You are on page 1of 3

Seminario sobre Platón 1600058 ESCUELA DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES

Profesor: Alejandro García Durán Estudiante: David Andrés Hernández Vargas
Código: 1412709 Fecha: 11 de septiembre de 2014

Informe de lectura:
La ética de Sócrates (Gómez-Lobo, 1994), Fundamentos de ética en la Apología.

Idea fundamental:
El ejercicio de la justicia, esto es, de una excelencia cuya meta es el respeto al bien de los
otros, es un bien fundamental para uno mismo.

Ideas secundarias:
- Para justificar su defensa, Sócrates afirma que sabe que la desobediencia y la injusticia
son vergonzosas y malas.
- Para Sócrates es más importante actuar justamente y con honor (timé) que su propia
vida, su ética es de carácter homérica, es heroica.
- El fundamento último de la ética socrática no es del todo un mandato divino ya que los
dioses griegos también se rigen por normas morales superiores a ellos.

Resumen
Para justificar su defensa, Sócrates afirma que sabe que la desobediencia y la injusticia
son vergonzosas y malas (Gómez-Lobo, 1994). Se le acusa a Sócrates de corromper a la
juventud y de no honrar a los dioses, faltas a las obligaciones morales atenienses. Pero
Sócrates no trata de desafiar la ley, sólo argumenta que él no ha cometido estas
acciones. El punto es saber si va en contra de la moralidad el hecho de estar filosofando
al estilo de Sócrates, del cual sabían los primeros acusadores, sería identificado como
físico o sofista.
Para Sócrates es más importante actuar justamente y con honor (timé) que su propia vida,
su ética es de carácter homérica, es heroica, la cual ve el mal (kakós) en no tener
facultades combativas así sea por cuestiones involuntarias, por tanto, es cobarde quién
no combate, su conducta es moralmente reprochable (aisjron). Si Sócrates por miedo no
combate su acusación y se deja llevar por lo que “debe hacer”, está haciendo una retirada
individual del conjunto de la sociedad (analogía con el soldado hoplita), haría un lipeîn tèm
táxin y por tanto desobedecería a Apolo, y eso es tan grave como haber desobedecido a
los generales en la guerra.
El fundamento último de la ética socrática no es del todo un mandato divino ya que los
dioses griegos también se rigen por normas morales superiores a ellos, como se puede
ver en la discusión entre Eutifrón y Sócrates sobre el tema, por tanto, no necesariamente
la acción que sea piadosa (de gusto para los dioses), será una acción justa o injusta. Para
Sócrates la desobediencia es algo malo, no necesariamente lo es la muerte, porque con
ésta los atenienses son los que se hacen un mal, no es un mal directo para él, ya que la
desconoce.

Valoración Crítica
Según la mirada crítica de la Apología de Sócrates platónica, la ética de Sócrates se
desprende de una recolección de valores arcaicos de la cultura griega, es decir, de
concepciones que para los ciudadanos griegos eran obsoletas y difusas. Sócrates, a
pesar de que va a morir injustamente, pondera el obedecimiento de las leyes por encima
de cualquier costo. No obstante… en el libro: “Las Consolaciones de la Filosofía”, el autor
Alain de Botton, nos cuenta que Sócrates al encontrarse con Nicias y Laques les preguntó
qué es el valor, y ellos gracias al fervor que tenían por el sentido común, acertaron en
decir que ser valiente es no irse de la batalla y demostrar heroicidad sin miedo a la muerte
(todo lo contrario de lo que nos muestran (Gómez-Lobo, 1994) de la causa de muerte de
Sócrates, es decir, por “honor”), porque Sócrates les recuerda la batalla de Platea del año
479 a. C:
Las fuerzas griegas bajo el rey espartano Pausanias, se habían batido en retirada para
vencer luego al ejército dirigido por Mardonio (Botton, 2001). De lo anterior se infiere: una
de dos, o Sócrates no fue lo suficientemente hábil en su defensa como para retirarse para
seguir luchando y vencer a sus acusadores de otra manera, o puede que tenga algo de
razón Jenofonte en su Apología, de que a pesar de ser narrada a través de Hermógenes,
nos cuenta, que en últimas Sócrates, por decirlo así, se deja matar porque ya a sus 70
años está cansado de vivir.
No hay que dejar de lado que Sócrates es una figura histórica de gran valor como el gran
protagonista de la obra platónica, a pesar de esto hay que ser consciente de la gran
cantidad de falacias sofísticas que tienen los escritos de Platón, lo cual, sin embargo, no
les quita belleza, ejemplo y ser dignos de un modelo a seguir. Por otra parte, es
sumamente importante, así como se debe hacer con cualesquiera otros libros, el hecho
de contextualizarse históricamente de la situación cultural y política donde se desenvolvió
el autor, ya que éste, en gran parte es producto de su sociedad.

Bibliografía

Botton, A. d. (2001). Las Consolaciones de la Filosofía. Taurus .
Gómez-Lobo, A. (1994). La ética de Sócrates.