You are on page 1of 3

La llamada acumulación originaria

Del secreto de la acumulación originaria vimos como el dinero se transforma en capital, de ese
capital se produce el plusvalor y de este se obtiene más capital. Sin embargo, la acumulación
de capital presupone la plusvalía; la plusvalía, la producción capitalista, y ésta, la existencia en
manos de los productores de mercancías de grandes masas de capital y fuerza de trabajo.
Todo este proceso parece moverse dentro de un círculo vicioso, del que sólo podemos salir
dando por supuesto una acumulación «originaria» anterior a la acumulación capitalista, que es
el punto de partida.
La llamada acumulación originaria no es, más que el proceso histórico de escisión entre
productor y medios de producción. Aparece como "originaria" porque configura la prehistoria
del capital y del modo de producción correspondiente al mismo. Vemos como esta
acumulación originaria desempeño en la economía política casi el mismo papel que el pecado
original en la teología. Los orígenes de la acumulación originaria vienen de que hace mucho
tiempo había una élite dirigente y una pandilla de vagos. Los primeros acumularon riqueza, y
los vagos ya que no tenían nada, sólo podían vender su pellejo. Por eso la mayoría de las
personas son pobres por mucho que trabajen, y una minoría son cada vez más ricos aunque
desde hace un tiempo ya no trabajen.

Los métodos de acumulación originaria son violentos; Dinero, mercancía, medios de
producción y de subsistencia se transforman en capital cuando entran en contacto las dos
clases sociales:
Los propietarios de dinero, medios de producción y artículos de consumo deseosos de
explotar la suma de valor de su propiedad mediante la compra de fuerza ajena de trabajo y los
trabajadores libres que venden su fuerza de trabajo y por tanto, su trabajo (no se consideran
medios de producción. Como esclavos o siervos, y no son propietarios de los medios de
producción).
La relación del capital produce escisión entre trabajadores y condiciones del trabajo de cada
vez mayor. La producción capitalista convierte productores directos en asalariados, medios
de producción y de subsistencia en capital. La estructura económica de la sociedad capitalista
brotó de la estructura económica de la sociedad feudal. Al disolverse ésta, salieron a la
superficie los elementos necesarios para la formación de aquélla.
El productor directo, el obrero, no pudo disponer de su persona hasta que no dejó de vivir
encadenado a la gleba y de ser siervo dependiente de otra persona. Además, para poder
convertirse en vendedor libre de fuerza de trabajo, que acude con su mercancía adondequiera
que encuentre mercado, hubo de sacudir también el yugo de los gremios, sustraerse a las
ordenanzas sobre aprendices y oficiales y a todos los estatutos que embarazaban el trabajo.
Por eso, en uno de sus aspectos, el movimiento histórico que convierte a los productores en
obreros asalariados representa la liberación de la servidumbre y la coacción gremial, y este
aspecto es el único que existe para nuestros historiadores burgueses. Pero, si enfocamos el
otro aspecto, vemos que estos trabajadores recién emancipados sólo pueden convertirse en
vendedores de sí mismos, una vez que se vean despojados de todos sus medios de
producción y de todas las garantías de vida que las viejas instituciones feudales les
aseguraban. Y esta expropiación queda inscrita en los anales de la historia con trazos
indelebles de sangre y fuego. A su vez, los capitalistas industriales, estos potentados de hoy,
tuvieron que desalojar, para llegar a este puesto, no sólo a los maestros de los gremios
artesanos, sino también a los señores feudales, en cuyas manos se concentraban las fuentes
de la riqueza. Desde este punto de vista, su ascensión es el fruto de una lucha victoriosa
contra el poder feudal y sus indignantes privilegios, contra los gremios y las trabas que estos
ponían al libre desarrollo de la producción y a la libre explotación del hombre por el hombre.
En la historia de la acumulación originaria hacen época todas las transformaciones que sirven
de punto de apoyo a la naciente clase capitalista, y sobre todo los momentos en que grandes
masas de hombres son despojadas repentina y violentamente de sus medios de subsistencia y
lanzadas al mercado de trabajo como proletarios libres y desheredados. Sirve de base a todo
este proceso la expropiación que priva de su tierra al productor rural, al campesino.
Legislación sanguinaria contra los expropiados, desde fines del siglo XV. Leyes reductoras
del salario: Los expropiados de las tierras, no eran absorbidos por el nuevo estado, o bien no
se acostumbraban a las nuevas condiciones. Había muchos mendigos y vagabundos, que eran
castigados duramente. En otros reinados también, habían leyes contra vagabundos. En
Francia si se encontraba a alguien entre 16 y 60 años, sin medios de existencia y profesión, lo
enviaban a las galeras.
Génesis del arrendatario capitalista: El capitalista es una evolución del siervo de gleba y de los
pequeños propietarios libres. Se convierte en arrendatario, y negocia con el terrateniente. La
usurpación de las praderas comunales le abarata los costes de producción. Baja el valor del
oro y del dinero y Sube el precio de los alimentos. Más que nada el arrendatario se enriquecía
de sus asalariados y del terrateniente.
Repercusión de la revolución agrícola sobre la industria. Creación del mercado interno para
el capital industrial: La expropiación da proletarios a la industria urbana. Los alimentos y las
materias primas agrícolas se convierten en capital. Se encuentra una diferencia entre
tejedores convertidos en asalariados, y los que trabajan para los arrendatarios. Los primeros
viven mucho peor. La expropiación y el desalojo de los trabajadores crea el mercado interno.
El campo se transforma en un mercado para la venta.
Génesis del capitalista industrial: El capitalista industrial surgió de una forma más rápida que
el del arrendatario. Los maestros gremiales y pequeños artesanos independientes, e incluso
los trabajadores asalariados se convirtieron en pequeños capitalistas que empezaron a
explotar el trabajo asalariado, convirtiéndose en simplemente capitalistas.
Tendencia histórica de la acumulación capitalista: Más que transformación de esclavos y siervos a
asalariados, es la disolución de la propiedad privada fundada en el trabajo propio y la
expropiación del productor directo.
Desde que existe el trabajador propietario privado libre de sus condiciones de trabajo, se
mueven fuerzas que se sienten trabadas por ese modo de producción. Ahora el expropiado
debe ser el capitalista, de esta manera se podrá llevar a cabo de forma cooperativa el proceso
laboral. La propiedad privada capitalista niega la propiedad privada individual fundada en el
trabajo propio, Y con esto, se restaura la propiedad privada individual pero sobre todo la
conquista alcanzada por la era capitalista: la cooperación de trabajadores libres, y la
propiedad colectiva de la tierra y sobre medios de producción producidos por el trabajo.