ALUMNA: EK LOYA JANE ARMIDA

MATERIA: HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA
CUATRIMESTRE: 1°
PSICOLOGÍA EN LA EDAD MEDIA

Según San Agustín (siglo V) para conocerse, el hombre debe mirar hacia dentro, no al
exterior. En su interior descubrirá la verdad, la huella de Dios en él.
Conocer es una facultad propia del alma. Distingue entre dos tipos de conocimiento:
a) Conocimiento sensitivo: los objetos materiales actúan sobre nuestro cuerpo,
impresionando los sentidos externos, en los que está pesente el alma.
b) Conocimiento intelectivo (o racional): se ocupa de las verdades y razones eternas. Su fin
es la contemplación que llega hasta el conocimiento de Dios.

En opinión de Santo Tomás de Aquino (siglo XIII), el cuerpo es necesario para el
conocimiento, pues este nos llega a través de los sentidos. El proceso cognitivo más
propio del hombre es la capacidad de abstracción.

El Racionalismo

El método de la ciencia para Descartes (siglo XVII) ha de ser analítico, de tal manera que
conozcamos las naturalezas complejas analizándolas en sus elementos simples.
Con Descartes queda establecido el dualismo en la Psicología. Al preguntarse por la
relación que tienen los elementos físicos con los psíquicos o espirituales, llega a la
conclusión de que son dos elementos absolutamente distintos:

a) Res cogitus (o cosa pensante): dará lugar al mentalismo, que querrá estudiar dentro de
la psicología sólo los fenómenos de conciencia.
b) Res extensa (o cosa extensa): dará lugar al conductismo, que querrá que la psicología
sea sólo ciencia de la conducta.

Según Spinoza (siglo XVII) siempre es posible una explicación racional de todo lo que
ocurre. Todas las cosas tienen alma.

Leibniz (siglo XVII) afirmará: "no hay nada en la mente que no haya pasado antes por
nuestros sentidos (Aristóteles), nada excepto las propiedades de la mente".

Principios básicos del Racionalismo:
1. Carácter innato de los fenómenos psicológicos.
2. Posibilidad de extrapolación de otros animales a los humanos, o de los caracteres
simples a los complejos.
3. Existencia de los universales y/o continuidades en la conducta.

Escuelas psicológicas derivadas del Racionalismo:
a) Funcionalismo.
b) Psicoanálisis.
c) Humanismo.
ALUMNA: EK LOYA JANE ARMIDA
MATERIA: HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA
CUATRIMESTRE: 1°
d) Psicolingüística.
e) Cognitivismo.

Empirismo y asociacionismo

Sir Francis Bacon (siglo XVII) propone la experimentación activa, es decir, cambiar la
naturaleza en paquetes pequeños, manejables, para que revele sus leyes subyacentes.
En opinión de Hobbes (siglo XVII), cuando un hombre piensa en cualquier cosa,
independientemente de lo que sea, su siguiente pensamiento no es en absoluto tan casual
como parece. Esta idea será asumida con posterioridad por Freud y sus seguidores.
Locke (siglo XVIII): los sentidos proporcionan ideas simples; pero estas ideas se convierten
progresivamente en ideas complejas, cada vez en orden más elevado, por medio de
procesos de asociación.
Hume (siglo XVIII) destacó las asociaciones mentales basadas en la semejanza de objetos o
acontecimientos, en su contigüidad en el espacio y en el tiempo, o en su sucesión
frecuente (causa y efecto).

Escuelas psicológicas derivadas del Asociacionismo:

a) Psicofísica.
b) Psicología experimental.
c) Conexionismo.
d) Conductismo.
e) Condicionamiento clásico.
f) Conductismo radical.
g) Neoconductismo.
h) Procesamiento distribuido en paralelo.

El Constructivismo

Kant (siglo XVIII) distingue entre conceptos a priori (espacio y tiempo) y conceptos
empíricos. El mundo que conocemos es construido por la mente humana. Las cosas en sí
mismas existen, pero nosotros las percibimos del modo como es capaz de percibirlas
nuestra mente.
De los postulados de Kant va a surgir el Constructivismo, en un intento de conciliar el
racionalismo y el asociacionismo.

Escuelas psicológicas derivadas del Constructivismo:
a) Psicología de la Gestalt.
b) Teoría de los esquemas.
c) Teorías evolutivas y Estructuralismo.
d) Teorías del esquema motor.


