RESPETABLE LOGIA REFORMA N° 40

VALLE DE TALCA.-






TEMA : EL TRABAJO MASONICO

AUTOR : HECTOR RIQUELME HERRERA, 3°

Fecha Exposición : MAYO, LUNES 19 del 2014 e:. v:.


FIRMA : …………………………………………………………….










INDICE.-
I .- Introducción
II.- Desarrollo
III.- Conclusiones
IV.- Bibliografía












I.- INTRODUCCIÓN.-





“ Os vamos a someter a pruebas que en su esencia simbolizan
el amor al TRABAJO, sea físico, moral e intelectual”
( Ritual Masónico)








“ Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás todos los días
de tu vida”
“Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a confundirte
con la tierra de que fuiste formado, pues polvo eres y a ser polvo tornarás”
( Génesis, III, 19 )



















II.- DESARROLLO.-
Según la Real Academia de la Lengua, TRABAJO es una forma verbal del
verbo TRABAJAR, que proviene del latín TRIPALIARE que quiere decir
ocuparse en un ejercicio u otro.
Desde el punto de vista de la Economía Política, TRABAJO es el factor
esencial de la producción, que transformando la materia la hace adecuada
para satisfacer las necesidades humanas, confiriéndole por lo tanto la
utilidad
Enfocaremos EL TRABAJO desde el punto de vista masónico y luego por la
introducción brevemente el punto de vista religioso teniendo presente que
en las antiguas sociedades se consideraba al TRABAJO como indigno de los
ciudadanos, y eran los esclavos los encargados de realizarlos y gracias en
gran parte a las influencias del cristianismo, desapareció la esclavitud siendo
reemplazada por la servidumbre régimen menos inhumano. Posteriormente
el régimen de corporaciones de artesanos y otras instituciones y
especialmente un nuevo sentido de la vida y de los valores sociales
dignificaron EL TRABAJO elevándolo a la categoría de VIRTUD
01.- TRABAJO MASÓNICO.-
Para la Masonería el TRABAJO es un medio y el mecanismo más importante
para la iniciación gradual: Aprendiz, Compañero y Maestro representando
grados de capacitación. EL TRABAJO MASONICO es recompensa de un
“SALARIO” que se traduce en perfeccionamiento gradual, individual y
colectivo, siendo el Templo el lugar de reunión donde los obreros de paz que
laboran por el perfeccionamiento MORAL, INTELECTUAL Y CULTURAL de
nuestra individualidad.
La construcción masónica se proyecta hacia la edificación moral de la
sociedad por medio del trabajo y del ejercicio de las virtudes. Se dignifica y se
honra el TRABAJO por ser nuestra Institución de origen constructivo
Quien No Trabaja en la obra constructiva de nuestro Taller sencillamente
deja de ser masón de verdad, cualquiera sea el grado, rango o antigüedad.
Desde el punto de vista iniciático sólo se deja de trabajar con la muerte; es
por lo tanto EL TRABAJO característica fundamental en la vida del masón,
factor que define y da significado a su existencia como tal. Con el trabajo

todo hermano podrá forjar su destino, ampliar sus horizontes espirituales y
materiales y por último lograr encontrarse a si mismo.
Este trabajo si no lleva la convicción íntima de que se ejecuta en forma
digna y desinteresada no constituye mérito, a menudo se confunde el
símbolo (trabajo ) con la realidad, comúnmente se piensa que el haber
seguido con asuidad los trabajos en la Logia basta, No, el trabajo masónico
es la proyección del Taller en la vida profana, no es un buen masón quién
estrcha la mano y llama hermano dentro de los muros del Templo sino aquel
que con un consejo oportuno es capaz de apartar al prójimo del mal camino;
es buen masón aquel quien al llegar al final del camino y mirar lo recorrido
puede decir :
“ he dejado este mundo en mejores condiciones que cuando llegué a él “

