You are on page 1of 31

www.monografias.

com
Las armas clásicas famosas
Indice
1. Introducción
2. Las Armas
3. Aplicación de la pólvora
4. Funcionamiento y teoría de un arma de fuego
. Las armas clásicas
!. "onclusiones
#. $i%liografía
1. Introducción
La siguiente exposición trata acerca de las armas, origen y evolución a través del tiempo, además de su
funcionamiento. Describiré algunas armas clásicas que hicieron historia.
onsidero que el tema de las armas es fabuloso! para mi hablar acerca del poder de las armas es
apasionante! por esta ra"ón decid# estudiar sobre ellas.
$l finali"ar este tema, espero lograr causar en el lector un reconocimiento acerca de las armas, también
podrá diferenciar todos los tipos de armas existentes asi como su funcionamiento, armado y uso
defensivo u ofensivo.
%l tema se estructura en cuatro cap#tulos& el primero trata acerca del origen y clasificación! el segundo
acerca de la evolución de las armas que funcionan con pólvora! el tercero acerca del funcionamiento de
las mismas! el cuarto y ultimo describe '( armas que hicieron historia.
%ste traba)o se va desarrollando mediante series de conceptos, e)emplos prácticos y anexos, los cuales
dan una referencia aun me)or que todas las descripciones dadas! claro que tiene l#mites los cuales giran
en torno a la poca familiaridad que con las armas supongo, posee el lector.

*lanteamiento Del +ema
La presente investigación pretende determinar&
,uales son las armas clásicas famosas-
2. Las Armas
Definición de arma.
*rimero deberemos definir lo que significa la palabra .arma/ en relacion con este estudio! y para no
divagar en redundancias o inexactitudes, solo definiremos al vocablo arma como&
.0nstrumento para ofender o defenderse/
Desde los tiempos mas remotos, las armas se han enriquecido con los adornos mas variados, bastando
recordar las descubiertas en 1afio constituyendo, sobretodo, por lo que se refiere al ultimo periodo de la
%dad 2edia y a la época del 3enacimiento, un precioso arsenal de datos para el estudio de las artes. %n
todos los tiempos se han considerado las armas como el ornato mas preciado del guerrero, estimándose
su perdida como una verg4en"a para él. 5o es pues, de extra6ar que entre los pueblos primitivos,
recordando el carácter sagrado el hacha bipenne representada en el palacio de 2inos, en reta, y muy
especialmente entre los germanos, se desarrollase un simbolismo especial, referente a ellas, que llegara
a encarnar #ntimamente en la conciencia nacional. %l asta o dardo sirvió de cetro a los reyes de la
antig4edad, y fue s#mbolo de la autoridad suprema y de la más elevada )urisdicción.
%l envió de una flecha rota equival#a, entre los suecos7 aun en el siglo 10008 , a una declaración de
guerra, y servia para convocar a todos los hombres en estado de tomar las armas! entre los bávaros,
meter una flecha dentro del corral inmediato a la casa se consideraba como un reto. *ero, de todas las
armas, la que estaba rodeada de mas variados simbolismos es la espada, que, a consecuencia de
formar cru" la ho)a con los gavilanes, llego a revestir cierto carácter religioso, efecto del cual el
)uramento prestado sobre la espada tenia tanta fuer"a como el que se hubiera prestado al evangelio.
%l acto de ce6ir por primera ve" las armas era entre los germanos muy solemne, y desde que aquel
ten#a lugar quedaba el adolescente dentro de la )uventud guerrera. 9ue costumbre durante la
antig4edad, en muchos sitios, enterrar al guerrero muerto con sus armas o quemarlos )untos! en otros,
por el contrario, los hi)os heredaban las armas de los padres y eran un estimulo para que tratasen de
emular las virtudes de sus antepasados. on las armas de los vencidos se hac#an trofeos que
recordasen la victoria, y los romanos sol#an colgar en los templos las armas de los caudillos que
somet#an.
Las armas son el resultado de m:ltiples evoluciones en el campo de la defensa personal y en el
combate. %l hombre, siempre con su afán de poseer mas tierra, creo armas para pelear con sus vecinos,
fue entonces cuando surgió el instinto de ser superior a los demás, competir con los demás para tener
mu)eres, espacio. +ambién surgieron para hacer sentir seguro al hombre respecto a su debilidad f#sica
contra los animales salva)es, los cuales buscaban ca"ar para alimentar a sus crios.
lasificación de las armas
%xisten distintos tipos de armas que se pueden clasificar de acuerdo a su origen, uso, funcionamiento,
etc. por ahora nos abocaremos a las órdenes y a las acciones que se reali"an con las armas.
$rma a discreción& Da a entender que el soldada puede llevar el arma de la manera que mas sea
cómoda a el.
$rma a la funerala& *osición del fusil con la boca hacia aba)o. ;e lleva asi en los actos f:nebres y
durante el )ueves y viernes santos.
$rma al hombro& 0ndica que debe llevarse el fusil sobre el hombre derecho, con la culata al frente y la
boca hacia arriba.
<$ las armas= & 1o" con que se previene o advierte a los soldados que se armen y acudan
inmediatamente a sus puestos.
on las armas en la mano& %stando armado y dispuesto para la guerra.
Dar armas& 1o" con la que el centinela da alarma para que los soldados acudan cuando están en
guardia.
Dar armas contra si& ;uministrar medios para ser per)udicado
De)ar la armas& 3etirarse del servicio de la milicia. apartar las armas para descansar.
Descansar las armas& ponerlas en posición de firmes.
%star en armas& %star alterado un pueblo o gente con guerreras civiles.
%star sobre las armas& %star la tropa prevenida en sus puestos para lo que pueda ocurrir.
>acer armas& *elear cuerpo a cuerpo con otro en sitio publico! mover guerra.
>acerse a las armas& $costumbrarse a alguna cosa a que obliga la necesidad.
>acerse sus primeras armas& 0r a la guerra! combatir por primera ve".
?uegos de armas& Los utensilios que se necesitan para el servicio en fuego de las pie"as de artiller#a a la
hora de hacer frente al enemigo.
?ugar a las armas& ombatir con espadas negras para e)ercitarse o manifestar destre"a con los mismos
compa6eros.
Llegar a las armas& Llegar a re6ir o a pelear.
Llevar las armas& ;ervir en el e)ército.
2edir las armas& *elear, re6ir! contender de palabra o por escrito.
2ontar el arma& *repararla para disparar.
*asar por las armas& 9usilar, e)ecutar un sentencia de muerte pero a diferencia de otras! esta e)ecución
se reali"a con armas de fuego.
*onerse en arma& $percibirse o prepararse para e)ecutar una cosa o alguna orden de cualquier superior.
*onerse en armas& $rmarse o apercibirse para combatir! alterarse un pueblo o nación con guerrillas
civiles.
*resentar las armas& >acer la tropa los honores militares a los reyes o )efes de %stado y demás
personas a quienes por la ordenan"a corresponde, poniendo el fusil frente al pecho, cogiendo por la
mano derecha por la garganta y con la mano i"quierda por encima del ca)ón del mecanismo, el bra"o
derecho extendido y el i"quierdo doblado hori"ontalmente, y el arco del guardamonte al frente.
*ublicar armas& Desafiar a combate publico.
*robar las armas& +entar y reconocer la habilidad y fuer"a de los que las mane)an! poner a prueba la
capacidad de las personas.
3endir el arma& >onor que se hace exclusivamente al ;ant#simo ;acramento. Las tropas a pie lo
e)ecutan hincando la rodilla derecha en la tierra, descubriéndose e inclinando el fusil hacia adelante. Las
montadas, ba)ando rápidamente la lan"a o el sable u6as aba)o hasta que se punta caiga por delante del
estribo derecho e inclinando al mismo tiempo el cuerpo sobre el cuello del caballo.
3endir las armas& %ntregar la tropa sus armas a los enemigos reconociéndose vencida, entregarse
prisionera de guerra, capitular.
+ocar al arma& +a6er o tocar los instrumentos bélicos para advertir a los soldados que tomen las armas
para iniciar o seguir un combate.
+omar la armas& $rmarse para la defensa o el ataque, o para hacer honores, e)ercicios tácticos,
simulacros de evacuación, o simplemente la rutina diaria.
+omar las armas contra uno& Declararse su enemigo, hacerle la guerra a un oponente.
1elar las armas& @uardarlas o custodiarlas toda una noche el que deb#a ser armado caballero, haciendo
centinela sin perderlas de vista.
1estir las armas& ponérselas o ce6#rselas para entrar en combate.
Las armas tiene distintas clasificaciones, entre ellas esta la primera división que lógicamente se puede
hacer seg:n su ob)eto, en ofensivas y defensiva! en la primera categor#a se cuentan todas aquellas que
sirven para causar da6o al adversario, desde la piedra y el palo hasta el ca6on moderno de tiro rápido, a
la segunda pertenecen las que tienen por ob)eto primordial proteger el cuerpo contra la acción de las
armas ofensivas del contrario! tales como lo son, por e)emplo, el camisote de malla y todas las pie"as
que compon#an la antigua armadura& casco, cora"a, bra"aletes, gui)otes, etc.
Las armas ofensivas son las mas antiguas en la historia de la humanidad y pueden considerarse
divididas en otros dos grupos principales, seg:n que su acción se e)er"a en al combate personal, cuerpo
a cuerpo 7 armas de mano8, o a distancia del enemigo 7 armas arro)adi"as o de tiro8. Las primeras
pueden ser contundentes, que obran solo por el choque7 el palo, la ma"a, la clava, el martillo de armas8!
de corte, que hieren :nicamente con el filo7 hacha de armas, alfan)e, capilán8! de punta, que producen
con ella heridas penetrantes, y de corte y punta, que pueden indistintamente usarse de cualquiera de
estas dos maneras 7 sable, cimitarra, etc.8. $ su ve" las armas de punta pueden ser de pu6o,
relativamente cortas y fabricadas enteramente de acero o hierro, con una empu6adura o mango, que
puede ser de otro metal y estar guarnecidas de cachas de madera, cuerno, nácar, etc. 7 espada,
estoque, espad#n, pu6al, daga, cuchillo8, y de asta, que consisten en un palo de bastante longitud, en
cuyo extremo se su)eta una cuchilla puntiaguda de acero.
%n esta ultima categor#a se cuentan multitud de armas que se suelen clasificar en cinco grupos, seg:n la
forma del hierro en que terminan! al primero pertenecen las armas de moharra recta y simétrica de
forma se daga 7lan"a, pica, hasta de los romanos, el chu"o8! al segundo las de ho)a larga y ancha,
simétrica, de dos filos 7 partesana, espontón, media pica8! en el tercero entran las armas con uno o dos
hierros seme)antes a los de la lan"a, de las que se diferencian por presentar prolongaciones laterales, a
manera de garfios u ore)etas 7 la corcesca, las horquillas o forchinas, etc. 8! el cuarto grupo lo
constituyen las armas de asta, cuyo hierro es asimétrico y generalmente curvo, con un solo filo 7 ho" de
guerra8, finalmente el quinto en el que se comprenden los hierros planos y asimétricos que constan de
una moharra de lan"a por deba)o de la cual va montada una cuchilla en forma de media luna, que
termina en punta o garfio por el lado opuesto 7 alabarda, godendac flamenco, bardiche ruso8. omo
arma de asta puede considerarse también el fusil cuando tiene armados la bayoneta o el cuchillo.
Las armas arro)adi"as o de tiro son todas las que lan"an un proyectil a distancia, y a veces el proyectil
mismo 7 por e)emplo, la flecha y el venablo8. *ueden clasificarse en tres grupos, seg:n que obren por el
esfuer"o del bra"o,7 honda, pilo, venablo, a"agaya, a"cona8, en virtud de la tensión elástica de pie"as de
madera o metal, o de la torsión de nervios o cuerdas, que obran como muelles 7 arco, ballesta,
catapulta, fundibulo, escorpión, etc.8 , o bien aprovechando la fuer"a expansiva de los gases de la
pólvora 7armas de fuego8. %sta ultima clase, la mas importante para nosotros, por comprender las armas
de mayor eficacia en el combate moderno, se subdividen en tres grupos principales& armas portátiles,
que son las que un solo hombre mane)a y transporta sin dificultad 7 arcabu", mosquete, espingarda,
escopeta, pedre6al, fusil, carabina, mosquetón, trabuco, pistola8! pie"as de artiller#a, que requiere para
su servicio el concurso de varios hombres y para su transporte ordinario el empleo del ganado, y
ametralladoras que constituyen una clase de armas intermedia, que aseme)a a las portátiles por su
calibre y acción táctica y a la artiller#a por la #ndole de su servicio y transporte, sin que propiamente
puedan confundirse con aquellas ni con esta.
Atra clasificación puede hacerse de las armas seg:n su naturale"a, dividiéndolas en naturales y
artificiales! como las armas naturales se consideran los bra"os y los dientes, la piedra y el palo! estos
:ltimos de)an de serlo en cuanto se hace uso de la honda para lan"ar la piedra o se agu"a el palo para
convertirlo en un arma de punta. Atra clase de armas de interés puramente arqueológico, es la que
constituyen las maquinas de guerra de la antig4edad. que podemos considerar divididas en ' grupos& al
primero pertenecen la que eran movidas a fuer"a de bra"os 7maquinas bal#sticas8 y al segundo los
carros de guerra, que iban a menudo armados de hoces 7carros falcados8, las torres montadas sobre los
elefantes, etc. Las maquinas del primer grupo se subdividen a su ve" en catabalisticas, cuyo modo de
obrar era el choque 7el angón, el ariete8 y las neurobalisticas, que obraban en virtud de la fuer"a elástica
desarrollada por la torsión de cuerdas o nervios 7 balista, catapulta, oncagro, escorpión, fundibulo8.
$demás de las denominaciones citadas en la anterior clasificación, se admiten com:nmente las
siguientes divisiones&
$rma afilada&La que tiene el filo mas delgado que de costumbre.
$rma antigua&La anterior a la aplicación de la pólvora contra el mismo hombre a través de las armas.
$rma a prueba& La ofensiva o defensiva que ha sufrido las pruebas de reglamento para ver si en verdad
cumple con las ambiciones.
$rma blanca& De las armas usuales, toda la que no es de fuego, como el sable, la lan"a, el fusil con
bayoneta o cuchillo, empleado en el combate cuerpo a cuerpo.
$rma bucanera& 9usil de gran alcance, que se uso en las guerras de $mérica. ;u longitud era de cinco
pies y medio.
$rma buida& La fuerte y puntiaguda. .asi deben ser nombrados los pu6ales de tres y cuatro filos/
72artine" del 3omero, 2emorias.8
$rma de antecarga& %l arma de fuego que se cargaba por la boca.
$rma de ca"a& La que se emplea en el deporte cinegético.
$rma de comercio& La que no es de guerra y sirve para uso de los particulares
$rma de corte& $rma cortante. +ambién se dice del antiguo espad#n para tra)e de ceremonia de gala.
$rma de chispa& $rma de fuego que se disparaba, mediante la inflamación del cebo, por el choque del
acero contra el pedernal.
$rma de fuste& $rma de asta.
$rma de guerra& La que usa el e)ército! se llama también de reglamento o de uniforme y es obviamente
para hacer frente al enemigo.
$rma de honor& la que se concede a alguno como premio o recompensa por sus servicios. %sta
costumbre se debió a los romanos, que premiaban a sus soldados regalándoles armas y armaduras.
$rma de percusión& La que se ceba con mixto fulminante, produciendo por golpe la explosión.
$rma de pistón& La que se ceba con cápsula.
$rma de precisión& La de tiro más certero que las ordinarias.
$rma de retrocarga& La de fuego que se carga por la recamara.
$rma de silex& La de chispa. +ambién se nombre asi a las hachas de piedra de los tiempos de la
prehistoria.
$rma de tiro rápido& %ntre las armas portátiles, las de repetición, y entre las pie"as de artiller#a, aquellas
en que el monta)e permanece inmóvil durante el fuego y la carga se acelera todo lo posible mediante la
adopción de cierres sencillos a un tiempo, del cartucho unido al proyectil.etc.
$rma de vapor. $quella en que se ha pretendido sustituir la accion de los gases de la polvora por la
fuer"a expansiva del vapor de agua a alta tensión. .Ba $rqu#medes propuso lan"ar el proyectil
valiéndose de un ca6on corto y utili"ando la fuer"a expansiva del vapor/ 7Leonardo Da 1inci, 2emorias.
;C98 .*oco después de la invención de la maquina de vapor hi"o ? Datt, en EF(G, diversos ensayos
encaminados al mismo fin! pero todos los medios propuestos, tanto para los ca6ones como para los
fusiles 7 @irad, EFEH, *erIins, en EF'J y Kessemer8, carecen de valor practico, por que no se ha llegado
a conseguir todav#a la producción uniforme del vapor a la alta tensión necesaria, en la cantidad
suficiente.
$rma de viento. $rma neumática.
$rma doblada& uchillo o nava)a cuya ho)a se oculta en las cachas.
$rma estriada& $rma rayada con rayas rectas 7estr#as8.
$rma falsa& La poco fuerte o flo)a.
$rma galante& La que se emplea en los torneos, como la lan"a bota y la de tres puntas.
$rma manual& $rma portátil que solo necesita una persona para usarla.
$rma negra& %l arma de esgrima que tiene el color negro.
$rma neumática& La que se dispara por medio de aire comprimido.
$rma noble& La que no es desleal, como, por e)emplo, la lan"a o la espada.
$rma petraria o pedrera. La que sirve para arro)ar piedras como la honda y la catapulta.
$rma pirobal#stica& $rma de fuego.
$rma pirófora. *royectil hueco incendiario.
$rma prohibida& La que esta proscrita por las leyes. ;uelen ser las que se pueden esconder fácilmente!
entre las de fuego, el retaco, y el cachorrillo, y entre las blancas, el estoque, el pu6al y la nava)a.
$rma rayada& La que tiene rayas heli"oidales en la superficie interior del ca6on.
$rma +áctica& ada una de las grandes agrupaciones que constituye en los e)ércitos al con)unto de los
combatientes que tienen el mismo modo de acción en la lucha.
>asta nuestros d#as se han considerado como armas la infanter#a, la caballer#a y la artiller#a. *ero dado
el concepto que envuelve esta palabra, nada se opone a que puedan considerarse también como armas
las unidades de ametralladoras y hasta la artiller#a pesada de campa6a, que parece ser la ultima
creación de nuestros tiempos para las guerras futuras, toda ve" que su empleo táctico ha de ser
for"osamente muy distinto de lo de las tres armas tradicionales. %ntre nosotros es muy com:n llamar
armas general 7en oposición a cuerpos especiales8 a la infanter#a y caballer#a, asi como los franceses
llamaban arma sabia a la artiller#a. 5o falta quien pretende hacer pasar por arma principal a la infanter#a.
+odas estas denominaciones carecen de fundamento y a nada responden, como no sea al fin bastando
e insensato de crear antagonismos que, si en cualquier otra clase social pudieran ser peligrosos, dentro
del e)ercito constituir#an un verdadero crimen, +odas las armas son igualmente necesarias en la lucha y
cada una de por si es, en momentos determinados, principal e irrempla"able. De la sólida traba"ón entre
ellas y de la noble abnegación con que todas se sacrifican en ocasiones para auxiliar o salvar a las
demás, depende la perfección interna del instrumento del e)ército, que en manos de un general hábil, es
prenda segura de la victoria.
%l término fusil se usa por lo general para referirse a un arma militar o deportiva que se dispara desde el
hombro. %l giro, provocado por efecto giroscópico, estabili"a el proyectil durante su avance al mantener
su e)e paralelo con la l#nea de vuelo. *or tanto incrementa el alcance y la punter#a. La inclinación de las
estr#as espirales, es decir, el ángulo de giro, se da en n:mero de calibres o diámetros de la bala, por
vuelta. *or e)emplo, un fusil naval de EG,' cent#metros con un ángulo de una vuelta cada J( calibres
tiene una espiral que provoca una vuelta completa de la bala cada H,L metros. %l ángulo de la espiral se
calcula con mucha precisión para proporcionar el giro correcto al proyectil. ;i la bala no gira lo suficiente
tiende a dar vuelcos por el aire! si gira demasiado tiende a levantar la punta en ve" de mantenerse
paralela a su trayectoria. Los dos efectos provocan una pérdida de alcance y de exactitud.

Arigen y desarrollo progresivo de las armas antiguas hasta nuestros dias.
$rmas y utensilios de traba)o debieron de ser una misma cosa para el hombre prehistórico, como ser
observa todav#a hoy en parte en pueblos muy atrasados en la escala de civili"ación. %l hecho de
fabricarse utensilios de traba)o es peculiar exclusivamente del hombre.
