You are on page 1of 23

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL

BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL

(Trabajo de grado para optar por el título de licenciada en Psicología de la


Universidad Central de Venezuela. Aprobado con mención honorífica)

En esta entrega les cuento exactamente qué fue lo que hicimos paso a
paso... ya para la próxima verán nuestras conclusiones. :)

Primera Fase: Revisión bibliográfica, hemerográfica y búsqueda de


contactos.
Se realizó una exhaustiva búsqueda bibliográfica y hemerográfica referente
a los elementos trabajados dentro de la presente investigación. Se planteó
la realización de un Programa de Danzaterapia partiendo de un artículo
publicado por Spindell (1996), de la experticia de varias instructoras de
Danza Árabe y de la fundamentación psicoanalítica de los trabajos de Reich.
Adicionalmente, se elaboró una entrevista semi-estructurada; dentro de
esta misma fase se piloteó dicho instrumento.

Segunda Fase: Aplicación de pruebas y sesiones del Programa de


Danzaterapia.

Se aplicó un pretest a cada una de las participantes (15 mujeres entre 18 y


32 años de edad) que incluyó: la entrevista semi-estructurada, el Test de la
Figura Humana según Machover bajo la consigna “dibújate a ti misma” y la
Escala de Bienestar Psicológico de Sánchez–Cánovas el primer día del
Programa antes de la primera sesión del mismo. Al finalizar la doceava
sesión, se procedió a la aplicación de un postest (con las mismas
características del pretest, exceptuando la entrevista semi-estructurada,
que no fue aplicada posteriormente).

El Programa de Danzaterapia se llevó a cabo durante 12 sesiones de 60


minutos. Cada una de las sesiones constó de 4 fases: Comienzo,
Calentamiento Estructurado, Expresión Creativa y Cierre, llevadas a cabo en
ese mismo orden cronológico.

En la fase de comienzo se incluyó la idea de que las participantes se


encontraran en un salón donde el ambiente fuera confortable y seguro,
además, se evitaron interrupciones innecesarias por terceros durante las
sesiones.
En la fase de calentamiento estructurado se incluyó en primer lugar,
focalizar en la respiración y en segundo lugar, la realización y repetición de
movimientos propios de la Danza Árabe.
En la fase de expresión creativa se trató de incorporar la expresión
creativa a los movimientos realizados en la fase de calentamiento
estructurado, variar los movimientos de acuerdo a las habilidades y niveles
de confianza de las participantes y proveer palabras o expresiones que se
pudieran asociar a los movimientos.
En la fase de cierre se buscó hacer una conexión con la fase de comienzo
para unificar todo lo vivido durante la sesión.

Tercera Fase: Análisis de Resultados

Dentro de esta fase se realizó un análisis cuantitativo de los datos obtenidos


a través de la aplicación de la Escala de Bienestar Psicológico de Sánchez-
Cánovas y un análisis cualitativo-cuantitativo (presencia/ausencia) de los
datos obtenidos a través de la aplicación del Test de la Figura Humana de
Machover.

Por último, se compararon los puntajes previos respecto a los posteriores a


la participación en el Programa de Danzaterapia, obtenidos por las
participantes en la EBP de Sánchez-Cánovas; así como los indicadores
previos respecto a los posteriores a la participación en el Programa de
Danzaterapia, obtenidos en el TFH de Karen Machover, aplicando
estadísticos no paramétricos (prueba de rangos de Wilcoxon y prueba de Mc
Nemar).

Parte V.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL

(Trabajo para obtener el título de Licenciada en Psicología de laUniversidad


Central de Venezuela. Aprobado con Mención Honorífica)

SEGMENTOS CORPORALES SEGÚN WILHELM REICH.

Segmento ocular: Constituye el primer anillo, se ubica en la cabeza y


comprende la frente, los ojos y la región de los pómulos. Aquí se haya una
contracción e inmovilización de todos o la mayor parte de los músculos de
los ojos, los párpados, la frente, las glándulas lacrimales, etc; hay una
expresión como de máscara o inmovilidad a ambos lados de la nariz, los
ojos miran como detrás de una máscara rígida, el paciente es incapaz de
abrirlos totalmente como imitando el terror, son incapaces de llorar, a
menudo existen perturbaciones visuales como miopía y astigmatismo. La
disolución del segmento ocular de la coraza se produce haciendo que la
persona abra completamente los ojos con expresión de terror, expresando
emociones, también se pide que haga muecas. De acuerdo con Reich (1957)
todo acto emocional en esta zona influye también sobre las otras partes y
en cambio, el segmento oral no recibe influencia alguna.

Segmento oral: Comprende la musculatura del mentón, de la garganta y


de la zona occipital, incluyendo el músculo anular de la boca. Las
expresiones emocionales de llanto, morder con rabia, gritar, chupar y hacer
muecas de todas clases dependen de la libre movilidad del segmento
ocular. La disolución del segmento oral de la coraza puede lograrse a través
de la inducción del reflejo del vómito, ocasionando clonismos en los labios y
las correspondientes emociones de llanto o del deseo de succión.

Segmento cervical: Se encuentra principalmente en la musculatura


profunda del cuello, los músculos platismático y esternocleidomastoideos;
para descorazarlo, basta con imitar la actitud de contener la ira o el llanto.

Segmento torácico: Aunque puede subdividirse en sus funciones, es


tratado como una unidad. El acorazamiento del tórax se expresa en una
actitud crónica de inspiración, respiración superficial e inmovilidad de la
caja. Los músculos que toman parte en el acorazamiento del pecho son los
intercostales (que muestran hipersensibilidad al estímulo de las cosquillas),
los pectorales grandes, los músculos de los hombros (deltoides) y los que se
hallan sobre y entre los omóplatos. El acorazamiento del pecho resulta en
torpeza de los brazos, y cuando el movimiento de los brazos se asocia a
anhelos o deseos, surge la inhibición. El acorazamiento del tórax tiene
particular importancia no sólo por ser parte capital del organismo, sino
porque aquí los síntomas de la enfermedad biopática son de índole
particularmente peligrosa.

