PROGRAMA BETA-PUCV

PLAN DE EMERGENCIA EN CASO DE
SISMOS Y TSUNAMI

Área de Comunicaciones / Programa BETA-PUCV / 2010

2
ÍNDICE


I. ANTECEDENTES GENERALES 3
1. Sobre BETA-PUCV 3
2. Acciones emanadas del programa tras el sismo del 27 de febrero 4


II. CONCEPTOS GENERALES PARA CASO DE EMERGENCIA 5
1. Zonas seguras 5
2. Coordinadores de emergencia 6


III. PLAN DE EVACUACIÓN 9
1. Evacuación durante período de clases 9
2. Evacuación en horario de recreo 12
3. Suspensión de clases 13
4. Medidas adicionales 14

IV. ANEXO 15



3
I. ANTECEDENTES GENERALES


Ante el terremoto producido el 27 de febrero de 2010 y sus constantes réplicas, el programa BETA-PUCV estimó necesario formular
este Plan de Emergencia en caso de Sismos y Tsunami; tomando como consideración primordial velar por el bienestar y
seguridad de sus alumnos.


1. Sobre BETA-PUCV

El programa BETA-PUCV ofrece cursos a niños y jóvenes de Sexto Año Básico a Cuarto Año Medio, de las comunas de Valparaíso,
Viña del Mar, Quilpué, Quillota y Casablanca.

Las clases son impartidas los días viernes entre las 15:40 y las 18:30 horas; y los sábados de 09:00 a 14:00 horas. Éstas se
realizan en los edificios: Casa Central (subsuelo, primer piso, segundo piso, cuarto piso); Monseñor Gimpert (primer piso); Rubén
Castro (subsuelo, primer piso, segundo piso); Facultad de Ingeniería (subsuelo, laboratorios); y Campus Curauma (Aulario, segundo
piso, laboratorio Instituto de Biología).

Nuestro equipo está formado por profesionales encargados de las coordinaciones curricular, estudiantil, administración, selección e
investigación; así como de las áreas dirección, desarrollo socio-emocional, comunicaciones y secretaría; además de alrededor de
cuarenta profesores titulares cada semestre.

4
2. Acciones emanadas del programa tras el sismo del 27 de febrero

• Redacción documento de consideraciones generales: como una primera definición de las acciones a seguir en caso de
emergencia durante las clases en BETA-PUCV, el Área de Comunicaciones redacta una serie de indicaciones para el cuerpo
docente, basada en recomendaciones de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) y Cruz Roja de Chile respecto de
establecimientos educacionales.

• Reunión con cuerpo docente: se expone ante los profesores una presentación con las indicaciones más relevantes en caso
de sismo o tsunami, de acuerdo al plan entregado por la Universidad y al documento emanado del Área de Comunicaciones;
se acogen dudas y sugerencias.

5
II. CONCEPTOS GENERALES PARA CASO DE EMERGENCIA

1. Zonas seguras

Se han definido dos niveles se seguridad: Zona 1 (o zona segura externa), entendida como un espacio fuera de los edificios de la
Universidad y el primer sector a ser ocupado tras una evacuación por sismo; y Zona 2 (o zona segura ante tsunami), que
corresponderá a un área elevada en que la presencia de olas de gran tamaño no constituya un riesgo para el alumnado. Cada
edificio ocupado por el programa contará con las siguientes zonas seguras:

Casa Central
-Zona 1: bandejón central Avenida Brasil, sector palmeras
-Zona 2: calle Caupolicán con Madrazo, Cerro Barón

Monseñor Gimpert – Rubén Castro
-Zona 1: bandejón central Avenida Brasil, sector palmeras
-Zona 2: calle Caupolicán con Madrazo, Cerro Barón

Facultad de Ingeniería
-Zona 1: bandejón central Avenida Brasil, sector palmeras
-Zona 2: cuarto piso

Campus Curauma
-Zona 1: patio central
6
2. Coordinadores de emergencia

Con el fin de mantener el orden en caso de sismo, se ha creado el cargo de Coordinador General de Emergencia, quien será
responsable de velar por el cumplimiento de los protocolos, dar la orden de evacuación, y entregar la información oficial en caso de
sismo y/o tsunami. Para el período académico 2010 el puesto será asumido por la directora de BETA-PUCV, María Leonor
Conejeros; si ella no se encontrara presente durante la emergencia, será reemplazada en el cargo por la coordinadora estudiantil
Marcela González.

Dado que BETA-PUCV imparte sus clases en distintos edificios de la Universidad, cada miembro del equipo asumirá como
coordinador secundario, lo que se traduce en el apoyo de las labores de evacuación dictadas por el Coordinador General de
Emergencia, asumiendo la responsabilidad de distintos sectores.