Es al pie de la obra realizada donde se conoce al masón y es por lo tanto por
su modo de trabajar que el mundo profano lo identificará como tal.
Somos los llamados a participar de la Marcha del Progreso y al
perfeccionamiento de la Humanidad toda, libre de todos los males producto
de la ignorancia, trabajamos y luchamos con el fin de conquistar la LUZ para
luego esparcirla o difundirla, como obreros constructores de un mañana
mejor.
a.- La religión del trabajo.-
Todo trabajo toma un carácter sagrado, bajo cualquier forma que este
trabajo tome pasa a considerarse como la gran acción transformadora de lo
que ya existe. El Hombre que trabaja se eleva en dignidad, pues se convierte
en semejante AL GRAN OBRERO CONSTRUCTOR DEL MUNDO; lo que
contradice el aspecto religioso que toma el trabajo como una calamidad
como un castigo por la falta cometida por nuestros primeros padres.
Para el masón lejos de ser una maldición el trajo es objeto de la existencia
terrena. Mientras el hombre común trabaja para vivir, el masón debe vivir
para trabajar, es decir para hacer de su obra una labor en la cual exprese el
Ideal de una Sociedad cada vez mejor, esto lo representa el blanco mandil
que se ciñe símbolo de la pureza de su actuar por la Gran Obra Universal

“ Vivir para trabajar” es el ideal característico y distintivo del masón, hacer
de su vida el medio y la oportunidad para la realización de un Ideal Superior,
para una obra o actividad constructiva en beneficio de sus semejantes.
Todo individuo, así como toda la Sociedad y el Universo en su conjunto, es
un Templo levantado a la Gloria o expresión de dicha inteligencia; y es
privilegio del masón ser cooperador conciente y voluntario de dicha
inteligencia; en vez de dejarse guiar por las ilusiones exteriores que lo harían
esclavo de las consideraciones materiales, pronunciando sobre si mismo la
Bíblica maldición que conduce a los hombres a “ trabajar para vivir”
Vivir para trabajar”, es hacer del Trabajo una religión, un privilegio y una
gloriosa oportunidad; he aquí pues el Magno Ideal que la masonería revela a
sus seguidores como uno de los principales y , tal vez el más importante de
sus místicos secretos:

“ Reconocer en el Trabajo la fuente de todos los bienes y el remedio para
todos los males “


















III.- CONCLUSIONES.-
1.- El Trabajo no denigra ni envilece al que lo realiza, ni divide, ni enfrenta al
hombre contra el hombre; por el contrario, une más a los hombres y los hace
cada vez más humano.

2.- Nuestra obligación es estudiar, perfeccionarnos, mantenernos renovados,
activos, vigentes; el medio para conseguir esto y cumplir con nuestro deber
es : EL TRABAJO.

3.- No existe masón en el ocio, en la indiferencia, en la postergación.
Tampoco hay trabajo útil, constructivo en la apatía y el alejamiento del Taller.

4.- En el mundo profano se habla constantemente de reivindicaciones
económicas es decir a “ igualdad de trabajos salarios justos” ( Encíclica
Rerum Novarum ) ¿ Existe en nuestra Orden Salarios justos”

5.- La Ley de Justicia Social ( León XIII) prohíbe que una clase excluya a la otra
de la participación de los beneficios
Para meditar
 ¿ Porqué si la Orden elige hombres existe un gran número que se
alejan del Taller?
 ¿ Es que no se empaparon con el trabajo masónico ¿
 ¿ El trabajo masónico resultó poco atrayente para el iniciado?
 ¿ El trabajo fue bueno pero en la participación de los beneficios, el
salario no fue justo?


S.: F.: U.:






IV.- BIBLIOGRAFIA.-
 Revistas masónicas
 Cuadernos Docentes
 Las Encíclicas Sociales Editorial Universidad Católica de Chile
 Diccionario Enciclopédico LAROUSSE
 La BIBLIA