You are on page 1of 4

Sábado 25 de julio de 2009, Ciudad Obregón, Sonora. México.

A quien(es) corresponda:

Mi nombre es Xóchitl Erandeny Medina Morales, soy estudiante en el semestre
5 de la Licenciatura en Derecho, dentro del Centro de Estudios Universitarios Vizcaya
de las Américas, plantel Ciudad Obregón, Sonora, México. Tengo 22 años y soy mujer.
Uno de los motivos por el cual me encuentro participando en este concurso para
representar el papel de un Delegado Juvenil en las Naciones Unidas por dos semanas
este octubre, es prodigar 14 días que lleven a nivel universal, pactado, firmado y por lo
tanto eterno: La Verdad. Y la Verdad es la Justicia, la Verdad es la Paz tan necesaria
que nos hace falta y nos da Libertad. Para conocer la Verdad debemos conservar nuestra
Conciencia Moral viva: Los Valores.

Ya que la Conciencia Moral no gobierna solamente sobre nuestra conducta
dentro de la Sociedad que hemos construido a través del Tiempo, debemos de tenerla
presente incluso en nuestra lucha diaria interna, por que la existencia de una Conciencia
Moral nos hace notoria la existencia de los demás, sus necesidades, sus carencias, sus
alegrías y tristezas. Por esta razón yo les llamo a todos y todas ustedes mis hermanos y
hermanas. Por esta razón a todos y todas ustedes les amo muchísimo y lucharé por su
bienestar aún a costa de mi propia vida, aunque no me conozcan nunca o ni siquiera
hayan visto mi rostro una sola vez, aunque millones de kilómetros o millas nos separen,
distintas etapas de la Vida, idiomas, religiones, Cultura, y miles de sesgos raciales y
estereotipos más que la Sociedad Plutócrata y Discriminativa en la que cohabitamos
tenga para separarnos.

Simplemente por que el ser humano cree que un ser vivo puede ser una
propiedad, y que a todo se le pone un precio, pero la Vida no tiene más dueño que quien
la respira y palpita, y la Vida es un regalo. Quien no respeta la dignidad de los seres
vivos actúa por reflejo y se expone a no ser respetado tampoco, esto se convierte en un
círculo interminable de injusticias. Sin embargo también podemos aprender,
conservando nuestra Conciencia Moral, tenemos la capacidad de cambiar las cosas,
podemos tornarnos respetuosos de la Vida. Pero nadie hace nada, a nadie le importa, por
que no quieren ser uno, parte de un nosotros, formar un verdadero Todo. Y pienso que
lo mucho que a mí me importa y con el corazón en la mano plasmo en esta carta tal vez
nunca va a trascender pero al menos será leído por eso resumí cientos de motivos que
puedo tener.

La tarde del 20 de julio del año en curso, a las 4:35 PM encendí la radio y
escuché el spot del concurso, yo ya sabía de antemano sobre su existencia, gracias a su
página en el Internet. Ya tengo más de 18 años y menos de 24, pero cuando tenía 17 en
la página Web de las Naciones Unidas leí algo sobre unos delegados ganadores de un
concurso auspiciado por ustedes y las Secretarías de Relaciones Exteriores de los
distintos países miembros de Naciones Unidas fue en junio y yo estaba consultando la
declaración del “Alma Ata” (si no mal recuerdo septiembre 12 de 1978 en una
conferencia dentro de una ciudad perteneciente entonces a la ex Unión Soviética
llamada Kazajstán) dentro del buscador Google™ para una tarea de la preparatoria, una
página me llevó hacia otras desde la Cruz y la Luna Roja, UNICEF, Organización
Mundial para la Salud hasta llegar a la ONU, me desilusioné bastante de mi edad, y lo
pasé de largo; entonces anhelaba llegar a ser una neurocirujana con muchos pacientes
sanados en mi historial (Admiro con locura ferviente a los eminentes Dr. Camilo Golgi
y Dr. Hunter “Patch” Addams). Pero no logré entrar a la facultad de Medicina en la
UNAM ni en el IPN. Luego estuve en Psicología pero me cambié de estado y ya no
pude terminar, seguí con Ingeniería en Biotecnología al llegar aquí a Ciudad Obregón,
nunca fui buena en Matemáticas lo confieso me fue muy pesada la Ingeniería, y con
todo el dolor de mi corazón, decidí colgar la bata de científica en mi segundo semestre,
que aún guardo y suspiro al verla colgada por tengo en mi memoria siempre presentes
las sabias palabras del también eminente químico Gastón Bachelard: “Para un espíritu
científico, todo conocimiento es la respuesta de una pregunta, si no hubo pregunta, no
puede haber conocimiento científico. Nada es espontáneo, nada tampoco está dado.
Todo se construye. El hombre que está animado por el espíritu científico, sin duda desea
saber pero es por lo pronto para interrogar mejor”. Sentí como si dejara de construir, de
preguntar y de resolver como si se hubiera esfumado mi espíritu. Y como es mi
costumbre, me sobrepuse y preparé mi último trabajo con la Ciencia.

