PETROLEROS MEXICANOS

INSTRUCTIVO
PARA LA INSPECCION DE TANQUES
ATMOSFERICOS DE ALMACENAMIENTO
(IN.06.0.01)
enero de 1988
En la elaboración de este Instructivo participaron las dependencias siguientes:
Gerencia de Protección Ecológica e Industrial
Gerencia de Seguridad Industrial y Protección Ambiental
Gerencia de Ventas
Gerencia de Transporte Marítimo y Administración Portuaria
Gerencia de Seguridad Industrial
Este Instructivo cancela y substituye a la Norma AVII-9 publicada en marzo de 1968.
I N D I C E
Página
OBJETIVO 4
ALCANCE 4
DEFINICION 4
1 TIPOS DE TANQUES 4
2 OBJETO DE LA INSPECCION 4
3 FRECUENCIA DE LA INSPECCION 5
4 TRABAJOS PREVIOS A LA INSPECCION 5
5 METODOS DE INSPECCION 6
5.1 Inspección exterior de tanques en servicio. 6
5.2 Inspección exterior de tanques fuera de servicio. 10
5.3 Inspección interior. 12
5.4 Pruebas para la detección de fugas. 14
5.5 Pruebas para comprobar la flotación. 16
6 DETERMINACION DE LIMITES 16
6.1 Límite de Corrosión. 16
6.2 Espesor Mínimo de Placa o "Límite de Retiro". 18
7 ARCHIVOS 18
4
OBJETIVO
Establecer los lineamientos generales para la ins-
pección de tanques atmosféricos para el almace-
namiento de petróleo crudo, sus derivados y
otras sustancias.
ALCANCE
Este Instructivo es de aplicación general para la
inspección de los tanques atmosféricos de
almacenamiento de Petróleos Mexicanos — con
excepción de aquellos que cuenten con aisla-
miento térmico — y complementa los procedi-
mientos que al respecto tengan implantados los
diversos centros de trabajo.
DEFINICION
Los tanques atmosféricos de almacenamiento,
son recipientes cilíndricos verticales diseñados
para operar a una presión interna aproximada-
mente igual a la atmosférica.
En estos tanques, la presión de vapor del pro-
ducto, a la temperatura máxima de almacena-
miento, podrá variar de 0.035 Kg/cm
2
(0 a 0.5
Ib/pulg
2
) manom., o sea, aproximadamente 1.068
Kg/cm
2
(15 lb/pulg
2
) manom.
USO
Los tanques atmosféricos se usan, general-
mente, para almacenar aceite crudo, aceites
pesados, combustóleo, gasóleo, nafta, gasolina y
productos no volátiles.
Comúnmente, estos tanques se construyen de
acero al carbono, soldados, y ocasionalmente
atornillados.
1 TIPOS DE TANQUES
1.1 Los tipos más comunes de tanques
atmosféricos de almacenamiento, cilín-
dricos verticales, son:
a) De cúpula cónica fija.
b) De cúpula cónica fija, con gas de sello.
c) De cúpula cónica fija, con techo flotante
interno.
d) De techo flotante externo, que a su vez
pueden ser:
–– De una plataforma.
–– De una plataforma con pontones y
boyas.
2 OBJETO DE LA INSPECCION
2.1 La inspección de los tanques se efectúa
para determinar la condición física en
que se encuentran, el avance de su
deterioro y las causas que originaron
éste.
Conocido lo anterior, se pueden adoptar
las medidas adecuadas para:
a) Reducir la probabilidad de incendio y
conservar la capacidad de almacena-
miento.
b) Conservar condiciones seguras de
operación.
c) Determinar si se efectúa de inmediato su
reparación, o decidir cuándo se hará és-
ta o si será necesario el reemplazo del
tanque.
d) Impedir o demorar el deterioro del
tanque.
5
e) Evitar la contaminación del aire por
emanaciones, y del suelo o del manto
freático por filtraciones.
3 FRECUENCIA
DE LA INSPECCION
3.1 En general, la frecuencia para efectuar
la inspección de un tanque de almace-
namiento, se determina por los factores
siguientes:
a) Naturaleza del producto almacenado.
b) Resultado de una inspección visual.
c) Disponibilidad de almacenamiento.
d) Grado de la corrosión en el cuerpo del
tanque.
e) Estado del tanque en inspecciones
anteriores.
f) Localización (si el tanque está ubicado
en una zona aislada o en una de alto
riesgo).
g) Riesgo potencial de contaminación del
aire o del agua.
El lapso entre inspecciones completas
de un tanque —interior y exterior— se
determinará en base a su registro
estadístico de servicio, a menos que por
alguna razón especial se tenga que
hacer una inspección anticipadamente.
Se procurará que las inspecciones
interiores coincidan con la salida de
servicio del tanque, programada para su
limpieza.
Si no se cuenta con el antecedente de la
historia de servicio del tanque, se
pueden calendarizar las inspecciones
completas en base a la corrosividad del
producto almacenado.
Si el producto es poco corrosivo, un
intervalo alrededor de 5 años puede ser
el adecuado. Si el producto es altamente
corrosivo, un intervalo de un año podría
ser necesario.
Tener una historia de servicio del tanque
—con registros continuados— permitirá
que las inspecciones completas puedan
ser programadas con una frecuencia
proporcional al avance de la corrosión
en el tanque, ya que ésta es la causa
principal de su deterioro.
