You are on page 1of 2

27/05/1993

PERU-DESAPARECIDOS ASESOR FUJIMORI DECLARO ANTE JUSTICIA MILITAR PERUANA
Lima, 27 may (EFE).- El asesor del presidente peruano en asuntos de seguridad, Vladimiro
Montesinos, declaró ante un juez militar que investiga una supuesta matanza de nueve
estudiantes y un profesor universitarios, desaparecidos en julio de 1992.
Montesinos fue acusado de ser "cabecilla" de un "escuadrón de la muerte" autor de la
supuesta matanza en un documento anónimo hecho llegar al Congreso y por el general del
Ejército Rodolfo Robles, que se encuentra actualmente exiliado en Argentina.
El polémico funcionario, al que la oposición política señala como el "poder tras el trono" del
presidente Fujimori, compareció en privado, el pasado lunes y durante más de tres horas, ante
el vocal instructor castrense, general Marco Rodríguez.
Una portavoz de ese fuero señaló que Montesinos respondió un cuestionario similar al que
enfrentó la semana pasada el jefe del Ejército, general Nicolás Hermoza Ríos, que ha sido
también implicado en la denuncia.
Según el documento anónimo y Robles, el general Hermoza conoció la idea de la supuesta
matanza de los estudiantes y el profesor y al parecer dio el visto bueno final para que se
llevase a cabo.
Aunque el proceso se desarrolla en secreto, se supo que ya han comparecido también varios
oficiales de menor graduación mencionados en el anónimo como los ejecutores del presunto
crimen múltiple.
El caso fue conocido el pasado 2 de abril, cuando el congresista opositor Henry Pease hizo
público en documento ante el pleno del Parlamento, que acordó designar una comisión
investigadora de los hechos.
El Consejo Supremo de Justicia Militar abrió inmediatamente después instrucción "contra
quienes resulten responsables" del supuesto crimen y encargó la investigación al general
Rodríguez.
El hecho volvió al primer plano los primeros días de mayo, cuando el general Rodolfo Robles se
refugió en la residencia de un funcionario estadounidense y acusó desde allí a Montesinos y al
general Hermoza de ser responsables de la supuesta matanza.
La comisión investigadora del Congreso que investiga el caso determinó después que Robles
había hecho suyo el mismo anónimo que conoció Pease y que carece de pruebas que
respalden su acusación.
La presunta matanza ocasionó también una prolongada crisis en el Parlamento, en la que la
oposición y la mayoría gubernamental se enfrentaron abiertamente a la negativa de ésta para
que la comisión interrogara a todos los militares implicados en el caso.
La mayoría acordó el martes pasado que concurran a la comisión sólo los altos jefes implicados
en la denuncia y que los demás involucrados lo hagan ante la justicia militar.
La oposición interpretó el acuerdo como una "abdicación de las facultades legislativas del
Congreso" y amenazó con retirarse del Parlamento, pero finalmente decidió continuar en él.-
EFE VR/mgm/lm