Segmento diafragmático: Esta zona abarca el diafragma y los órganos


ubicados debajo de él; es decir, el epigastrio, el extremo inferior del
esternón y las costillas inferiores hasta llegar a las inserciones posteriores
del diafragma (décima, undécima y duodécima vértebra torácica); es
independiente del segmento torácico en cuanto a su funcionamiento, ya que
el bloqueo diafragmático puede subsistir aún después de que el pecho ha
adquirido movilidad. El bloqueo consiste en que no existe pulsación
diafragmática espontánea y hay dos etapas en el proceso de disolver el
bloqueo diafragmático: lograr la movilidad del diafragma para luego
producir la pulsación espontánea del diafragma, lo que será percibido
subjetivamente.

Segmento Abdominal: El espasmo de los músculos abdominales grandes


(rectus abdominis) va acompañado de una contracción espástica de los
músculos laterales (transversus abdominis) que van desde las costillas
inferiores hasta el margen superior de la pelvis; en la espalda este
segmento está representado por las secciones inferiores de los músculos
que corren a lo largo de la columna (latissimus dorsi), sacroespinal, etc. La
coraza se percibe al sentirse los mencionados músculos como cuerdas duras
y dolorosas; la disolución del segmento abdominal de la coraza es la más
fácil de todas, y deja libre el paso para la disolución del segmento pélvico.

Segmento pélvico: Comprende en la mayoría de los casos, prácticamente


todos los músculos pélvicos; se retrae y se proyecta hacia afuera en la
espalda. El músculo abdominal situado encima de la sínfisis es muy
sensible, como lo son los aductores del muslo tanto del superficial como del
profundo. El esfínter anal se contrae y el ano se retrae hacia arriba, los
músculos glúteos duelen, la pelvis está muerta y carece de expresión. En el
sentido emocional, no hay percepción de sensaciones o de excitación;
contiene también las emociones de angustia y de ira y la impotencia
orgásmica relacionada con este segmento crea impulsos secundarios de
lograr la gratificación sexual por la fuerza, o por el contrario existe una
expresión de desprecio por esa gratificación. Para llegar a desacorazar este
segmento, es necesario que la persona desarrolle el reflejo del orgasmo, el
cual es descrito por Reich (1957) como la tendencia a la unión entre la cola
y la cabeza (boca y ano); movimientos que están directamente relacionados
con el acto sexual y la gratificación.

Reich (1957), luego de su investigación dentro de la biofísica orgánica,


llamó a su terapia “Vegetoterapia Analítica del Carácter”. La vegetoterapia
representaba una desviación y un nuevo punto de partida del análisis
puramente verbal para dirigir el trabajo con el cuerpo; ya el material a
analizar no se restringió a la información verbal sino que incluía a todo el
organismo, Reich menciona que la biopatía humana es el resultado de la
sumatoria de todas las distorsiones de los modos naturales de expresión del
organismo vivo, y se encuentra fuera del dominio del lenguaje y de los
conceptos, por lo que el trabajo de la orgonterapia sobre la biopatía se
encuentra fuera del dominio del lenguaje verbal, ya que las palabras no se
refieren a los conceptos ideativos de todos los días sino a sensaciones
orgánicas. Como puede verse, Reich no aceptó la separación de lo anímico y
lo corporal desarrollando una forma de psicoterapia que va más allá de lo
verbal.

El trabajo de Reich fue muy polémico en su época, sin embargo ha sido


reivindicado. Díaz (2003) expone que fue a partir de sus hallazgos entre los
años 1929 y 1930 que redimensionan la técnica terapéutica, incluyendo
aspectos que habían sido insuficientemente tratados al ubicar el estudio y la
resolución de los problemas sólo dentro del marco mental.

Alexander Lowen
En la década del cincuenta Alexander Lowen, un discípulo de Reich, funda
una nueva forma de terapia llamada Bioenergética. Lowen, según lo que
plantean Díaz (2003) y Foletto (2004), fundamenta su terapia en base a que
los seres humanos no “tienen” un cuerpo sino que “son” un cuerpo, con lo
que el cuerpo se convierte en el reflejo de la historia personal e
interpersonal; los trastornos emocionales o psicológicos no se manifiestan
de forma aislada sino que repercuten en el cuerpo, fijándose a nivel
muscular y produciendo bloqueos que impiden la libre circulación de
energía, lo cual funciona como un círculo vicioso, ya que estos bloqueos
energéticos afectan la salud física, emocional y mental. Las contracturas
musculares instaladas como corazas caracteriales limitan la posibilidad de
expresión de la gama de sentimientos que permanece bloqueada, afectando
el nivel perceptual, la prueba de realidad y las relaciones interpersonales
(Lowen, 1990).

Foletto (2004) puntualiza que el trabajo con el cuerpo en Bioenergética se


enfoca sobre dos premisas básicas:

1) Toda limitación en el movimiento del cuerpo es el resultado de una


dificultad emocional o mental no solucionada.
2) Toda restricción en la respiración natural reduce la vitalidad, esta
restricción no es voluntaria y se desarrolla como medio para sobrevivir en
un medio ambiente y cultural, donde se niegan los valores corporales.

Lowen (1977) menciona que las terapias verbales no producen cambios


importantes en la personalidad por sí mismas y han hecho que se despierte
un interés mas vivo por los enfoques no verbales y corporales; siendo la
tendencia predominante de estas técnicas terapéuticas el provocar y liberar
los sentimientos reprimidos.

La semana que viene hablaré acerca de la Danzaterapia...

¡Que lo disfruten! :)

Recuerden que si quieren las referencias de este trabajo me pueden enviar


un e-mail y con mucho gusto se las facilitaré.

Mariana Bellydancer.

POSTED BY MARIANA BELLYDANCER AT 11:35 AM 0 COMMENTS

DOMINGO, JULIO 23, 2006

PARTE IV.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL.

(Trabajo para obtener el título de Licenciada en Psicología de la


Universidad Central de Venezuela. Aprobado con Mención
Honorífica)
Originally uploaded by DerrickSenior.

¿Cómo actúan las Psicoterapias Corporales?