Cuando se trate de tanques nuevos y no
se cuente con datos estadísticos de
tanques ubicados en el área, el lapso
entre la fecha que éste entre en servicio
y la primera inspección interior depen-
derá del grado de corrosividad del
producto almacenado. Para productos
altamente corrosivos, un período de un
año puede considerarse aceptable, en
tanto que para productos no corrosivos
un período de 5 años se considera
suficiente. Para otros productos, pueden
seleccionarse intervalos intermedios,
dependiendo de su corrosividad. El
intervalo entre inspecciones subsecuen-
tes, puede fijarse de acuerdo con el
antecedente del avance de la corrosión
determinado en inspecciones anteriores.
Respecto a la primera inspección
exterior, ésta dependerá de la corrosión
que se advierta debido a las condiciones
climatológicas, al ambiente externo y al
deterioro de la pintura.
4 TRABAJOS PREVIOS
A LA INSPECCION
4.1 Antes de proceder a hacer la inspección
de un tanque atmosférico de almacena-
6
miento, es necesario llevar a cabo las
tareas siguientes:
a) Elaboración del programa de inspección.
En su preparación se considerarán las
recomendaciones de los reportes de
inspecciones anteriores.
b) Especificación de las disposiciones de
seguridad a observar, tanto en los
trabajos previos como durante la
inspección. Se tomarán en cuenta los
problemas adicionales de seguridad,
debidos a otros trabajos que se realicen
simultáneamente en la misma área.
c) Vaciar totalmente el tanque, lavarlo,
desgasificarlo y purgarlo. En las instala-
ciones en donde no se disponga de
vapor de servicio para desgasificar, se
deben expulsar los gases y vapores
combustibles y/o tóxicos del tanque,
mediante el uso de un gas inerte, de
extractores y ventiladores especiales o
por ventilación natural. El procedimiento
para la limpieza del tanque, debe
complementar lo dispuesto en el docu-
mento normativo DI-1 de Petróleos
Mexicanos, "Reglamento para Limpieza
de Tanques Atmosféricos de Almacena-
miento para Petróleo Crudo y sus
Derivados, en Instalaciones Industriales".
d) Instalar juntas ciegas en las líneas de
carga, descarga y auxiliares del tanque
—lo más próximo a éste— para aislarlo
del sistema.
e) Efectuar pruebas de gas y toxicidad en
el interior y exterior del tanque antes de
realizar cualquier trabajo. Estos no se
deberán iniciar si los resultados no son
satisfactorios. En general, se deberán
observar todos los Reglamentos de
Seguridad vigentes, como lo estipula el
"Reglamento de Seguridad e Higiene de
Petróleos Mexicanos" en su Capítulo II,
Artículo 89.
f) Tramitar, para la ejecución de las
operaciones que se consideren "peligro-
sas", el permiso correspondiente como
lo establece el "Reglamento de
Seguridad e Higiene de Petróleos
Mexicanos" en su Capítulo II, Articulo
106. Asimismo, el procedimiento para
llevar a cabo deberá ajustarse a lo
estipulado en el "Reglamento para la
Realización de Operaciones Peligrosas",
también de Petróleos Mexicanos.
g) Verificar la disponibilidad y buen estado
de los instrumentos, herramientas,
aparatos, materiales y equipo auxiliar
que se emplearán para hacer la
inspección. Se hará la misma
comprobación, respecto al equipo de
seguridad y protección necesario para el
personal.
El listado de las herramientas y el equipo
que serán necesarios para efectuar los
trabajos de inspección del tanque, debe
hacerse cuando se termine el programa
respectivo. La herramienta y equipo
apropiados dependerán del método de
inspección.
5 METODOS DE INSPECCION
La inspección de un tanque atmosférico
de almacenamiento se hace por el
exterior y por el interior. El examen
exterior puede realizarse con el tanque
en o fuera de servicio; el interior,
solamente con el tanque fuera de
servicio.
5.1 Inspección exterior de tanques en
servicio.
El orden a seguir es el siguiente:
5.1.1 ESCALERAS. Visualmente y mediante
el martilleo, picado y rasqueteado de la
7
escalera, proceder a localizar los daños
por corrosión y las partes rotas. Antes de
iniciar la inspección de la escalera, debe
revisarse si las bases de concreto, en
caso de tenerlas, presentan cuartea-
duras, descascaramientos o daños más
serios. Los pernos de anclaje en el
concreto se examinarán en el punto de
contacto para ver si hay corrosión.
Verificar el estado de los peldaños, ya
que por el uso y la corrosión se vuelven
resbaladizos, se desgastan, pueden
presentar roturas y pierden resistencia.
Las soldaduras se examinarán para
cerciorarse que no tengan grietas.
Al inspeccionar los pasamanos se debe
observar si les faltan partes y moverlos
bruscamente, para detectar si están
flojos o rotos. Si los barandales son
tubulares, se revisará si están corroídos
en su interior. Particular atención se dará
a las hendiduras en donde el agua
pueda acumularse, como es entre los
escalones y los largueros de soporte.
Si las superficies de la escalera están
pintadas, la corrosión puede estar abajo
de la pintura. La presencia de óxido o el
levantamiento de la pintura, son eviden-
cias de que hay corrosión.
Si el pasamanos soporta instalaciones
del alumbrado, se examinará la tubería,
conexiones y "registros".
