A16.

EL COMERCIO MIÉRCOLES 24 DE SETIEMBRE DEL 2014
MUNDO
Washington [AGENCIAS]. Estados
Unidos inició una campaña
larga de bombardeos en Siria
contra objetivos terroristas. La
operación ha contado con la
contribución de cinco aliados
árabes. De esa manera, se lleva
la guerra contra los yihadistas
sunitas del Estado Islámico (EI)
a una delicada fase dentro de un
territorio que está en guerra ci-
vil desde el 2011.
El Comando Central de Esta-
dos Unidos (Cetcom) dijo que
Arabia Saudí, los Emiratos Ára-
bes Unidos, Jordania, Qatar y
Bahréin participaron o dieron
apoyo a los ataques contra obje-
tivos del EI.
En un cambio notable de
alianzas en Medio Oriente, los
ataques no encontraron obje-
ción del Gobierno Sirio del pre-
sidente Bashar al Asad, que dijo
que Washington le había noti-
ficado con anticipación de la
operación.
Unas 150 bombas, la mayo-
ría guiadas, entre ellas 47 mi-
siles Tomahawk, bombarderos
B-1, cazas F-15, F-16 y, por pri-
mera vez, los modernos F-22
Raptor (drones) se utilizaron en
los ataques aéreos contra unos
50 objetivos.
Según el Pentágono, los
bombardeos tuvieron mucho
éxito. De acuerdo con el Obser-
vatorio Sirio de Derechos Hu-
manos, la operación causó la
muerte de al menos 120 yiha-
distas: 70 del Estado Islámico y
otros 50 repartidos entre el nue-
vo grupo Jorasán –formado por
ex combatientes de Al Qaeda–,
y el Frente al Nusra, la filial ofi-
cial de Al Qaeda en Siria.
Los bombardeos habrían
matado al jefe del Frente al
Nusra, Abu Yousef al-Turki, se-
gún un comunicado del propio
grupo terrorista. Sin embargo,
fuentes independientes no con-
firmaron esta muerte.
Los bombardeos sobre Jora-
sán fueron realizados solo por
EE.UU. Este grupo es conside-
rado por Washington como una
amenaza igual o incluso mayor
que el Estado Islámico.
“Este esfuerzo va a llevar
tiempo, habrá desafíos en el fu-
turo, pero vamos a hacer lo que
sea necesario para luchar con-
tra este grupo terrorista, por la
seguridad de nuestro país, de la
región y de todo el mundo”, dijo
el presidente Barack Obama en
una breve declaración.
Las FF.AA. estadounidenses
llevaron el peso de los ataques
en Siria, que se iniciaron en la
medianoche del lunes (hora de
Siria) en tres oleadas: la prime-
ra con el lanzamiento de misiles
guiados desde aguas interna-
cionales contra Jorasán y las dos
siguientes con cazas, bombar-
deros y drones dirigidos contra
instalaciones del EI.
“Los aviones de guerra y bar-
cos con misiles crucero Toma-
hawk atacaron a combatientes,
centros de entrenamiento, ofici-
nas centrales e instalaciones de
comando y control, de almace-
namiento de armas, un centro
de financiamiento, de suminis-
tro de camiones y vehículos ar-
mados”, dijo el Cetcom.
EE.UU. bombardea al Estado Islámico
en Siria y mata a unos 120 terroristas
También ataca objetivos del nuevo grupo yihadista Jorasán. Se usaron misiles Tomahawk, aviones de guerra y naves no tripuladas.
Cinco países árabes partici-
paron en la operación esta-
dounidense contra el terro-
rismo en territorio sirio. Se
bombardearon unos 50 blan-
cos. El gobierno de Bashar al
Asad fue informado con anti-
cipación sobre el inicio de los
ataques.
AP
ATAQUE NOCTURNO. Un misil de crucero Tomahawk es disparado desde el portaaviones USS George HW Bush.
