You are on page 1of 15

CAPÍTULO 11

ATRACCIÓN E INTIMIDAD:
EL AGRADO Y EL AMOR POR LOS DEMÁS

Amistades
Proximidad
Atractivo físico
Semejanza o complemento
Agradar a quienes nos agradan
Gratificaciones de la relación
El amor
El amor apasionado
El amor amigable
Conservación de las relaciones cercanas
Apego
Equidad
Revelación de sí mismo
Fin de las relaciones
¿Quiénes se divorcian?
El proceso de desprendimiento
Post scrítptum personal: hacer el amor


IDEAS DE LECTURA Y DISCUSIÓN
1. Introducción a la atracción
La investigación sobre la atracción puede presentarse al pedir a los estudiantes que hagan una
lista de los factores que creen importantes en la formación de las amistades y otra de las
relaciones amorosas de largo plazo. ¿Qué semejanzas y diferencias existen entre las dos listas?
¿Los hombres y las mujeres identifican los mismos factores? Seguramente se mencionarán
algunas de las variables analizadas en el texto (por ejemplo, la semejanza). Otras (la
proximidad y el atractivo físico) pueden subestimarse.
Ann Weber (1984) sugiere un ejercicio simple para estimular la discusión en el salón de clases
sobre la atracción interpersonal. Pida a los estudiantes que respondan esta pregunta:
Supongan que tienen que pasar el resto de su vida en una isla pequeña pero
fértil ―aunque solamente con otro ser humano más―. Además supongan que
no podrían ni siquiera escoger a un individuo específico con quien estarían
compartiendo la isla, pero sí podrían decidir el sexo específico de esta persona.
¿Qué sexo pedirían para su compañero o compañera de isla?
Weber informa que hasta ahora sus estudiantes de ambos sexos han respondido en su inmensa
mayoría "¡femenino!". También puede sustituir "sexo" por "edad", "raza", “nivel educativo” o
“preferencia religiosa".
Una pregunta relacionada que se podría plantear en clase para su discusión en grupos pequeños
o en toda la clase sería: “¿Cuáles son las cualidades importantes que buscas en un amigo?” Las
características que 40,000 encuestados mencionaron con mayor frecuencia en la encuesta de
Parlee (1979) fueron las siguientes (en orden descendente): capacidad para guardar un secreto,
lealtad, calidez o afecto, apoyo, franqueza, sentido del humor, disposición para dedicarse
tiempo, independencia, conversación agradable e inteligencia.
Hill (1987) identificó cuatro dimensiones que subyacen la motivación en las relaciones, a saber,
el apoyo emocional (por ejemplo: “Una de mis mayores fuentes de consuelo cuando las cosas
se ponen difíciles es estar con otras personas”); la atención (por ejemplo: “A menudo tengo una
fuerte necesidad de estar con personas que se impresionan con mi manera de ser y lo que
hago”); la estimulación positiva (por ejemplo: “Creo que estar cerca de otros, escucharlos y
relacionarme con ellos en el nivel personal es uno de mis pasatiempos favoritos y más
satisfactorios”), y la comparación social (por ejemplo: “Cuando no estoy seguro de qué tan bien
estoy actuando con respecto a algo, por lo general me gusta rodearme de otros de modo que
pueda compararme con ellos”).
2. Cualidades deseables y cualidades negativas
Pida a sus estudiantes que anoten los cinco atributos que más buscan en una pareja. Al describir
los resultados de su encuesta en Estados Unidos, Robin Gilmour (1988) informa que los
hombres y las mujeres a quienes se pidió que seleccionaran y clasificaran los atributos
potencialmente deseables produjeron listas de "los diez mejores" totalmente diferentes. En
orden de importancia, lo que más buscan las mujeres en un hombre es lo siguiente: un record de
logros, cualidades de líder, habilidad en su trabajo, potencial de ingresos, sentido del humor,
capacidad intelectual, atractivo, sentido común, capacidad atlética y un buen razonamiento
abstracto. Lo que más buscan los hombres en las mujeres es lo siguiente: atractivo físico,
habilidad en la cama, calidez y afecto, aptitudes sociales, habilidad para las tareas del hogar,
buen gusto en el vestir, sensibilidad a otras necesidades, buen gusto, percepción moral y
creatividad artística. Como Gilmour indica, algunos psicólogos han expresado que los estudios
clásicos de la atracción mutua en realidad se comprenden mejor en términos de repulsión. Es
decir, una vez que hemos sometido a otros a una revisión para identificar las características que
nos desagradan (como una apariencia poco atractiva, la diferencia de actitudes y los gestos
desagradables) tendemos a sentirnos atraídos a ellos.