5.1.2 PLATAFORMAS Y PASILLOS. Las
plataformas y pasillos elevados se
inspeccionarán de la misma manera que
las escaleras. El estado del piso se
comprobará midiendo su espesor y/o
martillándolo. El espesor medido se
comparará con el espesor original o con
el de alguna sección que no presente
corrosión para determinar la pérdida de
material. En los puntos bajos donde el
agua pueda acumularse se hará un
agujero pequeño —dren— para evitarlo.
También se medirá el espesor de los
apoyos de la plataforma y revisará si
existe pandeo u otras fallas.
Todos los daños encontrados, que no
requieran de una reparación inmediata
antes de que la inspección pueda
continuar, se marcarán con pintura o
crayón y se registrarán en el reporte de
campo, para repararlos posteriormente.
5.1.3 BASE. Si la base del tanque es un
relleno arcilloso y visualmente se nota
que presenta deslaves o asentamiento,
se debe medir éste y comparar con los
registrados en inspecciones anteriores.
Si el asentamiento, sea uniforme o
desigual es excesivo, se debe solicitar la
reparación respectiva para evitar un
daño mayor.
Si la base es de concreto, se debe
revisar para ver si presenta rotura o
cuarteadura. El rasqueteo de las áreas
donde se sospeche haya daño, general-
mente pone al descubierto el deterioro.
Asimismo, verificar que esté sellada la
abertura o junta entre el fondo del
tanque y la base de concreto para evitar
que el agua fluya bajo el fondo del
tanque. El examen visual y el picado y
rasqueteo del sello, revelarán su
condición.
5.1.4 PERNOS DE ANCLAJE EN BASES DE
CONCRETO PARA TUBERIAS Y/O
ESCALERAS. La inspección visual de
los pernos de anclaje, usualmente es
suficiente para determinar su estado.
Dando unos golpes de lado -a la tuerca-
con un martillo, se descubrirá si hay
corrosión en el perno, abajo de la placa
de base. Si se aprecia un desalinea-
miento de los pernos y un agrietamiento
excesivo del concreto, son indicaciones
de un asentamiento de la base.
8
5.1.5 BOQUILLAS. Las boquillas conectadas
próximas al fondo del tanque pueden
estar sujetas a esfuerzos cortantes
severos por lo que su inspección
requiere una atención especial. En este
caso, el área se limpia a metal base y se
buscan posibles agrietamientos. Los
métodos de partículas magnéticas o
líquidos penetrantes pueden usarse para
confirmar la inspección visual.
5.1.6 CONEXIONES A TIERRA. Se deben
inspeccionar estas conexiones para ver
si presentan corrosión, principalmente
en los puntos en donde penetran el
suelo y se conectan al tanque. Si hay
duda sobre la continuidad eléctrica de
estas conexiones se debe medir su
resistencia. La resistencia total del
tanque a tierra no debe ser mayor de 25
ohm.
5.1.7 RECUBRIMIENTOS. Al inspeccionar el
recubrimiento del tanque, se deben
localizar los puntos de óxido, ampolla-
miento y levantamiento del recubrimien-
to. El óxido y el ampollamiento se
detectan visualmente. El levantamiento
del recubrimiento no es fácil de localizar
visualmente a menos que la película
esté combada o rota; esta falla puede
encontrarse limpiando la zona sospe-
chosa con rasqueta.
El ampollamiento de la pintura ocurre
tanto en el techo como en la envolvente.
El levantamiento del recubrimiento
ocurre comúnmente debajo de alguna
fuga que presente el tanque. Las
hendiduras, depresiones y las juntas
soldadas o atornilladas son otros puntos
en que a menudo se daña el recubri-
miento. La pintura del techo es
especialmente susceptible a un deterioro
rápido.
5.1.8 PARED DEL TANQUE. La corrosión es
la causa principal del deterioro de un
tanque de acero y sus accesorios, por lo
que detectarla y determinar su magnitud
es la razón principal para inspeccionarlo.
La corrosión puede encontrarse en
cualquier lugar de la pared del tanque,
pero las partes que requieren una
inspección más rigurosa son los puntos
de falla de la pintura, donde se localicen
fugas y la unión de la escalera con la
pared del tanque.
Si algún material extraño se ha
depositado alrededor de la parte interior
del tanque o si éste ha tenido un
asentamiento, se descubrirá esta parte
de la envolvente para efectuar su
inspección.
La corrosión externa puede también
aparecer en la parte inferior del fondo
del tanque, debido a la presencia de
elementos corrosivos en los materiales
que forman la base.
La inspección exterior del tanque se
hace visualmente con la ayuda de
martillo, rasqueta y cepillo tanto para
localizar áreas sospechosas como para
remover el óxido. También es factible el
uso de un cincel romo neumático para
quitar el óxido, pero el riesgo de su
empleo deberá ser evaluado de
antemano.
En las partes donde la corrosión sea
evidente, se deberá medir el espesor de
la placa. El número mínimo de
mediciones por placa, será de 5, una al
centro y una en cada esquina. Las
calibraciones de placas se harán con
equipo de ultrasonido. Si no se dispone
de este equipo, se medirán los hoyos
más profundos utilizando un medidor de
cavidades.
Las calibraciones de placas tomadas
desde el exterior deben compararse con
las mediciones que se hagan
posteriormente —durante la inspección
interior del tanque para conocer los
puntos de menor espesor.
9
Se inspeccionarán todas las juntas
soldadas en busca de agrietamientos.
