You are on page 1of 13

En Cuba hoy, el Estado es el único empleador, el único que puede crear empresas

propiamente dichas y el único que puede establecer y ejecutar el comercio interior y
exterior.
- La doble moneda es una de las exclusiones económicas más aberrantes, humillantes e
injustas. Es una verdadera injuria a la dinidad de los cubanos.
- La exclusión económica! En Cuba hoy, el Estado es el único empleador, el único que
puede crear empresas propiamente dichas y el único que puede establecer y ejecutar el
comercio interior y exterior. Los ciudadanos cubanos solo tienen acceso a una
limitad"sima lista de los llamados #trabajos por cuenta propia$ que establece y elimina el
Estado, cuando lo considera oportuno, sin discutir ninuna ley que lo reule. La inmensa
mayor"a de los cubanos estamos excluidos de la iniciativa económica, de la estión de
empresas peque%as, medianas y randes. Estamos excluidos de la propiedad privada
hasta en las más insini&icantes cosas como es no poder vender ni comprar las casas y
automóviles. 'ún más, levantar cabe(a en lo económico de &orma laboriosa, proresar y
anar dinero, desarrollar esas microempresas, es considerado un delito, es perseuido en
cada cuadra, es castiado con la con&iscación y la cárcel. El mercado subterráneo, la
bolsa nera, la &alta de comercio mayorista y el bloqueo total al acceso de los ciudadanos
a las materias primas, las herramientas, los medios básicos y los inmuebles, coloca a la
sociedad entera en la más absoluta exclusión, en la humillación de la ilealidad y en la
inde&ensión total &rente al estado que como espada de )amocles, pende sobre las
diminutas cabe(as de los emprendedores.
*or último y no lo menos importante! los cubanos y cubanas estamos excluidos de recibir
la totalidad de nuestros salarios en la moneda dura que es en la que se vende la casi
totalidad de todo lo necesario para la vida. La doble moneda es una de las exclusiones
económicas más aberrantes, humillantes e injustas. Es una verdadera injuria a la dinidad
de los cubanos. )ivide a la sociedad escandalosamente y hace depender de las remesas
de sus &amiliares y amios que trabajan en el extranjero a la mayor"a de los que las
reciben. La inclusión económica será una se%al de que el obierno cubano tiene la
voluntad de cambiar de verdad. +ncluso, es el cambio que, seún la misma teor"a de los
que sostienen ideas de inspiración marxista creará las bases para los otros cambios.
,Cómo es posible que un pa"s con esta injusticia raial pueda llamarse y considerarse
socialista- La lara lista de la sereación económica marca con el hierro candente de la
econom"a &eudal a una sociedad que vive en el hemis&erio occidental, en el .ar Caribe y
en el silo //+ y que dice además que tiene el modelo más per&ecto, la intención de
insertarse en las relaciones internacionales de hoy y erradicar las injusticias que subsisten
en este mundo lobali(ado. 0i esto &uera as", los ciudadanos cubanos o(ar"amos de
todos los derechos económicos, sociales y culturales, reconocidos en los *actos que el
1obierno cubano ha &irmado este a%o en las 2aciones 3nidas. Este es un cambio
estructural que Cuba necesita y debemos emprender entre todos. *ara ello! la exclusión
económica debe cesar
*obre(a 4editar5
En 'm6rica Latina, los ind"enas son quienes tienen mayores niveles de marinación y
mendinuismo tanto en (onas rurales como en (onas urbanas.
Las restricciones en el acceso a los servicios e inresos necesarios para tener un nivel de
vida m"nimo que resultan de la exclusión social hacen que exista una alta correlación
entre pobre(a y exclusión social. 'unque no siempre son la mayor"a de los pobres, los
rupos tradicionalmente excluidos son los más pobres dentro de los pobres. Esta
tendencia deja claro que la reducción de la pobre(a sólo podrá darse si se en&rentan los
complejos &actores y determinantes de la exclusión social.
7actores que producen marinación o exclusión social 4editar5
8arrio de in&raviviendas, llamadas ranchos. Caracas, 9ene(uela.