3. Estilos de amor
El texto observa que Lee así como Hendrick y Hendrick han identificado tres estilos de amor
principales ―eros, ludus y storge— los cuales, al igual que los colores primarios, se combinan
para formar estilos de amor secundarios como las manías. Tal vez quiera describir en clase esta
tipología popular de una manera más completa así como los esfuerzos para evaluar las fuerza
relativa de cada estilo (Hendrick, Hendrick y Dicke, en impresión).
A. Eros. El amor apasionado se centra totalmente en la atracción física y la satisfacción
sexual. Los amantes eróticos buscan un desarrollo rápido, relaciones emocionalmente
intensas y tienden a idealizar a su pareja. Se orientan a aceptar que la "atracción física es
una de las mejores cosas sobre el amor".
B. Ludus. El amor lúdico se practica como un juego o pasatiempo placentero para disfrute
mutuo. El amor es una serie de retos y acertijos que se buscan resolver. Este tipo de amante
sale con varias parejas y entra y sale de aventuras amorosas rápida y fácilmente. Él o ella
se rehúsan a mencionar cualquiera de los planes a futuro y es probable que acepten:
“Puedo reponerme de las aventuras amorosas muy fácil y rápidamente.”
C. Storge. El amor de la amistad es un amor comprensivo e interesado por el otro que se basa
en intereses y búsquedas similares. Para aquellos quienes el amor es de esta manera, el
aspecto más atractivo de la relación consiste en formar un hogar y erigir una familia juntos.
Desean una relación a largo plazo basada en la confianza mutua y sostienen que “el amor
es realmente profundo, no un misterio, una emoción mística”.
D. Manía. Los amantes posesivos son inseguros, dependientes y tienden a ser temerosos de
ser rechazados. Los típicos amantes maniacos anhelan el amor, aun cuando anticipan que
será doloroso. El amante maniaco trata de forzar a la pareja a expresiones de afecto
mayores y acepta: “Cuando mi pareja no me pone atención, me siento enfermo(a)”.
E. Pragma. “Pragma es el amor que va de compras por una pareja adecuada y todo lo que pide
es que la relación vaya bien, que los dos compañeros sean compatibles y se satisfagan las
necesidades básicas o prácticas mutuas.” Las relaciones se basan en las gratificaciones
satisfactorias en lugar de la atracción romántica. Los amantes prácticos afirman: “Por
razones prácticas, tomo en cuenta en qué se va a convertir mi pareja antes de
comprometerme.”
F. Agape. Los amantes desinteresados sacrifican sus propios intereses en favor de su pareja y
se entregan sin esperar una gratificación. No son felices a menos que la pareja también esté
feliz. Están preparados para compartir todo lo que tienen, son vulnerables a la explotación.
El amante desinteresado declara: “Preferiría terminar con mi pareja antes que impedirle
seguir su camino.”
4. El triángulo de amor de Sternberg
Como el test lo indica, Robert Sternberg (1988) ve al amor como un triángulo cuyos tres lados
(de longitud variada) son la pasión, la intimidad y el compromiso. El compromiso representa el
lado cognitivo del triángulo de amor y tanto una decisión a corto plazo como un compromiso
para conservar ese amor a largo plazo. A medida que una relación se desarrolla, el compromiso
crece gradualmente al principio y luego crece más rápido. Con el tiempo se estabiliza o vuelve
a ser nulo si la relación fracasa. La intimidad es el aspecto emocional del amor e incluye la
cercanía, el compartir, el apoyo y la comunicación. Crece a un ritmo constante al principio y
luego se estabiliza. Además puede ocultarse o volverse latente en algunas relaciones
satisfactorias, particularmente si la gente se llega a conocer bien entre sí y por lo tanto es
predecible. Sin embargo, si desaparece por completo, es probable que la relación se rompa.
La pasión es el lado de la motivación del triángulo que conduce a una excitación psicológica y
a un deseo intenso de estar unido al ser amado. Tiene una fuerza positiva que es rápida de
desarrollar y una fuerza negativa que se sostiene más lentamente, dura más y explica la pena
que permanece cuando el amor se ha ido.
Solo y en combinación con los tres componentes hace posible ocho tipos de relaciones
amorosas. La ausencia de los tres es el desamor y caracteriza a la mayoría de las relaciones
personales. Son simplemente interacciones casuales. La intimidad en sí misma produce agrado
y amistad. Existe cercanía y calidez pero no el sentimiento intenso que viene con la pasión o el
compromiso. La pasión sola es un capricho de amor. Puede disiparse tan rápidamente como
nace. El compromiso sin intimidad o pasión carece de amor, en ocasiones se ve en un
matrimonio de 30 años pero también en matrimonios arreglados. En este último caso la falta de
amor puede anteceder a otros tipos de amor. El amor romántico combina la intimidad y la
pasión pero carece de compromiso. La pasión y el compromiso forman un amor necio o tipo
Hollywood. La pareja se compromete con base en su pasión pero sin intimidad es poco
probable que la relación dure. El amor amigable es intimidad con compromiso pero sin pasión.