ALUMNA: EK LOYA JANE ARMIDA
MATERIA: HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA
CUATRIMESTRE: 1°
RENACIMIENTO

Con la era cristiana la razón griega queda oscurecida durante siglos. Pero el espíritu que
había dado vida al pensamiento filosófico griego renacerá con fuerza y los hombres
continuarán el interrumpido proyecto que los filósofos griegos estudiaron como el orden
de la razón. El mundo moderno utilizará la razón científica como base de su filosofía;
comienza hacia el 1400, durando hasta el 1650, cuando la mentalidad renacentista triunfa
definitivamente sobre las tradiciones clericales de la Edad Media. Durante este largo
período el pensamiento europeo sufrirá una profunda transformación que produce una
nueva mentalidad. El Renacimiento afecta a las estructuras básicas de la sociedad y la
cultura, comprendiendo la vida cotidiana y la mentalidad diaria, la práctica de las normas
morales y de los ideales éticos, las artes, las ciencias, etc.. El Renacimiento es la primera
etapa del proceso de transformación del feudalismo al capitalismo; su ruptura con el
mundo medieval se produce en todos los órdenes de la cultura renacentista, pero hay que
tener presente que el Renacimiento es un período complejo, plural, donde lo viejo y lo
nuevo se mezclan y se entrecruzan. Los comienzos del S. XV son de gran actividad
creadora, aunque también de gran confusión, al tener que acostumbrarse a las nuevas
perspectivas vitales (interpretación del hombre, del Cosmos...). En este siglo hay una
doble vida: La supervivencia de la vida medieval y el Renacimiento de una nueva vida. El
hombre que mejor representa a esta época en la que los individuos tienen conciencia de
estar situados en los confines de dos mundos es Pico Della Mirandola. Se produce una
situación en el límite de dos formas de vida, generando contradicciones (Paganos y
Cristianos). Pese a ello hay una clara conciencia de estar al final de un mundo y el
comienzo de otro; esta conciencia es la que caracteriza a los hombres renacentistas. Hay
también una supervivencia de la vida medieval, pero el hecho de que los pensadores de
esta época tengan clara conciencia de ello, es precisamente lo que produce distancias y
separa de raíz el Medievo del Renacimiento. La novedad y el carácter revolucionario del
Renacimiento está en la actitud de los hombres ante el mundo, éste no es un lugar de
paso, sino algo valioso y bello que el hombre puede transformar en su morada, siendo el
hombre protagonista de su destino. La capacidad creadora del hombre hizo que muchos
filósofos renacentistas abandonaran el mundo medieval de Adán por el de Prometeo
(inventos de las artes y los instrumentos de la vida civil). El pensamiento renacentista
rompe con la jerarquía universal de las cosas y sitúa al hombre como capaz de cambiar
cualquier realidad enojosa y si sufre no es por decreto de la naturaleza o de Dios, sino por
su falta de esfuerzo intelectual o manual, por su estupidez o por su perversidad. Esta
concepción del hombre exige un espíritu de libertad que abarque todos los campos de la
actividad humana y también especialmente la esfera del pensamiento. La libertad es una
auténtica necesidad de los tiempos (S. XV y XVI ) y no es nada sorprendente que se
constituyese en el centro de la axiología renacentista como valor conductor a cuyo
alrededor se ordenaron todas las demás.
La Religión:
Se produce un proceso de secularización, tanto en el pensamiento como
en su actitud ante el mundo, lo que no implicó la irreligiosidad o el
ateísmo, que son fenómenos raros en el Renacimiento. La religión se
ALUMNA: EK LOYA JANE ARMIDA
MATERIA: HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA
CUATRIMESTRE: 1°
convierte en asunto privado, adoptando una actitud de indiferencia y de desprecio hacia
la autoridad de la Iglesia (esta es una raíz del protestantismo junto al pesimismo que
angustia la conciencia al ver el destino fijado desde la eternidad y que nada lo puede
modificar). Esta concepción del hombre es antirrenacentista y antimoderna y es
precisamente este determinismo lo que impidió a Erasmo el adherirse al protestantismo.

Tanto la reforma como la Contrarreforma son dos movimientos religiosos que ven al
hombre y el mundo desde un prisma de Fe, no de Razón.
El hombre renacentista adopta una actitud racional ante el mundo, pero sin abandonar la
fe religiosa. Esta actitud, está en línea con la tradición clásica y su línea fue el del retorno a
los clásicos, lo que permite sustituir el principio de la autoridad (método medieval) por el
de libre investigación. Los filósofos humanistas situaron a los clásicos en el lugar que les
correspondía. Aristóteles es visto como un gran filósofo, pero no como la encarnación de
la ciencia, es simplemente un gran hombre; se dan cuenta de las limitaciones de las
doctrinas de los antiguos y la reflexión y la experiencia personal se utilizan como nuevos
métodos del pensamiento. Los renacentistas son conscientes de que todo está en duda, el
nuevo orbe filosófico permite separar la filosofía renacentista de la escolástica medieval,
tanto en los temas como en la metodología, pero sigue existiendo una problemática
heredada en parte por la filosofía medieval cristiana (Preocupación por el lugar que ocupa
Dios en el esquema de las cosas). La filosofía humanista fue el primer paso de un
desarrollo intelectual en la línea de un pensamiento secular moderno; la rebelión no es
tanto contra Dios como contra sus representantes e intermediarios, es decir contra los
teólogos y la Iglesia. En el Renacimiento se dio importancia al hombre, a su dignidad y a su
lugar predestinado en el Universo. En la Edad Media la dignidad del hombre no estaba en
la libertad y capacidad de crear sino en ser una criatura hecha a imagen y semejanza de
Dios.
 La vida antigua fue Cosmocéntrica
 La vida medieval fue Teocéntrica
 La vida moderna fue Antropocéntrica