La marinación se puede producir debido a di&erentes &actores, as" tambi6n puede ser el
resultado indirecto de procesos de desarrollo, ya sea por el hecho de seuir ciertos
ideales de una comunidad, por una precaria situación económica, o bien en alunos
casos se produce cuando la sociedad responde a los intereses de un rupo minoritario
que ejerce el poder. La privación o di&icultad para la satis&acción de ciertas necesidades
secundarias e incluso alunas de las necesidades básicas :tales como disponibilidad de
servicios como aua potable, desa;e y electricidad< es una caracter"stica común en
todos los rados y tipos de marinación.
La marinación en los campos de estudio 4editar5
Las ciencias sociales son la principal disciplina que se encara del estudio de la
marinación. =anto la pobre(a como la marinación son &enómenos multidimensionales
cuyo análisis y medición es una tarea compleja, debido a los di&erentes marcos anal"ticos
y criterios utili(ados para su estudio. 2o existe una sola &orma ni acuerdo en cuanto a la
metodolo"a y el tipo de indicadores que deban utili(arse para medir su dimensión.
'lunos estudios se en&ocan más en los aspectos económicos de la marinación,
mientras que otros dan más importancia a los aspectos sociales> por lo tanto, tampoco
existe una manera única de combinar la in&ormación o enerar indicadores para obtener
una medición del rado de marinación.
Cabe mencionar que la exclusión social es un proceso, no una condición> por lo tanto sus
&ronteras cambian constantemente, y qui6n es excluido o incluido en el rupo de
aislamiento social puede variar con el transcurso del tiempo> dependiendo del rado de
educación, las caracter"sticas demorá&icas, los prejuicios sociales, las prácticas
empresariales y las pol"ticas públicas. 7inalmente, es necesario recalcar que no existe un
concepto único de marinación que sea universalmente aceptado.
En ciencias sociales, se denomina marinación o exclusión a una situación social de
desventaja económica, pro&esional, pol"tica o de estatus social, producida por la di&icultad
que una persona o rupo tiene para interarse a alunos de los sistemas de
&uncionamiento social :interación social<. La marinación puede ser el e&ecto de prácticas
expl"citas de discriminación ?que dejan e&ectivamente a la clase social o rupo social
sereado al maren del &uncionamiento social en alún aspecto? o, más
indirectamente, ser provocada por la de&iciencia de los procedimientos que aseuran la
interación de los &actores sociales, aranti(ándoles la oportunidad de desarrollarse
plenamente.
La marinación puede de&inirse como sereación social, incluso en t6rminos espaciales
o eorá&icos,
4@5
aunque el t6rmino sereación se aplica más comúnmente para
planteamientos pol"ticos de discriminación o intolerancia de tipo racial :apartheid<, sexual
:sexismo<, 6tnico:discriminación cultural<, reliioso :intolerancia reliiosa< o ideolóico
:represión pol"tica<.
La marinación consiste en la separación e&ectiva de una persona, una comunidad, o un
sector de la sociedad, respecto al trato social> el proceso puede mostrar di&erentes rados
y mecanismos, desde la indi&erencia hasta la represión y reclusión eorá&ica, y con
&recuencia trae aparejada la desconexión territorial. 0u carácter de&initorio, sin embaro,
no es el aspecto eorá&ico, sino el aislamiento social.
La discriminación marinal es un &enómeno vinculado con la estructura social, y está
asociado con re(aos que se oriinan en patrones históricos y el desarrollo de un territorio
determinado. 0us e&ectos implican unas repercusiones de tipo cultural, social,
educacional, laboral, y económicas, entre otros. La pobre(a puede ser un estado de la
marinación y viceversa, aunque el hecho de que exista una, no necesariamente implica
que exista la otra.