5ing:n animal hace uso de ellos para la construcción de sus nidos o de sus madrigueras, ni para
preparar sus alimentos, pues si bien se ha visto muchas veces a los monos emplear piedras para partir
con ellas nueces u otros frutos análogos, debe tenerse presente, para no dar a este hecho un alcance
mayor del que le corresponde, que en este caso no se trata más que de hacer uso de un instrumento
que la naturale"a le ofrece ya formado, sin que él lo modifique en lo más m#nimo.
$gui)oneado por su misma debilidad y ante el sin n:mero de peligros que le rodea, siente el hombre la
necesidad de guarecerse y de procurarse armas con que compensar su inferioridad f#sica con relación a
los terribles enemigos que le acechan por todas partes. *ara inventar armas o instrumentos de traba)o
guióse indudablemente al principio por la observación de los miembros de su organismo, :nicos
términos de comparación de que dispon#a para )u"gar que la eficacia de los utensilios que él mismo se
procuraba.
$s# pues, los primeros instrumentos de que pudo disponer no fueron otra cosa que los ob)etos que
encontró a mano, merced a los cuales pudo suplir la falta de longitud o de masa de sus miembros. %sta
proyección de sus órganos, utili"ando los ob)etos naturales que encontró a su alcance, se completó
después, merced a su esp#ritu observador, con la imitación de los modelos de la naturale"a le ofreció
pródigamente por doquier para fabricar sus armas o instrumentos, en ella encontró, en efecto, las
formas fundamentales que le sirvieron para la construcción de la cu6a, del pun"ón y del hacha,
representadas por gui)arros o cantos rodados depositados por las aguas en las orillas de los r#os.
$lgunas de estas piedras, en particular las de cuar"o y pedernal, se le ofrecen ya con taladros, en los
que basta introducir un palo para tenerlas convertirlas en masas o hachas.
La rama de un árbol le brinda con la idea del gancho y le da el modelo del martillo, de la a"ada y de la
a"uela, que se derivan de aquella. Distintas ramas que parten del mismo punto le ofrecen la idea de la
horquilla, las espinas le dan la del pun"ón de agu)a! tubérculos y ra#ces la de la ma"a. %l modelo para
sus armas defensivas se lo proporcionan las escamas de los peces, las cora"as de los saurios, tortugas
y armadillos y el capara"ón de los cangre)os. Las armas ofensivas más antiguas fueron indudablemente
la piedra y el palo. La primera arma arro)adi"a fue la piedra, de tama6o no muy grande y de forma
regular, lan"ada con la mano! pero en cuanto quiso lan"ar piedras mayores, conoció pronto la venta)a de
escogerlas de forma de disco, que
cortan con más facilidad al aire y alcan"an a mayor distancia.
%stos discos fueron efectivamente empleados como arma de guerra por los acad#es de la antigua
Kabilonia y se usan todav#a en la 0ndia! suelen tener un taladro ancho, antes de lan"arlos se les hace
adquirir un rápido movimiento de rotación alrededor del dedo, que se pasa por el agu)ero! después se
arro)an hori"ontalmente con fuer"a. %n la 0ndia se llaman tschaIra o guiot. Los siIhs hacen uso
todav#a de discos seme)antes, pero de hierro.
$ntiqu#sima es igualmente la combinación de la piedra arro)adi"a y el palo, que consiste en dar un
violento golpe con éste a la piedra lan"ada con la mano i"quierda, o en hacer una muesca en el palo por
su cara superior y su)etar en ella la piedra de manera que al comunicar a aquel un violento impulso,
queda suelta. ;i el palo se reempla"a por una correa o si son varias las correas y las piedras que se
ponen en movimiento a la ve", se forma una nueva arma arro)adi"a, también muy antigua, que los
espa6oles encontraron en uso entre los ind#genas del *er:, la bola.
De la misma remota época que la piedra arro)adi"a es también la piedra de mano! al principio se usaba
sin mango, pero pronto se puso en el extremo de un palo y se convirtió en martillo! más tarde las bocas
del martillo, o por lo menos una de ellas, se tallan en bisel formando un filo muy agudo y se obtiene el
martilloMhacha, cuyo tipo encontramos actualmente reproducido en el paree australiano! si el filo se labra
en las dos bocas se forma la doble hacha.
Las mand#bulas de los grandes mam#feros, armadas de poderosos dientes, sugieren al hombre la idea
de imitar con piedras de la misma forma de aquellos, arma tan formidable, y as# nació la celta 7destral o
hacha escocesa8. Las ho)as de algunos vegetales pudieron sugerirle igualmente las formas de los
cuchillos de diles, de uno y dos files, del pu6al y de las puntas de flecha y de venablo que se conservan
en los museos arqueológicos como restos preciosos de la %dad de *iedra.
%l palo sirvió en los tiempos primitivos para golpear y para empu)ar o para contener con él el empu)e de
otro! al aumentar su espesor para aumentar en la misma proporción el efecto contundente, se convirtió
en ma"a, y al adelga"arlo para hacer de él un arma de punta, quedó transformado en pu6al o en
venablo, seg:n sus dimensiones.
Dados estos primeros pasos en el camino de la invención de las armas, sus primeros
perfeccionamientos condu)eron a la más extraordinaria variedad de formas. omo arma arro)adi"a
apareció la honda. De la combinación de la pica con el hacha nació la alabarda! de la de la ma"a con la
honda, la ma"a de bola y cadena y la de porra, y al pretender )untar en una misma arma el efecto
contundente y el cortante o el pun"ante, se produ)eron las ma"as de cuchilla, tan comunes a:n en las
islas del *ac#fico o la de punta, ya más rara.
La espada, por lo regular de ho)a ancha y corta, no apareció hasta la %dad de los 2etales. Los
germanos usaron en los tiempos más antiguos un arma que no es propiamente más que una
degeneración de la espada, en la que la empu6adura se convierte en un asta su)eta transversalmente a
la ho)a.
%l dardo o venablo se lan"aba primeramente sólo con la mano! un perfeccionamiento importante de
esta arma consistió en la invención de órganos que permitieron lan"arlo con más vigor y acierto. Nno de
los más conocidos es el amentum de los romanos. Nna nueva etapa en el desarrollo progresivo de las
armas, fue caracteri"ada por la invención del arco y de las flechas, que tuvo su complemento en la de
las máquinas bal#sticas que se usaron durante la antig4edad y toda la %dad 2edia 7catapulta, balista,
euthytona, palintona, escorpión, etc.8.
*or lo que se refiere a las armas defensivas, no cabe duda de que empe"aron a usarse más tarde que
las ofensivas, pues su empleo requiere un grado de civili"ación que debió de tardar mucho en
alcan"arse. La más antigua seguramente es el escudo, que en su origen fue qui"á una piel de animal
arrollada al bra"o i"quierdo, para desviar con él los golpes del adversario! después debieron aparecer
los escudos hechos con corte"as de árbol, tablas, mimbres, te)idos, etc. con las cuales no se desv#a ya,
sino que se recibe el golpe asestado por aquél. +iénese por seguro que el caso apareció ya en la %dad
del Kronce, constituyendo durante largo tiempo, punto con el escudo, todo el armamento defensivo de
los combatientes. 2ás tarde se conocieron ya las prendas de cuerpo acolchadas con pelote y
guarnecidas con tiras de cuero, las cora"as de bronce y las de escamas y anillos de acero, siendo las
:ltimas en orden cronológico las defensas de los bra"os y piernas.
$l atravesar los linderos del periodo histórico nos encontramos con el pueblo egipcio, cuyos soldados
usaron como arma defensiva de cabe"a un casco guarnecido de laminas metálicas! los reyes por su
parte vest#an casco de metal y loriga cru"ada de tiras de cuero, o bien una t:nica de piel de cocodrilo, o
un camisote de cuero cubierto de laminas de bronce, y defend#an el cuerpo además con un gran
escudo. La infanter#a pesada o de l#nea usaba como armas ofensivas una pica corta, ma"a o hacha de
armas y espada corta o sable curvo, de forma seme)ante a la de una ho", la ligera iba armada de arco y
flechas! en los carros de guerra, tan estimados en aquella época& sol#a montar dos soldados& uno que
mane)aba el arco y otro que guiba, llevando a la ve" un escudo. %ntre los $sirios, *ersas, 2edos, etc.
los reyes iban también al combate en carros armados de arco y flechas y mas tarde de dardos y hacha
de armas, vistiendo lo mismo que los demás guerreros, casco de metal o cuero y coleto de hilo relleno
de pelote que andando en el tiendo guarnecieron de placas de hierro 7a veces primorosamente
adornadas8 o cambiaron por un tra)e de malla de acero, compuesto de camisote y cal"ón! completaba su
armamento defensivo un peque6o escudo redondo 7rodela8 con una aguda punta en el centro. ;us
armas ofensivas fueros la espada de bronce, hierro o acero damasquinado! la ma"a, el hacha de dos
filos, la lan"a y la honda.
9amosa por aquella época fue la caballer#a babilónica! la ligera gastaba cora"a de hilo acolchada e iba
armada de arcos! la pesada usaba casco de metal unido por medio de una gola de malla a la cora"a de
hierro, y carrilleras, espada y lan"a! sus caballos iban bardados. Los persas tuvieron, a manera de la
artiller#a de campa6a actual, maquinas bal#sticas que acompa6aban al e)ército, contando además con un
importante material de sitio 7 arietes, escalas de asalto, helépodos, etc.8 y un completo tren de puentes.
Los griegos perfeccionaron la armadura, haciendo la cora"a de dos pie"as, peto y espaldar, unidos por
correas! el vientre iba protegido por una prolongación del peto, los hombros por las hombreras! también
usaron coletos de cuero y cora"as con escamas o con anillos! las piernas se resguardaban con las
canilleras. %l casco presentó formas distintas seg:n el pueblo y la época 7casco beocio, frigio8 ! el
escudo fue redondo al principio 7pelta8 y después de forma ovalada, guarnecido al rededor de brone, con
un ombligo saliente y sol#a llevar escudos o divisas. %l arma ofensiva mas importante de la infanter#a de
los griegos fue el chu"o o pica corta, de unos '.G metros de largo, que se empleaba como arma de
punta y a la ve" como arma arro)adi"a! una correa enrrollada alrededor del asta le imprim#a un rápido
movimiento de rotación al lan"arla. $ndando el tiempo esta arma llegó a tener G metros de longitud y se
mane)o con las dos manos
para tener un me)or control del arma. La espada era de dos filos y no ten#a mas que medio metro de
largo. %l arco era propio de la infanter#a ligera 7psilitas8 y se hacia de astas de animales 7arco doble8.
+uvieron también lo griegos maquinas bal#sticas de tiro rasante y de elevación& las primeras 7euthytona8
disparaban flechas y las segundas 7palintona8 piedras& Las gastrafetas, especie de grandes ballestas,
ven#an a hacer el papel de nuestra artiller#a de pla"a, y otra gran variedad equival#a a las pie"as mas
pesadas de hoy en d#a.
Las armas de los romanos durante el 0mperio fueron analogadas a los de los griegos. *ara proteger el
cuerpo se utili"o la loriga, de laminas de acero! los oficiales, los pr#ncipes y las tropas auxiliares asiáticas
llevaban cora"as de escamas o de mallas! deba)o de la armadura vest#an coleto de cuero, que se
abrochaba por detrás. %l casco de cuero guarnecido de placas metálicas 7galea8, lo mismo que el de
metal 7cassis8 carec#an de visera, pero ten#an cubrenuca y yugulares. La infanter#a de l#nea llevaba
protegida la pierna derecha por las ocreas, y mas tarde por polainas de cuero! cal"ón y sandalias
completaban su equipo. La principal arma ofensiva fue la espada, que en tiempo de $driano se alargo
considerablemente! hasta el siglo 0 se fabricaron de bronce y apartir de aquella fecha se produ)eron de
hierro.
Después de la espada, el arma mas caracter#stica de los romanos fue el pilo 7pilum8. %l arco, las flechas
y la honda eran armas usadas :nicamente por las tropas auxiliares 7 cretenses, baleáricos, etc.8. La
caballer#a iba armada con espada y lan"a, los romanos tomaron de los griegos el uso de las armas
bal#sticas, que se multiplicaron en los e)ércitos a medida que estos fueron perdiendo sus virtudes
militares.
*or lo que toca a los pueblos primitivos de la *en#nsula, sabemos por los historiadores griegos y
romanos que los iberos sol#an combatir sin la cabe"a cubierta de casco, ni capacete, y que los
baleáricos llevaban arrollada la honda en la cabe"a! después usaron cascos de cuero adornados con
plumas, escudos peque6os y sin ombligo al principio, espadas cortas, )abalinas y lan"as, llenado el
cuerpo cubierto por un tonelete corto, ce6ido a la cintura por un ancho cinturón de cuero. ;e dice que los
celtiberos usaban un gran escudo, parecido al de los galos y un capacete de bronce adornado con
plumas encarnadas! sus armas ofensivas eran un largo venablo con punta de hierro, la lan"a, el pu6al y
sobre todo la espada, corta, aguda y de dos filos.
De los lusitanos, dice %strabon que llevaban escudos cóncavos de ' pies de diámetro, capacetes de
cuerda te)ida, cotas de lien"o, polainas, como armas defensivas! las armas ofensivas consist#an en
dardos, lan"as de cobre y un afilado pu6al. Los baleáricos marchaban al combate con un peque6o
escudo en la mano i"quierda y un fuerte palo, de punta endurecida al fuego, en La derecha! su arma
predilecta era la honda, en cuyo mane)o descollaban extraordinariamente. %l arma nacional primitiva de
los pueblos germánicos parece haber sido la framea, especie de venablo, que servia lo mismo como
arma arro)adi"a que como arma de corte o de punta! también fue com:n entre ellos el hacha, lo que
francos hicieron tan famosa 7francisca8 y el martillo, usado por los escandinavos y por los pueblos de la
$lemania del norte. La teutona o cateya de los godos, especie de )abalina, cuya asta estaba armada de
clavos, convirtóse con el transcurso del tiempo en la masa de bola, denominada morgenstrn por los
sui"os y los alemanes del 2ediod#a.
$ su ve" pueden considerarse como derivados de la framea el angón, la pica ,la lan"a y en una palabra,
todas las armas propiamente pun"antes que se usaron en el centro de %uropa y que son capaces de ser
lan"adas con fuer"a por el bra"o para herir. De la lan"ase derivaron mas tarde la alabarda y el espontón,
que se usaron gasta la mitad del siglo O1000! la partesana, la corcesca, el glave, etc. $l martillo se le hi"o
mas tarde una punta o pico agudo a propósito para romper las cora"as! la ma"a de armas, de aristas
muy agudas, servia para el mismo fin. La espada, que +ácito menciona como es usada en su tiempo por
los pueblos occidentales y del norte, de %uropa, fuera de %spa6a era generalmente de dos filos y sin
pinta! con el tiempo se fue alargando y se en arma pun"ante. La espada de los godos, larga, ancha y
recta, iba estrechándose desde la empu6adura y no tenia guardamano! desde los :ltimos a6os del siglo
O000 comen"ó a usarse en %spa6a el estoque, arma intermedia entre la espada y el pu6al.
$l terminar la %dad 2edia los sui"os llevaban, además de la espada ordinaria, pendiente de un tahal#,
un enorme espadon colgado a la espalda con correas, denominado flamberga o montante que se
mane)aba con las dos manos. %l arco y las flechas se conservaron en toda %uropa hasta muy entrada la
%dad 2edia, pro en ninguna parte fue arma propia de los caballeros, que :nicamente lo utili"aban en la
ca"a! la historia nos dice que en el siglo 10 los bávaros y francos envenenaban sus flechas para
hacerlas mas mort#feras. Las naciones europeas donde el arco se tuvo en mayor estima, fueron 9rancia
e 0nglaterra! los arqueros ingleses, especialmente, go"aron de merecido renombre durante toda la %dad
2edia. $ principios del siglo O000 apareció en 9rancia la ballesta, importada probablemente de Ariente
por los cru"ados, y pronto se propago al resto de %uropa, aunque no logro en mucho tiempo proscribir el
uso del arco, sobre todo en aquellos pa#ses donde esta arma hab#a adquirido tradicional arraigo.
%l progreso de las armas defensivas fue, puede decirse, paralelo al de las ofensivas. De la brunia y del
perpunte acolchados y guarnecidos de correas, refor"adas a veces por gruesos clavos, que se usaron
algunos siglos mas tarde de la ca#da del 0mperio 3omano, se pasó del camisote de anillos o a la )acerina
de escamas, y de estas a la cota de mallas, que se introdu)o en %uropa a principios del siglo O0! estas
ultimas defensas se hac#an siempre a prueba de flechas. *ero ya a mediados del siglo O000 se comen"ó
a sustituir las mallas en algunos puntos de la armadura por planchas de hierro amoldadas al cuerpo!
este fue el origen del arnés de placas. 0gualmente se paso de la capellina descubierta al yelmo, de forma
casi cil#ndrica, con agu)eros peque6os para ver, y de este al almete o bacinete, con visera y celada que
proteg#a el rostro del caballero contra los golpes de su adversario. %sta ultima evolución de las armas
defensivas tuvo lugar después de las cru"adas, terminando a fines del siglo O01, en cuya época puede
ya considerarse definitivamente constituido el arnés de placas, que los dos siglos siguientes no hicieron
mas que perfeccionarlo.
%sta armadura, no solo era mas comple)a y perfecta que la de mallas, sino que se fue haciendo cada
ve" mas gruesa, para resistir el golpe de los bodoques disparados por las ballestas, este incremento del
poder defensivo impuso la necesidad de aumentar el efecto de las armas ofensivas que se empleaban
en la lucha personal o cuerpo a cuerpo! de aqu# nacieron el montante, el matillo y la ma"a de armas
7 que llevaban pendientes del ar"ón delantero8 y la pesada alabarda, armas todas que fueron de uso tan
general en los :ltimos tiempos de la %dad 2edia. *ronto, sin embargo, ante el predominio que iban
adquiriendo las armas de fuego, que hab#an comen"ado a introducirse a mediados del siglo O01,
hubieron de desterrarse las armaduras, y con ellas desaparecieron también las armas ofensivas cuya
existencia hab#an hecho aquellas innecesaria, lo mismo que la ballesta y todas las maquinas bal#sticas,
quedando reducidas por punto general las armas de mano a la espada, la lan"a y el sable.
9ué el fin de una gran época para las armas de lucha cuerpo a cuerpo, comen"aba una nueva era en la
guerra, la era de matar a distancia todo gracias a un peque6o uso de las grandes fuer"as de la f#sica& la
aplicación de la pólvora.
3. Aplicación de la pólvora
La *olvora $plicada $ Las $rmas
La invención o me)or dicho, aplicación de la pólvora a las armas de guerra, causo, pues, una verdadera
revolución, que cambio por completo la manera de ser de los e)ércitos, produciendo también honda
transformación en su técnica y en el aspecto de la guerra. Las primeras armas de fuego fueron las
pie"as de artiller#a! las armas portátiles no aparecieron hasta la segunda mitad del siglo O1 o principios
del siglo O10. onstruidas de duelas y aros de hierro for)ado! compuestas de ca6a y recamara posti"a,
que se unen entre si y con el tosco afuste por medio de cuerdas! de anima muy corta y disparando por
todo proyectil una pelota de piedra toscamente labrada! tales fueron las primitivas bombardas, en las
que cuesta traba)o reconocer el origen de la moderna artiller#a. *ronto, sin embargo, se hicieron de
ánima mas larga, y al acabar el siglo O01 se efectuó un importante progreso al comen"ar a sustituir la
pelota de piedra por la de hierro colado, lo cual permitió disminuir el calibre. $fines del siglo siguiente se
distinguen ya la bombarda trabuquera, de la que nació el mortero o pedrero! el pasavolante, pie"a de
anima mas larga y de menor calibre que la bombardera ordinaria! la cerbatana y el falconete. Atro
progreso de esta época fue la construcción de pie"as de ánima seguida, que se llamaron ca6ones.
%n ;ui"a apareció a mediados del siglo el órgano, o sea, una pie"a compuesta de varios ca6ones, que
pod#an dispararse sucesivamente, cuya maquina ha sido considerada como el origen de la
ametralladora. Durante el siglo O10 se perfeccionaron las pie"as de artiller#a, abandonando el primitivo
sistema de fabricación y haciéndolas de bronce con mu6ones! pero el capricho de los fundidores hace
que sea una tarea punto menos que imposible la de orientarse en el caos que forman las innumerables
denominaciones, a veces muy pintorescas, que les dieron! hubo, en efecto& culebrinas y medias
culebrinas, sacres, esmeriles, mosquetones, ápides, basiliscos, gerifaltes, sacabuches, ca6ones, medios
ca6ones, berracos y cuartos de ca6on, pel#canos, crepantes, trabucantes, etc. , eso sin contar que hubo
pie"as que estas pod#an ser comunes, legitimas, extraordinarias, bastardas, etc. $ esta anarqu#a puso
fin 9elipe 000 a principios del siglo O100, diciendo& .ordeno que no se fundan en lo sucesivo mas que
ca6ones de bater#a y de campa6a, medios ca6ones y cuartos de ca6on/ 7%nciclopedia %spasa, EPQG
pag.'G'8 .