Según Ortiz, en la actualidad los terapistas psicocorporales tienen diversas
posiciones en cuanto a la importancia de la catarsis para lograr el cambio
del paciente, por lo que hacen referencia a diferentes tipos de descarga
emocional; de igual forma puntualizan que la elaboración por medio de este
tipo de trabajo terapéutico se logra a través de la ampliación de la
consciencia, utilizando el establecimiento de nuevas asociaciones
vinculando el material insconsciente que surge al emplear una técnica
psicocorporal (masajes, respiraciones, baile, etc.) y manejando
adecuadamente las fantasías creadas en torno a ese material que se
encuentra en surgimiento.

Wilhelm Reich
Foletto (2004) hace mención del aporte que realiza Wilhelm Reich, un
médico psiquiatra contemporáneo de Sigmund Freud, quien dentro del
campo de la relación médico-paciente y el manejo del cuerpo, descubrió
que las experiencias emocionales de las personas van constituyendo
bloqueos musculares, que él llamó “corazas de carácter”.

Reich (1957) definió las corazas musculares como una sumatoria de


impulsos dirigidos hacia el mundo exterior y reprimidos que se oponen a
una sumatoria de fuerzas defensivas que mantienen la represión; ambas
fuerzas constituyen en el carácter del paciente una unidad funcional. La
función básica de la coraza muscular es impedir la aparición del reflejo del
orgasmo, el cual no es considerado un fenómeno psíquico sino, por el
contrario, un fenómeno que se produce solo por la reducción de toda la
actividad psíquica a la función vegetativa básica, es decir, precisamente por
la eliminación de la actividad psíquica; no se trata de la eyaculación o del
clímax, representa una reacción involuntaria del cuerpo total manifestada
en movimientos rítmicos y convulsivos. La tarea de este tipo de terapia es
capacitar al organismo humano para abandonar el automatismo de la
retención y en lugar de ello, “dar”; es la coraza muscular la que impide todo
tipo de “dar”, de entrega y la que provoca la restricción biopática del
funcionamiento de lo vivo, es por ello que esta coraza muscular debe ser
disuelta. Conforme a esto, la tarea de la terapia sería la de hacer
conscientes las corazas de carácter, a fin de que emerjan los contenidos
mentales y emocionales subyacentes, con el fin de solucionar
conjuntamente la disolución de la coraza física y el componente psicológico
que la ocasionó.

Los bloqueos que inevitablemente se relacionan con órganos


emocionalmente significativos, no corresponden directamente a un músculo
o nervio especial, sino que se disponen en lo que Reich (1957) llamó
“segmentos”; en este sentido, Edmondson y Totton, representantes de la
corriente neoreichiana, plantean que el “acorazamiento” que se produce
debido a las experiencias emocionales, tiende a dividir al cuerpo en
segmentos, bandas de tensión que lo envuelven en sentido horizontal,
limitando el movimiento en el eje que va de la cabeza a los pies, dichos
segmentos son los siguientes: ocular, oral, cervical, torácico, diafragmático,
abdominal y pélvico; dichos segmentos son en gran medida artificiales, y
reflejan el proceso también artificial de autoacorazamiento del
“cuerpomente”.

Reich (1957) plantea que el objetivo de la orgonterapia (nombre que dio a


su técnica) es reestablecer las corrientes plasmáticas (energía biológica que
se mueve de manera ondulatoria y que constituye la forma más primitiva de
energía) en la pelvis, siendo necesario comenzar la disolución de la coraza
en las zonas más alejadas de la pelvis, por lo que el trabajo debe comenzar
con la expresión facial. Una estructura segmentada de la coraza significa
que funciona en el frente, en los costados y atrás como un anillo, que se
disponen a lo largo del cuerpo.

... en la próxima entrega: Definición y ubicación de los segmentos


corporales.

Mariana Bellydance

LUNES, JULIO 17, 2006

PARTE III.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL.

(Trabajo para obtener el título de Licenciada en Psicología de la Universidad


Central de Venezuela. Aprobado con Mención Honorífica)

¿Qué es la Imagen Corporal?


De acuerdo con Schilder (1958), quien sustenta sus estudios en la teoría
psicoanalítica, la Imagen Corporal es la representación que nos formamos
mentalmente del propio cuerpo. La integración de la Imagen Corporal es
producto de ciertas sensaciones provenientes de partes de la superficie
corporal, de los músculos y las articulaciones, así como de aquellas que
provienen de las vísceras.

Machover, por su parte, propone que la Imagen Corporal suele desarrollarse


lentamente; es considerada una reflexión compleja de autoconsideración y
se asocia directamente al desarrollo de la personalidad; al mismo tiempo,
plantea que es maleable, responde a la acción de enfermedades, traumas,
regresiones emocionales y tratamientos.

Raich (2000) va un poco más allá y plantea que la Imagen Corporal incluye
también el movimiento, así como los límites de éste e implica lo que la
persona piensa, siente y cómo esta se percibe y actúa en relación a su
propio cuerpo. En esta misma línea, Rodgers y Wilson (2002), realizaron un
estudio con mujeres universitarias, a quienes midieron su “autoestima
corporal” (physical self-steem) en 3 oportunidades a lo largo de 15 semanas
de ejercicios, con la finalidad de relacionar la motivación hacia el ejercicio y
la autoestima referida al cuerpo; hallaron que al existir una mayor
motivación hacia el ejercicio se incrementa la evaluación positiva de la
actividad física, lo que a su vez aumenta la percepción subjetiva positiva de
autoestima corporal. Esto coincide con lo expresado por Pruzinsky y Cash
(1990) quienes separan estos puntos y plantean que realmente existen
varias imágenes corporales interrelacionadas:

Imagen perceptual: referida a los aspectos perceptivos con respecto al


propio cuerpo (incluye información sobre tamaño, forma del cuerpo y sus
partes).
Imagen cognitiva: incluye los pensamientos, auto-mensajes, y creencias
sobre el propio cuerpo.
Imagen emocional: referida a los sentimientos sobre el grado de
satisfacción con la figura y con las experiencias que proporciona el propio
cuerpo.