La exclusión económica
La convertibilidad avan(ó en el terreno de la estabilidad y el crecimiento, pero tuvo e&ectos
neativos cuyas aristas más destacadas &ueron el desempleo y la distribución reresiva
del inreso. Aaúl Cuello, pro&esor de la 38', &undamenta ese dianóstico en su libro
*ol"tica económica y exclusión social, al tra(ar una &ina distinción entre modelo -el marco
eneral- y las pol"ticas económicas que se siuieron desde @BB@
Aaúl Cuello
Es &ácil advertir que al nivel de opinión pública, de sectores pol"ticos y aun de
especialistas, existe una ran con&usión respecto del modelo adoptado en @BCB y la
pol"tica que se identi&ica con la convertibilidad implementada desde abril de @BB@. 0e pasa
por alto que el primero &ija los parámetros caracteri(antes del sistema económico
:apertura, privati(aciones, adopción del mercado como asinador de recursos, etc.<, y que
la seunda se re&iere a la selección de objetivos e instrumentos por parte de las
autoridades.El capitalismo, como sistema, no se caracteri(a en ninuno de los pa"ses que
lo adoptaron y adoptan por tener una praxis común. 2o es lo mismo el capitalismo
estadounidense que el alemán, el sui(o o el &ranc6s y no por esto dejan de ser
considerados adoptantes del mismo. 9aya esto como re&lexión para quienes pretenden
hacer creer que el modelo es sinónimo de convertibilidad y que el tipo de cambio &lexible
implicar"a dejar de lado los &undamentos que hoy pocos discutir"an. )icho de otro modo,
los e&ectos neativos en la econom"a de nuestro pa"s y que tienen sus aristas más
destacadas en el desempleo y la distribución reresiva de los inresos, deben ser
imputados a que se con&undieron objetivos secundarios con objetivos primarios de la
acción de obierno.El bienestar como metaEs que tanto el crecimiento como la
estabilidad, con sus e&ectos ben6&icos, sólo tienen justi&icación prioritaria en la medida que
sirven de apoyo para alcan(ar el bienestar social. D si bien es cierto que el
comportamiento de los dos primeros ha permitido superar con 6xito un per"odo de
extraordinario desorden económico, podemos llear a coincidir en que cumplieron una
etapa que ya debe darse por superada. 'simismo, que las condiciones bajo las cuales se
loraron, han cambiado a partir de la crisis internacional que tiene luar desde mediados
de @BBE y por lo tanto alún tipo de rede&inición se impone.Los mercados &inancieros son
distintos, los precios de las materias han bajado y 8rasil dejó de &uncionar como impulsor
de nuestras exportaciones. El crecimiento, en el que muchos apoyaban su dianóstico
para disminuir el desempleo, ya no tiene luar :cuando estuvo presente lo eneró< y la
estabilidad, que deviene en de&lación, con&orman un escenario en donde la incertidumbre
aumenta para inversores, consumidores, empresarios o asalariados. El ciclo virtuoso dejó
de serlo. Da no es más.,)ónde estuvieron y están los errores de las autoridades y de
quienes insisten en &lexibili(ar a ultran(a el mercado laboral para reducir aún más los
salarios y procurar el equilibrio &iscal v"a inresos, todo con el &in de mejorar un nivel de
competitividad internacional que aparece cada ve( más lejano- ' mi juicio, en una paridad
cambiaria sobrevaluada desde el inicio y en la &alta de una &6rrea disciplina &iscal,
necesaria siempre, pero imprescindible cuando se &ija el tipo de cambio con una estricta
rela monetaria, puesto que el asto público primario consolidado creció en el @FGH, lo
cual supuso el aumento recurrente de la presión &iscal sobre el universo de contribuyentes
que debieron competir internacionalmente con precios relativos adversos y con el
aumento de sus costos de producción.=ambi6n en no advertir la &unción central de la
presencia de un Estado e&iciente y equilibrador de con&lictos que aseurara la adopción de
las relas económicas propias del modelo y que 6ste las requiere de manera excluyente,
tal como lo evidenciaron los pensadores de la econom"a clásica. Eliminar la reulación
pública y permitir la privada constituye alo más que un simple error.)el mismo modo, la
justi&icada apertura externa se constituye de hecho en una verdadera aresión a las
&uentes de producción nacional si no existen los apropiados mecanismos aduaneros, y la