Dependiendo de la planificación para cada período académico, los sectores y sus encargados pueden ser reemplazados o
eliminados. Para el Primer Semestre de 2010, la distribución es la siguiente:

7
Día viernes


Edificio Sector Encargado
Casa Central Subsuelo ala derecha

Alejandra Campbell
Subsuelo ala izquierda +
baños primer piso
Carolina Estay
Primer y segundo piso ala
derecha + baños segundo
piso
Ana María Riveros
Primer y segundo piso ala
izquierda + cafetería
Paulina Oneto
Cuarto piso

Marcela González
Rubén Castro Subsuelo, primer piso +
baños
César Maldonado
Monseñor Gimpert Primer piso

Pablo Cáceres
Exterior PUCV Entrada principal Av. Brasil

Nicole Rubilar
Exterior PUCV Bandejón Central Av. Brasil

Joselyn Navarrete

8
Día sábado







Edificio Sector Encargado
Casa Central Subsuelo ala derecha +
gimnasio
Alejandra Campbell
Subsuelo ala izquierda +
baños primer piso
Paulina Oneto
Primer piso + baños +
cafetería
María Leonor Conejeros
Segundo piso + baños

Ana María Riveros
Cuarto piso

Marcela González
Ruben Castro Segundo piso + baños

Nicole Rubilar
Cuarto piso

César Maldonado
Subsuelo + primer piso Carolina Estay
Monseñor Gimpert Primer piso
Exterior PUCV Bandejón Central Av. Brasil

Joselyn Navarrete
9
III. PLAN DE EVACUACIÓN

Las recomendaciones previas y las acciones a seguir durante un sismo de gran intensidad han sido definidas en el documento “Plan
de Emergencia en caso de Sismo: Docentes”; distribuido y discutido con el cuerpo docente; así como presentado a los alumnos en
las clases del 26 y 27 de marzo.

1. Evacuación durante período de clases

La Dirección de BETA-PUCV ha definido que ante un sismo de mediana intensidad (caída de objetos, corte de electricidad), cada
profesor deberá proceder a evacuar la sala de clases junto con todos los alumnos a su cargo hasta la Zona 1, como grafica la
Figura 1.








Figura 1: Evacuación a Zona 1

En caso de un sismo de gran intensidad (corte de electricidad, caída masiva de objetos y estructuras, las personas no pueden
mantenerse de pie), se ha determinado que cada profesor deberá salir de la sala de clases con todo el alumnado hacia la Zona 1; y
una vez ordenado el grupo deberá evacuar hacia la Zona 2 (ver Figura 2).
10







Figura 2: Evacuación a Zona 2















Figura 3: Vías de evacuación para Casa Central, en caso de sismo
11















Figura 4: Vía de evacuación preferente para Casa Central, en caso de tsunami (sin sismo)


El Coordinador General de Emergencia será el encargado de determinar si, una vez producida la evacuación hacia la Zona 1, es
necesario dirigir al grupo hacia la Zona 2. Esta información se dará a conocer a través de un megáfono, con el fin de hacer más
expedito el proceso de evacuación; a su vez, el Coordinador General de Emergencia guiará al grupo por el camino más seguro
hasta la Zona 2, como muestra la Figura 5.

12















Figura 5: Ruta de evacuación para Casa Central, Monseñor Gimpert y Rubén Castro


2. Evacuación en horario de recreo

Durante el período de recreo, los alumnos se encuentran en libertad de transitar entre los edificios en los que tienen clases y, los
mayores, de salir a comprar en el comercio cercano. Ante esto, se ha recomendado a todo el alumnado mantenerse cerca de la
Casa Central de la PUCV, y han sido informados de las zonas seguras, a las cuales deberán dirigirse inmediatamente finalizado el
13
sismo. Los profesores deberán agrupar a sus estudiantes y los coordinadores secundarios serán los encargados de verificar que
cada grupo esté completo.

La evacuación procederá de la manera indicada en el punto anterior una vez reunidos los alumnos.

3. Suspensión de clases

Dependiendo de las características del sismo, el Coordinador General de Emergencia determinará si las clases continuarán tras una
eventual evacuación. Si las clases resultan suspendidas, los alumnos podrán retirarse a sus hogares, dependiendo de la respuesta
a una encuesta que será entregada oportunamente a padres y apoderados:

Además, se solicitará a cada Corporación Municipal y/o Municipio un plan de retiro de alumnos en caso de emergencia, en el que se
asegure que la llegada de buses esté coordinada con la estrategia presentada.

En caso de sismo de mediana intensidad
El Coordinador General de Emergencia será el encargado de definir si se reanudan las clases tras un sismo de estas
características. De no ser posible continuar con los cursos en una evacuación hasta la Zona 1, se informará mediante megáfono a
todo el alumnado que deben esperar su retiro.

