You are on page 1of 5

Integrantes

:
Corrales, Dioselina
Cano, Beatriz
Pérez, Carlos
Pérez, Manuel

CAPÍTULO 2. LA IMPACIENCIA ANTE LOS LÍMITES
INTRODUCCIÓN
Con esto la autora Dominique Schnapper se refiere a los limites heredados del pasado por la
humanidad en cuanto a la participación ciudadana en la democracia ya que según las cuales los
pobres, las mujeres, los indígenas de las colonias, los descendientes de esclavos, o los extranjeros
no disponían de las cualidades necesarias para ejercer los derechos ciudadanos como el sufragio.
De hecho hoy día no es del todo diferente porque el sufragio no es del todo universal sino que es
limitado a solo ciertos individuos.

LA EXTENSIÓN DEL CUERPO POLÍTICO
En teoría la ciudadanía está abierta a todos los individuos cualesquiera sean sus características
históricas, sociales, biológicas, o religiosas. Ya que el ciudadano es por definición un individuo
abstracto sin identificación y sin calificación particulares, todos podemos transformarnos en
ciudadanos, y todos tenemos la capacidad de participar en la vida política.
- "ACTIVOS" Y "PASIVOS"
En este aspecto la autora antes mencionada manifiesta que en Francia los ciudadanos Activos eran
los autorizados para ejercer plenamente sus derechos políticos antes de 1791 eran los únicos
considerados como autónomos y responsables es decir, plenamente humanos.
A partir de 1791 con la Constitución se le otorgó la ciudadanía a 4 millones y medio de personas en
Francia, pero resulta que en ese momento Francia contaba con 6 millones de personas de más de
21 años de edad.
CIUDADANOS ACTIVOS
El derecho al sufragio solo se le otorgaba a los ciudadanos activos los cuales debían contar con
ciertos requisitos tales como:
- Haber nacido o haberse naturalizado francés
- Tener más de 25 años de cumplidos
- Estar domiciliado en la ciudad o en el cantón desde más de un año
- Pagar una contribución directa de alrededor 3 jornadas de trabajo
- No estar en estado de servidumbre a sueldo
- Estar inscrito en la municipalidad en el registro de guardias nacionales
- Haber prestado juramento cívico

CIUDADANOS PASIVOS
Eran juzgados incapaces de formarse un juicio independiente y competente sobre los asuntos
públicos. Ellos eran:
- Los niños
- Los dementes o vagabundos
- Los pobres
- Las mujeres
- Los inhibidos ( Impedir la vergüenza, el miedo u otro freno a una persona actuar de acuerdo a sus sentimientos, deseos o capacidades)
- Los extranjeros
- Los esclavos

En 1848 se abolió la esclavitud en Francia así que se amplió el campo político a hombres de
categorías sociales modestas, obreros, campesinos, y domésticos en 1944 también se incluyó a la
mujer, y en 1974 a los jóvenes de 21 años y a los recientemente naturalizados.

-LOS POBRES
Aunque desde 1793 la Constitución de Francia afirmaba que “la sociedad debe su subsistencia a
los ciudadanos desgraciados, ya sea procurándoles trabajo, ya sea asegurándole los medios de
existencia a quienes no están en condiciones de trabajar”; no fue más que a partir de la ley del 30
de noviembre de 1875 cuando se estableció el voto solo al género masculino con 21 años, sin
condiciones de censo pero con la exigencia de 6 meses de residencia.
- LAS MUJERES
Antes de 1946 la distinción entre la ciudad y la familia, entre el espacio público de los hombres
Consiguieron el derecho al voto. Antes de esta fecha la mujer quedaba reducida al status jurídico y
político de un menor y a la dependencia social eran por naturaleza infantes.
En 1914-1918 fue reconocida que la mujer tenía capacidad para participar en la vida pública y por
tantos las mujeres empezaron a ocuparse de tareas que hasta entonces habían sido consideradas
masculinas. En 1924-1970 la educación de la mujer fue alineándose progresivamente con la de los
hombres también con el dominio de su cuerpo y el control de su fecundidad y a tener algo de
autonomía social.
Hoy día las mujeres continúan asumiendo las tareas domésticas y sufriendo las diferencias en
función de sexo discriminaciones en el mercado laboral referente a la idea de igual trabajo igual
salario para hombre y mujer.




- COLONOS E INDÍGENAS
Según se expresa en este libro “La Democracia Providencial”, que es meramente desarrollado en
el contexto francés, los colonos en Francia eran nacionales pero no ciudadanos franceses. De
hecho lo que la autora describe es una serie de abusos, injusticias y discriminación para estas
personas de las formas más monstruosas que la mente humana pudiera concebir. En cuanto a los
indígenas en América también son bien conocidas las atrocidades cometidas contra ellos.
Afortunadamente además de los colonos e indígenas hoy día la clase media participa de la vida
política aunque la igualdad jurídica y política no es suficiente para eliminar los modos de pensar
racistas por que los efectos de la democracia son a largo plazo.