equidad tributaria se convierte en un ejercicio imainativo si la administración no
disminuye de manera sustantiva la cultura evasora. *or lo demás, un Estado ine&iciente
no conduce a astos públicos que coadyuden al aumento de la productividad eneral en
la medida deseada.La injusticia social se vincula muy directamente con la &alta de
ordenamiento &inanciero, toda ve( que la &alta de disciplina &iscal conduce a la viencia de
una tasa de inter6s real incompatible con la estabilidad que ira en torno de la paridad
cambiaria y del inreso de capitales para sostenerla cuando está sobrevaluada. La
ideolo"a de la pol"tica discrimina a &avor del sector &inanciero y en contra de la econom"a
real. La combinación de precios insu&icientes, recurrentes cambios impositivos y alta tasa
de inter6s real tornan inviable la &ormulación de planes empresariales de laro pla(o,
sobre todo por parte de aquellos que son los mayores demandantes de mano de obra! las
*y.Es.La apelación a que la econom"a está bien no resistir"a en la actualidad la prueba
de liberar el mercado cambiario, porque la misma no está en equilibrio y porque la
demanda de divisas que hace el Estado se satis&ace en &orma directa por el 8anco
Central.El mercado sin Estado da paso a la versión más ortodoxa del neoliberalismo, el
que está emparentado con la &iloso&"a spenceriana, la que a su ve( tiene su antecedente
en la teor"a de )arIin que da luar a la supervivencia de los más capaces! en la versión
actual, los rupos económicos y &inancieros que polari(an los inresos y llean a
capitali(ar el correspondiente poder pol"tico, convirti6ndose de hecho en los verdaderos
árbitros del mundo que nos toca vivir. 'l mercado que muchos ponderan le &alta por norma
eneral uno de sus prerrequisitos! el de la libre concurrencia.Las asinaturas
pendientesEn un trabajo reciente he a&irmado que, en tales condiciones, el resultado
social neativo que se alcan(a es sist6mico y que la imputación no debe hacerse al
modelo, que no es malo por lo que contiene sino por lo que le &alta. La responsabilidad
primaria está en la adopción de una pol"tica económica que carece de instrumentos de
acción, y los pocos que posee los utili(a muy mal, como es el caso de los impuestos. La
estimación de la p6rdida asumida por los trabajadores desde @BB@ hasta @BBE alcan(a a
una ci&ra casi iual al d6&icit &iscal acumulado cerrado en el mismo per"odo. 0in embaro,
el +9' no deja de aumentar y la recaudación por el impuesto a las anancias demuestra
que los anadores no han contribuido en la medida que debieron. Lo realmente malo es
que el ciclo no está cerrado y no se advierten propuestas superadoras de la actual
situación. *romover el bienestar eneral es un deber a cumplir siempre por el 1obierno
&ederal, que lo tiene claramente establecido en el *reámbulo de la Constitución.La
experiencia oblia a reconocer que la pol"tica económica debe observar un compromiso
con la realidad, que la econom"a a secas, la de los textos, no tiene. Con&undir al hombre
con un dato y no como el sujeto de toda acción pol"tica, es alo más que un error teórico.
.arca la distancia que existe entre la solidaridad de la democracia y el individualismo
eo"sta del mercado. 3na &órmula perversa que no puede ser más que &uente de
con&lictos.
J3K E0 EL 'CCE0L ' L' =+EAA'
F.@
' lo laro de la historia, la tierra ha sido considerada como una &uente principal de
rique(a, situación social y poder. Es la base para la vivienda, los alimentos y las
actividades económicas, la &uente más importante de oportunidades de empleo en las
(onas rurales y un recurso cada ve( más escaso en los núcleos urbanos. El acceso al
aua y a otros recursos, as" como a servicios básicos tales como el saneamiento y la
electricidad, está condicionado en muchos casos al acceso a los derechos sobre la tierra.
La disposición y posibilidad de invertir a laro pla(o en la tierra cultivable y en la vivienda
dependen directamente de la protección que otora la sociedad a los titulares de los
derechos. En consecuencia, el desarrollo sostenible se asienta &irmemente en el acceso a
los derechos de propiedad de la tierra y en la seuridad de esos derechos.