El hombre protagonista de su destino:

El espíritu del Renacimiento llevó a Pico della Mirandola a afirmar que el destino del
hombre no viene de lo Alto, no está determinado por nada material ni espiritual, sino que
surge del hombre inocuo: " La suerte es hija del Alma". El hombre pasa de ser un mero
espectador en el Medievo a tener confianza en si mismo y convertirse en artífice de si
mismo y su destino. En la Florencia del S.XV se escriben textos de exaltación a la
grandiosidad humana, destacando la famosa oración sobre la dignidad del hombre de Pico
della Mirandola, en la que de forma sencilla y sublime se recoge la nueva imagen del
hombre que el califica y apellida como : "el gran milagro y animal admirable". La grandeza
del hombre reside en su libertad para hacerse a si mismo, esto es, en convertirse en libre
escultor y modelador de si mismo. Cuenta, Pico, que una vez que Dios terminó la creación
del mundo, buscó alguien que apreciara el plan de tan grande obra, amara su hermosura y
admirara su grandeza; fue entonces cuando creó al hombre y le dio libertad para escoger
ALUMNA: EK LOYA JANE ARMIDA
MATERIA: HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA
CUATRIMESTRE: 1°
el camino que quisiera en directa alusión al mito de Prometeo, narrado por Platón en
Protágoras. El hombre no tiene una naturaleza fija, concreta y determinada, él es el
artífice de su propia suerte y según lo que cultive aquello florecerá. El hombre puede
emplear mal su grandeza, pero la meta tiene que ser la perfección, por ello Pico dice que
debe apoderarse de nuestra alma una cierta santa ambición de no contentarnos con lo
mediocre sino anhelar lo bueno y tratar de conseguirlo con todas nuestras fuerzas. La
libertad es una llamada hacia la perfección, hacia la plena realización; se desvanece el
mito del Pecado Original rompiendo con la concepción medieval. Para, Pico, el hombre se
hace a si mismo, actuando en el mundo, es dueño y señor de todas las cosas, modelador
de sí mismo y del mundo. La libertad no es una meta sino un punto de partida para el
proceso de realización de las potencialidades humanas. Bruno, también está contra la
astrología y afirma que el verdadero cielo se encuentra en nuestro espíritu; el hombre
necesita desarrollar el intelecto dejando el ocio de lado. Pompornazi, es otra corriente
distinta a la de Pico, afirma con la misma intensidad la excelencia del hombre; la libertad
quedaba limitada por el inmutable orden de las cosas a las cuales todos los seres están
atados. Pompornazi es el máximo representante del aristotelismo paduano; en su libro:
De incostationibus reduce a causas naturales todos los fenómenos maravillosos o milagros
que se atribuían a causas sobrenaturales. Defiende una concepción de la naturaleza
rígidamente naturalista y determinista (carácter antropológico).. El orden de la naturaleza
es único e indestructible y el hombre está ligado y atado a ella; en nombre de la razón
científica, Pompornazi atacará y polemizará a Pico, al que acusa de moverse por razones
extracientíficas. Este califica el hombre de " Miraculu Magnum ", por su intelecto
especulativo por el que puede convocar el orden del mundo y el margen de libertad
posible dentro de las leyes generales de la naturaleza. En segundo lugar por su intelecto
operativo que le permite actuar en el marco que le impone el orden universal y en tercer
lugar el método ético, es decir la virtud universal que podemos lograr en esta vida.
Pompornazi sostiene un punto de vista naturalista respecto al alma sin que sea lícito
pensar en una vida inmortal. La grandeza del hombre reside en su virtud moral que es
recompensa de sí misma; el valor de la vida humana no depende de la duración de la
miseria. Para, Pico, el hombre alcanzó la perfección cuando se modula a sí mismo y exalta
la libertad sobre la necesidad. Pompornazi reduce la libertad al marco de las leyes de la
naturaleza y se realiza cuando actúa normalmente. El hombre puede recuperar la acción
de los astros mediante su comportamiento moral. Estos son los dos polos opuestos del
Renacimiento.