Sobre elecciones

“Porqué los seres humanos a veces persistimos en elegir lo que no nos conviene”
Prof. Gonzalo Plaza Aguirre

La inmensa mayoría de las personas viven insertas en sociedad. Dejo fuera de este apronte por tanto a eventuales hombres lobos que anden por ahí sueltos. El vivir en sociedad exige observar ciertas reglas mínimas de convivencia y especialmente, normas de organización ciudadana. La producción de normas, no viene de los Dioses del Olimpo, debemos generarlas nosotros mismos, para lo cual hemos creado infinidad de sistemas que apuntan a lograr consensos o al menos mayorías representativas. Por suerte la mayoría de las veces, los acuerdos o contratos sociales se logran sin mayores dificultades, o los que las tuvieron, ya están hecho estatuas de bronce a pié o a caballo. En otras sociedades, no sólo no se logran, sino que se producen indeseables conflictos sociales o sistemas opresivos. Sobre los sistemas que denominaremos anómalos o anti - democráticos, no abundaremos puesto que sus circunstancias son fácilmente detectables. Nuestro desafío al escribir estas líneas, es aportar a la búsqueda del porqué en sistemas democráticos y modernos, a veces se perpetúan gobiernos abiertamente ineficientes y corruptos. Dicho de otra manera, ¿Porqué ciudadanos de determinados países que vienen con la mayoría de sus índices en picada, siguen apoyándolos con sus votos? En este texto, postulamos como posibles causas, las siguientes; 1.2.3.4.5.6.7.Por institucionalización. Por simple porfía. Por miedo. Por conveniencias personales. Por desinformación. Por baja autoestima, Por querer tener la razón a costa de cualquier cosa.

I

La institucionalización de las personas ¿Porqué un preso por largos años prefiere seguir en la cárcel antes que asumir su libertad? ¿Porqué una señora prefiere seguir lavando a mano teniendo los recursos como para lavar a máquina? _________________ ¿Porqué un preso por largos años prefiere seguir en la cárcel antes que asumir su libertad?  Preferir lo conocido dominado  La privación antes que la abundancia lejana

II La porfía como criterio de elección La cerrazón mental voluntaria. La inercia sorda y ciega. La negación del sentimiento. III El miedo a ser uno mismo El temor de cometer errores El temor a comprometerse El miedo a ser juzgado El miedo al alejamiento de ciertas situaciones sociales

IV Aquellas conveniencias personales negativas para la sociedad Las adicciones políticas V La desinformación peligrosa La información negativa El actuar desinformado El no actuar por carecer de información El poder político de la desinformación

VI La baja autoestima como causal de pandemia social Valorarse por la opinión de los demás Terreno fértil para aprovechadores

VII La sandez de querer tener siempre la razón
“Pregunta a Jorge Luis Borges : es el espíritu de indagación. Usted decía una vez que lo importante en un diálogo

Respuesta de Borges : Sí, por eso la idea de bueno, caramba, que se encuentra desgraciadamente en Platón también: la idea de que alguien gane en una discusión, es un error, porque, qué importa; si se llega a descubrir una verdad, poco importa que salga de "a", de "b", de "c", de "d" o de "e". Lo importante es llegar a esa verdad o es indagar esa posible verdad. Pero, en general, se ve a la conversación como una polémica, ¿no?; es decir, se entiende que una persona pierde y otra gana, lo cual es un modo de estorbar la verdad o de hacerla imposible. Esa mera vanidad personal de tener razón; por qué querer tener razón. Lo importante es llegar a la razón, y si alguien puede ayudarnos mejor. 1”

El yugo del ego El drama de los ultra competitivos Las verdades no existen

1

Diálogo de Jorge Luis Borges y Osvaldo Ferrari. El pensador literario La Insignia*. México, diciembre del 2005. http://www.lainsignia.org/2005/diciembre/cul_023.htm