%n este siglo aparece por primera ve" en las guerras de 9landes el ob:s! a :ltimos del anterior se hab#a
inventado la bomba. %l progreso de la artiller#a se acentuó notablemente durante el siglo O1000 y
principios del O0O con el perfeccionamiento de la pólvora de guerra. La introducción del rayado en EFGH,
con la de la carga por la recamara y de las pólvoras progresivas, represento un progreso de las
modernas pólvoras sin humo y del actual ca6on de tiro rápido.
%l ca6on o culebrina de mano era transportado por dos hombres, que apareció a mediados del siglo O1,
fue el precursor del fusil de nuestros d#as. La espingarda, que tuvo ya culata para apoyarla en el
hombro, y la escopeta, que datan de principios del siglo siguiente, fueron perfeccionamientos sucesivos
de aquel grosero artefacto, pronto eclipsados por el arcabu" de mecha y el de rueda, armas gloriosas de
nuestra infanter#a. %n EGLF, el duque de $lba reempla"ó en 9landes el arcabu" por el mosquete, cuya
diferencia principal estribaba en ser esta un arma mas pesada y de mayor calibre! arcabuces y
mosquetones se usaron simultáneamente durante largo tiempo, y para apuntar se apoyaban en una
horquilla que se clavaba en el suelo. De la misma época del arcabu" son el pedre6al y el pistolete. >acia
la segunda mitad del siglo O100, el arma de fuego se aligera, reduce su calibre, adopta la llave de chispa
y, abandonando la horquilla, da un paso decisivo, que aumenta extraordinariamente su eficacia&
entonces recibió ya el nombre de fusil.
$ lo ultimo del siglo se adopta la bayoneta! que convierte el fusil en arma de asta, produciendo la
abolición definitiva de la pica, y a mediados del siguiente se sustituye la baqueta de madera por la de
hierro, y el arma portátil, as# me)orada, permanece estacionaria hasta muy entrado el siglo O0O, en que
se introduce la llave de percusión 7fusil de pistón8, y con ella el rayado del anima, primero con estr#as
rectas7rifles ingleses8, y después con rayas he"oidales, que comunicaban al proyectil un movimiento de
rotación.
omo la carga se efectuaba por la boca y la bala deb#a entrar holgada, era preciso, para que pudiera
tomar las rayas, comprimirla con la baqueta contra un borde saliente de la recamara o contra un vástago
alo)ado en el fondo de la misma, deformándola 7carabinas Delvigne, +houvenin8. %n %spa6a se adopto,
en EFGQ, la carabina 2inie, que tres a6os antes hab#a hecho brillantemente sus pruebas en la guerra de
rimea! la particularidad mas saliente de esta arma era el culote expansivo de la bala que, al dilatarse,
merced a los gases de la pólvora, le hac#an tomar las rayas sin deformarse, con lo cual ganaban el arma
en precisión y alcance. on las primeras armas rayadas se usaban todav#a la bala esférica! pero pronto
se paso de esta a la cil#ndricoMcónica y a la cilindroMo)ival, que es la forma todav#a hoy predominante.
Atro progreso important#simo, que vino a aumentar la rapide" de la carga, y por consiguiente la eficacia
del fusil, fue la adopción de la retrocarga, innovación que , como la del rayado, hab#a sido ob)eto de
muchos ensayos largo tiempo antes de ser admitida oficialmente. *rusia fue la primera nación que
resolvió este problema, adoptando, en EFHE, el fusil Dreyse, de agu)a, que hi"o la campa6a de
Dinamarca, y más tarde la de bohemia 7EFLL8, cuyo éxito brillante se le atribuyo en gran parte. Ka)o la
impresión moral que produ)o un triunfo tan decisivo como inesperado, todas las naciones se apresuraron
a cambiar su armamento por otro de retrocarga, y entonces aparecieron multitud de modelos, entre los
que merecen especial mención los fusiles 2auser, 2artini, Kerdan! Detterli, hassepot, etc.
%spa6a reformo, por lo pronto 7EFLQ8, sus carabinas 2inie, convirtiéndolas en Kerdan, y en EFQE adopto
el fusil 3émington, que ha sido indiscutiblemente uno de los me)ores del mundo. $ esta transformación
del armamento en todos los e)ércitos van unidas otras dos importantes me)oras& la adopción del
cartucho metálico y la reducción del calibre que de EQ o EF mil#metros en el fusil de chispa hab#a
descendido a EH.G en el 2inie y a EE mm. en el 3émington, que fue durante muchos a6os el calibre mas
corriente. *ero ya, cuando en %uropa se estaba tratando de adoptar la carga por la recamara para
aumentar la rapide" del tiro, hab#an hecho su aparición en $mérica los fusiles de repetición, que, merced
a la reserva de cartuchos encerrada en un deposito, permiten en momentos determinados la e)ecución
de un fuego intens#simo, conservado para las circunstancias normales del combate la carga tiro a tiro
7fusiles ;pencer, >enry Dinchester, olt, Lee, etc.8. $cogidas al principio en %uropa estas armas con
desconfian"a, por el temor de que condu)esen a un derroche excesivo de municiones y fuera muy dif#cil
con ellas conservar la debida disciplina del fuego, fueron, sin embargo, en todas partes sometidas a
experimentos, sobre toda desde que los turcos demostraron prácticamente, en *lewna, el partido que de
ellas pod#a sacarse.
omen"ó entonces para los fusiles de repetición, un periodo de pruebas y perfeccionamienR
tos, durante el cual se dieron a conocer multitud de modelos nuevos, como los SropatscheI, Srag
*eterson, LTwe, 2annlicher, etc. %ntretanto, la conveniencia de aumentar la dotación de cartuchos que
deb#a transportar el tirador para poder hacer frente al mayor consumo de municiones que llevaba
consigo la adopción de las nuevas armas de fuego, impuso la necesidad de reducir aun mas el calibre.
Los estudios de >ebler y 3ubin demostraron la posibilidad de llegar en las armas de guerra, sin
inconveniente alguno, al calibre Q oQ.G mil#metros, y esto, unido a la invención de las pólvoras sin humo,
que permiten aumentar considerablemente las velocidades iniciales del proyectil, sin aumento
considerable de las presión sobre las paredes del anima, y al empleo de las balas con envoltura
metálica 7de acero, cobre, etc.8, que evitan el emplomamiento de las rayas y el consiguiente aumento de
ro"amiento y de presión interior, que podr#a ser peligroso para la vida del arma, son los principales
factores que han contribuido a reali"ar la honda transformación del armamento portátil, que ha producido
los actuales fusiles de tiro rápido.
9rancia fue la primera nación que entro de lleno por el camino que marcaban las nuevas ideas,
adoptando, en EFFL, el fusil Lebel, de F mm.! $ustria y $lemania la siguieron dos a6os mas tarde con el
2annlicher y el 2auser respectivamente, del mismo calibre! 0nglaterra eligió el Lee, de Q.Q! ;ui"a el
;chmid, de Q.G. %n %spa6a, después de serios ensayos fue adoptado, en EFPJ, el 2auser, de Q mm., de
condiciones bastante superiores a los de las naciones anteriores! pero todav#a son de calibre mas
reducido 7L.Gmm.8 el 2annlicher holandés, el arcano italiano y el Srag ?Trgense noruego, el *eraldi
chileno 7L mil#metros8.
*or la misma época en que hac#an su aparición en $mérica el fusil de repetición, se da conocer en el
mismo sitio una nueva arma, la ametralladora, que después de varias vicisitudes y perfeccionamientos,
parece ser hoy capa" de prestar importantes servicios en la guerra, si se emplea con discreción y
acierto. La pólvora ha constituido un importante logro en cuestiones militares como se ha podido notar
hoy en d#a, todas las armas portátiles son el resultado de la constante evolución en el terreno de las
armas, las ciencias militares y sobretodo de la bal#stica que a influido en los nuevos cartuchos.
;istemas famosos de armas.
ada época existen diferentes formas de pensamiento las cuales cumplen con las metas que se quieren
alcan"ar por medio del progreso. Las demandas del progreso social, son parte de la evolución del
hombre en nuestro andar por el tiempo y esto implica nuevas tecnolog#as las cuales deben surgir para el
desarrollo social.
%n el terreno de las armas, el hombre ha progresado mucho, y a continuacion se describiran los
sistemas famosos que hicieron funcionar a las armas de fuego.
Los primeros fusiles eran ca6ones.
Las primeras armas de fuego eran tan maci"as y pesadas que podemos considerarlas como peque6os
ca6ones a los que se les pon#an nombres fantásticos. %mpleaban como propulsor la pólvoras negra& el
explosivo que ha cambiado la historia del hombre. Nna me"cla de carbón, a"ufre y salitre que . ol#a a
rayos/ y que conmovió el mundo del combate. ;impl#simas, formadas por un ca6ón de bronce o hierro
burdamente su)eto a un soporte de madera, pod#an ser transportadas y usadas por una sola persona.
Nn arma de fuego, por simple que pare"ca, es una máquina térmica que utili"a la fuer"a explosiva de
una me"cla o de un compuesto transmitiéndola y dirigiéndola sobre un cuerpo sólido y redondo móvil.
Dicho cuerpo sólido es el proyectil 7componente de la máquina que recorre a gran velocidad
determinado espacio y se detiene violentamente al choque contra el cual se ha dirigido, transfiriendo
hacia él la fuer"a que posee, desintegrándolo, rompiéndolo y da6ándolo 8. %l motor de una máquina de
estas caracter#sticas es el explosivo, siendo éste el 0nvento que da origen a las armas de fuego.
;e ignora quien fue verdaderamente su inventor! probablemente se trataba de personas especialmente
curiosas, con tendencia a la investigación experimental, tal ve" alquimistas. %n distintos lugares,
tratando de comprender que era el fuego, se habrán dado cuenta de que me"clando diversas
substancias se incendiaban más fácil y rápidamente que los tradicionales combustibles cambiando
substancias y variando las dosis habrán observado que la combustión se produc#a cada ve" más
rápidamente, hasta encontrarse a un cierto punto delante de una nube de gas inflamable. 5o se trataba
del diablo de las antiguas leyendas! hab#a nacido un explosivo. %l primero era el compuesto por
substancias simples, fácilmente encontrables en la naturale"a& la pólvora de carbón de madera, a"ufre y
salitre. %ra la pólvora negra.
Los chinos usaron estas me"clas explosivas metiéndolas en un tubo alargado, haciendo bell#simos
fuegos artificiales! los bi"antinos, rociándolas sobre los enemigos a través de un tubo largo, los
europeos, más prácticos, se dieron cuenta que si el ca6ón estaba cerrado por una parte, por la otra
expulsaba con una fuer"a enorme todo lo que se pusiera encima de la pólvora. >ab#an inventado la
artiller#a. 5o se sabe con precisión cuando haya acontecido esto& se conservan poqu#simos e)emplares
de estos primitivos ca6ones y no están datados! incluso las crónicas de la época son escas#simas,
vagas e impresisas acerca de estas máquinas bi"arras que vomitaban fuego, piedras y un humo
diabólico. Las primeras noticias que nos han llegado sobre el uso de las armas de fuego se remontan a
comien"os de EJ(( y se refieren a las denominadas bombardas, aunque presumiblemente se usaban ya
algunas decenas de a6os antes. Los nombres son tan fantasiosos, y para nosotros estrafalarios, como
podamos imaginar& basiliscos, pasavolantes, colibr#, espingarda. ;e trataba de peque6os ca6ones
que, apoyados sobre las gradas de un castillo disparaban proyectiles de piedra, tro"os de ametralladora,
e incluso dardos contra los atacantes.
%s lógico pensar que para poder mover con facilidad estas pie"as de artiller#a se haya buscado
construirlas de peque6o tama6o ligeras, hasta llegar especie de arma portátil o casi. Las primeras
armas de fuego que un solo hombre pudiera llevar consigo datan de EJG( aproximadamente, y estaban
formadas por un ca6ón tosco de bronce fundido, cerrado por un extremo, encima del cual se reali"aba
un orificio que comunicaba el interior con el exterior del ca6ón.
*osteriormente se prolongaba a través de una empu6adura de madera de formas diversas. %l principio
de funcionamiento ha permanecido invariable durante siglos y se le conoce con el nombre de
.avancarga/ es decir, de carga delantera. %n el ca6ón se introduc#a la pólvora negra machacándola
sobre un frenillo, delante de dicho frenillo se colocaba el o los proyectiles, se introduc#a un poco de
pólvora en el orificio 7llamado fogón8 y el arma estaba lista. %l con)unto se apoyaba sobre un murillo, se
apuntaba con el ca6ón hacia el enemigo, se prend#a fuego a la pólvora del fogón y se produc#a el
disparo. %l retroceso lo controlaba el mismo disparador, que ten#a en mango de madera deba)o de la
axila o, si ten#a los hombros robustos contra el pecho. 5o deb#a ser excesivo, en parte por el notable
peso del ca6ón, en parte porque la pólvora negra ten#a poca potencia, e incluso porque rápidamente se
comen"ó a colocar ba)o el ca6ón, cerca de la boca, una arandela que la su)etaba al borde del muro.
Después, en lugar del muro se utili"ó una horquilla colocada encima de un bastón 7lo que le daba mayor
movilidad8 haciéndose más largo el ca6ón para aprovechar me)or la fuer"a de la pólvora y dirigir me)or el
tiro.
%l ca6ón enca)ó en un soporte de madera preparado con un soporte triangular, adquiriendo más o
menos la forma que todav#a hoy se conserva. on todo, el ca6ón estaba hecho de bronce fundido, por
lo que, con ese material, la longitud, el espesor, el peso y la maleabilidad, ofrec#an l#mites importantes
que era necesario subsanar.
Nn peque6o ca6ón 7ver anexo O 8 que data de EH((& el ca6ón es de bronce y soporte de madera, uno
de los primeros llamados de pedestal. @iratorio sobre un e)e vertical sin rueda, recuerda mucho las
antiguas armas de guerra. $rmas primitivas portátiles 7ver anexo O8 que datan de EJ((. De un metro de
longitud, con ca6ón de apenas veinte cent#metros, pesaban como mucho algo más de dos Iilos. Atro
ca6ón antiguo dotado con un perno con movimiento de elevación aunque todav#a del tipo sin rueda.
5o se sabe con precisión cuando haya aparecido estos e)emplares. %xisten muy pocos ca6ones de este
tipo que se conservan en buen estado, completos y que nos pueden dar una información vital sobre
éstas primitivas armas.
Llego La %dad De *iedra
on la invención de los eslabones de piedra de s#lice comen"ó lo que podr#amos denominar la edad de
oro de las armas ligeras, ya que el económico y efica" sistema permitió un gran desarrollo en su
difusión, modificando sustancialmente el arte de la guerra.
*or lo que se refiere al per#odo en el que comen"aron a usarse las ramas de piedra, hay que hacer notar
que existe un bando florentino datado en EGHQ en el que se habla de fuego. $l tratarse de un bando
legal, se especifica claramente que dichas armas tienen que ser de cuerda, de eslabón y de rueda ..
%stá claro que las armas de cuerda son las de mecha! las ruedas está claro cuales son, y las de
eslabón, son las de piedra. %n el 2useo de $rtiller#a de +ur#n existe un eslabón doble en el que sobre la
misma plataforma existe un mecanismo de rueda del tipo más arcaico que se conoce y un eslabón de
pedernal más bien tosco, seguramente de la misma época. *or algunos detalles constructivos, dicho
eslabón se data en torno a EG((, las conclusiones son obvias. De esta forma, abandonamos las
hipótesis históricas y pasamos a discursos técnicos, exponiendo con cierto detalle los tipos de eslabón
de pedernal más comunes, en uso en %uropa desde EL((CEQ((, sin darles una estricta secuencia
cronológica, tarea, por otra parte imposible.
%l término .eslabón/ que venimos usando se refer#a al principio tan solo a la peque6a plataforma de
acero templado sobre la que se desli"aba la piedra para introducir las chispas. Después, el hombre
pasó a dominar el todo y ahora indica globalmente el complicado acto de incendiar la carga de
lan"amiento incluso cuando, como en los tipos más modernos, el acero ni tan siguiera existe, o por lo
menos ya no tiene la connotación original. %l principio sobre el que se basa el funcionamiento de la
piedra del pedernal es en s#ntesis el siguiente. Nna plataforma de hierro de formas variadas, lleva en su
mitad posterior un garillo móvil idéntico al descrito para las armas de mecha, solo que en lugar de la
cuerda inflamable, entre las pin"as tiene su)eta fuertemente una astilla con un borde cortante de piedra
de s#lice o de pedernal. Dicho gatillo, accionado por un fuerte muelle o lámina, se mantiene levantado
por medio de un mecanismo de palancas o pernos que, cuando lo acciona el tirador, lo hace caer con
fuer"a hacia adelante y hacia aba)o, describiendo una arco en forma de aro. asi al final de dicho
movimiento, ba)o el impulso del muelle, la astilla de s#lice golpea con gran fuer"a contra la plataforma
móvil de acero, que puede moverse hacia adelante. $ este punto ya hay una notable diferencia en el
movimiento de los tres gatillos, el de mecha, el de rueda y el de piedra.
%l gatillo de mecha se mueve lentamente y sin demasiada fuer"a& tan solo tiene que transportar la
mecha desde un punto muerto hasta el punto de contacto con la pólvora. %l gatillo de rueda en realidad
no se mueve! tan solo tiene que golpear fuertemente la pirita contra la rueda mientras esta gira. %l
gatillo de piedra se mueve a gran velocidad y con mucha fuer"a, de tal forma que si por accidente da al
tirador en el dedo, puede producirle un corte bastante profundo. La piedra de pedernal golpea contra la
plataforma de acero 7 a la cual, precisamente por esto, se le llama .bater#a/8, haciéndola retirarse hacia
atrás! además, los dos movimientos y las dos trayectorias de la piedra y de la bater#a, previstas y
combinadas en con)unto producen durante algunos instantes y durante un peque6o trayecto un fuerte
ro"amiento. La combinación de trayectoria y fuer"as opuestas, estudiada milimétricamente y bien
dosificada, hace a los eslabones más o menos perfectos, aunque sobre este problema lo anali"aremos
después. %l ro"amiento de la dur#sima s#lice hace que salten de la plataforma peque6os fragmentos
de acero que, incandescentes, se convierten en chispas. $l caer en la ca"oleta que se encuentra en la
parte de aba)o, incendian la pólvora negra que se encuentra dentro de ella y, a través del fogón
producen la deflagración de la carga de lan"amiento. %ntre el sistema de piedra y el de rueda hay dos
diferencias importantes& en primer lugar, en el eslabón de piedra, las esquirlas las produce el acero de
la bater#a, mientras que la piedra es tan solo un instrumento! en el sistema de rueda, las chispas las
produce la pirita, siendo la rueda, en este caso, un instrumento. %n el sistema de rueda, las chispas las
produce la pirita, en segundo lugar en el sistema de rueda se producen pocas chispas, pero ya que se
producen dentro de la pólvora negra, en realidad son suficientes unas pocas para incendiarlas! en el
sistema de piedra, las chispas se producen a unos dos cent#metros por encima de la pólvora, por lo que
para incendiarla se necesita muchas chispas y que estén bien dirigidas hacia aba)o. %ste es el principio
general sobre el que se basa el mecanismo de piedra, veámoslo ahora en una aplicación práctica.
Nn tipo de eslabón que tiene un cierto interés en 0talia es el llamado .a lo moderno/ o . a la romana/.
5o se comprende verdaderamente . a lo moderno/ cuando parece que se trata de uno de los eslabones
más antiguos y, mucho menos que se le llame . a la romana/, cuando en roma y sus alrededores apenas
hab#a armeros! ya hemos dicho que la terminolog#a de las armas antiguas a veces complica las cosas
en ve" de explicarlas. De cualquier forma, dicho eslabón está formado por una plataforma de forma
alargada en cuya parte posterior se encuentra colocado el gatillo con las pin"as regulables que cortan la
piedra. %l eslabón doble 7ver anexo O8 se conserva en el 2useo de $rtiller#a de +ur#n, del que se hace
eco el art#culo, es :nico en el mundo. Nn eslabón extra6o e importante que describimos
detalladamente. ;e trata de un eslabón para fusil denominado . de carga sobre puesta/! dicho fusil se
ha perdido, conservando de él tan solo el eslabón. %l funcionamiento del fusil es el siguiente& en el
ca6ón hay dos fogones, uno delante del otro, cada uno en correspondencia con una ca"oleta! el ca6ón
de alarga introduciendo la pólvora que se encuentra delante del fogón del eslabón de piedra, después se
introduce la bala y un taco efica"! finalmente, se pone la pólvora en el fogón del eslabón y a
continuación otra bala.