Se le ve en una amistad a largo plazo o en un matrimonio donde no hay atracción física.
Sternberg afirma que sólo el amor consumado o completo posee los tres componentes. Es
posible sólo en relaciones muy especiales.
5. Ilusiones positivas en las relaciones románticas
George Bernard Shaw observó cínicamente: “El amor es una exageración burda de la diferencia
entre una persona y alguien más.”
Murray y Holmes (1997) se preguntaron si el optimismo sobre las relaciones románticas
sostiene aquellas relaciones o si el reconocimiento de las fallas de la pareja así como la
vulnerabilidad propia desde el inicio de la relación prepara mejor a las personas a enfrentarse a
las dificultades que pueden llegar a encontrar.
Para responder a esa pregunta ambos pidieron a quienes llevaban una relación de citas y a
parejas de casados completar una medida de las ilusiones de la relación que evaluaba las
percepciones idealizadas de los atributos de sus parejas, percepciones exageradas de control y
un optimismo poco realista. Los resultados indicaron que las ilusiones de las relaciones
predijeron una mayor satisfacción, amor y confianza, así como menos conflicto y ambivalencia
tanto en quienes sólo tenían citas como en las relaciones maritales. Asimismo, un seguimiento
longitudinal de un muestreo de citas indicó que es más probable que las relaciones persistan
entre más fuertes sean las ilusiones iniciales de los individuos. Las ilusiones de la relación
predijeron un aumento en la satisfacción posterior pero no viceversa.
6. Comparación del amor y la amistad
Keith Davis (1985) sugiere que el amor y la amistad tienen una serie de semejanzas. Al mismo
tiempo, hay diferencias cruciales que vuelven las relaciones amorosas “tanto más gratificantes
como más volátiles".
La amistad incluye los elementos siguientes:
1. Disfrute: los amigos disfrutan la compañía del otro todo el tiempo.
2. Aceptación: los amigos se aceptan mutuamente como son y no intentan cambiar al otro para
que sea una persona distinta.
3. Confianza: cada uno asume que el otro actuará tomando en cuenta el interés de su amigo o
amiga.
4. Respeto: los amigos se respetan mutuamente en el sentido de asumir que cada uno tiene buen
juicio al tomar decisiones en su vida.
5. Franqueza: comparten experiencias y sentimientos entre sí.
6. Comprensión: saben cuáles son los valores del otro y por qué el amigo o amiga hace lo que
hace.
7. Espontaneidad: cada uno se siente libre de ser él mismo o ella misma en la relación.
El amor tiene todas estas cualidades así como los grupos de características de "pasión" y
"comprensión". El grupo de la "pasión" incluye lo siguiente:
1. Fascinación: los amantes se preocupan por el otro y tienden a pensar en el otro cuando deben
estar dedicados a otras actividades.
2. Exclusividad: los amantes tienen una relación especial que excluye el tener la misma relación
con un tercero.
3. Deseo sexual: los amantes quieren intimidad física con su pareja.
El grupo de "comprensión " incluye lo siguiente:
1. Dar lo mejor: los amantes se preocupan lo suficiente por dar lo mejor cuando el otro tiene
necesidad, a veces hasta el grado del autosacrificio.
2. Ser un abogado defensor campeón: la profundidad de la comprensión se refleja en la defensa
activa de los amantes de los intereses del otro y en un intento positivo por asegurar que la
pareja tiene éxito.
7. Manejo de la insatisfacción en las relaciones románticas
Presente este tema con la tarea que Rusbult y Zembrodt (1983) dieron a sus sujetos:
Piensen en una época de su vida cuando se sintieron insatisfechos con una
relación romántica en la cual estuvieran involucrados. Describan la situación y
sus sentimientos, y especialmente su respuesta a la situación (¿Qué hicieron con
respecto a su infelicidad? ¿Qué hicieron respecto a su relación?).
En dos estudios Rusbult y Zembrodt identificaron cuatro categorías generales de respuestas a la
insatisfacción: (a) abandono: terminar o abusar activamente de la relación ("Cuando estoy
ansioso(a) con mi pareja, le hablo sobre terminar"); (b) diálogo: intentar de manera activa
mejorar las condiciones ("Cuando hemos tenido una riña, resuelvo las cosas con mi pareja de
inmediato"); (c) lealtad: esperar pasivamente que las cosas mejoren ("Cuando estoy triste por
algún problema en nuestra relación, espero antes de decir algo para ver si las cosas mejoran por
sí mismas"); (d) negligencia: permitir de manera pasiva que la relación se deteriore ("Cuando
estoy triste con mi pareja me enfurruño en lugar de confrontar el problema"). Se distinguieron
dos dimensiones entre las categorías de respuestas –constructividad/destructividad y
actividad/pasividad. La voz (diálogo) y la lealtad se evaluaron como comportamientos
constructivos mientras que el abandono y la negligencia se consideraron relativamente más
constructivos. El abandono y la voz se vieron como bastante activos; la lealtad y la negligencia
se consideraron más pasivos.


