You are on page 1of 5

¿Qué es un arrecife de coral?

Los corales pertenecen al Reino Animal, Filo Cnidario, Clase Anthozoa. Son animales sésiles y
poseen simetría radial. Son un grupo antiguo, con un registro fósil de más de 50 millones de años.
Muchos han descrito los corales como jardines sumergidos de bellos colores. Los arrecifes de
corales se encuentran entre los ecosistemas más productivos y se destacan por su amplia
diversidad, comparable sólo a los bosques tropicales. Los corales tienen la habilidad de crecer en
aguas pobres en nutrientes, aun así proveen albergue para comunidades de algas, peces e
invertebrados, en aguas que de otra forma estarían desiertas.
Existen diferentes tipos de corales: los corales blandos o ahermatípicos y los corales duros, mejor
conocidos como pétreos o hermatípicos. En los arrecifes del Indo-Pacífico se han identificado
hasta 700 especies, mientras que en el Atlántico hay alrededor de 145 especies y en el Caribe se
han descrito 60 especies de corales pétreos. En ellos han evolucionado increíbles interacciones
biológicas.
En la subclase Zoantharia, en el Orden Scleractinia se encuentran los arquitectos del suelo marino,
formadores de los arrecifes, los corales hermatípicos. Asociados a estos se encuentran corales
blandos o córneos (Subclase Alcyonaria), algunos zoantarios (Subclase Zoantharia) y el coral de
fuego, Millepora sp.,(Clase Hydrozoa).
Los arrecifes de coral están formados por muchas especies diferentes de corales duros. Algunas
formas son ramificadas, como Acropora palmata (cuerno de alce), Porites porites (coral de dedo) y
otras tienen formas masivas, como, Montastrea anularis y Diploria labirynthiformes (coral
cerebro). Estas grandes formaciones de piedra caliza son depositadas por organismos vivos
durante miles de años. Los organismos vivos están confinados a la capa superior del arrecife,
donde añaden carbonato de calcio sobre los esqueletos muertos depositado por sus predecesores.
Éstos forman el exoesqueleto de carbonato de calcio (CaCO3), para proteger la colonia
compuestas de miles de pólipos. Un pólipo es un animal muy pequeño parecido a una anémona
con tentáculos que se disponen alrededor de un disco oral o boca. Cada pólipo, mide unos pocos
milímetros de diámetro. Los pólipos se encuentran dentro de pequeñas copas de CaCO3 que ellos
mismo han construido. Muchas de estas copas cementadas forman la colonia. Algunas colonias
son de formas ramificadas mientras que otras tienen formas masivas que alcanzan gran tamaño.
Cuando cientos de colonias de pólipos crecen una al lado de la otra se forma un arrecife.
Los pólipos del coral se protegen durante el día con el exoesqueleto pero emergen de noche.
Entonces se alimentan de plancton, organismos microscópicos que abundan en el agua, con la
ayuda de los tentáculos. Aunque esto representa solo parte de su dieta. Los tentáculos poseen
nematocistos, células urticantes que los ayudan a atrapar su presa. Estos nematocistos son
producidos y utilizados exclusivamente por este filo. Se han descrito unos 20 tipos diferentes de
nematocistos y se utilizan en la taxonomía del grupo.
Asociada a esta formación rocosa encontramos fragmentos rotos y acumulaciones de sedimentos
y arenas calcáreas que se origina de los propios corales y de los otros organismos con esqueletos
calcáreos que viven asociados a estos, que en combinación con la flora y fauna constituye el
arrecife de coral.


¿Dónde se encuentran los arrecifes de coral?