;e cargan dos eslabones armando el de piedra y cargando el de rueda! se pone la pólvora en las dos
ca"oletas, se ba)a la bater#a del de piedra, se descubre la ca"oleta del de rueda y se apoya el gatillo con
la pirita entre las pin"as. %l fusil está preparado, se tira del primer gatillo, el anterior! dispara la primera
carga y sale la bala anterior, después, el segundo gatillo, y dispara la carga posterior. ;imple, aunque
no se comprende porque se han utili"ado dos eslabones de distintos sistemas. %s probable que no se
tuviera una gran fe en el funcionamiento del eslabón de rueda. De esta forma, caso de que fallara el
tiro, se disparaba la segunda carga y sal#a todo del ca6ón aunque con una fuer"a obviamente reducida.
,B si durante el recorrido dentro del ca6ón se inflamaba la primera carga- +al ve" es por esto por lo que
apenas hay eslabones de carga sobrepuestas& todos los fusiles han reventado con lo que podemos
apreciar que en la antig4edad no se ten#a un gran conocimiento de la pólvora, sus aplicaciones
bal#sticas y su enorme fuer"a cuando está encerrada en presencia de ox#geno.
3otacion 2ecanica Del +ambor
$ pesar de estar todav#a en el campo de las armas de piedra de pedernal, en EFEF encontramos el
primer revolver con sistema de rotación del tambor, ya no manual sino mecánico. ontrolado por un
muelle, es el sistema important#simo patentado por ollier, el cual casi con toda seguridad lF a6os más
tarde inspirará a ;amuel olt para la reali"ación de sus revólveres con tambor de rotación automática.
Los tubos llevan también ca"oletas, martillos y su correspondiente muelle, lo que hac#a rápido y seguro
el cargamento del arma, en otros modelos, el tubo metálico era liso, lo que hac#a que con frecuencia
fuera problemática la alineación entre la ca"oleta del tubo y del ca6on.
*ero de)emos aparte por un momento las armas de retrocarga y tratemos de examinar la particular#sima
arma de %lisha >aydon ollier& un ingenioso e interesante intento de revolver de piedra de pedernal
mucho más serio que todos los intentos que le hab#an precedido, todos ellos meros prototipos, o casi.
ollier americano de Koston, el 'H de octubre de EFEF, obtuvo la patente inglesa n:mero HJEG, válida
por EH a6os para .un arma de fuego que combina en un solo ca6ón con varias recámaras para obtener
la sucesión de descargas con un solo cargamento/. La patente del bostoniano se basaba en una idea
del capitán $rtemus Dheeler de oncord, 2assachussets, quien, al parecer con la ayuda de ollier,
construyó un mosquetón de piedra con cilindro rotativo manual con Q recámaras. ollier, después de
haber ayudado a Dheeler y haber perfeccionado su idea, llegó a Londres en donde como hemos visto
hi"o patentar su revólver. L caracter#stica más importante de la patente de ollier era que no se trataba
de una simple arma de piedra de pedernal con cilindro giratorio. $demás de este tipo, es decir, con
cilindro giratorio manual, ya hab#an aparecido anteriormente por lo que si se hubiera limitado a esto,
ollier no habr#a propuesto nada nuevo. ;in embargo, su arma se caracteri"aba por dos datos técnicos
absolutamente originales& la rotación mecánica del tambor y el cierre hermético entre el ca6ón y la
recámara durante el disparo. La rotación se obten#a mediante un muelle que iba unido al cilindro, el cual
se pon#a en tensión al girar manualmente el cilindro en la dirección contraria a la que asum#a durante la
fase de disparo. *ara obtener el cierre hermético entre el ca6ón y la recámara, el borde anterior de ésta
se li)aba hasta obtener un reba)e en el que se apoyaba la parte posterior del ca6ón, que estaba también
un poco reba)ada. Atro muelle empu)aba hacia delante el cilindro para que estuviera firme contra el
ca6ón. De todas formas, debido al retroceso, este :ltimo muelle no era suficiente para tener unidas las
dos partes durante el disparo, por lo que para permitir el disparo el cilindro se bloqueaba hacia adelante
gracias a una barrita que apoyaba contra el cilindro manteniéndolo unido al ca6ón. >ay que hacer
observar que la barrita serv#a también de seguro, impidiendo la completa ca#da del martillo cuando el
ca6ón y una de las recámaras no estaban alineadas. $demás de estas cualidades, el revolver ollier
ten#a un sistema de encendido automático colocando en la parte superior del martillo, en una cavidad
circular en la que se encontraba la pólvora! dentro estaba dividido en J vanos, cada uno de los cuales
formaba un ángulo de E'(U. Después de cargar las recámaras del tambor y después de que el depósito
de la yesca estuviera lleno de pólvora negra y fina, la secuencia de la operación de disparo era simple.
Lo primero que ocurr#a era que el cilindro se echaba hacia atrás para soltarse del ca6ón! entonces se
giraba en sentido contrario a las manecillas del relo) para colocar el muelle de rotación en tensión y,
posteriormente, soltarlo hasta que se chocara con el ca6ón. De esta forma, el arma estaba preparada
para disparar! en el momento de armar el martillo, el cilindro giraba automáticamente colocando cada
ve" las recámaras en l#nea con el ca6ón! esta rotación intermitente se obten#a mediante un peque6o
gancho unido al martillo, el cual normalmente se enganchaba en uno de los dientes situados en la cara
posterior del tambor! mientras el tambor se echaba hacia atrás, incluso el gancho retroced#a llevándose
consigo el tambor! en cuanto quedaba libre de la conexión con el ca6ón, el muelle de rotación que
estaba en tensión, lo hac#a girar sobre su propio e)e. uando la siguiente recámara se encontraba en
l#nea con el tambor, el gancho, movido por un taco, se liberaba del cilindro, el cual avan"aba
introduciendo una nueva recámara en el ca6ón.
Nn mecanismo muy ingenioso y, seguramente, incluso efica", pero demasiado complicado. %l mismo
ollier encontró dificultades para hacerlo funcionar correctamente, sobre todo por lo que se refiere al
sistema de rotación mecánico! de hecho, las armas de este tipo no han prosperado y pocas muestran
con claridad que dicho sistema de rotación se aplicara en un tiempo, aunque después fuera eliminado.
%stas modificaciones del original se reali"aron aproximadamente entre los a6os EF'J y EF'H. ollier
intentó que su arma la adoptaran las fuer"as armadas británicas, pero su revólver, aunque reconocido
como muy bueno en cuanto a funcionamiento, resultaba demasiado caro y complicado para ser usado
con fines militares. Las armas ollier no las construyó el inventor sino que se encargaron a armeros de
prestigio, como 5ocI y 2ortimer, quienes abastecieron el mercado civil, además de suministrarle las
tradicionales pistolas, trombones, fusiles de ca6on estriado y liso, carabinas muchas de las cuales de
percusión, carentes incluso de disparador automático.
Nna pare)a de pistolas alemanas 7ver anexo O8 de piedra de perdernal de retrocarga de comien"os del
siglo O1000. ;e cargaban mediante tubos de hierro precargados dotados de platillo, martillo y su
correspondiente muelle. Nno de estos tuboscartucho se puede ver en medio de las pistolas. %n la
culata se colocaba otro tubo de reserva la cual ten#a forma de perilla con ventanilla en la que se
introduc#a en tubo. ;e puede apreciar el complicado sistema y mecanismo del revólver Vollier tal y
como aparece en la descripción que acompa6aba la patente de EFEF en Londres.
on este sistema podemos apreciar la complicación de los mecanismo antiguos pero a la ve" que
marcaron una nueva era en el comien"o de las armas& el primer fusil de repetición con el cual se podr#a
aprovechar al máximo la pistola para que no sea de una sola carga y con eso se originar#a pérdida de
tiempo, espacio y oportunidad de defenderse.
;e hab#a evolucionado al siguiente nivel de las armas de fuego cambiando el sistema primitivo de
avancarga al nuevo sistema de retrocarga con el cual se pod#an dar una sucesión de disparos sin
necesidad de volver a cargar el arma. %l antiguo sistema de avancarga era tan comple)o que
seguramente después de unos disparos ten#an que llevarse con un buen armero para que volviera a
quedar el arma como estaba originalmente.
%l sistema .de tabaquera/
La .pol#tica de ahorro/ adoptada durante el siglo pasado por prácticamente todos los estados para
obtener armas de retrocarga transformando los vie)os fusiles de avancarga, a veces dio óptimos
resultados como en el caso de los %nfield modificados con el sistema inventado por el americano ?acob
Winder, armas que permit#an a un buen tirador disparar hasta incluso quince cartuchos por minuto frente
a los cuatro o cinco del original %nfield 2odelo EFGJ.
$l terminar el conflicto austroMprusiano de lFLL, que se resolvió con la aplastante victoria de los
alemanes gracias especialmente a sus fusiles Dreyse de retrocarga frente a los Loren" de avancarga,
en toda %uropa dio comien"o una frenética b:squeda de un arma de retrocarga, la cual, en la mayor
parte de los casos se resolvió con la transformación de las vie)as armas de avancarga por motivos
esencialmente unidos a la necesidad de minimi"ar en lo posible los gastos.
@ran Kreta6a, a finales de EFLL decidió transformar el vie)o armamento portátil seg:n el sistema
patentado por el mecánico estadounidense de origen holandés ?acob Winder. Dicho sistema consiste en
un bloque de cierre de cremallera colocado en la parte derecha del arma, en cuyo interior se encuentra
el percutor, con muelle de espiral inclinado unos HGU, sobre el que se abate el martillo del vie)o eslabón
cuya cabe"a se ha hecho plana, el extractor del casquillo se acciona haciendo retroceder un poco el
bloque, para lo cual se desli"a sobre un perno de rotación.
+eniendo en cuenta que esta transformación se reali"ó sobre las que probablemente eran las me)ores
armas de avancarga que hab#a en la época, es decir, los fusiles %nfield *. GJ, los ingleses, a fin de
cuentas, hicieron un buen negocio. %n efecto, desde que se reali"aron las pruebas, la nueva arma
demostró no sólo tener excelentes cualidades bal#sticas, más o menos como las del arma original, sino
que también pose#a una cadencia de tiro muy buena, pudiendo disparar hasta incluso catorce cartuchos
por minuto.
%n este sentido, la pol#tica de ahorro en los costes en los que fuera posible se demostró ganadora, y
@ran Kreta6a, de esta forma, consiguió competir, como armamento portátil, con las otras grandes
potencias. La sucesión de las operaciones de carga y de disparo de los %nfieldM;nider era la siguiente&
E8 armar el martillo, '8 con el pulgar de la mano derecha, mover hacia la derecha el bloque de cierre, J8
tirar hacia atrás del bloque para extraer el casquillo disparado y girar hacia la i"quierda el arma para
hacer que caiga la tierra, H8 introducir un nuevo cartucho! G8 cerrar el bloque! L8 disparar.
%l cartucho ten#a el casquillo de láminas de latón con envoltorio exterior de papel y cebo central tipo
Koxer. La bala era idéntica a la de 2inie utili"ada en el modelo de avancarga, es decir, cil#ndrico V o)ival
con tres canalillos anulares rellenos de cera! hab#a dos novedades& la cavidad posterior estaba, en parte
ocupada por un taco de arcilla comprimida, mientras que en la punta hab#a, recabada, otra cavidad
rellena con un taco de madera que serv#a para retrasar el centro de gravedad y favorecer la estabilidad
en la rotación. *osteriormente este cartucho fue substituido por una bala mucho más simple y menos
costosa, ya no autoexpansiva, sino llena y apenas for"ada en las estr#as. ;u utili"ación en el campo
demostró el ;nider 7ver anexo x8, aunque válido, no carec#a de defectos tales como que el obturador,
después de algunos tiros ya no cerraba herméticamente la cámara o que el cartucho ten#a demasiado
)uego, lo que provocaba que en el momento de disparo se retuvieran adecuadamente los gases, o que
el perno de rotación del bloque era demasiado débil, por lo que el cierre se produc#a exclusivamente
debido al peso del bloque. %n consecuencia, se modificaron el cartucho y el bloque al que se a6adió
una palanca pulsador para la apertura y el cierre, y se hi"o más robusto el perno de rotación.
>e aqu# los principales datos del fusil de infanter#a ;nider& longitud total EJQ.' cm., ca6ón& PQ.G cm.!
calibre EH.Q mm.! peso & H.EH( gr. Datos del primer modelo de cartucho 7en total se distribuyeron Q
modelos8& bala de '.FG cm.! peso JH gr.! carga& H.G gr. %l ;nider fue el arma principal del e)ército
británico hasta EFQH, a6o en que comen"ó a sustituirse por armas sistema 2art#ni, adoptadas en EFQE.
3etirados del e)ército, los ;nider terminaron dispersándose por todo el mundo& ;erbia, 2ontenegro,
hina, ?apón, ;iam, +urqu#a, $fganistán. 0ncluso 9rancia, >olanda y Dinamarca adoptaron el sistema
;nider, aunque mientras que el que utili"aron en estos dos :ltimos pa#ses era básicamente idéntico al
inglés, el adoptado por los franceses era levemente diferente. %n 9rancia, en donde se denominó .a
tabatiere/, es decir .De tabaquera/, debido a que la apertura de la cubierta se parec#a a la ca)a en la que
se conservaba el tabaco, se adoptó el EL de mayo de EFLQ es decir, incluso un a6o después de que
naciera el hassepot de retrocarga.
*ara no pagar los derechos de patente a lo que sin duda ;nider ten#a derecho, el gobierno francés
pensó en resucitar una vie)a patente presentada un a6o antes por un armero francés, un tal ;chneider,
la cual ten#a sorprendentes analog#as con la presentada por ;nider. %n un primer momento se trataba
de transformar las armas EFGJ +, EFGH y EFGQMGP en fusiles de infanter#a, fusiles de dragones y
carabinas de ca"ador. ;ólo las armas que estaban en condiciones de conservación perfectas sufrieron
dicha transformación, la cual no se llevó a cabo en las fábricas del estado ocupad#simas con la
producción del hassepot, sino :nica y exclusivamente en la industria privada ba)o la estrecha vigilancia
de los inspectores militares.
Las armas modelo EFLQ no entusiasmaron nunca a los soldados, aunque demostraron ser
perfectamente válidas para el uso que se les dio, es decir de segunda l#nea, aunque en ciertos casos
obtuvieron resultados muy parecidos a los Dreyse. %ntre los defectos que se encontraron vale la pena
mencionar el exceso de peso y la munición con su grosor, la poca exactitud del al"a y la sensible
diversidad de calibre de un arma a otra.
Durante la guerra francoMprusiana, los ;chneider, en ciertos casos, se utili"aron también en primera
l#nea, en donde resultaron muy impopulares debido a varios motivos que se pueden resumir en los
siguientes& eran poco prácticos para la guerra en primera l#nea, para la que en realidad no estaban
previstos su uso& la munición resultaba con frecuencia defectuosa! hab#a un cierto comple)o psicológico
de inferioridad en relación con los otros soldados franceses que ten#an en dotación el nuevo hassepot,
mucho más moderno.
4. Funcionamiento y teoría de un arma de fuego
Lo Xue Acurre Dentro Del artucho $l Disparar
$ntes de ver el funcionamiento de un arma de fuego, es necesario ver sus partes escenciales. 7 ver
anexo O 8 . $l pensar en un arma no se suele preguntar sobre lo que sucede dentro del cartucho
cuando tiramos del gatillo. Desde la simple transformación f#sica de inercias y energ#as hasta el traba)o
que desarrolla una máquina comple)a como es el disparo de un arma, se produce una verdadera
reacción qu#mica que produce una gran cantidad de elementos gaseosos capaces de provocar
inmediatamente después de su rapid#sima expansión, la proyección de la bala.
%l cartucho se compone de cuatro elementos esenciales& el casquillo 7principalmente tiene la función de
contener la pólvora8, la bala o proyectil que es la parte que sale disparada, pudiendo ser de materiales
de diversas densidades como el plomo, el plástico o el acero! la pólvora de disparo cuya cantidad
constituye la carga de lan"amiento y por :ltimo la cápsula de incendio, es decir la parte detonante del
con)unto.
$l tirar del gatillo, el percutor, golpeado por el martillo, comprime violentamente la cápsula provocando
su aplastamiento instantáneo. Dentro de la cápsula hay un elemento de forma triangular y fuertemente
enervado denominado yunque, cuya función es la de contrarrestar el aplastamiento de la cápsula hacia
el interior, la posibilidad de expansión de la cápsula hacia adentro es lo que provoca la contracción del
compuesto explosivo 7fulminato de mercurio o destilación de plomo8 contra el yunque y su consiguiente
detonación. ;e asiste una primera y peque6a explosión cuyo efecto se utili"ará para detonar y para
provocar la deflagración de la carga de lan"amiento que hay en el casquillo.
La llamarada, provocada por la explosión del cebo, se proyecta como un auténtico dardo a gran
temperatura en el peque6o orificio que se encuentra situado en la base del casquillo, en los casquillos
militares pueden ser dos, )usto en el centro del cebo. La pólvora de disparo, envestida por la detonación
del cebo comien"a a incendiarse produciendo gran cantidad de gas. %l enorme desarrollo de gas
determina una fort#sima presión y, por tanto, un efecto de empu)e tanto hacia la base de la bala como
hacia las paredes del casquillo. %n el mismo momento en que la bala se proyecta hacia adelante, se
produce el ensanchamiento del casquillo que, al dilatarse se adhiere perfectamente a las paredes de la
recámara, evitando que salga el gas hacia el obturador. %l frotamiento reali"ado sobre el revestimiento
de la bala por estr#a hecoidal del ánima del ca6ón hacia que se fuerce el proyectil
La 9isica %n Los artuchos
$ntes de reali"ar un arma, es fundamental decidir como y que cosa tendrá que disparar, valorando as#,
en función de las presiones que hay en )uego, el tipo, la cantidad y la calidad de los materiales
necesarios. %n definitiva, a las fuer"as que se desencadenarán, el arma tendrá que oponer la misma o
más fuer"a para garanti"ar una buena dosis de seguridad.
Nna carga de explosivos representa una cierta cantidad de energ#a térmica potencial que a disposición
del usuario que, cebada oportunamente, da lugar al fenómeno explosivo capa" de desarrollar el traba)o
previsto. %l fenómeno explosivo es una reacción qu#mica que transforma el material normalmente
sólido, en una gran cantidad de productos, en buena parte gaseosos, a alta temperatura y en un tiempo
brev#simo desarrollando una cierta energ#a térmica que se expresa en forma de presión. Dicha presión
se transforma en traba)o, sobre todo si los gases, en ve" de estar libres para expandirse, act:an en un
ambiente de volumen limitado.
Los efectos dinámicos de rotura o de proyección representan el traba)o producido por una cierta
cantidad de un determinado tipo de explosivo para el fenómeno indicado o para el fin deseado. ;e
intuye fácilmente que sobre las presiones que se obtienen )uega un papel importante el tiempo de
combustión, que depende además de la forma f#sica del explosivo, de la presión del ambiente en el que
la explosión se desarrolla. %n otras palabras, la velocidad de combustión se autoacelera fuertemente al
aumentar la presión, disminuyendo los tiempos y elevando posteriormente la propia presión.
%sta posibilidad de aumento de las presiones se aprovecha cerrando el espacio en el que la carga
puede actuar. %l cierre puede ser fuerte, como el envoltorio de una granada o la horna"a de una mina, o
bien lábil, como la de la fuer"a de inercia, el gripado y el for"amiento de un proyectil en el caso de un
arma de fuego, en donde las presiones han de ser limitadas y dirigidas a reali"ar el lan"amiento. %n
condiciones normales de e)ercicio, las presiones máximas pueden alcan"ar las G,((( atmósferas con
explosivos detonantes.
%s importante recordar que los explosivos denominados detonantes pueden explotar también al aire
libre si se les ceba enérgicamente, produciendo efectos dinámicos variables que dependen de su
composición, cantidad y tipo de ambiente circunstante. 0ncluso la pólvora negra puede explotar al aire
libre con relativa facilidad, ya que tan solo necesita un cebo lábil! sin embargo, dada su limitada
potencia, los efectos dinámicos resultan poco relevantes, obviamente en relación a la cantidad de
explosivo. %n el campo de las presiones se denomina fuer"a espec#fica de un explosivo la presión
desarrollada por una unidad de peso en una unidad de volumen libre. %n literatura, en nuestro caso, las
presiones se encuentran normalmente expresadas en Iilogramos fuer"a por cent#metro cuadrado
7 SgfCcm
'
8, aunque para adecuar a las unidades el sistema internacional, recordaremos que la unidad de
medida de las presiones es el *ascal.