En un estudio posterior Rusbult y sus colegas encontraron que en comparación con sus parejas
hombres, era más probable que las mujeres se involucraran de palabra y eran más leales y de
alguna manera era menos probable la negligencia. También encontraron que los estilos
destructivos de solución de problemas eran más convincentemente predictivos de las
dificultades y el funcionamiento de las parejas que los estilos constructivos. Esto significa que
parece que lo que determina si una relación funciona no son tanto las cosas buenas y
constructivas que las parejas hacen o no hacen uno por el otro para resolver un problema, sino
las cosas destructivas que hacen o no hacen.
8. Otra teoría de la atracción
El texto utiliza la teoría de la gratificación como un principio simple para resumir la
investigación sobre la atracción. Tal vez desee presentar la teoría del equilibrio como una
opción.
La teoría del equilibrio destaca la importancia de los procesos del pensamiento humano en la
comprensión del comportamiento social y de manera más específica asume que la gente quiere
organizar las concepciones respecto a otros, a sí mismos y a los objetos en el entorno de una
manera "armónica, equilibrada o simétrica" (Newcomb, 1961).
La teoría del equilibrio de Newcomb, a veces llamada el modelo A-B-X, propone que hay una
inclinación natural para un actor (A) a organizar los pensamientos sobre una persona (B) y los
pensamientos sobre otra persona, objeto o problema (X) de una manera armónica o
“equilibrada”. Dichas relaciones probarán ser más satisfactorias que aquellas caracterizadas por
el desequilibrio.
Por ejemplo, si a Adam le gusta Bertha y a ambos les gusta el rock, se dice que existe un estado
equilibrado en su relación. Cuando a Adam le gusta Bertha pero su gusto por el rock difiere,
hay un desequilibrio. Tal estado es desagradable, y Adam estará motivado a cambiar la actitud
de Bertha hacia el rock, su propia actitud con respecto a éste o su actitud hacia Bertha. De esta
manera la semejanza de actitudes producirá atracción.
Los ejemplos de las relaciones equilibradas se proporcionan enseguida:
1 2 3 4
A A A A
+ + + - - + - -
B + X B - X B - X B + X
A continuación se presentan ejemplos de relaciones desequilibradas:
5 6 7 8
A A A A
- - + + + - - +
B - X B - X B + X B + X
Una de las pruebas interesantes de la teoría del equilibrio fue proporcionada por Aronson y
Cope (1968). El título de su estudio es: "El enemigo de mi enemigo es mi amigo" y fue una
prueba específica del ejemplo 3 anterior. Los sujetos, que se supone participan en un estudio de
creatividad, escribieron historias que luego el experimentador evaluó de manera negativa. La
evaluación fue entregada con mucha aspereza a la mitad de los sujetos y de una manera muy
amable a la otra mitad. Unos cuantos segundos antes de completar su evaluación, el
experimentador fue llamado al pasillo por su supervisor, quien le dio un generoso elogio o una
repulsa hiriente por un reporte que había escrito. Después de que el experimentador regresó al
laboratorio, envió al sujeto a hacer llamadas telefónicas a la secretaria del departamento para
recibir un reconocimiento experimental. La secretaria pidió a cada sujeto que hiciera llamadas
telefónicas para reclutar sujetos para un proyecto de investigación que estaba realizando el
supervisor. Los sujetos estaban más dispuestos a trabajar duro para el supervisor quien trató con
dureza al cruel experimentador (el enemigo de mi enemigo es mi amigo) que para un supervisor
que trató al cruel experimentador de manera amable (el amigo de mi enemigo es mi enemigo) o
para un supervisor que trató con dureza a un experimentador amable (el enemigo de mi amigo
es mi enemigo). También hubo una gran cantidad de llamadas para un supervisor que trató a un
experimentador amable amistosamente (el amigo de mi amigo es mi amigo).
9. Efectos de la proximidad
La importancia de la proximidad en la formación de la amistad puede resaltarse al pedir a los
estudiantes que piensen en una amistad cercana que hayan formado desde que entraron a la
universidad. ¿La proximidad fue un factor? ¿Esta persona vive cerca o se sienta cerca en
algunas clases?