Una investigación realizada por Peña y Pérez (2004), con dos grupos de
niños y niñas de escolaridad primaria ("terapia a través de la danza" y
"ejercicios físicos con fines terapéuticos"), para tratar la escoliosis de tipo
postural, mostró que realizar intercambios de tipo verbal con el profesor,
terapeuta o instructor de danza y con su pareja de baile de forma constante
y sistemática, juega un papel significativo en la regulación externa de la
corrección de la postura, así como la concientización y autorregulación en la
corrección de las posturas durantes los procesos de la reeducación de la
misma.

¿Se pueden lograr cambios en la Imagen Corporal?


Schilder (1958) expone que una de las formas de vinculación entre los seres
humanos son las imágenes corporales y que la modificación de estas se
fundamenta en el cambio de estructuras ya formadas; cabe esperar que los
cambios operados en la motilidad tengan una influencia determinante en la
estructura del modelo o imagen postural de la persona, afectándose así la
Imagen Corporal. El modelo postural del cuerpo es algo dinámico que va a
permitir el acercamiento a las estructuras psíquicas que lo conforman, si se
explora adecuadamente; en este sentido propone la gimnasia o la danza
como forma de modificar la Imagen Corporal de un modo poco violento.

Plantea que el movimiento y la danza sirven de reflejos posturales que no


resultan plenamente conscientes para el sujeto y se transforman en un
método para cambiar la Imagen Corporal y aflojar su forma rígida
permitiendo al cuerpo manejarse de una manera expresiva, considerando
además que toda emoción se relaciona con los movimientos expresivos que
se incluyen en la danza, que permiten establecer la conexión entre la
Imagen Corporal y la actitud psíquica.

Espero que estén disfrutando este trabajo tanto como yo ;)

También pueden revisar la Parte I y la Parte II

El próximo domingo, la IV entrega: "Psicoterapias Corporales"

Mariana Bellydancer.

POSTED BY MARIANA BELLYDANCER AT 9:00 AM 2 COMMENTS

DOMINGO, JULIO 09, 2006

Parte II.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL.

(Trabajo realizado para obtener el título de Licenciada en Psicología de la


Universidad Central de Venezuela. Aprobado con mención honorífica)

¿Qué es el Bienestar Psicológico?


El Bienestar Psicológico es parte de la salud en su sentido más general y se
manifiesta en todas las esferas de la actividad humana. Cuando una
persona se siente bien es más productiva, sociable y creativa, posee una
proyección de futuro positiva, infunde felicidad y la felicidad implica
capacidad de amar, trabajar, relacionarse socialmente y controlar el medio.
El Bienestar Psicológico, entonces, consiste en una valoración subjetiva que
expresa la satisfacción de las personas y su grado de complacencia con
aspectos específicos o globales de su vida, en los que predominan los
estados de ánimo positivos (García y González, 2002).

Desde otro punto de vista, Lawton (1972) plantea que el Bienestar puede
verse como la evaluación de la congruencia entre las metas deseadas y las
obtenidas en la vida, mientras que Diener y Lucas (2000) lo consideran
como la evaluación que hacen las personas de su vida, que incluye tanto
juicios cognitivos como reacciones afectivas.

Según Diener y Diener (1995) estas concepciones se pueden agrupar en


torno a dos grandes categorías. La primera describe el Bienestar como la
valoración del individuo de su propia vida en términos positivos; es decir, la
"satisfacción con la vida". Una segunda categoría, incide en la
preponderancia de los sentimientos o afectos positivos sobre los negativos.
La definición de Bienestar desde esta perspectiva está más cercana al uso
cotidiano que se hace de este término, según éste, una persona es más feliz
cuando en su vida predomina la experiencia afectiva positiva sobre la
negativa.

Finalmente, Sánchez-Cánovas (1998) considera que el Bienestar Psicológico


se compone de 4 elementos: Bienestar Subjetivo, Bienestar Material,
Bienestar Laboral y Bienestar en cuanto a las Relaciones de Pareja.

¿Cómo se relaciona el Bienestar Psicológico con el concepto de


Salud?
González, Licea, Martínez, Núñez y Santisteban, (2004) plantean que el
concepto de Bienestar Psicológico es un indicador de salud y por tanto un
indicador del ajuste del individuo a su medio y de la calidad de la regulación
de su actividad.

Según García y González (2002), el desarrollo evidenciado por el concepto


de salud en las últimas décadas y la realización de innumerables
investigaciones clínico-epidemiológicas han demostrado el vínculo de la
salud con un conjunto de factores que trascienden lo biológico, en este
sentido Barrios, Borges y Cardoso (2003) realizaron un estudio con el
propósito de conocer los beneficios que percibían los adultos mayores
del sexo femenino, con larga permanencia en el ejercicio; y encontraron que
el mayor porcentaje de bienestar percibido (78,6) fue la categoría de
Bienestar Psicológico.

Otro estudio interesante fue el de Steptoe, que contó con cuatro grupos
(aeróbicos moderados, aeróbicos intensos, ejercicios suaves de
estiramiento, y un grupo sin ejercitarse) intentando demostrar que el
ejercicio puede cambiar el estado de ánimo, y encontró que el único grupo
que mostró notables mejorías en sus niveles de Bienestar Psicológico fue el
que realizó ejercicios moderados, el cual redujo sus niveles de ansiedad y
tensión, a la vez que aumentó su capacidad para enfrentarse a situaciones
estresantes.

Una vez más, si quieren las referencias, pueden escribirme y con gusto se
las enviaré ;). Si quieren ver la Parte I de este trabajo pueden pinchar aquí.
Mariana Bellydancer.

POSTED BY MARIANA BELLYDANCER AT 6:30 PM 6 COMMENTS

DOMINGO, JULIO 02, 2006

Como much@s de ustedes saben, en enero de este año recibí mi título de


Licenciada en Psicología de la Universidad Central de Venezuela, y uno de
los requisitos para graduarme fue realizar un trabajo de grado.