Los arrecifes florecen en aguas tropicales donde las condiciones ecológicas favorecen su
crecimiento. La temperatura del agua, la salinidad, la claridad del agua y los bajos niveles de
nutrientes son los factores que regulan el desarrollo de los arrecifes de corales.
Los arrecifes de coral, compuestos de carbonato de calcio (CaCO3), están limitados a zonas
tropicales en latitudes inferiores a 30º, entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio,
donde la temperatura nunca es menor de 18ºC. A estas temperaturas hay mayor deposición de
CaCO3 necesario para la construcción de los arrecifes. Es por esto que los arrecifes son mas
comunes en el lado este de los continentes donde las aguas cálidas y las corrientes ecuatoriales
son transportadas por los giros de corrientes oceánicas. En términos generales un arrecife puede
crecer 1.0 mm por año en la escala vertical y alrededor de 8.0 mm anuales horizontalmente.
Están restringidos al ambiente marino y no toleran la baja en salinidad, por lo que son poco
comunes en costas con desembocaduras de grandes ríos. Es por esto que los arrecifes son raros en
la costa este de América del Sur donde desembocan grandes ríos como el Río Amazonas y el
Orinoco.
En Puerto Rico se encuentran extensas áreas de coral en la costa este, sur y suroeste.
La costa norte carece de arrecifes de importancia, probablemente debido a que en ella
desembocan ríos de gran caudal que traen grandes cantidades de sedimentos y alteran la salinidad
del agua.La plataforma submarina al norte de la isla también es muy estrecha y cae a grandes
profundidades muy cerca de la costa. El establecimiento y desarrollo de arrecifes está limitado por
esos dos factores.
¿Cómo se alimentan los corales?
En los tejidos de los corales formadores de arrecifes, viven algas simbiontes, mejor conocidas
como las zooxantelas, mayormente representadas por los géneros: Zooxantella o Symbiodinium.
Las zooxantelas son algas fotosintéticas que necesitan luz solar. Su concentración puede ser de
hasta 1 millón de células por centímetro cuadrado. Por este motivo se encuentran de 25-70m de
profundidad en aguas claras. A mayor profundidad, menor es la capacidad fotosintética de la
zooxantela. En esta simbiosis mutualista tanto el coral como la zooxantela se benefician. El coral le
provee a la zooxantela un ambiente seguro y nutrientes tales como dióxido de carbono, fósforo y
nitrógeno, componentes de desecho de la respiración celular del coral. A cambio sus
hospedadores reciben productos fotosintéticos como oxígeno y moléculas orgánicas provenientes
de la fijación de dióxido de carbono y aumentan su capacidad para depositar carbonato de calcio.
A su vez los corales utilizan sus tentáculos con nematocistos para atrapar el plancton que está
asociado a los arrecifes. Aún así la contribución energética total de la zooxantela es mucho mayor
que la obtenida del plancton.
Sin esta asociación simbiótica, la riqueza en biodiversidad de diversos grupos de invertebrados y
peces que vemos en los arrecifes no sería posible. La aguas tropicales son pobres en nutrientes
pero es aquí donde los arrecifes se desarrollan. En las altas latitudes, con grandes cantidades de
nutrientes, se estimula el crecimientos de las algas, las cuales crecen mas rápido que el coral y
compiten por el espacio en el arrecife. El agua turbia y la sedimentación afectan el crecimiento del
arrecife no solo porque afectan la capacidad de filtración de los tentáculos del pólipo del coral sino
por la atenuación de la luz solar en la columna de agua que afecta la capacidad fotosintética de la
zooxantela.
¿Cómo se reproducen los corales?
Los pólipos del coral se pueden reproducir asexual y sexualmente. Se reproducen asexualmente
por gemación, produciendo nuevos pólipos lo que permite el crecimiento de la colonia. En la
reproducción sexual la mayoría de los corales liberan los gametos (óvulos y espermatozoides) al
agua, por tanto, la fecundación es externa. En otros casos el óvulo se mantiene dentro de la
cavidad gratrovascular donde son fertilizados por el espermatozoide. Varios días después de la
fecundación, se formar una larva conocida como la plánula. Esta se dispersa con las corrientes,
para luego fijarse en el suelo marino y formar una colonia por medio de la reproducción asexual.
En muchos casos la reproducción sexual es sincronizada y miles de corales desovan a la vez. En El
Gran Arrecife de Barrera de Australia mas de 100 especies, de las 340 especies descritas desovan
anualmente, pocos días después de la luna llena de primavera. Un episodio similar se ha
documentado en el Golfo de México ocho días después de la luna llena de agosto. Estas
reproducciones masivas parecen estar inducidas por la alza en temperatura y noches de oscuridad.

¿Qué tipos de arrecife de coral existen?