Si hay algún indicio de este defecto, las
juntas se limpiaran con cepillo o con
chorro de arena y se comprobará la
apreciación visual con los métodos de
partículas magnéticas o líquidos pene-
trantes.
Cuando el tanque de almacenamiento
está en servicio, para utilizar el método
de partículas magnéticas se deben usar
electroimanes para producir el campo
magnético en lugar de corriente directa,
por el riesgo de que ésta produzca
chispas.
Las fugas generalmente se identifican
por una decoloración o ausencia de
pintura debajo de la fuga. Si hay algún
indicio que la fuga es a través de un
agrietamiento, se sacará el tanque de
servicio tan pronto como sea posible
para hacer una inspección completa y
llevar a cabo las reparaciones corres-
pondientes.
Con la inspección visual, se hará
evidente si el tanque está abombado o
desplomado. Debe tenerse en conside-
ración que siempre hay un pequeño
desalinamiento en la proximidad de una
junta soldada y un pequeño desplomo
del tanque desde su erección. El
desplomo del tanque debe medirse y, si
excede lo especificado en el API
Standard 650, se determinará su causa
que puede ser por asentamiento,
temblor de tierra, presión interna por
venteo defectuoso, formarse un vacío en
el tanque, movimiento de la tubería
conectada o algún otro daño mecánico.
5.1.9 TECHO DEL TANQUE. Se hará una
inspección visual del techo y se
martillará y cepillará éste para descubrir
y determinar la magnitud de las áreas
dañadas por la corrosión, así como
localizar las posibles fugas, el personal
deberá usar cinturones de seguridad
para efectuar el examen de los techos.
En los tanques de cúpula fija, como
precaución se colocarán tablones con
longitud suficiente para salvar el claro
entre dos largueros del techo, como
mínimo, los cuales servirán de pasillo o
andadores. Durante la inspección, se
debe apostar personal con equipo de
protección respiratoria, en el techo, para
proporcionar asistencia en caso
necesario.
La inspección para detectar y determinar
la magnitud del deterioro causado por la
corrosión en un techo, puede efectuarse
en forma similar al procedimiento
empleado para inspeccionar la pared del
tanque.
La corrosión exterior en un techo,
usualmente será más severa en las
depresiones donde el agua pueda
permanecer hasta que se evapore y
alrededor de los agujeros causados por
la corrosión y por los cuales fuguen los
vapores. La medición del espesor de las
áreas dañadas puede hacerse, igual que
en la pared del tanque, por medio de
equipo de ultrasonido.
Antes de iniciar la inspección de un
techo flotante, se verificará que éste se
encuentre en la posición más alta, por la
posibilidad de que existan vapores
nocivos. Si el techo no está en la
posición más alta, se deben hacer prue-
bas de gas. Es requisito indispensable
que el personal de inspección lleve
equipo de protección respiratoria para
subir al techo.
La detección de fugas en un techo
flotante, no se hará sin que previamente
se hagan las pruebas de gases y que
durante la inspección el personal lleve
equipo de protección respiratoria,
además de tomar cualquiera otra medida
de seguridad que se juzgue necesaria.
La inspección de las escaleras rodantes
de los techos flotantes se hará de la
10
misma manera que la inspección de las
escaleras exteriores (ver fracción 5.1.1).
El examen incluirá los pernos de anclaje
superior e inferior de la escalera, los
carriles y ruedas para ver si no han
sufrido deterioro; además, se compro-
bará que la escalera no se haya salido
de los carriles.
Se inspeccionarán cuidadosamente los
sellos para ver si no han sufrido daño.
En el sello de un techo flotante, casi
siempre ocurre alguna filtración; sin
embargo, si durante la inspección se
detecta una fuga, esto indicará un mal
funcionamiento del sello. En algunos
casos se pueden hacer correcciones
estando el tanque en servicio; en caso
que no pueda hacerse, se anotará en el
registro de servicio del tanque la fuga o
cualquier reparación temporal efectuada.
Las reparaciones permanentes se
llevarán a cabo cuando el tanque sea
sacado de servicio.
Se deberán hacer pruebas de explosivi-
dad tanto a los pontones como a las
boyas para comprobar su hermeticidad.
El desagüe pluvial de un techo flotante
debe examinarse en busca de obstruc-
ciones. Si el desagüe se obstruye, la
acumulación de agua puede causar el
hundimiento del techo.
5.1.10 EQUIPO AUXILIAR. Se inspeccionarán,
para detectar deterioro o mal funciona-
miento:
a) Las rejillas de los arrestadores de flama.
También se comprobará que no estén
obstruidas, lo cual puede ocurrir
ocasionalmente a causa de los insectos.
b) Venteos automáticos y manuales.
c) Alarmas por alto nivel.
d) Sistema contraincendio. En todas sus
partes conectadas al tanque, como son:
formadores de espuma mecánica, sellos
de vidrio, deflectores de espuma mecá-
nica y líneas de alimentación del líquido
espumante.
e) Sistema de alumbrado. En sus partes
que soporte la escalera, y se comproba-
rá, además, que la instalación eléctrica
sea a prueba de explosión, que las cajas
de registro tengan su tapa y que todas
las lámparas estén provistas de pantalla
y reja.
f) Agitadores de mezclado. Se confirmará,
asimismo, que no tengan fugas y que
estén conectados a tierra. La inspección
comprenderá sus acometidas eléctricas.
g) Cualquier otro equipo auxiliar instalado.
