
Derecho al descanso y la seguridad en el trabajo.
3.2 Derechos complementarios.
Esta categoría recoge los derechos que, extendidos a otras categorías sociales,
principalmente se dirigen al trabajador para completar la protección al mismo.
Son tres: a) la protección a la familia.
b) La protección a la salud.
c) El derecho a la enseñanza.
IV. LA CONSTITUCIONALIZACIÓN DE LOS DERECHOS.
A lo largo de la historia, los hombres han luchado para ir arrancando sus
derechos a los poderes de cada momento. En esta lucha se ha conseguido
como mínimo que se reconozca que dichos derechos y libertades existen; pero,
para hacerlos efectivos y poderlos esgrimir ante esos poderes que los han
otorgado, tras siglos de escamotearlos y negarlos, hay que hacerlos constar en
los distintos ordenamientos jurídicos por medio de leyes. Dada la importancia
que tienen para la vida de las personas, hoy en día se suelen recoger en las
Constituciones, también llamadas Carta Magna.
http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/1794534/La-constitucion-
nacional-y-los-derechos-humanos.html