F.F
La tierra tiene tambi6n ran importancia cultural, reliiosa y jur"dica. En muchas
sociedades existe una relación estrecha entre poder de decisión de una persona y la
cantidad y calidad de sus derechos sobre la tierra. En las (onas rurales, la interación o
exclusión social depende a menudo únicamente de la situación de la persona en relación
con la tierra. +ncluso en las (onas urbanas, el derecho a participar en la plani&icación
municipal, en las decisiones comunitarias y en ocasiones, en las elecciones, depende de
la condición de un individuo como MresidenteN o Mpropietario de una viviendaN. 2o es 6ste
un &enómeno nuevo, pues durante muchos silos solamente los Mpropietarios de tierrasN
pod"an participar en las elecciones en la mayor"a de las democracias occidentales. El
acceso a la tierra es, por tanto, un elemento importante en el poder de decisión a nivel
&amiliar, comunitario y nacional.
F.O
El acceso a la tierra tiene luar a trav6s de los sistemas de tenencia. La tenencia de la
tierra es la relación, de&inida jur"dica o consuetudinariamente, entre la población, como
individuos o rupos y la tierra :por ra(ones de conveniencia, el t6rmino MtierraN incluye
aqu" otros recursos naturales como el aua y los árboles<. Las relas relativas a la
tenencia determinan cómo se distribuyen en las sociedades los derechos de propiedad de
la tierra, as" como las responsabilidades y restricciones conexas. En t6rminos sencillos,
los sistemas de tenencia de la tierra determinan qui6n puede utili(ar qu6 recursos,
durante cuánto tiempo y en qu6 condiciones.
F.P
La &orma de distribuir y utili(ar los derechos sobre la tierra puede ser muy compleja. Con
&recuencia, la tenencia de la tierra se clasi&ica como!
Q *rivada! asinación de derechos a una parte privada que puede ser un individuo, un
matrimonio, un rupo de personas o una persona jur"dica, como una entidad comercial o
una orani(ación sin ánimo de lucro. *or ejemplo, en una comunidad, las &amilias pueden
tener derechos exclusivos sobre parcelas residenciales, parcelas ar"colas y
determinados recursos arbóreos. Ltros miembros de la comunidad pueden quedar
excluidos de la utili(ación de esos recursos si no cuentan con la autori(ación de los
titulares de dichos derechos.
Q Comunal! en una comunidad pueden existir derechos sobre bienes comunes. Cada
uno de los miembros tiene derecho a utili(ar de manera independiente las propiedades de
la comunidad. *or ejemplo, los miembros de una comunidad pueden tener derecho a
apacentar el anado en los pasti(ales comunitarios.
Q )e libre acceso! no se asinan derechos espec"&icos a nadie y nadie puede quedar
excluido. En este contexto se suelen incluir las actividades marinas, en que el acceso a
alta mar está eneralmente abierto a todos> pueden incluirse tambi6n los pasti(ales,
bosques, etc., donde puede existir acceso libre a los recursos para todos. :3na di&erencia
importante entre el acceso libre y los sistemas comunales es que en estos últimos
quienes no son miembros de la comunidad no pueden utili(ar las (onas comunes.<
Q Estatal! los derechos de propiedad se asinan a alún oranismo del sector público.
*or ejemplo, en alunos pa"ses, las tierras &orestales pueden estar bajo el mandato del
Estado, ya sea un nivel central o descentrali(ado de obierno.
En la práctica, en una sociedad determinada pueden encontrarse la mayor"a de los tipos
de tenencia, por ejemplo, derechos comunales a los pasti(ales, parcelas residenciales y
ar"colas privadas y propiedad estatal de los bosques.
F.G
Los derechos sobre la tierra son diversos y en la práctica, varias personas o rupos
pueden tener derechos sobre un mismo objeto. Esto ha dado luar al concepto de Mha(
de derechosN. Los distintos derechos sobre la misma parcela de tierra, como el derecho a
venderla, el derecho a utili(arla por medio de un arrendamiento, o el derecho a
atravesarla, pueden ser considerados como Mastillas del mismo ha(N, de cada uno de los
cuales puede ser titular una parte di&erente. 'unque puede existir un número amplio y
variado de derechos, en ocasiones es útil ilustrar el hecho de que los derechos de acceso
a la tierra pueden asumir la &orma de!