Se han descrito varios tipos de arrecifes de coral.
Los arrecifes de franja se encuentran próximos a la orilla y son los mas comunes.
En algunos casos se encuentra una laguna llana entre el arrecife y la costa.
El mas largo de este tipo tiene 400 Km. de extensión y se encuentra en el Mar Rojo.
Existe una variación de los arrecifes de franja descritos anteriormente.
Los arrecifes que se desarrollan en los márgenes continentales o insulares a mayor profundidad, y
que se conocen como arrecifes de plataforma. Algunos de estos pueden estar sumergidos al no
llegar a la superficie. En ocasiones muestran formas de media luna, ya que crece hacia el oleaje.
Los arrecifes de parches o manchas son aquellos que crecen en agregaciones pequeñas y aisladas
de la costa. En Puerto Rico se encuentran todos estos tipos de arrecifes.
- En la topografía de los arrecifes se destaca el sistema de surcos y espolones que se
encuentran en la pendiente expuesta al oleaje donde predominan las colonias de corales de
crecimiento masivo. La cresta de estos espolones esta colonizada mayormente por colonias
ramificadas En la zona norte están mas limitados debido al fuerte oleaje, plataforma insular mas
estrecha y poca claridad de las aguas.
En la zona sur especialmente en la Parguera encontramos los arrecifes de coral más desarrollados
debido a que la salinidad y claridad de las aguas son más favorables.
Los arrecifes de barrera se extiende paralelos y a gran distancia de la costa, separados por una
gran laguna de aguas profundas.
El Gran Arrecife de Barrera de Australia es el más grande, mide unos 1,200 Km. y ha sido el más
estudiado.
En el Caribe, el Arrecife de Barrera de Belize es solo una décima del de Australia y está a una
menor distancia de la costa, aproximadamente a unos 11 Km.
Los atolones son arrecifes de coral que crecen en forma circular, rodeando una laguna. Charles
Darwin fue el primero en describir la morfología de los arrecifes. Explicó la formación circular de
los atolones cuando los asoció el crecimiento de los arrecifes alrededor de una isla volcánica que
se hundió.
Cambios en el nivel del mar durante la última glaciación pueden haber ocasionado que estas islas
volcánicas quedaran sumergidas. En contraste los corales siguieron creciendo a la par con el nivel
del mar.
Podemos evidenciar esto con un ejemplo muy singular.
El capitán James Cook descubrió las Islas de Hawaii en enero de 1779. Los nativos lo recibieron con
honores pues pensaron que era el dios Lono, (el dios que viene del mar). Cuando se dieron cuenta
de su error lo mataron. Posteriormente, le construyeron un monumento conmemorando su
descubrimiento y ulterior muerte, a las orilla del mar.
Hoy en día el monumento se encuentra a 20m de profundidad, pero el arrecife que rodea la isla
sigue creciendo.
Como este proceso tarda millones de años y el océano Atlántico es un océano mas joven que el
Pacífico, no hay atolones en el Atlántico. El mayor atolón es Kwajalein, en las Islas Marshall. Posee
una laguna de 100 km. de largo y 55 m de profundidad.
¿Qué problemas que confrontan los arrecifes?
Los corales pueden ser amenazados por causas naturales como son las olas generadas por los
huracanes que azotan a los trópicos. Son también afectados por los cambios dramáticos en la
temperatura y la salinidad del agua. La depredación por otros organismos tales como peces,
caracoles y estrellas de mar, tambien son perjudiciales.
El crecimiento rápido de las algas en el arrecife pueden matar a los corales ya que compiten entre
si por luz y espacio. Pero los corales han evolucionado por millones de años y se han adaptado
para defenderse de las causas naturales. La alta fecundidad, la producción de nematocistos,
extender sus pólipos solo de noche son solo una muestra de estas adaptaciones. Hasta el
momento han sido muy exitosos.
Desafortunadamente hay otras amenazas para las cuales no se han adaptado. Los efectos
antropogénicos tales como la contaminación, deforestación, extracción indiscriminada y la
sobrepesca son algunos de los factores que podrían desestabilizar el ecosistema.
La contaminación puede afectar de varias formas a los corales.
Cualquier substancia que afecte la claridad del agua, como el exceso de sedimentación causada
por los dragados de las costas, la erosión ocasionada por la deforestación, afectará a las
zooxantelas y su habilidad de fotosintetizar.
Las aguas usadas y fertilizantes aumentan la cantidad de materia orgánica y por tanto causan
eutrificación en el agua. Esto estimula el crecimiento de las algas que al crecer mas rápido que los
corales asfixian los pólipos y compiten por espacio en el suelo marino con los corales.
Los contaminantes por agentes químicos o biológicos pueden ser tóxicos y matan los corales.
La descarga de aguas calientes de plantas generatrices de energía es tan letal como cualquier
veneno ya que los corales están adaptados a las temperaturas estables del trópico.
Los pescadores, buzos y visitantes pueden afectar de varias maneras al arrecife, ejemplo de esto
puede ser, daños causados por las anclas de sus embarcaciones, tirando basura o alterando el
equilibrio de las comunidades al pescar demasiados peces y poner en peligro la capacidad
reproductiva de las poblaciones.
Algunas evidencias que nos muestran que los arrecifes pueden estar en peligro están siendo
reportadas en los últimos años.
El blanqueamiento de corales se ha descritos en muchas áreas tropicales incluyendo el Caribe.
El blanqueamiento es provocado por la expulsión de las zooxantelas y se le ha atribuido a
pequeños aumentos en la temperatura. Se ha asociado esto a la mortalidad de muchas colonias de
corales que en ocasiones parecen recuperarse naturalmente.
La enfermedad de banda negra ha sido descrita como tejido necrótico que crece en los corales y
parece ser causada por la cianobacteria Phormidium corallyticum.

¿Cuál es la importancia de los arrecifes de coral?

Los arrecifes son un recurso valioso con beneficios inestimables. Muchos países dependen de ellos
para sostener su industria pesquera y su alimentación, ya que sirven de hábitat para muchas
especies marinas de consumo humano con gran importancia económica. Proveen protección a las
costas de la erosión y los embates de las olas. Son fuente de recreación y estimulan el turismo,
atrayendo millones de buceadores y visitantes por su diversidad, belleza y colorido. En ellos se
encuentran muchos animales que son fuente de alimento de otros organismos superiores,
formando unas redes alimentarias importantes. Los fragmentos rotos y acumulaciones de
sedimentos y arenas calcáreas que se origina de los propios corales y de los otros organismos con
esqueletos calcáreos suplen a las costas con las arenas blancas de las playas.