Los manuales americanos contribuyen a complicar los cálculos ya que las presiones se encuentran
expresadas en libras por pulgada al cuadrado.
La medida de las presiones desarrolladas por los explosivos desarrolladas por los explosivos han sido
siempre un problema muy dif#cil de resolver por los valores elevados como son los millares de
atmósferas a tiempos brev#simos como las milésimas de segundo. La determinación de la presión
máxima y de los tiempos seg:n los cuales se desarrolla en una determinada cantidad de explosivo se
reali"a con la denominación de probeta manométrica. onceptualmente, dicho instrumento de
laboratorio consiste en una cámara cerrada indeformable y de capacidad conocida en la que se coloca
el explosivo cuidadosamente pesado y cebado y en un pistón comunicante con la cámara, cuyos
movimientos, oportunamente registrados ofrecen los datos necesarios.
Atro campo importante de estudio de las presiones se refiere al que se produce durante el disparo en
los ca6ones de las armas de fuego. Dichas medidas se reali"an en los centros experimentales y
blancos de prueba con manómetros de presión o crushers, del ingles .to crush/, hacer presión. %l
principio en el que se basa es sencillo! en un ca6on especial de prueba, a través de uno o mas orificios,
se pone en comunicación el anima con los pistones que desde el exterior apoyan sobre cilindros de
latón cerrados por el otro extremo. La presión del explosivo se reali"a a través de pistones que oprimen
los cilindros de metal blando, proporcionalmente a su intensidad máxima en el exacto punto de medida.
%n la practica, el calculo de los valores de presión es bastante complicado, necesitando especial
atención a la elección y la medida de los cilindros, tanto antes como después de los cilindros.
0gualmente laboriosa es la preparación de las tablas de medida que describen las presiones estándar
producidas conocidas con las cuales se confrontan las presiones reales obtenidas cada ve" durante la
medición.
%l ca6on experimental adoptado generalmente para medir las presiones e)ercidas por los distintos
propelentes con distinta dosificación en el fusil de ca"a calibre E' anima lisa es de Q(( mil#metros y esta
dotado de tres manómetros de crushers para presiones de hasta '((( SgfC cm
'
, colocadas a EQ
mil#metros, ha EL' mm. y a L(( mm. de la culata. %l primero, colocado en correspondencia con la
cámara de explosión, mide en la practica la presión máxima, mientras que los otros dos miden las
presiones residuales. Los cilindros utili"ados para esta prueba sino de latón y miden HP( mm. de altura
por J((mm. de diámetro.
5aturalmente, cada topolog#a de arma, desde la pie"a de artiller#a hasta el fusil de ca"a, comporta
manómetros con caracter#sticas propias, en numero y en dimensiones, aunque estén basados en el
mismo principio f#sico. *or e)emplo, la medida para el fusil estriado modelo PE se reali"a con un crusher
para presiones de hasta G((( SgfC cm
'
con cilindros de latón de G.G mm. de diámetro por E(mm. de
altura.
;in embargo, los investigadores americanos utili"an los crushers con cilindros de plomo, obviamente
mas deformables que los de latón, para medir mas detalladamente las ba)as presiones presentes en las
armas de avancarga con cargas menores y los tradicionales de latón para las cargas mas elevadas, en
este caso, siempre de pólvora negra. 3ecientemente, el desarrollo de los aparatos electrónicos ha
permitido utili"ar manómetros de cuar"o eléctricos y otros de una precisión muy elevada, capaces de
medir una millonésima de segundo.
9uncionamiento de un pistola.
*or el concepto de arma ligera en tendemos que es un arma portátil y asi es, las armas ligeras la mas
difundidas son las pistolas y a ellas son a las que me voy a referir en este tema. %xisten diversos tipos
de pistola, no solo en tama6o, forma, construcción, si no también en su estructura interna y su
funcionamiento en general.
%n este tema haré una subdivisión mencionando las dos estructuras fundamentales dentro de las
pistolas ya que me seria imposible hacer una me"cla de estilos en el terreno de las armas! es por eso
que anali"aremos a las dos representantes de estos estilos& la Luger (F y la Keretta PF 9;.
9uncionamiento de la luger (F
La Luger cuya denominación completa es *istole (F, además de adoptar soluciones mecánicas muy
especiales, es una de las pocas armas sin gatillo, con el percutor del tipo inclinado. *ara armar la
pistola, una ve" que se ha colocado el cargador es necesario su)etar los dos pestillos sobre la
articulación de rodillera y tirar hacia arriba echándoles al mismo tiempo hacia atrás.
Después de que se han levantado los pestillos, se ba)an contemporáneamente al soltarse de la
articulación llevando el obturador a la posición de cierre, lo que hace que se eleve un cartucho del
cargador y se coloque en la recamara. $l avan"ar los pestillos, se arma el percutor gracias a un
apéndice situado en la parte i"quierda que se engancha en un saliente situado dentro del muelle de
lámina que se encuentra colocado en la parte i"quierda del castillo. $l apretar el gatillo, una palanca e
forma de .L/, colocada dentro de una cavidad situada encima del mando de disparo, oscila
comprimiendo por la parte anterior el muelle de enganche el apéndice del percutor, el cual golpea el
cebo del cartucho y, consiguientemente, provoca el disparo.
Nna ve" que ha partido el disparo, la corredera, el ca6on y el obturador comien"an a echarse hacia atrás
al mismo tiempo! después de haber recorrido unos cinco mil#metros en un lapso de tiempo suficiente
para que disminuya la presión dentro del ca6on, los dos pestillos chocan por la parte de aba)o dentro del
castillo recibiendo un golpe hacia arriba. De esta forma, la articulación se repliega hacia si misma. $l
replegarse la articulación, gracias a un reenvió en forma de .;/ colocado en la parte posterior de la
rodillera, carga el muelle de rearme al tiempo que un apalanca, colocada en la parte anterior de la
segunda sección de la articulación, engancha el apéndice del percutor echándolo hacia atrás.
%l casquillo, enganchado en la u6a extractora colocada en la parte superior del obturador, se retira )unto
con la articulación hasta que chocan con un saliente en forma de triangulo situado dentro de la
corredera. %l casquillo, golpeado posteriormente por el expulsor, se desengancha de la u6a extractora y
sale hacia arriba. uando la rodillera se ha replegado totalmente sobre si misma comien"a a extenderse
gracias al retorno elástico del muelle colocado en la parte dorsal de la empu6adura, la parte inferior de la
cara del obturador recoge un cartucho, lo introduce en la recamara y toda la rodillera )unto con el ca6on
avan"a dentro de la corredera! el arma esta nuevamente lista para dispara un nuevo tiro.
Nna de las particularidades del arma es la rodillera, un sistema de cierre clásico utili"ado ya en el
Dinchester, pero con la diferencia de que mientras que en los fusiles americanos los distintos bra"os
están perfectamente en e)e entre s#, en la Luger, las articulaciones están situadas ligeramente fuera de
e)e hacia aba)o, con la finalidad de ofrecer mayor resistencia a las presiones del cartucho y que, por
tanto, mayor fiabilidad.
9uncionamiento De La Keretta PF 9s
Derivada, en el sistema de cierre de la alemana Dalther *JF, esta pistola tiene un funcionamiento
regular y fiable que garanti"a una difusión impensable para un arma corta en tiempo de pa". La Keretta
PF 9; 7ver anexo O8 es la versión civil de la famos#sima P' 9;, la pistola del e)ército y de la polic#a
italiana, as# como la del e)ército americano 7adoptada con la sigla LP8. La versión civil se diferencia de la
militar no sólo por la longitud de la recámara& la P' 9; utili"a municiones P *arabellum con un casquillo
de EP mm., mientras que la versión para el mercado civil italiano disparaba cartuchos calibre P O 'E.
*ara poder disparar con la PF 9; es necesario en primer lugar llenar el cargador con EG cartuchos
comprimiendo el muelle del elevador. Los cartuchos se disponen dentro del cargador en dos hileras,
solución necesaria para evitar que el cargador sea demasiado largo y, al mismo tiempo, para garanti"ar
una buena reserva de municiones. Nna ve" completada la operación de la introducción de los
cartuchos se coge el cargador y se empu)a con decisión hacia el interior de la empu6adura. %n este
momento, aunque el arma está cargada, a:n no está lista para disparar, ya que la recámara está vac#a.
*ara introducir un cartucho en el ca6ón, es necesario su)etar la corredera, tirar hacia atrás hasta el
punto muerto posterior y soltarla. La corredera al avan"ar, con la parte inferior de la cede del percutor
choca contra la base del primer cartucho, empu)ándole hacia la recámara. %l cartucho se libera del
extractor, el cual, al verse obligado a sobresalir hacia afuera, muestra la parte superior pintada de ro)o
advirtiendo que el arma tiene un cartucho en el ca6ón. %n el momento en que el cartucho entra en la
recámara, el ca6ón comien"a a avan"ar empu)ado por la corredera. Después de reali"ar un breve
recorrido de unos G mm. el pivote del tendón, colocado en la parte inferior del ca6ón, ale)ándose de la
pared anterior del orificio del cargador libera las aletas de sierra, las cuales empu)adas por el muelle de
rearme, se elevan y se introducen en una sede especial situada en la corredera. $l mismo tiempo,
ca6ón y corredera, unidos entre s#, avan"an unos H mm. hasta al punto de retención anterior.
Nna ve" terminadas las operaciones de carga de munición, el arma está lista para disparar. +irando del
gatillo, el e)e de reenv#o se coloca en el lado derecho del fuste y avan"a interceptando el diente de
disparo, que a su ve", libera el martillo de forma que éste se abata contra el percutor.
;i el cartucho no estuviera colocado correctamente, la corredera no se cerrar#a adecuadamente y no se
alinear#a con la sede del desconector 7que consiste en un peque6o reba)e colocado en la parte inferior
derecha de la corredera8, con el desconector mismo que no es otra cosa que una apéndice superior de
la palanca de reenv#o del gatillo y, consiguientemente, la cadena de disparo se interrumpir#a impidiendo
que se libere el martillo. $demás de este tipo de seguro automático, existe otro que se desengancha
cuando se tira al fondo del gatillo! consiste en un pivote cargado mediante un muelle colocado a un lado
del percutor. %n posición de reposo, el pivote obstaculi"a el recorrido hacia adelante del percutor! sin
embargo, cuando se tira del gatillo, se eleva un bra"o en forma de L, empu)ando el pivote hacia arriba
deforma que se alinee el percutor permitiéndole avan"ar. La acción de este seguro automático es
perfectamente visible incluso con la pistola montada, ya que el pivote, al estar al"ado, sobresale por la
parte superior de la corredera.
%l tercer y :ltimo seguro es de tipo manual y se encuentra en la parte i"quierda de la corredera. uando
se coloca un tambor deforma coaxial con el percutor, este gira liberando el martillo del diente de disparo
haciendo que se abata. %l martillo choca con violencia contra el percutor, que, sin embargo, no puede
avan"ar ya que la barrita que controla el seguro obstaculi"a la marcha de la cabe"a del percutor.
;i el seguro manual se encuentra desenganchado y el cartucho está correctamente colocado, tirando
del gatillo sale el disparo. %l efecto del retroceso obliga al ca6ón, unido al obturador, a retroceder unos H
mm., el lapso de tiempo necesario y suficiente para que el bal#n abandone el ca6ón y desciendan las
presiones.
Nna ve" que las presiones han descendido a los niveles aceptables, el excéntrico del manto del bloque
choca contra el castillo haciendo que el bloque de cierre gire hacia aba)o, desenganchando la corredera
del ca6ón. Nna ve" reali"ada esta operación, la corredera comien"a a retroceder comprimiendo el
muelle de recuperación! al mismo tiempo, la u6a extractora su)eta el casquillo y lo arrastra fuera de la
recámara hasta que llega al expulsor, lugar en el que el casquillo se desengancha del extractor y sale
del arma por la parte i"quierda.
La corredera mientras tanto, sigue retrocediendo hasta completar su recorrido! después comien"a a
avan"ar empu)ado por el muelle de recuperación y recoge un nuevo cartucho que introduce en la
recámara repitiendo el ciclo hasta que ya no quedan más cartuchos en el cargador.
Nna ve" reali"ada esta operación, la corredera comien"a a retroceder comprimiendo el muelle de
recuperación! al mismo tiempo, la u6a extractora su)eta el casquillo y lo arrastra fuera de la recámara
hasta que llega al expulsor, lugar en el que el casquillo se desengancha del extractor y sale del arma por
la parte i"quierda.
Kal#stica
iencia que estudia el movimiento de los cuerpos proyectados a través del espacio. La bal#stica tiene
que ver en general con proyectiles disparados por ca6ones o armas ligeras, pero también puede
examinar el vuelo libre de las bombas o de los cohetes.
%l movimiento de un proyectil desde el momento del disparo hasta su impacto en el blanco se divide en
tres fases distintas& bal#stica interior, que estudia el movimiento del proyectil mientras se encuentra
dentro del ca6ón! bal#stica exterior, que considera el movimiento del proyectil desde el momento en que
abandona el ca6ón hasta que alcan"a el blanco, y bal#stica terminal, que anali"a el efecto del proyectil
sobre el blanco
Kal#stica interior& La bal#stica interior se ocupa de la temperatura, el volumen y la presión de los gases
producidos por la combustión de la carga propulsora en el ca6ón! tiene también que ver con el efecto de
la expansión de esos gases sobre el ca6ón, la cure6a y el proyectil. $lgunos de los elementos cr#ticos
implicados en el estudio de la bal#stica interior son la relación entre el peso de la carga y el peso del
proyectil, la medida del calibre, el tama6o, forma y densidad óptimos de los granos de carga propulsora
para los diferentes ca6ones, y los problemas conexos de máxima y m#nima presión en la boca del arma.
%l ingeniero británico Ken)am#n 3obins llevó a cabo muchos experimentos de bal#stica interior! sus
resultados )ustifican que se le considere el padre de la artiller#a moderna. Los experimentos modernos
confirmaron la mayor#a de las conclusiones de 3obins, pero pusieron en duda sus conclusiones
respecto al máximo de la temperatura y presión. 2ás tarde, en el siglo O1000, el f#sico angloamericano
Ken)am#n +hompson reali"ó el primer intento de medir la presión generada por la pólvora! el resultado
de sus experimentos constituye la mayor contribución a la bal#stica interior reali"ada hasta entonces.
>acia EQL(, los estudiosos franceses de bal#stica determinaron la relación entre la velocidad en la boca
del arma y la longitud del ca6ón, midiendo la velocidad de una bala de mosquete y cortando una porción
del ca6ón antes de medir la velocidad en el siguiente disparo. Ntili"ando los resultados de estos
experimentos )unto con los avances en qu#mica y termodinámica, los expertos en bal#stica pudieron
desarrollar fórmulas que acreditaron la relación entre la velocidad en la boca del arma y la forma del
proyectil, el peso, tipo y tama6o de grano de la carga de pólvora, la presión y temperatura en el ca6ón,
el tama6o de la cámara de la pólvora y la longitud del ca6ón.
Kal#stica exterior& %n bal#stica exterior, la forma, el calibre, el peso, las velocidades iniciales, la rotación,
la resistencia del aire y la gravedad constituyen los elementos que inciden en la trayectoria de un
proyectil desde el momento en que abandona el ca6ón hasta que alcan"a el blanco. >asta la mitad del
siglo O10 se creyó que las balas se mov#an en l#nea recta desde el ca6ón hasta el blanco y que las
bombas disparadas por morteros describ#an una trayectoria compuesta por dos l#neas rectas unidas por
un arco de c#rculo. %l matemático italiano 5iccolY +artaglia arguyó, en un tratado sobre ca6ones, que
ninguna porción de la trayectoria de un proyectil pod#a ser una l#nea recta, y que cuanto mayor fuera la
velocidad del proyectil, más tensa ser#a su trayectoria. +artaglia inventó el cuadrante de ca6ones
utili"ado para determinar la elevación de la boca de fuego. @alileo demostró que, en el vac#o, un
proyectil describe un arco parabólico. La descripción de la ley de la gravedad por 0saac 5ewton aclaró la
causa del movimiento curvil#neo de los proyectiles. 2ediante el uso del cálculo, 5ewton determinó la
cantidad de movimiento transferida del proyectil a las part#culas de aire en reposo! este método de
calcular la resistencia del aire se ha visto superado por el uso de tablas, derivadas de disparos
experimentales.
*ara determinar la velocidad del proyectil una ve" abandonado el ca6ón se utili"an dos métodos& uno
mide la cantidad del movimiento del proyectil, el otro calcula el tiempo requerido para que el proyectil
cubra una distancia concreta. %l primer método es el más antiguo y se utili"ó mientras los ca6ones y
proyectiles fueron peque6os, las velocidades ba)as y los alcances cortos, con lo que sus resultados eran
lo bastante precisos para la mayor#a de los propósitos prácticos. %l péndulo bal#stico y el péndulo de
ca6ón se utili"aron para medir la cantidad de movimiento del proyectil, pero tales mecanismos se
sustituyeron por máquinas más baratas y seguras que traba)an sobre los principios del segundo método.
%l péndulo bal#stico fue desarrollado hacia EQHJ por 3obins, quien fue el primero en afrontar una serie
sistemática de experimentos para determinar la velocidad de los proyectiles. %l principio del péndulo
bal#stico, as# como el del péndulo de ca6ón desarrollado por +hompson, radica en la transferencia de la
cantidad de movimiento de un proyectil con masa peque6a y alta velocidad, a una masa grande con una
velocidad resultante ba)a.
%l péndulo bal#stico consiste en una enorme plancha de hierro a la que se emperna un bloque de
madera para recibir el impacto del proyectil! el péndulo se suspend#a de un e)e hori"ontal. $l ser
golpeado por el proyectil, el bloque retroced#a en un cierto arco que pod#a ser medido con facilidad.
onociendo el arco de retroceso y las masas de proyectil y del péndulo, pod#a calcularse la velocidad
del proyectil. %l péndulo bal#stico tan sólo soportaba el impacto de balas de mosquete! sin embargo,
3obins reali"ó importantes progresos en la ciencia de los ca6ones al determinar las relaciones que
hab#an de darse entre el calibre, la longitud del ca6ón y la carga de energ#a.
@racias al segundo método, la velocidad del proyectil se determina midiendo el tiempo que tarda en
recorrer una longitud conocida de su trayectoria! para este propósito se han dise6ado numerosas
máquinas. %n EFH( el f#sico británico sir harles Dheatstone sugirió el uso de la electricidad para medir
peque6os intervalos de tiempo. %sta sugerencia condu)o al desarrollo del cronógrafo, un mecanismo que
registraba por medios eléctricos el tiempo que necesitaba un proyectil para pasar entre dos pantallas de
alambre fino. Las fórmulas y tablas para bal#stica exterior de cada nuevo tipo de ca6ón son más o
menos emp#ricas y deben comprobarse mediante experimentos reales, antes de que se puedan calibrar
con precisión los mecanismos de punter#a.
2edición bal#stica& %l desarrollo de la fotograf#a a alta velocidad y del estroboscopio por el ingeniero
estadounidense >arold %ugene %dgerton y otros investigadores, ha conducido a un me)or conocimiento
de las tres ramas de la bal#stica. +ales ingenios permiten fotografiar cualquier proyectil en vuelo,
ayudando al estudio preciso no sólo de su velocidad, sino también de su posición 7para determinar el
grado de oscilación8 e incluso las ondas de choque que produce.
%l más importante de los recientes avances en bal#stica es el uso de computadores. %l cálculo exigido
por la bal#stica exterior requiere, por lo general, con)untos de ecuaciones diferenciales parciales de
segundo orden, cuya resolución implica cientos de miles de cálculos. *ara encontrar la posición de un
proyectil en varios puntos a lo largo de su trayectoria se necesitan docenas de tales soluciones. %l
procedimiento ha de repetirse para cada una de las diferentes elevaciones del ca6ón. 0ncluso con la
ayuda de reglas de cálculo y máquinas calculadoras ordinarias, seme)ante operación exigir#a al
matemático una extraordinaria cantidad de tiempo! el uso de computadores electrónicos permite
conseguir soluciones completas en pocos segundos. Los computadores se utili"an también para la
simulación de vuelos de misiles.