Mady Segal (1974) examinó los patrones de amistad de los reclutas de la policía estatal de
Maryland y encontró que la proximidad tenía un efecto de atracción mayor que muchos otros
factores que el conocimiento convencional considera importantes. La proximidad fue la mejor
manera de predecir las amistades que la semejanza de religión, pasatiempos, edad, estado civil
o pertenencia a una organización. Aún más interesante es que Segal reportó que el orden
alfabético de los apellidos se correlacionaba de una manera importante con la formación de la
amistad. Los reclutas se asignaron a asientos en un salón de clases con base en el orden
alfabético de sus apellidos.
10. El estereotipo del atractivo físico en los cuentos para dormir
¿Los cuentos tradicionales y los cuentos de hadas que se leen a los niños a la hora de ir a la
cama sirven para perpetuar el estereotipo del atractivo físico? Shari Thurer (Burtoff, 1980) cree
que sí. Ella sostiene que la deformidad física, la enfermedad crónica y los defectos exteriores
han llegado a simbolizar defectos internos, naturalezas malvadas y un comportamiento infame.
El malo en Peter Pan, el capitán Garfio, usaba una prótesis; las hermanastras de Cenicienta
eran gordas y feas así como malas; Hansel y Gretel eran víctimas de una vieja artrítica; Jack
trepó por la planta de frijol para toparse con un gigante malvado; la nariz de Pinocho creció a
medida que su integridad se venía abajo.
Otros psicólogos, incluyendo a Freda Rebelski (Burtoff, 1980), una profesora de psicología de
la Universidad de Boston, se han cuestionado el impacto de los cuentos de hadas en los niños.
Ella expresa que los niños distinguen la realidad de lo que conocen como ficción y afirma que
ningún dato científico apoya la opinión de que los cuentos de hadas transmiten prejuicios
contra los discapacitados.
11. Conservar las relaciones
Notarius y Markman (1993) ofrecen a las parejas seis verdades importantes para mantener un
matrimonio feliz o revivir uno infeliz.
Primero, cada relación contiene un depósito de esperanza. Aun los conflictos destructivos
comienzan con buenas intenciones que dan alguna esperanza de que se puede lograr una
relación completamente satisfactoria.
Segundo, un comentario de “remate” o contestación borrará 20 actos de amabilidad. La
expresión constructiva de las críticas y los comentarios molestos es por mucho cuestión de
aprender de qué manera expresarse y elegir el tiempo y el lugar adecuados para la
conversación.
Tercero, los pequeños cambios en uno mismo pueden conducir a cambios enormes en la
relación. Tendemos a pensar que nuestra pareja debe hacer los cambios, no nosotros. Sin
embargo, las relaciones pueden cambiar de manera drástica con frecuencia con el simple hecho
de añadir actos de amabilidad, por ejemplo complementar a su pareja sobre su apariencia o
tocar la espalda de su pareja cuando caminan, y al restar maldad desconsiderada, por ejemplo,
ignorando a su pareja cuando usted está hambriento o llama a su pareja de todo.
Cuarto, no son las diferencias entre ambos lo que causa los problemas sino la manera cómo
estas diferencias se manejan cuando surgen. Una pareja con una relación feliz desarrolla buenas
habilidades de escucha que implican la aceptación y la comprensión de las diferencias en la
personalidad y el gusto. Una persona que sabe escuchar es un buen amigo.
Quinto, los hombres y las mujeres pelean usando diferentes armas pero sufren heridas
similares. Los hombres parecen pasarla peor al manejar el conflicto mientras que las mujeres la
pasan peor al manejar la distancia emocional. De esta manera los hombres a menudo se retiran
en tanto que las mujeres tratan de resolver todos los conflictos discutiendo. Tanto los hombres
como las mujeres comparten la necesidad de aceptación, apoyo y afecto.
Sexto, la pareja necesita practicar sus habilidades para relacionarse con el fin de mejorar. En
lugar de cambiar de pareja constantemente en su búsqueda de una relación feliz, la gente debe
aprender a manejar los conflictos, el enfado y los desacuerdos que son comunes en todas las
relaciones. La gente debe entrar en relaciones con reglas de común acuerdo para manejar los
sentimientos negativos fuertes que son una parte inevitable de todas las relaciones.
12. Celos
Usted podría introducir este tema con el escenario que Buunk, Angleitner, Oubaid y Buss
(1996) presentaron a los participantes en su investigación.
Pida a sus estudiantes que reflexionen sobre una relación romántica seria que hayan tenido en el
pasado, tengan actualmente o podrían tener en el futuro. Deben imaginar que la persona con
quien están seriamente involucrados se ha interesado en alguien más. ¿Qué sería más triste –
que su pareja formara un apego emocional profundo hacia esa otra parte o que disfrutara de
relaciones sexuales apasionadas con esa otra persona?