Al momento de elegir el tema con el cual trabajaría junto a mi amigaYsabel


Ríos (desde el primer semestre de la carrera hasta el último), empecé a
averigüar y me di cuenta de que podría unir mis dos pasiones: la danza
árabe y la psicología... estuve buscando información y conseguí muchas
cosas interesantes que lograron darle cierto rigor técnico y metodológico a
la danza árabe para poder utilizarla como un tipo de terapia psicológica.

Les voy a ir contando poco a poco algunos detalles de nuestra tesis, para
que una vez más vean que la danza árabe va mucho más allá de lo que
parece ;)

El título de nuestro trabajo fue:

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL

Aquí les va la Parte I...


_________________________________________________________

Una pequeña introducción…


En diversas ocasiones resulta difícil o doloroso comunicar a través de las
palabras los conflictos, sentimientos o afecciones; muchas otras veces no se
encuentran las palabras adecuadas que describan la amalgama de
sentimientos relacionados con los acontecimientos que forman parte de
nuestra vida. Es por ello que en el campo de la Psicología, terapeutas que se
desempeñan en distintos ámbitos, han buscado alternativas que permitan
otras modalidades con igual efectividad que la obtenida a través de los
sistemas clásicos; tal es el caso de Torrentes, quien trabaja con niños con
necesidades especiales que pertenecen al grupo de terapia con Psicoballet
creado en Cuba en 1973; Peña y Pérez (2004), de la Facultad de Cultura
Física de las Tunas, Cuba, quienes han trabajado con Danzaterapia como
alternativa en los procesos de rehabilitación física, y Servín, quien es
responsable del proyecto de rehabilitación implantado en el área
psiquiátrica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y trabaja con la
danza como terapia en pacientes psiquiátricos.

Desde los orígenes de la Psicología la mayoría de las modalidades


psicoterapéuticas, privilegian la palabra y la individualidad perdiendo el
anclaje en el cuerpo, dejándolo en un segundo plano. La comunicación no
verbal y las terapias expresivas como la Danzaterapia aportan al proceso
psicoterapéutico, tanto en la obtención de información y evaluación
diagnóstica acerca del paciente como en recursos de intervención. Ahora
bien, de acuerdo la OMS (2002), la población femenina por sus
características psicosociales, suele ser más vulnerable ante problemas de
salud mental, sobre todo corren más riesgo de padecer trastornos asociados
a la ansiedad y la depresión; el índice de depresión femenina duplica al de
los hombres tanto en los países desarrollados como en los países en
desarrollo. Ante esto la OMS propone que es necesario incentivar la
actividad física regular en las mujeres, ya que esta ayuda a reducir el
estrés, la ansiedad, la depresión y el sentimiento de soledad; también ayuda
a desarrollar la autoestima y la confianza, promoviendo el Bienestar
Psicológico y la integración social.

En este sentido, apoyadas en la premisa de que la posibilidad de


modificación de la terapia se encuentra en el propio clínico y que también
en él está considerar en su intervención métodos creativos que produzcan
una aproximación nueva, la presente investigación persigue utilizar la
Danzaterapia, bajo la modalidad de Danza Árabe, como tratamiento que
favorece el uso del cuerpo como objeto transicional, con la finalidad de
lograr un efecto terapéutico positivo en el Bienestar Psicológico y la Imagen
Corporal e integrando cuerpo y psique, dando a la danza el papel de servir
como herramienta para la inducción al cambio.

Pronto publicaré un nuevo post con más detalles... espero que les guste y
les sea de utilidad ;)

Si quieren las referencias que utilicé para la tesis, pueden escribirme y con
mucho gusto se las haré llegar ;)

Mariana Bellydancer.

Parte VII.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL

(Trabajo de grado para optar por el título de licenciada en Psicología de la


Universidad Central de Venezuela. Aprobado con mención honorífica)

Antecedentes de la Danza Árabe


De acuerdo con Núñez (2004), una reconocida
médica dedicada al tratamiento de pacientes por medio de la Danzaterapia
Árabe en Chile, las raíces de la danza árabe son universales, más que
limitadas a una región geográfica; en este sentido, en muchas partes del
mundo las culturas primitivas desarrollaron expresiones semejantes, en las
que el movimiento de caderas a veces suave, a veces vigoroso, era lo
fundamental (hula de Hawai, sau sau de Isla de Pascua, la danza de los
rituales de pubertad de los Kua Africanos, la danza pélvica de los Bafoitis en
Loango, África Occidental). Con el desarrollo de las culturas primitivas y la
llegada de la civilización se suprimieron los credos de las antiguas épocas
basados en la creencia de numerosas deidades, así como los ritos ligados a
ellos; de este modo, la danza pélvica femenina fue abolida en la mayor
parte del mundo, pasando a ser en algunas, un entretenimiento profano.
Una de las áreas donde más sobrevivió este tipo de danza fue el mundo
árabe islámico.

Cabe destacar que, según señala Núñez (2004), los gitanos comparten un
origen común en India y una lengua común rumana. Las primeras tribus
gitanas dejaron India en el siglo V A.C. en busca de trabajo y huyendo de
hambrunas, o por haber sido desterrados por mala reputación. En general
eran juglares que vivían como actores, trovadores o bailarines públicos con
vida y costumbres muy relajadas. Las primeras tribus gitanas migraron
hacia el Oeste, pasando por Afganistán y Persia. En las costas orientales del
Mediterráneo su ruta se bifurcó, unos continuaron hacia el norte por Turquía
hasta Europa, mientras otros siguieron la costa sur hasta Egipto, donde
llegaron alrededor del 1500 A.C., llevando consigo la danza. Las mujeres
danzaban moviendo su vientre como símbolo de entrega de su fertilidad a la
tierra, para lograr cosechas abundantes.

Con el paso del tiempo, los conflictos bélicos se apoderaron de esta región,
lo que llevó a que la danza perdiera su carácter ceremonial, y con la llegada
de los romanos, pierde también parte de su anclaje en la tradición, pues, la
civilización cambió y se desecharon antiguos credos, con frecuencia
brutalmente, para dar paso a los nuevos. Fueron los antiguos semitas
quienes primero destronaron los viejos credos basados en la mujer y
sobrevino el cambio hacia el patriarcado; tomó siglos el suprimir la fe en las
diosas y todavía se hallan vestigios del culto a seres femeninos en las
religiones actuales.