%l dise6o, desarrollo y graduación de una amplia variedad de equipos electrónicos y ópticos muy
sofisticados a lo largo de los :ltimos a6os ha incrementado de forma considerable el avance de la
investigación bal#stica, en particular en lo que afecta al funcionamiento de los misiles teledirigidos.
%)emplos de tales instrumentos son los telescopios de seguimiento de largo foco, las cámaras
fotogramétricas y los transmisores y receptores de radio en miniatura instalados en los misiles.
. Las armas clásicas
2auser PL
%n la intención de su inventor, esta arma deber#a ofrecer las venta)as de un fusil )unto con las de una
pistola& corta pero de gran alcance, larga, portátil y potente.
>N3>0LL, Dinston, 2emorias 7 EPHFMEPGH8 dice& . *or culpa de mi espalda, susceptible de
dislocarse con gran facilidad, hab#a decidido que, en caso de tener que combatir cuerpo a cuerpo,
deber#a usar una pistola, no un sable. >ab#a comprado en Londres una pistola automática, la :ltima
novedad en armas de fuego. 2e hab#a entrenado mucho durante nuestra marcha por el 5ilo, por lo que
decid# combatir con esta arma/
%l que habla as# es un )oven teniente del 'EU 3egimiento destinado a hacerse famoso& Dinston
hurchill, quien en sus memorias recuerda de este modo la carga de Amdurman contra los derviches en
;udán, en EFPF MMM Nn hombre se echó a tierra )usto delante de m#. 5oté el brillo del sable curvo.
0nclinándome hacia un lado hice dos disparos contra aquel hombre a menos de J m., incorporándome, vi
delante de mi otro perfil blandiendo un sable. $lcé la pistola y disparé& estábamos tan cerca que el
ca6ón del arma le tocó.>ombre y sable desaparecieron ba)o las pe"u6as de mi caballo. De repente, en
el centro del pelotón apareció otro derviche, avan"aba hacia m# blandiendo una espada. Lo abat# a
menos de un metro. <Xué fácil es matar a un hombre=, sin embargo, no me preocupó lo más m#nimo.
2e d# cuenta que hab#a disparado todas las balas de mi 2auser PL hab#a salvado la vida de hurchill.
;eguramente, el futuro *rimer 2inistro 0nglés no de)ó aquel arma tan rápidamente.
1alorando las incluso hoy notabil#simas caracter#sticas de la 2auser PL, no han de sorprenderse de que
esta arma fascinara hace E(( a6os a quien la probase. *otencia, precisión, rapide" de fuego, gran
retroceso. >e aqu# las caracter#sticas fundamentales de esta pie"a maestra de mecánica en la que cada
pie"a se acopla con la otra con una precisión incre#ble y sin tornillos& el :nico que existe sirve
exclusivamente para su)etar las dos caras de la empu6adura. +odas las pie"as son de acero maci"o con
algunas fresaduras y acabado a mano. %xcluyendo las caras de la empu6adura, el arma se desmonta
completamente sin necesidad de herramientas.
*ara poner a punto esta pistola semiautomática, *aul 2auser 7hab#a partido del proyecto con un
colaborador suyo, 9idel 9eederle8 ;iguió seguramente muchos de los principios que ya aplicara en su
famoso fusil de repetición manual 7+e)er FF8. %n la PL encontramos elementos como el cargador
colocado delante del gatillo en el que se puede insertar las balas de una en una o die" a la ve" a través
de una platina! incluso la mira dotada de regulación de E(( a E((( m. 7con variantes en función de los
modelos8. *arec#a una variante de un fusil, )ustificable sólo por el hecho de que el arma estaba dotada
de una funda de madera que aplicada a la culata transformaba a la pistola en una carabina capa" de
disparar con cierta precisión hasta J(( m. *recisamente, sobre un blanco colocado a esta distancia, el
canciller @uillermo 00 hi"o '( disparos el '( de agosto de EFPL en el campo de tiro de Sathrinenhol", en
*ostdam, entusiasmándose con los resultados. $ pesar de los favores del emperador, la comisión militar
encargada de elegir un arma de ordenan"a para sustituir el 3eichsrevolver EFQP )u"gó la pistola de
2auser demasiado pesada y desequilibrada 7al final se eligir#a la Luger8. %sto no significa que 2auser
no consiguiera vender su criatura. ómplice de ello fue la primera contienda mundial en la que entre los
modelos civiles y militares, desde EFPL a EPHG se produ)eron cerca de P((,((( pistolas en P versiones
distintas, incluida una . a ráfaga/, la automática ;chnellfeuer *istol de EPJ', cargador fi)o de E( ó '(
disparos. %ste modelo fue muy utili"ado por los oficiales alemanes durante la 'Z. @uerra 2undial por
sus elevadas prestaciones. %ntre los contratos gubernamentales podemos recordar los que hi"o con
+urqu#a, 0talia, *ersia, $ustria, 9inlandia y la misma $lemania. %xisten 2auser PL 7en sucesivas
versiones 2PF V 2(JM2(GM2E' y 2'L, a6os de las diversas modificaciones8, que utili"aron los chinos,
indonesios, siameses... incluso la polic#a francesa compró un cierto n:mero de 2auser PL
caracteri"adas por tener el ca6ón corto. orto era incluso el ca6ón de las versiones denominadas .bolo/
7cien mil#metros8, destinada al mercado ruso.
5o faltaron los detractores de esta arma, sin duda no exenta de defectos. *or citar algunos, el depósito
fi)o de cartuchos puesto delante del puente del gatillo no soporta la confrontación con el cargado
extra#ble preparado por Korchardt para su homónima pistola registrada en EFPJ 7de la que tomar#a vida
la Luger8. %n efecto, el depósito de la 2auser desequilibra hacia delante el arma cuando se empu6a
con una sola mano y hace dif#cil introducir los cartuchos uno a uno debido a la presión del obturador que
tiende a cerrarse, mientras que usando la platina de E( cartuchos se bloquea en apertura. $demás, si
se quiere descargar el arma sin disparar, es necesario manipular con cuidado la culata, operación que
conlleva el riesgo de disparos accidentales. La empu6adura es también poco racional, demasiado
gruesa y redonda 7 no por nada los americanos han bauti"ado esta arma con el nombre de
.Kroomhandle/, mango de escoba8. *or otra parte, el arma es demasiado pesada, resultando poco
práctica y dura de accionar, digna de un fusil. 9inalmente, para ser una arma militar tiene el mismo
defecto de la Luger& es demasiado cara la producción con los estándares y calidad alemanes. La PL
fue, copiada en %spa6a y en hina, mientras que la Luger era tan comple)a que ninguno habr#a podido
reproducirla, excepto los precis#simos. $ pesar de todo, los defectos hacen a:n más fascinante esta
arma que lleva más de cien a6os con gran desenvoltura, y a:n hoy contin:a enamorando a miles de
coleccionistas.
La EPE' es el modelo más difundido, derivada de la 2PL, construida con el n:mero de serie '((,(((
hasta el Q((,(((. La mira llega hasta los E,((( m. y disparando a G(( m. se consegu#a introducir todos
los disparos en un rectángulo de ' x E.F m. @racias a la culata de hombro se pod#a aprovechar toda la
precisión y potencia de la pistola, que a EG( m. traspasaba E'( codee tablones de madera de abeto de E
cm. de espesor, a una distancia el uno del otro de E( cm.
AL+ A990%3[;
La olt Afficer[s es la versión más peque6a de la olt, ya que tan solo mide, en toda su longitud, EGJ
mm. de los cuales, J pulgadas y media 7FF.P mm.8 forman parte del reducido ca6on. %l ca6on, de
longitud moderada, hace el arma fácilmente ocultable, aunque al mismo tiempo se le resta precisión,
convirtiéndose la pistola en exclusivamente un arma de defensa personal a muy corta distancia. %sta
peque6a olt 7ver anexo O8 posee L estr#as de paso i"quierdo.
+iene un seguro que es manual dorsal en la empu6adura y automático en el percutor. tiene una
alimentación de L disparos dispuestas estas balas en un cargador de corto tama6o. a esta pistola
semiautomática se le ha asignado el modelo denominado .Afficer[s/ , nombre dado por su empresa
constructora olt 9irearmsM*.A box EFLF >artford (LE(E onnecticut .
%ste modelo de arma esta disponible con la empu6adura tanto de acero como en madera con el fin de
reducir el peso, esta peque6a arma tiene un peso aproximado de FG' gramos! se puede elegir entre la
versión en acero inoxidable, también en este caso brillante u opaca. La olt
Afficer[s tiene la mira anterior de ho)a, la mira posterior con muesca tipo .combat/.
La presentación para la venta es una práctica maletita de plástico dentro de la que , además del arma,
se encuentra un libro de instrucciones. La olt Afficer[s es la versión mas peque6a de la olt, y entre
todas la :nica que, además del cartucho calibre HG $*, posee un recamara para el cartucho calibre
HG>*.
olt ombat ommander
La combat commander esta disponible tanto en versión brillante como en acero inoxidable. ;u
constructor olt 9irearmsM*.A box EFLF >artford (LE(E onnecticut , su modelo es llamado. ombat
ommander. La pistola es la versión recortada de la @overnment y durante muchos a6os fue el arma de
dotación de la ia y de la guardia nacional y presidencial.
%sta arma fue hecha de defensa, se presta muy bien para la práctica de tiro al blanco. %s una pistola
semiautomática cuyo gran calibre& JF s:per auto y HG >*. tiene una longitud total de ELL mm. y su ca6on
es de H pulgadas y cuarto, en sistema métrico decimal eso es E(.F mm.
omo opcional se pueden montar miras tanto..., como regulables en altura y deriva. La pistola se vende
en una práctica maleta de plástico! dentro de la que , además del arma, se encuentra un libro de
instrucciones. %l arma tiene una alimentación por medio de un cargador de P cartuchos, posee una mira
anterior de ho)a ,la posterior tipo .combat/ y tiene un peso aproximadamente igual a PE( gramos.
olt python cal. JGQ magnum
La olt *ython esta considerada, no por nada, la 3ollsM3oyce de los revólveres. %l arma tiene una
terminación muy cuidada con una l#nea de con)unto cautivadora. ;u constructor es una de las empresas
que me)ores armas ha producido, se trata de olt 0ndustries 0nc. *.A. Kox EFLF, (LE(E >artford
onnecticut. %l modelo de esta fabulosa armas es denominado *ython .
La olt *ython es un revolver de acción doble y simple cuyo calibre es una muestra del gran poder de
esta arma, se trata del calibre JGQ 2agnum, bala capa" de atravesar muros enteros de concreto. $l
momento del disparo, si no se tiene una gran fuer"a, puede incluso a lastiamr el bra"o por el terrible
poder de la bala. %n el :ltimo veintenio, la *ython ha ido perdiendo gradualmente la calidad que le hab#a
convertido en una de las armas más prestigiosas desde finales de los a6os sesenta.
Los aficionados de la olt *ython cal. JGQ 2agnum, están buscando siempre modelos anteriores a los
a6os L(s y en los :ltimos tiempos se ha asistido el curioso fenómeno de que revólveres producidos hace
treinta a6os, se han vendido en precios superiores a los de las armas producidas actualmente. %sta
arma clásica, mide 'HG mm., su puro ca6on mide E(H mm., pesa E.(QQ gramos, tiene un seguro
automático en el percutor, tiene un tambor para alo)ar L balas. ;u mira es anterior con rampa ! posterior
regulable micrométricamente en altura y deriva.
olt Dilson ustom
%l arma ha sido construida utili"ando como punto de partida una olt ;eir F(, a la que se le han
cambiado la mayor#a de las pie"as! el ca6on, el gatillo, el martillo, el seguro dorsal, las dorsales, el
pasador, las bocas del ca6on y los niveles de mando. ;u responsable ha abrillantado todos los planos y
las pie"as en movimiento de forma que el disparo sea lo mas suave y ligero posible, para que no tenga
un gran rebote.
;u responsable es lógicamente su constructor& Dilson $ras A. LJ Leetes 0sland 3d. Krandford
onnecticut N.;.$. %l modelo es olt Dilson ustom , una pistola semiautomática calibre JF ;:per
$uto. La olt Dilson ustom ha sido construida para las grandes competiciones de tiro dinámico y solo
en el ámbito de dicho deporte tiene ra"ón de ser, ya que su considerable longitud no la hace apta para la
defensa.
>emos mencionado su longitud, esta es 7solo del ca6on8, E'Q mil#metros, su longitud total es de 'G.H
mil#metros, peso aproximadamente EJ(( gramos, posee un seguro automático en el dorsal del percutor
y otro seguro manual en la empu6adura. ;u cargador es de P disparos.
;u mira es clásica de tiro al blanco, es una mira anterior de ho)a mientras que la posterior es una mira
regulable en altura y en deriva tipo 2illet. ;e han abrillantado todos los planos y las pie"as en
movimiento de forma que el disparo sea lo más suave y ligero para las grandes competiciones de tiro
dinámico.
;teyr $ug $E
La ultima generación de fusiles de asalto es la denominada .bull pup/, literalmente .novillo/,
tal ve" por sus dimensiones extremadamente compactas, lo que en cierto modo enmascaran la notable
potencialidad agresiva del arma. la configuración .bull pup/ ha sido pensada para poder reali"ar un arma
muy compacta pero sin eliminar prestaciones al disminuir la longitud del ca6on, el cual se ha movido
hacia atrás de forma que la culata se encuentra casi en contacto con la parte posterior de la cantonera,
la que se apoya en el hombro. Los fusiles bull pup aprovechan perfectamente el espacio interior de la
culata y se reconocen inmediatamente porque tiene el culatin totalmente derecho y, sobre todo, por el
hecho de tener un cargador que se introduce en la empu6adura de la pistola, es decir, al contrario de los
fusiles de asalto convencionales. De esta forma , disparando con el arma al bra"o, el carrillo del tirador
se encuentra exactamente en correspondencia con la recamara, pero esto no crea ning:n problema ya
que estos fusiles disparan todos los modernos cartuchos calibre G.GL mm., no demasiado potentes y
retroceso m#nimo.
%l mas insólito fusil bull pup actualmente en dotación de algunos e)ércitos es seguramente el $N@
austriaco con una l#nea tan futurista que no es raro verlo 7tal ve" un poco camuflageado8 en las pel#culas
de ciencia ficción en bra"os de cualquier héroe del espacio lan"ado a la conquista de planetas
misteriosos. $N@ es el acrónimo de $rmee Nniversal @ewher, es decir, fusil universal para el e)ército. %l
ad)etivo .universal/ esta )ustificado por el hecho de que el $N@ es un verdadero sistema de arma, es
decir, que con tan solo cambiar el ca6on 7disponible en longitudes de JG, H(, G(, y L' cent#metros8 el
arma se convierte en una mitra, una carabina, un fusil de asalto y un arma automática de escuadra, es
decir , una pistola ametralladora ligera.
9abricado por la famosa empresa austriaca ;teyrMDiamlerM*uch, el $N@ esta reali"ado en materiales de
plástico de elasticidad diferenciada. %n la practica, solo el ca6on, el obturador y las gu#as, los muelles y
alg:n que otro particular secundario son de acero, mientras que el castillo es de madera ligera. %llo
podr#a poner en duda la robuste" del arma, especialmente si se expone a un uso intenso y a
condiciones dif#ciles! pero no es as#& el $N@7 ver anexo O8 ha soportado y superado durante las pruebas
tan severas que hubieran podido poner en apuros en los fusiles de asalto reali"ados totalmente en
acero! basta pensar en el terrible test que prevé disparar un tiro con el ca6on obturado por un bal#n
encasquillado a mitad del ca6on. %n este caso el $N@ ha demostrado no sufrir ni el más m#nimo da6o.
+odo esto asociado a su grandisima flexibilidad de uso explica como, además de las fuer"as armadas
austriacas, dicho fusil ha sido elegido por una quincena de e)ércitos de distintos pa#ses, las fuer"as
especiales y la polic#a, como es el caso de las guardias aduaneras de los %stados Nnidos, un pa#s que
en tema de armas siempre elige lo me)or.
%l $N@ es efectivamente un autentico transformista gracias a la gran variedad de accesorios que posee!
desde los grandes prismáticos telescopicos para el tiro de alta precisión a grandes distancias, a los
visores para mirar aun en la oscuridad! el Iit de conversión 7 ca6onMobturadorMcargador8 para
transformarlo en ametralladora calibre Pmm. *arabellum, hasta la versión con castillo revestido de
esta6o que permite sumergirlo hasta la profundidad de QP metros ba)o el agua! es decir, el arma ideal
para las fuer"as de asalto subacuaticas. *or otra parte, gracias a las t#picas propiedades del plástico, el
arma de fábrica en varios colores& desde el clásico verde.oliva hasta el beigeMarena para las tropas
desérticas y al negro opaco para las fuer"as de la polic#a.
$ algunos les podrá parecer que estéticamente este arma no gusta y, efectivamente, con frecuencia se
le conoce con el nombre de/KlacI \ DecIer/ debido a que sus formas recuerdan las instrumentos t#picos
de bricolage, especialmente la empu6adura y el gatillo, que parece una t#pica taladradora eléctrica. ;in
embargo, cuando se anali"an los diversos elementos se descubre que el $N@ es fruto de un estudio
ergonómico de máximo nivel y que ninguna otra arma actual de cartucho con casquillo metálico puede
ofrecer mas y me)or en todos los sentidos& desde la robuste" y la fiabilidad de uso y el fácil mane)o!
desde la precisión hasta la facilidad de reparación en el caso rar#simo de que se estropee.
%l $N@ se compone de L elementos intercambiables entre si de forma que permiten una casi absoluta
flexibilidad operativa& ca6on, castillo, obturador, grupo de disparo, culata y cargador. 1ale la pene
anali"ar uno a uno dichos elementos puesto que presentan un estadio verdaderamente art#stico en tema
de armas ligeras . %l ca6on, que se puede desmontar rápidamente y sin necesidad de instrumentos
especiales, tiene el anima y la recamara cromadas, lo que garanti"a una duración m#nima de EG (((
disparos! en el se ha aplicado un eficiente apagallamasMcompensador que limita notablemente el
levantamiento del arma en el tiro con ráfaga. %n el ca6on hay una manilla con el regulador de toma de
gases que se puede colocar en tres posiciones& para disparar normalmente, para disparar cuando los
mecanismos están sucios y muy llenos de residuos del gas de los disparos! para usar el fusil como
lan"agranadas. %l castillo, en aleación de aluminio, esta soldado a un bloque de acero en el que se
ancla el ca6on con un sistema de ancla)e de F aletas. ;iempre dentro del castillo, al lado se encuentran
dos tubos que hospedan las dos astas de gu#a 7 en acero cromado8 del obturador. %l castillo se levanta
hacia la parte de arriba formando una practica manilla de transporte que alo)a en su interior,
perfectamente protegido contra choques, una mira telescópica ;warovsIi con ret#cula circular de E.G
aumentos, que pueden parecer pocos, pero que en realidad son el ideal en las condiciones normales de
utili"ación ya que permiten un amplio campo de visión 7 de HG a J((metro8 y la posibilidad de alcan"ar
rápidamente el blanco a una distancia entre G( y J((m. 7para usos especiales existe, entre otros, una
mira ;chmidt \ Kender de H aumentos8.
%l obturador es del tipo cierre por rotación con Q aletas en la cabe"a y viene alo)ado en un portaM
obturador 7 que lo hace rotar aprovechando un perfil hecoidal 8 que tiene ' astas de gu#a que se mueven
en los cortes del castillo de los que ya hemos hablado. %n estas ' astas es donde se ha colocado el
muelle de recuperación! sobre el asta i"quierda act:a la manilla de armamento, mientras que la derecha
funciona como pistón y va introducido en el cilindro de la toma de gas controlando de esta forma el
rearme automático. La culata con empu6adura de pistola es extremadamente caracter#stica, preparada
no con el clásica guardamonte , sino con un puente que resguarda toda la mano, lo suficiente para
permitir el tiro incluso cuando se usan grandes guantes de invierno.

;tar J( m
La ;tar J( 2 es la heredera directa de la pistola modelo 'F 2, adoptada por el e)ercito espa6ol. ;u
compa6#a constructora es la ;tar Konifacio %cheverr#a ;.$. %ibar %spa6a.
La pistola ;tar J( m es una versión me)orada del primer modelo, denominado ;tar 'F 2, del que se han
eliminado algunos problemas técnicos disminuyendo contemporáneamente el peso del arma. %l modelo
de esta arma es J( 2 7 vease anexo O8. La ;tar J( 2 es una pistola semiautomática con peque6o
retroceso de ca6on. ;u constructor se ha preocupado por hacer una pistola de gran calidad, que pueda
ser funcional y que sea precisa. ;u calibre es P x EPmm o *arabellum! P x 'E 020. ;u longitud total es de
EF( mm. y su ca6on mide PF mm. y tiene un peso aproximado de PFG gramos.