En caso de alerta de tsunami
Si existiese una alerta de tsunami y, por tanto, evacuación hasta la Zona 2, las clases quedarán suspendidas automáticamente, a
menos que a alerta se levante en un plazo inferior a una hora. Los alumnos aguardarán su retiro en esa zona, acompañados por sus
profesores y los coordinadores secundarios.
14
4. Medidas adicionales

Simulacro
De acuerdo a lo propuesto por la Universidad, el programa BETA-PUCV realizó un simulacro de emergencia en el que se produjo la
evacuación de 240 estudiantes, el día 4 de junio de 2010.

15
IV. ANEXO


¿CÓMO ABORDAR LO OCURRIDO
Y SER AGENTES DE APOYO PARA NIÑOS Y JÓVENES CON TALENTO
ACADÉMICO?


Frente a la experiencia de vivenciar un evento inesperado de
la naturaleza, como lo es un terremoto, y frente a la magnitud
del impacto social, humano y en infraestructura que se ha
generado en gran parte de nuestro país, muchos padres y
figuras adultas se preguntan cómo abordar adecuadamente
junto a los niños y jóvenes todo esto. Es así como a
continuación queremos compartir junto a ustedes ciertas
ideas y recomendaciones que esperamos puedan ser de
utilidad.


1.- ¿Es mejor hablar con los niños o bien evitar la
comunicación?

Importante es favorecer las vías de comunicación junto a
ellos, tratando de que se sientan en confianza para expresar
sus inquietudes, preguntas y preocupaciones. Favorable será
ser claros en la información que se transmita, explicándoles y
abordando junto a ellos lo que ha sucedido.

A modo de ejemplo se les puede clarificar que efectivamente
tras un terremoto suelen manifestarse réplicas de diferente
intensidad, pero que se encuentran en un lugar seguro. Se
puede hablar con ellos sobre qué hacer en casos de réplicas
y/o nuevo terremoto.

En este sentido, atendiendo a que son niños y jóvenes con
talento académico hay ciertas dinámicas que podrían surgir,
al considerar tanto sus competencias intelectuales, posible
preocupación frente a problemas sociales y anhelo de
comprender en profundidad lo que ocurre, todo lo cual suele
caracterizarlos.

Podría ocurrir que el propio niño sea quien espontáneamente
quiera hablar del tema, expresando sus opiniones y
preguntas (las cuales pueden ser variadas y de distinto grado
de complejidad). En estos casos, es adecuado escuchar a los
niños, con paciencia (sobre todo frente a las múltiples
interrogantes), acogiendo sus preguntas e intentando
responder, en la medida que tenemos la información para
hacerlo. Por su parte, también podría ocurrir que niños y/o
adolescentes no deseen hablar espontáneamente de lo
ocurrido o que deseen más bien hablar con sus amigos de
ello, a fin de no preocupar a sus padres. En tales casos, se
puede intentar generar una conversación junto a ellos, en
base a cierta pregunta orientadora o comentario (por ejemplo
tras haber visto alguna noticia junto a ellos, se les puede
preguntar qué piensan de lo observado), respetando el
silencio en caso de que efectivamente no deseen abordar el
tema. Frente al hecho de que efectivamente no deseen
conversar, se recomienda decirle al niño y/o al joven que si
en algún momento, o más adelante desea hablar, cuente con
16
usted, invitándolo así posiblemente a abordar el tema en otro
momento. Se le puede decir que ha sido difícil para usted
también, pero que muchas veces sirve el hablar las cosas
para estar más tranquilos, intercambiando puntos de vista.
Importante es sobre todo no presionarlo, ya que ello puede
generar más angustia en estos momentos.


2.- ¿Qué pasa si no tengo todas las respuestas?

No debemos olvidar que los niños y jóvenes con talento
suelen hacer preguntas que para muchos pueden resultar
ciertamente complejas o bien imposibles de responder en el
momento.

Frente a ello, es importante no sentirse mal ya que ningún ser
humano es una “enciclopedia o libro abierto”. Se recomienda
decirle al niño que si bien no se sabe la respuesta a su
pregunta, se intentará averiguar sobre ello. El niño sentirá así
que se encuentra frente a un adulto honesto, que no utiliza
las mentiras para “salir del paso”, siendo capaz de reconocer
que no se poseen todas las respuestas. Al mismo tiempo, se
sentirá frente a un adulto que le ofrece su apoyo, para lograr
satisfacer su inquietud y preocupaciones.


3.- ¿Las palabras son suficientes?