Q derechos de uso! derecho de utili(ar la tierra para el pastoreo, la producción de cultivos
de subsistencia, la recolección de peque%os productos &orestales, etc.>
Q derechos de control! derecho a adoptar decisiones sobre la utili(ación de la tierra y a
obtener bene&icios económicos de la venta de cultivos, etc.>
Q derechos de trans&erencia! derecho a vender o hipotecar la tierra, traspasarla a otros
mediante reasinaciones intracomunitarias, o a los herederos y a reasinar los derechos
de uso y de control.
En muchas ocasiones, los miembros pobres de una comunidad tienen sólo derechos de
uso. *uede ocurrir, por ejemplo, que una mujer tena derecho a utili(ar parte de la tierra
para producir cultivos que le permitan alimentar a la &amilia, mientras que su esposo
puede obtener los bene&icios derivados de la venta de los cultivos en el mercado. 0i bien
estas simpli&icaciones pueden ser útiles, conviene se%alar que la &orma exacta en que se
distribuyen y dis&rutan realmente los derechos a la tierra puede ser muy compleja.
F.R
Las normas relativas a la tenencia de la tierra se aplican y se hacen operativas mediante
la administración de tierra. Ksta, ya sea &ormal o in&ormal, comprende un amplio conjunto
de sistemas y procesos que es necesario administrar!
Q derechos sobre la tierra! asinación de derechos inmobiliarios> delimitación de los l"mites
de las parcelas sobre las que se reconocen determinados derechos> trans&erencia de una
parte a otra mediante venta, arrendamiento, pr6stamo, donación o herencia> reistro de
los derechos sobre la tierra y adjudicación de casos dudosos y con&lictos re&erentes a los
derechos y l"mites de las parcelas>
Q relamentación del uso de la tierra! plani&icación del uso de la tierra, observancia de las
normas y resolución de los con&lictos sobre utili(ación de la tierra>
Q valoración de la tierra e impuestos! recaudación de inresos mediante &ormas de
valoración de la tierra y de tributación y resolución de los con&lictos relativos a la
valoración de la tierra y a los impuestos.
F.E
En muchas comunidades, el acceso a los recursos de la tierra se rie por el derecho
escrito y las leyes consuetudinarias. *ueden surir con&lictos entre las normas
tradicionales y las leyes nacionales, como ocurre con &recuencia cuando se consideran los
derechos sobre la tierra. 1eneralmente, prevalecen las normas locales impuestas por los
miembros de la comunidad, particularmente en las (onas rurales. Es esencial para la
iualdad de 6nero que las constituciones y las leyes nacionales aranticen la iualdad de
acceso a los recursos productivos. 0in embaro, para que esos derechos sean le"timos y
se pueda imponer su cumplimiento deben ser aceptados por la comunidad local. Esta
aceptación se promueve principalmente mediante la participación de la comunidad local
en el proceso de dise%o y ejecución, as" como mediante el sistema que se utili(a en las
campa%as de in&ormación y educación. 's" pues, conocer la situación local y la estructura
jur"dica nacional es esencial en los proramas relacionados con la tierra.
F.C
Los pro&undos cambios demorá&icos, económicos y sociales que a&ectan a las
comunidades urbanas y rurales de las econom"as en desarrollo comportan, cada ve( más,
la marinación de quienes están menos preparados para a&rontarlos. =anto si la cuestión
estriba en el aumento de los asentamientos in&ormales en las (onas urbanas, la p6rdida
de importancia de la &unción de los hombres en la comunidad a causa de la emiración
por motivos laborales, o la necesidad de reajustar las relaciones &amiliares para interar a
los ancianos, los hu6r&anos y los en&ermos, la población necesita que el acceso a la tierra
y la vivienda sea equitativo y e&iciente.