En pruebas realizadas en Países Bajos, Alemania, y Estados Unidos, los investigadores
encontraron que, concordantes con las hipótesis evolucionistas, los hombres mostraron más
angustia ante la infidelidad sexual que la emocional, mientras que las mujeres demostraron más
angustia ante la infidelidad emocional que la infidelidad sexual. Las diferencias fueron grandes
para Estados Unidos, y medianas para Alemania y Países Bajos.
Pregunte a sus estudiantes si alguna vez han tenido los siguientes comportamientos, los cuales
Peter Salovey y Judith Rodin (1985) encontraron bastante comunes. ¿Alguna vez han llamado a
un amante de manera inesperada sólo para ver si él o ella estaba ahí? ¿Han preguntado
insistentemente a un(a) amante sobre sus relaciones románticas previas? ¿Han escuchado una
conversación telefónica de un(a) amante o lo(a) han seguido secretamente? ¿Han aprovechado
las oportunidades no planeadas para buscar en las pertenencias de su amante nombres, números
de teléfono, etc.? Salovey y Rodin definen los celos como los pensamientos y sentimientos que
surgen cuando una relación real o deseada se ve amenazada.
Varios investigadores han sugerido que los celos se originan en una autoestima baja o en
inseguridades sobre la valía de uno mismo. Es más probable que la gente con un autoconcepto
pobre tema que cualquier relación existente sea susceptible de verse amenazada. También es
más probable que los celos ocurran cuando la gente cree que están poniendo más de su parte en
una relación que su pareja o tiene serias dudas respecto al compromiso de su pareja. Las
observaciones clínicas sugieren que los hombres y las mujeres pueden responder de una manera
diferente a los sentimientos de celos. Parece menos probable que los hombres admitan sus
sentimientos de celos pero es más probable que expresen su enojo consigo mismos o con su
rival. En cambio hay más posibilidades de que las mujeres reaccionen con depresión y con
intentos por volverse más atractivas para su pareja.
Salovey y Rodin informan que la gente usa tres métodos para sobrellevar los celos y la envidia.
(La envidia como los pensamientos y sentimientos que surgen cuando nuestras cualidades
personales, posesiones o logros no están a la altura de aquellos que son importantes para
nosotros.) El primero es la "confianza en uno mismo" –una especie de estrategia para guardar la
compostura que implica llevar un estricto control de las expresiones de tristeza, ira o vergüenza
y volverse aún más comprometido con el ser amado. El segundo es "las comparaciones
positivas y la reafirmación de uno mismo" –centrándose en las buenas cualidades propias y
haciendo algo bueno por uno mismo. El tercero es la "ignorancia selectiva" –al decidir que la
persona o el objeto deseado no es tan importante.
Sharon Brehm ha sugerido que el control de los celos en la sociedad requiere que se abandone
el concepto de que los celos son un signo de “amor verdadero”. Son en primer lugar un reflejo
de nuestros propios deseos, de nuestro interés propio. El filósofo francés La Rochefoucauld
observó en el siglo XVII: “En los celos hay más amor propio que amor por el otro.” Brehm
sugiere posteriormente que necesitamos trabajar para reducir la conexión entre la exclusividad
de una relación y nuestra valía personal. Propone asociar la siguiente advertencia a cada
relación íntima.
Advertencia: es peligroso para su salud y la salud de su pareja que usted no
sepa –con certeza, claramente y más allá de toda duda– que usted es un ser
humano valioso y respetable con y sin el amor de su pareja.
13. Fuentes comunes de material adicional para el salón de clases
Brehm, S. (1992). Intimate relationships, 2a. ed., Nueva York, McGraw-Hill. Explora varios
aspectos de las relaciones íntimas que incluyen atracción, amor, sexualidad,
comunicación, celos, conflictos y separación.
Werking, K. (1997). We’re just good friends: Women and men in nonromantic relationships.
Nueva York, Guilford. Examina los retos y las gratificaciones de las amistades entre
sexos, incluyendo su carácter único, las creencias culturales sobre las mismas y las
influencias de varias redes sociales en ellas.
Harvey, J. (1995). Odyssey of the heart: The search for closeness, intimacy, and love. Nueva
York, Freeman. Un buen resumen de los estudios de la psicología social sobre el amor.
Ilustra los hallazgos de investigaciones sobre la atracción y la intimidad con el estudio de
casos reales.
Hendrick, C. y Hendrick, S.S. (1993). Romantic love. Newbury Park, California, Sage. Una
descripción general autorizada de lo que los psicólogos han aprendido sobre los tipos y
las etapas de las relaciones personales cercanas.
Marsh, P. (Ed.). (1988). Eye to eye: How people interact. Topsfield, Massachussetts, Salem
House Publishers. Un volumen bellamente ilustrado de 31 capítulos que explican el
amor, el matrimonio, la amistad y las relaciones familiares.