- LAS FRONTERAS DE LA RAZÓN
Los derechos democráticos son un proceso sin fin, en cuanto a los límites que fueron impuestos a
la ciudadanía en el pasado, siguen siendo impuestos en el presente en función de raza, origen
nacional o étnico y el de género. Además se a empezado a levantar las fronteras de la razón en
cuanto a permitir el derecho al voto a los alienados mentales y a los niños porque si a ellos no se
les permite la participación política contradice todo los que se expresa en los muy bien redactados
derechos humanos así que lo lógico es que ellos también dispongan por completo de los derechos
correspondientes.

EL ESTADO-NACIÓN Y LA "NUEVA" CIUDADANÍA
Se refiere a que si se modifica y se abre el derecho a la participación política además de los
residentes permanentes, a los extranjeros instalados regularmente sin darles la nacionalidad. De
allí nace el eterno debate de separar la ciudadanía de la nacionalidad. Este es un tema de debate
actual en el cual no hay un acuerdo definitivo.
Según la Declaración de los Derechos del Hombre de 1948 todo individuo tiene derecho a una
nacionalidad y a los derechos cívicos a ella ligados. Pero en la práctica se piensa la ciudadanía
como un principio de exclusión de los no nacionales en vez de la inclusión por que los no
nacionales disponen de esos derechos en otra sociedad (país de origen).
En este sentido la sociedad (nosotros) tenemos mucho trabajo que hacer, pero el problema está
en empezar por que la mayoría pensamos en que alguien más debe hacerlo y por eso se pospone y
se dilata ese empiezo de manos a la obra en este tema.




- LÍMITES DE LO POLÍTICO
En este tema en particular la autora dice entre líneas que a ningún extranjero le interesa
verdaderamente todo lo concerniente a lo político, lo que de verdad le interesa a una persona
común que emigra a un país extranjero es que se le incluya en los derechos sociales y económicos.
Que se le incluya en los derechos de salud y que si tiene hijos que se le incluya en los derechos de
educación.
No es realmente significativo para ninguna persona que emigra a otro país particitipar de las
elecciones de ese país sino disponer de un empleo regular. Por ejemplo se escuchaba en los años
80s “Es mejor disponer de un empleo como extranjero en Alemania que ser ciudadano
desocupado en Francia”


- LÍMITES NACIONALES
El límite de la nacionalidad se ha vuelto ilegitimo. Una ciudadanía sin territorio, otorga a los
residentes y ya no solamente a los nacionales o fundada en la noción de derechos adquiridos. Un
derecho de residente que sustituiría a la vieja concepción de la ciudadanía una desacralización de
la nacionalidad. Así algunos proponen reemplazar el concepto de ciudadano por la noción más
precisa de usuario responsable y capaz de hacer valer sus derechos.

EL HOMBRE Y LAS ESPECIES
Este argumento aboga por que los derechos más allá de las relaciones de los hombres o seres
humanos, ya que si se incluyó paulatinamente la ciudadanía a las mujeres, niños, negros, indios,
presos, insanos, y embriones, también es necesario reconocer los derechos de la naturaleza bajo
su forma animal y vegetal. Así serian extendidos los derechos a los boques, playas, océanos, etc. y
a todo el medio ambiente.
Lo que si representa un gran debate en este aspecto es que hay teóricos que también proponen
incluir a especies de algunos animales como los primates en la política y en relación particular en
la democracia lo que quiere decir que tienen deben tener derecho porque tienen la capacidad de
sufrir (sentimiento por ser seres vivos) al igual que el hombre.




ENTRE UTOPÍA Y AUTOCRÍTICA
Entendemos en este planteamiento que existe utopía en todo relacionado a la teoría. Todo lo
escrito es ideal y perfecto como si viviéramos en dos mundos diferentes un mundo “ideal” y un
mundo “real”. Por ejemplo está escrito que hay libertad de expresión, derecho a huelga entre
otros derechos, esto en el mundo “ideal” pero en el mundo “real” los medios de comunicación no
pueden expresar libremente lo que en realidad quieren que la población sepa; también si equis
gremio hace huelga porque de un modo u otro siente que se le están violando sus derechos,
recibirá amenazas de parte de sus superiores que le indican y le hacen ver que en realidad esos
derechos solo son una utopía pero no existen realmente.

CONCLUSIÓN
Con el desarrollo de este capítulo “La impaciencia ante los límites” concluimos que los seres
humanos vivimos en una aparente libertad. Que en realidad no estamos despiertos ni conscientes
de que estamos en un estado de esclavitud impuestos por poderes que ni siquiera son visibles a
nuestros sentidos. Estos poderes nos limitan en todos los aspectos de nuestras vidas y como lo
hacen de forma gradual no bruscamente hemos terminado aceptando todo lo que nos impongan
sin protestar. Es responsabilidad de cada cual investigar para zafarse de las cadenas para tratar de
vivir sin límites.