En el 650 D.C., según los planteamientos de Núñez (2004), el medio oriente


es invadido por los árabes, cuya cultura lo impregna todo, incluyendo el
baile. Así entre los siglos IV y VIII D.C. el Cristianismo y el Islam llegan a
dominar esta zona. Para establecerse debierondestruir los rituales asociados
a la veneración de diosas, erradicando la danza femenina propia de

celebraciones de sexualidad y fertilidad. A


medida que el culto a las diosas desaparece, las danzas se convierten en un
recuerdo y donde logran perdurar dejan de tener un sentido religioso y
pasan a ser una actividad mundana de entretenimiento y luego una
expresión artística creada mas con propósitos de observación que de
participación.

Mientras en los países en que se practicaba rigurosamente el Islamismo,


como Palestina, Arabia Saudita o los Emiratos, la práctica de este baile
estaba prohibida, en Egipto las bailarinas tenían un alto rango, y como se
les prohibió mostrar el vientre, bailaban enteramente tapadas pero con
telas ajustadas en el abdomen para destacar el rito original.
Mucho después, con la invasión Turco-Otomana a Egipto, lo suave y
delicado de los movimientos de la danza, pasan a ser movimientos más
sensuales y provocativos. Dicha transformación ocurre dentro de los
harems, ya que los sultanes turcos tenían, además de sus cuatro esposas,
entre 60 y 100 concubinas, que, para acceder al sultán y salir así del
encierro permanente del harem, bailaban su danza en la forma más
llamativa y provocadora para captar la atención del sultán. Las primitivas
descripciones que los Occidentales hicieron de las bailarinas, hicieron nacer
el término “Danza del Vientre”.

Núñez (2004) plantea que posteriormente, el baile llegó


a Europa y luego al resto del mundo, ya transformado más bien en un
espectáculo o forma de seducción. Famosa es en ese sentido la holandesa
Gertrudis Zelle, mas conocida como la espía Mata Hari fusilada en octubre
de 1917 en París, durante la primera guerra mundial. Esto demuestra cómo
la sensualidad y atractivo de esta danza fue utilizada con los más diversos
propósitos.

Antiguamente, debido a la sensualidad que pone en juego, era un gran


modo de comunicar; se decía que a través de este baile se podían
manifestar todas las emociones como los celos, la depresión, el amor, la
tristeza, el odio, el enojo, el orgullo, el arrepentimiento y la alegría. Más
recientemente, Samara (2004) plantea que la danza árabe (también
llamada raks sharki) se ha convertido en una disciplina en auge en todo el
mundo, lo cual viene a recuperar su simbología inicial, relacionada con
elementos estéticos, pero más allá, de manera directa con la feminidad,
además de presentarse como una alternativa para “estar en forma” de una
manera más creativa, menos agresiva y más orgánica en relación con otro
tipo de ejercicios.

Beneficios e Indicaciones de la Danza Árabe

Núñez (2004), expone que la Danza Árabe requiere una gran capacidad
articular y de elongación, a la vez que se necesita flexibilidad y capacidad
aeróbica. Esta danza es altamente recomendada para combatir el estrés y
expresarse interiormente.

En este sentido, y de acuerdo con diversos autores, se pueden citar


numerosos beneficios para el cuerpo y para la mente que se encuentran
habitualmente asociados al ejercicio que implica este arte. A nivel físico se
verifica un mejoramiento de la circulación sanguínea, del tránsito intestinal,
el dolor menstrual y la postura de la columna vertebral, mientras que a nivel
psicológico las ventajas observadas son en relación a la adquisición de una
mejor compensación corpórea, relajación de las tensiones y de un aumento
en la sensibilidad que conecta con la feminidad (Cantarella, 2001).

Partiendo de la idea de que un encuentro con la Danza Oriental es una


ocasión del todo personal, se puede comprender cómo, desde cierto punto
de vista, esta contribución hacia el establecimiento de un espacio íntimo da
pie a la posibilidad terapéutica. Sin embargo y de acuerdo con Cantarella
(2001) es importante señalar ciertos puntos que forman parte de las
consideraciones terapéuticas para la aplicación de esta técnica:

• Los beneficios de la danza del vientre dependen de la


habilidad y de la constancia de los participantes, así como de la
competencia del maestro. Esto implica que no todas las afecciones
son susceptibles al tratamiento con la Danza Oriental,
consecuentemente el punto común entre el tratamiento y los
objetivos de la Danzaterapia se fundamenta en el profesionalismo del
instructor y la experticia de éste.

• La Danza Oriental, en su forma terapéutica, representa una forma de


Danzaterapia, pero no excluye la necesidad de alternar con otras
formas de intervención en el tratamiento del padecimiento
psicológico.

• El grupo de danza puede no haber nacido como un grupo terapéutico,


pero existe la posibilidad de funcionar contribuyendo positivamente
como actividad psicofísica que actúa en pro de la recuperación.
• Es siempre útil conocer la opinión médica respecto a la iniciación en
un curso de Danza del Vientre y en particular conocer el problema
que piensa atacarse con este tipo de intervención.

Resumiendo los puntos ya expuestos y haciendo una integración de los


mismos, se puede hablar de una propuesta de investigación dirigida a la
observación y descripción de la práctica de la Danza Árabe como una
terapia que permite abarcar varias magnitudes (física, psicológica, mental,
social), de manera simultánea, al permitir la activación de la capacidad de
verbalización del contenido psíquico disruptivo a la vez que permite la
expresión y elaboración del elemento perturbante. Marcolongo y Saccorotti
(1995) plantean que, en su experiencia, la Danzaterapia actúa superando
algunos mecanismos de defensa que pueden ser reforzados por el
tratamiento verbal; así mismo, plantean que la función terapéutica de la
Danza Movimiento Terapia se relaciona con el redescubrimiento de la
persona, con una aproximación que va más allá de la psicoterapia tal y
como se conoce en la actualidad, y que tiene como finalidad un tratamiento
más holístico del paciente, por lo que en esta investigación se buscó la
promoción del Bienestar y una mayor aceptación de la propia Imagen
Corporal a través de esta nueva aproximación al conflicto.