Mi despedida curiosamente fue una exposición acerca del “Protocolo Cartagena”
sobre el manejo de los Organismos Vivos Modificados para subrayar menesteres
internacionalistas que me apasionan esta fue la conclusión que con lágrimas en los ojos
y una sonrisa de provecho en los labios expresé: “La Biotecnología y cualquier forma de
Ingeniería Genética implican responsabilidades así como riesgos de sus precursores. La
Bioseguridad intenta ponerse al día, pero los fondos para investigación en esta área son
minúsculos en comparación con los recursos que se destinan a la Ingeniería Genética.
Al mismo tiempo, la Industria Biotecnológica realiza una agresiva autopromoción, y los
gobiernos son atraídos por la promesa de una nueva fuente de riqueza y la
sobreexplotación de recursos en países “tercermundistas” a los cuales dominan.
También es sin duda el arma del milenio tras la era nuclear. Hoy en día el racismo
biológico crece y también crece la ciencia para autodestruirnos. Espero quede en su
conciencia como futuros biotecnólogos este llamado de alerta que hago para que pongan
en práctica el uso de los Valores Morales que se están perdiendo y que si van a ser
partícipes de este nuevo orden pseudoglobalizado no dejen boicotear documentos
internacionales legales como éste que preservan la Vida sana. Muchas Gracias, fue un
placer compartir con ustedes la carrera, hasta pronto. ¡Éxito!”

Jamás pensé ni quería llegar a ser estudiante de Derecho(justamente por pasar
un extraordinario de esa materia en preparatoria no me pude inscribir con papeles
completos en mi primer intento de entrar a la facultad de Medicina de la UNAM por que
en el primero si pasé pero en el segundo y tercer intentos ya no; mi padre estudió esta
carrera y fue mi última oportunidad después de tantos fallos además que las aptitudes de
diplomática, el debate y alegato ya se veían en mi futuro según mis padres), razón por la
cual con alegría les seguí el consejo para dedicarme a los Derechos Humanos en
particular al Derecho Internacional Humanitario(tema fundamental en la Tesis que
preparo), siempre me ha interesado el activismo y desde los 16 años formo parte de la
Red del Tercer Mundo, Avaaz, Care2( donde tengo mi propia petición Contra el
Aborto) y en la Política Internacional tengo 3 años apoyando la Coalición por la Corte
Penal Internacional y 3 Años en Amnistía Internacional), quizás ésta sea mi Misión en
la Vida (no me conformo pero así sucedieron las cosas, tampoco me debo autolamentar
muchos quisieran al menos tener una de las oportunidades que he tenido y que gracias a
Dios, a mis padres y familia tengo, hay en el mundo gente en peor situación y haré todo
lo posible por mejorar esa parte de la Historia de la Humanidad).