5.2 Inspección exterior de tanques fuera
de servicio.
5.2.1 FONDO DEL TANQUE. La manera más
efectiva para inspeccionar la parte
inferior del fondo del tanque es cortar
muestras de la lámina, método que se
describe en la Sección 5.3. Sin embargo,
cuando se juzgue necesario, puede
hacerse un túnel cuando el tanque está
vacío. Esta técnica está limitada a
puntos muy cercanos a la pared del
tanque por la dificultad de efectuar un
relleno con las condiciones originales de
homogeneidad y compactación.
5.2.2 BOQUILLAS. Todas las boquillas
conectadas al tanque deben martillarse
para detectar adelgazamiento de la
pared y conocer su condición general.
Comúnmente, el examen visual y el
rasqueteo y cepillado de la boquilla son
suficientes para descubrir el deterioro
por corrosión externa.
5.2.3 TECHO DEL TANQUE. Todos los techos
deben ser inspeccionados con la prueba
11
del martillo, ya que su superficie interior
es muy susceptible a una corrosión
rápida debida a la presencia de vapores
corrosivos, vapor de agua y, en algunos
casos, oxígeno del aire. La prueba se
hará en todas las placas del techo, con
el fin de que las áreas adelgazadas por
la corrosión sean detectadas por la
vibración, rebote, sonido y huella
producidos por el martillo. El valor de la
prueba dependerá de la experiencia del
inspector. Los puntos de óxido, depre-
siones, abombamientos, agujeros y otros
de deterioro evidente serán objeto de un
examen riguroso. Se consultará la
historia de servicio del tanque para ver si
hay registrados puntos dañados descu-
biertos durante alguna inspección
realizada anteriormente, con el tanque
en servicio, para proceder a su
localización.
La prueba con martillo en los techos fijos
y flotantes, es preferible que se haga
antes de hacer la inspección del fondo
del tanque, debido al polvo y óxido que
se desprende al martillar.
Además de efectuar la inspección con
martillo, se deberán calibrar los espe-
sores de las placas en los puntos que se
considere conveniente y en las áreas
donde la corrosión sea severa. Esta
medición puede hacerse por métodos no
destructivos, utilizando el equipo de
ultrasonido.
El interior de los pontones en los techos
flotantes, se inspeccionará visualmente
hasta donde le sea posible entrar al
inspector. En estas partes se calibrará
también el espesor de la placa.
Al mismo tiempo que se inspecciona el
techo para detectar el deterioro por
corrosión, se buscará también evidencia
de fugas. En los techos flotantes de una
plataforma, un fugamiento en ésta o en
el diafragma —de los del tipo con
pontones— origina una pérdida econó-
mica, ya que la fuga puede drenar al
exterior a través del drenaje pluvial. Si el
drenaje llega a estar bloqueado, la fuga
puede causar, eventualmente, que el
techo se hunda.
Antes de hacer la inspección de los
sellos de los techos flotantes, es
conveniente consultar los planos de
construcción de éstos. De esta manera,
se harán más evidentes los puntos en
que se puedan encontrar defectos y/o
problemas. Todos los sellos se deben
inspeccionar visualmente en busca de
material "podrido" en la membrana
flexible, así como de deterioro por
corrosión, partes rotas o cualquier daño
mecánico.
La mayoría de los techos flotantes son
equipados con guías para impedir la
rotación. Estas se examinarán visual-
mente para detectar corrosión, desgaste
o desalineamiento. Si las guías están
desalineadas, será indicativo que el
techo ha girado excesivamente o ha
quedado atorado. En este caso, se
observará la pared del tanque para ver si
muestra algún pandeo.
5.2.4 VALVULAS. Las válvulas más próximas
al tanque —de cada una de las líneas
que se conecten a él— se examinarán
visualmente para asegurarse que las
superficies de los asientos y el cuerpo
estén en buen estado y se comprobará
su hermeticidad.
5.2.5 EQUIPO AUXILIAR. Se verificará la
buena condición de las válvulas de
venteo y que no estén tapadas. Se
inspeccionará el indicador de nivel del
líquido y, si es del tipo de flotador, se
examinará en éste el avance de la
corrosión y que no tenga picaduras que
permitan la entrada del líquido. También
se inspeccionará el cable para determi-
nar su deterioro por corrosión y desgas-
te; asimismo, se comprobará que las
poleas estén lubricadas y den vuelta
12
libremente. Si es necesario, se
desmontará cualquier equipo auxiliar
instalado y se llevará al taller de
instrumentos para su revisión, repara-
ción y prueba.
5.3 Inspección Interior.
5.3.1 PRECAUCIONES. La inspección interior
requiere que el tanque esté fuera de
servicio, vacío, lavado, desgasificado,
purgado, aislado del sistema, y cumplir
con todas las demás disposiciones del
Capítulo 4 "TRABAJOS PREVIOS A LA
INSPECCION", y que se refieren al
programa, medidas de seguridad, prue-
bas de gas y toxicidad, permisos para
operaciones peligrosas, equipo y
herramienta necesarios para realizar los
trabajos y equipo de protección
personal.
Es necesario contar con un alumbrado a
prueba de explosión en el interior del
tanque, para efectuar la inspección.
Se recomienda tomar fotografías
durante la inspección, para agregarlas al
registro de servicio del tanque, las
cuales servirán como antecedente para
inspecciones posteriores.