La pistola, con un peso nada indiferente, es muy robusta! las gu#as de acompa6amiento entre el fuste y
la corredera se desli"an a lo largo de todo el castillo de forma que ofrecen una mayor superficie de
apoyo, mientras que el acoplamiento ca6onCcorredera es perfecto. %sta pistola es una muy buena arma
ba)o todos los aspectos, aunque se le conoce poco. +iene un seguro manual en la corredera, automático
en el percutor y automático en el cargador, que es de dos hileras con capacidad para EG cartuchos.
;ig sauer p ''F
La ;ig ;auer * ''F es la versión compacta de la p ''L con un sistema de cierre tipo Kowing modificado.
;u empresa constructora es ;ig ;auer, F'E' 5euhasen $2, 3heinfall 7>8 . su denominación completa
es ;ig ;auer * ''F pero se le puede nombrar sencillamente como *''F. La ;ig ;auer * ''F es una
pistola tipo semiautomática curo calibre es P x EP mm. 5$+A! P x 'E mm. 020.
%l e)ercito americano la adopto en EPPE para todas las divisiones que encontraban incomoda la Keretta
2 P. @racias a sus dimensiones compactas, la * ''F es el arma ideal para los pilotos y para todo el
personal que tiene que llevar un arma corta por necesidades operativas. %sta arma .compacta/ mide tan
solo de su ca6on PF mm. y su tama6o total oscila por los EPF mm... ;u seguro es manual en el fuste,
automático en el percutor! tiene capacidad para EJ balas distribuidas en dos hileras dentro de un mismo
cargador.
La pistola, a pesar de haber nacido como arma exclusivamente de defensa, gracias a las gu#as que
posee a lo largo del castillo y gracias a una combinación perfecta entre ca6on y corredera, resulta un
arma enormemente precisa y utili"able incluso en el tiro a distancias cortas.
La pistola llamada ;ig ;auer * ''F 7vease anexo O8 posee una mira funcional aunque un tanto
imprecisa, ya que no tiene una mira regulable sino una mira posterior fi)a y la mira anterior es del tipo .de
ho)a/.
aIm cal. L ppc
%l $S2 al. L **7 vease anexo x8, es la versión en metal impreso del famos#simo fusil semiautomático
llamado $S HQ, del que se diferencia por tener mas elemtos impreso que torneados y fresados. $demás
el apagallamas anterior es del tipo .a loncha de salchichon/, necesario para compensar la desviacion
lateral durante el tiro con rafaga. ;u constructora es 9%@ $rms \ @as $ppliances 9actory ;roIsaty ut.
EGF >M E(PG KudapestM >ungr#a.
%l nombre por el que se conoce com:nmente el $S2! es un fusil semiautomático, obviamente de
repetición. ;u calibre es Q.L' x JP ó conocido en varias partes del mundo con el nombre de L** N;$.
2ide en toda su longitud FQL mm. y su ca6on mide HEH mil#metros lo que nos podemos dar cuenta de
que es un arma larga. La versión civil se diferencia de la militar en bastantes detalles! en primer lugar, el
calibre habitual no es el original! sino que se prefiere utili"ar un cartucho de tiro al blanco como el L
**, entre otras cosa, de potencia superior respecto al Q.L' x JP! el cargador, en ve" de ser de '( o J
cartuchos, se ha reducido a G, y el selector de rafaga ha sido bloqueado en la posición de
funcionamiento semiautomático.
%ste fusil pesa poco mas de J.EG Ig. ! su seguro es manual en el obturador, y su mira anterior es .de
palo/ as# como su mira anterior es del tipo con corte en .N/.
$2+ bacIMup
%l termino .bacIMup/ indica que esta arma es considerada como un arma de reserva que se utili"a en los
conflictos armados solo cuando se pierde el arma principal o si esta se estropea de forma que no se
pueda utili"ar. La pistola fabricada por $2+ cuyo nombre correcto de esta empresa es $rcadia 2achine
+ools 0nc. o bien 0rwindale $rms 0nc. L''L ;antos Dia" ;t. 0rwindale $ PEQ('.
%l modelo que esta arma es KacIMNp, es una pistola semiautomática de acción simple! cuto calibre es P
x EQ mm. mide E'F mm. y su corto ca6on de LJ mm. nos da una idea de la clase de precisión de esta
arma. %sta pistola hs sido pensada exclusivamente para cumplir la misión de arma de repuesto. La
KacIMup privilegia como aspecto primario el que se pueda ocultar y la ausencia de salientes que puedan
engancharse con la ropa al sacarla.
La precisión del arma es secundaria, filosof#a fácilmente observable en la elección de las miras, las
cuales tiene una función más bien psicológica que práctica, sumirá es descrita como su)eta mediante
fresaducha en la corredera! pesa G'J gramos, su seguro es automático en el dorsal y manual en la
cadena de disparo. ;e alimenta mediante un cargador de G cartuchos.
%sta pistola al igual que otras pensadas para ser usadas :nicamente como segunda arma, se puede
utili"ar solo para defensa personal a corta distancia. 7vease anexo O8
svd dragunov
Los soviéticos, sobre todo durante la ;egunda @uerra 2undial, utili"aron tiradores de élite para atacar a
los oficiales enemigos y provocar el desconcierto en las tropas. ;in embargo, sólo en los a6os sesenta
pusieron a punto la ;1D, una verdadera arma telescópica, dotada de soluciones interesantes bastante
refinadas.
La posibilidad de acertar un peque6o blando a mucha distancia, ha interesado siempre a los hombre en
tiempo de guerra, sobre todo pensando en poner fuera de )uego a los oficiales, de)ando as# a las tropas
desasistidas. La revista austriaca +ruppeendiesnst ofrece significativas informaciones! en EPLQ publicó
un art#culo en el que recog#a un reporta)e sobre dos de los me)ores tiradores de élite alemanes durante
la ;egunda @uerra 2undial, uno de los cuales contaba en su haber JHG blancos alcan"ados, mientras
el otro contaba con 'JQ, todos ellos reali"ados durante el per#odo EPHJMEPHG. $mbos tiradores
declararon sin titubeos que siempre estuvieron capacitados para acertar una cabe"a humana a una
distancia de H(( metros de distancia, un busto, a L(( metros y un hombre a pie a una distancia
comprendida entre los L(( y los F((metros, seg:n fueran las condiciones ambientales 7visibilidad,
fuer"a del viento, etc.8.
Los soviéticos no tienen la costumbre de hacer declaraciones de este tipo, pero todos saben que
aprecian el tiro de precisión en la guerra, durante el segundo conflicto mundial dispusieron de
destacamentos enteros de .ciegos/, algunos formados literalmente por mu)eres, y, al parecer, con
óptimos resultados con sus 2oisin 5agant 2 EFPECJ(, versiones con anteo)os de fusil normal de tropa
preparado para el calibre Q,L' O GH 3., cartucho de prestaciones comparables con el J(CL( americano,
capa" por tanto, en una arma apropiada, de acertar un blanco cuadrado con una lado de H( cent#metros
a una distancia de hasta mil metros.
0gual que los rusos, también los demás combatientes durantes la ;egunda @uerra 2undial 7como en la
*rimera8, utili"aron para el tiro de precisión los fusiles normales de ordenan"a, obviamente modelos
seleccionados, más cuidados en la reali"ación y dotados de mira telescópica. Durante los $6os
;esenta, los soviéticos decidieron abandonar este tipo de arma y lan"arse a la b:squeda de un
verdadero fusil .sniper/, es decir, estudiado expresamente para el tiro de precisión en guerra. %l
encargo se le confió a un especialista en armas deportivas& Bevgeny 9yedorovich Dragunov, el cual,
aprovechando buena parte de la técnica y del dise6o del SalashniIov, puso a punto el ;amo"aridnya
1intovIa Dragunova, es decir7ver anexo O8, el fusil semiautomático Dragunov, denominado más
sencillamente ;1D.
$ primera vista, el Dragunov puede dar la impresión de ser un arma reali"ada utili"ando pie"as
existentes! sin embargo, anali"ándolo más despacio se puede comprobar que no es as#, aunque bien es
verdad que ha tratado de limitar al máximo el n:mero de elementos para hacerla lo más simple posible
desde el punto de vista constructivo. Ba que lo que se buscaba era la máxima precisión y el
funcionamiento semiautomático para hacer que el tirador pudiera repetir rápidamente un disparo fallido,
se mantuvo el sistema de toma de gas en el ca6ón, como
en el SalashniIov, aunque revisando por completo el sistema en consideración al potente
cartucho que utili"abaC el mismo Q.L' O GH 3 de los mas vie)os 2osin 5agant8 y a la necesidad de limitar
al máximo las vibraciones provocadas por las masas en movimiento. %n relación con el SalashniIov, el
Dragunov utili"aba un pistón de peque6o recorrido para no despla"ar demasiado el centro de gravedad
del arma durante el disparo, cosa que seria totalmente inaceptable en un arma de precisión.
Abviamente, no es esta la :nica modificación estructural llevada a cabo& se reviso un poco todo el
sistema, desde el grupo de disparo, en el que martillo y gatillo tiene dos muelles separados, hasta el
sistema de toma de gases, dotado de un regulador de posiciones, accionable mediante el borde de la
base del casquillo, lo que reduce al m#nimo la cantidad de gas necesaria en el ca6on mientras el arma
esta limpia, evitando as# el funcionamiento violento del sistema de obturación y rearme! cuando hay una
temperatura muy ba)a o cuando el arma esta llena de suciedad o de restos de combustión, para obtener
un funcionamiento mas o menos normal, basta con mover el regulador de presión cerrando el orificio de
entrada. De esta .finura/, com:n en las armas occidentales, pero no en las soviéticas, se deduce el
cuidado que pusieron los técnicos para mover a punto la mecánica del ;1D.
Desde el punto de vista ergonómico, el Dragunov también es bueno& es verdad que no puede disfrutar
de todas las costosas soluciones de los .sniper/ occidentales pero si consideramos que tiene J( a6os
de vida, no se puede negar que los rusos hayan conseguido el máximo de prestaciones con el m#nimo
gasto. +omemos como muestra la culata, no posee los innumerables reguladores que ofrecen los
modernos fusiles militares de precisión, sin embargo, en el uso se demuestra muy efica" ya que no
obliga al tirador a adoptar posturas innaturales para poder observar el blanco mediante la mira
telescópica& además, el arma lleva un apoyo para la cara que puede ponerse o quitarse seg:n se desee.
%ntre los otros elementos dignos de mención esta el compensador de vuelo, necesario en un fusil de
precisión semiautomático para limitar el m#nimo empinamiento del ca6on en el momento de disparo,
permitiendo, si fuera necesario, una repetición rápida del tiro. %n el compensador del Dragunov hay
cinco aberturas longitudinales por las que salen los gases que empu)an la bala fuera del ca6on& dos de
ellas están orientados hacia aba)o y tres hacia arriba de forma que los gases e)ercen 7 por reacción8 una
mayor presión de arriba hacia aba)o,oponiendose al movimiento hacia arriba que se produce por
naturale"a del ca6on. $demás de ser efica" el compensador del ;1D es también un buen apagallamas,
cosa muy :til para un .ciego/ preocupado por no ser individuado por el enemigo en el momento del
disparo 7sobre todo cuando hay poca lu"8. *or este mismo motivo, de las cinco aberturas de salida de
gases, ninguna es perpendicular al terreno, lo que evita que cuando se reali"a en terrenos arenosos, el
disparo levante una nube de polvo molestando al tirador y haciéndole fácilmente individuable por el
enemigo.
$hora dedicaremos un poco de atención al complemento esencial de un arma destinada a tiradores de
élite& la mira telescópica. Nna ve" mas tenemos que afirmar que la mira modelo *;AME del Dragunov no
es lo me)or que se puede imaginar, a pesar de que es innegable que cumple su función correctamente.
+iene un factor de aumento de HO, es decir, una imagen colocada a E(( metros aparece como si
estuviera a 'G metros! no es mucho en general, los .sniper/ occidentales tiene miras de L y F aumentos!
algunas son incluso de tipo variable, con aumentos regulables desde H hasta J', e incluso HH, como en
el fusil ingles mFG de *arIerM>ale.
De todas formas, H aumentos son suficientes para encuadrar perfectamente un blanco de casi ' metros
por E a una distancia de hasta L(( metros, permitiendo además una utili"ación rápida en cortas
distancias sin apoyar el fusil.
La ret#cula es muy interesante ya que entre otras cosas puede ser iluminada cuando hay escase" de lu"
ambiental 7 hay una peque6a lámpara alimentada por una bater#a de '.G voltios 8, siendo de tipo
telemétrica, o sea , utili"able como si fuera un burdo telémetro. %n la práctica, en la parte i"quierda de la
ret#cula se ve una escala graduada dotada de una parábola tarada a la altura de un hombre 7E.Q(
metros8, la cual sirve para calcular a que distancia se encuentra el blanco& basta hacer coincidir los pies
con la base de la escala y la cabe"a con la parábola! leyendo el numero que se encuentra en la parte
superior, que varia de E(( a E((( metros, podemos saber a que distancia se encuentra el blanco. Nna
ve" que conocemos la distancia a la que se encuentra al blanco, lo que hay que hacer es mover el al"a
de la ret#cula haciendo girar el tambor de elevación7 el que se encuentra encima del anteo)o8, regulado
de E a E( metros, es decir, de E(( aE((( metros. ;iendo optimistas, la ret#cula prevee incluso el tiro a
EE((, E'(( y EJ(( metros, aprovechando las tres peque6as referencias colocadas deba)o de la que se
usa normalmente. %s obvio que con solo H aumentos dicha regulación no se puede utili"ar para
encuadrar a un hombre! lo mas que pueden acertar es a un deposito de gasolina o de municiones, tal
ve" utili"ando cartuchos incendiarios o explosivos.
La regulación para las correcciones laterales es mas precisa! se utili"a para compensar los efectos
negativos del viento lateral y transversal en grandes distancias! en la practica resulta extremadamente
dif#ciles las correcciones si no se posee una adecuada estructura técnica de soporte, cosa incompatible
con el rol de un .ciego/, que en general traba)a solo, le)os del resto de la tropa. %s verdad que un tirador
muy experto y conocedor del terreno sabrá utili"ar las correcciones en deriva del anteo)o, pero hasta un
cierto punto! hay que tener en cuenta que la bala de fusil calibre Q.L' 7 la del Dragunov8 , en caso de
viento transversal constante de '( ImCh se desviara lateralmente mas de E metro a L(( metros de
distancia y mas de J metros a E(((m. de distancia. onsiderando que dif#cilmente el viento es siempre
constante y perfectamente transversal en relación con la trayectoria, se intuye lo comprometido del
traba)o de un tirador de élite.
%ntre las particularidades de este anteo)o hay una muy simple pero practica& se trata del soR
plador de goma blanda aplicado al ocular. $l apoyarse en el anteo)o se producen dos efectos& se enfoca
automáticamente, alineando correctamente el o)o con la óptica y no se producen molestias debido a las
luces laterales.
$demás de todo esto, el *;AME posee un aplique para mira con rayos infrarro)os, muy :til para los a6os
L(s yQ(s, aunque hoy prácticamente in:til ya que en el tiro nocturno se utili"an sistemas de
amplificación de lu" estelar. De todas formas, girando la peque6a palanca colocada a la i"quierda del
anteo)o, la óptica se oscurece y se ilumina un punto amarillo ro)i"o solo cuando encuentra en .sniper/ del
adversario que apunte con un infrarro)o activo pudiendo hacer coincidir la mancha coloreada con el
centro de la ret#cula, buscando la manera de valorar la distancia aprovechando la propia experiencia en
el tiro nocturno.
3uger Im QQ rspmIii
%l constructor de esta carabina es ;turm 3uger \ o. 0nc. Lacey *lace ;outhport t (LPHP N;$. %n
esta carabina, todas las partes metálicas están reali"adas en acero inoxidable de forma que no se
oxiden en condiciones climatologicas desfavorables. La culata, reali"ada en material de plástico, no esta
su)eta a cambios o a torsiones, por lo que el bedding que se reali"a en la fabrica permanece invariable
con el tiempo.
;u compa6#a constructora le asigno el modelo S2 3;*2S00! esta hermosa arma 7vease anexo x8 es un
fusil de repetición manual calibre 'HJ Dinchester. %l sistema de cierre adoptado es tipo 2auser. $ pesar
de que la carabina ha sido concebida para llevar mira telescópica, hay instrumentos de mira metálicos
de color negro.
%ste fusil mide E metro de longitud y su ca6on mide L(( mm, por lo que podemos deducir que es un
arma fácil de usar pero con buena posibilidad de acertar en el blanco. %l cartucho 'HJ Dinchester,
evolución del Q.L' 5$+A, se diferencia de este ultimo por tener una bala de diámetro inferior ,EL mm.- ,
lo que permite reali"ar una trayectoria aun mas recta. +iene un peso de J.EQ Ig. , un seguro manual y
una alimentación por medio de un cargador con capacidad para H cartuchos.
3uger mini J(
La carabina semiautomática de recuperación de gas 3uger 2ini J(7 vease anexo O8 es un arma
compacta y fiable preparada para el cartucho soviético calibre Q.L' x JP. ;u casa madre es ;turm
3uger \ o. 0nc. Lacey *lace ;outhport t (LPHP N;$ y como todos los productos de la casa ;outhport,
se obtuvo con la tecnica de la microfusion, la cual supone un ahorro considerable en la elaboracion de
partes metalicas, ofreciendo asi una relacion calidasM precio.
%l modelo correcto de este rifle, es 2ini J( y el tipo de arma estipulada por su constructor es un fusil
semiautomático. %l ad)etivo y origen de su modelo, es su tama6o, pues solo alcan"a PHQ mm. que
parece suficiente pero si se le compara con la carabina %nfield, es en realidad un mini. ;u ca6on mide
apenas HQ(mm. y pesa '.PG Iilogramos. ;u seguro es manual y a la ve" automático en el percutor lo
que hace que sea un arma segura. ;u sistema de alimentación es por medio de un tambor con
capacidad para G cartuchos. su mira anterior es de ho)a y su mira posterior es dióptrica.
%s tan compacta y mane)able, que la 2ini J( se utili"a en los %stados Nnidos para ca"ar animales de
categor#a media, como el ciervo cola blanca, ya que la potencia de la munición es comparable
perfectamente con la bala J(MJ( Dinchester pero con una trayectoria aun mas recta. La culata, reali"ada
en material de plástico, no esta su)eta a cambios o a torsiones, por lo que el bedding que se reali"a en la
fabrica permanece invariable con el tiempo.
hecIler \ Ioch pP
La particularidad de la mayor parte de las armas producidas por >ecIler \ Soch es que utili"an un
ca6on con estr#as poligonales, con las que se supone que la bala se adhiere perfectamente a las
paredes del ca6on impidiendo perdida de gas, con el consiguiente aumento de la velocidad.
;u compa6#a constructora >ecIler \ Ioch @2K> Aberndorf 5ecIar es un empresa alemana que quiere
lo me)or en sus armas. este modelo de arma, la >ecIler \ Soch modelo *P, es una pistola
semiautomática que posee un calibre Q.LG *arabellum. %sta *P mide solo su ca6on E(' mil#metros lo
que nos da idea de la precisón, su longitud total es de EP' mil#metros y tiene un peso de F'( gramos.
$hora tomaremos un momento para ver mas detallamente la forma de operación de esta arma. %l
funcionamiento de la *P es del tipo de apertura retardada, con un obturador dividido en dos secciones,
en el que en la parte anterior tiene dos rodillos que hacen las veces de tendones, mientras que la parte
posterior, mas pesada, hace fuer"a sobre los rodillos ralenti"ando la apertura.
La pistola tiene un martillo interior provisto de un asta de reenvió que sobresale posteriormente por el
castillo avisando que el arma esta cargada. La *P 7ver anexo O8 tiene un seguro manual en la corredera
y una capacidad para P cartuchos. ;u mira anterior es de ho)a, la posterior en forma de .1/ fi)a en la
corredera.
>%SL%3 \ SA> pQ 2E(
La >ecIler \ Soch *Q 2E( es una pistola construida con una de las técnicas mas vanguardistas que
utili"a un sistema de funcionamiento :nico. ;u vanguardista empresa constructora es >ecIler \ Ioch
@2K> Aberndorf 5ecIar en $lemania. %l modelo de esta singular pistola 7ver anexo O8 es *Q 2E(.