A los 19 me volví miembro de Amnistía Internacional México-España ocupada
en las Red de Acciones Urgentes y campañas contra la Tortura, Pena de Muerte y
Lapidaciones así que llevo 3 años mandando cartas diplomáticas de conciencia para
rescatar a presos, torturados y condenados a pena de muerte; firmando peticiones y
apoyando campañas. Este año probé con la política de mi país, para dejar de quejarme
de la situación y mejor actuar de frente afiliándome al Partido del Trabajo (PT) en el
estado de Sonora y siendo candidata a Suplente de Síndico Municipal para Cajeme,
todos en casa se quejaron, me dijeron que por qué me había afiliado al partido más
pobre, al de “los proletarios” al de “la gentuza” por qué no “grillar” mejor al PRI o al
PAN para sacar “hueso”, mi respuesta fue: “Por que para ayudar de verdad se empieza
desde abajo, por que yo no discrimino y me duelen las personas que tienen esa soberbia
sin siquiera mirar su propia condición de ser, por que la verdadera necesidad está en
aquellos que han sido olvidados de la sociedad, por que algún día el mundo debe de
entender que no nacemos ni morimos investidos en dinero y el dinero no se puede
comer, que no todo tiene un costo, debemos mirar más allá de nuestra propia condición
para poder entendernos y unirnos de verdad, para que exista la Democracia, para que no
se olviden los Valores, debemos cambiar nuestra falta de Amor y de Actitud ante una
Sociedad que no mira por el otro”. Respuesta que tengo anotada en mi diario el día 28
de junio de este año que mi padre a regañadientes me permitió seguir en el partido y en
la campaña.

Una campaña que estaba destinada al fracaso y de lo cual siempre estuvimos
conscientes, pero una campaña en la que con “suela, sudor y saliva (a pie, de frente
conociendo a la gente, gastando suela; bajo un sol de casi 40 o más grados centígrados,
sudando; llevando el mensaje de cambio aún sin ser escuchados, gastando saliva es
parte del lema del partido en el estado sonorense)” me pude ocupar de mis hermanas y
hermanos y los pude escuchar de frente por que muchos jóvenes no se interesan en la
política y la política en mi país les da asco así como su gente, jamás hay cambio, es “el
cuento de nunca acabar,” pero pensé en vez de estar criticando por qué mejor no actuar,
comenzar a ayudar desde adentro así como en la médula se forman los huesos, la
Sociedad se estructura desde lo más recóndito, jamás vas a poder “ponerte en los
zapatos de otro” si simplemente mal juzgas y vives criticando. Comparando con la
Política Internacional es exactamente lo mismo pero a mayor escala y hay más
afectados eso es lo peor... Terminando la carrera mi plan es llegar a ser una Ombudsman
generosa y humanista, o algún día si Dios quiere y la Vida me lo permite ser
Embajadora de mi país, Embajadora de la Paz o Ministra en la Corte Internacional de
Justicia o en la Corte Internacional de Derechos Humanos. Si no pudiera seguro que me
encontrarán en algún lugar recóndito de Sudamérica, África Subsahariana, India en una
Misión de Voluntariado. Por que esta es mi vida hermanos y hermanas, para esto nací y
para esto vivo. Para servir y ayudar a quienes amo.

Este Concurso con toda la Humildad es como un sueño para mí, hecho Realidad,
la oportunidad que Naciones Unidas, la Secretaría de Relaciones Exteriores, y el
Instituto de la Juventud, nos da a nosotros a pesar de nuestra falta de experiencia y corta
edad pero gran corazón es como una bendición por que no es una simple tarea el ser
Delegado en la ONU, es un modo diferente de vida, es vivir para los demás, aunque sea
por pocos días demostrar la Verdad y pregonar el ejemplo con Conciencia Moral.
Espero no tener problemas con mi registro, ya que la dirección de mi identificación
oficial y mi dirección actual no concordarán, por que mi familia y yo nos acabamos de
mudar, dentro de la misma ciudad a una casa nueva que con mucho esfuerzo pudo por
fin comprar mi padre y ya no tendrán mis padres que rentar gracias a Dios. ¡Ay! sólo
espero durar un poco más en este estado para poder terminar mi carrera, mi padre es
policía federal por eso tantos cambios bruscos de domicilio y desde que tengo uso de
razón hemos vivido viajando a lo largo de la República Mexicana. Por favor no me
rechacen por esa razón. Siempre les he amado y luchado por un mundo mejor, eso
jamás ha cambiado y siento que jamás cambiaré es por tanto el Amor mi principal
motivo. Si me consideran no les defraudaré. Muchas Gracias.

Atentamente. Xóchitl Erandeny Medina Morales.