En la próxima entrega les contaré exáctamente de qué se trató nuestro


Programa de Danzaterapia :)

Mariana Bellydancer.

POSTED BY MARIANA BELLYDANCER AT 10:30 PM 0 COMMENTS

VIERNES, SEPTIEMBRE 08, 2006

¡Hola a Tod@s!

Al fin estoy de vuelta... ya mi computadora funciona de nuevo, así


que como ven, estoy de vuelta en mi blog. Espero que lo disfruten,
como siempre ;).

Parte VI
_____________________________________________________

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL

(Trabajo para obtener el título de Licenciada en Psicología de laUniversidad


Central de Venezuela. Aprobado con Mención Honorífica)

¿De dónde viene la Danzaterapia?


De acuerdo con Stokoe (1987) la expresión corporal es una conducta
espontánea que existe desde siempre; es el lenguaje que utiliza el ser
humano para expresar sensaciones, emociones, sentimientos y
pensamientos utilizando su cuerpo, posteriormente lo integra con otros
lenguajes expresivos, tales como el habla, el dibujo, la escritura, etc. Los
autores que comparten este punto de vista sostienen que la capacidad que
posee el ser humano de pensar con su cuerpo (visión holística del ser
humano), produce algunos efectos en la personalidad, dentro de la cual
convergen el pensamiento, la expresión facial, gestos, posturas y hasta las
inflexiones vocales. El lenguaje del cuerpo es utilizado en la interacción con
los otros, a través de los movimientos se expresa la postura del
pensamiento; los atletas y bailarines piensan con sus cuerpos usando un
lenguaje kinestésico si observamos que el movimiento y la acción del
cuerpo son paralelos al pensamiento y la emoción.

Según Muñoz (2002), dentro del trabajo terapéutico-psicológico,


especialistas que utilizan el cuerpo, y en especial el baile como medio de
aproximación a la problemática del sujeto, plantean la importancia de
concebir a la mente y el cuerpo como una unidad funcional, que permite por
medio del manejo consciente de éste último, establecer una

comunicación bidireccional; tal vez sea el baile


una de las formas de terapia más antiguas y primitivas. Las antiguas tribus
creían en un espíritu curativo que podía liberarse por medio del baile, la
creatividad y la música, sin embargo, esta concepción catártica del baile se
olvidó hace mucho tiempo cuando ocurrió el auge de las corrientes dualistas
que separan la mente y el cuerpo.

Haciendo referencia puntualmente a la danza como terapia, se puede decir


que sus inicios se remontan a las investigaciones que se han realizado en
Psicología Evolutiva sobre la importante función terapéutica del contacto,
las técnicas activas de comunicación y la medicina psicosomática, que
demuestran que es importante que en el proceso terapéutico se trabaje
el cuerpo.

Fischman (2003) plantea que en los años cuarenta y cincuenta se toma la


danza como una forma de terapia en los Estados Unidos, debido al
resurgimiento de la Danza Moderna y al desarrollo dentro del campo de la
investigación psicológica de ideas que aceptaban la interacción mente-
cuerpo, con aportes de la Psicología Contemporánea, el Psicoanálisis, las
teorías de Adler, Jung, Sullivan, Winnicot, entre otros, el Psicodrama y la
Psicología del Self. Se creó un Movimiento denominado “Danza Movimiento
Terapia”, que emplea la danza como instrumento terapéutico, inicialmente
en pacientes psiquiátricos hospitalizados, desarrollando cuestiones ligadas
tanto al conjunto de técnicas terapéuticas y expresivas, como a las teorías
que las sustentan. El movimiento sistematiza sus ejercicios y los ofrece
fuera del ámbito hospitalario, llegando a definirse este sistema como la
utilización terapéutica del baile, siendo la danza un proceso orgánico en el
cual se busca la integración psicofísica.

¿Qué es la Danzaterapia?
La Danzaterapia consiste en el uso del movimiento dentro de un proceso
que persigue la interacción psicofísica (cuerpo/mente). Este recurso permite
la integración psicomotora de la persona y consigue un cambio en el
comportamiento, ya que por medio de esta técnica se permite a las
personas descargar emociones, hacer catarsis e integrarse al trabajo
psicoterapéutico desde un punto de vista no sólo verbal sino físico. La
Danzaterapia utiliza una secuencia de ejercicios integradores, inducidos o
estimulados por la música y la danza; puede ser tanto individual como
grupal, en busca de recuperar y reforzar las líneas de expresión del
potencial humano, entre las cuales se encuentran: la vitalidad, sexualidad,
creatividad, afectividad e Imagen Corporal.

La Danzaterapia sostiene que el movimiento expresivo refleja


los dinamismos intrapsíquicos, las resistencias que quedancongeladas a
través de la tensión crónica de la musculatura dan lugar a patrones
estereotipados y rígidos de movimiento, impiden el movimiento espontáneo
y la circulación de la energía vital, limitan e inhiben las potencialidades del
individuo que pueden ser estimuladas y reactivadas a través de propuestas
de movimiento (North, 1990). Fischman (2003) expone que expresiones del
individuo y el grupo a través de la danza, no solo posibilitan una descarga
catártica de la tensión, sino que también promueven el insight o la
resolución de una situación; en la actualidad esta potencialidad expresivo-
curativa de la danza combinada con la comprensión de los psicodinamismos
del desarrollo de la personalidad, ha posibilitado a los profesionales que
utilizan la Danzaterapia desarrollar un modelo de abordaje clínico
integrativo de la persona.

La Danzaterapia es por lo general una experiencia grupal, psíquica y


corpórea que, utilizando la constelación espacial determinada por el grupo
ubicado en torno al instructor(a), apunta hacia el elemento primario de la
relación. El grupo no va a tener solamente una función contentiva materna,
sino que también alberga una función paterna dinamizante y
estructuradora.