Importante serán las palabras y mensajes verbales que
podamos compartir y transmitirles a los niños, pero también
será fundamental nuestro comportamiento y reacciones
frente a todo lo que ocurre. Se recomienda que como adultos
intentemos mantener la calma, siendo figuras adultas que
entregan seguridad a los niños. En este sentido, es necesario
que nuestro comportamiento sea reflexivo, es decir que frente
a cualquier nueva emergencia tratemos de mantener la
tranquilidad, intentando que nuestros actos no generen un
riesgo mayor. El niño que observa que está frente a un adulto
que intenta mantener la calma y que no se desespera,
ciertamente podrá sentir mayor seguridad para afrontar
nuevas emergencias, sintiéndose al mismo tiempo
resguardado y protegido frente a un adulto capaz de
reaccionar adecuadamente.


4.- ¿Es adecuado hablar sobre los fallecidos, la
destrucción en el país, entre otros temas?

Los niños con talento académico suelen presentar inusual
preocupación frente a eventos críticos, como asimismo
pueden manifestar entre sus características gran sensibilidad
y gran empatía frente a lo que a otras personas les ocurre.
Considerando esto, se recomienda abordar el tema junto a
los niños, pero con ciertas precauciones. En primer lugar, se
sugiere transmitirles a los niños que lo que están sintiendo es
normal y que muchos niños posiblemente se sienten al igual
que ellos tristes y angustiados. También es importante que
ellos efectivamente accedan a vías de información, pero
supervisando ello. Importante es resguardar la información a
la cual acceden los niños a través de la prensa, la Internet,
entre otros medios. Es importante resguardar que no pasen
tiempo prolongado frente al televisor, y que intenten retomar
las rutinas familiares, los tiempos de juego, ocio, actividades
cotidianas y recreación. Se podrá por ejemplo, revisar las
noticias del diario si ellos lo desean, pero sería altamente
perjudicial mantenerlos frente al televisor gran parte del día en
cuanto muchas de las noticias tienen alto contenido,
generando fuerte impacto en la población. Es crucial
17
resguardar ello, en cuanto la gran carga afectiva que
transmiten ciertas noticias puede repercutir en la tranquilidad
del niño o joven, intensificando su angustia y posible tristeza.
Asimismo, es bueno explicarles que tras los terremotos se
pueden magnificar las cosas, y que las personas en el afán de
encontrar respuestas y entender lo sucedido pueden
tergiversar e incluso llegar a inventar cierta información. Ahora
bien, al momento de conversar junto a ellos sobre las
personas fallecidas, la destrucción de infraestructuras que ha
ocurrido (entre otros), es relevante intentar calmar a los niños
y jóvenes, clarificando que si bien hay personas que
lamentablemente han sufrido mucho, efectivamente ellos se
encuentran en seguridad. Al mismo tiempo, es importante
transmitirles que se están haciendo esfuerzos desde distintos
grupos sociales para apoyar a las personas afectadas. Se
pueden dar ejemplos de gestos de solidaridad y organización
en torno a ello. Finalmente, dado que los niños y jóvenes con
talento académico tienen muchas ideas que aportar, se les
puede preguntar a ellos también cómo les parece adecuado
que como familia apoyen a otras personas.

En este sentido se podrán coordinar en conjunto gestos de
solidaridad y entrega a otros. Ello hará sentir bien al niño y/o
joven, en la medida que participará activamente en dinámicas
de solidaridad.



5.- ¿Qué pasa con las emociones que puedan estar
sintiendo?

Frente a un evento como un terremoto, emociones como la
tristeza y ansiedad pueden ser frecuentes. Al respecto, es
recomendable intentar modular la expresión de emociones en
los niños, tratando de que expresen lo que sienten de una
manera favorable y que canalicen sus emociones a través de
actividades por ejemplo recreativas y/o deportivas (por ello es
recomendable que se retomen las rutinas del niño y aquellas
de la familia). Si como adultos acceden al espacio de una
conversación junto a ellos (como referíamos anteriormente) se
puede también hablar respecto a qué están sintiendo en torno
a todo lo que ocurre. Podrán así verbalizar sus emociones,
expresarlas, sintiéndose acogidos por sus padres o los adultos
que estén junto a ellos. Crucial será el afecto que se le
exprese al niño, los gestos de cariño y acogida. Importante es
tratar de tranquilizarlos, aclarándoles que como adultos harán
lo posible por resguardar el bienestar de cada uno de los
miembros de la familia. Sería muy favorable conversar junto a
los niños y jóvenes respecto a un plan de acción en conjunto
frente a una posible réplica y/o nueva emergencia. Ahora bien,
en caso de que observen en el niño y/o joven ciertos
indicadores como por ejemplo el estar muy angustiado, que
presente excesivo temor, alteraciones en el sueño, cambios
en su comportamiento (entre otros), será adecuado consultar
a un profesional, accediendo a un posible apoyo psicológico.




18




















“Algo más que ideales, crecimiento en su máxima expresión”
2010