F.B
Con la implantación de estructuras &amiliares no tradicionales y la interación de las
tierras rurales en los núcleos urbanos, son los sectores más des&avorecidos de la
sociedad los que su&ren mayor rieso de perder la posibilidad de acceder a la tierra. Las
naciones y las comunidades necesitan reconsiderar la &orma de acceder a los recursos de
la tierra, cada ve( más escasos, en &unción de las nuevas exiencias y oportunidades en
el ámbito local. El bienestar económico y social de las &amilias pelira cuando las
&unciones de mantenimiento y adopción de decisiones se alteran, por ejemplo, por e&ecto
de la muerte, el divorcio, el abandono o la discapacidad. Cuando los cabe(as de &amilia
no quieren o no pueden ejercer sus responsabilidades tradicionales es necesario aseurar
que los restantes miembros de la &amilia puedan acceder a la tierra que les sirve de
sustento.
F.@S
*ara que la administración de la tierra sea e&ica( y equitativa se ha de tener en cuenta la
dinámica cambiante de las &amilias y las comunidades. 'umentar los bene&icios derivados
de la tierra y promover el acceso equitativo a ella para hombres y mujeres puede
contribuir a superar las desventajas económicas y sociales. =anto los hombres como las
mujeres pueden ser objeto de discriminación en la sociedad, ya sea por causa de la edad,
la salud o la educación y deben ser considerados como un Mrecurso aún sin explotarN.

La desiualdad en la distribución del inreso
?+rvin Larios 0.?
.anaua
.ucho se habla en la clase pol"tica y empresarial de la necesidad de alcan(ar estabilidad
para alcan(ar obernabilidad, de pro&undi(ar la democracia en materia pol"tica, pero
evaden su responsabilidad de buscar alternativas a la creciente desiualdad en la
distribución de la rique(a, ello a pesar de que seún los datos o&iciales hay crecimiento
económico y reducción de pobre(a.
Esto no es invento de ninún #cabe(a caliente$, sino realidades que están siendo cada d"a
más reconocidas por todos los actores de la sociedad, entre los últimos se encuentra la
con&erencia episcopal, que se%alaba en un reciente comunicado que #la aplicación de
pol"ticas neoliberales llevan a concentrar el capital en un peque%o rupo, &ormado por una
elite pudiente y exclusiva$.
2icaraua aparece en los indicadores de 2aciones 3nidas como uno de los pa"ses que
en 'm6rica Latina cuentan con mayor rado de desiualdad, lo que lo ubica como uno de
los mayores del mundo si consideramos que 'm6rica Latina es la reión del mundo con
mayor desiualdad en la distribución de la rique(a en el planeta, con valores estad"sticos
:coe&iciente de 1ini< de S,G y S,R mientras que en los pa"ses desarrollados el coe&iciente
es de S,O, esto quiere decir que para el caso de 2icaraua el @SH más rico de la
población tiene CP veces más recursos que el @SH más pobre de la población.
Ltras &uentes como el 8+) han se%alado a trav6s de datos estad"sticos que 2icaraua se
ubica en la distribución del inreso en un nivel de FC.CH del indicador que mide la
desiualdad en la distribución del inreso conocido como ra(ón de Tu(nets solo superado
por 8rasil con un PFH :la ra(ón de Tu(nets mide de manera comparativa la ra(ón entre el
@SH más rico y más pobre de la población en un pa"s determinado<.
Estimaciones e&ectuadas han demostrado que si 'm6rica Latina distribuyera su inreso
de manera similar a otras reiones del mundo con menos desiualdad, los elevados
niveles de pobre(a de la reión disminuir"an drásticamente. 0i aplicamos esto a
2icaraua, sini&icar"a que una mejor redistribución del inreso contribuir"a sin duda a
disminuir con mayor aceleramiento esos altos niveles de pobre(a existentes en el pa"s.
La desiualdad en la distribución del inreso determina la desiual posibilidad de las
&amilias de invertir :o astar< en educación, salud o vivienda. 's" tenemos que &amilias
que tienen inresos más altos tendrán mayores recursos para mandar a sus hijos a la
escuela y viceversa. En los hoares pobres, el aporte educativo de los padres es limitado,
el número promedio de personas en el hoar es alto con relación a su limitado espacio,
las &amilias pasan por di&icultades continuas ante el embate de la pobre(a, todo esto
a&ecta el rendimiento escolar de los estudiantes con pocos inresos.