5.3.2 INSPECCION PRELIMINAR. Una ins-
pección visual general, preliminar, es el
primer paso de la inspección interior.
Por razones de seguridad, la cúpula y
toda la estructura en que se apoya, se
examinarán en primer lugar. En seguida
la pared y luego el fondo del tanque. Si
se observa que cualquiera de los
miembros estructurales que soportan el
techo o que alguna o algunas de las
láminas del mismo pudieran caer —por
el deterioro causado por la corrosión o
daño mecánico— con el consiguiente
riesgo para el personal, deberán ser
removidas o, de otra manera, tomar las
medidas necesarias para eliminar el
riesgo. En caso que se advierta una
corrosión severa de la estructura de
apoyo del techo, se procederá a
repararo reemplazar los miembros que
sean necesarios.
5.5.3 FONDO DEL TANQUE. Se hará la
prueba del martillo en todo el fondo,
siguiendo el procedimiento indicado para
la parte superior del techo, en la fracción
5.2.3. Al mismo tiempo que se martilla,
se buscarán en el fondo las cavidades
producidas por la corrosión. Estas, a
veces son difíciles de encontrar debido
al sedimento empacado en ellas. Con el
martilleo, tiende a salir el sedimento de
las cavidades y entonces éstas pueden
descubrirse más fácilmente. En
ocasiones, las cavidades de la corrosión
se encuentran rasqueteando, picando y
cepillando las áreas sospechosas.
Cuando las áreas corroídas sean consi-
derables y con cavidades profundas y se
requiera medirlas, es recomendable
limpiar las superficies con chorro de
arena; así, se determinará mejor la
magnitud del daño. La profundidad
puede medirse con un medidor de
cavidades.
Se buscarán depresiones en el fondo,
en las cuales pudiera acumularse el
agua causando, de este modo, que la
corrosión se acelere.
Se debe calibrar el fondo y asentar estos
datos en el registro de calibraciones. El
número de mediciones que se haga
dependerá del tamaño del tanque y del
grado de corrosión encontrada. La
calibración se puede hacer, con
bastante precisión, con equipo de
ultrasonido excepto en las áreas picadas
severamente por la corrosión. También
pueden taladrarse orificios de prueba y
calibrar el espesor con un medidor de
espesores. Los orificios se roscarán y
obturarán con tapones o mediante el
empleo de soldadura.
La corrosión que puede producirse en la
parte inferior del fondo de los tanques
13
instalados sobre el suelo o sobre relleno
de material arcilloso, debido a la
presencia de elementos corrosivos en
los materiales que forman la base, no
puede determinarse de una manera
confiable desde el exterior. En este
caso, una manera de detectar la
corrosión es desde el interior del tanque,
con la prueba del martillo. Lecturas
irregulares del equipo de ultrasonido,
cuando se calibra la lámina del fondo,
son también una indicación de que hay
corrosión en la parte inferior. El mejor
método para verificar la corrosión en la
parte inferior del fondo del tanque es
cortar muestras de la lámina, no
menores de 30 x 30 cm, para ser
inspeccionadas. El número de muestras
dependerá del grado de la corrosión
encontrada. Es conveniente que las
muestras cortadas aumenten de di-
mensiones cada una en unos 5 o 10 cm,
con el fin de que si las muestras
cortadas se encuentran en buenas
condiciones, puedan utilizarse para
parchar el fondo. De este modo, cada
una de las muestras se usará para
parchar el corte inmediato inferior en
dimensiones y solamente se requerirá
material nuevo para reemplazar la
muestra más grande.
Los codos para drenar el agua, se
inspeccionarán visualmente en busca de
corrosión interior y exterior.
En el examen interior del fondo del
tanque se buscarán daños causados por
asentamiento. Una desigualdad excesiva
en el nivel del fondo, es un indicio de
este tipo de daño.
5.3.4 PARED DEL TANQUE. Los puntos
donde se detectaron fugas durante la
inspección exterior, se examinarán
cuidadosamente desde el interior.
Si la corrosión encontrada es severa, se
medirá el espesor de la lámina con
equipo de ultrasonido para completar la
información obtenida durante la
inspección exterior.
Las juntas soldadas de las placas de
refuerzo y de las boquillas a la pared del
tanque, se inspeccionarán visualmente
en busca de agrietamientos. Una luz
potente y una lupa son un auxilio eficaz
para realizar este examen. Si hay algún
indicio de agrietamiento, se comprobará
la apreciación visual con los métodos de
partículas magnéticas o líquidos
penetrantes.
5.3.5 TECHO DEL TANQUE. Se inspec-
cionarán visualmente la parte interior de
la cúpula y los miembros de la estructura
de apoyo. Si se detecta deterioro por la
corrosión, se harán mediciones de los
espesores.
Cuando se encuentre corrosión en la
pared del tanque, se revisarán la o las
columnas de apoyo del techo en el
mismo nivel en que se localizó la
corrosión en la pared. Se medirán los
espesores de los miembros estructurales
y se compararán con los espesores
originales o con el de alguna sección no
corroída para determinar la pérdida de
material. Si los daños o desalineamiento
de los miembros son evidentes, se
revisarán las juntas soldadas. Dando
golpes con un martillo, se buscará
adelgazamiento de espesores de los
miembros estructurales.