Rutter, V. y Schwartz, P. (1998). The love test. Nueva York, Perigee. Dos psicólogos han
extraído la investigación sobre la atracción social en 32 autointerrogatorios de romances
y relaciones que miden las creencias y las actitudes respecto a la intimidad, el
compromiso y la compatibilidad.
Sternberg, R.J. y Hojjat, M. (Eds.) (1997). Satisfaction in close relationships. Nueva York,
Guilford. Colaboradores exploran los modelos de amor, relaciones cercanas a lo largo de
la vida, conflictos en el matrimonio y métodos clínicos para promover la satisfacción de
las relaciones.
Stewart, A.J. y cols. (1997). Separating together: How divorce transforms families. Nueva
York, Guilford. Explica tanto los aspectos positivos como los aspectos negativos del
divorcio en los miembros de las familias y sus relaciones durante el primer año después
de la separación de los padres.
Weber, A. L. y Harvey, J. H. (Eds.). (1994). Perspectives on close relationships. Boston, Allyn
& Bacon. Resume la investigación sobre la sexualidad, la comunicación, el apoyo, el
apego y otros aspectos de las relaciones cercanas escritas por expertos en las áreas
respectivas.


IDEAS DE DEMOSTRACIONES Y PROYECTOS
1. El efecto del simple contacto
El texto resalta varios ejemplos del efecto del simple contacto que incluyen el hallazgo de que
la gente prefiere las letras de su propio nombre. Usted puede reproducir este hallazgo en clase
al pedir simplemente a los estudiantes que anoten sus cinco letras favoritas del alfabeto. Luego
pídales que calculen si las letras que han seleccionado constituyen más de una quinta parte (en
realidad 5/26 partes) de las letras de su nombre o apellido (el cálculo es más sencillo si los
estudiantes anotan su nombre y tachan las letras que seleccionaron). Mediante una respuesta a
mano alzada, pregunte cuántos eligieron letras que representan más de 1/5 parte de las letras de
su propio nombre.
El estudio de Harrison (1969) sobre el simple contacto también proporciona las bases para otra
demostración simple o proyecto del estudiante para el salón de clases. Seleccione al azar 50
nombres del directorio telefónico de su ciudad. Pida a un grupo de estudiantes que determine
qué tan familiar le resulta cada nombre, reflexionando por consiguiente sobre la frecuencia con
que lo han escuchado o leído en el pasado. Pida a otro grupo que indique cuánto creen que les
gustaría o les disgustaría la persona que portara cada nombre. Harrison encontró que aquellos
nombres considerados como más familiares también fueron los que más gustaron y aquellos
menos familiares fueron los que gustaron menos. De hecho, la correlación general entre las dos
clasificaciones fue un sorprendente +.87.
El texto hace la observación de que los publicistas y los políticos por lo general explotan el
fenómeno del simple contacto. Zajonc (1970) observa lo mismo al citar el caso de Hal Evry,
quien tiene una fórmula para el éxito político. No necesita dar discursos, ni adoptar una postura
con respecto a los problemas, de hecho, ni siquiera aparecer en la campaña. Aun así la
organización de Evry garantiza que su nombre será tan conocido como Tide o Ford. ¿Cómo
puede lograr esto? Evry montó una campaña de saturación a nombre del candidato desconocido
al inundar la ciudad con letreros que rezaban: "Tres hurras para Pat Milligan." El público vio
estas palabras en las carteleras, en anuncios de periódico de toda la página, en cartas enviadas
por correo. El eslogan apareció durante meses y el día de las elecciones Pat Milligan ganó con
mucha ventaja.
2. Emparejamiento
Los materiales de la demostración 11-1 se han utilizado durante varias décadas en estudios que
investigan las preferencias de pareja. Las respuestas de los hombres y las mujeres respecto a
las características se reportaron hace más de cincuenta años (Hill, 1945). Buss (1989, 1990)
informa los resultados en un estudio masivo con estos cuestionarios aplicados a 37 culturas. Él
probó y encontró un buen apoyo para la hipótesis evolucionista de que las “buenas apariencias”
y la “castidad” tienen mayor importancia para los hombres que para las mujeres y que los
“prospectos con posibilidades económicas” y la “ambición y diligencia” son considerados más
importantes por las mujeres que por los hombres.
Para el ejemplo internacional Buss (1989) reportó que ambos sexos calificaron a la atracción-
amor mutuo, el carácter dependiente, la estabilidad emocional y la madurez, y un modo de ser
agradable como lo más importante, y a la castidad, una formación religiosa similar y una
formación política parecida como lo menos importante.