9inculado a lo anterior está la calidad de la educación a la que tienen acceso los jóvenes,
existe tambi6n una ran brecha entre la calidad educativa privada y la pública, en todo
caso debemos destacar la importancia de la educación para el desarrollo y reducción de
la pobre(a, esto tambi6n contribuye a mejorar la competitividad entre los jóvenes para
alcan(ar empleos más cali&icados y disminuir la brecha actual existente.
*or ello es que la alta deserción y repetición de rado están indisolublemente vinculados
a la pobre(a y con ellos el nivel de inresos, esto es respaldado por la CE*'L en su
in&orme sobre el panorama social en @BBE, cito! #*ese a la importante expansión
educacional reistrada en la reión en los últimos @G a%os, se mantuvieron las
acentuadas desiualdades en las posibilidades de los jóvenes de di&erentes estratos
sociales de lorar un nivel de educación, que les permita alcan(ar un cierto nivel m"nimo
de bienestar$.
En el pa"s un sector importante que tiene altos inresos por renta son los banqueros,
mismos que han evadido con la complicidad de alunos &uncionarios de obierno, su
responsabilidad de paar los @SSS millones de córdobas de impuestos que le
correspond"an enterar en los últimos a%os. El sector &inanciero que tienen más inresos y
que controlan la banca no solo evaden paar sus impuestos, sino que esta&an al pa"s y
por esa v"a contribuyen a acrecentar la pobre(a al declarar por ejemplo la construcción de
edi&icios como &in tur"stico, para evadir el pao de impuestos, este es el caso de la
construcción del edi&icio de la corporación *ellas.
Los sectores de menos inresos de la población son sobre los que recaen los impuestos,
aun cuando las empresas aparecen paando impuestos en realidad lo que trasladan es la
retención del impuesto que se le aplica a la población sobre todo el impuesto al consumo,
as" que las empresas de ron, cerve(a y a(úcar :la industria &iscal y el comercio en
eneral, trasladan al precio el impuesto que ellos lueo pasan al obierno<.
La ran desiualdad en el inreso en 2icaraua está tambi6n vinculado con la existencia
de ocupaciones con baja productividad e inresos, coexistiendo con sectores dinámicos,
intensivos en capital, de all" que una v"a para ir resolviendo esas desiualdades es por la
v"a de la mejora salarial sobre todo el de los que tienen menos inresos, al tiempo que se
invierte en mejoras tecnolóicas para mejoras en la productividad.
La desiualdad puede convertirse en un peliro para el desarrollo del pa"s, porque la
demandada inversión que queremos no se motiva a llear al pa"s por el peliro que
representa la posibilidad de una explosión social, por causas de esta naturale(a. )e nada
vale condonación de deuda y randes sacri&icios de los ciudadanos, sobre todos los más
pobres si no resolvemos causas estructurales que impiden alcan(ar ese anhelado
desarrollo. 0eún el primer in&orme de las metas de desarrollo de seuimiento a la
cumbre del milenio, el pa"s requiere para lorar las metas que el pa"s cre(ca a un *+8 per
cápita de FH anual y una reducción de la inequidad de más del GH.
Coincido con otros articulistas que hasta hoy 2icaraua o(a de una relativa ventaja
comparativa en lo que se re&iere a violencia delictiva, pero tambi6n la población comien(a
a acumular desaste y recha(o creciente a la &alta de repuesta de la clase pol"tica y
obernante para resolver problemas sentidos como el de la injusta distribución de la
rique(a, esto es un rieso que hay que darle repuesta rápida, no hay que olvidarnos que
el pueblo nicara;ense tiene capacidad de reaccionar cuando sus intereses se ven
a&ectados. @BEB y la Aevolución 0andinista y @BBS y la derrota electoral del 70L2 son
muestras claras de este planteamiento.
Estos son alunos de los aspectos en los que el pa"s deber"a estar trabajando con
intensidad y no destinar el tiempo y recursos limitados para tratar de amnistiar y proteer
a los que han aumentado la brecha entre ricos y pobres a trav6s del saqueo del erario
público y han contribuido al empobrecimiento de la mayor"a de nuestra población.