ESTADOISLÁMICO
EE.UU. y los aliados lanzan ataques aéreos
TURQUÍA
Región autónoma
kurda
Basora
IRAQ
SIRIA
LIBANO
Bagdad
Damasco
Beirut
Arbil
Aleppo
Aynal-Arab
Mosul
RepresaMosul
Tikrit
Haditha
Deir-al Zor
AlbuKamal
Hasakah
Raqqa
Kirkuk
IRÁN
KUWAIT
ISRAEL
JORDANIA
ARABIA
SAUDÍ
23 set
FUENTE: REUTERS EL COMERCIO
Estado Islámico (EI) en Siria e Iraq
Presencia del EI
Controlado por el EI
Zona atacada por el EI
Últimos ataques
aéreos de EE.UU.
y los aliados
VIRGINIA
ROSAS
RIBEYRO
Internacionalista
CONDENAENEE.UU.
Washington[EFE]. Un juez de Nueva
York condenó ayer a cadena per-
petua a Suleiman Abu Ghaith,
yerno de Osaba Bin Laden, que fue
declarado culpable en marzo pasa-
do de tres cargos de terrorismo.
Abu Ghaith, un imán kuwaití,
fue sentenciado por el juez fede-
ral Lewis Kaplan por conspirar para
asesinar estadounidenses y cons-
pirar para dar apoyo material a un
grupo terrorista.
El yerno de Bin Laden, que fue
extraditado el año pasado después
de ser detenido en un vuelo entre
Turquía y Jordania, es la mayor fi-
gura vinculada a Al Qaeda juzgada
en Estados Unidos desde los ata-
ques del 11 de setiembre. Durante
el juicio, Abu Ghaith reconoció que
fue convocado en la noche del 11 de
setiembre del 2001 a una cueva de
las montañas de Afganistán, donde
su suegro le preguntó su opinión
sobre los atentados.
Cadena perpetua
para el yerno de
Bin Laden
un gesto político que militar,
pues por primera vez los regí-
menes árabes sunitas se movi-
lizan contra el EI, un grupo sa-
lido de Al Qaeda que agrupa a
los sunitas más radicales del is-
lam político. La participación
de los cinco, junto a EE.UU. y
Francia, marca un derrotero
en lo que será la lucha contra
los islamistas, que utilizan mé-
todos bárbaros para sembrar
el terror.
Porque, a diferencia de lo
que vemos cada día en los me-
dios, no son ni Estados Unidos
ni los países occidentales los
más afectados con la violencia
irracional del EI, sino los pro-
pios países árabes, no solo por-
que el EI pretende establecer
un califato en Medio Oriente
aboliendo las fronteras, sino
porque las principales vícti-
mas de la violencia terrorista
son los propios musulmanes
moderados.
Es comprensible que al co-
mienzo los estados árabes du-
darán en formar una coali-
ción con Washington, que en el
2003 sin razón alguna le hizo la
guerra a Iraq, dejando como re-
sultado este semillero de terro-
ristas procedentes del mundo
entero y dispuestos a vengarse
de Occidente.
Pero ha llegado el momento
de que sean los países musul-
manes –incluyendo Turquía
(que no es árabe pero sí de ma-
yoría sunita) y que todavía du-
da de participar en la alianza
contra el EI– quienes se des-
marquen de las hordas de ase-
sinos que desacreditan el islam
y a la mayoría de sus fieles que
profesan una religión de paz.
U
na nueva guerra ha
comenzado y, con se-
guridad, será de largo
aliento. Los bombar-
deos aéreos sobre territorios
sirios e iraquíes apuntan a
aniquilar al autoproclamado
Estado Islámico (EI). Lo nove-
doso es que cinco países árabes
–sunitas– forman parte de la
coalición destinada a desapa-
recer a los yihadistas.
Tibios al comienzo ante la
idea de intervenir contra EI,
Arabia Saudí, Bahréin, Jorda-
nia, Emiratos Árabes Unidos
y Qatar decidieron implicarse
militarmente en los ataques.
Su participación es más bien
ANÁLISIS
Un derrotero en la lucha contra
el islam radical