REVISTA INVESTIGANDO

GRUPO EDUCANDOS

REFORMAS DE EMERGENCIA Y EVALUACIÓN DE PROFESORES Mg. ALBERTO ALMIRON EHUI Profesor UNSA – CNIA almiron30@yahoo.com Los resultados de la última evaluación a los docentes que pretendían una plaza para nombramiento, han sido todo un acontecimiento social y político; pues hemos visto justificaciones y acusaciones de todo tipo, muchos de ellos interesados y mal intencionados. Desde una perspectiva académica y profesional estos resultados, han evidenciando, la grave crisis por la que atraviesa la educación en general y la formación docente en particular. En esta oportunidad no vamos a reiterar los comentarios y análisis que se han hecho por diferentes especialistas a nivel local y nacional; mas bien vamos a proponer algunas soluciones profesionales, académicas y políticas , que puedan ser asumidas por todas las autoridades educativas de la región: DREA, UGELs, Gobierno Regional, ISPs, Universidades, etc. 1. Es urgente crear o seleccionar una institución evaluadora de todos los procesos y productos del sistema educativo: aprendizajes, profesores, currículos, programaciones, innovaciones, etc. Porque se ha demostrado que los entes evaluadores hasta la fecha han demostrado una ineficiencia calamitosa y un desconocimiento de la realidad educativa del país. Esta institución evaluadora tendrá que contar con los profesionales de la educación del más alto nivel y una independencia del poder político. 2. Reformar en su totalidad la forma de seleccionar estudiantes que opten por la carrera magisterial, porque la forma de acceso es muy deficiente. En la actualidad los estudiantes de educación, han pertenecido al décimo inferior en la educación básica, y se ingresa a ISPs y Facultades de Educación hasta con nota desaprobatoria. Proponemos seleccionar estudiantes que tengan vocación de servicio y características de liderazgo, así como un buen rendimiento académico; desde los colegios. Acompañado de becas de estudios para quienes muestren altos desempeños académicos y una remuneración atractiva cuando terminen sus estudios profesionales. 3. Renovar la formación docente en el Perú, el actual modelo da muestras de estar lejos de todo estándar internacional. Esto pasa por seleccionar adecuadamente a los formadores de maestros, reformular el currículo y plan de estudios de los ISP y Facultades de Educación. Dejando de lado el “pedagogismo” y “didactismo”, y privilegiando la formación científica, tecnológica y humanística. 4. Cerrar por un periodo de 5 años todos los ISP privados y públicos, así como las Facultades de Educación, pues existe en el momento una sobreoferta de profesionales de Educación con título y sin trabajo. Y más bien concentrar todas sus capacidades para actualizar y capacitar a sus egresados a través de programas de formación continua debidamente monitoreados y evaluados por las instancias correspondientes. 5. Terminar con las titulaciones masivas a través de cursos de actualización y suficiencia académica en las Facultades de Educación, y Proyectos en los ISPs; que llevan hacia un descuido y olvido por la investigación científica. Esta forma de otorgar títulos nos convierte en un país subdesarrollado, pues somos una país que no produce ningún bien cultural mucho menos científico de alcance mundial, somos un país de consumidores pues el sistema educativo forma ciudadanos con limitaciones investigativas e innovadoras. 6. Capacitación docente especializada por áreas de conocimiento y especialidad de los profesores, a cargo de capacitadores seleccionados por una evaluación rigurosa, que acrediten una reconocida solvencia académica, profesional y moral. No entregar estos Programas de Capacitación Docente a Universidades e ISPs que han demostrado una seria deficiencia en la formación inicial del magisterio nacional. Finalmente, debemos reconocer que la Educación es un asunto de interés público, y que no es un asunto privativo de los profesores, mucho menos del Ministerio de Educación. La sociedad y sus organizaciones debemos participar en la construcción de un Sistema Educativo eficiente, productivo y de calidad; pues es la única garantía de nuestro desarrollo social, económico y político. El SUTEP, (por lo menos su dirigencia) debe asumir un papel más autocrítico, proyectivo y propositivo, para construir una educación que realmente sirva al pueblo de todo corazón.

http://investigando.org/educandos http://educandos.es.tl