La parte inferior de los techos flotantes
se debe inspeccionar en busca de
corrosión y daños que no hayan sido
detectados durante la inspección exterior
(ver fracción 5.2.3). Algunas partes
vitales de los sellos del techo solamente
pueden inspeccionarse desde el lado
inferior.
La tubería de drenaje del techo se
inspeccionará visualmente y se le hará
la prueba del martillo. Si se juzga
necesario, se medirá su espesor con
14
equipo de ultrasonido. La tubería se
probará hidrostáticamente a una presión
de 2.11 Kg/cm
2
(30 lb/pulg
2
) manom
durante aproximadamente una hora,
para comprobar que no tenga fugas.
Para verificar que el drenaje no está
obstruido, será suficiente observar que
al vaciar la tubería, el agua de la prueba
fluya libremente. Si el drenaje es del tipo
de manguera flexible, se omitirá la
prueba del martillo.
5.3.6 EQUIPO INTERIOR. Todos los equipos
del interior del tanque, como son ser-
pentines, boquillas, mezcladores, etc.,
se inspeccionarán visualmente en busca
de corrosión, deformación y roturas. Los
serpentines se probarán hidrostática-
mente para descubrir posibles fugas. Si
hay algún indicio de que existan
agrietamientos en las boquillas o en las
juntas soldadas de éstas, se probarán
con líquidos penetrantes o con partículas
magnéticas para comprobar la apre-
ciación visual.
5.4 Pruebas para la detección de fugas.
Los métodos de prueba usados para un
tanque nuevo, pueden también em-
plearse —cuando sea factible— para la
detección de fugas en trabajos de
inspección o para verificar la buena
ejecución de los trabajos de reparación.
Cuando un tanque ha sido reconstruido
o se efectúa una reparación mayor, tal
como la instalación de un fondo nuevo o
la reposición de secciones grandes de la
envolvente, el tanque debe probarse de
manera similar a como se prueba un
tanque nuevo.
Estas pruebas se efectúan en el fondo,
envolvente y cúpula del tanque, como
sigue:
5.4.1 PRUEBAS DEL FONDO. Son dos, los
métodos más usuales para descubrir
fugas en el fondo de un tanque:
a) El primero es mediante el uso de la caja
de vacío, Fig. 1. En este método, se
cubre primero la junta soldada o área
sospechosa con jabonadura y luego se
coloca la caja sobre esta área. Al
producirse el vacío dentro de la caja, si
hay fuga, ésta formará una burbuja.
b) El segundo método consiste en construir
un dique temporal, comúnmente de
tabique, aproximadamente de 30 cm de
altura alrededor del tanque. Se vierte
agua en el canal formado y se mantiene
a una altura de 20 cm esta agua sirve de
sello al aire que se inyecta en el centro
del fondo, a una presión de 3 pulgadas
de agua. Antes de inyectar el aire, se
cubren todas las juntas soldadas con
jabonadura. Si hay fugas, éstas se
descubrirán por la formación de bur-
bujas. La Fig. 2 muestra un arreglo típico
de conexiones para efectuar esta
prueba.
La efectividad de estos métodos puede
mejorarse con el uso de un martillo
neumático, para sacar el óxido empa-
cado en las cavidades. Se limpiarán las
juntas y/o áreas sospechosas para
poder apreciar más fácilmente las
filtraciones.
VACUOMETRO
SALIDA DE
AIRE
CRISTAL
EMPAQUE DE HULE
VALVULA
MACHO
ENTRADA DE AIRE
FIG. 1. CAJA DE VACIO
15
FIG. 2 ARREGLO DE MANOMETROS PARA PRUEBA DE FONDO DE TANQUES
DISTRIBUCION DE LOS MANOMETROS EN EL FONDO DEL TANQUE
Nota 1: La alimentación de
aire se hará en el
centro del fondo.
Nota 2: Estos manómetros
se colocarán en la
partes más bajas
del fondo, al finali-
zar la prueba se
quitan los arreglos
de los manómetros
y se deja el cople,
tapándose con un
tapón macho y se-
llando la rosca con
teflón.
16
5.4.2 PRUEBA DE LA ENVOLVENTE. Una
vez terminada la soldadura del tanque y
antes de conectar cualquier tubería ex-
terna a él, la envolvente se probará del
modo siguiente:
El tanque se llenará con agua y se
inspeccionará frecuentemente durante el
llenado. Para tanques con cúpula fija, la
altura de llenado será 5.08 cm (2 pulg)
arriba del ángulo superior. Para tanques
abiertos, el llenado se hará hasta el
ángulo superior o hasta la parte inferior
de cualquier derrame que límite la altura
de llenado.
5.4.3 PRUEBA DEL TECHO. Al terminarse la
reparación del tanque, la cúpula se pro-
bará aplicando una presión de aire en el
interior del mismo. La presión interna no
debe ser mayor que el peso de las
placas. Generalmente, esta presión es
de 2 pulgadas de agua.
La prueba con presión de aire en el
interior, solamente puede hacerse en
tanques de cúpula fija.
5.5 Prueba para comprobar
la flotación.