Adicionalmente, es un abordaje que va dirigido al entendimiento de la


subjetividad por medio de la exploración del movimiento corporal ligado a la
reflexión consciente, posibilita la expresión emocional de sentimientos que
se encuentran profundamente guardados, o aquellos que las palabras no
pueden mediar, permite liberar la tensión y a diferencia de la psicoterapia
verbal, un solo movimiento puede contener tres o cuatros ideas
simultáneamente, que desprenden información del inconsciente y además
personalizan las emociones. De acuerdo con Fischman (2003) la Danza
Movimiento Terapia utiliza el entonamiento afectivo transmodal y la
comprensión empática como vía de acceso al sujeto, de igual forma plantea
que la emocionalidad implicada en este proceso de comunicación, es vista
como la base de la cual surge el pensamiento inteligente y que si esto se
aplica al trabajo del terapeuta, la vivencia se transforma en parte
constituyente de la formación profesional, como punto importante para
lograr la eficacia y la satisfacción en la tarea que compete; el trabajo con la
danza acerca los polos del arte y la ciencia, mente-cuerpo, emoción-
concepto, dando pie a la mutua potenciación entre los modos de conocer
humanos.

Con respecto a la Danzaterapia se puede decir que ese feedback que existe
entre el otro y el individuo se adecúa a una situación de comunicación, en la
cual participan varios canales de transmisión y codificación del mensaje,
que a su vez van modificando al propio ser; es precisamente en estos
puntos donde se apoya la Danzaterapia, ya que lo que se persigue con ella
es que por medio de ese proceso de comunicación centrado en lo corpóreo,
en la imagen, en la identificación y en la retroalimentación, se logren
modificar patrones y conductas a favor de la mejoría del paciente
(Marcolongo y Saccorotti, 1995).

¿Cuáles son los Beneficios e Indicaciones de la Danzaterapia?

La Dance Movement Therapy (DMT, siglas en inglés) trabaja particularmente


sobre la imagen y el esquema corporal y como terapia intenta conseguir
que la persona adquiera una imagen de su cuerpo y sus posibilidades más
cercana a la realidad; es altamente aconsejada para aquellos que sufren de
timidez, introversión, inhibiciones, hipo e hiperkinesia, torpeza motriz y
trastornos de la imagen.

Escobar (1998) refiere que el arte y la Danzaterapia pueden ser practicados


en el ámbito de estructuras socio-sanitarias y en la comunidad como parte
de proyectos terapéuticos coordinados a nivel de equipo interdisciplinario o
autónomamente ocupando un rol paralelo a otras terapias. Se dirigen a
varias categorías diagnósticas de edad, individuo y de grupo. De acuerdo
con esta autora, hoy día el arte y la Danza Terapia, son consideradas
psicoterapias en las que el proceso creativo y el uso de formas expresivas
facilitan el desarrollo psicosocial, cognitivo y afectivo del individuo.

Stromsted (1998) plantea que la danza es de suma importancia en

el desarrollo de una mayor capacidad para


reconocer nuevos modos de interactuar con el mundo a través del
reconocimiento de las propias sensaciones corporales; menciona que la
terapia a través de la danza es un trabajo poderoso y reafirmador, dado que
logra devolverle a la persona su sentido interno de autoridad y la voz para
comunicarlo, liberando bloqueos mentales que se expresan a través del
cuerpo, logrando así un cambio en las relaciones interpersonales y en la
manera de verlas y actuarlas a través del desarrollo de la capacidad de
“estar presente” tanto para sí mismo como para el otro a través de una
relación más corporizada y, por lo tanto, más consciente.

Uña, Febles, Torres y Yon (2004) plantean que lo que se está viviendo
actualmente es una necesidad de volver al pasado a través del espiral del
desarrollo, en busca de las terapias naturales que
han sido ya probadas por su funcionalidad a través de los siglos; en este
sentido, se puede observar cómo cada vez es más fuerte la búsqueda de
actividades artísticas y de meditación en las grandes ciudades atestadas de
estrés, ansiedad y angustia.

Mariana Bellydancer.

Parte IX.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE DANZATERAPIA SOBRE EL


BIENESTAR PSICOLÓGICO Y LA IMAGEN CORPORAL.
(Trabajo de grado para optar por el título de licenciada en Psicología de la
Universidad Central de Venezuela. Aprobado con mención honorífica)

CONCLUSIONES.

1. En términos generales, las participantes tanto en el pre como en el


postest obtuvieron puntaje elevados respecto al Bienestar Psicológico, lo
que se vincula directamente con las características personales de cada
participante. El grupo mostró cambios en el Bienestar Psicológico, siendo el
más significativo el aumento del Bienestar General, de lo cual se desprende
que el Programa de Danzaterapia implementado provoca variaciones en lo
que se refiere a la manera en que las participantes evalúan afectiva y
cognitivamente su vida.
2. Se presenta un replanteamiento del
placer, en tanto que se refleja una percepción distinta de las implicaciones
del trabajo, lo que produce una ampliación de sus posibilidades de disfrute:
hay un mayor interés por el cuerpo, por la salud, por actividades recreativas
y sociales, en detrimento del trabajo como principal fuente de placer.

3. Existe un cambio en la percepción subjetiva de Imagen Corporal, que se


evidencia en las proyecciones gráficas, las cuales están provistas de una
mayor sensualidad, rasgos más marcados de feminidad e interés por el
placer; a la vez mostraron rasgos de agresividad más adaptativos con
respecto a su posición inicial de mostrarse defendidas y oralmente
reprimidas. Así mismo, las proyecciones se hicieron más proporcionadas,
dando cuenta de un mejor integración subjetiva de la Imagen Corporal.

Espero que les haya sido útil este trabajo y que lo hayan disfrutado tanto
como yo.
¡Gracias a todos los que lo hicieron posible, a quienes han estado allí desde
el principio y a quienes estuvieron pendientes de su publicación en esta
página! Espero poder seguir investigando en esta área para darle cada vez
más importancia a esta labor tan bonita que hacemos a través de la danza.
Mariana Bellydancer.