3. Anuncios personales y atracción interpersonal
Gregory Cutler (1998) hizo que sus estudiantes analizaran anuncios personales de periódicos
para ejemplificar las motivaciones que subyacen la atracción personal y el romance. Al
reproducir el estudio de Gonzales y Meyers (1993), los estudiantes examinan los rasgos que los
hombres y las mujeres consideran importante que posean los compañeros(as) atractivos(as) así
como las cualidades que buscan en las parejas potenciales. Gonzales y Meyers identificaron
seis categorías de contenido importantes: el atractivo (tanto físico, por ejemplo, guapo, delgada,
como el atractivo social, por ejemplo, con clase, sofisticada); la seguridad económica (por
ejemplo, con prestigio, con una buena formación, profesional); lo expresivo (por ejemplo,
cariñoso, bondadosa, con educación); lo instrumental (por ejemplo, inteligente, ambicioso,
competitivo); la sinceridad (por ejemplo, atento, fiel, digna de confianza) y las referencias
sexuales (por ejemplo, contacto físico, características físicas relacionadas con el sexo). Al
ampliar la lista, Cutler clasificó las referencias a la edad, la religiosidad e intereses tales como
actividades al aire libre como categorías independientes. Los estudiantes examinan tanto las
ofertas como las solicitudes de rasgos que hacen los hombres y las mujeres. Al resumir la
investigación pertinente el texto indica que los hombres por lo general ofrecen riqueza o estatus
y buscan juventud y atractivo; las mujeres a menudo ofrecen lo inverso.
Demostración 11-1

Clasifique las siguientes características en términos de su importancia para usted al elegir una
pareja. Utilice la siguiente escala:

3 = indispensable
2 = importante pero no indispensable
1 = deseable pero no importante
0 = irrelevante

___ 1. ambición y diligencia
___ 2. castidad (sin experiencias previas en relaciones sexuales)
___ 3. carácter confiable
___ 4. deseo de tener un hogar e hijos
___ 5. educación e inteligencia
___ 6. estabilidad emocional y madurez
___ 7. estatus o clase favorable
___ 8. buen(a) cocinero(a) y encargado o ama de casa
___ 9. prospecto con posibilidades económicas
___ 10. buena salud
___ 11. buenas apariencias
___ 12. atracción mutua-amor
___ 13. modo de ser agradable
___ 14. refinamiento, pulcritud
___ 15. educación similar
___ 16. formación religiosa similar
___ 17. formación política similar
___ 18. sociabilidad



PELÍCULAS/VIDEOS
Attachment (INS, 24 min., 1996). Examina el proceso de apego en los niños. Utiliza el “The
Strange Situation Test” para explorar el desarrollo de las relaciones de los niños con
quien los cuida.
Facial Disfigurement: Two Stories of Pride and Prejudice (FHS, 30 min., 1997). Un
documental de BBC que examina la vida de dos personas –una mujer adulta y un niño–
que viven con una deformidad facial severa. La mujer describe el estigma social asociado
con la desfiguración y un psicólogo describe las implicaciones emocionales de la
deformidad facial.
The Familiar Face of Love (INS, 47 min., 1989). John Money introduce el concepto de “mapa
de amor” —un programa mental de la relación ideal de uno que se desarrolla por medio
de las primeras experiencias de la infancia. El programa examina cómo se enamora la
gente y elige una pareja.
Face Value: Perceptions of Beauty (FHS, 26 min., 1994). Considera si las percepciones del
atractivo son universales y biológicas o se basan en la moda.
Friendship (PSU, 30 min., 1989). Examina los determinantes de la atracción incluyendo la
proximidad y la semejanza. Sugiere que las amistades sólidas combinan la revelación de
sí misma mutua, la expresión de compasión hacia el otro y la disposición para
comprometer tiempo y energía a la unión.
Gender and Relationships (INS, 30 min., 1990). Considera los factores que influyen los
sentimientos de amor, afecto y sexualidad de la gente. Presenta hallazgos de
investigaciones recientes sobre la naturaleza del amor, la orientación sexual y las
diferencias de género en las actitudes, los motivos y los comportamientos sexuales.
Looks! How They Affect Your Life (MTI, 51 min., 1984). Un video excelente sobre la
importancia de la apariencia en nuestras vidas personales y sociales. Reseña los hallazgos
básicos de las investigaciones.
Love, Lust, and Marriage: Why We Stay, Why We Stray (ABC, 55 mins. 1997). Este especial de
John Stossels de ABC, transmitido el 21 de octubre de 1997, explora muchos aspectos de
la atracción social incluyendo tres etapas del amor humano: lujuria, encaprichamiento y
apego. El significado evolutivo de la belleza física y del matrimonio se presentan como
cuatro factores importantes que predicen el divorcio. Pedidos al 1-800-913-3434.
Sex and Marriage (INS, 30 min., 1994). Explora las diferencias en las costumbres relacionadas
con el sexo y el matrimonio en distintas culturas. Explica que las costumbres del
matrimonio a menudo se desarrollan por razones económicas.