Los techos flotantes requieren que se
verifique su capacidad de flotación, tanto
en el caso en que no llueva como en el
caso de que en un aguacero el agua se
acumule. Asimismo, se debe comprobar
la hermeticidad de los pontones y boyas.
a) Para la primera situación, al efectuarse
la prueba hidrostática de la envolvente,
se observará la flotación del techo
durante el llenado y vaciado del tanque.
b) Para la segunda, se hará una prueba de
inundación del techo, cubriéndolo de
agua hasta una altura de 25 cm, durante
24 horas. Comúnmente esta prueba se
hace aprovechando el llenado del
tanque para la prueba hidrostática de la
envolvente, con el fin de que el techo
apoye sobre el agua.
c) Para comprobar la hermeticidad de los
pontones y boyas, se les someterá a
una prueba neumática de 0.351 Kg/cm
2
(5 lbs/pulg
2
). Después de presionar el
pontón o boya, se cubre la parte exterior
de las juntas soldadas con jabonadura.
Si hay fuga, ésta se descubrirá por la
formación de burbujas. La Fig. 3 muestra
un arreglo típico de manómetros para
efectuar la prueba.
FIG. 3 ARREGLOS DE MANOMETROS PARA PRUEBAS DE PONTONES Y BOYAS.
6 DETERMINACION DE LIMITES
El conocimiento de la fecha en que un
tanque cualquiera alcanzará el límite de
deterioro admisible, es un dato de gran
importancia que se obtiene con las
inspecciones. Su determinación com-
prende dos aspectos: 1, la rapidez con
que avanza el deterioro; y 2, el espesor
mínimo de placa requerido o "límite de
retiro".
6.1 Límite de Corrosión.
Para la forma más común de deterioro,
que es la corrosión, la rapidez de la
pérdida de metal en cualquier tanque, en
REGISTRO
PONTON
VALVULAS
PURGA
BOYA
MANOMETRO
AIRE DEL
COMPRESOR
17
un determinado servicio, se obtiene grafi-
cando el espesor de la placa medido en
dos o más inspecciones y las fechas de la
calibración, como se muestra en la Fig. 4.
La prolongación de la línea que una estos
puntos así localizados —al interceptar la lí-
nea del espesor mínimo de placa reque-
rido o “espesor límite de retiro”— indicará,
aproximadamente, la fecha en que el me-
tal alcanzará el límite admisible de corro-
sión. Conocer con anticipación esta fecha
permitirá decidir, oportunamente, la reali-
zación de los trabajos de reparación, el
reemplazo del tanque o la recalen-
darización de la siguiente inspección.
Otras formas de deterioro, tales como
daño mecánico, agrietamiento del metal
o de las juntas soldadas, o por fallas de
operación, no se pueden predecir, ya
que no presentan un avance constante
y paulatino sino que suceden repen-
tinamente.
18
6.2 Espesor Mínimo de Placa o “Límite de
Retiro”.
Cuando se calculan los espesores de las
placas de un tanque nuevo, casi
siempre, estos espesores exceden los
mínimos requeridos para resistir la
presión interna en el tanque. Este
espesor en exceso, comúnmente se
debe a cualquier o a todos los factores
siguientes:
a) Espesor en exceso deliberadamente
aumentado al espesor exacto calcu-
lado,.como margen para la corrosión.
b) Espesor en exceso por usar el espesor
comercial de placa próximo superior al
espesor exacto calculado.
c) Espesor en exceso debido a usar
espesores mínimos especificados por las
normas de proyecto correspondientes
(superiores al espesor calculado).
d) Espesor en exceso por usar deli-
beradamente placas de espesor mayor
que el requerido, con el fin de facilitar la
eracción del tanque.
e) Espesor en exceso en las partes
superiores de los anillos del tanque.
f) Espesor en exceso, disponible, como
consecuencia de un cambio en el
servicio del tanque.
Para determinar los espesores de placa
mínimos requeridos, o "espesores límites
de retiro", se usarán los métodos para el
cálculo de espesores nuevos contenidos
en la norma No. 2.341.01 de la Subdirec-
ción de Proyecto y Construcción de
Obras y se considerarán y aplicarán
todos los factores mencionados en el
párrafo anterior. El resultado será el
espesor mínimo requerido o “espesor
límite de retiro”, para una localización
particular del tanque en cuestión.
Cuando se alcance este espesor, será
necesario reparar o reemplazar el
tanque: Debe tenerse en cuenta que una
cavidad o una área muy pequeña,
corroída hasta alcanzar el “espesor límite
de retiro”, no debilita apreciablemente la
placa desde el punto de vista de
resistencia a la presión. Las reparaciones
de estas áreas son necesarias solamente
para evitar las fugas que ocurrirían si la
corrosión progresara completamente a
través de la placa.
Como regla general, el espesor de placa
en una zona con corrosión localizada
(con una o más picaduras), puedes
considerarse el promedio de los
espesores medidos en una distancia
longitudinal que no exceda 16 veces el
espesor de retiro.
7 ARCHIVOS
7.1 Cada tanque debe tener un archivo
completo, el cual permitirá programar los
trabajos de mantenimiento y hacer las
recomendaciones que deban observarse
en inspecciones subsecuentes.
Un archivo completo se integrará con los
datos de construcción, los reportes de
inspección de campo y la historia del
tanque. Los datos de construcción son
los planos y especificaciones. Los
reportes de inspección contendrán todas
las calibraciones del espesor de placa,
pruebas, la localización y descripción del
deterioro encontrado, las recomenda-
ciones para efectuar las reparaciones y
la medición del asentamiento del tanque,
si lo hubiera. La historia del tanque
comprenderá toda la información general
acumulada, desde su construcción, como
son; reparaciones, reposiciones, estado
del tanque, producto almacenado,
cambio de servicio, etc.