%sta arma es una pistola semiautomática con un calibre H( ;D y mide su corto ca6on, E(G mil#metros,
aunque es proporcional con el tama6o total del arma 7EQG mil#metros.8
La pistola, incluso con el cartucho en el ca6on, esta .descargada/& para armarla hay que apretar la parte
anterior de la empu6adura. De esta forma se ha tratado de reali"ar un arma corta extremadamente
segura que pudiera ser trasportada con el cartucho en el ca6on y activada con gran rapide". ;u seguro,
obviamente es manual en la empu6adura, este novedoso sistema ha causado un considerable aumento
del peso& E.' Iilogramos. La *Q 2E( tiene un sistema de alimentación por medio de un cargador con
capacidad para E( cartuchos.
Nna ve" que se ha disparado un cartucho, si se tiene oprimida la palanca anterior, la pistola permanece
con el percutor armado! si se suelta, el percutor vuelve a su posición de reposo impidiendo que salga
disparado un nuevo cartucho. ;u mira anterior es de ho)a y la posterior de forma .1/ fi)a en la corredera.
%l ;pas
%l fusil de ca6ón liso ha sido ampliamente utili"ado durante los :ltimos conflictos habidos a lo largo del
siglo OO, ya durante al *rimera @uerra 2undial, los americano, seguramente el pueblo más ligado por
ra"ones históricas al uso del .;hotgun/ en el campo militar, han sido utili"ados los fusiles Dinchester
modelo E' y los 3emington modelo E( calibre E' dotados de enganche para la bayoneta en el curso de
los asaltos a trincheras enemigas, tradición que se sigue reali"ando incluso en conflictos muy recientes,
incluido el de 1ietnam
Los fusiles de ca6ón liso de la familia .;pas/ de la 9ranchi, son armas destinadas a militares y fuer"as
de polic#a que se han impuesto en poqu#simo tiempo en los mercados internacionales por sus
revolucionarias caracter#sticas.
@racias a la munición m:ltiple utili"ada, el fusil de ca6ón liso de demuestra un arma estupenda para el
combate a corta distancia. La utili"ación de fusiles dotados de un sistema de repetición manual7por
bomba o .slide action/8 o semiautomático, permite, además, una velo" repetición de los disparos&
teniendo en cuenta que un cartucho normal de balines contiene P esferas de plomo de F.L mm. de
diámetro cada una, podemos hacernos una idea del volumen de fuego que puede desarrollar esta arma.
%l hecho, además de que la utili"ación del fusil de ca6ón liso sea más sencilla y rápida de aprender que
la de una carabina o, incluso, el de una pistola o una mitra, ha contribuido a que se prefiera el .;hotgun/
a otras armas para su uso a corta distancia. @racias a la dispersión de las dianas, el .;hotgun/ es,
probablemente, una de las armas más eficaces para el combate a corta distancia, ya que ofrece un
gran poder de retención gracias al poder del impacto simultáneo de varios balines sobre el blanco,
cubriendo, con un solo impacto un área mucho mayor que la que cubre un proyectil normal disparado
desde un arma de ca6ón estriado.
*or contra, el .;hotgun/, en relación con las demás armas largas 7fusiles, carabinas y mitras8, está
penali"ado debido al poco alcance que posee 7y, por tanto escasa energ#a cinética para las distancias
medias8, a la insuficiente precisión y, sobre todo, al escaso poder de retención sobre blancos, incluso
ligeramente protegidos! el uso, cada ve" mayor, de protecciones personales de Ievlar, cuya difusión
entre los militares ha comen"ado hace más de una decena de a6os, ha relegado :ltimamente el
.;hogun/ a un uso caso exclusivo de la polic#a. %n el futuro, casi con total seguridad, el arma de ca6ón
liso desaparecerá de los usos militares a menos que no se desarrollen municiones especiales capaces
de perforar las protecciones antibala de Ievlar. %n realidad, dichas municiones ya existen y han sido
estudiadas por los americanos durante el conflicto de 1ietnam& se trata de unos cartuchos especiales
que contienen 'G dardos o flechitas de acero, o incluso de fibra de carbón, los cuales gracias a su
excepcional coeficiente bal#stico, unido al escaso diámetro, lo que le permite infiltrarse a través del
Ievlar, hacen que sea capa" de perforar las actuales protecciones personales.
%l escaso poder perforante de los proyectiles disparados por un .;hotgun/ puede ser, sin embargo,
aprovechado como venta)a por quienes lo utili"an! el personal de vigilancia de las centrales nucleares o
de las refiner#as de petróleo pueden reaccionar ante eventuales amena"as con mayor tranquilidad sin
temor a da6ar las instalaciones, igual que para regular el orden publico, en donde el menor alcance de
las balas en relación con los proyectiles de pistola o mitra, puede permitir una gestión de la reacción
mucho mas calibrada a la amena"a.
%n un futuro próximo veremos si el arma de ca6ón liso seguirá utili"ándose a:n militarmente en
combate. %n l#nea con el éxito obtenido por el .;hotgun/ en el sector militar y en la law .enforcement/
durante el pasado decenio, una empresa italiana, la Luigi 9ranchi, de Krescia, desarrollado dos fusiles
de ca6ón liso los cuales han obtenido un gran éxito tanto en el ámbito civil como en el militar.
%l primer .;hotgun/, denominado ;pas E' 7;pecial *urpose $utomatic ;hotgun ] fusil automático para
usos especiales8, apareció a comien"os de los a6os F( y ha representado un importante paso hacia
adelante de la concepción del arma de ca6ón liso con funcionamiento de repetición! el .;hotgun/ con
funcionamiento por bomba o por recuperación de gas fue, en efecto hasta la llegada del ;pas E'7ver
anexo x8, una arma que desde comien"os de siglo alcan"ó un nivel de desarrollo avan"ado. %ntre un
.silde action/ de los a6os 1einte y no de los a6os Achenta no hay diferencias importantes, a parte el
hecho de que el más antiguo se reali"ó, probablemente, con mucho más cuidado.
%ste estado de cosas, sin embargo, estaba destinado a cambiar radicalmente con la introducción del
;pas E'& ante todo, considerada la ampl#sima gama de municiones utili"ables 7desde las no letales8, con
balines de goma, hasta las perforantes de goma y aquellas perforantes capaces de quemar a corta
distancia incluso una placa de acero de un cent#metro de espesor8, y la diversidad de utili"ación de cada
una de ellas, la empresa de Krescia ha introducido un doble sistema de funcionamiento, el cual, en
función del cartucho que se utilice, permite utili"ar el fusil en configuración .por bomba/ o
semiautomática.
Disparando cartuchos que desarrollan un régimen de presiones ba)o, el usuario no tiene más que
despla"ar el selector de funcionamiento, colocado deba)o del asta, hasta la posición .pump/,
transformando su fusil en un .slide action/. Ntili"ando cartuchos de máxima potencia es conveniente
aprovechar el mecanismo de recuperación de gas, lo que garanti"a el funcionamiento semiautomático.
@racias a este mecanismo de selección del funcionamiento, es posible utili"ar una gama de municiones
extremadamente amplia adaptando el .;hotgun/ a una gama de misiones operativas que no puede ser
atendida por otras armas! para aplacar revueltas carcelarias o manifestaciones populares que
degeneran en encuentros violentos, los usuarios del ;pas no tienen que hacer más que seleccionar el
funcionamiento por bomba y utili"ar una amplia gama de municiones no letales. ;i aumenta la
amena"a se puede llegar a cartuchos más potentes hasta llegar al uso de municiones especiales para
misiones especiales destinadas a los más diversos ob)etivos.& desde la perforación de cora"as
blindadas 7 hasta un cent#metro de espesor8, hasta el lan"amiento de cargas lacrimógenas o el
abatimiento de puertas utili"ando proyectiles especiales hechos de material sintético cargado con
pólvora metálica capa" de crear sobre el blanco da6os considerables, sin que exista ning:n peligro de
proyectar hacia
el interior fragmentos capaces de herir a posibles rehenes detenidos en una habitación.
Después del ;pas E' dotado de un sistema de alimentación tubular y fuste fabricado en %rgal 7aleación
ligera hecha a base de aluminio, muy utili"ada en la producción de armas de ca"a8, la 9ranchi, en EFPH,
presentó el modelo EG 7ver anexo O8, dotado de fuste de láminas impresas y sistema de alimentación
por paquete extra#ble.
%l ;pas EG se descompone fácilmente en L grupos examinaremos por separado para comprender me)or
el funcionamiento del con)unto. %l primer grupo está compuesto por el fuste, el ca6ón, el asta, la
palanca de armamento u el cilindro de toma de gases. %l castillo está reali"ados mediante operaciones
de impresión y enca)e de una lámina de acero de n#quel Vcromo, tratada térmicamente para aumentar
sus caracter#sticas de resistencia. La terminación está arenada, protegida mediante fosfatación y barni".
%n la parte derecha del castillo se encuentra la ventana de expulsión, mientras que en la inferior está la
apertura para el paso del cargador y del grupo de disparo.
%n la parte de arriba se encuentra una manilla de transporte soldada que contiene incluso la dióptrica
de la mira. ;obre la parte anterior del castillo se encuentra soldada la culata de acero al n#quel V cromo
tratado, sobre el cual se coloca el ca6ón de acero de aleación bonificada. La cámara para el cartucho
es de Q( mm de longitud, por lo que el arma no puede contener cartuchos 2agnum. $ petición de la
*olic#a de %stado y en colaboración con la empresa 9iocchi de Lecco, se ha desarrollado toda una serie
de cartuchos 7letales o no8 que, gracias a la mayor dimensión del collar#n, no pueden ser utili"adas en
las otras armas calibre E'. %n compensación, el ;pas EG puede utili"ar los normales cartuchos de ca"a.
%l ca6ón está arenado y fosfatado exteriormente, mientras que el ánima está protegida gracias a una
capa de cromo. %l cilindro de toma de gases, colocado inmediatamente encima del ca6ón, es de
aleación ligera y lleva una robusta camisa de acero inoxidable.
%l segundo grupo está compuesto por el obturador, la corredera 7ambos de acero al n#quelM cromo
cementado y templado8, el percutor y el muelle de recuperación. %l obturador posee un sistema de
cierre por aletas, mientras que la rotación de la cabe"a se produce gracias a un perno colocado en la
corredera. %n el interior del obturador se encuentra el percutor. Las astas de armamento están unidas
r#gidamente a la corredera por medio de una palanca.
%l tercer grupo está formado por la empu6adura, el seguro y el grupo de disparo. La primera está
hecha de resina poliam#dica de color negro, cargada con fibra de vidrio, en cuyo interior se encuentra la
palanca del seguro y su correspondiente botón de control, La parte central de la empu6adura alo)a el
grupo de disparo, montado en un cuerpo de aleación ligera formado por el gatillo, el martillo con su
correspondiente muelle y el diente de retención.
%l cuarto grupo está formado por la culata, plegable hacia la i"quierda del arma, probablemente la parte
menos conseguida del arma, ya que la cara del tirador está en estrecho contacto con su superficie
metálica.
%l quinto grupo está formado por el asta, la manilla que cubre el ca6ón con perfil de aluminio y la
válvula. %n el asta se encuentra la palanca de conmutación que permite pasar rápidamente del
funcionamiento semiautomático al de bomba. La válvula regula la salida de los gases y se acciona
manualmente.
%l :ltimo grupo está formado por el cargador, oportunamente reali"ado para evitar que se salga el
collar#n de los cartuchos con el consiguiente encasquillamiento del arma. %l estudio del dise6o
necesario para este fundamental componente, tan simple a primera vista, ha constituido una de las
mayores dificultades que se han encontrado en la reali"ación del proyecto.
%l ;pas EG funciona tanto en repetición ordinaria, seg:n el sistema de bomba, como en repetición
semiautomática por recuperación de gas. %s el tirador el que selecciona en el asta del
arma la modalidad más oportuna! con cartuchos de ba)a potencia se aconse)a, en general, la repetición
por bomba. $pretando con el pulgar la palanca de conmutación y empu)ando el asta hacia el vuelo se
selecciona el funcionamiento automático! haciendo la operación inversa se dispara a repetición
ordinaria. >ay que estar atentos a los sistemas de seguridad& para un dispositivo automático que
desconecte el diente de retención del martillo del gatillo hay que colocar uno a su lado, automático para
prevenir el disparo prematuro con el obturador no completamente cerrado.
%l primer dispositivo act:a hasta que el obturador reali"a un ángulo de giro de EFU, con lo cual se
produce el cierre! otro seguro, con función antiráfaga, evita que salga disparado un cartucho
manteniendo la presión sobre el gatillo después de seguro automático funciona, también, de forma
manual por bomba, impidiendo la apertura del obturador antes de que el disparo se produ"ca! de esta
forma, es imposible que se dispare el arma en posición de cierre perfecto. 9inalmente, en la
empu6adura hay una palanca de seguridad que impide cualquier movimiento mientras no se apriete.
+anto durante el funcionamiento por bomba como en el semiautomático, una ve" que es disparado el
:ltimo cartucho presente en el cargador, el obturador se queda abierto avisando al tirador de que el
arma está descargada. *ara volver a disparar es necesario colocar un nuevo cargador y retirar
ligeramente la palanca de armamento, presente en la parte superior, en el interior de la manilla de
transporte, la cual alo)a también el taco de mira, liberando as# el grupo correderaMobturador, el cual
puede volver a la posición de cierre recogiendo un nuevo cartucho para el siguiente ciclo de tiro. %n
caso de necesidad es posible introducir un cartucho sin hacer ruido 7lentamente8 cerrando el grupo
correderaMobturador mediante la manilla de armamento.
%l ;pas E^G puede desmontarse, sin necesidad de utili"ar utensilios, en pocos segundos. %l ;pas E' fue
adoptado por la *olic#a *enitenciaria, mientras la versión posterior , %l ;pas EG fue adoptado por las
tropas de paracaidistas italianas 7incluidos los carabineros8 y fue ampliamente utili"ada por las fuer"as
armadas italianas despla"adas en ;omalia durante la operación .3estore >ope/ recientemente
concluida.
Dinchester EJ(( Defender
%l Dinchester EJ(( Defender 7ver anexo O8 ha sido estudiado para los cuerpos especiales y para quien
necesita un arma de munición troceada para la defensa personal.
%l cargador tubular de ocho cartuchos garanti"a un suficiente volumen de fuego, mientras que el sistema
de bomba elimina el riesgo de encasquillamiento. %l fusil, además de la versión negra opaca, esta
disponible con culata de madera y ca6on bru6ido de color a"ul oscuro.
;u compa6#a de armas que construyo este fusil, 7la N.; 3epeating $rms o. 'QG Dinchester $v. 5ew
>aven + (LGEEMEPQ( N;$., le ha asignado el modelo denominado EJ(( Defender. %ste fusil es un
arma construida a manera de shotgun es un fusil de repetición manual con un poderos#simo calibre
numero E'! el Dinchester EJ(( defender, mide aproximadamente PQQ mil#metros, y su ca6on mide un
poco menos de HGQ mil#metros. *esa J Iilogramos. ;u seguro es manual en el obturador y se carga por
medio de un contenedor con F cartuchos.
%l ca6on no posee instrumentos de mira, considerados in:tiles en el tiro instintivo, y el fusil puede ser
complementado con numerosos accesorios entre los que el más :til es la empu6adura de pistola que
reduce notablemente la longitud del arma, permitiendo su transporte incluso deba)o de alg:n abrigo.
amt )avelina cal. E( auto
La $2+ 7ver anexo O8 ha sido una de las primeras empresas que utili"o por primera ve", el acero
inoxidable en sus pistolas! adema, en toda su l#nea de productos se caracteri"a por la ausencia de
armas bru6idas. ;u empresa constructora, como ya hemos dicho, es $rcadia 2achine +ools 0c. ;t.
0rwindale $ JEQ(' N;$. en modelo es ?avelina! se suele llamar a alguna pistola por el calibre que
tiene, pero esto genera confusiones, ya que muchas armas usan el mismo calibre y son de empresas y
modelos totalmente distintos.
La ?avelina de calibre E( $uto no tiene seguro automático para no comprometer el disparo, o sea, que el
disparo es liger#simo. ;e trata de una copia de la olt EPEE, de la que toma todas sus caracter#sticas,
incluido el sistema de funcionamiento de peque6o retroceso. La $2+ ?avelina es una arma larga de 'LQ
mil#metros y su ca6on mide G o Q pulgadas. *esa EEJH gramos, su seguro es manual con mando en el
castillo! se carga con un cargador de ocho balas dispuestas en una sola hilera. ;u mira anterior es de
ho)a! la posterior es regulable en altura y deriva.
$demás de para el tiro al blanco, la versión corta puede ser utili"ada también para la defensa personal,
teniendo cuidado de no llevar el cartucho en el ca6on, ya que no posee un seguro automático.
%sta arma es sin duda alguna, un arma de gran precisión debido a al ca6ón largo que tiene.
uberti paterson
%n EPLJ, ;amuel olt proyecto su primera arma de rotación, aunque, al no tener aun una empresa
propia, se dirigió a la .*aterson 2anufacturing ompany/ que en EFH' fracaso debido precisamente a
Nberti *aterson.
La *aterson era extremadamente complicada, ya que pose#a más o menos EQ pie"as en movimiento
que, con frecuencia se romp#an. ;u constructor, $ldo Nberti asella *ostale HJ 'G(LJ @ardone 1al
+rompia empresa originaria de 0talia, le dio el modelo a este revolver 7ver anexo O8 de *aterson y fue
patentado ba)o la descripción de .revolver de avancarga/. +en#a un calibre de JL avancarga. +en#a una
gran longitud de 'P' mil#metros y su ca6on media EP( mil#metros.
%l modelo reali"ado por Nberti, revisado mecánicamente en algunos detalles, con especial atención a
los aceros utili"ados, ha resultado mucho mas seguro. *esa poco mas de E.E Iilogramos y no tiene
ninguna clase de seguro. ;us balas eran distribuidas en un tambor para cinco cartuchos.
del empu)ador y la otra palanca de cargamento, separada del arma. ;us miras& anterior de ho)a,
posterior de fresadura en el martillo.
pietta army EFL(
La replica producida por los >ermanos *ietta de la olt $rmy EFL( conserva todas las caracter#sticas
mecánicas y estéticas del revolver utili"ado por los soldados de la Nnión durante la @uerra de ;ecesión.
;u empresa armera constructora es 9ratelli *ietta. (LE(E. ;u modelo es $rmy EFL(.
%ste revolver de avancarga posee una entrada para bala calibre HH. La longitud total de este revolver es
extremadamente grande como la mayor#a de las armas de avancarga, mide JHG mil#metros! su ca6on
mide '(J mil#metros. *esa E.E Iilogramos, no tiene seguro. +iene un tambor de L cartuchos.
%ste revolver puede ser utili"ado para el tiro al blanco. %l :nico punto negro, com:n a todas las armas
de olt de castillo descubierto, es que el ca6on se su)eta en su posición exclusivamente mediante un
pasador colocado en el árbol del tambor, su)eto a fácil rotura. ;i se dispara gran cantidad de cartuchos,
el pasador se gasta y el ca6on comien"a a tener holgura, con lo que la pistola pierda precisión. ;e
necesita un buen armero par volver a de)arla como estaba originalmente.
!. "onclusiones
*or medio de esta investigación documental, pude darme cuenta de lo fascinante que es el mundo de la
bal#stica y las armas. La persona que lea esta investigación, podrá determinar varios aspectos
importantes sobre las armas de fuego.
Desde siempre, me ha fascinado el mundo de toda clase de tecnolog#as, y, dentro de las armas, hay
mucha tecnolog#a. Bo ten#a concepto de algunas armas, pero ahora, poseo un vasto conocimiento de la
historia de las armas, su evolución y sobre todo, su funcionamiento.
%spero que el lector tenga una gran imaginación, ya que estoy consiente de que la generalidad de las
personas, no ha visto armas mas que en las pel#culas y se necesita mucha fantas#a para poder
materiali"ar un proceso descrito.
Doy gracias a la maestra por haberme encargado este .documental/ que me sirvió much#simo, no solo
en el aspecto de métodos de investigación sino en que me favoreció en mi pasión que son las armas.
#. $i%liografía
%50LA*%D0$ %;*$;$. 2adrid, %spa6a.+omo L
1olumen J *ag. 'HG V 'GH
@N5. %spa6a, %ditorial& %diciones ontrastes EPPH
1olumen E 9asc#culo E pag. '(
@N5. %spa6a, %ditorial& %diciones ontrastes EPPH
1olumen E 9asc#culo E( pag. EPP
@N5. %spa6a, %ditorial& %diciones ontrastes EPPH
1olumen H 9asc#culo JG pag. LF(
@N5. %spa6a, %ditorial& %diciones ontrastes EPPH
1olumen Q 9asc#culo LP pag. EJF(
+raba)o enviado por&
Leonel >errera $lsina
comomellamaste_hotmail.com